Issuu on Google+


2


3

¿QUÉ PASARÍA SI VIVIERAS DENTRO? [La historia detrás de Peterson’s Paranoia]

http://therolands.com.mx http://itunes.com/therolands


4

By Krist Morris -140310-

¿QUÉ PASARÍA SI VIVIERAS DENTRO? [La historia detrás de Peterson’s Paranoia]


5 Introducción:

Esté es el segundo E-book de las Ediciones TR; ediciones artísticas que narran historias fantásticas sobre las cuales se basa la existencia virtual de The Rolands. Si, talvez te suene medio complicado pero en esencia es todo lo contrario. Esto es entretenimiento digital para nuestro público, un público cansado y bombardeado por lo mismo, la misma clase de música, los mismos productos de ensueño, los mismos sistemas monopolizados, etc. Es entretenimiento simple pero contenido para un público ansioso de nuevos canales que le hagan vivir la tan soñada “nueva era virtual”, una era digital. Y talvez estoy siendo algo paranoico aquí pero, de hecho, de eso trata está historia… Es hora de romper los convencionalismos, los juicios y siempre algo más. Esta es la historia de la paranoia de Peterson. Una narración que habla sobre un hombre, obligado de cierta forma, a vivir en soledad. A raíz de esto comienza a crear mentalmente todo un drama de preguntas sin respuestas, de verdades dudosas que nunca nadie podrá asegurar o negar, y de reflexiones dimensionales. Aquí vivirás las situaciones y los paisajes de su paranoia. Lo acompañaras en su búsqueda hacia la única verdad. Al final, su reflexión y transmutación personal te harán ver las cosas con un nuevo brillo o con una obscuridad diferente; como siempre dependerá de ti… Es mi más grande deseo que disfrutes y comprendas esta pequeña obra paranoica. Es mi más grande deseo que te haga vivir momentos especiales y te atrape en este nuevo mundo virtual que es The Rolands.

Puedes comentarnos en http://www.myspace.com/therolandsrock

Krist Morris


6 Cap. 1 Ochenta y siete minutos en un mundo alterno.

¡Otro día más! El espacio es enorme aunque creo percibirlo limitado. El edificio con treinta pisos de altura, cristales gigantes y elevadores al interior es un lugar donde viven los más reconocidos y posicionados personajes de la sociedad, de cualquier manera, nadie puede ver lo que yo. Debo decir que el aroma es pequeño pero concentrado, podrías tocarlo con tan solo escucharlo pero eso nunca sucederá. Las noches son a veces púrpuras, anaranjadas, rojas, y otras veces livianas y húmedas. Vivo al interior del edificio en el nivel veintisiete donde el pasillo tapizado por alfombras color chocolate lleva directo a mi departamento. Con aroma amarillo, vivo recostado sobre el piso, y otras veces, caminando frente a las ventanas. Mi aspecto es acido: Siempre rodeado por el humo de cigarros, la voz seca y olvidada, despeinado con el cabello negro y de colores cubriendo mi rostro, una playera blanca y rasgada, el pantalón podrido y los pies desnudos. En fin, soy el tipo de persona que nadie busca conocer. Paso los días sin poder hacer más que pensar. He tratado de convivir con las personas pero no puedo, es como si fuera de otro tiempo o planeta. Otro día más. ¿Cómo sabes que existes si nadie más te ve? Los autos van y vienen. El ruido es a veces sonido, después melodía y otro día distorsión. La televisión muestra su vida ideal mientras la música se anida en mi paranoia accidental. Hoy caminé en mi imaginación con ellos. Nadie los ve pero ahí están… Me dijeron que soy privilegiado al ser rechazado, pues solo yo puedo aprender a disfrutar de la soledad. Después, la noche se asomó y en serena posición admiré la parte que no se ve de las estrellas, cerré los ojos y esperé lo que fuera. Caminando con ellos por senderos áridos algo en mí hizo que les gritara y golpeara. ¡No tienen razón! Necesito ser aceptado, reír junto con otras risas y escuchar otra voz que no sea mi recuerdo. Nada tiene sentido. No se que necesito. No se porque las cosas son así y nadie me dará la respuesta, nunca. ¿Puedes olvidar y enfocarte en reír? Discúlpenme, no quise lastimarlos, es solo que ya no se que es real y que no… Parado en la esquina de la avenida mas transitada, con la mano en el bolsillo y los ojos en el presente, llevo esperando toda mi vida por ese momento de lucidez, aun así, lleva algunos siglos de retrazo. Es mejor que dejes de leer o escuchar y regreses a la realidad pero ¿Qué es real? Es oficial, no se a quien le hablo. No se si es mejor vivir en mi imaginación o en este departamento azul. Una voz me dijo -paranoico- pero no le hice caso, solo pague, me di la vuelta y prendí el cigarro mientras caminaba de regreso. Es oficial, esta es la historia de un instante de demencia acida, secreta, grotesca; o hermosa, serena y perfecta. Talvez no… Mi nombre es Peterson y camino entre mundos alternos en cuartos blancos, blandos, paisajes psicodélicos o perros alcohólicos. Al final todo es relativo.


