__MAIN_TEXT__

Page 1

XI


Revista Río Negro XI Motivo de portada: "Ángel golpeado", de Sofía Flores Valenzuela y Javier Flores Letelier. www.colectivorionegro.cl CC BY NC ND


Sangre Oculta Este breve renacimiento de Río Negro, en un formato que busca seguir el espíritu del original, es un modesto intento de mantener una coherencia en el tiempo respecto al trabajo realizado en el pasado, en miras de un futuro incierto en el que pesa más que antes, la sombra de la amenaza de una Tercera Guerra, a desplegarse con un engranaje que no entendemos o no estamos preparados para sobrevivir; nunca nadie está preparado para ello, por más que desde la perspectiva del tiempo recapitulando la Historia hayan sido evidentes las filigranas que entrelazadas, nos conducían a otro Gran Silencio. Reconozco mi culpa en la muerte de este proyecto en su forma inicial, en lo que respecta en sacrificar a mi parecer un sello, para convertirlo en otro diferente que tuviera más sentido para mí en un momento determinado. Esto, producto quizás de vicios derivados de una búsqueda constante de una identidad; búsqueda torpe y confusa que si bien me ha abierto a mundos previamente desconocidos, ha significado también el desgaste y degeneración de mis propios fundamentos y el alejamiento de muchas personas importantes. No es posible conciliar el sueño cuando no sabes quién eres; cierro los ojos y aparecen cada una de mis existencias; el hambre y la humillación, el dolor de los pies ensangrentados, el sexo bajo el sol diáfano del inicio de la Primeravera. He abierto la puerta, creo, al Corazón de la Oscuridad, para ser el perro de pelea que redime toda forma de fragilidad. Sin embargo, la decisión de abandonar la Literatura ha tenido como consecuencia la pérdida de una identidad que aunque invisible, era el peso gravitante del ciclo que une sangre y memoria. Existe una Sangre Oculta que subyace a todos nosotros, que alimenta al libre albedrío con un fuego opaco que nos hace finalmente, humanos, dueños irrevocables de la esperanza en los colores sencillos de nuestros recuerdos, en los que depositamos nuestra fe; una clase de lucidez, que los dioses no comprenden de sus revelaciones en el éxtasis del dolor; sentir el cuerpo golpeado, recoger del suelo nuestras ropas y lo que nos queda de valor para escribir sobre quiénes somos, aseverando una identidad, una historia ética desde la que trazamos nuestro sentido de justicia. He escogido así, para esta concisa edición, seis poetas cuya evolución literaria ha sido acompañada por lo que creo, un sacrificio de honestidad, en el que no se tranza el lenguaje por el sólo hecho de imitar a otros, o pertenecer a una corriente, sino que se adopta el compromiso histórico de escribir desde la secreta e indescifrable sangre propia.

Javier Flores Letelier


Isabel Guerrero


VUELVO A LA MUDEZ

1 vuelvo a la mudez de una fotografía colgada al esqueleto que vio crecer a una niña hablando con los perros y no fue el parpadeo al aire ni el hacha al sol lo que hizo de la luz una verdad lanzada al rostro

de esa pequeña sólo recuerdo que era yo descubriendo la humedad en la retina que luego fue olvido y silencio

hoy no soy más que una duda prestada a la lectura del poema en busca de su origen


si la sangre de esa infancia no hubiera subido como hifema la ceniza que reclama mi instante estaría en paz pero larga es la venda que oculta el abandono

la porción del espanto no vale al mirar por la hendija de la niñez trenzada como pago para ser feliz

ni ser semilla ni ser planta en el paraíso de las tormentas la rabia quizás lo valga por ser espejo que dice no estoy aquí no soy yo no es verdad el acto de llorar la vitalidad o negación de la frontera que es mi cuerpo


no es fácil hallarse frente a la memoria cuando ésta ahoga con sus tentáculos todo un continente no es lógico enmendar un destino que trice el mapa y quite la mueca natural de los fósiles

