Page 7

ble que perjudica el bienestar social y que puede ser atribuida a la acción u omisión de personas e instituciones encargadas de que se cumpla con el respeto de los derechos de los niños, niñas y adolescentes en nuestra sociedad. Fundamentar y abordar un sistema integral preventivo, donde formen parte las Instituciones creadas para vigilar que se cumpla lo que está contemplado en la Constitución, en el Código de la Niñez y Adolescencia y en la Ley de Defensa de la Mujer y la Familia. Todos los días hay niños/as y adolescentes maltratados, las madres se quejan en los Juzgados de la Niñez y Adolescencia, en las Comisarías de la Mujer, pero hasta allí se llega, las denuncias quedan escritas y archivadas. En las grandes ciudades del Ecuador se ven a diario niñas, niños y adolescentes, en los colectivos que suben y bajan vendiendo caramelos, galletas u otros artículos, o acompañando a payasos cantando y recogiendo el dinero que los usuarios les dan por la actuación, además hay un número representativo de niños/as y adolescentes que cuando se prende la luz roja de los semáforos empiezan a realizar malabares arriesgando su vida y su sexualidad, relacionándose con adultos que los pueden convertir en los futuros delincuentes juveniles. Es momento de crear mediante Ley “los Defensores de los derechos de los niños, niñas y adolescentes”. La creación de esta figura de los Defensores o de los “Ombudsman” de la infancia es un fenómeno reciente y en expansión. El primero de ellos data de 1981 (Noruega), Suecia (1993), Islandia (1994), Bélgica (1991), Guatemala (1990), Costa Rica (1987), Perú (1992), Colombia (1991), Luxemburgo (1999). También se destaca el caso de Madrid (1996). Francia fue el primer país de la comunidad europea en crear

el Defensor de los Niños a escala nacional (año 2000). El significado político-institucional de esta figura surge de las responsabilidades del Estado con la infancia y la adolescencia que pueden ser sintetizadas en tres ejes sustantivos: • velar por la efectiva protección, promoción y defensa de los derechos de niños, niñas y adolescentes, en cuanto sujetos de derecho y personas en desarrollo; • supervisar el adecuado cumplimiento de los derechos de niños, niñas y adolescentes, sugerir reformas legislativas e institucionales, propiciar la modificación de prácticas socioculturales, defenderlos frente a amenazas o violaciones individuales de derechos; • y, constituirse en un ámbito democrático, respetuoso y confiable donde niñas, niños y adolescentes puedan acercar sus inquietudes y presentar denuncias ante amenazas o violaciones a sus derechos, promoviendo y fortaleciendo de esta manera el derecho a expresarse, a ser escuchados y a participar. El Estado Ecuatoriano es el único responsable de la protección y el progreso social hasta hacer efectiva la igualdad de oportunidades y equidad de género para las niñas, niños y adolescentes. Por ello sus testimonios y miradas son contundentes para comprender la necesidad y legitimidad de producir un intenso cambio cultural, social e institucional en las políticas de la infancia y de la adolescencia, avanzando hacia una sociedad en la que la plena vigencia de los derechos humanos tenga una inexcusable misión reparadora y una imprescindible dimensión constructiva en el ámbito económico, político y social.

7

TD-19  
TD-19  

Miriam Patricia Berni Año II • Número 19 • Julio 2010 1 Manuel Posso Zumárraga José Romero Tandazo Gerardo Villacreces Carbo Ab...

Advertisement