Issuu on Google+


Registro Propiedad Intelectual : SafeCreative – Registro : 1005256398399 Fecha : 26-may-2010 17:01 UTC Diseño y fotografía portada : Cristóbal Sandoval Lagos Colaboración permanente : Jacqueline Lagos M. Coordinación Editorial : Jaime Léon Cuadra Agradecimientos: Marcela Vanmak Dina Bellrham © No, no quería alejarme. monsieurjames@videotron.ca


Dedicatoria A mis hijos, Cecilia, Claudio, Pablo y mis nietas Luna, Ofelia y Aurelie.


Jaime Alfonso Luis Le贸n Cuadra MONSIEUR JAMES

Copyright 漏 Monsieur James, Derechos reservados


Un s贸lo ser nos falta y todo est谩 despoblado. Alphonse De Lamartine


PRÓLOGO CUANDO mi colega y amigo, Monsieur James, me invitó a que prologara su libro acepté ilusionada porque conocía de su capacidad creativa y compromiso ético con la palabra por lo profundo de lo humano y social. No sabía si estaría en condiciones de comentar todo el micro mundo de sentimientos y experiencias vertidas en su sugerente libro “No, no quería alejarme”. El título en si, me llevaba a un estado en donde mi espíritu se identificaba de alguna manera - yo también, me he alejado de mi país natal, entonces, para el que se aleja, siempre le es difícil mantenerse o comenzar una nueva vida en otro espacio y mentalidad diferentes. Nace el sentimiento de desarraigo, la barrera sicológica en donde se siente que es un paria del primer mundo. Es como si buscáramos dentro de uno una respuesta, mantener la pesada carga de la evocación por el pasado en otro hemisferio, en donde lo cotidiano se hace intangible por la pérdida de los afectos y el cariño al terruño. Mas, la vida sigue y hay que acomodarse a lo nuevo, máxime cuando se sabe que continúa la especulación, el oprobio y estancamiento de modelos políticos que envenenan el ideal social y progreso natural de los pueblos latinoamericanos. Existe un dilema en el mito del hijo pródigo y en el encuentro con esta nueva Tierra Prometida, en donde la figura de Eva, nos transporta a la anécdota bíblica de los hijos y su simiente, aunque no haya en James, una intención religiosa o doctrinal de ninguna especie, aparece la idea política de la vuelta a la Democracia y el idealismo por derribar al usurpador. Luego de realizar una primera lectura de su texto, ya tenia una visión abarcadora del mensaje inicial que me motivara a realizar mi esbozo critico, pues su estilo directo, claro, sin subterfugios, muestran a un ser que le interesa el presente, el futuro de su país, en donde la nostalgia, ese leiv motiv, no es una postura romántica ni cínica de ver lo acontecido, sino un sano pararse frente a lo horrendo, perverso y vil del pasado del dictador, para cuestionarle su abuso de poder, haciendo un análisis de lo acontecido con solo unos trazos líricos o narrativos, en donde se mezcla la anécdota, la rabia y la melancolía.


Pareciera que el narrador de los relatos es más ecuánime en el momento de abordar la realidad, en cambio, el ser poético deja expresar sus emociones dándole rienda suelta a su desprecio combativo por la injusticia, —aunque, el tenor es apenas palpable—, pues poeta y escritor se unen en un todo singular; en donde la originalidad y la capacidad en el decir se dan cita en el papel del eterno recuerdo y los afanosos sentimientos. Hay un sitio para cada composición, como queriendo que cada obra guardase su lugar, su honor y compromiso. Así, aparece el más noble del sentimiento humano: el amor. Este es llevado de a ratos por la sensualidad, el sugestivo erotismo, en donde el hecho amoroso es esbozado en sugestivos giros poéticos. Conocemos al poeta que le canta a la mujer, la enaltece y le regala su hermoso verso o recuerdo, como queriendo agradecer el cuidado de esos pechos que le nutrieron y enseñaron a abrir sus ojos al mundo. A pesar que es un creador en donde se vio obligado al exilio, ese mito del desterrado le da confianza, temperamento y madurez para juntar fuerzas para el instante del feliz regreso. No hay en James, ningún tono despectivo, sino es el dolor que se ha transformado en grito, en metáfora vencedora y predicadora de la libertad. Atraviesa su espíritu dos hemisferios y en sueños regresa a su patria y amor, pero el destino le tenia reservado un deseo mayor, que el abuso del poder fuera extirpado de raíz para poder decir “No, no quise irme”… ahora, por fin regreso a mi identidad latinoamericana, más maduro, soñador y amante que nunca… Este libro es una celebración al hombre que piensa, al intelectual que rechaza lo impuesto, del poeta que canta en homenaje a la mujer, a la familia y a la patria, es una muestra de los firmes valores de un prosista que mantiene en alto su condición de ser combativo en la mejor de las interpretaciones, es decir con la palabra que brinda por lo bello, pero que no esconde lo atroz, que hace un recuento del tiempo transcurrido con mesura y sabiendo tomar distancia de los hechos. En fin es un libro,


en donde está la savia que nutre al verdadero hacedor de la palabra, sin falsos preconceptos y enarbolando el sentido último del hombre: la necesidad de mejorar el mundo con sus ideas y espíritu solidarios, con su cúmulo de experiencias y sentido de lo estético, con su arte íntegro y convincente. Celebro este nuevo arrojo literario, producto de su original sello en donde la claridad del mensaje, estilo y tono, son fieles a su ideal de hombre comprometido y de intelectual maduro. Confío en que el lector sabrá valorar ese espacio íntimo y esencial de un corazón siempre ofrecido a la vida y la esperanza. Felicidades, Marcela Vanmak, Mayo 2010 - Israel


¿Dónde estoy?, poco importa. Mi alma sigue colgada ahora de un infinito con sabor a frutas columpiándose en aquellas veredas de las que "No, no quería alejarme"


NO, NO QUERÍA ALEJARME

Yo estuve bordeando los caminos sin pisar ningún sendero. Siempre tuve miedo de partir definitivamente. Así me fui quedando estático y casi sin aliento. No fuera el tiempo a empujarme fuera de sus veredas. ¿Qué me detenía en aquel único paraje conocido? No era ni el olor a frutas ni el verde paisaje vertical de mis hermanos. No fue tampoco el celestial alimento que se dibujaba en mi mesa. No fue la ubérrima bondad de una madre siempre presente y silenciosa. No, no quería alejarme. Si lo hacía, sería como dejar colgada mi vida en columpios infinitos. Pero llegó el día. No fue el tiempo que me empujó de sus veredas. Fue aquel humo enceguecedor y homicida quien turbó mi calma. Confundido por el canto de un amor naciente y por la sangre que ponía senderos de muerte en los caminos, olvide la bondad del paisaje y el celestial alimento de mi mesa y partí a pisar senderos y adentrarme en los caminos. Aprendí a hablar distinto y hasta a pensar diferente. Ya no vivo apreciando, afirmo que vivo comparando. Incluso aquel paisaje vertical de mis hermanos. ¿Dónde estoy?, poco importa. Mi alma sigue colgada ahora de un infinito con sabor a frutas columpiándose en aquellas veredas de las que "No Quería Alejarme"

*Relato ganador, Chile con mis Ojos - 2009 TVN de Chile Bicentenario 2010


« …sigan ustedes sabiendo que más temprano que tarde, de nuevo abrirán las grandes alamedas por donde pase el hombre libre para construir una sociedad mejor. Estas son mis últimas palabras y tengo la certeza que mi sacrificio no será en vano. Tengo la certeza que por lo menos será una lección moral que castigará la felonía, la cobardía y la traición…» Salvador Allende (septiembre 1973 - Palacio de la Moneda)


TENGO EL CORAZÓN HERIDO Homenaje a todos aquellos que lucharon junto a Salvador Allende ese fatídico día de septiembre 1973 y a todos aquellos hijos de Chile que no aparecerán nunca más, luego de la execrable tortura y posterior desaparición. “…sigan ustedes sabiendo que más temprano que tarde, de nuevo abrirán las grandes alamedas por donde pase el hombre libre para construir una sociedad mejor. Estas son mis últimas palabras y tengo la certeza que mi sacrificio no será en vano. Tengo la certeza que por lo menos será una lección moral que castigará la felonía, la cobardía y la traición…” Últimas palabras de Salvador Allende Gossens. Septiembre 1973 en La Moneda. ¿Cómo nos fuimos a farrear un hombre tan vital, un hombre cuyos ideales fueron más allá de su propia vida ? Allende fue también un signo para América Latina y por ende se convirtió en el enemigo del monopolio USA y de sus miserables seguidores locales. Así fue que desplegaron toda una Armada, con logística y armas extranjeras, para librar batalla por más de ocho horas en su Casa de Gobierno. Lo bombardearon, lo avasallaron, pero en su voz no hubo amargura, sino decepción. Llevamos poco más de 20 años de “gobierno civil” pero seguimos amarrados a la Dictadura por una Constitución que no tiene nada que ver con las legítimas aspiraciones de nuestro país. La mayoría de los asesinos y/o cómplices se encuentran en absoluta libertad gozando de una impunidad difícil de comprender. Incluso algunos caras duras, ocupan hoy cargos importantes en la Administración política y administrativa de Chile. Pero cabe destacar una cosa, Allende sigue vivo en la memoria nacional e internacional y sus sueños vigentes, en tanto el soldadito de plomo, estuvo muerto mucho antes de fallecer.


Hoy, Enero es sin贸nimo de nieve, de fr铆o, de poca luz y de la desaparici贸n de ese cielo estrellado, que en las noches de playa, eran un remanso de exquisito romanticismo.


CUESTIONES DE HEMISFERIOS Mi apreciación de las estaciones cambiaron, cuando mudé de hemisferio. ¿Era irremediable? Esa respuesta no la tengo aún, puesto que el tiempo, en la moderna física cuántica y mucho antes, no ha sido que una forma en que hemos encasillado nuestro mito de vivir en perfecta armonía y equilibrar una serie de hechos naturales con ajenos y esclavizantes reglamentos que no hacen, otra cosa, que la vida sea extremadamente dura a la mayoría y el pasar paradisíaco a algunos pocos. Si algún día puedo contestarme; les contaré. Así, Enero fue época de salir a correr las playas, en que se mezclaban las atendidas vacaciones y ese primitivo gusto de libertad; correr, saltar cantar y sobre todo de comer diferente a cualquier hora del día. También y no hay que olvidarlo, hubo momentos en que debimos usar mucha imaginación para quedarse en casa y jugar con el agua, imaginando playas que se quedaron lejos de presupuesto y de nuestro pequeño jardín. Hoy, Enero es sinónimo de nieve, de frío, de poca luz y de la desaparición de ese cielo estrellado, que en las noches de playa, eran un remanso de exquisito romanticismo. Mes de trabajo, de enfrascamiento en nuestra oscuridad que despiertan depresiones y nos obliga a distraernos en esos gigantescos y modernos centros de compras que tanto llaman la atención, en el mundo consumista que nos persigue y literalmente nos consume. (valga la redundancia) Febrero es el mes más frío en este rincón del planeta, lugar en la que, al principio del mundo, me llamó la atención el hecho de tener que dejar enchufado el auto, para impedir el congelamiento del aceite del “carter” darle oportunidad de arranque a un motor que ha resistido ya una temperatura que puede alcanzar menos 35 grados Celsius. También, en estos países nórdicos, el frío crea el Carnaval de Invierno, en donde castillos de hielo, farándula y concursos de esculturas de hielo, entre otros, tratan de animar y darle vida a una ciudad vestida de novia. Es sin dudas hermoso, pero no logra entrar en mi piel.


