Page 1

Realismo mágico Pintura de: Nancy Van Overveldt

Cultural

Cine

Sor Juana Inés de la Cruz: Heroísmo y tragedia.

Curva de aprendizaje

Humanidades

Latinoamericanos en los Países Bajos en 2017.


EDITORIAL

Estimadas amigas y amigos: Este segundo número de Orígenes me da la oportunidad de saludarlos nuevamente. Con el gusto de siempre, ofrecemos en esta publicación artículos inéditos que abarcan desde cuestiones históricas, como el de Gustavo del Ángel y la historia de la primera tarjeta de crédito en América Latina, científicas, como el de José Alfredo Álvarez Chávez , hasta culturales y artísticos como los de Itzel Barragán y su crítica a la obra del pintor mexicano Emilio Sánchez Díaz, y el cuento de “Minerva” de Arturo Robles. Seguramente encontrarán también interesante y sustantiva la obra que se presenta en esta ocasión en la portada y en la media página de la pintora neerlandesa enamorada de México: Nancy Van Overveldt. Esta obra estará físicamente expuesta durante el próximo mes de noviembre en la galería de la Embajada. En primer lugar, como todos ustedes sabrán, durante el mes de abril gozamos de la presencia de nuestro Presidente, Enrique Peña Nieto, quien en una visita oficial a los Países Bajos reafirmó nuestros lazos diplomáticos con los neerlandeses. Fue significativa su visita durante este año, pues en este 2018 se conmemoran 190 años de relaciones diplomáticas con los Países Bajos. A lo largo de sus reuniones y encuentros, el Presidente de la República reafirmó nuestro compromiso de amistad y fraternidad con el pueblo de Holanda. A los empresarios neerlandeses, en particular, les aseguró que la estabilidad de nuestras instituciones perdurará y que México seguirá siendo un destino óptimo para las inversiones extranjeras. Firmó varios instrumentos bilaterales, entre los cuales, se aseguraron relaciones comerciales, académicas y políticas con Holanda. Se reunió con Su Excelencia, el Rey Willem-Alexander y con el Primer Ministro Mark Rutte con quienes intercambió puntos de vista y contrajo acuerdos de cooperación. La visita, en todos sus frentes, resultó sumamente significativa para todos los mexicanos, tanto para quienes vivimos en este lado del Atlántico como para aquellos que viven en nuestra hermosa tierra que es México. Nos hemos reunido con grupos de alumnos de ambas naciones. La Embajada siempre se siente vestida y acompañada cuando alumnos de todas las nacionalidades muestra interés en nuestro país y en nuestra cultura. Siempre es un gusto recibirlos. Tan sólo en el mes de marzo recibimos un grupo numeroso de estudiantes de la Universidad de Monterrey, y con alumnos de la Universidad de Leiden del grupo de estudio BASIS. Siempre son enriquecedoras estas visitas y se las agradecemos a los alumnos. Elisa Rosas Madrueño Edición y diseño Colaboradores: José Alfredo Álvarez Chávez Itzel Barragán García Gustavo A. Del Ángel Agustín Enciso Martínez René González de la Vega Manuel de J. Jiménez Alejandro León Martha Montero-Sieburth Arturo Robles

La Embajada tuvo también el gusto enorme de inaugurar la muy interesante y emotiva exposición de pintura “Miradas del Alma”. Junto con la Fundación John Langdon Down y la Escuela Mexicana de Arte Down, la Embajada tiene en exposición 50 piezas de su colección, en ella podrán encontrar grabados y oleos sobre telas de distintas corrientes artísticas: desde impresionismos, hasta piezas de arte abstracto. Sin embargo, esta no será la última exposición que se tiene programada para este año. En el mes de junio se inaugurará una muestra de cuadros el pintor jalisciense Antonio Acosta Castillo, y durante el mes de septiembre, la Embajada, junto con la Biblioteca del Palacio de la Paz, inaugurará una exposición de libros que seguramente será del interés de todos ustedes. En fin, estaremos siempre ocupados por ofrecerles lo mejor de México a los que se encuentran en Países Bajos y lo mejor de Países Bajos a los que se encuentran en México. Las distintas actividades les serán anunciadas en nuestras redes sociales y a través de correos electrónicos. Siempre es y será un placer encontrarme con ustedes. Siempre esperando su visita y su presencia en esta casa que no es otra más que la suya: la Embajada de México.

Nassauplein 28 2585 EC, La Haya marzo - abril 2018

Atentamente


EDITORIAL

MARZO - ABRIL Mundo Contemporáneo / Economía La primera tarjeta de crédito en México y América Latina. p.4 Gustavo A. Del Ángel Ciencia Del efecto foto-eléctrico a la detección y medición de contaminantes usando láseres. p.6 José Alfredo Álvarez Chávez Humanidades Latinoamericanos en los Países Bajos en 2017. p.10 Martha Montero-Sieburth Página Central El arte de Nancy Van Overveldt. p.12 Poemario Espejo No p.15 Manuel de J. Jiménez Cultural Arte De la poesía a la pintura de Emilio Sánchez Díaz p.16 Itzel Barragán Cine Curva de aprendizaje p. 20 Arturo Robles Semblanza Sor Juana Inés de la Cruz: heroísmo y tragedia. p.22 René González De la Vega Literatura Minerva p.28 Arturo Robles

By / For Diplomats www.diplomatmagazine.nl


MUNDO CONTEMPORÁNEO

La primera tarjeta de crédito en México y América Latina. E

n México, el valor de las transacciones con tarjetas de crédito se ha multiplicado en los últimos 15 años. En el ecosistema de pagos, las tarjetas de crédito y débito son el medio más extendido después del efectivo. México adoptó la tarjeta de crédito en 1968 y fue el primer país en América Latina en desarrollar un sistema de “pago con plástico”. Una historia que sin duda tiene moralejas para la innovación contemporánea. La primera tarjeta bancaria de crédito de México, también identificada como la primera de toda América Latina fue lanzada al mercado el 15 de enero de 1968 por el Banco Nacional de México, Banamex (hoy Citibanamex), entonces uno de los dos mayores bancos privados de México. La tarjeta fue llamada Bancomático, internacionalmente estaba afiliada al sistema de Interbank – Master Charge (hoy conocido como Mastercard). Un año más tarde, Bancomer (hoy BBVA Bancomer), otro de los bancos mayores del país, emitió su tarjeta en junio de 1969, afiliada al sistema, BankAmericard (hoy conocido como Visa) de Bank of America. En agosto de 1969, diez bancos fundaron la compañía Promoción y Operación (hoy Prosa), sacando al mercado la tarjeta de crédito Carnet. Entre ellos estaban: Banco de Londres y México (hoy

Imagen: Archivo histórico Banamex.

Banco Santander), Banco Comercial Mexicano (hoy Scotiabank) y otras ocho instituciones de aquella época. Dados los altos costos hundidos e inversión en tecnología que requería sacar una tarjeta de crédito, eso diez bancos se unieron en una especie de “joint-venture”, para contar con una plataforma de forma sindicada. Unos años después, en diciembre de 1973, el gobierno creó el programa Fonacot (Fondo Nacional para el Consumo de los Trabajadores), para proveer crédito al consumo a trabajadores. Fonacot introdujo una tarjeta que funcionaba de forma parecida a las tarjetas de crédito bancarias pero es-

trictamente no era tal. Su penetración en el mercado no fue alta, pero es interesante que entonces se promovieran nuevas formas de pago. En los años sesenta, la tarjeta de crédito era un producto novedoso en México y relativamente nuevo a nivel internacional. Previamente circulaban tarjetas de compañías internacionales que permitían hacer pagos a viajeros. Era un sistema llamado de tarjetas de “viajes y entretenimiento” que surgió en los Estados Unidos en la década de 1950. De este tipo de tarjetas, Diners Club entró a México en 1953.


Posteriormente, llegaron American Express y Carte Blanche. Pero se trataba de un servicio para una clientela muy reducida. Fue la tarjeta bancaria la que revolucionó los pagos masivos. En la historia mundial, las tarjetas de crédito aparecieron a principios del siglo veinte en forma de placas de cartón y metal para pagos en comercios y gasolineras. En los años cincuenta hubo varios intentos por grupos de bancos para emitir tarjetas, pero el definitivo fue el de Bank of America, en San Francisco, California. En sus orígenes, la introducción de la BankAmericard de Bank of America, arrancó en Fresno, California en 1958. Su crecimiento en Estados Unidos y en el mundo llevó a la formación de Visa. Posteriormente, en 1966 un grupo de bancos norteamericanos formó el Interbank Card Association como alternativa a la tarjeta de Bank of America, inicialmente bajo la marca “Master Charge”, posteriormente MasterCard. Visa y Mastercard se constituyeron como plataformas globales. Los bancos tenían ventajas sobre las compañías de tarjetas de “viajes y entretenimiento”, principalmente su capacidad de comercialización y su músculo financiero. La primera permitió la distribución a gran escala entre consumidores de clase media, más allá de los segmentos afluentes y de negocios, así como muchos comercios entre sus clientes.

