Page 1

BUDAPEST

1


GUIA DE VIAJE

2


BUDAPEST

BUDAPEST

GUIA DE VIAJE X. RAÚL GONZÁLEZ SIERRA

3


GUIA DE VIAJE

4


BUDAPEST

BUDAPEST

Desde lo alto de las colinas de Buda, desde los embarcaderos de Pesta. Desde los barandales de los puentes o desde la Isla Margarita. El resultado es el mismo: Budapest es la capital más hermosa del Danubio, una ciudad sin par, dividida en dos. El río escinde, une, trocea, marca, deslinda y engalana una ciudad hecha a la medida. Un camino de agua en donde los siglos se reflejan, la visión del Danubio roza el alma y mira de frente el horizonte de Buda y Pesta unido por los puentes de: Pelofi, Szabadasg, Elisabeth, las Cadenas, Margarita y más al norte el Arpad en los arrabales de Obuda. La vieja Buda sobre un asentamiento Celta y una posterior fortificación militar Romana. Si lo pienso un poco, aquella mañana de noviembre era especialmente fría. El cielo estaba cubierto de espesas nubes. Hay algo especialmente atractivo -un encanto adicional- en los mapas de grandes ciudades atravesadas por ríos. Pensar en Londres, en Florencia, en El Cairo, en Praga, en París. Un río funcionando como esa delgada pero decisiva línea curva que separa es un respiro y en movimiento que les regala a las ciudades la posibilidad de desarrollar dos lados de personalidades diferentes pero siempre complementarias. Una forma tan marcial como fluida de interrupción de lo urbano devolviendo todo el asunto al principio de la historia, cuando ahí no había hombres y, mucho menos, una ciudad, sino, apenas, un río que pasa. Budapest es un punto de encuentro, en la dilatada llanura entre los ríos Danubio y Tisza. Bisagra entre Oriente y Occidente. Capital protagonista de la historia con edificios de fachada monumental, colmados de balcones, salientes, frisos, frontones y cariátides. Arquitectura de esplendores y

5


GUIA DE VIAJE

fingimientos, una mezcla de robustez, de grave pomposidad y gigantismo pétreo. Budapest fue fundada siguiendo esa conducta tan centroeuropea de juntar varios pequeños pueblos para construir una metrópoli. En cualquier caso, el terreno ya era punto de referencia desde el paleolítico porque por allí era fácil cruzar el caudaloso río. Así lo entendieron los romanos, que decidieron fundar allí Aquincum. Así lo entendió Atila, que decidió conquistarla. Así lo entendieron los cristianos, que la reclamaron en el nombre del Mesías y se la entregaron a los Habsburgo, quienes la modernizaron para, con el tiempo, convertirla en una de las joyas de la corona del Imperio Austro-Húngaro. La I Guerra Mundial la sacudió mucho, la II Guerra Mundial la sacudió mucho más, dejando a Buda en ruinas y en manos soviéticas que recién la soltaron con las elecciones libres de 1990. Hoy y ahora, Budapest discute con Praga acerca de cuál de ellas es “la París de Centroeuropa”, mientras sus fachadas y avenidas son puestas a punto por potencias turísticas extranjeras y manadas de visitantes que -como alguna vez lo hicieron los godos, los longobardos, los ávaros, los tártaros, los magiares, los hunos, los otrosllegan a sus orillas con ganas de quedarse para siempre, de ya no irse nunca. Buda, situada en un conjunto de colinas en la orilla derecha del río. Con calles serpenteantes, escalonadas, pintorescas, empinadas, rematadas por el castillo, con murallas, bastiones, almenas, adarves, torres y campanarios. Plazoletas de adoquinados inmóviles en el pasado, dormidos en el recuerdo. El trazado básico de la ciudad data del siglo XIII, cuando se construyeron casas de dos pisos para los burgueses. La colina Gellert y la pequeña meseta del castillo de Buda, 6