En mi juventud fue el mes de las pichangas callejeras, los campeonatos de fútbol, las seriales del biógrafo del día sábado (eso cuando las finanzas y la conducta de la semana, nos daba los méritos y la esperanza de concurrir sin perder el capítulo, que había quedado en la parte más emocionante, el sábado anterior) Marzo nos llenaba de alegría en medio del despelote que significaba encontrar matrícula para padres y apoderados, en cuyos colegios, de más renombre, era dificilísimo obtener un cupo para sus hijos. La tarde llegaba ya con un poquito de frescor y el corazón adquiría una dulce melancolía, inexplicable. La marcha al colegio con esos cuadernos que parecían impecables y ese brillo en los ojos, difíciles de explicar. Ahora, es un torbellino de nieve que se derrite, de jardines que luchan por florecer y pintar de colores esas praderas que fueron blancas ya por muchos meses. Todos queremos salir a menos a los balcones a aprovechar los primeros rayos de sol (que calientan cuerpo y alma) Llegaba abril con los mocos y el pañuelo, anunciando tardes frías y las hojas por el suelo como despeinando el paisaje, las calles y los cerros. Las tareas tomaban carácter y ocupaban todo el tiempo, aunque siempre hubo un huequito para la risa y para los abuelos. Uno por uno, uno, uno por dos es dos etc.… me hicieron creer que era fácil el ramito aquel, que tantos coscorrones me costó. Ahora, abril es primavera abierta, es el verde que desaloja la nieve; es el calorcillo que nos vuelve; es la nieve que derretida por las cunetas se despide. Se respira las flores, los paseos, se despiertan los sueños, si me creen hasta aparecen las abejas. Mayo me parece ser el mismo que conocí en Santiago, mucha lluvia, claro que es una lluvia que no engendra frío ni humedece las sábanas, ni hace llorar murallas, tampoco manda a prender el carbón en ese brasero de latón o cobre viejo. Se celebra en esta fecha el mes de María y mi devoción se ha quedado intacta… pudiendo repetir ese ¡OH María! durante el bello mes… Si sé, el año tiene doce meses y tampoco quisiera aburrirlos, ya veremos que sucede el resto del año, ¿les parece? Claro que no sólo cambié de hemisferio ; me estoy poniendo viejo, pero ¡qué diablos !… el invierno es el invierno y habrá que soportarlo.


UNA HISTORIA HORRIBLE Contaba con apenas 11 años y se truncó su vida de niño. Falta de alimentos, y tiempo perdido en colas interminables para conseguir un maldito pollo, lo alejaron del Colegio público, lugar en que se adoctrinaba a los niños a los ideales socialistas (comunistas) para los más radicales. Qué decir con los productos que no eran estrictamente necesarios para asegurar al menos la alimentación. Así la pasta dentífrica, el jabón y las colonias pasaron al mercado de lujo. Mientras tanto, se nacionalizaba el cobre, se redistribuía la tierra, se nacionalizaba la banca y se inducía a los trabajadores a concentrarse en una Central Única, de manera a fortalecer sus derechos, reivindicaciones éstas últimas que tantos muertos le había costado. Con 14 años de edad, todo volvió a la normalidad y aquel niño pudo aplaudir, desde el interior de su inocencia, como el Dictador de facto, asesinaba, torturaba y se enriquecía con las joyas de las viejas del Barrio Alto. Pero este chico, había quedado impedido, luego de tres años de Socialismo, de razonar, por lo que decidieron enviarlo a Florida en USA. Cuentan que no quiso estudiar, a pesar de su temprana edad y se amurró, encontrando si su máxima felicidad con los programas de Don Francisco, que por entonces, triunfaba como vedette de la farándula latinoamericana. Ahora pisando los 50, repite y repite incansablemente que Allende es un maricón que se suicidó en La Moneda. Claro que lo repite, y no se le puede atribuir responsabilidad alguna, puesto que el repetir no implica raciocinio propio. Hoy se alimenta de Pelotón y no se pierde partido del Colo Colo. Gracias a la globalización de los medios de Alienación (Comunicación) Diré, que en un país como USA, no necesitó de grandes estudios, para desempeñarse decentemente en un oficio que en Chile es sinónimo de pobreza. Pero cual es la triste verdad en todo esto, es la falta de cojones para enfrentar la vida y cuando falta un miserable pollo, por la cresta, salir a buscarlo. Esta historia no es ficticia, ni obedece a la casualidad, es más real que la cresta.


Con 14 años de edad, todo volvió a la normalidad y aquel niño pudo aplaudir, desde el interior de su inocencia, como el Dictador de facto, asesinaba, torturaba y se enriquecía con las joyas de las viejas del Barrio Alto.

***

Me gusta tu paradoja, de pronto eres súplica ruego, otras arenga, grito de guerra…


PAPEL Papel, hacía tiempo que buscaba un momento como éste. Lo precisaba, me hacía falta.. Quería escribirte papel, para, en fin, contarte un sinnúmero de cosas que me ocurren, y/o que ocurren y a veces cuesta comprenderlas. No, no pretendo aquí dejar una prosa ni inventar paradigma literario alguno, solo hablarte con el lenguaje diario de la simplicidad. Sé que no guardarás mi secreto, ni te lo pido. Sabiendo que es inútil. Ya ves, me da por momentos, entristecer sin que una miserable lágrima acompañé esta maldita o dulce melancolía… ¿acaso lo entiendes tú?… son cosas que no logro concebir… sin embargo, la cosas jocosas, por nimias que ellas sean, me revuelcan de carcajadas casi enfermizas… ¿estaré, de algún modo, empezando lentamente la inmisericorde decrepitud? No, no te aflijas papel, siempre tuve un respeto irrestricto por ti, incluso en tus andanzas de cartón, en que guardabas con estricto recelo mis regalos de navidad de cumpleaños y el secreto que mis padres te habían confiado, ni cuando volabas al cielo tallado de volantín por las ágiles manos de los artesanos de Dios, desde ese álbum de fotografías sepias, o allí ordenado en imperecederas bibliotecas, guardando los secretos de toda la humanidad. Créeme que he llorado de frustración, cuando los ineptos, ignorantes, usurpadores del poder, “oligarcas a la pólvora” han hecho piras de tus tripas, solo porque llevabas un nombre poco apropiado. O por los fanáticos ortodoxos que ven siempre en ti, a su peor enemigo. Me gusta tu paradoja, de pronto eres súplica ruego, otras arenga, grito de guerra… eres afiche de paz, o portador de una prescripción médica que calmará el dolor físico de un enfermo. En otras llevarás un poema o una palabra de afecto, incluso dejarás impreso el último dolor del suicida.


Ayer jugaba con la luz moribunda de una vela –te encontré mientras limpiaba un viejo armario- naturalmente ya era de noche, entonces vi mi sombra contorsionarse en las paredes de mi cuarto, por tanto yo permanecí inmóvil. Me figuré intranquilo, nervioso… como en tiempos de mi despertar o pubertad, de la niña aquella que provocaba sentimientos inequívocos y perturbaba mi niñez. Te recordé como un amigo que me mostraba los primeros cuentos, que más tarde terminarían por formarme… bien o mal, poco importa. Recorrí contigo entonces, el parrón de mi casa al mismo tiempo que la ciudad turca de Antioquia, antigua ya de más de 23 siglos. En otras, te recordé como aquel boleto de carro que sin saber vino a incrustarse en mi oído, pues contenía un torpedo que me ayudaría a salir con éxito de esa prueba de historia, ramo que tanto detestaba. Claro, en ese momento de recuerdos, como no romper en carcajadas, cuando, ya convertido en libro, me apretaste los testículos mientras cumplía la ingrata tarea de otros de mis exámenes escritos… Si, si, sé que no venía necesariamente a contarte tanta estupidez… si adivinaste… ayer supe de ella.. si huevón, incluso sé del día en que nació y su nombre completo… y habría dado todo el oro del mundo porque una lágrima rebelde acompañara mis “saudades” pero me estoy riendo de nuevo, con esa carcajada enfermiza de mi propia angustia. Ya papel, déjame en mis carcajadas enfermizas, tú, guarda mis lágrimas, no, no como un secreto, entra en la botella, quizás el océano, en su profundo latido pueda regalarle un día, mi pensamiento . Chao papel,


TARDES DE MAR Descendí las gradillas que llevaban al primer piso, me detuve delante el gran ventanal del salón, aquel que daba a la eternidad salina y a ese espeso borbollón que danza salvaje en medio de ese universo llamado océano. Me acomodé a mis pretéritos y me sumí en compañía de la soledad. Conversamos sin que un solo vocablo interrumpiera ese silencio que le daba un marco de insondable belleza. Desnudo, no pude impedir el de abrir el ventanal de par en par. La magia que infundía esa naturaleza, marina entregaba energías insospechadas y me preparaba milagrosamente a una cita que se dibujó como un regalo el día anterior, mientras me encontraba vagando por la playa. Marioska, lucía blue-jeans bien ajustados y una blusa en la que se adivinada uno pechos, aunque diminutos, de una firmeza de corales. La acompañaba en su deambular, la sensualidad exquisita de sus 40 años. El acercamiento vino con la naturalidad de un caminar sin un destino preciso. Podría asegurar, que cada uno divagaba con su propio quehacer, en un monólogo del todo indeterminado. En única dirección, la extensión del litoral nos llevó, los pies desnudos, a rejuntar nuestras haraganas divagaciones, y concedernos una pizca de dulce alegría. Regresamos cuando el paisaje resplandecía de los colores de la tarde y parecía armonizar nuestros propios panoramas. Las manos ligadas, empujadas por el embrujo del instante. Sin querer despedirnos concertamos una cita bajo un cielo sin estrellas. En medio de mi propio desorden, volví mis ojos al misterioso acuario salino. La sensual calidez de la tarde y la morosidad del devaneo, me iba prendiendo la pasión pensando a los instantes que llanamente se aproximaban. Preparé debidamente un pequeño cóctel, con ayuda de pisco peruano, limón centro-americano y una pizca de azúcar cubana, dispuse en la cigarrera unos tabaquillos “camell” y me forré de una ligera bata de seda. La dulce espera, excitaba metáforas de onírico erotismo.