Imagen: Archivo histórico Banamex.

costos del proyecto mucho más rápido que lo que planeaban. México además fue un adoptador temprano respecto a otros países, incluyendo España. No obstante, el crecimiento del uso de la tarjeta en México realmente se aceleró hasta los años noventa. Gustavo A. Del Ángel (Economista y académico mexicano) CIDE

Después de su introducción en México en 1968, la tarjeta de crédito tuvo mayor éxito que el esperado, los bancos que la emitieron pudieron recuperar los

Para saber más: Bernardo Batiz-Lazo & Gustavo A. Del Angel, 2016. “The Dawn of the Plastic Jungle: The Introduction of the Credit Card in Europe and North America, 1950-1975,” Economics Working Papers 16107, Hoover Institution, Stanford University. http://www.hoover.org/sites/default/files/research/docs/16107_-_dawn_of_the_plastic_jungle_-_batiz-lazo_and_del_angel.pdf

5


CIENCIA

Del efecto foto-eléctrico a la detección y medición de contaminantes usando láseres E

l planteamiento teórico de Albert Einstein acerca del efecto fotoeléctrico [1], que estableció la naturaleza corpuscular de la luz, de manera simplificada describe que: Cuando un haz de luz con cierto nivel de energía por encima de un umbral determinado, incide sobre una superficie metálica, un electrón es liberado de la estructura previamente estable del material. Actualmente se conoce que cada partícula de luz llamada quanta o fotón, colisiona con un electrón y usa parte de su energía para separarlo del mencionado material. El resto de la energía del fotón, es transferida a la partícula cargada (debido a la energía absorbida), ahora llamada fotoelectrón. Este proceso se ilustra en la figura 1.

La propuesta del efecto fotoeléctrico sentó las bases para el desarrollo de una de las herramientas más versátiles en la vida moderna, tanto en medicina, telecomunicaciones, procesamiento de materiales y tecnologías para la exploración espacial: el LÁSER. Esta palabra es un acrónimo que por sus siglas en Inglés significa amplificación de luz por emisión estimulada de radiación (Light Amplification by Stimulated Emision of Radiation). Para que exista efecto láser existen requisitos fundamentales: 1) una fuente de bombeo que aporte la energía necesaria, 2) un medio de ganancia que puede ser un sólido o líquido o 6

Luz incidente

Partícula cargada

Fig.1 Efecto Foto-eléctrico propuesto por A. Einstein en 1905.

incluso gas, con características de medio activo, y 3) una cavidad que normalmente son dos superficies reflectoras. El primer láser operacional fue desarrollado por Theodore Maiman en los laboratorios de la empresa Hughes, en los Estados Unidos en Mayo de 1960 [2], basado en el efecto fotoeléctrico y en la teoría acerca de la radiación infraroja extendida para resonadores de microondas que habían establecido A.L. Shawlow y C.H. Towns en los años 1940s [3]. La figura 2 ilustra el fenómeno en el caso particular del láser de Rubí.

Figura 2. Láser de Rubí desarrollado por Maiman.


Actualmente existen fuentes láser de muy alta tecnología con capacidad de generación de energía de manera continua en el tiempo o potencia constante, en régimen pulsado, capaces de generar pulsos de muy alta energía en fracciones de una mil millonésima de segundo y a su vez, con la capacidad de generar diferentes longitudes de onda o colores en su emisión, para cubrir diferentes aplicaciones en medicina, telecomunicaciones, procesamiento de materiales e incluso en el área de las aplicaciones militares [4]. En la Universidad de Twente, dentro del Grupo de Ciencias Ópticas (https://www.utwente.nl/en/tnw/os/), hemos tenido la oportunidad de colaborar en el

desarrollo de láseres que se pueden emplear en proyectos con distintos enfoques para contribuir a la solución de retos de alto impacto, bajo la dirección del Dr. Herman Offerhaus, líder del grupo. Por otro lado, el problema de contaminación del agua, tanto dulce como salada es preocupante a nivel mundial [5]. Idealmente se requiere prevenirlo, para que no se convierta en amenaza a la especie. En el caso de aguas ya contaminadas, es necesario identificar y cuantificar el nivel de concentración de contaminantes. Actualmente se trabaja en la detección de contaminantes en agua del subsuelo holandés, mediante técnicas de espectroscopia óptica, que emplean fuentes láser pulsadas con longitudes de onda de emisión en el infra-rojo a

1.1 micrómetros, pulsos emitidos por dicha fuente láser con duraciones de entre 1 micro segundo y 150 femto-segundos y potencias máximas de 1 Watt. Mediante esta técnica se producen ondas acústicas estacionarias en el banco de agua, usando alguno de los tipos de fuentes láser mencionados, de tal forma que los contaminantes patogénicos del agua se concentran en un volumen determinado del líquido y, a través del fenómeno de esparcimiento Raman estimulado, puedan ser cuantificados posteriormente a la obtención de imágenes de alta resolución como las mostradas en la figura 3.

Figura 3. 1) y 2) Imágenes en transmisión de partículas de agua, 3) contraste de partículas de poliestireno, 4) contraste de partículas de polietileno, 5) contraste de partículas de poli-metil meta-acrilato, y 6) contraste de partículas de parafina.

La colaboración de ya varios años que se ha realizado con el grupo de trabajo del Dr. Offerhaus, nos da la posibilidad de también explorar un tipo de láser novedoso, comparado con las láseres tradicionales de gas y semiconductor existentes: los láseres de fibra óptica dopados con tierras raras. El primer láser de fibra óptica fue desarrollado por E. Snitzer usando Neodimio como medio activo de ganancia [6]. En este tipo de láseres, el material activo a emplear se selecciona dependiendo de la necesidad de longitud de onda de emisión, régimen de operación, como ya se mencionó, en onda continua o pulsada y calidad de haz, a partir de las características de espectroscopia de absorción y emisión de las tierras raras, que son los 14 elementos de la naturaleza conocidos como lantánidos y actínidos [7].

La figura 4 muestra el esquema de un láser de fibras ópticas dopadas con tierras raras, donde el medio de ganancia puede ser Erbio, Iterbio, Neodimio o alguna combinación realizada en codopaje con los 14 elementos lantánidos o actínidos de la Naturaleza. En un láser de fibra óptica, la retroalimentación puede estar dada por la reflexión de

Fig. 4 Láser de fibra óptica dopada con tierras raras

Fresnel de 4%, es decir, la reflexión mínima que se presenta cuando la luz cambia de un índice de refracción del núcleo dopado de la fibra hacia el aire (la luz cambia de dirección al pasar de un medio a otro; en este caso, de vidrio a aire, lo que actúa como un espejo parcial). Existen otros mecanismos de reflexión, como las rejillas Bragg, interconstruidas en los extremos de la fibra, que son variaciones del índice de refracción del material, las cuales funcionan como espejos para reflejar determinadas longitudes de onda y favorecer su amplificación dentro del resonador de fibra óptica.

7


Empleando láseres de fibra óptica dopada con Erbio e Iterbio, desarrollados bajo diseño propio en la Universidad de Twente, como el esquemático de la figura 5, se están construyendo sensores distribuidos de fibra óptica para medición de temperatura con muy alta precisión y exactitud, los cuales tendrán aplicaciones en la medición de flujos extremadamente lentos de agua subterránea, ya que en Holanda, éste es un factor crítico para predecir, prevenir y evitar flujos descontrolados de ríos subterráneos y canales. Las aplicaciones de las fuentes láser tanto de semiconductor, como de gas y de fibras ópticas, son cada día más numerosas, importantes e impactantes para el beneficio de la vida en el planeta. El espíritu de los desarrollos tecnológicos se enfocan a la solución de problemas específicos o generales de la sociedad, y no se detendrán. Con varios grupos de investigación en Holanda y otros países, explorando el Universo mediante telescopios y láseres, las perspectivas hacia el futuro son amplias, el cielo es el límite, de manera literal.

Figura 5. Sensor de temperatura basado en fibras ópticas, para medición de flujo lento de agua

José Alfredo Álvarez Chávez (Profesor Investigador Colegiado del Centro de Investigación e Innovación Tecnológica) IPN

Optical Sciences Group: https://www.utwente.nl/en/tnw/os/ Referencias [1] A. Einstein, “Concerning an Heuristic Point of View Toward the Emission and Transformation of Light”, Annalen der Physik, Vol. 17, pp. 132-148, 1905 [2] Maiman, T.H., Maiman, T.H. “Optical and Microwave-Optical Experiments in Ruby”, Physical Review Letters. 4 (11): 564–66. 1960. Bibcode:1960PhRvL...4..564M [3] A. L. Schawlow, C.H. Townes, “Infrared and Optical Masers”, Phys. Rev. 112, 1940 Published 15 December 1958 [4] Y. Jeong, J. K. Sahu, D. N. Payne y J. Nilsson, “Ytterbium-doped large-core fiber láser with 1.36 kW continuous-wave output power”, Optics Express Vol. 12 (25), pp. 6088-6092, 2004 [5] A. Y. Hoekstra y M. M. Mekonnen, “The water footprint of humanity”, editado por Peter H. Gleick, Pacific Institute for Studies in Development, Environment and Security, Vol. 109 (9), 2011 [6] C. J. Coester, E. Snitzer, “Amplification in a Fiber Láser, Applied Optics, Vol. 3, No. 10, pp. 1182-1186, 1964 [7] J. A. Alvarez-Chavez, H. L. Offerhaus, J. Nilsson, P. W. Turner, W. A. Clarkson y D. J. Richardson, “High-energy, high-power ytterbium-doped Q-switched fiber láser”, Optics Letters, Vol. 25(1), pp. 37-39, 2000

8


Stanza Bookshop is an independent bookstore established The Hague, The Netherlands. It offers wide range of books, e-books in English, Spanish and French, magazines specialized in literature and history, DVD´s of classics movies and Tv series. This includes fiction, non-fiction, poetry, International Law (exclusively in the English section), children’s, hobbies, and art books. The bookshop is established Noordeinde Straat, The Hague only few meters from Palace Noordeinde (‘Paleis Noordeinde’). _______________ Stanza Bookshop es una librería independiente establecida en La Haya, Países Bajos.  Ofrece una amplia variedad en libros en inglés, español y francés, así como revistas especializadas en literatura e historia. Toda esta variedad incluye los géneros de novela, cuentos, poesía, biografías, historia, infantil, pasatiempos y libros de arte. En la sección de inglés hay títulos legales en Derecho Internacional. La librería se encuentra ubicada en Noordeinde Straat, La Haya, a unos cuantos metros del Palacio Noordeinde (‘Paleis Noordeinde’). Contact Stanza Bookshop Noordeinde 98, 2514 GM The Hague, The Netherlands  T: +31(0)702144117 info@stanzabookshop.com www.stanzabookshop.com Opening times: Sun-Mon: closed Tue - Fri: 10.30 - 17.00 Sat: 10.00 - 17.30

9


CIENCIA HUMANIDADES

Latinoamericanos en los Países Bajos en 2017 L

os datos que aquí se presentan han sido sustraídos de las Estadísticas de los Países Bajos del 1º de Agosto de 2017. La población total en los Países Bajos es de 16,979 millones.

