Page 102

FOTO LAURA GLUSMAN “La naturaleza de las mujeres” Espacio de Arte Fundación OSDE, Rosario

desdramatizan a través de cierto humor naïf

Emilia Bertolé. Estos son de 1915 y 1927,

infantil al evocar, por analogía formal, las

pero colgaban junto a unos autorretratos

siluetas pixeladas animadas de los videojue-

de Nicola Costantino de 2008. La mirada

gos Atari de los 80. La pequeña sala donde

saltaba a las mímesis fantásticas de Paula

se hallaban estas obras se destacó del resto

Grazzini, inspiradas en el collage surrealis-

de la muestra por su sugerente iluminación

ta. Se coló en el gineceo un autorretrato

teatral, que reforzaba el “melodrama” del

escultórico de Tito Fernández Bonina, parte

relato.

de un assemblage en colaboración entre él,

Otro relato de muy diversa índole es el

Lía Maisonnave, Noemí Escandell y Graciela

presentado por Armando en OSDE. “La

Carnevale (integrantes del Grupo de Arte de

naturaleza de las mujeres” tomó su título de

Vanguardia) expuesto en 1967.

un tópico de la filosofía clásica y en torno a

Los discursos de género están presentes

él ordenó las obras de 49 artistas rosarinas

como subtexto en obras contemporáneas.

de los últimos 100 años. La perspectiva de

Claudia del Río alude explícitamente a ellos

género prevaleció por sobre la periodización

con las frases que inserta en los vestiditos

histórica o estilística, haciendo coexistir en

de sus collages; pero no están tan claras,

una misma sala producciones muy diversas

por suerte, las intenciones del video per-

estéticamente. El montaje imponía al es-

formance de Lila Siegrist. Algunas autoras

pectador una serie de argumentos sobre la

“atrasan” certeras, como cuando Evelina

diferencia invisibilizada entre ser artista o ser

Calligari abruma de barrocas mostacillas

mujer artista. Las artistas rosarinas fueron

unos hermosos monstruos a lo Hanna

mostradas en su subalternidad de género,

Hoech. O cuando Michele Siquot, quizás

haciendo abstracción de la subalternidad

bajo la influencia de su par Silvia Lenardón,

geopolítica y de clase. Las argumentaciones

discípula de Grela, homenajea al maestro de

demasiado sólidas pueden ser convincentes

su amiga en un collage textil titulado Juan.

o sospechosas (¿qué o cuánto del campo se

En una sección dedicada a las mujeres y

está dejando afuera?) y sin embargo, más

la ciudad, estuvieron bien representados

allá de sus logradas o fallidas intenciones di-

no sólo la pintura, sino la gráfica y hasta el

dácticas y de tesis, fue un placer ver reunido

dibujo de esas dos décadas invisibles que

un corpus de obra tan amplio y bueno.

son las del 70 y el 80. Clelia Barroso y Olga

Por nombrar sólo a algunas, la muestra

Vitabile desplegaron, respectivamente,

permitió revalorizar como patrimonio local

alegorías y paisajes ensoñados en grafito

las pinturas surrealistas y casi folk de Aid

mientras que los aguafuertes de terrazas

Herrera (autora opacada por la figura de su

muy rosarinas de Liliana Gastón (1980 y

marido, Juan Grela), el neoexpresionismo

1981) remitían al recuerdo fresco de fugas

pictórico salvaje y refinado de Verónica

por los techos y exilios. Los viajes de Nanina

Prieto, un paisaje suburbano de Ada Tvarkos,

de Martha Greiner e Imágenes liberadas de

las sombras metafísicas de Elba Nalda

Coti Miranda Pacheco integraron la muestra

Querol o los radiantes retratos al pastel de

en la plaza 25 de Mayo de octubre de 1965. 100

Profile for Éditions du cochon

Anuario. Registro de acciones artísticas. Rosario, 2010  

El relato que se inscribe en estas páginas es el de la multiplicidad y la heterogeneidad de opiniones y posicionamientos, que no siempre coi...

Anuario. Registro de acciones artísticas. Rosario, 2010  

El relato que se inscribe en estas páginas es el de la multiplicidad y la heterogeneidad de opiniones y posicionamientos, que no siempre coi...

Advertisement