Page 1

Revolución

Raúl González Sierra

Cuadernos del Bicentenario


La caída de Porfirio Díaz Para 1909, Porfirio Díaz cumpliría setenta y nueve años, ya tenia asegurada la sucesión presidencial en Don Ramón Corral, quien tenia bastante mala fama; él representaba todo lo malo del porfirismo, pero sabia manejar bien los negocios públicos. Sin embargo, ni Díaz ni Ramón tomaron en cuenta al valiente e impetuoso ranchero coahuilense Francisco I. Madero. Madero nació el 30 de octubre de 1873, en la hacienda del Rosario, del municipio de Parras. Ya desde joven, Madero pensaba en servir a su país y sus estudios en Francia sus viajes por Europa le dieron una vasta preparación. En 1904, Madero se empezó a meter en la política de Coahuila, en donde tendría de amistades a los principales personajes de ese estado. Madero publicó un libro, en el expondría los principales males que aquejaban al país. Este libro empezó a circular los primeros días de enero de 1909 y se llamó “La sucesión Presidencial en 1910”, su principal objetivo era la reflexión sobre la mutabilidad de los hombres y sistemas. Madero reunió el día 22 de mayo de 1909 a los primeros socios, del que habría de ser el partido antirreeleccionista que buscaba llegar por medios pacíficos al poder y acabar con la dictadura más grande de México. Madero viajo por todo lo largo y ancho del país con su idea central: el antirreeleccionismo, en el que cifró todas sus esperanzas, para construir el futuro democrático de México.

La campaña de Madero cobraba importancia, por lo que el gobierno de Díaz trató de pararla en Monterrey, acusando a este de haber pronunciado en San Luis Potosí un discurso subversivo, el 15 de junio Madero fue encarcelado. Al acercarse las elecciones, Díaz dejó que fueran a votar todos los antirreeleccionistas encarcelados, el mismo Díaz votó y el pueblo entero también. Era claro que el partido antirreeleccionista se llevó la mayoría de los votos, pero oficialmente ganó la fórmula Díaz-Corral, de nada sirvieron las pruebas que presentaron los antirreeelccionistas sobre su victoria. Porfirio pensaba que el problema antirreeleccionista ya estaba solucionado y se dio a la tarea de festejar el primer centenario de la independencia de México echando la casa por la ventana: grandes fiestas, marchas impecables, el ejército mexicano vestido a la europea, todo a la perfección.

El Plan de San Luis El 6 de octubre de 1910, Madero logró huir de la prisión y se dirigió a San Antonio Texas, donde se reunió con amigos y colegas. Ahí firmaron un plan que se supone se expidió en San Luis porque aparece fechado en esa población, en el cual llama a los mexicanos a levantarse en armas a las seis de la tarde del 20 de noviembre, con el fin de derrocar a Díaz del poder.. En este documento Madero dice textualmente: “Desde que me lancé a la lucha sabía muy bien que el general Díaz no acataría la voluntad de la nación, y el noble pueblo mexicano, al seguirme a los comicios,


sabía perfectamente el ultraje que le esperaba; pero a pesar de ello, el pueblo… con admirable estoicismo concurrió a las casillas a recibir toda clase de vejaciones … En tal virtud y haciéndome eco de la voluntad nacional , declaro ilegales las pasadas elecciones y quedando por tal motivo la república sin gobernantes legítimos, asumo provisionalmente la presidencia de la republica, mientras el pueblo designa, conforme a la ley sus gobernantes. Para lograr este objeto, es preciso arrojar del poder a las autoridades usurpadoras que por todo título de legalidad ostentan un fraude escandaloso e inmoral”. Así empezó la guerra de 1910 en las cercanías de San Antonio Texas, un territorio propicio para los revolucionarios y la venta de material de guerra. Mientras que en México Díaz se preparaba para tomar el poder por sexta vez, en Estados Unidos fue electo presidente Woodrow Wilson, un fanático de la democracia que no veía con buenos ojos la dictadura de Porfirio. Flores Magón, los socialistas y la prensa liberal por su parte presionaban a Wilson para que al ascender a la presidencia cooperase a la caída del régimen porfirista. El 13 de febrero de 1911 Madero pisó suelo patrio, a los treinta días se le sumaron tres mil hombres, capitaneados por Pascual Orozco, Agustín Estrada, José de la Luz Soto y José de la Luz Blanco. A tales capitanes, pronto se unieron Francisco Villa, Guillermo Baca y Maclovio Herrera. Al final de febrero de 1911, la guerra se extendió por todo el país, los guerrilleros de Puebla, Morelos y Guerrero se presentaron amenazantes, acercándose a la ciudad de México. .

Porfirio Díaz no quería dejar el cargo, hizo a un lado al vicepresidente Corral y mandó a llamar a José Yves Limantour, quien sólo se atrevió a hacer recomendaciones a Porfirio sobre el gabinete presidencial. Chínipas, Indé y Meoqui cayeron en poder de los revolucionarios. Jesús Carranza, Emilio Salinas y Cesáreo Castro sitiaban la plaza fronteriza de Ojinaga. Talamante, Hill, Cabral y Salvador Alvarado marchaban hacia Ures con cuatrocientos hombres armados. Justo Tirado llevó la guerra a las puertas de Mazatlán. Iturbe, Banderas y Conrado Antúnez hicie. ron rendir a la guarnición de Topia. En Jalisco, Julián del Real, Julián Mediana y Enrique Estrada, combatían al gobierno. Ambrosio, Francisco y Rómulo Figueroa se apoderaron de Huitzuco. Martín Espinosa y Rafael Buelna al frente de ciento cincuenta hombres pusieron en aprietos a la tropa del gobierno, en las cercanías de Tepic. Torres Burgos, Otilio Montaño y los hermanos Emiliano y Eufemio Zapata tocaron a las puertas de la ciudad de México. El 8 de mayo de 1911, el portavoz de la presidencia, Don Francisco S.Carbajal, hizo saber a los revolucionarios de la decisión de Porfirio Díaz de abandonar el poder. Así el 21 de mayo de 1911, en Ciudad Juárez quedó firmado el convenio del cese de las hostilidades entre el gobierno y los guerrilleros. El 31 de mayo en Veracruz, Díaz dio comienzo a su exilio en Europa, se fue para no volver. Mientras tanto, Francisco León de la Barra asumió la presidencia por cinco meses y cinco días en lo que se celebraban las elecciones para la presidencia de la república. .


