Page 1

PRIMERA PARTE ✹

Fantasía

MAPAS LITERARIOS Tierras imaginarias de los escritores

EDICIÓN DE

HUW LEWIS-JONES

O

E S


MAPAS LITERARIOS Tierras imaginarias de los escritores

EDICIÓN DE

HUW LEWIS-JONES


Portadilla: mapa dibujado por Charlotte Brontë en 1826, cuando solo tenía nueve años, para un libro tan pequeño que cabía en una mano. Portada: ilustración de «De Groote Nieuwe Vermeerderde Zee-Atlas ofte Water Werelt», de Johannes van Keulen, Ámsterdam, 1682.

Contenido PRÓLOGO UNA POSIBILIDAD PLAUSIBLE

El nacimiento de Razkavia PHILIP PULLMAN

Esta página: el laberinto de las cumbres del Himalaya tal como aparece en Fight for Everest, de Edward Norton. Páginas 6-7: este notable atlas fue creado por Nicholas Vallard en Dieppe en 1547. Observamos la imprecisa masa terrestre de «Java la Grande».

8

PRIMERA PARTE – FANTASÍA LAS PEQUEÑAS COSAS

Mapas de recuerdos HUW LEWIS-JONES

16 Título original The Writer’s Map Edición Huw Lewis-Jones Diseño Karin Fremer Traducción y documentación Remedios Diéguez Diéguez Coordinación de la edición en lengua española Cristina Rodríguez Fischer

EN TIERRAS LEGENDARIAS

Geografías literarias HUW LEWIS-JONES Y BRIAN SIBLEY

38

Primera edición en lengua española 2018 © 2018 Naturart, S.A. Editado por BLUME Carrer de les Alberes, 52, 2.°, Vallvidrera 08017 Barcelona Tel. 93 205 40 00 e-mail: info@blume.net © 2018 Thames & Hudson Ltd., Londres Una posibilidad plausible © 2018 Philip Pullman Las pequeñas cosas © 2018 Huw Lewis-Jones En tierras legendarias © 2018 Huw Lewis-Jones and Brian Sibley Primeros pasos © 2018 Cressida Cowell Fuera de la cuadrícula © 2018 Robert Macfarlane Los que deambulan © 2018 Francis Hardinge Reconstruyendo Asgard © 2018 Joanne Harris Cartografía imaginaria © 2018 David Mitchell Conocer la oscuridad © 2018 Kiran Millwood Hargrave El bosque y más allá © 2018 Piers Torday Real en mi mente © 2018 Helen Moss Detrás de la puerta azul © 2018 Abi Elphinstone Gestión del Caos © 2018 Miraphora Mina Territorio inexplorado © 2018 Daniel Reeve Conectando curvas de nivel © 2018 Reif Larsen Un fárrago descabellado © 2018 Russ Nicholson Ciclo de historias © 2018 Isabel Greenberg El fin del boy scout © 2018 Roland Chambers Símbolos y señales © 2018 Coralie Bickford-Smith Ideas preliminares © 2018 Peter Firmin Fantasía extranjera © 2018 Lev Grossman Manos femeninas © 2018 Sandi Toksvig El paisaje del cuerpo © 2018 Brian Selznick Explorando lo desconocido © 2018 Huw Lewis-Jones Nunca olvidaré © 2018 Chris Riddell

SEGUNDA PARTE – ESCRIBIR MAPAS PRIMEROS PASOS Nuestros Nunca Jamás CRESSIDA COWELL

80

FUERA DE LA CUADRÍCULA Islas atesoradas ROBERT MACFARLANE

94

LOS QUE DEAMBULAN

El Valle de los Mumin y más allá FRANCES HARDINGE

102

RECONSTRUYENDO ASGARD

Visión vikinga del mundo JOANNE HARRIS

110

I.S.B.N.: 978-84-17492-06-9 Impreso en China Todos los derechos reservados. Queda prohibida la reproducción total o parcial de esta obra, sea por medios mecánicos o electrónicos, sin la debida autorización por escrito del editor.

