Issuu on Google+

>&21@ 7H[WRV


Departamento de Publicaciones Universidad Santiago de Cali Dirección Editorial CS. Teresa Consuelo Cardona G. tereco@usc.edu.co Coordinación de Producción CS. José Julián Serrano Q. jjserrano@usc.edu.co

Consejo Superior 2006 – 2009 Dr. Jefferson Ocoró Presidente Dr. Hernán Zambrano Muñoz Vicepresidente Dr. Germán Valencia Valencia Secretario General

Universidad Santiago de Cali Dr. Hebert Celín Navas Rector Dra. María Nelsy Rodríguez Vicerrectora

Coordinación editorial CS. Isabel Cristina López E. isabellopez@usc.edu.co CS. Jimena Flor Mayor jimenaflor@usc.edu.co Coordinación Gráfica D.G. Sandra Tatiana Burgos D. stburgos@usc.edu.co Diseño Gráfico y Diagramación D.G. Eduard Orozco O. publica@usc.edu.co Corrector de Estilo CS. Luciano Rodríguez publica@usc.edu.co Secretaria y trascripción de textos: Lorena García Álvarez publica@usc.edu.co

Dr. Diego García Zapata Director Seccional Palmira

Practicantes de Comunicación Social Mayerlin Trujillo Rodríguez Vanessa Lasprilla Buitrago publica@usc.edu.co

Dra. Beatriz Delgado Mottoa Gerente Administrativo

Editor Dr. Mario Germán Gil Claros

Dr. Carlos A. Henao Gerente Financiero

Comité de redacción

Dr. Mauricio Morales Gerente de Bienestar Universitario Dr. Jairo Campaz Director General de Investigaciones Dra. Martha L. Duque Directora de Planeación Dr. Wilson López Aragón Director General de Extensión Dr. Pedro Pablo Aguilera Director de Departamento de Humanidades

Dr. Mario Germán Gil Claros Universidad Santiago de Cali Dr. Tuillang Yuing A Universidad Católica de Chile Dr. Juan Moreno Blanco Universidad del Valle. Cali. Dra. Aceneth Perafán Cabrera Universidad del Valle Mg. Luis Eduardo Lobato Universidad Autónoma de Occidente Cali Mg. Patricia Muñoz Borja Universidad Santiago de Cali Mg. Pedro Pablo Aguilera Universidad Santiago de Cali Candidato a doctor. Cesar Augusto Vásquez Lara Universidad Santiago de Cali Candidata a especialista. Agostina Marchi Universidad de Buenos Aires. Argentina Editorial USC Calle 5 Carrera 62. Bloque 7 piso 2 PBX 5183000 Ext. 489. Fax 5183000 Ext. 496. Web: www.usc.edu.co/editorial publica@usc.edu.co Miembro de ASEUC


Contenido Editorial...........................................................................................5 Construcción de la subjetividad de la persona con discapacidad. Sentidos en continua tensión..........................................................7 Patricia Muñoz Borja Las emociones en los procesos de formación de lo humano.......32 Germán Giraldo Ramírez Panorama contemporáneo de la biodiversidad colombiana.........45 Aceneth Perafán Cabrera Beijing: 2008 “un mundo, un sueño” o la historia “china” de los cuentos “chinos”............................................................................71 Nelson Bermeo Chaparro Constitución de 1991, una revolución inconclusa.........................85 Álvaro Mina Paz Desentrañando la chóra platónica: una lectura filosófico-política de la categoría “ser” en República, Timeo y Parménides................100 Agostina Marchi La mujer, lo femenino y lo bello................................................... 111 Joel Otero Álvarez De las cavilaciones de topo: plano base - bicicleta – ciudadanía...............................................................145 Rodolfo Espinosa López


El desafío de la postmodernidad Un reto para la universidad.........................................................164 César Augusto Vásquez Lara ¿Una teoría crítica para América Latina?....................................175 Juan Moreno Blanco Reseña........................................................................................184 Ildebrando Arévalo Osorio Convocatoria...............................................................................190


Editorial [CON]TEXTOS es una revista que aparece por iniciativa del Departamento de Humanidades de la Universidad Santiago de Cali y el apoyo de nuestra editorial, en el momento de hacer un giro en el Alma Máter para llegar a ser una institución científica; en este sentido, el campo de conocimiento de las ciencias sociales y humanas no puede dejarse de pensar y repensar en un tiempo, en un contexto, donde lo local y lo global se cruzan y hacen uno; en donde se ha roto cualquier duda sobre la disolución de los paradigmas políticos, lingüísticos, económicos, estéticos, ideológicos, antropológicos y filosóficos sobre los que vivimos. [CON]TEXTOS asume el reto de llegar a ser una publicación periódica semestral plural, crítica, pero ante todo de debate académico en el campo de las humanidades, asumiendo lo polémico de este término. En sentido, busca ser una revista científica de primera línea, de apoyo a los esfuerzos de la Dirección General de Investigaciones y desde las tendencias editoriales actuales al nacer como publicación electrónica. Es a la vez, espacio de libre expresión de cada autor, y medio para visibilizar los resultados investigativos de docentesinvestigadores de la Universidad Santiago de Cali y de cualquier parte del mundo. ¿Por qué [CON]TEXTOS? ¿Por qué este título?; pues nuestra revista es una suerte de interrupción, es un corte académico del sentido del discurso que nos da la realidad como metadiscurso. [CON]TEXTOS es una ¨nota¨ aclaratoria o incidental con cada número; quiere hacer claridad sobre algún dato o alguna precisión, ante los diversos problemas, temas que deben entrar a ser parte de la reflexión investigativa


de sus autores frente al tiempo presente y a otros tiempos. [CON]TEXTOS es un espacio de comentar y enriquecer en forma breve, los sentidos de la realidad o elementos que faltan en el original de ella (la realidad). Invitamos a nuestra comunidad académica, a todos porque creemos que las humanidades son un espacio de todos, sin importar credo, raza, género, origen y lugar de nacimiento, a participar con sus reflexiones, con el debate respetuoso y argumentado en donde pasión y razón encuentren coherencia y belleza para construir un mundo mejor, otro mundo posible y una utopía la de la América nuestra que dibujaron un Martí y un Bolívar. Dr. Pedro Pablo Aguilera González Director del Departamento Humanidades


DEPARTAMENTO DE H UMANI D A D ES

>&21@ 7H[WRV

Construcción de la subjetividad de la persona con discapacidad. Sentidos en continua tensión Patricia Muñoz Borja1∗

Resumen El mundo de la discapacidad y de las personas que la padecen está formado por un conjunto de fuerzas o vectores -propias de lo público y de lo privado- que están en permanente tensión y negociación construyendo sentidos, los cuales influyen directa o indirectamente en la construcción y reconstrucción de la subjetividad de las personas con discapacidad. Asumo “sujeto” como el “esfuerzo que hace el individuo por ser actor, por obrar sobre su ambiente y crear su propia individuación” (Touraine, 1997). Este es un trabajo de investigación antropológica, enmarcado en la fenomenología y desarrollado a través del análisis de las historias de vida construidas a partir de las narraciones de los participantes, sus familiares y sus terapeutas.

Palabras clave:

∗ Fonoaudióloga, especialista en Desarrollo Comunitario de la Universidad del Valle, Magíster en Antropología de la Universidad de los Andes, Miembro asociado del Grupo Cátedra en discapacidad y rehabilitación de la Universidad del Valle, docente de la Universidad Santiago de Cali y miembro de la comunidad de Investigaciones y Estudios Sociales y Culturales (CEISOC).

1

7

USC EDITORIAL

Subjetividad, sujeto, construcción de subjetividad, discapacidad, red de sentidos, personas con discapacidad.


DEPARTAMENTO DE H UMANI D A D ES

>&21@ 7H[WRV Abstract

The disability world and person whit disability is made from a force and vectors –public and private issues- which work in a continuous tension and negotiation by building senses, which may have a direct or indirect influence on the construction or re-construction of the disabilities persons subjectivity. I assume “subject” as the “effort that make the individual to be an actor, to act on its environment and create its own individuation” (Touraine, 1997). This is an anthropological research involved on the phenomenology, developed thru the life’s history analysis which was made from the participants’ narratives, their family and their therapists.

Key words: Subjectivity, Subject, construction of subjectivity, disability, sense net, persons whit disability.

1. Introducción

USC EDITORIAL

El surgimiento de nuevas políticas que enfatizan en el respeto por la diversidad, y de nuevas teorías sobre el sujeto, ha abierto la posibilidad para que todos aquellos que antes no eran tenidos en cuenta dentro de esta categoría, ocupen un espacio como sujetos y actores sociales, capaces de transformarse y transformar su entorno. Este es el caso de las personas con discapacidad, que durante siglos en occidente habían sido pensadas y vistas como “poco humanas”: aunque se concibieran a sí mismas como personas humanas y parte de su entorno reforzara este proceso, otra parte lo negaba y las excluía de la categoría de humanidad.

8

En los últimos años, los movimientos sociales de personas con discapacidad de Estados Unidos y algunos países de Europa, entidades internacionales, las ciencias (naturales, sociales y humanas) y los estados nacionales, han venido trabajando en el proceso de inclusión social de las personas


DEPARTAMENTO DE H UMANI D A D ES

>&21@ 7H[WRV

con discapacidad con el fin de que sean reconocidas como sujetos con igualdad de derechos. Sin embargo, las sociedades, especialmente las occidentales donde se arraigó más el modelo médico anatomoclínico, en gran medida siguen concibiéndolas “carentes de humanidad”, hecho que las estigmatiza y puede excluirlas total o parcialmente de todo su grupo social. Esta situación produce una paradoja de rechazo para algunos y de aceptación para otros que se relaciona con, entre otros aspectos, las ideas, los sentimientos y las imágenes que rigen las prácticas sociales. El interés de este trabajo se centra en reconstruir y analizar el conjunto de sentidos que conforman el mundo de la persona con discapacidad2, con el fin de entender la complejidad de su realidad y, de esta manera, aportar elementos que en el futuro puedan ser utilizados para nuevas investigaciones sobre el tema y el diseño de estrategias más acordes y pertinentes con dicha complejidad, que faciliten a los discapacitados su inclusión social y su construcción como sujetos. Para lograrlo, es importante tener en cuenta a la persona con discapacidad como un sujeto consciente de su labor como actor social, a las personas que lo rodean –ámbito privado (la familia y los terapeutas3) y ámbito público (la sociedad)-, y los encargados de definir las directrices teóricas y las políticas a seguir (el Estado, las entidades internacionales, las ciencias). Como ya se dijo, la realidad de la persona con discapacidad es muy compleja y está atravesada por diversas fuerzas que se encuentran en constante tensión. Además de las ya mencionadas (paradoja en la que vive), en este juego de tensiones participan: la contraposición entre el saber experto y las emociones que se despiertan en los profesionales Es importante aclarar que a lo largo de este trabajo usaré los términos que mencionaré más adelante en dos sentidos: 1) para resaltar la forma como son usados por los agentes en sus diferentes ámbitos, y 2) en algunos casos como sinónimos, con el fin de facilitar la lectura. Los términos son: discapacitado (hace referencia a la forma como la sociedad los percibe y los nombra); persona con discapacidad (se refiere a la forma sugerida como políticamente correcta); persona en situación de discapacidad y en condición de discapacidad (hace referencia a la forma como las entidades internacionales, el Estado y la academia las están nombrando). 3 A lo largo de este trabajo me referiré a los terapeutas cuando esté hablando de manera general de todas aquellas personas cuya profesión se enmarca dentro de la rehabilitación, y me referiré a las terapeutas cuando esté hablando de las profesionales que participaron en este proyecto.

9

USC EDITORIAL

2


DEPARTAMENTO DE H UMANI D A D ES

>&21@ 7H[WRV

encargados de la rehabilitación (en su mayoría mujeres); la necesidad política que tienen algunos agentes de dar un nombre a la situación específica (sordera, ceguera, deficiencia auditiva, etc.) con el fin de que ésta exista y sea reconocida; la red de sentidos (ideas, imágenes y emociones) que encarna cada persona de la sociedad la cual puede facilitar o dificultar dos procesos: el de construcción de la subjetividad y el de socialización de las personas con discapacidad; las categorías de clase, grupos étnicos y de género que impregnan con otros matices –propios de cada categoría- este mundo de tensiones; las características de lo rural y lo urbano; la cotidianidad y la experiencia de vida de las familias, terapeutas y personas con discapacidad, las cuales se convierten en momentos de verdad, para cada una de forma diferente. El momento de verdad de los terapeutas es el instante de su cotidianidad en el cual enfrenta su saber experto con sus propias emociones, ideas e imágenes sobre la discapacidad y la persona con discapacidad que tiene en frente; el momento de verdad de la familia aparece cada vez que ésta se impone un nuevo reto con su familiar discapacitado, situación que puede involucrar varios instantes de su cotidianidad; y, el momento de verdad de la persona con discapacidad se convierte en un continuo puesto que ese momento de verdad es cada instante de su cotidianidad. De esta forma, el llamado momento de verdad pasa a ocupar el lugar más importante dentro de la vida de la persona con discapacidad y su proceso de construcción como sujeto puesto que es en éste donde él se confronta con su realidad, se sobrepone a ella, construye su experiencia de vida (Overboe, 1999) y se fortalece como sujeto.

USC EDITORIAL

2. Metodología

10

La perspectiva de este trabajo es netamente antropológico enmarcado en la fenomenología. Se utiliza la historia de vida como herramienta toda vez que permite explorar en detalle los diferentes momentos por los que debieron pasar las personas para entender, vivir y sobreponerse a la discapacidad, elemento común en su construcción como sujetos. En la construcción de estas historias participaron: en todos los casos, la persona con discapacidad; según las condiciones y características


DEPARTAMENTO DE H UMANI D A D ES

>&21@ 7H[WRV

de cada familia, la madre, los hermanos o los hijos; según las condiciones y características terapéuticas, la Terapeuta Ocupacional y/o la Fonoaudióloga. Las historias de vida fueron estructuradas articulando las voces de todos los participantes, pues de esta manera era posible evidenciar la complejidad de cada uno de los relatos, que pretendían reconstruir cada historia, y la compleja red de tensiones en la que cada uno de los participantes se desenvuelve y se construye como persona. Esto evita la presentación de “historias de vida lineales” que dificultaran mostrar dicha riqueza: ...las historias de vida lineales, con las cuales se conforman a menudo los sociólogos y etnólogos, son artificiales. Y las investigaciones en apariencia más formales de Virginia Woolf, Faulkner, Joyce o Claude Simon me parecen ahora mucho más “realistas” (si esta palabra tiene algún sentido), más verdaderas desde el punto de vista antropológico, más cercanas a la verdad de la experiencia temporal, que los relatos lineales a los cuales nos ha acostumbrado la lectura de las novelas tradicionales. (Bourdieu. 1995: 152)

Se trata aquí de reflexionar sobre lo que puede hallarse en una dimensión inmaterial del cuerpo, intención que encierra aparentemente una aporía, a saber, aquello que emana de las capacidades sensoriales del cuerpo, pero se traduce en efectos inmateriales: en emociones, sentimientos, elaboraciones sensoriales y, finalmente juicios estéticos. Lo que permite salvar esta dificultad son las estesias –elaboraciones sensibles de las percepciones sensoriales- y su estado hiperbólico en la modernidad: las hiperestesias. (...) Así pues,

11

USC EDITORIAL

Dichas historias se caracterizan además por su transcripción literal, la cual permitió dar cuenta de los aspectos inmateriales propios de la red de sentidos (ideas, imágenes y emociones) que cada participante había incorporado a través de su vida y que había influido en la construcción de su subjetividad:


>&21@ 7H[WRV

DEPARTAMENTO DE H UMANI D A D ES

USC EDITORIAL

si con el término estesias (aisthesis) se denomina aquí la elaboración sensible de las percepciones sensoriales, con el de hiperestesias se evoca el ansia acertada de exacerbar tales elaboraciones sensibles. (...) En su calidad de ingredientes básicos, los fenómenos de estesiamiento e hiperestesiamiento le sirven al individuo para perfeccionar el proceso por medio del cual se diferencia a sí mismo del mundo y edifica su subjetividad. Pero esta subjetividad no proviene del ejercicio de autoreflexividad racional que distingue a la antropología ilustrada y se encamina al conocimiento, sino precisamente de la autorreflexividad sensorial y de la imaginación que se vierten en la expresión (Pedraza, 1999: 43 -46).

12

Para lograrlo se seleccionó un grupo de personas que cumplieran con los siguientes criterios: 1) que presentaran alguna discapacidad sin importar cuál fuera, porque, en primer lugar, en la actualidad las normas nacionales e internacionales relacionadas con el tema incluyen a todas estas personas dentro de una categoría: discapacidad, independientemente de sus características, de las causas o de las consecuencias de su situación; en segundo lugar, me permitía identificar hasta qué punto, si es que sucede, una discapacidad podría influir en mayor o menor grado en la construcción de la subjetividad; 2) que hubieran vivido un proceso de habilitación / rehabilitación, un periodo de formación como sujetos y de acomodación a su condición de discapacidad, por lo que se escogieron adolescentes y adultos; 3) que tuvieran familia y que su vida hubiera transcurrido dentro del seno familiar; 4) que hayan estado o continúen en proceso de rehabilitación; 5) el momento de adquisición de la discapacidad (evidente desde el nacimiento o adquirida después de algunos años de vida), aspecto tenido en cuenta para el análisis mas no para la selección. A partir de dichos criterios, en este trabajo participaron nueve personas que presentan deficiencias como: ceguera, hipoacusia, dificultades motoras, dificultades del lenguaje, dificultades de aprendizaje y retardo mental, además de sus familias y sus terapeutas.


DEPARTAMENTO DE H UMANI D A D ES

>&21@ 7H[WRV

Además de los criterios mencionados, es importante aclarar que todos los participantes vivían en Bogotá, por lo que la perspectiva de este trabajo prioriza las ideas, emociones e imágenes urbanas. Como el mundo de la discapacidad es tan complejo, se consideró sólo una pequeña parte para mantener la rigurosidad y presentar resultados que despertaran inquietudes y obligaran a nuevas investigaciones. Este trabajo es un paso en dirección de un camino por recorrer. En este orden de ideas, el énfasis no se centró en las categorías de género, grupos étnicos y clase -aunque aparecen algunos aspectos-, pues su riqueza amerita una revisión especial; de la escuela, se tuvo en cuenta la perspectiva de los participantes sólo en la medida que marcó alguna huella en ellos; no se tuvo en cuenta las personas con discapacidades múltiples (sordoceguera, retardo mental y parálisis, por ejemplo), ni las derivadas de patologías psiquiátricas o lesiones neurológicas severas por dos razones, la primera, el no se encontrar alguna persona con estas características que estuviera dispuesta a participar, la segunda porque debía obtener la información de primera mano sin la utilización de intérpretes; tampoco se enfatizó en las instituciones de educación especial, de rehabilitación o de protección (antiguos internados) puesto que son ambientes muy complejos y cada uno puede generar varias investigaciones. (Goffman, 1990).

3. Resultados

3.1. Ámbito público: Relaciones y sentidos en continua tensión La condición de discapacidad ubica a la persona al margen de la sociedad y en posición de inferioridad porque la sociedad

13

USC EDITORIAL

La información fue organizada desde la perspectiva de la persona con discapacidad, encontrando que ésta ve su situación en relación con dos ámbitos, los cuales se subdividen a su vez en ámbitos más pequeños. Dichos ámbitos son: lo público y lo privado.


>&21@ 7H[WRV

DEPARTAMENTO DE H UMANI D A D ES

considera que ésta sobrepasó los límites permitidos, los cuales están ligados a dos aspectos: 1) las reacciones centradas en las emociones del individuo al enfrentarse a otro, y 2), las reacciones centradas en el rompimiento de la norma.

USC EDITORIAL

3.1.1. Reacciones centradas en las emociones del individuo al enfrentarse a otro: Según Chodorow (1999: 69), el psicoanálisis argumenta que cada uno de nosotros crea un significado emocional personal a través de la vida. Este significado psicológico individual se combina con el significado cultural y crea la experiencia de significado. Algunos de estos significados, con respecto a los discapacitados, se relacionan con emociones como el miedo, el desprecio, el asco, y otros. El asco compromete al olfato, al gusto, al tacto y en algunas ocasiones a la vista y al oído, además es ante todo un “sentimiento moral y social”. La palabra asco designa el síndrome que expresa sentido de aversión hacia algo que se percibe como peligroso por su capacidad de contagiar, infectar o contaminar por proximidad, contacto o ingestión (Miller, 1997). “La contaminación constituye un tipo de peligro que no suele ocurrir, salvo allí donde las líneas de la estructura, cósmica o social, se definen claramente” (Douglas, 1966: 153 -154).

14

Cuando una persona siente asco, quiere que el objeto o sujeto causante de la emoción desaparezca lo más pronto posible de su presencia. Lo asqueroso está conformado por pares de opuestos que pueden generar mayor o menor grado de asco dependiendo del marco de referencia que se tenga, por ejemplo: inorgánico/ orgánico, vegetal/ animal, animal/ humano, no adherente/ pegajoso, belleza/ fealdad, seco/ húmedo, fluido/ viscoso. Generalmente lo humano y lo relacionado con lo humano (todos sus fluidos) tienden a producir más asco que otros elementos. Además, el asco se dispara a partir de los estímulos que reciben todos los sentidos (visión, tacto, gusto, audición y olfato) (Miller, 1997). Las características físicas de las personas con discapacidad estimulan, en ocasiones, todos los sentidos de tal manera que pueden producir asco dado que determinados síndromes incluyen alteraciones en la piel que transforman su apariencia


DEPARTAMENTO DE H UMANI D A D ES

>&21@ 7H[WRV

y su olor, ésta puede presentar un aspecto seroso, granuloso (acné, verrugas, granos), acartonado y producir olores penetrantes que, a la vista y al olfato, pueden generar la sensación de contagio por contacto y disparar la sensación de asco. Una persona contaminadora siempre está equivocada. Ha desarrollado alguna condición errónea o atravesado sencillamente alguna línea que no debe cruzarse y este desplazamiento desencadena el peligro para alguien. La transmisión de la contaminación, al contrario de la hechicería y de la brujería, es una capacidad que los hombres comparten con los animales, ya que la contaminación no siempre se desencadena por obra de los seres humanos. (Douglas, 1966:154).

La civilización fomenta la sensibilidad hacia el asco hasta convertirlo en un elemento de control social y del orden psíquico. Es más fácil hablar de otras pasiones negativas como los celos, el odio, la envidia, la maldad, pues estas pasiones no imponen cuerpos deformes, la fealdad física monstruosa o visiones y olores nauseabundos ni la supuración, ni la defecación, ni la putrefacción. En otras palabras, el alma pecadora y depravada se admite con más facilidad que el cuerpo deforme y las ofensas a los sentidos que la vida nos impone. (Miller, 1997: 26).

15

USC EDITORIAL

Muchas características pueden provocar asco: los movimientos involuntarios, toscos e inarmónicos, el tono muscular aumentado o disminuido, la sialorrea (salida involuntaria de la saliva), la dificultad para comer y beber (de acuerdo con lo determinado por la norma) de las personas que tienen parálisis cerebral u otro tipo de lesiones neurológicas; los ojos cerrados y/o hundidos de las personas ciegas, que niegan a su interlocutor el contacto visual que permite ver su alma (culturalmente y en la actualidad, la visión es el sentido más importante porque se define como el ‘espejo del alma’); la dificultad para lograr entender y/o hacerse entender de su interlocutor, entre otras.


>&21@ 7H[WRV

DEPARTAMENTO DE H UMANI D A D ES

USC EDITORIAL

La emoción del desprecio, según Miller, es “prima hermana” del asco y al igual que éste incluye un “sentimiento de superioridad frente a aquellos objetos que la provocan”. Pero dicha superioridad se expresa de forma diferente pues el hecho de sentir desprecio permite disfrutar cuando se siente porque este sentimiento se entremezcla con el orgullo y la satisfacción propia. Situación que el asco no permite. De esta manera, el desprecio puede llevar a aquel que lo siente a tener un trato “benevolente y cortés hacia lo inferior” (Miller, 1997: 59 - 60). Se explican de esta manera los relatos en los cuales la sociedad usó a los discapacitados como objeto de burla y diversión. El miedo al igual que el asco, tiene un componente alto de aversión, impulsando a quien lo siente a huir. El miedo responde a la sensación de considerar que algo puede dañar nuestro espíritu y nuestro cuerpo (Miller, 1997: 51). El discapacitado puede producir miedo en aquellos que lo consideran anormal y que como tal puede atentar contra su integridad: “Las esfinges no son sólo muñecas y figuras, sino que en el mundo de lo anormal incluyen la deformidad, la mutilación, los cadáveres y los locos, esos pobres seres que recuerdan a las personas “normales” lo frágiles, efímeros y desmembrables que somos” (Miller, 1997: 53).

16

3.1.2. Reacciones centradas en el rompimiento de las normas: Goffman y Foucault consideran que las razones de exclusión aparecen cuando se rompen las normas, ya sean éstas naturales, sociales o canónicas. Foucault (1963, 1974 1975 y 1976), muestra cómo se construyeron históricamente los conceptos de la normalidad a partir de la institución médica y de la institución jurídica que definieron qué era lo normal y qué, lo anormal. Igualmente, muestra cómo la rigurosidad (de observación y de descripción de lo observado usada por la anatomía) en la clínica se convirtió en un elemento fundamental para legitimar sus afirmaciones, y además, cómo las descripciones de las personas -cargadas de juicios de valor- que hacían los psiquiatras para la institución judicial “podían dar risa”, pero eran tomadas como “verdad” (hasta el punto de haber quitado la vida a algunas personas a partir de los llamados “peritazgos psiquiátricos” en los juicios). Su trabajo muestra cómo el rompimiento de las normas llevaba


DEPARTAMENTO DE H UMANI D A D ES

>&21@ 7H[WRV

a un rechazo directo e inmediato de los demás hacia aquel al que se le demostraba que había pasado por encima de la norma. Entre los siglos XVIII y XIX se construyen conceptos en la sociedad que ayudaron a marcar a unos individuos como “diferentes” (“monstruo humano”, “incorregible” y “onanista o masturbador”). Dichos conceptos, influenciados por la higiene, la clínica y la jurisprudencia, propios de la época, tuvieron que ver con el proceso de exclusión, puesto que penetraron en todas las esferas de la sociedad produciendo la naturalización del estigma. Estas ciencias crearon categorías y taxonomías que homogeneizaron a los individuos y los convirtieron en entidades patológicas, incapaces de responder a las exigencias de su medio, inclusive, incapaces de responder a sus propias exigencias, negando su propia experiencia de vida. Goffman (1970) muestra cómo el estigma aparece en el espacio público en el momento en que una persona con un estigma interactúa con otra, cuando la identidad social virtual (la que las personas esperan y demandan que el otro tenga) y la identidad social real (atributos que pueden demostrarse que le pertenecen) no coinciden.

Los dos aspectos descritos anteriormente relacionados con el rompimiento de las normas y las emociones que se generan en los individuos, crean fuerzas que construyen redes de sentido4 estigmatizantes en la sociedad, en el espacio público y durante la interacción. Sin embargo, en ese mismo espacio público irrumpen otras fuerzas las cuales Antes de continuar, es importante introducir un concepto que se utilizará a partir de este momento: Red de sentido. Llamo red de sentido a la matriz formada por ideas, emociones e imágenes que influyen en los procesos de significación de una persona.

4

17

USC EDITORIAL

Mientras el extraño está presente ante nosotros puede demostrar ser dueño de un atributo que lo vuelve diferente de los demás y lo convierte en alguien menos apetecible -en casos extremos, en una persona casi enteramente malvada, peligrosa o débil-. De este modo dejamos de verlo como una persona total y corriente para reducirlo a un ser inficionado y menospreciado. (Goffman, 1970:12).


>&21@ 7H[WRV

DEPARTAMENTO DE H UMANI D A D ES

crean redes de sentido reivindicatorias, reconocidas como una construcción histórico - política, basadas en los derechos humanos y en conceptos como bienestar, calidad de vida, igualdad y equidad. Estas redes han sido adoptadas por los movimientos sociales de personas con discapacidad en Europa y Estados Unidos, las ciencias naturales, sociales y humanas -encarnadas en la academia-, las entidades internacionales como la OMS y el Estado. De este modo, la primera tensión aparece en el ámbito público entre las redes de sentido estigmatizantes -que evocan el concepto de no humano- y las redes de sentido reivindicatorias -que rescatan el concepto de sujeto- (Touraine, 1997). 3.2. Ámbito privado: Redes de sentido en constante negociación Me centraré en dos redes de sentido, la de la familia y la del terapeuta. 3.2.1. La familia: El juego de tensiones y contrasentidos sobre la discapacidad y los discapacitados se evidencia en la sociedad, pero se desliza hacia el interior de la familia y permanece allí latente, recesivo (en el sentido de los genes que permanecen en el ADN, sin manifestarse), sin perturbar ni sobresaltar, ni mucho menos ocupar a nadie hasta que la discapacidad aparece como característica de alguno de sus miembros.

USC EDITORIAL

Cuando esto sucede, el juego de contrasentidos pasa a ocupar un espacio tan importante en el mundo de relaciones e interacciones que se establecen dentro de la familia que pueden desequilibrarla, fortalecerla, reestructurarla o destruirla.

18

Generalmente, antes de convivir con un discapacitado, los sentidos que predominan en una familia, son aquellos que hacen referencia a ideas, emociones e imágenes relacionadas con el fracaso, el asco, el desprecio, la poca humanidad, la enfermedad, la compasión, el miedo, la inutilidad o la monstruosidad, entre otras; es decir, todos aquellos sentidos estigmatizantes que durante siglos han pasado de generación


DEPARTAMENTO DE H UMANI D A D ES

>&21@ 7H[WRV

en generación y que ubican tanto al discapacitado como a su familia dentro de la categoría de “anormalidad”. Luego, la familia debe enfrentar la realidad de convivir cotidianamente con ese aspecto estigmatizante y comienza a descubrir poco a poco sentidos opuestos a los predominantes los cuales la mueven a transformar sus ideas, imágenes y emociones iniciales, y da cabida a esos otros sentidos, que en primera instancia, no había rescatado. Es decir, la experiencia de vida cotidiana es la que obliga o ayuda a los miembros de la familia a cambiar las emociones, ideas e imágenes que tenían inicialmente para modificar su perspectiva al respecto, hasta el punto de, posteriormente, acudir a los eventos de la cotidianidad y a la forma como su familiar responde a esos eventos para definirlo como “normal” y definirse como una “familia normal”, aspecto que toma importancia en la medida que influye en el proceso de construcción o reconstrucción de su identidad como sujetos y como integrantes de esa familia. En ese descubrimiento paulatino de la red de sentidos reivindicatoria, también cumple un papel importante el capital familiar (habitus de cada miembro, su illusio, su capacidad para adaptarse a nuevas situaciones y modificar su illusio a partir de dichas situaciones, las ideas, imágenes y emociones que cada uno tiene sobre la discapacidad antes de enfrentarse a ésta directamente, y las ideas, emociones e imágenes que construyen de su familiar) con que cuenta cada familia, pues es dicho capital el que le ayuda a sobreponerse al choque; de lo contrario, es posible que la perspectiva estigmatizante no se modifique y haga más complicada y dolorosa la experiencia para ellos y para el discapacitado.

3.2.2. Los terapeutas, por su parte, están inmersos en otro juego de tensiones conformado por su conocimiento experto versus sus emociones. Mientras sus emociones están del

19

USC EDITORIAL

Como resultado de este juego complejo de tensiones resulta el conjunto de significados y sentidos con que la familia pone su investidura al discapacitado y lo ubica como integrante único e individual dentro del grupo.


>&21@ 7H[WRV

DEPARTAMENTO DE H UMANI D A D ES

todo encarnadas, sus conocimientos fueron apropiados racionalmente durante un periodo de vida determinado, situación que se pone en evidencia cuando entran en contacto con quienes debe atender y los puede llevar a contradicciones. La contradicción se centra en las emociones propias de éstos como seres humanos y la idea de mantener el control de la situación, como “corresponde” al profesional de salud, formado para mantener el control y no para dar rienda suelta a su emoción; así que se concentran en el insumo que les ha dado la Anatomía, la Fisiología, la Física y la Neurología, entre otros, para crear y fortalecer esa coraza que mimetiza al ser humano que hay detrás: La mirada médica tiene un carácter extraño; se dirige a lo que hay de visible en la enfermedad, pero a partir del enfermo que oculta este visible, por lo tanto debe conocer para conocer, pero retener el conocimiento que apoyará su reconocimiento. (Foucault, 1963: 25). La clínica supone la visibilidad de la enfermedad, “como una estructura común en la cual la mirada y la cosa vista, la una frente a la otra, encuentran su sitio”. (…) La mirada médica es la que descubre el secreto de la enfermedad, y esta visibilidad es la que hace a la enfermedad penetrable a la percepción”. (Foucault, 1963: 130).

USC EDITORIAL

La contradicción entre conocimiento experto y emoción en la que entra el terapeuta puede ser peligrosa pues éste intenta mantener un control que no tiene y puede terminar comunicando con sus gestos, su postura y sus actitudes mensajes que pueden replicar los mensajes del resto de la población: la estigmatización hacia alguien que es diferente, así que en vez de ayudar a la persona, puede complicar más la situación.

20

En lo privado se ponen en evidencia dos redes, conformadas por emociones, ideas e imágenes, encargadas de filtrar la información que llega del ámbito público: la red de la familia y la red del terapeuta, evidentes en las interacciones establecidas


DEPARTAMENTO DE H UMANI D A D ES

>&21@ 7H[WRV

en la cotidianidad y en las que constantemente se realiza una negociación de sentidos. Tal negociación implica una reflexión constante sobre la identidad de cada participante en el proceso y una transformación o construcción de nuevos sentidos los cuales, al final, van a establecer las normas de interacción entre sí mismos y entre ellos y el discapacitado. De este modo, el terapeuta pretende influir en la vida del discapacitado de dos formas: una directa, que usa cada vez que se dirige al discapacitado, generalmente durante el tiempo de terapia, y una indirecta, utilizada cada vez que se dirige a la familia para influir en la transformación de su estilo de vida o de los significados que ésta ha construido sobre su familiar. A su vez, la familia influye en la vida del discapacitado usando su capital familiar e influye en el terapeuta, pues al fin y al cabo es la familia quien decide admitir en su vida a este profesional. En este proceso es importante retomar la relación que se establece entre las redes de estos agentes (familia y terapeuta), pues es justo aquí donde pueden darse los puntos de encuentro entre estos dos mundos. Es en las ideas, las emociones y las imágenes de cada uno en donde se puede establecer un canal de comunicación efectiva que los lleve hacia el objetivo común que decidan proponerse. Esto implica modificar la postura del profesional de salud con respecto a que su saber tiene límites y que no siempre puede tener el control sobre la situación, y la postura de la familia con respecto a su “frustración” y “desesperanza”, para dar lugar al amor, sentimiento propuesto por Miller (1997) como el único capaz de romper toda barrera establecida por los sentidos construidos por la sociedad. Esta situación puede ser factible porque el terapeuta en su afán por cumplir su función social necesita comunicarse con la familia y la familia como representante de la “maximización de la afectividad” (Santos, 1995) necesita indiscutiblemente reestablecer su equilibrio interno para sobrevivir.

La persona con discapacidad que vive con su familia y en cuya cotidianidad intervienen las relaciones que establece con distintos sujetos en su ámbito privado como la familia, los terapeutas, la escuela y el trabajo, utiliza diferentes estrategias

21

USC EDITORIAL

3.3. ¿Quién soy yo?


>&21@ 7H[WRV

DEPARTAMENTO DE H UMANI D A D ES

y se vale de las oportunidades que le ofrece su medio para construirse como sujeto. Cuando esta persona habla sobre su vida rescata la experiencia de vida como facilitadora de la construcción de su subjetividad y reconoce que es su cotidianidad el espacio que le brinda las oportunidades y la experiencia para construirse como sujeto. La cotidianidad de la persona con discapacidad está llena de instantes, los cuales se convierten en momentos de verdad que son filtrados por la red de sentidos (ideas, imágenes y emociones) de dicha persona. Según las características de la red de sentidos, la persona contará con más o menos instrumentos, estrategias o capital para enfrentar, sobreponerse o fracasar con cada momento de verdad. A su vez, cada momento de verdad tiene la facultad de transformar dicha red que se encuentra en constante tensión: 1) en sí misma, 2) con las redes de sentidos de los demás, y 3) con cada momento de verdad. Esta situación implica un ejercicio reflexivo (Lash, 1997; Mauss, 1985; Morin 1994; Foucault, 1981 y 1987) continuo por parte del discapacitado que le permita reafirmarse como sujeto a partir de su posibilidad de “volver atrás” para explicar a los demás y explicarse a sí mismo sus actos y su camino recorrido5. Todo lo anterior genera el proceso más influyente en las prácticas de la persona con discapacidad, necesarias para sobreponerse a sí misma y a su discapacidad, acumula las experiencias con las cuales construye su historia, su identidad como integrante de una familia o de un grupo social y construye o reconstruye su subjetividad como normal.

USC EDITORIAL

4. Discusión y conclusiones

22

Al reconstruir y analizar el conjunto de sentidos con los cuales se conforma el mundo de las personas con discapacidad es posible encontrar un sinnúmero de significados y perspectivas. Dichas perspectivas pertenecen a diferentes momentos En este trabajo las personas construyeron a través de la narración de sus historias de vida una explicación sobre su situación que permitió evidenciar la posibilidad que tienen de volver sobre sus actos y experiencias vividas, independientemente de que exista o no lesión neurológica, física o sensorial que les impida acceder a niveles de lenguaje abstractos.

5


DEPARTAMENTO DE H UMANI D A D ES

>&21@ 7H[WRV

históricos que confluyen actualmente en la realidad de los discapacitados y participan en su formación como sujetos. En ese mundo de sentidos participan además las perspectivas de diversos agentes, pertenecientes a distintos ámbitos de lo social, los cuales están defendiendo y promoviendo su posición continuamente con el fin de “mejorar la calidad de vida y las condiciones de las personas con discapacidad”. Tanto los sentidos construidos a través de la historia sobre discapacidad como los sentidos de los agentes sociales de la actualidad que participan en la situación de discapacidad, se encuentran y se enfrentan continuamente. Este enfrentamiento provoca diferentes relaciones y negociaciones de sentido que influyen directa o indirectamente en la construcción de la subjetividad de la persona con discapacidad.

Las razones que han fortalecido la idea de “poca humanidad” y por ende los procesos de exclusión pueden clasificarse en dos categorías: las centradas en las emociones (asco, miedo, desprecio) de los “normales” al enfrentarse a un “otro distinto” de ellos y las centradas en el rompimiento de las normas (naturales, canónicas o sociales) por parte del estigmatizado. Dichas razones permiten ver cómo las relaciones de poder que se establecen ponen a la persona con discapacidad en el lado del inferior. La condición de discapacidad ubica a la persona al margen de la sociedad y en condición de inferioridad al considerarla sucia y contaminante. Las razones de exclusión ocurren durante la interacción, momento en el cual se encuentran dos o más sujetos caracterizados por realidades diferentes y obligados a poner en juego su subjetividad. La persona con discapacidad construye su subjetividad en medio y a través de diversas fuerzas que confluyen y

23

USC EDITORIAL

Acerca de la discapacidad, actualmente dentro de la cotidianidad conviven las dos ideas históricas: “poco humano” y “sujeto de derechos”, que complican la realidad de estas personas y la vuelven paradójica pues con frecuencia se enfrentan a situaciones que pueden brindarles espacios de participación y vida social, o negarles las oportunidades y derechos como seres humanos y sujetos pertenecientes a un grupo social.


>&21@ 7H[WRV

DEPARTAMENTO DE H UMANI D A D ES

se encuentran en permanente tensión. Dichas fuerzas han surgido en diferentes momentos históricos con el propósito de mejorar la condición de vida de estas personas. Para algunas de estas fuerzas, el discapacitado se convierte en su objeto de observación y de intervención; para otras, se convierte en alguien más con quien compartir la cotidianidad. Las fuerzas que identifican al discapacitado como su objeto de observación e intervención pueden ubicarse dentro de un contexto al que se le puede denominar lo público, pues aunque influyen en la realidad y construcción como sujeto del discapacitado, éste no las percibe “cercanas a él”. Entre estas fuerzas están las ciencias (naturales, sociales y humanas) -encarnadas en la academia-, las entidades internacionales, el Estado y la sociedad. Las fuerzas que conciben al discapacitado como alguien más con quien compartir la cotidianidad pueden ubicarse dentro de lo privado, pues para el discapacitado se convierten en entornos de interacción vitales para su vida y su formación. En este ámbito de lo privado se encuentran la familia, la escuela, el trabajo y los terapeutas, entre otros.

USC EDITORIAL

En lo público se establecen relaciones recíprocas que generan tensiones entre sí e influyen en la cotidianidad y la subjetividad del discapacitado aunque éste no se entere. El discapacitado, a su vez, ejerce influencia en la transformación de las tensiones que se presentan en este ámbito, cada vez que se sobrepone a su discapacidad y se supera a sí mismo.

24

Esta situación genera un círculo de relaciones y negociaciones de sentidos en las cuales las ciencias se nutren y se transforman a partir de la experiencia de vida de la persona con discapacidad. Sus transformaciones se convierten en nuevas perspectivas teóricas y son usadas en dos sentidos: uno académico y uno político. El académico se concreta en las facultades universitarias cuando se ajustan los currículos que formarán a los nuevos profesionales que atenderán a la población discapacitada; el político se especifica en las nuevas políticas internacionales que deberán regir las acciones de las distintas naciones. De este modo las nuevas teorías ingresan, a través de esos dos canales, en el ámbito de las naciones, las cuales se presionan mutuamente para transformarse cuando argumentan la necesidad de


DEPARTAMENTO DE H UMANI D A D ES

>&21@ 7H[WRV

cambiar la visión y las estrategias diseñadas para mejorar las condiciones de vida de sus habitantes. Luego esta tensión se desplaza a la sociedad de cada nación a través de las normas y políticas establecidas. Dichas normas y políticas se dirigen a los discapacitados (mejorar su calidad de vida, garantizar sus derechos, reclamar el cumplimiento de sus deberes como ciudadanos y seres humanos) para influir en la sociedad y transformar su concepción estigmatizante hacia la diferencia. De este modo la situación de discapacidad deja de ser un “problema” del individuo y se convierte en una “condición de vida” que le compete al entorno. Todo este proceso convierte a la sociedad en el espacio en el cual todos los sentidos que existen sobre la discapacidad y la persona con discapacidad convergen, luchan, negocian y se transforman. Después este juego de tensiones es desplazado de la sociedad al ámbito privado.

La familia como un “espacio de maximización de la afectividad” (Santos, 1995) crea sus propios sentidos y explicaciones para poder entender la situación de discapacidad, pues dicha situación rompe la cotidianidad y el “equilibrio familiar” al que estaba acostumbrada. Para la familia el juego de sentidos y contrasentidos sobre la situación de discapacidad pasa a ocupar un espacio importante en su vida pues la forma como la familia entienda y sortee dicha situación permitirá que ésta reestablezca su equilibrio, se fortalezca o, por el contrario, se destruya.

25

USC EDITORIAL

Lo privado también influye en el proceso de construcción de la subjetividad de la persona con discapacidad. En este ámbito entran en tensión dos tipos de relación de sentidos: las propias y las que han sido desplazadas desde lo público. Partiendo del hecho que el mundo de la persona con discapacidad es complejo, en este trabajo solo se profundizó en dos de los agentes que conforman el ámbito privado: la familia y los terapeutas. De los demás agentes como la escuela y las instituciones (rehabilitación, educación especial e internados) sólo se tuvieron en cuenta las huellas que dejaron y las formas como fueron interpretadas por las personas que participaron en esta investigación.


>&21@ 7H[WRV

DEPARTAMENTO DE H UMANI D A D ES

USC EDITORIAL

En el juego de sentidos y contrasentidos que la familia debe enfrentar para lograr de nuevo su equilibrio se encuentran: 1) aquellos sentidos propios de la sociedad que por generaciones han estigmatizado tanto a la persona con discapacidad como a su familia; 2) su red de sentidos (formada por las ideas, emociones e imágenes que tienen sobre la discapacidad); 3) su capital familiar (formado por el habitus de cada integrante, su illusio, su capacidad para adaptarse a nuevas situaciones y modificar su illusio, su capacidad de observación y de reflexividad y su red de sentidos); y 4) su experiencia de vida. Aunque en un comienzo en la red de sentidos de la familia predominen los sentidos estigmatizantes de la sociedad, dicho predominio tiende a cambiar cuando la familia vive en carne propia la situación de discapacidad a través de uno de sus miembros. Cuando una familia convive día a día con una persona con discapacidad entra en juego su capital familiar y descubre poco a poco las capacidades y las habilidades de su familiar que la obligan a transformar su red de sentidos (cambia el predominio de los sentidos: de estigmatizantes a reivindicatorios) y le dan paso al proceso de construcción o reconstrucción de su identidad como sujetos y como integrantes de esa familia. Es decir, la familia, gracias a la experiencia de vida, su capital familiar y su capacidad de transformar su red de sentidos logra ver a su familiar discapacitado como una persona, logra descentrarse de la categoría “familia anormal” y brinda más oportunidades para desarrollar un proceso de formación de sujetos y de identidad familiar.

26

Por su parte, los terapeutas están inmersos en otro juego de tensiones que los obligan a entrar en contradicción cada vez que establecen contacto con las personas que deben atender: los procedimientos terapéuticos (influenciados por las diversas perspectivas teóricas) vs. sus emociones. Para manejar dicha contradicción, los terapeutas crean y usan diferentes estrategias que les ayudan a mimetizar esas emociones y así continuar con su labor. Al anteponer el saber experto a la emoción crean una barrera que les impide comunicarse realmente con las familias y con las personas con discapacidad.