Revolución Maderista (1910-1911) El punto de partida del proceso revolucionario fueron las declaraciones realizadas por el presidente Díaz al periodista estadounidense Creelman en 1908, en las que afirmaba que el pueblo mexicano ya estaba maduro para la democracia y que él no deseaba continuar en el poder. Comenzó en el país una intensa actividad política y ese mismo año apareció el libro La sucesión presidencial en 1910, escrito por Francisco Ignacio Madero, que se convirtió en el manifiesto político de los grupos de oposición a la dictadura: las clases medias, los campesinos y los obreros, contrarios a la reelección de Díaz para un nuevo mandato presidencial, pero también opuestos a las costumbres aristocráticas y al afrancesamiento dominante, a la política económica del colonialismo capitalista y a la falta de libertades políticas bajo el régimen dictatorial. En abril de 1910 Madero fue designado candidato a la presidencia por el Partido Nacional Antirreeleccionista, fundado un año antes con un programa a favor del sufragio efectivo y la no reelección, pero sin claros contenidos sociales y económicos.

En mayo del mismo año se produjo en Morelos la insurrección de Emiliano Zapata al frente de los campesinos, que ocuparon las tierras en demanda de una reforma agraria. Díaz fue reelegido para un séptimo mandato y Madero intentó negociar con él para obtener la vicepresidencia de la República, pero fue encarcelado por el dictador en Monterrey el 6 de junio, aunque poco después obtuvo la libertad y escapó a San Antonio (Texas). El 15 de octubre de 1910, Madero y sus colaboradores acordaron el Plan de San Luis, que llamó a la insurrección general y que logró el apoyo de los campesinos al incluir en el punto tercero algunas propuestas de solución al problema agrario. El 20 de noviembre se produjo la insurrección de Francisco (Pancho) Villa y Pascual Orozco en Chihuahua, pronto secundada en Puebla, Coahuila y Durango. En enero de 1911 los hermanos Flores Magón se alzaron en la Baja California y los hermanos Figueroa en Guerrero. Pese al fracaso de Casas Grandes, en marzo de ese mismo año, el 10 de mayo los revolucionarios ocuparon Ciudad Juárez, donde se firmó el tratado por el que se acordaba la dimisión de Díaz, que salió del país el 26 de mayo siguiente, y el nombramiento como presidente provisional del antiguo colaborador de la dictadura, Francisco León de la Barra, que conservó a los funcionarios y militares adictos a Díaz.


El 25 de noviembre Zapata proclamó el Plan de Ayala, en el que se proponía el reparto de tierras y la continuación de la lucha revolucionaria. Orozco, tras ser nombrado por los agraristas jefe supremo de la revolución, se sublevó en Chihuahua en marzo de 1912, y otro tanto hicieron los generales Bernardo Reyes y Félix Díaz en Nuevo León y Veracruz respectivamente. El Ejército federal, al mando de Prudencio Robles y Victoriano Huerta, reprimió con dureza los levantamientos, estableciendo campos de concentración, quemando aldeas y ejecutando a numerosos campesinos. En la ciudad de México tuvo lugar en febrero de 1913 la que se denominó ‘Decena trágica’,

Presidencia De Madero (1911-1913)

El gobierno procedió al desarme de las fuerzas revolucionarias, pero los zapatistas se negaron a ello, exigiendo garantías de que serían atendidas sus demandas en favor de una solución para el problema agrario. El general Victoriano Huerta combatió a los zapatistas del estado de Morelos en los meses de julio y agosto de 1911, los derrotó en Cuautla y los obligó a refugiarse en las montañas de Puebla. Sin embargo, en las elecciones presidenciales resultó elegido Madero, que tomó posesión de su cargo el 6 de noviembre de 1911, pero que no logró alcanzar un acuerdo con Zapata ni con otros líderes agrarios por su falta de sensibilidad para resolver los problemas sociales planteados por el campesinado.

enfrentamiento entre los insurrectos y las tropas del general Huerta, que causó alrededor de 2.000 muertos y 6.000 heridos. Con la insólita mediación del embajador estadounidense, Henry Lane Wilson, el general Huerta llegó a un acuerdo con el general Díaz, destituyó a


La Revolución Constitucionalista (1913-1914) El gobierno de Huerta no fue reconocido por el gobernador de Coahuila, Venustiano Carranza, quien el 26 de marzo de 1913 proclamó el Plan de Guadalupe, bandera de la revolución constitucionalista, por el que se declaraba continuador de la obra de Madero y procedía a la formación del Ejército constitucionalista, al que no tardaron en sumarse el coronel Álvaro Obregón en Sonora, y Pancho Villa en el norte, mientras Zapata volvía a dominar la situación en el sur y este del país. La oposición a Huerta en la capital se realizó a través de la Casa del Obrero Mundial, de tendencia anarquista y defensora de las clases obreras urbanas, pero cercana a los planteamientos agrarios del movimiento zapatista, al que dotaron de una ideología más definida, y del lema "Tierra y Libertad", que los alejaba tanto de Huerta como de Carranza. Las tropas constitucionalistas, formadas por campesinos y gentes del pueblo, derrotaron al Ejército federal por todo el territorio nacional: Villa ocupó Chihuahua y Durango con la División del Norte; Obregón venció en Sonora, Sinaloa y Jalisco con el Cuerpo de Ejército del Noroeste; y Estados Unidos, tomando partido por los oponentes a Huerta, hizo desembarcar su infantería de Marina en Veracruz el 21 de abril de 1914.