2 no hay patria en la isla de los muertos ni teta que regurgite en canto un solo instinto aunque de pie flamee la bandera y desconozca los colores que tiñen mi genética o repliquen en mi lengua un idioma que no es el de los perros

los ladridos que acompañaron mis primeros días lamieron la frente donde lo dulce se volvía agrio para la lengua que pronto comenzaría a hablar


del canto que logré despejar de la garganta sólo quedó una pizca donde afirmé mi ser y qué fue eso sino la inundación que escapa como burbuja hacia las nubes donde nada importa más que las aguas volviendo una y otra vez por los pasos de lo que no sabré

de ese líquido contenida fui al círculo del golpe como normalidad de lo humano espacio geométrico irrumpiendo lo múltiple de mis noches

me cree bestia destinada a la tumba en ese mar que ve mi costra como un río seco sin horizonte que pueda abrigar la infancia que pide a gritos despertar del sueño


LA HISTORIA HA SIDO EL EPITAFIO

la historia ha sido el epitafio del cadáver que nada en la tumba desde tiempos remotos

eso no lo saben aquellos que nacieron para ser devorados por los infiernos

en cambio los pájaros voltean sus alas y migran hacia las raíces cuando el desborde de los milenios traspasa los continentes

por eso habrá de esperarse que los nidos vacíen sus plumas antes de que el cielo se quiebre y el agua inunde los patios de la catedral


ISABEL GUERRERO (Rancagua, Chile – 1985). Profesora de Castellano y Filosofía. Actualmente es directora de Revista Mal de Ojo. Publica “Poemario Obstinado”, por Editorial E­Lit, 2013. La plaquette autoeditada “Anzuelo” 2015, y “Trazos de una obra por hacer”, por editorial Conunhueno 2017, Co­editó la Antología “Pachamar, por la unión de los Pueblos Latinoamericanos” junto al poeta César Hidalgo en 2018, bajo Editorial Conunhueno. En junio de este año publicará su libro "Seol" bajo el sello de la misma editorial. Ha participado en Encuentros y Festivales Literarios en Chile, Colombia, Argentina, Bolivia, Perú, México y Cuba. Organiza, colabora y participa en instancias artísticas, políticas y sociales tanto en Santiago como en el extranjero. Su obra ha sido publicada en revistas y antologías nacionales e internacionales destacando “Voces de América Latina” (editorial Mediaisla. Estados Unidos 2016) “Salt of boundaries” (Editorial Don Quijote. Siria 2017) “Entramar” (Sakura Ediciones, Colombia 2018).


MarĂ­a Negro

MarĂ­a Negro


En esa orilla, el silencio es un barranco La casa cae, lenta Te llamo Persigo la grieta brutal con las manos Te llamo La casa cae, las paredes surgen desde otro cielo Te llamo, por tu nombre En esa orilla, el ruego aguarda La casa cae, enmudecido fuego Superficie hundida en el gran No Te llamo Soy esta ramita de pasto nacida de tus pasos El techo explota en lluvias, en grillos, en espanto Te llamo por tu nombre Soy esta ramita de pasto La tierra seca busca tu boca Se le abre el sueĂąo en los huesos Te llamo por tu nombre Esta ramita de pasto de barrancos Este tenerse asĂ­, habitante de la ausencia La casa cae Recoge estas ternuras LlegarĂĄ el sol Que te encuentre viva


* Nunca serás la única, dijo el padre. Mucho menos la primera, dijo la madre Tampoco la última, dijo el padre. ¿Por qué debería, entonces?, dijo la niña. ¿Ves?, dijo la madre Nos salió torcida. Eso, dijo el padre, Por no haberle pegado a tiempo. Si al menos hubieras, dijo la madre, Puesto un poco de voluntad al hacerla. Yo no finjo, dijo el padre, Los orgasmos. Ya está, dijo la madre, No se puede hablar Si quedó malograda. Y rota, dijo el padre, No entiende sustancias elementales. ¿Por qué debería?, preguntó la niña ¿Ves?, dijo la madre, No entiende, no le anda la cabeza. Porque la única, dijo el padre, Es la que importa. O la primera, dijo la madre. O la última, dijo el padre.


Pero la importante, dijo la madre Es la única. ¿Por qué?, dijo la niña. Allá te vas, dijo el padre, Al cajón de las que no sirven. Ni servirán, dijo el padre. ¿Qué hay que servir?, dijo la niña. ¿Debo poner la mesa? ¿Debo tender la cama? ¿Debo limpiar la casa? ¿Debo lavar la ropa? ¿Debo parir los hijos? ¿Debo calmar la angina? ¿Debo sacar la basura? ¿Debo hacer la comida?, dijo la niña. Nada entiende, dijo la madre. Nada entiende, dijo el padre. ¡Al cajón!, dijo la madre. Ni una sale única, dijo el padre. Qué se le va a hacer, dijo la madre. Será tu útero, dijo el padre. Será tu esperma, dijo la madre. ¿Me quedo acá?, dijo la niña. Por favor, dijo la madre, Y no salgas.


