Page 1


Nevados de Chillán Fotografía: Jorge Díaz Arroyo


QuinchamalĂ­. Artes, Letras, Sociedad

1


EDITORIAL

......................... 4

I. LA DEMANDA REGIONAL Jorge Chávez: La vendimia

................................. 6

Sergio Hernández: Me persigue Chillán

................................. 8

Alejandro Witker: Identidad histórica y cultural de Ñuble

............................... 10

Hérex Fuentes: Por qué Ñuble Región

............................... 14

Carlos René Ibacache: Para la historia de Ñuble Región

............................... 18

José Antonio Soto: Bulnes: Capital del Diguillín

............................... 22

Richard Irribarra: Quirihue: Capital del Itata

............................... 26

Bernardo Paredes: Los fundamentos de Coelemu

............................... 34

Carlos Smith: Agricultura y desarrollo en Ñuble

............................... 40

Rodrigo Avilés: El INIA en Ñuble

............................... 44

Sergio Zarzar: Cuatro postales para un sueño

............................... 48

Felipe Aylwin: Chillán Viejo: Capital patrimonial de Ñuble

............................... 50

Loreto Mora: Conversación con la gobernadora Lorena Vera

............................... 54

II. CHILLÁN EN PROCESO Ronald Rober Penroz: La fundación de Chillán

............................... 58

Gabriela Mistral: Chillán

............................... 60

Acta de la Primera Fundación de Chillán

............................... 62

Marcial Pedro Leal: La llave del reino (Cuatro fundadores)

............................... 64

Manuel Grez: Méndez Urrejola: intendente de fábula

............................... 68

Marco Aurelio Reyes: Sepúlveda Bustos, gran alcalde

............................... 72

Gumercindo Oyarzo: Catedral de Chillán

............................... 76

Alicia Romero: Italianos: Hijos de la Loba

............................... 80

Félix Martínez: Españoles en Chillán

............................... 86

Marco Aurelio Reyes: Bayt Jala y Bayt Lahm: centro de inmigración palestina a Ñuble .......... 90 Rodrigo de la Cruz: Copelec: edificio emblemático

............................... 94

Miguel Ángel San Martín: Ñublense más que una pasión

............................... 98

2


Quinchamalí. Artes, Letras, Sociedad

Mario Carreño: Matrimonio Huaso

..................... 102

Oscar Martínez Bilbao: Simbología del huaso

..................... 104

Baltazar Hernández: Ramón Toro, huasos de Ñuble ..................... 106 Juan Ignacio Basterrica: Espuelas chillanejas

..................... 110

Armando Cartes: Vinos del Itata

..................... 118

Russel Cabrera: Parque criollo de Coihueco

..................... 124

Rene Schuffeneger: Portezuelo: construyendo futuro ..................... 128 Rodrigo Riquelme: San Ignacio comuna que progresa .................... 132 Manuel Pino: Camarones de Ñiquén

..................... 136

Pamela Conejeros: Quinchamalí vuelve a salir al mundo ................ 138 José A. Soto: Don Ginito, Cerro Negro en una copa

..................... 142

Santiago Araneda: Turismo en Buchupureo

..................... 146

Pamela Urra: Liceo de Excelencia de San Nicolás

..................... 152

Segundo Concha: Trehuaco y Lautaro

..................... 158

Fernando Arriagada: Rincones de Pinto

..................... 162

María Eugenia Uribe: Fiestas religiosas en Ñuble

..................... 168

Equipo Quinchamalí: Faro en Itata

..................... 174

Manuel Grez: El Puente Confluencia en Chile

.................... 178

Solange Domínguez: Casa Consistorial en San Carlos .................... 184

IV LECTURAS SOBRE ÑUBLE Mural Siqueiros Escuela México

..................... 188

Gonzalo Rojas: Le pondremos Renegado

..................... 190

Lecturas sobre Ñuble

..................... 192

V. REGISTRO

..................... 196

VI. EL EQUIPO DE QUINCHAMALÍ

..................... 200

VII. QUINCHAMALI EN EL EXTRANJERO ..................... 208

VIII. CARTAS A QUINCHAMALÍ

..................... 210

IX. PATROCINANTES

..................... 213 3

Í N D I C E

III. ÑUBLE ADENTRO


Edito Editorial EDITORIAL

La historia enseña que cuando ha llegado un nuevo tiempo, sólo una lúcida minoría capta sus potencialidades y alza las manos para pedir la palabra en el debate público.

Quirihue

El tiempo de la regionalización en Chile se ha instalado Cobquecura como demanda impostergable y comienza a sobrepasar los tímidos

San Carlos

pasos otorgados por el poder político.

Las regiones exigen más poder y más recursos.

Ninhue

Las regiones están pasando del rezongo a la acción pública y no están dispuesta a permitir que detrás de supuestas reformas todo quede igual.

Trehuaco

San Nicolás

En este marco se inscribe la demanda de Ñuble Región frente a un ordenamiento regional que pasó por alto su fuerte identidad y los números contundentes que la sustentan.

Portezuelo

Coelemu

Una lúcida minoría inició su demanda en 1997, en medio de la indiferencia de la clase política, salvada una que otra excepción. Casi todos los partidos miraron para el techo. Los alcaldes siguieron ocupados de sus aldeas y de su sillón. Uno se atrevió a decir en voz baja: “¡ni tonto promover sobre mí a otra autoridad!”. Fuimos testigos de cómo el grupo fundador recibía el desaire cuando solicitaba aportes mínimos para su funcionamiento y cómo desde sus modestos bolsillos salieron los primeros gastos en viajes, impresos, recepción de alguna autoridad.

Ñipas

Quillón

Pero el tiempo histórico venía con prisa y exigió reconocerlo. La minoría lúcida dejó de ser ninguneada y pasó al reconocimiento como núcleo generador de una creciente opinión pública favorable a la demanda de Ñuble Región. Nunca será excesivo subrayar que el nuevo estatuto político administrativo no resolverá por sí solo nuestras necesidades y anhelos. Se trata en realidad de una puerta abierta de par en par para que los hijos de esta tierra se dispongan a conquistar un nuevo futuro. Talento, voluntad y pasión serán la clave. Hemos de esperar que los actores políticos no consideren el espacio como un nuevo escenario para desatar esos apetitos que tienen degradada a la política nacional. 4

Chillán Chillán Viejo Bulnes

San Ignac

Pemuco

Yungay


orial EDITORIAL

Quinchamalí. Artes, Letras, Sociedad Editorial

Nuestra revista nació de la mano de Ñuble Región y ha pasado a convertirse en la gran postal cultural que los dirigentes ofrecen a quienes visitan en el país y en el extranjero. En la víspera de la culminación legal del proceso, nos hemos propuesto aportar un número especial que obre como Acta Fundacional, ofreciendo fundamentos históricos y culturales. Abrigamos la esperanza que esta entrega se convierta en una fuente de obligada consulta cuando comience a escribirse la historia escrita o sirva como “ayuda memoria” a quienes, sin duda, incluirán el tema en sus discursos políticos.

Ñiquén

Formulamos una invitación a todos los alcaldes para que se inscribieran adquiriendo a lo menos 30 ejemplares para destinarlos a sus bibliotecas públicas y escolares. Sólo 13 de los 21 alcaldes estuvieron disponibles para esta cita con la historia. El resto guardó silencio o se excusó mostrando las miserias de sus presupuestos que, sin embargo, están disponibles para ofrecer suculentos contratos a estrellas de la farándula, incluidos exponentes conspicuos de una vulgaridad desatada. ¡Cuánta razón tiene Patricio Bañados, figura respetable de la TV, cuando ha sostenido con valentía: “si en la gente se siembra vulgaridad se cosecha vulgaridad!”.

San Fabián

Coihueco

Invitación semejante formulamos a un grupo de potentes empresas cuyas utilidades son públicas y notorias; sólo algunas estuvieron disponibles para inscribirse con 10 ejemplares.

cio

Algunas instituciones sociales y educacionales dieron mejores respuestas; también aquí hubo actitudes sorprendentes, algunas ausencias que usted podrá advertir en el registro de patrocinantes.

Pinto

El Carmen

Por fortuna el Gobierno Regional y, como siempre, la Municipalidad de Chillán, sostuvieron el proyecto. Imposible no destacar el entusiasmo y la eficacia con que nos respaldaron el intendente Rodrigo Díaz y el alcalde Sergio Zarzar. Con tremenda alegría entregamos a la circulación este número especial que estamos ciertos dejará huella en la historia de la Región del Ñuble, esfuerzo que dedicamos con gratitud y cariño a esos visionarios que fueron sensibles al tiempo nuevo y capaces de bregar cuesta arriba. En la hora en que sobrarán los generales, queremos que sus nombres y sus afanes queden en estas páginas como placas duraderas en la memoria de todo Ñuble.

5


I.

La Demanda aRegional emand

L D 6


da

Quinchamalí. Artes, Letras, Sociedad

La Vendimia. Óleo de Jorge Chávez Dailhé. Hotel Isabel Riquelme Chillán.

Regional 7


C hillán Me persigue

Sergio Hernández

Me persigue Chillán por todas partes, remecida uva sol; plácida plaza viene conmigo desde siempre arenal de la patria. Chillán es lo que tengo y eso es bastante. Para tan grande sed que ando trayendo no hay otro cántaro que valga; para tanto cansancio acumulado no hay otra almohada. Chillán fue mi principio, fue mi mañana; lámpara verdadera nunca se apaga.

8


QuinchamalĂ­. Artes, Letras, Sociedad

9


10


Quinchamalí. Artes, Letras, Sociedad

Identidad histórica y cultural de Ñuble dr.

Alejandro Witker

Taller de Cultura Regional UBB

A

spira Ñuble a ser región con sólidos fundamentos históricos y culturales. A lo largo de la historia, la sociedad ñublensina ha demostrado temple y capacidad para sobrepasarse a terribles tragedias. Su principal centro urbano fue destruido cuatro veces por terribles catástrofes; de esas pruebas salió airosa y fue capaz de mostrar lo que hoy día puede observarse en su territorio: centros urbanos que progresan, agricultura que se renueva y una vida cultural que reconoce el país entero. El destino quiso que en Ñuble nacieran las tres figuras cumbres de nuestras Fuerzas Armadas: O’Higgins, Prat y Merino Benítez; no sólo ellos dieron gloria a las armas de la Patria, son numerosos los héroes que han dejado sus nombres en nuestra historia. En las puertas del Regimiento están inscritas sus hazañas en la Guerra del Pacífico. Cinco premios nacionales han sido reconocidos en las artes y en las letras: Marta Brunet, Marta Colvin, Claudio Arrau, Mariano Latorre y Nicanor Parra. Junto a ellos el desfile de talentos es muy largo: Ramón Vinay, Violeta Parra, Juvenal Hernández, Josué Smith Solar, David Benavente, Tomás Lago, Hernán Gazmuri, Pacheco Altamirano, Tito Davison; para señalar sólo algunos. La artesanía, el folclore, los deportes huasos, son manifestaciones vigorosas que también registran laureles nacionales. Un club deportivo centenario ha conquistado el mayor espacio del fútbol nacional y su estadio destaca por una convocatoria numerosa y civilizada.

11


Ñuble no sólo es cuna de grandes figuras de la historia y la cultura, es escenario actual de pujantes manifestaciones en música, teatro, letras y plástica. Una nueva hornada de valores muestra que este venero de Ñuble es inagotable para las creaciones del espíritu. En Chillán, el diario La Discusión, el segundo más antiguo de Chile, con tres Premios Nacionales de Periodismo en su acervo, es un ejemplo de heroísmo periodístico provinciano, es un faro y registro de la memoria de nuestra gente.

Ñuble tiene pasado, presente y futuro como fundamento de sus aspiraciones. Porque hemos hecho historia grande y cultura con brillo en el país, necesitamos un nuevo escenario institucional para desplegar nuestras potencialidades y sueños. Los escritores y artistas de Ñuble apoyamos la demanda por Ñuble Región”.

Intervención ante las Comisiones Unidas de Gobierno y Regionalización del Senado y la Cámara de Diputados (Valparaíso, 13-XII-2006).

En la economía, los antiguos vinos del Itata irrumpen en los mercados internacionales, también la carne, la fruta y las hortalizas.

Ramón Vinay y Claudio Arrau. Archivo El Mercurio, Santiago.

12


Quinchamalí. Artes, Letras, Sociedad

Coronel Pedro Lagos Marchant (1832-1884).

Arturo Prat Chacón (1848-1879).

Marta Colvin Andrade (1907-1995), escultora chilena. Premio Nacional de Arte (1970).

13

Arturo Merino Benítez (1888-1970).


Por qué

Ñuble Región Hoy Ñuble Región está en el corazón y en la mente de su gente e hijos de esta tierra, ya que desde cualquier parte del mundo donde se encuentren, han apoyado positivamente y siempre han deseado parabienes al trabajo realizado.

Hérex Fuentes Mardones Presidente de Ñuble Región

14


Quinchamalí. Artes, Letras, Sociedad

ñ

uble Región es una entidad social que lleva más de 18 años de trabajo y lucha para convertir nuestra histórica provincia agroalimentaria, cuna de héroes y de artistas, en una nueva región para un mayor progreso, crecimiento, desarrollo y mejor calidad de vida para todos sus habitantes.

Esta cuenca del Valle del Itata, como es sabido desde antaño, posee una identidad natural por su historia, su gente, sus comidas, el arte, las letras, la música, por sus riquezas naturales como lo son sus bellos paisajes; y fundamentalmente por sus tradiciones. El proyecto Ñuble Región, es un hito en desarrollo. Su importancia radica en la búsqueda de una mayor descentralización de los poderes políticos y administrativos, los poderes hacia afuera, no todos en la misma ciudad capital. Apunta a ser un hito de justicia, pues las 21 comunas durante años no han sido foco de desarrollo debido al centralismo de Santiago y del gran Concepción. Con nuestro proyecto hecho realidad, vamos a potenciar esencialmente estas comunas, en especial a las más pequeñas y deprimidas económicamente; así podrán dejar de ser aldeas dentro de su propio territorio. Derechamente estas comunas van a existir efectivamente y van a estar de manera incuestionable en el mapa como centros de desarrollo en la nueva región, en sus tres territorios: Valle del Itata, Punilla y Digüillín. Por otro lado, no ha sido fácil vencer y atravesar la barrera del escepticismo y renuncia de muchos y muchas que no han creído que Ñuble pueda ser una nueva región. Estoy convencido de que tenemos miles de razones para serlo, pues no debemos olvidar que somos la cuna de la historia y de la cultura (artistas) de nuestro país. Cabe considerar, eso sí, que aún existen personas que nos miran extrañados, con incredibilidad, pero seguiremos adelante con mucha valentía y vigor, lo que a través del tiempo nos ha caracterizado a los ñublensinos, somos fuertes y aguerridos (como ejemplo, tenemos a diversos antecesores). Hoy vemos este proyecto con mucha fuerza y vigor, un proyecto de ley redactado y que está caminando al parlamento, donde se discuten las 15


leyes de nuestra Nación y República. Nos queda después hacer el lobby suficiente para contar con los cuatros séptimos de ambas cámaras, es decir, 69 diputados y 22 senadores. Recalcamos que no fue menor presentar a la Presidenta más de 86.000 firmas de la ciudadanía de Ñuble, el 20 de agosto de 2014; en ellas vemos la expresión clara del pueblo. El tremendo y vigoroso apoyo de los 21 alcaldes de Ñuble, en sus concejos municipales, subvenciones, letreros, propaganda y en la marcha ante la Presidenta de la República, Michelle Bachelet Jeria, el día de la celebración del natalicio 237º de Bernardo O’Higgins, fue fundamental en los pasos definitivos de Ñuble Región. Lo mismo han realizado nuestros 128 concejales, los 8 parlamentarios de la zona y los 6 consejeros de Ñuble en la región del Biobío, al igual que todos los dirigentes sociales, deportivos de todas las comunas, que han estado con la “camiseta de Ñuble Región”.

Hoy Ñuble Región está en el corazón y en la mente de su gente e hijos de esta tierra, ya que desde cualquier parte del mundo donde se encuentren, han apoyado positivamente y siempre han deseado parabienes al trabajo realizado. Agradezco infinitamente a todos los amigos y amigas profesionales que están trabajando en las 9 comisiones de trabajo al interior del Comité Pro-Región Ñuble: periodistas, medios de comunicación social, abogados, profesores (as), trabajadoras (res) sociales, ingenieros, contadores, estudiantes universitarios, colegios profesionales, universidades, institutos profesionales, centros de formación técnica, colegios, liceos y escuelas, cineastas, productores, músicos, artistas, pintores, historiadores, fotógrafos, empresarios, comerciantes establecidos, arquitectos, cooperativas, corporaciones, sindicatos, Central de Trabajadores, obreros, campesinos, artesanos, pescadores, técnicos turísticos, niños, jóvenes y adultos mayores y finalmente al Directorio; y yo,

como presidente, solamente he dirigido y guiado los destinos y pasos de Ñuble Región; los que verdaderamente han trabajado han sido cada uno de ellos. Las razones y fundamentos para ser región son infinitas. Dentro de las más relevantes mencionaré: - Por su población: según el nuevo censo ésta debe ser cercana a los 500 mil habitantes, pues con ella se transforma en una gran potencialidad económica. - Por su territorialidad: con una superficie de 13.178 km2 de cordillera a mar con escasa conectividad vial, se hace necesario la pavimentación de Chillán a Yungay, a Cobquecura y a Coelemu por vía Portezuelo-Trehuaco. Con la nueva región será una gran oportunidad de inversión, lo mismo será en su proyectada carretera costera y precordillerana. - Sólo con la nueva región, podemos revertir la extrema pobreza, cesantía y la falta

Herex Fuentes, Víctor Muñoz Salinas, Esteban Valenzuela y Eduardo Irribarra.

16


Quinchamalí. Artes, Letras, Sociedad

de inversión social, ésta traerá consigo una mayor participación ciudadana, mayor difusión y desarrollo del turismo y la cultura en nuestra zona: un nuevo puerto en Buchupureo, corredor bioceánico (paso fronterizo por San Fabián - Los Tábanos con Vaca Lafquén - Las Ovejas), un ferrocarril a Santiago en menos de 4 horas, nuevas formas energéticas (geotérmica, solar, mareomotriz), un nuevo aeropuerto en Ñuble y en la región de corte internacional. Por otra parte sólo como región podemos hacer frente a la gran sequía en nuestra zona, con inversiones como: 1. El Punilla (San Fabián, para 118 mil ha, Coihueco, Ñiquén, San Carlos, y San Fabián). 2. Esperanza (río Chillán para regar 12.000 ha). 3. Niblinto (en el Valle de Cato, Coihueco, 15.000 ha). 4. Lonquén: (río Lonquén en Llohué 2.500 ha). 6. Changaral- Quilmo y Ránquil: (unas 8.000 ha). 7. El Kayser, en la comuna de Coihueco.

Gobernadora de Ñuble Lorena Vera Arriagada, intendente regional Rodrigo Díaz, presidente de Ñuble Región Herex Fuentes.

Cabe mencionar que la descentralización es un traspaso de poder, eso es lo que buscamos hace años, pues yo creo que estamos preparados para administrar económica y políticamente nuestra nueva región. Esta descentralización debe reforzar los principios fundamentales democráticos del Estado, consagrados en nuestra constitución política. La nueva región del Ñuble, en mi opinión, debe estar centrada en las personas, en la mejora de su calidad de vida, en la superación de índices negativos que

17

no la dejan avanzar, por eso que ésta debe ser una región modelo en administración moderna, con mayor poderío en la toma de decisiones, en otras palabras, como ya se dijo, el poder debe estar repartido hacia afuera, la implementación de esta nueva acción debiera dar señales de ello, especialmente las seremis y direcciones regionales. Por último, será una región que brindará grandes oportunidades de vida a los nuevos profesionales que emerjan con tezón en rica zona territorial, pues seguirá siendo la “cuna de grandes”…


Para la historia de Ñuble Región: La incertidumbre de una difícil agenda y la dinámica de una gestión de bien público Carlos René Ibacache Corporación Ñuble 21

18


Quinchamalí. Artes, Letras, Sociedad

P

onerse en el caso de los pioneros del proyecto de Ñuble Región, es pensar de inmediato, que cada uno de ellos manejaba muchas ideas, que para su concreción debían en primer lugar ordenarlas y discutirlas y luego, sin más aliento que la convicción que cada uno se había formulado, enfrentar el compromiso de salir adelante, superando los sacrificios que tal ideario de bien público ameritaba.

La tercera razón es el turismo y las posibilidades que éste tiene, considerando la especial circunstancia de que Ñuble es una provincia de mar y cordillera, pues, entre ambos límites está emplazada. Un importante número de monumentos nacionales, integrado por edificios que tienen esa calificación, enorgullecen a los ñublensinos, no obstante los numerosos terremotos, que le han sacudido. Y con respecto, a la cordillera de los Andes y sus Termas Minerales, con su propia historia, constituyen un atractivo de resonancia mundial. Y en cuanto al mar, tenemos en Cobquecura una respuesta, para quienes se interesan por sus playas y su lobería. El escritor y novelista Mariano Latorre, nacido allí, escribió Chile país de rincones. Precisamente, don Mariano, desde ese lugar, observando la provincia, le dio ese nombre a su libro. Ñuble, entre su mar y su cordillera, está lleno de “rincones” para nuestros visitantes, cada uno de los cuales ofrece un especial ambiente, que se consideran fundamentales a la hora de pensar en Ñuble como una especie de imponderable explotación turística.

Desde sus inicios, el primer problema debía ser, fortalecer un plan creíble, con objetivos claros, fáciles de entender y con un realismo formal y verdadero, que alejara cualquier duda, de que estábamos generando utopías e ilusiones, que costaría mucho transformar en realidades. El ejemplo de Valdivia nos sirvió de referente al comienzo y nos dio la pauta para comprobar la odisea con la cual nos estábamos comprometiendo. La Región de los Ríos, llevaba ya más de 20 años luchando, cuando en 1997 nosotros estábamos comenzando. Evidentemente invitamos a sus dirigentes, quienes respondieron a nuestros requerimientos, trayéndonos su testimonio, cuando ya estaban muy cerca de llegar a la meta, respuesta que le agradecimos al presidente de ese comité, don Gustavo Berger, alcalde de Valdivia entonces y hoy diputado por la misma provincia.

Realidad agropecuaria, legado histórico y cultural y posibilidades turísticas, son, pues, nuestros grandes respaldos que fortalecen nuestro proyecto de Ñuble Región.

Sirvieron mucho esas experiencias, donde quedó claro que lo más importante, era conquistar el apoyo de toda la provincia, es decir, organizar jornadas de convencimiento a nivel comunal y provincial. Esa debía ser una actividad que debía tener prioridad en este ajetreo. Esa sugerencia fue acogida por este comité, preocupación que fue vital en la actividad de los primeros directivos. La idea básica era generar y mantener vigente la idea del proyecto, fortaleciéndolo cada día con nuevas sugerencias y realizaciones. Otra de las más importantes, fue comprometer a los partidos políticos y sus representantes en el parlamento y en los municipios. A los colegios profesionales y a las universidades y de ahí a cuanta organización acreditara su existencia y su trayectoria de servicio público. Lo que se estaba poniendo en práctica, era la solicitud de un apoyo transversal al proyecto.

Es evidente que quienes generaron la idea de transformar Ñuble en región, no sólo tienen el mérito de haber ganado nuestra actitud, sino también se han ganado un lugar en la historia de esta gestión político-administrativa nacional. La historia de esta gestión comienza así: el domingo 18 de mayo de 1997, se reunieron en la Gobernación de Ñuble, un grupo de vecinos de Chillán y Chillán Viejo, para examinar las posibilidades de una idea que estaba transformando en preocupación. Para ver qué se podía hacer con esta idea “Ñuble debe ser Región” este grupo de soñadores, representantes de entidades gremiales y sociales, junto con otro grupo de gestores intelectuales de corporaciones y consejos de Adelanto y Desarrollo de Chillán y Chillán Viejo, después de plantearse frente al tema que los convocaba, eligieron la siguiente directiva encabezándola con el texto del certificado que la oficializa con la Personalidad Jurídica, que definitivamente acreditará todas las directivas siguientes, que le siguen:

Ese comportamiento hizo posible que en cada elección, donde se solicitaba el voto popular, se estableciera una relación transversal con ellos, comprometiéndolos con el proyecto de Ñuble Región, haciéndolos participes de esta aspiración ñublensina.

Reinaldo Espinoza, Herex Fuentes, José Badilla, Jorge Castillo. Cuatro presidentes de Ñuble Región, todos sus aportes se suman al éxito.

19


I. MUNICIPALIDAD DE CHILLÁN. CERTIFICADO DE PERSONALIDAD JURÍDICA N°610/ El Secretario Municipal que suscribe, certifica que con fecha 06 de Agosto de 1997 fue depositada en esta Secretaría de carácter funcional, COMITÉ PRO REGIÓN ÑUBLE, cuyos integrantes del directorio provisional son los siguientes: - PRESIDENTE : Reinaldo Espinoza Rodríguez, C.I. 4.263.123-3 - SECRETARIO : Florencio López Leal, C.I. 4.970.695-2 - TESORERO : Andrés Castillo Gajardo, C.I. 3.123.580-4 - DIRECTORES : Gabriel Weitzel Trincado, C.I. 4.644.626-7 : Aquiles Blu Quezada, C.I. 2.582.635-3 Actuó como ministro de fe en la asamblea constitutiva que se realizó el día 30 de julio de 1997, a las 16:00 horas, en Arauco N°641, la Sra. Mabel Ferrada Fuentealba, Directora de Desarrollo Comunitario (s) de la I. Municipalidad de Chillán, designado para este efecto por Decreto Alcaldicio N°1.430 de fecha 26 de Octubre de 1995. El depósito del Acta Constitutiva la realizó el Sr. Reinaldo Espinoza Rodríguez, C. de I. N°4.263.123-3, domiciliada en Arauco N°641-B, de la Comuna de Chillán. Se extiende el presente certificado de acuerdo a lo dispuesto en el artículo 7° de la Ley N°19.418. VASCO SEPÚLVEDA LANDEROS Técnico en Administración Pública Secretario Municipal

Directivas de Ñuble Región por año 1997-1999

Presidente

: Reinaldo Espinoza Rodríguez

1999-2006

Presidente Secretario Tesorero Director

: José Badilla Cassuni : Sergio Huepe García : Juan Aguilera Lobos : René Viveros Laxague

2005-2007

Presidente Secretario Tesorero Directores

: Gabriel Weitzel Trincado : Juan Aguilera Lobos : Juan Bustamante Urrejola : René Viveros Laxague y Sergio Huepe García

2007-2009 Presidente : Jorge Castillo Gajardo Vicepresidente : José Badilla Cassuni Secretario General : Juan Aguilera Lobos Director : Gabriel Weitzel Trincado y Carmen Guíñez (secretaria de actas) Directores : Hérex Fuentes Mardones (tesorero), Andrés Castillo, Carlos René Ibacache, Juan López Navarrete, René Vivero Laxague y Lucy Castillo Gajardo 2009-2011 Presidente : Jorge Castillo Gajardo Secretario General : Juan Aguilera Lobos Secretaria de actas : Carmen Guíñez Quilodrán Tesorero : Hérex Fuentes Mardones Directores : Carlos René Ibacache, Juan López, Lucy Castillo, Krysler Monrroy, Luis Bustamante, Juan Montecinos y René Viveros 2011-2014

Presidente Secretario Tesorero Directores

: Hérex Fuentes Mardones : Juan López Navarrete : Juan Montecinos Henríquez : Lucy Castillo Gajardo, Víctor Muñoz Salinas y Luis Bustamante Lagos

2014-2017

Presidente Secretario Tesorero Directores

: Hérex Fuentes Mardones : Juan López Navarrete : Eduardo Irribarra Irribarren : Margarita Castillo Gajardo, Víctor Muñoz Salinas y Luis Bustamante Lagos

Nota: Cuando se eligió el primer directorio, crónicas calificadas señalan que se encontraban presentes en esa reunión, los diputados Isidoro Tohá, Rosauro Martínez, el alcalde de Chillán Aldo Bernucci, el senador Mario Ríos y el expresidente del Comité Nueva Región Valdivia, Raúl Basso, varios empresarios chillanenses y varios académicos.

