Revista Envasprés + Tecnobebidas 383 - Enero / Febrero 2022

Page 55

¿Qué debe tener un buen diseño a nivel gráfico? Hay varios elementos que hay que tener en cuenta a la hora de diseñar un buen envase. A nivel grá¬fico debemos construir un discurso co¬municativo acorde al ADN de la marca, transmitir los mensajes de valor tanto del producto en sí como de la compañía, y reflejar la calidad y las características de la referencia en cuestión. Además, todo ello debe estar englobado en una imagen cuidada y sobre todo diferencial, que capte la atención del consumidor en el lineal en el menor tiempo posible, que es justo la conexión marca-cliente. Es clave, por tanto, poder destacar de forma rápida y eficaz.

5. Por último, el internet of things (IoT). Quizás esta esté más limitada, pero es una tendencia sin duda demandada por clientes y proveedores de packaging. En este sentido, la I+D que se lleve a cabo en el mundo de las etiquetas electrónicas, con tintas inteligentes, será clave para poder tener productos también conectados.

¿Cuáles diría que son las tendencias del mercado? Podríamos hablar de 5 tendencias principales: 1. Primera y principal, branding packaging experience. Nunca se insiste suficiente en que el packaging es uno de los primeros elementos de comunicación de marca. El cliente, desde que tiene en su mano un envase, tiene un contacto directo con tu proyecto y tu producto. El 32% de los compradores de alimentos estadounidenses de entre 18 y 24 años pagaron más por un producto alimenticio porque les gustó un atributo del packaging. Puede ser por su fácil apertura, su facilidad de uso, que no deja goteo, rastro o mancha, etc. 2. Una segunda tendencia es el etiquetado simple: la importancia de decir más con menos. La etiqueta es la puerta de entrada a tu imagen de marca. Por eso hay muchas empresas que saturan sus etiquetas tratando de comunicar mensajes complejos. Pero no se debe caer en este error. Tanto la selección de tu tipografía como la utilización de la psicología del color son tus herramientas para comunicar, en un primer vistazo, que entiendes a tus clientes y estás a su lado. 3. La tercera tendencia es que el packaging debe ser sostenible: la preocupación por el medio ambiente. La sociedad está preocupada por elementos medioambientales como el cambio climático. De modo que emplear un packaging sostenible es un deber ético y una buena carta de presentación. Hay que dedicar tiempo a elegir materiales que, además de ecológicos, sean útiles para tu tipo de producto. 4. Una cuarta tendencia es apostar por la proliferación de nuevos tamaños. Por una parte, vinculado a la filosofía zero waste, cada vez más personas prefieren minimizar su generación de residuos. Esto conlleva que las marcas tengan que adaptarse a sus necesidades. Por ejemplo, una persona soltera necesitará un envase con capacidad menor que una familia numerosa. Por lo tanto, resulta fundamental que conozcas a tu público objetivo y te adaptes a su forma de consumo. Además, la COVID-19 nos está condicionando a envases monodosis, así como por ejemplo otras posibles regulaciones para el envasado del Aceite de Oliva Virgen Extra (AOVE), especialmente. ENVASprés 55