5. El Triunfo De Carranza (1914-1919) Pronto surgieron diferencias entre los revolucionarios, divididos en tres grupos: los villistas, que ofrecían un programa político y social poco definido; los zapatistas, que mantenían los principios formulados en el Plan de Ayala; y los carrancistas, vinculados a la burguesía y deseosos de preservar los beneficios obtenidos por los generales, empresarios y abogados adictos a Carranza. En la Convención de Aguascalientes, en noviembre de 1914, se acordó el cese de Carranza como jefe del Ejército constitucionalista y de Villa como comandante de la División del Norte, así como el nombramiento de Eulalio Gutiérrez como presidente provisional. Carranza se trasladó a Veracruz, Gutiérrez llevó el gobierno a San Luis Potosí y la ciudad de México quedó en poder de Villa y Zapata, cuya colaboración inicial terminó un mes más tarde con la salida de ambos de la capital y la reanudación de las hostilidades. Con los decretos de finales de 1914 y la Ley Agraria de enero de 1915, Carranza ganó para su causa a amplios sectores de la población, mientras los ejércitos carrancistas al mando del general Obregón ocuparon Puebla el 4 de enero de 1915 y derrotaron a Villa en Celaya, Guanajuato, León y Aguascalientes, entre abril y julio del mismo año, por lo que Estados Unidos reconoció al gobierno

de Carranza en el mes de octubre. Villa inició en el norte una guerra de guerrillas y trató de crear conflictos internacionales con Estados Unidos, cuyo gobierno, en 1916, envió tropas en su persecución, aunque éstas no lograron capturarlo. En el sur, Zapata realizó repartos de tierras en Morelos y decretó algunas medidas legales para intentar consolidar las reformas agrarias y las conquistas sociales logradas, pero también los zapatistas fueron derrotados por las tropas constitucionalistas al mando de Pablo González y obligados, entre julio y septiembre de 1915, a replegarse a las montañas. En septiembre de 1916, Carranza convocó un Congreso Constituyente en Querétaro, donde se elaboró la Constitución de 1917, que consolidaba algunas de las reformas económicas y sociales defendidas por la revolución, en especial la propiedad de la tierra, la regulación de la economía o la protección de los trabajadores. En las elecciones posteriores, Carranza fue elegido presidente de la República y tomó posesión de su cargo el 10 de mayo de 1917. Zapata mantuvo la insurrección en el sur hasta que, víctima de una traición preparada por Pablo González, cayó en una emboscada en la hacienda de San Juan Chinameca, donde el 10 de abril de 1919 fue asesinado.


Carranza La mayor parte de los países con los que México mantenía relaciones diplomáticas, a excepción de los E.U., reconocieron a Victoriano Huerta. Igualmente lo hicieron todos los gobernadores del país, menos los de Coahuila, Venustiano Carranza y de Sonora, Alvaro Obregón. El 26 de marzo de 1913 Carranza se pronuncia contra el Plan de Guadalupe, desconociendo a Huerta, creando un ejército para derrocarlo y autonombrándose "Primer Jefe del Ejército Constitucionalista". En una revolución, las ideas son la fuerza impulsora y los hombres son los actores. En la revuelta carrancista, sin embargo, no había sino una idea: derrocar a Huerta y poner en su lugar a Carranza y, sólo había un actor principal: el mismo Carranza. El Plan de Guadalupe no hablaba de acabar con los grandes latifundios ni de mejorar la vida de los trabajadores, no existía en él ninguna idea nueva que no fuera poner a Carranza en el poder. La más sangrienta guerra social del Hemisferio Occidental fue desencadenada, sólo para satisfacer la ambición personal de Venustiano Carranza: la conquista de la presidencia de México.

El 7 de marzo de 1913 comenzó la campaña militar de Carranza que culminaría con la caída de Victoriano Huerta. Sus fuerzas militares estaban divididas en tres divisiones: la del Noroeste con Alvaro Obregón al frente, la del Norte al mando de Francisco Villa y la del Nordeste comandada por Pablo González. Sólo Emiliano Zapata no aceptó apoyar a Carranza en esta lucha. Respecto a la Iglesia, como ya vimos, gozó de tolerancia en el porfiriato y bajo los gobiernos de Madero y Huerta. Durante la rebelión carrancista, la Iglesia Católica se mantuvo al margen; aunque la situación cambió a partir de julio de 1914 por parte de los sublevados. En ese mes, el gobernador carrancista de Nuevo León, el Gral. Villarreal, decretó la expulsión de los jesuitas y de todos los sacerdotes extranjeros. Además ordenó la quema en la plaza de Monterrey de las imágenes de santos y confesionarios de las iglesias (Ramón Puente, Villa en Paz, p.5). Por su parte, Obregón sentenció a ocho años de cárcel al obispo de Tepic y expulsó del país a varios sacerdotes. En Jalisco, el gobernador Manuel M. Diéguez ordenó la detención de todos los sacerdotes de Guadalajara y la confiscación de todos los templos.


El Seminario Conciliar y el Colegio de los jesuitas fueron ocupados por la tropa. La soldadesca aprehendió incluso a los sirvientes de los sacerdotes, quienes fueron confinados en calabozos inmundos al grito de injurias y amenazas. Más de 120 sacerdotes de varias nacionalidades y el obispo de Tehuantepec, estuvieron encarcelados en la cárcel de Guadalajara. En Durango, los revolucionarios ocuparon también la iglesia de los jesuitas y las monjas carmelitas fueron ultrajadas. Se llegó al grado de desenterrar los restos de los arzobispos y obispos depositados en la Catedral, siendo arrojados a la chusma. Al Arzobispo residencial se le impuso una multa injustificada de 500 mil pesos y, como no los tuvo, fue apresado casi moribundo y encerrado en un calabozo junto con otros sacerdotes. En varias partes del país la soldadesca utilizó las vestiduras sagradas para pasearse por las calles en compañía de prostitutas. Los colegios, bibliotecas, laboratorios y hospitales de la Iglesia sucumbieron saqueados e incendiados. Los tiempos de persecución habían regresado, sólo que esta vez, se desencadenaría una de las más terribles llevadas al cabo contra los católicos en la historia del cristianismo. Mientras esto sucedía, el gobierno de Huerta se estaba tambaleando; pues el gobierno estadounidense apoyaba a las fuerzas carrancistas e intervenía abiertamente en el país. En mayo de 1914, el general Victoriano Huerta estaba totalmente acorralado.