20


Quinchamalí. Artes, Letras, Sociedad

¿Q ¿Qué

región?

ofrece

Ñuble

de habernos escuchado, valía la pena proseguir con nuestra campaña, que ya tenía 15 años. Él contestó: “Sí, deben continuar, porque tienen buenas razones para conseguir lo que quieren”.

a la comunidad nacional para ser

Es una pregunta que con maliciosa intención hacen los detractores de este proyecto, estimando que no son aportes significativos los que Ñuble aporta. Derechamente y para entrar en el tema de inmediato, la provincia de Ñuble es una potencia agrícola. Para nadie en Ñuble es una novedad, que existe definida vocación productiva, representada por los agricultores, que conocen muy bien este rubro; junto a la ganadería y a la pesca, es el gran motor de la economía. Es evidente, sin embargo, que la potencialidad que Ñuble manifiesta históricamente, va mucho más allá de la fuerza agropecuaria y de su capacidad para obtener recursos. Precisamente esta capacidad, es la que sustenta la gran diferencia con su inclusión en la Región del Biobío.

Una de las muchas sugerencias que necesitábamos resolver, era hacer el informe de factibilidad del proyecto, para eso se necesitaba un dinero que no teníamos. Es necesario acudir a la Presidencia, para que a través de la Subdere, se consiguiera eso. Allí interviene el presidente Piñera, y a través de la Subdere, ganó la licitación la Universidad de Concepción. El 4 de marzo de 2014 conocimos el Informe. Intensa, dinámica y confrontacional, esta presentación aclaró muchas dudas y permitió refrendar muchas de las aspiraciones de los partidarios del proyecto. Apreciamos la proyección que éste tiene en la mentalidad colectiva y las razones por las cuales la idea se posicionó definitivamente, pensando que después de esta instancia, el proyecto se traslada al ámbito político, donde otras variables comienzan a intervenir.

Una segunda realidad que fortalece su proyecto de regionalizarse, es su legado histórico y cultural, que le ha dado el título de tierras de héroes y artistas. En ambas instancias, tiene representantes de nivel local, muchos de los cuales tienen proyección mundial reconocida. Si pretendiéramos anotar en esta crónica sus nombres, ocuparíamos un espacio mayor del comprometido para esta crónica.

Casi un año después, supimos que el proyecto debería ahora ser revisado y estudiado por el Consejo Regional. En este proceso está en los días en que estoy elaborando este informe, febrero de 2015. Finalmente el consejo aprobó por amplia mayoría el proyecto.

Por lo tanto, en la línea de los héroes, sólo nos basta mencionar al Padre de la Patria, don Bernardo O’Higgins, a lo héroes navales Arturo Prat y el sargento Juan de Dios Aldea y al gran Comandante de la Aviación chilena y creador de la Fuerza Aérea, Arturo Merino Benítez.

Mucho antes de esta fecha, en la medianía del 2014, el comité tuvo la oportunidad de realizar una consulta ciudadana, con las firmas de las personas entrevistadas. Se realizó la consulta a toda la provincia. Fue un arduo compromiso que con la ayuda de muchas personas se pudo hacer. La idea era prepararle a la presidenta Michelle Bachelet un informe sobre la base de las carpetas, teniendo las fichas firmadas y mostrárselas y entregarle las cifras a la mandataria. Al respecto, quiero contar una anécdota, que muestra, de algún modo, las dificultades que tuvo que enfrentar este compromiso. Tenía yo una carpeta y me quedaba sólo una ficha por llenar. Ya había conseguido 99 firmas. ¿A quién le pido que me firme la N°100? De repente apareció un varón en mi camino. Le dije alegremente, después de haberle dicho de qué se trataba: “usted va a tener el privilegio de cerrar esta carpeta, dando con su firma su apoyo a Ñuble Región”. Yo – me contestó- no voy a firmar ese documento, porque ese proyecto no me gusta. “Lo considero un disparate”. Y me dio razones tan disparatadas, que opté por callarme. Ninguna razón que yo le di, la aceptó. En ese instante pasó por mi lado otro vecino y él se llevó el honor de cerrar mi carpeta. Le dije al detractor: “Usted es el uno por ciento”. En verdad, las firmas fueron un éxito rotundo. Cuando creíamos que 50.000 era una cifra utópica, al final fueron 86.000.

En la línea de los artistas, esta es larguísima. Como ejemplo, aquí tenemos en la literatura a Nicanor Parra; en la escultura, a Marta Colvin; en la música, a Claudio Arrau y a Ramón Vinay, pianista y cantante lírico, respectivamente; en la pintura, a Arturo Pacheco Altamirano; en la música folclórica a Violeta Parra. Cuando se habla de las dos Martas, surge el nombre de Marta Brunet, la novelista. Sólo son estos siete nombres de los cien que tengo a mi alcance. Cuando nos percatamos de esto, le encontramos razón a un periodista santiaguino, que cuando vino a Chillán, calificó a nuestra ciudad como la “Atenas del sur de Chile”. Tal calificación se la debemos a Guillermo Labarca. Paralelamente se le pidió a las municipalidades, cuyos alcaldes se unieron a través de una directiva, colaboración económica, para que el comité financiara una serie de gastos que su funcionamiento requería. Asimismo, que ellos movilizaran también en sus comunas la formación de comités y pusieran en práctica cualquier medio de difusión, respaldando la campaña en pro del proyecto, iniciativa que podría realizar una comisión de personas con capacidad creativa. Así fue como comenzaron las actividades difusoras en los medios de locomoción colectiva, urbana e interurbana, frases de divulgación en letreros colocados en el camino de entrada y salida de las comunas, propaganda difusora en quioscos públicos, donde se venden diarios y revistas, etc., etc.

Ese 20 de agosto, en el desfile del aniversario del natalicio del Padre de la Patria, los 21 alcaldes de Ñuble desfilaron frente a la presidenta, que pudo constatar por qué hubo tantas firmas de apoyo en la consulta. Los 18 años han transcurrido, han constituido una experiencia inolvidable de vida y esperanza, donde los protagonistas han vivido momentos muy gratos e ingratos. Gratos, cuando advirtieron que sus esfuerzos eran bien comprendidos y evaluados por la ciudadanía, especialmente aquella que estimulaba y acompañaba, en primer lugar los medios masivos de comunicación social, las autoridades que siempre mantuvieron abiertas las puertas de sus oficinas, para escuchar y atender. E ingratos, cuando aparecían los críticos, los agoreros, los que bajaban el ánimo a los que vibraban con la idea, a los pesimistas y a los que incomodaban con sus lamentables argumentos, entre otros, de ser ejecutivos de este proyecto, personas de avanzada edad. Momentos muy ingratos se vivieron, cuando hubo que crear una Comisión de ética para sancionar a quienes equivocaron el camino correcto de los procedimientos.

Al mismo tiempo que esto se activa, el Comité Ñuble Región realizaba diversos tipos de eventos, entre los cuales figuraban conferencias, foros, seminarios, conversatorios, todos destinados a enriquecer las reuniones semanales, que nunca dejaron de hacerse. También hubo encuentros deportivos y generosos lienzos, colocados en los estadios, promoviendo la creación de Ñuble Región. Los clubes deportivos organizaron competencias, disputando la Copa Ñuble Región, que ya tenía su himno para cantarlo en las ceremonias oficiales, himno escrito y cantado por la socia Lucy Castillo. Posteriormente, surgió el compositor Miguel Barriga, quien con el apoyo del Comité, está buscando músicos para componer una serie de canciones de Ñuble Región, que incluirá la creación del tema musical, el posterior videoclip.

La mayoría satisfacciones vividas, fue cuando cada uno de los candidatos presidenciales primero y electos después, contribuyeron con su palabra y con su acción a ponderar el proyecto y anunciar su aprobación en el momento que corresponda. Los últimos sucesos de aprobación, culminaron en el Consejo Regional de Gobierno, cuando por amplia mayoría, conquistó los votos institucionales.

Los presidentes de Chile, también cumplieron momentos de conversación con dirigentes del comité, desde el presidente Aylwin hasta la presidenta Bachelet. Anoto una anécdota con el candidato en campaña, don Eduardo Frei Ruiz-Tagle, quien, comprometido con el centro cultural “Luis Gómez Catalán” fue invitado a un diálogo con personeros gremiales y políticos de Chillán, en su sede. Me tocó moderar esa conversación, a petición de los socios, quienes hicieron variadas preguntas, todas contestadas con buen humor por el invitado. Cuando ya estábamos terminando, le pregunté si después

Ahora esperamos los votos del Parlamento, tan pronto la presidenta le entregue el proyecto para su consideración. Y ojalá, antes que el año termine, aplaudir el esfuerzo de 18 años. 21


Bulnes: capital del Diguillín

José Antonio Soto

Profesor de Historia Instituto O’Higginiano de Ñuble

22


Quinchamalí. Artes, Letras, Sociedad

L

a comuna de Bulnes, limitante por el norte con Chillán y Chillán Viejo, al este con San Ignacio y El Carmen, al oeste con Quillón y al sur con Pemuco, remonta sus antecedentes históricos a la época de la Conquista, cuando se entregaron en encomienda los lebos (comunidades indígenas) de Tolmillán y Lobolián (actual territorio de Bulnes), al soldado español Ortuño Jiménez de Vertendona, quien fuera uno de los fundadores de Concepción, junto a Pedro de Valdivia, en 1550. Tiempo después, los devenires de la presencia hispana en esta parte del Reino de Chile y la resistencia del pueblo Mapuche al sur del río Biobío, permitieron que estos espacios fuesen poblados más densamente, dando origen a villas y luego ciudades. En este proceso se funda Chillán (1580), punto estratégico para la defensa y soporte logístico de Concepción, así como la partida de las expediciones que intentaban dominar la Araucanía. Aquello eventualmente permitió el surgimiento de caseríos y guarniciones menores en la ruta al sur, cuyo término era la ciudad de Los Ángeles (fundada en 1739), villa que marcaba el fin del Camino Real a la Frontera y del real dominio hispano en esta parte del reino. A orillas de esta ruta colonial, nació el caserío de Larke, donde se asentaron misioneros franciscanos, encargados de evangelizar a los naturales que poblaban estas comarcas y atender las necesidades espirituales de los criollos instalados aquí. Siendo reconocida ya la “Villa de la Santa Cruz de Larqui” desde fines del siglo XVIII y la figura religiosa del “Señor de Larqui” (actualmente conservado como reliquia en la parroquia local), conocido por sus milagros, dicho poblado evoluciona de acuerdo al ritmo de la política y economía que le fueron propios a Chile mientras se hacía la transición de colonia española a república independiente, así es que, durante las campañas de la Patria Vieja, particularmente cuando se pone sitio a Chillán, una firme guarnición realista, las fuerzas patriotas de la división comandada por Bernardo O’Higgins se vieron enfrentadas a los defensores del rey en las inmediaciones del “Vado del Larqui”, el 20 de junio de 1813. El 17 de octubre, aquel mismo año, el Libertador se convierte en héroe indiscutido, al salvar a su tropa en la batalla del “Paso de El Roble” y derrotar al contingente enemigo, todo esto dentro de los términos comunales que hoy corresponden a Bulnes. En época republicana alcanzará el título de Villa de la Santa Cruz de Bulnes (1839), ya reconstruida y trasladada de ubicación, pues el devastador terremoto del 20 de febrero de 1835 obligaría, por la magnitud del daño y el trauma en los habitantes, a buscar un nuevo emplazamiento en el lugar actual. Andando el tiempo, Bulnes comenzaría a concentrar actividades económicas como la industria vinculada al agro y el comercio, potenciada luego por el ferrocarril, siendo fundamentales en el desarrollo comunal. Finalmente es declarada ciudad en 1887. Sin embargo, al separarse de Departamento de Chillán, fue cabecera departamental (Depar-

23


Francisco Heytmanek Pászthory (1923 - 2007), gran forjador del proyecto hidráulico Laja-Diguillín.

24


Quinchamalí. Artes, Letras, Sociedad

tamento de Bulnes) desde 1884, administrando las subdelegaciones de: 1ª. Bulnes; 2ª. Santa Clara; 3ª. Agua Buena; 4ª. San Javier; 5ª. San Miguel; 6ª. San Ignacio y 7ª. Coltón. Al crearse la Municipalidad de San Ignacio, en 1891, quedan a su cargo las subdelegaciones de San Ignacio, San Miguel y San Javier. Para el año 1927, el Departamento de Bulnes tenía bajo su administración a las comunas de Bulnes, San Ignacio y Quillón, esta última había sido hasta ese año Subdelegación del Departamento de Puchacay, con cabecera en Florida. El 24 de enero de 1939, otra vez la naturaleza presentaría sus tér-

minos a los tenaces ocupantes del territorio de Ñuble, con un terremoto que ha sido de los más destructivos con registro en la Zona Central de Chile. Este fenómeno natural hizo perder gran parte de la infraestructura productiva y administrativa de la comuna, siendo muy lenta la recuperación, pues a la sazón, el mundo entraba ese mismo año en la Segunda Guerra Mundial, con el consiguiente colapso económico global, resultado del cambio de prioridades comerciales para las grandes potencias, que antes adquirían la producción agrícola chilena, parte de la cual se producía en esta zona. A partir de 1974, con la reformulación político-administrativa del país y el trazado de nuevas uni-

dades de administración territorial, Bulnes pierde su rol administrativo al desaparecer su antiguo departamento, siendo absorbida esta facultad con la centralización que se le otorga a Chillán como cabecera de provincia. Aun así, Bulnes ha seguido buscando el desarrollo y progreso, como también el bienestar y oportunidades para sus habitantes, sin desatender las perspectivas de superación que presenta la reestructuración de los espacios regionales, del modo que ocurre en la actualidad. Con esto en cuenta y el excelente posicionamiento espacial de la comuna como punto centralizador de flujos económicos y actividades productivas en el área sur de la Provincia de Ñuble, gracias a su conexión directa con la Ruta 5 Sur, la red ferroviaria, Ruta 148 a Concepción y proximidad con la Autopista del Itata, sumando a ello el potencial industrial y los recursos humanos propios de Bulnes, es lógico y legítimo que esta comuna sea capital de la Provincia del Diguillín, en la futura Región de Ñuble, siendo el eje administrativo de un conjunto de comunas que desean y merecen más autonomía en la gestión de recursos, mayores opciones para desarrollarse y aspirar con propiedad al próspero porvenir de quienes residen en su territorio.

María Luisa Oviedo, famosa cultivadora de Camelias y el alcalde de Bulnes Ernesto Sánchez Fuentes.

25


Q

uirihue, capital del Itata

Quirihue es una voz ancestral, vinculada a la cultura del pueblo mapuche. Diversos significados se le han dado a lo largo de nuestra corta historia, si tomamos como referencia la cronología establecida desde la llegada de los españoles bajo las órdenes de Diego de Almagro (1536) y luego la de Pedro de Valdivia, al Valle del Mapocho en 1540. Quirihue, “lugar de ortigas”, nos indican las crónicas de la colonia escritas por el historiador militar Vicente Carvallo y Goyeneche; Quirihue, “lugar de zorros”, lo que ha quedado registrado en uno de los escudos que detentó la ciudad hasta los años 70, cuando dicho emblema heráldico pasó a retiro, siendo reemplazado por el actual escudo y que define actualmente lo que podría ser lo más cercano a nuestra identidad ciudadana y por extensión la de nuestra comuna. Richard Irribarra Ramírez

Alcalde Ilustre Municipalidad de Quirihue

26


Q

Quinchamalí. Artes, Letras, Sociedad

uirihue, fundada el 17 de enero de 1749 bajo la denominación de Villa San Antonio Abad de Quirihue por don Domingo Ortiz de Rozas, quien fue conocido como el Conde de Poblaciones, actualmente es conocida como una ciudad pujante, capital de la comuna del mismo nombre y cuyos límites son al norte la provincia de Cauquenes, al oeste la comuna de Cobquecura, al sur las comunas de Trehuaco y Portezuelo y al este la comuna de Ninhue. Ostenta la villa de Quirihue el título de ciudad desde el 10 de octubre de 1870, concedido durante la administración del Presidente José Joaquín Pérez Mascayano, lo que le ratificó su condición de centro político administrativo del extenso territorio del Itata y que desde 1600, durante la época de la conquista, mantiene por su situación geográfica una estratégica ubicación al norte del río Itata, emplazada en las faldas del legendario cerro Coiquén, próximo a las cabeceras de las comunas del Cobquecura, Ninhue, Portezuelo, San Nicolás, Trehuaco, Coelemu y Ñipas, ciudades que conforman el territorio denominado actualmente como Valle del Itata y que se proyectan como centros urbanos de la futura provincia del Itata en la Región del Ñuble. Esta tierra definida como “Lugar de Vientos” lleva en su esencia el haber sido cuna de destacados personajes de nuestra historia regional y nacional y tierra de hechos notables, donde el tránsito de militares, comerciantes, investigadores y viajeros han dejado una huella poco estudiada para el resguardo de nuestra memoria colectiva, la que se ha enmarcado en estudios que no ha logrado indagar en nuestro pasado prehispánico, salvo investigaciones muy específicas publicadas en revistas y memorias de título sólo disponibles para tesistas e investigadores. El territorio al norte del río Itata, desde tiempos de la conquista, ha sido testigo de hazañas que han dado origen a leyendas y tradiciones, muchas de las cuales para la gran mayoría de los habitantes de estas tierras son completamente desconocidas y que han sido recopiladas en diversas publicaciones de la prensa regional. Un ejemplo de ello es la transcripción de una antigua leyenda del cerro Coiquén, realizada por el fraile Honorio Aguilera Chávez (OFM) aparecida en un reportaje a dos páginas dedicado a Quirihue y publicado junto a otros artículos sobre “La señorial Quirihue”, aparecido en los diarios La Discusión de Chillán y La Patria de Concepción del 17 de enero de 1949, con ocasión del Bicentenario de la fundación de Quirihue (1749-1949). La necesidad de organizar el poblamiento al norte del Biobío -en la línea de frontera con el pueblo araucano- y la existencia del Camino Real o de la Frontera en el tramo de Quirihue, pasando por la Villa de Coelemu y por Tomé para llegar a la capital

27


“Junto adonde con recio movimiento baja de un monte Itata caudaloso atravesando aquel umbroso asiento con sesgo curso, grave y espacioso; los árboles provocan a contento, el viento sopla allí más amoroso burlando con las tiernas florecillas rojas, azules, blancas y amarillas….”.

del Reyno de Chile, hizo necesario que prontamente las autoridades asumieran una tarea encaminada a poner orden y tranquilidad en el territorio, en una época donde la población vivía dispersa en las diversas estancias del Itata, concurriendo a la villas sólo durante las fiestas religiosas o por necesidad de acceder a servicios de escribanía u otros de naturaleza jurídica. La existencia de una alta población donde coexisten naturales y españoles es una realidad de la época y ha dejado como herencia a nuestra actual sociedad una toponimia predominantemente originada en las lenguas de los pueblos originarios que conformaron el poblamiento de las actuales comunas que dieron vida al corregimiento de Itata, y cuya capital fue la villa de San Antonio Abad de Quirihue, desde el siglo XVIII. Así, por ejemplo, tenemos territorios como Menque, Ranguelmo, Coelemu, Mela, Puhaún, CoiCoi, Ñipas, Ranquíl, Leuque, Quilpolemu, Trehuaco, Chudal, Rentocura o Rotancura, Taihuen o Talhuan, Trancoyán, Manquimiliu, Palén, Chinguilemu, Quitripín, Huallipen, Llaipén, Maitenco, Puralihue, Toquihua, Conuco, Reinobellen o Reinohuelén, Cobquecura, Ninhue, Colmuyague, Quiñecaven, Nogueche, Taucú, Buchupureo, Mangarral, Lonquén, Pangue, Panguilemu, Coyanco, Chequén, Concuyo, Coipín, sólo por nombrar algunos.

Desde tiempos del antiguo Corregimiento del Itata -luego siendo Partido del Itata-, la Villa de San Antonio Abad, emplazada en terrenos que fueron parte de la antigua estancia de Quirihue, durante el siglo XVIII fue descrita como un lugar donde los viajeros pernoctaban y renovaban sus cabalgaduras. Bajo esa simple fórmula ha sido conocido y explicado el origen de nuestra ciudad por cronistas e historiadores, delimitando sus inicios sólo a ser considerada un terminal de jornada para los viajeros. Hoy, los estudios y la lectura de diversos documentos de la administración pública nos revelan que Quirihue no sólo ha sido un lugar de paso o de descanso. Desde tiempos de los corregidores, ha sido un centro de administración del territorio del Itata, ejerciendo una gran influencia para el desarrollo social y cultural de la región, donde han surgido diversos manifiestos y posiciones sobre temas como la educación, la vida política del país, la cultura y la defensa de sus personajes como el capitán Arturo Prat, quien fuera presentado a Chile como el “Comandante Maulino de la Esmeralda”. Recordemos que nuestra ciudad de Quirihue, siendo capital de Itata, logró concretar la instalación y el reconocimiento de Chile, erigiendo en

Estas tierras que conformaron el devenir del Itata y cuya traducción se puede entender como “región de buenos pastos” o “tierra de pastoreo”, fueron parte de la extensa jurisdicción del cacique Maulén y, para nuestro conocimiento, están descritas en el canto XXII de la obra épica La Araucana de Alonso de Ercilla, quien señala:

28


Quinchamalí. Artes, Letras, Sociedad

su plaza mayor la primera estatua en homenaje a Prat y su tripulación, esto al año siguiente de la Gesta de Iquique, en 1880.

ban en las mismas casas de las haciendas del Departamento, las que vienen, junto con las escuelas urbanas, a reemplazar el servicio de educación impartido por los curas en las capillas y parroquias de las villas del Itata, esto hasta cerca de 1835.

Ha sido Quirihue, cuna de grandes hombres y ciudad que ha crecido bajo la mirada atenta de sus autoridades, con una vida social interesante, producto de elementos como, por ejemplo, la presencia de una economía pujante, donde la antigua Villa de San Antonio Abad cambiará su jerarquía pasando a detentar el título de ciudad, en 1870. Ello genera nuevos desafíos, mayor presencia y reconocimiento en el territorio de Itata, así como poder de decisión y participación de la vida social. Quizás este período es muy significativo y se verá atenuado sólo por los sucesos de la guerra del Pacífico, donde la contingencia bélica obligó a muchos hijos de esta tierra a marchar a las campañas militares. Muchos no volvieron y los que los hicieron, llegaron con las esperanzas de reencontrarse con sus seres queridos, retomar el trabajo en sus heredades y llenos de laureles como héroes de la nación, lo que a algunos les sirvió de ascenso social y de sustento para iniciarse en la vida pública.

II

nstalación de la

Sociedad

trucción en Itata (septiembre de

de la

1876)

Ins-

Fue a fines del siglo XIX cuando un connotado vecino de nuestra ciudad escribe en un periódico local un interesante artículo, que da cuenta del interés por que en nuestra zona de Itata se formara una escuela de artes y oficios. Además señala que nuestro departamento necesita urgente una escuela superior y una educación más conforme con la producción y nuestro comercio. Abogaba además por la necesidad de instalar una biblioteca y museo natural. La Sociedad de la Instrucción en Quirihue tenía entre sus filas a Juan de Dios Contreras, abuelo del famoso escritor Francisco Contreras Valenzuela, a Juan Ignacio León y al Gobernador de Itata Antonio Sanguesa (diario La Semecracía, 23 de septiembre de 1876).

Todo indica que los mejores tiempos de luces y progreso se inician durante la época de los decenios presidenciales hasta los tiempos del Centenario de la Independencia, los que podrían ser considerados como punto de referencia para llegar a lo que se podría denominar el “Renacimiento Itateño”, con una ciudad en desarrollo, consolidada administrativamente, muy vinculada a la provincia de Cauquenes con telégrafo, iluminación en torno a su centro cívico, recova de activa vida económica, vías de comunicación hacia Cauquenes, San Carlos, Coelemu, Tomé y Concepción. En los últimos años del siglo XIX se crea el Juzgado de Letras de Itata (fundado el 22 de febrero de 1876), y la Notaría y Conservador de Itata (1876), y se instalan en la ciudad las oficinas del Registro Civil e Identificación y la Tesorería Departamental. También, entra en operaciones el Correo (Servicio Postal),se abre una sucursal del Banco de Talca, Caja Nacional de Ahorros, servicios de abogados y una gama amplia de tiendas comerciales, panaderías, talabarterías, fábrica de carrocerías, bodegas de frutos del país, cuatro boticas (de Martín Boedecker, Narciso Espinoza; Wenceslao Fuentealba Molina y Aurelio Monsalve), carnicerías, cigarrerías, un hotel, dos imprentas, una matrona y un médico, ocho molinos (de los cuales tres estaban en la ciudad). Es necesario señalar la existencia de la cárcel de Quirihue, que tiene sus orígenes en tiempos de su fundación en 1749, al igual que su edificio de cabildo o casa consistorial, y el templo católico.