La lujuria, parecía el escenario preconcebido a la ocasión. El timbre del teléfono irrumpió con un ruido inesperado que me hizo despertar sobresaltado de una complaciente modorra. Dudé en responder, para no entorpecer esa amable y fogosa espera. La insistencia del timbre, entorpeció mi imaginario y decidí volver a la rutina; Aló, dije la voz firme. ¿Quién? … -en el mismo instante sonaba el timbre de la puerta-… Soy Rosalía…. En este momento estoy en el Aeropuerto, quería darte una sorpresa, pero la huelga de taxistas… dos segundos, dije a tono de disculpas, y me dirigí a abrir la puerta. Frente a mí, ella, dispuesta, serena y con la hermosura del preludio que incita al amor. Con abierto disimulo colgué el auricular, dando por terminada la pretendida sorpresa de Rosalía. Marioska dio un largo paseo por la casa, como fotografiando para sí todos los rincones.. Lucía espléndida, ataviada de una blusa casitransparente, una minifalda muy sugestiva y unos tacones que hacían de su andar una danza de extraordinaria sensualidad.


ESCUCHA, PLUMA Búsqueda incesante Orillas de dudas Abismo.

Estabas sonriendo. Mientras desaparecías de mi razón, dejabas el alma suspendida entre las hojas; en el vuelo del ave que parece prolongar ese cielo que se va oscureciendo. Nubarrones que como goterones implacables, martillan una soledad que se va metiendo en los huesos. Se avecina la noche, la misma noche, eco de tantos recuerdos vanos. Toma pluma mi lágrima, yo me cansé de la humedad en un rostro que se hace viejo. Va, toma una hoja y vierte el veneno, que ya no es veneno y conviértelo en la mejor mentira. Escribe que a cambio de mis lágrimas quiero su felicidad, miente. Cúlpame y blasfema mi forma de amar… Pero sobre todo, esta vez, déjala ir… La verdad no le interesa, sus ojos están mirando las mismas estrellas que refulgen, de seguro más brillantes. Cuando vuelva, habrás terminado el verso. Déjame un vaso de agua y esa píldora para dormir. Mañana decidí volver al amor libre y te confieso pluma, que nunca más pretendo ser el único ni preferido de ninguna. ¿Qué quieres…? las amo a todas. No, no pongas ningún copyright, menos me traiciones firmando estas letras que deben quedarse suspendidas en el mismo abismo de hojas y vuelos de pájaros que prolongan inútilmente un cielo que nació infinito.


Marioska dio un largo paseo por la casa, como fotografiando para sí todos los rincones.. *** Cuando vuelva, habrás terminado el verso. Déjame un vaso de agua y esa píldora para dormir.


COSAS Me encontraba en medio de un lío de papeles, que no necesariamente eran borradores de escritos o esbozos de textos. Non obstante, pertenecían al otro vicio de mis afanes. Frente a mí, un sinnúmero de facturas y estados de cuentas, a medio pagar. Además revisaba todas mis compras a crédito y tomaba nota de aquellas cosas que son imposibles de postergar, más allá de su vencimiento. Hablo de seguros y esas cosas. No es difícil ordenarse, cuando se cuenta con una formación que permite, con sencillez hacer un ejercicio en que debes y haberes se manejen en equilibrio y con abierta simplicidad. Pero, mi desaplicación con esos temas, había de todas formas, provocar cierto malestar en algunos de mis proveedores habituales, y que saben que soy reacio a pagar “intereses” Me puse a la obra, olvidando musas, tal el viento, las hojas y este magnífico Otoño que pintaba los árboles de vertiginosa y aparente vejez. Tuve que hacer algunos teléfonos, pedir prórrogas, negociar nuevas fechas de vencimiento y en más de una ocasión, poner término a ciertas comodidades que aconsejaba mi situación financiera. Terminó el ejercicio con un balance bastante ajustado, pero que finalmente pondría a prueba mi desorden económico, sin necesariamente echar mano a algunos dinerillos invertidos en una pequeña cuenta de ahorros. El balance, me advertía de un pequeño período de austeridad y me dejaba sin recursos para ningún tipo de urgencias. Satisfecho del resultado y de mis teóricas conclusiones, me dirigí a la calle dispuesto a caminar bajo ese aire helado pero tan benéfico para los pulmones. Ya mis ocupaciones “existencialistas” o “materialistas” dejadas de lado, comenzó la tarde a orillar mis musas, mis nostalgias, “saudades” . Soñaba desde el borde de un canelo como la tarde afinaba los bronces ayudada del viento de lo que parecía una tormenta de viento y aguaceros. El granizo hizo “el crescendo” y tuve que buscar


refugio para evitar dramáticas consecuencias a mi fragilidad ósea estructural. Exiliado en un cuartucho de vieja madera, me di cuenta que alguien trataba de comunicarse conmigo por medio del infaltable teléfono portátil. Y yo que nací desprovisto de tanta hojalata jugando libre la calle con el alma de par en par soy otra víctima del celular anunciador de catástrofes. En medio del ruido atroz de la naturaleza y la voz que venía por el “inalámbrico” supongo, pude enterarme que inesperadamente la pana de mi flamante Ford 92, se había incrementado en más del 50% de lo que fue la primera impresión del mecánico. Dejé de soñar con el canelo y el concierto de vientos y tormentas se me hizo insoportable. Me dirigí a casa y volví a enfrascarme en los resultados de mi anterior balance que me había dado una cierta tranquilidad…. Pero... no calculé el ineludible porcentaje de imprevistos. Luego de re calcular mis proyecciones económicas, tranzando siempre con el signo menos en varios de los ítem, por contumacia onírica, me dejé llevar por el concierto del temporal que ya se había desatado con toda su fuerza avasalladora. Levantaba mi pluma, para dejarme llevar por el momento y de pronto un primer goterón vino a caer en el centro del escritorio, luego siguió otro y otro… no fue difícil darme cuenta que más de alguna teja había cedido en el techo y fui en busca de los requeridos baldes, para esas oportunidades. Miré mi balance de reojo y no me moví, un pánico me invadió, inevitablemente un problema acarrea otro y otro, entonces cerré los ojos, lo pensé detenidamente, y ya con la carcajada de vuelta al rictus de mi boca, preparé la maleta y al día siguiente viajaba con rumbo al entrañable sur. Ya en el aeropuerto, tiré el teléfono inalámbrico al tacho de la basura. Me preparaba a soñar con mis sueños. A la cresta las grandiosidad materialista de las cosas.


UN DÍA DIFERENTE Entraba en la cama sabiendo que no podría pegar los ojos. ¿Qué había motivado tanto desorden emocional en mi acostumbrada y serena calma? No tuve cojones para ir a buscar a la cocina, el jugo y aquella fruta, que acostumbraba como merienda antes de dormir, en esa soberbia paz que procura el vivir con los ojos, aunque abiertos, completamente ciegos hasta ese día. Ahí estaba, envuelta en sus trapos, en medio de cartones y papeles de diario, la temperatura exterior bordeaba los menos 5 grados, y el viento traía la humedad del avanzado otoño que se dejaba caer, ajeno a la miseria humana. Quise pasar inadvertido por la situación, pero la morbosa curiosidad pudo más que la súbita indiferencia que me habitaba. Me sentí conmovido por esa sensación de culpa, culpa que por ser colectiva, pareciera no ser tan grave… Entre los titubeos de mi caminar y la extraña sensación de ser empujado por un dolor más grande, que probablemente acontecía al interior de esa choza, fijé mis ojos y mecánicamente restregados, por un impulsivo “NO PUEDE SER” que ni yo mismo creí, vi sonreír, desde dentro del miserable tugurio, un rostro de una mujer. La infeliz no tenía edad. De sus resecos labios pendía un cigarrillo que dejaba notar su escasa dentadura. Me sentí pequeño y ruin, sin saber que cresta o actitud tomar. De pronto, me apresuré a un Fast Food, pedí un par de hamburguesas, papas fritas y una coca cola, que cambié apresurado por un café doble y bien azucarado. Con el pedido en mis manos, me dirigí a toda carrera hasta el cuchitril… Aló, dije con precaución, temor y un poco de vergüenza, la voz entrecortada, sin saber que vocabulario emplear para no herir su “dignidad” o la mía, –me dije para sí. ¿Qué quiere ?– contestó con voz mortecina, asomando sus ojos opacos por lágrimas resecas. –Solo invitarla a un café y un poco de alimento, dije con cierto escrúpulo, sin adivinar su reacción. En sus ojos se reflejó


una cierta dulzura, algo empujaba a esa lágrima seca a desprenderse para que sus ojos volvieran a brillar. Vi en su garganta la ansiedad de llevarse algo a la boca. Descorrió los trapos que cubrían la covacha y estiro sus manos temblorosas hacia suculento ofrecimiento. Me pareció que balbuceó un –gracias con voz imperceptible y volvió a encerrarse en sus harapientas cobijas. Volví a casa a tropezones. Me quedó un gusto amargo y un peso en el centro del pecho. Mi vida, no volverá jamás a ser la misma. Me quedé lleno de dudas, repasé las Santas Escrituras y me confundí aún más. Luego los manifiestos políticos y les confieso que quedé aún más confuso. Di un paseo por acciones concretas, que me mostraron algunos personajes que en ocasiones aparecen en la última página de algún “pasquín” local y me quedé impresionado por ese quehacer anónimo y que engrandece el alma. Luego pensé que a lo mejor mi pequeño gesto podría multiplicarse varias veces, yo al menos así lo comprendí. Ese día diferente, me había hecho comprender mi propia suerte y naturalmente, el pequeño gesto se repitió todo el tiempo, que la vida de esa mujer me lo permitió. Un día, me quedé con el pedido en la mano. De su choza no hubo respuesta, otro vagabundo me dijo que la mujer había muerto aquejada de una fuerte pulmonía. Seguí caminando estremecido en medio de la nieve y de los menos 25 grados. Me equivoqué como cualquier gubernativo, no la mató el hambre, pensé como un "pelotudo" con el único atenuante, que yo no le he reclamado votos a nadie. ¡Por la puta!, proferí indignado, ¡LA MATÓ EL FRÍO! Me encaminé a casa y tiré el Mac Donald a la basura.


NODRIZAS Claro, un día tu figura debía aventajarse a todos mis afanes diarios. No, no llegó tarde esta natural propensión animal que, probablemente, me acosa desde mucho antes de nacer. Llegué al mundo untado con olor a tus delantales, y traigo clavada tu eterna sensualidad, allí en donde tu prohibido escondrijo, sentenció los primeros “per”-versos, de mi agitada catarsis. Claro, todo el tra-la-lá de mi lúbrica inexperiencia, se acrecentaba como un caudal, torrente de pasiones y embrujos prohibidos y concebidos como pecados mortales. Sin embargo, nací contigo en la cocina, mientras ayudabas en los quehaceres domésticos de la casa, entre el aroma de verduras y meriendas, en el lavadero entre cloros y la blancura de ropas hervidas, en el patio, en el jardín, en el rincón favorito de mis enredos. En esas esquinas te vi llorar, pero también sonreír. Me hiciste hombre, juro no tuve necesidad de ordenarlo, porque si me acusabas, me enviarías al infierno, cruel y extremo del curita Juan o al limbo, menos cruel, según mi tía Zulema. ¡Qué hablar del hijo de nadie, el bastardo! Me enloquecía encontrarte sola, cuando llegaba del colegio. Tuviste muchos nombres, muchas edades, pero sigues como una sola piel en mis insólitos desvaríos. Te amó aún, sin dudas. No sé olvidarte. Mujer de mi casa ama también de mis quehaceres alma mapuche o hija del Río tu delantal es mi sustancia que domina al amanecer esa ansia espiral de mi ser por hacerte mía.


