Issuu on Google+


Sendero a la Inmortalidad

Sendero a la inmortalidad Defendiendo nuestro derecho a ser felices

Mayra Casta単eda

2


Mayra Castañeda

Quiero dedicar este libro a todo aquel que se encuentra en constante búsqueda del camino, por difícil y sinuoso que parezca. También, y es muy importante para mí hacerlo, dedicar este trabajo a los que amo: A Enrique por su incondicional apoyo y paciencia. A Mario por enseñarme a ser madre; aunque haya resultado una alumna de lento aprendizaje. A Minerva por todo su amor y ternura. Y a todos los que han tenido que ver con este crecimiento interno, aunque no haya sido su intención ayudarme.

-A Tata por seguir siempre a mi lado A pesar de la muerte.

3


Sendero a la Inmortalidad © 2005, Mayra Castañeda García e Investigación Cultural y Educativa Descubriendo.- Guadalajara, Jalisco. México. Todos los derechos exclusivos de edición reservados.

Impreso en: Editorial Descubriendo Calle 12 No. 305c Col. Sta. María Chi Mérida, Yuc. E-mail: investigacioncultural@gmail.com

ISBN: en trámite Foto de portada: Claudio Giovanelli Interiores: Enrique Calatayud Foto contraportada: Hugo Díaz Ninguna parte de esta publicación, incluido el diseño de la cubierta, puede ser reproducida, almacenada o transmitida en manera alguna por ningún medio, ya sea eléctrico, químico, mecánico, óptico, de grabación o de fotocopia, sin permiso previo del titular de los derechos. Impreso en México- Printed in México Mayo de 2005 1a. Edición Noviembre 2009 2a. Edición Enero 2011

4


Mayra Castañeda PRÓLOGO Mayra Castañeda ha dedicado gran parte de su vida a la búsqueda de la verdad. De la verdad en muchas cosas, como materia filosófica, como forma de vida, como idea y como práctica cotidiana. Y es en esta búsqueda en la que ha escrito un sinfín de material para la escena: “El Hombre Azul”, “Coyote”, “¿Cómo ves?”, “La Intrusa”, “De Película”, han sido algunos de los títulos de obras originales de la autora que han sido montadas en escena. También cuenta en su haber con una novela publicada en 1996 llamada “El Principio del fin. Crónica de un país agonizante” y con un sinnúmero de textos de análisis, reportajes y editoriales para diversos medios de comunicación escritos y electrónicos. Con “Sendero a la inmortalidad” la autora explora un género que para muchos ha significado un gran éxito o un gran fracaso: el del desarrollo humano. Es justamente la búsqueda de la verdad la que la ha llevado a elaborar este libro que tiene por objetivo brindar una visión más amplia de lo que sucede en la vida cotidiana de cada uno de nosotros y en la que con mucha frecuencia nos perdemos irremediablemente. “Sendero a la inmortalidad” no pretende ser un libro que dé respuestas mágica, no tiene fórmulas, simplemente es una opción de ver la vida de un modo diferente, nos invita a hacer del análisis una práctica cotidiana y a entender que el dolor es inevitable pero que el sufrimiento es una opción en nuestras vidas.

5


Sendero a la Inmortalidad Hay quien sufre cotidianamente y cree que se encuentra en un profundo abismo insalvable, “Sendero a la inmortalidad” nos muestra que ese tal abismo sólo existe en nuestra mente y que el encuentro con la trascendencia en nuestra vida no necesariamente tiene que darse por realizar obras maestras ni por hacernos famosos o millonarios, sino que cada acto de nuestra vida cuenta para dejar huella en este mundo a pesar de que algún día llegue la ausencia física.

6


Mayra Castañeda PRÓLOGO A LA SEGUNDA EDICIÓN En este momento llevo ya más de 5 años dictando conferencias cotidianamente, he podido recorrer varios lugares de nuestro hermoso país y me he podido percatar de que la gente tiene la necesidad de cambiar porque ya se ha dado cuenta que el mundo en el que vivimos ahora es absolutamente diferente al que existía hace 10 o 15 años. Necesitamos evolucionar en un mundo que constantemente cambia las reglas del juego y todo tiene que mantenerse en constante movimiento, de ahí que se haya vuelto una necesidad actualizar este primer libro de la serie para dar paso, además al tercero que viene a cerrar el círculo de esta colección. Cuando escribí “Sendero a la inmortalidad”, debo ser franca, nunca imaginé que existiría un segundo libro y menos un tercero y cd’s que ya se han editado y que responden a la petición de mucha gente que requiere un apoyo constante. Desde la primera edición fue previsto para cumplir una función de bibilioterapia, sin embargo nunca imaginé lo efectivo que sería para ello y lo que este sendero implicaría en todos los aspectos de mi vida y en la de mucha gente que ha hecho suya esta información y que ha tomado este libro como un compañero de viaje. Tengo muy claro que el conocimiento es inagotable y que, en este contexto social en el que vivimos, lo que resulta más importante es desarrollar nuestra capacidad de adaptación, por eso juzgué importante realizar