DEPARTAMENTO DE H UMANI D A D ES

>&21@ 7H[WRV

En lo privado aparecen dos redes de sentidos, responsables de filtrar la información proveniente de lo público: la de la familia y la del terapeuta. Estas redes interactúan a través de la negociación de sentidos durante la cotidianidad. Esta negociación obliga a las partes a una reflexión constante sobre su identidad y su función en el proceso de transformación o construcción de nuevos sentidos necesarios para establecer las normas de interacción entre sí mismos y entre ellos y el discapacitado.

Por último, pero no menos importante que lo anterior, se encuentra la persona con discapacidad. Ella está atravesada por todo ese mundo complejo, descrito anteriormente. La persona con discapacidad retoma sentidos de ese mundo y los filtra a través de su propia red de sentidos y de su cotidianidad para construirse como sujeto. En el proceso de construcción como sujeto, la persona con discapacidad se define como una “persona normal” y

27

USC EDITORIAL

Es importante retomar la matriz formada por las redes de los agentes del ámbito privado para mostrar que es en ésta donde puede haber puntos de encuentro entre estos dos mundos (familia y terapeutas) para facilitar la construcción de la subjetividad de la persona con discapacidad. El contacto entre las redes (ideas, emociones e imágenes) puede establecer un canal de comunicación efectiva que lleve a los agentes a plantear conjuntamente un mismo objetivo. Esto implica, como ya se dijo, modificar la postura del profesional de salud con respecto a que su saber tiene límites y que no siempre puede tener el control sobre la situación, y la postura de la familia con respecto a su “frustración” y “desesperanza” para dar lugar al amor. Es decir, si estos dos agentes (familias y terapeutas) usan en su relación el amor (como derecho, como expresión cultural y como postura política) como una estrategia necesaria para unir voluntades, habrán encontrado su canal de comunicación más efectivo para transformar los aspectos de dichas redes de sentido que tienden a estigmatizar. Esto es posible porque el profesional necesita y debe comunicarse con la familia y la familia necesita encontrar estrategias que la ayuden a reestablecer su equilibrio para sobrevivir.


>&21@ 7H[WRV

DEPARTAMENTO DE H UMANI D A D ES

USC EDITORIAL

centra esa “normalidad” en su experiencia de vida y en su cotidianidad. La experiencia de vida está enriquecida por las cualidades personales (autoimagen), las habilidades, las capacidades, las acciones que realiza y las relaciones que logra establecer, y le permite anclarse en sí misma, transformarse y transformar su realidad. La cotidianidad es su eterno momento de verdad, en el cual, la persona con discapacidad, generalmente, asume como un reto cada una de las situaciones que se le presentan por primera vez en su diario vivir pues éstas la confrontan con ella misma, con sus capacidades, con sus habilidades, con su fuerza interior para reponerse al fracaso y volverlo a intentar de otra forma. Luego esta cotidianidad es tan “corriente” como la cotidianidad de cualquier “normal”. En su cotidianidad reafirma sus fortalezas y sus debilidades, es consciente de quién es, qué le gusta, qué le disgusta y qué puede hacer. A través de su cotidianidad y de las relaciones que establece en ésta identifica cuando alguien subestima o sobredimensiona sus capacidades y usa estrategias para que el otro caiga en cuenta de su acción. En todo este proceso de confrontaciones, negociaciones y descubrimientos realiza un ejercicio reflexivo que le ayuda a construir su identidad como parte integrante de una familia y de una sociedad, y a construir su subjetividad como alguien único, diferente y separado de los demás.

28

Para terminar, es importante nombrar algunos de los interrogantes o de las ideas que se podrían derivar de este trabajo en futuras investigaciones, como por ejemplo: 1) la exploración de la influencia de categorías como el género, la clase y los grupos étnicos, como otros vectores que complican más este mundo de sentidos de las personas con discapacidad. Esta exploración enriquecería las investigaciones hechas al respecto en otras regiones del mundo; 2) ejemplos de prácticas sociales colombianas muestran cómo gente discapacitada que nace y vive en las zonas rurales del país puede convertirse en actor social de su entorno más fácil que aquel cuya vida transcurre en la ciudad. ¿Cómo influye lo rural y lo urbano en la construcción de la subjetividad de personas con discapacidad?, ¿qué de lo rural marca la diferencia en este tipo de procesos de construcción de subjetividad?; 3) explorar


DEPARTAMENTO DE H UMANI D A D ES

>&21@ 7H[WRV

en profundidad el ejercicio de reflexividad que la persona con discapacidad hace. ¿Es posible el ejercicio reflexivo aunque exista una lesión neurológica que comprometa los procesos de pensamiento complejo y la llamada “conciencia”?, y si es posible este ejercicio reflexivo, ¿se puede hablar de ese individuo como sujeto?; 4) ¿El tipo de patología influye en el proceso de construcción como sujeto?, ¿Influye en el proceso de construcción de la subjetividad el tipo de discapacidad que presente una persona?, es decir, ¿podemos definir como sujetos (en términos de Touraine) a todas las personas con discapacidad, independientemente de su “severidad”?; 5) investigar sobre la propuesta del amor como una postura política importante y necesaria para transformar las ideas, las imágenes y las emociones estigmatizantes; 6) ¿El amor como postura política puede hacer parte de la política pública de discapacidad? ¿Dicha política pública podría llevarse a la práctica y qué repercusiones produciría en la relación entre los sujetos y el Estado?; 7) investigaciones de corte antropológico sobre las emociones podrían aportar elementos que ayuden a encontrar formas y estrategias que rompan, desde la política pública, las llamadas “barreras actitudinales” descritas en la Ley 361 de 1997.

5. Bibliografía Barnes, C. (1998). Las teorías de la discapacidad y los orígenes de la opresión de las personas discapacitadas en la sociedad occidental. En L. Barton (Comp.), Discapacidad y Sociedad. (Págs. 59 - 76). Madrid: Ediciones Morata. Barton, L. (1998). Discapacidad y Sociedad. Madrid: Ediciones Morata.

Bourdieu, P. (1997). Razones prácticas. Sobre la teoría de la acción. Barcelona: Anagrama.

29

USC EDITORIAL

Bernard, M. (1976). El cuerpo. Barcelona, Buenos Aires, México: Ediciones Paidós. 1985.


>&21@ 7H[WRV

DEPARTAMENTO DE H UMANI D A D ES

Chodorow, N. (1999). El poder de los sentimientos. Newltaven and London: Yale University Press. Douglas, M. (1966). Pureza y peligro. Un análisis de los conceptos de contaminación y tabú. España: Siglo XXI de España editores. 1973. Dupre, J. (1998). Normal People. Social Research, 65(2) (Summer 1998). Ewald, F. (2001). Los Anormales. Curso en el Collège de France 1974 - 1975 (Michel Foucault). México: Fondo de Cultura Económica. Foucault, M. (1963). El nacimiento de la clínica. México: Siglo XXI Editores. 1979. Foucault, M. (1976). Historia de la locura en la época clásica. México: Fondo de Cultura Económico. __________ (1981). Tecnologías del Yo y otros textos afines. Barcelona, Buenos Aires, México: Paidós/I.C.E. - U.A.B. __________ (1987). Hermenéutica del sujeto. Madrid: Ediciones La Piqueta. 1994. Goffman, E. (1970). Estigma. La identidad deteriorada. Buenos Aires: Amorrortu editores.

USC EDITORIAL

_________ (1990). Internados. Ensayos sobre la situación social de los enfermos mentales. Buenos Aires: Amorrortu Editores. 1961 – 1972.

30

Lash, S. (1997). La reflexividad y sus dobles: estructura, estética, comunidad. En U. Beck, A. Giddens y S. Lash. (Eds.), Modernización reflexiva. Política, tradición y estética en el orden moderno social. España: Alianza editorial. Lutz, C. (1988). Unnatural Emotions. Chicago: The University of Chicago Press.


DEPARTAMENTO DE H UMANI D A D ES

>&21@ 7H[WRV

Mandalios, J. (1999). Civilization and the Human Subject. Lanham, Boulder, New York, Oxford: Rowman & Publishers, Inc. Mauss, M. (1985). A category of the human mind: the notion of person; the notion of self. En M. Carrithers et al. The category of the person. Anthropology, philosophy, history. Cambridge, New York: Cambridge University Press. Miller, W. (1997). Anatomía del asco. Madrid: Taurus Pensamiento. 1999. Morin, E. (1994). La Noción de Sujeto. En D. Schnitman. Nuevos paradigmas, cultura y subjetividad. Buenos Aires, Barcelona, México: Editorial Paidos. ___________ (1994). Epistemología de la complejidad. En: D. Schnitman. Nuevos paradigmas, cultura y subjetividad. Buenos Aires, Barcelona, México: Editorial Paidos. Overboe, J. (1999). Diferencia en el sí mismo: validando la experiencia de vida de las personas con discapacidad. En Cuerpo y Sociedad. 5(4), 17 – 29. Pedraza, Z. (1999). Las hiperestesias: principio del cuerpo moderno y fundamento de diferenciación social. En M. Viveros y G. Garay (comp.). Cuerpo, diferencia y desigualdades. Colombia: Centro de Estudios Sociales CES., Facultad de Ciencias Huamnas Universidad Nacional.

Touraine, A. (1997). Igualdad y Diversidad, las nuevas tareas de la Democracia. México: Fondo de Cultura Económica. 1998.

31

USC EDITORIAL

Santos de Sousa, B. (1995). De la mano de Alicia. Lo social y lo político en la postmodernidad. Colombia: Siglo del Hombre editores, Ediciones Uniandes.


DEPARTAMENTO DE H UMANI D A D ES

>&21@ 7H[WRV

Las emociones en los procesos de formación de lo Humano Germán Giraldo Ramírez 1

Resumen En el presente escrito se expone el papel asignado a las emociones en la formación de lo humano. A través de la vida en convivencia en la que tiene lugar el nacimiento del lenguaje como producto de acuerdos conductuales concensuales en los que las emociones intervienen, fundamentando una lógica determinante en la construcción de acuerdos para la convivencia. El artículo define cómo se producen las emociones en el interior del sujeto, evidenciando que la formación emocional obedece y es condicionada por el grupo, dando origen a la aceptación mutua y su relación con la producción de ideas y conocimientos que se fundamentan como los saberes con los que se elaboran los acuerdos que hacen más humana la construcción de convivencia

Palabras Clave: Emoción, inteligencia emocional, convivencia, acuerdos, formación humana, comportamiento humano

Docente de dedicación exclusiva de la Universidad Santiago de Cali, licenciado en Educación de la Universidad del Quindío con especialidad en lingüística y literatura del Instituto Caro y Cuervo, (Bogotá), especialista en desarrollo intelectual y Educación de la Universidad Santiago de Cali. Doctorado en Investigación Educativa de la Universidad de Sevilla España. Director del proyecto de investigación evaluación de un programa de comprensión y producción textual de la Universidad Santiago de Cali. Coordinador grupo de Ciencias del lenguaje de la Universidad Santiago de Cali. Investigador de temas pedagógicos de diseño curricular, evaluación educativa y de competencias comunicativas.

USC EDITORIAL

1

32


DEPARTAMENTO DE H UMANI D A D ES

>&21@ 7H[WRV Abstract:

It exposes the role given to the emotions in the human formation. Throughout the coexistance, in which takes place the birth of language as a result of behavioral agreements in which emotions are involved basing a determinant logic in the construction of agreements for living together. This article defines how emotions inside the subjects are produced, showing that the emotional formation obeys to and it is conditioned by the group giving place to the mutual acceptance and its relation with the production of ideas and knowledge that give a foundation on how the knowledge with which the agreements are set up, make the construction of coexistence more human.

Key words:

Siempre ha sido objeto de estudio y reflexión de parte de quienes investigan sobre la naturaleza de lo humano, la función que las emociones desempeñan en la formación del comportamiento. Dicho comportamiento en su conjunto, además de lo social, está mediatizado por la manera de asumir nuestras emociones (Giraldo, 1999)2. En la cotidianidad los hombres y las mujeres desempeñan diferentes roles sociales: de amistad, de trabajo, políticos y familiares entre otros, todos ellos determinados por la existencia de la convivencia. En cada una de estas situaciones, las emociones aparecen y participan, asignando a las diversas acciones contenido y sentido con las cuales configuramos lo que podemos llamar nuestro modo de vida. En la amistad se asume la confianza y el respeto mutuo; en el trabajo la obligación del cumplimiento de un contrato establecido; en la política hacemos acuerdos a diferentes niveles por los cuales luchamos participando socialmente. En la familia se desencadenan una serie de 2

Inteligencia emocional y convivencia. Editorial. Escuela ciudadana Cali.

33

USC EDITORIAL

Emotion, emotional intelligence, coexistence, agreements, human formation, human behavior.


>&21@ 7H[WRV

DEPARTAMENTO DE H UMANI D A D ES

acciones de estructura compleja, en las cuales coexisten lo social y lo biológico, lo subjetivo y lo objetivo, haciendo que este grupo configure sólidamente en el dominio de lo social. Los humanos son producto de lo que hacen y sus actos los realizan en la construcción de convivencia con sus semejantes, bajo la inspiración de distintas emociones, siendo éstas las que determinan el carácter de intercambio sostenido con quienes conviven con sus semejantes (Maturana, 1996)3.

USC EDITORIAL

Los seres humanos requieren de un ambiente afectivo sólido, para vivir saludablemente: la desconfianza y la inseguridad de unas relaciones en la incertidumbre de la manipulación y la utilización de las relaciones sociales, enferman a quienes no sienten en el grupo el respaldo que confirma su pertenencia (Levi Strauss, 1981)4. La cooperación tiene lugar cuando los humanos conviven, cuando identifican intereses que poden convertir en objetivos que satisfacen las expectativas de confianza y respeto mutuo. En las relaciones sociales siempre se asocian hombres y mujeres para participar en lo que les corresponde asumir al vivir en sociedad. Sin duda, el ejercicio de la vida al apropiar los intereses de una comunidad, hace que las emociones asignen un contenido específico con el que se configura el sabor de la vida. El fundamento emotivo que asigna pertinencia al grupo son la cooperación, la confianza y el respeto en las relaciones interpersonales. Los humanos son seres sociales y crecen en la confianza y en la aceptación corporal sin exigencias, en el placer de estar juntos: esto es, en la convivencia. “Los seres humanos requerimos de un sólido ambiente afectivo para vivir saludablemente” (Maturana, 1994)5.

34

La inteligencia es la capacidad que tiene el hombre y la mujer de reconocerse cosmológicamente como semejantes y diferentes en la naturaleza, asimilarse socialmente en formaciones que están determinadas por generaciones en el interior de grupos sociales, gestando deberes y derechos para habitar en convivencia. Los humanos son seres que 3 4 5

El sentido de lo humano. Dolmen Editores. Santiago de Chile. Straus levi. Las nociones elementales del parentesco. Siglo XXI Bogotá.

Maturana Humberto. El sentido de las emociones. Dolmen Editores Santiago de Chile.


DEPARTAMENTO DE H UMANI D A D ES

>&21@ 7H[WRV

en el ejercicio de transformar la naturaleza, se asocian en circunstancias que permiten la extensión de la relación materna infantil, más allá de la reproducción. Los hombres y las mujeres son la especie de mamíferos superiores que prolonga de manera indefinida la mutua confianza y la aceptación de la cercanía corporal; la especie que persiste en el afecto a través de toda su existencia (J. Bowlby, 1998)6. Esta dinámica emocional obliga a reflexionar y afirmar que los humanos no existen al margen de las emociones, sino con ellas y que las emociones que acompañan las acciones depositan en ellos y ellas el contenido de lo humano en el conjunto de acuerdos respetuosos de la legitimidad de sus semejantes, o en la manipulación de las relaciones sociales en la competencia.

Los humanos nos agrupamos en comunidades, pero se requiere de sistemas afectivos más íntimos que permitan la permanencia en el afecto, de tal forma que nuestro crecimiento sea a la vez corporal, social y emocional, lo que suele ocurrir 5 J. Bowlby, 1998 El Vínculo afectivo Mc Editores Buenos Aires. Maturana. Obra citada. 8 Millan Kundera Historia de los amores ridículos. 6 7

35

USC EDITORIAL

Lo humano aparece y se afirma cuando los grupos son capaces de lograr acuerdos basados en la cooperación, el respeto y la convivencia. Lo inteligente es la capacidad de crear afecto y mantenerlo de manera indefinida; los humanos coexisten realizando muchas actividades en grupo. En la pretensión de realizar cosas juntos, los humanos han creado el lenguaje como producto de acuerdos conductuales concensuales (Maturana, 1998)7. Otra manera de evidenciar la convivencia es la que se vive en la conversación, que es la vida del acuerdo. Cuando hablan y se escuchan, cuando hablan y se responden, dialogan se respetan y configuran acuerdos. No es legítima una conversación cuando uno habla y otros u otras interrumpen ante la imposibilidad de participar como interlocutor válido (Kundera, 1998)8. Nada requiere de tanto consenso como el lenguaje, que significa la realidad a través de múltiples sistemas simbólicos. Sólo el consenso puede generar artificios, perceptivamente, como sí lo fueran, en tanto que los representan.


>&21@ 7H[WRV

DEPARTAMENTO DE H UMANI D A D ES

en pequeños grupos en los que existe la intimidad que les permiten compartir espacio, calor, alimentos, sueños, visiones y concepciones sobre el mundo. No se trata del cuidado de las crías mientras se valen por ellas mismas, la crianza conlleva también formación humana, que es conocimiento acumulado del convivir en pequeños grupos, en los cuales habitan humanos de todas las edades. Los mayores actúan como mediadores de los infantes a quienes hacen partícipes de sistemas simbólicos, afectivos y cognitivos. El interés de machos y hembras, surge espontáneamente, como una necesidad simple y placentera, de protegerse; la ternura masculina y femenina es una característica esencial de lo humano. Es la facultad de acariciar, de tocar y disfrutar de la íntima cercanía. Las caricias confirman el bienestar fisiológico, ya sea en el reconocimiento de las emociones, al nombrarlas para compartirlas consensualmente a través del tono de las voces, en la empatía de las miradas, en esa capacidad humana de reconocer mensajes no verbales emitidos por la intimidad corporal generando una verdadera sintonía emocional, inicialmente en la relación materno infantil, que se prolonga en la niñez y que es buscada con afán en la adolescencia y en la vida adulta (Ausubel, 1988)9.

USC EDITORIAL

El sistema simbólico más complejo y completo es el lenguaje. Este se constituye en la prueba más elocuente para argumentar la permanencia de los seres humanos en la cooperación que genera la socialización primaria y secundaria (Berger y Lucman, 1968)10. El lenguaje es una manera de convivir, de propiciar una coordinación de acuerdos exitosos, que distanció de la naturaleza y acercó como especie a intimar significativamente. El lenguaje no sustituye la realidad, ni siquiera podemos afirmar que la representa, solo sabemos que la puede significar sistemáticamente, proponiendo que una clase de la realidad se relaciona simétrica o asimétricamente con un referente con el cual queremos asociar (Benveniste, 1988)11.

36

Ausubel David La personalidad infantil. Editorial ABC. Bogotá. Berger, L y Lukman, C (1968). La socialización del hombre. México, Fondo de cultura económica. 11 Benveniste E (1978) Problemas de la lingüista general II, Editorial XXI, Bogotá. 9

10


DEPARTAMENTO DE H UMANI D A D ES

>&21@ 7H[WRV

Para la sistematización de esta relación se requiere confianza mutua durante estancias prolongadas, con reglas consensuales muy ágiles, precisas y flexibles. La dinámica emocional instaurada en el grupo, requiere ser permanente, con la finalidad de asegurar la convivencia, siendo transmitida de generación en generación; tanto las acciones, la forma de nombrarlas y su validación al reconocerlas como legítimas dentro de un grupo y reconocibles en otros grupos, como propias a un linaje: lo humano.

Lo anterior lleva a concluir que para compartir respetuosamente los argumentos que dan consistencia a los acuerdos y decisiones que parten del reconocimiento del otro, hay que convencerlo o adherir a él. Es muy distinto cuando se ejerce la vida a partir de la debilidad del otro, cuando nos sostenemos en ella para crecer, cuando la elocuencia es el silencio de quienes nos pueden hablar; cuando afirmamos: “lo toma o lo deja”, no aportamos, imponemos. No estamos dando oportunidades, aprovechemos las circunstancias para imponer a los demás (Bruner, 1991)13. Las comunidades fundamentadas en el reconocimiento de las emociones, gozan del placer de la convivencia, y al reconocer sus ventajas, se constituyen en un instrumento que propicia también el 12 13

Habermans J (1980). Teoría de la acción comunicativa. Madrid, Taurus. BRUNER, Jerome, (1991) Actos de significado, Alianza, Madrid.

37

USC EDITORIAL

Teniendo en cuenta lo ya dicho, se considera que educar es asumir la formación humana, la cual es posible en el manejo emocional y racional de los espacios de convivencia. Es un proceso permanente de argumentación de las acciones precedidas por las emociones, sometidas a procesos hipotéticos de razonamiento permanente con el convivir. Las acciones son sometidas al consenso del grupo que las califica como generadoras de inclusión en el grupo o las excluye como perturbadoras de convivencia. Todas las premisas fundamentadas en la coexistencia comportan fuerza y respetabilidad, haciéndose legítimas en el contexto que condiciona la producción de buen sentido; en este sendero de reflexión se reivindican los acuerdos para interactuar con la naturaleza en beneficio de los grupos (Haberman, 1980)12.


>&21@ 7H[WRV

DEPARTAMENTO DE H UMANI D A D ES

conocimiento de la realidad a través de la significación de la misma en el lenguaje; ya no sólo se heredarían la convivencia y el lenguaje, sino también las conquistas de lo conquistado: el conocimiento. El saber apropiado colectivamente se expresa como el dominio de lo real por el grupo.

USC EDITORIAL

Las emociones constituyen pues, un potente instrumento en la tarea de construcción de convivencia; las pasiones y anhelos, son guías esenciales para el uso y ejercicio del convivir, y el poder que tienen las emociones en el tratamiento de los asuntos humanos es determinante en la búsqueda del consenso. Biólogos y sociólogos coinciden al afirmar, que en momentos cruciales para una comunidad, no hay mediación racional posible: nuestras emociones nos guían cuando se trata de enfrentar momentos difíciles (Goleman, 1995)14. El valor asignado a las emociones en la supervivencia, hace que cada sujeto proceda de acuerdo a un inventario de recursos emocionales, que es producto de la evolución social, así como el crecimiento personal es el resultado en las relaciones de aceptación emocional en el seno del grupo familiar en el cual nos formamos. Veamos ahora desde el punto de vista biológico cómo se gestan las emociones, su fisiología y naturaleza.

38

La raíz latina de la palabra emoción es motere, que quiere decir movimiento, además de ser un prefijo que significa alejarse (Corripio, 1966)15. Las emociones conducen a acciones, que es lo que vemos en los niños y en los animales; los adultos asumimos, mediante los recursos de censura, resistencia y represión, la inhibición de las emociones por otros tipos de conductas que enmascaran la legitimidad de la emoción (Feud, 1978)16. El psicólogo cognitivo Alberto L. Merani, define así la emoción: <<Descrita y explicada de muy diversas maneras. Los psicólogos que de ella se ocupan, están de acuerdo en que se trata de un estado complejo del organismo, que incluye cambios fisiológicos del más amplio carácter – Respiración, pulso, secreción glandular, etc.-; y del lado mental, un estado de excitación o de perturbación, Goleman D. (1995) Inteligencia Emocional. Vergara Editores Bogotá. Corripio, F (1966) Diccionario Etimológico general de la lengua Castellana. Editorial Bruguera. Buenos Aires 16 Freud, S (1980) La interpretación de los sueños Alianza Editorial. Bogotá. 14 15


DEPARTAMENTO DE H UMANI D A D ES

>&21@ 7H[WRV

señalado por fuertes sentimientos y por lo común por una forma definida de conducta>>(Merani,1998)17. Se utiliza el término emoción para referirse a una sensación o grupo de sensaciones que conmueven el organismo y sus pensamientos, proporcionando como resultado una acción.

La estructura de las emociones sólo ha sido posible pensarla a partir de modelos evidenciados en el siglo XX. La mente está constituida por la articulación interdependiente de emociones, en las que suelen utilizarse unas al servicio de las otras. La mente emocional es mucho más rápida que la racional, descartando cualquier intento de análisis reflexivo, que es el fundamento de la mente pensante. La racionalidad es asaltada por la sensación de seguridad y certeza con que las acciones son propiciadas por la emotividad. El calor de una emoción es súbito y poco duradero, aunque puede aparecer de manera persistente, al ser evocada de manera permanente obsesiva, por un sentimiento. Puede ocurrir el caso contrario, y es que una serie de pensamientos den origen a una emoción, pero aún así no podemos elegir nuestras emociones también buscadas; el ejemplo típico es el de los actores que ensayan sus propias emociones; de igual manera, una serie de pensamientos eróticos conducen 17 18

Merani, A (1998) Diccionario de Psicología. Alianza Editorial Bogotá. Paul Ekman (2002) Emociones y sentimientos. UCLA California.

39

USC EDITORIAL

Las emociones son variadas y variables. El doctor Paul Ekman, (2003)18 de la Universidad de California en San Francisco, dice que existen cuatro emociones primarias: temor, ira, tristeza y placer, y tres matizadas: amor, odio y vergüenza, ofreciéndonos como argumento, que las expresiones de la cara son reconocidas por culturas diversas, incluso por comunidades aún no mediatizadas por los medios masivos de comunicación. Es factible reconocer una especie de núcleos básicos emocionales, quedando por dilucidar los estados de ánimo, en los cuales suelen generar secuencias, a intervalos, varias emociones. Otro aspecto suele ser el llamado temperamento, en el cual resultan recurrentes ciertos estados de ánimo que tienen una relación directa con la vida subjetiva tanto en la producción de emociones así como sentimientos.


>&21@ 7H[WRV

DEPARTAMENTO DE H UMANI D A D ES

a sensaciones sexuales, o un conjunto de pensamientos melancólicos provocan en nosotros la tristeza (Stanislaski, 1970)19.

USC EDITORIAL

La producción de emociones contiene una lógica asociativa. A ciertos elementos de la realidad, ocasionan recurrentemente estados emocionales, la mayoría de las veces de manera impertinente e inapropiada. Cuando Freud (1980)20 habla de procesos primarios de pensamientos, en los cuales la asociación esparce su poder evocador, un objeto simboliza a otro, un sentimiento desplaza a otro y se presenta de manera discontinua, el todo se condensa en partes. Las emociones se perciben mediante procesos de transferencia, condensación y desplazamiento y es por eso que la terapia analítica opera en el desciframiento de las sustituciones del significado (Freud, 1980)21. Como la mente racional no alcanza a intervenir explicando que el conflicto evocado, es sólo cosa del pasado y que lo que ahora perturba tan significativamente, ya no lo es; las emociones también tienen memoria selectiva, de naturaleza recurrente que se reorganiza jerarquizándose en los procesos de censura, represión y resistencia.

40

El cerebro humano tiene aproximadamente un peso de 1.500 gramos y evolucionó del centro hacia fuera a través de millones de años (De Zubiría1996)22. En este momento es tres veces mayor que el de los primates no humanos. El cerebro aparece en especies muy inferiores como una prolongación de la columna vertebral, estableciendo un sistema nervioso mínimo en un tronco cerebral. Esta raíz cerebral regula un conjunto de funciones que tienen que ver con el metabolismo, la respiración, el sistema endocrino, además de controlar las reacciones y los movimientos estereotipados. En este callo cerebral, no pueden darse pensamientos, y mucho menos aprendizajes, se trata de un organismo regulador que está programado para tener diversas reacciones, de tal forma que asegura su supervivencia. El sentido más desarrollado en los animales inferiores es el olfato, asociado al lóbulo olfatorio Stanislaski, C (1970) La construcción del personaje. Editorial Fundamentos. Madrid. Freud, S (1980) Psicoanálisis de masas Alianza Editorial. Bogotá. 21 Obra Citada. 22 De Zubiría, M (2007) Psicología de la felicidad Fondo de Publicaciones. Bernardo Herrera Medina. Bogotá. 19 20


DEPARTAMENTO DE H UMANI D A D ES

>&21@ 7H[WRV

(células que toman y analizan olores). Cada entidad viviente, desde su especialización, tiene una sincronización molecular definida desde la cual le es posible captar en el aire, incluso a grandes distancias, la presencia de otros seres, ya sean nutritivos, venenosos, compañeros sexuales, depredadores o víctimas. Alrededor de este lóbulo olfativo comienza a desarrollarse lo que podríamos llamar el cerebro emocional; aparece el sistema límbico circundando y rodeando el tronco cerebral: <<limbus>> viene del latín borde. Aquí se va a ampliar el repertorio emocional del cerebro.

Este nuevo tejido cerebral enriqueció de manera dinámica el inventario emocional. En el amor, por ejemplo, las estructuras límbicas alimentan los sentimientos de placer y ansias eróticas. Ha nacido la pasión, pero con la presencia de la neocorteza y sus conexiones con el sistema límbico a través del lóbulo frontal, se establece un sistema valorativo que reclama permanentemente la intimidad de la cercanía corporal, sólo presente en la aceptación basada en el respeto mutuo, que reitera la necesidad del grupo en el cual los humanos hemos establecido la relación materno infantil más prolongada de todas las especies vivientes.

41

USC EDITORIAL

Ahora pueden darse el anhelo y la furia, acompañados de amor o pasión, así como también pueden generarse respuestas propiciadas por el temor, como la huida; ya en el sistema límbico, aparecen la memoria y el aprendizaje emocional, no se rechaza programadamente un olor, sino que existe la posibilidad de compararlo con otro; aparece la asociación y ahora es posible buscar ansiosamente un olor. En el sistema límbico se encuentran órganos con funciones complejas tales como la amígdala, el septum, el hipocampo y los cuerpos mamilares que van a sofisticar más el inventario de respuestas emocionales, asociándolas al sistema endocrino. Mucho más tarde aparece la neocorteza cerebral, compuesta por un tejido neuronal de seis capas superpuestas, zonas en las que se procesa lo que se percibe. En la neocorteza se ha añadido todo lo que es definitivamente humano, allí ocurren los pensamientos y es en el lóbulo parietotemporoccipital donde tiene lugar la producción de ideas.


DEPARTAMENTO DE H UMANI D A D ES

>&21@ 7H[WRV

El poder que tienen las emociones de alterar el pensamiento es posible hacerlo notar en la memoria operativa en la cual la atención toma en cuenta sus datos esenciales para completar un problema o tareas determinadas. El lóbulo prefrontal asume la responsabilidad de la memoria operativa en el cual los neurotransmisiones requieren de permanente entrenamiento, con la finalidad de una respuesta pronta y eficiente, o también pueden ser estimuladas en forma negativa por el deterioro de la corteza frontal, generando respuestas impulsivas y ansiosas, muy frecuentes en sujetos alborotadores o conflictivos, lo cual sugiere de bajo control emocional (Ferraro, 2003)23. Estas circunstancias emocionales son el resultado de un proceso de crianza que determina la formación estructural del yo. Las emociones son indispensables en la toma de decisiones racionales: mientras que el mundo suele enfrentarnos con una ingente serie de alternativas, el aprendizaje emocional, que la vida nos ha dado, envía señales que simplifican las decisiones, comprometiéndose más radicalmente con la reflexión paulatina y sistemática. El armonioso interactuar del sistema límbico y la corteza cerebral suelen generar niveles de desempeño óptimos, tanto en la búsqueda del conocimiento, como en mejores opciones de convivencia.

Bibliografía Ausubel, D (1970) El desarrollo infantil Tomo III Aspectos lingüísticos, Cognitivos y físicos E. Paidos Barcelona. Benveniste E. (1978) Problemas de ala lingüista general II Editorial XXI, Bogotá.

USC EDITORIAL

Berger, L. y Lukman, C. (1968). La socialización del hombre.

42

México, Fondo de cultura económica. 23

Ferraro A (2003) Neuroanatomía de las emociones. Morata Madrid.


DEPARTAMENTO DE H UMANI D A D ES

>&21@ 7H[WRV

Bruner, Jerome, Actos de significado, Alianza, Madrid, 1991. Corripio, F (1966) Diccionario Etimológico general de la lengua Castellana. Editorial Bruguera. Buenos Aires. De Zubiría, M (2007) Psicología de la felicidad Fondo de Publicaciones Bernardo Herrera Medina. Bogotá. Ekman, P., Campos, J., Davidson R.J., De Waals, F. (2003) Emotions inside out Volume 1000. New York: Annals of the New York Academy of Sciences 2003. Ferraro A. (2003) Neuroanatomía de las emociones. Morata Madrid. Freud, S. (1978) Inhibición síntoma y angustia. Alianza Editorial. Bogotá. Freud, S. (1980) Psicoanálisis de masas Alianza Editorial. Bogotá. Freud, S. (1980) La interpretación de los sueños Alianza Editorial. Bogotá. GARCÍA, R. (1999) Anatomía y función de la corteza cerebral humana. Editorial Panamericana. Bogotá. Giraldo, G. (1999) Inteligencia emocional y convivencia. Editorial escuela ciudadana. Cali.

Habermans J (1980). Teoría de la acción comunicativa. Madrid, Taurus. Kundera Milan (1998) La insoportable levedad del ser Tusquets editores. Barcelona

43

USC EDITORIAL

Goleman, D. (1995) Inteligencia emocional. Vergara Editores. Bogotá.


>&21@ 7H[WRV Levi-Strauss, (1981) Estructuras parentesco. Paidos, Barcelona.

DEPARTAMENTO DE H UMANI D A D ES

elementales

del

Maturana, H. (1994). El sentido de lo humano. Santiago de Chile, Dolmen Editores. Merani, A. (1998) Diccionario de Psicología. Alianza Editorial Bogotá.

USC EDITORIAL

Stanislaski, C. (1970) La construcción del personaje. Editorial Fundamentos. Madrid.

44


DEPARTAMENTO DE H UMANI D A D ES

>&21@ 7H[WRV

Panorama contemporáneo de la biodiversidad colombiana Aceneth Perafán Cabrera1∗

Resumen Colombia es un territorio que se destaca en el contexto mundial por el gran volumen de riqueza natural que posee, representado en la gran variedad de ecosistemas que se localizan en su espacio geográfico. Este artículo tiene como propósito describir los principales recursos naturales que hoy en día se constituyen en el soporte fundamental de las diversas actividades productivas y de servicios de la sociedad colombiana. Además, se examinan los factores que han contribuido al grave deterioro que se registra en materia ambiental, relacionados con la dinámica social, económica y política que caracteriza la realidad contemporánea nacional y que en el momento actual representan una seria amenaza para el logro de la conservación de los recursos naturales y la sostenibilidad ecológica de su territorio.

Biodiversidad, ecosistemas, contaminación, territorio. ∗ Docente Universidad Santiago de Cali. Licenciada en Ciencias Sociales, Universidad del Valle. Doctora en Sociología, Universidad de Salamanca, España.

1

45

USC EDITORIAL

Palabras clave:


DEPARTAMENTO DE H UMANI D A D ES

>&21@ 7H[WRV Abstract:

Colombia is a territory that outstands in the worlds context due to its great natural richness, represented by the variety of ecosystems located in its space.The purpose of this article is to describe the main natural resources that are the basic support of the many productive and service activities of the Colombian society nowadays. It also examines the elements that have contributed to the great damage registered in the environment, related to the social, political and economical dynamics that characterize the nation’s contemporary reality and that currently represent a major threat to accomplish the natural resources preservation and the ecological sustainability of its territory.

Key words: Biodiversity, ecosystems, pollution, territory.

Colombia, ámbito de gran diversidad en el mundo El territorio colombiano cuenta con una considerable cobertura de ecosistemas en la que se localiza una gran riqueza biológica, equivalente al 10 por ciento del total de especies del globo2, siendo en la actualidad uno de los cinco países con mayor biodiversidad3∗ a escala mundial. Este apreciable volumen de recursos naturales está estrechamente vinculado a factores relacionados con la ubicación geográfica de Colombia, en medio de los dos trópicos, lo que ha dado origen a un abundante patrimonio MINISTERIO DE AMBIENTE, VIVIENDA Y DESARROLLO TERRITORIAL. Política Nacional de Biodiversidad. Departamento. Nacional de Planeación. Instituto "Alexander Von Humboldt". URL: http://web.minambiente.gov.co/biogeo/menu/legislacion/legisnacional/polbiodiversidad.htm.

USC EDITORIAL

2

46

∗ La biodiversidad se define como la variación de las formas de vida y se manifiesta en la variedad genética, de poblaciones, especies, comunidades, ecosistemas y paisajes.

3


DEPARTAMENTO DE H UMANI D A D ES

>&21@ 7H[WRV

natural con predominio de bosques húmedos tropicales, sabanas llaneras, bosques pluviales, bosques andinos, páramos y selvas, entre otros ecosistemas. Los principales ecosistemas colombianos son los bosques húmedos tropicales que abarcan una extensión de 378.000 km, las sabanas llaneras (106.500 km), los bosques aluviales o vegas (95.000 km) y los bosques bajos (36.000 km). (Ver Tabla 1). TABLA 1 Cobertura actual de los ecosistemas en Colombia Bioma

Área original km2

Área actual (km2)

Páramos Selva amazónica Vegetación herbácea arbustiva de cerros amazónicos Bosques bajos y catingales Amazónicos

18.000 140.000 7.500

18.000 14.000 7.500

100.0% 100.0% 100.0%

36.000

36.000

100.0%

Sabanas llaneras Matorrales xerofíticos y desiertos Bosques aluviales (de vegas) Bosques húmedos tropicales Bosques de manglar Bosques y otra vegetación de pantano Sabanas del Caribe Bosques andinos Bosques secos o subhúmedos tropicales Áreas moderadamente intervenidas Áreas fuertemente intervenidas TOTAL

113.000 11.000 118.000 550.000 6.000 13.000

106.500 9.500 95.000 378.000 3.300 6.500

50.0% 86.4% 80.5% 68.7% 55.0% 50.0%

3.500 170.000 80.000

1.000 45.000 1.200

28.6% 26.5% 1.5%

70.000

6.1%

350.000 1.140.000

30.7% 63.2%

720.000

IVR (% rel)

Fuente: MÁRQUEZ CALLE, Germán: Ecosistemas estratégicos de Colombia. Instituto de Estudios Ambientales –IDEA-. Universidad Nacional de Colombia. Santafé de Bogotá. 2003. Documento PDF/Adobe Acrobat. Pág. 3. URL: http://www.sogeocol.edu.co/ documentos/07ecos.pdf.

47

USC EDITORIAL


DEPARTAMENTO DE H UMANI D A D ES

>&21@ 7H[WRV La fauna colombiana

Los diversos inventarios realizados en Colombia acerca del volumen del recurso faunístico, no dan cuenta del número total de especies, pero permiten tener al menos una aproximación acerca del nivel de riqueza existente. A partir de estos estudios, es posible establecer que en el espacio geográfico colombiano se concentra el mayor número de especies de aves (1.865 especies) y de anfibios del mundo (698-733 especies), (ver Gráficas 1 y 2). En Colombia sobresale la diversidad de murciélagos (151 especies) y de roedores (94 especies). La danta corresponde a una variedad de fauna bien representada en Colombia, pues solamente en este país y en Ecuador se localizan las tres especies existentes en América (Tapirus bairdii, Tapirus terrestres y Tapirus pinchaque).4 Gráfica 1 Regiones con mayor diversidad en anfibios REGIONES RICAS EN ANFIBIOS 400

380

350 Andina

300 250

Pacífica

195

200

Amazonía

140

150 100

Orinoquía 41

50

28

Caribe

0

USC EDITORIAL

Andina

48

Pacífica

Amazonía

Orinoquía

Caribe

Elaboración propia Fuente: SISTEMA DE INFORMACIÓN SOBRE BIODIVERSIDAD DE COLOMBIA (SIAC). Biodiversidad en cifras. En: Instituto de Ciencias Naturales-UN, 2002. Colombia País Megadiverso. Dic. 21 de 2005. URL: http://www.siac.net.co/sib/biocifras/BioWebModule/ InicioBioCifras.jsp.

4 MINISTERIO DE AMBIENTE, VIVIENDA Y DESARROLLO TERRITORIAL: Política Nacional de Biodiversidad. Departamento Nacional de Planeación. Instituto "Alexander Von Humboldt". URL:http://web.minambiente.gov.co/biogeo/menu/biodiversidad/especies/datosinteresantes/ numero.htm.


DEPARTAMENTO DE H UMANI D A D ES

>&21@ 7H[WRV

Gráfica 2 Regiones con mayor diversidad en aves REGIONES CON MAYOR DIVERSIDAD EN AVES

Amazonía (868) 20%

Pacífica ( 830) 19%

Caribe (951) 22%

Orinoquía (644) 15%

Andina (974) 24%

Andina

Caribe

Amazonía

Pacífica

Orinoquía

Elaboración propia Fuente: SISTEMA DE INFORMACIÓN SOBRE BIODIVERSIDAD DE COLOMBIA (SIAC). Biodiversidad en cifras. En: Instituto de Ciencias Naturales-UN, 2002. Colombia País Megadiverso. Diciembre. 21 de 2005. URL: http://www.siac.net.co/sib/biocifras/ BioWebModule/InicioBioCifras.jsp.

Colombia se ubica en el tercer lugar en el ámbito mundial en lo que respecta a la variedad de reptiles, con 524 especies reportadas y es el quinto país en variedad de mamíferos con un total de con 471 especies (ver Tabla 2). Tabla 2 Número de especies por grupo Taxonómico para los cinco países más biodiversos del mundo ANFIBIOS

REPTILES

AVES

MAMÍFEROS

Brasil

53.000

Colombia

698733

Australia

755

Colombia

1.865

Brasil

523

Colombia

41.000

Brasil

517

México

717

Perú

1.703

Indonesia

515

Indonesia

35.000

Ecuador

407

Colombia

524

Brasil

1.622

México

502

China

28.000

México

284

Indonesia

511

Ecuador

1.559

China

499

México

26.000

China

274

Brasil

468

Indonesia

1.531

Colombia

471

Fuente: ROMERO M., CABRERA E., ORTIZ N. 2008. Informe sobre el estado de la biodiversidad en Colombia 2006-2007. Instituto de Investigación de Recursos Biológicos Alexander Von Humboldt. Bogotá D. C., Colombia. URL: http://www.humboldt.org.co/download/INSEB_2006-2007.pdf . Pág. 39.

49

USC EDITORIAL

PLANTAS


DEPARTAMENTO DE H UMANI D A D ES

>&21@ 7H[WRV

Los niveles de biodiversidad varían de acuerdo a las características propias de cada una de las regiones naturales del territorio colombiano. En la región andina se localiza un 29.4 por ciento de la biodiversidad del país -representada en una numerosa variedad de aves, reptiles, anfibios, mamíferos y plantas-, la zona de la Amazonía (15.7%), seguida de la zona Pacífica (12,9%), la zona Caribe (9,7%) y la Orinoquía (9.2%). La mayor variedad de peces se localiza en la zona amazónica (49.7% de especies), seguida de la zona de la Orinoquía (45.6%), la zona Andina (45.6%), la Pacífica (12.1%) y la Caribe (8.03%). (Ver Tabla 3).5 Tabla 3 Localización geográfica de la biodiversidad nacional PECES

AVES

ANFIBIOS

REPTILES

MAMÍFEROS

REGIÓN Amazonía

% 49.7

REGIÓN Andina

% 52.2

REGIÓN Andina

% 53

REGIÓN Andina

% 52.9

REGIÓN Andina

% 7.6

Orinoquía Andina

45.6 45.6

27.3 19.6

Pacífica Amazonía

40 28

Pacífica Orinoquía

35.5 21.4

12.1

50.9 46.5 44.5

Pacífica Amazonía

Pacífica

Caribe Amazonía Pacífica

Orinoquía

5.7

Orinoquía

23

Caribe

21.2

Caribe

8.03

Orinoquía

34.5

Caribe

3.9

Caribe

19

Amazonía

18

Fuente: ROMERO M., CABRERA E., ORTIZ N. 2008. Informe sobre el estado de la biodiversidad en Colombia 2006-2007. Instituto de Investigación de Recursos Biológicos Alexander Von Humboldt. Bogotá D. C., Colombia. Pág. 39. URL: http://www.humboldt.org. co/download/INSEB_2006-2007.pdf

USC EDITORIAL

La flora colombiana

50

En materia de flora, el territorio colombiano se destaca por su gran riqueza, con un total aproximado de 41.000 especies (ver Tabla 2). Entre las más destacadas se encuentran las helicóneas (Heliconiaceae), de las cuales tiene cerca de 95 especies. De igual forma, cuenta con el mayor número de especies de palmas en el mundo, cuyo número asciende a 270 y posee numerosas clases de algas, que suman unas 430 especies. En el espacio geográfico colombiano se localizan 5 ROMERO M., CABRERA E., ORTIZ N. 2008. Informe sobre el estado de la biodiversidad en Colombia 2006-2007. Instituto de Investigación de Recursos Biológicos Alexander Von Humboldt. Bogotá D. C., Colombia. URL: http://www.humboldt.org.co/download/INSEB_20062007.pdf. Págs. 39 y 40.


DEPARTAMENTO DE H UMANI D A D ES

>&21@ 7H[WRV

entre 3.000 y 3.500 especies de orquídeas, equivalente, según los expertos, a un 15 por ciento del total mundial. Las araráceas son otra variedad natural con mucha diversidad; en el territorio colombiano se localiza una sexta parte de las 3.500 especies que integran esta familia. Igual situación ocurre con los anturios (Anthurium), cuya proporción es bastante significativa, llegando a concentrar el mismo número de especies que se localiza en Centroamérica.6 En Colombia se localizan 27 géneros y 267 especies de las plantas catalogadas como ericacáceas, siendo el país más diverso de América en esta variedad, predominando principalmente en las áreas montanas tropicales y en las laderas de la zona andina. En la zona andina se localiza el 28 por ciento de la biodiversidad colombiana en plantas, seguida de la Amazonía (13%), de la zona del Pacífico (11%), del Caribe (7.7%) y, por último, de la Orinoquía (6.6%).7

Los recursos hídricos En este ámbito de gran riqueza, vale la pena destacar que nuestro país cuenta con una oferta hídrica bastante significativa, gracias a su estratégica posición geográfica en la zona intertropical ecuatorial y a sus condiciones geomorfológicas. El territorio nacional tiene un promedio de 3.000mm de precipitación, con lluvias superiores a 2.000mm en el 88 por ciento del área nacional, factor que da origen a un generoso caudal de escorrentía superficial equivalente a 58 l/s/km, siendo tres veces superior al promedio suramericano MINISTERIO DE AMBIENTE, VIVIENDA Y DESARROLLO TERRITORIAL: “Política Nacional de Biodiversidad”. Departamento Nacional de Planeación. Instituto "Alexander Von Humboldt". URL: http://web.minambiente.gov.co/biogeo/menu/biodiversidad/especies/datosinteresantes/ numero.htm.