7 Cap. 2 Por praderas virtuales.

No recuerdo como pero caí por un túnel hacia un mundo de existencia fantástica. En este lugar se manifiesta al instante todo lo que piensas, incluso lo que piensas inconcientemente. Abro los ojos y mi cuerpo está tirado rodeado de pastos parlanchines, bichos mecánicos, montañas invisibles y lagos infinitos. Me pongo de pie y el escenario cambió. Un camino árido de tintes reflejantes. El sol quema mi rostro y desgarra mis pies descalzos. Una botella de alcohol en mi mano derecha mientras mi barba saturada trata de olvidar, ocultando el sudor palpitante de mi cuello pálido. Comienzo a correr y la guitarra de aquél hombre de estatura media y con sombrero vaquero embarra mi presencia en la imagen. ¡Estoy asustado! Por más que corro vuelvo a pasar frente al hombre de melodías acústicas y secas. Ahí está de nuevo el lagarto reflexivo, el camión anaranjado que transporta petróleo y la sociedad de humanos constantemente extinta. Es como si el disco estuviera rayado. La escena se ha repetido más de setecientas veces. Mis piernas no soportarán mucho tiempo más. Dejaré de correr y respiraré mientras olvido donde estoy. La luna apareció humectando el capitulo y un árbol gigante salio de la nada junto a mi. Te juro que puedo ver las gotas de lluvia acercarse como mariposas multicolor bebiendo mujeres por un cielo holográfico. He estado parado debajo del árbol por más de cinco horas, Junto al río formado por lágrimas estelares, y sobre el silencio más perfecto que jamás podrás imaginar. Sobre las ramas veo una puerta olvidada y seca. Puedo trepar hasta ella… Estoy frente a la puerta y un extraño sentimiento de ansiedad satura mi estómago; una vez alguien me dijo que esto pasaría, talvez en un sueño. Por la pequeña abertura que está debajo de ella sale luz, me agacho y miro a través de ella. La luz penetra en mi cerebro y todo se vuelve blanco… Abro los ojos y estoy en otro planeta. No veo otra cosa hasta el horizonte que un árido pero contemplativo paisajes extraterrestre. Es un desierto de arena rosa. El cielo es agua y los mares éter. A lo lejos distingo una pirámide al revés como suplicando contener tanto, y un grupo de pequeños seres danzando alrededor del fuego verde. Caminaré hacia ellos. He caminado por tres días y no me he acercado ni un poco a mi destino. Me pregunto si ellos también podrán verme. No perderé más mí tiempo y disfrutaré del momento nunca otro más. Coloco unos audífonos sobre mi cabeza y Sonic Youth comienza a sonar en este planeta lejano de tintes psicodélicos. Después comprendo, ¡pase al otro lado! No tengo recuerdo alguno de lo que antes fui o porque deje de convivir pero ya no importa más. Las palabras filosóficas de Jim hacen que quiera decir las mías y que el, por las mías, quiera decir las suyas… Todo es un círculo tan lógico e ilógico como la misma simplicidad o lo contrario. Cierro los ojos. Recostado en esta arena púrpura, y con siete lunas sobre mi cabeza, dejaré ser lo que tenga que ser.


