Page 1


Jaime Alfonso Luis León Cuadra Monsieur James Pintura de Karin Abarca Hoffmann Valdivia­Chile


A MANERA DE PRÓLOGO Con este primer volumen, doy apertura a un atrevido proyecto en que la sola y única protagonista, es la mujer. Más allá de su pluma y su dispensa femenina, he querido abrir las puertas a sus sueños, anhelos tan preciosamente acariciados y hasta el momento interpretados solo por algunas resueltas que en tanto pioneras facilitan impulsar esta Antología. Quienes aceptaron este desafío, están indicando claramente la disposición a enfrentar una parte importante de la libertad, hablándonos desde sus adentros, con la sublime verdad que coquetean con su pluma, su talento y su alma. Filosofía femenina que no es más que un diálogo consigo mismas. Otra vez, se engendra un aventador generacional en esta proyección asombrosa de los misterios del pensamiento. Aquí no hay otro ánimo que el de tejer en un lenguaje armónico, desde y para el lector, las realidades con que la mujer empieza a descubrirse. Desde la matriz nido germinal hasta ese vientre engendrador, primera poesía de la arquitectura de la humanidad. Horadado el himen, la mujer cruza sus piernas en una Antología de exquisita sensualidad,

Jaime León Cuadra Monsieur James monsieurjames@videotron.ca


PRESENTACIÓN Es toda una aventura tratar de desentrañar un poemario como este, más donde mujeres han volcado su voz erótica en versos que tejieron y gestaron de aquellos gritos cuando se desnuda el alma. No es fácil profundizar en la sinceridad de la poesía carnal femenina, existen voces consagradas que han dejado huellas en este género tan delicado y criticado. El lenguaje que sale de la mujer poeta es muy distinto a lo que describe y anima el hombre sobre nuestro cuerpo. Estos clamores de Piernas Cruzadas, salidos de mujeres paridas en tierras disímiles, traen consigo esa “esencia emotiva” de cómo vemos nosotras “la vida”, apasionada estimulante que nos sensualiza. Transitar por cada una, es un aliento para las que aún no se atreven a mirar su genitalidad transgrediendo aquellas perspectivas que aún tiene la sociedad de lo que es la amatoria femenina. Catalogar estas páginas sería una arrogancia feminista, ignorar a la femenina en una obra dónde las convocadas fueron invitadas ha hurgar en sus deseos y laberintos no expresados. La riqueza de este libro está en la cita que logra un enamorado de la Mujer, de la poesía. Jaime León Cuadra, conciente que la poesía erótica femenina es un género menos cultivado, se atrevió a juntarnos “entre sábanas de poetas” como dice en su libro Erótica, distintas realidades culturales de mujeres que expresaron sus pasiones sin temor, palabras carnales, vehementes testimonios o no, de lo que significa “el choque de los cuerpos”, sin más juicios que la libertad de ser nosotras las que escribimos sin tabúes vigilados. Jacqueline Lagos. OSORNO - CHILE


AGRADECIMIENTOS

Este propósito poético cuenta con un sinnúmero de colaboradores, sin cuyos consejos, aportaciones, reparos y generosa asistencia a una obra de esta envergadura, no habría alcanzado el objetivo propuesto. A Rocío L’Amar, Presidenta Sociedad Escritores San Pedro de la Paz (Chile) que magnánimamente nos dejó su testimonio en: “Introducción a una Cita Erótica” A Cristóbal Sandoval L. (Chile) diseño de portada y Omaira Santana (Chile) por la fotografía que la ilustra.. En la diagramación interior, la obra “Al sol”, de Karin Abarca Hoffmann, pintora Valdiviana (Chile) y fotos de Marlen Dietrich, (flicker/imagesgoogle). Mis agradecimientos a todas las escritoras y poetas que acudieron a esta cita erótica-sensual . Saludar y agradecer la minuciosidad en la dadivosa colaboración de mi amiga Jacqueline Lagos. (Osorno-Chile) La reponsabilidad integral de los textos recae en cada una de las autoras aquí publicadas. Jaime León Cuadra Monsieur James Febrero 2009 Québec-Canadá


INTRODUCCIÓN A UNA CITA ERÓTICA Es difícil eludir la fascinación que produce el erotismo, - como una bebida afrodisíaca- desde la antigüedad hasta nuestros días las poetas recrean esta atmósfera sin potestad ni soberanía propia con cada nuevo poema con cada nueva antología, modelando una experiencia estética: Arte. Belleza. Ambas. Magníficas musas que se abren y merodean los ciberespacios, en un larguísimo desfile virtual. Con respecto a PIERNAS CRUZADAS, bajo la compilación de Monsieur James, que reúne a veintiocho féminas, exhibe -sin dudasangre fresca. Letras frescas. Saludables. Sonrosadas. Aunque creo que algunos poemas incluidos en la antología podrían haber sido omitidos, dado sus imperfecciones en su morfología y sintaxis. Asimismo, el tema de la sexualidad sigue siendo muy tradicional en las formas poéticas. Con más o menos libertad expresiva -unas más que otras- prolijos y disímiles. Es decir, falta aquí igual nivel de consonancia y calidad creativa. No obstante es una antología multicultural. Éste parece ser el festín en estas páginas. Una aventura lingüística en ritmos excepcionales. Musicalidad. Contacto visual. Abanicos discursivos -en su sentido más amplio y profundo-, “la marea sube teñida de soles que alumbran y cantan ceñido a mi tronco/ balalaika…balalaikas”, clama Urania Guerrero. Por su parte, “abriré mis dominios en la entrega/ y tendrás el licor de esta tímida diosa/ que es de miel y huele a azucenas/ aunque no sea del todo primorosa.”, dice Blanca Estela. Por otra vereda, “después del hartazgo,/ yo y mi pubis/ dormimos en la marea de tus columnas.”, declama Carla Valdés. Por eso, “no se cansan los dedos de transitar/ a círculos de luna y madrugada, y preguntan,/ indagan, buscan en las ingles…/ mientras la garganta alberga el gemido de la sangre.”, sostiene en su andanza Issa Martínez. Y por fortuna, “ eres al fin, lo que yo quiera/ Cuando, donde.., como me guste,/ Es nuestra historia, nuestros antojos…/ ¡Qué le vamos a hacer!”, sintetiza Lucinda Martínez.


Entonces, sabiendo que la Poesía Erótica, sin perder el lirismo, es carnal -sin despojarse de lo espiritual-. Ruptura. Lujuria -impetuosa voluntad del deseo-. Acto vanguardista -que no es de un sólo camino-. Inquietante. Entre otros. “Universo hirviente rumbo a los extramuros”, escuché una vez, evidentemente, en cuanto al desnudamiento, penetración, clímax poético -luz primigenia- la antología recoge sus más variados registros amatorios, en las más variadas voces de mujeres de diversos pueblos de lengua castellana. En resumen, hay que penetrar en el interior de PIERNAS CRUZADAS para saber qué es, quién es y cómo es la poeta. De igual modo -agregaría- que se debe considerar qué eres, quién eres y cómo eres, en esa suerte de lector(a) para encumbrar la contemplación, entendiendo, finalmente, que el norte de todo discurso literario/erótico y de toda belleza intelectual, llevan al hombre y a la mujer a gozarse y amarse con intensidad. ROCÍO L’AMAR Presidenta Sociedad Escritores San Pedro de la Paz CHILE Febrero de 2009.-


Antonietta Valentina Bustamante – Venezuela

NUIT DE CHOCOLAT Despierta sutilmente abraza la imaginación y caldea el ambiente lentamente… en chocolatados chispazos Entre los dos resbalan las ganas en un hechizo, un embelezo (aromas cacao y cuerpos) Degustamos las caricias, embebidos sin empalagos hacemos de esta noche un paraíso perdido de trópico amor nuevas maneras de llegar al éxtasis… Y chispas de sabor en la pasión encrispan y diluyen besos con fragancias inventadas haciendo volar los sentidos, la imaginación y el deseo desbordados... ¡Vuelves por más¡ LLÉVAME CONTIGO En tu pensamiento intenso Llévame si acaso dormida Después de amanecer junto a mí En tu piel lozana. Llévame como vestuario


Después de habernos mojado en nosotros. En tu boca bendita Lleva el recuerdo de estos besos Que han ardido en nuestra entrega En tus manos están escritas Las caricias de hoy Y las que faltan, llévalas contigo Llévame en tus labios Pronunciándome en alto Y en el silencio de tu boca, deséame Llévame en cada latido En cada pálpito En cada desnudez En cada deseo Sólo llévame. Cada vez que el destino nos separe Y cuando regreses, poséeme Como tú sabes hacerlo Tibio e intenso, amoroso Y viril. Y entra en mi cuerpo por todas las vertientes Que esperan tu fatiga, para juntarse con la mía. ASÍ En el brío de hembra madura con la noche como cómplice en la pasividad de la luna y el fuego que muy dentro se agita. Estoy deseándote así... como desea el mendigo al pan como desea el pájaro al vuelo como la mariposa al néctar... En mi silencio, llevo esta llama inextinguible, para cuando quieras más pasión, más amor, más verbo


conjugado en presente y futuro. Así, llevo tu aroma impregnado en mi alma en mi piel, en mis sentidos en mi ser. Y cuando me invites a viajar contigo por el éter voy en vuelo de ocasos y amaneceres. Voy como quieras atraparme, dormida o despierta desnuda o vestida hambrienta siempre de ti, interminablemente... Y MÁS… Todo comienza en la plenitud de una mirada en el juego que la imaginación incita, en el roce fantástico de pensamientos. Bastan tus ojos que como mariposas traviesas se posan en mi humanidad de satén. Para qué pedir más al cielo, que enredarme contigo en un enjambre de besos. Qué más tener, que tenerte, acariciando mis honduras. Y detenerte en cada rincón de gozo y saborear cada estructura de piel. Qué más pedir, que la tibieza de tu bien rozándome hasta el umbral. Qué más, que desprenderme de toda vestidura si tú me vistes completa. Y me posees, así, tácita, espléndida hecha botón en flor. Y me tomas muy firme y me llevas de tu mano, en tu ritmo febril, enardecido por senderos cada vez más frondosos, cada vez más delirantes más y más…


LATIDOS EN FLOR Soy alboroto silencioso cuando de lejos me observas, me rodeas con loco deseo, me atrapas en gran red... ...red de caricias que vuelan por mi mente y desean, esas manos tan tuyas que quiero hacer mías... ...y, presa quedarme enredada entre tu piel enredada entre tu alma y mil latidos en flor... ...voy soltándome hacia ti, imaginariamente rozando tus labios, en el tibio discurrir, la libido florecida por tus ojos que recorren ansiosos mi morada... ¡ah! tus besos, locos besos de luz, que coronan en mi vientre, como abeja al panal, siempre vuelves buscando miel aunque sea con la simple mirada cautivante… ...róndame... ...aquí estoy esperando y desaparezcamos un rato juntos, en esta noche clara…

Copyright © Antonietta V. Bustamante. Todos los derechos reservados.


Araceli Amador Rodríguez - España

ENTRE TU CUERPO Por el camino de tu cuerpo humedecido, Voy lamiendo tus veredas, E imagino ese pecho tan erguido Cual montañas que paseo por tus sendas. Esos brazos que se alzan como árboles y me abrazan, Y esas piernas que me enlazan para el amor… Soy hombre de un solo sentimiento, Soy aquel que teniendo bajo mí un cuerpo tembloroso, Trato de hacer feliz a la mujer que me entrega el corazón. ACARÍCIAME CON TUS LABIOS Hoy, me levanté con ganas de caricias y recorrí mi cuerpo al no encontrarte. Admiré el paisaje montañoso ante el espejo y la selva poblada de follaje intenso, mi figura frágil, de piel suave. Recordé nuestros brazos enlazados y los labios conjugando el verbo amar. Ven necesito de caricias, de tu tacto, del calor y vibraciones al sentirte. Busqué en mi pensamiento tus manos y les indiqué el contorno de mi cuerpo estando contigo no existen los relojes,


ni el día ni la noche, ni el gentío, solo tú y yo en soledad la pasión entre dos seres que se adoran. Espero que te asomes a la ventana de mis ojos y leas en ellos cuales son mis sentimientos. Tú lo sabes, cuando susurras en mi oído y me regalas esa mirada al hacerme el amor, ven, no dejes que sea yo, la que disfrute de esta pasión en solitario... o bien me quede dormida, con las fuerzas quietas , con tu nombre en mi recuerdo SI SUPIERAS LO QUE SIGNIFICABAS PARA MÍ Después de tanto tiempo, de tantos años, me vino a la memoria esas travesuras del entonces. Era tiempo difíciles, pero eso no nos impedía ser felices, te diré que mas a un que ahora teniéndolo todo. Eran tiempos de restricciones, pero no se notaban en nuestras caricias, en esos besos que nos hacían arder interiormente…Caricias, hay, cuantas caricias y qué bonito se sentía ¡! Y esa mirada que leía como una enciclopedia y ese roce de tus rodillas con las mías, sonaba como pecado y esos besos, dime, que te recuerdan aquellos besos,? cuando sin darme cuanta me desviabas a un rincón privado de tu alma y allí, no podía escapar de tus brazos fundiéndonos en uno solo. Ay Amor!! Donde esta aquel ayer y ese amor apasionado?

ENTRE LOS PLIEGUES DE TU PIEL Aproveché que leyéndote, Di con un poema, que me impacto por lo erótico, El cual no pude resistirme comentarlo de este modo…


Imaginé, que la lista de tus versos era tu cuerpo, Y fui abriendo pliegues de tu piel hasta llegar al fondo, Recorriendo cada milímetro de este, Disfruté de cada poro, Porque cuando escuché de tu boca que te hiciera el amor, Fue un imán el que me atrajo sin poderme resistir. ÁMAME HASTA CAER EXHAUSTOS Ay DIOS!!! Si tú estuvieras aquí Si tú estuvieras aquí, no me haría falta aire, El firmamento no me parecería tan alto... Y el desierto para mí sería oasis... Ay DIOS!!! Que las palabras de tu boca nunca callen para mí, Y la lujuria de esos besos míos, sean eso...solo míos.. Ámame, Pero, ámame sin consideración... Recuerdas?... Hasta caer exhaustos Y cuando el amor repartido en nuestros cuerpos diga basta, Podremos cerrar los ojos y dejar espacio a unas horas de silencio...

Copyright © Araceli Amador Rodríguez. Todos los derechos reservados.


Blanca Estela BJ – Chile

¿Y SI?... Si bañaras mis sentidos con tu tacto y mordieras dulcemente de mi fruto bien sabrás a qué sabe el invierno y en mi ausencia a que huele el verano. Si bajaras las colinas que te aguardan con caricias al igual que golondrina remontar contigo hasta los cielos será todo un placer y una delicia. Es el verbo conjugado en la carne en el ser, en amalgama tan perfecta que ni todos los diamantes de la tierra Valen más que tu cercana existencia. URGENCIA Úrgeme tus labios de acero. Guárdame en lo profundo de tu aurora. Rómpeme en pedazos la historia, porque hoy quiero todos tus besos. Cabalga mi piel con tus manos profundo recorre mis abismos Y hazme sentir que me amas Aunque solo sea lirismo. Cruza el abismo de los años mírame con tus ojos de niño


enciende el fuego de mi fragua con uno de tus versos heridos. Apuntálame con tu ciencia de hombre con el colibrí que anida en tus páramos, dame de tu esencia a cuenta gotas porque quiero amarte temprano. Abriré mis dominios en la entrega y tendrás el icor de esta tímida diosa que es de miel y huele a azucenas aunque no sea del todo primorosa.

PLACER Pulsa de mi piel la nota justa y verás como se despiertan mis sentidos abriré mi cofre de tesoros escondidos para que busques en él todo mi cariño. Amarte amor, sin contemplaciones en un viaje sideralmente perfecto donde nuestros suspiros sean las canciones. el delicioso jardín donde crezca nuestro intelecto. Y seremos solo uno, anudados en plena cabalgata en un cimbrar gracioso de hojas cual madera en un gemido tan lánguido como distante en una sola nube sellando nuestra vida en un ahora, que baja como un fugaz rayo a la raíz, a la rosa florecida, al agua de nácar a la esencia ancestral, al plan de vida. ÁMAME… Ámame como un mortal y dame tu icor de rosas


que a cambio te prestaré mis dos blancas mariposas. Rozarán sus dulces alas tallando tu dulce boca como si fueran tus labios que en su ternura se alojan. Se convertirán al roce en dos montes elevados los verás surgir traviesos como nunca lo has soñado. Descenderán por tu ladera y a tu pecho rodarán… Y en tu espiral satisfecho suspirando descansarán. Retomarán sus caminos desciendo bien despacio por tus lugares secretos sin ambages, ni reparos. Ámame como un mortal hoy no te quiero poeta, te quiero en mi lagar. Desnudo. No anacoreta. CARICIAS Es tu epicarpio que a mi tacto se enaltece. Busco caminos que en el aire a volar nos lleven. Muy parecido a un nuevo año en pleno invierno que se abastece de los perfumes de los cerezos. ¡Ay de mis llanos, montes y valles que aún resisten a esos perfumes, que se parecen tanto al almizcle y es que producen giros sensibles hasta en la luna como Eliseo que la cortejan con Buena ventura.


Son sensaciones que se esculpen por los rincones prevaleciendo de entre los mares, ríos y soles. Y es que tenemos tan poco tiempo para encontrarnos que en torbellinos, giros, relojes, vamos andando.

Copyright © Blanca Estela BJ. Todos los derechos reservados.

Carla Valdés Del Río - Chile

YO QUERÍA SER TU LOLITA Tú que en mi niñez me nombraste volcán, Y conociste el fuego extenso de mis ideas, mis clímax ocultos en el verbo. Yo te habitaba con gemidos demenciales, te libaba con mis sílabas calientes tan humana como inmaculada recitaba poemas de Nabokov en tus bordes. Yo quería ser tu Lolita, y que te colgaras gimiendo de mis trenzas yo quería que me pintaras con lápiz labial el pubis, yo oraba por excitar tus nacientes canas en mis triángulos. Yo tenía un himen, mitad infancia mitad mujer mitad ausencia mitad nostalgia


hecho para tu boca, para tus manos para tu piel trigueña que huyó a esconderse en lo blanco. Tú me enseñaste a odiar los caramelos y adicta a la nicotina post sexo, tu me enseñaste que los puertos son extensos y caóticos para esconder lo brutal. EL DESPUÉS Penetro tu sintaxis corpórea en la inmediatez del grito, deambulo en la memoria de tu cuerpo y me quedó: Exhausta Original Trascendente, siendo un mantra en nuestros hilos de respiración. En el después, se arrincona una mirada inexistente un viento de paloma en el hueco del mundo el parto de dos huesos crudos expandiendo el origen un titular que no nos habla sino desde el regreso. Recorro entonces, el reposo lentamente en un movimiento entregado a la materia inicial del fragmento que nos corta. LENGUA Y si pienso en los cuerpos en la sequedad de las músicas, en el tibio despertar de impulsos, vuelvo a hundirme entre azul y blanco. Soy entonces, cuerpo cálido enfrentándose a serpientes rabiosas. y mi lengua,


me conduce a la creación temprana del s i le n c i o. / la poetisa que nace dentro del fragmento es una temblorosa oscuridad de espejos / Antes del trabajo luctuoso del amor, mi cuerpo fue materia virgen en bruces. Lo feroz del instinto. Y en los llamamientos, las persecuciones, las fugas, las muertes de tanto humo in Vitro, despegaron columnas de cárcel ERO-fragmentos I Amando los ríos húmedos de tu tempestad perpetré un grito en la abolición de lo siniestro. Mugiendo. Como una loba girando en las raíces devoré al viento, en tu subterránea humanidad. Oscura, gimiendo en los tableros de la muerte, abrí tus huesos, desgarré tu sangre lamiendo el cadáver de lo angelical. Voy por tu huerto de vértebras sudando y escapando, siendo el artificio en el fino follaje del Placer. Me desato, como la bestia como las lluvias como los llantos, y soy el fuego quebradizo, el borde de tus alientos.


ERO-fragmentos II Después del hartazgo, yo y mi pubis dormimos en la marea de tus columnas. Allí, furibundas ensayamos el presidio. Furiosa, me repito como una serpiente, ardiendo en las olas lúgubres de tu abandono. Dentro de ti, palpito como sangre-lluvia. En lo hondo, tu oscuridad persigue como un temblor. Mi sexo derrumba la noche con tu vientre, y lentos nos trenzamos en el olor de nuestros hijos. Vuelo en tu pálpito, y soy abismo y suicidio en la materia de tu tempestad. ERO-fragmentos III El orgasmo, danza cadente en las notas musicales del ritmo. Por eso, tengo sonidos hondos para anidarte. Del temblor nace la música y desgarra el grito, en el baile de los muslos, nace el Placer. Corté mis piernas, para no sentir el murmullo acuático de tus lenguas flageladas y los m o v i m i e n t o s.


Llevo una noche adolorida, en el musgo de mis caderas, curvándose en tus escapadizas líneas de dolor. Gózame, enciéndeme cántame en los senos, los ritos de la demencia. ERO-fragmentos IV Porque no puedo forzar la noche y deshacerla con tu nombre, me extravío en tu temblor, n a c i e n d o. Mi nombre ha de partir, en el gemido, en lo desnudo en nuestra sutura de destiempo. Amor, me vestiré con tu cuerpo, habitando las palabras desnudas del paraíso. Tu gemido sonámbulo, aGiTA a la que llueve por el h-ar- ta-z- g o. Nuestros signos sudan, cuando el poema enciende las balanzas de la noche.

Copyright © Carla Valdés Del Río. Todos los derechos reservados.

Celeida J. Bermúdez L. - Venezuela


ESE ÚNICO LUGAR ¡Llévame hasta donde la luna y el sol se esconden! Llévame lejos de aquí... Llévame lejos de mi! Ya no quiero este lugar donde no puedo ser yo quiero ir donde no hay tiempo quiero ir donde hay amor. Quiero que me lleves lejos... lejos de las circunstancias donde ambos estemos solos uniendo nuestra fragancia. Que nos selle en un abrazo que nos haga un solo ser y que nos impida ver que tenemos otros lazos. Ese único lugar no está tan lejos de aquí ese lugar está cerca:... dentro de ti... dentro de mí. RENACER DEL AVE FÉNIX El Tiempo helaba mis manos con la nieve del silencio… Mi cuerpo se congelaba haciendo gemir al viento. Detuviéronse mis ansias cuando se detuvo el tiempo Quedando petrificada como una esfinge de hielo. Tomaste mis manos frías entre tus manos ardientes Transmitiéndoles calor en el silencio elocuente. Al deshacerse aquel hielo con el hechizo del fuego De las cenizas de mi alma resurgió el Ave Fénix. Con las alas desplegadas con el alma trascendente Pudiendo llegar al cielo y tener vida por siempre. NO QUIERO TENER RECUERDOS


A las tres de la mañana no quiero tener recuerdos Quiero tenerte conmigo y hacer realidad mis sueños. En mi soledad te espero En el insomnio te invento y cada noche de nuevo van a ti mis pensamientos. Ya no creo que regreses ni que me digas "te quiero" pues el adiós que me diste Me dejó sola... con miedo.... REGRESA Ahora, cuando no estás presente… Siento… el deseo… de tenerte… De dormirme en tus brazos… ¡poseerte! Y eliminar el temor de perderte. Te tuve en un instante... ¡Corto tiempo! Que me dejó una huella y una herida… Pues fue tan breve el viaje por la vida Que temo… se terminó con tu partida. Tejiendo sueños espero tu regreso Formando planes en las nubes ¡y castillos! Que se me desvanecen cuando siento Que me has olvidado, pues, no estás conmigo. ¡Tanto tiempo de ausencia! ¡Me parecen siglos! ¡Como siglos viví en tu compañía! Y me voy a buscarte al infinito Más... no te localizo en mi agonía... ¡Regresa! ¡Por favor!... ¡Calma esta angustia! Que se vuelve obsesión, temor, melancolía Y llena con tu luz mi alma vacía Pues te quedó mi fe, mi esperanza, mi alegría.