BUDAPEST

con su ciudad adjunta, conocida como Viziváros o Ciudad del Agua. Buda tenía dos comunidades: la alemana cuya iglesia de Nuestra Señora se levantaba en el sur, y la húngara, cuya iglesia de María Magdalena estaba en el extremo norte. La apoteosis la alcanzó con Matías Corvino cuyos artesanos y albañiles italianos crearon la Corte Real más deslumbrante de la Europa del siglo XV. Los orígenes de Pest se encuentran en el período Romano, cuando se construyó una pequeña fortaleza para proteger el cruce en transbordador de los estrechos. A finales del Siglo X, los comerciantes se instalaron cerca del transbordador para explotar el tráfico fluvial. A partir de entonces se expandió hasta convertirse en una ciudad medieval sustancial y rica con una residencia real, un claustro dominico y una iglesia parroquial. Pest es el centro económico, comercial y cultural, todos los estilos artísticos de Europa están representados y se fusionan como una mezcla única. La ciudad interior de Belváros, se convirtió después en un amplia zona residencial, con iglesias y escuelas. La vecina Lipotváros o Ciudad de Leopoldo fue el centro de negocios y dominio de los judíos. Edificios neoclásicos como el Magiar Nemezeti y las iglesias calvinistas y luteranas. Mas tarde se construyeron los grandes bulevares cruzados por la radial Andrássy út, así como los nuevos puentes. Teatros, museos, hoteles enriquecieron el paisaje urbano de Pest. La construcción monumental de la basílica de San Esteban y el monumental edificio del Parlamento. Nada más simplificante y orientador, también, que un río a la hora de comenzar a conocer una ciudad. El Danubio es el segundo río mas largo de Europa y en Budapest suele tener 5 metros de profundidad. El período de mayor caudal es en junio y los niveles más bajos se alcanzan en octubre y diciembre. En tiempo romanos, el río fue la frontera más lejana del imperio y con su cadena de fortalezas, constituyó una barrera para las amenazadoras tribus del este. Después 7


GUIA DE VIAJE

su principal valor como ruta comercial y la importancia de Pest quedó señalada con la construcción de la Casa de Aduanas y el puerto franco al borde de la isla Csepel. Para evitar las constantes inundaciones, se profundizó y estrechó el canal principal y se drenó la tierra de las orillas. En la actualidad el problema no es el riesgo de inundación, todo lo contrario, a veces es necesario suspender la navegación por la escasez de caudal. Un río que atraviesa una ciudad es, finalmente, la excusa perfecta para detenerse en el centro de un puente, o tomar posesión de la verde y espiritual isla-parque Margarita- y no estar en ninguna parte. Un río es la forma perfecta de fuga perfecta. Alguien me comenta que, si se tienen ganas y tiempo, no hay nada mejor que remontar el Danubio hasta Viena. Hay barcos que hacen este trayecto. Siete horas de ida y siete de vuelta y, entonces, sí, la posibilidad única de verla acercarse, de volver a entrar a Budapest -a Buda y a Pest- como se debe: por ese río que la divide y la une para siempre. Contemplar Budapest desde cubierta -toda encendida y de noche-, pensando en que la vida es un río que fluye, entonces es probable que nosotros tal vez seamos esas ciudades que la vida atraviesa sin prisa para después seguir su curso y su destino. No es fácil descubrirlo si se pasea por las panorámicas orillas del río -el más justificadamente clásico de los paseos- y se mira para un lado, se cruza el puente de las Cadenas, se mira para el otro. Así, Buda ofrece la parte palaciega y real, la iglesia de Matías, los museos, la Biblioteca Nacional, los pequeños y exclusivos restaurantes como el Fortuna Étterem, los edificios medievales. En un momento de locura, alguien le ha adosado un injerto al Hilton Hotel a lo que fue un convento jesuita del siglo XVII, ordenados con elegancia a 60 metros sobre el Danubio, en el monte Gellért, que se escala sin esfuerzo gracias al Budavári Sikló Menetjegy, un antiguo tren-funicular. 8


BUDAPEST

Del otro lado, en Pest, el perfil de la ciudad está marcado por las ominosas y grises moles parlamentarias, que ocuparon el sitio de las viviendas rurales arrasadas por la gran crecida de 1873. la basílica de San Esteban, donde se conserva la mano de san Ildefonso, a la que sacan a pasear en procesión. Las tiendas de antigüedades y de libros de colección, el barrio judío con la más grande sinagoga de toda Europa, los tranvías amarillos, los cafés de la avenida Andrássy, la plaza Roosvelt, el distrito comercial en la calle Váci, los burgueses y ornados edificios de departamentos del centro en los que vivían los comerciantes y hombres de la industria del siglo XIX y, al fondo, los alrededores del Városiglet o “parque de la ciudad”. Lo dicho: dos perfectas postales a medida. Sin embargo, si nos movemos tierra adentro, aquí y allá, tanto en Buda como en Pest, se tiene la sensación un tanto perturbadora de haber llegado en el instante preciso en que ultiman los detalles para el estreno de una obra o de una ciudad en obras. Después de décadas de abandono, Budapest experimenta por estos días una renovación que se hace manifiesta en el simbólico palacio Gresham, alguna vez templo bursátil y hoy rodeado por los andamios que anuncian la próxima inauguración de un hotel Four Seasons, mientras que el célebre y bohemio café New York ha cerrado sus puertas, abiertas desde 1894, para abrirlas próximamente quién sabe con qué dueño y nombre. En todas partes se observa esta suerte de reconstrucción y metamorfosis donde lo que era una cosa ahora será otra mientras de todas partes del mundo llegan los alegres millonarios, quienes -gracias a las bondades de un boom inmobiliario que comienza a extinguirse- ahora ocupan un loft donde alguna vez bailaron aristócratas de nombre complicado. 9