8 Cap. 3 Día de íntima verdad

Los rayos del sol filtrados entre las persianas reposan sobre mi rostro adormecido. Abro los ojos y mis pupilas se contraen. Estoy de vuelta en mi departamento; el aroma es íntimo y ejecutivo. Me siento libre de juicio. Me desnudo natural o elegantemente y me dirijo hacia el baño. Mi baño está al final de las habitaciones pegado a la esquina del edificio en el piso veintisiete. Es amplio y de simple contenido: pisos de mármol gris, paredes olor a piedra húmeda y cristales enormes del tamaño del suelo al techo de trasparencia ideal. Es este lugar donde el pasado se limpia y se deja ir; donde el presente es placer y el futuro sólo será lo que el momento susurre. Caminando desnudo sobre la alfombra llego a mi baño de amplio, íntimo y simple contenido. Acciono la regadera y el agua comienza a recorrer mi cuerpo. Observo cada gota desprenderse de mi piel y caer al suelo. El sol comienza a ocultarse y a través del vidrio miro una suave brisa cubriendo la ciudad. Termino de lavar mi cabeza y al abrir los ojos observo el edificio de enfrente. Dos jóvenes y hermosas mujeres están sentadas en la sala de su departamento. Están hablando y, aunque solo puedo ver, parecen platicar sobre algún secreto rosa. ¡Una acaricia a la otra y ríen sutilmente! De pronto, comienzan a besarse. El espacio se satura de un aroma tan femenino y delicado que humedece el atardecer. Las bocinas de mi baño suenan una melodía calida, como si cada pensamiento fuera impreciso pero reconfortante al mismo tiempo. Pasan los minutos y ellas no se han dado cuenta que las observo [no por morbosa personalidad o pensamiento vulgar, sino por el momento mismo de orgánica verdad]. Salen de la sala y caminan a su recamara. Las ventanas sin cortinas permiten cruzar miradas y sensación. En la recamara comienzan a desnudar sus cuerpos; una recuesta a la otra sobre la cama de sabanas rosas mientras besa y moja cada parte de su ser. Tocan y recorren con los dedos, aman su cualidad de musas. Son dos jóvenes y hermosas mujeres olvidando los juicios y sistema social; olvidando todo menos el momento, el amor y placer… La brisa se vuelve lluvia y ya no logro distinguir bien los cuerpos a través de esta cortina acuosa; parecen un solo cuerpo de sombras excitantes y viscosas. La lluvia se vuelve tormenta y se pierden justo frente a mí. Será mejor terminar mi baño y seguir con mi propia existencia. Salgo y camino desnudo hacia la habitación. Todo es color rojo. Las voces en mi cabeza no me dejan respirar, entonces enciendo otro cigarro y una copa de vino sobre mis labios deforma o define mi estética ideal. Comienzo a vestirme: un suéter chocolate, un pantalón simple y converse en mis pies. Me dirijo a la ventana. La alfombra masajea mis pies con cada paso reflexivo. Por la ventana miro el trafico automovilístico pasar y alumbrar con sus luces fluorescentes los sueños por venir. Me siento en el suelo y sólo la luz de una vela verde alumbra el ambiente. Rasgueo la guitarra y canto a este paisaje donde sólo importa el momento, la belleza y la ilusión. ¡Siento algo extraño! ellas están mirándome. Talvez solo una…