Luchaba contra los carrancistas, contra la ayuda material del presidente Woodrow Wilson, quien ya había ordenado el bloqueo a Veracruz y contra el ejército de Emiliano Zapata que se acercaba a la Cd. de México con 20 mil hombres. Imposibilitado para gobernar, Huerta renunció el 15 de julio de 1914. Francisco Carvajal quedó como presidente interino, hasta la ocupación de la Cd. de México por Alvaro Obregón en agosto y la posterior llegada de Carranza. En noviembre de 1914, en la Convención de Aguascalientes, las fuerza revolucionarias designaron presidente provisional de México al Gral. Eulalio Gutiérrez y a Pancho Villa, Jefe del Ejército. Dos bandos surgieron en esta convención: el encabezado por Villa, Zapata y Maytorena y el jefaturado por Carranza y Obregón. Se desencadenó entonces otro episodio sangriento de la guerra civil, en la que los E.U. apoyaron incondicionalmente a Carranza. En abril de 1915, en Celaya, Obregón derrotó completamente a Villa. La famosa división del Norte fue aniquilada definitivamente en Chihuahua por el Gral. Plutarco Elías Calles. El 9 de octubre de 1915, el gobierno de Wilson reconoció al gobierno de facto de Venustiano Carranza. Inmediatamente, los jacobinos y anticlericales se congregaron alrededor de Carranza. Entre ellos estaban Obregón, Villarreal (el de Nuevo León), Calles, Salvador Alvarado y docenas más. La Iglesia fue marcada desde el primer momento como enemiga de la Revolución.


Pancho VillaDoroteo Arango Arámbula, más conocido como Francisco Villa y Pancho Villa (n. San Juan del Río, Querétaro)/Río Grande, Durango), junio 5 de 1878 - † Hidalgo del Parral, 1923) Jefe de la Revolución mexicana, cuya actuación militar fue decisiva para la derrota del régimen de Victoriano Huerta. Huérfano, tuvo una infeliz niñez y una conducta muy rebelde en la adolescencia, fue leñador, agricultor y comerciante, antes de hacerse militar revolucionario. Entrada en la Revolución En 1910 se unió a Francisco I. Madero, quien le nombró brigadier. Combatió a las órdenes de Victoriano Huerta, quien lo acusó de insubordinación y lo condenó a muerte. En 1911, con apoyo estadounidense, colaboró en la derrota del Ejército Federal de Porfirio Díaz. Cuando Francisco I. Madero es asesinado por una conspiración encabezada por Huerta, el 22 de febrero de 1913, los líderes militares del norte, encabezados por el Gobernador de Coahuila, Venustiano Carranza, llaman a levantarse contra el usurpador. Comienza así una nueva etapa en la Revolución Mexicana, en la cual Francisco Villa alcanza sus máximos éxitos militares al mando de la División del Norte, cuyo objetivo era avanzar desde Chihuahua al Centro del País y tomar plazas estratégicas resguardadas por el Ejército Federal. Francisco Villa condujo con éxito los asaltos de Ciudad Juárez, Saltillo, Zacatecas, Chihuahua y Torreón. Los ejércitos revolucionarios derrotaron a Huerta, quien marchó al exilio el 24 de junio de 1914. A pesar de la victoria, Villa estaba molesto con Carranza, quien lo postergó por la cercanía de otros jefes, además de que nunca concedió a la División del Norte el grado de Ejército ni a Villa el grado de general.

En 1914, Carranza citó a una convención de las fuerzas revolucionarias, para limar asperezas entre ellas, sin lograr su objetivo, pues Villa se apoderó de la Convención de Aguascalientes y rompió relaciones con Carranza. Villa tomó la Ciudad de México, a nombre del gobierno de la Convención, junto con su aliado Emiliano Zapata, en diciembre de 1914.

Lucha contra Carranza y Obregón

Carranza no se plegó a los dictados villistas de la Convención y huyó a Veracruz para encabezar desde allí su contraataque. Para ello tenía gran aliado, un estratega militar que superaría al genio tosco de Pancho Villa, se trataba del general Álvaro Obregón. Obregón logró derrotar a la División del Norte en la famosa Batalla de Celaya. El poder de la caballería de Villa no fue suficiente para derrotar las trincheras y ametralladoras modernos, del ejército de Obregón. En una batalla posterior, Obregon perdió uno de sus brazos a la artillería de los villistas. En 1915, los Estados Unidos ofrecieron respaldo a Venustiano Carranza. Los EE UU habían cambiado su actitud hacia Villa y le impusieron un embargo de armas, cortándole el suministro de las mismas que recibía desde poblaciones como Columbus, Nuevo México. Carranza recibió apoyo de los estadounidenses en la forma de suministro y comercio de armas, para que derrotaran a las de Villa. Batalla de Columbus Después de su derrota militar, Francisco Villa se replegó a Chihuahua, desde donde fraguó un golpe militar, que le serviría además para vengarse de Estados Unidos, después de que este país apoyara a Carranza.