7


Sendero a la Inmortalidad algunos cambios a esta segunda edición, quienes hayan adquirido la primera y tengan en su mano esta tal vez encuentren algunas incongruencias, no se trata de eso, sino, por el contrario, es el efecto de un proceso de cambio que he emprendido junto con mis lectores; lo que antes tal vez me parecía negativo he podido entender, a la distancia, que se trata de algo que puede ser altamente capitalizable en términos de desarrollo interno y que todo en nuestra vida sucede por algo, lo que hoy nos puede parecer una experiencia negativa puede convertirse, si nuestra respuesta es la adecuada, en algo tan positivo, que nos puede convertir en esas personas felices que hemos anhelado. Por eso déjame darte un pequeño consejo: no juzgues, porque no sabes si eso que hoy te parece malo, puede ser lo mejor que te haya podido pasar. Te agradezco que hayas tomado la decisión de emprender, junto conmigo, este sendero, verás cómo no te arrepentirás.

Mayra Castañeda

8


Mayra Castañeda INTRODUCCIÓN “Mi amigo se perdió en el infinito y nunca más lo volví a ver, pero si realmente veo con el corazón, puedo escucharlo, cada noche, desde las estrellas” Antoine de Saint Exúpery

Muchos pueden ser los senderos que nos lleven a encontrar una mejor vida, pero pocos serán los que nos puedan mostrar la verdadera inmortalidad; la que nos proporciona la trascendencia. Ese lugar privilegiado al que no muchos pueden acceder. La inmortalidad no es un don misterioso, ni uno de los súper poderes de un héroe fantástico; la inmortalidad es esa posibilidad que tenemos todos de mantenernos en este mundo a pesar de que físicamente ya no existamos, tanto en la mente de los demás como en sus actos y corazones. Podemos trascender de forma positiva o negativa en la historia de nuestra familia, de nuestra colonia, de la comunidad o del país al que pertenecemos; el planteamiento del presente material es el de dejar huella en este mundo gracias a un crecimiento interno como un proceso de búsqueda continua, en el que la aportación que podamos dejar en nuestros hijos, nuestra familia y la gente que nos rodea, sea de amor y felicidad. A nuestro alrededor existen muchos problemas y todos nos quejamos de ellos, sin embargo ¿qué estamos

9


Sendero a la Inmortalidad haciendo nosotros para solucionarlos? ¿Estamos cumpliendo realmente con nuestro papel histórico? Tenemos dos senderos para caminar: el quejarnos eternamente esperando que otros hagan su parte o podemos emprender nuestro propio camino hacia la inmortalidad convirtiéndonos en generadores de felicidad. Te invito a que te unas a este segundo sendero y camines de la mano de nosotros, los que queremos que las cosas cambien y que empezamos a actuar. ¡Bienvenido a la inmortalidad!

10


Mayra Castañeda CAPITULO I La crisis ¿Qué significa la palabra “crisis”? Es una palabra griega que significa CAMBIO; imagínate desde cuándo el hombre la utiliza y cuánto tiempo ha pasado en “crisis” para que desde los antiguos griegos se acuñara este concepto. La crisis no es nada nuevo, pero lo cierto es que los cambios han sido tan vertiginosos en nuestra época que los griegos no darían crédito a todo lo que estamos viviendo hoy; nuestros abuelos experimentaron muchos cambios, nuestros padres todavía más, pero los últimos 30 años han sido de una gran rapidez en materia de cambios tecnológicos, científicos, sociales y económicos, que hubiera sido imposible siquiera vislumbrarlos en la década de los 70’s. Este mundo ha cambiado radicalmente y la crisis se convertirá en una constante para todos nosotros, entonces la alternativa es: aprender a cambiar o negarnos a la realidad y vivir eternamente frustrados. Vivimos en una época de preguntas sin respuesta, una época conflictiva, rodeados de problemas cotidianos que pueden tener uno o varios orígenes, pero que definitivamente están marcados por la tecnificación y las comunicaciones masivas que nos alejan todos los días de la verdadera comunicación humana. Si observamos a nuestro alrededor nos daremos cuenta que los grandes problemas sociales avanzan