9

Cap. 4 El Rock como expresión social, política e individual…

Sintético sabor constante en mi vida acida, así como la tuya fue, es o será. Posiblemente ya has visto esto en alguna película… Despierto y enciendo un cigarro. Mi espacio se mide no por mi temperatura corporal sino por mi forma mental. Trago humo y mi cabello se pinta en morado. Cojo la botella de whisky, me levanto y existo en mi realidad secreta. Todo es alternativo y aquellas dos mujeres de capítulos pasados están ahora en mi cama. Son felices absorbiendo mi vitalidad, succionando mi mentalidad o recibiendo mi exceso de ritmo sexual. Despierto con el tabaco en mi lengua, el alcohol en mis venas-ojos y sexo en la memoria. Hablaré con un poco de mediocridad para ti, tal vez para otros no: “Levanta el cuerpo y muévelo tan seco como puedas, el cabello en el rostro sin saber que es y la distorsión de las guitarras en tu abdomen” Pronto diré que nada de esto está bien. ¡Quiero perdición y ganar por ser anormal! Se que esto ya lo viste ayer… Llegó la noche a la ciudad. Salgo en un automóvil grande y viejo. Conmigo vienen siete de mis amigos más olvidados y ellas, que son como vampiros alimentándose de mi ego, el más viscoso que jamás existirá. Manejo ebrio por la ciudad de noche. Pasan anuncios espectaculares, bares, parques y más gente; todos como ovejas. Veo doble, triple o a ver solo lo que quiero. Mi existencia se altera psicodelicamente expulsando a todos mis dioses y demonios. Conduzco a toda velocidad entre carros y licor. Paso luces rojas y se embarran en mi percepción. Todos gritan. Todos ríen. Todos solo son por ser en el momento como consecuencia del ayer. ¡Me estrellé! Choqué contra un poste y una patrulla. Sólo cierro los ojos y la frecuencia me desgarra… Abro los ojos y alguien llegó por mí, cierro los ojos. Abro los ojos y logran sacarme de la celda, cierro los ojos. Abro los ojos y me llevan en un avión por cielos pasados de colores desconocidos; talvez moriremos aquí. Cierro los ojos. No se a donde volamos. Llegamos a Paris y dicen que debo tocar en el auditorio. Subo al escenario y el fuego está rodando por mi cabeza despeinada. La gente hipnotizada por mi presencia ilógica, y como consecuencia, excitante, no deja de transformarme en solo un ideal más; deforman mi ser en fragmentos de su propia percepción. Grito un discurso sobre ser lo que quieras cuando quieras, sin hacer juicios, sin pensar por los demás, solo por encontrar tu felicidad. La batería toca cíclicamente. Mi voz se combina con la guitarra y los lentes en mi rostro reflejan una escena eterna que he creado con mi percepción alterada [dicen algunos o ¿yo mismo?]. Terminé… Pasaron ya muchos años y he madurado. Soy un hombre reflexivo que busca la inmortalidad. He escrito libros de sabias hojas y estéticas confesiones. Sólo puedo decir que viví mi vida como quise. Todo es tan relativo. Todo siempre está bien o mal según lo creas y seas. Todo es perfecto. Todo es parte de todo… Es hora de callar y solo escuchar. Déjame besar tu momento. Besa mi deseo y se por siempre como quieras ser…