Estas dos horas sin ti ya se eternizan En el lecho… aún tibio… entre tus brazos Regresa... hazme el amor… ¡sin tanta prisa! Para que ya no sienta… que es rechazo… CUANDO LAS PIERNAS SE CRUZAN ¿Es sensual hablar de sexo sin una pareja cerca? ¿Recorrer mi piel, mi cuerpo en palabras o poemas? ¿Recordar cada momento vivido en cada entrega Y dar importancia al sexo como vergüenza sin pena? El sexo es pornografía sin amor en la pareja Es lujuria, en todas partes, es publicidad obscena Es poner a La Mujer como carne de alacena Inventar parejas gay para dañar toda escena Sensual es el amor entre una madre y sus hijos Entre el hombre y la mujer cuando se hacen amigos Sensual la amistad, respeto, donde el sexo es espontáneo Por el amor inducido solo entre privilegiados Sensual el amor de Dios cuando vive en la pareja. El sexo degrada al hombre, la sensualidad lo eleva El sexo es la diferencia que divide en más y menos La sensualidad construye familias, pueblos enteros El sexo es la bendición para mantener la vida La sensualidad da Dios a la mente creativa El sexo se desenfrena, en prostitución lasciva Y termina degradando a la persona perdida Cerebelo neuronal dirige los arrebatos Siendo pues la adrenalina un producto glandular Inteligencia da al sexo su frenado intelectual Y el amor quien lo equilibra dándole sensualidad El sexo te da un momento de sudor de sacudidas La sensualidad: poemas sin linderos ni medidas No se hablará de sexo en el tálamo nupcial Porque se construye un mundo de importancia sin igual. El sexo está entre las piernas sin tener que ver con musas La sensualidad se inicia cuando las piernas se cruzan Cuando las ansias se encuentran entre el sexo y lo sensual


Viva Dios en equilibrio de belleza universal. ASÍ TE AMO No quiero aprisionarte ni perderte... No quiero que te alejes o te quedes... Quiero que estés en mí... serenamente Como el aire que es libre y me sostiene. Como el agua que está en todas partes Y que puedo tomarla cuando quiero Como al sol, que me baña y es de todos como al mundo, que es mío y me rodea. Te amo como al día o a la noche como a los mares, flores... y a los bosques como al trinar de aves cuando cantan y hacen que mi alegría se derroche. Como a la música donde todo es armonía y a los niños que alegran con su risa Te amo como amo al alma mía cuando se me ennoblece en una misa En comunión de ánimas y espíritus de cuerpos y de seres tan humanos que en un lapso de tiempo infinito Dios los acepta y guía con su mano. Te amo igual que amo a mi trabajo igual que a mi vida y a mi sino ¡Solo amo más a Dios, que me ha creado! Y nos ha reunido en el camino. EVA Fui hecha inocente... Creada ignorante Me hicieron esclava... Me fue prohibido Comer de esa fruta de mi Paraíso ¿Quién me hizo libre Me dio el albedrío Me enfrentó a mí misma Me hizo consciente


De mis decisiones Y sus consecuencias? Si todo era bueno... ¿Porqué fue creado un fruto del mal Que no fue escondido sino colocado en el mismo centro y la propia sierpe me hizo elegir entre esclavitud o la libertad? También me pregunto Si el ángel que guarda aquel paraíso Con fuego de espada Se ríe de mí... Me invita a que vaya Me abrase en su fuego Y en esa serpiente Yo te encuentre a ti. Copyright © Celeida J. Bermúdez L. Todos los derechos reservados.

Dina Bellrham - Ecuador

SOUL Hacemos el sexo sin columpios sin papilas basta perforar(me) sexo de paráfrasis de ceniceros, de feromonas. No hay gillette que rasuren los excesos de ternura.


REINO VEGETAL Descubrí en un gesto onírico que el hambre vive entre mis piernas van a la caja de música las falanges del pedófilo aprietan la dentadura mientras muerdo un pimiento. Sacar mutismos de mis arrugas acelera el grito de los naipes. Es magnífico danzar en la antorcha contraer su vástago atrofiado. Hay objetos en mi mesa que han violado el labio de la venganza objetos varios, como el mango de un cuchillo duro y frágil en mi lengua mientras musito con mi hígado. El batiscafo sudor relampaguea… quizá el intersticio de mi ventana salga como daga en mi voz. Pimientos, pepinos… la vegetación es sinergia en mi sur. A CAPELLA Frente al narciso (homb-re-jum) yacen orbes de orugas y montes erguidos. Al sur: afeite océano. La mano: el pie errabundo


desnudando la estría teúrgica. El hombre cerca el cirio derrama los dientes se oculta en la gruta y la mujer arquea los insectos bajo su espalda. El hombre cerca el cirio y... (bis, bis, bis) Alicia observa. allá al sur llueve. AFFAIRE Nombrarlos resaca Desmembrar uno a uno sus músculos sin el tedio ególatra de las cartas y sus racimos de pies. Sobre todo llamarlos “café express”, “mano izquierda”, “peor es nada”, “síncope menstrual”. Ellos gimen desde sus meninges y tiemblan unísonos, crepusculares, se rompen con el verbo. Los pronuncio en el hastío y se atreven a relampaguear sus lenguas como si fueran cúmulos de ojos,


tumbas, piélagos. Me he tragado sus rostros sus labios-arrecifes sus voces enclenques. Don nadies purgando mi falda. Al extraviar mis hilos olvidé todos sus nombres ustedes: “sexo casual”, “almohadas de paso”, “ternura retornable”, “auspicio de orgasmos”, despedirnos es tender la cama pagar la cuenta y agarrar un taxi. He deshojado sus vísceras, sus llantos. Y al llegar a casa, Escribo, trago pastillas, fumo me quiero morir, —siempre quiero morir—. Pero eso no les importa a los anuros innombrables. Copyright © Dina Bellrham. Todos los derechos reservados.

Dina Moreno - Chile

DESNUDA EN EL PARAÍSO Tú pareces recorrerme como lluvia Con la huella de tu lengua. Bebes despacio cada humedal. Cuentas vértebras, ombligo, geografía de los poros.


Dejo quieta mi edad Perdida la memoria Derribo limites, abro todas las puertas. Adivinas mi respiro, de oleaje caliente. Ese aromático mensaje de mi cuerpo. En tus manos soy el pan, necesario para tu boca. Beso penetrante donde palpitan Las convulsiones de un volcán. FIESTA EN LA PIEL En la plácida noche de tu piel Deambulo, viajo en vértebras ardientes. Como flor nocturna me pierdo en tus rincones. Me vuelvo fértil a la olorosa sal del diluvio Febril guarida de profundas aguas. Cántaro colmado de rocío. Savia abismada para una flor que se abre Con el vientre extendido. El alma diluvia pájaros... VÉRTIGO En la noche de los cuerpos Tiembla el claro pecho El lugar que dulcifica la sangre. Besa mil veces los imanes delicados de la piel, El lugar donde emergen los trigales Donde tu boca se rinde fulminante Donde se muerde la piel vertiginosa La vena circula extraviada Perdido el nombre. Tu cuerpo se pulveriza en mí Se anida el fuego incesante… Una estrella se abre al viento…


SILENCIOS Hombre, me encamino temblorosa Errática, a darle de comer a tu boca. Respiro la desnudez de tu espalda. Con ojos de pradera, Penetras esa flor vacía Para nacer y morir muchas veces Calcinados de sudor. Traducimos sin error la desnudez Se desatan palabras Se humedecen los ojos En el rumor callado. Se ofrece una flor, que palpita en la entraña… DEJANDO HUELLA Amante deja tu sombra Ata tu signo a mis muslos Balbucea la eternidad Deja huella en el tiempo. Playa rumorosa de río subterráneo. Boca oceánica que derrite mi arcilla Con tu piel de alga Desnúdame el alma Urgente savia Desata un jardín encendido EN TU VOZ Siempre tu voz, resbala por la piel Por mi carne navegas como lava. Mi lengua es un ave Cuando te acercas a mis fronteras. En la vértebra desnuda Se traduce movimiento de dedos


El cielo se vuelve más alto En las respiraciones… Regreso a un dulce cansancio En la huella de tu siembra. Copyright © Dina Moreno. Todos los derechos reservados.

Elyzabeth Leyva Rivera - México

ONÍRICO DELIRIO Tal vez mis sueños fueron anhelos pasionales que soñaron besos en esos labios nacidos para mí..., con candentes placeres sin principio y sin fin. Tal vez mis sueños fueron ensueños de poeta que ha deseado un suceso amoroso e imprevisto de ardiente plenitud. Melancólico y triste el despertar ha sido sin un desmayo orgásmico al despertar sin ti, onírico delirio, solemne somnolencia, que ha enturbiado mi espejo..., ¡por que nunca te vi! ADICTA A TI Esta adicción a ti, me está gustando…, colmaste totalmente mi ansiedad, me invade la emoción cuando me besas, si me faltas, me muero... ¡Ten piedad!. Siento pavor al no tener tus manos…, secuéstrame en tus brazos, corazón,


amémonos, mi bien, hasta saciarnos, derrochemos voraces, la pasión. Vayamos donde nadie nos conozca y bríndame una noche incomparable…, qué importa que el placer me vuelva loca si me queda un recuerdo inolvidable.

Necesito el contacto de tu cuerpo aprisióname, unamos nuestra piel, que tus labios en rito generoso, llenen de amor mi copa, ¡tengo sed!. ENTREGA TOTAL Estoy plena y colmada de emociones gozó mi piel de todas tus caricias, sutilmente sembraste mil pasiones, logrando el florecer de mis primicias. Permíteme besar tu piel candente…, desborda mis delirios de mujer, con caricias provócame vehemente y enciende ardiente noche de placer. Quiero que en suave roce, febrilmente de norte a sur mi cuerpo te provoque un deseo total y que tu mente en sensual fantasía, se desboque. Pídeme lo que quieras, ya lograste enlazar el deseo y la ternura.., haremos realidad lo que soñaste te amaré intensamente.., con locura. TE QUEDARÁS EN MÍ Hoy tus playas y arena las cubrí con mis olas y envolví tus anhelos,


suavemente danzaste en mis mareas, derramando en mi océano tus excesos... Recorrí sensualmente tu sendero de amor.., buceando en marea alta mi deseo afloró y sobre ti quedó la pasión de mi oleaje, te abracé con mi espuma, calmé tus aguas bravas, floreciendo en el viento el rosal de tus besos. Y pasarán veleros…, golondrinas, gaviotas y en la flor de los tiempos.., serás tú, playa mía y yo seré tu mar; tú, canto en mis deseos y en esa melodía seremos sol y luna, rielando en la alborada y al igual que las olas coronadas de espuma como brisa de ensueño, ¡te quedarás en mi!. ÉXTASIS Descubrí en tus caricias la ternura perdida y el deseo prolongado de aquel éxtasis fiel.., el roce de tus labios que apasionó mi vida encendió sabiamente los poros de mi piel. Fue un suspiro elocuente tu amor extraordinario dándome la experiencia acumulada en ti.., invadiste impaciente la entrada a mi santuario y un diluvio de besos calmó mi frenesí. Jugueteabas inquieto como siempre lo hacías la danza de tus manos no llegaba a su fin…, apoyé en tu regazo mi ardiente fantasía disfrutando la entrega de un amor sin confín. Era lo que esperaba, lo que yo había soñado el amor excitante del amante ideal…, fui frágil mariposa, un capullo temblando,


hasta que terminaste tu amoroso ritual. IDILIO ETERNO Otra vez junto al mar mi anhelo se agiganta como un cóndor fugaz elevando su vuelo y en un nupcial idilio cual ola se levanta con volátiles besos que llegan hasta el cielo. En todos mis poemas te cantará mi lira.., cual tormenta de mar, así mi pasión crece, mi voz lanza un lamento y la brisa suspira, clamando que regreses, mi alma se estremece. Hoy que ya no te miro por hallarte tan lejos padecen cruel desvelo mis horas estivales, mi cuerpo se ilumina con pálidos reflejos en esta piel desnuda.., cubierta de corales. El mar está silente se alumbra con la luna llevándote los vientos veloces mi reproche.., estoy sola.., impaciente.., ansiando la fortuna de acariciarte todo con singular derroche. EL CHIRUNDO Quiero que sepas mi negro la confidencia de mi alma, ayer te miré chirundo y me has robado la calma. Por pura casualidad cuando despuntaba el alba fui a traer agua del río que corre junto a tu casa. Las aves lucían sus trinos el sol besaba las palmas, tu cantabas la chilena que trovaste en mi ventana.


No fue mi intención espiarte te lo juro, ¡por mi mama!, la ocasión se presento y la piel se me enchinaba. Que instante tan atrevido que visión inesperada tu te quitabas la ropa…, yo, solo te contemplaba. Miré tu cuerpo chirundo era una morena estatua, de voluptuosa figura con ritmo sensual de hamaca… Brazos y piernas de atleta el paisaje decoraban, ¡por dios santo!, ¡que figura!, antes de meterte al agua. Lo demás no necesito describirlo, no hace falta, lo guardo en mi pensamiento mas allá de la palabra. Lo cierto es que fue un delirio y no se me olvida nada, aun me tiemblan las corvas y eso, que te vi… de espaldas. Costeño prieto, chirundo como recuerdo tu estampa, quisiera ser la caricia, del río, cuando te bañas.

Copyright. Elyzabeth Leyva Rivera. Todos los derechos reservados. Eugenia Bermúdez – España


PIES JUGUETONES Este pie travieso y juguet贸n transgrede l铆mites y, como un ladr贸n de intimidades, entre cremalleras y botones... se pierde. Busca muy curioso entre telas y dobleces descubriendo lentamente los secretos guardados celosos entre sus... pliegues. Nada le detiene; ni el jadeo apenas contenido en un ronco gemido dentro de tu boca, pues sus yemas ya rozan... el tesoro prometido. DUDAS SIN SENTIDO Dudo si dejarme ahogar sumisa y vencida y perderme en la profundidad de tus c谩lidas aguas, o subir a la superficie entregada y rendida para cabalgar sobre las tormentas como si fueran yeguas. Dudo si entregarme abandonada y esclava y descender a tu oscuro y subyugante abismo, o elevarme sobre las olas y reposar sobre la grava para contemplar una puesta de sol y su romanticismo. Dudas sin sentido que me hacen vibrar sea cual sea mi destino: si galopar sobre ti o nadar contigo.


JAMÁS Jamás pensé que una mirada me mataría. Jamás imaginé que el respeto de un silencio, para siempre me encadenaría Jamás imaginé en mi olvidada soledad, la caricia perdida de unos febriles labios dejando el rastro de su humedad. Jamás soñé que el cálido abrazo urgente de unas manos en mis caderas me daría un gran pedazo del cielo presente. Jamás deseé tanto sentir el primario placer de una verga, carne tersa y ardiente traspasar pujante la blandura de mi ser. Jamás será posible descubrir mayor felicidad que cuando tú y yo, mi hombre amado, traspasemos copulando, juntos, la eternidad. ESTACIONES Pétalos de rosa en primavera cuando tus dedos ruedan por mi cadera. Brotes de trigo en verano cuando tu lengua entra en mi pozo arcano. Gotas de lluvia en otoño cuando mi boca bebe la savia de tu madroño. Copos de nieve en invierno cuando mis manos envuelven tu ardiente infierno. DE HIPOCRESÍA, CENSURA Y LIBERTAD Me pregunto por qué hay rechazo, condena o simplemente censura, miradas de repulsa o de reojo, en el hecho de saberme plena por decidir confiada, libre y segura que cuatro manos son mejor que ninguna.


Quienes me miran y juzgan mi conducta como viciosa, perversa o lúbrica, deberían contemplar su gazmoño mundo lleno de mentiras y falsedades, y preguntarse cuántas veces han sobado con morboso deseo y sin pudor alguno - ¡con las manos, no! ¡por favor! sólo en las mentes , no vaya a ser que les tachen de indecentes por tener como todos deseos concupiscentes-, los pechos voluptuosos de su vecina, o sus piernas elegantes, femeninas, guardianas de un oscuro mundo promesa de impúdicos juegos nocturnos... Mientras en sus propias cocinas, entre fogones y platos sucios, sintiéndose viejas, solitarias y arrugadas, esas mujeres que prometieron ser "suyas" hasta que la muerte los separara, anhelan perversamente una mirada igual de lasciva, para volver a sentirse deseadas, vivas. Da igual si del marido, del tendero o de otro, pero que sea como la que ellos dirigen subrepticia, sórdida, velada... a su amiga liberada. Hipócritas mentes formadas de patrones, emitís juicios de algo que no entendéis: que en el amor y el sexo, entre risas y juegos, en la confianza de un amor sincero uno se siente fiel, firme, seguro, ligero y hay tanto campo para jugar como profundo y ancho es el mar; que la fidelidad no se limita a "pertenecer" sino a sentirse parte de otro ser. Si para ojos puritanos y mojigatos entregarse a dos hombres a la vez es pecado... ¡tírenme la primera piedra o acúsenme de desacato! Esta vida es un teatro con personajes que interpretan una o varias escenas. Pero no quiero seguir normas estrechas que limitan mi deseo de representar, si quiero,


conductas inmorales, pervertidas u obscenas. ESCOTADURA SUPRAESTERNAL No te creas que no siento cómo se desliza ese dedo tuyo, desde mis agitados senos hacia el nicho de mi garganta, inoculando su letal veneno. Semejante a un aguijón sedoso tiene la peligrosa cadencia de una muerte lenta cuando dejas sobre mi piel la humedad de tus poros. Maná sagrado, droga adictiva, elixir que mi cuerpo demanda; esa yema letal es pura toxina depositada en mi carne en esa pequeña hornacina -escotadura supraesternalque se ahueca en la base de mi alterado cuello a la espera de que tu boca ejerza su hechizo mortal. Copyright. Eugenia Bermúdez. Todos los derechos reservados. Fanny Jem Wong – Perú

REACCIÓN EN CADENA Los silencios se agigantan, son símbolos escapándose de las manos.


La bóveda celeste cruje, se estremece y en su alucinada locura viste de fuego las frondosas cabelleras de los sauces. Enfebrecido yace el pensamiento, desde su núcleo palpitante el ojo atento observa cada partícula que masivamente invade, la luz se hace negra, como sus enormes ojeras descontrolada es así la reacción en cadena… En un espacio atemporal o quizás inexistente, recorriendo tableros que se expanden y estallan, energías furiosa consumiendo raíz y cabeza, en progresión creciente de átomos que colisionan… Entre nebulosas memorias grabadas quedan sus insignias, el lecho y el confesionario Turgentes los pálidos picos asoman, su vigorosa presencia, una nueva contracción ritmo infernal desestabilizando los sentidos. Convulsionando a cada arremetida de la esfera de fuego Extinguiéndose hasta médula para volverse a encender.

“Hay un conjunto de sucesos, una región del espacio-tiempo, de la que no es posible escapar…lo que se halla afirmado después a mí poco me importa. Tú encendiste la mecha”

DANZA DEL SEXO ¡Despierta! Eres vida y color, pasión avasalladora Entre flores, conquista la senda majestuosa y los sueños Adorna, corola y pistilo ¡Inúndame! Despoja centímetro a centímetro la roja piel Siente el intenso palpitar del universo Húmeda ráfaga devora desesperados besos Cópula festiva muerde los redondos soles rosados Celeste expresión del cosmos, saborea Éxtasis brotando de los valles en salvaje entrega ¡Tortura!


Fricción perpetua del deseo, cirio encendido, recorre planicies y montes sudorosos ¡Quémame! Cabalga voz hecha mañana Ardiente jade observa los manantiales lujuriosos Salvaje oleaje, traga abrazos de lenguas Tornado en llamas, toca los labios de dulce menta ¡Suicídate! Pinta totalidad del cuerpo que es quejido Lujuriosa piel, ataca fragancia fresca, inquietos labios Sales y miel avanzad implacables ¡No te detengas! ¡Sigue! ¡Sigue! Retrocede antes del azote esplendoroso ¡Átame! Eleva espuma, lujurioso azul ¡Agótame! Enreda una y otra vez, inunda los canales ¡Demuele! Hondas grutas de auroras ¡Rómpelos! Socava llanto lascivo y exaltado ¡Penétrame! Golpe tras golpe… Danza del sexo TINTA FRESCA Con el cráneo excitado y la tinta fresca, en hebras confusas, evocaré las memorias, hasta alcanzar romper el aire, furiosa… Luminiscente serán entonces las esferas rojas transformándose en desenfadadas palabras. Violenta, salvaje, atada a su lengua. Recorriendo alternadamente las vastas regiones de su reino. Ascendiendo y descendiendo el lujurioso musgo que cobija sus secretos. Las imágenes no alcanzan, Jade Imperial, para tatuar sobre la superficie de la médula


el profundo surco que libere el veneno sagrado de milenarias batallas. ¡Piérdete! En el infinito azul de estos cantos, sumergido en el oleaje tempestuoso, del rítmico ritual de las joyas de fuego. Entre fuertes lluvias de mieles espesas ¡Languidece! ¡Suplica! ¡Muere! ¡Revive! Consumido por la fiebre de la entraña, alcanza la tensión, hasta que se haga ruptura. Y en unión perfecta de macho y de hembra ¡Traga! ¡Destroza! ¡Libera! En el calor latente que asedia… Entre torrentes de perfumados ciruelos condúzcanlo a la cadenciosa muerte, rendido, postrado ante la puerta del vientre. Desencadénense las fuertes precipitaciones de todas sus ansiedades, derramando la esencia de su ser. Inúndense entonces y solo entonces el estanque de lotos con su sangre. Golpe a golpe, enciende la noche, monarca atrevido… Desgarra las carnes de los cerezos. Entra en mi cerebro y en caída libre ¡Suicídate! Bésame hasta la sombra. Que crujan las articulaciones en chispas, rindiendo culto a la lujuria, empujando de prisa los sueños en el instante mismo de la muerte, en el instante mismo de la no conciencia ¡Ámame!


Hasta emitir el último suspiro “Yo te conozco…eres fuego, rojo rubí bañado en espuma”

REY NEGRO Trueno ensordecedor de mirada dormida Es el eco que golpea cada fibra de mi cerebro El tiempo se detiene, caen las odiosas cortinas Y llegas real luz a mi alma vestido de negro Suave es el viento moldeando esta historia en el desesperado abrazo de todos los sueños Cuando la piel se enrojece y sonríe avergonzada Mientras las manos temblorosas estrujan las sabanas La plenitud yace desnuda entre almohadones celestes No espera promesas, flamea loca, delirante, enceguecida Renace gloriosa rompiendo los cadmios calendarios invadiendo silencios de fornicadores quejidos Azul es y será por siempre el ansiado abrazo, Vida y muerte la sangre que mana de sus entrañas Tormentosas las ansias, salvajes los deseos En cada espasmo un rubí desgarrando ausencias Necesidad implacable de ser eterno fuego Fracturando sin saberlo túnicas y espesas capas Disfrutando del dolor de marcarle y hacerle mío Ciega a la razón sin tratar de encontrar la orilla Aferrada con firmeza a su talle encendido, silenciando la voz Conciente de que el placer habla sin prejuicios, ni miedos En lenguas extrañas siglos de te amos resuenan Cuando los labios arden, queman y se inflaman Saboreando una a una cada gota de su rigidez absoluta Sobre el altar de espuma que vierte la sagrada savia Ciega a malos y oscuros espejos, entregada a la muerte Entre pases y compases convulsionando afanosos los huesos Recorriendo estoy cada cuadro del vasto tablero En blanco y negro sin paraguas, ni abrigo Solo vestida por el ardor de sus desesperados besos


“En blanco y negro plasmaré la tibia lluvia de sus fuegos”

AL FINAL DEL PABELLÓN Vestida de esmeraldas y flores de sauces,, con la piel encendida, más hermosa que nunca, lo agasaja con tres presentes… Primero La luna danza desnuda sobre los ardorosos bosques tallando deliciosamente con la punta juguetona de su lengua una a una sus cincuenta y cinco hojas. Segundo Con el rubor en los ojos tras las cortinas de sedas rojas la garza dorada lo mirará de reojo enterrará furiosamente el pico debajo del palpitante ombligo aspirando al fin las blanquecinas lluvias. Tercero Embriagada de placeres con el corazón confundido despeinados los sueños agitadas las olas con los ríos crecientes y las almohadas calientes la noche se rinde exhausta. Al final del pabellón fornican el tintero y la pluma “Inquietos los pensamientos… Van hacia ti Apaga las velas”

Copyright © Fanny Jem Wong. Todos los derechos reservados.


Issa Martínez Llongueras - México

POR ESO A VECES… A veces el silencio de la carne nos derrota, entonces somos esclavos, cautivos atados a besos, fugitivos de las horas que se deslíen en el aire… Nos nombramos con los dedos, con el deseo presentido, y, con las sombras de la noche, sobre el lecho, nos describe la vida.. Eres el sostén de la voz de mis caderas a lontananza intermitente, soy yo, la ciénega dulce que atrapa y libera el ímpetu de tu pelvis, somos aguafuerte de la intimidad haciéndose flor de luna… tránsfuga de caricias que averiguan su destino. Somos piel a piel el único horizonte que nuestros ojos necesitan ver: y así me ofrezco a las preguntas de tus manos, y así te ofreces a mi sumisión de hembra abierta; enunciación sagrada de nuestra carne hasta donde la noche baja y nos despoja de toda la luz nuestra, que desde nuestros sexos, escurre. (Por eso a veces, las estrellas, resplandecen más.) POSTAL ERÓTICA Un vientre desnudo una lengua: cascadas de aire y dedos húmedos… y dos bocas lloviendo rosas;


estático el tiempo en las hebras de la luna… AMADA POR LA SOLEDAD La soledad le deposita sus besos entre las manos, los dedos se le estremecen húmedos de ríos que habitan en la boca, y caminan, se deslizan y dejan huellas que incendian los palmos de la piel andada. Su cintura amamanta el roce del deseo, el temblor de los muslos se le vuelve cielo, donde los pájaros, remontan parábolas de agonías clandestinas. Ya las yemas de sus dedos son labios, borrascas que se estrellan y erigen el lamento mudo de sus pezones… No se cansan los dedos de transitar a círculos de luna y madrugada, y preguntan, indagan, buscan en las ingles… mientras la garganta alberga el gemido de la sangre. Así llega la soledad a beber en donde es líquido el anhelo, se abre paso entre suspiros lúbricos, se baña y envuelve entre la carne tibia, se detiene en el arco que perpetúa y detiene la espalda, aguardando el arribo de la bajamar… En los oídos se ha hecho estática la noche con sus jadeos, y nada contiene ya, los manantiales que se desbordan entre aromas de mujer satisfecha. SILENCIO DE GATA Sobre el remanso de los pliegues de tus ojos derramo mi silencio de gata para borrarte el tiempo: cabe mi silueta ovillada en tu espalada; vibrante y dúctil cabe mi lengua, desatando sortilegios entre la sábana y tu entrepierna.