ROMERO M., CABRERA E., Ortiz N. 2008. Informe sobre el estado de la biodiversidad en Colombia 2006-2007. Instituto de Investigación de Recursos Biológicos Alexander Von Humboldt. Bogotá D. C., Colombia. URL: http://www. humboldt.org.co/download/INSEB_2006-2007.pdf. Pág. 40.

7

51

USC EDITORIAL

6


>&21@ 7H[WRV

DEPARTAMENTO DE H UMANI D A D ES

y seis veces mayor a la oferta hídrica específica promedio mundial. El sistema hídrico colombiano está conformado por una abundante red fluvial integrada por cuatro de las 214 más grandes cuencas del globo, con más de 100.000km, correspondientes a los ríos Magdalena, Caquetá, Guaviare y Meta. En lo que respecta a la oferta de agua subterránea, según INGEOMINAS las reservas de este recurso corresponden a un total aproximado de 140.000km, equivalente a 70 veces el recurso hídrico superficial por año. La carencia de una información actualizada y de modelos hidrogeológicos validados y calibrados a nivel regional, dificultan conocer con certeza el verdadero volumen de este recurso a escala nacional8. En el marco de esta abundante riqueza natural resulta importante resaltar el papel estratégico que en materia de biodiversidad tiene el Litoral Pacífico colombiano, denominado también Chocó Biogeográfico. Esta zona de Colombia representa un ecosistema dinámico, rico, productivo y diverso, que la convierte en la segunda reserva natural más grande del planeta, después de la Amazonía. Esta región presenta la mayor concentración de biodiversidad del mundo en cuanto a número de especies por hectárea.9 Coexisten en este territorio entre siete y ocho mil especies de plantas de propiedades medicinales, ornamentales, maderables, de uso industrial y marítimo, constituyéndose por tanto en una pródiga fuente de materias primas y de sustancias. La biodiversidad existente en Colombia es excepcional y bastante desconocida, así lo resaltó el científico Alwyn Gentry: “Sabemos mucho menos de nuestro planeta y de su biología, que lo que sabemos de la superficie de la Luna o aun de Marte. SISTEMA DE INFORMACIÓN AMBIENTAL DE COLOMBIA –SIAC- Perfil del estado de los recursos naturales y el medio ambiente en Colombia. 2001. Págs. 85, 86, 98. 9 RIVERA LUNA, Oscar: Biodiversidad en flora y fauna, factor fundamental del equilibrio climático y productivo del Valle del Cauca. En: I CONGRESO NACIONAL SOBRE BIODIVERSIDAD. Memorias. Universidad del Valle. Instituto de Estudios del Pacífico. Ministerio del Medio Ambiente. Proyecto Biopacífico. Santiago de Cali, diciembre 4 -7 de 1994. Págs. 135, 136.

USC EDITORIAL

8

52


DEPARTAMENTO DE H UMANI D A D ES

>&21@ 7H[WRV

No es una exageración. Colombia es uno de los lugares donde esto es más palpable. Durante mi primera visita al Chocó, hace ya casi 20 años, tomé una foto en la que aparecen varias plantas, un cuarto de las cuales no tenía nombre. Más tarde dicté un curso en la Universidad Nacional e hicimos una salida a la reserva La Planada, donde coleccionamos algunas araráceas. Allí seleccionamos muestras de algunos anturios: 14 especies al azar para observar su diversificación. De estas, dos tenían nombres y 12 no habían sido identificadas y eran desconocidas para la ciencia. Y lo más preocupante es que aún siguen sin descripción por falta de recursos financieros”10.

Principales factores de amenaza para la conservación El gran volumen de recursos naturales que posee Colombia se ve cada vez más amenazado por factores de índole social, económico y político, que unidos entre sí han incidido en la pérdida de biodiversidad biológica de su territorio.

Pueden citarse muchas causas que directa o indirectamente se hallan vinculadas a este proceso de degradación ambiental. GENTRY, Alwyn: Sabemos más de la luna que del Chocó. Revista Ecológica. PolíticaMedio Ambiente-Cultura, Año IV, No. 15-16. 1993. Pág. 56.

10

11 CARRANZA QUICENO, Jaime A. Biodiversidad en Colombia. Sección: El problema del manejo y estrategias de conservación. URL: http://www.monografias. com/trabajos12/ladivbio/ladivbio.shtml.

53

USC EDITORIAL

A la carencia de recursos financieros para hacer estudios exhaustivos sobre la biodiversidad colombiana, se suma otro factor que dificulta mucho la labor de los investigadores colombianos y extranjeros, y es el grave conflicto interno que se está desarrollando en Colombia; esto debido a que los diversos grupos armados tienen como refugio los diversos parques naturales, entre los que se destacan la Sierra Nevada de Santa Marta, la Reserva de Chingaza, el Parque Nacional Natural Tatamá y el Parque Natural Farallones de Cali, siendo estos sólo algunos de los parques en los que suelen irrumpir.11


>&21@ 7H[WRV

DEPARTAMENTO DE H UMANI D A D ES

Un ejemplo de esta situación se ve representado en las continuas contradicciones que se suscitan en el planeamiento de políticas y en el desarrollo de estrategias asumidas en los sectores económico y social, con respecto al uso y conservación de los recursos naturales. Existen cifras reveladoras procedentes de estudios serios que se han emprendido para determinar el nivel de deterioro de los ecosistemas colombianos, las cuales reflejan en este sentido una situación bastante preocupante. Se calcula que en la actualidad el 40 por ciento de la cobertura vegetal del territorio colombiano se ha perdido. En la región Andina se estima que únicamente queda un 1.5 por ciento de los bosques secos tropicales que poseía. Son diversos los factores que han dado origen a esta situación de deforestación, entre los cuales se destacan: la expansión de la frontera agrícola y la colonización (73.3%), la producción maderera (11.7%), el consumo de leña (11.0%), los incendios forestales (2%), y los cultivos ilícitos (2%). Aparte de la deforestación, la zona andina colombiana sufre de otro grave problema representado en el significativo avance de erosión severa que se está presentando en la actualidad y que ha afectado cerca de un 80 por ciento de las tierras de esta zona del país. A escala nacional el 50 por ciento de los suelos sufren algún grado de erosión, siendo el 24.4 de tipo severo.12

USC EDITORIAL

Los ecosistemas cumplen un papel estratégico para lograr la satisfacción de las principales necesidades sociales, referidas específicamente al acceso a recursos naturales tan básicos como el agua, el suelo, el aire puro, la fauna, la flora, entre otros, que posibilitan el desarrollo de la vida. Es por ello que la transformación de los ecosistemas representa un problema bastante preocupante, como lo establece el autor Márquez:

54

12 MINISTERIO DE AMBIENTE, VIVIENDA Y DESARROLLO TERRITORIAL: Política Nacional de Biodiversidad. Departamento Nacional de Planeación. Instituto "Alexander Von Humboldt". URL: http://web.minambiente.gov.co/biogeo/menu/legislacion/legisnacional/ polbiodiversidad.htm.


DEPARTAMENTO DE H UMANI D A D ES

>&21@ 7H[WRV

“El deterioro en los ecosistemas destruye la fuente de recursos gratuitos y daña las condiciones para la producción; de una parte hay menos alimentos producidos; de otra menos recursos gratuitos. Esto conduce a insatisfacción de necesidades y finalmente puede inducir fenómenos de empobrecimiento que afectan a todos, pues los costos crecientes de producción se transfieren a todos los miembros de la sociedad: los alimentos se vuelven más caros, así mismo los servicios públicos como agua y energía que dependen del aporte de agua de los ecosistemas”13. En Colombia la explotación intensiva de muchos de sus ecosistemas ha conducido a un grave deterioro de los recursos naturales, debido fundamentalmente a la acción antrópica. Una muestra de este notable desgaste se ve reflejada en la drástica reducción del 31.3 de los bosques tropicales localizados por debajo de los 1.000 m.s.n.m., cuya extensión abarcaba una superficie de 550.000 km2, y en la actualidad abarcan una extensión de 378.000 km2. La misma situación ocurre con la zona correspondiente a la selva amazónica, que pasó de 140.000 km2 a 14.000 km2 y los bosques andinos que poseían una cobertura original de 170.000km2 hasta alcanzar una superficie de 45.000 km2 (ver Tabla 1).

La explotación de este importante recurso se realiza con mecanismos poco eficaces, con reducidos costos de inversión, alto desaprovechamiento y empleo de tecnologías MÁRQUEZ CALLE, Germán: Ecosistemas estratégicos de Colombia. Instituto de Estudios Ambientales –IDEA-. Universidad Nacional de Colombia. Santa Fe de Bogotá. 2003. Documento PDF/Adobe Acrobat. URL: http://www.sogeocol.edu.co/documentos/07ecos.pdf.

13

55

USC EDITORIAL

En lo que respecta al tema del aprovechamiento forestal colombiano, las zonas del Pacífico y la Amazonía representan un claro ejemplo del errado proceso de aprovechamiento forestal que se desarrolla en el país, lo que ha conducido al descontrol y a la pérdida del recurso. Ambas regiones naturales se caracterizan por su alto nivel de biodiversidad y representan las principales fuentes de aprovisionamiento de madera en el país; los bosques del Pacífico proveen cerca del 50 por ciento de la materia prima en Colombia.


>&21@ 7H[WRV

DEPARTAMENTO DE H UMANI D A D ES

poco adecuadas. Esta actividad económica produce efectos negativos a cerca de 40 mil y 68 mil hectáreas de bosque al año.14 De otra parte, la explotación maderera no ha auspiciado en modo alguno el mejoramiento de las condiciones de vida de los pobladores de zonas altamente explotadas tales como los departamentos de Chocó y Putumayo, territorios que hoy por hoy son de los más deprimidos del país. Para el caso del Chocó biogeográfico puede apreciarse hoy en día que la situación de los bosques resulta bastante inquietante: “Solamente alrededor de un 40% de la superficie boscosa original queda todavía en pie. La colonización, la expansión de la frontera agrícola, la ganadería y la corta de madera son los factores que explican la presente situación. Sin embargo la causa primera debe ser rastreada en un inequitativo acceso a la tierra y los recursos naturales, que es característico no sólo de esa región, sino de todo el país. Desde la época de la Conquista en adelante la región del Pacífico Colombiano ha sido sujeta a una persistente extracción de recursos naturales –como oro, arcilla, bálsamo y varias maderas nobles- en un proceso que no generó ningún tipo de beneficios para las poblaciones locales”.15

USC EDITORIAL

La progresiva desaparición del bosque en el Pacífico colombiano obedece también a la explotación de los cultivos de subsistencia, a la apertura de vías, a la actividad minera, al desarrollo turístico, recreativo y portuario. Los recursos sobre los que se da un mayor impacto son: el agua, el bosque, la fauna y el medio natural en general. La industria forestal genera por su parte una gran pérdida de biodiversidad, ya que

56

14 MINISTERIO DE AMBIENTE, VIVIENDA Y DESARROLLO TERRITORIAL: Política Nacional de Biodiversidad. Departamento Nacional de Planeación. Instituto "Alexander Von Humboldt". URL: http://web.minambiente.gov.co/biogeo/menu/legislacion/legisnacional/polbiodiversidad.htm

MOVIMIENTO MUNDIAL POR LOS BOSQUES TROPICALES (WRM). El Chocó colombiano: una región megadiversa en un país megadiverso… ¿por cuánto tiempo más? Fuente: Boletín Nº 44 del WRM, marzo de 2001. Montevideo-Uruguay. URL: http://www.wrm.org.uy/boletin/44/Colombia.html.

15


DEPARTAMENTO DE H UMANI D A D ES

>&21@ 7H[WRV

interviene en la inserción de especies foráneas y produce una disminución de los bosques. Los ecosistemas que se encuentran en la selva deben ser vistos como un patrimonio natural que debe preservarse y aprovecharse de una forma equilibrada, ya que por sus mismas características ecológicas y biológicas resultantes de unas condiciones climáticas, geomorfológicas y fisiográficas muy específicas, sólo admiten una gradual intervención del hombre. El manejo dado por las comunidades negras e indígenas a los recursos naturales, sirve como ejemplo de un aprovechamiento equilibrado de los recursos que ofrece el territorio, a partir de una tradición cultural en la que se reconocen los límites que tiene el medio natural.

La política agropecuaria: contradicciones y presión medioambiental

El errado manejo de la política agropecuaria en el país ha generado elevados costos en materia social y ambiental, lo cual puede evidenciarse claramente en el deterioro del nivel de vida de muchas comunidades, así como en la degradación de ecosistemas que resultan estratégicos para la obtención de agua.

57

USC EDITORIAL

Uno de los criterios de mayor peso a la hora de poner en marcha las políticas de desarrollo en el país es el de la rentabilidad económica, ya que se ejecutan proyectos que a todas luces dejan ver su inviabilidad en el largo plazo y, por otra parte, dejan fuera aspectos de gran relevancia como el bienestar de la población y el buen manejo del medio natural. Una muestra de ello se ve reflejada en el manejo de la política agropecuaria, debido a que la continua inestabilidad o elasticidad que predomina en los precios que se manejan en el sector agropecuario, al igual que el inadecuado manejo de los derechos de propiedad en la tenencia de la tierra, han auspiciado en un alto grado el desarrollo de la colonización del bosque tropical.


>&21@ 7H[WRV

DEPARTAMENTO DE H UMANI D A D ES

Otra razón que puede esgrimirse para explicar este proceso de deterioro se halla en los estímulos creados para el desarrollo del sector agropecuario, con miras a favorecer en materia social y económica a la población. Una muestra de esta situación se presentó hacia los años sesenta y setenta, cuando el gobierno creó subsidios que incentivaron la ocupación de zonas altamente boscosas como la Amazonía y la Orinoquía. La expedición de los títulos de propiedad trajo como consecuencia la activación de la actividad agropecuaria, la cual estuvo acompañada de un continuo proceso de deforestación y de presión sobre zonas boscosas. Cuando se produjo el retiro de los incentivos, esto se tradujo en procesos colonizadores que propiciaron el desarrollo de cultivos ilícitos y el comercio ilegal de madera. La carencia de medios económicos imposibilitó a los campesinos asumir comportamientos de protección con el medio natural, ya que necesitaban satisfacer sus necesidades más inmediatas16. La sostenibilidad de los recursos naturales en Colombia no se vería comprometida, si en la aplicación de la política agropecuaria se tuvieran en cuenta los costos sociales, así como los de prevención y reducción de la incidencia ambiental.

USC EDITORIAL

El avance de la frontera agrícola y de la propiedad de la tierra

58

Uno de los puntos a destacar en el desarrollo histórico colombiano, se centra en el proceso de distribución de la tierra, ya que éste se ha caracterizado por continuos y cruentos conflictos que se han suscitado por el afán de su posesión, lo que ha llevado a hondas transformaciones en la estructura agraria, aunado a graves repercusiones de orden social. En el territorio colombiano se ha gestado un proceso de monopolio de la tierra en manos de unas pocas minorías, siendo ésta la razón principal que ha desencadenado la ocupación de nuevas zonas agrícolas, factor que se encuentra estrechamente interconectado con la pérdida de biodiversidad. 16 RODRÍGUEZ, M. E., URIBE y J. CARRIZOSA. U.: Instrumentos económicos para la gestión ambiental en Colombia, Santa Fe de Bogotá: FESCOL. CEREC. 1996.


DEPARTAMENTO DE H UMANI D A D ES

>&21@ 7H[WRV

En el sector agrícola colombiano se presenta una dinámica económica, social y ambiental bastante crítica, en la cual se destacan las siguientes situaciones: en primera medida, se ha gestado un proceso de concentración del recurso tierra en manos de unos pocos propietarios: “…la sociedad colombiana configuró un patrón de distribución de la tierra y de la población en el cual se han ido consolidando grandes espacios de concentración de la propiedad territorial, en donde esta forma de propiedad no solamente acapara el control de las superficies agrícolas, sino que excluye a sectores importantes de la población del acceso a la tierra sin que tampoco pueda articularse a los mercados de trabajo urbanos”.17 La compra de tierras en el país se ha convertido en un negocio muy rentable, en el que participan hasta los mismos narcotraficantes, quienes han llegado a adquirir hasta 5.2 millones de hectáreas, ubicadas en zonas de ganadería extensiva y en áreas de crecimiento de la frontera agrícola18. El dinero proveniente del narcotráfico ha dejado su huella negativa en la economía, en la sociedad y en el medio natural colombiano, en el sentido que ha propiciado el crecimiento de la frontera agrícola así como los cambios de uso del suelo, favoreciendo la instalación de grandes extensiones de potreros. Los alcances logrados por el narcotráfico son bastante significativos, ya que su influjo ha tocado todas las esferas institucionales, políticas, económicas, poniendo en evidencia la debilidad de muchos de los sectores dirigentes. Sumado a lo anterior, en Colombia no se efectúa un uso adecuado de la tierra, pues la que se emplea para la agricultura es significativamente menor a la que tiene un uso potencial agrícola. El caso contrario ocurre con la tierra que se emplea FAJARDO MONTAÑA, Darío: Migraciones internas, desplazamientos forzados y estructuras regionales. Revista Palimpsestus. Universidad nacional de Colombia-Facultad de Ciencias Humanas. Sede Bogotá. 2002. Pág. 75. 18 INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN DE RECURSOS BIOLOGICOS ALEXANDER VON HUMBOLDT: Informe nacional sobre el estado de la biodiversidad 1997-Colombia. Chávez, M. E. y Arango N. (Eds.). Santa Fe de Bogotá: Instituto Humboldt, PNUMA, Ministerio del Medio Ambiente, 1998. 3 vol. Pág. 34.

59

USC EDITORIAL

17


>&21@ 7H[WRV

DEPARTAMENTO DE H UMANI D A D ES

para la actividad ganadera, ya que la superficie empleada en potreros rebasa en gran proporción las áreas aconsejables para su desarrollo. Todos estos aspectos han conducido a una degradación del recurso suelo en el espacio geográfico nacional. Algunos de los fenómenos estrechamente vinculados con el proceso de desgaste de la tierra son de orden físico y se refieren específicamente a la pérdida de coberturas vegetales, agua y suelo a causa de la tala de bosques. La erosión o desertificación corresponde a los procesos de tipo bioquímico que generan un impacto en el suelo, incidiendo negativamente en su fertilidad, a causa de la pérdida de materia orgánica y de microorganismos, la compactación o lixiviación de nutrientes, entre otras causas. De igual forma, existen una serie de acciones erróneas que irremediablemente conducen a generar un efecto negativo en este recurso, entre las que se destacan la tala de bosques con el fin de incrementar la frontera agrícola, las quemas realizadas en la cobertura vegetal del suelo para aumentar los niveles de nutrientes, el pastoreo excesivo, el uso de químicos de todo tipo para tratar las plantas, el derroche de agua para el riego a partir del uso de tecnologías poco eficientes, el uso de aguas salinas, el empleo de maquinaria agrícola que genera compactación en este recurso, el desarrollo de monocultivos, unido a la destrucción de las áreas de cercas vivas en los sitios de nacederos de agua19.

USC EDITORIAL

Un ejemplo de esta situación se encuentra en los departamentos de los Llanos orientales, la Costa Atlántica y el Magdalena bajo y medio, en los que el 90 por ciento de su superficie agrícola se encuentra ocupada en la explotación de pastos. En el país, dos millones y medio de hectáreas se emplean en el desarrollo de monocultivos comerciales, actividad a la que se vinculan campesinos que abandonan su

60

LEON SICARD, Tomás: Relaciones agricultura – ambiente en la degradación de tierras en Colombia. Universidad Nacional de Colombia. Instituto de Estudios Ambientales. Santa Fe de Bogotá. Documento PDF/Adobe Acrobat. Pág. 8. Disponible en la página electrónica: http://www. idea.unal.edu.co/public/docs/Degradacion_Tierras_Colombia.pdf.

19


DEPARTAMENTO DE H UMANI D A D ES

>&21@ 7H[WRV

propia tierra, tras un jornal que les resulta mucho más seguro que la incierta venta que pueden hacer de los productos que ellos cosechan. Esto acarrea una desvinculación del campesino con su propia tierra. El sector campesino, que se caracteriza por mantener unos patrones de estrecho vínculo y cuidado con la tierra y se preocupa por adoptar comportamientos que resultan positivos para el cuidado de la biodiversidad, hoy en día tiene menos opción de acceder a este recurso.

Los cultivos ilícitos y su impacto en la biodiversidad En Colombia el continuo avance de los cultivos ilícitos, a raíz de su gran demanda en el plano internacional, se convierte en un obstáculo que frena las posibilidades de conseguir un equilibrio en el desarrollo social y en el manejo de la biodiversidad, pues este tipo de explotación, así como las actividades de erradicación, han contribuido en forma sustancial a la pérdida de diversidad biológica. Las regiones colombianas que se han visto seriamente afectadas por el desarrollo de este tipo de cultivos, son en su gran mayoría aquellas que cuentan con áreas naturales de gran fragilidad, entre las que cabe destacar los ecosistemas amazónicos y andinos.

Según el Informe Mundial contra las Drogas 2008, el número de hectáreas sembradas con coca en Colombia alcanza un total de 99 mil, cifra que permite apreciar un notable aumento en 20 DEPARTAMENTO NACIONAL DE PLANEACIÓN. Política de Bosques. Documento Conpes No. 2834. Minambiente-DNP-UPA. 1996.

61

USC EDITORIAL

Los efectos ambientales que generan este tipo de cultivos son altamente perjudiciales. La siembra de una hectárea de coca por ejemplo, representa la degradación de dos hectáreas de bosque, casi al igual que la de amapola cuya producción acarrea la tala de 2.5 hectáreas20.


>&21@ 7H[WRV

DEPARTAMENTO DE H UMANI D A D ES

la superficie de este cultivo, correspondiente al 27 por ciento, siendo la cifra más alta desde el año 2003. La producción de coca en el año 2007 registró un total de total de 600 toneladas. En el territorio nacional, la superficie dedicada a este cultivo, corresponde a un 55 por ciento del total a escala mundial. En el año 2007 se registró un incremento de este cultivo en las regiones central y del Pacífico, en esta última zona colombiana se emplearon 25.960 hectáreas en la explotación de coca, mientras que la extensión de cultivos de coca en los departamentos Putumayo y Caquetá abarcó una superficie equivalente a 41 mil 390 hectáreas, lo que representa el 42 por ciento de los cultivos de coca en Colombia21. Este proceso de producción ilegal ha estado acompañado de otro fenómeno representado en las migraciones de pobladores, integrados en su amplia mayoría por campesinos que han sido desplazados por la violencia, por amenazas, por la pérdida de sus tierras a manos de terratenientes, por el desempleo, etc22. Frente a este problema tan grave, el gobierno ha asumido diversas medidas de control representadas en fumigaciones intensivas que han resultado perjudiciales para el medio ambiente. Se ha empleado el glifosato, cuyos efectos sobre los ecosistemas son devastadores. La erradicación de la coca mediante la fumigación representó un grave problema, ya que fue una medida de control que suscitó daños a los ecosistemas y, a su vez, propició que los campesinos se desplazaran mucho más adentro de la selva, donde se dedicaron a sembrar en zonas de bosque con el fin de que su renta no se acabase.

USC EDITORIAL

Por otra parte, los elevados precios de este producto se mantuvieron cuando la oferta disminuyó a causa de la fumigación, lo que se convirtió en un estímulo para su siembra por parte de los campesinos. En el momento actual se está empleando la erradicación manual de la coca, para evitar los

62

OFICINA DE LAS NACIONES UNIDAS CONTRA LA DROGA Y EL DELITO –UNODC-. Informe mundial sobre las drogas. 2008. Pág. 7. URL: http://www.unodc.org/documents/wdr/WDR_2008/wdr08_execsum_spanish.pdf 22 INSTITUTO DE INVESTIGACIÓN DE RECURSOS BIOLÓGICOS ALEXANDER VON HUMBOLDT: Op. Cit. Págs. 39-42. 21


DEPARTAMENTO DE H UMANI D A D ES

>&21@ 7H[WRV

efectos nocivos a la naturaleza colindante a los cultivos y prevenir problemas fronterizos y efectos negativos a la salud de las personas.

Colombia y el conflicto armado Puede afirmarse, sin lugar a dudas, que en la distribución no equitativa y desigual de la tierra se engendran la mayor parte de los problemas que hoy se viven en el país. La apropiación de este recurso se ha logrado mediante leyes que favorecen a unos cuantos y también mediante hechos de violencia que convierten al territorio en un escenario de conflictos en el que día a día cobran más fuerza diversos grupos armados, que postulan razones diversas para entregarse al combate. El número de víctimas civiles resultante a raíz de los continuos enfrentamientos entre los grupos armados23∗ y las fuerzas del Estado, es cada vez mayor, convirtiendo a Colombia en uno de los países con mayor tasa de homicidios y de violación de derechos humanos en el mundo. Buena parte de las víctimas son campesinos, lo que representa una pérdida irreparable de vidas humanas y de un sistema de valores y conocimientos, que quedan enmudecidos bajo estos ataques.

El destierro, el despojo de tierras y la deslocalización se convierten en algunas de las consecuencias que se encuentran estrechamente ligadas al fenómeno del desplazamiento que viven hoy en día muchos colombianos. Este continuo tránsito de la población, se convierte en un mecanismo estratégico de ∗ Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), Ejército de Liberación Nacional (ELN) y Autodefensas Unidas de Colombia (AUC). 24 ∗ Colombia es el país que cuenta con el mayor número de desplazados en el mundo. Según la Consultoría para Los Derechos Humanos y el Desplazamiento CODHES, entre 1985 y el primer trimestre de 2008 el número de desplazados en Colombia ascendió a 4.361.355. 23

63

USC EDITORIAL

Esta lucha armada ha gestado también el desplazamiento forzoso de más de cuatro millones de habitantes24∗ que han sido expulsados de sus tierras y han buscado refugio en sectores marginales de las grandes ciudades, en zonas de selva y también en áreas de reserva natural.


>&21@ 7H[WRV

DEPARTAMENTO DE H UMANI D A D ES

los grupos armados para conseguir el dominio de territorios, que resultan fundamentales para desarrollar todas sus actividades Estos territorios que se disputan los grupos armados, se constituyen en zonas que por lo general tienen una gran oferta en biodiversidad, pues poseen muchos recursos de agua, yacimientos de hidrocarburos, carbón, gas natural, oro y otros metales, o representan espacios geográficos estratégicos para la explotación y comercialización de la droga. Uno de los motivos que impulsa la expulsión de las poblaciones, se centra en el interés de utilizar la tierra para el desarrollo de cultivos ilícitos con los cuales financian buena parte de sus actividades.

USC EDITORIAL

En esta dinámica, los nuevos usos dados al territorio a partir de los procesos de expropiación violenta de la propiedad territorial, tienen un impacto bastante grave a nivel ambiental, pues se da paso a la explotación intensiva de actividades económicas, que chocan con la vocación tradicional de la tierra. Los tradicionales cultivos de los campesinos, la pequeña ganadería y las zonas de bosque se transforman para dar paso a la siembra de pastos, de cultivos comerciales y a la ganadería extensiva, acarreando efectos negativos en materia ambiental, representados en el deterioro cada vez más continuo de recursos naturales tan básicos como el agua, el suelo y los bosques, sumado a otros efectos:

64

“El cambio en la utilización de las tierras de los campesinos orientadas al pancoger hacia la ganadería, la agroindustria o los cultivos ilícitos produce una disminución de la oferta alimentaria, con la consiguiente escasez de bienes de consumo aun en las zonas de expulsión. El sector de alimentos entra a depender más de las importaciones. En términos agregados, también se puede hablar de pérdida de habilidades y destrezas de los campesinos que afectan el llamado capital social. El signo de destrucción de los actores armados se proyecta del posible enemigo humano a la naturaleza, que es arrasada a su paso. Se reproduce así la vieja paradoja del capitalismo: pobreza en medio de una guerra por la riqueza”25. 25

ARCHILA, Mauricio y PRADA, Esperanza: Caminantes permanentes. Éxodos masivos y


DEPARTAMENTO DE H UMANI D A D ES

>&21@ 7H[WRV

La contaminación y sus graves efectos Otro de los factores estrechamente vinculados a la pérdida de biodiversidad en Colombia, se encuentra representado en la contaminación generada como resultado de las actividades domésticas, agrícolas e industriales. Según algunos estimativos, se ha establecido que sólo el 65 por ciento de las zonas urbanas en Colombia disponen de un sistema de disposición de excretas, mientras que en la zona rural sólo un 27 por ciento dispone de este medio. Otro problema grave es el de los residuos sólidos, cuya producción diaria corresponde a un total aproximado de 15.903 toneladas, de las cuales tan sólo un 32 por ciento se deposita en rellenos sanitarios, un 50 por ciento se ubica a cielo abierto, un 3 por ciento se entierra y el 15 por ciento restante se arroja en corrientes de agua26. El agua es otro recurso que se ha visto seriamente afectado en el territorio colombiano a raíz de la contaminación vertida a los diversos cuerpos de agua, ello hace que este recurso se vuelva cada vez más escaso y menos accesible. Los residuos tanto industriales como domésticos, provocan un impacto ambiental de grandes dimensiones, creando difíciles problemas de contaminación en su tratamiento y eliminación. El continuo vertido de residuos industriales y orgánicos generados por las industrias y por la población en general, ha ocasionado un empobrecimiento en la calidad del agua en el territorio nacional.

Colombia es un país que cuenta con un alto índice de biodiversidad, que se ve claramente reflejado en las numerosas especies en flora y fauna localizadas en las diferentes áreas protestas campesinas en Colombia, 1975-2001. Revista Palimpsestus. Universidad nacional de Colombia-Facultad de Ciencias Humanas. Sede Bogotá. 2002. Pág.110. 26 DEPARTAMENTO NACIONAL DE PLANEACIÓN. Política de Bosques. Documento Conpes No. 2834. Minambiente-DNP-UPA. 1996.

65

USC EDITORIAL

A manera de conclusión


>&21@ 7H[WRV

DEPARTAMENTO DE H UMANI D A D ES

de su territorio, en los diversos ecosistemas de bosques, en sus sabanas, manglares y selvas, así como en la abundante red hídrica y en el gran potencial energético que se localiza en su entorno geográfico. Sin embargo, el conocimiento científico que existe con respecto al volumen de la diversidad biológica colombiana es deficiente, debido a la carencia de tecnologías y de apoyo financiero para el desarrollo de investigaciones, siendo hoy un verdadero desafío para los científicos generar conocimiento en torno al tema de la conservación de la biodiversidad nacional, que propicie un mejor uso de los recursos.

USC EDITORIAL

Puede apreciarse que la realidad contemporánea colombiana resulta bastante compleja y hace falta subsanar muchos de los problemas que se suscitan en el plano económico, social y ambiental para lograr un óptimo aprovechamiento del medio natural. El territorio colombiano se convierte en el producto resultante de las constantes interrelaciones entre el hombre y su entorno, en el marco de un proceso histórico regido bajo ciertos parámetros económicos y políticos, que han dado lugar a un espacio geográfico que cuenta con diferentes modos de ocupación y modalidades de organización, con una dinámica económica, demográfica, cultural y social diferente, sobre la que es preciso introducir cambios radicales que conduzcan a un manejo racional de su medio natural.

66

Algunos de los principales problemas que afectan en la actualidad a los ecosistemas colombianos se encuentran directamente relacionados con la inapropiada intervención antrópica ejercida sobre el medio natural, a partir de diversas acciones tales como la deforestación, el errado manejo de los recursos, la contaminación, la sobreexplotación del medio natural, unida a la expansión de la frontera agrícola, entre otros efectos, lo que ha generado un grave desgaste del patrimonio natural, así como la irreparable pérdida de numerosas especies de fauna y flora. En el territorio nacional se desarrollan prácticas agropecuarias que deterioran el medio ambiente, entre las


DEPARTAMENTO DE H UMANI D A D ES

>&21@ 7H[WRV

que se destaca el manejo indiscriminado de agroquímicos, la tala y quema de bosques para la expansión agrícola, así como la mecanización inadecuada. Esta clase de prácticas ha conducido a elevar los niveles de contaminación de las aguas superficiales, asimismo, ha producido una mayor erosión y compactación del suelo, factores que conllevan a una significativa pérdida de diversidad biológica. De otra parte, la distribución equitativa de la tierra es un tema que requiere toda la atención posible, ya que día a día se hace más insalvable la brecha entre el campo y la ciudad debido a que las condiciones de pobreza se hacen más evidentes, el conflicto armado se torna más agudo y los cambios de fondo que necesitan los campesinos no se producen. Por otra parte, tendrían que crearse unos férreos mecanismos de control mediante los cuales se frene el monopolio de la tierra y el continuo crecimiento de la frontera agrícola, ya que así se podrían sentar las bases para la consecución de un desarrollo sostenible de la economía.

De otra parte, resulta esencial poner en práctica programas de manejo de bosques y de aprovechamiento forestal mediante los cuales se emplee de una forma equilibrada y eficiente el recurso, sin poner en peligro su recuperación. En la actualidad, estos ecosistemas son vistos como un recurso del que pueden obtenerse muchos beneficios económicos, pero se desconoce su valioso aporte ecológico. Los bosques, aparte de la madera, aportan otro tipo de recursos y tienen

67

USC EDITORIAL

La sostenibilidad en un país como Colombia donde se presentan graves problemas como el desplazamiento de la población, se convierte en un gran reto, pues resulta muy difícil el desarrollo de políticas ambientales exitosas, si en el contexto nacional se está presentando una continua migración interna de habitantes que huyen de sus sitios tradicionales de vivienda por problemas como la violencia, ataques de los grupos armados, persecución política, entre otros. Este proceso favorece el monopolio de la tierra y la degradación de la biodiversidad, puesto que muchas de las familias que se desplazan se dirigen hacia zonas de bosques, páramo o de alta montaña.


DEPARTAMENTO DE H UMANI D A D ES

>&21@ 7H[WRV

propiedades que pueden ser investigadas para ofrecer otras formas de sostenimiento a la población. De igual forma, es preciso tener presente que en aquellas regiones que resultan estratégicas para la economía colombiana, los beneficios monetarios alcanzados con la explotación de sus recursos naturales, deben ser invertidos en programas que beneficien a las comunidades y de esta forma se subsane el impacto social y económico que han venido sufriendo desde hace mucho tiempo. El mejoramiento en la capacidad de gestión ambiental, unido a un oportuno acceso a recursos económicos por parte de las instituciones ambientales, así como la participación comunitaria, en consonancia con el conocimiento y la aplicación efectiva de las normas legales existentes en materia ambiental, se convierten en un posible camino que conduzca al uso eficiente y equilibrado de los recursos naturales, a través del cual se logren obtener resultados positivos en el panorama ambiental colombiano.

Bibliografía Archila, Mauricio y PRADA, Esperanza: Caminantes permanentes. Éxodos masivos y protestas campesinas en Colombia, 1975-2001. Revista Palimpsestus. Universidad nacional de Colombia-Facultad de Ciencias Humanas. Sede Bogotá. 2002.

USC EDITORIAL

Carranza Quiceno, Jaime A. Biodiversidad en Colombia. Sección: El problema del manejo y estrategias de conservación. URL: http://www.monografias.com/trabajos12/ladivbio/ladivbio. shtml.

68

Departamento nacional de planeación. Política de Bosques. Documento Conpes No. 2834. Minambiente-DNP-UPA. 1996. Fajardo Montaña, Darío: Migraciones internas, desplazamientos forzados y estructuras regionales. Revista


DEPARTAMENTO DE H UMANI D A D ES

>&21@ 7H[WRV

Palimpsestus. Universidad nacional de Colombia-Facultad de Ciencias Humanas. Sede Bogotá. 2002. Gentry, Alwyn: Sabemos más de la luna que del Chocó. Revista Ecológica. Política-Medio Ambiente-Cultura, Año IV, No. 15-16. 1993. Instituto de investigación de recursos biológicos Alexander Von Humboldt: Informe nacional sobre el estado de la biodiversidad 1997-Colombia. Chávez, M. E. y Arango N. (Eds.). Santa Fe de Bogotá: Instituto Humboldt, PNUMA, Ministerio del Medio Ambiente, 1998. 3 vol. Leon Sicard, Tomás: Relaciones agricultura – ambiente en la degradación de tierras en Colombia. Universidad Nacional de Colombia. Instituto de Estudios Ambientales. Santafé de Bogotá. Documento PDF/Adobe Acrobat. Pág. 8. URL: http:// www.idea.unal.edu.co/public/docs/Degradacion_Tierras_ Colombia.pdf. Márquez Calle, Germán: Ecosistemas estratégicos de Colombia. Instituto de Estudios Ambientales –IDEA-. Universidad Nacional de Colombia. Santa Fe de Bogotá. 2003. Documento PDF/Adobe Acrobat. URL: http://www.sogeocol.edu.co/documentos/07ecos.pdf

Movimiento mundial por los bosques tropicales (WRM). El Chocó colombiano: una región megadiversa en un país megadiverso… ¿por cuánto tiempo más? Fuente: Boletín Nº 44 del WRM, marzo de 2001. Montevideo-Uruguay. URL: http://www.wrm.org.uy/boletin/44/Colombia.html Oficina de las Naciones Unidas contra la droga y el delito –UNODC-. Informe mundial sobre las drogas. 2008. URL:

69

USC EDITORIAL

Ministerio de ambiente, vivienda y desarrollo territorial: Política Nacional de Biodiversidad. Departamento Nacional de Planeación. Instituto “Alexander Von Humboldt”. URL:http://web.minambiente.gov.co/biogeo/menu/ biodiversidad/especies/datosinteresantes/numero.htm.


>&21@ 7H[WRV

DEPARTAMENTO DE H UMANI D A D ES

http://www.unodc.org/documents/wdr/WDR_2008/wdr08_ execsum_spanish.pdf Rivera Luna, Oscar: Biodiversidad en flora y fauna, factor fundamental del equilibrio climático y productivo del Valle del Cauca. En: I Congreso nacional sobre biodiversidad. Memorias. Universidad del Valle. Instituto de Estudios del Pacífico. Ministerio del Medio Ambiente. Proyecto Biopacífico. Santiago de Cali, diciembre 4 -7 de 1994. Rodríguez, M. E., Uribe y J. Carrizosa. U.: Instrumentos económicos para la gestión ambiental en Colombia, Santa Fe de Bogotá: Fescol. Cerec. 1996. Romero M., Cabrera E., Ortíz N. 2008. Informe sobre el estado de la biodiversidad en Colombia 2006-2007. Instituto de Investigación de Recursos Biológicos Alexander Von Humboldt. Bogotá D. C., Colombia. URL: http://www.humboldt.org.co/download/INSEB_2006-2007. pdf.

USC EDITORIAL

Sistema de información ambiental de Colombia –SIACPerfil del estado de los recursos naturales y el medio ambiente en Colombia. 2001.

70


DEPARTAMENTO DE H UMANI D A D ES

>&21@ 7H[WRV

Beijing: 2008 “Un mundo, un sueño” ó la historia “china” de los cuentos “Chinos” Por: Nelson Bermeo Chaparro 1∗

Este artículo hace referencia a los juegos olímpicos en Pekín 2008 entretejido en contextos sociales, políticos y económicos. Su lema: “Un mundo, Un sueño”, se convirtió para China en una fantasía, y una inauguración, tal vez irrepetible para cualquier país del mundo occidental. Hoy, estos fuegos de artificio sirven para atraer a todos los pueblos del mundo de la globalización, a la “meca” del gran mercado chino. El gran capital multinacional “arisco” todavía a la inversión en el territorio de la “Gran Muralla China”, despejó toda duda. Los dirigentes chinos cambiaron la cara de la ciudad para los juegos olímpicos. La renta familiar de un trabajador rural promedio, no supera los 10 euros mensuales en China ($27.400). Ese pueblo de campesinos, sobre cuyas espaldas se construyó en el pasado la República Popular China, es el que hoy, acorralado en el mundo de las reformas de Deng Xiaoping, y del nuevo orden global, permanece estancado en el pasado, sin que la dirigencia china se percate de su situación social. Ese es el costo que para los campesinos chinos significó su revolución. Los líderes del partido comunista chino siguen extremadamente temerosos ∗ Licenciado en Ciencias Sociales de la Universidad Santiago de Cali. Abogado Universidad Santiago de Cali. Docente de la Facultad de Derecho y Ciencias Políticas de la Universidad Santiago de Cali. Docente de la facultad de Educación en el Programa de Ciencias Sociales de esta Universidad y Especialista en Educación Ambiental. Fue invitado especial por el colegio de abogados de Madrid, España, además es especialista y escritor de música popular.

1

71

USC EDITORIAL

Resumen


DEPARTAMENTO DE H UMANI D A D ES

>&21@ 7H[WRV

de cualquier actividad no autorizada que involucre a un gran número de gente. Como diría un marxista ortodoxo de los tiempos de la revolución china: “este país es un caso típico dentro de la diversidad en la construcción del socialismo en cada país”. Es pues indiscutible, y no podemos menospreciar la gran capacidad imaginativa de la actual dirigencia china en construir “cuentos chinos”, sobre su pasado milenario, y sobre su destino manifiesto en la modernidad.

Palabras clave: Juegos Olímpicos, China, Capital financiero, Maoísmo, Revolución cultural, Socialismo, Campesinos, Comunismo ortodoxo.

USC EDITORIAL

Abstract

72

This article refers to the Olympic Games in Beijing 2008 interwoven in social, political and economic issues. His slogan: “One World, One Dream”, became China for a fantasy, and an opening, perhaps unique to any country in the Western world. Today, these fireworks are used to attract all the peoples of the world of globalization, the “Mecca” of the large Chinese market. The large multinational capital “arisco” still to investment in the territory of the “Great Wall of China,” dispelled any doubt. Chinese leaders have changed the face of the city for the Olympic Games. The household income of an average worker does not exceed 10 euros a month in China ($ 27,400). This town of farmers, on whose back was built in the past, the PRC, which is now cornered in the world of the reforms of Deng Xiaoping, and the new global order, remains stalled in the past, without leadership Chinese are aware of their social status. That is the cost to the farmers meant the Chinese revolution. The leaders of the Chinese Communist Party still extremely fearful of any unauthorized activity involving a large number of people. I would say as an orthodox Marxist of the times of the Chinese revolution, “this country is a typical case in diversity in the construction of socialism in each country.” It is therefore indisputable, and we can not underestimate the great imagination of the current leadership in China to build


DEPARTAMENTO DE H UMANI D A D ES

>&21@ 7H[WRV

“Chinese stories” on his millennial past, and on its manifest destiny in modernity.

Key words

La inauguración de los juegos olímpicos de Beijing, en agosto de éste año, superó todas las expectativas del deporte universal. Su lema: “Un mundo, Un sueño”, se convirtió en una fantasía, tal vez irrepetible para cualquier país del mundo occidental. El montaje tecnológico, procedente de la ciencia occidental, pero aposentado hoy en el confusionismo chino de su cultura milenaria, dejaron perplejos a los millones de televidentes que siguieron paso a paso las postas deportivas durante 16 días, en los cuales el equipo olímpico chino integrado por 639 deportistas (el más numeroso de las justas), acumuló 51 medallas de oro, 21 de plata y 28 de bronce. Aún más, el mundo pudo ver a una hermosa “chinita” en el aire, alrededor de la última tecnología arquitectónica del escenario deportivo, utilizado por los chinos con el atrevido nombre de “nido de pájaro”. Pero lo cierto, es que esta hermosa “ninfa” no era la que cantaba sino otra que se encontraba tras bambalinas fuera de los escenarios de la “gran vitrina mundial”. La fiesta de inauguración se animó más, cuando los dirigentes chinos, lanzaron al vuelo sus “fuegos pirotécnicos” de artificio. Sabido es que fueron los chinos los que inventaron la pólvora, hace más de 2.000 años, y que los griegos del imperio de oriente, la utilizaron para detener a los pueblos de las estepas, y a los turcos – otomanos, cuando intentaron tomar su capital Constantinopla. Allí el llamado “fuego griego”, fue capaz de detener la conquista. Hoy, estos fuegos de artificio sirven para atraer a todos los pueblos del mundo de la globalización, a la “meca” del gran mercado chino. El gran capital multinacional “arisco” todavía a la inversión en el territorio de la “Gran Muralla China”, despejó toda duda. Así, los juegos olímpicos de Beijín mirados desde otra perspectiva diferente a la deportiva, (téngase en cuenta que

73

USC EDITORIAL

Olympic Games, China, Capital Financial, Maoism, Cultural Revolution, Socialism, Farmers, orthodox Communism.


>&21@ 7H[WRV

DEPARTAMENTO DE H UMANI D A D ES

USC EDITORIAL

la doctrina de Mao-Zedong, se interesó más por la salud de las masas y no por campeones individuales, el maoísmo consideró siempre la competencia deportiva como algo occidental y decadente), esconde la gran tragedia del pueblo chino. Hoy el Estado, depositado en manos de la dirigencia china, invierte millones en una generación que fue programada para ganar medallas en Pekín. Ellos, que viven por y para el entrenamiento, fueron apartados de sus familias y recluidos en los 10 centros de alto rendimiento especializados en distintos deportes. Allí, muchos niños pasan años lejos de sus padres en campos de entrenamiento, (por no decir de concentración), donde no se tolera la más mínima indisciplina y, los deportistas que no logran la gloria suelen ser rechazados y olvidados. Desde el 2001, año en que le dieron la sede de Pekín 2008, China trabajó con 100 mil deportistas de 10 a 21 años para seleccionar a los mejores y enseñarles a vencer, a razón de una inversión, según la revista “TIME”, de siete millones de dólares por medalla. El proverbio “confuciano” de “exígete mucho a ti mismo y espera poco de los demás, ahorrarás disgustos y te llevarás muchas alegrías”, constituye otro de los principios chinos que los atletas siguen al pié de la letra.