En los Países Bajos la ley de nacionalidad está basada en ius sanguinis, derecho de ciudadanía pasado por nacimiento a hijo o hija de padre Neerlandés en cualquier parte del mundo. Esto se distingue de ius soli que se refiere al derecho de ciudadanía otorgado por el lugar de nacimiento, lo que es el caso en los Estados Unidos. La primera distinción que se hace en los Países Bajos es si uno es considerado allochtoon, (extranjero nacido en otra tierra) o autochtoon, autóctono es decir (derivado de la tierra). Desde 2016 la palabra allochtoon se dejó de usar en los Países Bajos y en vez se utilizan los términos mixtos tales como Marroquí Amsterdamer o Turco Neerlandés.

10

Foto: ANP (https://www.elsevierweekblad.nl)

Del total de los 33 países de Latino América y el Caribe, estos son los países con números más representativos dentro de los Países Bajos e incluyen a Norteamérica (México) y Centro y Sud América. Esta lista excluye a los países del Caribe quienes utilizan el neerlandés, el inglés y el francés.

La primera generación se refiere a una persona quién vive en los Países Bajos pero que ha nacido en otro país y en el cual uno de los padres es nacido en el extranjero. La segunda generación se utiliza para aquellas personas nacidas en los Países Bajos con un padre nacido en el extranjero. Cuando los dos padres son nacidos en el extranjero, es el país de origen de la madre lo que se identifica. Sin embargo, si uno de los padres nació en los Países Bajos, es el país de origen del otro padre lo que es reconocido. A su vez, las personas nacidas con dos padres nacidos en los Países Bajos se consideran autochtoon o nativos de la tierra.

Se distingue también a las personas por ser occidentales o no-occidentales. La categoría no-occidental se les atribuye a aquellas personas, que son originarios de países como Turquía, países del continente de África, países de Latino América y de Asia. La noción de Occidental se utiliza para personas originarias del Japón, o si son de las antiguas colonias de los Países Bajos con la excepción de personas originarias de la Indonesia. Martha Montero-Sieburth (Antropóloga Educativa) Ámsterdam University College


11


PĂ GINA CENTRAL

Pintura de: Nancy Van Overveldt

As a Dutch painter, Nancy fell in love with Mexico, arriving there in 1952. Nancy was amazed, by the beauty of the different landscapes, the deep connection of people with their ancestral traditions and the friendly open village people, that picture magic in everyday life.

Music and parties, are an essential part of mexican life. Celebration of existence, thankfulness to the gods, feeling happy sharing good moments, that was her mexican experience, that made her life full of colours and shades.

12


Pintura de: Nancy Van Overveldt

Nancy se enamoró de México llegando ahí en 1952, siendo ella de nacionalidad neerlandesa. Se embelesó con la belleza y diversidad de los paisajes, la profunda conexión de las personas con sus tradiciones ancestrales, y la amabilidad de la gente que vive en pequeños pueblos, esa imagen mágica en cada vida.

La música y las fiestas son parte esencial de la vida mexicana. La celebración de la existencia, agradecimiento a los dioses, sentirse feliz compartiendo buenos momentos, esa fue su experiencia en México, la que hizo que su vida estuviera llena de colores y matices.

13


Pintura de: Nancy Van Overveldt

14


Pintura: Filles au bord de l’eau, de Paul Delvaux.

POEMARIO

Espejo No¹ ESPEJO no: marca luminosa, marca blanca. Conforme en todo al movimiento con que respira el agua ¡cómo se inflama en su delgada prisa, marea alta y alumbra −qué pureza de contornos, qué piel de flor− la distancia, desnuda ya de peso, ya de eminente claridad helada! Conforme en todo a la molicie con que reposa el agua, ¡cómo se vuelve hondura, hondura, marea baja, más cristal que luz, más ojo, intenta una mirada en la que −espectros de color− las formas, las claras, bellas, mal heridas, sangran!

José Gorostiza (1901-1973)

C

ontinuando con nuestra tradición de poetas-diplomáticos, José Gorostiza se distingue por una labor intelectual ardua e integral. Nacido en Tabasco, junto a Becerra y Pellicer, compone la trilogía poética del Trópico. Desde 1954 perteneció a la Academia Mexicana de la Lengua. Entre 1958 y 1963 trabajó como subsecretario de Relaciones Exteriores, fungiendo como Secretario en 1964. Dentro del servicio exterior, fue enviado a Londres, Roma, Copenhague y en Grecia se desempeñó como Embajador. Pero quizás su misión más importante como diplomático se dio en 1946, cuando colaboró en la representación nacional ante el Consejo de Seguridad de la ONU, justo cuando se reacomodaba geopolíticamente el orden mundial. El nombre de José Gorostiza es canónico en nuestra tradición, quien con Muerte sin fin constituye un hito estilístico y conceptual en la poesía mexicana. Pero antes de darle vida a esa monumental pieza, Gorostiza transitó por varias estéticas, componiendo poemas extraordinarios como éste. Sin embargo, si se hace una lectura cronológica de su trabajo, se observan aquí ya los temas de Muerte sin fin: la estropeada mirada, la irradiación cíclica y, por supuesto, las formas del agua. Tanto la marea alta como el reposo de la vida dotan de figuras y sensaciones al lector, donde el líquido fluye figurativamente entre los versos. Al igual que los filósofos presocráticos, en el agua se esconde no solo lo elemental, sino el drama más complejo. Todo ello es una realidad monocromática que finalmente se rompe, liberándose los “espectros de color”. La vida que sangra al otro lado del espejo es una impresión abrumadora. Manuel de J. Jiménez (Poeta, escritor y académico mexicano) UNAM

1

Tomado de Gorostiza, José, Poesía y prosa, México, Siglo XXI, 2007.

15


CULTURAL / ARTE

De la poesía a la pintura de Emilio Sánchez Díaz A

través de la historia, las diversas manifestaciones artísticas se han clasificado para ser estudiadas de forma independiente, es decir, por un lado, se han realizado tratados sobre la música, la literatura, las artes plásticas, etc. En general esto ha beneficiado la comprensión del arte, pero también se ha corrido el riesgo de sesgar y limitar su interpretación. Para efectos de este artículo se retomará la clasificación de artes visuales desde su concepción moderna, así como la relación de estas con la poesía. Esto como punto de partida para adentrarnos en la producción del artista mexicano Emilio Sánchez Díaz. Las artes visuales en su denominación genérica sugieren como principal característica las formas de expresión que las describen, pues son aquellas manifestaciones que percibimos a través del sentido de la vista. De esta forma, el estudio de las artes visuales comprende un campo vasto y heterogéneo de expresiones que en si mismas constituyen sistemas autónomos de relaciones estructurales. Sería a inicios del siglo XX, cuando el término de artes visuales sustituiría al de artes plásticas. Esto como consecuencia del surgimiento de un fenómeno artístico denominado como vanguardias, las cuales revolucionaron el mundo del arte y destruyeron toda unidad de creación formal. En ellas los artistas tomaron conciencia de su libertad creativa y expresiva, inventaron nuevos lenguajes artísticos y se liberaron de todas las ataduras y modas del momento.

16

En aquel entonces el arte experimentó una gran transformación hasta perder el gusto de los artistas por la representación de la realidad. A partir de ese tiempo la definición de artes visuales comprendería todas las nuevas formas de creación artística más allá de las tradicionales. Actualmente las artes visuales integran un sinnúmero de medios de producción, como son toda clase de pintura, escultura, fotografía, grafiti, fotomontajes, collages, instalaciones, performance, entre otros. De la misma forma, las artes visuales se relacionan con otras manifestaciones como la música, la danza, el teatro y la literatura. Por ejemplo en las instalaciones o performances el artista puede incorporar sonidos, canciones o

instrumentos, así como bailes y representaciones teatrales dentro de la misma obra. Una de las expresiones clásicas de las artes visuales es la pintura en la cual se pueden utilizar materiales que van desde los convencionales como óleos o acrílicos, hasta la incorporación de objetos cotidianos como un televisor, un reproductor de video o una bicicleta, llegando incluso a utilizar desechos de todo tipo, ya sea como parte de la obra o acompañándola. Estas maneras de representación de las artes visuales han contribuido a que el artista participe activa y directamente con los museos y galerías en cuanto al montaje y exposición de su obra, creando así nuevas propuestas y narrativas que pueden provocar en el espectador diferentes sentimientos, emociones e ideas.


