Page 172

Compilador Alberto Loaiza Gómez

obviamente manteniendo unas condiciones de salud ambiental. Lo cual implica como mínimo el mejoramiento de las condiciones para una mejor calidad de vida, la disminución de los niveles de consumo, el control poblacional, una mejor distribución de los recursos económicos y el mantenimiento de los ecosistemas dentro de su rango de estabilidad, resistencia, resiliencia94, régimen de perturbación, productividad, auto recuperación. Así como se requiere tener en cuenta el grado de artificialización95 y la velocidad de recuperación de los ecosistemas y sobre todo la conservación de los sistemas sustentadores de vida y mantener los procesos antrópicos y antropogénicos dentro de la capacidad de carga del planeta. Lo cual surge del reconocimiento de unos límites de uso y de consumo, es decir, de una capacidad de carga 96 diferencial según las condiciones locales, determinada por la disponibilidad 97 de los recursos que puedan sostener a un máximo de organismos, en una “comunidad ecológica y humana”. Todo lo anterior, a su vez compromete como mínimo una transformación cultural progresiva y profunda, unida a trascendentales cambios económicos y sociales que redunden en una mayor equidad, asegurando una mayor igualdad de oportunidades para

USC EDITORIAL

172

94 El concepto de resiliencia busca explicar la capacidad de un ecosistema de fluctuar dentro de ciertos límites y volver a su estado de estabilidad (equilibrio dinámico) después de una perturbación. Si la magnitud de las perturbaciones excede los límites, el ecosistema no es capaz “por sí mismo” de retornar a su condición de estabilidad, por lo tanto, se generan daños irreversibles —entendidos desde la irreversibilidad de algunos de los procesos físicos, químicos, biológicos, ecológicos y espacio-temporales— y en consecuencia se desencadena un proceso de degradación y pérdida de organización, así como de capacidad de auto recuperación, lo cual con el tiempo genera la muerte como sistema y su transformación en otra cosa. Cf: CEPAL-PNUMA (1990) Ecosistemas: Conceptos fundamentales. Comercio Exterior Vol. 40 N° 12, México, diciembre 1990 p 1131-1134. / mera Clavijo Alberto (2001) Introducción a los sistemas ecológicos. Fundación Universitaria del Área Andina. – Especialización en gestión Ambiental. Ediciones FUAA – Editorial Colecciones Creativas. 95 El grado de artificialización se refiere a la intensidad de transformación que ha sufrido un ecosistema natural. 96 Es generalizada la tendencia a pensar que al considerarnos a nosotros mismos como una especie “muy” inteligente, con un gran conocimiento y tantos avances científicos y tecnológicos, podemos utilizar esto para evitar las limitaciones que se nos imponen desde los ecosistemas y el funcionamiento mismo del planeta; y entre muchas otras cosas, seguir, por un lado, manteniendo un crecimiento poblacional desbordado con la idea que es posible sostenerlo y, por otro lado, seguir sobre-explotando los recursos y alterando los mecanismos de regulación de la exosfera, con la idea de buscar un mayor crecimiento económico para garantizar un mayor bienestar. Estos mecanismos y procesos de regulación de la biosfera que, en gran medida, están siendo explicados científicamente desde las diferentes ciencias naturales y de la tierra, y que han adquirido relevancia para la comprensión de la situación ambiental global, no sólo por la amplia discusión que ha tenido, sino por las evidencias que presentan. 97 Recordemos que el concepto de disponibilidad de uso y/o consumo de un recurso, ha sido construido teniendo en cuenta la posibilidad que se tiene de utilización a partir de unas condiciones mínimas de cantidad, calidad y accesibilidad, así como de permanencia, continuidad y distribución del recurso; esto sin pensar en las limitaciones legales y económicas que de la posibilidad de uso se derivan. Por tanto, para que un recurso sea considerado disponible debe cumplir unos requisitos mínimos para cada uno de los parámetros mencionados. Esto permite comprender que el “simple hecho” que un recurso exista no implica necesariamente que se encuentre disponible para uso y consumo, dado que se requiere una serie de condiciones específicas para cada caso y pasa cada posibilidad de uso que tenga. Se diferencian uso y consumo dado que usar un recurso no implica necesariamente consumirlo; el consumo está relacionado con procesos que transforman los recursos de forma irreversible, por ejemplo, talar un árbol para elaborar un mueble o a través de la combustión de la madera obtener energía. Mientras que el uso no necesariamente implica degradación, ni deterioro del recurso, por ejemplo, cultivar árboles para producción y consumo de frutales, pero los árboles son usados mas no consumidos.

Profile for Editorial USC Universidad Santiago de Cali

Pensar ambiental y socialCompilación de artículos en educación ambiental  

En el presente escrito se sustenta el sentido que tiene la educación ambiental como estrategia para la formación de una cultura ciudadana en...

Pensar ambiental y socialCompilación de artículos en educación ambiental  

En el presente escrito se sustenta el sentido que tiene la educación ambiental como estrategia para la formación de una cultura ciudadana en...

Advertisement