11


Sendero a la Inmortalidad a pesar de que nuestros gobernantes nos digan que vivimos en un país maravilloso y que los índices de crecimiento económico no son “tan” desfavorables, o que la crisis ya se terminó, así, por decreto. Lo que vemos a nuestro alrededor, la realidad que no podemos soslayar es que la drogadicción, el alcoholismo, la inestabilidad laborar y la ruindad espiritual son sólo algunas consecuencias de la crisis en el ser humano. El hombre, la mujer y todos los que vivimos en este país sufrimos día a día por dificultades que quizá tendrían solución, si alguien nos dijera por dónde empezar a solucionarlos. El sufrimiento y el dolor tienen, la mayoría de las veces, su origen en la falta de humanización. De pronto nos vemos al espejo y cada día descubrimos que quien nos ve desde él no es una persona, sino una cosa deforme, marcada por lo que tiene y no por lo que es; existimos rodeados de personas pero muchas veces ni siquiera sabemos su nombre, mucho menos quienes son, qué quieren de la vida o que sienten. Sabemos que el Internet fue creado para comunicarnos, sin embargo rápidamente se ha convertido en una barrera entre las personas: ya no nos citamos para vernos las caras o nos entregamos un paquete personalmente, mejor lo enviamos por “la red”. Las familias se reúnen a comer, muchas, en un esfuerzo para establecer la comunicación, sin embargo el centro de atención es, durante todo el tiempo que están juntas, la televisión; no se habla de los anhelos, fracasos y cosas nimias que suceden en el día, sino de lo que dijo el noticiero o si el “reality” es interesante, si expulsaron a fulano o si perengano es una persona sin talento pero con un alto “rating”.

12


Mayra Castañeda En fin que todo lo que la ciencia y la tecnología han creado para hacernos la vida más “fácil” a la larga nos ha hecho entrar en graves conflictos internos que desembocan en problemáticas sociales. Existe una teoría de HG.. Wells que poco a poco se vuelve realidad: este autor visionario describió en su “Guerra de los Mundos” a un grupo de seres que pensaba adueñarse de nuestro planeta, esta raza “evolucionada” era sólo una masa informe, un gran cerebro sostenido y soportado por grandes maquinarias de guerra, casi indestructible, que a punto está de conquistar la tierra, pero que finalmente es vencido por lo que de humanidad le quedaba, manifestada en su vulnerabilidad fisiológica a los gérmenes terrestres. Esta descripción que hace el novelista inglés de unos seres extraterrestres, más bien parece una profecía de lo que pretende llegar a ser la raza humana, evitando a toda costa el esfuerzo físico, ponderando las capacidades intelectuales y tratando de reducir los tiempos de realización de cualquier tarea con la utilización de mecanismos que nos la faciliten. Esta búsqueda de la comodidad ha hecho que, por el contrario, nuestros cerebros sean cada vez menos utilizados, porque hemos descubierto que también el pensar nos causa desgaste energético y como vivimos en un tiempo en lo que se cultiva es el hedonismo, es decir la búsqueda del placer, sólo queremos cosas que nos lo proporcionen, sin darnos cuenta que esta carrera sólo nos llevará al vacío interno, a la crisis de valores que actualmente vivimos y a este laberinto 13


Sendero a la Inmortalidad emocional del que no sabemos cómo salir. Efectivamente vivimos en una época de crisis, pero la crisis siempre ha existido ¿por qué ahora es tan importante? Pues es justamente el sufrimiento interno, ese malestar constante que nos persigue, lo que nos hace perder de vista lo que realmente está pasando a nuestro alrededor y siempre creemos que nosotros somos los únicos que sufrimos, los que más resentimos las crisis y los únicos (ya instalados en nuestro papel de víctimas) indefensos y desposeídos de armas para combatir ese estado. Pero… ¿Por qué crisis? ¿Cómo saber si lo que he hecho hasta ahora en mi vida es lo correcto? ¿Cómo tener la certeza de que voy en el camino adecuado? ¿Cómo salir de mi crisis, de esta sensación de que todo el Universo está en contra mía? ¿La crisis algún día terminará? Tengo más de 35 años y cuando tenía 25, y cuando tenía 15 y creo que cuando tenía 5 (cosa que no recuerdo, por suerte) me hice estos planteamientos. He llegado a una sola y única conclusión a lo largo de estos, por lo menos, 20 años: la crisis siempre ha existido, antes, conmigo y a pesar de mí, incluso imagino que cuando yo deje de existir aquí, persistirá. Porque la crisis es una especie de presencia creada por quien sabe quién, que explica esa sensación de