La pintura un arte visual relacionado con la poesía Las artes visuales y la literatura guardan una relación e intercambio recíproco, ya que en la historia de la literatura existen abundantes textos inspirados en obras pictóricas. De la misma manera, también las obras pictóricas se han inspirado para su creación en textos literarios, pues según Clara Tamayo de Serrano “Lo mismo que en un libro, en una obra de arte se encuentra un texto y un contexto, es decir, quien la observa o la contempla puede “leer” un relato, en que conoce la forma de dialogar con el artista y de aproximarse a su obra y encuentra un potencial de significados y una gama de opciones que le sirven de referencia… Además, las características que determinan el entorno constituyen los aspectos que convierten la obra en un testimonio de una cultura. También es importante considerar que es posible hacer un gran número de lecturas de la misma obra”. De esta manera se puede decir que la literatura y en específico el juego de interacción entre lo poético de la palabra y lo poético de la imagen, ha sido una constante en la historia de la expresión humana, una relación recíproca que continúa explorándose en las artes visuales y en diferentes escenarios alrededor del mundo.

Pinturas de: Emilio Sánchez Díaz

17


Poesía de imagen

La constante relación entre el arte, en específico la pintura y la poesía han promovido que tanto pintores como poetas trabajen juntos, ya sea como inspiración de nuevas obras o como interpretación de poemas donde las palabras se convierten en imágenes, expresión mejor conocida como poesía de imagen. Esta última es una apuesta arriesgada ya que la pintura puede apoyar a reforzar el texto del poema, pero también se corre el riesgo de limitar la interpretación personal del espectador. Esto también puede ocurrir si un poeta ha interpretado una pintura dándole palabras. Sin embargo, si la poesía de imagen se lleva a cabo como una interpretación más al poema, esta a su vez puede conseguir reinterpretación propia del espectador. La poesía de imagen lo que busca es que la imagen se convierta en poesía. Es decir, es una expresión artística donde la poesía y el arte visual se unen. Un ejemplo de este tipo de expresiones es la exposición: “Beeldgedichten de kunst zij ons doel” o “Poesía de imagen, el arte como meta”. Una exposición colectiva llevada a cabo en los pasillos del Monasterio Kloostergangen del Ayuntamiento de la ciudad de Haarlem del 21 de febrero al 6 de abril de este año. En esta exposición la poesía y el arte visual entran en una profunda conexión, donde dieciocho miembros de la Asociación de artistas de Haarlem

18

P. 16,17,18 Pinturas de Emilio Sánchez Díaz

La relación específica entre la pintura y la poesía se desarrolla en la manera en que cada una se crea. Es decir, los poetas y artistas a menudo trabajan desde el mismo principio; se expresan con sus puntos de vista y/o emociones para dar una idea de su experiencia, pues el poeta lo hace con palabras y el artista con imágenes, e incluso hay quienes hacen ambas. De la misma manera, así como la pintura se presta para la interpretación libre, también los poemas, pues al leer o mirar una pintura, el espectador construye sus propias imágenes dando pie a diferentes emociones o ideas.

(KZOD) aceptaron el desafío y unieron estas dos disciplinas, cada uno a su manera. El montaje de la exposición estuvo a cargo de la artista de Heemstede Vera Bruggeman, quien tras trabajar con la poesía de imagen junto con su amigo, el poeta Gerard Beentjes, descubrió que ambas se enredan para crear propuestas interesantes, así que debido a la curiosidad de ver cómo funcionaría este binomio de trabajo entre otros artistas y poetas, decidió crear una segunda exposición en Kloostergangen donde estas dos formas de arte se encuentran. Tanto en la exposición del 2017 como en la de este año, Emilio Sánchez Díaz participó con diferentes obras. En la edición del 2018, bajo la técnica mixta sobre papel, el artista tituló a su obra :

“Ámsterdam and its poets”, igual que el poema de Hans Giebe, del cual se inspiró para crear referentes visuales alusivos al texto como el agua de los canales típicos de la ciudad de Ámsterdam, así como su arquitectura, esto sin dejar de lado el estilo propio del artista. Las obras de Sánchez Díaz se caracterizan principalmente por el uso del color, pero en este caso lo utiliza sólo como un acento, pues lo importante es la imagen como apoyo visual al texto, pues la obra en sí es una sutil construcción de una posible interpretación hecha imagen, la cual también puede reinterpretarse y reinventarse en la cabeza de cualquier espectador.


Más sobre Emilio Sánchez Díaz El artista mexicano es originario del Estado de Oaxaca y es egresado de la Escuela de Bellas Artes del mismo estado. Allí Sánchez Díaz practicó entre muchas cosas el dibujo y las técnicas del manejo del color y el trazo de glifos de los códices mixtecos. Los referentes pictóricos de Sánchez Díaz son recurrentes, el manejo del color que es sobresaliente, la forma y la depuración de la línea, características que parecen tener cierta influencia con el trabajo del artista Rufino Tamayo, con quien el autor mantuvo contacto, pero siempre con diversos temas y un estilo propio. Sus temas son figurativos, principalmente centrados en la familia, la mujer, el hombre y los niños, así como elementos representativos de su país, pues en algunas de sus obras el artista hace una interpretación de los códices, utiliza papel amate y grana cochinilla componentes que dan una nueva visión de los símbolos ancestrales y de su cultura. Otra representación constante en la obra del artista son los rostros, principalmente femeninos, donde Sánchez Díaz explora en ellos diferentes facetas como si se tratara de máscaras, pues cada uno puede tener distintas interpretaciones, aunado al manejo de la luz y colores siempre sobresalientes. La técnica del artista se centra en el manejo de varios materiales como el óleo, los acrílicos y la acuarela y en la parte gráfica mediante el uso de diversos instrumentos a los que Sánchez Díaz denomina como “La cocina de hacer una gráfica” donde trabaja el agua fuerte tanto en placas de zinc como el cobre y la litografía. De esta manera Sánchez Díaz plasma en sus obras referentes del contexto en el que vivió en su país natal y en el que vive actualmente en los Países Bajos.

La determinación, el conocimiento y la experiencia desarrollada en México, le permitieron al artista participar desde 1980 en numerosas exhibiciones, tanto individuales como colectivas en México, Estados Unidos, España, Francia y Holanda. Para él, la búsqueda constante de espacios donde exponer y la dedicación a su trabajo, su obra gráfica, el grabado sobre metal y la litografía fueron la clave para que se le abrieran las puertas en Europa.

Si te interesa conocer más sobre el trabajo de Emilio Sánchez Díaz visita: www.emiliosanchezdiaz.com

Itzel Barragán García (Crítica de arte y colaboradora de Orígenes).

A pesar del idioma como el mayor reto que logró vencer, el artista mexicano actualmente es un digno exponente de las artes visuales en Holanda y desde su experiencia considera importante dejar un mensaje a los jóvenes artistas mexicanos: “Que sean constantes y busquen nuevos caminos y motivaciones para engrandecer su arte, así como ser más exigentes en cuanto a los recursos plásticos, elementos primordiales que les permitirán hacer propuestas dignas de cruzar fronteras.”

19


CULTURAL / CINE

Curva de aprendizaje n manojo de genios en letras modernas, de México para el mundo, migró al medio donde convergen las artes, el cine. En un lapsus fugaz, tres directores mexicanos han sido premiados con la máxima distinción del séptimo arte. La trifecta Cuarón, Iñárritu y del Toro es dueña del presente, cada quien encontrando ese punto sublime en su estilo, que al igual que un atleta en su cúspide, es producto de repetición y fracaso, curva del aprendizaje que pocos le hacen caso. Dichos autores salieron rebeldes, y eso es lo más preciado que poseen; sus películas exploran las leyes de la narrativa audiovisual, las distingue la personalidad detrás de la cámara, eso que los críticos llaman cine de autor o cine con firma. Lo mejor está por venir, ya que lo han ganado todo, y una vez sin prisas ni presiones, suele suceder que los artistas entreveran sus más soberbias creaciones. Probablemente, Cuarón sea el director versátil de la trifecta. Los proyectos que elige han sido variados e impredecibles. De su colección, destacan tres películas, tres pilares que forjan su carrera. En 2001, “Y tu mamá también” fue un antecedente a la fama y su primer largometraje taquillero. Pasaron años para que Cuarón sorprendería a la industria con la aclamada película Children of men (2006), una introspectiva ciencia ficción de mágica fotografía y mágico guión. En colaboración con el mejor fotógrafo en la historia de Hollywood, un mexicano de apellido Lubezki, Alfonso Cuarón escribe y dirige Gravity (2013), largometraje que le otorgaría el Globo de oro y el Óscar a mejor director. Emanuel Lubezki, por la misma cinta, gana el premio por la academia a

20

Fotos: Google public archive.