Mis pezones amamantan tu infancia viril segándole a tu sangre añoranzas de horas consumidas, el movimiento de mis caderas sostiene tus ocasos y todas las similitudes de tus melancolías, así consumo tu sed de noches ardidas o recodos para el respiro, donde acaso va el deseo de no estar que tu hombría emite sin decir. Tengo rosas de madrugada en los labios para vaciarlas en tu ombligo, en tu vientre, en tu pelvis, en tu sexo… porque soy puerto para tu boca, anclaje para tu pene, y cueva donde se cobija el temblor de tus falanges. Visto mi desnudez con todos mis sentidos paralelos a tu orgasmo, y bebo de ti para derramar de nuevo, mi silencio de gata que te borra el tiempo. ESPERÁNDOTE El viento se calla donde los ojos guardan las nubes del cielo para acariciar la espera tácita de la piel que te va guardando los silencios. A ratos crecen olas en la sangre, y no me cabe la resignación en los pezones. ACEITUNAS Y ÁMBARES Te habló mi piel en donde se baten ojos y suspiros; te buscó la melodía de mis silencios y el acento de agua de mis palabras; te arrulló el gemido de mi flor abierta al viento, para que el sortilegio de la espera te envolviera desde mis brazos venereamente ingenuos. Desde la luz de la aceituna y el ámbar


durmieron sobre ti mis pupilas; desde mi sabor agridulce de mujer enredado entre tus manos: bebimos uvas alambicadas en las lenguas. Te he dejado el espejo donde rehíla el sortilegio de la voz entre mis muslos… que solo por ti, habla y se desenvuelve en azucarados estrépitos de lluvia. Copyright © Issa Martínez Llongueras. Todos los derechos reservados.

Jacqueline Lagos M. - Chile

DE A DOS Manifestación ligera, Abre tu ventana. Soy memoria apurada de brinco lisonjero. Llevo el corazón abierto, cómplice de una sangre que parió la tierra... Eres sueño encarnado mi dulce súplica ajena, una pluma dorada en versos, un vientre en río peinado. Sábanas mansas dormidas en laberinto de nido pleno. Cauto ayuno de recuerdo, futuro incierto arrabalero.


La libertad sin ataduras surte en esferas de manos cálidas en la frente, la tranquilidad cultiva deseos de entrar en ti... Me atrapas como imán queriendo robarme, llevándome a las profundidades de tu celeste.. Las farolas encubren este arrebato, me descalzo los harapos sureños y soy Yo... únicamente yo. La euforia de las estrellas da calor a tus palabras y algo pasa en mis chakras, el tercer ojo se abre a la intensidad de ver más allá del instante... El equilibrio en el corazón asoma en los sentidos de tu calidez. Curo la ansiedad para que logres tu ascensión y yo la mía. Las caricias se entrelazan en el aire asoleado de tu recuerdo. Y añoro tenerte en el baúl de la conciencia. Llegan los trece días de la energía planetaria, jugando la magia, transformando el corazón, la ilusión de tu descanso. Soy libre como el pájaro guardián de estas huestes encantadas, Sano las heridas añejas en las aguas de este amanecer tranquilo. Surjo en las colinas del horizonte que me regalas y crezco como las olas que abrazan la playa de tu memoria Soy juguetona en el espejo del mar cálido, me baño en las aguas de tu amor, me perfuman tus palabras y me adormezco en el tiempo que no existe... los deseos despiertan en el paisaje solitario, asoma el susurro de un ¡te amo! ¿Cuantos sueños apetecen las entrañas en los instintos de invierno? ¿Cuántos florecen cuando la siembra es de a dos? ¿Cuántas películas viajan en noches sin destino, sin conciencia, sin momentos racionales solo dejándose llevar? Soy partícipe de los amantes, que imbuidos en penumbras huyen buscando el peregrino interior del Amor Divino. Apareces fugaz agitando las emociones lunares, asomas furtivo como un ciervo que escapa arremetes sin distingos me llevas, me ríes


en brazos del sol me abrigas me acoges, me duermes alucinamos... viajamos... Se acaba ya el tiempo Se me arranca por caminos anegados. Las dimensiones van floreciendo, Y yo aquí castigada por amarte, Negada, anclada, moribunda, Ahuyento el fragor de los alientos Y me aferro a la ilusión que vive En el epicentro del amor. En un mar de amores confundidos me evidencio. Corazones humillados, Injustamente encadenados. Advierto las suturas Después de la batalla. Misteriosa se hace la espera, Cuando veo mi alma Que reposa el llanto Del suicidio amoroso que escucha por ultima ves Un desgarrado ¡te quiero! Aún siento la bravura de verte transformado Agigantado quemándome Cabalgando como loco Venciendo al crepúsculo… Embriagados por las circunstancias Convertidos en fantasmas de placer. * Dando a luz esta trilogía de lágrimas exiliadas Nadie sabrá que sucumbimos a un estío melancólico.

Copyright © Jacqueline Lagos. Todos los derechos reservados.

Lucinda Martínez Zuzunaga – Perú


EMBRIAGADA En esta seducción dominante Que se filtra en torrente, latente Poseída literalmente, luminosa Voy dejando lentamente Residuos de un ego sin sentido Perseguida mordedura venenosa En mi interno que desplazo Transportada voy Voy ¿Dónde nace la vena ilimitada que me embriaga tanto?..., entre tus brazos. DIVAGANDO Divago entre mis propias sombras Pisando límites perfilados Intento insinuar al pensamiento Que afilan golpeando indolentes Fuerzas que alguna vez me sujetaron. Inútil pretensión, todo es vano Mis manos sin fuerza, caen Intentando mantener la cuerda Que sostuvo erguida una vida entera Casi todo, hoy es nada, divago. La muerte despliega sus alas Merodea me respira la cara Balbucea con flemas nauseabundas Abrigarme anhela con besos de fuego


Manos frías contornean mi geografía. Y me encuentro perdida en el esfuerzo Segregando los sueños, contando Vagamente el tiempo pasado, resisto Miro al cielo, Dios titubea me castiga Calla, en su largo silencio… yo divago. NEGRO Es negro mi color Con dolor claudicado Es negro pecado el del blanco Esclavizando mi sudor. Es negra mi vida Golpeada, en agonía Sin más tesoro escondido Que el dolor de mi alma blanca. ¿POETA ENAMORADO? ¡Imagínate! Me amas, lo debes aceptar tu corazón entero no debe callar. Si poeta eres y tu musa debo ser El mundo entero debe comprender Que tu inspiración camina a voluntad. ¡Todo lo dieras! Si tus labios pudieran besarme con el embrujo que tus aspiraciones quieren, ¡todo te diera! Del perfil ambicionando que asoma bajo la tibia piel que va rozando tus deseos; ¡Imagínate!... ¿jurar podrías en tu entrega? ¿Me amas? Corresponder quisiera tu bravura de poeta enamorado con locura ser de ti el todo y ser tu nada aprisionada ser tu ángel guardián y sin mezquindad llegar contigo hasta la inmortalidad.


CAUTIVO Si tu presencia de otoño Vestida de rojo atardecer Me llevara un día de la mano Secando mis lágrimas Tiñendo nuestros cuerpos De cálidas auroras Entonces olvidando el silencio Escondería el olvido Guardaría mis penas Para encontrarte cautivo En bisojos de fuego. DISTANCIAS Peregrina soy Aferrada a mínimas certezas Mientras los vagones del Metro Transitan estación tras estación dibujando círculos convexos. REINA Y PEÓN Eres néctar al alcance De mis manos caprichosas Eres volcán erupcionando Al ritmo de danzar malicioso De mi imaginativo proceso Eres juego. Donde reina soy, tú, peón y así jugando dices ser campeón. Eres de mis ritos escondidos Brebaje de lágrimas y sudor Entremezclando mis pócimas T hago esclavo, amo y señor Y eres al fin lo que yo quiera Cuando, donde.., como me guste,


Es nuestra historia, nuestros antojos… ¡Qué le vamos a hacer! QUIERO, ¿Y TÚ? Mi corazón pretende Insertarse en latente pecho Absorber magnética intensidad Vibrando en constante gravedad Quiero ingrávida de tiempos Aprisionar entre mis dedos Alientos, alentar deseos compartidos, Metamorfosear en éxtasis De sintaxis volátiles Quiero en geografía convexa Derretir mil mundos De irreverencias húmedas Con besos hambrientos, beber el Universo… Y quién sabe si quisiera Irrespetuosamente Voltear la cara solitaria De luna desierta Combinando estrellas En el enigma de un solo destino Y sin tino decirle adiós A esta melancolía quería Entre los dos… Quiero ¿y tú?

Copyright © Lucinda Martínez - Lucy. Todos los derechos reservados.


Liliana Betancourt Llanos - Colombia

ESPERA Aguanto Aguanto Y todavía Y siempre Aguantando Aguantando Con todas las venas Con el cóccix El agobio La ilusión La médula distraída Exaltada Apurando la paciencia Por gusto Por defecto Sin soponcio Ni tregua. NUDOS Estás y no estás Te fuiste ¿Qué fue de ti? Digamos palabras triviales, hablemos de cosas que no son. ¿Adónde te fuiste con ese sol de atrás de la montaña? Te apiñaste en ese pequeño espacio de esas sombras Esas pequeñas sombras que se aglomeran En el rincón de tu cuarto y te veo ahí. En principio no estabas y un fino hilo de ti Se amarró en forma camuflada.


Hubo un instante que no me di cuenta Y ya me estabas atando un pie con un nudito ciego. Los nuditos se pueden cortar con una tijera y fue tan simple El hilo camuflado se perdió ante mis ojos y espera escondido En algún lugar que aún no encuentro Tengo miedo de cómo se remolca como un gusano En la noche haciendo ruido de peroles Lo llamo con silbido de labios y gestos pero se escapa Y no le veo sus expresiones, alguna ve lo v diseñando Mi ataque terrorista en mis zapatos rojos pero no era para mí. El martes me quedé encerrada sin agua y sin el cazador oculto. Sola. No queda otra que buscar la forma de escapar por el pequeño Espacio entre la puerta y el piso, el hilo va a subir Por aquí y me va a cortarla garganta. ESA Hoy soñé: Entré y estabas En la escalera Con esa Tu media sonrisa. GRITOS DE UN LIBRO En la madrugada He oído gritos Chillidos más bien. He prestado atención Para ver de donde venían Y los localicé. Eran las páginas de un libro Que al cerrarse se quedaron Las hojas pegadas varias veces


Y al estirarlas me intentó morder. DESENCAJADA Estaba mirando la vitrina de un almacén Cuando he visto al vendedor intentar Coger algo que le indicaba un comprador. Buscaba con la mirada Hasta que se han fijado en mí Entonces han salido del almacén Me han agarrado de la muñeca Y han empezado a desencajarme Las piezas encima del mostrador. Una a una Hasta que me han metido en una caja Le han hecho varios agujeritos Para que yo pueda respirar Y después he ido escuchando Cómo me envolvían para regalo Sin respetar mi ventilación. No encuentro mi boca, mi nariz Está tapada por una rodilla Me estoy ahogando a pedazos Y no consigo encontrarme ojo para ponerme a llorar. ESPIRALES Siempre me encantaron los espirales. Me parecen círculos Que no mienten. VENENO


Estoy envenenada Por un líquido viscoso Que me recorre por dentro Me siento viciosa lasciva Desnuda en carne viva. Estoy tensa Lo que me duele me gusta Lo que me gusta me vuelve loca Desagradablemente excesiva Casi ciega. Tan viva que debo estar dormida. Copyright © Liliana Betancourt Llanos. Todos los derechos reservados.

Marcela Vanmak - Argentina

AMANTE No quedan caricias ni vértigo ni palabras estremecidos que no se hayan escuchado en el incendio de besos cayendo desde el abismo hacia adentro de la piel Porque los silencios secretos torturan el espacio de la escritura de los cuerpos encendidos de luz No te vayas, todavía hay temblor


en el aire y en el tajo del placer Nuestras lenguas parecen suicidarse en la caverna de la sangre agolpadas a orgasmos inusitados… En esta ceremonia nos pertenece un instante más en el desgarro del espejo de la noche LE LLAMAN AMOR Alguien solloza en la puerta de los genitales es el alma que enardece de espasmos mientras los pétalos se abren para el beso El corazón golpea en la certeza del movimiento de la sibila cuando abre su boca de pistilos y licor saborea gustosa las interrogaciones de la noche Se sumerge incondicional, a tientas derramando una lágrima de gozo Es el extermino del amor que no cesa OFRENDA Y en ese lugar inabarcable que no se nombra, mas se goza de libídine sagrada el deseo se hace pasos en mi cuerpo extendido. Postrado y devoto inicia la ofrenda de tramontar


la antigua herida en el suicidio del beso MUÑONES Me quedan noches por amar, la cicatriz sólo en los labios al vuelo de la cabellera de río Mis puños se desbandan en las alturas poblando infinitos abrazos Mis ojos de espejos o pantera protegiendo el jadeo de rumores vencidos en la hoguera del beso Mis manos se atenazan al amparo de espinas de la rosa (no temas no me harás daño mayor) Mi corazón pulsa la inocencia de la belleza íntima y tallada en el tronco de mi cuerpo de verano Soy un pardal con vuelos propios no rendido ante atroz existencia Todavía hay una felina intención animal e intenso deleite en mi corazón fugitivo e indócil Avidez de medusa insatisfecha, cuando sueño y bailo que te abrazo siento que soy mucha mujer con la intención pura de un leopardo que no se cansa de seducir en su terca fantasía … BURKA Celda


de pies a cabeza, puertas adentro, pan y vientre vigilados Lluvia de piedras sobre mi conciencia enterrada, ablación en los genitales inagotable cicatriz desde donde pujan siglos y siglos de lagrimas vencidas Sueño con la puerta de una abierta jaula y mi voz acariciando los pliegues del desierto en mil soles en los labios de mi intensa libertad OBSESIÓN Mi carne te concede un deseo Que tu lengua se bañe de esencia y penetre en mis olas de feminidad sedienta de extractos en el verbo eterno, caprichosa. Construirme de humo y besos sin nombre, sin paz en esta guerra entre los cuerpos CONFESIÓN ¡Ay, carne mía, corazón, mío!


¡Quien pudiera recibir tu boca como un talismán! El amor me sobra, la distancia y ausencia, no sé donde guardarlos Soy todas tus amantes y la cadena que les atan a ti Si pudiera descender cual música que hiere los sentidos a tus poros y renovar el desgarro Cuánto produjo cavarnos de saliva y látigos al sarcófago de sábanas amarrados... LOS CAPRICHOS DE LA LUNA A veces soy, estoy medialuna menguante /ir al encuentro /crecer a tu mirada el cráterpezón en la citara nocturna Esperando acercarme a tu heredad satélite capturado y devoto. Mas cuando danza la transparencia Ilimitada / espacial de las naves en efluvios, en el juego de acercarse apareo de Caronte y Júpiter Nacarón y sepia en el tálamo del mar del cielo. Pintan el capricho de la tarde llego hasta el clímax, luna llena golosa.


Y los sexos montados reflejados en el manto del espejo de eclipse esparciendo una sola nota de música que salpica toda tristeza. Y en un desgano de hembra dormida en el bosque eternal voy entregándote mis caprichos que desmigajas en amplia boca estrellada cuando la marea baja retira el goce DESEO La mirada abierta de la mañana entra por el portillo de tus ojos desnudan mi follaje y mis nalgas de luna y uvas ruborizan el espanto de la muerte que espera su cosecha Buscan tus estrellas en espiral un combate fortuito entre navajas encienden el precipicio de las sombras El deseo se hace viento huracanado mas arde el amor en llamas como un fósforo que desvistiese el pudor Un vino caliente se derrama en las copas de los cuerpos brindis perfecto en ritual de los cristales Luego se duermen tus ojos saciados Nace la lágrima de gozo La muerte se aleja silenciosa Y torna la puerta AMANTES


Vana saliva desplegada indócil fascinación amantes, palabra de fuego en la vértebra de la existencia Una grieta se alarga sobre la conciencia de los días olvidando la conciencia Ebrios lunares o mariposas sábanas indomables hotel memorioso del lazo demente y voraz cuando los relámpagos nombran la fatalidad en los ombligos de la especie Se adentran y conquistan hasta el hartazgo espasmo de las naves a la deriva patria de astillas fluorescentes instante donde se decanta el alma en el sexo

Copyright © Marcela Vanmak. Todos los derechos reservados.

María del Carmen Lorenzo – España

FUI TEMOR Ahorquillé tu boca a la mía,


con los cultos de Pieria, obediente al estimulo que soliviantaron las ninfas en su coro de musas, para consagrarte a divinidades, y expresivas carnalidades, de la pureza más desnuda… Con la más cruda ambrosía de los caros pretéritos y los siglos de un sueño, porque requeriste mi sangre cuando se sujetó la caricia, con los mansos dolientes y las batientes del crepúsculo, ahorquillé tu boca a la mía… En aras a escribirte esta poesía, desde la papila etérea, de una libélula. que guarecía involuntaria la gula, del instinto de supervivencia que excarcela la falta, y resalta la apetencia, en su alegoría… Ahorquillé tu boca a la mía, porque en el roce fui temor, de hombres y dioses. TÁCTIL EFUSIÓN Viajó mi olfato por la tez de tu espalda, en semblante sensual de flor atardecida, fraguó el envés de un lecho, que mi pecho volcaba quieto, rocinante de intemperie, desmedida. Y adormecida al dorso, aunque no te tuviera, en el fondo siempre estoy contigo a la vera, hojas que visan versando la palabra delicia, resbaló al báratro lábil sin pecado, codicia.


A tu badana puse labios, con mea-culpa de versos, me cosí tu interior en el reverso y vespertina en la lengua rasgué vigorosa y fascista, besos de pluma fuente rapsódica y realista; en mis húmedas manos, que temerosas hablaron de un amanecer tardío. Abrigaron más la intriga que proporciona al misterio, descubrirte médula del enigma arrebatado del nervio, trovador poricida de rimas en ritmos de escaldos, en táctil efusión los sentidos redactaron ceñidos los bríos... ...De una estratigrafía compacta en escena, cuando sintió la vena, que a espaldas me cupo entera la fisonomía de tu inhalación... La inspiración. PRESTIDIGITADOR DE AMOR Cuando no te tengo, te apropias fugitivas horas de un reloj dormido, que sin previo aviso ni prisas se cuelgan segundos por tu talla. Como manecillas traviesas, te clavan los huesos el filo de sus agujas, eternos minutos que se quiebran frágiles, sombrías. Paredes jugando ilusiones en cálidas insignias, dibujan en tus manos, a mi pelo entrelazadas. Araño al cemento tu cara oculta, que son resultas vagabundas


sombras negras, que enmaraño atrapadas, dividir al silencio y vivir en coloridas compartidas. Al acto tacto las siento amuralladas a mis yemas. Desgarrado de carnes bajo las uñas porque atiendas paso a mi vera, rasguñando al tiempo las caricias en el justo hálito que apaciguan, al desangro calcinas gastadas en relojes de arena, y me hieren las piedras Sonetos nocturnos palpitan fieles como fantasmas moldeando tu nombre las condenadas siluetas oscuras. Maldigo con desenfreno al son de un reloj, que manoteas como un ladrón usurpando mi corazón, me amuras en nigromantillos días de inútiles nostalgias. Prestidigitador de acuarelas vivas en sombras muertas, sin alma, de lienzos posesivos entre tus manos arrancas, mi ser con las mismas armas, cuando las alarmas de un despertador que no hacen ausente avituallas, los segundos al minuto y tras los minutos las horas… …De amor se harán eternas al polvo de perláticos muros

Copyright © Maria del Carmen Lorenzo. Todos los derechos reservados.

María Julieta Salusso - Argentina

DESEOS


Apresaré gemidos, enjaularé deseos, me escaparé del tiempo a hilvanar recuerdos. Cuando el mutismo al caer la noche matice mi aliento con tus reproches y la distancia borrando olvidos le de más fuerzas a mis sentidos estarás ahí, yo lo siento, guardando en ti los sentimientos que dejamos ir por cobardía y hoy nos trae otra vez la vida. Cuando el sol encienda a la madrugada de colores nuevos teñirá tu espalda. Tiraré ansiedades por las ventanas, pintaré el cielo de mis mañanas. Resurgiré entonces de mis lamentos dejando al margen crueles momentos. EN TODAS PARTES En los fuelles pulcros del viento, en los tiempos difusos y marchitos, en el baladro tácito, en mi coraje y en tus húmedas miradas. En el promiscuo sigilo del ocaso, en el pájaro que encumbra vuelo, en el perpetuo sol que arde y en los astros suspendidos en el abismo. En la diáfana corriente del río, en el céfiro que me roza suavemente, en el trajinar por los senderos, en la reverberancia que agoniza en mi boca. En el añil plomizo de una tarde, en las notas de una sinfonía, en el carmesí agudo de la sangre, en el umbral de un bramido de alegría. Abrir los pórticos de la existencia quiero, con desnudas ideas


con vagar sin agobios. Abrir los pórticos mientras resucita el día. DONDE MENOS PIENSES Entre las sombras desnudas de fervientes amantes, en las cúspides heladas de quimeras lejanas, en taciturnos sonidos de pieles sedientas, en afanosos tañidos y en lapsos remotos. En la sutil aurora, en las alforzas del aire, en la llama extinguida de la vela del tiempo. Entre voces calladas, en reiteradas poesías, sobre cuerpos cansados, bajo dolores pisados... Encontrarás la calma que te da la vida, la esencia, el alma y la razón perdida. PREGUNTAS Con tantos matices qué puedo manchar. Con tantas trovas cuál puedo solfear. Con tantos fragores cuál puedo auscultar. Con tantos versos cuál puedo narrar. Con tantos sabores cuál me gusta más. Con tantos instantes cuál redimir. Con tantas ofrendas que me da la existencia, con miles de percepciones


a la claridad del día, si no viviera el hoy, dime: qué haría.


TODO AQUELLO QUE HOY NO ESTÁ Se malversaron los sueños y desertó el amor, se abatieron las caricias alejando tus palabras. Se disgregó la mueca y alteró el sabor, me concluyó la prisa y aturdió tu adiós. Se me ocultó tu cuerpo y ahogó tu mirada, se vació el jadeo y enfrió mi edredón. Se quebrantó el silencio, y asfixió el amor, se ensombreció un instante y destiñó el color. Se suprimió tu presencia, y destiló el dolor, se derritió tu perfume y convirtió en canción. INVOCACIÓN A LA LUJURIA La luna se revelará en mi lucera, rodarán mil vocablos desde el tálamo y un manojo de caricias redimidas se apilará a la vera de la alborada. El hálito se condensará en tus cabellos, hará un fragor de gemidos y ambiciones, al filo de tu cuerpo hilará memorias por los tórridos recuerdos de otros tiempos. Cuando tus dulces roces enajenen el delirio el sabor me agitará para mojarme en tu vigor.


Mi mano mansamente asaltará el dócil relieve de tu espalda, tus labios dejarán vestigios por mis atajos, por mis declives. Tu aroma fresco se anclará en mi piel, tu boca saciará el deseo, poco a poco arderá el deleite en la penumbra de la habitación. MELODÍAS AL VIENTO Cuando las alas del tiempo remonten el vuelo al filo del mutismo y del placer perpetuo la brisa irrumpirá tímidamente de adentro desde la fiel sinceridad que surja en el momento. Mil voces solfearán melodías al viento y de sus notas brotarán los sonidos del silencio Abatiendo miedos enterrando olvidos desovillando enredos de sentimiento herido entre la cruel distancia de lo ya vivido, la sutil esperanza y el amor perdido mil voces solfearán melodías al viento, y de sus notas brotarán los sonidos del silencio. Copyright © María Julieta Salusso. Todos los derechos reservados.