14


Mayra Castañeda desamparo frente a lo que sucede a mi alrededor y no puedo controlar. Inclusive yo creo que se ha extendido más allá porque también tiene qué ver con lo que sucede en mi interior y no he podido (o mejor dicho, querido) controlar. Pero esta fabulosa palabra que me da la posibilidad de achacarle todo a causas externas y sin aparente control real de mi parte, también me deja en un desamparo total ¿algún día, realmente, alguien o algo podrá acabar con la crisis? Yo creo que no, la crisis sólo puede ser abolida por sí misma y por quien la padece. Imagino que ella misma no se querrá anular, así que yo decidí hacer algo por terminar con mi propia crisis y espero que también con alguna parte, aunque sea, de la tuya, querido lector. Debo comenzar por decir que mi vida no ha sido un camino luminoso, como no lo ha sido el de mucha gente. He cometido errores, y como fui criada en la creencia de que todo error tiene consecuencias, siempre he sufrido las consecuencias, con cierto (cosa extraña en mí) “estoicismo”. He de confesar que no han sido pocos los libros de desarrollo humano, o mejor dicho de superación personal, que han pasado por mis manos; pero la mayoría de las veces el autor me ha llevado a pensar que él es perfecto, un dechado de virtudes, alguien que finalmente encontró el camino; que hasta él ha llegado la iluminación y que tiene la autoridad suficiente para decirme cómo vivir mi vida.

15


Sendero a la Inmortalidad Yo no pretendo nada de eso, de hecho este libro ha nacido como un ejercicio personal de búsqueda, y al publicarse, espero que sea como parte del camino que yo he emprendido en este laberinto que llamamos vida y que siempre insiste en imponernos situaciones que aparentemente no queremos ni buscamos. Bueno, con toda esta palabrería he pretendido decir que mi vida ha estado llena de tropiezos, de malas decisiones y de fracasos, pero creo que gracias a eso es que he acumulado una cierta cantidad de experiencias que me han hecho crecer y madurar. Una de mis grandes dudas tiene que ver ciertamente con algo de lo que ya he mencionado: esa tendencia de algunas personas a mostrarse siempre como los seres perfectos, “exitosos”, que no tienen tropiezos en su vida y que todo el Cosmos parece estar diseñado para ellos ¿realmente lo que nos dicen es verdad? Hace no mucho tiempo, en esta búsqueda de mi camino como ser humano me topé con gente experta en desarrollo humano. Esta vertiente del conocimiento moderno era totalmente desconocida para mí en aquel momento y me impactó. Eran psicólogos, pedagogos, etc., que se habían abocado a desarrollar una forma de comunicación de sus conocimientos, eficiente y que sensibilizaban a la gente que tenía la oportunidad de escucharlos y abrir un espacio para el cambio real. Trabajando con ellos me di cuenta de que lo que decían era de gran valor, que tenía que ver justamente con la ley física inobjetable de la causa-efecto.

16


Mayra Castañeda Si tú te comportas de tal modo vas a tener tales resultados, si quieres que los resultados cambien tienes que cambiar tu comportamiento. A esta corriente del pensamiento psicológico se le llama “cognitivo-conductual”, nombre rimbombante que puede ser reducido a la explicación antes mencionada y que, en teoría, todo el mundo toma como cierta, aunque pocos se dan cuenta de lo que realmente significa. El ser humano es casi por definición complejo y, es justamente gracias a esa complejidad que surge una amplia gama de conflictos, que muchas veces ni siquiera existen, que nos creamos en la mente. La naturaleza, efectivamente, se rige por esa sencilla regla: si algo sucede tendrá una consecuencia. En el campo de la complejidad humana no siempre así ocurre, por eso nos hemos creado reglas, leyes y toda una serie de cánones que nos dictan cómo debemos comportarnos en sociedad. Pero también estos comportamientos “correctos” están regidos por las creencias; por ejemplo, de lo que en el mundo occidental puede ser considerado una “falta administrativa” que sirve de causal en un juicio de divorcio como es el adulterio, en el mundo islámico puede ser motivo de lapidación pública para una mujer. Y esto tiene que ver con las ideas, los conceptos, podemos pensar que son correctos o incorrectos, pero su valor va más allá pues se vuelven productivos o improductivos. El hombre no sería más que un animal guiado por sus