WWW.BLUME.NET Preservamos el medio ambiente. En la producción de nuestros libros procuramos, con el máximo empeño, cumplir con los requisitos medioambientales que promueven la conservación y el uso responsable de los bosques, en especial de los bosques primarios. Asimismo, en nuestra preocupación por el planeta, intentamos emplear al máximo materiales reciclados y solicitamos a nuestros proveedores que usen materiales de manufactura cuya fabricación esté libre de cloro elemental (ECF) o de metales pesados, entre otros.

CARTOGRAFÍA IMAGINARIA

De Mordor al mapamundi DAVID MITCHELL

118

CONOCER LA OSCURIDAD

Con Scott y Kircher KIRAN MILLWOOD HARGRAVE

126


EL BOSQUE Y MÁS ALLÁ

IDEAS PRELIMINARES

Adentrarse en los bosques

Clangers y Noggin

PIERS TORDAY

PETER FIRMIN

132

200

REAL EN MI MENTE

Aventuras en Castle Key HELEN MOSS

CUARTA PARTE – LEER MAPAS

138

FANTASÍA EXTRANJERA DETRÁS DE LA PUERTA AZUL

Rutas por Narnia ABI ELPHINSTONE

Dragones y mazmorras LEV GROSSMAN

208

144

MANOS FEMENINAS

Curiosidad cartográfica

TERCERA PARTE – CREAR MAPAS

SANDI TOKSVIG

214

GESTIÓN DEL CAOS

EL PAISAJE DEL CUERPO

El Mapa del Merodeador

Viajes interiores

MIRAPHORA MINA

BRIAN SELZNICK

154

220

TERRITORIO INEXPLORADO

EXPLORANDO LO DESCONOCIDO

Un cartógrafo de la Tierra Media

Terra Incognita

DANIEL REEVE

HUW LEWIS-JONES

158

226

CONECTANDO CURVAS DE NIVEL

Carta Marina y más REIF LARSEN

EPÍLOGO

166

NUNCA OLVIDARÉ UN FÁRRAGO DESCABELLADO

Fantasías en tierras lejanas RUSS NICHOLSON

La belleza de los libros CHRIS RIDDELL

240

174

CICLO DE HISTORIAS

La Tierra Temprana y el País de las Hadas ISABEL GREENBERG

colaboradores 246

180

agradecimientos 247

EL FIN DEL BOY SCOUT

lecturas adicionales 248

Con Swallows and Amazons ROLAND CHAMBERS

188

SÍMBOLOS Y SEÑALES

Acerca de Robinson Crusoe y otros CORALIE BICKFORD-SMITH

192

fuentes de las citas 249 fuentes de las ilustraciones 250 índice 253


LAS PEQUEÑAS COSAS Mapas de recuerdos HUW LEWIS-JONES

Mi mente es un mapa. Un capitán loco lo dibujó bajo una luna fluida hasta que lo supo; sopla con trompetas, de mejillas infladas como jarras, y se manifiesta con motivos brillantes como alfombras de Arabia. «Aquí hay tigres». «Aquí enterramos a Jim». Aquí está el estrecho donde los peces ciegos nadan en torno a su ídolo enterrado, ahogado y frío que llora sal y oro. Un país como la cara oscura de la luna, un país de sidra de manzana, duro y bendito, un país salvaje como una cáscara de castaña, una tierra de hechiceros hambrientos. STEPHEN VINCENT BENÉT, 1931