¿A dónde ir?, dijo la niña. Eso mismo, dijo la madre. Eso mismo, dijo el padre. No hay camino para la Que no es única, dijo la madre. Mucho menos para La que no es la primera, dijo el padre. Ahora, dijo la niña, Este cajón está lleno, Apenas quepo entre tantas Que no son únicas Que no son la primera Que no son la última. Madre. Padre. Las hembras me abrazan, ¿Qué debo hacer? Ya no oyen, dijo la hembra, No lo han hecho antes No lo harán ahora. ¿Entonces?, dijo la niña. Entonces, dijo la hembra Tendrás que ver con tus ojos Como tu propia piel es la única Como tu propia piel es la primera


Como tu propia piel es la última. Y nadie, dijo la hembra, Ni padre Ni madre Nadie Te quitará la piel Solo así podrás, al fin Andar desnuda.


MARรA NEGRO (Buenos Aires, 1977). Publicรณ "Y sin embargo se mueve" (2012), "Manifiesto de las Conchudas" (2013), ambos por Editorial Textos Intrusos, con una reediciรณn del Manifiesto por Editorial Prosa (2015) e IndieLibros (2018). "El Secreto de los Insectos" (2020) por Azul Francia Editorial, es su nuevo libro. Integrante del Colectivo Estrella del Oriente (Argentina), es colaboradora en la revista homรณnima y en la revista literaria Mal de Ojo (Chile).


Hernรกn Flores

Hernรกn Flores


ARCANA ARCANA des)a(nuda todas las constelaciones para tenderlas cada noche sobre una esfera de agua y tierra ARCANA es la renuncia de los seiscientos cuarenta y nueve muchachos que marcharon a sabiendas hacia su homicidio ARCANA es la amplia Matria del espacio y las órbitas la Vía Láctea doblada sobre sí misma acariciándose las piernas ARCANA encuentra en el cielo un espejo a las mañanas para maquillarse el rostro y emplumarse el pecho ARCANA guarda el enigma del Sol bello a la tarde en su alhajero secreto de cosmos y galaxias ARCANA es el golpe constante y condenado de los relojes en su terco andar de engranes metálicos necios ARCANA encumbra las ciudades a las montañas y desde la cima hace florecer en ellas la luz del privilegio ARCANA vehementemente escribe promesas apócrifas en los muros vencidos de las torres dinamitadas en derrumbe ARCANA sentada en el capitel de las columnas como una gárgola vigila el acontecer y las andanzas de su imperio ARCANA es la protesta tácita frente a la continua evidencia de la escasez de la merma de la nostalgia y de la muerte A A A A A A

R R R R R R

C C C C C C

A A A A A A

N N N N N N

A A A A A A

y su nombre repetido hasta la espuma escrito hasta la histeria en la tierra y en las nubes


LORENA POR ENCIMA DE LA GRAMÁTICA a Otra, aunque la dedicatoria resulte ociosa Lorena antihemistiquio –hipocorístico en variación libre y perpetua–, lorenamente, malogra los incorruptibles cielos gramaticales, seduciéndolos. Lorena cunde la subversión entre las cláusulas y los sintagmas, los complementos de régimen prepositivo y el ordenamiento lógico de los verbos auxiliares. Lorena se ve obligada a manipular la valencia semántica del verbo ser, como en (1) (1) Lorena siéndose (a sí misma(s)) para, así, satisfacer la estructura argumental que entraña la oración mínima posible que a ella alude, pues, aunque todos los referentes y todos los signos lleven su nombre –sin importarlo–, Lorena enarbola las trilogías catequísticas de las lenguas del mundo para, luego, desvanecerlas. Lorena supra­grammaticam, poli­transitiva, doble­sujeto; Lorena non plus ultra, categórica isla sintáctica, panacea. Lorena lleva por presea todas las modificaciones adverbiales adornándole el pecho. Lorena, omnipredicativa –a la vez endo­ y exo­céntrica–, se basta y se sobra, subordinando, a su deseo, el miedo y la rabia; el sistema y la norma. Lorena y la asignación de caso nominativo a ella misma –como 3P–, en todas las estructuras sintácticas con que el lenguaje –intrínsecamente– se reproduce. Lorena y la desautomatización de los procesos fonológicos que rigen el espacio sonoro de nuestras mentes. Lorena, capitanía de la neologicidad y el helenismo, vocablo prístino sustantivamente celeste. Lorena sueña en cuantas lenguas amerindias bordean el Pacífico, a propósito de la extensas mallas métricas que amueblan sus melodiosas vocales. Lorena es el pasado de los cielos y el futuro de los signos.


