Page 162

saber: investigación en arte contemporáneo relacionada al uso de nuevas tecnologías. Por su parte, la fotografía revela un lugar privilegiado en Zona Roja, donde la motivación inicial de sus directores fue la de integrar tal disciplina al medio artístico local, ofreciendo para el caso una óptima sala de exposiciones que se conjuga con las áreas del laboratorio fotográfico a fin de brindar nuevos dispositivos de producción que se salgan de los canales tradicionales de aprendizaje artístico. Existen además dos espacios que prescinden de residencia física alguna, como el performático y multidisciplinario Estares, como así también La Herrmana Favorita, agrupación “endogámica” –tal como la adjetivan sus propios integrantes–, que tiene por objetivo habilitar y asistir a artistas emergentes, meta en cierto sentido lograda con su incorporación al Barrio Joven de ArteBa. Imposible pasar por alto la labor de gestores culturales que llevan adelante los chicos de Ivan Rosado, quienes más allá de sostener el espacio no institucional de mayor renombre en la escena local, le prestan una relevante importancia a la difusión editorial. Al igual que aquellos artistas locales de 1965, quienes para lograr acceder a la propia exhibición realizaron obras colectivas de carácter autogestivo en la plaza 25 de Mayo –las que conllevaban implícitamente una propuesta de reforma ampliatoria de los circuitos del arte, con la consiguiente degradación de los modelos de consagración convencionales–, los emergentes contemporáneos recurren a la misma estrategia a través de canales alternativos que les facilitan el equipamiento cultural en donde concretar sus proyectos. Desde allí los artistas inician un programa en el cual el objetivo último se presenta bajo la forma de la inscripción de su obra en el medio consagrado. Estos lugares autónomos son necesarios como plataforma de despegue hacia la tan anhelada legitimación, ya que no sólo les permiten exponer, sino que también ofrecen el indispensable reconocimiento entre pares. Me refiero a entre pares por el simple hecho de que la mayoría de tales ámbitos son llevados adelante por artistas y las relaciones que

El círculo vicioso del arte Francisco Tanzi Dispuesto a escribir sobre espacios de arte no institucionales en Rosario, me entrevisté con los encargados de la mayoría de los mismos. Digo la mayoría por el hecho de que poder encontrarme con todos se tornó una tarea compleja, no sólo por desavenencias de agenda, sino porque la invisible red que tejen tales sitios alternativos en la ciudad es lo suficientemente extensa como para fácilmente pasarse por alto alguno; prueba de ello es el hecho de que al momento de la redacción de estas líneas alguien me comentó que se estaba inaugurando un nuevo espacio. En nuestra ciudad, estos ámbitos se ocupan de brindar la visibilidad que las emergentes producciones artísticas merecen, por lo que los espacios no institucionales se ofrecen como nexos que vinculan la producción artística con su recepción social, a partir de proyectos particulares autogestionados. A la vez, la oferta expositiva varía de un sitio a otro –aunque todos, de manera general, se dediquen al arte contemporáneo. A modo de ejemplo nos podemos encontrar en un mismo pasaje con dos espacios alternativos, los cuales, tal como su distancia lo indica (uno en la planta baja, el otro en el primer piso, ambos ubicados en laterales opuestos) poseen un perfil bien diferente el uno del otro. Cultura Pasajera –abajo– se propone (re)construir un mercado para el joven arte rosarino, objeto por el cual el interés estético recae en formatos tradicionales, haciendo hincapié en la arista comercial de las producciones. En cambio en Oficina 26 –planta alta– optan por proyectos de carácter efímero, instalaciones en campo expandido de un día de duración, con la intención de escapar del formato tradicional remunerativo. Algo similar –ya fuera del pasaje– pretende la gente de Polirubro, quienes en su búnker ofrecen un amplio sótano blanco en el cual exponer –prioritariamente– aquello que no puede presentarse fácilmente en otros ámbitos, a

160

Profile for Éditions du cochon

Anuario. Registro de acciones artísticas. Rosario, 2010  

El relato que se inscribe en estas páginas es el de la multiplicidad y la heterogeneidad de opiniones y posicionamientos, que no siempre coi...

Anuario. Registro de acciones artísticas. Rosario, 2010  

El relato que se inscribe en estas páginas es el de la multiplicidad y la heterogeneidad de opiniones y posicionamientos, que no siempre coi...

Advertisement