Milagros Hernández Chiliberti – Venezuela

TU HORIZONTE Y MI ORQUÍDEA… Allí, horizontalizado, desprovisto de tallas y de modas con tus labios sedientos y tus brazos desnudos anhelando abrazarme… Allí, con tu cuerpo horizontalizado y el horizonte levantado... Allí, los abates del tiempo inexorable, el poder del verbo incoherente y las interjecciones de fruición adquieren sentido. Entonces llego yo, verticalizada con el vapor de las dunas de Atacama, ardientes en mi pecho Entonces llego yo, verticalizada-ondulada con una orquídea guariqueña, de Venezuela-tuya acorralada, en mi bata amarilla. Sin mi bata amarilla y en tus brazos desnudos


la ondulación asume consecuencias: tus labios y mis dunas tu horizonte y mi orquídea… Entonces la horizontalidad y la verticalidad pierden sentido. Allí, los abates del tiempo inexorable, el poder del verbo incoherente y las interjecciones de fruición adquieren sentido. QUE NADIE SEPA Que nadie sepa cómo nos amamos, archívalo en dual introversión, es el estado ideal del amor que fluye. A nadie comuniques que mis arrumacos fueron descubrimientos de la maduración creciente; apremiantes llamadas de voces silenciosas y dulces tatuajes que de tu piel pasaron a tu alma. No te quedes observando por la claraboya soñando mi alborada sueña mejor mi mediodía de persianas semiabiertas y mis noches silentes de luna clara. Para acariciar tu cuerpo sólo me basta imaginarte, y eres tan de mí que el sonido del infinito se confunde con la furia vital de mi sangre y el acorde de tu respiración... Mañana, cuando me recueste en tu pecho,


te musitaré los fragmentos de Bécquer que quedaron sin versos, y las notas de Bach ahogadas en las pausas del silencio que ahora serán nuestros, porque la vida es también poema y música que cuando estoy contigo, sobreviene al deseo y las notas se sienten en la humedad del amor conjugado. Que nadie sepa que conmigo te pierdes y conmigo te encuentras y perdidos encontramos la luz que tuyo es mi palpitar y mía es tu sudoración consustanciados en la experiencia nuestra; y que depositar un cuerpo dentro de otro cuerpo, es entregar la mente dentro de otra mente, es entregar el alma dentro de otra alma y rescatar nuestros rumbos del auto secuestro de la noche camuflada. Que nadie sepa que los dos ensayamos para no equivocarnos renovando el libreto en cada madrugada para debutarlo en la escena de luces el mejor día, el mejor momento, cuando nuestros guiones quedarán en silencio, para que la gente nunca sepa nada porque le esencia de nuestra intimidad es sólo nuestra, es sólo de los dos y he allí los aplausos. ¡Así es como te amo! ¡Que nadie sepa nada! EL REGOCIJO DE LA PASIÓN CROMÁTICA Quiero regarme -como traslúcido barnizpor todas las imágenes cromáticas de tu ser: el azul de tus pensamientos, el moreno fuerte de tu piel,


tu cálido torso de dorado matiz, el claroscuro de tus expresiones faciales y el plateado de tu cabello… Quiero disiparme -como betún regadoen el cromatismo asimétrico de tu virilidad: el pardo dulce de tus ojos, el amarillo de tu complicidad, el ocre de tus historias del pasado, el difumino que destapa mi sello granate, y la chispa de tus chistes rojos… Quiero fundirme -como luna en tu ríoa la cinética luz que disfruto en tu beso, el blanquecino de tu discusión, la sombra rayada de tus vellos, el púrpura del fuego en tu cariño, tu frase turquesa que acaricia al corregirme y el carmesí brillante de tu pasión. DESEO EXTENDIDO SUBLIMADO Hoy desperté ceñida a tu virilidad serena, me agradó tanto mirarte, tenías los ojos cerrados a la luz y la mente abierta a los sueños; tu cuerpo... un roble bajo el cielo, o el cielo que bajó como un roble a enraizarse en mi lecho y en mi entelequia. Mis manos como alas en vuelo cuando revolotearon a explorar tus poros, tus canas y tu sexo. Y sonreí callada, como brisa que observa el ciclón sosegado, como alba que pisa el filo de la noche,


cual madurez feliz a mocedad pasada, relajados tus brazos, tus canas en la almohada, las huellas del tiempo en tu cara, experiencias y heridas catadas con mis labios. Fue un deseo diferente un deseo sublimado y extendido de despertar por siempre yo a tu lado… tú al mío. Fue un deseo diferente al de la noche mágica, un deseo extendido sublimado en las hilachas del fuego del alba, y en la elipsis de mi canto. Y te acaricié -con el resplandor de mi mirada iluminada y el misterioso lenguaje de mis dedos festivosdesde el cabello a los pies. Tú, plácidamente, no te percataste pero el amor fue testigo.

EN TU GUARIDA Me queda solo un resto de fe ciega… dime si puedo depositarla en tu guarida de ternura donde la luna de tu virilidad es un coloso que se come la luz de las estrellas para construirme un farol. Si cuidas mi confianza solo desearé vivir en tu rincón de luna y me agradará sentirte mi dueño.


Dueño mío, sueño elegido, te tengo desde que cerré mis ojos para escuchar tu voz dentro de una caracola que me brindó el disfrute de su muerte lejos del mar y me acercó tu vida. Y seguiré tu sonido para abrazarme a ti para bailar contigo y meterme en tus zapatos para aspirarte y para inspirarte a que gerencies bien mis suspiros y cada grano de arena de mis playas. Mis suspiros al frenesí de tu olor de bravía ola y mi arena donde a partir de hoy se marcarán tus huellas. TU COLLAGE (LAS SINÉCDOQUES DE MI AMOR) Conozco los atajos para llegar al cielo: subiendo por tus vellos o compartiendo un café en el sabor exacto de tu amanecer. Son nuestros mismos sueños al filo de la continua duda. Otro camino: buscando entre la arena, los trozos de tu collage y descubrir en el mar


tu boca llena de besos masticando las olas. Y emocionarme al descubrir que tus manos han estado jugando haciéndome cosquillas en la espuma que surge bordeando mis pies. En el mismo cielo azul está el marrón de tus ojos, tú eres la vereda, caminaré sobre los brazos que nacen de tu abismo terrenal, estoy contigo no dudes más… yo nunca más dudaré de tu existencia, en ayeres de vaivén y collage de renovada pasión. Nunca me perderé si te escucho respirar y respiro tu silencio de crisantemo, cuando estás en tu eclipse dorado y yo soy tu luna. AL LADO TUYO RESPIRO YO Cuando recuerdes mi risa en tus oídos, viendo una flor sabrás que oculta, entre las verdes hojas, risueña estoy. Si al resonar confuso a tus espaldas vago rumor


crees que te llama pronunciando tu nombre lejana voz sabrás que dentro de sombras que te cercan brilla el amor. Si es que se turba ansioso en la alta noche tu corazón y luego sientes un aliento en tus labios abrasador sabrás entonces que justo, al lado tuyo respiro yo. ENTREVERADOS Como dos inquietos entreverados del ayer tendremos un mañana y ya esgrimiremos el tiempo para festejarnos el alma y dibujarnos la piel. Como dos inquietos entreverados del ayer honramos la distancia que ha sabido unirnos y nunca separarnos. Trayecto que nos reta a traspasarlo


y tomarnos de las manos. Como dos inquietos entreverados del ayer mi quimera y mi hallazgo elipsis y poema; tú, mi dueño, silencias la palabra que grita que me espera y ofreces la metáfora que interpreta tu áncora. Yo, tu puerto y astillero. Como dos inquietos entreverados del ayer, en el mismo momento de consentirnos nuestra propia magia, ganamos y acertamos al sentir el mutuo olor de la brisa mensajera de sueños Como dos inquietos entreverados del ayer, poseemos la luna, las estrellas, y esa mirada frente al mar que nos posesiona, nos atrae y conecta mutuamente. COMPLETA , PERO ABSURDA Extraña la forma en que tu silencio


dibuja con tus dedos mi figura absolviéndote en tu mutismo hiriente por la maduración que se traba en tus palabras muertas, obviadas por mi ineluctable felicidad, en la insensatez de mi erotismo activo, para poder abrazarme mejor a tu cuerpo formado por líneas de ausencia. Extraña la forma en que tu silencio dibuja con tus dedos mi figura produciendo olas de piel que se alzan, como dunas movidas por el viento. Tu palabra se hace elíptica y calla para gritar: te necesito, como el agua que salta de la cumbre necesita su cuenca que jamás se llena. Extraña la forma en que tu silencio dibuja con tus dedos mi figura sobrenadando tus antiguos océanos que se desploman en mi espalda; y en mi rostro una lluvia nueva que viene de tu eclipse de ternura críptica que me hace entregarme y poseerte completa, pero absurda. Te amo... SOBARÉ LAS HERIDAS DE TU COSTADO IZQUIERDO El ruido acumulado en el silencio es implacable regicida del ardoroso amor que se va tornando ajeno,


para armar el patético escenario de dos desventurados. Se nos han adormecido los motivos para acariciarnos con palabras sin texto. Se nos extraviaron las formas de la ilusión con mordiscos de fresa. Se nos han desteñido los colores del retozo con piernas enlazadas. En tus sonidos ya no encuentro, la cristalina carcajada de saberte mi dueño. En tu mirada se perdió el paisaje del oleaje conjugando nuestros vientres mojados. Sin embargo se resisten a morir las fragancias ya olfateadas en el camino mutuo, pululantes en la médula de la reflexión retrospectiva. Una de estas tardes, una noche silente o un raudo amanecer, me fingiré chiflada, me creeré en el albor de nuestro lecho; cruzaré tus linderos; me atreveré a abrazarte, con el miedo callado pero la piel gritando; disculparé tus culpas, suspiraré en tu pecho, sobaré las heridas


de tu costado izquierdo y olfatearé tu amor sin reclamos, sin dudas.

SI ME DEJAS LLEGAR HASTA TU BORDE Del paradisíaco cielo en ciudad puerto un diluvio de astros te salpican te observo entre destellos y me incitas como mujer cual metáfora que anhela ser tu piel. Si me dejas llegar hasta tu borde con los pies salpicados por la luna desplazaré tu misteriosa musa que te hace retos en la lírica oquedad del soneto. Si me dejas llegar hasta tu borde con una ventisca de ardientes besos desafiaré tu ímpetu de genio, que te sumerge en esa artística magia de la muerte. Si me dejas llegar hasta tu borde me afianzaré a las cepas y subiendo llegaré hasta la cumbre de tu fuego yunta encendida que al abrasar la maleza siembra vida. Con mi amor atizando tus hormonas tu libido es el borde ya cruzado y sin dejar de ser feérico bardo serás monarca entre mis lunas sensuales y mis arcas


ME LLEGÓ EL MOMENTO DE RENOVAR MI CHIP SEXUAL Pues sí..."Me llegó el momento de cambiar mi chip sexual", me lo dije hace algún tiempo, con maduro pensamiento y el ayer quise olvidar. Tal vez, me extralimité… o me diversifiqué. Primero, me arreglé el pelo mis piel depilé en un son, encontrando que el espejo era ya un cómplice nuevo en esta nueva pasión. Y yo misma me vi hermosa pues funcionaban las cosas. Mi timidez logré echar, porque en mí, una hembra escondida deseaba rescatar de mi ego profesional tan invadido de estigmas, que brindaban arrogancia pero ocultaban mis ansias. La chaqueta ejecutiva de empresario gerencial que siempre llevaba encima cual apariencia exigida, tendría que limitar, porque mis senos pedían sutiles coqueterías. ¿Qué es aquello que me sube, brinca y recorre mi cuerpo? décadas sin sexo tuve pero, hoy mi cuerpo lo cubre un glamoroso destello. A más de mis cuatro esquinas y así me siento divina.


Voy ahora, a mis empresas y en el traje más ceñido yo sigo estando muy seria, pero todos evidencian. un especial sensualismo, pues tengo un chip renovado y más de un enamorado. Hay uno que me da flores se apareció como el viento, mas, aunque no hable de amores, aparta los sinsabores y alegra mi pensamiento. Me brinda mucho cariño y lo trato como un niño. Hay otro más exigente que me arma escenas de celos hasta en medio de la gente, mas, luego se hace el decente y se vuelve un caramelo. si a veces, me hace sufrir, también me ha hecho reír. Y entre mi propia contienda también tengo uno virtual que me hace sentir tremenda y me expresa que me sueña ayudándome a soñar. ¡Yo me he extralimitado, y me he diversificado!

Copyright © Milagros H. Chiliberti - Todos los derechos reservados.

Milagro Valdés Del Río - Chile

DANS LA PEAU De vez en cuando,


los tropiezos se van contigo. Llevan tu nombre, en el funeral de mi cuerpo. La lengua escasa que nos aprende, nos renuncia, como un puente veloz al que acuden mis manos, humedecidas, con el resto del equipaje; piel fundada sin documentos, en la que expió, como una vagabunda, lo que nos queda: Un tatuaje que cicatriza lento una mordedura inconstante, debajo de la dermis. Que no se atreve a pronunciarte, por temor a quedar desnuda; blanda. Todo sintetiza, debajo de mi piel. como un murmullo invertido de gritos‌ HUMEDAD Deja que la humedad se atraviese hasta mi boca, como un estigma. Sin advertencia, quiero hundirme como la luz. Oscura. Recoger, lo evidente, el grito, la lagrima embriagada. Porque sin duda,


un día-error creía en ti, te aspiraba en lo minúsculo en mi tildada timidez, infructuosa me unía L e n t a Y sin embargo sin apropiación, hoy reniego de las bestias. nadie me explico sobre el amor. Nadie me indujo, nadie erosiono... Y fui otra vez, un viaje, la hija del retorno. El acento sobre tus brazos. Un silabario eterno, culpando a tu nombre en la tempestad. ESCRIBÍ (Paráfrasis) Escribí, para que mi cuerpo se fuera instalando en lo hondo de las palabras con la certeza o lo inconcluso. Como un torrente enfermo, tibio, oscuro, donde penetrarse es oculto. Y me retrato pixelada, amarilla; ambigua, fuga, karma o incendio. Donde el humo, costea mi silencio. Y amamos la irracionalidad, el cruzamiento débil, de las palabras. Lo inmaterial, lo conjuntivo. Que nos hace victimas, de la ceguera.


Cuando en lo alto, mis manos abstrayentes Te situaron en la poesía, suicidas, en un canal rítmico; escribí obsesionadamente. Para tu nombre, Para mi nombre. Todo en nombre de los silencios. DEVASTACIONES Persistiré en una finitud ciegamente Como una mujer infantil, convulsionada por el apetito. Aterrador pensar que te tengo como una barra ligera entre mis vacíos, en mi liviandad. Aunque no sean tus ojos, la multitud y la espera de la locura. En lo aéreo, mis devastaciones, te harán el amor como una línea gruesa, en papel couche. Rimel ... llanto. Criminalidad. Búsqueda… Espero por Dios, entonces que no sean, tus ojos ahora, la excusa para herirme. Para retratarme. GEOGRÁFICA Ya no quiero que tu cuerpo insomne, de madrugada


B a j e sobre mi cadáver. Norte, sur, este o este: Centro. Se dibuje con tus puntos cardinales. Quiero borrar mi mapa, dentro del murmullo. (Porque te pienso, si) Como un hemisferio ecuatoriano. Justo en mitad de mi ombligo, corazón. Justo en mitad, de tus dedos a punto de hacerme agua. Me sumaba como dolor temblor, me azotaba como marea. VITAL De este anzuelo saldremos heridos, convergentemente a las alturas. Por el origen aéreo, plasma de las hojas muertas: aire que mis labios tripartitos ahogaran por ti, verazmente como un calco exacto. No espero a la multitud cayendo en el silencio como un clima revelador del miedo o la incertidumbre. Aunque se niegue: los cuerpos se fragmentan se hunden en las carencias, solidifican. Las formas reveladoras, son solo autodidactas fotografías contradictorias y ajenas del dolor y la soledad.


Todo partirá del mínimo hallazgo: tu cuerpo en el desalojo de lo vital. Restos … fugaz, tildes de fascinación. El impreso del reconocimiento, lo inexacto…hoy no es más, que un cúmulo accidental: de amor. FORMAORGASMO Una vez más el miedo nos afronta en silencio. Deformidad de palabras amor, ceguedad desde lo informe. Yacemos, sobre un cuerpo inoportuno, disociando. Un toque delicado, nos fundamenta. Hasta la muerte vengo desnuda, suplicando embutirme. Cada noche deseada, busco la fragmentación insana el arma exacta, la destrucción. Venus, se adhiere coarta mis heridas. Detiene la música, bordea la fatiga. Es una tempestad, larga sobre las cabezas, rueda y rueda corazón,


escúrreme, ante tus ojos. Llegare aquí, sin retroceso, imprevista. Afrontando el silencio. ODIOSIDAD Cuando tu cuerpo me palpa insomne saboteando mi arruga ennegrecida, lamo con sed de palabras, la furia, el resto es la hendidura, de una mujer descalza, despatriada. Un pequeño nombre que repito cada día, y no nacerá, deletreándose. De mí, nacen los ejercicios, la mudez. El hambre fragmentaria, de los hijos temblantes en el trazo de mi vientre. En el espacio esquizoide, donde se desea... atasco a la carne abdominal hasta la desventura. Odiosidad, de nombrarte, si temor, del beso que nos incendia, hasta pervertirnos. Pues adentrando, al amor, encajo como el tumulto, la ira dentro del cual rompe gruesamente la cerradura, hasta envenenar.


Placeres parten en mitades tu corazón devorando el acertijo, de tu tacto. FORMAS DE AMARTE Tenme aquí, entreabierta. Con un mapa- clítoris que despega desde el sueño. A pocos pasos, estaremos vientre y útero desfalleciendo por ti. Mi mano y la secuencia orgásmica que se disuelve en para fragmentos. No temas, amor de friccionar hasta el fuego de inyectar sobre las heridas un doble espectáculo circular. Porque dejadas las ciegas células aprendo de un lenguaje absurdo y doloroso. Comemos fondos de mundo, ciudades elípticas. Cuando ardemos, destinamos las ganas del llanto sobre la terrible memoria solitaria poseídos abruptamente por el desplome anti cíclico. Sorteamos certezas y no es azar. Algo incrusta sobre nosotros, apoderándose del silencio. Me corto de amor me ciego, como una puta diestra que aprende a escribir sutura.


Copyright © Milagro Valdés Del Río. Todos los derechos reservados.

Natalia Cöster – Jahsi – Cuba

ANSIAS DE TI EN DOMINGO Sin dirección alguna Que me conduzcan a refugiarme en tu centro No existen signos en tus límites Que me orienten Para no resignarme en el intento De buscar a ciega lo ausente Pero confiaré en mis instintos Y volaré a ti Para estremecer tu domingo Con una lluvia de besos y poemas Pintados de ilusiones Liquidas Suministrada en tu boca como un brebaje Que destila mi esencia. Sin jactancia De conquista Más bien accede ser descubierta en cada verso En Irrepetibles formas. De mi aliento Prendido Por el fuego Fausto del deseo Y del delirio Atesoro tus recuerdos en mis escritos Que ensaya con todo ánimo Preponderar tus maneras Esa mirada Que atónita deja mis extremidades Descontrolando mis mesuras En un va y ven de mis piernas


Que su cumbre Como boca esponjosa Se abre Con el deseo lujurioso De recibir tus caricias y tus besos Entre abiertas resignadamente En comunión con tu cuerpo pertenecido Autorizado a perderte entre ellas Como en una encrucijada sin regreso A mi túnel de apetitos Que esperan con ansias Ser descubiertos por ti Dulce metamorfosis Que se desprende en mi domingo Transformándome en fogosa selva Que espera ser apagada con tu anhelo Donde mi soledad ocurrente Llega a ti a conquistarte Darte vida Hacerte carne A soplarte estas intenciones de deseos Desnudos Trémulos Y poderoso en su afán Desenlazas mi tormenta atronadora No hay condena peor que esta Lejanía Que petrifica el deseo Dejado como cuarzo rosado Adormecido en su sueño Antojo rubí Aparezco Llenando tu boca Llenando mi boca Y mis pechos endurecidos Siente anhelo incrementado Por la faltas de tus caricias En mis botones Manantiales de vida Soles en días de invierno Que iluminan en las noches De placeres


Tu rostro agraciado en sus besos Esta tarde febril mi deseo late Como un corazón abierto expuesto en sacrificio Comulgando su pecado Antes de ser ofrecido. Hoy me tiendo sola en mi apetito Cubierta por esta ilusión que vuela. Remontándose y posándose encima de tu cuerpo Ese torbellino excitante Para llenarme con él Para disiparnos en lujuria Sin atorméntenlas con prejuicios Desatándola libremente Para que manifiesten bien sus relieves Toda su textura y así pueda dibujar Qué color tiene Para mantener mis sentidos receptivo Al placer de tu cuerpo y de mi entrega Y de lo que sientes nuestras almas Cuando estas Al fin se encuentran Unidas por el mismo deseo En una tarde de domingo A solas con mis sueños Que comparto Ahora contigo. LUNA AMIGA DE MIS BESOS Luna llena Que rasga el principio Del sosiego Para llenar de magia y placeres y trazar esta noche. nuestros cuerpos abiertos Sorprendidos Por la intrepidez no retenida Se animan a la tregua fogosa que le invita la luna nuestras carnes


dispuestas al fuego se levantan en batalla de cuerpo a cuerpo Suspendidos y frotados Demandan con puños volátiles caricias Aferradas a su sensual expresión Nuestras carnes en vértigo Suplican palabras vivientes Que Intensifican más los sentidos Pero fatigando más a la cansada noche Deseosa solo de descansar las voces de los ojos Apagándolos en sueños tranquilos Los nuestros se resisten Sus pupilas multiplicadas en vigor Sacuden el cansancio Espabilando al deseo Los temblores triunfan Sobre la apacible Calma de esta madrugada Donde hasta las estrellas laten Y reflejan sobre nuestros desnudos Sus electros rojos Llamas que flamean sobre la corriente de estas sabanas escarlatas Lujuria del fuego que aviva las pieles Cansadas de retozos Antiguos y angustiados Aportan soporte Al sentir los encantos Abandonarse encima nuestro Con gozo entre desplayados y estáticos Espasmos Que encandila el alma en un orgasmo advierte a la luna curiosa Que ardiente provoca más lujuria en torbellinos de roscas Como fieras que sin malas intenciones Retozan sus ansias en el furor De pasiones sin condenas infernales Me seducen tus besos Tu piel viva Tu mirada se pierde hipnótica


En mi flujo de impulsos que actúan En sincronía instintiva al pulso de nuestros frenéticos apetitos Y rasgando el velo del silencio Mi voz se quiebra Reventando en un gemido Que levanta al crepúsculo Con trascendente enjundia germinal Mece los sentidos Que Goza el delirio del péndulo Junto a mi boca embriaga con tus besos Me conduce a múltiples delirios la luna ahora se retira Nuestros cuerpos vencidos de cansancio pero triunfantes de placer Descansan su fogosa batalla En esta habitación del tiempo Que enaltece mis horas ardientes En el fulgor de mi amiga luna Copyright © Natalia Cöster - Jahsi. Todos los derechos reservados.

Paloma G. Castellanos - México

DEJARÉ Dejaré por esos rincones, donde me aguardan tus pasiones, mis pájaros flamígeros, mis goteos de mujer en brasa... El deseo que aguarda, que adormece en el himeneo éxtasis, al relámpago embravecido de escarceos,


para reestrenarnos los besos mas profanos.. Los dejaré en ti , hasta que volvamos a amarnos... BANDOLERA... Vengo a asaltarte las pasiones, caldeadas entre Venus y Marte, exudándolas, asiéndolas al desorden, húmeda rendija abierta a la eternidad... A tentarte con el coto de mis caderas, amenazando con trastocarte con el filo, de mis rosados pezones bandidos, decididos a perturbarte el sueño... La mariposa de mi talle en la penumbra, revolotea seducida por la seda de tus manos, codicia de gemidos bucaneros acoplados, fornicio de solsticios vehementes y alocados... Vengo a despabilarte un improvisado deseo, a pintarte en la piel mis lunas bellacas, a asaltarte con mentoladas caricias, a provocar la pujanza de tus olas furiosas... A mano armada de ámbares delicias, vengo a gotear la noche péndula, entre la neblina de tu cigarrillo, y el aluvión que se desborda por tu boca... Déjame tu rocío en el tatuaje del vientre, y en la punta de la lengua tu nombre, condena al exilio de la pasión perpetua, a esta bandolera que carece de coartada... NIÉGAME... Niégame tres veces si lo quieres, espanta de tus manos mis placeres, gástate en caquexias anodinas, las brazas que deje en tus amaneceres...


Emborráchate las horas en mi nombre, fondea los naufragios de mi proa, y guárdate la ultima palabra, antes de volverme la espalda... Cuélgame tus infundíos a mis faldas, ensordece la malicia por tenerme, acoplada a tu piel y a tu mente, despréndete de mi aroma en tu almohada... Pero no le mientas al ultimo verano, ni al lecho donde arrullamos los sueños, no le digas al rosal que no me quieres, ni converjas donde sabes que me encuentras... No me digas que templas tus ansias, cuando basta que te roce mi aire, para hacerte temblar en llamaradas, que colapsan tus venas por mi fragua... Pero niégame si eso te entretiene, será un montaje lánguido sin quórum, una mascarada de gandules intenciones, una sentencia garabateada en el aire... Niégame aunque ensayes mis sabores, en esos tus labios que enseñe a besarme, en los versos que nos robaron las lagrimas, y después...niégame...si puedes. ANCLADO A MIS BESOS... Te llevo anclado, a mis besos en intima confidencia, penumbra indiscreta en las siluetas, pasión que vivifica y mata, zumo de rubores que embriaga... Te llevo aparcado, en el pretexto de mis ansias, como infinito fulgor que doblega, éxtasis acorralado entre las pieles,


en lo que se pronuncia irrenunciable... Te llevo en lo hondo, de la entrega de un implacable gozo, invernadero de punzantes llamaradas, reveladas en las humedades de los vientres, como ópalo y jade engarzados en una pieza... Te llevo donde renace, la sangre caliente del desborde, férvido dulzor que empalaga la carne, en la gloria de tu inmaculada desnudez, en el cáliz donde los fragores sucumben... Te llevo tatuado, en el ritual de mis pecados calcinados, donde escala la metafísica emoción amatoria, donde se ajusta mi cintura a tus caderas, donde estalla tu fulgurante pirotecnia... Te llevo apretado, a mis circunscritos espasmos, en la lumbrera del vértigo apasionado, donde no acabas en mi ni yo en ti, donde comulgan nuestros valles en mixtura... SOBRE TUS RODILLAS:.. Aquí donde se funde el tiempo, en el índigo jadeo delirante, liba mi inquietud de mariposa, en el jugueteo de tus escarceos... Haz que pierda el juicio, el la larva de la lascivia, y en legajos de límpidos deseos, mengua el fuego de mi mestiza sangre... Monta mi peso en tus rodillas, troncales , fuertes y morenas, amotina mi piel sin titubeos, y mi pecho agitado entre tus brazos...