U

mejor fotografía; a partir de ese momento, el Chivo se llevaría la estatuilla las siguientes dos ediciones, convirtiéndose en el único fotógrafo en conquistar la hazaña del triplete consecutivo. Alejandro González Iñárritu quizá sea el más virtuoso de los directores latinoamericanos, y eso es decir mucho. En tan sólo una trayectoria de ocho espléndidos largometrajes, ha sido nueve veces nominado al Oscar, coronándose monarca del cine dos años al hilo por las obras Birdman (2015) y The Revenant (2016). Su dirección es tan apasionada como su carácter, se atreve a manipular el lenguaje de las escenas y los ritmos, pulcro narrador de historias que ve a la forma equivalente al contenido. La dupla Iñárritu- Lubezki tomó por sorpresa hasta a los críticos más puristas. Largas y elaboradas secuencias sin corte de toma en Birdman (2014), un guión redondo y una dirección perfecta; no hubo duda de que ellos se llevarían el Oscar, los Globos de Oro y la temporada de premios. Tras lo que pareció el clímax de una

carrera, Alejandro decidió postergarlo en un año de completa inmersión en la tundra, esculpiendo, junto con Lubezki y DiCaprio, el reto de sus vidas. The Revenant es un filme grabado únicamente con luz natural, en escenarios aislados de la civilización y del tiempo, remotos paisajes de colores intensos y condiciones inhóspitas. Desde el norte de Canadá hasta el sur de Argentina, la producción de The Revenant soportó las bajas temperaturas de aquel experimento artístico sin precedentes, transformando el arte y al artista simultáneamente. El guión es contundente y dramático, el camino espiritual de un guerrero herido en busca de venganza; el amor por el hijo difunto es la llama de su resurgimiento, lo acompaña la sabiduría de la naturaleza. Lo sobresaliente de la película, del año y de la década, fue la hermosa cinematografía de Emmanuel Lubezki, un poema visual que captura los destellos del atardecer, del amanecer, la luz crepuscular y la luminosidad lunar, por motivos de eficacia y estética. Lo que sucede a través del lente es también mag-


Foto: Tomada de la cuenta en Twitter de Alfonso Cuarón.

nífico, coreografiadas plano-secuencias en imponentes escenarios, actuaciones de óscar y movimientos de una cámara inteligente que transmite justo lo que el diálogo omite. La película recibió tres premios de la Academia de las artes y las ciencias cinematográficas (óscar): Mejor fotografía, mejor actor y mejor director. Para DiCaprio su primero, para Alejandro su segundo y tercero para el Chivo; cada uno haciendo historia a su manera. Muy pocas mentes funcionan de la misma manera que el procesador de Guillermo del Toro. Su firma es única, está intrínseca en su arte y en sus personajes. La magia está en su personalidad, y su personalidad está en su magia, que es el cine. Sus guiones pertenecen al género fantástico, su definición yace entre lo sobrenatural, la ficción y la fábula. De su inventiva, emanan criaturas que pretenden ser metáforas de la realidad y terminan siendo manifestaciones de arte audiovisual. Más de veinticinco años como cineasta y el agua le daría forma definitiva a su leyenda. 2017, Guillermo

del Toro conmociona a las audiencias con el estreno de The shape of water. Absolutamente nada se le puede criticar a la mejor película del 2017. La trama central relata el encuentro entre dos seres opuestos, humano y anfibio, sin embargo lo importante del mensaje yace entre líneas. La psicología del color, preponderantemente verdoso, envuelve al espectador en una atmosfera insospechada y cautivamente, contextualizada en la década de los sesenta, durante la guerra fría y las presiones políticas. Los vestuarios, la escenografía, la construcción del anfibio, la fotografía y el detalle en la paleta de colores, son cuidadosamente articulados para dar orden a las sensaciones. El lenguaje corporal es empleado como una herramienta que les da sustancia a los personajes, especialmente a Sally Hawkins, Richard Jenkins y Doug Jones (el anfibio). The shape of water gana el Óscar a mejor película; Guillermo del Toro a mejor director. Es cuestión de analizar los últimos proyectos de los directores mexicanos para saber que están en racha. Cuatro películas, cuatro obras de la eternidad.

Aquí no importan las medallas ni los premios, aunque los óscar y los globos sean todos nuestros, la dicha está en los paradigmas y en los dilemas que plantea la trifecta de genios. Se pronostica un buen futuro para los cineastas mexicanos.

Arturo Robles (Escritor mexicano y colaborador de Orígenes)

21


CULTURAL

Sor Juana Inés de la Cruz: heroísmo y tragedia

1

C

uántas cosas eruditas se han dicho sobre Sor Juana, cuántas reflexiones se han hecho sobre su vida, sobre su obra. Cuántos análisis y cuántas interpretaciones. Elvira González sostiene que Sor Juana hoy se ha convertido en un mito. Y es así. Más allá de que su obra haya sido leída o no, Sor Juana ya forma parte de un ideario común; de una imagen, un símbolo, sobre todo, claro está, en la comunidad hispanohablante. Pero Sor Juana no es un mito como lo es Homero o como el Cervantes, no es el mito del artista, o del intelectual consumado, sino más bien es mito como lo es Ulises. Es el mito del héroe. Es el mito de quien construye con hazañas y proezas; con grandes logros que atraviesan grandes sufrimientos. Es la clase de mito que no sólo admite hipérboles, sino que las añade, las absorbe y las hacen más grandes. Son muchos los elementos que hacen de Sor Juana un sujeto de admiración: su obra, su vida, su amor por la sabiduría, su circunstancia, su historia familiar, su valentía, su convicción. Pero es el tejido de todos esos elementos lo que la hacen una heroína; cuando todos son entrelazados, unidos, son cuando vemos este carácter en ella. Los héroes no nacen únicamente con el carácter de héroes, sino también requieren de un escenario que les permita serlo. Ulises necesitó del mar egeo y Aquiles de Troya; Sor Juana requirió del siglo XVII, de ser mujer, de ser escritora, de ser valiente y de ser inteligente; requirió de ella, de quien era

Retrato de Juana de Asbaje en 1666, posiblemente anacrónico y anónimo. A los quince años de edad. En esa fecha fue cuando entró a la corte virreinal. Actualmente en el Museo Sor Juana Inés de la Cruz, en la Ex Hacienda de Panoaya (Amecameca), hoy habilitada como el museo.

Este texto fue escrito y realizado para la Mesa de Reflexión sobre Sor Juana Inés de la Cruz, organizada por la Embajada de México en Países Bajos, la Asociación Hispánica de La Haya y la Red de talentos mexicanos. Por razones de formato el texto no cuenta con notas al pie, sin embargo, son varias las deudas intelectuales que se tienen. Fundamentalmente, “Feminismo e Intelectualidad en Sor Juana”, de José Carlos González Boixo, “Sor Juana en la América de hoy”, de Elvira González Fraga, “La prosa de Sor Juana”, de Marina Gálvez Acero y “Sor Juana Inés de la Cruz o las trampas de la fe” de Octavio Paz.

1

22


y cómo era, sí, pero también de lo que Paz llamó “el espíritu de una época”: de la atmósfera intelectual y artística de un momento determinado, de las restricciones sociales, de la iglesia, del santo oficio. Pero no sólo de eso, también requirió de nosotros, de nuestro tiempo, de nuestra circunstancia y de nuestras necesidades. Pues, como dice González Fraga, “Es un tiempo faltante de héroes y sin héroes como sin valores no se puede vivir”. Y Sor Juana nos aporta ambos. De ahí que vida y obra, en el caso de Sor Juana, casi siempre se presentan hermanadas, obra y circunstancia, lo dicho y lo hecho, vienen juntas y de la mano. Esto es cierto, aunque se puede, sin duda, resistir la tentación de fundirlas en uno solo, de unirlas a tal grado que se desdibuje el valor literario de una y la tragedia de la otra. En las Trampas de la fe, Octavio Paz procura la distinción: entre vida y obra. No lo hace con el afán analítico del distingo en aras de la claridad conceptual, sino con el propósito de rescatar, precisamente, a la heroína, por un lado, y a la literatura, por el otro. Su distinción lleva el objeto de no restar valor a su obra que también habla por sí misma sin requerir de Juana: la mujer. Paz dice que: “inmersos en la lectura, cesan de interesarnos lo motivos inconscientes que hayan podido mover a Cervantes al escribir el Quijote […] La obra se cierra al autor y se abre al lector”. “La vida no explica enteramente la obra y la obra tampoco explica la vida. Entre una y otra hay una zona vacía; hay algo que no está en la obra y que no está en la vida del autor”. Esto es cierto. En el mundo de la literatura (contrario a lo que no sucede en la filosofía) la distinción entre vida y obra siempre ha sido importante; diferenciar entre autor y letra escrita permite rescatar la obra de las manos, a veces sucias, otras demasiado aburridas, de quien las crea (pensemos en el aburrido Franz y en el

excitante Kafka; en la tristeza de Oscar y la fina y divertida aristocracia de Wilde). Para Paz, esta distinción es fundamental, pues es la que sostiene su metáfora de Las peras del olmo: los únicos olmos que dan peras son los intelectuales que crean mundos nuevos, los poetas que construyen amores inalcanzables en una vida mortal, los escritores que imaginan y dan a luz a nuevos individuos que no pertenecen al mundo terrenal. Para otros, como Marcuse, esta distinción literaria es la que explica la “posibilidad de lo imposible”. Y para otros, como Nabokov, es el sustento mismo del quehacer literario: la literatura no son las noticias de lo que sucede o sucedió, son las noticias de lo que podría haber sucedido si tan sólo usáramos la imaginación. No considero estar en condiciones de hablar sobre la obra de Sor Juana con especialización académica. Sobre sus ritmos, sobre sus versos o sus coplas. No estoy en condiciones tampoco de acertar juicios sobre el estilo de su poesía, ni sobre el valor estético del barroco. Tampoco hablaré monográficamente sobre su vida. No soy un biógrafo y tampoco creo conocerla tan bien como para poder pretenderlo ser. De lo que quiero hablar es de la heroína. Del mito. Del resultado que obtenemos cuando conjugamos la vida y la obra de Sor Juana. Aportar un par de notas para la discusión. Levantar dudas y provocar escenarios si eso es posible.

Vida y obra

Circunstancializar la obra de Sor Juana, implica entender sus pasos literarios como remesones de espada frente a quien la juzgaba por ser mujer, por ser intelectual, por ser escritora, por ser altiva, por ser culta, en una palabra: por ser libre. Sor Juana con sus textos invita a la erudición; invita a la reflexión y a la creación literaria. Como todos los grandes genios, nos hacen pensar en que todos podemos hacer lo mismo que ellos cuando los leemos o cuando los escuchamos, cuando vemos su obra.