74

La tragedia que la dirigencia china escondió tras la gran muralla ideológica que levantó hace 30 años, el dirigente chino Deng-Xiaoping con su programa de reformas (1978), aprovechando la coyuntura política de la muerte de Mao-SetTung y el juzgamiento posterior de su mujer en la llamada banda de los cuatro por el fracaso de la “Revolución Cultural”, permitieron el milagro económico y el excepcional renacimiento de China. Verdad es que sus índices de crecimiento impresionan al mundo de la globalización. Su PIB se dobla cada ocho años y en el 2008 rebasa el 11 por ciento, con una población de 1.350 millones de habitantes, igual a la suma de las Américas (900 millones) más la de Europa (450 millones) este país es ya la tercera economía del planeta. Aventaja a los alemanes, y se estima que en el 2015 sobrepasará a Japón y también a Estados Unidos en el 2050. China se ha convertido en el primer exportador mundial y en el principal consumidor del planeta. Por eso el primer


DEPARTAMENTO DE H UMANI D A D ES

>&21@ 7H[WRV

“Sigue la ruta para construir un socialismo con características chinas”, dice un anuncio, mientras otro manifiesta que: “los descendientes del dragón utilizan la tarjeta dragón”, alentando a los consumidores a utilizar una nueva tarjeta de crédito bancaria, ambos mensajes compiten por una parte del mercado chino. De estas y otras formas, el Beijing de hoy está agitado por el cambio: los viejos ideales confucianos de superación personal y valores familiares chocan con un nuevo énfasis en el dinero y el mercado, donde una cultura burocrática diseñada para controlar a la gente es reemplazada por una movilidad, desarraigada, donde el auge de la construcción está cambiando el perfil de edificios bajos y apretados callejones por altísimos rascacielos de vidrio y acero, donde el tránsito de autos obstruye las calles en las que alguna vez sonaban los timbres de las bicicletas, y el polvo se mezcla con los gases de escape de los vehículos formando una neblina casi permanente, donde el desempleo y el elevado sub-empleo, crean intranquilidad, donde la corrupción ha llevado a miles de ciudadanos a las calles a protestar. Un ciudadano del común, manifestó en los juegos olímpicos: “Antes estábamos controlados por los jefes del partido comunista, hoy por los jefes de las compañías”. A lo largo de los siglos, la gente de Beijing se ha vuelto experta en adaptarse. Como los sauces

75

USC EDITORIAL

Ministro Wen Jiabao insiste en las consignas de “armonía y estabilidad”, pues nada debe perturbar la consagración mundial de China, en este año olímpico. La dirigencia china tomó una decisión crucial en 1978 después de ver la economía del país estancada durante décadas; los líderes del Partido Comunista hicieron una apuesta al estilo de su vecino Gorbachov: “Suavizar el control económico y mantener firme el dominio sobre el aparato político del Estado”. En Beijing, la apuesta se manifestó en nuevas inversiones extranjeras y en un delirante desfile de nuevas construcciones, en donde los habitantes de Beijing saben adaptarse a las cambiantes reglas de su mundo material. En esta ciudad, lo nuevo reemplaza lo viejo, las grandes construcciones modernas crecen como los cipreses en el centro de Beijing, cosa que no ocurría en tiempos imperiales, pues no se permitía un edifico mayor que el trono del Emperador ubicado en la ciudad “prohibida”.


>&21@ 7H[WRV

DEPARTAMENTO DE H UMANI D A D ES

plantados alrededor de la capital, la gente ha sobrevivido siendo flexible, cediendo ante los vientos fuertes y resurgiendo cuando vuelve la calma. Los dirigentes chinos cambiaron la cara de la ciudad, para los juegos olímpicos. Un ejemplo de estos cambios lo constituyó el traslado de una población entera de campesinos a un asentamiento en los suburbios de la ciudad, para utilizar sus terrenos en la construcción de la Villa Olímpica, sin que sus pobladores tuvieran derecho a protestar por tal acción. Frente a esta ola renovadora, los cuadrados monumentos al estilo soviético construidos por Mao lucen monótonos y anticuados, rebosados por las brillantes luces de Mac-donald, kentucky fried chicken, y miles de nuevos restaurantes privados. La fiebre urbanística está arrasando con las antiguas construcciones de la ciudad, se trata de los Huton, (manzanas de casas con patios bajos), y sus habitantes trasladados a los suburbios de la capital. El programa de reubicación está buscando espacio para nuevos centros de turismo, complejos de departamentos de lujo y tiendas departamentales, donde se gasta la nueva riqueza de Beijing y los dólares de la inversión extranjera.

USC EDITORIAL

Pero el espejo de la tragedia del pueblo chino no se queda sólo en Beijing, con sus indumentarias de capital olímpica. En el campo rural chino, en donde no hay un monumento nacional igual al coliseo “nido de pájaro” de la capital, sino el simple nido de pájaros de las aves silvestres en su hábitat, un campesinado enjuto compite por la supervivencia en el medio rural del gigante asiático, una disciplina que comparte con otros 800 millones de personas que se están quedando atrás en el veloz desarrollo económico de una potencia, que por estos días se presenta al mundo mediático, como la gran vitrina de la “armonía y la estabilidad”.

76

En su obsesión por demostrar al mundo los logros del buen gobierno, el Partido Comunista Chino, ha arrasado con “chabolas”, expulsado mendigos y prostitutas, y levantado muros de cemento que impiden ver las barriadas más pobres de Pekín desde la autopista que lleva al aeropuerto. La ola migratoria del campo a la ciudad, constituye el mayor éxodo rural de todos los tiempos, 200 millones de jóvenes emigraron


DEPARTAMENTO DE H UMANI D A D ES

>&21@ 7H[WRV

En el periodo posterior a la revolución China (1949) cuando la ideología maoísta contenida en el “Libro Rojo” de Mao, constituía la receta de cocina de toda revolución en el mundo moderno, este país fue visitado por algunos intelectuales de la izquierda colombiana, para observar los milagros económicos de la reforma agraria, y encontraron en el “campo chino” máquinas hechas de madera, para tecnificar la agricultura china. Al preguntar a los campesinos por esta contradicción, ellos contestaron: “el camarada Mao dice que hay que construir el socialismo en china a partir de los propios recursos naturales, técnicos y científicos del país”. La ideología maoísta, había creado por primera vez, un muro ideológico que cerraba para siempre la cooperación tecnológica entre el mundo capitalista occidental y el nuevo estado “socialista” que se construía en Asia. ¿Qué diría Mao hoy? Si la revolución China se inició con una marcha de millones de campesinos dirigidos por Mao para deponer el régimen del partido del Kuomintang, presidido por Chang-Kai-Shek, para obligarlo a refugiarse en la vecina isla de Formosa o Taiwán, y declarar el triunfo de la revolución. Se trataba de un proceso con profundas raíces agrario-campesino, que colocaba en tela de juicio la teoría clásica de Marx, del movimiento obrero como el eje del proceso revolucionario para la toma del poder, más tarde deformado por Lenin, y Stalin como Estado de dictadura del proletariado y posteriormente durante la época de los sucesores de José Stalin como “Estado de todo el pueblo”. Ese pueblo de campesinos, sobre cuyas espaldas

77

USC EDITORIAL

a las fábricas de la cercana e industrializada región de Guandong, donde son tratados como inmigrantes ilegales a pesar de estar en su propio país, y donde ganan unos 78 euros al mes, algo así como 214 mil pesos colombianos. La vida de un campesino en Suikou, empieza a las 5:30 a.m. y se consume en cuclillas entre el ardiente fango de los campos de arroz atendiendo pequeños piaras de cerdos, pollos y búfalos de agua. La renta familiar de un trabajador rural promedio, no supera los 10 euros mensuales en China ($27.400). Muchos no logran construir una casa decente, y los que la poseen la han construido con sus propias manos, utilizando madera y bambú, rematada en adobe.


>&21@ 7H[WRV

DEPARTAMENTO DE H UMANI D A D ES

USC EDITORIAL

se construyó en el pasado la República Popular China, es el que hoy, acorralado en el mundo de las reformas de Deng Xiaoping, y del nuevo orden global, permanece estancado en el pasado sin que la dirigencia china se percate de su situación social. Un servicio público para un campesino del común, consta de un agujero en el suelo rodeado de palos para ser utilizado como baño público para toda la comunidad (más de 20 personas); ante la ausencia de calentadores, el agua se calienta en enormes calderos sobre un horno de leña; las comodidades se extienden a un TV barato, dos bombillos y energía eléctrica que llega por un delgado cable a través del bosque y la selva desde el pueblo hasta las casas de los campesinos. Este es el costo que para los campesinos chinos significó su revolución. Contrario claro está a las metas fijadas por el marxismo clásico y luego por el social-imperialismo soviético, anteriores a la caída del muro de Berlín en 1989, que proclamaba con “bombos y platillos” la consigna de elevar a cada instante el nivel de vida de las masas. En la China de hoy sucede todo lo contrario: la pauperización del trabajo de obreros y campesinos en su grado más alto, en beneficio del número de ricos que no cesa de aumentar. China ya tiene 250.000 millonarios en dólares, y las políticas liberales del sistema también aumentaron las desigualdades entre ricos y pobres. Unos 700 Millones de chinos, entre perdedores y ganadores (47% de la población), viven con menos de dos euros diarios y, unos 300 millones de chinos con menos de un euro diario, porque el milagro económico de este país está basado en la represión y la explotación de millones de trabajadores que fabrican para el mundo entero toda clase de bienes de consumo baratos y sin ningún control de calidad.

78

La clase obrera china, según cifras del periódico “Le Monde Diplomatique”, trabaja entre 60 y 70 horas semanales con sueldos inferiores al salario mínimo. Más de 15 mil obreros mueren cada año en accidentes laborales: fábricas, en la industria de la construcción y en la gran minería, desprotegidos en su gran mayoría por una ley de Seguridad Social, que responda por estos accidentes de trabajo en los que a diario se mueren en el afán de sobrevivir en una sociedad que todos los días se deshumaniza más. Su crecimiento económico se


DEPARTAMENTO DE H UMANI D A D ES

>&21@ 7H[WRV

ha convertido en una “burbuja especulativa”, muy parecida al escenario deportivo del “cubo de agua” que fue construido sobre el concepto arquitectónico de la “teoría burbuja”. El sistema bursátil chino crece como “burbuja”, según la afirmación de Alan Greenspan, ex presidente de la Reserva Federal de Estados Unidos a grados insostenibles. El índice de la Bolsa de Shanghai, se ha multiplicado por cinco desde el año 2006, y su crecimiento desde el año 2008 es de 106 por ciento, y cuando una bolsa alcanza semejantes picos, pocas veces su hundimiento está lejos.

Los líderes del partido comunista chino siguen extremadamente temerosos de cualquier actividad no autorizada que involucre a un gran número de gente. Es por ello que con frecuencia arrestan a cientos de miembros del grupo Falun Gong, que practican rituales de respiración y ejercicios para lograr el bienestar espiritual. En 1999, 10 mil personas

79

USC EDITORIAL

China ha comenzado a crear un descontento generalizado en las últimas décadas del siglo XX y comienzos del XXI, que hoy por hoy es causa de preocupación para sus líderes. La estabilidad política es una constante preocupación para quienes gobiernan esta nación de 1.350 millones de personas. Los líderes temen que el pueblo pueda salirse de control en tiempos de caos económico o político. Es por eso que los líderes del Partido Comunista se ponen nerviosos cada año cuando se aproxima el 4 de junio, aniversario del ataque del ejército chino a los manifestantes de Beijing Central. El ataque a ciudadanos desarmados, que quizás mató a dos mil personas, ocurrió en 1989 después de dos semanas de manifestaciones pacíficas en la Plaza de Tiananmen y alrededor de ella para poner fin a la corrupción en que se consumía el gobierno. En 1992 un hombre desplegó una pancarta de protesta en la vieja plaza de Tiananmen y fue arrestado por agitador, desde entonces está detenido en un hospital psiquiátrico. Los ciudadanos que desafían la versión oficial de los hechos enfrentan intimidación, deportación o prisión. A algunos disidentes se les han confiscado sus registros de computadora y listas de personas con ideas afines.


>&21@ 7H[WRV

DEPARTAMENTO DE H UMANI D A D ES

se presentaron frente al Zhongnanhai, el imponente complejo donde viven los líderes del partido para meditar tranquilamente. Ningún monumento en la Plaza de Tiananmen recuerda la masacre de los manifestantes o conmemora cualquier otro evento que altere la historia oficial del socialismo. Pero, ¿qué efecto tiene reprimir la memoria colectiva de un pueblo con profundas raíces en la historia? Un poeta chino del siglo IX llamado Meng-jiao, escribió: “si pierdes el pasado la voluntad se desmorona fácilmente”.

USC EDITORIAL

Por tales motivos los juegos olímpicos de Beijing, les pueden brindar a los dirigentes chinos la posibilidad de una rehabilitación internacional, después de la condena mundial de la que fueron objeto tras la matanza de la plaza de Tiananmen en 1989. Por eso el éxito de las olimpiadas del 2008 fue tan primordial para ellos, puesto que así se rescataba una buena imagen para el mundo, teñida de sangre y represión contra la revuelta del Tíbet en marzo pasado; así como el furor de las autoridades contra las manifestaciones que perturbaron en algunos países el paso de la antorcha olímpica. O la rapidez en enviar auxilios a los damnificados del terremoto de Sichuan del 12 de mayo pasado. Como lo ha afirmado Ignacio Ramonet: “el milagro de los juegos olímpicos de Beijing y su aplastante victoria sobre Estados Unidos, es la imagen que esconde a los pueblos del mundo la verdadera realidad de este “cuento chino”. Junto al éxito deportivo, campea libremente la violación de los derechos humanos, que contradicen los valores del olimpismo”.

80

China por ejemplo, realiza más de siete mil ejecuciones capitales por año, esto es, el 80 por ciento de todas las penas de muerte aplicadas en el mundo. Además, la estabilidad de este coloso se ve amenazada por un previsible desplome bursátil, una inflación descomedida, un desastre ecológico y mítines sociales que se multiplican. A todo ello se añade el peligro de una catástrofe ecológica que cada día preocupa más a los ciudadanos chinos. El Ministro del Medio Ambiente, Pan Yue, admite la enormidad del desastre: “cinco de las ciudades más contaminadas del planeta se hallan en china; las lluvias ácidas caen sobre un tercio de nuestro territorio;


DEPARTAMENTO DE H UMANI D A D ES

>&21@ 7H[WRV

la mitad de las aguas de nuestros siete ríos son inutilizables; un tercio de nuestra población respira aire contaminado”. En Beijing, entre el 70 y el 80 por ciento de los casos de cáncer tienen por causa un medio ambiente degradado. Recordemos que en la gran construcción de la represa sobre el río Amarillo, millones de campesinos y pescadores que vivían en las riveras del río fueron trasladados a lejanas provincias de China; sus terrenos ocupados y sus recursos naturales degradados por la construcción de tan faraónica empresa, que hoy cobra al gobierno Chino unos costos ambientales incalculables para su pueblo.

La monumental entrada de Nanjie está adornada con un arco iris de cemento, una gigantesca estatua de Mao-TseTung y los enormes retratos de cuatro líderes que cada vez son más difíciles de ver en el resto del mundo: Marx, Engels, Lenin y Stalin. La ciudad les rinde tributo y practica las enseñanzas de una sociedad sin clases, donde la propiedad pública es la protagonista y donde no es posible encontrar los lujosos negocios, carteles publicitarios, restaurantes, hoteles y empresas que florecen en el resto de China. Nanjie decidió no emprender las reformas económicas que se extendieron a lo largo y ancho de China en los años ochenta, y sobrevive como una rareza que ha despertado el interés turístico de cientos de miles de chinos. El libre mercado tienta a los habitantes de Nanjie a pocos metros de los puertos de la ciudad, donde se han instalado comerciantes que hacen lo que está prohibido al

81

USC EDITORIAL

El giro de una economía con matices de socialismo planificado a una economía capitalista de libre mercado, a partir de las reformas de Deng-Xiaoping, en 1978, llevó a China a desandar el camino iniciado por Mao en 1949. De la teoría de un “socialismo típico” en china, para sacar adelante al país del atraso feudal en que se encontraba queda poco. Mientras el resto del país marcha con paso firme hacia el libre mercado, el enriquecimiento y las diferencias sociales, en la provincia de Henan sobrevive una pequeña ciudad donde el tiempo parece haberse detenido en los lejanos años del maoísmo.


>&21@ 7H[WRV

DEPARTAMENTO DE H UMANI D A D ES

USC EDITORIAL

otro lado del muro urbano. El único negocio privado que tiene acceso a este “recinto” son los taxis particulares que recorren las calles en busca de clientes. A simple vista el comunismo ortodoxo parece funcionar en éste último reducto de china. Hay vivienda gratis, atención médica gratis, educación, comida gratis, trabajo asegurado y pensiones. Los sueldos no son altos, pero aquí no hace falta tener mucho dinero para vivir. Aquí aplicaríamos el viejo eslogan maoísta “Hay varias formas de construir el socialismo, cada país y cada región lo desarrolla a su modo, según su realidad y sus necesidades”. Como diría un marxista ortodoxo de los tiempos de la revolución china: “este país es un caso típico dentro de la diversidad en la construcción del socialismo en cada pa��s”. Lo cierto es que éstos pequeños espacios de comunas socialistas son rezagos del pasado, vitrinas del Partido Comunista Chino, para desviar la atención del incauto y desprevenido visitante; pues de aquella República Popular China, con visos de planificación socialista, sólo queda su desgastado “logotipo”, recuerdo de su pasado “maoísta”, porque lo cierto de toda esta historia de este gigante asiático del mundo de la globalización de hoy, es el de haberse convertido para desgracia y ejemplo de los pueblos oprimidos del mundo, en la “sucursal” del capitalismo financiero de occidente, que encontró en este país del lejano oriente, lo que los “teóricos” de la economía capitalista occidental, siempre quisieron hallar: una especie de “gallina de los huevos de oro”, que ni el mismo Samaniego, autor de ésta fábula, no se llegó a imaginar que ella algún día tendría su justificación en la vida real de un pueblo. Porque como dice el autor de la fábula: “Cuantos hay que teniendo lo bastante / enriquecerse quieren al inconstante / abrazando proyectos / a veces de tan rápidos efectos / que sólo en pocos meses / cuando se contemplan ya marqueses / contando sus millones / se vieron en la calle sin calzones”.

82

Es pues indiscutible, y no podemos menospreciar la gran capacidad imaginativa de la actual dirigencia china en construir “cuentos chinos”, sobre su pasado milenario, y sobre su destino manifiesto en la modernidad. La actual dirigencia sabe muy bien de lo que es capaz su pueblo, de su flexibilidad y adaptación milenaria al caos y el orden del mundo moderno.


DEPARTAMENTO DE H UMANI D A D ES

>&21@ 7H[WRV

Del consumo de una taza de arroz a un plato de tallarines, de un pincho de alacranes a la brasa a un suculento puré de sesos de perro, y de un plato especial olímpico de tallarines – verduras – camarones (nido de pájaros) hasta un postre de gelatina de mil sabores “cubo de agua”. A todas éstas rarezas de su cocina tradicional puede adaptarse el pueblo chino; también a soportar con estoicismo la explotación de su trabajo por los nuevos amos del capital multinacional, a su pobreza diaria y a la protesta esporádica contra la corrupción en que se debaten sus gobernantes. La televisión, la prensa y la radio, mostraron al mundo en 1989 la masacre de Tiananmen, y con ella la imagen de un estudiante desafiando en aquella plaza, como una estatua petrificada, el avance de un tanque de guerra que lo intimida a quitarse del camino. China debe encontrar en un futuro próximo una salida a la crisis social y política en que se debate su pueblo desde la segunda mitad del siglo XX; pues sólo así podrá construir su propia historia y desandar el camino del “libre mercado”, para encontrar las raíces de su revolución campesina que su dirigencia abortó en beneficio del burocratismo y el autoritarismo más salvaje. El reconocimiento de su identidad sólo será posible en la medida en que recupere para los pueblos del mundo, el horizonte de la libertad de una Nación que apostó por la democracia socialista, y sólo construyó un cuento chino.

Bibliografía 1. Ramonet, Ignacio. Le Monde Diplomatique. España. 2008.

 3. Mao - Set – Tung. Revolución Cultural. Pekín. Ediciones Pekín. 1975.   4. Trotsky, León. Acerca de la Revolución Socialista. Bogotá. Ediciones Estrategia. 1971.

83

USC EDITORIAL

2. Mao - Set – Tung. El Libro Rojo. Pekín. Ediciones Pekín. 1975.


>&21@ 7H[WRV

DEPARTAMENTO DE H UMANI D A D ES

  5. Hobsbawm, Eric. Historia del Siglo XX. Barcelona. Editorial Crítica. 2003.  6. Hobsbawm, Eric. Revolucionarios. Barcelona. Editorial Crítica. 2000.

USC EDITORIAL

 7. Stiglitz, Joseph. Pánico en la globalización. Cali. Editorial Fica. 2001

84


DEPARTAMENTO DE H UMANI D A D ES

>&21@ 7H[WRV

Constitución de 1991, una revolución inconclusa “La democracia participativa y la economía de mercado son ingredientes esenciales en una sociedad abierta”

George Soros.

Por Álvaro Mina Paz 1∗

Resumen Con la Constitución Política de 1991,2 en Colombia se abre un nuevo proceso de participación ciudadana y, más concretamente un nuevo marco democrático fundamentado en el reconocimiento legal de los derechos fundamentales para todos los colombianos. En tal sentido, la Carta constitucional es considerada como una de las más avanzadas del mundo.

With the Political Constitution of 1991, a new process of citizen participation is opened in Colombia and, more specifically a new democratic frame based on the legal recognition of the basic rights for all Colombians. In this sense, the constitutional letter is considered as one of the most advanced in the world. ∗ Lic. Ciencias Sociales de la Universidad Santiago de Cali, Especialista en Docencia para la Educación Superior USC Y Especialista en pedagogía para el desarrollo del aprendizaje autónomo. 2 Presidencia de la República. Constitución Política de Colombia, 1991 1

85

USC EDITORIAL

Abstract:


DEPARTAMENTO DE H UMANI D A D ES

>&21@ 7H[WRV Key words:

Constitution, policy, democracy, participation, rights.

Palabras clave: Constitución, derechos.

política,

democracia,

participación,

Introducción La Constitución de 1991 abrió nuevos espacios de participación ciudadana, rompió el estrecho marco de la llamada democracia representativa, avanzó al definir al Estado como una Democracia Participativa; pero no ha podido superar el formalismo retórico. En tal sentido, la convivencia pacífica, la tolerancia ideológica, el respeto mutuo, el pleno reconocimiento de las libertades, la igualdad jurídica sigue siendo un ideal, a pesar de estar consagrados en la Norma. Lo que hace pensar en la necesidad de un nuevo pacto social que incorpore nuevos elementos a la Carta fundamental.

USC EDITORIAL

Luego de 17 años de vigencia, hoy se afirma que la Constitución de 1991 no es una obra perfecta, pero sin duda ella ha significado un avance formidable en la modernización del Estado. Porque de poco sirven las reformas legales si ello no va acompañado de cambios profundos en la conducta de nuestras comunidades. Es la nuestra una Constitución eminentemente social que busca eliminar los privilegios, las injusticias, y los atropellos, por tal motivo, fue elaborada bajo los preceptos del respeto de la dignidad humana y en la convivencia pacífica.

86


DEPARTAMENTO DE H UMANI D A D ES

>&21@ 7H[WRV

1. Constitución como instrumento presidencial Para el profesor Alcibíades Paredes3, la posibilidad de convocar una Constituyente como resultado de eventuales negociaciones de paz -en referencia al actual conflicto armado que se libra en Colombia-, es un hecho porque a pocos años de vigencia del Estatuto de 1991, ha demostrado que, lejos de ser un medio efectivo para canalizar y profundizar una verdadera democracia avanzada, ha sido instrumento legitimador del autoritarismo presidencial, de la hegemonía bipartidista, de la corrupción oficial generalizada, de la discriminalización de la protesta social. Si nos guiamos por las agudas críticas que se escuchan en torno a la Carta de 1.991, lo más sensato es -antes de realizar dicha convocatoria- ponernos de acuerdo sobre lo que queremos para el país, sobre la filosofía que debe guiar nuestras actuaciones e implementar una Constitución con nuevas reglas, más claras que posibiliten el desmonte de la hegemonía bipartidista, elimine el presidencialismo, se creen nuevos órganos de control, facilite la participación de las minorías, establezca una lucha frontal contra la corrupción, reduzca los miembros del congreso y que el Estado sea declarado como uno Democrático Pluralista e Incluyente.

A pesar de tan notables realizaciones, la actual Constitución de 1991 es una revolución inconclusa. Cierto es que bajo su vigencia se han realizado grandes transformaciones, antes mencionadas, pero también es cierto que se ha fortalecido la 3

Paredes, C. Alcibíades. Paz y Democracia. AC Editores, 2001

87

USC EDITORIAL

Entre los muchos cambios que introdujo la Constitución de 1991 se cuentan los mecanismos de participación como la tutela, en la defensa de los derechos fundamentales, se facilitó la doble nacionalidad, la vida de los colombianos en el exterior; la participación comunitaria; endurecimiento de las inhabilidades de los congresistas; la elección popular de alcaldes y gobernadores, la introducción del sistema acusatorio y la Fiscalía.


>&21@ 7H[WRV

DEPARTAMENTO DE H UMANI D A D ES

violencia, la corrupción política, la impunidad. En tal sentido, es urgente crear una nueva cultura ciudadana que defienda lo público y los intereses generales de la comunidad nacional. Hay preocupación por lo ineficaz del aparato judicial, no hay confianza en los tribunales, el país registra los más altos índices de homicidios, secuestros, el narcotráfico se ha fortalecido, la insurgencia es más activa, al tiempo que el paramilitarismo se ha consolidado como principal agente de violencia en el país. Es en este panorama, que se hace necesario pensar si lo que quiere en el país es una mera reforma o una nueva Carta constitucional. La actual crisis estructural, confirma los vacíos presentes en la Carta; el conflicto armado que lacera nuestra sociedad nos lleva a reflexionar sobre la urgencia de construir una nueva sociedad4 cuyas bases deben estar fundadas a partir del trabajo de “desarrollar una cultura productiva y política con la abolición de prácticas y lógicas de comportamiento arraigadas, como la rentística y la ilegal, enmarcada dentro de un verdadero ordenamiento democrático e incluyente socialmente, en el contexto de la globalización comprendidas las esferas económica, política, social y cultural”. Garay, 1999.

USC EDITORIAL

Una nueva Constitución debe garantizar que los ciudadanos en el país tengan derecho a las mismas opciones con el fin de contar con una sociedad verdaderamente avanzada y democrática, incluyente y participativa. En tal sentido, cada uno de los colombianos debe ser un defensor del interés colectivo y un constructor de lo público, porque de la legitimidad del Estado depende la superación de los vacíos normativos expresados en la actual Constitución.

88

Resulta paradójico que la Constitución de 1991 a pesar de haber sido presentada como un nuevo proyecto político, en esencia, conserva la vieja estructura de la Constitución de 1886: tres poderes, república unitaria, sistema de gobierno presidencialista, congreso bicameral, régimen político liberal, 4

Garay, Luis. Jorge. Construcción de una nueva sociedad. Editorial Cambio, 1999.


DEPARTAMENTO DE H UMANI D A D ES

>&21@ 7H[WRV

régimen económico propiedad privada, derechos individuales y libertades públicas. El mayor obstáculo que tiene la Carta de 1991 es la reglamentación económica neoliberal a la que ha sido sometida desde su implementación por el presidente César Gaviria. El país, en el marco jurídico de la Constitución de 1886, sortea con relativo éxito y progreso la época comprendida entre los años de 1930 y 1970 con la ayuda de la concepción keynesiana; la teoría de la demanda, movida por la necesidad de ampliar el consumo social y encontrar incentivos para el fortalecimiento de la inversión y la búsqueda de la utopía del “pleno empleo” lo que ayudó en la construcción de una teoría política que se fundamentaba en la intervención progresiva del Estado y que se expresó en la ampliación del gasto público. El keynesianismo colombiano creyó encontrar la piedra filosofal que le permitiría resolver la vieja discusión entre los peligros del liberalismo clásico y la concepción marxista, en aquel entonces, cada vez más creciente en los ambientes académicos e intelectuales; de todos modos las recetas del keynesianismo entraron en crisis en los años setenta, cuando la inflación aniquiló todas las posibilidades de financiación del gasto público por parte del Estado.

Paradójicamente es a partir de la existencia de la Constitución la de 1991, que es profundamente social, cuando se da inicio a las privatizaciones a gran escala y con ello se amplían los niveles de pobreza y desempleo. Ante este panorama los colombianos han empezado a dudar de las bondades del Estado Social de Derecho.

89

USC EDITORIAL

En estas nuevas condiciones tanto neoconservadores como neoliberales entraron en franca alianza – los primeros defendiendo la iniciativa privada y los segundos el mercadose dieron a la tarea de desmontar el esquema keynesiano y su inevitable consecuencia: la liquidación del Estado interventor y con ello eliminar las políticas de planificación e inversión social en salud y educación.


>&21@ 7H[WRV

DEPARTAMENTO DE H UMANI D A D ES

“Colombia es un Estado social de derecho, organizado en forma de República unitaria, con autonomía de sus entidades territoriales, democrática, participativa y pluralista, fundada en el respeto de la dignidad humana, en el trabajo y la solidaridad de las personas que integran la prevalencía del interés general”.5

Antes de este panorama a los colombianos se nos ha presentado el concepto de “Estado Social de Derecho” como sinónimo de país de leyes, en el cual existe división de poderes que son garantes para la existencia del “imperio de la ley”. En tal sentido el Artículo 2º; reza: “Son fines esenciales del Estado: servir a la comunidad, promover la prosperidad general y garantizar la efectividad de los principios, derechos y deberes consagrados en la constitución...”

USC EDITORIAL

Pero, el Estado Social de Derecho consagrado en la Carta de 1991 ha terminado tristemente identificado con el Estado Liberal y que sólo reconoce libertades ciudadanas, respeto por la vida privada, la sacrosanta propiedad privada y todo el lastre positivo que se fundamenta en la explotación por parte de una clase social dueña de los medios producción al resto de la población, y en esencia es la negación de la democracia.

90

Con respecto a este problema resulta inaplazable pensar en la modificación de la actual Carta. Se debe partir cambiando la concepción de Estado. Porque el Estado Social de Derecho es un constructo teórico formal, que en la realidad no responde a la defensa del patrimonio social de la ciudadanía ni es garante de lo que se propone en la misma Carta. Ella, a pesar de ser una Constitución eminentemente social no ha logrado en 10 años eliminar los privilegios, las injusticias, los atropellos. Los preceptos de respeto de la dignidad humana y convivencia son sólo formalismo jurídico.

5

Constitución Política de Colombia, Artículo 1º de los principios fundamentales.


DEPARTAMENTO DE H UMANI D A D ES

>&21@ 7H[WRV

2. Constitución y el nuevo modelo económico La Constitución de 1991 consagra a Colombia como un Estado Social de Derecho a diferencia de la Constitución de 1886 en la que se concibe éste como Estado de Derecho. Sin duda se introdujo el concepto de Social porque no bastaba la visión de Estado Positivo de los derechos humanos sino la garantía de los mismos. Pero este giro jurídico no resolvió el problema. El actual modelo económico imperante en Colombia -Neoliberal- está en absoluta contravía de las necesidades de progreso social -en materia de derechos humanos- de los sectores populares y se ha convertido en una poderosa tenaza que amplía los niveles de marginalidad, de pobreza, inequidad, injusticia e intolerancia; factores que determinan la violación de los derechos humanos a gran escala. Terminada una década de vigencia de la Constitución de 1991, es urgente reflexionar en torno a los aspectos que no se concluyeron y que origina inconformidad con la Carta, y pensar como lo están haciendo un número cada vez mayor de colombianos, modificar la actual Carta sobre la base de fundar un nuevo Estado que permita la reconstrucción de lo público, lo ético. Y en todos los casos éste debe ser esencialmente democrático pluralista e incluyente.

Derechos humanos son todos aquellos atributos y facultades que permiten a una persona y a la comunidad reclamar lo que necesita para vivir dignamente y cumplir los fines propios de la vida en comunidad6. Vivir dignamente implica tener acceso a los bienes materiales, culturales y sociales para el disfrute pleno de la misma. A pesar de estar consagrado en la Defensoría del pueblo. Nuevas cuestiones básicas sobre derechos humanos. Plegable, 1995.

6

91

USC EDITORIAL

“Lo público debe ser inseparable de una democracia incluyente y participativa”, como lo señala el economista e investigador, Luis Jorge Garay. Defender lo público es condición fundamental para garantizar en forma real no sólo la democracia sino también los derechos humanos y el tejido ético.


DEPARTAMENTO DE H UMANI D A D ES

>&21@ 7H[WRV

Constitución la defensa de los derechos humanos, Colombia junto con China, Indonesia, Turquía y Argelia son considerados los países más violadores de los derechos en el mundo. Giddens, se pregunta: ¿Qué es la democracia? Y responde: “la democracia es un sistema que implica competencia efectiva entre partidos políticos que buscan puestos de poder. En una democracia hay elecciones regulares y limpias, en la que toman parte todos los miembros de la población. Estos derechos de participación democrática van acompañados de libertades civiles: libertad de expresión y discusión, junto con la libertad de formar y afiliarse a grupos o asociaciones políticas”.7 Así como sin participación no hay democracia, tampoco ella puede existir sin oposición, de la misma manera como sin democracia no funcionan los partidos. Por lo tanto, la base de cualquier proyecto político constitucional fundamentado en la democracia debe empezar por reconocer el pluralismo y ofrecer garantías para la participación. La existencia de múltiples partidos que se disputan la dirección del gobierno configura la esencia de la participación; contrario a lo que existe en la actualidad. El gobierno no tiene oposición sino subversión por parte de grupos alzados en armas, por la imposibilidad de participar políticamente con programas distintos a los expresados por los partidos llamados tradicionales.

USC EDITORIAL

3. Participación política

92

La Constitución política de Colombia consagra la participación democrática de los partidos y movimientos políticos. Establece los mecanismos de participación: el voto, el plebiscito, el referendo, la consulta popular, el cabildo abierto, la iniciativa legislativa y la revocatoria del mandato. Contempla un estatuto de oposición que permite a los movimientos y partidos que no participan del gobierno, ejercer libremente la función crítica y presentar alternativas políticas. Pero el país conoce la suerte de muchos movimientos políticos que han sido sistemáticamente eliminados y sus miembros desaparecidos por representar intereses contrarios a los consagrados por 7

Giddens Anthony. Un mundo desbocado. Ediciones Taurus, 2000.


DEPARTAMENTO DE H UMANI D A D ES

>&21@ 7H[WRV

las fuerzas que tradicionalmente dirigen el gobierno de turno. Hace falta por lo tanto avanzar, profundizar la democracia, es decir, realizar lo que Anthony Giddens llama “democratizar la democracia” y para esto es preciso modificar o transformar en forma profunda la actual Carta política. Todos los demócratas sabemos de la incapacidad del actual Estado para ofrecer canales democráticos en la solución de graves problemas nacionales, lo que se evidencia en las protestas generalizadas y permanentes paros cívicos, movilización de la insurgencia, el narcotráfico y los grupos de autodefensa los cuales pretenden suplir la ausencia del Estado. Fue por eso que, en el año de 1990 se desarrolla y se consolida en Colombia un amplio movimiento de opinión en él coinciden diversos sectores políticos, económicos, étnicos y sociales en la necesidad de transformar las estructuras políticas y administrativas existentes. Se convoca a la elección de una asamblea nacional constituyente que estuvo integrada por representantes de los partidos políticos tradicionales, los movimientos guerrilleros desmovilizados, los indígenas, los trabajadores, campesinos y grupos religiosos. Son los constituyentes los que van a confeccionar la Carta del 91. La que hemos calificado de revolucionaria pero inconclusa, 10 años después, por diversos factores, antes mencionados, y los que a continuación anunciamos para ampliar nuestra argumentación respecto a la necesidad imperiosa de renovarla o cambiarla.

“Todas las personas nacen libre e iguales ante la ley, recibirán la misma protección y trato de las autoridades y gozará de los mismos derechos, libertades y oportunidades sin ninguna discriminación por razones de sexo, raza, origen nacional o familiar, lengua, religión, opinión o filosófica”.

93

USC EDITORIAL

Mediante el artículo 7 se reconoce a Colombia como un Estado diverso en lo Cultural y en lo Étnico y se le asigna al Estado la responsabilidad de proteger esa diversidad. El Artículo 13 establece:


DEPARTAMENTO DE H UMANI D A D ES

>&21@ 7H[WRV

Lo anterior significa, que no puede haber en Colombia exclusiones, restricciones o preferencias de motivación política, religiosa o racista, y las autoridades tienen la obligación de impedir que el principio Constitucional de igualdad sea vulnerado o amenazado por conductas inspiradas en la exclusión. Pero en el país siguen existiendo instituciones públicas y privadas que no garantizan ni permiten la participación de minorías políticas, sociales y étnicas. Se requiere no sólo del enunciado formal jurídico sino también de la correspondiente reglamentación. En tal sentido las comunidades negras, indígenas y las minorías políticas siguen reclamando entre otros sus derechos. Hoy en el país son muchos los juristas e intelectuales de todas las disciplinas que discuten sobre el modelo de Estado que debe imperar en Colombia. Al respeto dice un editorial del tiempo:8

USC EDITORIAL

“No se trata de defender el capitalismo salvaje ni el socialismo a ultranza, al fin y al cabo en el mundo entero se está imponiendo la democracia como modelo político y la economía de mercado como base del modelo económico... se habla entonces de un modelo económico “a la criolla”, lo cual es perfectamente lógico si con ello se pretende diseñar un esquema apropiado a nuestras necesidades y posibilidades”.

94

La reflexión sobre un nuevo modelo económico, democrático y alternativo9 debe partir del análisis de que el libre mercado base del neoliberalismo conduce al capitalismo salvaje al crear políticas económicas que sólo favorecen al gran capital y la iniciativa privada en detrimento de las políticas sociales, al limitar la intervención estatal. Así como la propiedad privada sin restricciones, base del capitalismo individualista, conduce a una lucha desigual en la que la libertad y la riqueza en manos de unos pocos coarta y limita las posibilidades de progreso de las mayorías asalariados. 8 9

El Tiempo, 2 de febrero 2001. Fajardo Nelson. Revista Sociedad. Pág. 201.


DEPARTAMENTO DE H UMANI D A D ES

>&21@ 7H[WRV

La actual Carta emprendió una revolución que se quedó inconclusa. Porque, revolución es un cambio fundamental que se presenta en cualquier actividad humana, ya sea dentro de lo económico, lo social, lo político. El propósito de una revolución es cambiar de forma radical las estructuras económicas, el sistema de gobierno y las instituciones de gobierno. Hemos argumentado en este ensayo que la Constitución de 1991 es una revolución inconclusa de tal manera que la sociedad sigue esperando cambios fundamentales que deben expresarse en una nueva Carta fundamental con nuevas instituciones que interpreten una nueva forma de gobierno centrado en mayor nivel de democracia, más participación y sobre todo plural e incluyente.

4. Conclusión El país reclama una revolución profunda que genere una reforma del Estado10 y cuya única forma de gobierno sea una democracia avanzada participativa e incluyente; ahora, el logro de tal propósito sugiere reformar la justicia, el sistema judicial, los órganos de control, creación de instrumentos eficaces para combatir la corrupción, el narcotráfico, reforma política que legitime el pluralismo, reforma de los movimientos políticos y movimientos, reformas al sistema electoral, dar garantías plenas a la oposición y las minorías, ampliar los mecanismos de participación, reformar el Congreso, modernizar el aparto administrativo, descentralizar y generar poder local, crear nuevas políticas de servicios públicos, eliminar el presidencialismo y sobre todo lograr la convivencia pacífica en todo el territorio nacional a través de firmar acuerdos serios con los grupos insurgentes.

Agenda ciudadana por la paz. Construyendo Presente y Futuro en Santiago de Cali. Primera Edición. Santiago de Cali. 1999. 64 p. 10

Sanín Javier. Revista Sociedad. Número 4, 2001, pág. 189.

95

USC EDITORIAL

Bibliografía


>&21@ 7H[WRV

DEPARTAMENTO DE H UMANI D A D ES

Atencio B, Jaime. Acerca de la Antropología Social y la Semiología. Revista Lenguaje Nº7. Cali. 1976. Autores varios. Lenguaje y Sociedad. Centro de traducciones Univalle. Cali. 1983. _____________. Colombia un País por Construir. Capítulo 1 Problemas y Retos Presentes y Futuros para la Sociedad Colombiana. Universidad Nacional de Colombia. Primera Edición. Santa Fe de Bogotá, D.C. 2000. 690 p. Balcázar de Bucher, Cecilia. Hacia la delimitación del campo de conocimiento de la Sociolingüística. En: Revista Lenguaje Nº15. Cali 1985. Colección documentos. Constitución Política de Colombia de 1991. Cooperativa Editorial Magisterio. Santa Fe de Bogotá, D.C. 1993. Colmenares, Julio Silva. Tras la máscara del subdesarrollo. Editores Carlos Valencia. Constitución 1991: Caja de Herramientas. Ediciones Foro Nacional por Colombia. Santa Fe de Bogotá. 1992. 215 p. Cortina, Adela. El mundo de los valores. Editorial Búho 1999. Crisis de Valores y Políticas Culturales. Fondo Editorial Cooperativo CANAPRO, Bogotá 1987 187 p.

USC EDITORIAL

Gaitán G., Camilo y Otros. Productividad y Participación. Primera Edición Cámara de Comercio de Bucaramanga. Bucaramanga, 1987, 165 p.

96

Garay, Luis Jorge. Construcción de una nueva sociedad. Editorial cambio 1999.


DEPARTAMENTO DE H UMANI D A D ES

>&21@ 7H[WRV

Gómez Buendia, Hernando. Compilador. Educación la Agenda del Siglo XXI, hacia un Desarrollo Humano. Primera Edición. Editores Tercer Mundo S.A. Santa Fe de Bogotá, 1998. 366 p. Gómez, Aristizabal Horacio. Los colombianos viciosos y virtuosos. Editorial Esquilo 2001. Hinkelammert, Franz. El capitalismo al desnudo. Editorial Búho 1991. Hoyos Vásquez, Guillermo. Derechos Humanos, Ética y Moral. Corporación Viva la Ciudadanía. Santa Fe de Bogotá, D.C. 1995. 90 p. Iriarte, Fernando. El país plural. Ediciones Esquilo 2001. Londoño, Juan Fernando y Otros. Sociedad Civil, Control Social y Democracia Participativa. Primera Edición. Fundación Friedrich Ebert de Colombia. FESCOL, Bogotá, 1997. 105 p. Luria, A. R. Conciencia y Lenguaje. Tercera Edición. Visor Distribuciones S.A Madrid – España. 1995. Uria, A. R. Lenguaje y Pensamiento. Ediciones Martínez Roca S. A. Santa Fe de Bogotá 1993. Magendzo K., Abraham. Currículum, Educación para la Democracia en la Modernidad. Instituto para el Desarrollo de la Democracia “Luis Carlos Galán”. Santa Fe de Bogotá 1998. 309 p.

Morin, Edgar. Los Siete saberes Necesarios para la Educación del Futuro. Cooperativa Editorial Magisterio. Bogotá, 2001. 133 p. Moser, Carolina y Mcllwaine. La violencia y la exclusión en Colombia. Editorial Asdi 2000.

97

USC EDITORIAL

Malinowski, B. Teoría científica de la cultura. Editorial Herder 1962.


>&21@ 7H[WRV

DEPARTAMENTO DE H UMANI D A D ES

Muñoz Losada, María, Teresa. Democracia y Participación Ciudadana: El Nuevo Orden Constitucional y Legal. Corporación Viva la Ciudadanía. Santa Fe de Bogotá, D.C. 1996. 96 p. Nanda, Serena. Antropología cultural. Editorial Iberoamérica 1995. Ospina, William. ¿Dónde está la franja amarilla? Revista Foro. Ospina, William. Lo que se gesta en Colombia. Revista Foro. Olive, León. Ética y diversidad cultural. Editorial, Fondo de Cultura Económico. Paredes Collazos, Alcibíades. Paz y democracia. Editores AC 2001. Parra Sandoval, Rodrigo. Cultura Escolar y Formación de Valores. En: Pedagogía de los valores ciudadanos. Santa Fe de Bogotá, D.C. 1992. 106 p. Pécaut, Daniel. Y Otros. Violencia, guerra y paz. Editorial Universidad del Valle 2001. Porras Collantes, Ernesto. Kurt Baldinger: Relación entre la historia del pensamiento y la historia de la lengua. En: Revista Litterae Nº4 Bogotá 1991. Revista. Sociedad. Año 3 número 4, febrero 2001.

USC EDITORIAL

Ruiz, Jorge Eliécer. Sociedad y Cultura. Instituto Caro y Cuervo. Bogotá.

98

Savranski, I. La cultura y sus funciones. Editorial Progreso. Moscú - URSS. 1983.