17


Sendero a la Inmortalidad instintos si no pudiera ser capaz de crear, procesar, difundir y hacer creer a sus semejantes en el más amplio mosaico de ideas, tan grande como individuos existimos. Claro que hay ideas aceptadas por numerosos grupos de personas que se toman como verdades absolutas. He ahí el caso de las religiones, las filosofías, los partidos políticos y toda una serie de asociaciones creadas a partir de un código de ideas comunes. Bueno, regresando a mi experiencia, puedo decir que ha sido una de las más enriquecedoras de mi vida, pues con ellos aprendí muchas cosas, aprendí que si tienes un conocimiento es importante compartirlo, que es fundamental abrir la puerta al aprendizaje y que en la medida en la que das también podrás recibir, pues el conocimiento se convierte en un sistema de vida y por tanto creas círculos virtuosos; sin embargo pude descubrir que la gente poseedora del conocimiento tampoco es perfecta, que muchas veces adolece de ser incoherente, que una cosa dice y otra hace y por ello yo me propuse que todo conocimiento que transmitiera sería algo que yo pondría en práctica en mi vida, porque finalmente, la primera beneficiada, sería yo. Así fue como decidí emprender este camino en el que, a través de un encuentro personal se pueden desencadenar una serie de sucesos que nos pueden hacer crecer a todos. El principio es muy claro, desposeído de cualquier afán mezquino. Todo tiene qué ver con el interés por el bienestar de la gente, aunque también, en este proceso, me pude percatar de que al dar también se

18


Mayra Castañeda recibe y que si realmente quieres que tu vida cambie deberás estar dispuesto a pagar el precio, porque todo lo que realmente vale la pena en esta vida tiene un precio, y muchas veces, aunque no nos demos cuenta, también lo que aparentemente es “gratis”, como la ignorancia, tarde o temprano pasa la factura. Si queremos que nuestra vida mejore hemos de pagar algún precio y las ideas generadas por alguien deben de costar lo que valen o más, claro está, las que en nuestra vida repercutirán para hacer la diferencia. Resumiendo: es importante darnos cuenta que el conocimiento es una forma de vida, que el aprender o el no aprender tienen un precio a pagar y que un conocimiento que, a veces desdeñamos, puede cambiar nuestra vida y hacernos mejores personas, que no debemos saberlo “todo” para ser felices, pero si estar dispuestos a emprender esta búsqueda permanente del conocimiento. En este encuentro que cambió mi vida puedo decir que aprendí cosas muy valiosas: que nadie es poseedor de la verdad absoluta, que el aprender es una forma de vida que nunca tiene un final y lo más importante: que no importa de dónde vengas, no importa quién hayas sido en el pasado, no importa que hayas fallado en incontables ocasiones, siempre puedes lograr lo que te propongas. A veces la vida nos lleva por derroteros inimaginables y yo te puedo decir que hace algunos años no hubiera podido imaginarme a mi misma dando conferencias y cambiando vidas, pero a lo largo de todo este tiempo he podido aquilatar el gran valor que esto tiene. Si mi vida pudo cambiar

19


Sendero a la Inmortalidad con este conocimiento ten por seguro que la tuya lo hará de igual manera, pero es necesario un solo requisito: que QUIERAS, pero que quieras realmente porque la felicidad es una búsqueda constante, no un estado inamovible. Porque ¿no es la felicidad el fin último de nuestra existencia? Por lo menos eso es lo que generaciones de filósofos, teólogos, maestros y padres nos han inculcado. ¿Alguna vez te has preguntado qué te hace feliz? Se cuenta que Constantin Stanislavski, el creador del método vivencial de actuación, hacía diversos experimentos con sus alumnos en el afán de encontrar una mejor representación de sus respectivos papeles y que dentro de estos ejercicios, echando mano de la memoria de emociones, pidió a una de sus actrices que representara el momento culminante del placer en una escena erótica; la chica era muy joven y el mayor obstáculo que tenía es que era virgen, por lo cual nunca había experimentado esa emoción. Stanislavski, guiándola hábilmente, pudo lograr que representara satisfactoriamente la escena, al pedirle que reviviera el momento de su vida en que había experimentado un alto grado de placer. Cuando terminó la escena y fue felicitada por el maestro, éste le preguntó acerca de la situación de la que había echado mano en su memoria y ella contestó que la vez que había sentido mayor placer había sido cuando pudo probar un helado de chocolate siendo apenas una niña.

20


Mayra Castañeda Esta es una muestra, si desea el libro completo, ya sea en versión digital o impresa, le invitamos a que visite nuestra página: www.editorialdescubriendo.com.mx También nos puede encontrar en:

Editorial Descubriendo facebook.com/E.Descubriendo O nos puede escribir al correo: investigacioncultural@gmail.com Donde con gusto le atenderemos.

TODO UN MUNDO POR APRENDER

21


Sendero a la Inmortalidad_MUESTRA