Pero en Sor Juana encontramos un elemento más de inspiración: la convicción. Son sus palabras, sus versos, su vida, su inteligencia, todos, elementos que enmarcan una vida de sufrimiento dedicada a un solo objeto: el conocimiento. Todos estos elementos nos empujan, nos inspiran, pero, sobre todo, nos conmueven. Sor Juana nos resuelve ideas y pensamientos. En su prosa y en sus versos Sor Juana no nos dice en qué creer, pero sí, cómo creer, no nos dice qué hacer, pero sí nos dice cómo actuar; su personalidad y su obra son la conjugación de la convicción, la fortaleza y la inteligencia. En Sor Juana encontramos respuestas prácticas y teóricas a través de su experiencia; ahí encontramos los motivos y los impulsos necesarios, que nos inspiran a luchar por la vida que pensamos vale la pena de ser vivida. Nos revelan la importancia de la valentía, de la consistencia y de la inteligencia en su sentido más puro. Por ello, su obra y su vida nos dan la sensación de encontrarnos en un terreno seguro y sólido, pues nadie debe sufrir tanto, como Sor Juana lo hizo, en la búsqueda de algo tan noble y tan básico: vivir, según, lo que uno cree. Ciertamente, estas sensaciones que emiten su obra y su vida se deben a la probidad intelectual y a la entereza con la que siempre se guio. Sor Juana es un ejemplo de convicción intelectual. Esa misma convicción no sólo se ve reflejada en la forma en que vivió, sino también en lo que escribió. En Sor Juana, la poesía es el producto de su momento y de su circunstancia. Así, son Las cartas a Sor Filotea, La respuesta, El primer sueño, La carta al confesor, todos productos de su historia y circunstancia. También lo son los versos dedicados a Laura o aquellos dirigidos a Lysi o a Filis: versos de amor jamás consumado, jamás físico, jamás táctil. Esto me lleva a una distinción en particular que me parece relevante rescatar, pues es en ella, donde descansa una faceta importante para comprender a Sor Juana: la diferencia entre el cuerpo y el alma que Sor Juana abrazaba. Este rasgo de su pensamiento se ha discutido mucho, pero es

23


Interpretación moderna del retrato de Sor Juana por el artista mexicano Mauricio García Vega

importante tenerlo en cuenta para comprender la diferencia entre Juana Inés, la mente, la escritora, el alma…la prisionera, y Sor Juana, la mujer, el cuerpo, la monja… la cárcel. Este rasgo se le reconoce como el platonísmo en Sor Juana. La distinción entre cuerpo y alma que sostiene la diferencia entre un mundo de las ideas, de la intelectualidad, el cual trasciende las necesidades corporales, los instintos carnales, el ser mujer. Todo, a riesgo de saberse sola para la eternidad, pero de una soledad carnal, física, de amor táctil: pues ¿quién se casaría con ella?, ¿quién sería capaz de casarse con una mujer que por ser letrada e intelectual equivaldría a tener un órgano masculino?, por ello, parece que Sor Juana abandona toda idea de romance y se arroga a los brazos del amor en la entelequia. Pero nótese, que no por falta de interés en el amor ni en el romance. ¿Quién podría decir que Sor Juana no estuviera interesada en ello?, ¡Si escribe sobre eso, todo 24

tiempo! Pero lo hace con la resignación sabida de que únicamente hará el amor en versos… Sor Juana, mas que masculinizarse, se neutraliza. En Romance, vemos como le pesa conocer esta realidad y asumir esa neutralidad:

bien así, como la simple amante que, en tornos ciegos, es despojo de la llama por tocar el lucimiento como el niño que, inocente, aplica incauto los dedos a la cuchilla, engañado del resplandor del acero, y herida la tierna mano, aún sin conocer el yerro, más que el dolor de la herida siente apartarse del reo;

Ella sabe que el sexo es su herida de muerte, la que puede retirarla de ser quien es; sabe que despojarse del amor carnal es una cortada que sabe a libertad. En otro verso, que también es recogido por Paz en este mismo contexto, Sor Juana se dibuja así misma con la resignación platónica que la ha convencido desde niña:


Entonces, la neutralización de la sexualidad de Sor Juana no viene con la adopción del hábito sino con la búsqueda del conocimiento. La llamada “masculinización” de Sor Juana nada tiene de sexual, se relaciona con la época y con los destinos que la iglesia depositaba en ambos sexos. Ella al no pertenecer al sexo “correcto” de su época para ejercer la intelectualidad, prefiere asumir la neutralidad. De su cuerpo no puede deshacerse, aunque sí de su actividad. En este verso, su cuerpo es reflejado como un recipiente, una vasija, que contiene la materia activa: el alma; la que bien podría ser traducida en términos modernos como: intelectualidad. La puerta que permite el acceso al mundo de las ideas y del saber. Hace suyo el mito de la caverna de Platón al escapar de ella en mente para permitir que el cuerpo sea únicamente un vehículo. Milenariamente, ser mujer fue ser de un hombre. Para que su utopía pudiera manifestarse, Sor Juana hubo de volar alto, muy sola, disimulada, en camuflaje. Siendo esta la única forma de que el sometimiento no le llegara al alma, por ello adopta el platonismo, un vuelo sin cuerpo. Esta historia, de hecho, comienza desde su niñez cuando ya corre entre las amigas, cuando en lugar de juegos tiene en las manos un libro, y en vez de jugar y cantar rondas, vive de reflexiones y de sueños, dos actividades “sin cuerpo”. Este origen da pie a que Sor Juana más tarde llame a distinguir entre la vida del alma y la vida del cuerpo. Es en el platonismo adoptado por Sor Juana donde encontramos una de las primeras notas de la lucha femenina en la historia: tratar de salvar su condición de persona. Es decir, el derecho sagrado a ser quien es, a no ser propiedad de nadie, a sólo pertenecer a la vida. Marcando su vida con una dupla trágica: lo que tenía que sufrir el cuerpo (en su acepción más amplia posible) para alimentar el alma.

Tragedia Sor Juana y Juana Inés, la imagen de una vida y las letras de una escritora, el conjunto, terminan por conducirse por la vida de los héroes. Es verdad que hay tragedias sin héroes, pero también lo es que no hay héroes sin tragedia. Fue una mujer, desde joven, sumamente estudiosa. Tanto, que como se sabe, sus conocimientos llamaron tanto la atención y provocaron tal asombro (no era para menos, siendo mujer), que fue examinada a profundidad, por un conjunto de notables sobre temas tan variados como la filosofía, la ciencia y algunas cuestiones teológicas que estaban únicamente reservadas a los hombres. De este examen sale victoriosa. Victoria que consuma la tragedia en su vida; es el resultado de su heroísmo y la causa de su encarcelamiento. Llamó la atención, atrajo los reflectores sociales, entonces, tuvo que volverse a camuflar: en el convento y en la prisión de su cuerpo. Pero esta victoria intelectual no hace a la heroína, esta nace desde antes. Desde el momento en que adquirió todos esos conocimientos de una manera casi prohibida, a escondidas, sin el auxilio de nadie; conocimientos con los que asegura un destino ingrato y, al mismo tiempo, el paraíso mismo del conocimiento: su inteligencia fue tanto su perdición como su salvación. En ambos mundos encuentran lo trágico de su vida: su sed de conocimiento se convierte tanto en prisión como en salvación. Esa sed es la que dicta su destino de enclaustro religioso y también son ellos la que le permiten ser libre.

Por ello, González Fraga se pregunta: ¿La entrada al convento fue huida o fue espacio de libertad? Pregunta que se hacen incesantemente quienes hoy leen a Sor Juana. Octavio Paz siguiendo la admirable defensa de Sor Juana en la Respuesta muestra que ella entra al convento para poder estudiar y escribir, no por motivos religiosos. Pero dice Paz. “no quiso casarse porque quiso saber”. Coincido en lo primero y difiero en lo segundo. Efectivamente, entra al convento para estudiar, no para rezar. Pero esto nada tiene que ver con el no querer casarse para saber; no es que no haya querido casarse, es que no hubiera podido casarse y por eso el convento se convierte en su único refugio. Casarse en los términos que a ella le hubiera gustado. Casarse en el sentido en que ella concebía la relación entre hombre y mujer como una relación de paridad; de igualdad. Casarse sin que importara su intelectualidad, casarse sin que importara su condición de hija bastarda, casarse sin que fuera constreñida a las órdenes de un varón y tuviera que disimular: pretender vacuidad, reflejar frivolidad, ausencia de intelectualidad. Esta concepción del papel de la mujer en el siglo XVII es la que la llevó al exilio: al exilio del cuerpo y al exilio de los deseos. Sor Juana no estaba dispuesta a sacrificar lo que la naturaleza le había dado por las exigencias sociales de su época. Es en este rasgo donde encontramos a la heroína, en su resistencia, en su convicción incólume. En no haber cedido a pesar de la presión… y la prisión. La prisión del convento y la prisión del cuerpo. El convento y el hábito fueron, entonces, partes de un mismo camuflaje que le permitían esconder a la mujer y alimentar a

Es en el platonismo adoptado por Sor Juana donde encontramos una de las primeras notas de la lucha femenina en la historia: tratar de salvar su condición de persona. Es decir, el derecho sagrado a ser quien es, a no ser propiedad de nadie, a sólo pertenecer a la vida. 25


Fotos: Google public archive.

tonomía moral de la monja y de que nunca claudico en su calidad de intelectual.