Lorena –innombrada– al silencio prevalece. Lorena, inmune a los sinónimos, parónimos e hiperónimos, como el vano en lo alto que ocupa el sujeto sintáctico, como el ópalo expletivo que reemplaza la ausencia de un pronombre; de los cielos gramaticales descienden perfiles, dominios y espacios mentales, rogándole por un mote, mientras ella –regodeándose– muy bien sabe que los límites de su lengua no equivalen a los límites de su mundo, pues, mientras que una extensión de sí limita con el alba, la otra manipula, a su capricho, el hado inhóspito de los símbolos. ¿Cuán racimo y ramas y estructuras sintácticas le componen? ¿Quién, pues, es Lorena para que el tiempo suba de las cosas mudas a mirarle? ¿Qué, como ella, soslaya, esquiva, aniquila la morfología concatenativa a la que obedecen dos cuerpos fonológicos que, para subsistir, se rigen, mutua­mente? ¿Cuán paratácticamente? ¿Quién –¡diátesis!– clase antinatural huella su elipsis? Aún más, no importa que el tan sólo nombrarla sea en sí mismo tautológico/pleonásmico, pues, en ella, n se multiplica seis veces, siendo n las veces que el amuleto lingüístico al enunciarlo, a sí mismo, ebrio, enunciándose se materializa. Por lo mismo, como se resume en (2), contra el PRINCIPIO DE CONTORNO OBLIGATORIO, la lectura preferente de la cadena [lo.' e.na] resulta ser: (2) [lo.' e.na]

>

[[[lo.' e.na][lo.' e.na]].'[[lo.' e.na][lo.' e.na]].[[lo.' e.na][lo.' e.na]]]

>

[[[[[[[lo.' e.na][lo.' e.na]].'[[lo.' e.na][lo.' e.na]].[[lo.' e.na][lo.' e.na]]] [[[[[[lo.'' e.na][lo.'' e.na]].'[[lo.'' e.na][lo.'' e.na]].[[lo.'' e.na][lo.'' e.na]]].' [[[[[lo.'' e.na][lo.'' e.na]].'[[lo.'' e.na][lo.'' e.na]].[[lo.'' e.na][lo.'' e.na]]] [[[[lo.'' e.na][lo.'' e.na]].'[[lo.'' e.na][lo.'' e.na]].[[lo.'' e.na][lo.'' e.na]]]. [[[lo.'' e.na][lo.'' e.na]].'[[lo.'' e.na][lo.'' e.na]].[[lo.'' e.na][lo.'' e.na]]] [[lo.'' e.na][lo.'' e.na]].'[[lo.'' e.na][lo.'' e.na]].[[lo.'' e.na][lo.'' e.na]]] y, así, lorenamente, reproduciéndose exponencialmente, sin detenerse…


A Lorena pertenecen la economía, la creatividad y el simbolismo; la diáfora, la heterófora y la polirremia; la huella, el pivote y el aoristo. Lorena y las transformaciones, las predicaciones secundarias y los enclíticos. Lorena y la ergatividad escindida, las consonantes tautosilábicas y los morfemas discontinuos. Lorena y las constelaciones pronominales, la relativización irreversible de las cláusulas y la versatilidad semántica de la sinécdoque. Lorena y el Arte de la Lengua General de los Indios, el Enigma de los olmecas y la Síntesis de la historia precolonial del Valle de México. Lorena, llevada hasta el epígrafe, deícticamente omnipresente, mediante los participios pasados y los presentes –y sus futuros (sucedáneos)–, esgrime toda la epistemología, la metodología y la terminología necesarias para describir un fenómeno tan simple, como lo es una capacidad cognitiva cualquiera, ejerciendo, ante sí misma, la función divina de crearse. A ti, Lorena, antigramaticalmente suprema, en cuyo disfraz de 3P mis alucinaciones lingüísticas más arteras encuentran acicate/fundamento/asidero/raíces A ti, cuasipresentérita, antepospretérea, paracofutúrica, goteando la fragmentada sustancia de la mora y de la sílaba –sin miedo a utilizar el verbo gotear como transitivo–, a media voz, te hablo en este opúsculo.