DEPARTAMENTO DE H UMANI D A D ES

>&21@ 7H[WRV

Serie documentos 9. Ley General de Educación. Ediciones Fecode. Santa Fe de Bogotá, D.C. 1994. 169 p. Singer, Peter. Ética para vivir mejor. Editorial Ariel 1995. Soros, George. La crisis del capitalismo global. Editorial Plaza y Janes 1999. UNESCO-PNUD. Perspectiva Educativa del Desarrollo Humano en América Latina. Oficina Regional de Educación de la UNESCO. Santiago de Chile, 1996. 155 p.

99

USC EDITORIAL

Zuleta, Estanislao. Democracia y participación en Colombia. Revista Foro.


DEPARTAMENTO DE H UMANI D A D ES

>&21@ 7H[WRV

Desentrañando la chóra platónica: una lectura filosófico-política de la categoría «ser» en República, Timeo y Parménides1 Lic. Agostina Marchi2

USC EDITORIAL

Resumen

100

Peter Sloterdijk nos brinda dos pistas posibles para intentar leer el aún inextricable origen platónico de nuestra filosofía. En algún lugar bastante disimulado de Normas para el parque humano y a propósito del humanismo, Sloterdijk dice que el “conflicto básico postulado por Nietzsche de cualquier futuro” consiste en la disputa entre “los criadores del hombre en dirección a lo pequeño y los criadores hacia lo grande”, entre “los humanistas y los superhumanistas, entre los amigos del hombre y los amigos del superhombre”. Segunda pista: en El extrañamiento del mundo, Sloterdijk nos dice que «droga» es, para el mundo y la cultura occidentales y siempre después de Platón, toda aquella sustancia que a) revista cierto estatuto supletorio, sustituya una falta; b) se constituya en dispositivo inhibitorio y/o desinhibitorio; y c) genere una adicción. Siguiendo el rastro de Sloterdijk, proponemos leer República como el primer dispositivo inhibitorio (/desinhibitorio) de la decadencia humana (aparentemente, ya demasiado humana para los últimos siglos a.C.) apoyado en la sustitución de lo que una vez fue comunicación soberana con lo divino (saber Ponencia presentada en el IX Coloquio Internacional Bariloche de Filosofía, 1 al 3 de octubre de 2008, Bariloche, Argentina. Docente de las Facultades de Cs. Sociales y Derecho. Universidad de Buenos Aires, Argentina

1 2


DEPARTAMENTO DE H UMANI D A D ES

>&21@ 7H[WRV

de sí y gobierno de sí) por administración dosificada de saber y poder.

Palabras clave: Platón – República – humanismo – Peter Sloterdijk – saber.

Abstract Peter Sloterdijk gives us two possible clues to try and read the yet inextricable Platonic origin of our philosophy. Somewhere in Rules for the Human Theme-Park and regarding humanism, Sloterdijk says the “basic conflict Nietzsche has posed to any future” lays on the clash between “the breeders of men towards the small and the breeders of men towards the great”, between “humanists and superhumanists, between the friends of the human and those of the superhuman”. Second clue: in Strangeness of the World, Sloterdijk tells us «drug» is, for Western culture and always after Plato, every substance that a) entails certain suppletory nature, substitutes a lack of something; b) becomes an inhibiting and/or uninhibiting mechanism; and c) causes addiction. Following Sloterdijk’s path, we intend to read Plato’s Republic as the first human decadence inhibiting(/uninhibiting) mechanism, supported in the substitution of what used to be sovereign communication with the divine (self-knowledge and self-government) for dosed administration of both knowledge and power.

Key words:

USC EDITORIAL

Plato – Republic ��� humanism – Peter Sloterdijk – knowledge.

101


DEPARTAMENTO DE H UMANI D A D ES

>&21@ 7H[WRV -1-

USC EDITORIAL

La pregunta –o la hipótesis– que dio lugar inicialmente a las consideraciones que siguen fue –y sigue siendo– más o menos ésta: si aquel mundo de las Ideas que Platón narraba en República era cognoscible, ¿no es acaso justamente porque las Ideas están allí postuladas desde un principio como eternas, como reposos absolutos? Si el mundo de las «copias» (que son «copias» precisamente porque participan pero a la vez se sustraen de la Idea, del «Modelo») aparecía sólo como opinable, ¿no es acaso justamente porque lo único (la única “parte”) que podía conocerse de ellas es exactamente ese reposo, su participación siempre parcial de la Idea? Si esto fuese así, entonces esa materia indócil, materia-movimiento que se sustraía tozudamente a la parálisis de la Idea, se nos revela, bastante en línea con los desarrollos de Deleuze en Lógica del sentido3, como devenir que, dado que planteado dentro de los términos de esta lectura del modelo metafísicoepistemológico platónico se convierte en lo no-cognoscible, en lo puramente opinable, queda afuera tanto del mundo cognoscible de las Ideas como del mundo opinable de las copias. Ese devenir insistente, «fondo oscuro» continuamente inquieto que no puede hallar lugar alguno en el esquema delineado en República, es el que empuja la pregunta que anima estas consideraciones y el excedente que, estimamos, permite al mismo tiempo nociones también platónicas como las de «simulacro» o «chóra»4.

102

Ahora bien: asumido lo anterior, ¿pueden las Ideas platónicas ser realmente reposos absolutos? ¿No vienen acaso diálogos posteriores como el Timeo y el Parménides a hacer tambalear una estructura que, tanto de hecho como de derecho, sólo podía ser sostenida en la exclusión ficticia de todo devenir? ¿No se dejan ver incluso en República rastros irónicos de un devenir que sólo se deja excluir a fuerza de alegoría? Para ponerlo en los términos más generales posibles: ¿no habríamos de leer el «ser» de las Ideas platónicas, antes que como Ver Deleuze, Gilles. (1989). Lógica del sentido. 1989. Paidós. Barcelona, España; especialmente el apartado “Simulacro y filosofía antigua” y las series 1, 2 y 3. Acerca de la noción de «fondo oscuro», ver Colli, Giorgio. (2000). El nacimiento de la filosofía. 2005. Tusquets. Barcelona, España.

3 4


DEPARTAMENTO DE H UMANI D A D ES

>&21@ 7H[WRV

sustantivo estático repelente de y metafísicamente opuesto a todo «devenir», como verbo en infinitivo en estado de tensión permanente? Este trabajo intenta bosquejar una duplicidad: Platón, en tanto primer filósofo, se presta a la construcción de un «Modelo» (un plano, una maqueta) sólo sustentable en un «ser» que no deviene para fundar una «República» (una polis donde ya no hay polis). Al mismo tiempo, Platón, en tanto último sabio de una Grecia arcaica ya desaparecida, se sabe a su vez ya solo y habla para nadie de un «ser- deviniendo» y de un «devenir-siendo», de un «ser» que no puede ser sin devenir, de un «ser» que sólo es porque deviene, y de un «devenir» que, en tanto deviene y devenir es el modo de existencia propio del «ser», también existe, también es.5

Acerca de la posibilidad de concebir el «devenir» como el mismísimo modo de existencia propio del «ser» (por oposición a la clásica duplicidad excluyente «ser»-«devenir»), ver, dada su crucial importancia, Simondon, Gilbert. (1995). L’individuation à la lumière des notions de forme et d’information. 2005. Éditions Jerôme Millon. Grenoble, Francia. 6 Sloterdijk, Peter. (2000). Normas para el parque humano. 2003. Siruela. Madrid, España; pp. 64-65. 7 Ibíd., p. 83; el subrayado es mío. 5

USC EDITORIAL

Peter Sloterdijk nos brinda dos pistas posibles para intentar leer el aún inextricable origen platónico de nuestra filosofía. En algún lugar bastante disimulado de Normas para el parque humano y a propósito del humanismo, Sloterdijk dice: “Éste es el conflicto básico postulado por Nietzsche de cualquier futuro: la disputa entre los criadores del hombre en dirección a lo pequeño y los criadores hacia lo grande; podría decirse también: entre los humanistas y los superhumanistas, entre los amigos del hombre y los amigos del superhombre”.6 Y, más adelante: “Lo que Platón pronuncia por boca de su extranjero [Sloterdijk está haciendo referencia al diálogo El político] es el programa de una sociedad humanista encarnada en la figura del único humanista pleno: el dueño de la ciencia del pastoreo real. La tarea de este super-humanista no sería otra que la planificación de propiedades en una elite que habría que criar expresamente por el bien de todos”.7 Primera pista, entonces, nuestro Occidente como producto cultivado del humanismo, este último entendido como proyecto domesticador del hombre apoyado en un proceso de cría previa (la selección tras la lección), Platón como «superhumanista», como criador del hombre «hacia lo grande»…

103


>&21@ 7H[WRV

DEPARTAMENTO DE H UMANI D A D ES

USC EDITORIAL

Segunda pista: en El extrañamiento del mundo, Sloterdijk nos dice que «droga» es, para el mundo y la cultura occidentales y siempre después de Platón, toda aquella sustancia que a) revista cierto estatuto supletorio, sustituya una falta; b) se constituya en dispositivo inhibitorio y/o desinhibitorio; y c) genere una adicción.8 Uniendo ambas pistas hacemos la siguiente pregunta: ¿puede acaso República ser leído como la primer droga sustitutoria, inhibitoria/desinhibitoria y adictiva de Occidente? Si así fuera, ¿qué viene a inhibir y qué viene a sustituir o suplir el dispositivo «República»? ¿Adictos a qué somos en tanto occidentales post-platónicos? Asumiendo la hipótesis de Platón como el primer y único «superhumanista», como el primer y único criador de «hombres grandes», ¿es el «Modelo» metafísico-epistemológico planteado en República –y la idea de «ser» sustantivada en la que se apoya y se sostiene– algo que habríamos de habernos tomado tan en serio o, precisa y paradójicamente9, fue la “peligrosa sensibilidad platónica”, como la llama el mismo Sloterdijk10, la que previó que, de los siglos V y IV a.C. en adelante, ya sólo seríamos capaces de entender, de percibir (de ver, oír, gustar, oler y tocar) sustantivos y no ya, de ningún modo, infinitivos perfectamente irresueltos? ¿No es el hecho mismo de que el modelo platónico sea, a la vez que metafísico, también epistemológico, evidencia de una imperiosa necesidad de paideia, de estructura de conocimiento, precisamente, estructurada, estable que, por tanto, transforme al dispositivo de saber iniciático arcaico en «Verdad» transmisible, dosificable y administrable? ¿No prueba esa «paideia» una carencia y un reclamo radicalmente nuevos, inéditos si se mira hacia atrás, hacia ese mundo de sabios ya desaparecidos que –y ahí radica su «superhumanismo»– Platón no cesaba de evocar? Siguiendo el rastro de Sloterdijk, proponemos leer República como el primer dispositivo inhibitorio (/desinhibitorio) de la

104

8 Sloterdijk, Peter. (1993). El extrañamiento del mundo. 2002. Editora Nacional. Madrid, España; especialmente el apartado “¿Para qué drogas? De la dialéctica de huida y búsqueda del mundo”. 9 No hay que olvidar esas líneas, también escritas, en las que Platón advierte que “ningún hombre sensato osará confiar sus pensamientos filosóficos a los discursos y, menos aún, a discursos inmóviles, como es el caso de los escritos con letras (…) Por eso precisamente, cualquier persona seria se guarda de escribir sobre cosas serias para exponerlas a la malevolencia y a la incomprensión de los hombres”; Platón. Séptima carta. Citado en Colli, Giorgio. (2000). El nacimiento de la filosofía. Op. cit., p. 116; el subrayado es mío. 10 Sloterdijk, Peter. (2000). Normas para el parque humano. Op. cit., p. 77.


DEPARTAMENTO DE H UMANI D A D ES

>&21@ 7H[WRV

decadencia humana, aparentemente, ya demasiado humana para los últimos siglos a.C., apoyado en la sustitución de lo que una vez fue comunicación soberana con lo divino (saber de sí y gobierno de sí) por administración dosificada de saber y poder.

Dirijamos la mirada entonces, literalmente y hasta donde tal cosa nos es posible, un poco hacia atrás: antes del nacimiento de la filosofía, antes de Platón, no había precisamente filósofos sino sabios, héroes, pitonisas y adivinos. En un mundo tal, la «razón», el «logos», el «saber»11, no trataban aún de «conocimiento», no trataban de «Verdad». «Saber» y «logos» –tanto Giorgio Colli en El nacimiento de la filosofía como el mismo Sloterdijk pueden ayudarnos a adivinarlo– trataban de «expresión»; el «logos», el «discurso», era sencillamente uno de los modos posibles (el modo-palabra, el modo-apolíneo si se quiere) de expresión del mundo. La sabiduría griega pre-platónica, la sabiduría a la que Platón dice gustar tender, en tanto tipo específico de expresión del mundo, se configura en torno a un tipo también particular de «saber»: el saber «de sí» (el «conócete a ti mismo» délfico pero también todas las prácticas –que de ningún modo están única o necesariamente involucradas con el problema del conocimiento– implicadas en la noción de «inquietud de sí» que, por citar un caso, Foucault rastrea en La hermenéutica del sujeto12). Esta sabiduría, este «saber de sí» expresión del mundo, expresaba, a su vez, una condición política también específica. «Saber de sí» implicaba, traía, por decirlo de algún modo, consigo, una administración particular de sí, un gobernar-se. La filosofía –por su lado y siempre post-platónica– nace el día en que se produce el viraje del saber como «saber de sí» al saber como conocimiento exógeno administrado y administrable, como «tékhne» plausible de ser enseñada y aprendida. La filosofía también será entonces una expresión del mundo; pero en tanto esta vez esa expresión (filosófica) del mundo aparecerá articulada en torno a un tipo de saber distinto (que podríamos llamar «ignorancia de sí» o, Y recordemos que, también aquí, «saber» no es un sustantivo sino un verbo, una experiencia, un acontecer… Ver Foucault, Michel. (2008). La hermenéutica del sujeto. 2008. FCE. Buenos Aires, Argentina. 11

12

USC EDITORIAL

-2-

105


>&21@ 7H[WRV

DEPARTAMENTO DE H UMANI D A D ES

adelantándonos varios siglos, «conocimiento científico»), la condición política por ella expresada también será diferente. En tanto el sujeto atravesado por el dispositivo de saber filosófico se ignora a sí mismo y a sus propios límites, las políticas y el tipo de administración de sí que ese dispositivo exprese no podrán más que ser heterónomas, exógenas al sujeto que (no se) sabe.

USC EDITORIAL

Parecería ser –en eso radicaría, precisamente, la decadencia de la polis– que para el siglo V a.C. ya no abundaban ciudadanos griegos de esos que se conocían y se gobernaban a sí mismos. O también, y siguiendo nuevamente a Peter Sloterdijk en su Normas para el parque humano, al revés: si el hombre (entendido éste en el sentido griego y no-humanista del término, es decir, como entidad política capaz de autogobierno) sólo es «hombre» en la polis y la polis está en vías de extinción, entonces lo que hay ya no son «hombres», sino rebaños de «seres» humanos, y el calificativo “humano”, ahora sí, en el sentido más plenamente humanista de la expresión. Tal vez, entonces, la reorganización tanto del espacio del saber como del espacio del poder que instituye República pueda descifrarse en su estar a la vez contrapuesta a e inmersa en esta inédita emergencia epocal.13 Ante la ignorancia de sí generalizada, ante un mundo de individuos que sólo “se ocupan de un montón de cosas, de su fortuna, de su reputación, pero no de [sí] mismos”14, ya no es de esperar que cada quien se rija por los cánones del autogobierno. Necesidad, por tanto, de la República, necesidad de un rey filósofo que imparta metales cuidando de lo adecuado de cada aleación, necesidad de expulsar a los poetas y necesidad de paideia que sustente en el tiempo el descabellado intento. Dado un mundo en donde ya nadie se conoce a sí mismo y, por tanto, ya nadie puede cuidar de sí, República para lo que atañe a la “polis” y sus “ciudadanos” y Academia para lo que

106

13 No hay que olvidar nunca que República misma, casi como manifiesto solapado del proyecto antropotécnico que planea instituir, se autoproclama como mentira de emergencia y llama a la mentira, sin disimulo alguno, remedio: “Porque si no nos hemos equivocado hace un momento, si la mentira es realmente inútil para los dioses pero puede ser útil para los hombres como una especie de remedio, es evidente que tal remedio debe ser prescrito por los médicos, y que los profanos no habrán de utilizarlo (…) Será, pues, lícito el ejercicio de la mentira a los gobernantes de la ciudad, quienes podrán utilizarla para engañar a los enemigos o a los ciudadanos, en beneficio de la ciudad misma…”; Platón. (1998). República. 2007. Eudeba. Buenos Aires, Argentina; p. 226; el subrayado es mío. 14 Platón. Apología de Sócrates. Citado libremente por Michel Foucault en La hermenéutica del sujeto. (2008). Op. cit., p. 21; el subrayado es mío.


DEPARTAMENTO DE H UMANI D A D ES

>&21@ 7H[WRV

atañe a la “Verdad” y sus “pretendientes”. De un dispositivo místico del saber como iniciación que expresaba una condición política autónoma, pasamos a un dispositivo pedagógico del saber como enseñanza, como formación, y da comienzo la historia de los modos de la administración (de poder para los impotentes y de saber para los ignorantes) de la decadencia.

-3-

En un pequeño texto recientemente traducido al español bajo el título de Elogio de Sócrates17, Pierre Hadot da sin lugar a dudas en la nota respecto a algo que, como todo lo que se repite demasiado, tal vez haya perdido nuestra atención, nuestro oído, más de lo conveniente: cada vez que Sócrates –no importa, como dice el mismo Hadot, si es Sócrates el histórico, el real, o Sócrates el idealizado literariamente por Platón y Jenofonte– pronunciaba su clásico «sólo sé que no sé nada», no se trataba sólo de un último modo del logos de refugiarse en la sabiduría en el reconocimiento de su ignorancia. «Sólo sé que no sé nada», dicho siempre en tono de respuesta un tanto nostálgica ante los innumerables Sloterdijk, Peter. (1993). El extrañamiento del mundo. Op. cit., pp. 102-103. Ibíd., p. 103. Hadot, Pierre. (2008). Elogio de Sócrates. 2008. Paidós. Barcelona, España; ver especialmente el primer apartado, “Sileno”.

15 16 17

USC EDITORIAL

“Cuando Platón dijo que antes había auténticos sabios y hoy, en cambio, nada más que aficionados a la sabiduría”, dice Sloterdijk en El extrañamiento del mundo, “no hacía aforismos sino que publicaba el secreto del oficio”.15 El secreto del oficio filosófico, al menos el de Platón, es la aceptación, el reconocimiento resignado de la defunción de la experiencia del «saber», de la muerte del saber como «experiencia», como acontecer íntimo y extático. Y el secreto tras el secreto del oficio filosófico platónico, la esperanza incrédula tras el diagnóstico clínico del fin de una época, es la postulación de un nuevo saber técnico, de una tékhne que, a diferencia del saber experiencial, sí puede comunicarse y, por tanto, sí puede ser enseñada y aprendida. “Sólo así es posible”, remata Sloterdijk poco después de haber develado lo anterior, “que algo que empezó en Parménides acabe en Wittgenstein…”.16

107


>&21@ 7H[WRV

DEPARTAMENTO DE H UMANI D A D ES

USC EDITORIAL

reproches que Sócrates debió escuchar de sus interlocutores por ocupar siempre el lugar del interrogador y nunca el del interrogado, también quería expresar esto: la «justicia» –tema por demás central en República– no sólo no puede definirse: no puede ni siquiera comunicarse. La «justicia» –al igual que (y en esto reside la hipótesis de estas consideraciones) todas las «Ideas» platónicas– sólo puede ser alcanzada en la casi inhumana y por eso desgarradora soledad de una experiencia. Ya lo dice el mismo Sócrates en El banquete: “¡Qué felicidad sería, Agatón, si el saber fuese de tal índole que lo que más abunda pudiera verterse en lo que más escasea!”.18 La ironía socrática, por lo demás, no es más que eso: un procedimiento propiciatorio, una invitación a ese experimentar.

108

Tenemos, pues, un anverso y un reverso continuos en República –quizás, más aún, en todos los diálogos socrático-platónicos: hay un trabajo arduo, sostenido e interesado de definición tajante y minuciosa del mundo (las virtudes cardinales del hombre y las partes de la ciudad, los modos de administración de esas virtudes y esas partes, la fundamentación metafísica de esa administración y el equívoco, igualmente metafísico, de toda otra forma de administración divergente), y hay también, tan escondidas como recurrentes, mil y una advertencias a no creer, a no tomar en serio ni una de las cosas que allí se dicen (salvo quizás las propias advertencias…). República es, a la vez, el manual por excelencia para el pastoreo de rebaños de animales «humanos» (bípedos, implumes, sin cuernos, de raza pura y voluntariamente gobernables, como termina definiéndolos El político19), la guía antropotécnica que permitirá, o al menos en eso se juega su intención, entretejer del modo más efectivo posible las propiedades de esos nuevos «seres humanos» de modo tal que la ciudad –que ya no es ni puede ser polis– alcance su mejor sub-óptimo, y la abjuración, la maldición lanzada contra sí misma tanto por auto postularse como manual como por existir sólo como evidencia de lo condenado a la decadencia. Cada definición que se da en República es, a un tiempo, traición y conjura del saber como «experiencia». 18 19

Platón. El banquete. Citado en Hadot, Pierre. (2008). Elogio de Sócrates. Op. cit., p. 36. Ver Platón. (1985). El político. 2008. Alianza. Madrid, España.


DEPARTAMENTO DE H UMANI D A D ES

>&21@ 7H[WRV

«Platón» ocurre cuando la recién nacida filosofía intenta salvar lo que su mismo nacimiento ya declara fallecido. El intento filosófico de recuperación de la sabiduría, del «saber» y de la experiencia fracasa no por falta, sino quizás por exceso de ahínco. Esas Ideas fijas que, sabemos, jamás pudieron haber sido fijas en puño y letra de Platón, se solidificaron sin que Platón pudiera más que acompañar, melancólico, la creciente rigidez de sus palabras porque, sencillamente, no hay, no había modo de que una «Idea» –al menos no tal como la entendemos aquí y al menos no en palabras, en definiciones explicativas– pudiese expresarse a otros sin palidecer hasta convertirse en piedra. “Así y todo”, concluye Sloterdijk, “en la vida de Platón debió haber cinco o seis momentos en los que también él, el distinguido y distante literato y lógico, se encontró, no en la reflexión, sino en la iluminación. Pero, como siempre, las experiencias culminantes de los viejos maestros del pensamiento parecen haber sido encargadas in persona y, visto desde tales premisas, su quehacer discursivo no sería más que, de entrada, el propio etiquetaje y desembriaguez de una iluminación inicialmente inexpresable. Tener que hacerse sobria en la propia elaboración de su formulación sería [fue…] el destino inmanente que, en sí misma, la filosofía cumple [la filosofía cumplió y sigue cumpliendo] en su progreso”.20 20

Sloterdijk, Peter. (1993). El extrañamiento del mundo. Op. cit., p. 103; el subrayado es mío.

USC EDITORIAL

Cada palabra que explica, cada palabra que interpreta, se tensa entre el intento de oscurecer mediante la aclaración y la tarea de aclarar lo ya irremediablemente oscuro para, al menos, ensayar un dispositivo de reaseguro de eso que ya no puede saberse vía la crianza y la domesticación –aparentemente ya inevitables, aparentemente ya ineludibles– de esto «humano» que viene a calificar de modo nuevo al hombre, de modo tal que sólo los más adecuados (los más versados en esta nueva tékhne rememorativa de una experiencia y una comunicación radicalmente anti-técnicas, absolutamente extáticas y, por tanto, nunca exógenas) sean seleccionados para aleccionar, de nuevo y transitivamente, del mejor modo posible a los menos adecuados y acercarlos, así, todo lo que se pueda al arquetipo del sabio –al que, por supuesto, tanto Sócrates como Platón lo saben– ya sólo se puede tender.

109


DEPARTAMENTO DE H UMANI D A D ES

>&21@ 7H[WRV Bibliografía

-Colli, Giorgio. (2000). El nacimiento de la filosofía. 2005. Tusquets. Barcelona, España. -Deleuze, Gilles. (1989). Lógica del sentido. 1989. Paidós. Barcelona, España. -Foucault, Michel. (2008). La hermenéutica del sujeto. 2008. FCE. Buenos Aires, Argentina. -Hadot, Pierre. (2008). Elogio de Sócrates. 2008. Paidós. Barcelona, España. -Platón. (1998). República. 2007. Eudeba. Buenos Aires, Argentina. -Platón. (1985). El político. 2008. Alianza. Madrid, España. -Platón. (1987). Parménides. 2005. Alianza. Madrid, España. -Platón. (2004). Ion. Timeo. Critias. 2004. Alianza. Madrid, España. -Simondon, Gilbert. (1992). La génesis del individuo. Incorporaciones. (Eds. Crary, Jonathan y Kwinter, Sanford). (pp. 255-276). 1996. Cátedra. Madrid, España. -Simondon, Gilbert. (1995). L’individuation à la lumière des notions de forme et d’information. 2005. Éditions Jerôme Millon. Grenoble, Francia.

USC EDITORIAL

-Sloterdijk, Peter. (2000). Normas para el parque humano. 2003. Siruela. Madrid, España

110

-Sloterdijk, Peter. (1993). El extrañamiento del mundo. 2002. Editora Nacional. Madrid, España.


DEPARTAMENTO DE H UMANI D A D ES

>&21@ 7H[WRV

La mujer, lo femenino y lo bello Joel Otero Álvarez1∗

Obligada aclaración Los escritos que se ofrecen aquí (“Primeros apuntes sobre la Mujer, lo Femenino y lo Bello” y “Lo niño y lo adolescente”) fueron escritos en el año 2005. Han sido corregidos y revisados de nuevo en el año 2008, en la pretensión de actualizar cuanto inevitablemente se hubiese desdibujado, y reforzando en cambio aquello que, de todos modos, se acentúo en los últimos años.

Resumen La Mujer, lo femenino y lo bello resultan imposibles de conjugar entre sí, si no se incluye un registro conceptual más vasto. Como modalidades segundas de lo humano, signadas por lo social y lo urbano, urgen de una localización más amplia que justifique los entronques a los cuales da lugar su combinación.

La exploración de una película (“Sumas y restas” de Víctor Gaviria) permite redondear un asunto que por la vía habitual de la reflexión conceptual, no sólo se hace ardua de modo 1

* Psicólogo. Ex decano de la Facultad de Psicología. Universidad San Buenaventura

USC EDITORIAL

La Ciudad, lo tecnológico y lo terrorista, demarcan salidas alternas y contrapuestas a partir de las cuales se puede dar paso al sondeo de las claves actuales de la esclavitud.

111


DEPARTAMENTO DE H UMANI D A D ES

>&21@ 7H[WRV

progresivo; de hecho, sin un recurso de este corte resultaría insuficiente un cierre pertinente.

Palabras clave: la singularidad, lo esclavo y la infantil, lo masculino, lo humano, lo social, lo urbano, la Ciudad, lo terrorista, lo tecnológico.

Abstract: The woman, the feminine and beautiful are impossible to unify if a more vast conceptual record is not included As second modalities of what’s human, signed by social and urban elements, it is urgent to find a wider location that justifies the approaches in which their merging takes place. The city, the technological and the terrorist aspects mark out alternative and counter posted exits which could lead to the inquiry of the current keys of slavery. The exploration of a movie (“Sumas y restas” (Additions and Substractions) by V, Gaviria) allows to round off an issu that via ordinary conceptual reflection, would be not only difficult on a progressive way, in fact, without any resources, it would become insufficient to come to a pertinent closure.

Key words: the singularity, the slaverist and childhish , the human, the masculine, the social, the urban, the technological, and the terrorist elements and the City.

USC EDITORIAL

Introducción

112

UNO. Indudablemente, más que el desciframiento de los mecanismos que regían el armado de las histerias, la sola distinción que entre dos conceptos, Mujer y Femineidad,


DEPARTAMENTO DE H UMANI D A D ES

>&21@ 7H[WRV

adelantará el Psicoanálisis de Freud2 (de ello hace ya bastantes décadas) desarmó todas las convenciones que sobre el tema preexistían y aportó a las modificaciones crecientes que ofrece el conjunto de la resultante social contemporánea. Aunque el Psicoanálisis -es cierto que sin abandonar nunca la prelación del universo de lo clínico- creció hacia reflexiones cada vez más amplias (Cultura, Religión, Sociedad Primitiva) no logró mantener debidamente integrados ambos frentes, es decir, lo teórico y lo aplicativo. DOS. La Clínica de lo social abre la opción de reconocer como franca y progresivamente escindidos, asuntos que también el Psicoanálisis dejó bastante certeramente apuntalados, y que incluso algunos autores post-freudianos, lacanianos, en su momento retomaron3. Se está haciendo referencia a contraposiciones adicionales y posibles, mujermadre, masculino-femenino, hombre-mujer4. Sin duda, el ingreso ofensivo de las mujeres en el marco laboral capitalista, sumado a la aspiración emancipadora que esto conlleva, no sólo ha dado a la Mujer un nuevo y nada coherente lugar sino que de hecho ha desacomodado significativamente el resto de los asuntos. TRES. O sea, no sólo cada Mujer se instala de un modo nuevo, quiérase o no, frente a lugares definitorios, como son el despliegue de su-ser-mujer, su-ser-madre, su-serfemenina, su-ser-niña, su-ser-adolescente, su-ser-adulta, suser-abuela, su-ser-anciana, su-ser-amiga, su-ser-esposa o su-ser-amante, su-ser-sexual, sino que además el conjunto de las mujeres decide necesariamente reacomodos inevitables y alteraciones decisivas en el despliegue del modelo. Cf. Freud, S. OBRAS COMPLETAS. Amorrortu, Ed. Buenos Aires, 1978.

Aulaugnier, P. y otros. “El deseo y la perversión”. “Editorial Sudamericana. Buenos Aires, 1968. 4 Existen niveles de abstracción que llevan de lo más concreto e inmediato que es una mujer (esta específica mujer), hasta el modelo más envolvente que recoge el conjunto de las mujeres en la totalidad de las épocas y de los pueblos, así como las diversas formas de su despliegue (niña, adolescente, anciana). Por ello, a partir de este reconocimiento, se distingue la Mujer (escrita entonces con mayúscula) de la mujer con minúscula, que por lo demás es ya un modelo selectivo. Si no se dan aclaraciones -se quiere señalar- al decir “mujer” se asume desprevenidamente que se trata de la forma habitual de su condición excluyentemente adulta. 3

USC EDITORIAL

2

113


>&21@ 7H[WRV

DEPARTAMENTO DE H UMANI D A D ES

Y esto es tan válido e incide de tal modo, que el -hasta entonces- lugar dominante de los hombres, se desajusta a su vez y delata sorprendentes alteraciones. CUATRO. Sin embargo, la Mujer no es por ello distinta de cuanto fuera siempre. Sus nuevas modalidades son despliegues que dan necesariamente continuidad a su condición más basal, y a nivel histórico, predeterminada. Es decir, no es menos o más Mujer la Mujer de hoy, se quiere decir, que la Mujer de las sociedades primigenias, o la Mujer de la Grecia antigua. Al tiempo, resulta necesario reconocer también, que a partir de un determinado momento, se ha dado un corte indiscutible, decisivo. CINCO. La Mujer, escrita con mayúscula, es una forma envolvente y a-histórica; en tanto tal, inalterable. Sus modos nunca se sostienen dentro de un mismo formato. ¿Cómo negar en cambio que allí la historia, incide y decide de una manera contundente?

USC EDITORIAL

Esa forma-Mujer, si bien es indiscutiblemente una matriz generadora inagotable de resultantes, es a su vez derivada desde que la decide y precede la condición de lo humano, alterada desde lo social, y rearmada de continuo a partir del diálogo obligado con la Ciudad y las demarcaciones de lo urbano. Las modalidades de Mujer que la Ciudad contemporánea genera imponen reconocimientos decisivos, si se alude a las marcas de lo terrorista, a las claves desde el despliegue de la singularidad a partir de los estallidos de lo singular5.

114

SEIS. De otra parte, las modalidades clínicas más recientes que se incluyen allí -bulimias, anorexias, por ejemplo- es claro que comportan el reconocimiento ineludible de las prelaciones del consumismo, disparado desde los excluyentes empeños auto-reproductores del capitalismo. Sin desconocer niveles de especificidad que resultan, a pesar de la manipulación de la belleza y del cuerpo femenino por la publicidad, o en general, la 5

Cf. Escritos previos sobre la Clínica de lo Social.


DEPARTAMENTO DE H UMANI D A D ES

>&21@ 7H[WRV

promoción de la clave social de la Mujer propiamente dicha, en contraposición con las derivaciones de los lugares de la madre6. La pugna mujer-madre decide en buena parte muchas de las resultantes más extremas e indomeñables del modelo social contemporáneo. Sin duda, estando aún pendiente el abordaje de este asunto, resulta ser un trabajo indispensable. SIETE. Las alternativas de lo patógeno y el reconocimiento de los nuevos destinos de la histeria en enlace creciente con los avatares del cuerpo, son a su vez un capítulo pendiente que está a la espera de urgentes desarrollos develativos. La marca de lo máquico7 sobre el cuerpo femenino, la pérdida de esenciales claves naturales en el manejo de los hijos, el lugar laboral y político de la Mujer contemporánea, el acento sobre el tema del aborto y las implicaciones éticopolíticas de ello derivadas, permiten captar hasta dónde el tema no puede resolverse en la mera localización de las circunstancias concretas, y a partir de allí, la incidencia supuestamente terapéutica sobre mujeres específicas que por una u otra razón demandan atención clínica. OCHO. La reflexión sobre lo humano, lo social y lo urbano, desde conceptos tan decisivos en Clínica de lo Social como lo estético, la singularidad, lo singular, el terrorismo y lo tecnológico, se recompone y actualiza a partir del abordaje riguroso de esta específica temática que resulta ser la Mujer.

No es igual la forma-Mujer envolvente que la forma- mujer en tanto contrapuesta a la formamadre, ya ha sido dicho. Esa sólo circunstancia incide en las variantes que debe sortear la Mujer; pues madre y mujer no dejan de incluirse allí, a pesar de todo. 7 Lo máquico es un concepto de la Clínica de lo Social desarrollado en textos previos a éste, que incluye la integración, casi siempre contaminada, entre las resultantes humanas y la marca decisiva, progresiva e irreversible, que sobre ellas porta la Obra de conjunto, que lo humano en su despliegue inevitablemente genera. 6

USC EDITORIAL

La Mujer y lo urbano; las claves nuevas de lo sexual y lo lúdico, bajo el influjo creciente de un modelo masificado que impone el reconocimiento de una instancia de masa olvidada por Freud; las nuevas variantes del deseo y de la necesidad, desde la perspectiva de una óptica donde lo pulsional no ha vuelto a ser puesto de modo decisivo a prueba, son cuestiones principales también.

115


DEPARTAMENTO DE H UMANI D A D ES

>&21@ 7H[WRV

Finalmente, sin tratarse de lo último, los fantasmas que la mente del complemento-Hombre ha venido sumando allí, anuncian sorpresas decisivas, pues son cuestiones que en tanto determinantes también subtienden a la sombra. Para no hacer mención de los desarrollos de la “religión del cuerpo”, tema que Baudrillard8 inaugurara y dejara apenas apuntalado, y del cual al parecer nadie se hizo finalmente propietario visible9. Por lo pronto aquí se va a adelantar una primera incursión, que por supuesto presupone el reconocer que se trata de una tarea que apenas se inicia; por ende, incompleta.

Primera parte La Mujer y la singularidad UNO. En un texto escrito recientemente10 se señalaba que la especificidad que decidía lo niño era el vínculo con la singularidad. Es claro que de la Mujer se podría decir otro tanto. ¿Dónde iría entonces la diferencia? ¿Cómo hace distinción el vínculo de la Mujer a la singularidad? Más aún, ¿no cabe decir lo mismo de casi toda resultante? Sí y no.

USC EDITORIAL

Si bien cada resultante porta claves de singularidad que le hacen ser cuanto es y le impiden ser otra cosa, por eso mismo cada singularidad en cuanto tal es por supuesto, siempre inigualable. Lo niño, por ejemplo, ata a la singularidad por la vía de lo nuevo, de las formas in-estrenadas de lo humano que de ese modo se reanuda.

116

La Mujer ata a la singularidad por una vía menos luminosa, más decisivamente sinuosa; la clave es allí también predominantemente estética, qué duda cabe; antes que a lo nuevo, alude al despliegue de eso indudable que le distingue Baudrillard, J. “La nueva religión del cuerpo” (fotocopias) Lo cual no niega que incidiera de modo decisivo a nivel del conjunto de las versiones teóricas actuales. 10 Cf. Otero, J. “Lo niño y lo adolescente”. Conferencia, XI Seminario Clínica Sima. Cali, 2005. 8 9


DEPARTAMENTO DE H UMANI D A D ES

>&21@ 7H[WRV

del Hombre. Es, por ende, en referencia con lo humano, con lo humano escindido allí entre modos de la Mujer y modos del Hombre, a partir de donde deberá desentrañarse sus condiciones más propias e intransferibles. A su vez, la singularidad de lo niño ata necesariamente, como desde un doble vínculo, a la singularidad de la Mujer por la ruta dominante de la forma-madre. DOS. Incluso desligada de esa clave reproductiva, el asunto del vínculo ofrece plurales recorridos no sólo cuando se trata de la escueta forma-Mujer en contraposición con la formamadre, también en el contraste que se impone con la formasniña y/o adolescente. Uno de esos posibles enlaces desprendidos de esas contraposiciones es con lo bello, aunque muchas modalidades de la forma-Mujer remontan por supuesto esta primera demarcación. El Psicoanálisis quiso generalizar esta clave pensando las cosas a partir del deseo, más aún, del deseo del otro-Otro. Pero es esta una ubicación que precisa más bien el registro de lo femenino. La Mujer pensada en enlace con la singularidad sin duda pasa por lo bello, pasa por el deseo, pero comporta más hondamente un entronque con lo enigmático que no se podría soslayar y que decide tanto lo bello como el deseo, antes de que la Mujer los encarne y agrave con ello el misterio.

Sobre una intangible base de falta, la resultante parece por sólo ello más contundente, más redonda. Si ello no se logra, el modelo se desvirtúa del lado de lo sintomático, o al menos, compensatoriamente también, en la dimensión de lo histriónico.

USC EDITORIAL

Como fuere, una completud paradójica (pues se sabe que el cuerpo-de-mujer se asume como estructural e inauguralmente incompleto) decide a cada mujer y le distingue del resto no sólo de las mujeres, sino de los hombres.

117


>&21@ 7H[WRV

DEPARTAMENTO DE H UMANI D A D ES

TRES. La Mujer contrapuesta y complementaria con el Hombre en la perpetuación escindida de lo humano, o bien como conjugación de registros femeninos sobre innegables sub-fondos masculinos (bisexualidad), se consolida más allá de ello, cuando a estas claves genéricas se enlazan evidentes registros corporales y se establecen reconocimientos de variantes sociales, culturales, urbano-tecnológicas. Sin dejar de hacer mención a dimensiones terroristas, crecientemente decisivas en todas las humanas resultantes, sin que la Mujer sea en referencia con ello una excepción. Cuando se plantea que la Mujer es vínculo de singularidad desde lo humano escindido entre lo femenino y lo masculino, ¿qué significa esto? Sobre todo, que se trata de una matriz desde donde inagotablemente se generan modos, habría de responderse. Pero, ¿no se ha dicho siempre que se trata de tres matrices genésicas, lo humano, lo social, lo urbano?

USC EDITORIAL

CUATRO. Existe una pluralidad de planos entre las claves formales más inaugurales y envolventes, y las específicas y empíricas formas que ofrecen las diversas resultantes. O sea, que se dan claves matriciales genésicas intermedias que son formas resultantes a partir de esos modelos basales, primarios y tanto más incluyentes. Lo humano, lo social y lo urbano son las matrices de base, formas desde donde el resto de las formas se consolidan. El Hombre y la Mujer son registros de lo humano y son por ende modos ya, formas matriciales desde que lo humano encarna.

118

La Mujer se hace concepto a través de la sucesión inagotable de encarnaciones, de consolidaciones de multiplicidad de resultantes; se va definiendo y demarcando desde ese despliegue, inagotablemente también; sus formas de superficie, sus demarcaciones de periferia, no son meros conceptos que se evidencian en tanto encarnan. Es al revés; desde las más plurales encarnaciones, la forma-Mujer se va realizando. CINCO. No se podría decir que la sola escisión no la decida, que en las irrupciones escindidas de lo humano no se


DEPARTAMENTO DE H UMANI D A D ES

>&21@ 7H[WRV

dé ya, por solo ello Mujer; pero es esto tan necesario como insuficiente. Desde que de lo humano se trata; únicamente incluyendo el resto de registros que se suman a lo físico; a la condición del cuerpo, el referente Mujer se demarca y precisa de un modo progresivo y a su vez indispensable. La Mujer es más alma, que sumatoria indiscriminada de cuerpos. Más bien, la de otro modo incapturable integración formal de la totalidad de cuerpos-de-mujer, se resuelve y unifica en la constante que se apela por ello la Mujer. Alma-forma que recoge la variedad, no la uniformidad de tales resultantes. Sólo es esto posible si se reconoce allí la marca determinante de la singularidad, contrapuesta con la generalización que impondría -a título de escueto concepto- la asunción del asunto. SEIS. Además, esa alma no es apenas del registro de lo más intangible; es alma que se impone asumir siempre como animando al cuerpo; alma que encarna y recoge por esto las nuevas modalidades que a cada paso emergen. Aunque se tiende a reconocer la Mujer como más claramente presente en la-escueta-forma-de-la-mujer, o sea, a partir de su forma adulta y sólo en relación con ella, se supone que se insertan también allí otras modalidades formales: la forma-mujer-madre, la forma-mujer-niña, la forma-mujeradolescente, la forma-mujer-anciana. Es claro que la Mujer es tan incluyente que no puede sin más reducírsele a alguna de tales claves formales.

SIETE. Formas de formas en una forma de base, la madre, la niña, la adolescente, la anciana, la mujer propiamente dicha, reasumen conjuntos, que si bien resultan ser menos envolventes, cuando de las diversas resultantes se trata se comportan a su vez como matrices genésicas11. 11

Es claro que esas formas derivadas desde formas más constitutivas y envolventes se

USC EDITORIAL

La Mujer no es la forma-mujer-escueta ni coincide con ella; la envuelve sí y es quizá en cambio donde de manera más vigorosa decide.

119


>&21@ 7H[WRV

DEPARTAMENTO DE H UMANI D A D ES

Cada modalidad de resultantes en un primer nivel de las emergencias, presupone que esas dimensiones, segundas ya, den paso a renovadas encarnaciones formales. Las niñas son modalidades inagotables de la niña; las ancianas no pueden repetirse al encarnar esa condición que las decide. Y así, de igual modo, con el resto. Lo humano, lo social, lo urbano, y por supuesto la Mujer, les anteceden conceptualmente; pero han de ser por ello mismo más cercanas de las encarnaciones propiamente tales, más decisivas. Desde esa plural superposición de planos, las alternativas matriciales de segundo orden combinan con otros dominios de formalización y generan recomposiciones, variantes, alteraciones y pulimentos de las diversas resultantes empíricas. Siempre en contacto con otras constantes formales, se quiere decir, más allá del juego de irrupciones presenciales, de continuo sufren ellas alteraciones y reacomodos. Por decir algo, en contacto con los despliegues de lo tecnológico o de lo terrorista, la Mujer, pasando por estos retenes que le rehacen y le reacomodan, se retro-alimenta y da paso a variantes suyas, de otro modo impracticables. La Ciudad condiciona la emergencia y el sentido de las nuevas modalidades de Mujer, pues las resultantes desde donde se evidencian las múltiples formalizaciones de la Mujer, indiscutiblemente también, son modalidades de lo urbano. OCHO. ¿Cómo superar esta supuesta contradicción flagrante?

USC EDITORIAL

La Mujer, en tanto expresa manifestación de singularidades inagotables, riñe de continuo con la encarnación suya en sus propias resultantes, en tanto obligadas éstas a adaptarse a las modalidades que impone lo urbano.

120

¿Cómo apelar entonces al conjunto de modos de lo urbano con formas de Mujer? resuelven a partir de connotaciones más locales e incluso instrumentales. La forma-madre -por ilustrarlo del modo más contundente- comporta la reunión de específicas funciones. Es por ello entonces que aludir de modo complementario a la función materna no riñe con esa clave formal más vasta que es la madre propiamente dicha.


DEPARTAMENTO DE H UMANI D A D ES

>&21@ 7H[WRV

La Mujer les incluye como segunda disposición estética que soporta la matriz primordial de lo humano; en tanto formas suyas que surgen del comercio con otras dimensiones formalizadoras, la Mujer les subsume e integra. Pero, en el tiempo de su discurrir inapelable, las decanta, las supera, las minimiza o las redime, desde su propia exigencia autoreproductiva. Se podría decir entonces que la Mujer es, según se le mire, esfuerzo purificador formal que a través de la historia va dando paso a claves suyas de constancia; al tiempo que recoge y reconoce multiplicidad de combinatorias, que más o menos pasajeramente le resultaron indispensables para su más específico despliegue. NUEVE. La Mujer no es ninguna mujer concreta, y simultáneamente es toda-mujer, cualquiera que fuere, sin que se dé contradicción por ello. Ninguna la resume, pero las incluye a todas; incluso a las mujeres pendientes, a las mujeres aún inexistentes. La Mujer es un conjunto sin límites aunque ella en sí es un puro límite, pues es claro que no todo cabe en ella. Suerte de universal restringido y restrictivo, por todo ello, la Mujer es al tiempo no-toda y toda a la vez. Surge la pregunta por la forma cómo lo femenino y la Mujer se enlazan. Para llegar hasta allá conviene realizar un inevitable rodeo. La Mujer y la belleza

No significa esto que toda Mujer sea decidida por un parámetro inevitable de belleza; es que existe una clave de belleza que es sólo propia de la condición que comporta la Mujer.

USC EDITORIAL

UNO. Independiente de cómo se le mire, la condición de ser Mujer es prioritariamente estética, sólo que además incluye una relación adicional con lo bello que le da una indudable e intransferible especificidad.