Villa fue más enfurecido en contra de los EEUU y La Expedición Punitiva, cruzó al sur de CoWilson, por el uso de Obregón de faros gigantes, lumbus el 16 de marzo de 1916. La búsqueda alimentados por energía eléctrica norteamerica- de Villa llevaría a las tropas estadounidenses na, para ayudar Obregon a repeler un ataque de finalmente unas 600 km adentro de México, madrugada de tropas villistas en el pueblo fron- llegando rumbo al sur hasta la ciudad de Paterizo de Agua Prieta, Sonora en el 1 de noviem- rral donde, después de una escaramuza encabre de 1915. En enero 1916, un grupo de villistas bezada por la maestra Elisa Griensen, donde al mando del general de ordenes Ramon Banda participaron los niños del pueblo, los yanquis Quesada emboscaron un tren del México North retrocedieron a sus bases del norte de México. Durante 11 meses, los 10,000 soldados de la Western Railway, cerca de Expedición Punitiva de PersSanta Isabel , Chihuahua, y hing recorrieron los desiertos masacró a 18 empleados del inmenso estado de Chihunorteamericanos de la comahua. Pershing tuvo éxito dispañía minera "ASARCO". persando las fuerzas mexicanas Antes del amanecer del 9 que habían atacado a Columde marzo de 1916, un grubus, pero Pancho Villa, desapapo de 1500 invasores (el reció en el extenso territorio reporte oficial del ejecrcito mexicano y nunca fue capturaestadounidense dijo "500do. 700 participantes" del ejérPancho Villa se hacía acompacito de Villa al mando del ñar siempre por corresponsaGeneral Ramon Banda les, como el escritor estadouniQuesada atacaron el puedense John Reed; daba entreblo de Columbus, Nuevo vistas constantemente, hizo un México, disparando a todo contrato con Hollywood para civil que veían, como refilmar sus batallas, e incluso presalia al reconocimiento sus tropas recibieron uniforoficial del régimen carranmes nuevos para rodar algunas escenas con cista por parte de los Estados Unidos. Mientras tanto, Villa se había quedado del lado una mejor imagen; además tuvo relación con mexicano de la frontera con un pequeño grupo los periódicos extranjeros más importantes. de hombres. En Columbus los villistas, al mando Desde 1920, Villa se dedicó a administrar una del general Ramón Banda Quesada, atacaron un hacienda. Desde entonces comenzó sistemátidestacamento de caballería del ejército estadouni- camente a “redescubrir” y sacar sus tesoros de los diversos escondites para juntarlo todo en dense, confiscaron 100 caballos y mulas, incendiaron el pueblo y mataron a 17 estadounidenses una cueva oculta de la Sierra Madre. Sólo se y 67 mexicanos. Más de 100 villistas murieron en sabía que Villa hacía excursiones solitarias a la el ataque. Ésta sería la segunda vez que el territo- montaña, a veces durante varios días. Entrerio de los Estados Unidos es atacado por fuerzas tanto, Álvaro Obregón fue elegido presidente de México. Cuando el nuevo presidente de otro país. Obregón había consolidado su posición, empezó a hacer planes para librarse de Pancho La Expedición Punitiva Villa. Mediante una emboscada organizada El presidente estadounidense Woodrow Wilson por la policía secreta, el gobierno mexicano mandó matar al famoso bandido. Era la tarde envió tropas encabezadas por el General "Black del día 20 de julio de 1923, cuando Pancho ViJack" Pershing, que comandaría las fuerzas estalla murió en su coche, alcanzado por 47 balas dounidenses en la Primera Guerra Mundial. de pistola.


Emiliano Zapata 1879-1919

“Tierra y libertad”, frase que promovió este líder revolucionario. Luchó por tierras para su gente y su movimiento, y siempre fue caracterizado por ser local. Emiliano Zapata nació el 8 de agosto de 1879 en el pueblo de Anenecuilco. Fue el noveno hijo del matrimonio formado por Gabriel Zapata y Cleofas Salazar. Los habitantes de la región a la cual pertenecía Zapata eran campesinos con una situación difícil, al igual que la de los demás trabajadores de la tierra del país. Los salarios eran muy bajos y las jornadas como peón de alguna hacienda excesivamente largas. Las masas eran explotadas por tratarse de mano de obra barata. El campesino se veía amarrado a la tierra por una Emiliano Zapata relación paternalista, en donde las deudas se heredaban y los productos se compraban con va- A finales de 1910 Pablo Torres Burgos fue enviado a Estados Unidos por Emiliano Zapata les en la tienda de raya. para que se pudiera entrevistar con Francisco Emiliano se familiarizó con el campo desde muy I. Madero. El resultado de esta entrevista fue pequeño ya que trabajaba ayudando a su padre, la decisión de tomar las armas por Emiliano Zapata y otros 72 campesinos y con Juan Mojunto con su hermano Eufemio. Conocía bien su reno, Rafael Moreno, Maurilio Mejia y José región lo que más tarde le ayudaría en sus luVergara. Esto lo hicieron el día 10 de marzo de chas. Al alcanzar los 30 años de edad, Emiliano fue escogido como presidente del consejo cuando 1911, cuando proclamaron el Plan de San Luis. Después de eso se dirigió hacia el sur, persela junta de ancianos entendió que los jóvenes guido por Aureliano Blanquet y su batallón de tendrían que tomar parte de esa lucha en la que soldados. En este período del movimiento Zalos campesinos buscaban más libertad. patista sobresalen las batallas de Chinameca, En septiembre de 1909 fue electo presidente de la Jojutla, Jonacatepec, Tlayecac y Tlaquiltenanjunta de defensa de las tierras de Anenecuilco, a go. En ese período del movimiento Zapatista partir de ese momento empezó a estudiar los do- murió Pablo Torres Burgos. Por lo que Emiliano Zapata en 1911 se convirtió en jefe revolucumentos que acreditaban los derechos de los pueblos a sus tierras y de esa manera se convirtió cionario del sur. Las reivindicaciones zapatisen dirigente agrario de Morelos, su Estado natal. tas, que suponían una reforma agraria radical En el mes de mayo de 1910 recuperó por la fuer- (la tierra es de quien la trabaja) fueron inacepza las tierras de Villa de Ayala, que eran protegi- tables para los sucesores de Porfirio Díaz. das por el el jefe de policía José A. Vivanco. Des- Zapata se adhirió a Francisco I. Madero, porque en su plan de San Luis se promulgaba en pués de haber recuperado las tierras las dejó en posesión de todos los campesinos de aquel lugar. el artículo tercero una repartición de tierras. El plan también buscaba derrocar al dictador Algunos meses después participó en la reunión Porfirio Díaz y levantarse en armas el 20 de que se celebró en ese mismo lugar, es decir en Villa de Ayala para discutir lo que después sería noviembre. La noticia de la Revolución se expandió rápidamente por todo el país. el Plan de San Luis.


Zapata encabezó el movimiento en el estado de Morelos. La gente lo buscaba para unirse a él. La renuncia de Porfirio Díaz, el 21 de mayo de 1911, trajo al poder a Francisco León de la Barra como presidente interino. Éste envió a Victoriano Huerta a sofocar el movimiento. El 6 de noviembre e 1911, Madero asume la presidencia. Pide a Zapata que espere la repartición de tierras ya que había que hacer un censo para determinar una justa devolución de territorio. A esto Zapata responde con el Plan de Ayala, el cual desconoce a Madero como presidente y pide a las haciendas azucareras una cuarta parte de su territorio. El plan es redactado por el maestro Otilio Montaño y se mantuvo en acción durante nueve años. Las haciendas no aceptaron tal plan por lo que Zapata se dispone a luchar. El gobierno de Madero dura muy poco ya que Victoriano Huerta lo traiciona durante la llamada “Decena Trágica”. Zapata ahora lucha en contra del dictador Huerta y en su batalla local gana muchos adeptos. El ejército campesino de Zapata tiene un