Multiplícame en orgásmicos vaivenes, la narcosis de un acto sin comas, que no hay breva cuando trastocas, mis fibras de mujer tan plena... Aquí , sobre tus rodillas, soy ardiente ola , fruta tentadora, furor de arrebatada cópula, tropel de truenos amatorios... Haz que pierda el juicio, en la larva de la lascivia, y en legajos de límpidos deseos, mengua el fuego de mi mestiza sangre... Aquí...sobre tus rodillas. BOCA LOCA Boca loca de ósculos lumbreros, casa abierta de humedades lacerantes, lengua de sacras y estrenadas tentaciones, resbalando por la mezquita de mi pecho... Loca boca que muerdes mis fibras, encendiendo con tu desmarañado contoneo, mi alarido de olas furiosas y empalmadas, boca conversa a mis muslos de avena... Boca loca tocada de empalagos, orquídea en plenitud de lechos, muesca dúctil en el atril de mis besos, río brioso que preña mis invernaderos... Loca boca que reabres mis cauces, donde el cosmos eyacula sus astros, a lengüetazos precipitados y salvajes, como flechas certeras en mis venas... Boca loca y dulce como manzana, que succiona en un gozo quebradizo, yelmo que escudriña mis temblores,


desgarrándome completa en sus ecuaciones... Loca boca inmolada de suave aliento, que ultraja la paz de mis caderas, en un pulso poderoso e inexplicable, has prendido fuego a los años de mi otoño...

Copyright © Paloma G. Castellanos. Todos los derechos reservados.

Patricia M. Araya - Chile

URDIMBRE DE AMOR Urdamos con nuestras manos gozosas calor de piel y con nuestras miradas lánguidas bordemos más miradas, enardecidos los cuerpos en abierto agasajo tus caricias sean el ruedo de mi falda cayendo y las mías subiendo en el rubor de tus pómulos; mis besos los collares de perlas sobre tu piel los tuyos deslizándose sobre la cascada del desasosiego los tambores sean el eco del corazones exaltados arrastrados a la de la danza de una escena de amor frondoso; mi voz susurro inmemorable en tu oído la tuya enervando mi cintura Desenrollando ambos la sábana atada en ciego nudo almohada suave pluma bajo cimbreantes caderas manos en el sumo de la caricia invertida mis ojos tras el velo de los deseos buscando el punto donde encontrar los tuyos gozosos, los secretos se deshilvanen sin comienzo sin término y tu gemido se deslice hasta la alta montaña


donde lleguemos juntos muy cerca del cielo. TRAZADO DE UNA FLOR Naciendo de su trazo va mi vestido luz alunada soy adultera, ninfa, deseosa, precoz liándome a su mano, su pincel mancebo sobre mis contornos hamaca delicada bordada en papel de arroz todo su dominio vaciándose sobre mi carne dorada Voy tras su voz, me nombra, me llama; mi dueño Embelezada, si apenas evaporada mi inocencia anodina me vuelvo perdida en el tiempo adorno delirio, talento, vivo, muero bajo su clarividencia nacida para complacer a mi amo, sutilmente danzo sueños De la nada, me diste vida etérea; ave vuelo a la nada surco a recordarte bajo tus atesorados recuerdos, flor inundada de ternura badajo en la distancia vitalicia yo en tu danza estremecida de sueños cuerdos cuerpo vibrante de luz queda recordando tu caricia. Llamada a nacer desde la profundidad clandestina emana pincelada, cerdamen en su canto inverso delineando beso a beso la fisura por donde entra la pasión; trazado de pétalo a pétalo, tibieza en un verso dermis fecunda en bríos de la alucinación; maestro carnal vertiendo sobre el lienzo su rocío anilina. Cópula en tu trazo vuelo una vida gavina, me quedo aferrada a los brotes del cerezo acorde con mi amado me dejo delinear por tinta china en su tronco fornido me quedo; en su piel tallado mi embelezo Crisantemo de día; por noche su preferida concubina En su jadeo voy desvistiéndome luz alunada… AMOR CANDELABRO Encuéntrame donde aun no existo abre la puerta secreta del enigma no resuelto


enciende dentro de mí velamen en alturas introdúcete cavando el seno caprichoso del deseo; déjame ver en honduras mis profundidades graba tus deseos originales en la cuenca de los míos dilúyeme con tu savia liquida palpítame con movimiento trémulo cautívame y desconcéntrame a voluntad; déjame ir para encontrarme contigo derretida mis rincones mas esplendorosos; encuéntralos provoca en mí que se rinda el enigma revivan los poros y respiren los deseos muertos quiero detonar, encender con mi boca el cirio, abiertas las ansias olvidarme que existo ir encadenada a tu jadeo, en ti encontrar el eslabón perdido fundirme en el descontrol mesurado el eco de tu tronco la vibración se haga profunda en la rama licuar en mis manos el hilo derretido del árbol vida cimbrearte todos los soportes de la imaginación en un abrazo de suntuosidad galopante; déjame recrear en tus manos el sabor divino la claridad del sopor ciegue mis ansias me encuentre perdida creando tu imagen te he elegido para que ilumines mi dicha con todos los brazos del sol cobijándonos; cirio en mi noche déjame ir en la espesura de tu luz no me dejes, alúmbrame con todas tus fuerzas, quiero morir vertida en el color de tu espiga dormida más allá del compás del viento.

VERSOS ETÉREOS En versos etéreos nos invitamos al encuentro el enigma sin resolver nos esperaba conclave amalgama ansiosa de amor, vesania como epicentro surcando desde la pirámide de tu alma ave. En crepúsculo de abismos y alturas caía el deseo vacíos entronizados de ansiada emoción, el juego amoroso de palabras susurradora de gorjeos mirada iluminada llamando a la adoración


Polvo de estrellas nuestras lenguas perdidas sobre el lecho hambriento de versos, dejaba caer el manto develando mi figura desnuda ondulante nacieron caricias sutiles y besos confesos. Cimbreante los espejismos tornándose infinito cuerpos de espejos sidéreos contemplándose traviesos longevos nuestros íntimos deseos sin tiempo, ardía ternura descontrolada en poros benditos Impolutos dos peregrinos en gozo confabulándose desovillando el misterio sublime del universo, guardado nuestro secreto perpetuo en las palabras concepción de un amor intuitivo en versos etéreos “Deseo” En lengua de fuego despertaba la otra noche susurros acalorados derretían mi rostro, boca, vientre, todo se volvía surcos, valles y montes el universo en el hueco de mi mano respiraba tenue el amor se hacia ver y llegaba como un rayo. CALIGRAFÍA EN LA PIEL Has estado meditando, viajando, dibujándote la mirada alucinógena, extraviada, en exaltación, en vigilia tus anhelos sensuales hormigueándote sentado sobre la alfombra en estado de fusión. Boceto es la noche en su magia encubridora los árboles, las flores, confabulados detrás de la luna en danza de tules va la bruma esparciéndose soñadora, el agua del tiempo amainando una tormenta de fuego. Soy oasis acompañada de mi árbol manzano corroída la sensualidad de saborear acaramelado elixir, devaneo horizonte, se bien a donde voy, me espera el porvenir entro a tu morada y una lágrima cae por mi rostro. Un arco iris nace y se funde al final de mi cordura un ave vuela sobre mi cuerpo desnudo recostada sobre la alfombra se desborda mi ventura


tus manos humectando de caricias el flamante nudo. ¡Oh! tus manos darán paso a la culminación, tus dedos sabios cogiendo el aparejo tinte, unto, pincel, batiendo suave circular, vencejo, se siente doblegarse la blanca creación. Mi cuerpo siente la tibieza de tu aliento una gota de dulce tiño cae sobre mi, otra y otra más, color universal nos recorre y deja caer la savia mi piel sintiendo el contacto de la primera pincelada. Complacencia longeva, viene, miradas-cuerpos ligados en el movimiento rítmico, ungüento- pincelada ruborizada tu nombre, el mío, una conjunción aparece desde la nada cuerpo ave tatuado surcando hacia el circulo dorado. PERFUMERO ALADO Percíbeme a fantasía sin límites sobre tu cuerpo vistiendo efluvio sensual, despertando tú arboladura en el aroma volverme larga, suave, satinada una florcilla salvaje de ylang, ylang hoja a tu rama en un día lluvioso en sol te vuelvas abejorro sobre su orquídea salivando desde mis pétalo hasta mis labios esparciendo todo el néctar en nuestras bocas tu aroma bergamota adore, penetre todos mis surcos hagamos amalgamaza de jalea real; la fragancia de mi amor te hierva se confunda heterogénea con la tuya, tu aceite se funda neroli, jazmín del cielo. Recoléctame, amor en todas mis esencias ángel, secreto, divino, complaciente; anídame en perfumero cuerpo de paloma besemos nuestras alas en un vuelo infinito volver al amor tentados con gotitas de Rosalina y un baño caliente amenizado con la flor de las flores percibe mi invitación déjate caer en el enjambre…


ELLA, IGUAL A TI El ímpetu galopa arrogante complacido arremetiendo en la cima del tiempo. Cabalgando sobre la frescura de la piel donde la humedad de la vida gotea, pezones erguidos de lujuria yacen efervescente; ella vibrante, divina, contagia su naturaleza atrayendo bajo su falda grito universal, grito placentero y gemidos en celo donde orgasmos se hacen lagos, ríos, mar a prisa su falda va antes que el ocaso caiga, donde el llamado se anuncia sonriente el útero se contrae, expande y responde. El tiempo espera transparente incólume la plenitud se encuentra con la vida. Ella pensar ofrece la manzana, él la recibe, ella sentada sobre pueblos y ciudades ahora ella sentada sobre fuego, amago y más fuego ella tras su galopada instintiva germina. Amazona guerrera va hacia la montaña; el ojo universal en el clímax de la contemplación no puede más que sonreír. FLOR DE LOTO Vino a la vida dibujada por pincel de viento a su alrededor peces de colores juegan complacidos; una danza a la vida el agua esconde flor de loto amante yace desnuda quien contemple su tersura olvidará de donde vino; como un libro abierto ninfeácea del Nilo duerme voz suave de mujer melodiosa marea. De noche hace contemplar la luna con ella, de día enseña del sol todo el amor por dar aroma ella describe luego declama, yendo con su elixir de palabras a las estrellas, siempre solitaria navegando sin amor,


seno rebalsado de alimento globoso donde abundan mariposas en sus pezones en sus ojos guarda su amor escondido en sus labios posados todos los besos del mundo; flor del loto sueña y despierta sonriendo allende de los bosques y colinas el amor le contempla

Copyright © Patricia M. Araya. Todos los derechos reservados.

Rosa María Juárez – México

GATA Lo se, fantasear es tu estilo Más yo en tus fantasías me sumerjo Tanto que soy real, lo tuyo, lo privado, lo prohibido Y solo espero la noche porque en su noctámbula oscuridad me trasformo en felina de tus sueños, en la realidad de tus fantasías. Solo espero la noche porque en su silencio maúllo de placer con tu cuerpo y mi cuerpo en mariposa se abre a tu amor engullendo el néctar de tus virtudes y vivimos la utopía, en nuestro espacio en penumbras de desnudas siluetas Protagonizando una escena. Soy felina en nocturno que en celo te busco,


devorando tus ansias cuando tu lengua es de fuego Y sobre calidas extremidades avanza.. Y se desatan vaivenes de lujuria Es tu boca en penumbras, es mi sexo ávido de ti Que espera tu llegada Sobre el fuego de mis misterios. BIFRONTISMO Se ha encrespado mi cuerpo Es salvaje mi mirada Y no da paso al sutil encanto que desprende tu mirada Y no se porque pero, a mi antojo me reflejo desnuda en tus pupilas Y gozo de mi paisaje… igual que gozas tú Los dedos se crispan, arrancan la ropa, marcando la piel Esta noche después de un vino Yo me animo a sentirme dibujada ante el paisaje que desprende tu mirada Poseyendo la explanada Y la calida pendiente Descubierta a bajo vientre El calor no amaina te tengo de frente Te admiro y disfruto, te deseo, te siento me veo y hurgo, me siento, perturbo me tengo de frente Rojizos perfiles, escurren siguiendo en el bifrontismo,


en el cual yo persigo placer a dos planos. Y en esa mirada disfruto, disfrutas el clímax perfecto Placer a dos manos. ELIXIR Has tomado el elixir que emana de mi piel Lo has convertido en vino, fuente frutal de tus deseos.. Has exhalado el aroma de mi piel encendida, la has convertido en recuerdo de nuestras citas clandestinas.. Has detallado uno a uno los puntos de placer y en geografía encendida, has escrito con tus dedos.. Innovando la extensa biografía de tu amor y el mío. Has comenzado a vivir de Eros historietas Cuando ufanas glorias conquistas a placer…

Copyright © Rosa María Juárez – Todos los derechos reservados.

Susana del Rosal Hernández Chiliberti - Venezuela


QUIERO LLEGARTE ASÍ Quiero llegarte así, desnuda y sola, a pedir el calor de tu mirada al recorrerme, vida, con anhelo, y tener el consuelo de tus ansias hurgando en mi pasión acalorada, mirar que te desbocas con mis sedas. Quiero ponerte al fin desesperado por romper la renuencia de mis tiempos, por morder mi dulzor que así te sueña y se funde en tu piel. Quiero la aurora asomando fugaz y anonadada, curioseando, mi amor, la despedida del amante que está y no quiere irse. Quiero llegar a ti sin los ropajes del entorno que mata los instantes y darte este tormento sin sosiego. Quiero llegarte, amor, al fin desnuda.


OFRENDA Sin velos de pudor, sólo confiada, estoy, amor, hoy ante ti, deseosa, y camino a ese fuego de tu helecho erecto, con mi luz avasallante. La brisa tiene aroma de mastranto, tu lecho sabe a suelo dibujado con césped, viento y sol, llanura y lomas, pegados a mis trechos que te esperan. Flor de azucena que se inclina sola, pétalos blancos con que se abre el cauce, ruta gloriosa que murmura rezos, vibra tu espiga entre los lirios míos. Flota la espuma sobre aguas tranquilas. Te miro, amor, me miras y me besas. PENUMBRA Y fue maravilloso sentir tu amor en la distancia, pleno, cubriéndome en calor con tus miradas


perdidas en la noche. Con la piel encendida grité tu nombre a la penumbra vana, mi boca exhausta de besarte tanto, mis manos torpes de canción y entrega. Y fue maravilloso tener el roce de pasión profunda haciéndome caricias. Quise sentirme dueña de tu mundo. Pero me ha despertado la tristeza de vaga certidumbre. No estás ahora. El alba me ha traído unas flores ya marchitas. Cesó la lluvia que mojaba el beso. Cayó otra noche sin estrellas, sola. HORAS DE TARDE LARGA Las sábanas sedosas, la almohada de tu pecho, tu boca recorriendo senderos conocidos; mis uñas en tu espalda y el éxtasis profundo de la total entrega. Mi piel blanca, tan tuya, confiada a tus anhelos, tu sed morena y sabia, apasionada.


Horas de tarde larga, la brisa haciendo historia y afuera las campanas destrozando silencios. Tocando las distancias la rápida penumbra, el transcurrir latente, enamorado. Amanecer de nuevo con los ojos abiertos y pasar otros soles y otras lunas contigo. ANHELO Yo cerraré los ojos para amarte, no pensaré en tropiezos ni premuras, dejaré que me lleguen tus colores y me invadan la piel enceguecida. Ya no me negaré a que seas mío, disfrutaré tu anhelo codicioso, me abriré a ti, ladrón de bambalinas, renuncio a ser mi propia centinela. Abrí las rejas. Entra con tu espada. te espera mi tesoro que despierta.


REFUGIO Entremos, con las manos en cadena, con ese beso urgente que está cerca, que quede lejos la cordura y solos vivamos este amor que nos consume. Que quede afuera el tiempo, que se vayan las sogas que te amarran los sentidos, que mi cuerpo se funda en sentimientos, que el tuyo al fin se encienda en mis refugios. Entremos a las prisas y a la calma, a la sombra escondida y placentera. No mires el reloj, mira mis ansias. PAISAJE Quiero confiarte, haciendo a un lado velos pudorosos, lo hermoso del paisaje que te añora, están mis valles tibios con tus rayos y mis lomas erguidas, esperando. Mis lagunas rebosan con anhelo, mis flores, con sus pétalos de grana,


tienen pistilos claros que se alzan, pendientes de tu trino. Mis óleos, sin pincel, están ansiosos. Regresa, mi pintor, aquí te espero. VUELO Tómame hoy, así, sin más esperas, me siento libre cual paloma al viento, suelta al calor, las alas desplegadas, para llegar así a tu campanario. Mira mi vuelo, mira las figuras que dibuja al vaivén la viva brasa, con su ardiente dulzor besando todo tu cuerpo, águila azul de cielo abierto. Tómame hoy así, sin dilaciones, aprésame en tu lar de amores nuevos.

Copyright ©. Susana Hernández Ch. Todos los derechos reservados.


Teresa Palazzo Conti - Argentina

ORGASMO ElĂŠctrica corriente fugitiva serpentea acibarada y arrebata una fruta. Abre toda una senda entre tanta dolencia y se escurre en la sangre gota a gota. Rebalsa la copa de las mieles, y bebemos la savia desde el fondo emboscado de la siembra. En los cuerpos jadeantes, golondrinas de espasmos se liberan. Cae la noche sobre un rĂ­o de promesas, y en la entrega total de un nuevo beso, aquel nudo apretado se sosiega. MENTIRAS DE ALCOBA. Su mano te recorre inquiriente y blasfema; y tu sexo ya entiende la estampida que alza


campanarios de semen en tu pubis alerta. De cristal y de miedo es ahora tu cuerpo. Será apenas un soplo de oraciones y espasmos. Inmóvil ya has quedado; pegajosa; y el rencor hace nido en caderas geométricas y vanas. De súbito te has ido a cargar con la muerte de ambos. Ya has regado la hierba de su hombría voluptuosa y has atrapado al vino más sangrante de toda su bodega. Ahora estás de pie hambrienta de sosiego; las piernas apretadas en lágrimas espesas; la sonrisa a los hijos y el destino de jaula hundiendo sus barrotes en la cama. Entre los arrebatos, él te sume en la furia y te saquea, y el tambor de tu pecho se revienta de pájaros. Catedral del infierno, tu orgasmo se aletarga en sus océanos, mientras el hombre ausente, exhausto se ha dormido y cree que te sustenta. SU GEOGRAFÍA Extiendo mi mano entre las praderas de trigo segado que baila en su cuerpo y recojo frutos tiernos y maduros en su piel canela con olor a almendro. Se resbala ardiente por los arenales de sus cicatrices, fogoso mi aliento,


y por las laderas de sus hombros altos despeño rocío de mirada y versos. Troto sus llanuras y gozo sus cuestas; en valle sereno audaz me detengo, y entre los arroyos de su geografía rescato las brasas de un volcán despierto. EL CÓMPLICE Se quedó tu perfume columpiando en la almohada. Resbala por la orilla de mis besos y otra vez me sorprende indagando en un tiempo de orgasmos y magnolias. Apenas soy una aprendiz de los olvidos y busco entre las sábanas la huella de tu nombre entre los roces. El imán de tu aroma camina sigiloso por mis senos, y cautiva de un lecho, mi silueta extenuada se aferra a la cintura de tu ausencia. No hay nada más que arrugas en la cama, la sombra del abraso, algún embuste cierto, y tu olor que perdura hasta el regreso.


URGENCIA Necesita mirarme porque ignora esta fuerza de sol que lo desviste. Soy arena desierta contra el viento, pero seré capaz si busca el roce, de nadar en su sed sin más compuertas. Necesita libar de mis panales las mieles que acopié, y enhebrar con su lengua entre mis labios los días que perdimos. Necesita saber que le hago falta. Que no soslaye esta piel que lo demanda. Necesita de mí. Necesita sin vueltas entregarse, a este corazón, que necesita de su necesidad para saciarse. NOCHE CÓNCAVA Su figura se desborda en la penumbra y trepida un asalto sobre sábanas yertas. No sé si lo adivino ángel o demonio. En la pira de sus ojos me reflejo tendida, y la intención aguzada de un animal sin rejas penetra


hasta el fondo de mis cerraduras. Hay una sed que invita a beber deseos compartidos y dádivas impúdicas en su prisma de fuego. La asfixia de mi sangre se libera y emprendo un ondular de esquinas que resuellan. Seré infiel a mis principios. Me dejaré profanar por el pecado y su embate viril volverá a renacer en mis ojeras. Por la piel fatigada desciendo hasta la urgencia carnal que mis labios maduran, y corono aquella acequia donde el cántaro vierte. Sus manos reinauguran mi néctar entreabierto. Debo saltar sin redes desde la cumbre erguida de su copa de éxtasis. Y otra vez la embestida. Se humedece el valle en que cabalga, y yo resbalo en el líquido gigante de su siembra. Desde el imperio de mis senos, un arrebato de mariposas aletea en la jaula sitiada de mis venas. La caricia en más plena que el abrazo y fosforece henchida por los recodos


del último pudor. El placer provoca a su lengua para lamer las manchas de aquel fruto extenuado. Nadie secará los jugos imperfectos que acaban de recibir sacudidas de luz. Desprovista y mojada me arrojo hacia la aurora en un cendal de espasmos. Quién donará un instante para empezar de nuevo.

Copyright © Teresa Palazo Conti. Todos los derechos reservados.

Urania Margarita Guerrero Jiménez – México

DELIRIOS Me pierdo en el instante mismo en que te pienso Más no pensarte seria la muerte de mis instintos De la manzana que se agita aquí en mi pecho Y de los duendes que amasan con carisias las carnes de mis lechos En lo frondoso de la luna en que te tejo Haz que tu reflejo coincida con los textos de mi piel Que la noche germine cual geranio en el aroma genuino de los sentidos vastos En lo cosmopolita de nuestros desvaríos sagrados Imprégname de tu poesía en los jardines de efervescencia de mi cuerpo


Rózame la espalda con la escritura que dibuja el plumaje de tus manos Y vuélveme pájaro en lo senderos de tus campos amapólicos Desgrana mis frutos con tus labios y si es preciso llévame ala consagración de tus instintos… descifra los códices manzánicos en los manuscritos de mi piel Elevando el vuelo a otras latitudes y llámame amor con la gota que fluye de los sueños LA ORACIÓN DE LOS LABIOS La serpiente de tu boca recorriendo mi omóplato Diluyéndote en mis húmeros y clavículas entre los sollozos de mis huesos Gime sediento el bálsamo de tus ósculos sopranos Que revienten olas En las costas de mis océanos Me purpureen con el encanto afrodisíaco Y despunten con el alba gitanos ¡Que quiero que muerdas los duraznos de estos labios Que desates la guerra con tus guerreros afro Que aguardan con lámparas mi flora! Despiértame con tu luz agitada de versos Concédeme la serenata de tu tez Fermentada de embriaguez ¡Con tu licor Calma mi sed! Levanta el amanecer de mis praderas En la espera de esta noche eterna Aterriza en el páramo de mi piel Con la flor que persigna cada parte de mi ser Toca a Tchaikovsky En el lago de mis cisnes Y bésame a caudales Hasta que la marea alcance a fulminarme Y los cielos me llamen de otra parte ¡Bésame, bésame!