LA PRIMERA VEZ QUE ME PERDÍ estaba en el zoo de Londres. Y no fue porque no tuviese mapa, sino todo lo contrario: porque tenía uno. De hecho, en la mochila llevaba varios que había recogido junto a la entrada. Tenía cinco años. Ahora recuerdo el mapa, sus márgenes llenos de todo tipo de criaturas de las que nunca había oído hablar, cosas nuevas por descubrir y nombres impronunciables: el mejor mapa posible. Entre la multitud, cerca de los monos, conseguí zafarme de mi padre. Él estaba distraído, persiguiendo a mi hermano (que había hecho más o menos lo mismo que yo), y salí corriendo. No recuerdo todos los animales que fui dejando atrás (un orangután peludo, tal vez; un árbol con loros de colores vivos) en mi carrera, mapa en mano. Cuando pasé junto a los rinocerontes empecé a pensar que debería buscar a mi padre; cuando llegué a los leones, supe con total seguridad que prefería que mi hermano estuviese conmigo. Nunca olvidaré la expresión de mi padre cuando finalmente me encontró: yo tenía la cabeza hundida en el mapa y estaba sentado en el suelo, cerca de los pingüinos. Estaba muy enfadado: —Ahora yo me encargo de eso—, vociferó mientras me arrancaba el mapa de las manos. Tampoco fue para tanto. Tenía otro mapa listo, perfectamente seguro en un bolsillo. Sin duda, esa es la primera vez que recuerdo haberme perdido por la maravilla de un mapa. Los mapas nos transportan: están llenos de sorpresas, posibilidades, aventuras. Ocurre lo mismo con un buen libro. Nos permiten huir a otro lugar, a donde queramos. Los libros, como los mapas, están repletos de magia. Treinta años más tarde me encuentro en un barco de propulsión nuclear, atravesando un océano de hielo, en dirección al Polo Norte. De nuevo llevo una mochila llena de mapas, como cualquier buen explorador, pero allí a donde vamos no me servirán para nada. Los mapas que me he llevado forman parte de los libros que estoy decidido a leer en el mes, más

16 . FANTASÍA


o menos, que durará esta expedición, desconectado del mundo. Un puñado de libros procedentes de las enormes pilas que he acumulado en casa a lo largo de los años. Los japoneses tienen una palabra para ese «problema»: tsundoku, que hace referencia a esas pilas de libros que compramos pero que no hemos tenido tiempo de leer, esos libros sin los que no podemos vivir y que acaban amontonados, un mes tras otro. ¿Qué había en el montón de libros que me llevé para aquel viaje al Polo Norte? De todo. Algunos volúmenes académicos, un par de guías de naturaleza, un manuscrito de un libro en marcha, y algunas auténticas maravillas: un volumen en rústica ajado de El mundo perdido de Arthur Conan Doyle; una reimpresión de Aterrizaje en la luna (de Tintín); La cabina mágica de Norton Juster; mi querida copia de Arctic Adventure, un libro de Willard Price que atesoraba desde pequeño; Winter Holiday, el cuarto libro de la serie Swallows and Amazons de Arthur Ransome; una nueva edición de La gran inundación, de Tove Jansson, y una copia prestada de La caza del snark, de Lewis Carroll, con su magnético y tentador mapa en blanco (del que hablaremos más tarde; véase pág. 75). Aquel mapa en blanco en La caza del snark suponía un buen tótem para el

PÁGINAS 14-15 The Land of Make Believe dibujada por Jaro Hess en 1930. Nacido en Praga, Hess se trasladó a América en busca de una vida mejor. Creó este mapa cuando trabajaba como diseñador de jardines en Michigan. El Zoo de Londres de J. P. Sayer se publicó originalmente en The Strand Magazine, en 1949. En primer plano, Winston Churchill pasea a un león llamado Rota mientras fuma un puro, por supuesto. PÁGINAS 18-19 Hergé (Georges Remi) dibujó este mapa en 1932 para la revista semanal en la que se publicaron por primera vez sus tiras de Tintín. El protagonista y su perro Milú navegan por el océano Índico.

lugar al que nos dirigíamos, el Polo Norte: un lugar invisible en la parte más

HUW LEWIS ¯ JONES . 17


LOS MAPAS UE GUSTAN A LOS ESCRITORES, LOS MAPAS UE UTILIZAN, LOS MAPAS UE LES HACEN SOÑAR... Como aęrmó Tolkien, «Empecé sabiamente con un mapa e hice que la historia encajase». El hobbit, las crónicas de Narnia, el Mundodisco de Pratchett, el Bosque de los Cien Acres de A. A. Milne o El atlas de las nubes de David Mitchell (y muchos otros lugares extraños y sorprendentes): he aquí un compendio fascinante de pensamientos de escritores acerca de las geografías que describen y de los territorios inexplorados de su imaginación.

Preservamos el medio ambiente • Reciclamos y reutilizamos. • Usamos papel de bosques gestionados de manera responsable.

ISBN 978-84-17492-06-9

9 788417 492069

Mapas literarios  
Mapas literarios