LL

a prensa escrita de Itata

En el plano de la información, es destacable la presencia de diversos periódicos, más de 10. Todos reflejan la vida social de la gente de Quirihue y de Itata, donde de su lectura podemos conocer diversos temas de interés comercial, de literatura, política y de la vida social y el pensamiento. Queda de manifiesto en estos textos informativos y literarios las variadas temáticas, el nivel cultural y de instrucción que poseían numerosos vecinos de nuestra ciudad, así como también parte importante de la cultura cívica y de la economía del territorio.

PP

oblación de

Quirihue

- Siglo XVIII 6.000 habitantes (se refiere a la población urbana y rural del Corregimiento). - Censo 1813: 7.034 habitantes (población urbana y rural del Partido del Itata). - 1850: 2.018 habitantes. - 1875: 2164 habitantes. - 1885: 2.854 habitantes. Hacia 1913, Quirihue tenía una población cercana a los 4.000 habitantes y administrativamente el Departamento de Itata se dividía en 14 subdelegaciones, siendo algunas de ellas Lonquén, Trehuaco, Portezuelo, Ninhue, Pocillas Buchupureo, Cobquecura y Colmuyao. Es importante señalar que algunas de estas subdelegaciones tenían municipalidad.

El desarrollo social y cultural da cuenta de la existencia de dos escuelas superiores de Itata, donde se podía dar continuidad de estudios una vez cursados los cursos respectivos en las escuelas elementales del Departamento, las cuales se instalan a mediados del siglo XIX. Existían además las rurales, que funciona-

Hacia 1910 el Departamento de Itata contaba con una población de 39.787 habitantes distribuidos en una superficie de 2.300 km2.

29


Richard Irribarra Ramírez, alcalde de Quirihue, frente al edificio municipal.

EE

l departamento de Itata

rrollaron actividades comerciales y profesionales en la capital de Itata, incluso pasando a ser vecinos de la ciudad, adquiriendo propiedades y formando familias que pasarán a desarrollar importantes e influyentes roles en la ciudad durante inicios del siglo XX y que sólo con el terremoto de 1939 se retiran o vuelven a sus zonas al norte del Itata. Tal es el caso de familias León, Bustos, Solar, Henríquez, Pinochet, Lavín, Ramírez de Arellano, entre otras.

Antes del año 1826 el Departamento de Itata pertenecía a la Intendencia de Concepción. Luego formó parte de la Provincia del Maule. Así fue hasta que pasó a formar parte de la Provincia de Ñuble, de acuerdo al DFL Nº 8582, del 30 de diciembre de 1927, durante la administración de Carlos Ibáñez del Campo. En esa época, los límites del departamento eran: al norte con el Departamento de Cauquenes, al oeste con el océano Pacífico, al este con el Departamento de San Carlos y al sur con el río Itata y el Departamento de Coelemu, ciudad que desde mediados del siglo XIX dejó de ser cabecera de su departamento, siendo reemplazado en su administración por Tomé, con categoría de puerto comercial (Coelemu y Tomé poseen municipalidad desde el año 1891).

La actividad comercial está asociada a la agricultura, la producción de ganado ovino, la confección de alfarería, tejidos para el uso de los estancieros y el comercio de productos vitivinícolas (frutos del país). Durante los primeros años del siglo XX, se genera un incremento paulatino del comercio con Coelemu y el puerto de Tomé, que fuera capital del Departamento desde 1850. Es importante considerar que no obstante lo anterior, existe una importante actividad económica con la costa de Itata a través del puerto de Buchupureo, punto de embarque de cereales, vinos y del ingreso de mercaderías diversas tanto para el comercio como para el abastecimiento de las

Quirihue, con una larga tradición política y administrativa, generaba una importante presencia en la sociedad penquista, y a la vez no se desprendía de su relación con la sociedad maulina, principalmente de sus vecinos de Cauquenes, varios de los cuales desa30


Quinchamalí. Artes, Letras, Sociedad

PP

casas patronales del Departamento de Itata. Se sabe que dicho puerto inició sus operaciones hacia el año 1880 y que tenía en ese entonces tres bodegas, un desembarcadero y que existían dos astilleros, uno de los cuales mantenía oficinas comerciales en Quirihue. Hacia el año 1910, ambos astilleros continuaban los trabajos de fabricación de lanchas.

CC

omunicaciones entre

Quirihue

ersonajes

Quirihuanos:

un aporte a

la cultura y al desarrollo de Ñuble y Chile

Desde tiempos de la colonia, pasando por los años de la independencia y la república hasta nuestros días, nuestra historia está grabada en los nombres de hombres y mujeres que de diversa manera, sea por nacimiento o por haberse avecindado en nuestras tierras, han sido en mayor o menor grado llamados a ser hijos de estas tierras de Itata. Entre estos podemos señalar los nombres de:

y las

ciudades vecinas

Camino a San Carlos En un boletín de la A.A.S. (Asociación Automovilística de Santiago) del año 1925, se lee: “el viaje a San Carlos se hace saliendo por la avenida del Cementerio, pasando por Llohue para cruzar el puente sobre el río Lonquén, para seguir a Torrecillas y desde ahí ingresar al Departamento de San Carlos”.

Conquista - Fermín Francisco Carvajal Vargas y Alarcón, Conde del Castillejo, Correo mayor de Indias, Alcalde de Lima y Primer Duque de San Carlos. - Carlos Adriano Carvajal Vargas y Alarcón. Fue nombrado Conde de Montes de Oro y Caballero de la Orden de Santiago, alcalde ordinario de la ciudad de la Concepción. - Tomás de Roa y Alarcón, Obispo de la Concepción.

Camino a Coelemu La ruta avanza desde la ciudad de Quirihue rumbo a Vegas Verdes, Palén, Quilpolemu, el puente sobre el río Lonquén a la altura de Trehuaco, y posteriormente el puente de madera sobre el rio Itata para llegar a Coelemu.

Colonia e Independencia - Vicente Benavides Llano.

Ruta a Portezuelo Desde Quirihue a Trehuaco, para seguir rumbo a Leuque, pasando por las casas patronales, rumbo a Torreón, luego Chudal para llegar a Portezuelo.

República - Leopoldo Turenne. - Arturo Prat. - Pantaleón Cortés Gallardo. - Agustín Moulet Ambrossi (francés avecindado en Quirihue). - Martín Bodecker Görk. - Víctor Lama Miranda. Fundador Partido Radical de Quirihue. - José del Carmen Campos Galván. - Juan de Dios León Bravo. Director Hospital de Quirihue (1909). - Francisco Contreras Valenzuela (escritor y

Ruta a Chillán Si bien no era una ruta muy usada, considerando que la ciudad de Quirihue era parte del Maule y por ende tenía más contacto con las ciudades de Cauquenes, Talca, Coelemu y Tomé, de igual forma existía una ruta vía Torrecillas, desde donde se continuaba rumbo al sur hasta llegar a Panguilemu, luego rumbo a las Lajuelas, Dadinco, para cruzar el Ñuble y luego llegar a Chillán.

Alcalde Irribarra recorre feria costumbrista.

31


poeta de reconocido prestigio internacional). - Lucrecia León Bravo. Madre de Claudio Arrau León. - Carlos Montané Castro (diputado por San Carlos e Itata). - Tomás Irribarra Poblete (gobernador de Quirihue). - Pedro Poblete Vera (intendente de Ñuble). - Vicente Bustos Pérez (destacado profesor, autor de textos escolares). - Benjamín Miranda Irribarra (sacerdote y director Seminario Metropolitano de la Santísima Concepción). - Diocles Miranda Irribarra (sacerdote, párroco de Quirihue, San Nicolás y de Cobquecura). - Eloy Parra Irribarra (sacerdote). - Tomás Irribarra de la Torre (regidor, alcalde y ex diputado por San Carlos e Itata). - Zulema Seguel Salvo (antropóloga e investigadora social).

desde sus orígenes en una casa arrendada. Entre sus socios fundadores estaban Manuel Ramírez de Arellano, José del Carmen Campos, Pedro Concha, Sixto Fernández, Antenor Concha, Juan de la Cruz León, Juan de Dios León, Manuel Salvo, Narciso Urrutia, Wenceslao Fuentealba, Luis Lamas, Arturo Fuentealba, Emilio Varas, Eduardo Letelier, Moisés Irribarra, Arístides Campos, Rosauro Pradenas, Martín Bodecker, Carlos Maira, Luis Vera, Juan Antonio Fernández, entre otros. El club tenía, como sede social, un horario de funcionamiento que se extendía desde las 8:00 a.m. hasta las 00:30 horas, donde se podía jugar naipes, póker, rocambor, julepe, billar y dominó, entre otros. El club tenía administrador, obtuvo su personalidad jurídica en el año 1907, varias veces cambió su sede hasta llegar a estar en su terreno definitivo en la calle Independencia con la esquina de J. J. Pérez. Su presencia en la ciudad fue hasta los primeros años de la década de los 70.

VV

ida social: el Club Social de Quirihue

Esta institución, fundada el 24 de junio de 1899, es la organización social ciudadana más antigua de la cual tenemos registros documentados. Funcionó

en

P

Primer Monumento a Prat fue alzado Quirihue Nuestro héroe naval, que vio la luz por primera

Pedro Poblete Vera: desde Quirihue, un intendente para Ñuble Nació en 1904 en la ciudad de Quirihue, don Pedro Poblete Vera. Hijo de un albañil y de una dueña de casa quien luego de haber estudiado en su pueblo natal, pasó a Chillán. Continuó su educación en la Escuela Normal de Victoria, para recibirse de profesor, ejerciendo en las ciudades de Quirihue, Tomé, Concepción y Chillán. Desde siempre fue su pasión estar en contacto con la comunidad y el servicio público se transformó en su opción de vida. Diversos cargos ocupó en el gobierno, desde el año 1939 hasta 1941 fue intendente de Ñuble y le correspondió asumir la catástrofe que trajo consigo el terremoto de 1939, coordinando junto a las autoridades militares de Chillán los primeros auxilios. Se encontraba en Cobquecura, junto al gobernador de Itata, Tomás Irribarra Poblete en una jornada de trabajo cuando se produjo el terremoto. Don Pedro Poblete Vera fue además consejero de la Corporación de Reconstrucción y Auxilio, luego Ministro de Tierras y Colonización, director de la Escuela Industrial de Chillán y posteriormente fue elegido diputado por los Departamentos de Chillán, Bulnes y Yungay, en representación del Partido Socialista. Falleció en 1960.

32


Quinchamalí. Artes, Letras, Sociedad

vez en la casa patronal de San Agustín de Puñual en abril de 1848 y que fuera llamado a la inmortalidad cuando recibió su bautizo de fuego en la gloriosa Esmeralda aquel 21 de mayo de 1879, junto a su tripulación ha sido reconocido por la historia como hijo de esta tierra de Itata.

de la época: “en seis carretas llegaron hasta Quirihue, procedentes de la estación de Chillán, los 45 bultos con las piezas del monumento a Prat”. El traslado desde Chillán fue encomendando al vecino de nuestra ciudad don Javier Codina, quien era además en esos años dueño de la hacienda de San Agustín de Puñual.

La noticia llegó a Cauquenes por telégrafo, cuatro días después del combate y luego a Quirihue, desde donde se agilizaron las gestiones para dilucidar el origen de Prat y su relación con nuestra zona, cuando se daban diversas versiones de su nacimiento.

Fue el 19 de noviembre de 1880, luego de un Te Deum celebrado a las 15:00 horas en el templo parroquial de Quirihue al que asistieron las autoridades y la comunidad, que se procedió a develar el busto de Prat y las placas que conforman la obra artística.

Fueron connotados vecinos de nuestra ciudad y de Cauquenes quienes sin demora concurrieron hasta Ninhue para verificar la veracidad del nacimiento de Prat y despejar toda duda sobre el origen del héroe.

Desde esa fecha y como una tradición, nuestras autoridades han depositado a los pies del monumento sus ofrendas florales en el centro de la Plaza Mayor de nuestra ciudad como símbolo imperecedero de la digna actitud del pueblo itateño, que reconoce en la figura de Prat a uno de sus hijos predilectos, así como el valor, la voluntad y espíritu de servicio por amor a la Patria.

Las autoridades de la Provincia del Maule asumen rápidamente los sucesos de Iquique y se organizan para nombrar una Comisión Pro Monumento a Prat, integrada por connotados vecinos de los Departamentos de Cauquenes y Quirihue, y donde se acuerda considerar a Benjamín Vicuña Mackenna, destacado intelectual e historiador de nuestra nación, como Presidente de dicha Comisión.

Hoy nuestra comunidad, sus escuelas, profesores y autoridades han heredado el honor de haber sido los primeros en nuestra Patria en hacer justicia reconociendo en el mármol, e invitando a nuestros conciudadanos a perpetuar la obra de un gigante que junto a su tripulación, dio su vida por resguardar nuestra nación y su soberanía.

Fue el propio Benjamín Vicuña Mackenna quien sugirió, en carta dirigida a su amigo Leopoldo Turenne, médico de Cauquenes avecindado en Quirihue, la idea de concretar el erigir un monumento “digno de los habitantes de Itata” en la plaza de armas de la ciudad de Quirihue.

Quirihue hoy crece con mejores oportunidades, asumiendo y recuperando el protagonismo que tuvo en el pasado, a pasos agigantados recuperando su vida cultural y social. Las heridas dejadas tras el terremoto del año 2010, han dado un nuevo impulso al desarrollo urbano de la ciudad, a pesar del traumático escenario que dejó a más de la mitad de la ciudad con sus antiguas casas de adobe por el suelo, con un dolor de ver perdido lugares muy importantes y pintorescos, como su antiguo templo católico y las casas de fachada continua en sus calles y avenida principal, símbolos de un pasado de esplendor y de sueños que hoy renacen con nuevas posibilidades; sin dejar de lado la esencia de nuestra historia, que hoy reclama ser la capital de provincia, un derecho que le fue arrebatado como centro político administrativo, heredado desde tiempos de la conquista y que marcaba la vida agrícola, social y económica al norte del Itata.

La Municipalidad de Quirihue, una vez conocida la opinión del destacado intelectual, acordó en sesión de fecha 3 de julio de 1879, llevar a cabo las gestiones necesarias para “alzar una estatua de Prat mediante erogación popular”. Esto, siendo alcalde de la ciudad don José Mercedes Parra. La obra artística fue seleccionada sobre la base de varias ofertas de artistas de connotado prestigio nacional, dejándose como la elegida la presentada por Miguel Blanco, quien ofreció un busto del héroe en mármol de Carrara (famoso mármol que lleva el nombre de una ciudad de Italia por su origen) Si bien el proceso de gestación del monumento se inició a mediados del año 1879, no se logró concretar hasta el año siguiente por una serie de situaciones, entre ellas la propia guerra, lo que se sumó a las condiciones del tiempo, con un invierno muy lluvioso, que impidió inaugurar el monumento durante las Fiestas de la Patria, el 18 de septiembre de 1880.

Hoy su actual administración municipal busca y tiene por desafío dar cuenta de su pasado y de su proyección dentro del contexto del territorio invocando el presente, el trabajo y el progreso de una comunidad que anhela servir en beneficio de todo el territorio de Itata, ayudando a devolver lo mucho que hemos recibido, sin ser indiferentes con el desarrollo de nuestros coterráneos, trabajando para que los nuevos tiempos no nos sorprendan, sumando nuestro esfuerzo al de aquellos que también, como nosotros, buscan el bienestar colectivo de este hermoso territorio de Ñuble.

Fue el 5 de noviembre cuando finalmente llegan desde la estación de ferrocarriles de Chillán, procedentes de Santiago, las piezas que darían vida al primer monumento que viera Chile en honor al insigne capitán y a su tripulación inmortal inmolada en la rada de Iquique. Señalan las crónicas de la prensa

33


C

Los fundamentos de

oelemu

Bernardo Paredes Profesor de Historia

34


Quinchamalí. Artes, Letras, Sociedad

A A

ntecedentes históricos

La zona interior costera de la provincia, fue poblada por el pueblo Mapuche, sus comarcas se encontraban limitadas por el norte con el río Itata, lo que queda demostrado debido a los nombres en Mapudungun que tienen varias localidades de este extenso territorio. Ejemplo de ello son: Coelemu, Pangue, Meipo, Ranguelmo, Guarilihue, Checura, Tubul, Caravanchel, entre otros. Esto constituye un pasado glorioso e intenso en relación a los pueblos originarios que habitaron la parte sur oeste de Ñuble. El cacique Lautaro (Traro calvo), héroe guerrero mapuche en la época de la conquista española, fue originario del sector ribereño del Itata. En 1750 se funda la ciudad con el nombre de “Villa de Jesús de Coelemu” por el Gobernador Domingo Ortiz de Rozas a orillas de los ríos Itata y el estero Coelemu. Su economía está orientada principalmente al sector forestal, agrícola y vitivinícola. En idioma mapudungun, la palabra Coelemu se compone de “Koa” (lechuza) y “lemu” (bosque) cuya significación deriva entonces en “Bosques donde abundan lechuzas” e Itata cuyo significado es Pastoreo Abundante. La comuna se encuentra ubicada en la vertiente occidental de la Cordillera de la Costa, presentando características de clima templado cálido de tipo mediterráneo con veranos secos, calurosos e inviernos fríos, lluviosos. La vegetación natural es de pastizales siempre verdes, matorrales tupidos, quebradas vírgenes y frondosas con árboles nativos, lunares de agua dulce, vertientes generosas, que últimamente se han visto desplazadas por plantaciones de pinos o eucaliptus, lo que acarrea una serie de inconvenientes al respecto. Diversas comunidades constituyen la comuna y permiten variadas actividades productivas y culturales: - Guarilihue: poblado con identidad propia, el valle de Guarilihue fue tierra del cacique llamado Guarilongo dominando un amplio abrupto y serpenteante lugar de difícil acceso con un rio que le cruza de sur a norte de aguas cristalinas senderos y quebradas abundante y frondosa vegetación, tierra muy fértil. Ubicado a 15 Km. Al sur este del área urbana, reconocida zona productora de viñedos. Limita con la comuna de Ranquil, Florida y Tomé. Los jesuitas se establecieron en esta localidad con un asentamiento ubicado en el fundo “La Palma”, plantando las primeras vides, conocida es la uva moscatel de Alejandría o Italia, produciendo el “vino de mejor calidad del Reino”, registrado en el documento “Viticultores Jesuitas en el obispado de Concepción”. Además, construyeron refugios; atendieron allí a los heridos y enfermos. Fue lugar de descanso de las huestes realistas. Aún existen bodegones con enormes murallones de adobe, tejas y palmeras; son fieles y mudos testigos de aquellos momentos. Hacemos notar que el año 1767 se hizo efectiva la expulsión de esta congregación del territorio. “Mira cómo cambia el sol ardiente Los colores se reflejan en el agua que se va… Este inmenso rio es el Itata, Y yo sigo aquí en la orilla sin poderte alcanzar, Hay algo que construir, hay algo que debe unir…

35


Vamos Coelemu, arriba tu gente, El agua nos llama a unir las historias…”

Magdalena, Checura, parte este, Tinajacura, Los Castaños, Huaro, sector sur, Tropezón, Tubul, sector sur-oeste. Caravanchel, Tropezón, Chorillos, más cercano a Coelemu.

(Extracto canción, “Puente viejo del Itata”. Autora: Gisela Hernández)

CC

- Ranguelmo: localidad de gran importancia en la comuna con una población principalmente ligada a la actividad forestal, con un pasado ferroviario y maderero tras la construcción del ramal Rucapequén - Coelemu - Concepción, adquirió mucha notoriedad, se constituye en punto de envió de los productos del Valle de Guarilihue y localidades interiores que originalmente transportaban sus productos a través de Caravanas de carretas siendo asaltados en distintos puntos de los pedregosos e intransitables caminos o huellas. El ferrocarril se constituyó en la solución óptima y transforma el desarrollo la forma de vida y consolida esta comunidad ubicada a 16 km. del área urbana comunal. Cuenta hoy con elementos urbanísticos y de servicio que permiten las comodidades y atenciones propias para una población que dependió de la Empresa Maderera Vigo y hoy es absorbida por empresas como Forestal León y Forestal Leonera.

onectividad

Además de contar con tecnología de punta, la comuna de Coelemu está conectada a través de diferentes carreteras y vías con las principales ciudades de la región, lo que constituye una gran fortaleza y ventaja respecto a otras comunidades vecinas. La Ruta del Conquistador une a Coelemu con la actual capital regional del Biobío, la ciudad de Concepción, y por el norte, Trehuaco, Quirihue, Cauquenes, Cobquecura, San Javier. Esta carretera es mejorada a partir del año 1985, fecha en que desaparece el ferrocarril. Otra ruta es la de Coelemu–Ranquil. Esta posibilita la conectividad con la capital provincial de Ñuble en forma óptima en tiempo y calidad de viaje. Valorada en términos de servicios sobre todo en el área de la salud, será el tiempo y la calidad del viaje que variará en relación a lo que significaba hacerlo por Vegas Verdes, además de la belleza del paisaje que es otro atractivo, bordeando el imponente río Itata que consolida aún más los lazos de identidad de la nueva provincia en la nueva Región de Ñuble. Se trabaja y espera concretar también la pavimentación o asfalto a las localidades costeras de Vegas de Itata–Perales, todo ello solicitado oportunamente a las respectivas instancias por la administración municipal que dirige el alcalde Alejandro Pedreros Urrutia y permitir potenciar y beneficiar la salida de productos del sector forestal, industrial maderero, agrícola, vitivinícola, servicios, comercio, pesca artesanal y deportiva. Importantes empresas como Forestal “León”, generadora de energía a través de biomasa, Forestal Leonera, Empresa Itata, Empresas “Guivar”, Forestal Las Pataguas, Forestal Viga, aserraderos y pequeñas empresas ligadas a esta área, permiten y determinan el quehacer económico de la comuna… Banco Estado cuenta con una oficina que atiende los requerimientos de nuestra población; se apoya con las Cajas Vecinas ubicadas en diferentes poblaciones y sectores de la comunidad. Coelemu alberga actualmente una población de 17.040 habitantes (8.538 hombres y 8.502 mujeres. Fuente INE), se proyecta para el año 2.020 a 17.300 habitantes. Cuenta con educación en todos sus niveles pre básico, básico y medio, con una población escolar contenida en 17 establecimientos municipales y 1 particular subvencionado, preuniversitarios, algunos centros de formación laboral, oficinas públicas, representaciones de diversas empresas y un atractivo y variado comercio que atiende y cubre las necesidades de su población. Una característica especial contiene la feria libre de los días martes, testimonio de encuentro y compartir de familias campesinas que tradicionalmente han adquirido allí sus productos tales como vestuario, herramientas, alimentos, insumos.

“Cierro los ojos y siento las voces hablar, Los niños, la gente mirando el surco del ramal, La vida que había en ese lugar… Son miles de historias que no volverán…” (Extracto canción, El Ramal; Autora: Gisela Hernández) - Vegas de Itata: se da cuenta según nuestra historia que el sector más antiguo de la comuna es esta localidad costera distante a unos 20 km. del área urbana, territorio donde habitaron indígenas, luego ruta de aventureros y los soldados españoles que se desplazaban en dirección al norte y que desembarcaban en el puerto de Talcahuano. En esta localidad funcionaron una serie de oficinas fiscales, entre ellas el primer registro civil del territorio; cuenta con antiguas construcciones, casonas, iglesias. Allí como legado se desarrolla la Fiesta Religiosa del Rosario; cuenta además con escuela, retén de Carabineros y un número importante de habitantes. En el Fundo Perales, más al sur, límite con Tomé se plantaron viñedos que permitieron una interesante producción de vinos y aguardientes de propiedad del Arzobispado de Concepción, administrado por los Jesuitas, allí se instalaron y posteriormente al abandonar dejaron en manos de lugareños, sus territorios y plantaciones, quienes cambiaron actividades productivas por granos y papas, posteriormente son plantaciones forestales que hoy cubren toda localidad sumando importantes territorios en el sector de la montaña, abarcando hasta el área urbana de la comuna… (lado oeste, sector alto Cordillera de la Costa). Posee una enorme y atractiva playa, muy concurrida por pescadores de la corvina y el lenguado entre otras especies, donde también se han organizado importantes competiciones de pesca deportiva a nivel regional y nacional. Otros importantes centros poblados son

36


Quinchamalí. Artes, Letras, Sociedad

Se agrega el intercambio de productos agropecuarios tanto en el sector de la ex estación de ferrocarriles como en la Plazoleta Gilberto Silva, zona norte de la ciudad, cercana al Puente Viejo sobre el río Itata, monumento arquitectónico nacional declarado el 13 de septiembre del año 1993, siendo alcalde de la comuna el recordado profesor Marcelo Díaz. Además fue declarado patrimonio comunal. Imperdible panorama para visitar. Es allí donde se comercializan principalmente granos, trigo, maíz, lentejas, porotos, papas, cultivados en la zona, como fiel testimonio del pasado granero que constituía todo este gran valle. La conectividad del puente carretero del Itata es hoy fundamental, en razón a la intercomuna gestada con el poblamiento de la ribera norte del Itata, población Hernán Brañas, Maitenco, Denecán, Trehuaco, donde habitan familias que son parte activa en la vida diaria de Coelemu, participando de actividades laborales, educacionales y de servicio. El servicio de ferrocarriles, vital en el siglo pasado para estas comunidades, inicio sus operaciones el año 1916, permitiendo más progreso y desarrollo a esta importante zona en el transporte de pasajeros y carga de comunidades interiores en la antigua división administrativa provincia del Maule tales como Trehuaco, Portezuelo, Quirihue, Ninhue y Cauquenes, que accedían a este servicio transportando sus granos, vinos y otros productos al puerto de Tomé para hacerlos llegar a destinos diversos tanto del país como del extranjero. La desaparición del ferrocarril hizo decaer la actividad productiva y de servicios ligada a la estación, un golpe duro para esta comunidad que mantenía una estrecha relación con el recinto ferroviario, paseo obligado de cada día. En el trayecto a Concepción notorio era el pasar en los túneles de Ranguelmo, Menque, Dichato y Tomé. En la década del 80, se inicia la construcción y se mejora en conectividad a través de la “Ruta del Conquistador” que une San Javier con Concepción, pasando por todas estas comunidades interiores conectados a través del imponente puente carretero sobre el río Itata, que inició su construcción el año 1972, quedando la obra interrumpida hasta 1985, cuando

definitivamente se entrega al servicio público. Se abre una nueva oportunidad de desarrollo aprovechada principalmente por empresas forestales madereras, de las comunidades al norte, que sacan sus productos a través de esta vía a los puertos de exportación como Lirquén, Talcahuano y San Vicente, en lo cual nuestra comuna sirve de centro de operaciones. Se instalan diversas empresas que permiten el despegue o desarrollo en la economía y calidad de vida local, pasando la acción laboral de ser campesinos con trabajo ocasional, a constituirse en trabajador forestal, con contrato y horario a cumplir según disposiciones legales. Hoy en día, Coelemu y los municipios del territorio interior apelan a las autoridades de los diferentes niveles para que se construya un nuevo puente sobre el río Itata, que posibilite la conectividad en el sector costero de la comuna, para potenciar el turismo y la actividad económica ligada a ello, además de descongestionar el flujo vehicular a través de la ruta El Conquistador en dirección a los puertos e incorporar en forma efectiva comunidades como Cobquecura, Trehuaco, Coelemu y Tomé a un atractivo panorama que ofrecen paradisiacos paisajes costeros, playas y lugares de encanto en ese especial sector de la nueva provincia. La comuna de Coelemu presenta un liderazgo importante desde su creación en la Asociación de Municipios del “Valle del Itata” con la participación de ediles de las comunas que le integran Trehuaco, Ránquil, Quirihue, Cobquecura, Ninhue, Quillón, Portezuelo y San Nicolás. De acuerdo a la división política administrativa del país establecida el año 1975, la Comuna de Coelemu pasó a ser parte de la Provincia de Ñuble en la VIII Región del Biobío. El desarrollo de los diversos acontecimientos de nuestra historia está ligada principalmente a la utilización de los recursos naturales renovables, materia prima que ha multiplicado la actividad económica, lo que sumado al importante apoyo social de los gobiernos han generado un significativo avance social y cultural de cada uno y una de sus habitantes, principalmente en los últimos años. Mención especial recae en autoridades edilicias que dejaron un legado de progreso y desarrollo en la comuna. Alcaldes como don Francisco Pino Medina,

Bernardo Paredes, locutor del programa “Plaza pública” de radio Contagio, en el dial 104.5 fm de Coelemu, con 18 años al aire, al servicio de la comunidad.