Tantas veces sin ser cobarde Y llévame a la luna Siémbrame corales En la vocal que arde

ADÁN Y EVA Embelésame cúbreme de tu iliada Reverdéceme en esta explanada Se mi héroe troyano mi rey mi gitano Donde el ruiseñor retoña y el amor nos toca con sus manos Con su ardid de seducción de un verano extasiado Mójame con la balada de tu piel Adánica Haz de este palpitar tu siembra roja Sonrójame con la cosecha de tu manto Sedúceme con esa partitura de emulsión mágica Que nos bautiza con la humedad gloriosa Bañándonos en los jugos de esta fruta prohibida Volviéndome Eva en los brazos de tus piernas Y en los otros acordes de tus múltiples tejados Donde revientan las olas y los pecados Conquístame en esta guerra de locura y ansiedades Atrápame en las redes de tus brazos y comamos poco a poco Los frutos de estos mares sosegados del laúd que nos florece Resonancias que me dejan ver el génesis de este amanecer ardiente Plantaciones de nuestro ser con manzánicos rubí nos enrojece Que me entregan el paraíso de tu corazón sedado Sedado de besos mielados y fuego volcánico Nos volvemos esencia de instinto que se contorsiona En el templo de nuestro cuerpo el amor nos purifica Con más de un verso de rosas en nuestro pecho Campanadas que llaman a misa de sol Nos hundimos en la tierra galopante de estrellas Fecundamos con nuestra floresta Nuestra piel sinfónica se desnuda con nuevas pinceladas Sutiles y selectas mientras la noche se vuelve eterna Muerdes la manzana de mi boca y me llamas Eva Mientras acaricio la maleza galopante de mi Adán Pétalos caen regocijantes


Recogen el rocío de nuestra humedad Con sus alas rosales Desmayan las caricias En el último alumbramiento de su ritual EL HÁBITO DE LA PIEL El viento soprano acaricio los perímetros de tu piel enardecida Gotas brotaron de tu esparcida cal……cubrió de excitación tu territorio Recorrió las paredes de tus poros me volví serpiente de tu altísimo trono Mi lengua reventó besos oceánicos se apareo con el lazo entre tus manos Mordimos la manzana del pecado o de la gloria que lleva al paraíso Fuimos Adán y Eva en los vocablos húmedos de la ausencia En oración cuerpo a cuerpo nos consagramos como alma y elemento De l cielo y de la tierra de la noche y de la luna tomamos la última gota de vino tinto Junto al rito de los lobos Tu ejercito romano cautivante penetro mi catedral enaltecida Mil brazos me sometieron a tu sombra y susurre las voces de tu lema Y juntos hicimos de esta guerra de placeres el triunfo de laureles que el amor espera Mil hábitos nuevos desencadenaron pasiones de lluvia Inundaciones recorrieron mis arterias mis venas esquizofrénicas pidieron comer de tu fruta en el territorio de tu vendimia Los silencios dejaron de ser silencios para hamacarse con los dioses Desvenar los sentidos mientras el alma sofocaba las pirámides de nuestros contornos Con su águila salvaje de delirio Me extasié en el paraje de tus colinas me enrede en las redes de tu piel mojada Y bebí de ti los elixires sagrados amallama como llama el aliento de tu calma, en tu helecho orille mí oído a la membrana de tu pecho y conté el tiempo recorrido En tu galope cincelado con el príncipe de mi corte En el país de tu lienzo pinto Orfeo que acompañen nuestras constelaciones Nuestras partes giren en pentagrama y exclamen con su garganta de esplendores Alcobas virginales que declaman versos virreinales de sus historias y tú y yo


Leyenda de perfección virtual que nos consiste EL PARAÍSO I Me duermo en el canto de tu voz de pájaro Amante de los montes de Venus Me acurruco al cántaro de tu boca ábaco ….. Abecedario Aprendiz de otras lenguas Donde se vierten oceanías en mis campos Muero en cada beso que me recitan tus ojos Me desnudas en los espejismos que tiene el alma Recoges el rocío Que declaman los perfumes híbridos de mi piel mansa Tu cielo recorre mis circunferencias hasta levantar su vuelo Y nos aferramos al manzano para arrebatar sus frutos Dentro de nuestros troncos y brazos retozamos Con el viento en la maleza Arrebatamos la música Poseedora en el edén de nuestro s contornos EL PARAÍSO II Quisiera perderme en la nebulosa piel de tu tejido Hundirme en las profundidades de tus ojos hundidos Perfectos tripulantes que rondan las paredes luminosas de mis sentidos Me bordas con tu mirada cada rincón de mi ser, caricias de sueños fructíferos Llenos de lirios los pétalos de tus manos me condecoran con la fragancia de otras mieles excitantes de tu mundo Me bebo el firmamento dorado de tus campos Evoco elixires en mis sudarios con nuevos botones por descubrir Donde eres tú la otra primavera y mis otros veranos incendiarios Nuestros tallos se van tejiendo en punto de cruz Con la luz de la hemoglobina de la estrella Y el filamento de tu hechicería


En nuestras comisuras Donde se junta las nubes con el cielo Y nos volvemos verso de amor que se conjuga Te amo en la exclamación profunda En la diéresis y los puntos suspendidos De los verbos consumidos En lo inmenso convéxico y complejo De lo cóncavo que anida en este pecho Y las otras partes que nombran a tu nombre… aquí alas puertas de mi cuerpo EL TEMPLO DEL AMOR En el templo del cielo como tu alpiste en la cúspide de tú luna Se anclan nuestros pechos…montes bañados de lluvia Me rodeo del movimiento de tus molinos y de la envoltura de tus latidos De los acordes de tu curvatura y de tus sonetos dormidos La maleza de nuestros cabellos recorren las grutas de nuestros cuerpos Con sus lámparas de fuego repican las campanas de nuestro centro ¡El sol naciente en vaivén!... con múltiplex miradas que riman Versos cúbicos convexos convergen con las otras criaturas Que abonan en estos sueños de acentos en llamas Y fantasías descalzas ¡Que rompen los esquemas de los besos Los patios de nuestras escamas Labios se aparean… nacen alas de sus mantras! Convertidos en cocuyos Espirales al alba desnudos Que evocan profundidades Que alucinan sus carnes Y tempestades


MANDOLINAS Y GÓNDOLAS Las mandolinas de mis lunas repasan tus sueños en mi estancia Me dejan beber el adagio de tu cuerpo en los cielos del olimpo y me recorres tú con las góndolas de tu espejismo Balalaika…balalaikas Con su marfil brillante de estrellas el perfil de mi piel brilla a contraluz Acunada a la esencia de tu sombra Te amo Te amo Con el brotar de la orquídea en la madrugada Me mojo con tu sol lujurioso y el rocío que revienta sollozos Provocas otras estaciones otoñales de mis mástiles La marea sube teñida de soles que alumbran y cantan ceñido a mi tronco Balalaika…balalaikas Me entintas en vino tinto Las lágrimas asoman por los patios de nuestra maleza Mi rey abre las puertas con sus velas Sus rayos luminosos resbalan con su esbozo afrodisíaco Me condensan lentamente con la fuerza de su armadura Los tejidos parpadean delirantes Penetras las vestiduras con tu arco frondoso de mar Baladas retoñan de este otoño virreinal Sensaciones sinfónicas danzan en los cubos selectos de nuestras escuadras Cuando el amor se funde entre las llamas La santa inquisición me aturde Con tu imagen embrujante Entre estas sábanas endulzantes de tu licor De flor de la pasión Desmayo con tu esencia afrodisíaca De ave del paraíso ánade Navegamos entre góndolas y mandolinas Los países húmedos que nos recitan En los canales victoriosos de nuestra eucaristía Balalaika …balalaikas Copyright © Urania Guerrero J. Todos los derechos reservados.


Zoila Luiza García Rodríguez – Perú

QUISIERA TENERTE A MI LADO Quisiera tenerte a mi lado caminar juntos por el mismo sendero y hacer lo que nos gusta y a cada momento, un te quiero, quisiera que estés a mi lado hoy. Quisiera tener tu cuerpo tus caricias y besos en mi agonía, mas la distancia aterradora desgarra mis deseos, quisiera que estés a mi lado hoy. El tiempo y el espacio no han borrado tus recuerdos que agonía es estar sin ti, es saber que te extraño es saber que te amo, quisiera que estés a mi lado hoy. Quisiera tenerte en mis brazos contemplar tu mirada como aquel ocaso que solo contemplo al caer la tarde, quisiera que estés a mi lado hoy. SOMOS Somos rosas rojas


como gotas de rocío como nuestros sentimientos como tu amor y el mío. Somos puro fuego somos pura pasión que hermosa sensación. Somos puro verso somos puro amor eres mi complemento por ti lanzo mi voz al viento. ¡Oh! qué maravilla y no creo estar dormida dime que no es un sueño dime que no estoy en el averno. Dime que es realidad dime que eres mi cielo y que uno solo siempre seremos. SINFONÍA Redoble de tambores el amor a mí ha llegado estabas ahí y ni cuenta me había dado. Solo de trompeta serás quien me sosiega cual bálsamo etéreo serás mi meta. Llegó hacia mí lo que siempre he soñado amar para vivir vivir amando. Alegras mi sentir vértigo profundo sinfonía eterna orquestas mi mundo.


FANTASÍA Vendaval de pasiones es lo que me inspiras cual corcel desbocado son mis aspiraciones. No te conozco bien pero te siento querubín tal es mi fantasía cual camino sin fin. Serán tus ojos tiernos serán tus grandes manos será este dulce amargo de mi vida que mana haciendo estragos. Qué me has hecho… ven y arráncame este deseo exorciza mi cuerpo tómalo, tómalo por entero. LIBÉRAME Libérame, cariño mío libérame con tu amor libérame con tu sexo libérame con tu pasión. Las agonías de mi vida el hastío y el estrés que en esta vida mía encuentro por doquier hacen que me sienta presa sin querer. Y hacen que yo te busque hacen que piense en ti hacen que mi vida misma


esté hoy a tus pies. Libérame, libérame, quiero ser libre y a tu lado quiero ser. Libérame cariño mío libérame con tus besos libérame con tus caricias ardientes en mi piel. ADICTA A TI Hirviendo está el amor en mi interior detalle que en un tiempo se esfumó, conectaste tus sensores en mi corazón activaste el botón de la pasión. No eres sólo sexo, eres amor, contigo de la mano puedo ser mejor, de lo que hallaste olvidado en un rincón. Pusiste en mí, tormenta... tranquilidad. Curaste mis heridas con tu bondad, tus besos me alimentaron como a mendigo de amor y en tus brazos complaciente estoy. Me diste de tu elixir y hoy quiero más me volví adicta a ti me diste de tu cuerpo toda su expresión y en mil besos, la sustancia del amor.

Copyright © Zoila L. García Rodríguez. Todos los derechos reservados.


Ángeles Charlyne - Argentina

SORPRESAS EN LA NOCHE Después de la lluvia se fue desgarrando la noche, lloraban los verdes como estrellas prendidas de los árboles. Todo parecía morir bajo el aguacero. Los faroles de la calle titilaban despiertos de horror. Desde la ventana del hotel los autos se veían estúpidas patrañas al garete. No supe que hacer con tanta oscuridad que, adentro, parecía más grave. Me vestí, protegiéndome con el gabán que llevaba en mi maleta y bajé las escaleras. La luz se había cortado y el ascensor se había detenido por muerte repentina. Una mujer de negro me cruzó el paso, cuando la acera se abrió amplia y húmeda. No llevaba paraguas, era todo río, de la cabeza a los pies; gato negro acurrucado en el portal de las sombras, erizado y en acecho, desplegaba morosos movimientos convocando supersticiones. La figura atrevida se desplazaba lánguida y sensual Su cabello largo descendía liso, lacio, irremediable, buscando la cintura. El vestido se adhería al envoltorio del preciado, fragante y lujoso estuche. La perseguí, obsesivo; un perro al acecho dispuesto a cazarla. Ella no me miró; su perfil erguido era guiado por la nariz altiva y soberbia, que seguía apuntando al frente, todo un canto a la indiferencia. Le gruñí un par de guasadas; inmutable, como la lluvia, no cedió; demasiada agua que no podía con el fuego.


Giramos, como trompos, sobre la ochava hasta tropezarnos otro hotel, un guiño de luz en la tormenta, “debe ser el suyo”, -penséDecidido a entrar, la tomé del brazo, para obligarla a que me mirara. Lo hizo, derramando la mirada de sus enormes ojos azules y por primera vez sonrió, aceptando, luego de mecer la cabeza; el bing bang afirmativo. Urgentes, a dúo, llamamos al ascensor, rastreando el sexto piso; ascenso a un cielo privado. El palier del lujoso apartamento se extendió, generoso, una cinta silenciosa con forma de afelpada alfombra. La llave giró en la cerradura de esa puerta maciza y veteada, que se abrió, hospitalaria. El recibidor mantenía temperaturas necesarias para noches indomables, como esta. Colgué el saco, empapado, en el perchero centinela que descansaba detrás de la puerta. Ella desapareció, supuse a buscar un trago salvador que atizara carbones preventivos. Me senté a esperarla en el mullido sillón de pana azul, casi pausa contra el cielo. El retrato del hombre, sobre la mesa enana de roble, llamó mi atención. Lo tomé cuidando no ser visto. Joven y apuesto llegaba, desde la imagen, con el cabello rigurosamente estirado hacia atrás, seguramente sujeto en la nuca, una forma de poner orden con la cara. Su rostro anguloso, era de una extraña y perturbadora belleza. Se me desvaneció de las manos, a tiempo, cuando ella regresó, irrumpiendo en el instante revelador. La mujer, como ave urbana de la oscuridad, se acercó, con ojos crecientes, casi desenfundados para observar y la boca glotona, entreabierta, dispuesta a quedarse con todo. Su perfume estaba sellado a ella, como un escrito sobre la piel visible. Un graffiti exultante, sobre la pared inmaculadamente blanca. Sus pechos asomaban firmes; la pollera seguía presa del encanto y el canto del cisne.


“Seguro que va a saltar la espoleta del deseo y morderemos la mejor granada” -penséLa noche agonizaba y yo también, preso en su cárcel con rejas de carne. La besé y seguí lamiendo su cuello, paseando por sus pezones para llegar al ombligo, creado con la sabiduría de un artesano. Decidido, me dispuse a continuar el viaje hacia el sur, en llamas, para quemar las mejores naves sin estrenar, que suelen ser las fantasías improbables La mano de ella se interpuso, interrumpiendo la marcha. Pareció sobresaltada, impaciente como si se tratara de su primera vez. Me abalancé, león hambriento, buscando derribarla. La arrojé con violencia sobre la mesa de vidrio, comprobando que se acoplaba a la superficie, con la armonía que emergía desde la repetición. De un tirón le arranqué la ropa. El paisaje era prometedor y de matices soterrados, como el tiempo que afuera cambiaba lluvia por espanto. De ojos cerrados, la autopista del placer, que exploraba como un ciego en la maleza, me tropezó con un trémulo escollo, que se agitaba en el ojo del huracán. La sorpresa, abochornada, caída, se dejó ver, minúscula, flácida entre las piernas, en el mismo instante que le escuché decir -con voz melodiosamente ronca- “Me llamo Raúl, no me diste lugar para que explicara...”

MUJER DE ROJO Subió al escenario como todas las noches, sólo para enloquecerlos y disfrutar. La platea colmada se desesperaba por verla. Yamila, sólo era un nombre caliente... El taconeo sonó sobre el piso de madera. Sus tambores de llamada. Los zapatos de cabritilla roja lucían brillantes. Ella se situó en el centro de la plataforma, abrió las piernas convocando los vientos, empezando el juego de seducción, como si su ceñido vestido de lycra no


pudiera impedirlo. Los tajos de la prenda, también roja se deslizaron hacia un lado, dejándolas al descubierto, un portento. El rifle que llevaba en su mano subió y bajó desde el escote profundo hasta su sexo. Su boca, entreabierta, provocaba. Los espectadores gritaban eufóricos, alentando el espectáculo, algunos se pararon, lanzando prendas y billetes; las impotencias toman las formas del desamparo. La mujer, inmutable, prosiguió con el show. Estaba por tiempo y presencia del otro lado de la urgencia. La música y la escenografía acompañaban cada movimiento, parecía un diabólico cisne contoneándose. Luego, sobre una silla, la imagen los alucinó al recostarse sobre ella; con una mano se tomó del respaldo, ella, de perfil a la platea, su cabeza se inclinó hasta casi tocar el suelo, la melena larga y rizada se extendió, era una alfombra barriendo la lujuria derramada que no sería negociada y menos, sobre la lustrosa superficie. Lo hizo yendo y viniendo, en tanto su pelvis se elevaba, ganando altura, para crear y controlar los estallidos. Luego, se incorporó respetando la coreografía tantas veces ensayada. Una manera de repasar rituales casi tribales. Sentada, comenzó a quitarse los zapatos; lentamente subió hasta el porta ligas de tul negro, desabrochándolo; abrió la puerta a la cara de Dios, quizás la guarida del Diablo. Desvistió la pierna. Cuando la media de seda fue a parar hasta sus dientes la lengua la lamió hasta convertirla en una húmeda y fina hilacha. Una mueca incitante, se instaló en sus labios, para recalentar la noche. Convertida en una fiera, arrancó de un tirón el vestido y, desnuda, se enredó a la columna metálica; una suerte de jazmín del país, jugando y trepando, cómo el más hábil y salvaje de los animales en celo. La ovación fue total. Una cortina color sangre caída desde el nunca, cubrió el cuerpo de la bestia que


gemía... por más. Resignó... “El cliente siempre tiene razón...” De la serie: “Ironía erótica”

Copyright © Ángeles Charlyne. Todos los derechos reservados.

Celeida J. Bermúdez L. - Venezuela

NONATO Gusia sintió ruidos; se acercó a la puerta cerrada... abrió un poco... atisbó por la rendija y vio: Un pequeño cuarto de no más de 2 metros por dos metros de superficie, completamente blanco: encalado, se mostraba ante sus ojos. En la pared del fondo hay un pretil y en la pared izquierda una alta ventana pequeña. Debajo del pretil hay una cama hospitalaria con sábanas blancas. Sobre el brocal se encuentran colocados muchos instrumentos ginecológicos y hospitalarios: pinzas, espéculos, jeringas de varios tamaños, hojillas de bisturí, agujas de punción, sondas, bandejas metálicas, tijeras, fórceps, alcohol, gasas, algodones, cucharas, raspadores, aspiradores y todo un arsenal dedicado a la práctica abortiva. Sobre la blanca cama, sentada al borde y con las pequeñas piernas colgando, hay una niña, mejor dicho el feto de una niña recién nacida de entre 5 a seis meses de gestación ¡Viva! ¡Ha nacido viva! Mide unos 30 centímetros, no pesa más de medio kilogramo y el color de su piel es negro, pero no es el color de ninguna raza humana… ella es ¡negra como el azabache! tiene el pelo largo hasta los hombros… Cuando la ve a los ojos nota que ella también la está mirando… Gusia sigilosamente quiere escabullirse y cierra bien la puerta cuando


oye la voz de la niña que, con carácter imperativo, la llama: - ¡Mujer! Extrañada ante esa voz, se paraliza... luego... entra... y cierra tras de sí… La niña la señala con el índice, le mira de frente y la acusa: - ¡Yo Soy la Hija de Dios que no ha nacido! Porque Tú ¡Mujer! ¡No lo has permitido! - ¿Yo? ¡No tengo nada que ver con el aborto!... ni siquiera estoy de acuerdo… La negrita comienza a transformarse y se convierte en un agraciado y hermoso Serafín recién nacido: Rubio, de ojos claros, con una bellísima mirada, le sonríe y suavemente le dice: - ¡Y Yo Soy el Hijo de Dios que no ha renacido porque Tú, ¡Mujer! ¡No lo has permitido! - ¿Yo? – repite - ¡No tengo nada que ver con el aborto!... ni siquiera estoy de acuerdo, he salvado niños y niñas que querían ser abortados y lo he impedido, ¡He actuado bien por amor a Dios! - ¿Actuado bien por amor a Dios? ¿Entonces estás lista para irte con Él? - ¡Claro que lo estoy! ¡en este mismo instante podría irme! - ¿Te dejarías conducir por mí? - ¡Por supuesto! Solo El Hijo de Dios puede llevarme a Él - ¡Vente pues! – mientras le tiende los brazos para acogerla. Del pecho de Gusia comienza lentamente a desprenderse una especie de sábana que parece venir de todo su cuerpo, es su alma que se dirige hacia el corazón del angelito... ¡La sábana está... totalmente negra! El niño sonríe en forma macabra y se va poniendo blanco, como de yeso... comienza a resquebrajarse mientras con voz ronca le decía: - ¿Y estás segura de quien te está llevando hacia Él? ¿Soy o no Soy El Hijo de Dios? - ¡Noooooooooo! – gritó. De un tirón el alma le volvió al cuerpo golpeándola fuertemente. Gritó guturalmente: - ¡Agggggrrrr! – Se puso ambas manos en el pecho del inmenso dolor y respira profundamente. En la sala de cuidados intensivos el monitor, dejó el sonido continuo y comienza a sonar monótona y acompasadamente Tic… Tic… Tic… Tic…


UNA AGUJA EN UN PAJAR Dicen que es imposible encontrar al verdadero amor: al ideal, al imposible, ese que nos eleva hasta el Nirvana, Olimpo, Cielo o a donde esté la felicidad, El Absoluto, El infinito, Dios o lo que la imaginación haya deseado crear o creer. Muchas personas se forman una imagen y tratan de encajar a los demás seres en esa imagen preconcebida ¡craso error! ¡Nadie encaja dentro de un ideal! Por eso las religiones enseñan: “Dios no tiene cara”, “Nadie ha visto su rostro”, “Mahoma no tiene rostro”, “No debe hacerse imagen de la perfección”, “¡No a los idólatras!” Porque eso conduce a la perdición del ser humano: a la pérdida del amor y del Paraíso... Solo la gente que no es muy inteligente se crea imágenes, ilusiones que a la larga desengañan. El comercio bien lo sabe y por eso ha inducido a hacer creer a la mayoría que en unos cuantos kilos más o menos distribuidos, unos afeites colocados de determinadas maneras, unos pedazos de carne en ciertos lugares y unas formas de comportamiento, no importa que sea fingido – entre otras características – forman el ideal de perfección que induce al amor y que para alcanzarlo se necesita de determinadas comidas, fotos, escritos o videos eróticos, joyas, dinero, que solo comprarían un rato de placer, mas no alcanzarían al amor. Sin embargo; las frases : “la suerte de la fea la bonita la desea” ¿Qué tiene ese tipo para que ese monumento lo ame? “Yo quisiera tener un tonto de esos para mí” hace pensar que hay otras condiciones para lograr el amor perfecto. Como ya he estado en el cielo, Nirvana, he visto el rostro de Dios, me siento realizada como Ser Humano, Mujer, madre, hija, esposa , amante; en mi amor perfecto hallado en un Hombre, puedo señalar sus características: 1. El hombre perfecto no existe en mi mente o imaginación, está en cualquier parte (aún a la vuelta de la esquina) 2. No es imposible de hallar : inalcanzable y espera encontrarme. ¡También me está buscando! 3. Tiene un amor de la magnitud del mío ¡ASÍ DE GRANDE! ¡INCONMENSURABLE! 4. No juzga, critica, ni insulta, no violenta, ni condena: solo expresa. 5. No adolece de sexo satisfactorio ni se muere por su inmediatez y -a vecesespera por él ya que no es un animal macho o machista, pero tampoco es marica, ni espécimen extraño ¡Es un varón! 6. Trata de ser equilibrado porque no es perfecto, solo es un hombre, perfectamente hombre, fiel a una sola mujer mientras la ama, cuando deja de amar, sin mentir, lo expresa y se va sin hacer más daño… Tampoco


trato de retenerlo si ha dejado de amarme porque si yo lo dejara de amar, igualmente se lo diría… y me voy… 7. El es mi amigo, además de amante, es compañero y prefiere mi presencia a otras personas, porque tenemos innumerables proyectos en común. 8. No es extra terrestre, tampoco príncipe azul, ni caballero blanco ni ser anormal, ya que al despertarse anda desgreñado, pero no me besa antes de cepillarse los dientes. 9. Hacemos el amor cuando ambos estamos dispuestos ya que de requerirme sin ganas podría fingir placer y no nos gustaría dejar de ser auténticos. 10. Antes conoció mis neuronas que mis ancas y se enamoró de ellas. De excelente humor, es inteligente y puntual… a veces… 11. Es responsable de sí, independiente, cómodo, decente, gentil… a veces 12. No le viene la menstruación ni tiene las neuronas entre las piernas, pero ¡cuánta testosterona tiene! No sufre mal de gallo 13. No se cual es su edad ni me importa ya que tiene la alegría, ganas de aprender y creatividad de un niño, la responsabilidad y sabiduría de un anciano, el entusiasmo de un adolescente y la energía de un adulto, aunque a veces… también se cansa. 14. Se respeta, con alta auto estima me respeta, al igual que a otros seres y como yo, ama la Naturaleza, la música, la poesía y al amor per se… pero...A veces es prosaico y… se pea...

Copyright © Celeida J. Bermúdez L. Todos los derechos reservados.

Eugenia Bermúdez – España


PROSA PLACENTERA Hoy, no sé por qué, mientras estiro los brazos por encima de la cabeza ante la pantalla del ordenador tras un día largo, sofocante, tedioso, siento urgencia por estar cerca de ti. Noto los vaqueros; me aprietan las nalgas más de lo que quisiera por la humedad que me cubre. Mis pechos; apretados por la blusa que se pega a mi cuerpo como una segunda piel. De repente noto una gota de sudor que se desliza entre ellos; también por mis sienes y mi pelo revuelto; he intentado recogerlo durante todo el día para refrescar mi nuca aunque ha sido en vano; al tiempo, he visto las miradas de lascivia de mi compañero; pero en estos momentos quiero tenerte a ti. Me siento acalorada, pegajosa, y con esa incomodidad encima sólo quiero que te deslices por mi piel, que me acaricies como sólo tú sabes hacerlo, que absorbas mis fluidos y me traspases los tuyos, que me hagas sentir maravillosa... hermosa. Con los dedos encima del teclado te añoro; tienes el toque especial que necesito ahora mismo y me muero por terminar y fundirme contigo en una orgía de sentidos. Quiero que tu humedad se mezcle con la mía y me lleves a ese lugar íntimo y único donde sólo estamos tú y yo. Estoy ante ti desnuda, mojada de mis propios flujos, mi vello se eriza de placer anticipado y te veo igual que yo... me llamas silenciosamente, me atraes con tu sonido inconfundible, sabes que no puedo resistirme y me lanzo hacia ti impúdica y ansiosa... Me cubres y nos llena un placer compartido, mutuo, maravilloso. Acaricias como sin querer mi pelo, mis orejas, la curva de mi cuello, como un regalo te lo ofrezco para que lo lamas. Abro mi boca para que entres en ella un breve momento. Mis pezones se yerguen cuando llegas a ellos y mi vientre se encoge cuando te arriesgas a rozarlo. Mi sexo se deja invadir por tu liquidez. Te metes en mi piel y no hago nada para impedírtelo. Me siento sensual debajo de ti. Te dejo actuar como un bálsamo. A veces tienes una suavidad que me conmueve, otras me entregas fuerza y vigor que me rejuvenecen. Eres como una lengua que llega a todos mis rincones y sabe actuar mejor que nadie allá


donde deseo. Tus chorros me invaden; me siento perdida en esa humedad que me das. Sólo tú sabes dejarme nueva y transportarme a otra esfera de placer diferente a cualquier otra.