121


>&21@ 7H[WRV

DEPARTAMENTO DE H UMANI D A D ES

Si bien una, o varias, o muchas mujeres pueden ser ajenas de esta temática, no sólo por no ser bellas sino porque no las decide el asumir íntimamente la belleza como prioritaria, lo cierto es que si se renunciara a esta constante formal que es lo bello, la Mujer sencillamente no estaría. Es tan decisiva esta condición que hasta el Arte puede renunciar a lo bello sin dejar de ser Arte; la Mujer no. DOS. ¿Qué implica esto? Cuando se dice en Clínica de lo Social, lo humano, lo social, lo urbano, y se incluye de otra parte la Ciudad, es claro que ello da a lo urbano una dominancia que de otro modo no existiría; se trataría entonces, más seguramente, de una condición derivada. Sin la Ciudad, lo humano antecedería siempre, lo social le sobrevendría en segunda instancia, y lo urbano parecería más tardío y subordinado. El reconocimiento de la Ciudad le da vuelta a esto, borra toda horizontalidad conceptual, y si bien resulta decidido a partir de una simultaneidad irrecusable, da prelación a lo urbano sobre el resto de registros, al punto de invalidar toda posible linealidad jerárquica. TRES. Con lo estético acontece algo semejante. Escueta demarcación de lo formal como prioritario; clave casi instrumental y metodológica desde que se le abstrae de toda Estética, cuando se incluye el Arte lo estético reasume la Estética como un modo suyo, el cual corona el territorio que la matriz formalizadora demarca.

USC EDITORIAL

Si además se aborda lo estético en referencia con el tema de la Mujer, la clave de formalización encarnada incluye refuerzos inesperados que van más allá de meras claves metodológicas o conceptuales. Si se prefiere decirlo de un modo tanto más tajante, el concepto y la resultante se integran y unifican.

122

Esa integración, esa unificación, no hacen que las cosas resulten por ello más evidentes y precisas; por el contrario, la irrupción de lo más enigmático adquiere una dimensión difícilmente superable.


DEPARTAMENTO DE H UMANI D A D ES

>&21@ 7H[WRV

CUATRO. En algún lugar de los “Diálogos” de Platón el sofista Hypias, respondiendo a la pregunta de Sócrates por “¿Qué es lo bello?” replica sin más: “Lo bello es una virgen bella”.12 Digamos que para saltar la arbitrariedad que la respuesta connota, deberá reconocerse que se dice con esto que cualquier reflexión sobre lo bello parte de esa encrucijada irremontable. ¿Es bella una mujer porque objetivamente resulta serlo sin más ni más, o es bella en cambio porque el complemento erótico-masculino la ve así, la decide así, la impone así? ¿Es lo bello primero del orden de lo erótico, o es lo bello algo, que de modo prioritario, decide incluso la atracción erótica? ¿Cómo podría ser -tal cual parece indispensable sin embargo- que de modo indispensable ambas cosas sean al tiempo? CINCO. ¿No puede ser bello un objeto? Sin duda alguna. ¿No puede ser bello un hombre, un toro, un caballo, un niño? ¿Existe la necesidad imperiosa de reconocer, al lado de una belleza femenina, una belleza de fuerza, viril, masculina? Parece indispensable a su vez. Sin embargo, el obstáculo inaugural previamente señalado no cesa por eso. Sólo resolviendo la condición que refunde lo femenino con lo bello puede pasarse convenientemente a otras posibles reflexiones.

Platón. OBRAS COMPLETAS. Aguilar, Ed. Buenos Aires, 1969. Esta versión sofista sirve aquí para demarcar los linderos de lo bello desde la criba de la mujer y lo femenino. Por supuesto, lo bello no es apenas lo armónico, pero tampoco se reduce a ser una pura cualidad de lo empírico. El antropocentrismo del concepto que en cambio así se estila, impone incluso un abordaje tanto más restringido que no deja de ser condición para su cada vez más imprecisa y problemática localización global. Desde la oferta clínica de lo social, lo estético no coincide con lo bello ni -menos aún- lo bello arma trinidad redonda con los complementos de lo verdadero y de lo bueno.

12

USC EDITORIAL

Es esto cuanto Hypias recalca con su inaudita respuesta. ¿Cómo se enlazan entonces la Mujer, lo femenino y lo bello?

123


DEPARTAMENTO DE H UMANI D A D ES

>&21@ 7H[WRV La Mujer y lo femenino

UNO. Lo femenino cubre a la Mujer en su conjunto, o sea que lo femenino es más envolvente. La Mujer, hasta donde lo femenino la decide, es un modo de lo femenino y no a la inversa, se quiere decir. Sin embargo, ¿no cabría reconocer que es también -dada la bisexualidad constitutiva- que la Mujer, así fuere en negativo, fuese decidida quiérase o no desde lo masculino? Sólo en tanto lo masculino pasa por la prelación o el déficit de lo femenino, habría de replicarse tanto más sinuosamente. De hecho, no es lo mismo lo masculino en la Mujer que lo masculino en el Hombre. Además, lo femenino cobija la formaMujer desde que pasa por la territorialidad que lo humano demarca; lo humano, que se escinde así aunque no sólo así lo humano se escinda. Sin duda, lo femenino no lo es menos por fuera de lo humano; pero la Mujer entonces falta allí. DOS. Parecería que en cambio de enlazar los tres asuntos (lo bello, la Mujer, lo femenino), se ha sumado un cuarto: lo humano. Lo cierto es que si no se procede así, el asunto se entrampa de un modo insuperable.

USC EDITORIAL

Antes de partir de una Estética, asumir lo estético es reconocer entre otras cosas que lo bello parte de la lectura de las resultantes. Por ende, lo bello es primero creación, captación interpretativa antes que realidad autónoma; algo, válido en sí De lo-bello-humano se deriva la generalización de lo-bellomás-allá-de-lo-humano. Y esa ordenación necesariamente la comanda la forma-Mujer en inagotable ejercicio.

124

Así se pueda decir de un hombre, que aunque fuere efectivamente bello, ello no decidirá para nada la condición de la forma-Hombre, en tanto complemento y contraposición desde lo humano, de ese otro registro que se denomina la forma-Mujer. Más bien lo bello afectaría lo masculino, antes que decidirlo.


DEPARTAMENTO DE H UMANI D A D ES

>&21@ 7H[WRV

TRES. ¿Qué acontece entonces con esto que se apela lo bello-fuerte, lo bello-viril, lo bello-masculino? Lo femenino aloja desde la singularidad la clave de lo bello más directo y paradigmático, referente primero y último de toda reflexión sobre el asunto. Lo masculino decide a partir de la fuerza, y en el mejor de los casos, sólo en segunda instancia. A su vez, que sea bello un atardecer o una tormenta comporta -como siglos atrás lo señalara Kant de modo contundenteotros registros tanto más basales (lo sublime, el terror)13. Lo bello es entonces derivado, soportado en otros apuntalamientos. Más acá, desde la perspectiva de lo humano, lo-bello-en-sí, lo-solo-bello, lo-bello-redondo-y-prioritario, ha de ser siempre del orden de lo femenino. Es más, inevitablemente afemina, pues impone una pasividad constitutiva: lo bello se decide desde afuera, e impone en efecto la pasiva asunción de la cualidad misma. En acción, lo bello se somete al imperio de otros registros tanto más decisivos, pues lo bello ha accedido a una clave antropocéntrica que resulta irremontable. Al menos la formaMujer se despliega por esta vía que sin duda se le impone como inabandonable, como insustituible.

Si así fuere, apenas importaría para los intereses de un texto como este, cuyo real objetivo es la Mujer y su enlace Cf. Kant, I. “Lo bello y lo sublime. La paz perpetua”. Colección Austral. Espasa-Calpe. Madrid. 1982.

13

USC EDITORIAL

CUATRO. Cabe cuestionar que sea desde una “versión de hombre” que lo bello se consolide así. Pudiera ser que fuese lo bello, a pesar de las mujeres, masculino, y no tendría porque ser esto menos válido: que resulte imposible reconocer lo bello, al menos por fuera de cuanto en general alude a lobello-humano. Desde que lo humano está escindido, lo bello no resulta estarlo menos; duplicado y sólo parcialmente aprensible, por ende.

125


DEPARTAMENTO DE H UMANI D A D ES

>&21@ 7H[WRV

con lo femenino. La sola armonía de las resultantes comporta ya lo bello, y si se tratara de esto, es claro que la refutación devendría incontrastable. Pero, por supuesto que no se trata de negar algo tan evidente. Lo que ha sido recalcado aquí es que -existiendo o no lo-bello-masculino- no es eso lo decisivo; al menos como resulta serlo para lo femenino, determinado por lo bello aún donde lo bello falta. Es esto cuanto, todo el tiempo ha sido propuesto en esta reflexión. Pero por esto solo, lo-bello-masculino se repliega y sucumbe al imperio del paradigma que desde lo femenino lo consolida, lo somete, lo remonta y redondea.

Segunda parte Una película de Víctor Gaviria UNO. Una extraña urgencia de retroceder para hallar al menos unas primeras respuestas a un asunto casi incapturable, ha ido congestionando inevitablemente este escrito. Sin embargo, de pronto no se trate de retroceder en el tiempo (Platón, Kant, etc.); quizá se imponga sí, reconocer algunas claves dentro de la propuesta misma, que de tanto ignorarlas demandan atención. Se ha señalado previamente la urgencia de un reconocimiento que podría ser de importancia en este específico sentido. Se trata, como se recordará, de la localización desde la Clínica de lo Social14 de una condición de asimetría que se suma a la tríada de lo humano, lo social y lo urbano para dar cabida a todas las opciones posibles que comportan las resultantes de conjunto. En efecto, la Ciudad aparece dando soporte y reordenando esa sucesión, desde que con ello lo urbano parece más cercano de allí que las dos matrices restantes. La Clínica de lo Social, para quien no lo sepa, es una propuesta de Psicología que oferta la versión de una estética del alma (en tanto tratado de la forma animada y autónoma). Desde una perspectiva clínico-estética y con una visión trans-disciplinar, la Clínica de lo Social intenta poner en acto cuanto quedara congelado en tal sentido, en la formulación aristotélica. Sumando a ello un reconocimiento de lo clínico psicológico. Entendido lo clínico psicológico como campo escasamente reflexionado, que en buena parte se reduce a parasitar de los modelos médicos (ello más bien a nivel conceptual que aplicativo, debe reconocérselo); sin olvidar alguna decisiva excepción, sin embargo en tal sentido no suficientemente explícita y radical (el Psicoanálisis).

USC EDITORIAL

14

126


DEPARTAMENTO DE H UMANI D A D ES

>&21@ 7H[WRV

Pues bien, sin duda el mundo precede a lo humano y le acompaña siempre, mientras a lo social le antecede la horda. Sin embargo, estos faltantes no resultaron hasta ahora visibles ni decisivos. Parecería que son apenas lo natural excluido. Pero lo natural excluido decide de uno u otro modo, la emergencia misma de lo singular15. En algún punto falta una pieza indispensable que desde siempre obligó a pensar en un “más allá de la Clínica de lo Social”, sin duda. ¿Por qué el abordaje del tema específico de la Mujer lo demanda tan contundentemente ahora? DOS. Se trata entonces de repensar las cosas y ello se hará a partir del abordaje de la película “Sumas y restas” de Víctor Gaviria, entonces -al escribir esta reflexión- en cartelera (Octubre de 2005).

En cambio, surge la sospecha de que podría existir otro nombre posible, incluso alguno más ajustado a la temática. Esa suerte de llamado de atención sobre una cuestión al parecer menor -pero de algún modo decisiva para saber qué fue cuanto en realidad al final te vendieron- te hace reconocer que se trata de algo, que al tiempo que nombra, encubre más bien metonímicamente el asunto de base. Esa referencia a una suerte de “aritmética elemental”, incompleta pero determinante ¿cómo torna entonces inevitable allí? Entendiendo lo singular como el estallido de la singularidad coartada, y que decide las formas de lo terrorista más contemporáneo; también los atajos del impedimento artístico, y las formas más inocentes del estallido estético, como son los sueños o las fantasías.

15

USC EDITORIAL

Lo primero que exacerba la curiosidad al ver esa película y empezar a pensarla, más allá del desarreglo interior que inevitablemente genera, es la complicación de este título que no es claro; al menos, una vez se intenta dar cuerpo y sentido, a la supuesta certeza que se espera todo título incluya. Lo cierto es, que aunque por todos lados pareciera el asunto resuelto, cuando se miran las cosas con rigor, no se sabe bien por qué a la película se le denominó así.

127


>&21@ 7H[WRV

DEPARTAMENTO DE H UMANI D A D ES

TRES. Si te vas por la ruta de “la aritmética” acaso halles algunas claves iniciales, más bien valorativas y periféricas, aunque no suficientemente decisivas. Por decir algo, el encuentro entre dos mundos que la Ciudad impone y que son antagónicos de un modo tal, que nunca el uno complementa al otro, que siempre lo refuta, y que hace que al final de cualquier exploración urbana, todo se juegue simplificadamente, desde una lógica acromática donde sólo se dan dos polos, positivo o negativo; como si sólo existiesen –a la manera del cine más antiguo- blanco y negro. El patrón de Gerardo, dueño del lavadero de droga, era el padre del ingeniero, y ahora la vida impone un reencuentro sin opción reparatoria alguna (“Ojo por ojo”, reza por eso una revista, la cual casi olvidada aparece por allí a mitad de camino). O bien, como en espejo, la vida hogareña chocando con la mancha infernal del modelo callejero, a la manera del “Demian” de Hesse. CUATRO. Si sigues en cambio la ruta de “lo elemental” que “la aritmética” incluye, desde que sólo se nombran las dos operaciones que primero se enseñan16, vas finalmente a reconocer una clave tanto más decisiva. Se trata de algo que comporta “lo pedagógico-infantil”17. “Lo infantil” en la película -si se tratara apenas de niños- sin duda está allí ocupando el lugar de lo más indefenso18. Si ese chico de brazos, hijo del ingeniero, incondicionalmente protegido por esa madre antioqueña tan dulce como convincente, es la oferta de futuro que la película ofrece -ahora, después de “Rodrigo D”-, lo trágico parece desde entonces tanto más insoportable. Pero, antes de eso, “lo infantil” es menos del La película podría también llamarse ¿por qué no? “Multiplicaciones y divisiones”, qué duda cabe; o “Cálculo infinitesimal”. 17 En una entrevista televisiva posterior al escrito de este texto, se evidencia que Víctor Gaviria no resulta ajeno del reconocimiento de esta clave temprana. Pero las derivaciones de ello para él, indudablemente son de otro orden. 18 Víctor G. ensambla con el tema del narcotráfico y el vicariato, por esta ruta inusitada de lo infantil; es ese el denominador común que lo reúne con el asunto cinematográfico. Un inaudito núcleo de ternura niña subtiende los más escalofriantes acontecimientos de las comunas, populares y periféricas, de Medellín; y una mitología cristiano-navideña define las ejecutorias de esos seres, siniestros desde afuera. Saber hallar el punto estético del terrorismo más primario y gratuito es pues la clave de esa magia que las películas de Gaviria reponen y develan.

USC EDITORIAL

16

128


DEPARTAMENTO DE H UMANI D A D ES

>&21@ 7H[WRV

orden de las resultantes empíricas que del registro de soporte sobre el cual la película indispensablemente se apoya. CINCO. Si la calidad artística de la película está garantizada por encima de todo, ha de ser de entrada, por la contundente capacidad del director para convertir en actores de primer orden, a gentes prácticamente sin oficio, ni teatral ni cinematográfico19. El personaje masculino central es sobre todo ingenuo, ha dicho el propio actor que lo interpreta. Esa ingenuidad no parece ser precisamente “paisa” ¿De dónde apuntalarla?20 De hecho, no sólo así emerge el tema “infantil” al cual se viene aludiendo. Más allá de toda condición regional, la película es la versión actual -“paisa”, sí- de un cuento infantil. Se trata de “Pinocho”. Esto es lo más decisivo, en medio y a pesar de la atronante verborrea excremental que invade el filme21. En efecto, es esa artística pieza pendiente, o más bien, en silencio, cuanto hace que encuentre lugar allí todo, pues la verdad es que nada ni nadie parecen coincidir en una armónica ubicación. Esta deslocalización no es un fenómeno sólo antioqueño, sin duda alguna. Pues bien, ese desorden que decide las resultantes sociales actuales es cuanto efectivamente se ilustra, con apenas recuperar esa historia aparentemente olvidada y ajena que es “Pinocho”. Por decirlo de un modo más evidente, el narcotráfico y la drogadicción han desacomodado los lugares, o al menos ayudan a ello de modo determinante e incontrolable, como En la misma entrevista citada con antelación, Gaviria devela el secreto: de una manera u otra, todos los actores vivieron la experiencia del narcotráfico; de un modo tal, que éste afectó decisivamente sus vidas. 20 Esa ingenuidad es para Víctor Gaviria indispensable en la elección del actor. Que este tipo de personas no se plegaran, más tarde o más temprano, del lado del estilo “traqueto” no era algo fácil de encontrar, confiesa en este particular sentido el director. 21 El derrumbe colectivo de la lengua, el uso escatológico del habla, la manera adolescente, casi colegial, de emplear y sostener el uso del apodo, delatan ya los desmayos del modelo social de conjunto, estallado de modo irrevocable.

USC EDITORIAL

19

129


>&21@ 7H[WRV

DEPARTAMENTO DE H UMANI D A D ES

si a los seres humanos les crecieran ahora invisibles pero inapelables “orejas de burro”. SEIS. Para este orden de cosas, el recientemente egresado de la Universidad -Universidad sin duda de papel-22 deberá realizar un largo y sombrío recorrido, antes de hallar acomodo en una sociedad cruel que apenas se permite autoreproducirse. Ese viaje a los infiernos decide la película, al punto de hacerse indispensable recalcar, que sin ello, está no se daría. Y sólo visto todo así, se puede entender ese final feliz e inconcebible. Únicamente hasta entonces, el muñeco de madera encuentra adecuado retorno al abrigo cálido del hogar. Es por ello que finalmente, creyendo humanizarse, torna adulto, al menos hasta donde -constante sintomáticaresulta ello posible. El “malo” muere, decidido en cambio por la lógica de las “sumas y restas” que nunca aprendió, y que, al final de la película, se le cobra brutalmente, por tan lamentable insuficiencia cognitiva. Es cuando se sabe que existe otro soporte de ficción más allá de “Pinocho”, que refluye y se sostiene a partir del personaje a quien apelan “Rebrujo”, hijo de “Veneno”.

USC EDITORIAL

Además de “Pinocho”, se trata de “Drácula”. De un “Drácula” criollo, sin el cual la estructura de base no se completaría de un modo a su vez indispensable. Desde que se encuentra esta clave singular, el viaje del ingeniero en la película de Gaviria, es semejante al que realiza Jonathan Harker en la obra de Bram Stoker23. Igual acontece cuando se enlaza narcotráfico y drogadicción, a la luz de este mito decisivo que es “Drácula”.

130

No deja de ser significativa en tal sentido, esa tríada que constituyen “Veneno”, “Rebrujo” y el hermano de este apodado “Petróleo”.24 Desde el mayor extremo de su farsa íntima, en algún momento de la escenificación cinematográfica, el personaje central reconoce que el envío de coca a los Estados Unidos es una tarea “muy profesional”. 23 Cf. Stoker, B. “Drácula”. Bruguera, Ed. Barcelona, 1981. 24 Lo castizo no es esta forma tan corriente de aludir a un desorden irremontable de cosas. En realidad se debiera decir “Rebujo”. En cambio “Reflujo”, que convendría más como apodo 22


DEPARTAMENTO DE H UMANI D A D ES

>&21@ 7H[WRV

SIETE. Esa suerte de pedagogía pendiente que la película de Gaviria pareciera estar reclamando, no sería sin embargo un recurso certero, ni ha de eliminar la distancia que la aspiración educativa y utópica podría denunciar, de tanto faltar una real y certera ubicación. Así se espere siempre -a partir de ellas la emergencia de lo más decisivo, el mensaje mágico que resuelva las cosas de una vez por todas- sin duda alguna, las películas no están para enseñar. Y, sin embargo, toda película enseña en tanto muestra, escenificación de lo más hondo y de lo más periférico. La película está dentro del modelo envolvente, y de un modo u otro también lo ilustra. No por nada, no logra detener la marcha de “la rueda del infortunio” que acosa al mundo contemporáneo. Sin ir tan lejos, el cine colombiano pareciera abocado a convertir el tema de las drogas, en un nuevo modelo de consumo cinematográfico; un poco a la manera de las películas del Oeste, cuando se trató del temprano cine norteamericano. En cambio, esta sola demanda ilustra por sí misma la colectiva complicidad de base, indispensable para que las cosas discurran como vienen haciéndolo; y, tanto peor aún, de un modo inevitable e irreversible. Y esta trágica derivación, del modo más radical, la película la asume.

para reforzar juegos lingüísticos que aludieran a movimientos indispensables del montaje, es claro que en el contexto específico donde el sobrenombre emerge, resulta inaplicable. “Rebrujo”, en cambo, más seguramente es “dos veces brujo”, y ello indudablemente calza bastante bien al personaje en cuestión, y a su empeño de ser fuente inagotable de goce adictivo; allí donde, si algo falta, es la posibilidad de comunicación directa con los dioses.

USC EDITORIAL

OCHO. Existe un entronque que la sola alusión al consumismo comporta. El encuentro entre mundos, no es sólo del registro simplificante y contrapuesto del hogar y la calle. El ensamble más decisivo, y no necesariamente antagónico -y que la película de Víctor Gaviria evidentemente denuncia también- es entre la droga y el dinero, entre el capitalismo

131


>&21@ 7H[WRV

DEPARTAMENTO DE H UMANI D A D ES

y el goce. Es allí donde lo inhumano florece, y donde la reposición del recorrido de “Pinocho” se hace paradigmático, e irremplazable. Pero se impone sumar también, desde “Drácula”, la urgencia de sangre que impone la violencia en su forma más dramática, contemporánea y desgarrante. Se trata entonces del terrorismo. Sin este recurso al final, la película no encontraría la fuente más íntima que la nutre. Esta confluencia “venenosa” entre disfrute desmesurado, ganancia monetaria desbordada, y terrorismo, a pesar de evidente e inocultable, pareciera sin embargo cancelada para los oídos contemporáneos. NUEVE. Pues bien: si a pesar de eso la película de Gaviria es esto cuanto más allá de todo señala, debiera encausarse en ese sentido la reflexión y explorársela a partir de tal reconocimiento; más allá del inevitable registro de la taquilla y del espectáculo casi perverso, que “a madrazo limpio” ella también sin duda ilustra y convalida, en los niveles más inmediatos y empíricos. Resulta innegable que el mayor riesgo de este estilo de cine -y del cine mismo- es su dependencia extrema de la realidad empírica. Víctor Gaviria no aspira a una mera trascripción de una realidad, así fuere sutilmente completada y suplida.

USC EDITORIAL

Una película -de alguien que ha sido poeta, hombre de arte, como efectivamente resulta serlo Víctor Gaviria- debe resaltar esta condición por ella misma, más allá de todo compromiso de realidad, por más justificable que ello fuere.

132

Pero no porque se deba renunciar al compromiso; es porque el real compromiso, más que ético -o peor aún, moral y valorativo- se juega en la radicalidad de lo más puramente estético25. Basta incluir lo excluido, dar la palabra a lo socialmente despreciado, ignorado o repudiado, para que la resultante sea inevitablemente explosiva, transgresora, cuestionante, y peligrosamente expuesta. Y desde un principio, Gaviria aprendió a someter, apenas con el arma de su cámara, las

25


DEPARTAMENTO DE H UMANI D A D ES

>&21@ 7H[WRV

DIEZ. Asumido esto, es cuando se sabe que todo está decidido y sobredeterminado por la prelación del terror; como defensa o como expresión de éste, el conjunto de lo social, sobre todo es ello cuanto repone. ¿No existe pues salida posible? Lo reclusivo resulta de todo ello; encierra y asfixia. No basta, por supuesto, con pensar que se ha sido demasiado permisivo y complaciente para remontarlo. No es suficiente abrirle la puerta al drogadicto para que se redima de su encierro, ni sólo reconociendo y denunciando la negación colectiva se logra superar el asunto. Siempre se dijo que el capitalismo usaba máscaras para desplegar las modalidades de su auto-reproducción inagotable. Lo cierto es que hace mucho empezó a mostrar su rostro verdadero, así los humanos a cada paso se empeñen en desconocerlo26. Comenzar por este reconocimiento, de pronto no resulte suficiente, pero esa clave denegada está sin duda de manera nuclear en el conjunto de las escenificaciones contemporáneas27. Sangre, dinero y goce UNO. En la película de Gaviria por supuesto, no faltan las mujeres; se juegan en unos ambientes, que o bien complementan el mundo callejero de los hombres, o antagonizan con ese decorado de violencia, donde el machismo parece ser siempre la constante, el detonador.

más crudas e inauditas resultantes; no ha de ser menos valiente y valioso su aporte, por dar prelación a lo estrictamente estético. 26 Acaso hoy en día (año 2008) cuando una crisis desbordante empieza a cuestionarlo de raíz, el capitalismo muestre su rostro verdadero, en el exacto punto de su agonía. 27 Cuando Freud nombró la perversión como clave de enlace entre lo infantil y lo mórbido, olvidó enlazar el tema con lo violento. Hay sin embargo una perversión en lo social, que se conjuga en el discurrir de un “más allá de la violencia” (“lo más violento que lo violento”, podría haber dicho Baudrillard). Pues bien: ese enlace lo traen las películas de Víctor Gaviria, y es eso justamente cuanto da sentido a lo expuesto hasta ahora en referencia con esas producciones artísticas.

USC EDITORIAL

El recurso ingestor resulta indispensable para que todo se arme dentro de esas claves de desmesura. Las mujeres son dignas y humanas en sus reclusiones burguesas, pero si se les deja en la calle, se desploman como torres gemelas atacadas por aviones suicidas.

133


>&21@ 7H[WRV

DEPARTAMENTO DE H UMANI D A D ES

Los objetos parecen siempre ser lo decisivo, así fueren edificaciones, lavaderos de drogas, aviones, motos, taxis o camiones, manojos de dinero, armas o carros de lujo; alrededor de estos, se diluyen las claves que desde las clases sociales ordenaban antes a los hombres. Sin embargo existe una memoria que recompone y jerarquiza; así sea, re-invirtiéndolo todo. Los objetos por excelencia, sin ser por ello los más importantes, son las mujeres. DOS. En la más extrema de sus emergencias, ellas sangran para dar cuenta de un tal ejercicio; siempre aman el dinero; no son ajenas de las drogas, y sobre todo, son fuentes de goce desde el despliegue deslumbrante de sus cuerpos. Se diría que es exagerado plantear que rivalizaran directamente con las drogas, pero no son ajenas de éstas; no pueden ser indiferentes frente a ellas. Desde un soporte de consumo, ellas se reúnen y asocian, cuando no antagonizan abiertamente.

USC EDITORIAL

Por supuesto, hay una clave adicional pendiente, que sólo entonces parece decisiva. Se trata de la religión. La escena del entierro populachero de “Petróleo” -hermano del “traqueto Rebrujo”- repone la condición circular reclusiva que subtiende al montaje de esta narración cinematográfica, en contraste con las escenas de rezo piadoso y cristiano en las casas y los barrios más tradicionales.

134

En un caso, ni siquiera entonces se interrumpe la criolla fiesta báquica; en el otro, el tono deprimente parece irremontable. Se trata de los coros de esta tragedia, que sucumbe a lo cómico casi siempre, para hacer más desgarrante el dramático desenlace. Pues bien: esos coros, dispersos y diversos en la periférica escenificación urbana, en el modelo más tradicional es -excluyendo al cura- predominantemente sostenido por mujeres. Siempre conjuntos femeninos se apuntalan allí.


DEPARTAMENTO DE H UMANI D A D ES

>&21@ 7H[WRV

TRES. ¿Es este burdo grito masculino lo que se escenifica así, para dar paso al imperio de lo femenil? ¿Era esto de cuanto se trataba? A nuestro criterio, sólo en parte. El hecho de que a partir de la década de los ochentas, finalizando ya el siglo XX, y hasta lo que va del nuevo siglo, se desdibujen las relaciones Hombre-Mujer, no alivia para nada los estallidos sostenidos del terror, en sus plurales manifestaciones actuales28. Pero sí es cierto que a pesar de todo, el terror des-ordena y reordena, del modo más exclusivo y arbitrario; entonces y ahora. ¿Cómo incide esto en la actualidad, en el despliegue de las resultantes que reproducen lo femenino y la forma-Mujer? CUATRO. En un momento de la película, hay un cuerpo perfecto de mujer que tiembla sostenido por el ritmo de un son antillano, y ante el cual, “Rebrujo” danza y parece asumir desde un ritual pagano, su más oculta condición erótica. “Rebrujo”, sexualmente hablando, sin embargo no es un ser desbordado; más bien parece tímido frente al amor; sólo compensatoriamente semeja tranquilizarse frente al tema; necesita mujeres siempre subordinadas, ojalá verdaderas esclavas, sometidas a su poder externo e insostenible. Apenas frente a la muerte de sus familiares “Rebrujo” reacciona, dando muestras, sin la mediación de poderes diversos, de ser capaz de relacionarse humanamente. Sin embargo, aún entonces, sus manifestaciones son extremas: más bien pataletas infantiles que profundo dolor incorporado con todo vigor. “Rebrujo” es un hombre-vínculo, impedido por ende para el real encuentro inter-relacional.

Por eso se justifica sostener este escrito después de tres escasos años donde nada cambia y en cambio todo se exacerba. Resulta sí indispensable tener a mano la película y poder refrescar sus personajes y las claves que les reúne y contrapone. Existe también un punto de enlace entre el tema de esta reflexión (La Mujer, lo Femenino y lo Bello) y la película de Gaviria: es claro que se alude al tema del terrorismo, que no es asunto que se inicie en el 2005 ni que se agote en el 08.

28

USC EDITORIAL

Pues bien, estas mujeres esclavas que el personaje de “Rebrujo” hace evidentes, son la clave decisiva que justifica

135


>&21@ 7H[WRV

DEPARTAMENTO DE H UMANI D A D ES

este largo rodeo que desde páginas atrás se impusiera a este escrito.29 Terrorismo y esclavitud UNO. No es claro, de una vez por todas, afirmar que la generalización de la esclavitud es para la forma-Mujer la clave primera y última que la decide. Es más: dicho así, resulta ser tan extremo y exagerado, que por sólo ello parece insostenible e inevitablemente falso. ¿Cómo apuntalar entonces su presumible validez? Podría pensarse, que ni siquiera reconociendo formas sostenidas que empíricamente lo evidencian como indiscutible, cabe la posibilidad de tal generalización del contemporáneo tema esclavista. ¿Mas, qué? Empecemos por pensar qué significa hoy por hoy, “esclavitud”; igual que el pensamiento mágico, por decir algo, se puede decir de ella que ya no está, y que ha de ser por eso que no deja de figurar. O sea, se trata de las formas de “eso”, supuestamente remontado, desaparecido, que sin embargo inevitablemente subtiende. Pero lo esclavo no es la esclavitud. O sea, no se trata de la esclavitud en el sentido de la Antigua Grecia y desde la sorprendente evidencia que ofrece su reconocimiento en la lectura de Aristóteles, por ejemplo. En realidad, las matrices formalizantes nunca mueren; se gastan sí sus formas y se renuevan de modo inagotable, así los modelos sociales parecieran dejarles irremediablemente atrás.

USC EDITORIAL

DOS. De igual modo, la magia -se decía-, o el alma, o los dioses, o el pensamiento mítico, profundamente modificados,

136

Hoy, 1 de octubre de 2008, mientras corrijo este texto, un taxista ha hecho asesinar a su propio hijo, y dado paso con ello a la más concentrada protesta nacional. Los noticieros no han podido dar cuenta más que de ese fenómeno, y hasta el presidente ha llegado en la noche a la ciudad de Chía para animar y dar consuelo a la madre del niño. Sencillamente, la película de la vida ha llegado más tarde; y todos creen estarse enfrentando al escándalo de lo nuevo desde esa insoportable compasión impotente e inútil.

29


DEPARTAMENTO DE H UMANI D A D ES

>&21@ 7H[WRV

casi imperceptibles, enmascarados o transmutados, siguen inevitablemente estando presentes, tal cual la esclavitud. ¿Cómo se da entonces, en este particular sentido, esclavitud? La esclavitud, si algo ha hecho para enmascararse, es invadirlo todo. El sólo despliegue progresivo e incontrolable del terrorismo basta para evidenciarlo. El terrorismo estalla y se impone de modo envolvente e incontrolable, desde el silenciamiento terco de lo esclavo; nunca resuelto, nunca remontado, refinado en cambio y sostenido, desde un silencio tan contundente que pareciera serle indispensable a partir de entonces, lo esclavo resurge redivivo. La irreversibilidad de lo tecnológico lo evidencia también así -si es que se acepta que lo esclavo es la pérdida del control sobre el manejo del destino, tanto a nivel personal como colectivo. Lo esclavo, como opuesto de lo libre, hace de esto último, algo indispensable y al tiempo ilusorio, francamente inalcanzable. Y allí donde, desde el despliegue desbordado de lo tecnológico empieza a emerger, de un modo cada vez más preciso e inocultable, el rostro del terrorismo, se trata en realidad del estallido más silenciado de lo esclavo.

No estalla nunca el modelo en su totalidad, como ha de ser la aspiración terrorista. Tampoco la asimilación adaptativa que impone lo social, por más envolvente y dominante que fuere, logra cubrir la totalidad de las emergencias. Nunca una posición logra sostenerse de modo indefinido, y los mismos lugares, donde sobre todo el plus estalla,30 no son siempre los mismos. 30

El plus es la operación donde las resultantes, cualesquiera fueren, se renuevan; es allí

USC EDITORIAL

TRES. Si algo pudiera dar paso a suponer que los planteamientos de la Clínica de lo Social, a pesar de válidos, son extremos y exagerados, es la ausencia de un reconocimiento, a cada paso indispensable: en el conjunto de cada resultante, sea cual fuere ésta, existen lugares, momentos, puntos múltiples, donde lo singular impone diferencia, más allá de la aspiración contrapuesta de la resultante como tal que aspira a uniformarlo todo.

137


>&21@ 7H[WRV

DEPARTAMENTO DE H UMANI D A D ES

Donde sin embargo lo nuevo irrumpe, desdibujándolo de inmediato, la tradición se reapuntala allí y compensatoriamente se refuerza como en inflamaciones inconvenientes. A pesar de ello, todo se reordena de modo inevitable entonces, dando paso a la variedad innegable de aquello que no se deja reducir a simples fórmulas reiterativas (Siempre la pura repetición resultó imposible). Dueño en cambio de una complejidad creciente, pareciera que para el modelo envolvente, cualquier interpretación funcionara, en cuanto lo hiciere de modo relativo. Sólo la verdad contundente, única y redonda, resulta cada vez más evasiva e inaprensible. CUATRO. De otra parte, si en el armado de los conceptos se ignora el tejido de conjunto que arma en su inevitable intercambio la multiplicidad de las nociones, se impone por ello simplificación y lamentable reducción. Decir por ejemplo, “los modos de lo urbano”, sin incluir allí la inevitable réplica desde lo singular31, da paso a un tipo de generalización, plana y vacua. Y si esta simplificación es tan frecuente, y parece sostenerse a pesar de errónea, ha de ser porque se trata de la aspiración de toda resultante, más impulsada a sostenerse que a asumirse como algo que habrá de ser inevitablemente remontado. Existe pues sí, un empeño adicional y decisivo que parte de cada resultante en tanto aspira a la autonomía y a la perpetuación de las formas que encarna y que combina, tanto más o tanto menos, de modo forzosamente pasajero.32

USC EDITORIAL

CINCO. Pues bien, ¿por qué se dice entonces, que es

138

donde lo singular está más visiblemente presente, y donde por ende los estallidos son más intensos y frecuentes. 31 Los modos de lo urbano son las resultantes de Ciudad, incluidas por tanto las armazones psíquicas. Lo singular es el acumulado de singularidad contenida, coartada, que la Ciudad demanda para su auto reproducción inapelable. Conceptualmente vistos, no pueden superponerse ni asumirse en continuidad lineal; coexisten sin embargo, y no admiten se les niegue o excluya, en cuanto son de hecho decisivas, indispensables presencias en el general discurrir de las sociales emergencias. 32 Existe una contradicción definitoria en el despliegue de las resultantes; a veces en ellas, las formas que encarnan, se asumen como transitorias; en otras ocasiones, parece que retornan tercas, irreductibles. Lo cierto es que el ejercicio de los trasfondos formalizantes responde por esta variedad de emergencias, contrapuestas según se trate de meros modos o de indispensables enlaces vinculares con las matrices de base.


DEPARTAMENTO DE H UMANI D A D ES

>&21@ 7H[WRV

sobre todo cuando se piensa en la forma-Mujer, que estas claves esclavo-terroristas tornan visibles e inevitables? Basta reconocer una ruptura decisiva en su despliegue, para empezar a comprenderlo. La Mujer soportó siempre el peso de la reproducción del modelo de conjunto. El núcleo reproductivo que la forma-Mujer, como despliegue de la función-madre sostuvo siempre, se ha fracturado, dando paso a la expansión de otras modalidades. Sin embargo, la clave maternal no ha sido, ni podrá ser suplida allí; su condición se sigue imponiendo como necesidad irremontable; y a título de síntoma, en tanto repudiada. Cuanto las mujeres de todas las épocas asumieron casi en silencio, con una forzosa abnegación colectiva y al parecer incompartida, arma ahora escándalo; estalla en mil formas; fracasa a cada paso; delata la condición esclava, exacerbada tanto como cuestionada, sobre la cual el modelo humanosocial-urbano rodó por siglos y siglos. SEIS. La esclavitud constitutiva y decisiva de la Mujer se hace sólo visible cuando lo femenino se libera, cuando la libertad pasa a ser determinante; a pesar de impedida; justamente por ello.

O sea, que lo femenino se libere, no significa que la Mujer se haga libre. Al revés, de tanto estar impedida la Mujer para la libertad, es que lo femenino se libera. Nuevas formas de sometimiento suplen el des-anudamiento de esa primera clave, hasta entonces decisiva. Quizá por eso se dice “la liberación femenina”, al lado del entrampamiento

USC EDITORIAL

Pero entonces la Mujer se desgaja de allí. Esa es su paradoja. Como predominantemente madre, lo femenino se oculta, se inmola incluso; al menos, se muta del lado de su extremo más instrumental. En cambio, cuando la Mujer se desprende de esa realización maternal prioritaria, que la esclaviza del lado de la reproducción del modelo de conjunto, no logra asirse de lo femenino que entonces libremente sobrevuela.

139


>&21@ 7H[WRV

DEPARTAMENTO DE H UMANI D A D ES

creciente y evidente de toda libertad, cuando del géneroMujer se trata. Significa no tanto que lo femenino se libere en la Mujer; sobre todo, lo femenino se libera, a pesar de ella. Por ejemplo, es más visible cómo lo femenino se libera en el Hombre que es justamente donde estuvo siempre más refrenado. Y más allá de esto, lo femenino se libera donde lo esclavo resulta incuestionable, donde hace síntoma de un modo más dramático. SIETE. Allí donde la matriz formal-Mujer aspira a ser mujer (con minúscula) apenas, sin reproducción incluida, lo femenino se libera para que la Mujer torne más visiblemente esclava. Se trata del lugar donde el cuerpo, y su imagen sobre todo, son consumidos; y, de manera irremontable, una suerte de culto empírico y artificioso contamina las alas que debieran más bien evidenciar, los libres vuelos de lo femenino ejercido. Las escenificaciones contemporáneas que en este sentido el consumismo capitalista despliega de continuo, ilustran del modo más lamentable estas trapisondas libertarias. El goce esclavizado; el consumo de drogas como la forma más esclava del consumo; la urgencia del dinero, que parece más indispensable que el aire mismo, suma a la Mujer como una ilustración contundente del predominio y de la envolvencia que es, que sigue siendo, lo esclavo para el mundo contemporáneo.

USC EDITORIAL

Y -según fuera previsto de antemano- es en este sentido que se enlazan la Mujer y lo esclavo.

140

Lo esclavo aparece pues del lado predominante de la esfera de todo consumo; sobre todo cuando a partir de allí, se accede a la más incontrolable, o en cambio, artificiosa desmesura. Para ello se impone como indispensable un ingobernable redondeamiento del Principio del Placer, en relación con una creciente masificación del modelo de conjunto.


DEPARTAMENTO DE H UMANI D A D ES

>&21@ 7H[WRV El “más allá de lo edípico”

UNO. Se impone, antes de concluir, sumar una indispensable aclaración. Algo de reiterativo parece exacerbarse en lo que va de este escrito. La retoma de asuntos trabajados en textos anteriores podría sugerir un franco e inocultable agotamiento temático: el asunto “Pinocho” no es nuevo, por ejemplo; tampoco lo es “Drácula”; la sofística frase de los “Diálogos” de Platón (“lo bello es una virgen bella”) había sido a su vez, rastreada varios años atrás. El problema -de haberlo- no ha de ser el reincidir en temas; lo grave sería no sumar sorpresa al permitirse la licencia de estas retomas; sólo restarla. DOS. Ante todo, conviene resaltar que “Pinocho” está en la película de Gaviria, como acontece a su vez con “el vampiro”; no se trata apenas de una reiteración arbitraria del autor de estas líneas: en algún momento de la película, al personaje central alguien le toma el pelo por tener una nariz muy grande, justo en el momento en que realiza una ingesta de droga; y “Rebrujo” lame -en el brazo del sicario que acaba de liquidarlela sangre aún fresca de uno de los asesinos de su hermano. Se trata de alusiones, que clínicamente se sabe resultan siempre decisivas cuando de la interpretación se trata. TRES. Lo novedoso está en el enlace que surge al juntar la historia de “Pinocho” con la leyenda de “Drácula”. Eso es lo francamente nuevo; cuanto podría dar paso a desarrollos inesperados.

En cambio, el asunto de Hipias y su sofística definición, sí parecería decisivo y central allí; de un modo inocultable: recalcando en lo bello como clave femenina, había sido dejado pendiente, incluso el tema de “la virgen”.

USC EDITORIAL

Es viable suponer que no resulta esto tan decisivo cuando del tema de “La mujer, lo femenino y lo bello” se trata.

141


>&21@ 7H[WRV

DEPARTAMENTO DE H UMANI D A D ES

CUATRO. Existe una ruta inesperada que podría permitir ampliaciones decisivas; y ello, en un doble sentido. Se trata de retomar el tema religioso a la luz de estos señalamientos. Ya ha sido enlazado “Rebrujo” con el más primordial de los personajes ingestores (re-brujo), desde una duplicación literal. Pero si se dijera, que tras la trama de la película se juega la cristiana reposición del antagonismo extremo, que separa a la Virgen María del Demonio, se estaría localizando un sentido inesperado que daría nuevas opciones de sentido al tema de las oposiciones entre el hogar y la calle; las cuales inicialmente parecieron, por evidentes, escasamente promisorias. CINCO. “Rebrujo” es demonio por una ruta inesperada. Carece de descendencia -como Drácula- y es por esta vía por donde enlaza de un modo a su vez imprevisto y especular con Pinocho, sin madre visible ni reconocible en cambio. Sumado el Diablo, tanto “Drácula” como “Pinocho”, de modo contrapuesto, coinciden en el hecho de que ambas narraciones resaltan la imposibilidad de triangularizar y apuntalar el origen a partir de una clave de suplemento; asunto, en la realidad, supuestamente indispensable. María realiza ser-sola-madre, lo que al Demonio le resulta impedido: ser-solo-padre; cuestión que en su trivial inocencia infantilizante, Gepetto, el peculiar padre de Pinocho, de hecho ejecuta.

USC EDITORIAL

SEIS. Un más allá de lo edípico resulta reuniendo esas leyendas: el mito del Diablo, derivado aquí a partir de una previa localización en el mito de “Drácula”; el cuento infantil “Pinocho”; y la creencia sacra en la Mujer-Madre.

142

Reuniéndolo todo, se trata de algo, que a su modo la película de Gaviria escenifica. Es a su vez, cuanto permite que tan inesperado recurso, resuelva en este escrito, aquello que, en la Primera Parte, venía congestionándose de un modo en apariencia irremontable.


DEPARTAMENTO DE H UMANI D A D ES

>&21@ 7H[WRV

Ese “más allá de lo edípico” se impone pues ahora, como clave final que permite reconocer, en la liberación de lo femenino, el esfuerzo más decisivo por remontar la trampa edípica que apresa a la Mujer, y que Freud, sin nombrarla ni aislarla -como al menos en esta reflexión se hace- sin embargo, localizó y denunció hace ya casi un siglo. Que sirva pues también este último recurso de sutura, para enlazar la Primera con la Segunda Parte de este texto. Sea.

Bibliografía Aristóteles, “La Política”. Obras completas. Aguilar, Ed. Madrid, 1973. Aulaugnier, P. Y otros. “El deseo y la perversión”. Editorial Sudamericana. Buenos Aires, 1968. Baudrillard, J. “La nueva religión del cuerpo”. (Fotocopias). Freud. Obras completas. Amorrortu, Ed. Buenos Aires, 1978. Kant, E. “Lo bello y lo sublime”. Colección Austral, #612. Espasa-Calpe, S.A. Madrid, 1982. “Crítica del juicio”. (Fotocopias, sin data). Lacan, J. “Escritos”. Siglo XXI, Ed. Otero, J. “Lo niño y lo adolescente”. Clínica Sima. Conferencia inédita. Cali, 2005.

Stoker, B. “Drácula”. Bruguera, Ed. Barcelona, 1981.

USC EDITORIAL

Platón. “Diálogos”. Obras completas. Aguilar, Ed. Buenos Aires, 1969.

