Page 1

Antiguo +

moderno Cynthia Inions FotografĂ­a de Simon Upton


Título original: Ancient + Modern Traducción: Alejandro Jockl Revisión técnica de la edición en lengua española: Judith Sala Gamero Interiorista

Coordinación de la edición en lengua española: Cristina Rodríguez Fischer Primera edición en lengua española 2004 © 2004 Naturart S.A. Editado por Blume Av. Mare de Déu de Lorda, 20 08034 Barcelona Tel. 93 205 40 00 Fax 93 205 14 41 E-mail: info@blume.net © 2003 Jacqui Small, Londres I.S.B.N.: 84-8076-498-8 Impreso en Hong Kong Todos los derechos reservados. Queda prohibida la reproducción total o parcial de esta obra, sea por medios mecánicos o electrónicos, Consulte el catálogo de publicaciones on-line Internet: http://www.BLUME.NET


contenido Introducción 6 El concepto 10 La estructura 34 La función 74 Los elementos 104 Los detalles 128 Recursos 156 Índice 158 Agradecimientos 160


Para comprobar el potencial de cambios que encierra su casa, obsérvela en general y considérela como una unidad que define una cantidad determinada de espacio y que contiene una cierta cantidad de luz. Cada unidad está constituida por una combinación de paredes, suelos, techos y ventanas, hechos de materiales como cemento, madera, cristal, piedra, metal y ladrillo. La forma viene determinada por el sitio donde se halla el edificio, que puede ocupar una parcela aislada o adosarse a otras, en cuyo caso, la forma puede ser semejante o distinta. Por lo común, el volumen de espacio de cada unidad es rígido, o bien está ya determinado. A veces es posible añadir espacio por medio de ampliaciones laterales, superiores o inferiores. Al comprar el último piso de un edificio de oficinas en Londres para convertirlo en apartamento, Fiona Naylor también adquirió los «derechos de aire», esto es, el permiso para añadir otro nivel a la estructura existente. La ampliación del techo consiste en una construcción de metal y vidrio, que contrasta con la resistente arquitectura inferior de la década de 1950. Con vistas de todo Londres y una zona exterior de juego para sus hijos, la ampliación parece una enorme caja de luz que transforma todo el espacio. A veces es posible aprovechar espacios antes no utilizables, como cuando se reforma un sótano o la superficie que hay debajo de un techo. Si la altura de estas zonas las hace inadecuadas para las actividades cotidianas, pueden ser lugares útiles para el almacenamiento o para el lavado; las superiores son ideales como dormitorios. Pero aun sin ampliaciones, es posible manipular y optimizar la percepción y la sensación que proporciona el espacio. El nivel de luz de las unidades depende de que ésta penetre y circule con eficacia. Fíjese por dónde entra y cómo se difunde en el interior durante todo el día. ¿El espacio es luminoso y ligero? ¿Es posible añadir

A LA IZQUIERDA La conversión de este granero del siglo xvi en espacio de trabajo y estudio exigió aplicar algunos cambios modestos a la estructura primitiva, como colocar cristales en los respiraderos de las paredes originales de piedra. EN LA PÁGINA SIGUIENTE Con el empleo de restos arquitectónicos, como la escalera y los paneles de un edificio del siglo xix, el arquitecto Frederic Mechiche reformó el aspecto de este apartamento parisino.

A+ m

structure 42

ventanas o claraboyas adicionales, o recortar una pared que impide el paso de la luz? Cualquier zona con buena iluminación es acogedora e ideal para actividades como descansar, comer o trabajar. Las reformas estructurales están sujetas a normas y controles, de modo que es esencial atenerse a ellas. Antes de realizar modificaciones, consulte con las instituciones oficiales de planificación y construcción, o con los organismos responsables de las normativas municipales. Estudie los sistemas de suministro de energía, gas y agua, pues también están sujetos a normativas. Averigüe el recorrido de las conducciones de agua y de electricidad para evitarlos o reformarlos, si es posible. Todo lo que descubra sobre las normas o restricciones relativas al edificio donde vive le indicará hasta dónde llegan sus posibilidades. Por ejemplo, a veces está prohibido modificar el diseño de las ventanas de una casa del siglo xix por razones históricas y de conservación. Cuando se trata de edificios de interés arquitectónico, hay que pedir permiso antes de realizar reformas estructurales en el interior. En una finca del siglo xix con varias viviendas, a veces no se permite suprimir las escaleras de cemento. Pero en ocasiones es posible negociar una solución o acordar un plan alternativo. Los reglamentos de conservación y de planificación restringen a menudo la amplitud de los cambios que se pueden realizar en las fachadas de los edificios que dan a la calle, para que sigan siendo compatibles con las construcciones vecinas. Pero muchas veces hay gran libertad para reformar las partes traseras de las propiedades, que no están a la vista. En estos casos, puede ser posible reformar por completo las estructuras que se hallan tras la fachada de la calle. Si piensa adaptar o reestructurar un edificio, o si busca una propiedad para reformar, solicite asesoramiento profesional. Los buenos arquitectos tienen sentido del espacio, experiencia y capacidad para vigilar las obras y para aplicar un plan de acción adecuado. Deben estar en condiciones de evaluar las posibilidades y el estado actual de los edificios. Los ingenieros, los maestros de obras y los diseñadores le aconsejarán en los aspectos técnicos. Si piensa crear aberturas o ventanas interiores o un entresuelo, o quitar parte de los pavimentos, puede ser necesario reformar la estructura de la finca mediante la inserción de una viga adicional. La resistencia de ésta depende del peso que deba soportar y de la cantidad de pisos que se eleven sobre ella. Algunas reformas no domésticas toleran grandes modificaciones sin refuerzos suplementarios. Esto sucede a causa de las normas y disposiciones industriales de la construcción original. Por ejemplo, cuando los arquitectos Fernlund y Logan reformaron dos pisos de una finca industrial de Nueva York, pudieron crear una zona de vivienda de doble altura sin soportes adicionales. Las opciones posibles de introducir cambios estructurales radican en las alteraciones, la fusión de lo existente con elementos nuevos, y la simplificación y la racionalización moderadas.


