Page 62

que mirar más del tercer enlace para encontrar lo que necesitas. Microsoft, por ejemplo, ha estado trabajando en su proyecto ‘Adam’, que lanzó hace unos años y que se supone es el mejor buscador de imagen, una profunda red neuronal construida en hardware y experta en categorizar las diferentes razas de ‘corgi’, la raza de perro favorita de la Reina Elizabeth II, con quien hicieron el experimento que usó 14 millones de imágenes. Lo más interesante del proyecto Adam es que puede aprender. Cada capa que lo compone puede aprender conceptos reconocibles sobre el perro de la capa que esté encima de ella. Realmente, en el aprendizaje es donde se encuentra una de las claves de la inteligencia artificial. De hecho, cuando el chatbot en la película Ella comienza a aprender y a socializar con otros en el mundo virtual, finalmente termina cambiando lo que quizá nos hubiese parecido un predecible final en la nueva era de la inteligencia artificial. Luego de aprender, viene la autoconsciencia... es ahí donde las cosas comienzan a complicarse y aún no tenemos idea de lo que podría pasar.

La producción de la autoconsciencia Un programa artificial comienza a aprender, ¿puede así adquirir una personalidad?, ¿intereses propios?, ¿ser consciente sobre sí mismo y su alrededor?, ¿establecer lazos sociales con otros de su mismo tipo y con los seres humanos? ¿Qué pasa entonces con esos entes? ¿Qué tan lejos estamos de crear alguno semejante? Si no has conversado con un chatbot te invitamos a que lo hagas. Pasa por donde Mitsuku, ganadora del premio Loebner que se entrega en honor a Alan Turing, por poseer la conversación más humana entre los participantes. De hecho, Mitsuku tiene lo que se podría llamar “actitud”, parece impaciente y no parece existir para agradar, más aún, puede enojarse contigo si te enojas con ella y sus respuestas son bien al grano; (puedes ver el enlace en el cuadro más abajo). O tenemos el ejemplo de Jibo. Un pequeño robot que más que humanoide representa el tipo de inteligencia artificial con que se está trabajando en el momento. Jibo reconoce los miembros de la familia, interactúa, enseña, entiende lo que le dices y sigue tus órdenes, ya sea descargar una receta en Google o tomar una foto de tus amigos que te visitan. El proyecto es fundado por la profesora de MIT y especialista en robótica social, Cynthia Breazeal, quien por primera vez hizo un robot comercial en vez de uno para la investigación. Jibo estará listo a finales del próximo año. La idea extrema es conseguir que esas conexiones neuronales artificiales logren aprender, interactuar mucho mejor y, finalmente, alcanzar la autoconsciencia. Entonces podremos hablar de entes artificiales con sus propios cerebros que conseguirán 62

www.editoraneutrina.com

LOS ROBOTS SOCIALES Y EL AUTISMO Una de las aplicaciones emergentes de la robótica social es el suministro de terapia para niños con autismo. Terapeutas han comenzado a probar estos dispositivos, John-John Cabibihan, de la Universidad Nacional de Singapur y colegas, elaboraron un análisis sobre los numerosos tipos diferentes de robots que los terapeutas están usando y las técnicas que han desarrollado para que los niños autistas participen más. Un robot afable y de bajo costo conocido como Romibo, es uno de estos ejemplos. Creado por Aubrey Shick, el robot ha participado en programas en escuelas estadounidenses y los resultados apuntan a mayores beneficios en niños con autismo. Expertos en comportamiento dicen que los rasgos faciales humanos pueden abrumar a las personas con un trastorno del espectro autista (TEA). Investigadores de la Universidad de Vanderbilt encontraron que los niños autistas se sienten más cómodos mirando a un robot que a un terapeuta humano. En el 2013, el interés en la robótica social creció cuando la Universidad de Notre Dame publicó los resultados de un estudio de 19 niños con autismo. Los investigadores compraron un robot parlante apodado Kelly, para enseñar contacto visual y normas de conversación en niños autistas. Kelly es un robot Nao, tipo humanoide, desarrollado por la empresa francesa Aldebaran en colaboración con ocho universidades y empresas de robótica en el Reino Unido, Francia, Suiza, Grecia y Dinamarca.

Profile for Editora Neutrina

Órbitas científicas  

Vol. 3, No. 28, Julio/Agosto 2014 Tu revista de ciencia en español

Órbitas científicas  

Vol. 3, No. 28, Julio/Agosto 2014 Tu revista de ciencia en español

Advertisement