Llevas olor a carbón a cloro y a lavanda a horno de barro a empanada siempre soltera nunca casada dulce el limón que mi boca gustara. Nunca te fuiste siempre llegabas yo siempre me enamoraba para nunca olvidarte. Estas líneas son para ti… repartidas, embrujadas. Y estés donde te hayas ido, mi recuerdo irá contigo, como mermelada encerrada en el frío cristal de un bocal que no logra entender: mis, tus dulzuras.. Dejo constancia de mi vivir, y de tu inseparable presencia-ausencia en mi interminable caminar.


Elle aspire de l’Afrique profonde les odeurs stimulantes de la terre Il fane dans l’obscurité occidentale. du froid et de l’impassible solitude.


RÊVES D’AFRIQUE

Pèlerine, exotique aux yeux ivoire elle écoute le tendre murmure de la mer. Au loin, il imagine la douceur de sa peau en marchant les longs d’abrupts abîmes. Ils rêvent dès distances. Elle aspire de l’Afrique profonde les odeurs stimulantes de la terre Il fane dans l’obscurité occidentale. du froid et de l’impassible solitude. Deux âmes qui liaient, par la même angoisse, cherchent le bonheur par un click irrévérent et par la magnificence de la technologie ils peuvent croire que les dieux reviennent rebâtir l’amour à la façon des cieux. Elle marche les pies nues sur le sable il est une larme saline aux confins des rochers.


Ella huele del África recóndita los aromas vivificantes de la tierra El deambula la oscuridad de Occidente el frío y la inalterable soledad.


SUEÑOS DEL ÁFRICA

Peregrina, exótica de ojos ocre escuchas el suave rezongo del mar. A lo lejos, imagina la tersura de su piel errando a lo largo de atajos insondables Se sueñan a distancia Ella huele del África recóndita los aromas vivificantes de la tierra El deambula la oscuridad de Occidente el frío y la inalterable soledad. Dos almas adheridas por la misma angustia buscando placidez en un clic insolente y por lo fausto de la tecnología pueden creer que los dioses vuelven para reformar el amor a la maneras de los cielos. Ella camina los pies desnudos sobre la arena él es una lágrima salina en los confines rocosos del mar.


No la encuentra, vano es su intento mas el silencio tambiĂŠn es pueril. Repica en la torre el campanario el taĂąido melancĂłlico de un lamento.


LETRAS ESCONDIDAS

La busca en anaqueles viejos como una reliquia que viaja perdida envejeciendo épocas de ausencia. No la encuentra, vano es su intento mas el silencio también es pueril. Repica en la torre el campanario el tañido melancólico de un lamento. Debe dejarse ver, la anda buscando ahora es por la buena y noble razón del inquebrantable y delicado agobio. La esquela al fin huelga en sus manos es argumento de reflexión y si aún es tiempo, posible es, remediar el daño. La distancia agoniza en los lindes de una carta.


Tragedia, regocijo y consuelo paradigma y paradoja fuerza vital en la congoja refugio en mis enredos.


AMOR

Amor, agradezco que existas aunque a veces seas tormento sutil quebranto o lagrimón perverso. Tragedia, regocijo y consuelo paradigma y paradoja fuerza vital en la congoja refugio en mis enredos. Pensé en no creer incluso dejarte ir es que no soporto el dolor. ¡Amor, gracias por existir!


Camina pĂşber su candor calienta el aire su presencia es una niĂąa-mujer que pasea su inocencia.


NIÑA MUJER

La mira sobrecogido y no la toca es pulcra, tierna, sensual, fiera. La apetece, y se impide amarla por salvaje sensual dulce y bella. Camina púber su candor calienta el aire su presencia es una niña-mujer que pasea su inocencia. ¿Quién la mira? … ó ¿sólo la imagina ?... Un gitano y poeta.


Vencido en su congoja ahogado en su penar blasfema pues no conoce plegaria.


INDIFERENCIA

Inquiere en lo aleatorio del añil sosegar su profana irreverencia tiene cóleras de rebelde dolencia que revierten condenas. Congregado y mísera el alma en voz alta declara: siendo impío y ladrón me robara el corazón « Gitana » con sus palabras. Vencido en su congoja ahogado en su penar blasfema pues no conoce plegaria. La gitana indolente no lo mira ni lo ampara aun sabiendo que robara un corazón con sus palabras. Y ahí se queda el dolor. Ni se miran ni se hablan.


Y se vislumbra: Simiente y pensamiento ; el ĂŠxtasis se queda entre hĂĄlito y aliento.


SANDALIAS

Camina en sandalias lo sensual de sus pasos desnudos los pies transita deseos. Y se vislumbra: Simiente y pensamiento ; el ĂŠxtasis se queda entre hĂĄlito y aliento. Pregona caricias sandalias y besos.


Terci贸 afon铆as contuvo estoico el llanto y parti贸 sin rumbo conocido


VERSOS INCONCLUSOS - INTEGRIDAD -

Prefirió callar ; el silencio también es amor y aunque callar cause dolor ………

Optó por la mudez sordina que atormenta y en el centro de la pena ………

Se inclinó al sigilo fue estoico en su agonía y aunque se juró no decirle nada ……….

Terció afonías contuvo estoico el llanto y partió sin rumbo conocido …………

Aunque enronqueció del alma mantuvo viril juramento y alejándose a confines indeterminados ………..

Le miramos en un museo los ojos brillosos de perennes lágrimas los labios apretados terco aun sereno en su silencio Íntegro


En el m谩stil llamea drag贸n herido y desde cubierta la luna yerta parece un suplicio del cielo.


SUICIDIO

Se inmovilizó a orillas del naufragio erró sus dedos por místico astil. Bramó el mar su violenta algarabía canto monocorde dolor el viento y se dispuso, sereno, a morir. La noche entraba en ecos de agua la luna brillaba de un lagrimón el frío marino calaba los huesos el último vino, mitiga el dolor. En el mástil llamea dragón herido y desde cubierta la luna yerta parece un suplicio del cielo. Sobre corazón que agoniza en estertores de fuego sin un farol ni consuelo espera piélago impío consumar la tragedia. En el cielo las estrellas son universo y plegaria mientras el amor se sumerge en el barranco del agua.


Aunque empiezo a meditar mi pertinacia sacrificando minutos a agónica etapa resuena en el interior de mi inexistencia la piel láctica y la alegría de Eva.


HUELLAS

Recabe la Nada el cordaje de la entelequia maestra etérea de altaneras andanzas universo perenne de odiosas discrepancias mundo en el que ingenuamente vago. Me encuentro en el cenit de mi brevedad sorprendido de aquel dedo que me apunta queriendo perturbar blasfemias internas. Aunque empiezo a meditar mi pertinacia sacrificando minutos a agónica etapa resuena en el interior de mi inexistencia la piel láctica y la alegría de Eva. La observo como si disfrutara mi ocaso enredando mi viejo rosario entre oraciones de dulce regazo. Remezo infortunios; lloro insomne espíritu que lento transita vergel que un día fue esperanza hoy se prepara a volar.


Me miraste cual mujer enamorada como un gitano que vino a tu rescate puntas erguidas muslos al combate en una noche que originaria de la nada terminase allende el infinito.


ENTELEQUIA Eras trazo complaciente en mi camino presentía ya tu piel en mis codicias dejara el curso madurar yo con tus besos el hechizo, mi devoción y el arrebato. A la sazón apuré el tictac arena y deshice el tiempo del encuentro te di a saborear de mis instintos la sal marina con mi obsequio. Me miraste cual mujer enamorada como un gitano que vino a tu rescate puntas erguidas muslos al combate en una noche que originaria de la nada terminase allende el infinito. Se inflamó el día de entre los montes caló el sol la incoherencia de mi lecho me puse de pie con un desprecio olvidando el trazo complaciente de mi sueño. Me vestí de todos mis atuendos sin olvidar corbata ni lustre en los zapatos sorbo el amargo café de mi reflejo y taciturno ya casi sin enojo me voy a refugiar en mi trabajo. Parto cantado mi osada entelequia pincelada indulgente del camino.


Una vez inmerso en el reposo prolongar mis besos por tu cuerpo escribir en tu desnudez un verso que declames derretida allĂ­ en tu lecho.


¿LLEGÓ EL SUR?

Busqué en la calma de los pedúnculos delinear el erotismo de un arrebato prolongar tu tersa piel con el silencio disfrutar de tu pasión y de tus besos. Una vez inmerso en el reposo prolongar mis besos por tu cuerpo escribir en tu desnudez un verso que declames derretida allí en tu lecho. Mientras, en la distancia de los huesos se avizora un camino que no es propio un camino que tal vez sea incierto pero que debo caminar porque puede ser, el que tanto espero. Pero tenlo por terca verdad por allá, al sur de mis desiertos seguirás siendo el amor del ático y el entretecho.


No te tengo, es verdad, quizรก nunca te tuve y sin embargo formas parte de mi cotidiano errar en el que deambular sin rumbo preciso se hizo en mi caminar, costumbre.


DESDE MIS HUELLAS

Observo mis huellas desde lo pasajero de mi tiempo sonrío al comprobar que el equipaje se hizo ligero. No, no lo veo desprovisto de nada de lo que fui guardando mientras caminando orillaba el romance de mis cuentos (las tijeras, los remedios, el martillo y las puntas de acero, el quillay para el pelo ni siquiera el calcio para mis huesos y en la esquina preferencial de mis alforjas: tus cuadernos) Una foto de chiquilla de pureza distraída, tus ojos, tu pena y aquel poema que no entendías y que te quise enseñar tus manos en mi rostro, última caricia que sin ser amor, te vio partir llorando. No te tengo, es verdad, quizá nunca te tuve y sin embargo formas parte de mi cotidiano errar en el que deambular sin rumbo preciso se hizo en mi caminar, costumbre. Claro, el equipaje se hizo ligero cuando observo mis huellas desde lo pasajero de mi tiempo.


Cabalgo cimas ofuscadas muerdo de ciruelos impolutos júbilo de junquillo y orquídea néctares que fluyen salvajes lechos de exquisita embriaguez en aquel colosal paisaje de limones y majadas.


AL TACTO

Recibo en mi piel toda la ternura de tu turbación... ese relente propicio al amor aquel decantar de manos que se buscan que se apropian; de centauros que agitan besos y galopan con suprema libertad las llanuras de esa dermis con aroma de canelos. Cabalgo cimas ofuscadas muerdo de ciruelos impolutos júbilo de junquillo y orquídea néctares que fluyen salvajes lechos de exquisita embriaguez en aquel colosal paisaje de limones y majadas. Somos espasmo y rocío yacer de la noche con el día impudor del alba cópula norte y sur maridaje de estrellas y mar inmensidad y locura.


