Page 163

FOTO ARCHIVO IVAN ROSADO

se suelen suceder son entre artistas. Y aquí salta a la luz el criterio con el que se manejan los conductores de tales espacios a la hora de diseñar una muestra. Luego de haberme entrevistado con los mismos concluyo que, salvo excepciones, el único criterio que prima es el de los contactos entre artistas, incluso para profundizar esta hipótesis vale remarcar el hecho de que sus exhibiciones carecen de curadores y textos curatoriales, confiándose los propios gestores de manera conjunta con los artistas del concepto, el diseño, la instalación, el montaje y la difusión de la muestra. Con respecto a las excepciones, indico el hecho de que la otra forma para acceder a una exposición de obra viene de la mano de las convocatorias abiertas que circulan a través de la denominada “institución arte” de la ciudad, donde la oferta entre convocatorias institucionales y alternativas se reúne. De este modo contribuyen tales espacios a mantener una complejo y diverso circuito cultural, convirtiéndose ellos mismos en un reservorio de ideas con las que aquellas instituciones de carácter un tanto más progresistas (entiéndase para el caso: macro,

CCPE/AECID y CEC) se procuran el descubrimiento de las jóvenes promesas. Pero esto no es inicuo, sino más bien ineludible, puesto que la condición de existencia de estos sitios no institucionales se debe a la necesidad de ámbitos de exhibición, donde los artistas legitimados tienen otra opción para mostrar su producción (las que suelen ser en tales terrenos un tanto más arriesgadas), como así también aquellos que aún no han sido descubiertos por las instituciones y sus patrocinados concursos. Claro que estos lugares alternativos no se oponen a la comercialización –todos pretenden vivir del arte–, pero al menos cabe señalar que sus propuestas están nada más lejos de lograr procurarse un rédito económico. Y así se confirma aquella máxima que me refirieron en Zona Roja: “estos espacios te permiten tirarte a la pileta”. Por lo que el circuito que en Rosario trazan tales espacios no institucionales se muestra como una instancia del movimiento dialéctico que en síntesis con su opuesto (lo oficial y patrocinado) genera el círculo vicioso del arte vernáculo que se cierra sobre sí mismo. § 161

Profile for Éditions du cochon

Anuario. Registro de acciones artísticas. Rosario, 2010  

El relato que se inscribe en estas páginas es el de la multiplicidad y la heterogeneidad de opiniones y posicionamientos, que no siempre coi...

Anuario. Registro de acciones artísticas. Rosario, 2010  

El relato que se inscribe en estas páginas es el de la multiplicidad y la heterogeneidad de opiniones y posicionamientos, que no siempre coi...

Advertisement