GUIA DE VIAJE

Empiezo el recorrido en la plaza Clark Adam tér. Para abordar el funicular que asciende a la colina del Castillo. A la derecha está la residencia neoclásica del primer ministro. A la derecha el antiguo monasterio de Varzinhaz fue convertido en teatro por el ingeniero inventor de una maquina parlante y de un jugador automático de ajedrez que derrotó a Napoleón, que en realidad escondía en su interior a un pequeño genio del ajedrez. Este paseo por la colina del Castillo permite apreciar la ciudad vieja de Buda, restaurada después de la destrucción de la Segund Guerra Mundial. Atraviezo Disz tér y Tárnok utca hasta Szenthároság tér y presidiendo una plaza está el Régi Budai Varosháza, el antigua ayuntamiento de buda del siglo XVIII. En el lado oeste de la plaza tiene una ventana salediza por debajo de una estatua de Palas Atenea, protectora de buda. Una torre del reloj, con cúpula acebollada, se levaanta desde el piso superior de una capilla barroca, consagrada a San Juan el Limosnero. Del lado derecho está la iglesia Mátyás-Templom Halázbastya. La reconstrucción neogótica de la iglesia de Matías domina el lado este de la plaza. Si bien parece como un decorado, el Bastión de los Pescadores, situado un poco más allá, construído por el mismo arquitecto, todavía lo parece más. Mas al norte, el Hotel Hilton en Hess Andras tér que incorporó la base de una torre medieval, ahora es un casino y los restos de una iglesia gótica y un seminario barroco tardío. Una desviación por Táncsis Mihály utca, me lleva más allá de Erdody Palota número 7 donde está el Museo de Historia de la Música y al lado fue donde se detuvieron a los disidentes durante la revolución contra los Hasburgo. A la derecha está Hess András tér, y a la izquierda el número 3 de la Plaza está la antigua Voros-Sun-haz, la Casa del Seto Rojo. 10


BUDAPEST

Doy vuelta a la izquierda en el numero 4 hacía la librería café Litea. En el interior del numero 4 de Foruna utca está el Kereskedelmi és Vendéglatóipari Muzeúm, es decir el Museo de Comercio y Abastecimiento. Doy vuelta hacia el bastión Anjou para ver el monumento al último pachá turco. Después atraviezo Kapisztrán tér hasta Országház utca, a la derecha están los restos de la iglesia de Santa María Magdalena. En la esquina con Petermann biró utca, observo la moderna placa del muro La Monja Voladora que recuerda el convento de las clarisas Pobres, que más tarde fue la sede de la Dieta Hungara. Cruzo por Darda utca y me dirijo a al sur, a lo largo de Úri utca, donde hay insólitos nichos goticos para sentarse en la fachada de las casas. Supongo que los propietarios, acostumbraban permanecer en estos asientos en las tarde de verano, mientras que sus vecinos tenían que sacar sillas. Después de contemplar el Krisztinaváros desde la uralla oeste, doy vuelta a la izquierda al llegar a la estatua ecuestre de András Hadik y continúo hacia Szenháromság utca. En el número 7 está la famosa pastelería Ruszwurm, a finales del XIX había tal demanda de las pastas de Vilmos Ruszwurm, que los vieneses ordenaban que les enviaran por silla de postas. Doy vuelta al sur por la calle de Dísz tér hacia la árada de autobuses con dirección a pest y del várguz a moszkva tér. Inicio el recorrido desde el extremo oeste del puente Margarita y camino hasta Frankel Léo út por Vidra utca. En Frankel Leó út está el balneario Luckarcks con un agradable patio bajo la sombra de los árboles. En la pared hay placas de beneficiarios agradecidos de sus aguas curativas. Enfrente está el molino turco de pólvora en ruinas y la represa del molino. Camino hasta el fondo y luego a la izquierda veo el Baño Császár contruido por el pachá turco Sokollu. 11