Te fui so単ando y dibujando con mis poemas con mis palabras falto de letras por Dios mujer estoy llorando


POR DIOS MUJER

Me faltan letras me sobra llanto para escribirte: te quiero y cuánto Por Dios mujer para escribirte me sobra llanto. Si me dejarás en tu vereda te cantaría toda la vida mi abecedario por Dios mujer te quiero y cuánto Te fui soñando y dibujando con mis poemas con mis palabras falto de letras por Dios mujer estoy llorando Si me besaras toda mi pena todo mi llanto se haría letras y abecedarios para escribirte para quererte. Por Dios Mujer te quiero y cuánto.


QuerĂ­a adornar su estado su vida, habĂ­a encontrado el amor menester era celebrarlo y que mejor que en un lecho de silvestres flores.


SED AGRESTE

Cortaba helechos y flores agrestes celeste se mostraba el infinito despreocupada del mundo entero La niña recogía flores agrestes y helechos. Quería adornar su estado su vida, había encontrado el amor menester era celebrarlo y que mejor que en un lecho de silvestres flores. Y preparó en la campiña su anhelo púber de ser mujer y espero santo momento hasta que en el firmamento le hizo un guiño la luna y se mostraron las estrellas. Ya de madrugada levantó los brazos al sol agradecida del amor. Mientras flores y helechos cortaba la niña conjugando sus ardores se sintió agreste mujer allí en la campiña.


Pulso delicada piel y del quejumbroso delirio despiĂŠrtense mis sentidos y una otra vez y otra vez me quedo solo.


RECORRIDO EPIDÉRMICO Mujer, en mi fantasía y locura recorro tu tersa piel a besos y me detengo en un verso que te fuera consagrado. Cierro los ojos y veo ese océano inmenso esa dermis que en su centro aprisiona mis sentidos entonces como malilla o terco y facineroso me abrazo a tus orillas celoso enamorado. Pulso delicada piel y del quejumbroso delirio despiértense mis sentidos y una otra vez y otra vez me quedo solo. Yo solo quiero navegar tus hogueras y siento naufragar pueril intento. Mujer, te tengo consagrado un verso recorro tu tersa piel a besos en renovadas quimeras.


Qué sé yo lo que sea ¿decepción? Tal vez verte volver Puede que sea desprecio ¿repulsión? asco o vergüenza.


¿RENCOR? No he podido pretender todavía que no siento rencor… No, no hablemos de amor ¡olvídalo! hablemos de esta aversión. Si, lo repetiré hasta sanar ¿desdeñado? animadversión o manía. Qué sé yo lo que sea ¿decepción? Tal vez verte volver Puede que sea desprecio ¿repulsión? asco o vergüenza. Debiste quedarte en tu mentira mezquina con tu amante no digas que la sangre tira si no tuviste sangre ¿falta de venas? ¿pretendes dar pena? en vez de pedir perdón..


No, a mí no espectro yo siento regocijo con mis nietas con mis hijos.

Y soy flamante abuelo con la bendición del cielo Tú con tus porquerías eres victimaria no arrepentida ¿Acaso no te acuerdas de ese día en que tus hijos en fila te vieron partir? Así que por favor ándate con mucho cuidado no permitiré más daño de ese provocado no por mi culpa ni siquiera de tu amante naciste concubina de cascos ligeros ¡Hay de la espina que usted pretende! dijo tu misma madre el día que pedí tu mano.


Yo no la quise escuchar porque me pareció indigno de un hombre enamorado yo nunca me he equivocado esta no será la ocasión pero mira la canción que canto hoy día “Los dolores del pasado hay que sepultarlos hasta lograr el olvido”


Pero no ocurriĂł asĂ­, seguiste sollozando hasta que legaĂąas dejaron un velo turbio en tu mirada que no acepta mi pertinacia.


LLANTOS Te vi llorar, y aunque me desgarra el alma, te dejé. (llorar) Me dije: sanará a costa de lágrimas y entonces…. Pero no ocurrió así, seguiste sollozando hasta que legañas dejaron un velo turbio en tu mirada que no acepta mi pertinacia. Tú lo sabes, sabes que te amo, pero en el corazón ¡CARAMBA! no, no se manda. Y me puse a llorar de verte tan opaca ¿qué haces? preguntaste no te preocupes -el amor no vale una lágrimasi me ves llorar es de puta rabia.


Y eres la ni帽a y la diana y aquel grillo cantor que desata la ilusi贸n entre el pubis y mi almohada.


MILAGROS Acullá de mi encono mora cierta ternura el ocaso en mi morada teje un Milagro de amor de malvas viste el corazón cuando asomas a mi ventana. Y eres la niña y la diana y aquel grillo cantor que desata la ilusión entre el pubis y mi almohada. Ay niña de mis suspiros ninfa de mis entrañas los besos que me diste aquella noche imperial sabían a miel de palmas. La luna es esmeralda la noche sigilo y mar tus fresas alabanzas tu piel en lontananza aliento sutil de azahar. Ay niña de mil suspiros los besos que me diste sabían a miel de palmas.


Mas el circo de los aùos es un payaso entristecido que rezonga en el ocaso la dicotomía de un lamento‌


NOSTALGIE

Regresan los ejes del amor rasgan portones carcomidos las ternuras que me consumieron rebrotan de sus piñones y el sol que se cuartea en picachos aledaños es volcán soliviantado que necesita de tu lujuria. Mas el circo de los años es un payaso entristecido que rezonga en el ocaso la dicotomía de un lamento y en el firmamento esa estrella que eras tú opaca destellos de otrora cuando por la aurora acullá el campo manso dormido en tu regazo un día amanecí.


Atractivo carnal que bien saciar pudo el ansia de amar entre pinceles y tela piel lรกctica y sedas.


FRUTAS Las frutas que matizara en épocas de infeliz recato Julio Romero de Torres ¿eran naranjas? ¿eran limones? ¿ó saludables pezones? hermosa si la doncella de tierna y blanca piel. Mas era la sed entre colores pastel de este pintor cordobés de sibarita lujuria. Atractivo carnal que bien saciar pudo el ansia de amar entre pinceles y tela piel láctica y sedas. Julio Romero de Torres no pintó naranjas tampoco pintó limones pintó el candor de una virgen en flor y sus botones.


Bajando ya a la cruz con toda mi ternura un vestigio de luna saciaba sempiterna sed.


SUEÑOS DE AMOR Tengo la piel enamorada sentenciara a mi oído en tanto besaba su vientre y despertar el amor. El recato y el candor estaban haciendo daño… Yo la estreché contra mí Y le dije eres mi amor Bajando ya a la cruz con toda mi ternura un vestigio de luna saciaba sempiterna sed. También le di de beber esa noche tan intensa de perversa locura. Sentada en mi orfandad con exquisita ansiedad quiso ser mía. Mas nada presumen de poeta mis sueños mis fantasías.


La noche será rasgadura de luces de escaso frío y en el silencio del ruido volveré a cantar tu nombre.


EL AMOR NO MUERE

Porque el amor no muere vengo a rescatar lo que aún por sorprendente ilusión suspendido queda en ese menguante de luna. La noche será rasgadura de luces de escaso frío y en el silencio del ruido volveré a cantar tu nombre. Y no será Soledad tampoco tajante Olvido será solo mi orfandad sembrada de nieve y frío. Sé que escondida estás en ese lecho de río en ese sauce llorón en ese huerto de trigo y aunque ande muy perdido juro te voy a encontrar AMOR


Un sollozo bajó a tu boca suspirando cruel antojo habláronme así tus ojos con singular ternura : es la vida amor no me valen tus enojos.


HABLARON TUS OJOS

Hablando de lágrimas y versos elocuentes quise ser consecuente y por eso... Hablaron tus ojos Un sollozo bajó a tu boca suspirando cruel antojo habláronme así tus ojos con singular ternura : es la vida amor no me valen tus enojos. Asumo Codicié bajo la luna tu piel en dulce intento me sentí un tanto hambriento y casi sin cordura confundiera el sentimiento la noche y la locura.


テ]gel o mujer de hinojos a tus pies te lo imploro. revivas el ayer no olvides mi querer porque te amo.


GITANA DE PAPEL

Qué importa si te vas tampoco importa si me dejas Gitana de papel no niego que en tu piel escribí mis mejores versos. Ángel o mujer de hinojos a tus pies te lo imploro. revivas el ayer no olvides mi querer porque te amo. Si te vas qué importa si me dejas. Gitana que en tus cejas guardas el último enojo aunque te alejas Gitana de papel te guardo en mis despojos.


Las horas pasan los dĂ­as, los meses y van mĂĄs de cuarenta aĂąos de nostalgia abierta.


NOSTALGIAS

Trémulo de fatiga inmensa retrocediendo anhelos suspirando amor… en la cima de mi error hojas de cuaderno. Tu nombre ajado no así tu recuerdo sepia la letra… Las horas pasan los días, los meses y van más de cuarenta años de nostalgia abierta. La congoja mata tu silueta aleja y en la esquina favorita de mis penas tu nombre que aún se enreda en mis palabras. ¿Qué fue de ti Primavera ?


Vivo entonces insomnios de cruel oquedad los ojos de par en par abiertos y en serena oscuridad la evocaci贸n del mar mantiene vivo.


NOCHE La noche excita visiones en su cendal de opacidad, las horas marcan el tictac de mis ojos abiertos. Desasosiego y soledad intranquilidad y desvelo me mata Señor el sueño y no logro conciliar esa maldita armonía proterva la conciencia y esa plegaria inconciente que sólo es remembranza. Vivo entonces insomnios de cruel oquedad los ojos de par en par abiertos y en serena oscuridad la evocación del mar mantiene vivo. El rezongo marino calcina mi entendimiento se aleja mi torpeza la tristeza se serena cierro los ojos al cielo y por fin Señor me duermo.


Le ha prohibido amar y con severa autoridad aĂşn mĂĄs la carne.


LA TARDE DE FELICIA

Por la calle infinita la tarde le abraza en sombras. En la torre de La Merced el sol enciende plegarias. Tras la placidez el amor hurta las plazas las manos se entrelazan los besos traviesos quiebran desde el basto a la espada los pecados que imagina (mientras Felicia llora) su madre. Le ha prohibido amar y con severa autoridad aĂşn mĂĄs la carne. A hurtadillas Felicia afana un hilito de luz a la ventana. A esa hora las sombras de la plaza son lujurias y fantasmas.


La mujer busca consuelo a t贸rrido tormento retir谩ndose al aposento con el temblor del pecado. Una vez cara arriba dibujando sus nostalgias sus dedos buscan alivio hurgando intimidad en su carne y en sus huesos. La humedad del placer la aleja del Santo cielo y la condena al infierno. La torre de la Merced trae ta帽idos de fiesta el cielo bendice el gesto. La luna entra en su ventana alejando tinieblas. Felicia se siente mujer desaparece cruel tormento la tarde escuch贸 plegarias.


COSAS DE LA VIDA Me dijeron prostituta juro, me puse feliz pues con mi cuerpo (MERETRIZ) entregué la miel que un infeliz pedía. Y lo que yo no tenía también lo conseguí para matar el hambre de mis hijos. Otras… el alma enluta: el odio, la envidia; o la vulgar celestina que teniendo de todo hace del amor un lodo a quién bien la cobija. Ella fue la del palabrón pero yo le doy perdón puesto que el infeliz (ella no lo sabe) es el hombre que acudió lleno de dolor por un poco de mi amor (maldito amor) ese que se paga.