Pues en ti fue (y serán) la(s) monogénesis de las lenguas (de algún futuro); pues es en ti donde todos los poblamientos lingüísticos se resumen. Eres, pues, Lorena –por encima de la gramática, es decir, más allá de las sirenas visibles materializadas en las sensualidades léxicas incorporadas–, la ecúmene bondadosa de las alianzas. Eres, pues, Lorena –por encima del tiempo, en el pasado del no­pasado–, ese romántico, idílico, característico virtuosismo que permite mantener al sujeto en suspenso, hasta que llega el verbo. Eres, pues, Lorena –por encima del espacio–, todo aquel lugar donde mis saberes lingüísticos van a perder el rumbo y el último rescoldo, pues tu tradición gramatical ejemplifica, a un tiempo, la danza perene de los espirales y el estoicismo heráldico de los puntos.


HERNÁN FLORES (México, D.F., 1993). Ha participado en diversos talleres literarios, ciclos de poesía y slams poéticos, así como en distintos festivales de poesía –tanto nacionales, como internacionales–, entre los que son de destacar: el Festival Internacional de Poesía Joven: Jauría de palabras (Santa Cruz de la Sierra, Bolivia), en 2019; el Festival Internacional de Expresiones Culturales de la Nueva Generación: Proyecto Posh 10 (Chiapas, México) y el XI Festival Internacional de Poesía en Todas Partes (La Habana, Cuba), en 2017; y el XIX Festival de Poesía del Sur Andino: Enero en la Palabra (Cusco, Perú) y la Semana de Literatura de la Universidad de Atacama (Copiapó, Chile), en 2015. En el mismo año, se publicó su primer poemario, "Caudal en mano", por la Editorial el Escriba, en Buenos Aires, Argentina, y, cuatro años más tarde, en 2019, el segundo, "Lorena por encima de la gramática y otros poemas", por Atún de Sirena Editorial, en la Ciudad de México, México. Asimismo, ha publicado en revistas como: Punto en Línea, de la Universidad Nacional Autónoma de México (unam), Ágora, de El Colegio de México (colmex), Suda la Lengua, La Rabia del Axotlotl, Revista Mal de Ojo, entre algunas otras; y en antologías tales como: Palabras escritas, palabras dichas IV (Argentina), la Antología de Poesía Mundial: Poetas Siglo XXI (España) y Writing Grandmothers: Africa vs Latin America Vol. 2 (Zimbabue). No huelga hacer notar que, como articulista, escribió la sección especial Panamartes, para la ezine Chulavista Art House (México), desde Ciudad de Panamá, Panamá, en 2012 –la cual reapareció, meses más tarde, por The Art Boulevard (Madrid). Por último, su cine­poema titulado "Yo no quiero un amor terrateniente"* se publicó bajo el sello Malaframe –en colaboración con el ya desarticulado Colectivo Órfico–, en 2013, con Haslun Cruz como director. Es egresado de la licenciatura en Lingüística, de la Escuela Nacional de Antropología e Historia (enah) y, desde 2017, desempeña labores de documentación en los proyectos Náhuatl de San Mateo Almomoloa, Temascaltepec, del Instituto de Investigaciones Antropológicas (iia), en la unam, y el Archivo de Lenguas Indígenas de México, del Centro de Estudios Lingüísticos y Literarios (cell), en el colmex, con base en la Ciudad de México.


Francisco Ballovera Estrada

Francisco Ballovera


MIL NOVECIENTOS OCHENTA.

Nació ayer un gallo placentero; entre sangre, piedras y huesos caen sus plumas, en el gallinero…

Voy a burlarme de ti,… a ritmo del viento. En forma de álgebra, en forma de raíz cuadrada: Lo que yo nunca entendí.

Diecisiete días había, en medio de sol yaciente. No, entre dieciséis y quince días, en calma. Te mentía, eran los días catorce, trece y doce la magia.