GUIA DE VIAJE

Doy vuelta a la derecha para subir por una calle empedrada en el cruce de Torok utca y Frankel Leó út doy vuelta a la derecha donde está el Gul Baba Turbéje. Esta tumba de un famoso erudito derviche, tiene fama de ser el santuario musulmán más al norte de europa y es costumbre quitarse los zapatos antes de entrar. Continúo hasta el cruce de Gul Baba utca y Vérhalom utca, desciendo por apostol utca hasta Rómer Flóris utca, luego cruzo Margit korut y sigo por Fekete Sas utca hasta la estatua del general polaco Bem Szobor que luchó con los hungaros en la guerra de independencia.. En el lado oeste, están las oficinas del Foro democrático Húngaro. Mas adelante en Fo utca, está la capilla barroca de San Floríán. La entrada acristalada hay unos frescos y el pulpito exquisitamente tallado. Más adelante están los baños Király Gyogyfurdo que fueron construidos para la guarnición durante la ocupación turca. En el interior debilmente iluminado, el juego de vigas ligeras entre el vapor constituye toda una experiencia estética. Los baños son centro del ambiente gay de Budapest. Un cartel cerca de los baños indica el Ondoidei Múzeum donde están expuestas piezas relacionadas con la fundición, desde la Edad de Bronce hasta el acero. Continuo hacia el sur por Nagy Imre tér y doy vuelta a la derecha por Batthyány tér El Szent Erzsébet-templom está justo antes de llegar a la plaza. Inmediatamente a la derecha está la posada rococó en la señal de la Cruz blanca, desde donde salía la silla de postas para viena. El Szent-Anna está la sur. Al lado está la cafetería Angelika, descrita a veces como lugar de cita para la sociedad de los viejos gallitos. Más adelante, en Fo utca, está el Szilágyi Dezso teri templom, que es una iglesia calvinista. Más alla está la antigua iglesia de los caouchinos y enfrente está el elegante Francia 12


BUDAPEST

Kultúra Intézete. Los autobuses para Pest y Buda salen de Clark Adam tér, que está cerca. Me subo al autobús 86 a lo largo de Fo utca, en el lado de Buda y desciendo en la Clark Ádám tér que es una plaza situada en el extremo occidental del Szechenyi Lanchid, La plaza recibe el nombre del constructor escocés del Puente de la Cadena. Dos elegantes bloques, de Miklós Ybl flanquean el lado norte. Al oeste está el túnel de carretera que pasa por debajo de la colina del Castillo, construído tambien por Clark. Delante del funicular que sube al castillo, está el moderno mojón kilométrico a partir del cual se miden todas las distancias desde la capital. Camino 100 metros por el Lanchíd utca. A la derecha, llego a Varbazár que es un complejo de escaleras y terrazas diseñado por Myklos Ybk para unir el castillo con la orilla del danubio. En la calle hay una estatua de Ybk delante del Quiosco, que construyó en estilo neorrenacentista para camular la estación de bombeo de agua del castillo, donde funciona actualmente un casino. En Apród utca está la casa neoclásica de Semmelweis Orvostorteneti Múseum, es decir el Museo de Medicina, llamado así por el descubridor de la fiebre puerperal que nació aquí. Unos escalones ascienden entre el mueso y otra casa diseñada por Ybl, donde murió Adam Clark. En lo alto sigo el camino que rodea a la derecha y bajo un algarrobo, encuentro unas lápidas con inscripciones turcas. Después regreso hacia el sur, paso por el restaurante Arany Szavas Étterem situado en un sencillo edificio barroco a la derecha. Enfrente está la iglesia parroquial de Santa Catalina en la calle de Attila ut de La Tabán. Esta zona de emigrantes serbios, en su tiempo fue muy animada con bares y comercios. Al sur de la iglesia, bajo las avenidas que se ramifican desde el puente Isabel está el monumento a la prohungara Isabel 13


GUIA DE VIAJE

de Baviera, que fue esposa del emeprador Francisco José. Más adelante una tortuosa escalera conduce al monumento de San Gellérd, supuestamente martirizado aqui. El escarpado ascenso a lo alto de la colina se ve recompensado por las vistas. En la cumbre está el Monumento a la Libertad levantado al final de la guerra por los rusos. Por encima del monumento está la fea Citadella, construida por los austríacos como cuarteles y fortaleza para controlar a los habitantes de Budapest. Ahora hay en ella tiendas de regalos, un restaurante, un pequeño hotel y una terraza panorámica. Desde auí desciendo a través de un parque hasta el balneario Gellert. Tomo el autobús 86 desde Batthyány tér a Nagyszombat utca y desciendo frente al Anfiteátrum, construído por los romanos en el siglo II, tenía una capacidad para 15 mil expectadores. Según la epopeya alemana medieval, Atila el Huno gobernó desde este anfiteatro. Continúo a la derecha por Lajos utca y de nuevo volteo a la derecha por Timar utca, Finalmente llego a un prado bordeado por Árpád fejedelm útja. La Zsinagóga es un exquisito edifico neoclásico de la comunidad judía. Muchos de sus miembros participaron en las industrias de la seda y del cuero de la zona.. La sinagoga es ahora un estudio de televisión, más allá está el Hotel Aquincum, una construcción de ladrillo y cristal especialmente agradable.. Más delante está la Obudai plébánia Templom, enfrente a la iglesia hay un prado, un bosque de castaños con estatuas de piedra arenisca. Se levanta en el lugar donde hubo un campamento militar romano, parte del cual ha sido excavado.. En el interior de la iglesia, bajo el púlpito, está la tumba del conde Peter Zichy a quien el rey le entregó las tierras de Obuda después de la expulsión de los turcos. Más allá está la iglesia Calvinista de Kalvín koz, notable por su reflectorio en estilo original de Transilvania. 14