control amplio sobre las tierras del sur por lo que la gente vuelve a trabajar la tierra. Estuvo presente en la Convención de Aguascalientes (1914), en la que los tres grupos más importantes que participaron en la Revolución Mexicana intentaron dirimir sus diferencias. Dicha Convención adoptó el plan de Ayala y eligió como presidente provisional a Eulalio Gutiérrez. Los grupos dirigidos por Francisco Villa y Zapata aceptaron los resultados de la Convención, no así el encabezado por el General Carranza, lo que provocó la continuación de la guerra civil. Cuando Venustiano Carranza ocupa la presidencia, después de derrocar al traidor de Huerta, trata de llegar a un arreglo con el dirigente del sur, cosa que no es posible. Zapata sigue con su lucha local y se le considera un rebelde. Había exigido a Carranza la inmediata devolución de tierras a los campesinos y esto no se había podido cumplir. Es así como el gobierno federal se ve en la necesidad de perseguir constantemente a Zapata, ya que se le consideraba una amenaza. Se planea un complot para terminar con su vida, por ello el coronel Jesús Guajardo le escribe diciendo que se quería unir a la causa. Hace algún tiempo, se publicó un texto que cuestiona la versión oficial de la muerte de Zapata Hasta la fecha no ha habido una respuesta de historiadores Zapata es el autor de la famosa frase «Es mejor morir de pie que vivir toda una vida arrodillado»


De Guadalajara a Colima, marchando por la vía del ferrocarril hasta Zapotiltic y de allí por la faldas de los volcanes, siguiendo el camino de las barrancas de Beltrán, Atenquique y El Muerto: 275 kilómetros. De Colima a Estación Campos, frente a Manzanillo: 92 kilómetros. De Guadalajara a México, vía Irapuato: 620 kilómetros. Total de kilómetros recorridos durante la campaña contra Huerta: 3498. RECONCENTRACIÓN DE TROPAS A VERACRUZ A RAÍZ DEL ROMPIMIENTO CON VILLA Y LA CONVENCIÓN 1914 De México a veracruz por la vía del ferricarril Álvaro Obregón Mexicano: 425 kilómetros. Ocho mil kilómetros en campaña Total de kilómetros recorridos en esta primera Distancias recorridas en campaña por el ejército a fase de la campaña contra Villa y la Convenlas órdenes inmediatas del general Alvaro ción: 425. Obregón CAMPAÑA CONTRA ZAPATA EN CAMPAÑA CONTRA OROZCO 1914-1915 Año de 1912 De Veracruz a Puebla: 333 kilómetros. De Agua Prieta por Colonias, Morelos y Oaxaca, Total de kilómetros recorridos en esta segunda Cañón del Púlpito, Ojitos, Casas Grandes y Pear- fase de la campaña contra la Convención: 333. son a Ciudad Juárez, distancia recorrida: 610 CAMPAÑA CONTRA LA CONVENCIÓN kilómetros. 1915 De Agua Prieta a Nacosari y regreso al punto de De puebla a México, vía Apizaco: 186 kilómepartida, librando la batalla de San Joaquín, distros. tancia recorrida: 248 kilómetros. Total de kilómetros recorridos en esta tercera Total de kilómetros recorridos durante la campa- face de la campaña contra la Convención: 186. ña contra Orozco: 858. CAMPAÑA CONTRA VILLA EN CAMPAÑA CONTRA HUERTA 1915 Años 1913-1914 De México a Celaya: 292 kilómetros. De Hermosillo a Nogales: 282 kilómetros. De Celaya a León: 134 kilómetros. De Nogales por el puerto de Palominos a Agua De León a Aguascalientes: 170 kilómetros. Verde (frente a Naco): 130 kilómetros. De Agua Verde por el puerto de Gallinas a Cananea: 50 kilómetros. De Cananea a Naco por la vía del ferrocarril: 47 kilómetros. De Naco a Nogales por la vía del ferrocarril: 187 kilómetros. De Nogales a Empalme, frente a Guaymas: 418 kilómetros. De Empalme a Culiacán: 542 kilómetros. De Culiacán a Mazatlán: 221 kilómetros. De Mazatlán a Tepic: 318 kilómetros. De Tepic a San Marcos, atravesando la sierra: 200 kilómetros.


Gral Alvaro Obregón, Francisco Villa y Gral Pershing De Aguascalientes a Zacatecas: 120 kilómetros. De Zacatecas a San Luis Potosí: 315 kilómetros. Batida contra Fierros y Reyes De San Luis Potosí a Celaya: 229 kilómetros. De Celaya a Estación La Griega: 60 kilómetros. De Estación La Griega a Salvatierra, vía Celaya: 99 kilómetros. De Salvatierra a Valle de Santiago, vía Celaya y Salamanca: 102 kilómetros. De San Luis Potosí a Saltillo: 390 kilómetros. De Saltillo a Torreón, vía Paredón, marchando por el desierto de Coahuila, haciendo un rodeo a la Laguna de Mairán: 390 kilómetros. Batida contra la columna de José Rodríguez De Agua Prieta a Naco: 52 kilómetros. De Naco a Cananea, por el puerto de Palominos: 57 kilómetros. De Cananea a Nogales: 140 kilómetros. De Nogales a Magdalena: 87 kilómetros. De Agua Prieta a Esqueda: 73 kilómetros. Total de kilómetros recorridos en esta cuarta fase de la campaña contra la Convención: 2700. RESUMEN En campaña contra Orozco: 858 kilómetros. En campaña contra Huerta: 3498 kilómetros. En campaña contra la Convención, incluyendo las cuatro faces: 3644 kilómetros. TOTAL: 8000 kilómetros.

Se notará que no se han contado como jornadas en campaña, las marchas que hicieron las tropas, en transportación por territorio ya controlado en nuestra República, o por vías extranjeras; por ejemplo: la movilización de la Columna Sonorense, de Ciudad Juárez a Agua Prieta, hecha por líneas norteamericanas; el regreso de las tropas, desde frente a Manzanillo hasta Guadalajara, para emprender de allí la campaña sobre México, en época de Huerta; la contramarcha desde Valle de Santiago a San Luis Potosí, después de destrozar a la columna de Fierros y Reyes; la movilización de las columnas de los generales Diéguez y Gavira a Sonora, desde Aguascalientes y San Luis Potosí, respectivamente; la movilización de tropas de Torreón a Piedras Negras, y de allí a Agua Prieta, por las líneas norteamericanas; y la movilización de Magdalena y Cíbuta a Nogales, y de allí a Agua Prieta por las líneas norteamericanas, para batir a José Rodríguez. En consecuencia, la suma de kilómetros que se anota indica la extensión lineal que hubieron de conquistar las fuerzas que estuvieron a mis órdenes directas en las distintas campañas a que se refiere mi obra. Álvaro Obregón.