37


con el territorio ribereño del imponente rio, atractivo natural en verano donde se efectúa el importante festival “Rock in Rio Itata”, con presencia de bandas nacionales e internacionales agregamos a ello el atractivo panorama de actividades artísticas recreativas: Fiesta del Camarón (Vegas de Itata), Fiesta de la Vendimia (Guarilihue), Fiesta de la Tortilla (Magdalena), Fiesta del Pavo, del Conejo y del Chancho (Guarilihue), Semana Ranguelmina, Carnaval de Verano, Celebración Aniversario comunal entre otros. Existen diferentes instituciones que posibilitan el encuentro y la cordial convivencia entre sus integrantes: Club de Leones, Rotary Club, la sociedad “Los Bienhechores” creada en 1945, los “San Jueves”, entre otros. En materia deportiva, son muchos los testimonios que demuestran la presencia comunal en eventos competitivos de gran nivel nacional: en fútbol Anfa adulto, Coelemu fue campeón y representante de la región del Biobío en el nacional de Ancud el año 2006; en básquetbol a nivel de clubes como el “Libertad” y en selección destacando en el ámbito regional y provincial; en rugby, con participación en el campeonato regional con el Club Zorros de Coelemu, participante en la liga regional y Lobitas, equipo femenino del mismo deporte; en ciclismo versión BMX, tenemos presencia nacional en diferentes categorías infantiles; en moto enduro está consolidada la agrupación Sin Fronteras de Guarilihue, con competición regional y nacional de nivel, organizando actividades para diferentes categorías en las cancha muy bien habilitada del fundo Bularco, de propiedad del conocido agricultor y benefactor don Candelario Hinojosa. La organización e historia social deportiva se consolida en la vida de diferentes clubes comunales que con esfuerzo y tesón de sus socios y dirigentes posibilitaron la construcción de flamantes sedes sociales que hoy les cobijan; instituciones como el Deportivo Arturo Prat, Deportivo Libertad, Deportivo Ferroviario, Deportivo Ralco, Deportivo Guarilihue, Ranguelmo, además de clubes de Trehuaco, que se integran a la competencia Anfa local, entre otros. Necesario es también reconocer la labor de las diferentes iglesias que existen en la comunidad, muy especialmente en la Iglesia Católica; su aporte es intenso, permitiendo apoyo a la comunidad con el “Hogar de Ancianos Divina Providencia”, comedor parroquial, bajo su directa administración; la festividad religiosa de La Purísima, donde el día 8 de diciembre se celebra la fiesta de la patrona de la ciudad; miles de personas participan de una procesión que es marcada con cuadros escénicos de imágenes religiosas en diversos puntos de su recorrido, que se efectúa de norte a sur en la ciudad. La presencia de la Iglesia Católica está marcada en cada comunidad número de capillas a lo largo y ancho de la comuna. Además, se cuenta con la agrupación de Cuasimodistas, huasos montados y carruajes que salen a asistir a los enfermos, brindando un hermoso escenario a los visitantes y vecinos de la localidad. Las organizaciones voluntarias como Bomberos y Cruz Roja, con presencia en momentos de catástrofe en todo el territorio del Itata, además del liderazgo que marcan en este mismo.

Pequeña escultura en madera original del artesano Rómulo del Carmen Ulloa, llamado “Coelemito”, ícono de la comuna de Coelemu.

don Roberto Marcelo Díaz Rabanal, Juan Riquelme Venegas, Eugenia Romero Seguel, Laura Aravena Alarcón y actualmente Alejandro Pedreros Urrutia, ex director de área de Indap, hijo de este territorio, médico veterinario de profesión administra esta comuna desde el pasado mes de diciembre, desarrollando positivas acciones, que permiten crecimiento y desarrollo, que es lo que esta comunidad requiere, espera. La comuna es reconocida y valorada por todos quienes de una forma u otra le conocen o visitan, instituciones comunales trascienden fronteras para mostrar nuestra cultura e identidad. Importante es entonces el hacer de la Agrupación de Artesanos del Itata; diversidad de productos son expuestos a los visitantes en ferias y muestras en todo nivel, Agrupación Scouts Dr. Octavio Maira, Agrupación banda “Viejos Bronces” constituida por ex scouts, Agrupación y ballet folclórico “Villa Coelemu”, clubes de pesca y caza, organizadores de campeonatos nacionales y sectoriales de pesca deportiva, Club Libertad, Club Coelemu y Club Pleamar. La agrupación de Cuasimodistas, Club de Huasos con su medialuna sector norte de la ciudad, agrupación de cabalgatas “Los Buenos Amigos”, agrupaciones de mujeres tanto del área urbana como rural, red de mujeres dirigentes, organizaciones comunitarias, juntas de vecinos, la sociedad cultural “Carlos Oliver Schnaider”, Agrupación Literaria del Itata, Logia Enrique Pastor López, cada nombre de muchas de ellas demuestran la relación e identidad

38


Quinchamalí. Artes, Letras, Sociedad

El mundo evangélico tiene una presencia muy significativa; existen diferentes agrupaciones religiosas que atienden los requerimientos y necesidades espirituales de la gran cantidad de feligreses, tanto en área urbana como rural, efectuando importantes encuentros de nivel regional, nacional e internacional. Las iglesias evangélicas también desarrollan una actividad muy masiva a nivel comunal, con el desfile del día 19 de septiembre; allí recorren las calles de la ciudad miles de personas, marcando la adoración al padre celestial con instrumentos y cantos alusivos. Carabineros de Chile, con su presencia en nuestra comunidad a través de la Subcomisaría y unidades en sectores de Vegas de Itata y Guarilihue; se espera que en fecha pronta se suba a la categoría de Comisaría y pueda así hacer frente a las necesidades comunales actuales, con mayor dotación y recursos. El hospital de Coelemu, lleva el nombre del distinguido médico Eduardo Contreras Trabucco, quién por más 40 años sirvió en esta comunidad, ganándose el cariño y admiración de nuestra gente. Su hija, una gran embajadora de la comuna, la doctora Marcela Contreras es una profesional de prestigio internacional; ligada a la familia real en Inglaterra, asesora en áreas de salud a diversos ministerios en Latinoamérica. En el área comunicacional desde el año 1992, se cuenta con la radioemisora en señal f.m. radio Contagio (104.5 f.m.). Posteriormente se suma la emisora Montserrat (91.3 f.m.), además de radio Alondra f.m. (96.9 f.m.) y radio Valentina de Ranguelmo (107.3 f.m.). Se suma el canal de televisión comunal Itata Visión, señal 2 de Mundo Pacifico, cableoperador que atiende los requerimientos de esta comunidad desde hace ya varios años, permitiendo mayor entretención y cultura para nuestra comunidad. Agregamos a ello, las páginas sociales que son una efectiva acción comunicacional de las potencialidades y cultura local. En cuanto a la cultura, existe la Biblioteca Pública Virginio Arias, además las que existen en las unidades educativas respectivas, como Liceo Domingo Ortiz de Rozas, Escuela Villa Jesús, Escuela María Teresa Marchant, Escuela Francisco Pino Medina, Escuela Guarilihue Alto, Escuela Clementina Maureira de Ranguelmo, Centro de Formación Laboral de Carrizales. Colegio Santa Teresita. Se cuenta además con una efectiva atención a los preescolares con Escuelas de Lenguaje Sendero Mágico, Flor de jazmín, Disney School, etc. También la Fundación Integra y Junji cuenta con jardines como el Semillita del Itata, Jardín Coelemu, Centro Abierto Copihuito, entre otros. Además, cada establecimiento educacional en el último tiempo con recursos de la SEP (Subvención Escolar Preferencial) permite que en cada unidad escolar se cuente con orquestas musicales estudiantiles, bandas escolares, talleres deportivos, talleres de danzas, para que los alumnos y alumnas tengan una formación integral, con la atención de profesionales de reconocido prestigio a cargo de su formación. Cada año del Liceo Domingo Ortiz de Rozas, establecimiento de educación media de la comuna, egresa un importante número de jóvenes que llegan a prestigiosas casas de estudio de nivel superior, para

adquirir los conocimientos y transformarse en excelentes profesionales. Varios de ellos regresan a la comuna para entregar lo mejor de sí en áreas diversas tales como salud, educación y servicio público. Así mismo otra área del liceo local es la técnica, a la que accede un importante número de alumnos y alumnas, para capacitarse como Técnicos en Maderas, Electricidad, Secretariado, entre otros, insertándose con muy buenos resultados en el sector productivo. La región de Ñuble y Coelemu como capital de la Provincia del Itata (pastoreo abundante), constituyen no solo el suelo en que se está emplazado, sino que el producto de una intensa relación con su medio más inmediato, el río. Siendo también la expresión de sus organizaciones sociales, de los hombres y mujeres, de sus objetivos, de su capacidad de organización y concreción de las ideas comunes, una de sus grandes fortalezas junto a una creciente industrialización, al aumento de la actividad comercial y el mejoramiento de la conectividad vial e infraestructura urbana. Esto nos ha convertido en una ciudad pujante y la de mayor crecimiento y desarrollo en la zona interior de Ñuble. La concreción de esta gran idea ser región, de más de 20 años, será la gran posibilidad de que este territorio interior de Ñuble sea más y mejor considerado, atendido y beneficiado, permitiendo que cada habitante esté en igual condición que los del resto del país, con lo que se requiere y/o necesita para poder vivir mejor, apropiándonos debidamente de la ley que garantiza y adjudica ese y muchos otros derechos. Coelemu reúne todas las características para ser la gran capital provincial del Itata, hay mejor infraestructura, diseño, potencial. Para ese gran desafío estamos preparados; así lo entiende y anhela cada habitante de éste prospero territorio. Con Ñuble Región, Coelemu merece ser capital de la Provincia del Itata.

39


Margarita Letelier dirige demanda por La Punilla, propuesta que durante más de 30 años han sostenido los agricultores de San Carlos.

La agricultura en Ñuble y expectativas de una nueva región Carlos Smith C. Agricultor

Asociación de Agricultores de Ñuble

40


S

Quinchamalí. Artes, Letras, Sociedad

i bien los pueblos originarios del Chile actual no tenían una agricultura muy próspera, desde la colonización por los españoles, el territorio nacional fue desarrollando una vocación agrícola notable.

de Chillán”, debido a que los realistas estaban atrincherados en la ciudad durante la guerra de Independencia. En 1835 se produce nuevamente un gran terremoto en la zona, Chillán es completamente destruido y se proyecta reconstruirlo en sus límites actuales. En eso estaba esta ciudad, ya bastante próspera y moderna, con bellos edificios y gente disfrutando de la placidez de su clima, cuando en enero de 1939, nuevamente es tocada por un terremoto y su destrucción es total, generando mucha muerte, miseria y mucho atraso. Chillán y la provincia nuevamente se ponen de pie y comienza una nueva reconstrucción a partir de sus ruinas y esto, tanto en la ciudad como en sus pueblos y el mundo rural, que había perdido casi toda su infraestructura productiva.

Con la llegada de semillas de cereales, ganado bovino, lanar y equino, en los valles transversales del territorio desde lo que es hoy IV hasta VII región, los colonos llegados desde España encontraron una tierra fértil y un clima benigno para la producción agrícola. Chile pronto se transformó en un abastecedor de granos y carne salada para el reino de Perú y más tarde para los demás países del área Pacífico. En estas regiones, el Reino fue entregando merced de tierras a los personajes más influyentes y así se fueron generando grandes haciendas, ocupando una mano de obra obligada formada por los pueblos indígenas. La fertilidad de sus valles y la seguridad de su clima, permitió un desarrollo acelerado de la producción agrícola, muy superior al de la Madre Patria, trayendo gran prosperidad a los hacendados de la época. Todo esto llegaba hasta orillas del río Maule.

Chile y el mundo solidarizaron con el desastre de Chillán. Comenzó a llegar la ayuda y los sobrevivientes comenzaron a levantar lo destruido mientras en el viejo mundo se iniciaba, una vez más, la gran guerra. Con Chillán herido, el Estado de Chile y su presidente Pedro Aguirre Cerda reaccionan e intentan dar un mayor dinamismo a la economía y a la agricultura de la zona, históricamente atrasada por el empobrecimiento de sus múltiples destrucciones.

Más al sur, hasta las orillas del río Biobío, la colonización fue más lenta, de una parte por lo aguerrido de sus habitantes originales que no permitían el asentamiento de colonos, como además la distancia desde Santiago y la escasez de rutas para penetrar el territorio.

Se crea CORFO y comienza el desarrollo industrial del país: generación eléctrica con ENDESA, fundición de acero con CAP, telecomunicaciones con ENTEL. En el sector agrícola también se percibe ese dinamismo: se crea ECA (Empresa de Comercio Agrícola), cooperativas lecheras, IANSA para el azúcar, mataderos para la faena de ganado y muchos otros. Más tarde, Ñuble es favorecido con la construcción de una industria azucarera de IANSA en Cocharcas, la Cooperativa Vitivinícola VINEX, el matadero frigorífico SOCOAGRO, la Cooperativa Lechera Ñuble y otros.

Así, comenzaron a formarse las ciudades, primero en el borde costero (Concepción y Penco, Constitución), y hacia el interior Chillán, Cauquenes, Linares, Los Ángeles y otras más pequeñas, que debieron defenderse continuamente de los intentos de destrucción por los indígenas y otros movimientos: los terremotos. La entrega de merced de tierras en estas regiones al sur del Maule, se diferenció del norte por estar más subdivididas y son raras las grandes haciendas locales formadas en época de la colonia; Cucha-Cucha, Virguin, Zemita, Isla de Cato, Canteras, Los Tilos, El Roble, etc., son algunas excepciones en la zona. En general, desde un inicio, la tierra siempre estuvo muy sub-dividida y el campesinado se asentó en lo propio, construyendo viviendas definitivas. Hacia 1856, cuando se hizo el primer censo agropecuario del país, la ruralidad de Ñuble fue la zona con el mayor número de viviendas de adobe y teja, a diferencia de más al norte (Valles del Maipo, Aconcagua y Cachapoal), en donde en las grandes haciendas la construcción para el inquilinaje era solo de ramas, barro y paja. Más tarde, los agricultores más prósperos, producto del comercio con Concepción, Tomé y Talcahuano, donde se concentró la población, comenzaron a crecer por compras a sus vecinos hasta formar unidades productivas más importantes.

Finalizada la guerra, Chile es apadrinado por EEUU con su programa denominado Punto 4º. Dicho plan contemplaba poner a disposición de algunos países aliados, grupos multidisciplinarios de ingenieros y técnicos con el fin de levantar y tecnificar sus atrasadas economías. El Estado, a través del Ministerio de Agricultura, presentó a Ñuble como candidato, el que recién se levantaba de los daños del terremoto de 1939 y presentaba un gran atraso en su desarrollo agropecuario. Así, llegó a Chillán en los años 50, el proyecto denominado “Punto Cuarto” o Plan Chillán, y con él, un gran número de profesionales del agro, chilenos y norteamericanos, maquinarias, implementos y medios tecnológicos para impulsar el desarrollo regional. Se creó la Facultad de Agronomía de la Universidad de Concepción y la provincia entera empezó a revivir entorno a la agricultura y su renovado desarrollo. Había entusiasmo, confianza y muchas esperanzas puestas en lo que se comenzaba a hacer.

Chillán, capital de Ñuble fundada en 1580, crecía con dificultad. En 1655 sufre su primera destrucción a manos de la población Mapuche. Más tarde, en 1751, es nuevamente destruido por un terremoto. En agosto de 1813, lo que es hoy Chillán Viejo es saqueado y en parte destruido durante la batalla llamada “Sitio

Se crearon obras de riego menores, como tranques acumuladores (aún hoy en servicio), se hizo topografía y mejoras en canales de riego, se micro nivelaron campos, etc., todo esto con el fin de mejorar el riego en 41


la región y con ello tener una agricultura más prospera y más diversificada.

Se desarrolla el cultivo del maíz, con muy buenos resultados en la zona de San Carlos, Bulnes y Cato, y ello trae nuevas inversiones industriales para el secado y acopio de este grano. Copeval, Vitra, Coagra, Valdivia, son algunos ejemplos.

Muchos agricultores participaron y fueron permeables a este proyecto. Así, implementando las nuevas tecnologías traídas desde USA, comenzó la mecanización y aparecieron los primeros tractores, las traíllas, las niveladoras, máquinas sembradoras, etc. Se organizó un viaje a California, a través del cual muchos pioneros fueron a conocer de primera fuente la agricultura más moderna de la época. Conocieron la importancia del agua de riego para una agricultura segura y sustentable en el tiempo, el embalse y canalización de los ríos para poder disponer de agua segura en periodo estival.

En General Cruz, se instala una industria de origen belga-alemán, ORAFTI, para la obtención y producción de Inulina, un producto agroindustrial de alto valor para la industria alimentaria mundial y que se extrae de un nuevo cultivo instalado en la zona: la achicoria, que se cultiva con record de producción. El clima ha ido cambiando y los agricultores adaptando su sistema productivo a este cambio climático. La industria semillera comienza a interesarse en la zona… algunos agricultores emprendedores se atreven y prueban con éxito, así, otros se atreven a invertir y forman una empresa exportadora de semillas, CURIMAPU S.A., hoy de gran prestigio nacional e internacional, la que realiza contratos de multiplicación de semillas con agricultores locales, aumentando el valor de sus producciones por el mayor valor agregado de éstas, empleando una cantidad importante de jornales estacionales, los que en conjunto con las demás actividades agrícolas y frutícolas, mantiene mucha gente ocupada con empleos permanentes y temporales del mundo rural y del mundo urbano.

En aquella época, ya se sabía de las bondades que podría traer para la provincia embalsar nuestros ríos para asegurar el riego. El embalse La Punilla en el río Ñuble; el embalse Zapallar en el río Diguillín; el embalse El Kaiser en el río Chillán; el embalse en Coihueco; un canal para traer agua del río Laja hasta el río Diguillín etc. Los técnicos americanos le dejaron esa tarea al Estado de Chile que ya llevaba varias décadas discutiendo y aplazando el inicio de las obras. Durante la década del 60-70, de mucha convulsión política especialmente en el mundo rural -el que atrasado y descapitalizado es incapaz de entregar mejores condiciones de vida a sus habitantes y de abastecer de alimentos a la población urbana-, aparece el fantasma de la Reforma Agraria. Esta utópica experiencia termina por destruir nuestra precaria producción agrícola, regional y nacional, pero a su término, trae un recambio generacional y una modernización obligada por la crisis vivida.

Hoy la agricultura de Ñuble es un motor de desarrollo regional y es responsable de los bajos índices de desempleo y de una mejora sustancial en el nivel de vida de sus habitantes, rurales y urbanos. Pero los agricultores de Chile y los de Ñuble en particular, tenemos problemas graves y el Estado aún no ha captado la real importancia que el agua tiene para esta actividad. Qué tristeza para mi generación. Yo, con mis 58 años de vida, solo he visto construirse dos obras importantes para el regadío de la zona: el embalse Coihueco y el canal Laja-Diguillín. El resto sigue esperando y las autoridades discutiendo sobre los embalses: que si se hacen, que cómo se hacen, que quién los hace, que para qué los hacen. Ambas obras han sido un aporte incalculable en sus zonas de desarrollo.

A partir de los años 80, a Ñuble llegan las agro-inversiones. El plantel porcino Agrícola Chillán Viejo y más tarde, con la apertura de los mercados, toda una agroindustria para el proceso de frutas y hortalizas, como Frisac en San Carlos, Hortifrut, Alifrut, Agrícola Olmué y tantos otros, en Chillán. Desde 1985 en adelante, comienza una nueva etapa de desarrollo agrícola para la región. El mercado en evolución exige nuevos cultivos y productos, algunos agricultores viajan, aprenden, se atreven, y comienzan a desarrollar nuevas técnicas de producción y nuevos productos. Aparecen las frambuesas, que han sido un motor de desarrollo para la pequeña y mediana agricultura, los arándanos, generando importantes ingresos para quienes los producen y para quienes los cosechan, movilizando y ocupando gran cantidad de gente durante el periodo de cosecha; también los kiwis, las manzanas, las viñas (hoy aún algo atrasadas en la zona), y hoy, nuestra niña bonita en crecimiento, las cerezas.

En Coihueco, el embalse asegura el riego durante todo el periodo estival, permitiendo que la semilla que fue sembrada llegue a ser cosechada. Y en el área de influencia del canal Laja-Diguillín, la obra ha provocado una verdadera revolución verde con la aparición de modernas tecnologías de riego y cultivos de mayor rentabilidad, aparejado de un marcado dinamismo en las comunas aledañas. El atraso de esta obra, proyectada 60 años antes, es responsable de que hoy grandes sectores susceptibles de haber sido regados, se encuentren plantados por pinos y deslucidos eucaliptos.

También para la agricultura de cultivos las cosas cambian y mejoran. Con la tecnificación del riego y el uso de maquinaria de última generación, se alcanzan notables avances en la producción de remolacha, con rendimientos record en el mundo, mejoras en la producción de cereales, trigo, avena y cebada, y Ñuble se transforma en líder nacional de la producción de Trigo Candeal, con una calidad insospechada.

El embalse La Punilla sobre el río Ñuble, al oriente de San Fabián, es un proyecto maduro de más de 80 años y aún hoy, con todos los permisos y estudios de factibilidad aprobados, no logra poner su primera piedra. Esta reserva de agua permitiría asegurar el riego de más de 60.000 hectáreas en la zona de San Carlos, in42


Quinchamalí. Artes, Letras, Sociedad

cluso llevando agua a otros sectores del secano interior. Los agricultores de la provincia claman el inicio de esta obra y las demás que están en proyecto.

ciar en el más breve plazo el embalse de éstos y con ello aumentar y asegurar la capacidad de riego, habremos dado el gran paso. Aún hay grandes áreas de terrenos agrícolas que se podrían incorporar al desarrollo regional si pudieran contar con este valioso recurso. Y si, además, entendemos que es también la oportunidad de generar energía eléctrica limpia, Ñuble tendría asegurado el combustible de su futuro desarrollo.

Todo lo que la humanidad usa como alimento: el pan, el azúcar, el aceite, la carne, la leche, las frutas y verduras, todo es agua. Para quienes hemos asumido la tarea de producir alimentos desde la tierra y con ellos asegurar la alimentación de 7.000.000.000 habitantes, sabemos la importancia que el agua tiene en nuestra actividad y sufrimos permanentemente su escasez durante el periodo de riego.

El Estado de Chile debe asumir de una vez por todas la responsabilidad de construir o de hacer construir todos los embalses posibles, para riego y/o para generación eléctrica, asegurando el agua y la energía en cantidad y a un valor aceptable para mantener el dinamismo de la economía, ya que de lo contrario, “Chile potencia agroalimentaria” no será más que una linda frase de buenas intenciones y el éxodo rural hacia las ciudades terminará generando el colapso generalizado de éstas.

Este bien, el agua, está íntimamente ligado a nuestra agricultura desde hace más de 200 años, y es un insumo tan importante como la propia tierra, el tractor o la semilla. Sin él, no se puede garantizar que lo que fue sembrado será cosechado, sin él no podríamos asegurar la diversidad de cultivos que hoy exige la población urbana. Pero en Chile, el agua que sobra en los ríos durante el invierno, escasea en nuestros canales durante el verano.

Los espejos de agua formados por los embalses, debieran fomentar y potenciar el turismo y el agroturismo aun poco desarrollados en esta zona y con ello, el mejoramiento y asfaltado de tantas rutas primarias y secundarias. El mundo rural de la provincia espera por décadas asomarse por la ventana del desarrollo sin tanto polvo en sus hogares.

Chile es un país privilegiado por la cantidad de ríos y de agua disponible. Chile aún no tiene escasez de agua. En realidad el agua podría sobrar, pero dejamos que se pierda. Mientras tanto, muchos agricultores, pequeños, medianos y grandes, quienes no alcanzaron a inscribir una merced de aguas en el pasado, esperan con desesperación que se construyan los embalses que sí podrían entregarles nuevos derechos de agua y así realizar una agricultura de riego más rentable, más segura y más diversa.

Los agricultores y otros sectores de la economía local han hecho un aporte al desarrollo económico y social de la actual región del Biobío. Estamos seguros que transformar Ñuble en una nueva región, con más autonomía, con menos centralismo y burocracia, le permitirá avanzar más rápido y alcanzar un mayor desarrollo para nuestros habitantes y lograr así, una región donde sea un agrado vivir y trabajar y en donde se puedan proyectar las futuras generaciones. Esto lo lograremos si somos capaces de identificar nuestras potencialidades y canalizar en ellas el máximo de los recursos disponibles.