Copyright. Eugenia Bermúdez. Todos los derechos reservados.

Issa Martínez Llongueras - México

BESO Entre la lluvia se moja la carne de cotidianidades, sólo la sombra que se enmascara tras mis pupilas para cavilar en el anonimato. Mi silueta enamorada del rocío rasgado entreteje sueños con la sonrisa puesta y, mientras los huesos se mojan, hierve la sangre en el recuerdo de tus labios: en el nido húmedo y caliente que mi lengua arropa y comparte a todos los rincones de mis entrañas. Camino de prisa, como fingiendo que me importa que se mojen las compras del supermercado; mis cabellos están llorando las mentiras del mundo, mientras los grises se desploman en el asfalto intentando lavar los millones de huellas sin propietario que horadan de cansancio el trajín urbano. Todo es rutina, hasta la humedad de mis bragas que de lluvia están secas… Todos miran una mujer empapada por la inclemencia del tiempo, sólo ven lo que no es ni está. Yo soy un beso, un beso húmedo y caliente que se derrama sin cauce; hasta tu lengua, hasta tu sangre, hasta tus ojos, hasta tu entrepierna… HUAPANGO Y AMOR Esa vez no pude frenar mi mano, la que casi al descuido descansé sobre el muslo de Inés. Noté el brillo de sus ojos negros y su lengua que, nerviosa, se


paseaba por sus labios carnosos y sus comisuras, como intentando lamer los restos de algún alimento. Me levanté de la mesa de su casa y salí al traspatio. Me adentré un poco en el sembradío de caña, y esperé. Desde donde me encontraba la vi traspasar la puerta y volver su rostro de un lado al otro. Apresuradamente sus pasos se dirigieron hacia donde sabía que me encontraba: aunque el sol estaba en lo alto, y la luz era tan intensa como puede serlo a las doce del día, los juncos de la caña nos protegían de posibles miradas desde la casa. No teníamos mucho tiempo, por lo que nuestras bocas se unieron ansiosamente y pude comprobar, una vez más, que sus labios eran más dulces que la caña. Apenas mi mano bajó por sus nalgas y la sentí temblar. Tímidamente pasó un dedo por la cresta de mis senos que asomaban por el escote y logró que la mitad de mi pecho derecho saliera del sostén. La yema de su dedo tocó mi pezón achocolatado, y este se espigó, acercó su boca y sustituyó su dedo con la humedad de su lengua y, luego, con la parte interna de sus labios. Mi pecho subía y bajaba entre jadeos sutiles, y yo misma alcé mi falda y llevé su mano entre mis piernas. Me estorbaban las bragas que ya sentía húmedas. Restregué mi sexo contra su mano, e Inés la retiró. La miré alejarse mientras me punzaban las entrañas. El huapango suena con sus requintos largos, y el vuelo blanco de los vestidos ondea al ritmo del zapateo. Las piernas de Inés de María apenas asoman bajo las enaguas del vestido, pero en los giros completos y seguidos los volantes se elevan hasta dejar al descubierto parte de sus turgentes muslos envueltos por los encajes de los blumers. Sus ojos negros parecen tener estrellas, y su juventud grita en el quiebre de su cintura. Soy un par de años mayor que ella, pero no tengo su misma frescura ni su mueca adorablemente infantil, a veces luce tan joven como una adolescente. Son las fiestas dedicadas a San Juan Bautista que cada mes de junio festejamos en Tamazunchale. Fue la primera vez que desee abrazarla, cuando ya había dado a luz a su primer hijo. Por casualidad la encontré en aquél afluente del Moctezuma, después de días y noches de seguirla con la mirada cuando iba al mercado, o cuando la miraba salir los domingos por la mañana de la iglesia. Con eso me conformé durante años, pero aquella mañana en que se me había antojado un chapuzón en el río la vi llegar cuando me encontraba en el agua. Me saludó con la mano y se quitó el vestido, y así, en ropa interior, subió ágilmente por entre las ramas de un árbol, para equilibrarse y lanzarse en un clavado casi perfecto desde la rama más alta. Nadando llegó hasta mí. Parecía una chiquilla y no la madre de los dos hijos que para entonces ya tenía. Su belleza morena resaltaba entre el verde


claro del agua. Desde entonces, cada semana volvía al río y ahí estaba ella. Por eso, y por algo que emitía su lenguaje corporal, fue que me animé a besarla por vez primera. Comprobé, entonces, que mis temores de rechazo fueron infundados: Inés de María respondió a mi beso como soñé durante muchas noches que lo haría. Una mañana que habíamos acordado encontrarnos en el río, Inés no llegó. Tampoco se presentó al día siguiente, ni al siguiente. Escuché rumores de que Gilberto, su marido, le había propinado una golpiza. Los chismes corren rápido en un pueblo como Tamazunchale: pronto todo el pueblo comentaba que porque era frígida. La indignación y el coraje me revolvieron el estómago. ¡Cómo se atrevían a hablar así de ella! ¿Qué podían saber ellos? Yo la había sentido temblar de deseo entre mis brazos. Muchas veces le pedí que nos fuéramos de ahí, pero nunca pude convencerla. Cuando sanó de los golpes reanudamos nuestras citas, de manera apresurada, como siempre. Fueron muchos años de encontrarnos a escondidas. Nos apañamos para que yo pudiera entrar a su casa de vez en cuando. Inés le decía a Gilberto que se aburría, y él le había dado permiso para invitar a sus amigas ocasionalmente. Algunas veces Gilberto nos encontró con alguna costura en las manos a la que nunca dimos más de tres o cuatro puntadas. Algunas otras, acompañábamos a los muchachos a pasear al kiosco, mientras ellos se divertían como correspondía a su edad, nosotras nos conformábamos con sentarnos juntas en alguna banca de la plaza bajo la sombra de los nogales, o a alguna mesa de la refresquería del pueblo a beber café. Nadie dudaba de mi honorabilidad, pues a mis casi cincuenta años, todos dan por hecho que soy una solterona respetable. La semana próxima vuelven a celebrarse las fiestas de San Juan Bautista; no es que sienta especial atracción por estas, pero no puedo olvidar que fue en una de esas celebraciones en la que quedé prendada de la belleza de Inés de María. ¡Cuántos años han pasado! Pronto cumpliré sesenta. Si Inés viviera, tendría apenas dos años menos que yo. De vez en cuando me encuentro con sus hijos: Juan Gilberto ya está casado, y su hermana, Amelia, se ha metido de monja. Inés fue mi único amor. Aún ahora, mis sueños le pertenecen. Aún ahora, sigo deseándola como cuando la miré bailando al ritmo del huapango. Nunca pude poseerla como hubiera querido. Pobre Inés, su martirio fue tener que soportar al bruto de Gilberto. Aparentando, fingiendo y, muriendo golpeada e insatisfecha. Y el mío, haberla gozado siempre a medias… Tras haber matado en la última golpiza a Inés de María, se escucharon rumores de que Gilberto se había emborrachado tanto, que se resbaló en uno de los barrancos.


Yo sé que no fue así.

SICALIPSIS DE AGUA Colmenas: fluir de anhelos desde los pezones resignados a tu boca, soplos eléctricamente dúctiles se acumulan en el ombligo para nacerme madrugada desnuda, con la infinita noche que se arropa en tus ojos negándose a desfallecer. Clepsidras sin tiempo florecen amapolas crucificadas por debajo de mi pubis, se funden en la espina de tu lengua y, el gemido de mi sexo hilvana el aire; y crece…crece el martirio dulce entre tus muslos hasta el arco de viento desde el que mi espalda se nutre. Alcanza las nubes el dique desbordado en la tempestad de tus manos bajo mis nalgas: nuestros sexos se inventan en la nada y el todo desde su voz de agua, y se desmoronan los alcázares erigidos en la profundidad mística de las arenas del desierto… Inacabable mi orgasmo se fragmenta en mil pedazos de aliento, te engaña mi mirada casi sometida, casi suplicante; te acercas a la perversidad exquisita y, tus labios, tu lengua y tus dientes -vínculo de tormento- abraza el sollozo de mi clítoris. Me dejo subyugar por tu ímpetu de amante orgulloso, leve instante en el que la hembra se domeña y renace indócil: luz, amante, prostituta con tiara de estrellas...y vislumbras mi sombra como un presagio que arrincona tus entrañas desamparadas, y emerges paralelo a ti, queriendo reflejarte en la ausencia de mis pupilas; porque mi boca es aguafuerte que acaricia tu ingle, y tu miembro eréctil sufre la infamia complaciente de mi boca. Tu espasmo, tu olor y tu sabor: ungen mis papilas de un nosotros en el silencio de un beso -y hasta las piedras del fondo del río conciben flores- cuando me niegas la victoria en el asalto húmedo de tus dedos que penetran mis orificios… entre tus almizcles se moja el velo con que cubro mi esencia de dama. Copyright © Issa Martínez Llongueras. Todos los derechos reservados.


María del Carmen Lorenzo – España

UNA HABITACIÓN CON VISTAS Harmoniosa, experimental, en una cita de dual evocación, se congraciaban las miradas de aquella otra morada de las grafías. Sus visuales veían de frente al fin, concebir los tonos perpetuos que atribuyeron las alegorías, a un sueño diferenciado. Las pupilas se ensortijaron a abreviar los afines de lo involucrado; mientras una melodía hedonista de Artie Shaw y Helen Forrest, coreaba en la habitación con vistas, avivando la expectación sentimental. Desde la ventana a los balcones, los esquejes de las rosas, subrayaban lo índigo de la “Pasión del Obstáculo” Quizá de aquello que Juana Borrero había divagado con aquel beso imposible sin sed y sin fuego sin fiebre y sin ansias; para sentir besos que no manchen y estrellas en los labios Las cortinas de encajes sepia, en sus labores clandestinas, alisaban los benjuíes de besos de amor imposibles posaban como grecas divinas sobre el secreter de teka que olía en esencia, a poemas sin nombre. La emoción que no pujaba la voz, desfibró la trascendencia y los sentidos se juntaron a formar párrafos de estímulo. Oraban preguntas sin respuesta fuera de ninguna diferencia, bajo aquel hábito mudo contenido, no solo los labios trémulos se mezclaban dúctilmente fecundos al idioma escondido. No se abnegaba el éxtasis condescendiente de la voz de lo prohibido. El frenesí escribía lo ávido del encuentro azul de los delirios, los besos ahora ya no eran de tinta. Se correspondían los músculos, las fibras, los nervios y los glóbulos rubicundos en su vigencia se ondulaban y se prendían como cirios a los repliegues de sus verbos distintivos. Con vigor se doblaban al espíritu, en un libre albedrío…


Pétalos, sobre el secreter de teka, frío. BESO PARNASO Antes que los párpados replieguen las ventanas, al paraje de las miradas perdidas, en ocultas palabras… Déjame el vocabulario degustar, de tus labios escondidos con todo el sabor parnaso, como en lentos monosílabos. Así quedarán salvados mis versos, al tránsito que tus belfos circulen la inspiración que me brindes. Será en mi boca tus besos, gestos de poetas… Para ignorar al menos que muero por un momento en las prorrogas que desde siempre esperan rescatar fortalezas, en las frases debilitadas. Que nunca llegarán enteras al género suave, ni serenas, si el desgarro es partido por los inconsolables gritos no huidos, al salir de mis curvas. Bésame de siglo diecinueve, que tú calidez renueve sensaciones diferentes. Rozando el instante permanente, acariciando mis recovecos con la perfección de tus formas. Deja lábil movimiento, que tu lengua acometa no inhibir las delicias que segreguen los almíbares de tu saliva inclinada de romántica ideología perfecta. Así tendrá sentido idílico, el seguir escribiendo palabras con tú estampa de poetas vinculada, en la calidad de tu dulzura aherrojada... Dejando mi paráfrasis dormida, para no saberme olvidada. A la muerte

Copyright © Maria del Carmen Lorenzo. Todos los derechos reservados.

María Julieta Salusso - Argentina


SOLO POR UN MOMENTO Todo está igual, parece que el tiempo no hubiera pasado. Aún las paredes lucen una tonalidad gris azulada como el matiz que empaña los recuerdos cuando se tornan nostálgicos, y un dejo de abandono irrumpe en cada rincón vacío. La silla no está, no recuerdo qué fue de ella; lo único que se es que ya no me sentaré cada mañana sobre la pana rojiza. Desde acá parece que el mundo no hubiera cambiado. Me quedaré parado en este lugar… No tardará en desaparecer el sol tras la línea de horizonte y no quiero perderme el mágico ritual que acontece cada día. Por un momento volveré a ser niño. Cubriré el cabello blanco con la gorra roja que usaba hace tiempo. Luego me marcharé despacio, dejando rodar por mi espalda el residuo de los recuerdos.

DIÁLOGO CONMIGO Está lloviznando. Estoy caminando por el costado de la cortina forestal; hace mucho tiempo que no me encuentro conmigo misma y he decidido que los días grises son los adecuados. Hacer un recuento de los tiempos vividos no siempre es tan fácil. El eco de mis pasos matiza la soledad de la tarde y compite con la monotonía insistente de la lluvia. El sonido del motor de un camión que pasa a gran velocidad por la ruta me trae al presente. Me molesta que me interrumpan mientras recapacito, ese camión ha logrado alterarme. Hace más de una hora que estoy caminando por este lugar, siento el cuerpo totalmente húmedo y los pensamientos no encuentran un orden dentro de mi cabeza. Me quedaré aquí sentada, mirando los vehículos que pasan por la ruta a gran


velocidad e intentaré continuar con mis reflexiones. CRÓNICA DE MI FINAL Corrí hasta quedarme sin aire. Las calles de esa localidad desconocida estaban casi desiertas y no se veían muchas luces prendidas. Al parecer, casi toda la ciudad dormía, menos las dos personas que me corrían y yo. Entré al departamento con las últimas fuerzas y mis pulmones pidiendo aire a gritos. Dejé las luces apagadas. Tras unos segundos se oyó un enérgico golpe en la puerta… El dolor en el pecho era insoportable. Sentía todo el sudor de mi cuerpo invadiendo la habitación y mis manos paralizadas hasta tornarse imperceptibles. Una tira de imágenes como negativo fotográfico violentó mi cabeza; siempre que los nervios me anulaban los sentidos me pasaba lo mismo, pero esa noche fue diferente. El silencio era tan fuerte que me aturdía y la sensación de levedad me desesperaba. Cada tanto, cuando el silencio menguaba, el sonido de la lluvia y el de las agujas del reloj se exponían a una competencia sonora. Los minutos pasaban y mi cuerpo no se reponía… Cuando los primeros rayos de sol ingresaron por la ventana aboliendo la oscuridad, pude ver desde una dimensión desconocida a mi pobre integridad corpórea totalmente ensangrentada y tirada al costado de la puerta… Comprendí entonces que el silencio y la levedad me acompañarían por el resto de mis días. TARDE DIFERENTE Ocurrió mientras caminaba hacia la parada de colectivo, un martes a las tres de la tarde. El cielo se pintó de nubes grises, minúsculas partículas húmedas se descolgaron desde las alturas y segundos después podía experimentar la sensación que el agua provocaba en mi rostro. La llovizna se filtraba a través de los abrigos de todas las personas que corrían desesperadas en busca de refugio; yo caminaba despacio mientras mi cuerpo chorreaba agua y los escalofríos me demostraban que aún las simplezas de la naturaleza me conmovían y lograban robarme sensaciones diferentes. Aún faltaba una cuadra para la parada, decidí caminar debajo de la lluvia, sin preocupaciones, como cuando era pequeña. Crucé la calle y me encaminé hacia el parque. Los plátanos lucían diferentes, la lluvia resaltaba los colores de las hojas y las cortezas. Me senté en un banco de cemento, frente a los árboles.


Mientras el cielo continuaba diluyéndose frente a mis ojos, la tierra mojada me mostraba un olor diferente. Los charcos, que ya habían tomado grandes dimensiones, se tragaban a las gotas que aún venían cayendo… La tarde estaba bastante avanzada, las calles deshabitadas de presencia humana dejaban correr lentamente el agua que se acumulaba en la superficie; yo seguía sentada en el parque totalmente mojada, observando el ritual de la naturaleza, mientras hacía de cuenta que la vida se purificaba. 17 DE AGOSTO “Hoy 17 de agosto de 1970, es mi cumpleaños número dieciséis. El taxi me deja a eso de las nueve, justo en frente de la catedral. A esta hora la gente se acerca en bandadas, pues en pocos minutos comienza la misa dominical. Todos están muy bien arreglados, destacando a las mujeres; lucen las prendas de moda, y a unas cuantas, se les nota a la legua que el peinado es de peluquería. Tengo la intención de entrar a la iglesia para ver de qué se trata todo esto pero me detengo a contemplar los alrededores. La fachada del local contiguo a la catedral es muy interesante, funciona una librería, y en la esquina, las vidrieras muestran las más bellas prendas masculinas. Hacia el otro lado, el café; está repleto de gente que desayuna y lee el diario, como todos los domingos de sus vidas, según dicen los comentarios. Frente a la catedral, la plaza central poco concurrida; quizás por el día y el horario. Cruzo la calle y comienzo a dar vueltas alrededor de la plaza, los ojos no me alcanzan para mirar todo lo que me muestra este bello lugar. Con tantas cosas, he olvidado que mis tíos me están esperando en la esquina, a la derecha de la catedral (almorzaré con ellos con motivo de mi cumpleaños). Desde aquí miro hacia todos lados para ver si los ubico y los veo, al costado del café. Aferro fuerte mi cartera y me dirijo hacia ellos. Está sentado en un banco. Con un pantalón oscuro y una camisa blanca, los zapatos recién lustrados y la mirada perdida en un punto lejano. No puedo dejar de observarlo; nuestros ojos se encuentran y me levanta la mano en señal de saludo, respondo con una tímida sonrisa. Cruzo la calle y me voy con mis tíos”. “Hoy 17 de agosto de 1990, es mi cumpleaños número treinta y seis. Todos los domingos a la misma hora me dirigí al mismo lugar con la excusa de ir a misa, pero jamás lo volví a ver, el banco siempre estuvo vacío”. Leí todo esto en un diario que encontré ayer, en el cajón de un mueble de mi tía Susana (la solterona). Ahora comprendo el porque de la tristeza en su mirada.


Copyright © María Julieta Salusso. Todos los derechos reservados.

Patricia M. Araya - Chile

EBRU DIVINO Es incontenible la creación y solo puede seguir en expansión. Somos dos gotas de color en fuente de agua-tierra; amor–amor. Polvo de estrellas caen sobre la mezcla y se re-crea una base que al toque del pincel, deja ver el movimiento suave, oleoso perfume, que se re-genera formando un dibujo nunca igual; porque sea como vaya el diseño evolucionado solo se ve que se re-copia el grabado infinito. Tú eres mi gota de júbilo de color verde esperanza, que cae desde el cielo; yo gota reconciliadora de suave carmesí, que sube desde la tierra y en algún lugar en el cielo se produce una flor perfecta. Se percibe nuestra flor, se dibuja, no se necesita más que una simple pincelada y las hojas van apareciendo delineadas, luego otra gota de color y los pétalos aparecen formando un ebru lumínico. Se copia el tiempo, la concepción, sincronía de colores tenues que sin ser marcados en todo su contorno se perciben con la imaginación. Es donde la magia existe y se puede viajar en ella. Somos creación, tallados por el mismo cincel, descubramos re-aparecer el brocatel, pues la talla va impresa, solo esperemos que se revele latente, longeva, obra de arte divino. Gracias por darme el marco y el fondo de la fuente para depositar el color que nace dentro de mí y quisiera siempre compartir contigo. Copyright © Patricia M. Aaya. Todos los derechos reservados.

Teresa Palazzo Conti - Argentina


CARTA DE AMOR SIN ENTREGAR. Allí donde los campos enredan sus raíces con el cielo; el aroma a madreselvas inunda el espíritu y es posible tocar lo intangible, allí, justo en esa dimensión luminosa, te hallé y me miraste. Una ráfaga eléctrica me atravesó el corazón instalándose en mi centro. Fui feliz. Te había encontrado; habías vuelto después de siglos de espera amarga y sin sentido. Caminamos. Nuestros pies mojados se hundían entre los pastos desvanecidos de rocío y ascendía su frescura hasta las manos. Era latente la primavera de mis días y me sentía capaz de empezar otra vez; de otra vez ser joven y vigorosa; de mirar a la vida con las intenciones que habían dormido su penumbra desdichada. Hablamos y reímos. Debo reconocer que, no bien te fuiste, a veces viví un poco, y ostenté la evidencia como un coleccionista. Algún trofeo rutilaba en las escarchas de mi nombre y emergía la que era en el engaño de un verbo flagelado; pero, si mi intemperie descansaba un instante en el pedestal de hierba de tus ojos, la realidad me gritaba que debía regresar, crucificada, a la oración unitaria de la casa. Ahora estabas aquí de nuevo; y ellos también te observaban asombrados sin comprender el por qué de tu retorno. Ellos, los mismos árboles que se mecen en las brisas de siempre; los cascabeles del arroyo que silban estridentes, y el fulgurante ambiente que te había reconocido.


Te arrojabas a la noche en un viento de estrellas partidas en el agua, y sobre el filo de la última cresta, rescatabas mis palabras para mitigar tu desnudez silvestre. No habías cambiado nada; el tiempo y el dolor no habían dejado marca en ti, pero mostrabas los hombros repletos de espuma, en el pelo caducaba la hora del crepúsculo y tenías las pupilas aceradas;… tan sedientas. ¿Sería un espejismo? Te mostré un fino cofre de cristal donde yo había depositado nuestros nombres y aquellos ideales para nunca más…; para que se perdieran, para que se quemaran cuando te fuiste. Abrimos el cofre tendidos en el sopor de aquella alfombra mórbida. Algún recuerdo nos desvelaba de la piel para adentro, provocando la huella del camino primero; parecía que el río de la sangre recuperaba su cauce. Surgía un estallido entre la desmemoria, y volvía su caudal a confluir en las tierras de nuestro mundo. Nada ni nadie había podido contra nosotros; el amor se imponía sobre las cenizas, y, frente al impacto certero de tu vuelta, la hoguera que ardía dentro de la caja, grababa cada letra de nuestros nombres sobre la ausencia y el olvido. No había esperado en vano. Parecía un sueño… De pronto todo se transformó. Se desplegaron los postigos ruidosos de las ventanas de mi cautiverio. Abrí los ojos. Detrás de los cristales, la ciudad seguía su curso vertiginoso y nadie se detenía a observarme. Trinaba un diluvio de noches sobre esa noche misma.


En mi piel aguijoneaba el tiempo maloliente; temblaban mis manos; un labrador de tinieblas araba mis atardeceres. Pedí a un asistente que me alcanzara los anteojos, y advertí que aún tenía la caja de cristal sobre las rodillas. No quise abrirla, sentía miedo; miré a mi alrededor; estaba sola y mi horizonte se acababa en la pared de enfrente, donde, tal vez, otro universo imperfecto, se cernía sobre las puertas deshojadas de otro anciano solitario. Afuera se aceleraba el otoño pintando de plomo el cielo y coartando el vuelo de los pájaros. El sol miraba la escena con ojos enrojecidos… Pensé que tal vez fuera un sueño, y lo era. Cuando apretaron el brazo donde debían colocar el suero sanador, el sillón aún se mecía conmigo. Yo había muerto hacía mucho… ¡No tú!

Copyright © Teresa Palazzo Conti. Todos los derechos reservados.


AUTORES Ángeles Charlyne - Argentina RESEÑA.- Reside en Buenos Aires, Argentina. Escritora, Pintora y Poeta. BIBLIOGRAFÍA.- Publicó “Vitral” correspondiente a Primer Premio Poesía en el “III Certamen Internacional de Poetas y Narradores Contemporáneos 2002”- Editorial “DE LOS CUATRO VIENTOS”. Seleccionada para participar con textos poéticos y narrativos en Antologías conjuntas, del mismo sello editor. Autora seleccionada por Editorial “DUNKEN” para publicación en “Son puros cuentos”, 2006. Publicada en diversas revistas y páginas digitales.

Antonietta Valentina Bustamante – Venezuela RESEÑA.- Nace en Caracas-Venezuela, un 14 de febrero, casada, madre de cuatro hijos. Escribe desde la adolescencia, su inspiración: sus vivencias, el medio que la circunda o el reclamo. BIBLIOGRAFÍA.- Inédita su obra, aún cuando ha participado en varias antologías de la red como impresas, así mantiene activa su participación en varias revistas literarias, miembro de Poetas del Mundo. Reciente fue su participación en Escritorio Poético II. Sus espacios virtuales: http://porquesoyvenezolana.blogspot.com/ http://antoniettavalentina.blogspot.com/

Araceli Amador Rodríguez - España RESEÑA.- Nace en Córdoba, España, allí pasa si niñez. Inquieta, le gusta conocer gente con diferentes culturas que le puedan enseñar cosas nuevas. Le encanta vivir cerca del mar, cree que no podría vivir lejos de el, le da energía, considera que es unas de las cosas más bellas que existe. BIBLIOGRAFÍA.- Publica sus trabajo en varias presas locales, como “la Voz de Benalmádena” y “Periódico Vecinos de Benalmádena”. Participa de la Antología “Poesía Iberoamericana del Siglo XXI. En conmemoración del XXVI Congreso Mundial de Poesía. El Ayuntamiento junto con los Bomberos de Benalmádena la galardonan por sus poemas. Escribe en varias páginas de la Web Horizonte Poético, Sipea, la Casa de Asterión, Café para Dos y Artes Piano Bar. Participa de la Antología Escritorio Poético II.