BATALLA DE CELAYA En éstos días se representan los generales Joaquín Amaro, Martín Triana, Gonzalo Novoa, Luis Hernández, Alfredo Elizondo y otros más que se ponen a las órdenes del Constitucionalismo. El general Obregón con el grueso de su columna llega el 29 de marzo a San Juan del Río y el 31 propio entra a Querétaro y toma posesión como Gobernador el teniente y coronel José Siurob. El general Villa, a la sazón; se encontraba en el Estado de Nuevo León, donde había conseguido derrotar a los carrancistas , dominando por tanto casi todo el norte del país. Antes de abandonar la ciudad de México, el general Álvaro Obregón manda como vanguardia extrema al general Eugenio Martínez rumbo al norte, llegando a derrotar a los convencionistas y penetrar hasta San Juan del Río. Al saber esto que el general Obregón se acercaba al centro del país, sale precipitadamente de Monterrey dando muestras de dominio y disciplina entre su gente, que movilizó el grueso de sus tropas en cuarenta y ocho horas, desde el norte hasta Irapuato. Avanzan las dos poderosas columnas y llegan a ponerse frente a frente villistas y carrancistas, en Celaya. De estos combates que se iban a librar, se decidirái cual de los dos gobiernos habría de dirigir los destinos de México: el convencionalista o el constitucionalista. En los primeros días de abril de 1915, se entabla una de las más sangrientas batallas. Las caballerías villistas, con ímpetu, rebasan las líneas del enemigo. La artillería no cesaba de tirar granadas. Hubo momentos en que algunos cuerpos abandonaron sus posiciones; el espectáculo era terrible y doloroso a la vez para las fuerzas de Obregón

Pero una estrategia general Obregón hizo que cambiara la faz del combate“ inmediatamente di órdenes a los miembros del Estado Mayor para que se hiciera llegar parque del depósito de reserva a la línea de fuego y se movilizara en 15º batallón de Sonora que ocupaba nuestra extrema derecha bajo las órdenes de su comandante C. Coronel Severino Talamante, para cubrir la línea abandonada. Pedí en seguida una trompeta del 9no Batallón, Jesús Martínez con diez años de edad, único que pudo conseguirse en aquellos momentos y con el que me trasladé a las posiciones de defensa que por aquellos momentos habían quedado casi por completo abandonadas y ordené que la trompeta tocara diana; éste obedeció inmediatamente, desorientando con ello al enemigo, que contuvo su avance y empezó a tomar precauciones creyendo que aquella retirada obedecía a un plan estratégico para hacerlos acercarse a la línea. Mientras el niño continuaba tocando diana, recorría yo la línea distribuyendo los pocos soldados que quedaban, quienes repelían sus fuegos al enemigo”. Así se consumó la derrota de la División del Norte. Pero el Ejército Villista se creía ivencible y vuelve a la carga decididos a triunfar, efectuándose estos combates los días 12, 13 y 15 de abril en que volvieron a ser derrotados por el Ejército de Alvaró Obregón. El botín de guerra capturado, fue el siguiente: 31 cañones, 5 mil armas, 1 mil caballos, 6 mil prisioneros, cientos de heridos y muertos, incluyendo a generales, jefes y oficiales.


LA REVOLUCION EN TAMAULIPAS

Al iniciar Madero su revolución el 20 de Noviembre de 1910, se encontraban a su lado los hermanos Francisco y Emilio Vázquez Gómez, originarios de la Ciudad de Tula. La adhesión al maderismo se hizo notable en el estado con la participación del maestro rural Alberto Carrera Torres, que fue de los primeros en desconocer el régimen de Victoriano Huerta. Para las fuerzas constitucionalistas, Matamoros era un centro de gran interés, ya que por su situación fronteriza, les permitía obtener armamento. Lucio Blanco tomo la ciudad el 4 de julio de 1913, y de allí partieron las fuerzas que dominarían primero el noreste y luego el centro del país. En agosto se realizo el primer reparto agrario en el norte, cuando Blanco distribuyo entre los campesinos que conformaban las tierras de Hacienda de los Borregos.

Tampico, donde se encontraban las fuerzas huertistas, fue escenario de un incidente con el gobierno de Estados Unidos, siete soldados y un oficial de ese país fueron obligados a desembarcar de la lancha que enarbolaba la bandera norteamericana, pero inmediatamente se les puso en libertad y se dio una disculpa; sin embargo pretextando ofensas a su bandera. Estados Unidos ocupa el Puerto de Veracruz el 21 de abril de 1914. La economía del estado de Tamaulipas ocupa un lugar importante a nivel nacional, ya que contribuye en forma preponderante a la producción nacional de hidrocarburos y a la producción agropecuaria. La actividad petrolera que tenia fama le dio a Tamaulipas a principios de siglo, y más específicamente a Tampico, con el auge de la llamada faja de oro, persiste con las refinerías enclavadas en Reynosa y Ciudad Madero. La producción agropecuaria, sobre todo de sorgo, resulta de alto rendimiento para la economía del país.


Tratado de Guadalupe Constitucionalismo

Con Francisco J. Múgica, que era jefe de su Estado Mayor, y otros subalternos, fraccionó la hacienda “Los Borregos”, perteneciente a Félix Díaz. Así, distribuyó títulos de propiedad entre los vecinos, realizando el primer reparto agrario del norte, sin consultar a Carranza, esta acción irritó a Venustiano, por lo que casi al mismo tiempo dejó de ser jefe militar de la región, poniendo por encima a Pablo González Garza, por lo que Lucio Blanco pidió su traslado al occidente de México, en donde llegó a Hermosillo.