143


>&21@ 7H[WRV

DEPARTAMENTO DE H UMANI D A D ES

Películas. Barron, S. “The aventures of Pinocchio”. 1996. Gaviria, V. “Sumas y restas”, 2005.

USC EDITORIAL

“Rodrigo D., No Futuro”.

144


DEPARTAMENTO DE H UMANI D A D ES

>&21@ 7H[WRV

De las cavilaciones de Topo: Plano base - bicicleta – ciudadanía Rodolfo Espinosa López1∗

Resumen: A partir del concepto Plano Base, se pone en tela de juicio el proyecto urbano de Santiago de Cali, se evalúa el lugar que ocupa la bicicleta en el POT (Plan de Ordenamiento Territorial) del Municipio y se destaca, desde la propuesta de YI-FU TUAN, la relación Geografía – Humanismo – Ciudad.

Palabras clave: Plano Base, bicicleta, ciudadanía, POT.

Abstract From the concept of basic plan, a study on the urban Project of Santiago de Cali is carried out, it assesses the place that takes a bicycle in the city’s and points out the Geography – Humanism – City relation, from YI-FU TUAN’s proposal.

Key words: Basic Plan, Bicycle, citinzenship, POT.

“En El viento en los sauces, Topo acaba de regresar a su acogedora casa subterránea. Muy pronto y para su satisfacción ∗ Licenciado en Ciencias Sociales de Universidad Santiago de Cali. Magíster en Geografía del Convenio Universidad Pedagógica y Tecnológica de Colombia UPTC. Profesor de la USC y de la Universidad del Valle.

1

USC EDITORIAL

1. Presentación:

145


>&21@ 7H[WRV

DEPARTAMENTO DE H UMANI D A D ES

su cabeza descansa cómodamente sobre la almohada. Poco antes de cerrar los ojos, recorre la habitación con la mirada, deteniéndose en objetos afablemente familiares…sumidos en el tenue resplandor del fuego. ¡Qué agradable es volver a casa! Y sin embargo, Topo no desea renunciar a aquellos parajes espléndidos que se encuentran por encima del suelo; no tiene la menor intención de darle la espalda al sol y al viento, y volver arrastrándose a casa para quedarse. El mundo exterior era demasiado intenso, todavía le llamaba, incluso ahí abajo; y sabía que tendría que regresar al gran teatro de la vida”2. Ese suelo, del que habla Topo, es el plano base que enseguida vamos a tratar. Primera proposición: Al peatón y a la bicicleta les viene bien el plano base de la ciudad.

USC EDITORIAL

Los espacios, sean éstos interiores, exteriores, abiertos o cerrados, implican una relación de complementariedad en la que uno vale por lo que significa el otro. Por cálida que sea nuestra madriguera tenemos la necesidad imperiosa de abandonarla y salir al cosmos. La madriguera significa por lo que en nuestro ser significa el cosmos. En geografía decimos, ningún espacio puede existir ni interpretarse al margen de los espacios mayores que lo contienen

146

Resignificar el lugar obliga, entre otras cosas, a dilatar sus límites y promover contactos. Fraccionar o aislar, a modo de ghetto, termina necesariamente por erosionar la naturaleza del lugar, trastrocando la familiaridad que ofrecen los espacios cotidianos en dolorosos encerramientos. Confinar a unas comunidades, como ocurre en nuestros campos, para que no puedan desplazarse libremente, rompe de manera brutal esa unidad dialéctica. Tratados de libre comercio interesados en el tránsito expedito de mercancías, al tiempo que proponen rígidos estatutos para hostilizar la permanencia de ciudadanos del tercer mundo en los países del primero. O, paradoja, el presidente francés Nicolás Sarkozy distinguiendo Texto presentado en el Festival de la Bicicleta –EnbiciArte-, Cali, septiembre de 2008. Tomado del libro Cosmos y Hogar. Un punto de vista cosmopolita, de YI-FU TUAN. Estas cavilaciones son un homenaje a su vida y obra como geógrafo y humanista, ad portas, el 5 de diciembre próximo, de su 78 cumpleaños.

2


DEPARTAMENTO DE H UMANI D A D ES

>&21@ 7H[WRV

a Ingrid Betancourt con la orden de ciudadanía honoraria mientras propone darles trato de delincuentes a ciudadanos indocumentados que sobreviven en los países de la Unión Europea. Son las lógicas del poder y de la fuerza desconociendo las raíces ontológicas de nuestras dimensiones espaciales. Segunda proposición: Pensado desde lo que significa el plano base en un proyecto de ciudad, cada puente peatonal es un triunfo del carro y una derrota para el peatón y la bicicleta.

Ni hablar del diseño de los puentes peatonales que posee la ciudad de Cali. Al vértigo que producen algunos de éstos y su fealdad, hay que agregarles cualidades inexplicables: Unos tan largos como un óvalo de velódromo (calle quinta con carrera décima). Otros tan absurdos como el de la Universidad Santiago de Cali, que admite en un lado el paso de una silla de ruedas y al otro nada porque la rampa desaparece: Mire y devuélvase es lo que sigue. Con puntos ciegos, tan íntimos como un sanitario, óptimos para los atracos callejeros y sin derecho a la solidaridad porque: ¿quién ve? (Clínica Uribe Uribe del Seguro Social hoy Nueva EPS – Estación del ferrocarril). Tan indiscretos como el del Hospital Departamental, que permite ver durante todo el día y seguramente la noche, lo que viven y hacen los habitantes de las casas aledañas, y por ende, quebrantando el derecho a la intimidad de sus moradores. Además, aunque usted no quiera ni lo necesite, está obligado a entrar, a no ser que se tire a mitad de camino, bien allá en los predios del Hospital.

USC EDITORIAL

¿Qué significa un cambio de nivel, mejor, de piso, para una persona con alguna discapacidad o para los adultos mayores? Lo que puede verse como un simple cambio de altura, actúa en muchos casos como una barrera infranqueable que constriñe al ciudadano y le reduce a la mínima expresión sus espacios cotidianos. La ciudad de segundos pisos para los ciudadanos y el plano base para el vehículo automotriz, denuncia proyectos de ciudad que le apuestan todo a lo funcional y veloz, y nada, o casi nada, al reposo, los encuentros y el disfrute de los recorridos. Ello, sin duda, es síntoma inequívoco de una ciudad en extinción.

147


>&21@ 7H[WRV

DEPARTAMENTO DE H UMANI D A D ES

La obstrucción visual es desafortunadamente notable. El panorama que se podía ver desde la carrera 44, en la calle quinta, casi hasta el estadio Pascual Guerrero, se trunca con el puente peatonal de Almacenes Éxito. Situación similar que se presenta con el mencionado puente de la USC. ¿Habrá más?: ¡Sí señor!...y señora, remata, con razón, una feminista. Sólo basta deslizar la mirada por la calle 13 entre la Ermita y la carrera décima, adecuada para el sistema Masivo Integrado de Occidente MIO, para advertir las tantas arandelas y cambios de nivel, que aún de noche y sin gente, se ve congestionada. No por otra razón resultan de gran estima los miradores naturales. Elementos, redes y formas de espacios inadecuadamente intervenidos, que alteran a su vez las relaciones sociales y personales de los seres humanos que los habitan. Espacios para pasar y funcionar, nunca para estar y ser. ¿Convocan acaso a estar las estaciones del MIO envejecidas ya sin empezar aún a funcionar?

2. Plano base y conflicto territorial:

USC EDITORIAL

Torsten Hägerstrand3, geógrafo sueco, define el conflicto territorial como la manifestación o el resultado de dos o más proyectos antagónicos disputándose o luchando por los mismos espacios. El “espacio presupuesto”, aquel que requiere un proyecto para su desenvolvimiento normal, es un campo de batalla, sentencia. El hecho implica, eso sí, momentos y circunstancias específicas, porque no siempre, aún siendo antagónicos, alcanzan el nivel de conflicto territorial. Los espacios pueden transmutar a momentos de abierta inestabilidad y duras confrontaciones, allí donde hasta ayer hubo real o aparente reposo, de eso dan fe nuestros millones de campesinos desplazados, que no emigrantes como los califica el ingenioso consejero-asesor del príncipe.

148

Hay conflictos territoriales por antagonismos funcionales. Una carretera continental, como lo es la Panamericana, que Hägerstrand, Torsten (1973), “El terreno propio de la geografía”, en: Nuevas tendencias geográficas. Madrid. Instituto de Estudios de Administración Local. Págs. 105-134.

3


DEPARTAMENTO DE H UMANI D A D ES

>&21@ 7H[WRV

Esas dinámicas de disputa territorial pueden alcanzar, aunque no siempre, el carácter de conflicto. De hecho, el territorio no es neutral ni su ocupación el resultado de procesos concertados. Lo usual es que nazcan de lógicas que expresan estructuras sociales heterogéneas, con distintos actores, intereses y posibilidades. Nada gratuita es la afirmación de que uno en la ciudad está donde puede y no necesariamente donde quiere. Tan irracional y dolorosa resulta con frecuencia esa realidad, que habitantes pobres escogen para invadir, y de manera deliberada, los peores sitios como punto a favor en sus aspiraciones de techo. Hablemos de las ciclorutas y de su confrontación con las redes hidrográficas y de transporte automotriz. El no haber

USC EDITORIAL

a la vez ejerce como eje de la principal área de expansión de Cali, entra en claro conflicto, porque mientras una función reclama tránsito fluido, la otra exige entradas, salidas, bahías, separadores y retornos que van en contra de una rápida movilidad; a pesar de los creativos artificios de ingeniería, Cali – Jamundí es uno de los tramos cortos de más alta accidentalidad intermunicipal en Colombia. Los hay también por razones ambientales, verbigracia, las redes viales confrontando estructuras lineales de naturaleza distinta, por ejemplo, la red hidrográfica urbana; basta examinar cualquiera de los ríos que atraviesan la ciudad de Cali para evidenciar múltiples formas mediante las cuales se les disputan a los ríos sus zonas de reservas forestales protectoras y se reducen sus caudales. Los trazados del MIO constriñendo los separadores y su población arbórea. Por razones políticas, cuando los grupos armados desplazan a las comunidades, no sólo destruyen tejidos sociales creados mediante lentos procesos de construcción de asentamientos sino que también, entre ellos mismos, marcan a sangre y fuego sus territorialidades. Por razones económicas, es el caso de cultivos de pan coger que se ven aplastados por otros destinados a la agroindustria; o cuando los establecimientos de uso comercial transforman en muy corto tiempo tradicionales áreas de uso residencial. Por razones sociales, vendedores ambulantes ocupando el espacio público. Por abuso, las tierras ejidales en manos de las sagas familiares de quienes han administrado la Ciudad.

149


>&21@ 7H[WRV

DEPARTAMENTO DE H UMANI D A D ES

preservado las zonas de reservas forestales protectoras de los ríos de Cali nos priva en parte de un entramado ambiental ideal para el transporte y la recreación en bicicleta. El uso público de flujos y espejos naturales de agua, el manejo de los ríos como ecosistemas complejos y la preservación de sus riberas para evitar impactos negativos por inadecuadas localizaciones, son impedidos, en su cumplimiento, por la paulatina invasión de los espacios adyacentes. Los cortes por barreras y las rupturas debido a cambios de nivel en la adaptación de esas estructuras espaciales, alteran, también, el plano base, atentando contra la bicicleta y sus usuarios. Baste ver en las primeras horas de la mañana y las últimas de la tarde, para comprobarlo, centenares de ciudadanos, generalmente trabajadores, jugándose la vida por hacer uso legítimo de las interrumpidas rutas de bicicletas. Si la tendencia es, como vemos, la constante reducción del tamaño de piso de las viviendas, lo consecuente, por lo menos, sin estar de acuerdo con la minimización de las superficies y a modo de compensación, es que cada día sean mejores las calles, los parques, las áreas verdes, los andenes y, en general, los espacios públicos. El problema se agudiza porque al tiempo que se reducen unos –interiores-, se precarizan los otros –exteriores-. En Cali, mientras que en algunos barrios, regularmente los más pobres y con altos niveles de hacinamiento, el índice de área verde por habitante a duras penas llega al metro cuadrado. En otros, fácilmente supera los 50 metros. La inseguridad y la violencia callejera de los barrios marginales hacen mucho más dura y evidente tamaña iniquidad.

USC EDITORIAL

No cabe duda, el plano base de la Ciudad le viene bien a los peatones y a la bicicleta. Siendo un recurso frágil, finito y en conflicto, tendrá que ser intervenido mediante coherentes políticas públicas y decididas acciones ciudadanas para preservarlo.

150

3. Plano base – bicicleta y POT de Cali: Tercera proposición: No están perdidos los esfuerzos hasta ahora hechos para reivindicar el derecho al uso y el disfrute de la bicicleta en Cali.


DEPARTAMENTO DE H UMANI D A D ES

>&21@ 7H[WRV

Como principio de ordenamiento territorial, en un proyecto de ciudad lúdica, para estar y ser, el plano base de la ciudad debería privilegiar, de verdad y no a manera de simple proclama, el desplazamiento no automotriz. Las ciudades tienen un plano base que poco a poco ha ido privilegiando al carro. Que no se diga que hay puentes elevados y transeptos bajo nivel que reconocen esa realidad, porque cada día son más los pasos peatonales de segundos y terceros pisos que atraviesan las avenidas. El plano base, entendido como el plano o nivel Conferencia pronunciada el 15 de mayo de 1991 en el Laboratorio Europeo de Urbanismo sobre “Proyectar la periferia”, organizado por la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Barcelona. Su texto completo está publicado en La Geografía Hoy. textos, historia y documentación. 1994. Barcelona. Editorial Anthropos. Págs. 136 – 147.

4

USC EDITORIAL

En una conferencia para estudiantes de arquitectura sobre las periferias urbanas, el geógrafo español Horacio Capel (2004:142)4, después de una larga disertación, señalaba: “He tratado de mostrar que el arquitecto ha de abordar su trabajo no como si actuara en un espacio indeterminado, sino todo lo contrario, teniendo plena conciencia de la existencia de múltiples determinaciones. Debe descubrirlas sólo o ayudado por otros especialistas, para dejarse llevar o adaptarse a ellas, o para tratar de contrarrestarlas. En eso, en definitiva, consiste el planeamiento”. Más adelante, recomendaba: “Es preciso volver nuevamente a una visión global de planeamiento integrado y a largo plazo, que tenga en cuenta el reparto equitativo de las externalidades negativas que generan ciertos usos y las positivas de otros; que prevea los efectos de la aplicación de nuevas tecnologías, las cuales van a producir –o están produciendo- cambios en la localización de los usos agrarios, industriales, comerciales, de servicios, residenciales y de ocio, tanto a escala internacional, como nacional o local; que modere y mantenga dentro de ciertos límites la aplicación de técnicas duras de modificación del medio natural; que respete el patrimonio histórico; que anticipe los efectos de la asignación de usos realizada de forma individual; que sea una garantía de protección contra los más débiles; que cree nuevas oportunidades de elegir entre estilos de vida diferentes; que en definitiva, ordene el espacio al servicio de la comunidad sin contar en que sólo la mano invisible del mercado y de las decisiones individuales genera una organización correcta”.

151


>&21@ 7H[WRV

DEPARTAMENTO DE H UMANI D A D ES

básico natural y primigenio, es un recurso del emplazamiento urbano que ha de ser reconocido y protegido para andarlo y disfrutarlo primordialmente a pié o en bicicleta. El POT de Cali incorpora esa posibilidad. En sus objetivos específicos al respecto se propone “Garantizar el uso de otros modos de transporte en especial la bicicleta, a través de la ejecución de un sistema de ciclovías, minimizando el uso de vías arterias de tráfico rápido, y utilizando al máximo vías marginales de ríos y cauces de aguas conformando mallas interconectadas”. En su artículo 68, advierte: “Definición del Sistema Vial. Corresponde al conjunto de elementos que constituyen las vías construidas y/o ampliaciones viales, que tienen como objetivo específico permitir el desplazamiento de vehículos de todo tipo, y la movilidad de personas y bienes, prestando atención en la adopción de políticas ambientales en su planificación, diseño, construcción y operación”. En el artículo 70, clasifica el Subsistema de Vías Arterias Principales (VAP), Vías arterias Secundarias (VAS), Vías Colectoras (VC), Vías Locales (VL), Vías Peatonales (VP), Ciclovías (C), Vías Marginales y Vías Paisajísticas”. Más adelante señala: Las “Ciclovías (sic) destinadas únicamente a la circulación de bicicletas, las cuales forman un sistema integral como modo de transporte”. El resaltado en negrilla es mío.

USC EDITORIAL

En el artículo 229, denominado “Proyectos estructurantes de Movilidad y Accesibilidad”, numeral 2, reza: “Programa de Ciclorutas. Se busca definir, diseñar y construir la red de ciclorutas, como parte integrante del Sistema Vial y de Transporte del Municipio de Santiago de Cali, teniendo en cuenta las tendencias de movilización de la población, los centros de producción y atracción de viajes y la comunicación de los espacios públicos tanto de recreación activa como pasiva. Para ello se plantean los siguientes objetivos:

152

n Adelantar

los estudios técnicos requeridos para la definición y diseño de la Red de Ciclorutas teniendo en cuenta la necesidad de movilización de la población por este modo de transporte.


DEPARTAMENTO DE H UMANI D A D ES

n

>&21@ 7H[WRV

Integrar los espacios públicos de recreación activa y pasiva con la red de ciclorutas.

n Fomentar el uso de la bicicleta como un modo de transporte

que proporciona economía y salubridad a la población.

n

Fomentar el disfrute de los espacios públicos y de la ciudad en general, mediante una red de ciclorutas e (sic) integradas al Sistema Integral de Transporte Público Colectivo de la ciudad de Cali.

n

Desarrollar los programas de educación y seguridad vial para la utilización de la bicicleta.

n

Incluir en los nuevos desarrollos urbanísticos y viales los criterios para el diseño de las ciclorutas.

PARÁGRAFO: Para la definición del trazado de la red de ciclorutas del Municipio de Santiago de Cali se tendrá en cuenta las siguientes recomendaciones: n

Integrar la red de ciclorutas existentes.

n Tener

en cuenta las ciclorutas diseñadas y que hacen parte de los proyectos aprobados por la Administración Municipal.

n En lo posible no utilizar las vías arterias principales para las

ciclorutas debido a que estas se encuentran cercanas a su capacidad vial en sus períodos picos. red de ciclorutas debe comunicar los espacios públicos de recreación activa y pasiva del Municipio de Santiago de Cali.

n El trazado de la red de ciclorutas deberá resolver los pasos

a nivel o desnivel con las diferentes vías vehiculares que interceptan la malla vial de la Ciudad.

USC EDITORIAL

n La

153


>&21@ 7H[WRV n

DEPARTAMENTO DE H UMANI D A D ES

Para el trazado de la red de ciclorutas se deberá tener en cuenta los criterios de diseño de ciclorutas de la Administración Municipal”.

USC EDITORIAL

Vale la pena resaltar en esta intervención lo referente a la bicicleta y las ciclovías en el POT de Cali, desconocido e incomprendido por la mayoría de los ciudadanos. Se ignora o no se comprende, en buena medida, porque su proceso de construcción no logró incorporarlos en los debates centrales. Los saldos pedagógicos de los POT en la formación ciudadana siguen siendo muy modestos, cuando no nulos, asunto que tendrá que ser muy pronto revisado. Sin embargo, nótese que el llamado a adecuar las ciclovías, no genera una formulación de principio ordenador en el que se indique, sin cortapisas ni raíz cuadrada, que el plano base debe estar privilegiado para el transporte a pié o en bicicleta.

154

Aunque puede considerarse insuficiente, más cuando José Luís Sert y Paul Lester Wiener desde principios de los cincuenta ya hablaban para Cali del esparcimiento –cultivo del cuerpo y el espíritu- como función básica de la ciudad; sesgado sería decir que no se ha avanzado al respecto. De hecho su inclusión y formulación en documento escrito, como lo reclamaban en Roma los primeros movimientos antiesesclavistas al exigir que se regulara de manera explícita la condición de los esclavos, es ya un paso importante. También los corteros de caña de los opulentos ingenios azucareros del Valle del Cauca, en este mismo momento en huelga, están pidiendo que les dejen comprobar si lo cortado durante el día por cada uno de ellos en extenuantes jornadas de más de 10 horas de trabajo corresponde a lo que finalmente se les reconoce y registra en la báscula. El derecho a ver y a conocer por largos años conculcados, los expone, ahora, ya lo dijo el flamante Ministro de Agricultura, a ser tratados como terroristas. Se trata, con lo planteado en el POT de Cali sobre las ciclorutas y la bicicleta, de generar verdaderos programas de implementación y desarrollo, en los que, avanzado un escalón, se amplíe el horizonte para sus usos urbanos. Aquí aparece el porqué se inicia este aparte con la cita de Horacio Capel. Es válido el llamado que les hace a los


DEPARTAMENTO DE H UMANI D A D ES

>&21@ 7H[WRV

arquitectos para que trasciendan, en los proyectos de la periferia, al simple número de unidades de vivienda o el artefacto construido. Cuando se actúa sobre un espacio ya existen determinantes que lo condicionan y que no se pueden desdeñar, a riesgo de fracasar en el primer intento. El espacio no es una arcilla que se pueda moldear tan libremente como lo podría hacer un artesano o el escultor: ¡No hay espacios vacíos!

¿Qué hacer? Actuamos sobre plataformas definidas ya en buena medida y con severos obstáculos para ser ahora replanteadas; por eso es comprensible que el POT respecto al plano base apenas llegue a recomendar que “El trazado de la red de ciclorutas deberá resolver los pasos a nivel o desnivel con las diferentes vías vehiculares que interceptan la malla vial de la Ciudad”. Admitiendo, insisto, que debemos ser realistas, de allí a la formulación que exige el privilegio de otros modos de desplazarse en el plano base de la Ciudad distintos al transporte automotriz, hay un gran trecho. Como principio rector, esa exigencia debe reivindicarse por parte de esa masa crítica que empieza a cuestionar y generar acciones frente a los actuales proyectos de hábitat urbano. Cali, además, tiene condiciones topográficas y climáticas ideales para el uso de la bicicleta con fines recreativos,

USC EDITORIAL

Viene otra formulación, también del geógrafo español referido: Los espacios no intervenidos, aún con determinantes de toda índole, suelen ser poli-funcionales en su uso potencial, pero una vez adaptados, ganan en la función que definió su intervención y la pierden en las otras posibles, haciéndose mono-funcionales. Lo que pudo ser cancha o edificio, una vez tomada la decisión, será uno negando in situ el otro. Revertir lo hecho cuesta mucho y en casos es prácticamente imposible. No es casual, aunque suene duro, que algunos especialistas en prevención y manejo de desastres vean, entre las muchas aristas de sus consecuencias, una oportunidad para ordenar el territorio. Moraleja, es obligado detenerse y pensar mucho una intervención de los espacios antes de decidirla y ejecutarla.

155


>&21@ 7H[WRV

DEPARTAMENTO DE H UMANI D A D ES

ambientales y, lo más importante, funcionales y económicos. El predominio de terrenos planos y de amplias superficies es un enorme punto a favor de lo que aquí se reclama. Valga la ocasión también para advertir que no todos los espacios tienen que ser construidos, hay algunos que valen justamente por eso, por carecer de interrupciones naturales o artificiales y contar con amplias cuencas visuales aún estando a ras del piso. ¿No será que podemos volver a contar con espacios públicos donde el placer esté simplemente en el hecho de poder ver y caminar sin obstáculos a nuestras propias narices? Mucho mejor, si nadie nos está preguntando ¿por qué estamos allí? Por lo pronto, y como no se trata de recetas, ahí queda la inquietud.

4. Plano base – bicicleta – ciudadanía: La bici como medio de transporte n Desde

un punto de vista social, la bicicleta es vista como un medio de transporte limpio, rápido, barato y sostenible.

n El

consumo de energía que requiere la utilización de la bicicleta es 50 veces menor que la que requiere un coche.

n La

energía empleada en la fase de fabricación de un automóvil permitiría la fabricación de entre 40 y 180 bicicletas. puede apreciar que los desplazamientos en coche producen una emisión aproximada 20 veces superior en dióxido de nitrógeno que hacer el mismo desplazamiento en bicicleta.

USC EDITORIAL

n Se

156

n En

distancias de uno hasta dos kilómetros el recorrido en bicicleta es tan rápido como en coche.

n Los

costes de transporte en coche pueden ser hasta 15 veces superiores a los de desplazarse en bicicleta.


DEPARTAMENTO DE H UMANI D A D ES

>&21@ 7H[WRV

Pfaffenbichler y de la Hoz Sánchez Cuarta proposición: La defensa de la bicicleta es un poderoso recurso para la formación política de los ciudadanos y la reinvención de nuestras ciudades.

Hemos recomendado a un grupo de estudiantes del Departamento de Geografía de la universidad del Valle que contrasten los senderos definidos desde el diseño arquitectónico y de ingeniería en las estaciones del MIO, y los caminos que han decidido, antes de empezar a funcionar, los transeúntes. No creo que la explicación se pueda hallar, como suele pensarse, en la ausencia de “cultura ciudadana”. Yendo a extremos, hasta dónde el no hacer de esos gestos opciones organizadas y colectivas ha permitido que se siga decidiendo a nuestras espaldas. Le apostaría, como forma de protesta, incluso para asuntos mucho más graves, a ejercicios de desobediencia civil -pacíficos y masivos-, lamento tener que remarcar eso aún para este caso, en que decidiéramos

USC EDITORIAL

Los procesos de alfabetización espacial, componente indispensable en la tarea de formar ciudadanía, tendrán que incorporar cada día nuevas lecturas de lo que representan nuestros espacios de rutina para ampliar sus horizontes y hallarle otros matices al ejercicio de habitarlos. A la bicicleta le viene bien el plano base de la ciudad, a no ser que ésta se emplee para deporte extremo, subiendo paredes, bajando escaleras o deslizándose por tubos. Lo grave es que en deporte extremo se está convirtiendo el transitar la ciudad, porque correr, saltar barreras o desplazarse por pendientes se ha vuelto el acontecer urbano de los transeúntes. Ni se diga lo que hay que padecer cuando uno cree estar seguro al interior del bus o la buseta: ¿Cabe una persona normal en los estrechos espacios que hay entre los pares de asientos? ¡Si cabe! ¿Ha observado las miniventanillas por las cuales se opta en un clima caluroso como el de Cali? ¿A quién no le ha tocado sentarse de espaldas a la dirección del móvil y en casos, sobre un taburete que no está sujeto al piso? ¿Se imagina lo que ocurriría si no es su día y por desgracia ocurre un choque? Allá adentro… ¡menos se está salvado!

157


>&21@ 7H[WRV

DEPARTAMENTO DE H UMANI D A D ES

algún día no acceder al uso de los puentes peatonales para reivindicar así el derecho que tienen los ciudadanos al plano base de la ciudad. Por qué aceptamos calificar mal cada acto de desconocimiento a la conducción ciudadana por diseño de obra, en vez de mirar qué hay en la antesala, y qué provoca ese tipo de comportamientos. Que un canal para que escurran las aguas lluvias se vuelva muy pronto camino, como ocurre en la estación del MIO, del paso Unicentro – Holguines, nos tiene que indicar algo más que mala educación cívica. Entre otras cosas, porque la pedagogía ciudadana, como se ha venido llamando a esos procesos formativos, no tiene que estar dirigida a que la gente acepte lo que la burocracia o la experticia decida en las alturas. Básicamente, es para que las personas puedan convertir por educación y de manera consciente sus prácticas espaciales en permanentes ejercicios de reflexión. Qué sea con ellos como se haga visible la cotidianidad espacial, y con ellos mismos como se llegue a soluciones. De otra manera, los POT seguirán siendo hijos de los viejos enfoques normativos y restrictivos de planeación urbana, de los cuales derivaron, en parte, los conflictos urbanos que hoy tenemos. Con mucha frecuencia, vanos cantos a la bandera.

USC EDITORIAL

Si la tendencia es a la reducción del tamaño del piso de las viviendas, además de confrontar esas políticas del mercado y el Estado, no es acaso válido y de modo simultáneo, reivindicar espacios exteriores y de uso público en condiciones óptimas para, al menos, mitigar la asfixia que provocan espacios interiores tan restrictivos. Deseados óptimos no sólo en sus condiciones materiales, sino también por la calidad de las relaciones y la seguridad que en ellos se prodigue.

158

Punto a favor es el estatus que ha venido ganando la bicicleta. Hay razones funcionales, ambientales, éticas, estéticas y de salud que la hacen una realidad tecnológica atractiva. Vivimos en Cali, a pesar de las todavía incomprensiones y la agresividad del transporte automotriz, otra percepción de lo que significa para los viajeros y el ciudadano corriente la bicicleta. En esa dirección, a ese clima y topografía favorables, debemos


DEPARTAMENTO DE H UMANI D A D ES

>&21@ 7H[WRV

agregarle, como conquistas, avances en la infraestructura para el tráfico en bicicleta (calidad en los carriles de las ciclovías y ciclorutas, longitud, vinculación –conectividad, accesibilidad y complementariedad de transportes- y aparcamientos; así como legitimidad social e institucional). ¿Juega o no en este propósito la idea de que a la bicicleta le viene bien el plano base de la ciudad y que en defensa de la bicicleta algunos pasos se están dando? De Yi-Fu Tuan5 aprendimos que con el topo o lugar podemos desarrollar relaciones filiales y de comunión afectiva (topofilia). Que hay lugares que nos provocan goce espiritual y reverencia (topolatría). Otros rechazo y aversión (topofobia). Con el plano base de la ciudad hemos desarrollado acciones de desconocimiento (toponegligencia, diría él), pero también de consumo irracional (topofagia dijo un avisado vecino de un barrio caleño). El potencial de la bicicleta como medio de transporte sostenible y lúdico reclama, aceptando que hay avances significativos en el POT de Cali, el principio rector de que en la Ciudad se privilegiará para el desplazamiento a pié y en bicicleta su plano base. No es sino recorrer una de las ciclovías o ciclorutas, para darse cuenta de que en ese conflicto territorial de morfologías lineales –redes de transporte automotriz y ciclovías o ciclorutas-, el paso a nivel, como lo llama el POT, sigue jugando a favor del carro y la velocidad. La forma como está redactado lo que más se acerca a esta idea en los objetivos específicos del Artículo 229 ya citado, es, por lo menos, todavía difuso, lo cual da pábulo para que las cosas sigan funcionando a favor de la estructura dominante: La red vehicular automotriz.

“La atención que los filósofos prestan a la buena vida es la que los geógrafos prestan al buen lugar. Esto es así porque los lugares son mucho más que estructuras tangibles Yi-Fu Tuan (2007). Topofilia. Un estudio de las percepciones, actitudes y valores sobre el entorno. España. Editorial Melusina.

5

USC EDITORIAL

5. Conclusiones:

159


>&21@ 7H[WRV

DEPARTAMENTO DE H UMANI D A D ES

de ladrillo y piedra; también son sinécdoques de individuos y grupos humanos, constituyen relaciones humanas y expresan las luchas y las aspiraciones de los hombres” Yi-Fu Tuan (2004: 179)6 En encuesta realizada por el programa Cali Cómo Vamos, que cubrió 1.200 hogares de distintos estratos socioeconómicos, se muestra que en la Ciudad ha bajado la utilización del transporte público (49%), y que aumentan quienes usan transporte particular (36%). El 16 por ciento de los encuestados aseguró movilizarse a pié o en bicicleta, porcentaje similar al del año pasado. En cambio cada vez más caleños, concluye el estudio, recurren a la motocicleta. La “movilidad” es uno de los aspectos más cuestionados.7

USC EDITORIAL

Asumiendo los resultados obtenidos, esa realidad expresa el predominio de soluciones individuales y un proceso en el que los ciudadanos terminamos adaptándonos al vértigo y la funcionalidad. No es bueno, para una ciudad como Cali, que el transporte público pierda demanda a la vez que lo gana el privado. Tampoco, que en el uso de la bicicleta y el desplazamiento a pié se estanquen los índices.

160

Un proyecto de ciudad lúdica, democrática y moderna debe tener como metas el estímulo al transporte público y, en correspondencia, el desestímulo a las soluciones individuales de transporte automotriz particular para la movilidad en la urbe. En síntesis, por principio ordenador se podría acoger para el interior de la ciudad y sin titubeos de ningún tipo el privilegio del transporte público y masivo. Incluso, como expresión de las llamada Ciudad-Región y de la creciente densidad en los movimientos pendulares entre el núcleo urbano central y los asentamientos poblados más próximos, hasta allá se deberían extender, para un futuro próximo, esos criterios rectores. A esa decisión política, como es obvio, habría que ponerle dientes y revisar, en consecuencia, experiencias exitosas en contextos Yi-Fu Tuan (2004). ¿Quién soy yo? Una autobiografía de la emoción, la mente y el espíritu. España. Editorial Melusina. 7 Periódico aDn,Cali, 18 de septiembre de 2008. Pág. 5. 6


DEPARTAMENTO DE H UMANI D A D ES

>&21@ 7H[WRV

homologables al nuestro. Si lo que dice la encuesta es así, Cali está caminando en contravía. Pero aquí, en esta ponencia, estamos hablando del plano base de la ciudad, entendido como el nivel primigenio o la plataforma del emplazamiento desde donde se erige el paisaje urbano, haciéndose parte del mismo. Lo que se está enfatizando es su importancia como componente clave del espacio público, que debe ser pensado, sentido, protegido y aprovechado, en principio, desde una visión de conjunto que lo identifique, caracterice y valore, y después, desde intervenciones normativas que, de manera consciente y en manejos consistentes o de larga duración, regulen sus usos y aprovechamientos individuales y colectivos.

Con una política pública apropiada, el potencial de los viajes en bicicleta podría incrementarse de manera importante. El clima, la topografía, el reconocimiento social que ha ganado el Arango de Fex, Miguel. “reambulantes: de la ciudad al espacio cósmico”, en: Pretil. Investigar Hacer Ciudad, año 2 Nº5 julio – septiembre de 2005. Colombia. Págs. 32 - 59

8

USC EDITORIAL

Se dirá que eso está incorporado implícitamente en la toma de decisiones, cuando de otorgar una licencia de construcción o de intervención de los espacios se trata. ¡Seguro que sí! De la misma manera que los gobiernos de los países ecuatoriales transan negociaciones para el uso privado de la órbita estacionaria, propiedad soberana de un país, como lo recuerda Arango de Fex8, sin que se reconozca un valor proporcional a las “pingües” ganancias obtenidas por la utilización de un recurso que hace parte del espacio público nacional y con las cuales se quedan las grandes transnacionales de las telecomunicaciones. Hacerlo tangible y comprensible como componente esencial del espacio público desde una mirada global, y por qué no decirlo, abstracta, es el preámbulo para incorporarlo en la consciencia de los ciudadanos. No desde retazos ni de situaciones particulares, sino como, siguiendo a Kant, idea a priori o esquema mental que precede y determina cualquier tipo de intervención. A destajo no se construyen las visiones de conjunto, como las califica Savater, que aquí se reclaman.

161


DEPARTAMENTO DE H UMANI D A D ES

>&21@ 7H[WRV

uso de la bicicleta en Cali, cuentan de hecho como importantes factores a su favor. En la agenda por ampliar los espectros del uso de la bicicleta en el transporte y la lúdica urbanos, la defensa del plano base de la ciudad debe estar incluida. Lo que incorpora el POT de Santiago de Cali, siendo importante, como ya se resaltó, es aún tímido y confuso. Frente a retoques estéticos que hacen apenas visible la bicicleta, es necesario promover acciones más radicales, en las que se ofrezcan nuevos caminos de hacer ciudad y ciudadanía, y no vagas gestiones de “convivencia pacífica” para que las cosas sigan más o menos como están sin evidenciar conflictos de ningún tipo. Quinta proposición: La defensa de la bicicleta es un inspirador y hermoso ideal en la construcción colectiva de nuevas esperanzas. Oda a la Bicicleta Pablo Neruda Iba por el camino crepitante: el sol se desgranaba como maíz ardiendo y era la tierra calurosa un infinito círculo con cielo arriba azul, deshabitado.

USC EDITORIAL

Pasaron junto a mí las bicicletas, los únicos insectos de aquel minuto seco del verano, sigilosas, veloces, transparentes: me parecieron sólo movimientos del aire. Obreros y muchachas a las fábricas iban entregando los ojos al verano, las cabezas al cielo, sentados en los élitros de las vertiginosas bicicletas que silbaban cruzando puentes, rosales, zarza y mediodía.

162

Pensé en la tarde cuando los muchachos se laven, canten, coman, levanten una copa de vino en honor del amor y de la vida, y a la puerta esperando la bicicleta inmóvil porque sólo de movimiento fue su alma y allí caída no es insecto transparente que recorre el verano, sino esqueleto frío que sólo recupera un cuerpo errante con la urgencia y la luz, es decir, con la resurrección de cada día.


DEPARTAMENTO DE H UMANI D A D ES

>&21@ 7H[WRV Bibliografía

Arango de Fex, Miguel. “reambulantes: de la ciudad al espacio cósmico”, en: Pretil. Investigar Hacer Ciudad, año, No julio – septiembre de 2005. Colombia. Capel, Horacio. Conferencia pronunciada el 15 de mayo de 1991 en el Laboratorio Europeo de Urbanismo sobre “proyectar la periferia”, Organizado por la Escuela Técnica Superior de Arquitectura de Barcelona. Su texto completo está publicado en la Geografía Hoy. Textos, historia y documentación. 1994. Barcelona. Editorial Anthropos. Hagerstrand, Torsten (1973), “El terreno propio de la geografía”, en: Nuevas tendencias geográficas. Madrid. Instituto de Estudios de Administración Local. Periódico ADN, Cali 18 de septiembre de 2008. Yi-Fu Tuan. Cosmos y Hogar. Un punto de vista cosmopolita, de. Estas cavilaciones son un homenaje a su vida y obra como geógrafo y humanista, ad portas, el 5 de diciembre próximo, de su 78 cumpleaños. Yi-Fu Tuan (2004). ¿Quién soy yo? Una autobiografía de la emoción, la mente y el espíritu. España. Editorial Melusina.

USC EDITORIAL

Yi-Fu Tuan (2007). Topofilia. Un estudio de las percepciones, actitudes y valores sobre el entorno. España. Editorial Melusina.

163


DEPARTAMENTO DE H UMANI D A D ES

>&21@ 7H[WRV

El desafío de la postmodernidad Un reto para la universidad César Augusto Vásquez Lara1*

Resumen El presente artículo muestra cómo la universidad debe ir acogiendo un paradigma más de avanzada, para ajustarse a los tiempos modernos, donde los cambios en la educación hace necesario tomar una serie de ajustes de carácter tecnológico, seguido de las nuevas mentalidades de los educandos que exigen mejores y modernas formas de encarar el papel de la Universidad.

Palabras clave: Universidad, modernidad postmodernidad, educación

Abstract:

USC EDITORIAL

This article aims to show how the university must embrace a more advance paradigm to adjust to modern times, where changes on education make it necssary to perform a series of adjustments of technological kind followed by the new mentalities of the student body that are nowadays demanding better and modern was to face the role of University.

164

∗ Antropólogo, Universidad de los Andes, maestría en Educación Universidad Javeriana, candidato a doctor en antropología en la Universidad de Sevilla España. TORRADO, P. Rafael. El desafío para la postmodernidad: Un reto para la Universidad. Revista Arte y Conocimiento. Vol. 10 No 16- 17 Corporación Universitaria Iberoamericana. Santa Fe de Bogotá 1995. Pág15

1


DEPARTAMENTO DE H UMANI D A D ES

>&21@ 7H[WRV Key words:

University, modernity, post modernity, education Pensar la universidad en torno a la postmodernidad, implica primero el análisis de lo que se considera modernidad y modernización, que al decir de Torrado, son “El marco de referencia que incide en el panorama actual de la cultura y la discusión sobre la racionalidad y el sentido de la existencia y de la historia de cada ser humano y de la humanidad en su conjunto” . En esta perspectiva la modernidad y la modernización son la condición necesaria para abordar el debate sobre la postmodernidad, asumida esta no desde una relación espacio temporal que designa una época o un después de, sino como una condición, una concepción de vida y una actitud reflexiva y crítica frente a la realidad. Desde este panorama empezaremos por preguntarnos, ¿Qué significa ser moderno? La pregunta por la modernidad ha estado asociada al nuevo proyecto de la humanidad que para muchos se inició con el renacimiento y dio origen a la concepción del iluminismo o salida del oscurantismo, razón por la cual se le conoce como el siglo de las luces y de la ilustración.

En este orden de ideas, ser moderno implica desacralizar el conocimiento de lo mítico y religioso para sacralizarlo desde la racionalidad instrumental, como consecuencia del iluminismo y la ilustración. En esta perspectiva “El proceso de autonomía

USC EDITORIAL

Esta concepción ha llevado a considerar la modernidad como el abandono de lo tradicional y de lo arcaico para aceptar lo nuevo y novedoso como manifestación de ruptura y de quiebre entre el mundo medieval para entrar al mundo científico, regido por leyes universales que buscan ilustrar y prever “un mundo mejor”.

165


>&21@ 7H[WRV

DEPARTAMENTO DE H UMANI D A D ES

o de separación de la producción del conocimiento (la verdad), de la moral (el bien) y de la estética (lo bello), constituye un proceso estructurante de la modernidad”2. Para Habermas (1984, 131-2) el término moderno fue usado desde el siglo V para distinguir los hechos que marcaron la transición de una época a otra. Ser moderno significa entonces la conciencia de una época que se mira a sí misma en elección con el pasado. Habermas no limita el término a un período espacio temporal determinado, sino que invita a la reflexión y a la toma de conciencia de éste. Desde esta perspectiva, es en el arte donde se inicia la reflexión sobre la modernidad, con el reconocimiento de la subjetividad como posibilidad de expresión, de interacción y comunicación humana. Néstor García Canclini, para responder a la pregunta qué significa ser moderno, plantea cuatro movimientos, los cuales se describen a continuación: n La

modernidad debe pensarse como un proyecto emancipador: Entendido como la secularización de los campos culturales, el reconocimiento de la dimensión simbólico expresiva del hombre, el desenvolvimiento en mercados autónomos y la racionalización de la vida social.

n

Como un proyecto expansivo. En el cual se busca la extensión del conocimiento y la posesión de la naturaleza, la producción, la circulación y el consumo de bienes, motivada por el incremento del lucro y la producción manifiesta en los descubrimientos científicos y el desarrollo industrial.

USC EDITORIAL

n Como un proyecto renovador. La modernidad debe pensarse

166

desde la incorporación del mejoramiento y la innovación permanente que construya y reconstruya nuevos códigos sociales y comunicativos.

2 MAGENDZO, K. Abraham. Modernidad-Modernización en América Latina en Currículo, Educación para la democracia en la modernidad. PIIE. Santiago de Chile.1996. Pág. 109.


DEPARTAMENTO DE H UMANI D A D ES

>&21@ 7H[WRV

n Como

un proyecto democratizador. La concepción de la modernidad debe permitirle a la educación, al arte y a los saberes lograr la evolución racional y moral.

Por su parte, la escuela de Fráncfort plantea un enfoque crítico de la razón y la sociedad tecnocrática, en la cual el objetivo no es la razón práctica y utilitarista del mundo, en donde la cultura de lo humano se ha quedado tecnificada y mecanizada, sino un objetivo que busque el desarrollo del saber y del pensamiento de un pueblo para hacer frente a los nuevos desafíos que la evolución histórica le impone. ¿Cómo se asume entonces la modernización? La modernización hace referencia a la forma como el hombre aprovecha los recursos del medio y se relaciona con éste, en contextos espacio temporales, en donde los patrones de comportamiento están determinados por leyes funcionales de la economía, el Estado y la ciencia. Habermas en 1989 hace una diferencia entre modernización y modernidad. La modernización instaura la idea de progreso técnico y económico, de los procesos acumulativos y el refuerzo mutuo entre formación de capital y movilización de recursos, al desarrollo de las fuerzas productivas y al incremento de la productividad del trabajo, hace referencia también a la implantación de poderes políticos centralizados y al desarrollo de identidades nacionales.

Por su parte, la racionalidad comunicativa le exige al hombre la interiorización de normas morales acumuladas en la tradición cultural y la racionalidad técnico instrumental, exige el aprendizaje del saber acumulado en las ciencias naturales,

USC EDITORIAL

La modernidad es un proyecto cultural no acabado, en donde es necesario ampliar la reflexión sobre sí misma y en su relación con lo clásico, de tal forma que permita nuevas perspectivas al proyecto modernizador, basadas en la articulación racional de la acción comunicativa y la acción técnico instrumental.

167


>&21@ 7H[WRV

DEPARTAMENTO DE H UMANI D A D ES

así como la adquisición de habilidades para responder con eficiencia y eficacia a las demandas de la realidad. ¿Qué se entiende por postmodernidad? Origen del debate en torno a la postmodernidad El debate modernidad - postmodernidad surge en diferentes contextos dentro de los cuales se plantean los siguientes. n Para

algunos autores el debate se originó debido a la crisis de la racionalidad técnica instrumental de la época moderna, la cual pretendió ser la solución a todos los problemas, y por el contrario en su afán de dominio, se convirtió en amenaza para la humanidad, desencadenando la decadencia moral y espiritual, la irracionalidad, la esclavitud y el olvido por el ser.

n Otros autores asumen la postmodernidad como un proceso

que va al interior mismo de la modernidad, es decir, la capacidad de reconocimiento de la contradicción intrínseca de la modernidad.

n Un

tercer grupo de autores plantea que el contexto en el cual surge el debate de la postmodernidad, es el proceso de racionalidad moderna, dado por la capacidad de reacción crítica de algunos pensadores representantes de esta época.

USC EDITORIAL

Desde este panorama, se asume la postmodernidad como una opción, como un nuevo horizonte y como una propuesta alternativa para recuperar el proyecto de modernidad considerado un proyecto contradictorio, inconcluso e indeseable, el cual amenaza la realización del hombre y la mujer.