Las baĂąeras antiguas como ĂŠsta, fabricada con cinc y con una cubierta que imita la madera, e incluso las de estilo victoriano corriente, con tapa y patas torneadas, son muy hermosas, por lo que merece la pena hacer de ellas el elemento central de los espacios antiguos y modernos. En este apartamento parisino, al colocar el lavabo y la ducha en compartimentos separados, se mantiene el contraste entre los elementos y una arquitectura directa y sencilla.


Ducharse o bañarse constituyen una necesidad diaria, al mismo tiempo que permite liberarse de las tensiones y revitalizar el cuerpo. El éxito de la zona destinada al baño depende de que se disponga de suficiente agua caliente y de la presión, de la ventilación y la calefacción necesarias. Las bombas de agua y los termostatos modernos cumplen estas funciones con eficacia, por lo que proporcionan el apoyo esencial –y normalmente invisible– para disfrutar de un aparato de ducha-masaje, incluso en los baños con grifería antigua. La pátina y la forma de las bañeras, de los grifos y de los complementos –ya sean antiguos o modernos– constituyen poderosos enunciados visuales dentro de los espacios. Una bañera victoriana con tapa plegable, colocada ante una pared de pavés de una buhardilla, es un ejemplo de ello. También pueden combinarse accesorios y detalles antiguos y modernos, como, por ejemplo, una bañera antigua de cinc con un lavabo contemporáneo de cristal y un grifo único, o el mobiliario común de un baño moderno colocado contra espejos antiguos. De ese modo, la eficacia clínica puede equilibrarse con la estética y con las texturas gastadas. El alicatado de suelo a techo y de pared a pared es un buen aislante, pero los muros pintados o la madera pueden cumplir la misma función si están cubiertos de pintura brillante. La combinación de azulejos con otros materiales permite establecer contrastes. En una zona destinada al baño de estilo japonés, los azulejos de pizarra de las paredes, del

suelo y alrededor de la bañera se contraponen con las mamparas deslizantes shoji, hechas de papel y madera. Es necesario pensar y planificar la relación entre la zona del baño y el resto del espacio; por ejemplo, si se comunicará o no con la zona de descanso. Aunque algunos sitios se prestan perfectamente para su colocación –por ejemplo, bajo un techo inclinado o una ventana abocinada de un dormitorio–, es importante consultar con un fontanero antes de aplicar cualquier plan. Instalar las tuberías y los desagües, o cambiarlos de sitio, resulta caro y complicado, de modo que la opción más económica suele ser sacar el máximo provecho de lo ya existente. Piense cuánta intimidad necesita para sentirse cómodo. En una buhardilla de Londres, colocar una bañera antigua con tapa de manera que se vea desde todo el entorno diáfano proporciona al espacio una sensación de libertad e integración. Sin embargo, antes de derribar paredes para ganar en amplitud, piense la cuestión de la intimidad desde los distintos ángulos, incluyendo la posibilidad de que se pueda ver desde fuera. Los paneles transparentes de fibra o de vidrio, las mamparas shoji, las cortinas de hospital (que se compran a proveedores de equipos profesionales), o las cortinas baratas de baño ofrecen aislamiento sin impedir el paso de la luz. Si quiere tomar baños relajantes, instale luz ambiental baja o graduable, con focos alrededor de un espejo. La luz del baño debe conformarse a las normas de seguridad de cada país, de modo que si quiere colocar lámparas antiguas, deje que las examine un especialista.

A LA IZQUIERDA Las mamparas shoji ofrecen un aislamiento opcional entre las zonas de dormitorio y de baño. Otra mampara separa esta sección de una sala de estar. SUPERIOR El contraste entre una bañera antigua y una pared de obra vista es demasiado adecuado para privarse de él. Un panel deslizante de contrachapado ofrece la intimidad necesaria.

93 la función

A+ m


«SER MODERNO NO ES UNA MODA, SINO UN ESTADO. ES NECESARIO CONOCER LA HISTORIA, Y QUIEN CONOCE LA HISTORIA SABE ENCONTRAR LA CONTINUIDAD QUE EXISTE ENTRE LO QUE FUE, LO QUE ES Y LO QUE SERÁ.» Le Corbusier

ISBN 84-8076-498-8

ISBN 84-8076-498-8

9

788480 764988

Antiguo + Moderno  

Los muebles y los objetos tradicionales, con la pátinas del tiempo, poseen un poderoso atractivo emocional y dan calidez a los ambientes. Al...