BUDAPEST

Cruzo bajo el puente Árpad híd hacia Szentlélek tér y Fo tér. En el pasadizo están los restos de los baños militares romanos. A la derecha está el hogar familiar barroco de los Zichy-Kastély. Contiene las salas en memoria de Lajos Kassák, dedicadas la más grande escritor húngaro de vanguardia. Al lado está el Museo Vasarely con obras del Op Art, Viktor Vasarely, nacido en Hungría. Enfrente está la plaza principal de Obuda que aparece flanqueada por casas barrocas, varias de llas convertidas en restaurantes. En la esquina de Laktanya utca está la escultura denominada caminantes en la lluvia, una dicvertida escultura de Imre Varga de damas con paraguas, hecha en bronce. Paso bajo Szentendrei út y doy vuelta a la derecha hacia la villa hércules. Situada en Meggyja utca 21. Perteneció evidentemente a un romano acomodado. Del mismo periodo son los restos de una capilla en forma de trébol en el cruce de Hunor útca y Raktár utca. Contunúo hasta florián tér, donde los tranvías van hacia Pest. El paseo empieza en el fuerte romano donde tuvo su origen Pest. El Contra Aquincum, es una pequeña fortaleza con muros de 3 metros de espesor, que fue un puesto avanzado del siglo IV situado en teritorio para proteger la ciudad principal de Aquincum, en el otro lado del río. Mas adelante está Belvárosi Plébánia Tempolm, la iglesia más histórica de Pest. Ha tenido una historia llena de acontecimientos, las iglesias románica y gótica quedaron destruidas y los turcos la convirtieron en mezquita. En su interior hay dos tabernáculos barrocos hechos de mármol rojo. Una desviación hacia el norte me lleva al Gorg Orthodox templom, en Petofi tér. Más adelante está Eotros Lóránd Egyetem que es la principal universidad de Budapest, due originalmente un gymnasium piarista. Paso bajo un arco que conecta el edificio camino de Kygyó utca y desde allí 15


GUIA DE VIAJE

a Ferenciek tere. En el numero 2 está el restaurante Szávés situado en uno de los pocos palacios barrocos que quedan en Pest. Ala izquierda está Parizsi Udvar, la arcada Paris flanqueando Ferenciek tere hacia el norte, está la notable arcada Jugendstil con su cúpula de vidrio pintado y de aspecto oriental. Aquí hay una buen librería, un quiosco con periódicos y el popular bar picolo. Al otro lado de Kossuth Lajos utca está el Ferenciek Templom. En el muro norte hay un relieve que muestra al conde Wesselényi rescatando a los habitantes de Pest en barco durante las inundaciones. Continúo por la calle siguiente y doy vuelta a la izquierda después de Petofi Sándor utca. Frente ami está el Pest Megyeháza Várgosháza, el ayuntamiento del condado de Pest en un sencillo edificio neoclásico, mientras que el ayunatamiento es una elegante obra barroca que fue originalmente un hospital para heridos de guerra, establecido por el emperador Carlos VI. Sobre la entrada hay un imponente Atlas que sostiene un globo terraqueo. La calle conduce a la plaza Szervita tér, cuya iglesi está en la esquina. A la derecha hay dos exquisitas casas Jugenstil en los numeros 3 y 5, especialmente la del techo de mosaico que es una florida representación de La transfiguración de Hungría. Doy vuelta a la izquierda por Petofi Sándor utca e inmediatamente a la derecha por regiposta utca y luego a la derecha por Vaci utva. Esta zona peatonal siempre está llena de gente. En la plaza está el monumento al poeta Hihály Vorosmarty. En el extremo norte está la famosa pastelería Gerbeaud, con su delicioso surtifdo de pastas vienesas y húngaras.. El cruce del metro donde se encuentran tres línes, está en la cercana Deák Fernenc tér, al este. Estoy justo afuera de las antiguas murallas de la ciudad, en el lado Pest de Szabadság híd a un lado de la antigua Kozgazdaságtudományi Egyetem, la universidad de Económía. 16


