Issuu on Google+

ÚLTIMAS NOTICIAS ❙ VIERNES, 11 DE FEBRERO DE 2011

www.ultimasnoticias.com.ve

DiálogosEducativos

MÁSVIDA 9

Envíe su pregunta o comentario a dialogoseducativos@cadena-capriles.com

MATERNAL ❙ EVELYN TORRES, DOCENTE DE LA UNIMET, EXPONE LA IMPORTANCIA DE UNA PEDAGOGÍA BASADA EN EL AMOR

“Con el juego el niño se acerca más al aprendizaje” “Todo deseo o impulso está dirigido por lo afectivo” MARTHA RODRÍGUEZ

Caracas. En la etapa maternal, si bien el instinto de protección lleva a los adultos a relacionarse con los niños y niñas desde el afecto, el juego y las estrategias lúdicas resultan imprescindibles en el proceso enseñanza-aprendizaje. Eelyn Torres, docente y coordinadora del diplomado de Educación Temprana en la Universidad Metropolitana, hace cita de Bernard Aucouturier, psicomotricista francés, para sostener su posición en cuanto a que el placer es determinante a esta edad: el placer abre al mundo, el displacer cierra la relación con el mundo. En ese sentido, la acción lúdica está relacionada con la búsqueda constante del bienestar. “El niño y la niña comienzan desde muy pequeños a establecer vínculos lúdicos con ellos mismos, incorporando más adelante al otro y a los objetos, en esa conexión. Desde este impulso se inicia el nexo con lo que está fuera de él o ella, se inicia el aprendizaje significativo y relacional”. La docente, hace referencia a la propuesta que junto a Lorena Oramas, Dina Zissu y Cristal Cabrera, tienen desarrollada en los libros Idearios, editados por Editorial Cadena Capriles, que contemplan desde la etapa de lactantes hasta la de caminantes mayores. Entre los propósitos de este material está disponer al niño y a la niña al “contacto con el placer, la invención y el descubrimiento, que fomente una conciencia de la posibilidad y la belleza”, a través de una didáctica lúdica y creativa. De acuerdo a lo que exponen las autoras, el acto de conocerse a sí mismos, tener dominio de su cuerpo, la percepción simbólica de los objetos y las personas y su acercamiento y relación física desde

lo lúdico “favorece la evolución armónica de las capacidades motrices, afectivas, cognitivas, intelectuales, comunicativas y sociales de todo individuo”. En ese sentido, Evelyn Torres enfatiza parte de lo que exponen en Idearios: Los juegos sensoriomotrices, de percepción, manipulación y cognición, en un ambiente afectivo, lúdico y confiable, promueven la acción, la reflexión, la integración y la investigación experimental. Con esto sostienen que la construcción interna que va teniendo el niño contará con las herramientas necesarias para sus posteriores experiencias de aprendizaje no lúdicas. “Estos conocimientos (…) conforman la plataforma referencial que sirve de base para comprender, organizar y abordar futuras experiencias de aprendizaje, relación, expresión y comunicación”. ■

EL “PATUQUE”: UNA FORMA DE EXPLORACIÓN ■ Mezclar,

regar, ensuciar y

embadurnarse, es lo que en criollo se le conoce como “patuque”. ■ En

los libros “Ideario” ese espacio planificado denominado patuque pretende ofrecer al niño y la niña “un continente organizado donde pueda jugar con materia comestible y desarrollar acciones que le son familiares”.

■ Materiales. Masa de frutas y plástico o mesa. ■ Descripción de la actividad Prepara la masa de

frutas de la siguiente manera: mezcla 2 ½ tazas de harina de trigo, 1 taza de agua, 2 cucharadas de aceite de cocina y 1 sobre de bebida de frutas. Cuando esté lista, guárdala en una bolsa plástica y consérvala en la nevera. Recuerda sacarla unos minutos antes de la actividad.

DETERMINA LA PERSONALIDAD Daniel Calmels autor del libro “Juegos de crianza”, editado por Biblos, es psicomotricista. Este escritor argentino expone que el cuerpo –entendido no como lo físico sino como la integralidad entre lo material y cognitivo- “se construye en relación con los otros”. A groso modo, parte interesante de lo que plantea Calmels es que el vínculo corporal entre el niño y el adulto y la interacción a través del espacio lúdico determina la personalidad futura. El autor afirma que es a través de la interacción lúdica con el adulto que el niño aprende. Se entiende por esto que no es el juguete o el juego en sí lo que favorece la relación del niño consigo mismo y lo que le rodea.Calmels analiza en el libro los resultados de los juegos de sostén, de ocultamiento y de persecución y la importancia del cuerpo del adulto como refugio que gradualmente será reemplazado por la hamaca, la calesita, el sube y baja y el tobogán, entre otros. “Para el niño pequeño, más allá del cuerpo del adulto está el vacío”. Más que un conjunto de reglas, el especialista en psicomotricidad expone que el niño aprende de la interacción corporal que promueve la actitud lúdica del adulto: “Gesto y palabra se ablandan, insinúan, sugieren. Cuando esto falta, se está privando al niño de una experiencia creativa y ficcional, habilitante para la resolución de conflictos y una vida social plena en la cual la expresividad corporal juega un rol fundamental”, precisó Calmels.


"Con el juego el niño se acerca más al aprendizaje". Evelyn Torres