168

Definir la postmodernidad no es tarea fácil, sin embargo, se plantean algunos elementos que permiten acercarse a su comprensión


DEPARTAMENTO DE H UMANI D A D ES

>&21@ 7H[WRV

La postmodernidad como condición necesaria para pensar la modernidad implica la concepción de un nuevo paradigma que permita el reconocimiento y la comprensión del mundo cultural de los sujetos, es decir, la recuperación de la dimensión simbólico expresiva, de la subjetividad como posibilidad de interacción y explicación del mundo, pasar de la concepción del tiempo lineal a la concepción del tiempo como la multiplicidad de instantes y aventurarnos a lo desconocido como lo plantea Morin, para desarrollar la conciencia de la ambigüedad de los procesos científicos y técnicos y de la incertidumbre de nuestro porvenir. En este sentido, el debate en torno a la postmodernidad invita a la construcción de nuevos paradigmas en relación a la cultura, a la creación de nuevos significados frente al mundo, a la recreación de códigos comunicativos y modelos nuevos de participación que propicien la organización diversificada, flexible y permeable a las características del contexto y a la vida cotidiana de los sujetos.

La postmodernidad más que una moda (definida por algunos pensadores), se debe considerar como un proceso heurístico en el cual se desborde la certeza de lo conocido para vivir, construir desde la incertidumbre y crear nuevos aprendizajes desde lógicas que articulen la complejidad de los fenómenos, complejidad dada por la interacción entre lo local y lo global y la relatividad del espacio y el tiempo, para aproximarse a lógicas distintas de ser, estar, tener, desear, sentir y percibir el mundo. La reflexión en torno a la postmoderna implica una mirada a la realidad desde la diversidad y la pluralidad como lo plantea

USC EDITORIAL

La postmodernidad, entendida como una concepción de vida, invita a reflexionar en las relaciones que los sujetos establecen con el mundo interno, el mundo material y el mundo social, así como en las mediaciones que intervienen en dicha relaciones entre ellas el lenguaje, los mass media y las implicaciones que éstos tienen en la cultura y en la formación misma.

169


>&21@ 7H[WRV

DEPARTAMENTO DE H UMANI D A D ES

E. Morin “La complejidad de los problemas nos desarticula y por esta razón precisamente se vuelve necesario un reordenamiento intelectual que nos habilite para pensar la complejidad”3. La postmodernidad como actitud reflexiva y crítica frente a la modernidad, debe crear la conciencia de la discontinuidad, de la diferencia y de la necesidad del diálogo, lo cual permita orientar el creciente desarrollo industrial y social, caracterizado por la homocronicidad, linealidad y globalización de los procesos hacia una propuesta de desarrollo del ser humano en la cual se busque potencializar las esferas lúdicas, comunicativas, cognitivas, éticas y estéticas y el reconocimiento de las característica particulares y colectivas de los sujetos. El reto para la universidad empieza por pensarse a sí misma, desde su deber ser y desde las posibilidades de construcción de un proyecto educativo, como escenario propicio para recreación y transformación de la cultura. Desde el contexto de la Universidad la postmodernidad es un proyecto no práctico porque está en el lenguaje y en la significación que el hombre hace del mundo, por lo tanto, el problema central para abordar el debate de la postmodernidad radica en el lenguaje, lo cual invita a lógicas basadas en la posibilidad de acceder a toda la experiencia posible, en procesos de comprensión, comunicación e intersubjetividad.

USC EDITORIAL

Estos planteamientos llevan a pensar que la universidad en su concepción es postmoderna ya que el término desborda lo particular y lo absolutista, pero en su práctica sigue siendo moderna y sus políticas de desarrollo responden más a procesos de modernización.

170

La reflexión en torno a la universidad debe orientarse teniendo en cuenta que los conocimientos científicos y tecnológicos no pueden ser incorporados a los planes de estudio al mismo ritmo que se producen, que los nuevos conocimientos y técnicas MORIN, Edgar. Epistemología de la complejidad. En Nuevos Paradigmas, Cultura y subjetividad. Paidós Buenos Aires 1995 pág. 28

3


DEPARTAMENTO DE H UMANI D A D ES

>&21@ 7H[WRV

han conducido a una visión de hombre; que el conocimiento cada vez más profundo de la materia nos conduce a una concepción unificadora del universo, rompiendo las fronteras de las ciencias particulares y que en la aplicación del método científico, en su más amplia concepción, identifica cada vez más las ciencia con las humanidades. Desde esta concepción se propone revalorizar el concepto de educación permanente, entendiendo que el aprender y el actuar forman parte de un proceso existencial que se inicia con el ciclo vital y termina con la muerte del sujeto. Por educación permanente entendemos no sólo poseer los conocimientos y las técnicas que nos permitan desempeñarnos eficientemente en el mundo en que vivimos, sino estar capacitados para aprender, re-aprender y desaprender permanentemente. La educación superior del futuro, al asumir el reto del vertiginoso desarrollo de las ciencias y las tecnologías, deberá enfatizar sobre la formación básica y humanística y priorizar los procesos de aprendizaje, de suerte que el futuro graduado o egresado esté dotado de las capacidades intelectuales y de múltiples posibilidades de acceder, apropiar y aplicar el conocimiento, de modo que le permitan continuar con el proceso de educación y la formación por sí mismo. Esto significa que la educación deberá estimular la creatividad, la lúdica y la posibilidad de imaginación, creación, y sin duda algo de espíritu empresarial.

Tunnermann, en el documento la universidad de cara al siglo XXI4 concluye que el sueño de la universidad partiendo del compromiso de la universidad con la educación permanente, tendría las siguientes características: TUNNERMANN B, Carlos, Consejero especial del Directorio General de la UNESCO. Seminario internacional “Reinversión de la universidad” prospectiva para soñadores. La universidad de cara al siglo XXI Santa Fe de Bogotá: 1994.

4

USC EDITORIAL

Asumir este reto implica la transformación de la universidad en su organización, currículo y modelos pedagógicos y colocar la persona y el lenguaje como núcleos centrales que justifique su razón de ser y su quehacer.

171


>&21@ 7H[WRV

DEPARTAMENTO DE H UMANI D A D ES

Una universidad que mantenga estrechas relaciones de coordinación con el Estado, la sociedad civil organizada y el sector productivo; que forme parte de un proyecto nacional de desarrollo humano y sostenible y que contribuya, mediante su vocación prospectiva a configurar los proyectos de sociedad futura, en el ámbito local, regional y nacional. n Una universidad que haga realidad la definición de Jaspers

de ser “el lugar donde la sociedad permite el florecimiento de la más clara conciencia de la época”, organizándose como propone Habermas la universidad como una autentica “comunidad crítica de estudiantes y profesores”.

n Una

institución formadora de ciudadanos conscientes y responsables, de profesionales, investigadores y técnicos formados interdisciplinariamente, dotados de una cultura humanística y científica, capaces de continuar formándose por sí mismos, de adaptar sus conocimientos a las transformaciones de la realidad y de localizar la información pertinente, evaluarla críticamente y reorientar acciones.

n Un

centro donde se contribuya a conservar, defender, acrecentar y difundir los valores culturales propios, fortaleciendo así la cultura e identidad nacional y se promueva la cultura de la paz y la cultura ecológica.

n Una

universidad donde la docencia, la investigación y la proyección social se integren en el permanente quehacer universitario, enriqueciéndose mutuamente y se aplique la búsqueda de soluciones para los problemas de la sociedad y la nación.

n Una universidad que promueva la integración regional, pero

USC EDITORIAL

que a la vez incorpore en su enseñanza una visión holística del mundo, auspicie la “educación global” y la interacción internacional.

172

n Una

universidad consciente de la “globalización del conocimiento” y por lo mismo integrada a las grandes redes telemáticas, académicas y científicas y que participe


DEPARTAMENTO DE H UMANI D A D ES

>&21@ 7H[WRV

activamente en el mundo universitario internacional y regional. La integración de todas las redes de investigadores y académicos en una “red de redes”, conducirá a crear, como ya ha sido señalado, una verdadera universidad invisible o electrónica, de nivel mundial. n Una

universidad que acepte la evaluación por sus pares y que practique la autoevaluación sistemática de todas sus actividades. Además, consciente de su responsabilidad social, sin menos cabo de su autonomía, reconozca que está sujeta a la evaluación por la sociedad de la eficiencia y eficacia de su desempeño.

n Una

universidad que sepa emplear todos los recursos de la moderna tecnología educativa, sin permitir que la máquina reemplace al profesor, salvo aquel, que según Skinner, merezca ser reemplazado por ella.

n Una universidad que diversifique su población estudiantil y su

oferta de carreras, incorporando también carreras cortas de educación superior, prestigiadas por su identidad académica y por su posibilidad de permitir el paso a las carreras de larga duración; que introduzca institucionalmente la educación virtual.

n Que

ejerza su responsabilidad social de manera activa y de cara a su papel proactivo dentro de la sociedad

n La

universidad debe encarar el dilema del conocimiento académico frente al modelo económico, pues sin duda alguna, el ejercicio financiero debe servir de músculo para que se dinamice el conocimiento, y este a su vez, ser fuente de riqueza. la universidad debe ser un ente mucho más creativo no sólo en la producción de conocimiento, que es su esencia, sino también en un dinamización de estructuras e implementación de modelos que le permitan estar a la altura de los nuevos cambios que se vislumbran en el segundo cuarto del siglo XXI.

USC EDITORIAL

n Finalmente,

173


DEPARTAMENTO DE H UMANI D A D ES

>&21@ 7H[WRV Bibliografía

Magenzo k. Abraham. Modernidad-modernización en América Latina. En currículo, educación para la democracia en la modernidad. PIIE Santiago de Chile.1996. Morin, Edgar. Epistemología de la complejidad. En nuevos paradigmas, cultura y subjetividad. Paidós. Buenos Aires 1995. Stewart, T.A. La nueva riqueza de las organizaciones: El Capital Intelectual. Granica, Barcelona. (1998: Tedesco, J. C. (2000): “La sociedad del conocimiento” Cuadernos de Pedagogía, Núm. 288, de febrero. Torrado, P. Rafael. El desafío para la posmodernidad, un reto para la Universidad. Revista Arte y Conocimiento Vol. 10 No 16-17 Corporación Universitaria Iberoamericana. Santa Fe de Bogotá. 1995.

USC EDITORIAL

Turnnermann B., Carlos. Consejo especial del distrito general de la UNESCO. Seminario Internacional “Reinversión de la Universidad” prospectiva para soñadores. La Universidad de cara al siglo XXI. Santa Fe de Bogotá 1994.

174


DEPARTAMENTO DE H UMANI D A D ES

>&21@ 7H[WRV

¿Una teoría crítica para América Latina? Juan Moreno Blanco1*

Resumen: En el presente escrito se hace una breve introducción a las circunstancias en que aparecen procesos de producción de conocimiento en ciencias sociales y humanas en lugares de enunciación al margen de los centros del saber eurooccidentales. Posteriormente se presenta la específica situación de ese fenómeno en América Latina.

Palabras clave: Teoría crítica latinoamericana; epistemologías fronterizas; hermenéuticas no monotópicas; geopolítica del conocimiento; narrativas contra-hegemónicas.

Abstract

* Licenciado en Ciencias Sociales de la Universidad Santiago de Cali. Magíster en Geografía del Convenio Universidad Pedagógica y Tecnológica de Colombia UPTC. Profesor de la USC y de la Universidad del Valle.

1

USC EDITORIAL

First, it makes brief introduction to the circumstances in which the production processes of knowledge appear in Social and Human Science in places of exposure to the margin of the euro-occidental knowledge centers. Afterwards, it shows the specific situation of this phenomenon in Latin America.

175


DEPARTAMENTO DE H UMANI D A D ES

>&21@ 7H[WRV Key words:

Latin American Critical theory, frontier epistemologies, hermeneutic, not monotypic, geopolitics of knowledge, counterhegemonic narrative. “...el hecho de que el conocimiento sea una construcción social también significa que es socialmente posible tener un conocimiento más válido”. Comisión Gulbenkian, p. 101

En las últimas décadas del siglo pasado las estructuras de producción del conocimiento en ciencias sociales y humanas experimentaron una notable transformación. Desde diversos horizontes y ópticas se empezó a cuestionar la validez o pertinencia de los saberes provenientes de las academias de euro-occidente para contextos diferentes a los de la modernidad histórica. Así, en procesos heterogéneos y no siempre simultáneos, comenzó a emerger desde los márgenes de las otrora consideradas metrópolis académicas un conocimiento y una teoría crítica de la sociedad, la historia y la cultura que sin duda cambiará la orientación del “humanismo” en las academias de los países con pasado colonial en el siglo XXI. En ese proceso de recambio epistémico Latinoamérica no es una excepción.

USC EDITORIAL

Conflicto de interpretaciones y comunidades de interpretación

176

Una vez le oí decir a Paul Ricoeur que ahí donde hay sentido siempre hay más de un sentido y por consiguiente ante un hecho significante siempre tenemos un espectro de interpretaciones. A menos que creamos que esta apertura es infinita hasta la anarquía hemos de considerar que la interpretación del sentido estará siempre relacionada con la especificidad del sujeto de la interpretación o, en otras palabras, con la situación del sujeto que hará uso de ese sentido en un contexto más o menos definido. En la sociedad del conocimiento la interpretación del sentido de los discursos que lo constituyen es una de las


DEPARTAMENTO DE H UMANI D A D ES

>&21@ 7H[WRV

expresiones de este fenómeno. Si ya no vivimos en la simple expectativa de saber cuál es el conocimiento (su contenido proposicional, su contenido como “enunciado”) sino más bien atendemos a su significancia en relación con nuestra propia evaluación del mundo y nuestra perspectiva vivencial y social, es porque en la sociedad del conocimiento de hoy ya no basta con que éste sea una aserción-inserción dentro de la cadena o racionalidad de los conocimientos constituidos (las disciplinas), sino que es necesario que él sea entendido como acto de enunciación que explicita claramente su lugar de enunciación (su locus). Es decir, que el sentido y validez del conocimiento ha dejado de relacionarse exclusivamente con su lógica interna para pasar a relacionarse también con su anexión a determinadas agendas históricas e ideológicas a las que sirve. Ante el sentido del saber ya no se halla un sujeto “universal” sino un sujeto situado; en vez de pertenecer a una disciplina de “leyes universales” el sujeto que lee el conocimiento se reconoce como miembro de una comunidad específica de interpretación que se pregunta de dónde viene el conocimiento, a quién sirve y cuál es su inserción en una geopolítica del conocimiento.

Considerar el conocimiento como enunciación, leerlo dentro de una geopolítica, permitió historizarlo, es decir, tematizar su sentido en relación con unas agendas. Así, la siguiente evaluación de una de las verdades macro-políticas de la Ilustración-modernidad sólo fue posible a condición de que la conciencia crítica no la evaluara desde el interior del “logos único” ni desde el locus enunciativo del conocimiento “clásico”: 2 A ese propósito Santiago Castro-Gómez habla de “la hybris del punto cero” refiriéndose a la pretensión de los pensadores del logos moderno (es decir, los enunciadores de los discursos que lo construyeron) de “convertir a la ciencia en una plataforma inobservada de observación a partir de la cual un observador imparcial se encuentre en la capacidad de establecer las leyes que gobiernan tanto al cosmos como a la polis.” (Castro-Gómez, 2005: 27.

USC EDITORIAL

Ante la expectativa del sujeto situado todo conocimiento que no tematice su locus de enunciación fatalmente entra en la tradición del logos de la modernidad que hacía abstracción del lugar desde donde era producido y reclamaba (y obtuvo por mucho tiempo) el estatus de “conocimiento universal” o, en otras palabras, conocimiento de un sentido único2.

177


>&21@ 7H[WRV

DEPARTAMENTO DE H UMANI D A D ES

“La ideología liberal propuso la protección de los derechos humanos supuestamente fundamentales, pero en la práctica siempre se le brindaban a una minoría de la población mundial. En los regímenes antiguos un grupo muy pequeño integraba los estratos privilegiados. Los estados liberales sostenían que, siguiendo los ideales de la Revolución francesa, se abolirían los privilegios. Lo que realmente querían decir era que los privilegios (o al menos algunos de ellos) se harían extensivos a un grupo de personas denominadas ciudadanos, pero que ese grupo ya representaba una minoría. La combinación de nacionalismo, racismo y sexismo definían las fronteras de quién era incluido y quién excluido”. (Wallerstein, 2003: 26)

La conciencia crítica evalúa la proyección práctica del sentido de ese conocimiento y el servicio que presta a las agendas hegemónicas. Es decir, pone en claro el nexo entre saber y poder en los centros imperiales que construyeron esas verdades de la modernidad. Esa conciencia exotópica a la modernidad, a los proyectos hegemonistas y a las fuerzas de la mercantilización que crecieron con ella, se convirtió en una alternativa epistémica a la actual época de crisis del sentido (crisis de la unicidad del sentido) del conocimiento en un mundo marcado por la lógica del dominio y del consumo.

USC EDITORIAL

Las hermenéuticas no monotópicas (o narrativas contra-hegemónicas)

178

La unicidad topológica, cronológica y axiológica de lo conocido derivada del logos de la modernidad auto-centrada sufre una crisis de desarticulación cuando su fundamento, el locus único del conocimiento ─que presume o necesita un sujeto anclado en un único lugar de interpretación─, es contestado por sujetos de enunciación que vienen de la experiencia colonial. Desde la subalternidad, desde los intersticios del conocimiento instituido-estatuido o desde una epistemología fronteriza, un ejercicio del conocimiento nuevo (Postcolonialidad, Estudios Coloniales, Estudios Culturales)


DEPARTAMENTO DE H UMANI D A D ES

>&21@ 7H[WRV

desatiende al control o régimen canónico de las disciplinas y construye nuevas cartografías intelectuales y nuevas narrativas del pasado de la Modernidad-Colonialidad donde los sujetos históricos y culturales invisibilizados adquieren un lugar discursivo (un locus enunciativo) y dan curso a un conocimiento ya no universal sino local y político, ya no pretendidamente neutro sino inserto manifiestamente en una agenda. Y es que la historia del pasado colonial en todo el orbe había sido hecha por los colonizadores europeos y por los nacionalismos constructores de las naciones periféricas a la modernidad, esto había dado dos tradiciones narrativas teleológicas donde los proyectos hegemónicos (el imperial y el nacional-estatal) se auto-referían y se auto-justificaban. Con la entrada en juego del alternativo locus enunciativo y de las nuevas comunidades de interpretación emerge una contranarrativa que estudia las omisiones y ocultamientos de la historia “oficial” tanto colonial como “nacional” al igual que los archivos (en todos sus formatos) donde la memoria recupera la acción y significación histórica del Otro subvalorado y negado.

Por otro lado, el evidente auto-centramiento de los pensadores euro-occidentales y sus sistemas (incluido el marxismo), que no pudo pensar al Otro más allá de los límites de la modernidad porque no incluyó en sus reflexiones el fenómeno de la colonialidad (sin el cual la modernidad no hubiera sido posible), empieza a parecernos una forma de parroquialismo o provincianismo epistemológico. Haciéndole contraste, las nuevas hermenéuticas no auto-centradas (no pueden pensar la colonialidad sin relacionarla con la modernidad), lucen una agresiva dinámica de construcción intelectual preocupada por

USC EDITORIAL

Surge entonces en estas narrativas de nuevo pivote geopolítico un protagonismo del sujeto olvidado por los anteojos conceptuales de la modernidad; de ahí la prioridad de tematización narrativa o construcción de los objetos del conocimiento desde la raza, la etnia, el género, la religión, la clase, la identidad sexual.

179


>&21@ 7H[WRV

DEPARTAMENTO DE H UMANI D A D ES

pensar un conocimiento pluriversal más comprometido con el diálogo, la comprensión de las relaciones de alteridad y la lectura de cartografías interculturales.

El des-cubrimiento epistemológico de América Latina

USC EDITORIAL

En el siglo XIX José Martí y su nuestroamericanismo pareció anunciar para el siglo XX la emergencia de un pensamiento desde Latinoamérica para Latinoamérica pero su figura difícilmente da para anunciar una genealogía o una continuidad de autonomía intelectual. Con alguna frecuencia se mencionan nombres como el de Darcy Ribeiro y su teoría de las civilizaciones o el de Orlando Fals Borda y su discurso sobre el conocimiento propio, como ejemplos de un pensamiento local-macroregional que enfrenta la colonialidad del saber que se institucionalizó en las academias de todo el continente. El Libro “La invención de América” de Edmundo O’Gorman (1954) es una obra que coincide en bastantes puntos con “El Orientalismo” de Edward Said en la intención de hacer una relectura del proceso en que euro-occidente construye desde su locus discursivo la realidad del colonizado radicalmente Otro. Desde su aparición, en 1984, “La ciudad letrada” de Ángel Rama se convirtió en una referencia infalible para comprender el hegemonismo cultural y el colonialismo interno en América Latina. Estos y otros picos altos del pensamiento crítico latinoamericano, a pesar de su importancia, no habían confluido en una contemporaneidad o en un mismo movimiento que los hicieran ver como una coherencia anunciadora de una escuela o de una co-relación. Tal vez la enumeración y puesta en evidencia que pasaremos a hacer de la emergencia de unos pensadores y una obras en América Latina, esta vez sí en co-ocurrencia, ilustre un presente en que nuestro continente deja de consumir “teoría universal” para empezar a producir su propia teoría crítica.

180

En el libro “La invención del tercer mundo” el antropólogo Arturo Escobar estudia las coordenadas históricoinstitucionales de la posguerra que hicieron posible que mediante el discurso-conocimiento del desarrollismo se


DEPARTAMENTO DE H UMANI D A D ES

>&21@ 7H[WRV

acentuara el dominio de la banca internacional sobre los países declarados “subdesarrollados” (Colombia el primero), con el agravante de que con la soberana penetración de los proyectos del capital se desarticularon procesos socio-económicos y culturales propios. Esta investigación muestra muy bien el anclaje enunciador de un conocimiento instrumentalizado en la empresa de dominio y sometimiento internacional. También muestra el paisaje de desamparo cognitivo del mundo colonial frente a la pretensión de verdad de un saber que desde la arrogancia de su unicidad (universal) acentúa las relaciones de dominación.

Con “Crítica de la razón latinoamericana”, “La hybris del punto cero. Ciencia, raza e ilustración en la Nueva Granada (1750-1816)” y numerosas compilaciones de trabajos de las que es editor, Santiago Castro-Gómez ha contribuido a trazar las genealogías tanto del pensamiento y las narrativas hegemónicos como las del pensamiento crítico y contrahegemónico enAmérica Latina.Al analizar en diferentes ámbitos de la historia latinoamericana los órdenes epistemológicos, las prácticas discursivas y los mecanismos disciplinarios ha puesto en curso una perspectiva de análisis de la biopolítica que desvela la función-misión dominadora de la episteme euro-céntrica en nuestras coordenadas históricas.

USC EDITORIAL

Los trabajos del semiólogo Walter Mignolo, que emergen desde los estudios de la literatura colonial, ponen en evidencia el hecho de que las hermenéuticas monotópicas, que consagraban como “literatura” una ínfima parte del legado textual colonial latinoamericano, sirvieron para ocultar y subvalorar la naturaleza plural de la cultura de estos países. Su trabajo ejemplifica la transformación que se opera sobre las disciplinas consagradas por la modernidad cuando se pone en práctica una epistemología fronteriza que no sólo atiende a las realidades de la modernidad sino también a los pasados culturales coloniales. Su hermenéutica no monotópica nos deja ver el lado oscuro de los estudios literarios que sirvieron para monumentalizar sujetos y obras de la cultura letrada al tiempo que instalaban barreras impermeables a la cultura del otro de la modernidad.

181


DEPARTAMENTO DE H UMANI D A D ES

>&21@ 7H[WRV

Otras figuras centrales, mas no las únicas, de esta coocurrencia de teoría crítica son Fernando Coronil (sobre las cartografías espacio-temporales del imperio); Enrique Dussel (encubrimiento del Otro y su necesario des-cubrimiento, ética y filosofía de la liberación); Anibal Quijano (Colonialidad del poder, la emergencia de la idea de raza, la necesidad de una re-originalización); Edgardo Lander (eurocentrismo académico, colonialidad del saber), etc.

Somera bibliografía de referencia Tal vez una de las primeras ocasiones en que algunos de estos pensadores latinoamericanos fueron editados juntos fue en el libro “Teoría sin disciplina. Latinoamericanismo, poscolonialidad y globalización en debate”, edición de Santiago Castro-Gómez y Eduardo Mendieta, México, Editorial Porrúa, 1998 (todos los textos se pueden bajar de internet salvo el de Fernado Coronil, que está en la Revista Casa de las Américas, N° 214, enero-marzo 1999).

A continuación se enumeran compilaciones donde se incluyen trabajos significativos de esta co-ocurrencia epistemológica. n Pueblo, época y desarrollo: la sociología de América Latina”,

Roberto Briceño-León / Heinz R. Sonntag (Ed.), Editorial Nueva Sociedad, Caracas, 1998.

n Pensar

(en) los intersticios. Teoría y práctica de la teoría poscolonial”, Santiago Castro-Gómez, Oscar GuardiolaRivera, Carmen Millán de Benavides (Ed.), Centro Editorial Javeriano CEJA, Bogotá, 1999.

USC EDITORIAL

n La

182

reestructuración de las ciencias sociales en América Latina”, Santiago Castro-Gómez (Ed.), Centro Editorial Javeriano CEJA, Bogotá, 2000.

n La colonialidad del saber: eurocentrismo y ciencias sociales.

Perspectivas latinoamericanas”, Edgardo Lander (comp.),


DEPARTAMENTO DE H UMANI D A D ES

>&21@ 7H[WRV

CLACSO / UNESCO, Buenos Aires, 2003 (Todos los textos se pueden bajar de internet). n Capitalismo

y geopolítica del conocimiento: El eurocentrismo y la filosofía de la liberación en el debate intelectual contemporáneo”, Walter Mignolo (Compilación e introducción), Ediciones El signo, Buenos Aires, 2001.

n Modernidades

coloniales”, Saurabh Dube, Ishita Banerjee Dube, Walter Mignolo (Coordinadores), El Colegio de México, México, 2004.

n El giro decolonial. Reflexiones para una diversidad epistémica

más allá del capitalismo global”, Santiago Castro-Gómez, Ramón Grosfoguel (Ed.), Pontificia Universidad Javeriana / Universidad Central / Siglo del Hombre Editores, Bogotá, 2007.

Un caso especial ha sucedido con el libro que Walter Mignolo publicó en inglés (“The darker side of the renaissance: literacy, territoriality and colonization”, 1995) y que todavía no es accesible para los lectores hispanohablantes.

Bibliografía Castro-Gómez, Santiago, 2005, La hybris del punto cero. Ciencia, raza e ilustración en la Nueva Granada (1750-1816), Editorial Pontificia Universidad Javeriana, Bogotá. Comisión Gulbenkian para la reestructuración de las ciencias sociales, Immanuel Wallerstein (Presidente), 2003 [1996], Abrir las ciencias sociales, Siglo XXI Editores, México.

USC EDITORIAL

Wallerstein, Immanuel, 2003, Utopística o las opciones históricas del siglo XXI, Siglo XXI Editores, México.

183


DEPARTAMENTO DE H UMANI D A D ES

>&21@ 7H[WRV

Reseña Ildebrando Arévalo Osorio

1. El Capítulo: Hirschon Weiss, Carol (1999). La investigación de políticas: ¿Datos, ideas o argumentos? En Ciencias Sociales y Estados modernos, WAGNER Meter, Hirschon Weiss Carol y Wittrock, Björn, Cambridge University Press/ Fondo de Cultura Económica, México, pp.377 – 406.

2. De sus características: Es el capítulo número XIV del libro Ciencias Sociales y Estados Modernos, elaborado en 23 páginas, dividido en seis parágrafos que tratan sobre la influencia de tres productos de la investigación sobre las políticas: datos y descubrimientos, ideas y crítica, y argumentos para la acción de las políticas.

USC EDITORIAL

3. El autor:

184

Carol Hirschon Weiss es profesora en la Universidad de Harvard Graduate School of Education. Ha publicado 11 libros, incluido La Evaluación: Métodos de Estudio de las Políticas y Programas (Prentice Hall, 1998). Fue pionera en el concepto de la teoría de la evaluación basada en su libro de mayor venta, la Evaluación de la Investigación (Prentice Hall, 1972). Es autora de decenas de artículos en revistas sobre la utilización de la investigación y la evaluación, y los métodos para mejorar la utilización de pruebas de investigación en la política y los programas. Ha sido consultora de organizaciones


DEPARTAMENTO DE H UMANI D A D ES

>&21@ 7H[WRV

norteamericanas como el Departamento de Educación, los Institutos Nacionales de Salud, la Fundación Nacional de Ciencias, la Fundación Rockefeller, el Aspen Institute y la Rand Corporation.

4. Del contenido:

El segundo parágrafo, La investigación de políticas como ideas, se relaciona con la concepción de la autora que la investigación en políticas sirve realmente como “ilustración” para los elaboradores de políticas. Éstos, al actuar, optan por las generalizaciones derivadas de los datos, en lugar de utilizar los datos cualitativos o cuantitativos. Como positivo, la autora propone que las ideas tomadas de la investigación de las políticas pueden alterar el modo como la gente percibe los elementos de una situación que pueden modificarse y los que se deben aceptar sin cambios. Especialmente si entre estas gentes, los que transmiten la investigación de políticas en forma de ideas a otros, se encuentran los propios investigadores cuando fungen como asesores de dependencias gubernamentales o miembros de comisiones seleccionadas. También son intermediarios de estas ideas los escritores profesionales que corrigen los textos, profesores universitarios que incluyen los descubrimientos de la investigación para formar a los futuros investigadores o gestores de políticas y, en general, todas las personas que conozcan los resultados de la investigación, de alguna manera, las transmiten a quienes

USC EDITORIAL

El primer parágrafo se titula La investigación de políticas como datos y refuta la creencia que los formuladores de políticas esperan, fundamentalmente de los investigadores, datos, descubrimientos y conclusiones de investigación. Estos formuladores se guían por otros intereses como el pragmatismo, que ayuda a convencer a los votantes o a los funcionarios de gobierno, que sus decisiones están funcionando. En estos casos, los datos sirven como respaldo de decisiones políticas. Los científicos sociales actuaban por fuera de la racionalidad de los funcionarios que toman las decisiones políticas, la cual se antepone al adagio, saber es poder, y funciona en sentido opuesto, el poder da acceso al control del conocimiento.

185


>&21@ 7H[WRV

DEPARTAMENTO DE H UMANI D A D ES

toman decisiones. Sin embargo, se corre el riesgo que estos intermediarios no capten correctamente los resultados de la investigación y terminen deformándolos, aunque las ideas precedentes entren en circulación. En el tercer parágrafo, La investigación de políticas como argumentos, Carol Hirschon señala que en los argumentos la investigación se ha diluido y al mismo tiempo ha incorporado una actitud de recomendación. Se descartan los descubrimientos para hacer más convincente el argumento para los tomadores de decisiones. Ellos demandan ahorro de tiempo y trabajo con explicaciones comprensibles; el argumento se relaciona con el problema del político, quien usa la existencia de la investigación como garantía de que su preocupación está bien encaminada y, no tiene inconveniente en utilizar estos argumentos y datos como medios de negociación burocrática. Por las anteriores razones es que la investigación como argumento florece en medio de los grupos de interés, bien sean públicos o privados o asociaciones profesionales. Ellos como asesores o integrantes de grupos de cabildeo, diseminan la información con el objetivo de fortalecer sus posiciones; especialmente cuando los legisladores les demandan información detallada.

USC EDITORIAL

En una primera conclusión de las reflexiones de los tres parágrafos, la autora señala que las manifestaciones de la investigación en políticas corresponden a tres visiones: la tecnocrática de los funcionarios, quienes competentemente manejan los datos y los aplican eficazmente en la solución del problema; la humanista, que ante múltiples problemas y prescripciones los tomadores de decisiones consideran diferentes opciones de solución y hacen uso selectivo de las ideas. Es un espacio de autoridad dispersa. La tercera manifestación sería política; aquella que demanda una toma de decisiones donde intereses y valores se encuentran en disputa.

186

En el cuarto parágrafo, Conclusiones tentativas e hipótesis nuevas, la autora amplía sus apreciaciones de la utilización de la investigación política como datos, ideas y argumentos y señala la complejidad del tema al poner en contacto la


DEPARTAMENTO DE H UMANI D A D ES

>&21@ 7H[WRV

investigación con ideologías e intereses. La investigación no prevalece pero ayuda a las personas a reflexionar sobre la decisión específica que favorezca sus intereses y convicciones. Carol Hirschon plantea varias hipótesis acerca del valor de la investigación en las tres variables planteadas. Supone que la investigación como datos tendrá influencia en situaciones de consenso y valores al considerar la solución de un problema. Al tomar una decisión, los analistas que conocen las técnicas de investigación, evalúan la calidad de los datos, identifican las limitaciones de la investigación y se cuidan de aplicarlos a situaciones específicas. En el caso de la investigación como ideas, su influencia será importante en la primera etapa de la discusión política, cuando se consideran las diferentes variables del problema, antes que los tomadores de decisiones hayan endurecido sus posiciones; o cuando la política está en desorden y no se sabe qué hacer, o cuando está dispersa la autoridad de las decisiones. En estas situaciones, una idea relativamente sencilla ayuda más que datos detallados. Finalmente, la investigación como argumentos tendrá influencia en el momento que el conflicto es intenso. Ante las diferentes posiciones de los individuos y la organización, la investigación aporta pruebas que convence a los indecisos, debilita posiciones rivales y legitima las decisiones.

La investigación como argumento puede ser persuasiva al representar una mezcla de fusiones científicas y partidistas. Pero al mismo tiempo, retorna a los científicos sociales a la discusión del papel de la ciencia como conocimiento científico

USC EDITORIAL

En el quinto parágrafo, El dilema normativo, la autora sustenta la idea de que la investigación en políticas es beneficiosa para la toma democrática de decisiones. La investigación como apoyo y argumento de la política tiene garantizado un público entre quienes están comprometidos con las políticas que la investigación propone.

187


>&21@ 7H[WRV

DEPARTAMENTO DE H UMANI D A D ES

o argumento especial, pues los cientistas sociales rehusarían al papel de la objetividad y, paradójicamente, socavarían la posición de neutralidad que les abrió espacio en el mundo de las políticas. Este debate ha hecho historia en ciencia social norteamericana. El debate se recoge en el subparágrafo Antecedentes históricos. En los Estados Unidos las ciencias sociales empezaron a separarse de la filosofía moral como resultado de la revolución industrial a mediados del siglo XIX. Los primeros cientistas fueron entusiastas en los campos de la ciencia política, la sociología y la economía, desplazados posteriormente por académicos profesionales.

USC EDITORIAL

Para reclamar legitimidad social, los cientistas sociales crearon un estatuto científico de las disciplinas. Desarrollo de teorías, formación de conocimiento y la universidad como espacio de encuentro de ambos, fue la estrategia de los cientistas. Dentro del espíritu liberal de fines de siglo, ellos declararon su labor objetiva y proclamaron una prerrogativa profesional que los inhibía de las consecuencias de hacer recomendaciones que pusieran su credibilidad en riesgo (p. 392).

188

En los albores del siglo XX, los cientistas sociales avanzaron en su posicionamiento social al desarrollar la base de conocimiento de las disciplinas y utilizar los productos de su actividad en provecho de la agenda sociopolítica. Para finales del siglo XX, los científicos tuvieron que reconocer que la actitud política y filosófica de su labor era influida por su visión teórica, las preferencias metodológicas, sus incompletos modelos explicativos y otros obstáculos inevitables para alcanzar la objetividad. Se planteó que existía la construcción social de la realidad a partir de las parcelas de investigación del científico. Este planteamiento pareció ser confirmado por los descubrimientos de la física, como el Principio de Incertidumbre de Heisenberg especialmente o el de la mecánica cuántica que niega la existencia del mundo independiente de lo que se pueda medir. Fue el adiós al seguro mundo del positivismo.


DEPARTAMENTO DE H UMANI D A D ES

>&21@ 7H[WRV

En el mundo de las ciencias sociales se impuso la hipótesis que los científicos moldean el mundo que estudian por la manera en que definen el problema objeto de estudio. Las suposiciones, teorías y elección de variables de los investigadores tienen efectos sobre las respuestas que encuentran. En el proceso de las políticas, ¿cuál es su papel? (393). Las soluciones tendrían que ser novedosas a partir de nuevas disposiciones y suposiciones.

USC EDITORIAL

En los dos últimos decenios, en las universidades norteamericanas surgieron las ciencias de la política, nuevas escuelas de política pública, antiguos departamentos de administración pública se transformaron en escuelas de asuntos públicos, se fundaron nuevas publicaciones, se organizaron nuevas asociaciones profesionales. Los estudios de políticas se han transformado en la subespecialidad en más rápido crecimiento en la ciencia política norteamericana. Además, los gobiernos han aumentado la contratación de analistas de políticas para trabajar en agencias ejecutivas y legislaturas en los niveles estatales y federal. También los analistas de políticas se emplean como asesores de agencias y miembros de comisiones de alto nivel. Y los gobiernos invierten altas sumas de dinero en investigación en políticas, llevadas a cabo por organizaciones investigativas externas.

189


DEPARTAMENTO DE H UMANI D A D ES

>&21@ 7H[WRV

Convocatoria Artículos para revista El Comité Científico de la Revista Contextos del departamento de humanidades, el cual es dirigido por el doctor Pedro Pablo Aguilera, convoca a todos los miembros de la comunidad académico-científica, entidades, fundaciones y organizaciones gubernamentales y no gubernamentales nacionales e internacionales, interesados en publicar sus artículos de investigación dando a conocer sus avances científicos, desarrollos metodológicos y los logros alcanzados. El autor deberá entregar el artículo, en fechas publicadas por la dirección del Departamento de Publicaciones en la página Web www.usc.edu.co/editorial, al Editor de la revista, Mario Germán Gil Claros, mario.gil00@usc.edu.co especificando el tipo de artículo según las siguientes categorías:

USC EDITORIAL

190

1) 2) 3) 4) 5) 6) 7) 8) 9)

Artículo de Investigación científica Artículo de reflexión Artículo de revisión Artículo corto Estudio de caso Revisión de tema Cartas al editor Editorial Traducción

Si el artículo no corresponde a ninguna de las categorías establecidas o no se ajusta a los requisitos de presentación formal, no se tendrá en cuenta para la publicación y no será devuelto en ningún caso a su autor (a). Cabe destacar que para


DEPARTAMENTO DE H UMANI D A D ES

>&21@ 7H[WRV

que un artículo sea incluido en una publicación de la USC, se tendrán en cuenta los criterios de contenido (planteamiento del problema, delimitación del tema, marco teórico, estado del arte, objetivos, comprobación de resultados bibliografía y coherencia); de forma (originalidad y pertinencia) y aspectos éticos (autenticidad, propiedad intelectual y buena fe).

Categorías de artículos que, principalmente, aplican para las revistas de la Universidad Santiago de Cali Artículo de investigación científica y tecnológica: documento que presenta de manera detallada los resultados originales de proyectos de investigación. La estructura generalmente utilizada contiene cuatro partes importantes: introducción, metodología, resultados y conclusiones. Artículo de revisión: documento donde se analizan, sistematizan, e integran los resultados de investigaciones publicadas o no publicadas, sobre un campo en ciencia o tecnología, con el fin de dar cuenta de los avances y tendencias de desarrollo. Se caracteriza por presentar una cuidadosa revisión bibliográfica de por lo menos, cincuenta referencias. Artículo de reflexión: documento que presenta resultados de investigación desde una perspectiva analítica, interpretativa o crítica del autor, sobre un tema específico, recurriendo a fuentes originales.

Requisitos formales

Nombres y apellidos Nacionalidad País de nacimiento Fecha de nacimiento

USC EDITORIAL

El autor debe enviar, junto con el artículo, su hoja de vida especificando los siguientes datos:

191


DEPARTAMENTO DE H UMANI D A D ES

>&21@ 7H[WRV Documento de identidad Tipo De documento Formación Académica Nivel de formación Institución a la cual se encuentra afiliado Ciudad Tipo de vinculación con la USC Correo electrónico Números telefónicos

El articulista debe anexar una aclaratoria, donde defina si su artículo corresponde o no a un proyecto de investigación, en caso de ser así debe adjuntar la siguiente información:

Nombre Del proyecto Objetivo del proyecto Resumen Observaciones del proyecto Tipo de proyecto (investigación, innovación, desarrollo, extensión u otros) Mes y año de finalización del proyecto Justificación Descripción necesidades Repercusiones Metas Duración del proyecto Valor total del proyecto

USC EDITORIAL

Presentación de Artículos

192

Los textos deben ser escritos en formato Word, fuente arial, tamaño 12 puntos a espacio 1,5. No podrán exceder en su extensión los noventa mil caracteres (90.000) con espacio, y deberán contener un mínimo de cuarenta y dos mil (42.000) caracteres. Los artículos no deben tener insertado ningún tipo de diseño gráfico, tales como: Cuadros de texto, viñetas gráficas, columnas, tabulados, marcos, campos, autotextos, autoformas, wordart, marcador, comentarios, imágenes prediseñadas, hipervínculos, bordes y sombreados o letras capitales.


DEPARTAMENTO DE H UMANI D A D ES

>&21@ 7H[WRV

El artículo debe incluir un resumen analítico del mismo, de no más de 150 palabras en español e inglés. Debe presentarse con un máximo de cinco (5) palabras clave, con su respectiva traducción al inglés. Cada gráfica o tabla que utilice, se debe acompañar de un título breve referente a su contenido. Dichas gráficas o tablas deberán entregarse en archivos separados al igual que el índice de tablas, gráficos, cuadros u otros recursos utilizados. Las Gráficas, imágenes prediseñadas, fotografías y figuras que hagan parte del artículo, deben tener una resolución de 600 DPI y estar en formato JPG o Word y presentarse en escala de grises. Esta información debe entregarse en una carpeta aparte. Además cada grafica o tabla que se utilice, se debe acompañar de un titulo breve referente a su contenido.

Guía breve para citar Las citas bibliográficas se deben consignar a pie de página de acuerdo a las normas APA, es decir entre paréntesis autor y año y deben coincidir con las referencias bibliográficas ubicadas al final del artículo.

Citas bibliográficas

Revista o periódico: Apellidos y nombre del autor, con sus iniciales en mayúscula. Año de publicación entre paréntesis. Título sin cursiva. Título de la revista o periódico, en cursiva. Palabra En. Volumen (número). Entre paréntesis la sigla pp. Y los números de página del artículo consultado. Edición. Editorial. Lugar (Ciudad, País).

USC EDITORIAL

Capítulo de libro: Apellido y nombre del autor, con sus iniciales en mayúsculas. Año de publicación entre paréntesis. Titulo del capítulo sin cursiva. Título de la obra en cursiva. Editor o compilador, entre paréntesis la sigla Ed. O Comp. Según el caso. Entre paréntesis la sigla pp y números de página del capítulo consultado. Edición. Editorial. Lugar (ciudad, país).

193


>&21@ 7H[WRV

DEPARTAMENTO DE H UMANI D A D ES

Revistas electrónicas: Apellidos y nombre del autor, con sus iniciales mayúsculas. Año de publicación entre paréntesis, si se encuentra. Título del artículo sin cursiva. Palabra En. Título de la revista o periódico, en cursiva. Volumen (número). Fecha en que fue recuperado (día, mes, año). Editorial. Lugar de origen. Dirección URL. Nota: Los documentos en los que no se pueda identificar ni autor ni fecha, deben ser citados: Título (s.f) recuperado el (día, mes, año) y dirección URL. En la parte final del artículo se deben referenciar las obras consultadas en orden alfabético, según los datos para la presentación de citas bibliográficas, aquí expuestos. Las citas bibliográficas intertextua-les deben hacerse con el formato APA, es decir, entre paréntesis autor y año y deben coincidir con las referencias bibliográficas ubicadas al final del artículo.

Compromisos Formales.

USC EDITORIAL

Originalidad: Un artículo entregado a la Editorial USC para evaluación, en búsqueda de su publicación, no puede ser sometido a estudio bajo otro sello editorial de forma paralela, ateniéndose así al principio de originalidad del reglamento Editorial USC.

194

Evaluación: Los trabajos recibidos serán evaluados por el Comité Editorial de la revista. El Comité Editorial de la revista se reserva los derechos de impresión, reproducción total o parcial del material, así como el de aceptarlo o rechazarlo. No se tendrán en consideración los artículos que no cumplan con los requisitos mencionados en esta convocatoria. Cada artículo aceptado queda supeditado a la revisión de árbitros internos y/o externos designados por el Comité Editorial y las modificaciones formales que se requieran para adaptar el texto a las normas de publicaciones de acuerdo con las políticas editoriales de la USC. La identidad de los autores


DEPARTAMENTO DE H UMANI D A D ES

>&21@ 7H[WRV

no será revelada a los árbitros, ni la de éstos a los primeros. El articulista recibirá vía email las recomendaciones de los evaluadores. Si las acepta, deberá entregar al editor de la revista el artículo corregido dentro de las fechas fijadas por la editorial USC, para garantizar su publicación dentro del número programado. Seguimiento: El coordinador editorial se compromete a mantener comunicación con el editor sobre la recepción de la revista, apoyando el proceso de publicación con recomendaciones y sugerencias, que permitan el perfeccionamiento de esta, con el propósito de alcanzar la categorización dentro del proceso de Indexación. Reconocimiento: Publicada la revista, cada uno de los autores de artículos tiene derecho a recibir dos (2) ejemplares, incluyendo gastos de envío, por su participación en la edición, así como las certificaciones de publicación que llegare a necesitar, sin límite de tiempo o cantidad. Responsabilidad: Es responsabilidad exclusiva de los autores toda opinión y afirmación presentada en los artículos, que sean aceptados para la publicación en la revista Contextos.

USC EDITORIAL

Entrega legal: Los artículos deben ser enviados al Editor de la revista, de acuerdo al cronograma de publicación previsto por la Dirección del Departamento de Publicaciones.

195


Revista [CON]