BUDAPEST

El edificio es una de las obras maestras de Miklód Ybl y fue originalmente la Casa de Aduanas. 170 metros de fachada y 56 metros de fondo, reflejan la importancia de Pest como centro de comercio por el Danubio a finales del XIX. Por detrás de la universidad está el más grande de los mercados centrales de Pest. Amino al este, a lo largo de Vamház korut hasta Kálvin tér. A la dercha se encuentra el Református Templom, esta iglesia neoclásica tiene en us interior la tumba de la Condesa Zichy. El Colegio Calvinista, en la cercna Ráday utca 28, contiene una exposición de Biblias. Desde Kálvin tér hay un paseo de pocos minutos por Mueseum korút hasta Magyar Nemzeti. Al dar vuelta a la izquierda está el Hotel Forona, cun una sección puente que salva la carretera por lo alto, se levanta al lado de la puerta de la ciudad. Más allá del arco hay una inscripción en la pared. Aqui se levabtó el musor de la ciudad medieval de Pest. M+as adelante, en la misma calle, a la izquierda, está la elegante y neobarooca Facultad de derecho y al lado la iglesia universidad. A principio del siglo XIX fue el centro del movimiento de la reforma. Aqui tambien se fundó una escuela del idioma hungaro en oposición al aleman. Doy cuelta ala izquierda y bajo por Szerb utca. Enfrente está la iglesia Szerb templom. Se dice que al principio del siglo XIX, una de cada cuatro casas de Pest, era propiedad de un comerciante serbio. Continúo por Deak Ferenc tér y camino hacia el noroeste cruzando Erzebet, dejando la estación intencional de autobuses a la derecha. A la izquierda veo el nuevo Corvinus Kempinski Hotel y en la esquina de Haemincad utca el antiguo banco ocupado por la embajada británica. En el centro de Erzsébet tér está la fuente de triple base, copia del her17


GUIA DE VIAJE

moso original de Miklós Ybl. Las damas montadas sobre la taza inferior representan los afluentes del danubio: el Tisza, el Dráva y el Száva. Atravieso por el pasaje entre los edificios de Becsi utca al sur. En esta plaza está la estatua que representa la sexto hijo del emperador Leopoldo II que hizo mucho por las aspiraciones hungaras. Doy vuelta a la izquierda, bajando por Jozsef Attila utca y a la derecha por Roosvelt tér. La plaza está flanqueada por los hoteles Forum y Atrium Hyatt en el extremo sur, y por el elgante Magyar Tudományos Akademia al norte. En el lado este están el Ministerio del Interior, el Gresham Palota, en Jugendstill y un edificio de oficnas conocidao como el palacio Espinaca, debido a su color. Camino por Akademia utca y doy vuelta a la derecha por Széchenyi utca y veo el antiguo edificio de la Bolsa en el lado oeste, es ahora el Centro Húngaro de Televisió, enfrente está el Nemseti Bank. Al norte está la embajada de estaos Unidos. La estatua cercan es de ungeneral estadounidense que imoidió que las tropas rumanas saquearan el museo nacional en 1919. El maravilloso banco de Ahorro de Correos está a la vuelta de la esquina. Continúo por Hold utca y doy vuelta a la izquierda por Alkotmány utca que conduce a koussuth Lajos tér. Este vasto espacio se halla dominado por el Országház de Imre Steindl. El edificio del parlamento fue construidos durante 17 años por unos mil obreros y artesanos. La enorme estrella roja de la época comunista ha sido quitada de la aguja. Las estatuas de la plaza representan a héroes en la lucha por la independencia.. Más allá de la Casa Blanca, antiguo cuartel de los comunistas, ahora son las oficinas de los parlamentarios. Las paradas de tranvía están en el extremo de Pest de Margit híd. 18


BUDAPEST

A bordo del autobús 26 me traslado a la Isla Margarita. Desciendo en la primera parada y a la derecha está Centenárium Emlékmú. La gran fuente iluminada por la noche, conmemoria el centenario de la unificación de Buda, Pest y Obuda. Camino a un lado de la enorme piscina cubierta de los Baños Hajós. Camino por el atractivo Roszakert, el Jardín de Rosas a la derecha. Mas adelante están los baños Palatinus al aire libre, que disponen de un mecanismo para producir olas artificiales. Entre los baños se encuentra una iglesia fransicana en ruinas. Al lado se constuyó al esplendida villa del Palatino José, que fue destruída por una inundación. El archiduque estimuló el desarrollo del balneario y de los jardines. Al noreste está reconstruida la iglesia románica de San Miguel cuyo convento en ruinas está cerca. En la iglesia hay una campana del siglo XV, descubierta bajo un arbol caído en una tempestad. Los monjes la enterraron allí, antes de la llegada de los turcos, para impedir que la fundieran para hacer cañones. A lo largo del paseo el Grand Hotel hay bustos de grandes pintores y músicos híngaros. Más all+a está el feo Hotel Thermal y al oeste el encantado jardín japonés. En el extremo de la isla, tomo el autobús 26 que sigue una ruta circular. Camino desde la estación de metro de Deák Ferenc tér, a través del lado este de Erzsébet tér, hasta la esquina de Bajcsy-Zsilinsky ut y Josej Attila utca. A la dercha está el Centro Comercial internacional. La arquitectura postmoderna de cristal reflectante y la escultura futurista de este edificio se observa en otras obras de Josef Finta y asociados como el Hotel Forum y el Taverna. Más adelante continúo por el boulevard Andrassy ut hasta llegar al Magyar Állami Operaház que es uno de los edificios más opulentos de Miklós Ybl que financió el emperador Francisco Fosé. Frente a la 19