Blanca Estela BJ – Chile RESEÑA.- Nace en la ciudad de Concepción-Chile , casada, 4 hijos. Ha venido desarrollando sus inquietudes poéticas desde los 13 años de edad..Su poesía constituye un desahogo de su alma, no solo de la experiencia personal sino del entorno que la rodea. BIBLIOGRAFÍA.- Ha comenzado a publicar su obra en diversos portales de Internet a partir del año 2003. Hoy, una muestra de su quehacer poético, está comprendida en la Antología ESCRITORIO POÉTICO. Ciento un Poemas a Segismundo Otelo (2008)

Carla Valdés Del Río - Chile RESEÑA.- Nace en la localidad de San Pablo, X región, Chile, en el año 1985. Actualmente es estudiante de Psicología de la Universidad Central. BIBLIOGRAFÍA.- Su obra ha sido antologaza en Chile y España, y difundida en diversas revistas electrónicas. En el año 2006, se le otorga la beca de la Fundación Pablo Neruda. Es cofundadora y miembro del grupo de gestión cultural, "Cultura a la Vena"(www.culturaalavena.com)

Celeida J. Bermúdez L. - Venezuela RESEÑA.- Nace en Venezuela un 26 de junio. Se casa estudiando y tiene 2 hijos: Julio y Nena. Se separa y escribe su primer poema: “Mi mundo”. Ya arquitecta, se integra al grupo literario “Remos” representando al país en concursos. Da clases de Literatura y entre proyectos, postgrados y literatura, edifica y produce, poemas, cuentos, novelas, leyenda, material didáctico y científico.


BIBLIOGRAFÍA.- La mayoría de su producción es inédita. Participa en Los Cuentos.net; Mundoculturalhispano.com. Editorial Trafford: Una escalera hacia la Luz: Iniciación en el infierno (en proceso de contratación) y de edición de la Revistas científicas Orbis y Negotium http://celeida-umbraldeluz.blogspot.com/2008/10/celeida-en-literatura.html. Poemarios: Esotérico, (publicado) Hay hombres, Hay amores...; Amores es Amor. Vientos al Alba; Interrogantes. (en construcción) y CAFEPARADOS - Guayoyo Gramatical

Dina Bellrham - Ecuador RESEÑA.- Nace el 6 de julio de 1984 en el cantón Milagro, Guayas, Ecuador. Estudiante de Medicina en la Universidad de Guayaquil. Miembro del grupo cultural Buseta de Papel (Guayaquil). Su orientación poética nace como vehículo expresivo y auto analítico, su estilo se apega mucho al romanticismo, desde su parte más sublime, hasta su parte oscura y melancólica, como también a su sensualidad. BIBLIOGRAFÍA.- Ha publicado en varias revistas y páginas virtuales, su trabajo consta en la antología ESCRITORIO POÉTICO I (Febrero 2008)

Dina Moreno - Chile RESEÑA.- Nace en Santiago de Chile; escritora del genero poesía. Escribe desde una honda sensualidad, con su presencia carnal de mujer, sin despojarla de su feminidad; donde transfigura sus profundos sentimientos, y le da un sentido a las palabras, donde expresa lo que por mucho tiempo las mujeres callaron. Hablar en forma poética, de su sexualidad. La palabra escrita es el vehiculo para mostrar de cuerpo entero los diversos rostros de nuestro mundo interno femenino; la lírica no solo del cuerpo sino también del alma; donde vibran genuinamente los versos de lo terrenal, con las voces del sexo y del corazón, que siempre rige nuestro caminar. Hablar, con esa voz interior, de lo autentico que nos pasa, de lo que sentimos.

Elyzabeth Leyva Rivera - México RESEÑA.- Nace en Petatlán, Guerrero., México un 9 de agosto. Profesora de Instrucción Primaria Y Licenciada en Derecho. BIBLIOGRAFÍA.- Su poesía ha sido publicada en las Antologías de la World Academy of Modern Literature de Hollister, Ca., y en las ediciones de los Congresos de la World Academy of Arts and Culture en Acapulco, México 1999, Rumania 2002, Korea 2004, Los Ángeles Ca., 2005, Ulaanbaatar, Mongolia 2006 y Chennai, India 2007, Acapulco, México 2008. Editorialista de una antología que consta de cinco tomos “Poesía Iberoamericana del Siglo XXI” con mas de 60 poetas de Asia, Europa y América. Obtuvo el Primer Lugar (2001) y Segundo Lugar (2002) en los Juegos Florales Nacionales de la Plata en Taxco de Alarcón, Gro. Actualmente es directora del proyecto “Fundación Manuel S. Leyva Martínez”.

Eugenia Bermúdez – España RESEÑA.- Nací un 09 de junio de 196 en Madrid, España. No hace falta que bucee mucho en mis recuerdos para verme con libros entre las manos; de todas clases. Y ahora intento ser yo quien atrape a algún lector con las humildes letras que escribo. Es un honor participar en esta Antología Piernas Cruzadas puesto que formar parte de este grupo de mujeres que sí son escritoras me hace sentir como un niño en Navidad: ilusionada. BIBLIOGRAFÍA.- He participado con un pequeño relato en el libro “Desde estos Tejados” del año 2007, editado por la Casa de la Cultura de Puebla de la Calzada, Badajoz.


Fanny Jem Wong – Perú RESEÑA.- Escritora peruana natural de Lima Perú . Magíster en Psicología Educativa , egresada de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos.

Issa Martínez Llongueras - México RESEÑA.- Issa Martínez Llongueras, oriunda de Ciudad de México (1965), es una escritora dedicada desde muy joven a la poesía. Comenzó a interrelacionarse con revistas literarias como Letralia (Tierra de letras) y Almiar (Grupo Margen Cero), entre otros grupos o foros literarios de Internet como Sensibilidades, Letraslibres y Archipiélago, siendo publicada y comentada favorablemente. Obtuvo el 1er. lugar en el Primer Concurso de Poesía “Letras y Silencios”, con “Poema de Despedida”. Actualmente es Subdirectora de la revista literaria, en formato digital, PALABRAS DIVERSAS, de publicación bimensual: http://www.palabrasdiversas.com y Co-responsable General de la Red Mundial de Escritores en Español: REMES http://www.redescritoresespa.com/ y escribe para varias revistas digitales como Alenarte Revista, Palabras al Sol, Estrellas y latidos, Revista La Guinda y participa en diversos foros y redes literarias. BIBLIOGRAFÍA.- IV, V VI Antología Internacional de Sensibilidades (Alternativa Editorial, Galicia, 2003-2004-2005); Antología Paseo en Verso (Grupo Editorial Pasos en la Azotea, 2004); Página literaria “Al pie de la Letra” (No.18) de la Asociación de Escritores de Mérida (Diario Frontera, Mérida-Venezuela (24/03/2004); Revista Mundísimo (Argentina, 2005); En formato digital: 1ª Antología Forum Letras Libres (2005); II Antología de poesía (Erótica): Larghetto ma non tropo; II Antología de narrativa: Humor sin extrema-unción (Editorial La Escarcha Azul, MéridaVenezuela, 2005); En formato digital: Antología Infantil Andersen (2005); Antología para jóvenes Deleite Literario II; Antología Magia Literaria II; Incienso de Madrugada Triste, -título de su poemario- (Editorial La Escarcha Azul, Mérida-Venezuela, 2006); Antología XIV Mujeres en el País de las Nubes (CONACULTA, 2006); Libro de Haikus –también en formato digital- (Ediciones Artesanales Santoamor, Argentina, 2008); Antología XXVIII Conmemorativa World Congress of Poets (Semilla Cultural A.C., 2008)

Jacqueline Lagos M. - Chile RESEÑA.- Chilena, una mujer que escribe desde Osorno, que se conecta a través de los afectos, con un profundo compromiso social, una pluma que da cuenta pública a diferentes manifestaciones culturales, en las que vibra con pasión y emoción. BIBLIOGRAFÍA.- Mis Primeros Años... (2003) y Una Bruja Emplumada en el Tzolkin", (2005), Antologías: Magia de Luz y Sombra (2004) en la Escritores.cl, “Voces on line” (2006) y “Osorno Invita” 2006.-“Palabra Peregrina”, 13 Mujeres Poetisas, 2007 ESCRITORIO POÉTICO-2008- VOLUMEN I y II. Antología “Rayentrú” 2008. Corresponsal del Diario Ciudadano de Osorno, “El Vacanudo”, colaboraciones para los sitios Web, Libro Libre Chile, Palabras Diversas, Arenotech, en Francia, Columna Sur de México, Conexáo Maringá en Brasil, Canadá para ChileInforma, Fortín Mapocho y Radio Piano Bar, entre otros.

Lucinda Martínez Zuzunaga – Perú RESEÑA.- Nace entre la calidez de los valles de Abancay, en Perú. Administradora de Empresas, ejerce trabajos de cosmetología e incursiona en la televisión de Piura, con el programa Lentejuelas y dirige un programa radial “Yo soy Lucy..tú eres el amor. Viaja a Japón en 1991, en donde reside 13 años. De regreso a su país, colabora con el periódico, "Vecinos". Invitada por la casa de la Cultura de Moquegua, con motivo del aniversario patrio, comparte letras con representantes de Argentina, Bolivia y Ecuador. BIBLIOGRAFÍA.- Ha participado en las antologías de “Poesía Iberoamericana del Siglo XXI” tomo I y tomo II, ediciones conmemorativas del XXV Congreso Mundial de Poetas de la W.A.A.C.,., en 2005 y en Ulaanbaattar, Mongolia en 2006. 2008 Antología Escritorio Poético II. Escribe en revistas virtuales y Foros literarios.


Liliana Betancourt Llanos - Colombia RESEÑA.- Nací en Cartago, Valle del Cauca, Colombia un 19 de febrero. Me casé muy joven, tengo tres hijos que son mis Tesoros. El amor por la poesía ( aunque no la escribo solo hago prosa de mi cotidianidad) viene desde niña, nunca me atreví a escribir solo ahora que por mi vida han pasado episodios con depresiones largas y con experiencias retroalimentadotas. BIBLIOGRAFÍA.- www.lossilenciosdeluli.blogspot.com 2008 - Antología Escritorio Poético II, de Jaime León Cuadra

Marcela Vanmak - Argentina RESEÑA.- Nació en la Argentina, se recibió de Prof. en Letras en la Universidad Católica. Fue docente en colegios secundarios. En Israel se desarrolla como Escritora, Poeta y Profesora de Lengua Española. BIBLIOGRAFÍA.- Colabora en revistas virtuales. Animadora Cultural. Miembro de la Comisión Directiva de AIELC –Asociación de Escritores en Lengua Castellana de Israel, de la Academia Mundial de Arte y Cultura, colaboradora del Programa radial El Oro de los Tigres de Manuel Lozano, Embajadora por el Circulo Universal de la Paz, representante de REMES Israel –Red Española de derechos de Autor, del Movimiento Poetas del Mundo y creadora del Proyecto Cultural ‘La Clepsidra’ que une poetas y artistas de Internet en la difusión de sus obras .Textos escritos : Con el espíritu de las Musas; Pétalos prohibidos, adagios y De mil amores, poesía erótica marcvan@zahav.net.il www.laclepsidrademarcela1.blogspot.com

María del Carmen Lorenzo – España RESEÑA.- Nace en la ciudad de Buenos Aires, Argentina. Se define como alguien de personalidad sencilla... Una persona como tantas que abultan la tierra y no pasa de ser a la vista general, liliputiense. Desde su adolescencia,, sus monografías se pasean por su vida; con disposición a descubrir, aprender y compartir…. Quizá,, porque me sitúa ser. BIBLIOGRAFÍA.- Participa en el volumen I de la Antología Escritorio Poético.

María Julieta Salusso - Argentina RESEÑA.- Nace en la ciudad de Río Cuarto, provincia de Córdoba, República Argentina un 11 de marzo del año 1976. Casada, 1 hija. Es profesora de Artes Plásticas y estudiante de narrativa y guión cinematográfico. BIBLIOGRAFÍA.- Ha publicado su obra a nivel nacional e internacional en Antologías, Periódicos y en diversos portales de Internet. Parte de su obra se encuentra en “Escritorio Poético” – volumen II.

Milagros Hernández Chiliberti – Venezuela RESEÑA.-Venezolana, nacida en Altagracia de Orituco. Profesora Universitaria, especialista en Dialectología de la Lengua Española; Magíster en Gerencia de Sistemas Educativos y PhD en Lingüística.. Representa como Cónsul en el Estado Guárico a la Organización Poetas del Mundo y ha sido designada por el Círculo de Embajadores Universales de la Paz de Ginebra-Suiza, como Embajadora Universal de la Paz en Venezuela. BIBLIOGRAFÍA.- Autora de aproximadamente 500 poemas, 60 ensayos, 4 novelas y 8 textos educativos, algunos editados parcial o totalmente, con reproducción limitada al ámbito interno escolar universitario, con intenciones didácticas y sin fines de lucro. Tesis publicadas: “Acción gerencial del docente, en su rol como promotor de actividades comunitarias”; “Fórmula ecléctica del conocimiento” y “La otra cara del vocablo en Latinoamérica”. Invitada en diversas antologías poéticas: Y… no te dejas amar de Homero Gómez Valdés (Participante y autora del prólogo); Escritorio poético Vol. I, Escritorio poético Vol. II de Jaime León Cuadra (Participante y autora del prólogo II); Pasillaneando de autores varios (Participante y autora del


prólogo); Con el espíritu de las musas de Marcela Vanmak (Participante y autora del prólogo); Alma, corazón y vida de autores varios (Participante y autora del prólogo), entre otras.

Milagro Valdés Del Río - Chile RESEÑA.- Nace en San Pablo, Chile. estudiante de trabajo social de Universidad Central de Chile. Y miembro del grupo de gestión cultural, "Cultura a la Vena". BIBLIOGRAFÍA.- Sus trabajos se publican en la Antología Intramuros (2005) y en Escritorio Poético (2008)

Natalia Cöster – Jahsi - Cuba RESEÑA.- Nace en Cuba sin embargo ha vivido casi toda su vida en Suecia, estudió publicidad y diseño a nivel Universitario y producción audiovisual. En Chile estudió televisión y dirección cinematográfica. Trabaja en la actualidad como directora en un canal local de TV. Es activista de la paz, de las personas en las calles sin casa y de los discapacitados (fea palabra) porque no con algún impedimento físico....esas es una de mis luchas, tratando de ver los sitio dentro de la ciudad donde no se les ha tomado en cuenta....entre esto está el poder viajar como persona normal y además asegurar que en todo el mundo donde los reciban, los lugares estén adecuados para ellos y se les facilite los servicios, además el poder hacer intercambio hasta de vivienda para sus vacaciones, etc., esa es mi vida por la que toda esa sensibilidad se conjuga y me inspiran a escribir poesías, a contactarme con el universo, sentir que voy a lograr aportar en la nueva co creación del planeta , entrelazando un puente, para nunca perder esa espiritualidad que es bella y rica y así, para que toda nuestra generación futura, puedan disfrutar. BIBLIOGRAFÍA.- Es miembro y publica sus trabajos en “Comunidad de Escritores y Poetas” de la Red.

Paloma G. Castellanos - México RESEÑA.- Originaria del Distrito Federal, México, apasionada de las letras. Su poesía, en su mayoría, es de corte erótico, aunque también ha escrito poemas románticos y sociales. BIBLIOGRAFÍA.- Hace unos cinco años que expone su poesía en algunos portales literarios, participó en 2006 en el concurso anual del Centro de Estudios Poéticos de Madrid, con el poema “Soñemos…” en semifinales. En el 2008 forma parte del primer volumen de Escritorio Poético

Patricia M. Araya - Chile RESEÑA.- Oriunda de Santiago, Chile. La vida la lleva a dejar semilla y raíces en Norteamérica. Esta escritora se hace a si misma buscando el paisaje que le armonice los dos mundos que le toco vivir. Actualmente reside en Coquimbo, IV Región, Chile Tuve una experiencia maravillosa de escribir poemas con contenido sensual amatorio, y para ellos tuve que buscar muy hondo dentro de mi y encontrar la materia prima; primero que nada pensar en el amor etéreo que se deja caer cuando menos se espera y abre esa pequeña puerta a lo impredecible. Tuve que recurrir a la firmeza y la liviandad de una tela de araña y sacar sensualidad en donde para muchos no existe; encontrándola en la luz de un candelabro, en el trazado de una flor, en la caligrafía y en la delicadeza que ese arte posee; además de la belleza que emana desde una lapicera a tinta sobre papel de arroz y por ultimo en el Cañón del Colorado y las montañas del Valle del Elqui en Chile. Siento la escritura me llama me absorbe y me nombra me llamo Patricia Araya, chilena de nacimiento, nacionalizada americana. Escritora artesana. Espero les guste mi primer poemario sensual lascivo. Gracias por invitarme. BIBLIOGRAFÍA.- Ha comenzado a publicar su obra en diferentes portales de Internet desde el 2006. Actualmente una muestra de ella se encuentra en la Antología Alire en Valparaíso, 2007; Escritorio Poético, 2008


Rosa María Juárez – México RESEÑA.- Originaria de Mazatlán (Sinaloa México)… ¿Quién soy…? Soy poesía en movimiento, letra erótica pintada sobre un lienzo; soy música que a tu oído despierta notas en sensual melodía de amor… BIBLIOGRAFÍA.- Participa en varios sitios de la Red, ha publicado Poemas Musicalizados y participado en la Antología Escritorio Poético en su volumen I – Febrero 208

Susana del Rosal Hernández Chilibertti - Venezuela RESEÑA.- Escritora venezolana nacida en Altagracia de Orituco, Estado Guárico, Venezuela, el 14 de diciembre. Escribe cuentos, poesías, canciones. Es retratista en la técnica de lápiz y compositora en ratos libres. Locutora eventual. Ha sido galardonada con premios regionales en poesía infantil, internacionales en narrativa infantil y poesía amor. Publica actualmente en la revista Letralia, Comunidad de escritores, Los cuentos net, Mundopoesía. Posee blogs como elespaciochiquito.blogspot.com y casiresignada.blogspot.com, del cual han surgido invitaciones para ser publicada en otros espacios. Sus libros Roberto el sapo [infantil, publicado por la Sociedad Bolivariana de Venezuela] y Gritos de un amor improvisado [ poemas de amor], han traspasado las fronteras y han requerido de una segunda edición en un plazo menor de un año. Durante mucho tiempo creó y publicó semanalmente páginas infantiles para diarios venezolanos y es ampliamente reconocida en su país con su nombre de pila. También es conocida por el nick de Albaclara.

Teresa Palazzo Conti - Argentina RESEÑA.- Cónsul del movimiento “Poetas del Mundo”, en Buenos Aires. Miembro de la Sociedad Argentina de Escritores. Miembro honorario de IFLAC (foro internacional de literatura y cultura por la paz) Fiscal Internacional de derechos humanos en defensa de los niños afectados por la guerra y la pobreza. Corresponsal de “El oro de los tigres-Comunicación de Autor” (programa radial) Secretaria de Relaciones Institucionales de la Asociación Americana de Poesía de Buenos Aires. Miembro del Instituto Literario y Cultural Hispánico de California, EE.UU. Ex Titular de Cátedra de Poesía del Centro Cultural San Martín en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. BIBLIOGRAFÍA.- Obras publicadas: Poemarios LA PIEL CAUTIVA; PASOS EN EL AGUA; PÁJARO VIENTO; MEMORIA DEL ABISMO; LLAMAS EN EL HIELO (poemario virtual); LA SENTENCIA; LOS JUECES INVISIBLES. CD “TRAVESÍA” (NUEVO TANGO) (Letras de sus libros) Participación por concurso en diversas antologías poéticas: Distinciones y premios: Medalla de Oro- 2008- XXVIII Congreso Mundial de Poetas-Acapulco, México Mención de Honor - 2008-poema “Utopía”- (Georges Zanun Editores) Diploma de Honor – 2007 - Instituto Literario y Cultural Hispánico (California-EE.UU.) Primer Premio Cátedra -Poesía Libre-1999 Primer Premio Centro de Promoción de las Artes y las Ciencias-Poesía Romántica - 1999 2do Premio Poesía Libre - 1998. 2do Premio Poesía Romántica - 1998. 2do Premio Homenaje al poeta colombiano José Asunción Silva - 1997

Urania Margarita Guerrero Jiménez – México RESEÑA.- Lic. en Derecho, Escritora Mexicana de origen tabasqueño a participado en algunos eventos culturales poéticos en el primer gran festival nacional de composición creativa, publicado en el Diario del Istmo. Soy la efervescencia contenida en el ducto sonoro de mi misma, Perfumes, colores sonidos, misticismo que emanan de la fuente de mi alma desvenada, son solo pinceladas de ese resplandor pictórico de mi poesía…y en este vals que recojo. Del aroma de la danza del color…de la esencia de la música y de las ramas del amor, son solo pequeñas gotas de partituras, racimo de uvas que deshoja mi


pequeño corazón …como un río púrpura donde brotan flores sobre el lienzo de este tapiz bajo la pluma.

Zoila Luiza García Rodríguez – Perú RESEÑA.- Nació, a orillas del mar, en la Caleta de Pescadores del Puerto de Chimbote en el Departamento de Ancash, Lima - Perú. Realizó sus estudios básicos en el Barrio “La Libertad” de Chimbote y sus estudios superiores en Lima, Universidad Nacional de Educación “La Cantuta”, egresando como Licenciada en Educación, tiene 21 años al servicio del Magisterio Educativo Nacional Peruano, cuenta con estudios de Maestría en la Universidad José Carlos Mariátegui, Computación e Informática en EIGER, Alta Dirección y Gestión Gerencial - Nivel Post Grado en el Colegio de Licenciados en Administración. BIBLIOGRAFÍA.- Ha escrito diversos artículos pedagógicos, psicológicos y de administración; más su pasión es escribir versos de amor. Ha publicado en el 2006 su primer Libro de Poemas titulado “Voces al Viento” y en el 2007 una producción fonográfica de 14 de sus poemas “Voces al Viento Music”. El segundo Libro de Poemas que en el 2008, presenta es “Sueños” también con su respectiva producción fonográfica de 14 de sus poemas.


ÍNDICE A Manera de Prólogo Presentación (Jacqueline Lagos) Créditos Introducción a una cita erótica (Rocío L’Amar)

POÉT ICA Antonieta Valentina Bustamante Araceli Amador Rodríguez – Chely Blanca Estela BJ– Biancaestella Carla Valdés del Río Celeida J. Bermúdez L. Dina Bellrham Dina Moreno Elizabeth Leyva Rivera Eugenia Bermúdez Fanny JemWong Issa Martínez Llongueras Jacqueline Lagos Lucinda Martínez Zuzunaga – Lucy Liliana Betancourt Llanos Marcela Vanmak María del Carmen Lorenzo – Maryl María Julieta Salusso Milagros Hernández Chiliberti – Sor Galim Milagro Valdés del Río Natalia Cöster – Jahsi Paloma G. Castellanos Patricia M. Araya RosaMaría Juárez Susana del Rosal Hernández Chiliberti Teresa Palazzo Conti Urania Margarita Guerrero Jiménez Zoila Luisa García Rodríguez

NARRATIVA ÁngelesCharlyne Celeida Bermúdez L. Eugenia Bermúdez Issa Martínez Llongueras María del Carmen Lorenzo María Julieta Salusso Patricia M. Araya Teresa Palazzo Conti

RESEÑAS - BIBLIOGRAFÍAS ÁngelesCharlyne Antonieta Valentina Bustamante


Araceli Amador Rodríguez – Chelo Blanca Estela BJ– Biancaestella Carla Valdés del Río Celeida J. Bermúdez L. Dina Bellrham Dina Moreno Elizabeth Leyva Rivera Eugenia Bermúdez Fanny JemWong Issa Martínez Llongueras Jacqueline Lagos Lucinda Martínez Zuzunaga – Lucy Liliana Betancourt Llanos Marcela Vanmak María del Carmen Lorenzo – Maryl María Julieta Salusso Milagros Hernández Chiliberti – Sor Galim Milagro Valdés del Río Natalia Cöster – Jahsi Paloma G. Castellanos Patricia M. Araya RosaMaría Juárez Susana del Rosal Hernández Chiliberti Teresa Palazzo Conti Urania Margarita Guerrero Jiménez Zoila Luisa García Rodríguez


Al sol Obra de Karin Abarca Hoffmann.

Así busco el Sol, entre margaritas, lecturas diversas, pieles reunidas  abrazando musgos,huesos frenados en girasoles plateados, un momento en  la agenda del silencio...    Jacqueline Lagos M. 

ANTOLOGÍA PIERNAS CRUZADAS TOMO I  

Mujer, más allá de tu cuerpo, de tu propia y virginal sensualidad, de tu apropiada diferencia en los sinuosos contornos de tu propia fisonom...

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you