General Lucio Blanco Fuentes nació en Nadadores, Coahuila, en 1879. Liberal por herencia, fue descendiente directo de Miguel Blanco, ministro de Guerra en el gabi- Final de la guerra Fue en Sonora, donde conoció a Álvaro nete de Benito Juárez al triunfo de ReforObregón, su rival irreconciliable, y a PluEl Tratado de Guadalupe Hidalgo puso fin a la guerra entre Estados Unidos y México. Fue firma. Fue hijo de Bernardo Blanco y María tarco Elías Calles, con quién primero tuvo Fuentes. Blanco unfebrero Campesino mexicamado elfue 2 de de 1848 y constituye el tratado más antiguo que todavía está en vigencia una gran amistad aunque después se disno militante antireelecionista 1909,Como resultado del tratado, Estados Unidos adquirió más de entre Estados Unidosdesde y México. tanciaron. Aceptó ponerse bajo el mando que de hecho tomó doscientos parte en el mil movimiento un millón kilómetros cuadrados de valioso territorio y surgió como potencia de Álvaro Obregón y al frente de la cabaarmado de Madero, pero del quesiglo al serxix. asesimundial a fines llería del Cuerpo del Ejército del Noroeste, nado ésteMás se une constitucionalismo. alláalde las ganancias y lasInpérdidas territoriales, el tratado reviste importancia en la conen la que también destacó Rafael Buelna, gresó plenamente la Revolución Mexica- e internacional de México y Estados Unidos. Durante la gueformacióna de la historia nacional realizó grandes hazañas, como los ataques na durante rebelión orozquista, que los dirigentes estadounidenses adoptaron una actitud de rralaentre Estados Unidos a y la México, a Orendáin y El Castillo, donde se derrotó en susJesús negociaciones del tratado. Vieron la incorporación forzosa de casi la combatiósuperioridad en las tropas moral del General al general Mier. Carranzamitad Garzadel y de Luís Alberto Guajarterritorio nacional de México como un acontecimiento predefinido por la providendo. cia, que cumplía el destino manifiesto de difundir los beneficios de la democracia estadouni. dense a los pueblos inferiores del continente. En virtud de su victoria militar, Estados Unidos Fue de los primeros en seguir a Venustiano prácticamente dictó los términos del acuerdo. El tratado estableció un patrón de inequidad Carranzapolítica contra Victoriano Huerta en fey militar entre los dos países y, desde entonces, esta relación asimétrica ha acechado brero de 1913; fue uno entre de losEstados firmantes del y México. las relaciones Unidos El borradorydel fue a México por Nicholas P. Trist, el comisionado de paz estaPlan de Guadalupe contratado el grado dellevado Tedounidense, en el de 1847. niente Coronel comandó el verano Regimiento de Básicamente, exigía la cesión de Alta y Baja California y Nuevo México, el derecho de paso por el istmo de Tehuantepec y el río Bravo como frontera “Libres del Norte”, con sesenta soldados. El 10 de abril delTexas. mismo tomóEstados la po- Unidos pagaría hasta $20 millones a México y se haría cargo sur de A año cambio, blación de Nuevo León, y dos por concepto de reclamos de ciudadanos estadounidenses en deCerralvo, hasta $3 millones de dólares meses después a general por pro- negociaciones se abandonó la demanda de Baja California contra ascendió de México. En las siguientes clamación su tropa.deSupaso. carrera militarde la campaña militar, que había acarreado la ocupación estay de el derecho Después llegó a ladounidense cúspide cuando principios de laamayoría dede las principales ciudades de México, el gobierno mexicano acordó agosto sereunirse apoderócon de la plaza dediscutir MatamoTrist para los términos de la paz. Sin embargo, justo antes de que comenros, Tamaulipas, para el financiazaran lasclave negociaciones, Trist recibió instrucciones del presidente James K. Polk de volver a Washington D.C. No obstante, Trist decidió quedarse y reunirse con los representantes meximiento de la lucha constitucionalista. canos pese a que no disponía del estatus oficial.


Lucio Blanco en el primer reparto agrario

Su relación con Álvaro Obregón, Venustiano Carranza y Pablo González Garza fue la típica entre grandes personalidades cuyo éxito depende del opacamiento del otro. En términos militares Blanco se caracterizó por su ímpetu; en la política por su independencia. Asisitió en la Convención de Aguascalientes (que eligió a Eulalio Gutiérrez Ortiz como presidente interino de México) a las primeras juntas nombrando al marcharse al Coronel Ramón Oyervides como su representante. Ante la escisión de 1914, dejó el Ejército Constitucionalista y se unió a la Convención. Como era jefe militar de la Ciudad de México, su postura obligó a Venustiano Carranza a buscar refugio en Veracruz. Su relación con Álvaro Obregón, Durante el gobierno de la Convención figuró en Primera Línea como secretario de gobernación durante la presidencia de Eulalio Gutiérrez Ortiz. Por su enemistad con Francisco Villa, el pertenecer al grupo independiente de la Convención lo hizo salir del país, a Estados Unidos.

Regresó poco después apoyando a Venustiano Carranza, pero fue aprehendido y juzgado por un consejo de guerra, siendo defendido con éxito por José Urueta. En la casa de Lucio Blanco se integró la comisión permanente de pacificación, con la finalidad de hallar un arreglo entre las fracciones revolucionarias en pugna. Los generales Pesqueira, Buelna, Medina, Hay y Blanco debían realizar los arreglos en Aguascalientes u otro lugar neutral, para definir las organización que tendría el gobierno de la república. El Triunfo del Plan de Agua Prieta lo lanzó de nuevo al exilio, pero desde Texas, junto con Francisco Murguía, tramó un complot para vengar a Carranza e iniciar un movimiento antiobregonista. Al cruzar el Río Bravo, fue presa de una celada, por lo que aprehendido; murió fusilado en Nuevo Laredo, Tamaulipas, en 1922. Lucio Blanco tuvo dos Matrimonios, del primero nació Jesús Blanco Ledezma, que llegaría a ser Gral. de División del Ejército Mexicano, participando en la segunda guerra mundial con el escuadrón 201.


Cuadernos del Bicentenario Independencia 1 Independencia 2 Independencia 3 Fin de la Independencia México 1820-1840 Guerra México-Usa 1846-1848 La Reforma Intervención Francesa El Porfiriato La Revolución 1 La Revolución 2 La Revolución 3 México 1920-2010


Revolucion  

historia de la revolucion

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you