El centralismo regional, la falta de convicción de nuestras autoridades y la miopía del Estado son responsables de este atraso en infraestructura para embalsar los ríos. Esta naciente nueva región, la Región de Ñuble, cuenta con varios ríos que la cruzan: Perquilauquén, Ñuble, Cato, Chillán, Diguillín. Si somos capaces de ini-

Directiva de la Asociación Gremial de Agricultores de Ñuble (2015-2016). De izquierda a derecha aparecen: Álvaro Gatica Pérez (director), Carlos Smith Croxatto (vice-presidente), Alfredo Wähling Junghohan (presidente), Marcelo San Martín Catalán (secretario), Ernesto Jahn Bolland (director) y Carlos González Mufdi (director). Faltan: Ignacio Dinamarca Muñoz (tesorero) y Margarita Letelier Cortés (directora).

43


INIA en Ñuble En 51 años, los investigadores del INIA Quilamapu han dado vida a 29 variedades de trigo, 11 variedades de porotos, 8 de arroz, 2 de lentejas, 2 de garbanzos, 2 de arvejas, 2 de triticale, 1 de ajo y 1 variedad de cebolla. Cada una de estas variedades está desarrollada para alcanzar los mejores rendimientos, considerando la diversidad de suelos y climas a lo largo y ancho de la zona centro sur de Chile.

Rodrigo Avilés

Director Regional INIA Quilamapu

44


D

Quinchamalí. Artes, Letras, Sociedad

esde su establecimiento en el país, la agricultura ha sido una actividad que se realiza con dificultades, producto de factores humanos y naturales tan diversos, entre los que se encuentra la falta o exceso de agua, la calidad de los suelos, la humedad y temperatura del aire, las plagas de insectos, la escasez de tierras y la contaminación. Estos factores inciden directa o indirectamente en la productividad agrícola, debiendo hacérseles frente para superar problemas de calidad y rendimiento de los cultivos. Todos estos desafíos son los que ha asumido como propios el Instituto de Investigaciones Agropecuarias, INIA, con la única finalidad de mejorar la productividad de la agricultura nacional, mejorando las condiciones de los productores y, de paso, garantizando la presencia de alimentos naturales para los habitantes de Chile.

CC

reación de

INIA en Ñuble

En 1964, en el entonces Departamento de Chillán de la provincia de Ñuble, se crea la Estación Experimental Quilamapu para el estudio y desarrollo de la agricultura de la zona centro sur del país. Su creación, obedecía a la necesidad de establecer en estas tierras agrícolas, la estructura del recientemente creado Instituto de Investigaciones Agropecuarias (1). De inmediato, jóvenes investigadores de excelencia, recién titulados de la Facultad de Agronomía de la Universidad de Concepción, empezaron a conformar los primeros programas de investigación de INIA, concebidos como estratégicos para la zona y el país. Así, se establecieron desde un inicio los programas de arroz, trigo y leguminosas de grano, a los que siguieron otros destinados a fortalecer la agricultura local (de precordillera, valle regado y secano) y nacional. En todo este tiempo, han sido incesantes la investigación y aportes técnicos generados por los investigadores de INIA. Ello puede graficarse al comparar, someramente, las realidades agrícolas distantes de más de 40 años en nuestra zona. De hecho, mientras en los años 70 el programa de producción de semillas procesaba 800 mil kilos de semillas INIA de trigo harinero, trigo candeal, avena, triticale, arroz y porotos, hoy esas cifras alcanzan los 2.800.000 kilos de semillas certificadas, lo que significa un impacto directo en los productores que han visto incrementar sus ingresos y calidad de vida. Para ello, no sólo se ha hecho un trabajo científico riguroso, sino también una labor de transferencia de estas tecnologías a los productores. 1.- INIA fue fundado el 8 de abril de 1964, como una corporación de derecho privado dependiente del Ministerio de Agricultura, gracias a la gestión del ministro de Agricultura de la época, Ruy Barbosa, y la participación de INDAP, CORFO, y las universidades de Chile, Católica y de Concepción. 45


Desde ese punto de vista, un fuerte impacto significó, a inicios de los años 80, la incorporación por INIA de la tecnología GTT (grupos de transferencia tecnológica). Ello se tradujo en capacitaciones permanentes a productores, en condiciones de campo, de los conocimientos generados por los investigadores. Fue el traspaso de esa tecnología la que permitió un incremento considerable en los rendimientos y en la calidad de los cultivos. El trabajo de INIA cubre la totalidad del primer eslabón de la cadena agrícola, que complementan productores, empresas y consumidores. En efecto, no sólo genera variedades de los principales cultivos, sino también desarrolla investigación en áreas tan sensibles como la fertilización de suelos, el riego, control de plagas y malezas, además de liderar el desarrollo de nuevas áreas como el control biológico, la agricultura orgánica, agrometeorología, agricultura de precisión, biotecnología, economía, entre otros. A ello se suman las permanentes actividades de capacitación o transferencia en todos los rubros demandados por los productores, para lo cual existen, además de los GTT, los días de campo, charlas, seminarios, exposiciones y una permanente generación de material escrito que se traspasa directamente a todos los actores del sector agrícola, incluyendo productores, profesionales del agro, estudiantes y técnicos.

CC

laves para la agricultura regional

Históricamente, toda la investigación del sector arrocero nacional ha estado centralizada en el INIA Quilamapu. El aporte generado en 51 años de vida ha sido innegable. De hecho el 100 por ciento del arroz que se produce en Chile, corresponde a variedades INIA desarrolladas desde Chillán. Al hablar de rendimientos, se pasó de un promedio de 23 quintales por hectárea en los años 70, a los 60 quintales de hoy, a pesar de que la superficie arrocera nacional disminuyó de 32 mil a 21 mil hectáreas. En trigo, en tanto, mientras en la década de los 60 los rendimientos en Ñuble alcanzaban los 16 quintales por hectárea como promedio, hoy bordean los 60 quintales, producto de la generación de nuevas variedades (que cubren el 65% de la demanda nacional) y del desarrollo de prácticas agronómicas traspasadas al productor. Algo similar ocurre con los porotos. Las variedades INIA y las recomendaciones de siembra y cultivo desarrolladas, permitieron más que duplicar los rendimientos en 40 años, pasando de los 6 u 8 quintales por hectárea en los años 70, a los 19 o 20 quintales de hoy.

LL

as cifras del

INIA en la provincia

En 51 años, los investigadores del INIA Quilamapu han dado vida a 29 variedades de trigo, 11 varie-

46


Quinchamalí. Artes, Letras, Sociedad

el país, lo que permite incrementar anualmente los embarques a mercados internacionales.

dades de poroto, 8 de arroz, 2 de lentejas, 2 de garbanzo, 2 de arvejas, 2 de triticale, 1 de ajo y 1 variedad de cebolla. Cada una de estas variedades está desarrollada para alcanzar los mejores rendimientos, considerando la diversidad de suelos y climas a lo largo y ancho de la zona centro sur de Chile.

Es en el INIA Quilamapu donde surgieron y se establecieron los programas de Agricultura Orgánica y Agricultura de Precisión, como una forma de responder a una demanda de producción más limpia, por un lado, y con mayor uso de tecnología de punta, por otro.

De esta forma, es posible asegurar que el trabajo realizado por INIA está presente a diario en cada hogar de nuestro país, ya sea como semilla o como base para alimentos procesados.

DD

esde

Es en el INIA Quilamapu donde se estableció, en 2013, el Banco de Recursos Genéticos Microbianos, único en América Latina con denominación IDA (autoridad internacional de depósito) que lo faculta para recibir y preservar microorganismos (principalmente hongos, nematodos y bacterias), con los más altos estándares mundiales. Ello con el objetivo de resguardar el patrimonio microbiano nacional a la espera de encontrar en ellos usos tan diversos y en áreas tan diferentes como agricultura, medicina, farmacia, minería, alimentación, etc.

Chillán para la agricultura

nacional

La provincia de Ñuble, y en especial la ciudad de Chillán, han sido testigos de importantes hitos que han marcado la agricultura de Chile. De hecho, fue en esta ciudad donde se creó la variedad de arroz Diamante-INIA, que llegó a cubrir el 80% de la superficie sembrada nacional. Fue también en estas latitudes donde surgieron variedades tan emblemáticas como el poroto Tórtola-INIA y la lenteja Súper Araucana-INIA, conocida también como lentejón chileno.

Es en INIA Quilamapu donde se está desarrollando la primera variedad de manzana chilena, concebida con características ideales para el mercado nacional y de exportación. Con ello se busca mantener en el futuro el lugar de vanguardia que posiciona a Chile como uno de los principales productores de manzana del mundo.

Es en Chillán donde se encuentra establecido el mayor programa de control de plagas y enfermedades agrícolas del país que no utiliza productos de síntesis química. En efecto, el Centro Tecnológico del Control Biológico (CTCB) investiga y desarrolla formas de control de plagas basadas en microorganismos como hongos y nematodos en tomopatógenos, para contrarrestar las principales plagas que afectan los cultivos de berries de exportación.

A lo largo de su historia, y en particular durante estos últimos años, INIA ha contribuido a internacionalizar la provincia. Son permanentes las visitas de científicos provenientes de Europa, América, Asia y Oceanía como resultado de proyectos o asociaciones científicas. Son también diarios los contactos con investigadores y empresas agrícolas del resto del país.

Es el INIA Quilamapu quien lideró, a mediados de los 90, la introducción desde Europa de las mejores variedades comerciales de castaño europeo calidad marrón y de avellano europeo, para ser plantadas en el sector precordillerano entre las regiones del Maule a los Lagos. Hoy la superficie plantada entre ambos frutales supera las 18 mil hectáreas en

Hace 51 años INIA empezó un camino de modernización permanente de la agricultura. INIA está abierto a Chile y el mundo, y lo seguirá estando para contribuir al desarrollo del sector agrícola de la región y del país.

47


Postales para un sueño Sergio Zarzar Andonie Alcalde de Chillán

Alcalde Sergio Zarzar Andonie junto al presidente Sebastián Piñera y esposa Cecilia Morel: “El presidente cumplió su compromiso con Ñuble Región”.

48


Quinchamalí. Artes, Letras, Sociedad

h

Quizás el paso más significativo fue la muestra de cohesión que mostraron los alcaldes de las comunas de Ñuble en la visita de la Presidenta Michelle Bachelet el 20 de agosto del 2014. En una inédita tercera postal que pasará a la historia, en el Parque Monumental de Chillán Viejo y ante la mandataria, los ediles desfilando mostraron a todo el país que la idea de Ñuble como nueva región era un proyecto serio y que contaba con el compromiso de toda la comunidad. El gesto positivo de la Presidenta terminó por abrochar políticamente la necesaria venia del Ejecutivo, un paso gigantesco que prácticamente dejó al tiempo como única barrera para concretar el sueño.

emos sido testigos del inicio, crecimiento y próxima culminación, de un proyecto que está llamado a cambiar la faz de una provincia que busca su desarrollo social y económico, basado en el rico capital humano y la potencia de las 21 comunas que la conforman. Ñuble está cada vez más cerca de constituirse en una nueva región de Chile, aunque para ello el proyecto ha debido atravesar diferentes vallas en casi dos décadas de vida. Hoy, Ñuble está más cerca de su concreción. Hablamos de casi una realidad y, aunque falta la zancada final, en perspectiva recordamos cuatro fotografías de momentos claves en la historia de una propuesta que estamos seguro tendrá el final que todos anhelamos.

Finalmente, hace algunos meses fuimos testigos de una cuarta escena, cuando el Gobierno Regional del Biobío conoció formalmente el proyecto Ñuble Región. Luego de un trabajo de dos días en Chillán, los consejeros y consejeras se pronunciaron positivamente por la creación de la Región del Ñuble, respondiendo al oficio que la Subsecretaría de Desarrollo Regional (Subdere) hiciera llegar a ellos para que según lo establecido en el artículo 36 de la Ley 19.175 de Gobierno y Administración Regional, este órgano colegiado entregase su opinión.

La primera instantánea que quedará para el recuerdo se registró hace ya casi 20 años, cuando un grupo de vecinos de Ñuble pensó por primera vez que esta provincia debía transformarse en una más de las entonces 13 regiones del país. Y ellos no se quedaron sólo en el mundo de las ideas, pues al poco tiempo formaron un comité que partió caminando con entusiasmo, pero que con el tiempo y salvando muchos imponderables, se transformó en el sentir de toda una comarca que en silencio apoyó la idea.

Hoy, estamos cerca del objetivo, pero para celebrar nos falta la “última gran fotografía”, esa del anuncio en el Diario Oficial, estableciendo que se ha creado la tan esperada Región del Ñuble.

Corría el año 2011 y el Comité Ñuble Región, si bien marcaba presencia mediática y mostraba numerosos adherentes, no lograba dar el salto que permitiera incluir al proyecto de la nueva región en la esfera de la toma de decisiones. Así –en la segunda gran fotografía de esta historia- el senador Víctor Pérez Varela, este alcalde y el edil pinteño Fernando Chávez, junto a directivos del Comité Ñuble Región y el presidente de la Cámara de Comercio de Ñuble, viajaron a la capital a entrevistarse con el entonces ministro del Interior Andrés Chadwick, quien abrazó de inmediato la idea y encargó a la Subdere la licitación de un estudio que vería la prefactibilidad del gran proyecto.

Esperamos confiados la culminación de un sueño que fue creciendo hasta alcanzar una altura insospechada. Sabemos de la responsabilidad que asumiremos, pero también estamos ciertos de que no repetiremos flaquezas que hace ya dos décadas nos llevaron a pensar en esta “emancipación” próxima a concretarse. No abrazaremos el centralismo regional y procuraremos que Chillán sea el punto de encuentro donde converjan todos los anhelos y esperanzas de un Ñuble que merecerá siempre un futuro mejor.

49


Chillán Viejo: capital patrimonial de la Región de Ñuble “Me lleno de complacencia al considerar hacer estas proposiciones a unos hombres que aman su independencia como el mejor don del Cielo”. Bernardo O’Higgins Riquelme.

Felipe Aylwin

Alcalde Municipalidad de Chillán Viejo

50


Quinchamalí. Artes, Letras, Sociedad

L

a independencia como propósito social y cultural ha nutrido nuestra tierra y forjado nuestro espíritu desde las postrimerías de la conquista de Chile. Baluarte de ello han sido los pasos del máximo prócer de nuestra nación, que supo articular un liderazgo transformador y reivindicativo de todas las culturas y pueblos de la fértil heredad chilena. Su imagen es sombra permanente de los tibios procesos de descentralización y justicia local para cada una de las regiones y personas que han valorizado sus costumbres y cultura, aportando vida a cada espacio de un Chile multicultural y diverso que se engrandece con el esfuerzo colectivo pero se vuelve esquivo a la hora de distribuir y reconocer. Hoy la pronta celebración del logro de una nueva gesta exitosa para Ñuble debe ser el espacio para refundarnos sobre los valores que nuestro gran héroe llevara a impulsar y promover frente a la resistencia de grupos y líderes congratulados con los beneficios por herencia y mayorazgo. Nuestra gesta ahora es resignificar aquel mensaje inconcluso bajo prenda aristocrática, y enarbolarlo en la construcción de una región que apuesta por una independencia territorial que se funda por la fraternidad y reconocimiento de cada uno de los territorios, y que se niega a reproducir a escala un modelo nacional cada día más alejado de las personas que construyen Chile desde su identidad local. El sueño de la Región de Ñuble, a pasos de alcanzar su materialización, nos abre un espacio a la reflexión en torno al sentido orientador que debiésemos tener como conjunto, abrigando las diferencias de distintas comunas con un sentido integrador y reivindicativo. Para ello, el reconocer nuestras fortalezas y baluartes culturales con un sentido democrático y participativo debe ser un camino que se inicie sin esperar fin. Sobre este sentir, el reconocer, valorar e integrar la imagen, vida y obra de Bernardo O’Higgins Riquelme es un acto de reivindicación de nuestra soberanía como hijos e hijas de Ñuble. En este sentido, en un solo sentir como cuerpo, debemos salvaguardar la memoria que cobijó los fundamentos de nuestra nación para trascender los procesos independentistas y abogar por ideas de transformación social, políticas, económicas e interculturales, que se sobrepusieron a la discriminación étnica para mirar desde Chile un futuro de refundación e hibridaje cultural. Ñuble, y particularmente Chillán Viejo, en este sentido, más que cuna del padre de la patria son espacios de concepción de las bases valóricas y de lideraz51


go transformador de un período de luchas no solo físicas, sino de sueños políticos profundos y de vanguardia cultural y social. Así, la figura de O’Higgins se vuelve referencia viva de una especial sensibilidad al terruño como base de afectos y relaciones que hasta hoy se mantiene como patrimonio cultural intangible, que permite que abuelos y abuelas transmitan a sus hijos e hijas su amor por la tierra y su comunidad. Como una especial forma de acoger este sentimiento tan propio de nuestra futura región, estamos en la obligación de aportar a la historia con un espacio vivo y permanente que acoja el legado de nuestros antepasados liderados por un O’Higgins portentoso como ser humano, de espíritu líder que supo confrontar las convenciones con temeridad, claridad e integración.

justicia elevar la figura de nuestro Libertador Bernardo O’Higgins Riquelme como un líder y emprendedor que no conoció límites y cuyo sentir estuvo puesto en el pueblo chileno. Razón que funda el avanzar hacia la edificación de una Casa Museo que recoja con la misma pasión la vida y obra del prócer para entronizar su legado a las futuras generaciones como un modelo de rebeldía compromiso y acción política y social. Congruente a la figura y al pertinente liderazgo, este espacio debe forjarse como continuidad a su memoria y apuntar a una curatoría y museografía contemporánea que recoja los valores primordiales y los transforme en pos de las nuevas generaciones a partir del uso de recursos tecnológicos que lleven a los niños y niñas a acompañar a nuestro máximo líder en su camino por dar al pueblo chileno un espacio de independencia

y transformación social y política. En tal afán, se requiere reivindicar la imagen reducida e injusta que la historia chilena ha hecho de O’Higgins, al situarlo en un espacio de exclusividad militar, sin profundizar en otros de los muchos valores que hacían de él una referencia de liderazgo latinoamericano. En este sentido, será nuestra tarea relevar la figura del niño integrado al campo y a la comunión con las comunidades mapuches, al estudioso que viajó a Londres, al hacendado que administró y acrecentó sus recursos agrícolas, al líder que encabezó las batallas, al gobernante que apostó por la igualdad y la justicia social, al hombre generoso que supo dar un paso al costado para proteger la integridad de la nación chilena y, finalmente, al estratega y visionario que puso la mirada en el desarro-

Este es el momento de detener nuestro cotidiano andar y recobrar la profundidad de nuestro patrimonio histórico y cultural en un espacio ciudadano que sepa aglutinar los valores profundos que han marcado los pasos postreros de decenas de generaciones de talentos que han puesto a Ñuble en lumbrera de heroísmo, talento y trascendencia para Chile. La celebración del oficial bicentenario de nuestra república debiese ser el hito que permita en

Felipe Aylwin, alcalde Municipalidad de Chillán Viejo.

52


Quinchamalí. Artes, Letras, Sociedad

llo integral del país, apuntando su mirada al sur con un estertor que hasta hoy resuena como Magallanes, Magallanes. Será labor de toda la comunidad de Ñuble apoyar y adoptar este proyecto como propio, ya que en él se consagran no solo los valores de un líder, sino por sobretodo el espíritu inquieto e independista de nuestro Padre de la Patria, un sentimiento que ha estado vivo en la reivindicación de la comuna de Chillán Viejo en sus inicios y ahora en la concreción del proyecto de la Región de Ñuble. En este sentir recojo las palabras del propio líder al declarar: “Nuestras Escuelas estarán abiertas para los jóvenes vuestros que voluntariamente quieran venir a educarse en ellas, siendo de cuenta de nuestro Erario todo costo. De este modo se propagarán la civilización y luces que hacen a los hombres sociales, francos y virtuosos, conociendo el enlace que hay entre los derechos del individuo y los de la sociedad; y que para conservarlos en su territorio es preciso respetar los de los pueblos circunvecinos. De este conocimiento nacerá la confianza para que nuestros comerciantes entren a vuestro territorio sin temor de extorsión alguna, y que vosotros hagáis lo mismo en el nuestro, bajo la salvaguardia del derecho de gentes que observaremos religiosamente.

Me lleno de complacencia al considerar hacer estas proposiciones a unos hombres que aman su independencia como el mejor don del Cielo; que poseen un talento capaz de discernir las benéficas intenciones del pueblo chileno; y que aceptándolas, desmentirán el errado concepto de los europeos sobre su trato y costumbres. Araucanos, cunchos, huilliches y todas las tribus indígenas australes: ya no os habla un Presidente que siendo sólo un siervo del rey de España afectaba sobre vosotros una superioridad ilimitada; os habla el jefe de un pueblo libre y soberano, que reconoce vuestra independencia, y está a punto a ratificar este reconocimiento por un acto público y solemne, firmando al mismo tiempo la gran Carta de nuestra alianza para presentarla al mundo como el muro inexpugnable de la libertad de nuestros Estados. Contestadme por el conducto del Gobernador Intendente de Concepción a quien he encargado trate este interesante negocio, y me avise de nuestra disposición para dar principio a las negociaciones. Entre tanto aceptad la consideración y afecto sincero con que desea ser vuestro verdadero amigo”. Bernardo O’Higgins R. Santiago, sábado 13 de marzo de 1819.

53

Hoy la historia nos invita a redimir a nuestro gran líder y con él a los principios que aún marcan el ejercicio de nuestra función y rol político y social, ya que en tal oficio no solo daremos justicia al hombre emprendedor, sino a los valores que actualmente deben relevarse a la educación, la justicia social, la construcción conjunta del Estado, la diversidad, la integración, la interculturalidad y el espíritu patrio como una referencia de bien común y fraternidad social. El presente como regalo nos invita a reconocernos en las distintas facetas de O’Higgins y a proyectar nuestras causas en el marco de un proyecto cultural patrimonial que debe ser el faro educativo y político por donde transiten los futuros líderes que Chile requiere y espera para sus próximos años.


Conversación con

Lorena Vera, Gobernadora de Ñuble

Profesora y madre de tres hijos, Lorena Vera Arriagada es la primera mujer en asumir la gobernación provincial de Ñuble. De trato cercano y afable, y con un activo trabajo en terreno, durante su primer año en el cargo le ha correspondido representar el compromiso de la presidenta de la república con el proyecto de la Región de Ñuble. María Loreto Mora Olate Taller de Cultura Regional UBB

54


L

Quinchamalí. Artes, Letras, Sociedad

a conversación estuvo marcada por la conmemoración del día de la mujer trabajadora, la entendible ansiedad que sienten los ñublensinos de ver cumplido el anhelado sueño de ser región y los desafíos que a su juicio enfrentamos con este nuevo ordenamiento territorial. La vida de Lorena Vera ha estado marcada por el compromiso social y su vocación docente, y en nuestra conversación recuerda que desde la época escolar asumió cargos de liderazgo, “no por destacar, sino que para beneficiar a la gente”.

que todos nos debemos involucrar, por supuesto hay elecciones desde dónde quiero aportar yo, pero desde la casa sentado en un sillón no es mucho el aporte que puedo hacer. Es importante que todos, como sociedad, demos las posibilidades que eso pase y en esto ayuda un ministerio de la mujer que incentive políticas públicas para las mujeres que hoy día están más vulnerables. No es menor que nos digan que la población más pobre en porcentaje mayor sean las mujeres, no es menor que del grupo con más enfermedades o problemas de salud mental sean las mujeres, los más bajos salarios sean las mujeres y con menos participación en el mundo público también.

Gobernadora: usted es profesora. ¿Cómo le ha ayudado su profesión en el ejercicio de su liderazgo al mando de la provincia?

¿Ha experimentado la tensión que sienten las mujeres que están en cargos de poder en esta conjugación de roles, de ser mamá, esposa y gobernadora?

Siento que soy profesora de vocación, recuerdo siendo niña que quería ser profesora, siempre me gustó y la verdad es que siempre he desarrollado un fuerte vínculo con las personas, que para mí debe ser real. Me han dicho que eso se percibe; ahora para mí eso es vital, creo que uno no puede hacer cercanía con alguien si no hay una confianza real y como autoridad debo tener la confianza de la gente. Me gusta creer en la gente y espero que la gente crea en mí, porque ese es mi trabajo.

Sí, se siente. Nunca me voy a olvidar cuando una persona me pregunta, al poco tiempo de haber asumido, y después de alabar qué bueno tener gente joven en la política, me dice “¿y usted tiene hijos?” y yo le digo “sí”, “¿cuántos tiene?”, “tres” respondí y me dijo “¡cómo están esos pobres niños!”. De ser una alabanza, al principio, pasó a ser un enjuiciamiento de cómo yo, una mujer con un rol de madre, podía asumir una tarea como ésta, descuidando mi rol. No obstante, en ningún caso se le hace ese enjuiciamiento a los hombres, porque se asume socialmente que este rol está dado para ellos y no para las mujeres. Por lo tanto, no solamente existe un cuestionamiento en términos de nuestras capacidades, sino que en lo que es correcto para una mujer y en nuestra sociedad, hay cosas que son correctas y otras no, y para los hombres es mucho más permitido las cosas “no correctas”.

¿Qué la motivó a tener una militancia política? Desde pequeña mi papá era el más impulsor y quien nos inculcó que jamás las personas estaban alejadas de la política. Comencé hace muchos años a militar: primero estuve en el Partido Socialista, después en el MAS y luego por un tema personal, me alejé. Cuando me enfoqué muy de lleno en mi trabajo profesional, también mi objetivo era hacer un aporte real y cuando me dieron la posibilidad de estar en este cargo lo vi de esa manera, y estoy tratando de hacerlo con todo el empeño en ese sentido.

HH

ora de balances

Ya cumplió un año como gobernadora. ¿Cuál es su balance del trabajo realizado? ¿Cuáles han sido los mejores momentos y las situaciones más complejas que a su juicio ha tenido que enfrentar?

Lorena Vera se considera una afortunada de estar a la cabeza de la Gobernación Provincial, porque a su juicio: “ha habido muchas mujeres con más capacidades que yo de aportar y no han tenido la oportunidad, porque no tienen las herramientas para capacitarse e insertarse en el mundo laboral y para alcanzar estudios superiores”; y además, porque si bien es una “opción ser dueña de casa, ser profesora, ser médico, pero en nuestro país eso no ha sido una opción, eso ha sido una pequeña alternativa que hemos encontrado en la vida”, argumenta.

