Page 119

al maravilloso Museo Castagnino a ver

obras de Niemeyer se realice en Rosario, ciu-

la muestra “Un invento del tiempo”, del

dad que desde el principio de la gestión so-

arquitecto Oscar Niemeyer, donde logramos

cialista se ha transfigurado, embelleciéndose

llevarnos un flyer de El Puerto de la Música,

en su urbanidad y multiplicándose en una

el proyecto que firma Niemeyer para la

monumentalidad que tiene escasos paran-

realización en los muelles rosarinos de un

gones: su nuevo Hospital de Emergencias,

complejo cultural con salas de conciertos,

sus centros de distrito, sus zonas ferroviarias

de exposición y un montón de cosas más.

remodeladas; su río, devenido hoy casi una

La muestra, donde había objetos inventados

construcción de la urbe. En fin. Sin embargo,

por Niemeyer en los que intentaban jugar

pese a que el arte no puede no ser político,

los hijos de los funcionarios que visitaban la

esta muestra, con toda esa afirmación de la

inauguración, fotos y planos de otras obras

necesidad del Puerto de la Música –que en

del brasileño centenario desparramadas por

los últimos días había sufrido los ataques de

el mundo, además de maquetas explicativas,

una oposición que arguye con la cháchara

videos y toda la parafernalia necesaria para

de la señora barreveredas–, resultó la menos

entender la importancia de Niemeyer –fue

política de todas: la grandeza explícita de su

el arquitecto de Brasilia, lo que amerita una

discurso y su puesta en escena borró con

y cien exposiciones–; la muestra, decía, se

cualquier rincón penumbroso en el que un

convirtió en un acto político en el que inter-

paseante pudiese hallar guarida para un acto

vinieron el intendente rosarino, el goberna-

de resistencia.

dor santafesino y un legislador, además de

Pero quién sabe. Como decía aquél predi-

haber convocado a un destacado número

cador del balompié que arrojaba sentencias

de funcionarios que de otro modo es difícil

como gárgaras desde la televisión, mientras

llevar a un museo. Todos hablaron a favor de

sostenía en la mano un cigarrillo en una

la cultura y celebraron que una de las últimas

boquilla, “por lo menos así lo veo yo”. § 117

Profile for Éditions du cochon

Anuario. Registro de acciones artísticas. Rosario, 2010  

El relato que se inscribe en estas páginas es el de la multiplicidad y la heterogeneidad de opiniones y posicionamientos, que no siempre coi...

Anuario. Registro de acciones artísticas. Rosario, 2010  

El relato que se inscribe en estas páginas es el de la multiplicidad y la heterogeneidad de opiniones y posicionamientos, que no siempre coi...

Advertisement