De ninguna manera, un día diez, once y nueve era lleno de consuelo, de goce.


Nada de lo anterior fue así, tampoco tenían el ser ni en mil novecientos setenta y nueve había qué ofrecer.

Voy a burlarme de ti,… Nace el diecisiete de junio un gallo placentero. No, ¿me equivoqué, granjero? era en mayo, seguro y entendiste mal.

Jamás fue el año mil novecientos ochenta, ni el día diecisiete de junio: Es un martes, ¿entre las diez y once horas de la mañana? En medio de sangre, munición, huesos y cantos a la vez.

Había llorado antes el mástil en enero. En febrero cree haber perdido el feto. Entre el mes de marzo, abril y mayo, atrás había dejado el fogoso estruendo.


Voy a burlarme de ti,‌ A ritmo de la Êpica temporada, en mes de mayo. Sí, diecisiete de junio, en la arena desangrada cae la criatura; en mil novecientos ochenta, en medio de la cruel y vil dictadura.


AQUÍ NO ESTAMOS SOLOS

Como viriles, jinetes y héroes nos lanzamos al trepidante vacío, en busca de nuestra libertad; en medio de luciérnagas nos caemos. …Con beso azul juvenil hipnotiza, con veloz aire volador precisa y, con vejez mirada ardiente del sol justifica: Aquí no estamos solos. Las huellas humanas son de hiel… descontroladas, inseguras… y sin embargo, las avispas incitan mi alma mientras aún van volando las moscas, pendientes para abalanzarse sobre fiambres caídos. No nos caemos, no. Seguimos adelante; contra el trémulo vacío, en busca de nuestra libertad.


Gutí­Fôgo BADJÁ TOIB (Francisco BALLOVERA ESTRADA). Es un joven poeta de origen annobonés, natural de Anghändji, y nacido en la ciudad de San Antonio de Palea en la isla de Annobón, en 1980. Tras concluir sus primeros estudios en su isla natal, se traslada a Malabo (capital del país) para proseguir con los estudios secundarios y superiores. En Malabo, teje sus primeros poemas, "Lago de paz" y "El poeta en la orilla del mar". Hasta 2001 publica una de sus composiciones en la extinguida revista cultural El Patio, de la entonces CCH­G (Centro Cultural Hispano­Guineano), se trata de "El eterno viaje". Tres años más tarde, gana el Primer premio de poesía con la obra "Guitarra", en la primera convocatoria de poesía, tras la inauguración del nuevo complejo de CCEM (Centro Cultural Español en Malabo) con ocasión del Día Mundial de la música. También publica "La Huella", en el semanario estatal Ébano y en el Calendario Cultural de CCEM ­dedicado a la isla de Annobón­ en 2007 publica "Lejos de mi tierra". Del mismo modo publica la obra "Prisión", en la nueva revista de CCEM Atanga. Es estudiante de Derecho en la UNED y es miembro de la Comisión Ejecutiva Nacional del partido político Convergencia para la Democracia Social de Guinea Ecuatorial. En el año 2013 obtiene un Diploma del Certamen Literario Internacional “12 de Octubre” por haber participado y ganado el Premio en la modalidad de Poesía, organizado por el Centro Cultural de España en Malabo.


Hugo Fontaine Adada

Hugo Fontaine


juke box tu disposes de deux points, juke box d’un bic qui tache, d’une machoire qui rogne, zouk en blablacar tu grognes, sur les carrefours t’épitaphes faut grioter, s’ballafrer de gris gris, s’créoliser faire d’une calvitie un tableau de bord fouler en rythme les calvaires groggy dans les salles d’attente, j’traine avec mon casse noix j’équinoxe au pôle emploi, j’fréquente les sirènes hurlantes à marée haute j’uppercut dans mon calepin, j’carotide j’congèle des langues bringuebalantes j’bégaye au mégaphone, crécelle moi dans la caisse à jouets j’conclue des murmures qui s’en vont vaciller j’gargarise une utopie atomique aux feux rouges j’grignotte des palabras aux rond points j’descend proposer une biguine au stop je sirote, notre nation sera terrain vague à l’âme, j’démarre au starting block des sans papiers dilemmes dit j’aime, Harlem city (bike) un manifeste solaire sous la pluie une brise brouille par contraste un brouillard d’insectes faire mouche par détresse ou courage j’bafouille des embrouilles amicales a la bombe j’graffe sur les dépliants des pharmacies que j’vis accoudé à l’accent grave j’aérosole, ma glotte, mon métronome à ouïr, à errer une aventure incarcérée d’immondices assis sur un sablier j’croise les jambes, délit une oralité sur les trottoirs croasse des boutures, des paragraphes une poussée d’actes, d’aphtes militants la gorge acrobate a perdu son spleen on ne possède pas une langue, on ne possède pas un territoire, on s’exile désordonner le french cancan, la langue aux pas j’empile des amplis dans les rues, immigrante langue d’extension dans les yeux nomades , de nouveaux domiciles, pulsés de conversation dans les yeux irrités, d’être illettrés de révolte les bouches microscopiques n’existeront plus un seul avertissement buccal existe c’est l’aphte.