Ha sido un trabajo muy fuerte, la verdad es que me siento muy agradecida y comprometida con el gobierno de la presidenta, me siento muy involucrada en este proceso y creo que es una oportunidad única para mí, más allá de un plano personal, en términos de poder estar en cambios como la reforma educacional en la cual creo absolutamente.

En esta línea: ¿por qué es importante que las mujeres tengamos mayor participación política? Estoy haciendo esta pregunta en el contexto de la ley de paridad de género, que impulsa la presidenta Bachelet.

Uno de los momentos más difíciles fue a los pocos días de asumir el cargo: la alerta de posible tsunami en el borde costero. Fue el momento de mayor presión, debido a lo que significó el terremoto del 2010 en nuestra zona. Sin duda los incendios forestales han marcado también lo suyo en términos de dificultades, saber que están en riesgo la vida de las personas, de lo que puede significar una emergencia

Porque soy una convencida que hombres y mujeres tenemos capacidades, que todos podemos y tenemos la obligación de aportar, creo que una sociedad no crece con gente mirando desde la vereda del frente,

55


los organismos públicos, como ha salido en algunos medios de comunicación. Existe un mundo público, pero también existe un mundo privado que es muy amplio y también hay que enfocarse hacia aquello. En la misma línea de su respuesta: ¿qué ha faltado a nivel de estímulo de los distintos gobiernos para diversificar la matriz productiva de Ñuble?

que puede transformarse en una situación más compleja. Y dentro de los mejores momentos, siempre son aquellos donde hay que estar con la gente, son los que más atesoro y en los que me siento más fuertemente atraída. Ya sean actividades en las escuelas rurales, con juntas de vecinos o cuando llegamos a algún sector muy poco poblado, y me dicen: “usted es la primera autoridad de ese rango que llega a visitarnos acá”; entonces eso es muy satisfactorio, de alguna manera marca y refuerza eso de estar en contacto con la gente de escuchar, de no solamente de ir a contar.

DD Ñ

esafíos

gión del

para

la

re-

uble

Teniendo en cuenta su conocimiento del territorio, a su juicio ¿Cuáles son las debilidades que debe superar Ñuble para afianzarse como una nueva región exitosa y sustentable? Ñuble debe tener mirada de región, no solamente una mirada de ganas de ser, sino que debe tener una visión más amplia; por lo tanto, debe pensar más en grande. No digo que tengamos que tener una mirada agrandada, sino que tenemos que decir: estas son nuestras

necesidades y en base a esas necesidades tenemos que comenzar a elaborar, ya sea a través de proyectos de programación de estrategias de desarrollo, cómo nosotros nos vamos a ver como región, cómo nos queremos ver como región, qué es lo que queremos conseguir; constituyen preguntas claves. Esto va más allá de los sueños aislados, creo que es muy importante tener casas de estudios que respondan a nuestras necesidades; sin embargo, no creo que la solución esté en plantear los proyectos aislados. Por ejemplo, cuando hablamos de producción agroalimentaria tenemos que visualizar qué tengo hoy y qué necesito tener además, y en base a eso ir desarrollando estrategias que me permitan lograr esa meta. Muchas veces nos proponemos metas sin un norte claro, creo que por ahí no va el camino, va por saber específicamente qué queremos y qué camino tenemos que recorrer y en eso van a venir proyectos pequeños y proyectos más amplios. Es importante que Ñuble hoy en día hable de su conectividad, porque sin ella, por ejemplo una mirada agroalimentaria, es muy difícil de poder concretar o nos pone muchas barreras. Ñuble debe hablar también de capacitación, de dar valor al capital humano que tenemos, preparar a nuestra gente, no solamente para 56

Hemos tenido una visión más sesgada, no ha habido una real coordinación entre lo privado y lo púbico, creo que hoy día estamos logrando recién abrirnos un poco a este espacio, ya que Ñuble se ha ido desarrollando en la medida que ha sido posible y es por eso que su gente anhela tanto el ser región, porque no podemos hacer solo lo que hoy día es posible; es necesario plantearse los desafíos que son posibles hoy, pero que vamos a requerir cumplir mañana. Hay que plantearse metas ambiciosas, con una visión más amplia, no solamente preocupándome de mi territorio, de mi espacio, de mi metro cuadrado; tiene que ser con articulación, porque de lo contrario, vamos a ser una región más empobrecida, donde no explotemos todo lo que tenemos. Contamos con muchos recursos, lo hemos dicho en muchas oportunidades, desde cordillera a mar, un territorio completo con distintas características climáticas y geográficas. Si bien queremos una diferencia y una separación político-geográfica de la región del Biobío, esto no significa un divorcio, esto significa una articulación con la región del Biobío, con la región del Maule, con la región de O’Higgins, la región de la Araucanía ¿Cómo nosotros somos capaces de pensar en un territorio más amplio también para poder sacar con fuerza lo nuestro? Esa misión hay que explotarla y no podemos demorar mucho; la verdad es que todo el mundo está apurado para que el proyecto la presidenta lo firme pronto, pero yo creo que nuestra tarea va mucho más allá y el desafío es más difícil de alcanzar,


Quinchamalí. Artes, Letras, Sociedad

en ningún caso es imposible, por lo tanto tenemos que generar todas la posibilidades para que esto se cumpla.

ser una región importante. Ahora va a depender de nosotros, más que de la firma del proyecto, cómo visualizamos esta nueva región.

Y en ese sentido: ¿Cuáles serían las fortalezas de nuestra Provincia de Ñuble que justifican la creación de la región?

El 8 de marzo conmemoramos el Día Internacional de la Mujer Trabajadora. ¿Cuál es su visión del aporte que las mujeres realizaremos a la Región del Ñuble?

Tenemos los recursos naturales, sin duda, pero creo que hay un tema muy particular que es la idiosincrasia de Ñuble y eso no se puede desconocer: la gente de Ñuble se distingue por pensar, actuar y funcionar de una manera distinta. Además hemos sido una provincia, que de acuerdo a nuestra identidad, no hemos podido dar frutos para nuestra gente. Esta división político-geográfica no es por sí sola un logro que vaya a traer estos frutos, pero nos da la posibilidad de descentralizar. Necesitamos tener una visualización, una estrategia de potenciar este desarrollo para este territorio, porque dentro de la región del Biobío nos hemos diluido, no digo que hemos estado absolutamente abandonados, pero no hemos tenido la fuerza que se requiere para que este territorio avance, se estimule, se desarrolle. Yo creo que esta es una tremenda oportunidad y la presidenta Michelle Bachelet así lo ha visto, que el territorio de Ñuble tiene un potencial que puede llegar

Creo que tenemos un tremendo potencial, cuando recorremos los distintos territorios de la provincia, vemos este renacer de la pequeña agricultura familiar campesina y que son principalmente mujeres las que están llevándola con empuje. Hoy día tenemos una gran cantidad de capital humano masculino saliendo de la provincia en busca de trabajo en las faenas mineras en el norte y muchas mujeres son las jefas de hogar, dada esta situación. En distintas áreas y en distintas materias, creo que tenemos harto que aportar, las mujeres ya aportamos mucho a Ñuble y siento que esa fortaleza hay que explotarla, no en desmedro de los hombres sino que también pensando que es una virtud de la provincia. ¿Cómo se imagina a nuestra futura Región del Ñuble en diez años más?

Gobernadora Lorena Vera Arriagada: diálogo permanente con mujeres de Ñuble.

57

Me la imagino con una mayor cercanía entre la gente, porque hoy tenemos campesinos que viven en Ránquil y tienen familia en Cobquecura a la cual no ven hace muchos años. Me imagino la nueva región como potencia agroalimentaria o en vías de serlo, diez años es poco el tiempo, creo que ese es nuestro nicho. Creo que además podemos explotar mucho mejor el turismo y esa es una tarea que debemos desarrollar, tenemos paisajes hermosos donde hay mucha gente que quisiera estar en ellos y hoy día no los hemos dado a conocer o no tenemos los servicios que se requieren para un turismo real. Me imagino a los jóvenes sin perder la posibilidad de estar en su pueblo, en su comuna, desempeñando una labor que les permita tener una buena calidad de vida. Hoy día tenemos una alta emigración desde lo rural hacia lo urbano, aumentando la pobreza de las ciudades grandes, pero en ningún caso siendo ciudadanos más felices. Creo que eso demostraría que las comunas están creciendo, al tener un desarrollo con ciudadanos felices, y eso se logra brindando la posibilidad de desarrollarse, en términos personales, profesionales y laborales, dentro de su territorio. Eso para mí sería la región soñada.


Chillán

Chillán

II.

en proceso

La fundación de Chillán. Óleo de Ronald Rober Penroz. Casa Consistorial Martín Ruiz de Gamboa, Chillán Viejo.

58

en


QuinchamalĂ­. Artes, Letras, Sociedad

n proceso

59


Gabriela La ciudad de amansadoras, curtidores y alfareros, tiene tendones heridos y un no sé qué de lo huérfano, y a medio alzarse nos cuenta de su tercer nacimiento.

su más feliz canto nuevo .

El Volcán baja a buscarla como quien busca su oreo. Pero ella, que es mujer, le hurta el abrazo tremendo, y de todo tiempo dura su amor sin aplacamiento.

Y cuando baja, lo sigue por la vertical del vuelo Doña Isabel, y se adentra por éste y el otro pueblo donde un corro de mujeres baila bailes de su tiempo; y entre una y otra danza, nos averigua si habemos más pan, más leche y contento. Y ahora le vamos a contar que cunden cosas y puertos.

Él juega en todas las rondas, vuelto niño de su tiempo. Da a Eduardo su romance y a Manuel sopla sus cuentos y a Pablo le hace cantar

Él baja por no olvidar la Cordillera, la madraza araucaria, la feria del chillanejo.

Doña Isabel se retarda. Bernardo vuelve contento y después, después, los dos vuelven tejiendo el comento. Es la presencia callada y viva, es el largo aliento de uno que vive en mundo como un sacramento que en la caída nos alza y en la lentitud da el vuelo. Él frecuenta a los ancianos y llega a los nacimientos, y acude a las bodas y amortaja a nuestros muertos. Por la feria de Chillán donde rebrillan en cercos maíces, volaterías, riendas, estribos, aperos,

Chillán Gabriela Mistral 60


a Mistral Quinchamalí. Artes, Letras, Sociedad

cruzaremos sin pararnos y azuzados del deseo, porque la que va en fantasma voz no lleva ni dineros.

Arden eras chillanejas. Todo Chillán es fermento. Toda su tierra parece ofrenda, fervor, sustento, y salta una llamarada que nos da a mitad del pecho. Ternuras balbuceamos al Padre, oídos abiertos, y Él mira y oye a sus tres carrizos calenturientos. Dejen que lo mire largo en el último reencuentro, que lo beba fijamente

hasta que imposible sea verlo bajando como en deshielo. Por esta tierra que mira con pestañas abrasadas y unos barbechos de oro y un trascender de retamas.

Encumbraría el Bernardo cometas pintarrajeados, mestizo de ojos de lino, hombros altos, cejas bravas. Voces de doña Isabel venían en la venteada. pero tirado en maíces el mozo oía otras hablas, la oreja puesta en la tierra y la vista desvariada.

61

A otro grito el cimarrón apenas se enderezaba, y volvía a dar la oreja a la greda y a las pajas y a lo que ellas le decían.

Doña Isabel lo quería suyo y lo mismo la Parda, y el Bernardo entre las dos como un junquillo temblaba. La Parda se lo luchaba y de vuelta, trascordado, las dos silabas mascaba y sería de esa brega la luz que lo iluminaba.


Acta de la primera

E

n el nombre de Dios Todo poderoso y de la bienaventurada siempre Virgen Santa María, Nuestra Señora, y del Rey don Felipe nuestro Rey y señor natural, el Muy Ilustrísimo Señor Mariscal Martín Ruiz de Gamboa, Gobernador y Capitán General de Justicia mayor en este Reino de Chile por su majestad dijo:

Que por lo tanto es público y notorio de treinta y ocho años a esta parte, que se descubrió y parte deste Reyno sea poblado, en el discurso de dicho tiempo se ha poblado y reedificado la ciudad de la Concepción y la de los Confines y otras ciudades y casa fuertes y algunas dellas están al presente despobladas por la guerra contínua que los naturales de las provincias de Arauco y Tucapel y los de los llanos y otros a ellos comarcanos han causado y tienen contra el servicio de su majestad abrazando su real obediencia y de sus gobernadores, capitanes e justicias en su nombre matando muchos capitanes e soldados españoles y robando y haciendo despoblar las ciudades de la Concepción y los Confines y la de Tucapel y otras fuerzas, y han hecho tanto daño y muertes que han dado en la conquista y pacificación de los dichos naturales de lo cual de ordinario ha venido y viene gran perjuicio y daño a los vasallos de su Majestad, y por haber estado las dichas ciudades en sitios muy fragosos y insuficientes para poderse sustentar se ha causado las dichas despoblaciones sin haberse podido traer de paz y a la obediencia de su Majestad los dichos naturales como antes estaban, y los dichos naturales están al presente en su primera rebelión y alzamiento contra el servicio de su Majestad procurando por todas las vías a ellos posible, volver a despoblar las dichas ciudades la Concepción, Confines, Imperial y especialmente la dicha ciudad de la Concepción por estar como está en el mal sitio poblada y carecer como carece, de comarca necesaria, de bastimentos para su sustentación, y es notorio que de veintitrés años a esta parte que fue reedificada en nombre de su Majestad, la última vez a costa de la real dicha Hacienda de su Majestad, sus gobernadores capitanes han sustentado y a todos los que en ella han estado y residido de los bastimentos necesarios que ha habido menester para su sustentación, cosa que no se puede compadecer y sustentar por los grandes gastos y costas que su Majestad tiene en la dicha sustentación y por estar como están las cajas reales deste Reyno muy necesitadas y empeñadas así por esto como la guerra continúa con los dichos naturales se tiene los cuales han andado y andan alborotando estos términos y los naturales de los términos de la ciudad de Santiago, matando en ellos españoles y naturales que ha muchos años que están en su servicio de su Majestad y tributando como son obligados y por haberse visto y entendido claramente que después que el dicho señor Gobernador hizo y edificó la Fortaleza de San Bartolomé de Chillán, el gran fruto que ha hecho y causado en resistencia de los dichos naturales de la ciudad de Concepción y sus comarcas este verano y a causa desto muchos de los dichos naturales que andaban haciendo los dichos insultos y muertes en los caminos reales, por el daño que se les ha hecho y cada día hace desde dicha

62


Quinchamalí. Artes, Letras, Sociedad

fundación de Chillán fortaleza e gente de guerra que en ella está, se han huido y metido la tierra dentro despoblándose de adonde estaban y acudían a hacer los dichos daños, por lo cual por convenir así al servicio de Dios Nuestro Señor, de su Majestad bien y sustentación de las dichas ciudades y Reyno, su Señoría ha tenido y tiene por bien poblar en este dicho valle, en nombre de su Majestad, junto a la dicha fortaleza tomándola por fuerte, una ciudad para que desde ella se aseguren los caminos reales y el trato y comunicación de las ciudades deste Reyno y por otros muchos provechos y utilidades, en nombre de su Majestad poblada y pobló en este dicho asiento, la ciudad de San Bartolomé, y por sus propias manos y personas, en presencia de muchos españoles que presentes estaban, alzó horca y picota en nombre de su Majestad e hizo juramente en forma que en todo lo del posible, sustentaría la dicha ciudad y la defendería de sus enemigos y, para que haya más entero cumplimiento de todo lo susodicho, nombró por alcalde de la dicha fortaleza con el salario que su Señoría le señalare, el Capitán Fernando de Alvarado y por Corregidor y Capitán de la dicha ciudad, con el salario que por su Señoría le fuera señalado con los dichos oficios, y por alcaldes ordinarios al Capitán Francisco Jofré y Capitán José de Castro, y por corregidores de la dicha ciudad, a Francisco Ortiz de Atenas, a Francisco de Tapia, a Fernando Vallejo Esteban de Lagos, Alonso Gómez, Alonso de Valladolid e por procurador e mayordomo de la dicha ciudad al Capitán Diego de Baraona: y para que usaran bien y fielmente los dichos oficios y miraran el pro y bien común de la dicha ciudad, como leales vasallos de su Majestad, les mandó tomar juramento en forma, el cual hicieron bien y cumplidamente socargo del prometieron de hacer y cumplir lo que por su Señoría les es encargado y mandado. Y señaló por vecinos de la dicha ciudad que son encomenderos de indios, a los susodichos y al Capitán Diego de Araneda y al Cap. Fermín Cabrera y Antonio Lozano y a Diego Díaz y al menor subcesor en los indios del Capitán Luis de Toledo y al hijo de Alonso de Toledo, a Rafael Hernández Jenovés y a Diego de Chávez a Lope de Landa, Román de Vega y a Luis González y a Francisco de Soto: y mandó que el cebo de Pangelemo sirva en esta ciudad y no en otra parte, por cuanto el dicho señor Gobernador señala los dichos indios y tierras suyas por términos de esta dicha ciudad y mandaba y mandó a los dichos vecinos nombrados que dentro de dos meses primeros siguientes vengan asistir y asistan en esta dicha ciudad y vecindad sopena de perdimiento de indios y de quinientos pesos para la cámara de su Majestad, en los cuales desde luego les doy por condenados, lo contrario haciendo y desde hoy día desta población en adelante ninguno dellos se sirva de ningún indio de su repartimiento sino fuese en esta dicha ciudad de San Bartolomé, por cuanto su Señoría los daba e dio por términos de la dicha ciudad los dichos indios y tierras según dicho es, lo cual hagan y cumplan só la dicha pena arriba contenida y para hacer y guardar y cumplir todo lo suso dicho, dio poder cumplido al dicho Capitán Corregidor Fernando de Alvarado para que sin embargo o cualquiera apelación o apelaciones que interpusieren los susodichos o cualquiera dellos ejecute las dichas penas como contra personas desobedientes al servicio de su Majestad y ponga los dichos indios en ellos encomendados en cabeza de su Majestad poniendo en ella: personas que sirvan a su Majestad la vecindad en la dicha ciudad hasta que otra cosa su Señoría provea y mande que para todo lo susodicho dio poder en forma cual de derecho se requiere al dicho Capitán y Corregidor Fernando de Alvarado lo cual así hagan y cumplan los vecinos y los otros sopena de costa quinientos pesos para la cámara de su Majestad al que lo contrario hiciese y lo firmó de su nombre Fecho en veinte y seis días del mes de Junio de mil e quinientos e ochenta años –Martín Ruiz de Gamboa- Por Mandado de su Señoría, Habilés de Arellano.- Yo Francisco de Ródenas,. Escribano público y del Cabildo desta ciudad de San Bartolomé de Gamboa, del dicho libro del Cabildo que está en mi poder, saqué este traslado de la fundación de esta ciudad por mando del Cabildo, Justicia y Regimiento della y lo escribí de verbo ad berbum como en su original se contiene sin menguar ni crecer cosa alguna cierto y verdadero, corregido y concertado por mi dicho escribano, siendo testigos Baltazar Ruiz, y Arellano, estando en esta ciudad y para que dello conste aquí un signo acostumbrado que es tal un testimonio de verdad. –Francisco de Ródenas, escribano público y del Cabildo. “Hay un signo”. Boletín Municipal, N° 3010, Santiago, 2-XI-1935. Edición extraordinaria dedicada al primer centenario de la cuarta fundación de Chillán (1835-1935).

63


Martín Ruiz de Gamboa (1533-1596). Fundador de Chillán (1580). Óleo de Ronald Röber Penroz. Municipalidad de Chillán.

64


Quinchamalí. Artes, Letras, Sociedad

Chillán, la llave del Reino Marcial Pedrero Leal

Instituto O’higginiano de Ñuble

S

in duda que la conformación de la nueva Región de Ñuble, la N° XVI del territorio nacional, significará una favorable señal para el desarrollo de esta provincia, cuyos habitantes, a través del comité Ñuble Región, han perseverado hasta lograr estar casi ad-portas de dicho objetivo.

En esta etapa del itinerario a seguir, en los ámbitos jurídico y administrativo, es perentorio considerar ciertos factores como: la concentración poblacional, los polos de desarrollo, la conectividad, los recursos naturales, además de la presencia de la historia, porque, es oportuno reflexionar habiendo llegado a este punto, dirigiendo nuestra mirada hacia el pasado, hacia un potencial regional basado en la continuidad histórica, en la evolución de las circunstancias de Ñuble y la experiencia de sus habitantes desde el siglo XVI. Por consiguiente, resaltar la importancia de la ciudad de Chillán, la que se transformaría en capital regional por razones evidentes. En honor a la verdad, la ciudad de Chillán, fundada en 1835, constituye una prolongación de San Bartolomé de Gamboa de Chillán (actual Chillán Viejo), porque corresponde a la cuarta fundación y ambas urbes se entrelazan hoy en una interesante conurbación. La historia nace en Chillán Viejo, la cual tuvo un descollante protagonismo a partir de la segunda mitad del siglo XVI y en el siglo XVII fue calificada como “La Puerta del Reino” por su segundo fundador, el gobernador Ángel de Peredo. Ella, en el pasado, cual faro guió los procesos de la conquista y el de la emancipación nacional. Aquí está, además, la cuna del prócer y libertador de Chile, don Bernardo O´Higgins. Hoy consideramos oportuno destacar estos elementos de continuidad como un referente para la futura región dada su proyección futura, porque mediante la historia, se logra una conexión del mundo actual con el pasado, recuperando la memoria colectiva y, por ende, la identidad. 65


lonización con la respectiva estructura político-administrativa durante la época colonial, cuando los monarcas peninsulares, a partir de Felipe II, la consideraron como Reino. Chillán fue calificada como la Puertas del Reino de Chile debido a las siguientes razones: - Ruiz de Gamboa eligió un sitio llano, la ribera norte del río Chillán, protegido por un promontorio, al Alto de la Horca al norte sirviendo como atalaya en un terreno privilegiado, “fértil y apacible, donde todos los árboles y frutas de Castilla se dan en abundancia y las viñas tienen buen maduro, los campos son fértiles de yerba, para todo género de ganados”. (1) - Con el objetivo, según acta de fundación, de asegurar los caminos reales y proporcionar las provisiones necesarias a la ciudad de Concepción. En esta aseveración, se manifiesta la función defensiva de la nueva urbe, que aseguraría el tránsito por los caminos reales debido a su emplazamiento en la bifurcación del camino a Concepción con el que conducía a Angol o Los Confines, además de transformarse en un centro de abastecimiento y producción de trigo para la vecina ciudad. Esta situación es confirmada más tarde en el siglo XVII por el padre Luis de Valdivia, quien subraya que está compuesta de 62 casas y “los campos se cultivan intensamente, habiendo 18 estancias que están a toda producción, lo que permite proveer a la Concepción y a la Frontera”.

Ángel de Peredo (1627-1671). Reconstructor de la ciudad (1664). Óleo de Ronald Röber Penroz, Municipalidad de Chillán.

- Sostener la conquista al sur del río Biobío, donde fue trazada la línea defensiva durante el siglo XVII, convirtiéndose en ciudad fronteriza de guerra y frontera móvil, desde donde los españoles emprendieron los malones.

El orador clásico Cicerón ratifica lo anterior: “la historia es la testigo de los tiempos, luz de la verdad, vida de la memoria, maestra de la vida, testigo de la antigüedad”.

- Servir de refugio para aquellos colonos y soldados sobrevivientes de los ataques mapuches en los incipientes poblados localizados al sur del río Biobío, como lo fue tras la rebelión de Pelantaro.

Remontándonos en la cronología a la fundación de la ciudad, correspondiente al poblamiento Nº 11 del Reino de Chile, es imperioso recalcar la visión de dos protagonistas de la conquista: el gobernador Rodrigo de Quiroga, miembro de la hueste que fundó Santiago, quien erigió el fuerte de San Bartolomé en 1597, y su sucesor, el mariscal Martín Ruiz de Gamboa, fundador de San Bartolomé de Chillán. Ambos tomaron esas decisiones con visión estratégica de militares y desde entonces, no sucumbió a las múltiples y consecutivas adversidades naturales y antrópicas, condenada como lo señalara el historiador Muñoz Olave, a levantarse despejando sus ruinas para reconstruir su hábitat.

- Servir de contención para las incursiones de los chiquillanes y pehuenches. Durante la época hispana, Chillán sufrió varios reveses, como reiterados asaltos indígenas. El más destructivo sucedió el año 1655, como efecto de una gran rebelión de varios pueblos aborígenes encabezados por el cacique de Tomeco, provocada por actitudes desacertadas del gobernador Antonio de Acuña y Cabrera junto a sus desalmados cuñados, que esclavizaron a los mapuches capturados en guerra. Este episodio, indirectamente, dio origen a la veneración de San Sebastián en Yumbel.

Sin duda que su segundo fundador, el gobernador Ángel de Peredo, tuvo numerosas razones para catalogar a esta urbe como la Puerta del Reino. ¿Por qué Chillán fue considerada la Puerta del Reino y significó una trascendencia crucial en los tiempos de la conquista y colonia? Respondemos a esta interrogante recordando que, al momento de la fundación de Santiago, Chile es denominado como Nueva Extremadura, Capitanía General y Gobernación, pasando a ser parte de todos los reinos hispanoamericanos en una era donde comenzaba a asentarse el dominio de Castilla en tierras ancestrales de los pueblos originarios durante el difícil proceso de conquista, y luego proceder a la co-

En Chillán tuvieron lugar numerosos adelantos trascendentes para la época: nace uno de los primeros colegios del Reino de Chile gracias a los jesuitas: el “Colegio de Naturales”, en el mismo sitio donde hoy funciona el liceo Arturo Pacheco Altamirano, destinado a educar a los hijos de caciques mapuches como una estrategia de acercarse a esa etnia, integrarlos y evangelizarlos. Allí hizo sus primeros estudios el niño Bernardo O´Higgins, teniendo sus primeras interrelaciones con niños mapu-

66


Quinchamalí. Artes, Letras, Sociedad

mibles penalidades. Dos años más tarde, tal hazaña fue emprendida por el penquista Luis de la Cruz, teniendo también como punto de partida a esta ciudad. En San Bartolomé de Chillán, se configura el germen del descontento criollo hacia la estructura colonial imperante, dada la discriminación hacia los nacidos en este terruño. Aquí, en 1808 dos valientes personajes, amigos del entonces subdelegado de la Laja, Bernardo O´Higgins y partícipes del “Club Revolucionario”: el padre Rosauro Acuña y Pedro Ramón Arriagada, manifestaron su oposición a las Juntas de Gobierno españolas. Ambos fueron detenidos y enviados a prisión en Santiago por considerarlos revolucionarios. Iniciada la Patria Vieja, los frailes franciscanos, férreos defensores del régimen absolutista de Fernando VII cautivo, transmitían este ideal con encendidas homilías realistas a los feligreses de la siempre goda ciudad de Chillán. Domingo Martínez de Rozas (1863-1756). Emplazó a la ciudad en el actual Chillán Viejo (1751).