la intelectual. La prisión en la que ingreso, a voluntad propia, fue siempre vista como el menor de los males para alcanzar el conocimiento. Pero como se sabe, el arte nace del diferente, del que no se acopla a lo socialmente establecido; el arte nace en el exilio, y Sor Juana, era diferente y por ello, estaba exiliada; exiliada de sí, exiliada de la sociedad. Pero no fueron sólo dos exilios a los que se sometió Sor Juana, hay un tercero: el exilio de las letras. Sobre los dos primeros, el exilio físico, el del deseo amoroso, y el exilio social, he dicho algo y se ha dicho mucho. Fueron voluntarios y con el propósito de alimentar el alma con los libros. Llevaba la idea de realizar lo que ella sabía que afuera le estaba prohibido. Sobre el tercer exilio, el de las letras, se ha dicho mucho y, parece, que se sabe poco. ¿Por qué abandonó las letras?, ¿Qué le hizo retirar sus libros y dejar de escribir? ¿Este tercer exilio fue voluntario también?, ¿Fue una forma de alcanzar la paz después de la guerra?, ¿Claudicó en su propósito?, o ¿Quiso consumar una vida de sufrimientos con una última gran hazaña: el ascetismo intelectual… privarse de todo? En realidad, parecería que una personalidad como la suya nunca claudicaría. No abandonaría su ser, que siempre consideró más grande y más fuerte que sus circunstancias. El texto descubierto en Monterrey y ahora reconocido como auténtico, La carta al confesor de 1681, parece ser una prueba más de la au-

26

En ella, Sor Juana le permite ver a su confesor Antonio Nuñez de Miranda (quien tenía fama de santo) que ella sabe bien los móviles de su comportamiento cuando él se lamenta públicamente por la falta de “progresos” de su penitente. En ella, Sor Juana no niega las “profanidades” de su vida, mas afirma que son menos malas que los chismes en que muchas hermanas emplean sus momentos libres. Añade en su carta que ella puede vivir sin director -pero no sin confesor- que la decisión de meterse monja fue suya y no de él, al fin, que ha de privarse de las cosas lícitas que le dan gusto, el día que ella lo decida. Es claro que Sor Juana hace valer una autonomía que no lo era permitida. Esto nos podría hacer pensar que Sor Juana fue condenada a dejar los libros, que fue silenciada. Pero Octavio Paz se extraña, y con razón, de que no se conserve ningún texto de retractación de su obra literaria. Este pequeño detalle, es esencial para creer que no hubo presión en Sor Juana, y también que no claudicó; a pesar de que ella misma pensaba “ser la peor del mundo, y merecer muchos infiernos”, pero en realidad, Sor Juana a pesar de aceptar su culpabilidad, nunca hace referencia a cuáles son los pecados que ella considera haber cometido. Puede haber tres posibilidades, me parece: 1) que el anuncio que hace en: Cartas al confesor, se haya concretado: “privarse de las cosas lícitas cuando ella lo decida”, esto haría que el tercer exilio también haya sido voluntario; 2) Haberse rendido ante las persecuciones en su vida, cansada, prefirió derrotarse, haciendo del exilio una acción prudencia, no digna de una heroína y 3) que la hayan silenciado coercitivamente. Prefiero pensar en que Sor Juana optó por la primera. Aquella decisión, que en mis cuestionamientos anteriores decía, arropa su vida con el valor moral del intelectual e incluso, con un valor estético en términos “senequistas” de la conversión como coronación de una vida excepcional.

La heroicidad que le atribuyo está, entonces, construida por varias piezas: Su personalidad, su convicción, su circunstancia y las represalias que sufrió, traducidas en tres exilios. El conjunto arma el paquete que hacen de Sor Juana una heroína y de su vida una tragedia.

René González de la Vega (Filósofo y diplomático mexicano). Embamex Países Bajos


27


CULTURAL

Minerva R

eleyó y releyó el reporte oficial hasta que empezó a dudar en la eficacia del lenguaje escrito para resolver un crimen o llegar a una veraz conjetura. Resulta que en este oficio el orgullo está depositado en desarrollar la empatía de entreverar y desnudar la contradictoria lógica que opera la mente de aquellos que transpiran el instinto desde la sangre y juegan a ser depredadores modernos, perfectamente organizados, escondidos tras un conveniente anonimato. En los ya casi treinta años que llevó en la fuerza, desde policía de tránsito hasta director de narcóticos, homicidios y delitos conexos, nunca vi a nadie tan consumido por los acertijos del crimen como a Juan Carlos Medina. El sujeto tenía un agudo olfato para la pista y la mentira, lo que lo convirtió en el sabueso predilecto de los altos mandos, incluyéndome. El puesto que Juan Carlos ocupaba no tenía nombre, era un líbero en un escuadrón con posiciones, la primera arma en entrar a una escena, la primera pluma en describirla. Creí y sigo creyendo que dejarlo suelto es la única forma de encauzarlo al bien a través del mal. Mi oficina quedaba frente a su cubículo, ya que sus acciones eran mi responsabilidad. Nuestra reputación como una implacable fuerza de trabajo vivía como rumor de pasillo y buro. Destacable sentido del humor, oscurísimo, maquiavélico e inteligente, con el que tomaba las ironías del oficio; a solas, en su escritorio, reía a carcajadas al leer las barbaridades que los testigos y los culpables nos relatan; acompañado, enfrente de colegas, en reuniones y juntas, donde todos esperaban escuchar la coherencia detrás del mito, la genialidad

28

detrás de Juan Carlos Medina, reservaba la suspicacia de sus palabras y callaba, hasta que tuviera la unánime verdad en la boca que tanto placer le provocaba. Disfrutamos, en discreción, el honor de descifrar los misterios cuyas variables terminan salvando vidas o encarcelando a las mismas en su debida justicia. Juntos marcamos época en la comisaría, nos adueñamos de elogios y menciones, eternos agradecimientos del alma o concurridas maldiciones. Existen ciertos números en la agenda telefónica de uno que, por el sólo nombre y apellido, se contestan a la brevedad posible sin vacilar ni hacer esperar al interlocutor del otro lado de la línea. Gabriel Cordero era el contacto directo con el gobernador de Guerrero. No hubo saludos, fue al grano desde las primeras palabras _Comisario Olavarría, se te requiere en Acapulco mañana mismo. Se trata de un asunto mayúsculo, no preguntes, sólo obedece. El punto de reunión será la palapa del gobernador a las tres de la tarde. ¿Enterado?_ Asentí y colgamos. Época de lluvia en las costas de Guerrero. El pacífico humedecía el ambiente de rocío, la brisa flotaba, las gotas se deslizaban por el retrovisor, nosotros callados, explorando la densa bruma obstruyendo la carretera. Cruzamos los kilómetros, yo fijo al volante, alerta de las rectas y las curvas que se desenmascaraban antes de anunciarse, Juan Carlos soñando despierto, inquieto por la urgencia de un cigarro. Arribamos a Acapulco antes del mediodía, el sol y las

nubes se alternaban al capricho del viento. Nos alejamos de Punta Diamante rodeando la montaña en espirales, pasamos la costera y playa Caleta. De brazos abiertos, nos recibió un indiferente Gabriel Cordero, quien aprovechó el saludo para confiscar nuestras armas, parte del protocolo de seguridad; ya despojados de pistolas, cuchillos y navajas en el caso de Juan Carlos, nos escoltaron al interior de la residencia vacacional del gobernador. Tras un laberinto de pasillos de mármol, techos ojivales, esculturas amorfas y pinturas eróticas, en general un excéntrico gusto del diseño, el final del corredor desembocó en una sombría sala de juntas. Ahí estaban reunidas algunas caras familiares, otras desconocidas, de las direcciones y coordinaciones de la policía Federal, musitando entre ellas, envidiosas, nuestras derrotas y nuestras proezas. _ ¡Todos tomen asiento!_ Ordenó el director de operaciones especiales, el implacable comisario Márquez, famoso por las doscientas vidas que su rifle había arrebatado, “legalmente”. Juan Carlos y yo nos sentamos frente al estrado, preparados con libretas y plumas, pero el oído alerta, como en la academia. Los demás hicieron lo mismo, obedecieron; era un conglomerado de lo mejor del mercado, el mercado de la cacería, de los bajos mundos del sistema de justicia, de los patológicos que portan una placa, del régimen disciplinario y de la doctrina que por naturaleza nos convierte en sicarios. Topamos miradas con nuestros colegas: Gary López, supervisor de seguridad aérea, un sonríete devoto del laboratorio, aunque bien parado en la política por sus


certificaciones en el pentágono; en la esquina inferior del cuadrante de sillas se encontraba la dama Rivas, aunque de dama no tenía nada la directora de inteligencia operativa; a su vez, Javier Islas, de delitos electrónicos y nuevas tecnologías, ignoraba a los presentes trabajando desde su computadora. Y así, desde intelectuales de finísima calidad, hasta pragmáticos asesinos a sueldo, detectives privados, el auditorio calló para despejar la duda, también obligación, que nos requería en ese preciso instante, en ese preciso lugar. Se apagaron las luces, el Comisario Márquez comenzó a hablar. _Buenas tardes. Esto que tenemos aquí es una operación encubierta. Les recuerdo que acaten las normas de extrema confidencialidad. Les pido su máxima cooperación y determinación en el asunto. Si nadie tiene preguntas al respecto, guarden silencio hasta el final de la sesión. Gracias. _ Ezequiel Gill, el gobernador, emergió de un ángulo ciego y se quedó parado de brazos cruzados, disimulando la tragedia, quieto en un rincón. El comisario Márquez prosiguió: _ La señorita Pamela Campos, la amiga secreta del gobernador Gill, fue hallada muerta la mañana del pasado martes dentro de la recámara principal de esta misma residencia. El gobernador nos asegura que por ahí de las 8 a.m., percatándose que su acompañante aún permanecía dormida, la dejó acostada en la cama para darse una ducha. Veinte minutos después, al salir del baño, encuentra un cuerpo frío, desfigurado únicamente del rostro, en la misma posición que lo había dejado, de costado. Erase como si la explosión del cráneo hubiera sido provocada por una causa antinatural y no por un atentado atroz y cobarde. Ya analizando la escena del crimen rigurosamente, dimos con los pedazos de aluminio de una carga explosiva, creemos que colocada en la almohada instantes antes de su muerte, y una carta a puño y letra encima del taburete. Hay una cámara de seguridad en cada vértice de la casa. Los videos, las cerraduras intactas, los pisos impecables, los ojos de los guardias y los audios de los micrófonos, demuestran que nadie pudo