El Oro de mis alforjas que sustenta mi delincuencia es una Sota de Espadas. El Basto de mis recuerdos que mis noches angustia un siniestro Rey de Copas.


BANDIDO

Me explico: el último beso que me diste, ¿recuerdas? en la frente y no en la boca fue una afrenta al amor un homenaje al dolor cruel ofensa. Y yo sacando cuentas con un mazo de naipes. El Oro de mis alforjas que sustenta mi delincuencia es una Sota de Espadas. El Basto de mis recuerdos que mis noches angustia un siniestro Rey de Copas. ¡Dios mío! qué necedad pero has de pagar tan miserable desprecio no se mansilla el afecto ni del averno son valores el amor y la verdad. Surgirá la soledad desde tu abrupta lujuria y aquella lágrima que un día derramé por desamor y reniego para mi libertad será un ramo de rosas en mis talegos.


Dio un repentino vuelco la soledad y luego de un imperioso deseo alberg贸 sus caprichos y los suyos.


BRUÑENDO ANGUSTIAS

Se fijó a su vida limando blasfemias profanando el espejo de sus lágrimas bruñendo el dolor y toda su angustia ahorcando los hábitos de sus penas. Así ofreció candela a su penumbra y la tenebrosa oscuridad de su canto se hizo luz en su sendero de opacidad. Dio un repentino vuelco la soledad y luego de un imperioso deseo albergó sus caprichos y los suyos. Fue primavera que en invierno… Fue cielo que en averno… Y olvidó lo que debía olvidar cuando la vio entrar por aquella puerta de cristal aquella tarde.


Acarreabas triste silencio que moría en tu boca. Sucumbías al grito que hace eco en la roca. Sin saber te dejé partir en medio de la borrasca;


DÍA DE INVIERNO

Frío el viento impreciso pudo levantar angustias en un murmullo de hojas. Concluir en nostalgias los pasos que te alejan. Imprecar al invierno la lluvia que me moja. Acarreabas triste silencio que moría en tu boca. Sucumbías al grito que hace eco en la roca. Sin saber te dejé partir en medio de la borrasca; Nos tragó la noche oscura el llanto acompañó mi copa orando el porqué de tu locura me tendí vestido en la alcoba La triste y fría calle te fue alejando de mis cosas.


Levantándome doliente me dirigí a la ventana te volví a mirar soñar mansa entre las sábanas.


LADRÓN Desperté mojando angustias un cigarrillo calentó mi boca no fue asaz el lagrimón ni la noche ni el alcohol de una imprudente fiesta Herido en mi inconciente quise vengar tristezas mas aumentó mi pena al verte serena dormir. Levantándome doliente me dirigí a la ventana te volví a mirar soñar mansa entre las sábanas. Sentí vergüenza me mordí los labios adoré tu inocencia maldije la impaciencia de mi ente malvado. Por precipitar tu encuentro me quedó sabor amargo entre confusión y letargo entre amargura y alcohol. Te miro de nuevo y te pido perdón por ser el ladrón de mis propios sentimientos.


TĂş por poeta yo por iluso un dĂ­a salimos a navegar se puso bravo el mar y te arrebatĂł en mi espanto


MAS BIEN DESHECHO No estoy triste más bien deshecho tengo un dolor aquí en el pecho que me impide respirar. Corría el mes de Junio y estando a la orilla del mar entre las olas te vi avanzar por noches de plenilunio. Entre las sombras del agua y el sonido atronador recordé que nuestro amor por esas cosas misteriosas se nos quedó irresuelto por eso a la playa he vuelto y ahora no sé que hacer. Tú por poeta yo por iluso un día salimos a navegar se puso bravo el mar y te arrebató en mi espanto Poca cosa pude hacer sino tirarme al agua para ver si mi coraje te pudiera rescatar.


Empero en vano fue el coraje en vano mi desesperación en ese bravío oleaje te arrebató el mar. Y me quedé doliente entre mi angustia y la arena la playa, mi pena mi soledad perenne el oleaje del mar y ese dolor en el pecho que me impide respirar. No, no estoy triste más bien estoy deshecho.


PERFUME DE MUJER Caminaba descalzo la arena era sutil orilla el recuerdo de una niña hoy era perfume de mujer. El murmullo era del mar las gaviotas vuelan alto en mi gusto de renacer firmé pacto con el viento me devolviera tu aroma perfume de mujer. Y así fue que al mirar por entre rocas y olvido supe que no te pude olvidar niña-mujer de mis amores. El viento cumplió el pacto y en un rito de bondad que al corazón consume me devolvió el perfume mientras descalzo seguía acariciando sutil arena en que el recuerdo de una niña fue perfume de mujer.


No siento ya bajo mis cobijas el perfume de tu orilla que fue desnuda piel que mi verso acaricia como enferma avaricia de un amor sediento.


PARA VOLVER Mana un pensamiento y el alma se enamora germina en el corazón el fruto del sentimiento y entra en batalla lo que siente el alma y que en la boca calla. Mas, en el torpe ensueño surge un ángel del cielo y la voluntad te sana. No siento ya bajo mis cobijas el perfume de tu orilla que fue desnuda piel que mi verso acaricia como enferma avaricia de un amor sediento. Ya eres espectro de cenizas idas; ni siquiera olvido. Mi alma, bueno mi alma se abrigó de un nuevo beso de un abrazo bueno de donde mana el sentimiento y en el corazón germina el fruto del pensamiento. El amor renace, vuelve a renacer en el ejercicio que es la vida el amor se muere para volver.


Y desembarqué en tu suelo un día de sincero otoño pasaron algunos años la vida siguió el camino.


EL ENCUENTRO

Nunca nadie me hablo de ti ni me dijo que existieras ni que eres extranjera menos que te encontraría en esas lejanas tierras. Y desembarqué en tu suelo un día de sincero otoño pasaron algunos años la vida siguió el camino. Escupía yo mis llantos atravesando sus laberintos mitad tristeza mitad espanto. Y fue así en mi inconciente tus nudillos sonaron a mi puerta yo me hallaba en anhelante espera listo, ¡vale Dios! para el encuentro.


EstĂĄn tambiĂŠn suspendidos: la ternura, los versos tus notas, tu voz.


NO TE VOY A OLVIDAR

No me enseñaste a olvidarte pero aprendí a quererte sin saber que un cualquier día ya no volvería a verte. Parece infame el hecho pero están los recuerdos la risa, las caricias, el lecho. Están también suspendidos: la ternura, los versos tus notas, tu voz. Me gusta no olvidar esos urgentes besos que abrieron tentativas y terminaron en tu boca. Pequeña, hoy en mi ocaso estás presente en mi regazo y no, ¡no te voy a olvidar!


Con el viento y la noche en la cara te soĂąarĂŠ desnuda en el arroyo deshojando la piel de tus adentros con versos que limen mi tristeza sin huir de tus trenzas con mi intento.


AMOR SABIO

No voy a dañar túnica virgen enmudecerán mis vocablos bandoleros venerablemente mimaré tu impúber candor y con estoica visión emprenderé el vuelo partiré. Partiré horadando la noche fantasmal lloraré desolado mi infortunio cabalgando solitario e infecundo me asiré de la nada y lo profundo. Con el viento y la noche en la cara te soñaré desnuda en el arroyo deshojando la piel de tus adentros con versos que limen mi tristeza sin huir de tus trenzas con mi intento. Me miraré en celestes ojuelos y marcharé la vista al cosmos presagiando sin dudas el retorno al misterio de la vida y mis despojos.


Iba y venía en sus dudas tú llorabas y también reías y así él se debatía en la infinita pradera tratando de descifrar en aquel césped secular esa tu graciosa pena y tu dulce suspirar.


SI VOLVIERA A SUS OJOS

En tardes de soles y de nostálgica lluvia como presagiando amor un hombre perseguía en tu enagua la luna la infinita ternura, tu bondad mas en su inmensa soledad solo quería mirarse en tus ojos. Tú, refugiada de la vida olías candor colosal en tu vientre pubertad eras la virgen del mar en sus conjeturas. Iba y venía en sus dudas tú llorabas y también reías y así él se debatía en la infinita pradera tratando de descifrar en aquel césped secular esa tu graciosa pena y tu dulce suspirar. Hubo momentos que el amor asomaba y se escondía así uno de otro huía para que al otro día se volvieran a soñar. Pero un día cesó la lluvia y esa tarde de soles presagiando amor en mística pradera pasa cantando el dolor ¡ay! si a sus ojos volviera.


La bestia vela su sue帽o cual un fantasma brib贸n el chuncho pliega sus alas presagiando en el humor cuento de hadas dolientes de un forastero dolor.


CABALGANDO SUEÑOS Iba en busca alientos entre la tierra y el mar sabiendo de ácidas noches de precipicios de luna desamores bien y mal. Pero cabalgaba sereno por la tundra de occidente buscando el sol del poniente para echarse a dormir. En el hechizo del sueño vio una niña aparecer blanca amapola en el viento ojos, almendros, anochecer gitano los pensamientos croar de sapos hambrientos en los bosques de oropel. La bestia vela su sueño cual un fantasma bribón el chuncho pliega sus alas presagiando en el humor cuento de hadas dolientes de un forastero dolor. Mas llega la madrugada el sol apura la piel un jinete encantado galopa el amanecer. En la grupa del caballo aferrada a su cintura lleva la niña amapola camino del ancho mar para contarle a las olas de sus sueños amapolas y su alegre galopar.


De ese momento incierto surgieron blasfemias y plegarias brotó la risa y también brotaron lágrimas empuño las manos y apretó el alma.


SAL – IR

Salió ausente el rumbo a caminar bajo la agreste culebra de los ríos buscaba un precipicio y olvidar aquel amor que entristecía su congoja mas quiso la luna alumbrarle el corazón y en la orilla del abismo se detuvo. De ese momento incierto surgieron blasfemias y plegarias brotó la risa y también brotaron lágrimas empuño las manos y apretó el alma. La rabia se hizo eco medular entre praderas y montañas incontenible el dolor que le corroe luego vino el viento y serenó los surcos ácidos de sus palmas apretó las manos y olvidó por un instante los ruidos de la sangre. En medio de la noche regresó menos dolido el corazón y más alegre la raza.


Una mujer llora en silencio. Silueta es de un candelabro.


LAMENTO

La tristeza invade un cuarto.

Una mujer llora en silencio.

Silueta es de un candelabro.

La muerte trona callada.

El lamento es de un sollozo.


EscupĂ­a yo mis penas blasfemando del amor hasta que tu lindo verbo aplacara mi temor.


AMIGA VIRTUAL

Por cierto amiga un día navegando por la Web te encontré en mi ventana mirando mi desnudez. Escupía yo mis penas blasfemando del amor hasta que tu lindo verbo aplacara mi temor. La amistad se dio certera desde allá y desde aquí y hoy te encuentro llorando por lo que me pasa a mí. Nos es nada amiga mía que un trozo de mi maldad que de noche y en la ciudad convierte mi perversidad en lágrimas bizantinas. Acaso, ¿qué esperas ? salgo a comprar amor esa caricia que Dios no quiso darme.