10


11


12 Cap. 5 Simple. La habitación reposa en el sonido urbano como una tela sin utilizar, el sillón en diagonal mirando los cuadros sobre la pared, La decoración minimalista danzando y las pantallas digitales sobre la madera hablando mañana. Tantos escenarios, tanta ilusión, tantos recuerdos y palabras sin entender. Esta es mi vida. Las situaciones se fueron dando de tal forma para ser lo que soy y he sido. Últimamente he sufrido por darme cuenta de mi rechazo social, de mi apariencia física, de mi suerte con las mujeres, de mi constante paranoia ante la realidad de mi existencia, etc. He sido complejo a la hora de describir quien soy y que quiero. No puedo cambiar mi pasado pero si mi percepción hacia ella y mi presente. No quiero parecer un hombre de pensamiento mediocre pues no lo soy. Si, sufro por estar solo, pero también disfruto todo lo que pienso y vivo a raíz de mi soledad. Lo que quiero decir es que no importa como viva, puedo sentirme bien conmigo y todo lo que me rodea; no seria un engaño si en verdad logro sentirme feliz. Si en verdad me acepto como soy y sonrío sinceramente ante la vida todo será exactamente como yo quiera. Qué importa no “ser” como “el hombre más atractivo del planeta”, o “no tener hábitos ni pensamientos socialmente aceptados”. No existe una realidad común, solo existe tu realidad y yo debo vivir la mía sin importarme que piensan los demás… Esta es mi vida y no me importa como ha sido, no más. Me importa lo que es y será. Me importa la gente que está conmigo y me da amor en este instante, aunque sean solo alucinaciones holográficas. Me importa obligarme a ser simple, natural y feliz, porque sólo yo puedo lograr lo que quiera. La ciudad a través de mi ventana me dice que el tiempo no existe. La luz del sol difuminada en el cielo anuncia el anochecer y mi estancia en ella. Solo respiraré y viviré la experiencia que quiera vivir. Creo que, en realidad, es como un juego enfermizo que puede transmutar en la realidad de ser como yo desee, entonces, su realidad en realidad seria la realidad que cada ser le de a su realidad… Esta es mi vida y decido hacerla simple, sin más cuestionamientos filosóficos que me elevan como ser humano ante mis ojos y solo unos pocos más, disfrutando cada aroma y situación, cada persona y comentario que deba ser; sintiéndome el hombre mas atractivo, rico y feliz del mundo. Una línea de color tiempo-espacio cae de mi cabeza y comienza a extenderse por todo el lugar. Mantiene el ritmo y su tamaño es ideal. Tan lógica como ilógica y difumina la dimensión. Es algo difícil poder vivir conciente entre dos espacios perpendiculares, aun así creo que me voy haciendo más hábil en controlar la frecuencia… Como el rostro de un bebé recién nacido. Como la hoja en la que escribías y ahora sabes que quedo atrás. Como el beso mas espontáneo que jamás darás o te darán. Como todos y ninguno. Como cuando dejes de pensarme y solo continúes respirando naturalmente. Así será mi vida y sólo quiero dormir. La noche penetró. Escuchare música y respirare concientemente. Mañana es hoy y para siempre aquí. Te amo.


13 Cap. 6 Mecánico o electrónico paisaje alterno Recostado y con los ojos cerrados mi cuerpo se va haciendo mas liviano cada segundo. La luz de la luna sobre mi rostro adormecido penetra en mi cerebro y el en ella. La puerta se abre y a lo lejos escucho tambores cíclicos tocando los latidos de la esencia del sueño. Traspasé la puerta y el escenario es surreal. Espacio cúbico de tintes mecánicos. Una escalera flotando y las ideas o canciones con apariencia siempre mutante. Estructuras rígidas junto al pasillo que conduce al reflejo del éter espeso en medio del aire. Camino hacia el final y después me encuentro sin gravedad; pero solo en apariencia pues este es el reflejo. Mi conciencia se percata del engaño y trepo por las ideas hasta el orificio del techo que divide la ilusión de la verdad. Violo la frontera de la placenta y después, y sin mas engaño, el éter ahora es mi acompañante dimensional. Todo a mí alrededor es vacío, ni los pensamientos vanos existen o la psicología acida-adictiva. Mi cuerpo se encuentra rodeado únicamente por la esencia del todo. El paisaje es como si cayeras de un avión; solo se puede ver cielo [arriba, abajo, a los lados y dentro de ti]. Giras o giro, giran o girará… Mi cuerpo ahora es flexible al ritmo de aquellos tambores cíclicos del tiempo atrás. Algo rasgó el momento y caí sobre cubos metálicos. Están sobre el pasto y tierra. Son escasos, son pequeños, son percepción… Mientras, el ritmo se ha hecho más sonoro. Sobre el cielo las gotas tiemblan mientras van salpicando los rostros inexistentes de mi paisaje alterno. Esto sueño ¿Esto soy? Las gotas son de colores, el ritmo es electrónico, la vida es ahora un pequeño día. El sonido enjaulado y todo se estiró… Otra puerta en medio del lago. Camino sobre este y giro la perilla; un pasillo rodeado de geométricos esquemas plásticos me conduce de vuelta a mi cuerpo físico. Los tambores se despiden suavemente. ¡Regresé! El cabello sobre mi rostro mientras abro los ojos me hace sentir algo distinto. El sol va mostrándose de nuevo y mi cuerpo rehabilitado se prepara para estar, ser y querer. Salgo del edificio descalzo y un brillo distinto cubre mis ojos. Algo en mi cambió desde aquel primer capitulo depresivo y paranoico de ochenta y siete minutos. Se quien soy. Finalmente mi estado pasado me ha ayudado a encontrar la esencia de lo verdaderamente necesario para vivir y eso sólo yo lo sabré. Lo único que diré es: Soy Peterson y mi vida es una constante paranoia que me hace elevarme sobre lo que soy…