GUIA DE VIAJE

Opera ahy un antiguo edificio de Odon Lechner usado ahora por la compañía de ballett. Desciendo la calle que hay al lado hasta Arany János Színház. Este teatro art decó hermosamente restaurado y en su interior es una maravilla. Más al este llego a Nagymezo utca que en otros tiempos fue el Broadway de Budapest y donde todavía hay varios teatros. Desciendo hasta el cruce con Király utca frente a la iglesia parroquial de Terézvaros, de finales del barroco. El pasadizo abierto que rodea la torre era para vigilar el fuego. En el interior hay dos exquisitos altares neoclásicos. Al otro lado del cruce en Király utca está el extravagantemente romántico Banco Nacional de Ahorros. Me detengo a observar las estatuas de los feroces jefes magiares sobre los pórticos. Doy vuelta a la izquierda por Király utca, hasta llegar al extremo sur de Litz Ferenc tér. La academia de Música es una extraña mezcla de estilo nacional húngaro u de carácterísticas eclécticas. Lo más notable es el vestíbulo sobredorado y recubierto de cerámica. En el auditorium, famoso por su acústica, se representan obras sinfónicas, de cámara y corales. Después camino al norte por la plaza, ante la estatua moderna de Franz Lizt, doy vuelta a la derecha por Andrassy ut hacia el metro en Oktogon. En la vasta Plaza de los Héroes, domina el monumento milenario de Gyorgy Zala. En lo alto de una columna corintia hay una representación del arcángel Gabriel sosteniendo la corona de San Esteban en una mano y la cruz apostólica en la otra. Según la leyenda el arcángel se le apareció al rey Esteban en un sueño y le dijo que convirtiera a los húngaros al cristianismo. En la base de la columna están las representaciones de las siete tribus magiares que llegaron a la cuenca de los Cárpatos. Delante de la columna y de los siete jefes montados a caballo hay un sencillo monumento a los soldados húngaros caídos en las dos guerras mundiales. Por detrás de la columna del arcángel hay una columnata en 20


BUDAPEST

forma de media luna con estatuas de figuras significativas de la historia húngara. Por encima se encuentran esculturas alegóricas de la guerra y la paz, el trabajo y el bienestar, el conocimiento y la gloria. A un costado del Bastión de los Pescadores, fortificación instalada sobre la colina del Castillo con sus siete torres puntiagudas en recuerdo de las siete tribus magiares fundadoras de Hungría. Continuo por la avenida paralela al Danubio, y cruzo por el Puente de las Cadenas hacia Pest. Me dirijo hacia el norte a un costado del Parlamento Húngaro. Su fachada de 250 metros está formada por arcadas decoradas con motivos góticos. Coronando la amplia avenida se encuentra la Plaza de los Héroes. Budapest, a diferencia de sus cómplices y competidoras Viena y Praga- no disfruta de la protección de santos patrones turísticos como Sigmund Freud y Franz Kafka, pero les saca varios cuerpos de ventaja a la hora de sus baños termales. Desde hace más de 2.000 años, se aprovechan y se disfrutan los 80 millones de litros de agua altamente mineralizada que brotan de manantiales naturales para alimentar a casi cincuenta templos del flotar como una de las bellas artes y hacen de Budapest una de las grandes ciudades balnearias del Viejo Mundo. Elegir, como muestra, el encanto decadente estilo Secesión de los Baños Gellért y los Baños Rudas, que siguen el modelo turco de los principales accionistas y disfrutadores de la empresa durante su ocupación de la ciudad por 145 años. Pasearse, allí, por entre matronas envueltas en toallas y gigantes que parecen viejos oficiales del partido comunista, recordando su pasado y preguntándose qué pasó mientras el vapor los cubre. Piscina y sauna mixta: Gracias Luis, por estos cinco minutos de gloria. Para quién todavía no lo sepa, en los países 21