Cuando quito el hotelillo de la mano de la nada me siento como el niño al que la vida mintiera y me siento allí en la acera con la rabia en los bolsillos. Y ya vez, escupo aún mi llanto desnudando el corazón pretendiendo en la sinrazón acabare mis disturbios. Pero me siento en la cantina esperando que una mina venga a ofrecerme un trago a mi momento aciago que no terminó en la cama sino aquí en el bar. De aquí ebrio desesperado saldré a caminar la mañana hasta dormirme en mi camastro esperando despierte la noche y ponerme a blasfemar.


RIMAS: I DE ALCOBA

Entré en tu lecho, ardiente, casto exaltó la luna semejante arrojo mi indecente afán no obro en ti enojo más bien produjo femenil contento conduje mi lascivia hasta tu encuentro y sin medir tiempos salté en tus brazos siguieron caricias, siguieron besos nació una flor en campo travieso. hoy mi regocijo yo te confieso cual un muchacho, cual un mancebo que cumplió un sueño que fue su antojo.


DE CASADOS II

Entonces con ello (civil) el matrimonio preparar la fiesta, los invitados el ajuar de novia y hasta el peinado la luna de miel sin estar casados pensar que un dĂ­a vendrĂĄn los hijos tener compadres para el bautismo despuĂŠs si te he visto ya ni me acuerdo regalarse una suegra y sin quererlo por entrar en tu lecho, ardiente y casto.


POR LÓGICA III

Llegó una separación para darse un tiempo luego las lágrimas por abecedario vino hasta un cura tentar milagros después de un tiempo, vino el divorcio tramitar los bienes y empezar los odios olvidar caricias y encender blasfemias ¡me pusiste los cuernos con esa perra! ¡no hables así mierda que es tu comadre! platos que vuelan, críos que lloran y yo sin pega tonta hue…… pero no te culpo fue mi locura por entrar en tu lecho ardiente, casto.


Al contacto del amor, todo el mundo se vuelve poeta Plat贸n


¿Cuántos lapsos tiene el bien? exponme la duración del mal cuéntame de mi maldad ¿cuánto soporta la soledad? y la edad de la tierra.


POR FAVOR DIME

Ven indícame la edad del sol y aquella aparición de la luna la edad de Eva y la de Adán la del tropiezo original ¿cuánto hace de Caín y Abel? ¿cómo era la mujer… aquella? ¿Cuántos lapsos tiene el bien? exponme la duración del mal cuéntame de mi maldad ¿cuánto soporta la soledad? y la edad de la tierra. Soy un ignorante obtuso que quiere saber la verdad es que en la adversidad me he vuelto dubitativo. Si la vida tiene sentido en algún lugar de privilegio ¿qué es eso del sortilegio? que pareciera encantar ¿es atavismo ancestral o solo mito que espanta?


¿Qué es aquello de la esperanza? háblame del espacio tiempo basta decir “me arrepiento” y sigues libre de mentir no, no, te juro no te entiendo. Que con la fe del carbonero… puedo vestirme de paz por favor no me atormentes si conozco aquel minero todo pintado de hollín que sale con un botín en beneficio de Satanás. Aquel de cuello y corbata dueño hasta de la sub-terra que se dice ser el patrón no le concedas perdón hazlo sensible y buen hijo solidario con el mestizo quítale sus caprichos y su egoísmo ladrón. La tierra es tuya Señor ¿dónde quedó EL PARAÍSO?


En excitada montaña fascina lo candente la tierra indómita no calla los pájaros en el cielo glorifican con su vuelo… lo divino del averno


NATURALEZA

Despertar convulsivo en la sabana un volcán travieso huma lechos de lava. En excitada montaña fascina lo candente la tierra indómita no calla los pájaros en el cielo glorifican con su vuelo… lo divino del averno Los surcos de fuego dibujan senderos de metal fundido dentro del alma. El cielo resplandece de un gris ceniza esmeralda.. la tierra se bonifica de sales nuevas y de esperanza.


A veces sentimos que lo que hacemos es tan solo una gota en el mar, pero el mar serĂ­a menos si le faltara una gota. Madre Teresa de Calcuta


Cuando fuiste mi prometido, por floraci贸n clara, los morriones de mi potrillo cuatro suspiros de plata.


LEYENDO A LORCA

Los favores de tu ternura, te posean en mi amparo y más exuberante se teje, único, tu traje albo. Cuando aun no eras hombre y vivías en mi vientre, tus piecesitos taconeaban, dulces botines silentes. Tus fanales dos estrellas, la Diana vil espejo tu mirada el reflejo, que no se apaga. Los favores de mi ternura, te están cosiendo una toga con pañuelos de lluvia y flecos de primavera. Cuando fuiste mi prometido, por floración clara, los morriones de mi potrillo cuatro suspiros de plata. El cristal es un charco escaso, las lisonjas ya no importan, lo que importan son tus trinos, desde que arrullan el alma. Lo que importan son tus trinos, desde que arrullan el alma.


Se alzaron preludios de amor también dolencias y rebeldía dejando senderos que hoy en día castellanizan nuestra invectiva consintiendo a María Sueños sus quimeras idealizar.


ODA A BELLO La luna vuelca agradecida sus hilos de plata sobre cuadernos de autoridad con que se tejió el verbo de América. Dable y BELLO fue como la literatura del nuevo reino urdió pendones de frescor y supo hacerse escuchar en el Viejo Mundo. Se alzaron preludios de amor también dolencias y rebeldía dejando senderos que hoy en día castellanizan nuestra invectiva consintiendo a María Sueños sus quimeras idealizar. Hundiste huella en el Chile del amado Rubén Darío fuiste Rector de Universidad hijo también de Bolívar enseñaste a tus hijos el camino y también el caminar. Así fue que en el mar en la cordillera colosal tu imagen es valle eterno. En esta oda mi cantar tu nombre se agiganta maestro Andrés Bello.


Y tĂş volaste al encuentro de ese hermoso prendedor Princesa Debayle sin intento y por el viento desobedeciste a tu padre obedeciĂŠndole a Dios.


EL CUENTO A MARGARITA

Y así dice el abuelo: ven Margarita y escucha : este cuento para vos fue bordado con tu anhelo de una estrella que del cielo te está ofreciendo el Señor. Y tú volaste al encuentro de ese hermoso prendedor Princesa Debayle sin intento y por el viento desobedeciste a tu padre obedeciéndole a Dios. Entre Reyes y elefantes por las arenas del mar brilla en tu pecho la estrella de un cuento y tu soñar.


Poeta de América sinfonía en gris mayor y sonatinas fuiste La copa de las Hadas un aire Suave luz y sombra La Página blanca lo fatal.


A DARÍO A diario paseaste tu “azul” juventud por tierras de cerros cordillera, ríos y mar en el Chile de Allende y de Neruda. Preparabas tu verso a la generación trascendental en la España española para luego irte a Paris y aderezar de bohemia tu obra universal. Poeta de América sinfonía en gris mayor y sonatinas fuiste La copa de las Hadas un aire Suave luz y sombra La Página blanca lo fatal. También fuiste emblema Canción de Otoño en Primavera y un cuento infantil de Margaritas y cielo estrellas y un prendedor Rubén Darío.


Reino, trono y Rey caprichos de princesa orilla de Mar elefantes color turquesa y un DarĂ­o que se duerme por hechizo prendedor en la arena de la playa.


A RUBÉN

Un mensaje que te agobia un poema que se ahoga y un cuento juvenil de la boca de un abuelo con fantasías de ti. Reino, trono y Rey caprichos de princesa orilla de Mar elefantes color turquesa y un Darío que se duerme por hechizo prendedor en la arena de la playa. Rubén la hizo verso margarita es resplandor pues por quererlo Dios en sus ojos trajo el cielo.


Y desde el desierto y los Andes vino tu prosa cantando azul literato el cielo intento onĂ­rico de principal belleza en que incluso antaĂąo la lejana Europa no pudo desconocerlo.


ODA AL POETA

Confieso y escribo que por un sentimiento extraño tu pluma Darío incita de un tiempo lejano a quereros contar que en los pasillos del mar tu sinfonía vaga en versos. Y desde el desierto y los Andes vino tu prosa cantando azul literato el cielo intento onírico de principal belleza en que incluso antaño la lejana Europa no pudo desconocerlo. América tiene un poeta que caminó por sus tierras el alma en Velero y aguas naciste en Nicaragua y sin morir muriendo alumbras todos los cielos.


Pluma de acero tinta sangre y tintero poĂŠtica y escarmiento dolores, amor y fe.


POÉTICA

Viejo lapicero de palo en la punta una pluma de acero en mi banco un tintero la poesía se me hace vida. Nace en un rincón melancólico y es lágrima que tiene dueña oda al amor de juventud elegía que empuja el viento eres parte del sentimiento que ahora despliega mi pluma. Pluma de acero tinta sangre y tintero poética y escarmiento dolores, amor y fe. Adonde vayas iré vocablos del recuerdo hoy no soy que un viejo terco aferrado a ti.


RaĂ­z del folclor se fue tocando el bombo hasta la puerta de Dios acompaĂąada de zambas quenas y charangos.


A MERCEDES SOSA

Palabra de honor Mercedes tu vida será un ejemplo Silencia la dulce voz entonar grave de América impulso vital luz de luciérnagas va la negra del Mundo regreso del firmamento. Vereda sideral en que Florecen lilas y azucenas llega al último caminar guitarra, canto y sentimiento. Raíz del folclor se fue tocando el bombo hasta la puerta de Dios acompañada de zambas quenas y charangos. Y dejas una gran pena hundida aquí en el pecho. En tu batalla no cedes luchadora eterna eterna Sosa y Mercedes. Palabra de honor mujeres Mercedes es vuestro ejemplo.


Entonces quiero con ello entintar virtual pluma y escribir en la luna que fue una gran idea La de la poeta Parra.


POETA VIRTUAL

Preciso fuere un día cualquiera para que el trovador virtual viniere a celebrar de manera internacional su exquisito arte. Entonces quiero con ello entintar virtual pluma y escribir en la luna que fue una gran idea La de la poeta Parra. Hoy es 31 de octubre también día de brujos escobas y mandingas siendo sinónimos de mal nos iremos a celebrar junto con los Diablos al bar de la esquina. Y entre versos y dolor le cantaremos al amor esencia de nuestras vidas.


No hables del sujeto ni menos del predicado que con leguleyos tarados y mirada circunstancial tenemos complementos demenciales.


FIESTA EN PALABRAS

Palabra desnuda el alma y olvida un instante el sentido pr谩ctico para el que fuiste creada. No hables del sujeto ni menos del predicado que con leguleyos tarados y mirada circunstancial tenemos complementos demenciales. Convierte tu ret贸rica en una fiesta de locuras olvidando por esta vez por ejemplo: el dolor del dolor el hambre del hambriento la gula del odioso comedor pero deja de sustento la risa triste y el alegre llanto.