(sans titre) accompagné par une femme qui sort du bain je glisse sur le savon j’embrasse le sol je file à l’hôpital retrouver un peu d’intranquillité le sang va et vient branché au creux du coude je sonde pardon je songe à l’infirmière qui me promène sur roulette jusqu’au couloir des fumeurs et ce tête à tête dans le sas sans fenêtre


HUGO FONTAINE posee cinco publicaciones a su haber, "L'hippocampe et son phare" ("El hipocampo y su faro"), publicado por Éditions les pierres (2009); "A plein temps funambule" ("Un funámbulo a tiempo completo") y "Mon bic ne me parle plus" ("Mi pluma no me habla más"), publicado por Éditions j'arpente (2014 y 2015); al igual que "Torréfaction" ("Asar"), de Éditions les déjeuners sur l'herbe. Su último título es "Adieu la vie courante" ("Adiós a la vida actual"), publicado por Gros Textes (junio 2019). Entre los años 2006 y 2010, interpretó en el escenario de la Bienal de la canción francesa de Wallonie Bruxelles, su obra "L'hippocampe et son phare", para luego obtener una maestría en la Academia de Bellas Artes en el taller "Investigación pictórica y tridimensional", en Tournai, Bélgica. Desde el año 2014 ha estado realizando performances poéticas e instalaciones artísticas repentinas con el colectivo de investigaciones de sonido, Dame Dame Tambourine, tomando como herramientas muebles y servicios contra incendios. En el año 2017 lanzó un festival de poesía: "POESIE MOTEUR", en Tournai, el cual codirige con Camille Nicolle, mientras que ha sido colaborador de varias revistas de arte y poesía, como la columna Jelly Rodger, las revistas IntranQu'îllités, Immersion y Appelle moi poésie, al igual que colabora con artistas visuales o artes vivas, con intervenciones en voz alta. En resumen, se llama a sí mismo un poète attaquant de pointe.


Graciela Betancourt

Graciela Betancourt


El futuro es de los gatos

El futuro es de los gatos, de la hiedra cubriendo los edificios abandonados: el cuerpo que yace a tu lado y provoca tu placer, al despertar será otro ángel del imperio, inasequible belleza entregada a los muros de nuestra ciudad espectáculo; sexo ultrajado, que sólo puede dar a luz una nueva era sobre las ruinas de la sádica inteligencia; y yo viví para ello, para que no me vieras sentir, para que no me vieras llorar...


Eloah

Todos mis temores y angustias se proyectan en los colmillos de los animales, mรกs reniego de la humedad, el morbo y la ira; mรกs soy atormentada por las visiones de las bestias. El intimidante llamado de la naturaleza clama porque regresemos a la guerra de su vientre.


GRACIELA BETANCOURT (Medellín, Colombia, 1995). Escribe desde muy temprada edad. Ha incursionado en diferentes áreas artísticas, desde el dibujo a la literatura, siendo su pasión la poesía. Se considera una mujer que ha sido arrastrada por las circunstancias de su vida, los problema financieros y familiares; que ha sabido perder con dignidad. Actualmente se encuentra terminando la carrera de Danza en la Facultad de Artes ­ ASAB.


Profile for Samuel Tuprimo Fuenzalida

Revista Río Negro - undécima edición  

Revista de arte y literatura Río Negro. Undécima edición. Año 2020.

Revista Río Negro - undécima edición  

Revista de arte y literatura Río Negro. Undécima edición. Año 2020.

Advertisement