En estas tierras se produjeron varios episodios armados en pro de la emancipación y más tarde, fue escenario de las recurrentes incursiones de las montoneras realistas durante la “guerra a muerte”, en muchos episodios dignos de ser llevados al cine.

ches, los hermanos Lantaño y otros vecinos aristócratas.

En conclusión, Chillán merece su nueva calificación, ser capital regional, porque cuenta con un sinnúmero de fortalezas y potencialidades, augurándose un futuro con mayor desarrollo y crecimiento económico para su población.

Óleo de Ronald Röber Penroz Municipalidad de Chillán.

En ese mismo solar, la Orden Franciscana fundó el Colegio Propaganda Fide, destinado a formar e instruir a los misioneros franciscanos que se aventuraban a transitar por toda la belicosa Araucanía hasta alcanzar Chiloé.

Notas:

La Orden Jesuita, además de administrar con suma eficiencia sus cinco haciendas del valle del Itata, donde producían vino, y de acuerdo al cronista Gómez de Vidaurre, ingresaron técnicas industriales como las textiles, donde se tejían finas bayetas comparables con las mejores telas de Europa.

1.- Rosales Diego de, “Historia General del reino de Chile, Flandes Indiano, Tomo I Ed- Andrés Bello, pág. 601.

José Joaquín Prieto Vial (1786-1854), Presidente de la República de Chile entre 1831 y 1836. Ordenó el traslado al actual emplazamiento (1835). Óleo de Ronald Röber Penroz, Municipalidad de Chillán.

El terremoto de 1751 provoca una nueva destrucción de tal envergadura, que obliga a las autoridades del Reino a decidir el traslado hacia el Alto de la Horca, donde sus habitantes nuevamente debieron erigir sus casas con resignación frente a los avatares de la naturaleza. Una obra de beneficencia significativa de la época, fue la creación del hospital San Juan de Dios, creado el año 1786 en la actual esquina Antonio Varas y Serrano de Chillán Viejo por don José Gambino. El cargo de primer director recayó en manos del fraile de la Buena Muerte, José Rosauro Acuña. Acercándonos al siglo XIX, debemos recordar la gran expedición realizada en 1804 por el agrimensor chillanejo Justo Molina, acompañado del linarense José Barros, por encargo del gobernador Luis Muñoz de Guzmán desde la ciudad del río Chillán en dirección a Buenos Aires, con el objetivo de abrir una ruta comercial entre Concepción y aquella ciudad transandina. La empresa, no exenta de adversidades, prosiguió la ruta por el valle del Alico hasta cruzar la cordillera por el paso de Chureo, logrando alcanzar su destino después de presu67


Vicente Méndez Urrejola: un Intendente de fábula

Dr. Manuel Antonio Grez Ibáñez

Sociedad chilena de Historia y Geografía, curicó

68


Quinchamalí. Artes, Letras, Sociedad

A

unque en la actualidad existe una importante avenida en el nororiente de nuestra ciudad y una medalla al mérito -que anualmente la Gobernación concede a alguien que se ha destacado en el servicio público- que llevan su nombre, y los historiadores locales lo destacan y recuerdan como el mayor intendente que dirigió nuestra provincia, es poco lo que la ciudadanía conoce de Vicente Méndez Urrejola, por lo que a través de este artículo entregaremos los principales rasgos de su biografía. El pequeño Vicente nació el 4 de abril de 1858 en la casa de sus padres en calle Comercio en Concepción. Tuvo 7 hermanos, 6 de los cuales fallecieron en el período perinatal, sobreviviendo solo su hermano menor José Agustín. Su padre fue don Francisco Javier Méndez Urrejola, importante miembro de la sociedad penquista, considerado el cuarto hombre más rico de Chile, por ser el principal estanciero en el Neuquén argentino, propietario de extensas haciendas en Chillán, Concepción y Nahuelbuta, fundador y uno de los principales accionistas del Banco de Concepción. Su madre fue doña Leonor Urrejola Unzueta, prima hermana de su padre. Estudió en el antiguo colegio Seminario de Concepción. El 23 de noviembre de 1881 se casó en Concepción con doña Amelia Mathieu Andrews, con quien tuvo a Amelia, Leonor y Vicente, falleciendo ella en el postparto de este último, complicado con una endometritis puerperal. Permaneció viudo por 5 años y contrajo nuevamente matrimonio en Concepción con doña Elena Binimelis Argomedo, el 25 de enero de 1890, con quien tuvo otros tres hijos: Álvaro, Francisco y Octavio. A la muerte de sus padres, se trasladó a Chillán como agricultor y empresario molinero a trabajar las haciendas de su herencia: Bustamante, El Colchón y el molino de trigo en Niblinto. Por tradición familiar, con múltiples antepasados cercanos que habían abrazado la vocación religiosa, era católico y políticamente pertenecía al partido liberal, a pesar de que toda su parentela pertenecía al partido conservador. A los pocos años de su segundo matrimonio con doña Elena, por severas e irreconciliables desavenencias conyugales, ésta se separó de don Vicente y se trasladó a USA en barco con sus tres hijos pequeños, los que solo volvieron a visitarlo ya una vez adultos. En el intertanto, con doña Olga Aravena Lagos, chillaneja, tuvo a Olimpia Enriqueta, una hija natural que vivió junto a él y que lo acompañó en su soledad. Olimpia, ya como joven adulta, conoció a Victoriano Ibáñez, joven administrador de la hacienda Bureo de propiedad del Arzobispado de Concepción y vecina a la hacienda Bustamante, contrayendo matrimonio con él y llegando ambos a ser mis abuelos, padres de Carmen Lucía, mi madre. Por poseer múltiples antecedentes de parientes en política como lo eran, por ejemplo, el diputado y tío paterno don Luis Barros Méndez; sus primos hermanos paternos, los diputados Sres. Guillermo y Ricardo Cox Méndez; su primo materno, el diputado don Francisco Montané Urrejola; su primo materno y diputado don José Francisco Urrejola Menchaca -que luego sería presidente del Senado-; don Vicente era conocido en las altas esferas de gobierno, a pesar de carecer de una militancia política partidista activa. En la tradición familiar pesaba el recuerdo de su tío abuelo materno don Joaquín Unzueta Rioseco, penquista, casado con doña María Arrau Daroch, que se había trasladado y hecho su vida en Chillán, habiendo llegado a ser antes un destacado intendente del Ñuble entre los años 1864 y 1869 y quien solicitó al ministro del Interior, don Miguel Luis 69


sería su programa de gobierno provincial por los tres años constitucionales que éste duraría. Este programa, fue: - Construir el ferrocarril transversal transoceánico, que su tío don Gonzalo Urrejola Unzueta propulsaba desde el Senado. Este tren debería partir desde Tomé, junto al océano Pacífico por el poniente, pasando por Rucapequén, Confluencia, hasta llegar a la estación de Chillán, para continuar luego hacia Coihueco, teniendo un ramal a Niblinto, Nahueltoro y San Fabián y a través del Boquete de Alico conectarse por el norte de la provincia con las líneas férreas argentinas. Y a través de una línea férrea que se dirigiría a Pinto, El Recinto y a Las Termas, cruzar por el paso de Buraleo o Atacalco por el sur de la provincia para unirse a su vez con las líneas trasandinas que llegarían hasta el puerto de Buenos Aires en el océano Atlántico por el oriente.

Fotografía en portada de revista “El Sportman Chillanejo”, Chillán, domingo 24 de julio de 1910.

Amunátegui, los fondos y autorización para construir un nuevo edificio para la Intendencia, siéndole concedidos durante la presidencia de don José Joaquín Pérez. Pero el que más influyó en su nombramiento como intendente, fue su doble tío materno, el senador en ejercicio don Gonzalo Urrejola Unzueta, casado con una doble prima suya, doña Clara Unzueta Urrejola, todos miembros de la endogamia penquista Méndez, Urrejola y Unzueta. Como un prestigioso vecino de Chillán, se destacó entre los años 1898 al 1904 por defender y motivar en forma entusiasta la construcción de un tren de trocha angosta hasta Las Termas. Estos antecedentes familiares, junto a sus antecedentes de pertenecer al partido liberal y de ser reconocido como un acaudalado empresario y agricultor honesto e íntegro, hicieron que el presidente de la república, don Pedro Montt Montt, después de dos semanas de la renuncia del anterior Intendente del Ñuble, don Ismael Martín Mieres, lo llamara personalmente a su despacho de La Moneda para ofrecerle y pedirle que aceptara el cargo, el 24 de octubre de 1981. Don Vicente, a sus 50 años, aceptó de inmediato, sabiendo que contaría con su apoyo político y económico para realizar lo que

- Trasladar la vieja intendencia de adobe, desde su ubicación en calle 18 de Septiembre, logrando la aprobación de los planos del esperado y moderno Palacio Consistorial que se ubicaría en la calle Libertad, frente a la Plaza O´Higgins, que contaría con dos pisos y donde se ubicarían varias oficinas fiscales para facilitar los trámites a realizar por la ciudadanía, para luego llamar a licitación y construir en tiempo récord. - Renovar y modernizar los sistemas de agua potable y alcantarillado de la ciudad para higienizarla y evitar inundaciones, aguas acumuladas y epidemias. - Programó la construcción de embalses en los principales ríos para permitir una mejor racionalización del riego y el uso de energía eléctrica. Mejoró la calidad de los caminos rurales y construyó nuevos puentes. Presidió la comisión para la construcción de una estatua a O´Higgins en medio de la plaza. A cargo de la Beneficiencia, trabajó por mejorar y ampliar el hospital local, dotándolo de mejores instalaciones y colaborando en crear una posta de urgencia - Además de todo esto, desde su inicio trabajó arduamente por mejorar la calidad y el mobiliario de las escuelas de la provincia y liceos de la ciudad, construyó un barrio exclusivo para trabajadores con habitaciones obreras dignas y de buena calidad, mejoró y amplió la policía local combatiendo en forma efectiva el bandidaje y el abigeato. 70

Físicamente, Don Vicente era una persona más bien alta, corpulenta, rasgos armónicos, tez clara tostada por el sol, semicalvo, con pera y mostachos según la usanza de la época -se le describía como “imponente”-, elegantemente vestido, fumador habitual de puros, de un carácter afable, de una gran cultura general ya que junto con ser muy estudioso y un gran lector, había viajado a Europa y había estado en Londres y en París. Muy simpático y conversador, tolerante, caballeroso, educado y acogedor, cuya forma de ser aunaba voluntades y destruía diferencias, por lo que todos los representantes de diferentes líneas políticas querían trabajar y colaborar con él. Destacaba especialmente por su prodigiosa memoria y viva inteligencia. Ejerció una nueva forma de trabajo que se diferenciaba de algunos de los sedentarios y tramitadores intendentes que lo precedieron, ya que desde la madrugada recorría todo Chillán montado en su brioso caballo -un caballo “de fábula”, según lo recordaría posteriormente don Tomás Lago-, que portaba en su silla también a un intendente dinámico, ejecutivo y perseverante -“de fábula”-, como nunca se había conocido antes, verificando en el terreno todos los problemas a resolver y tal como lo caricaturizara en su momento don Walterio Millar, WAM, cabalgando en su corcel, elegantemente vestido, fumando su infaltable puro (figura 1). Además de ser un intendente “en terreno” que supervisaba los problemas de la gente, dedicaba un tiempo para escuchar directamente sus necesidades, ya que solía cruzar desde su despacho para sentarse frente a una mesa y a la sombra de un gran cedro del Líbano, el que aún se conserva en la esquina norponiente de la plaza, llamado “el árbol del intendente”, para

Caricatura de Don Vicente en 1910, aparecida en la revista “El Sportman Chillanejo”. Publicada por el Club Industrial F.C de Chillán.


Quinchamalí. Artes, Letras, Sociedad

darle audiencia y escuchar sus necesidades más apremiantes. Ansioso de resolver pronto todos los problemas de la provincia, solía viajar regularmente a La Moneda en tren, el principal medio de transporte de la época, para solicitar más ayuda económica para financiar sus proyectos, ayuda que pasado los años llegó a ser escuálida, producto de la Primera Guerra Mundial, por lo que tuvo que apelar a su riqueza personal, desembolsando de su bolsillo para completar las obras, convirtiéndose además de funcionario público, en un filántropo de los escolares en formación, de los obreros, de la cárcel de mujeres a cargo de las religiosas del Buen Pastor, de la Beneficencia y del ramal a Niblinto. El 9 de septiembre de 1909, el pueblo de Chillán a través de 200 caballeros y líderes políticos de todas las líneas de la época, adhirieron a un fino y exquisito banquete “a la francesa”, en el cual le manifestaron su aprecio y su agradecimiento por todo lo que ya estaba haciendo por la provincia, haciéndole entrega además de una lámina de plata especialmente grabada. Ese magno acontecimiento, conteniendo el menú y los discursos, se imprimió en un folleto especial y se hizo llegar a la comunidad. Con motivo del fallecimiento prematuro de los presidentes Sres. Pedro Montt Montt y Elías Fernández Albano, y de la elección de don Ramón Barros Luco como nuevo presidente de la república, don Vicente le hizo llegar su renuncia como Intendente, la que fue aceptada, pero que en Chillán motivó el 4 de enero de 1911 la realización en el teatro O´Higgins del llamado “mitin del Domingo” donde en forma espontánea se reunió gran parte de la ciudadanía liderada por políticos de los diferentes partidos, los que en encendidos y entusiastas discursos y haciendo uso de la verdadera democracia, solicitaron y exigieron al nuevo presidente que rechazara su renuncia y lo ratificara en el cargo, porque don Vicente era un ejemplo de servidor público y una garantía de todos los partidos políticos para contribuir al desarrollo local. Fue así como el presidente Barros Luco lo ratificó en el cargo, tal como lo hiciera después el presidente Don Juan Luis Sanfuentes Andonaegui. También llegó a ser reconocido debido a su labor extraordinaria y abnegada, que era destacada por la prensa local, como se puede ver en la portada de dos diarios de la época

Don Vicente Méndez en faenas de supervisión e inspección en la plaza del Mercado Central de Chillán. Fotografía publicada en 1908 por la revista Zig Zag.

que adjuntamos. El diario La Discusión señalaba entre sus líneas que “la zona de Ñuble debe mucho a la actividad incansable y entusiasta del señor Intendente, a quien los periodistas de la capital han llegado a comparar con don Benjamín Vicuña Mackenna y Francisco Echaurren” (figura 2); así como el diario El Comercio, que colocaba un artículo conteniendo una foto suya precedida con la frase en latín: “Labor improvus omnia vincit”, es decir “El trabajo abnegado siempre vence” (figura 3). Después de haber ejercido el cargo durante 12 años seguidos, durante 4 períodos constitucionales, el más largo que se recuerde, presentó su renuncia irrevocable ante el nuevo presidente electo, don Arturo Alessandri Palma, en enero de 1921, siendo reemplazado en el cargo por el masón don Rodolfo Bahamondes Hoppe, y volviendo a sus labores habituales como empresario y agricultor durante 8 años, rechazando tal como lo había hecho antes durante la intendencia, el proyectarse como político partidista y negándose a aceptar ofrecimientos para continuar en la Cámara de Diputados o en el Senado. Producto de un cuadro apendicular, falleció en el hospital local, camino a Chillán Viejo, el 22 de marzo de 1929, a sus 71 años, posterior a una apendicetomía practicada con anestesia local, complicada con sepsis postoperatoria, en un tiempo en que no existía la anestesia general ni los antibióticos. En un impresionante sepelio presidido por monseñor Martín Rücker Sotomayor y donde el gobierno del presidente don Carlos Ibáñez del Campo se hizo representar, múltiples líderes locales y políticos resaltaron frente a su tumba en el cementerio de Chillán la obra y la calidad humana de don Vicente, solicitando a los concurrentes que su memoria siempre se tuviera presente, ya que su principal legado, aún vigente, especial71

mente a los líderes sociales y políticos de la provincia, fue el amor abnegado, honrado y austero que tuvo a la comunidad de la provincia de Ñuble como un servidor público, haciendo uso de su gran poder de voluntad para realizar las cosas, junto a su destacada inteligencia y sabiduría.

Caricatura de Walterio Millar (WAM).


Sepúlveda Bustos: prócer chillanejo Las patologías sociales en Chillán en la primera mitad del siglo XX Marco Aurelio Reyes Coca Universidad del Bío-Bío

72


Quinchamalí. Artes, Letras, Sociedad

U

n estudio revela el estado de insalubridad y la falta de higiene que mostraba Chillán a comienzos del siglo XX (1). Los testimonios están tomados del libro “Sinceridad, Chile íntimo en 1910” (Alejandro Venegas o Dr. Valdés Canje). Venegas, fue un ácido crítico de la sociedad chilena, especialmente de Chillán, que vivía intensamente la “cuestión social”. Alrededor de 1910 quedan expuestos los problemas del abastecimiento del agua potable de pozos; el estado de los baños públicos a donde acudía la población para bañarse, y que Venegas desechó de su uso “por la repugnancia que me causan”; el pésimo estado de los servicios higiénicos y la falta de cultura en las prácticas sanitarias. Chillán no tenía, como la mayoría de las ciudades del país, condiciones mínimas de vida adecuadas. El Diario Ilustrado de Santiago señalaba que “en importantes ciudades del Valle central, han perecido ahogados por el fango, cerdos… y hasta caballos” (2). Venegas, pretendía que el Estado asumiera el rol protector para asegurar la salud a la población: “Id, Señor, y entonces os explicareis el por qué de los estragos espantosos que anualmente causan allí las enfermedades infecciosas; id y sentiréis indignación contra los opulentos magnates, dueños de aquellas pocilgas y contra las autoridades que las toleran”. (3)

Caricaturade Walterio Millar (WAM) en “El Día”, 15-12-1918.

La situación descrita por Venegas coincide con la intervención que en Chillán realizan el Intendente de Ñuble, Vicente Méndez Urrejola, en obras e infraestructuras, y el alcalde chillanejo, Dr. José Mario Sepúlveda Bustos, en la “higienización” de la ciudad. Las patologías sociales (alcoholismo, delincuencia, prostitución, hacinamiento, promiscuidad) corroían la sociedad por dentro.

Castillo

El Mercurio informaba que “La Liga contra la Tuberculosis pidió al alcalde de Santiago la aprobación de un reglamento para los conventillos” (4). Chillán requería de lo mismo, puesto que según Venegas, la vida del conventillo constituía “escuela del vicio y del crimen”, donde los niños aprendían de sus padres viciosos. El conventillo y las rancherías de los suburbios eran la antesala del prostíbulo y la taberna. Vivíamos entre lacras sociales. La delincuencia se acrecentó y la Discusión informaba continuamente sobre las “nubes de rateros” venidos desde los campos aledaños; de los sectores marginales (rancheríos) o bien, sobre las pandillas de malhechores, organizados y disciplinados, que ponían en jaque a la población y a la familia. Rateros cobijados por un vecino, arrasaron con su ropero y “por poco dejan a Federico Acevedo en cueros. La suerte es que 73


modernización: pavimentación de calles y veredas; desecación de ciénagas y pantanos multiplicados por la enorme cantidad de canales interiores de la ciudad, como Laguna Nova y Plaza Santo Domingo; construcción de alcantarillado; dotación de agua potable; eliminación de acequias que servían de eliminadoras de excretas; mejoramiento de las viviendas; iluminación de la ciudad; arborización de calles y plazas; y en fin todas las obras destinadas a mejorar la calidad de vida urbana. Resultaban apropiadas porque las condiciones de vida en Chillán eran demasiado frágiles. Relata Alejandro Venegas que “en Chillán el agua merma mucho en los pozos en los meses de calor, y según supe, en los establecimientos de baños, para evitar que lleguen a secarse, se hace que las aguas sucias de las tinas vuelvan al lugar donde salieron”. Como la mayoría de las ciudades del país, Chillán estaba atacado por una serie de patologías sociales, justamente los problemas que debía enfrentar el Dr. Sepúlveda Bustos desde la Alcaldía. Y no eran pocas las lacras, tal como se desprende de una revisión de las páginas de La Discusión, desde antes de la gestión del alcalde Sepúlveda Bustos: “De 14 escaños de la Plaza General Lagos (San Francisco) solo quedan 10. Un poco más y los hijos de Caco arrancan los árboles de la avenida. Se llevaron con garita y todo al centinela del regimiento Chillán… por amor de Dios y por todos los santos de la corte celestial nos dieran siquiera un míse-

Tumba de José Sepúlveda Bustos en el Cementerio Municipal de Chillán. Sobre ella se alza una escultura de Helga Yuffer.

74


Quinchamalí. Artes, Letras, Sociedad

estaba haciendo bastante calor…” (5). En cuanto a la prostitución, a fines del siglo XIX existían en Chillán unas doscientas casas de tolerancia (6), las enfermedades sociales como la gonorrea, eran imposibles de controlar debido a la condiciones de desaseo y promiscuidad, ya que no se podía llevar un control del estado de las infecciones y su eliminación en las mujeres que laboraban allí (7). Como el consumo de alcohol anual llegaba en el país a 18 litros por habitante (Vial), no era de extrañar que en 1910, se registraran en Chillán, 3.197 arrestos por ebriedad. El “San Lunes” era institucional social instalada en la sociedad.

ro paco para cuidar los barrios” (10). No existen dudas de que Chillán era una ciudad desprotegida, pues la policía “brilla por su ausencia”, ante el avance de la delincuencia que crecía junto con los sectores marginales, alimentados por el éxodo desde los campos. Eran comunes los robos en hogares, el agavillamiento de delincuentes, el bandolerismo que llegaba a la ciudad misma, los desórdenes y destrozos que se producían en lugares públicos, el raterismo y los hurtos en las calles, etc. Los bienes públicos sufrían los mayores estropicios. “La Municipalidad ha gastado bastante dinero por los constantes robos de los portalones de fierro que hay sobre los acueductos. Sería necesario que fueran puestos más sólidamente para dificultar el trabajo de los cacos” (11). Las gavillas de malhechores cometían desórdenes y se enfrentaban violentamente con los “guardianes de pito y sable”. “Anda una pandilla que disfruta repartiendo balazos a diestra y siniestra. Anoche balearon habitantes en calle Gamero. Bueno sería que la policía organizara una batida en regla contra esos “monomacacos” peligrosos” (12). Los delincuentes se paseaban montados y apertrechados de carabinas, sables, puñales y revólveres.

Estas lacras a las que se sumaban las enfermedades sociales, agravadas por la profunda polarización de los estratos sociales, perdurarían por mucho tiempo, incluso después del terremoto de 1939. La Discusión, cincuenta años después de la “crisis social”, informaba que “en los barrios, se han realizado diversas campañas por parte de las autoridades de sanidad que ven con preocupación cómo aumentan las enfermedades infecciosas” (8). Las diferencias en la nutrición por la escasez y carestías alimenticias, encontraban en el vino y una pasajera (prostituta), una engañosa compensación (9). Era la realidad de Chillán, donde las enfermedades sociales proliferaban entre los pobres, hacinados en “rancheríos” surgidos de los loteos de los fundos colindantes con la ciudad; y en los “conventillos” repartidos por todo el casco urbano. No era extraño, entonces, que en tales condiciones de insalubridad las epidemias diezmaran constantemente a la población. En 1885, la desencadenada epidemia de viruela había exigido al máximo al párroco Vicente Las Casas y a las religiosas del Buen Pastor a realizar un combate que incluso puso en peligro sus propias vidas.

DD . S r

epúlveda

Bustos:

La existencia del subrepticio problema de la prostitución, agravaba aún más el estado de la tranquilidad pública. Este mal social agravaba las condiciones de higiene pública, con la persistente endemia de las “enfermedades sociales”, como la sífilis y gonorrea, alimentadas en el desaseo y la carencia de salubridad. Se practicaba en burdeles, hoteluchos y tabernas, diseminados por toda la ciudad. El Dr. Sepúlveda Bustos enfrentó proactivamente todos los problemas de la “cuestión social”, convirtiéndose en un verdadero prócer chillanejo. Su fallecimiento en 1925, provocó un impresionante y apoteótico funeral, acompañado de los “pobres de la ciudad”, a quienes dedicó su “misión higienizadora”.

combatiente

de las patologías sociales

Algunos médicos logran alcanzar una dimensión heroica en esta lucha contra las enfermedades sociales. En medio de la “cuestión social”, es difícil no recordar al Dr. José María Sepúlveda Bustos (1865-1925), el máximo exponente del “higienismo” en Chillán, como un gran servidor público, hombre de empresa y alcalde de Chillán (1918-1922), que propuso resolver los problemas sociales que acosaban a la sociedad, a través de su “proyecto de higienización” urbana. El Dr. Sepúlveda Bustos formó la Sociedad Médica de Chillán, como expresión de su vocación profesional. En 1918, fue el gran combatiente contra la epidemia del tifus exantemático. Fue el precursor en nuestra ciudad del “movimiento higienista”, en boga en el país, destinado a resolver problemas que aquejaban a una sociedad que vivía intensamente la “cuestión social”. Su obra “Higiene de la Ciudad”, es un verdadero proyecto urbanístico para lograr la

Citas bibliográficas (1) La cuestión social bajo el prisma de la crítica y la prensa regional: una visión de Ñuble desde 1880 a 1925. Dr. Willy Herrera V, Revista Tiempo y Espacio, N° 7 – 8, UBB, 1997 v- 1998. (2) Diario Ilustrado. Stgo., 1909. Citado en Histeria de Chile, Gonzalo Vial. (3) “Sinceridad, Chile íntimo en 1910”, Alejandro Venegas, 1910. (4) Diario El Mercurio, Stgo., 12 de junio, 1901. (5) Diario La Discusión, Chillán, 9 de noviembre, 1900. (6) Diario La Discusión, Chillán, 1 de abril, 1900. (7) Diario La Discusión, Chillán, 12 de agosto, 1898. (8) Diario La Discusión, Chillán, 21 de octubre, 1961. (9) Vial, Gonzalo: Historia de Chile, Tomo 11, p.505 (10) Diario La Discusión, Chillán, 25 de mayo, 1914. (11) Diario La Discusión, Chillán, 13 de septiembre, 1895. (12) Diario La Discusión, Chillán, 1 de mayo, 1894. (13) Diario La Discusión, Chillán, 1 de abril, 1900.