haber entrado y pasar desapercibido, nadie humano. Por motivos implícitos, esa precisa noche, cuando el gobernador esperaba compañía, se desactivó el registro de video del cuarto nupcial. Sólo tenemos acceso a los audios, a una carta firmada con el pseudónimo de “Júpiter”, y a la certeza de que la ventana, a treinta metros sobre el acantilado, abierta estaba. Normalmente contamos con un cuerpo de seguridad de dieciséis agentes de confianza, quienes resguardan, en grupos de dos, las periferias y los interiores de la casa._ se proyectó en la pared una fotografía de la carta, escrita por una hermosa letra cursiva de vivos remates y espirales:

Al igual que tú, me veo amparado en la cobardía de enviar al otro a ajustar cuentas pendientes. A diferencia de ti, mis formas son elegantes y puntuales, gozo de un don que nunca podrás entender, la inteligencia. Puede que sea tu vecino, puede que conozcas mi rostro, puede que seas tan ignorante que nunca me hayas visto, tranquilo, nunca me verás. Prefiero sembrar el miedo desde los aires, por la ventana, robarte la tranquilidad hasta aburrirme de tu agonía, hasta casarme del placer de escucharte sufrir, para después matarte. No veo la necesidad de estúpidas rimas y pistas que galardonen la sangre en tus sábanas, ya que únicamente existe una explicación a la muerte de tu amada.

Júpiter

Durante la visita, reprodujeron audios y videos de los dos mil quinientos metros cuadrados de construcción, y absolutamente nada. Las fotografías del cadáver me revolvían el estómago. La fidelidad de sonido de las grabaciones era tal, que atendimos las respiraciones de Pamela hasta el segundo en que la descarga la hizo dormir todavía más profundo. De la sala de juntas, el gobernador y el comisario nos guiaron exhaustivamente por la casa; Juan Carlos y yo detrás de ellos, los demás detrás de nosotros. En-

fatizamos en el dormitorio centímetro a centímetro, y aun así, a la falta de hacernos las preguntas correctas, la nula certeza le dio rienda suelta al delirio. El grupo divaga en fantasiosas y lejanas teorías: drones miniatura controlados a distancia, un acto suicida, conspiraciones partidistas, un experto alpinista. Se discutía sin sentido para defender el orgullo del oficio, en lugar de colaborar cada quien con su perspectiva y conocimiento. Juan Carlos anotó los pormenores en su libreta y calló. Escuchar, en el amplio significado de la palabra, era una virtud que practicaba con maestría. Como en una fiesta de cocteles, los invitados, poco a poco, se marcharon apenados por decirle adiós al anfitrión; algunos se despidieron, otros no. Esperando la documentación, propia de un trámite policiaco, charlamos con el comisario Márquez justo afuera de la vivienda sin escoltas ni vigilantes acosándonos. Una gama de sonidos viajaba por el aire, envolviéndonos de confusión y deleite: el mar rompía en las rocas, periódicamente azotaba; los reclamos y los cantos de las aves se degustaban melódicos; orquestas de insectos sonorizando el paisaje. Estaba en aquella atmosfera cuando Cordero interrumpió para entregarnos un folder y una memoria. Apagamos el cigarro y nos despedimos. Sabíamos que sería un trámite largo, pecamos de ingenuos. A los quince días regresamos a Acapulco; examinamos la misma escena del crimen, misma habitación, misma construcción, mismo método artístico, distinto cuerpo inerte. La seguridad de la mansión se había duplicado, más no fue suficiente. La primera dama de Guerrero, Julia Moran, en idénticas circunstancias que la amante, perdió la vida mientras su marido se bañaba. A diferencia de la desaparición de Pamela Campos, cuyo cadáver e identidad se disiparon en las profundidades (o en los intestinos) del pacífico, la noticia de la señora Julia se propagó por los medios de comunicación, como la sangre se propaga en el agua. La presión de la opinión pública destituyó al gobernador de su cargo,

29


y a la carencia de evidencias y testigos, el incomprendido señor fue sometido a juicio. Durante estos procesos legales en pleno escándalo internacional, observamos con detenimiento el comportamiento de Ezequiel, llegando a la conclusión de que sus lágrimas, sus gestos de pánico, su rostro enfermizo y su voz quebradiza, eran auténticas muestras de amor por su difunta esposa. Juan Carlos releyó y releyó el reporte oficial hasta que empezó a dudar en la eficacia del lenguaje escrito para resolver un crimen o llegar a una veraz conjetura. La miseria del gobernador tras las rejas nos era indolente, su patrimonio fue producto de fraudes y engaños, nunca disparó un arma, el cobarde ordenaba a sus subordinados que lo hicieran. Lo que ansiábamos se fundamentaba, como todo oficio bien logrado, en aspirar al máximo reconocimiento de nuestra desvalorada vocación. Aun trabajando a marchas forzadas en el caso, los meses pasaron en interrogatorios absurdos y releídas inverosímiles, hasta que la investigación colapsó, se dio por perdida. De aquel grupo encubierto que se reunió en la palapa, los integrantes fueron archivando el caso en el olvido, y sin ningún problema, siguieron con sus vidas y carreras. Juan Carlos se mantuvo productivo, ecuánime, aunque yo sabía que en sus apuntes y cuadernos, en sus horas lúcidas de catarsis, tenía presente la cosquilla de la duda de aquella intriga. Por algún tiempo, aunque con cautela, se desentendía de sus deberes para invertirle horas al caso; sin embargo, mientras más se esforzaba en determinar las variables, más se hundía en las fangosas arenas de las posibilidades. Así que optó por un drástico cambio de investigación, solamente escuchar. La vida siguió y el escándalo y la noticia se diluyeron en el agua. El reclusorio norte fungió como un severo purgatorio a los pecados de Ezequiel, a quien violarían brutalmente como bienvenida, golpizas diarias como parte de la rutina. Las cosas cambian radicalmente en cinco años, aunque permanecen. Me ascendieron a comisario general de la policía federal.

30

De un día a otro, a Juan Carlos le asignaron la coordinación de investigación de campo, puesto que innovaría desde sus primeras acciones, colocándola como el área más efectiva de la fuerza. Ya ni siquiera era tema de plática el misterio de Acapulco; ambos lo pensábamos como un mal recuerdo de un intenso sabor amargo. Fue la noche del 23 de Abril, cuando la vida nos reveló algo más allá de un misterio paranormal o un simple asesinato; se destapaba una verdad ante nuestros ojos, que a su vez despertaba otras preguntas de mayor importancia. Jugábamos póker, como cada jueves, en el décimo piso de la torre Magnus, en el departamento de Ramón Salcedo, un viejo amigo del trabajo. Éramos cinco especímenes colegas disfrutando del azar y de unas copas de whiskey y ron. Precisábamos de tranquilidad para concentrarnos. Juan Carlos estaba sentado frente a mí, le tocaba repartir pero no lo hizo, su mirada nos indicó el causante de su distracción, partícula divina de la noción. Imperceptible al oído, maravilloso a la vista, un búho adulto, pardo, planeaba por los interiores del departamento, aprovechando las corrientes de viento para desplazarse cautelosamente en silencio. La criatura se fugó, al igual que como entró, a través de la ventana hacia la uniforme oscuridad de la noche. _ Juan Carlos, sigue repartiendo por favor. El inquilino del piso diecinueve tiene dos búhos de mascotas, totalmente inofensivos. Ese se llama Venus, el adulto se llama Neptuno. _ declaró un impaciente Ramón Salcedo. Se repartieron las cartas, también las miradas; Juan Carlos foldeó la mano en primera instancia. Los integrantes de la mesa, normalmente callados, reservaban sus pensamientos para las fichas, el trago y el juego. Tardé en procesar lo que significaba aquel alivio y aquella satisfacción en el semblante de Juan Carlos, pero lo pude entender hasta que entrelacé esos últimos cabos. Su mirada, al otro lado de la mesa, me lo explicó todo; me explicó que el búho era el eslabón perdido de la

pesadilla de Guerrero, que un entrenador de pájaros, en algún punto del país, sobrepasó al sistema de justicia y a nuestro unánime ingenio, y que la vida, por si sola aunque misteriosa, se comunica mediante ficciones tan evidentes que somos incapaces de percibir. Compartimos una risa y una copa brindando por aquella ironía. Noquisimos investigar de más. Saberlo nos fue suficiente.

Mario Arturo Robles


Ilustración anónima cortesía : @thegraphicsfairy

31


32


+31(0)70-360-2900

editorial.origenes.mx@gmail.com

https://embamex.sre.gob.mx/

Orígenes marzo abril 2018  
New
Advertisement