14 Cap. 7 Peterson.

Los pájaros coloreando el cielo con su canto orgánico. El aire impregnado de reposo acaricia mi rostro mientras piensan que perderán su tiempo. Puedo hacer lo que quiera y donde sea. Camino sobre la montaña que habla debajo de la tierra. Los pastizales o arbustos cantando la canción olvidada. Todo es tan exacto que mis piernas dan pasos seguros sin castañear. Definitivamente, el espacio es enorme y creo percibirlo infinito. No hay mucho más por decir sólo que al fin el avión llegó por mí. Había olvidado lo que era estar por querer y no por tener. Respíralo, mientras escuchas tu nombre al pasar. Y es que no pretendo enseñar, sólo narrar la historia de un hombre reprimido, el hombre que alguna vez fui o serán. Por paranoica existencia ahora soy feliz y me doy cuenta que todo es como debe ser, y para aquellos que lo piensan al revés, están en lo correcto… Camino por el centro de la ciudad junto a palacios y calles que fluyen con mi líquido ser multicolor. La niña que siempre esperé o esperaré vive a unos pocos kilómetros de aquí. Los pasos de la gente sobre la explanada hacen bailar a vagabundos, sabios, perros y templos; yo bailé con todos ellos. Puedes leerlo sin sentido pero no son letras para ser leídas. Soy lo que pienso y ahora las palomas me están besando. No reconozco mi reflejo en los espejos del elevador. La fuente al interior del edificio comienza a platicar y entonces me doy cuenta que todo terminó. Un final feliz para una historia paranoica sin sentido ni contenido sobresaliente, sin forma ni entretenimiento real. Un final feliz para mi vida como la tuya o la de todos siempre es. Un final feliz para una historia de problemas superficiales, mediocres y no populares, talvez todo lo contrario… ¡Hola!


15

-140391-


16

¿QUÉ PASARÍA SI VIVIERAS DENTRO? [La historia detrás de Peterson’s Paranoia]

Escrito por Krist Morris

Ediciones TR by Krist Morris / The Rolands is licensed under a Creative Commons Atribución-No comercial-No Derivadas 2.5 México License. Based on a work at Ediciones TR. Más información: http://www.creativecommons.org http://therolands.com.mx

-COMPÁRTELO / SHARE IT-

Peterson’s Paranoia LP en tiendas http://itunes.apple.com/mx/album/id327618766


17


18

Myspace // Twitter // Facebook.com Youtube // Issuu // Bandcamp // iTunes.com

The Rolands by Krist Morris http://therolands.com.mx Paisajes que son sólo tuyos… DR. 2006-2011


¿Que pasaría si vivieras dentro? - Literatura Ediciones TR.