Ven a jugar con los poetas hĂĄblanos de la lujuria del tomate por ejemplo del dentista del lagarto o del cuesco de la patata. Dinos si los dientes de la mazorca necesitan tratamientos de canal o de aquel cardenal que tiene hijos por doquiera. CuĂŠntanos si el mar brama si es aburrido ser muy rico y no confundas la banana tampoco mezcles a Obama por favor, en esta fiesta de palabras.


En el interior del Alcázar con la voz entera y pura en un día como hoy homérico Presidente rechaza al infame y su cobardía.


11 DE SEPTIEMBRE 1973 SALVADOR ALLENDE

En el interior del Alcázar con la voz entera y pura en un día como hoy homérico Presidente rechaza al infame y su cobardía. Y no le tiembla la voz pues es legítimo en su cargo y aunque el trago es amargo y los tanques portavoz de un general que escondido siendo un cerdo punitivo jurare lealtad a su Gobierno. Pero el puerco era cobarde y bajo el alero del odio y la CIA los oligarcas y los ofidios sembró de muerte artera blasfemando la bandera de un país que cumplía sueños. Empero su desleal ambición no muere un pueblo que en sus adentros venera el corazón del hombre y desprecia el del puerco.


Ya el inmundo murió envuelto en su propio estiércol como un ladrón empobrecido con uniforme del mal una lista de hombres torturados otros desaparecidos familiares aterridos por horrendo y Satanás. Sin embargo en Palacio en el corazón de un pueblo vive un varón para siempre Salvador Allende Gossens.


11 DE SEPTIEMBRE 1973 LA JUNTA

Se hizo neblina la mañana los perros ladraron plañideros las balas se hundieron en el pecho de tanto trabajador y se quedaron ahí boqueando libertad en medio del humo. Mientras en Palacio se prepara el último héroe de la patria a pagar con su vida la sed de oligarcas. Se levanta su voz clara y valiente por encima de la muerte que lo acecha y con fusil en las manos la voz no le tiembla: y dice en su retórica al final más temprano que tarde los traidores pagarán y por las grandes alamedas volverá la Libertad.


El traidor escondido en medio del ruido se espanta de la heroica terquedad de aquel hombre que en la Moneda se planta resistiendo a los capones que manchan el uniforme cercenando la dignidad. Pero se han ido muriendo sin pena ni gloria luego de los años que les pasa la cuenta como perros abandonados por la historia repudiados, olvidados galardonados de traición con dineros robados encerrados en su muerte en que pudren su maldad. Fueron, son y serán cerdos pueriles serviles Ofidios del Tío Sam vergüenza de los soldados.


FINAL DE UNA PESADILLA (12 PM 20 de Enero 2009)

Alcanzó cerdo nívea mansión con los subterfugios de “la sin razón” pues no teniendo corazón, fue cruento, vengativo y cobarde. Veloz y luego de jurar fue a perpetrar destrucción con argumentos de capón en simposios de aquelarre. Payaso odioso, cínico, corruptor impuso la muerte en la oración de su impúdico deambular y se dedicó a matar inocentes en Irak. Sin escrúpulos ni moral nunca quiso escuchar ni plegarias ni palabras. Ocho años más tarde hace tambalear el Imperio el Cerdo con sus dedos todavía apunta a Bagdad.


Como si su maldad proviniere del Levante y él la víctima, no la mentira. Hoy se acabó la pesadilla y aquel enfermo mental se aleja con la cola entre la piernas un Imperio que se quiebra por cruel democrática ironía. Bienvenido Obama a las llamas del averno que es culpa de ese puerco y no de Osama Ben Laden.


ODAS POR PINOKIO La patria a media asta y una bandera sin viento adornaba con triste pena el suelo de la Alameda que se vestía de muerte. Sin embargo en Palacio rugía la dignidad apagando la cobardía reventaba el corazón la grana de heroico gesto del Generalísimo Salvador mientras el cobarde se escondía Señores, de si mismo. Felón y traidor general de la maldad ni con la muerte pagarás el tránsito que sembraste. Voy a buscar por ello en las cumbres de mi andar esas cosas que sucedieron y que por amargas o por dolor no se pueden olvidar.


Y volvió la pérfida tortura los campos de concentración los violadores y el violador y los que ostentan fortunas los que en nombre del Señor blasfemaban a voz en cuello y mataban sin temor el amarillo de Sol y el resplandor de la Luna. Pero infortunados seréis me valgan vuestros doblones porque todo al parecer no se compra con dinero otro que el General rastrero aquel que jurando lealtad se arrimó a la felonía. Mas poco a poco repugnante y pendenciero chancho asqueroso ladrón asesino y cruel más temprano que tarde desapareces.


RECORDANDO A ALLENDE Dedicado a la muerte de Tencha.

La tarde plácidamente moría Entra en sombras el Poniente los pájaros presagiando delitos… inmóviles Mientras: se serenaba el cadalso del pensar prisionero; se agitaban los hombres pobres unos en uniforme otros de miedo. La democracia tembló en todas direcciones Allende velaba despierto el golpe que le antecede fascistas los aullidos al alba vociferaban órdenes. Fue tiempo de héroes de hombres leales también de cobardes ; de ideas de principios y valores que con arrojo se cumplen.


De esos años de compromiso solo quedan ilusiones. Tú debiste partir entre abiertas alamedas y por jardines de flores como lo señaló tu hombre ese 11 de Septiembre en que los fascistas del Orbe volvieron a sus tradiciones “hay que acabar con la miseria hay que matar a los pobres” Va tranquila primera dama pues te quedas en mis lágrimas.


POLÍTICOS Vos sois en GENERAL una caterva de ilusos Chile avanza por un corral de laderas y precipicios. Y vosotros en vez de administrar haces de nuestra Sociedad un maldito Circo. Luego de tanta congoja angustias y asesinatos libres de toda culpa caminan los Renacuajos. Y vosotros indiferentes a la miseria y al frío vais atravesando un puente que os separa del mío Allende amigo y Compañero lejos quedó el sueño que quisiste para Chile. hoy una manga de Principitos que parecen coludidos con una arenga que dice : izquierda y derecha unidos jamás serán vencidos.


De entre mis huesos el estiércol simula un último flujo de calcárea cera la última lágrima se aleja y las flores afanan vegetales suspiros de agonía verde y congoja gris.


CUERPOS NN ENTRE LAS SOMBRAS Titilan entre las sombras de la noche con las últimas esperanzas de luz verdes estrellas de silencio. En las calles de mil recuerdos sombras recortan las siluetas candelas amarillentas dan paso a la temible angustia del ciclo parido y moderno que va camino a las tinieblas. Cada uno de los entes en la sombra transita sus despojos a su escondrijo sacrosanto amparo de ilusiones que nunca vienen y tampoco se van. De entre mis huesos el estiércol simula un último flujo de calcárea cera la última lágrima se aleja y las flores afanan vegetales suspiros de agonía verde y congoja gris. La oscuridad se ampara del camposanto.


El hombre se resistió y tuve que aterrarlo y viendo que resistía Su Señoría no pude sino matarlo.. era él o yo, como en la jungla señor juez después supe que tal vez hice mal pero tenía hambre y él cometió el error se defendió con puto honor pero pudo más el hambre.


CONDENA No me escondo ni es mi intención evitar que en vuestra devoción de centinela desde ese sillón de hombre potentado su Señoría juzgue de manera irracional y me mande pal penal unos cuantos años. Tenía hambre y de mí se apoderó ese instinto animal que en la bestia no es perverso y yo lo digo con todas sus letras NO SOY DE IZQUIERDA El hombre se resistió y tuve que aterrarlo y viendo que resistía Su Señoría no pude sino matarlo.. era él o yo, como en la jungla señor juez después supe que tal vez hice mal pero tenía hambre y él cometió el error se defendió con puto honor pero pudo más el hambre. Ha tres días que no sabía de alimento y él sin saber sabiendo pensó que no debía compartir lo que llevaba en su cartera pero Usía yo lo único que sabía que el hambre es brutal y no espera entonces en mi desesperanza congoja de todos los días le di un tajo en la panza y lo dejé desangrar. Acepto su condena firme de treinta años y ojala me muera el último día para evitar otro crimen por el hambre que voy a tener; en el penal me darán de comer y aunque a pan y agua sea al menos me podré aliviar


del martirio que es el hambre.


驴Te acuerdas? es la pregunta que espero sin importar que el puntero indique inoportunas horas si se escondi贸 el sol si apareci贸 la luna y volver de ah铆 a desenterrar otroras.


AMISTAD

Queridos amigos bellísimas amigas mi vuelta del exilio es un poco venir de la soledad en busca de mil y un recuerdos y confundirme en los sueños de la otrora amistad. ¿Te acuerdas? es la pregunta que espero sin importar que el puntero indique inoportunas horas si se escondió el sol si apareció la luna y volver de ahí a desenterrar otroras. Esas pichangas nocturnas ó las tertulias entre amigos que consumían las tardes. Hoy que me encuentro de vuelta a casa quiero beberme del recuerdo lo que fui y no fui pero sobre todo amigos olvidarme del exilio y quedarme aquí entre trompos y taguas el barro, la lluvia el agua entre ustedes y el Carrascal. donde vine yo a rescatar mis sueños y mi verdad.


Los seres humanos no nacen para siempre el día en que sus madres los alumbran, sino que la vida los obliga a parirse a sí mismos una y otra vez. Gabriel García Márquez


ÍNDICE NO QUERÍA ALEJARME Prólogo NARRATIVA No, no Quería Alejarme Tengo el Corazón Herido Cuestiones de Hemisferios Una Historia Horrible Papel Tardes de Mar Escucha Pluma Cosas Un día Diferente Nodrizas POÉTICA - AMOR Rêves d’Afrique Sueños del África Letras Escondidas Amor Niña Mujer Indiferencia Sandalias Versos Inconclusos – Integridad Suicidio Huellas Entelequia ¿Llegó el Sur? Desde mis Huellas Al Tacto Por Dios Mujer Sed Agreste Recorrido Epidérmico ¿Rencor?


Llantos Milagros Nostalgie Frutas Sueños de Amor El Amor no Muere Hablaron tus Ojos Gitana de Papel Nostalgias Noche La Tarde de Felicia Cosas de la Vida Bandido Bruñendo Angustias Día de Invierno Ladrón Más Bien Deshecho Perfume de Mujer Para Volver El Encuentro No te Voy a Olvidar Amor Sabio Si Volviera a tus Ojos Cabalgando Sueños Sal – Ir Lamento Amiga Virtual RIMAS I De Alcoba II De Casados III Por Lógica POÉTICA – DUDAS Por Favor Dime POÉTICA – TIERRA MAPU Naturaleza


POÉTICA – HOMENAJES Leyendo a Lorca Oda a Bello El Cuento a Margarita A Darío A Rubén Oda al Poeta Poética A Mercedes Sosa Poeta Virtual Fiestas en Palabras POÉTICA – COMPROMETIDA 11 de Septiembre 1973 – Salvador Allende 11 de SEPTIEMBRE 1973 – La Junta Final de una Pesadilla Oda por Pinokio Recordando a Allende – Dedicado a la Muerte de Tencha Políticos Cuerpos NN – Entre las Sombras Condena Amistad ÍNDICE ….


No, No quería Alejarme