GUIA DE VIAJE

del norte (incluye Polonia, países escandinavos y creo que en Alemania también), las saunas son mixtas. Es agradable y simpático ¿Qué tiene de malo la desnudez? Sobretodo en un país en el que las chicas son muy guapas. Las instalaciones son impresionantes, por lo lujosas. Aquello parece más bien una sala de baños de esas de la antigua Roma, en las que había de todo. Porque hay de todo: una piscina olímpica, una normal, toboganes. En una de las piscinas hay corriente artificial (puedes nadar contra, o a favor de la corriente), unas cascadas de agua que te hacen masajes (el agua cae de una altura de unos dos metros y al poner el cuello y la espalda debajo recibes un masaje hídrico), y lo mejor de todo: la sala de saunas. Tres saunas, un baño turco, una cámara fría (con nieve, para meterse al salir de la sauna) y una especie de cámara de vitaminas y rayos Uva (como en todo el invierno no ven el sol, les salen granos y pústulas -Luis dixit- por eso se meten allí a recibir insolación, y huele raro, a vitaminas). No me enteré muy bien. Las diferentes salas de saunas están dispuestas formando un hexágono y en medio hay una piscina helada (el agua del grifo sale allí a temperaturas imposibles), un cubo de agua helada (estiras y te cae encima), y la cámara con nieve. A pesar de que Luis me alentó mucho (al parecer, al salir de la sauna, el contraste de pasar del calor extremo, al frío extremo, primero acelera el corazón y luego relaja mucho) pero a mi esa práctica atroz no me acabó de convencer. El agua helada para los patos del parque (ese es mi lema). Entré en el hexágono de saunas con mucha elegancia, “Ha llegao Torrente”... justo cuando una chica muy guapa salió de una de ellas, se quitó la toalla, se subió a la tarima y saltó en toda su desnudez dentro del agua helada. Salió al instante, con el cuerpo un poco rojo, imagino que por la reactivación sanguínea y lo níveo de su piel..

22


BUDAPEST

Los baños termales son el sitio ideal tanto para abrir el apetito como para recuperarse de una típica comida húngara, donde imperan los contundentes platos combinados a base de pollo, cerdo, ñoquis, col rellena y goulash, empujados por un vino de postre local: el legendario Tokaji Aszú, producto único e irrepetible de un moho que sólo se da en el encuentro de los ríos Bodrog y Tisza. En el restaurante de nombre inquietante -Fâtal, se llama, y está ubicado en los sótanos cavernosos de un viejo edificio del centro de Pest-, la comida llega al comensal en su propia y profunda olla y de ahí se come. Aquí usar platos es de cobardes, parece. Después, claro, arrastrarse hasta los baños termales, cruzar el Danubio, el agua. La cocina tradicional húngara destaca por su contundencia y sus fuertes sabores, basados en el pimentón, el ajo y especias como perejil, laurel, azafrán o jengibre. El pimentón acompaña numerosos platos de carne o pescado, como el célebre goulash (carne con verduras). Las sopas, como la jokai bableves (de alubias) o la halázslé (de pescado) son muy populares. Los pescados son de agua dulce (esturiones, lucios, siluros). Las comidas suelen acompañarse de pogácsa (bollitos de harina o patata) o galuska (albóndigas). Las ensaladas llevan pepinos, col macerada, pimientos y otras verduras. Los postres son especialmente elaborados. Los cafés imperiales ofrecen meriendas que incluyen palcsinta (crepes rellenos de requesón, avellanas o mermelada), pasteles de manzana, cerezas o nueces, dobos torte (bizcocho con caramelo), szonloi galuska (pastel con ron y chocolate líquido) o rigójancsi (hojaldre relleno con nata montada y chocolate). El vino húngaro es de bastante calidad. Destacan los que se crían en Tokaj o el “Sangre de Toro”. La cerveza es también buena, y no faltan los licores fuertes como el palínka. En Budapest deben evitarse ciertas zonas, como las calles cercanas a la Estación Este («Keleti Pályaudvár»), en el dis23


GUIA DE VIAJE

trito VII; la plaza Garay -y sus alrededores-, y los distritos VIII y IX -principalmente las zonas del «mercado chino» y de la terminal del metro-. También hay que tomar ciertas precauciones en las estaciones de ferrocarril -y alrededoresy en los distritos IX y XXI (Isla de Csepel). Hay muchas opciones interesantes para llevarse a casa: objetos de artesanía popular, bordados de Kalocsa o bordados «matyó», cerámica negra de Nádudvar, esculturas de madera, potes con barniz, jarros de cerámica Miska, telas de Sárköz, porcelana de calidad («Zsolnay», «Hollóházi» y «Herend»), objetos de cristal, salchichón, paté de hígado de oca, páprika, bombones, vino y aguardiente de albaricoque que se llama barackpálinka. En Budapest la zona más comercial está en el centro de Pest, en las tiendas de la calle Váci Utca y en los mercadillos al aire libre de las calles Ecseri, Vámház tér (Mercado Central), Bosnyák tér y Élmunkás tér.

24


BUDAPEST

25

Guia de Budapest  

Guia turistica de Budapest

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you