Page 154

s/t Homs

Con rigor lógico o divino, estableciendo años luz o semanas sombra, a merced de ábacos o mareas, considerando rotaciones que sobre sí misma la luna no puede dar, el transcurrir humano sin la base del tiempo pierde sustrato y se desintegra. Haciéndole nudos al viento, perezosa y confiada, la raza descansa bajo la sombra del árbol que fagocita al presente. El lenguaje, parásito de cualquier sostén, asegura la motricidad fina del sistema en función pura y exclusiva del pasado. Una ida edad de oro es el rosario en cuyas cuencas estancas el ahora casi no cuenta. Y aunque sea inevitable no pensarlo, el futuro como tal no existe. El futuro perece al ser escrito esculpió con tinta un poeta. Y el arte, ese maniquí símil-Venus mendigante sin brazos, serpiente desbocada en trance de su propio veneno, ¿a qué estrato temporal le da sus migajas? La contemplación es efímera, el acto de creación, eterno. Entre ellos un trazo débil significa lo que de hecho ocurrió, o no ocurrió, o ha ocurrido mal. Así, con irregular oscilación, montados al látigo del penitente más ortodoxo, vamos al encuentro de las preguntas: ¿A qué tiempo le ofrenda su ente un anuario? ¿El ahora de un anuario está en el pasado?

J.Z. Fuegos de artificio

152

Profile for Éditions du cochon

Anuario. Registro de acciones artísticas. Rosario, 2010  

El relato que se inscribe en estas páginas es el de la multiplicidad y la heterogeneidad de opiniones y posicionamientos, que no siempre coi...

Anuario. Registro de acciones artísticas. Rosario, 2010  

El relato que se inscribe en estas páginas es el de la multiplicidad y la heterogeneidad de opiniones y posicionamientos, que no siempre coi...

Advertisement