75


Catedral de Chillรกn

Gumercindo Oyarzo

Profesor de Artes Plรกsticas Liceo de Hombres, Chillรกn

El mosaico muestra cuatro momentos de la vida de Cristo: nacimiento, acciรณn social, sacrificio y resurrecciรณn.

76


H

Quinchamalí. Artes, Letras, Sociedad

asta el sismo de 1939 se alza en nuestra ciudad, en esquina de calles Libertad con Arauco, el edificio de la antigua catedral, mole de ladrillo cubierta de cemento, sin hierro seguramente, porque no resistió los vaivenes de la loca tierra de algunos instantes y como muchas de las otras iglesias locales, tuvieron que retirar los escombros para comenzar improvisadas capillas. Aquella catedral era un edificio con pretensiones de “estilo”, pero algo indefinido en combinaciones de greco romano y románico con su bóveda de cañón seguido, sus arcos de medio punto (semicirculares), con tímpanos triangulares sobre esos arcos y grupos de columnas sobre pesados basamentos y anchos moldurajes. En el interior, los altares como modestas figuras de santos en yeso. No recuerdo alguna escultura en especial, salvo la de nuestro primer obispo monseñor Martín Rücker Sotomayor, a quien tuve el honor de conocer cuando fui su secretario en el Comité Literario y Artístico del Centenario de Chillán celebrado el 5 de noviembre de 1935. Monseñor Rücker era gran intelectual, con dominio de 5 ó 6 idiomas fuera del español, gran saber histórico y literario. Anotamos estos breves recuerdos para pasar seguidamente a cómo pudimos seguir la gestación de la construcción de la actual catedral de Chillán. La maquette fue conocida en 1940 y la “primera piedra” colocada en 1941. Esta obra del gran arquitecto Hernán Larraín Errázuriz, se gestó desde la llegada de monseñor Jorge Larraín Cotapos, de quien el arquitecto era sobrino. El proyecto concebido, con mucho amor y preocupación ciudadana, fue exhibido en sus planos y maquette, y aunque el público no tenía voz ni voto, se discutía y comentaba sobre estilos. Quienes querían un estilo romántico, quienes un estilo gótico, muy pocos opinaban por un estilo moderno. También nosotros opinamos y La Discusión acogió una “Crónica” de nuestra pluma fundada a favor del proyecto moderno, ya que en Chile, ni en Europa quedaban esos artífices de la talla de la piedra de que dispusieron los maestros de la Edad Media, la época de los grandes estilos. Además que solamente en naciones como México y Perú se alcanzaron a construir grandes templos con estilos más definidos, con la importación de artífices para la piedra tallada, traídos de Europa. La arquitectura moderna dispone de elementos nuevos para la construcción. El hormigón o cemento armado con hierro, desafía todas las posibilidades de la construcción y resistencia ante el tiempo, clima y contingencias de la tierra. Con este criterio se sigue construyendo en todo el mundo. El número de pisos y metros de altura han sido superados en EE.UU. y Japón ha solucionado problemas de suelos azotados

77


figuras tienen una dimensión aproximada a 1 mt. c/u y algunas de ellas son grupos de dos o tres personajes. Todas estas obras son de alto valor artístico. El Tímpano del Atrio abierto a la plaza contiene un gran mural realizado según proyecto de Rubio Dalmatti y en mosaico, como las antiguas obras bizantinas, salvo que en lugar de las teselas de marfil, piedras de colores como lapislázuli, carbunclos, ópalos, etc., aquí las teselas son de trocitos de cerámica vidriada en colores, algunos recubiertos con oro auténtico. Durante su construcción, subimos a los andamios para ver la aplicación de las teselas sobre el muro. El mural tiene diversas escenas de la vida de Cristo: nacimiento, infancia, predicación, crucifixión y ascensión a los cielos. Tiene también algunos símbolos como el sol y la luna, las cruces del Gólgota, etc. En el interior queda a la espera un mural sobre el gran “paño” del coro o del órgano. El piso general de la catedral está hecho de trozos de mármol de colores, incluso el presbiterio y gran altar. La iluminación general del templo está hecha a base de ventanas aplicadas con todos los arcos, de modo que el concurrente a los servicios religiosos ve la iluminación hacia el altar y silla episcopal. Las bases anchas de los arcos próximos al presbiterio sirven de sacristía y movimientos de sacerdotes y acólitos.

Hernán Larraín Errázuriz (1913-1997), el arquitecto que nos legó el ícono de la ciudad.

Como un templo tan grande es posible que aparezca con escasos asistentes la mayor parte de los días, se ha añadido la Capilla del Sagrario que, como su nombre lo dice, es para guardar y depositar los sagrados símbolos, por eso su relación con la Catedral es interna. Esta capilla es sencilla pero de exquisito gusto artístico.

por terremotos, construyendo edificios sobre “zapatas” o amplias bases. El ilustre arquitecto Larraín presentó un proyecto que era una nueva concepción para la arquitectura de templos: el arco parabólico (la “parábola” es la sección de un corte plano y vertical a la base de un cono). La línea parabólica se estrecha hacia la cúspide del cono y en arcos aplicados a la arquitectura aumenta la resistencia, como en el caso de un huevo (ovoide) presionado hacia las puntas. Unidas en distancias, esos arcos parabólicos dan gran resistencia a un edificio, aparte de otras resistencias estudiadas.

Los chillanejos debemos sentirnos orgullosos de tener este monumento de arte arquitectónico, como no lo hay mejor en América en construcciones modernas. Como dato ilustrativo podemos decir que el arco “parabólico” no había sido empleado sino en unos de los grandes hangares de puertos aéreos de Europa.

Nosotros no hemos de describir la actual catedral. Está ubicada, como todos la ven, frente a nuestra Plaza del Libertador O’Higgins en calle Arauco, a pocos metros de donde estaba la antigua catedral. En aquel sitio está hoy el “Campanille” separado o Cruz Monumental con sus 36 mts. de alto y base de 4 x 4 mts. Contiene un carillón electrónico que puede trasmitir toda clase de música. Está dedicado a ser Monumento del Sismo de 1939.

En esta joya chillaneja han intervenido con sus iniciativas nuestros obispos M. Jorge Larraín, que no alcanzó a ver la obra alzada; M. Eladio Vicuña Aránguiz que vio terminado su conjunto, incluso parte de su ornamentación y las grandes puertas de aluminio y cristal, proyectadas por la distinguida arquitecta Berta Cifuentes. A nuestro actual M. Padre Obispo Francisco José Cox Huneeus, le entrega el tiempo de este cincuentenario de la Diócesis, abrir las anchas puertas del templo y unir a los chillanejos para una vida de paz y que los “arcos parabólicos” de la Catedral cumplan su destino de servirnos de puente a los cielos...

La catedral misma tiene 68 mts. de largo aproximadamente desde su atrio al altar con la gran cruz del Señor Crucificado, obra tallada en madera y en gran tamaño, lo mismo que las 14 figuras del Vía Crucis, son talladas en madera por artistas de la Escuela de Escultura de la “Selva Negra” en Alemania. Estas

Fuente: La Discusión. Chillán, 9-XI-1975.

78


Quinchamalí. Artes, Letras, Sociedad

Gumercindo Oyarzo pintando en terreno, en la zona precordillerana de Chillán. Fotografía dedicada el 22 de julio de 1923 a su amigo y colega del Liceo de Chillán, Heriberto Torres A. Archivo de Alicia Romero.

79


Hijos de la Loba: inmigrantes italianos en Chillán Desde el Mar Mediterráneo al Océano Pacífico, desde Los Apeninos a Los Andes, ¿cuándo, cómo y por qué llegaron los italianos a la ciudad de Chillán?, ¿quiénes fueron los primeros inmigrantes y qué aportaron a la ciudad?, ¿quedan aún italianos nacidos en la península, residiendo en Chillán? Estas preguntas son las que esta crónica tratará de responder.

Alicia Romero Silva

Historiadora*

Italianos reunidos en una cancha de bochas. Chillán, década del treinta. Archivo de Reinaldo Valle Muñoz.

80


E

Quinchamalí. Artes, Letras, Sociedad

l territorio de Chile cuenta entre sus primeros inmigrantes italianos a Antonio Pigafetta, cronista, escritor y cartógrafo que se embarcó en esa gran epopeya de Hernando de Magallanes, la de circunnavegar la tierra a inicios del siglo XVI; y el capitán genovés Giovanni Battista Pastene, quien también en ese siglo, fue uno de los primeros exploradores italianos, al servicio de la corona española, en recorrer las costas del Mar del Sur, como era llamado el Océano Pacífico en esos siglos. Desde entonces Chile no ha dejado de recibir inmigrantes italianos. Pero fue desde las últimas décadas del siglo XIX y hasta pasada la Segunda Guerra Mundial en el siglo XX, cuando llegó un fuerte contingente de italianos a América, principalmente a los países de Estados Unidos, Brasil y Argentina. Chile no era un país atractivo para los inmigrantes europeos, por razones de desconocimiento, lejanía, la barrera de la Cordillera de Los Andes y una menor riqueza comparado con los países mencionados. También se suma el hecho de que las políticas gubernamentales chilenas fueran más escasas comparadas a las de sus vecinos para atraer inmigrantes europeos a su territorio. A pesar de lo mencionado, hubo migración italiana principalmente al Puerto de Valparaíso, la ciudad de Santiago, la zona que abarcaba Concepción, Talcahuano, Tomé y Punta Arenas. La migración italiana hacia Chile, exceptuando la planificada a la localidad de Capitán Pastene en los años 1904-1905, fue una migración con características del tipo llamado “migraciones libres” o “migraciones en cadena”, eso significa que un italiano inmigrante, a medida que ampliaba sus actividades comerciales, traía a otros italianos de su familia o amistades a trabajar en sus negocios.

¿C¿C

uándo, cómo y por qué llegaron

italianos a la ciudad de

Chillán?

Chillán no fue un destino escogido desde Italia, como un lugar de arribo para los inmigrantes que viajaron con destino hacia Chile. En la mayoría de los casos de inmigrantes que se establecieron en esta ciudad, lo hicieron después de haber vivido y trabajado en una o más ciudades del país, siendo más tarde por relaciones comerciales o matrimoniales que se avecindaron en ella. Los italianos que llegaron a Chillán, lo hicieron principalmente en las dos últimas décadas del siglo XIX y la primera mitad del siglo XX. Los censos nos arrojan datos interesantes, como el de 1895, que registra 37 italianos residentes en la Provincia de Ñuble, 28 hombres y 9 mujeres; el censo de 1907 con 88 italianos, 55 hombres y 33 mujeres a comienzos del siglo XX, siendo la cifra más baja con respecto a la presencia de las colonias española, árabe y francesa; y el Censo de 1930 nos muestra una cifra más baja: 81


en él se registran 68 italianos, 54 hombres y 14 mujeres. De los italianos que se establecieron en la ciudad a fines del siglo XIX, en la última década del siglo, tenemos antecedentes documentados de Paolo Brogi Bocky y su esposa Antonieta Fatini, abuelos maternos de Arturo Bonometti Brogi (ex presidente del Círcolo Italiano); de Aniello de Girólamo del Mauro Novi, bisabuelo de Jaime del Mauro (empresario); de Venancio Ainardi Belmondo, bisabuelo de Guido Ainardi Molina (tesorero del Círcolo Italiano), de Félix Monti Marella, bisabuelo de Manuel Daziano Acuña (industrial), por nombrar algunos casos. Entre las dos grandes guerras y pasada la Segunda Guerra Mundial, es cuando tenemos un mayor arribo a Chile de inmigrantes italianos. Las guerras, la gran Depresión Económica mundial de 1929, son algunas de las causas que impulsaron a muchos jóvenes y matrimonios a buscar trabajo en América y huir de los enrolamientos del Ejército Italiano, tras la experiencia de la Primera Guerra

Mundial (1914-1918). Es en ese período comprendido entre 1920 a 1948, en que muchos jóvenes, varones, solteros, con escolaridad avanzada y especialidades técnicas llegan a la ciudades de Chillán, Concepción, Talcahuano y Tomé con la finalidad de trabajar, muchos de ellos con un contrato en mano. El cómo arribaron, depende de la época en que realizaron el viaje. Los primeros italianos que emigraron en el siglo XIX, generalmente lo hicieron en barco desde puertos italianos, en el que destaca Génova, hasta Buenos Aires, Argentina y desde allí por tierra hacia Chile, en trenes argentinos y en el mítico tren trasandino y también a caballo por pasos fronterizos del sur, demorándose entre uno y dos meses de viaje hacia su destino final. Otros en barco, vía Estrecho de Magallanes, arribando a los principales puertos del Pacífico como Tomé, Talcahuano o Valparaíso. Desde 1914 en adelante, con la apertura del Canal de Panamá, los viajes en barco fueron más cortos, reduciéndose los

Italianos reunidos en celebración del “Día de la Unidad de Italia”. Al fondo se aprecia junto a la bandera chilena, la bandera de la época de la monarquía italiana. Chillán, década del treinta. Archivo de Reinaldo Valle Muñoz.

82

tiempos a la mitad, y desde allí en adelante, el puerto más ocupado para desembarcar fue Valparaíso, perdiendo importancia la zona de Concepción como consecuencia de la apertura del Canal. También continuaron llegando a Buenos Aires e incluso, algunos inmigrantes cruzaron en avión la Cordillera de los Andes, hacia finales de la década del cuarenta. No hay que olvidar recrear que un viaje desde Valparaíso a Chillán en tren, a principios del siglo XX demoraba dos días y que un viaje en vehículos o carruajes tirados por caballos demoraba mucho más. A la ciudad de Chillán arriban los inmigrantes italianos básicamente por dos razones: laborales y matrimoniales. Por razones comerciales arriban por ejemplo: los hermanos Garbarino Garbarino y Luigi Volante Serra, desde Concepción; Pietro Milanese Castino y su familia desde Lontué; Juan Celle Celle, Luis Spinetto Graffigna y Aurelio Barbieri Gonella desde Valparaíso; Alfredo Brancoli Cinquini desde Santiago; Stefano Ravera Grillo y su familia desde


Quinchamalí. Artes, Letras, Sociedad

Celebración del “Día de Italia”. Discurso del presidente Arturo Bonometti Brogi. Chillán, década del noventa. Archivo de Arturo Bonometti Brogi.

Los Ángeles; Francisco Sallorenzo Amerena desde San Carlos, etc. De los italianos que arriban por la segunda razón, enlaces matrimoniales con señoritas chillanejas, tenemos algunos ejemplos como Giovanni Stagnaro Oliveri desde Tomé, Luis Antini Corvi y Enrique Cúneo Queirolo desde Santiago. Los que se vinieron directamente desde Italia hacia Chillán son una minoría. Podríamos citar el caso de Mario Crino De Martini, quien se vino a trabajar en 1939 con su hermano Ángel Crino De Martini, quien ya se encontraba establecido con un emporio en la ciudad.

rella, Enrique Monti, José Manzini, Carlos Norchi, Emilio Montefusco, Bartolo Castagneto, Pedro Borgoglio, Pedro Andrieta, Natalio Romano, Fortunato Naretti, Pablo Brogi Bocky, Ciriaco Ansaldi, Cesario Manerelli, Juan Parma, Anibal Rigo Righi, Antonio Perino, Alejandro Panocchi, Carlos Omegna, Luis Antini y otros. De todos los mencionados, tenemos información sólo de seis de ellos: Tomás Taricco, Pablo Brogi Bocky, José Fumagalli, Félix Monti Marella, Enrique Monti y Luis Antini. De los otros 17 italianos poco o nada sabemos hoy día.

DD

e los inmigrantes italia-

nos establecidos en

I

Italianos integrantes de la “Colectividad Italiana” en 1903, en la ciudad de Chillán Se establecieron en Chillán, a finales del siglo XIX, 37 italianos. A comienzos del siglo XX, en 1903, tenemos una nómina de 23 integrantes de la colectividad, quienes fueron: Vicente Bono, José N. Fumagalli, Guillermo S. Omegna, Tomás Taricco, Félix Monti Ma-

Chillán

que

fueron investigados y estudiados

De los italianos que se establecieron en la ciudad de Chillán, hemos investigado a 49 inmigrantes, sobre su historia familiar y de migración. Ellos son: Luis Conca Oggiano; Federico, Serafino, Valerio y María Teresa Garbarino Garbarino; Paolo Brogi Bocky; Antonieta Fatini; Aniello de Girólamo del Mauro Novi; Alfredo Bráncoli Cinquini; Guillermo, Mi83

guel y Ángel Bellagamba Vaccarezza; Enrique Cúneo Queirolo; Carlos Valle Monteverde; Aurelio Antonio Barbieri Gonella; Teresa Passalacqua Crovetto; Paolo Baldini Borzzi; Luis Antini Corvi; Venancio Ainardi Belmondo; Giovanni Stagnaro Oliveri; Giovanni Moltedo Costa; Oliviero Consolini Leonesio; Ángel y Mario Crino De Martini; Esteban De Martini; María Ferretti Cereghino; Silvia, Vera y Augusta Crino Ferretti; Luis Spinetto Graffigna; Stefano Ravera Grillo; Luigina Pugno Pascuarelli; Angelo Solari Ratto; María Volante Serra; Giacomo Solari Volante; Gino y Bruna Grillo; Giacomo Romaggi Grillo; Andreina Costa Garbarino; Donato Marchessi Steffanile; Carlos Daziano Cutica; Félix Monti Marella; Francisco Sallorenzo Amerena; Pietro Milanese Castino; Eleonora Bertola Aresca; Aldo y Teresina Milanese Bertola; Luigi Vittorio Volante Serra y Giussepe Vaccaro Bavestrello.

DD

e las familias italia-

nas cuyos descendientes se establecieron en

Chillán

Además, hemos investigado otros grupos familiares de italia-


nos, cuyos descendientes se establecieron en Chillán en el siglo XX y XXI, como es el caso de las 20 familias que se mencionan a continuación, vinculadas al Círcolo Italiano: Bernucci, Bonometti, Capponi, Caridi, Casanova, Dazarola, Foradori, Franzani, Gallo, Lagno, Marcenaro, Marisio, Palavecino, Pastorini, Perotti, Riveri, Sbarbaro, Signorelli, Stagno y Venzano. Nos falta investigar 43 familias de descendientes de italianos, para abordar en forma completa, un trabajo sobre la colonia italiana de Chillán. Este grupo de familias, establecidas también en la ciudad, como las anteriores, la mayoría no están vinculadas al Círcolo Italiano. Ellas son: Agostinelli, Alessandrini, Anziani, Baccelli, Baldecchi, Barison, Bassaletti, Basso, Benedetti, Bertoglio, Biagetti, Bigiarini, Bianchi, Bresciani, Boggioni, Buggini, Canessa, Carotti, Cassuni, Castelli, Conti, Coria, Costa, Crovetto, Ferrari, Giordano, Gotelli, Leone, Lopetegui, Luppichini, Missene, Olivieri, Parodi, Péndola, Portorelli, Queirolo, Ricciardi, Ricotti, Rigo, Righi, Rondanelli, Scavia, Sivori y Villamán entre las reconocidas hasta ahora.

II

talianos del siglo

ni, Luis Marini Solari, José Marini Solari, Arturo Rocchetti Scipione, Julia Roccchetti Scipioni, Carlos Toselli, Emilio Mazzi Malagoli, Luciano Gámbaro (Santiago) y Juan Celle Celle (San Carlos). Tampoco quedan residentes en Chillán, al parecer, de las familias: Bartolucci, Fagnilli, Ricotti Gamba, Pizani, Macchiavello, Micono, Martignoni, Taricco, Passarini, Levancini, entre otras.

I I C

talianos que residen

en

hillán

De los nacidos en la Península Itálica, socia del Círculo Italiano, queda una sola persona en Chillán, la señora Andreina Costa Garbarino, genovesa, nacida en Cicagna, viuda de Giacomo Romaggi Grillo. Los demás son italianos

En Santiago residen dos genovesas, nacidas en Favale di Malvaro, quienes vivieron en Chillán una gran parte de sus vidas junto a sus familias, vinculadas al Círcolo Italiano. Nos referimos a las hermanas Silvia Crino Ferretti viuda de Garrido y Augusta Crino Ferretti viuda de Maturana, las cuales han aportado importante información sobre las familias Crino De Martini y Ferretti Cereghino.

A

Aportes de la Colonia Italiana a la ciudad de Chillán y la Provincia de Ñuble Comenzaremos diciendo que el aporte en general de todas

Directiva del Círcolo Italiano de Chillán. Período 2010 – 2015. De izquierda a derecha sentados: Guido Ainardi Molina, tesorero; Carlos Casanova Nagel, presidente e Ingrid Capponi Tordesilla, director. De pie: Rodrigo Lagno Soto, director; José Perotti Quezada, secretario Ejecutivo; Luis Venzano Justiniano, secretario de Actas y Aldo Palavecino Castillo, director. Archivo de José Perotti Quezada.

XX

sin rastros de descendientes en la ciudad de

por el derecho de jussanguinis, que les confiere la república de Italia a los descendientes de italianos fuera de su territorio.

Chillán

Los italianos de los cuales aún no hemos encontrado descendientes para entrevistar en la ciudad de Chillán, para poder estudiar y reconstruir sus historias de migración, son 32 personas. Esto ocurre porque sus familias emigraron de la ciudad y otras familias acabaron sin descendencia. Ellos son: Lorenzo Mondanelli (sacerdote), Vicente Bono, José N. Fumagalli, Guillermo S. Omegna, Tomás Taricco, José Manzini, Carlos Norchi, Emilio Montefusco, Bartolo Castagneto, Pedro Borgoglio, Pedro Andrieta, Natalio Romano, Fortunato Naretti, Ciriaco Ansaldi, Cesario Manerelli, Juan Parma, Antonio Perino, Alejandro Panocchi, Carlos Omegna, Angel Falcone Vaccarezza, Pedro Ricca, Bartolomé Ricca, Luis Enrique Grondona Salomone, Américo Bertoni Fiori84


Quinchamalí. Artes, Letras, Sociedad

las colonias extranjeras fue significativo en el siglo XX en esa ciudad. A pesar de que el porcentaje de inmigrantes europeos, era menor al 1%, de la población, la calidad de este aporte extranjero fue tan importante, que marcó los rumbos comerciales y de servicios de la ciudad. Si a ese Chillán durante el siglo pasado, le sacáramos los franceses, los alemanes, los españoles, los vascos, los italianos, los árabes y algunos otros extranjeros en menor cantidad ¿qué nos quedaría de la ciudad de Chillán? Las colonias impactaron fuerte y positivamente en la cultura, en las instituciones, en la economía, con su modernización en el comercio y las industrias. En lo concerniente a la colonia italiana los aportes son variados: - En el ámbito industrial y comercial, introdujeron tecnología y modernización, se instalaron fábricas e industrias tales como molinos, fábricas de fideos, panaderías, pastelerías, gelaterías, sastrerías, tonelerías, fábricas de cajones, muebles y ataúdes, armerías, herrerías, fábricas de carruajes, bicicleterías, etc. - En el comercio: numerosos establecimientos de frutos del país, emporios, suelerías, importadoras, hotelería, locomoción colectiva, boticas y droguería, avícolas, establecimientos de comidas y bebidas representaciones comerciales de grandes firmas nacionales e internacionales, etc. - En el ámbito profesional: destacaron en el área de la Medicina y la Enología. En la cultura se crearon instituciones como la Sociedad de Socorros Mutuos, la Colectividad Italiana y El Círcolo Italiano. - En el servicio a la comunidad: La creación de la Segunda y Tercera Compañía de Bomberos de la ciudad, destacándose italianos y descendientes en ellas, como José Fumagalli, Félix Monti Marella, Federico Baldini Riveros, Alfonso Del Mauro Zambrano, Luis Antini Riveros, Ángel Crino

De Martini (Bomberos de Bulnes) y Reinaldo Palavecino. También destaca en este servicio la labor de piloto del avión ambulancia de Luigi Vittorio Volante Serra, que salvó muchas vidas de la Provincia de Ñuble. En Chillán, Luis Antini Riveros, además, fue Vice Cónsul de Italia en la ciudad por largos años, condecorado por el Gobierno Italiano y declarado Hijo Ilustre de la ciudad. - En el aspecto societario: aparte de compartir entre connacionales en canchas de bochas y jugar póker y brisca, además estaban las competencias de carreras en bicicletas dentro de la ciudad, especialmente en la Plaza General Lagos (San Francisco), también las excursiones a las Termas Minerales de Chillán en motos y su participación en rally automovilísticos.También algunos de los italianos participaron en el Club Comercial. Arturo Bonometti Brogi, presidente honorario del Círcolo Italiano, resume el aporte de los italianos a la ciudad de la siguiente manera: “hay que devolver a la sociedad, lo que la sociedad nos ha dado” y agrega: “El aporte de los italianos a la ciudad ha sido, el de ser hombres honrados, hombres de bien y de trabajo para contribuir a engrandecer la Provincia de Ñuble”.

EE

l

Círcolo Italiano

El Círcolo Italiano de Chillán, fundado el 12 de julio de 1947, al año siguiente en que Italia se constituía en república, fue el continuador de la Sociedad de Socorros Mutuos, entidades que se establecieron en las principales ciudades del país. El Círculo Italiano, constituyó el vínculo que unió a los italianos en el pasado, con la finalidad de ayudarse entre ellos y de mantener viva su cultura y tradiciones. Hoy, sus descendientes se reúnen con los mismos propósitos, además de recordar y honrar a sus ancestros y de abrirse socialmente hacia la comunidad. Realizan una labor de apoyo material principal85

mente colaborando con la Escuela República de Italia de Chillán, del barrio Ultra Estación, entre otras actividades. También en la institución se han realizado conferencias sobre Italia, clases del idioma italiano para sus socios y ciclos de cine italiano. En la actualidad se trabaja en dos proyectos importantes para la colectividad italiana. El primero es la creación de una Plaza Italia, que va a contar con un monumento alusivo a la colonia en la ciudad de Chillán y el segundo lo constituye la publicación de un libro que recogerá la historia del Círcolo Italiano, con las historias de unas cincuenta familias italianas establecidas en la ciudad desde fines del siglo XIX hasta nuestros días. Cada 2 de junio, año atrás año, se reúnen, como es tradicional, en una cena anual para celebrar el Día de Italia y recordar a sus padres y abuelos que cruzaron los mares para iniciar una nueva vida en una “nueva Italia”. El Círculo Italiano estuvo dirigido en el pasado por: Luis Giordano Nebiolo, Luis Marini Solari, Enrique Cúneo Queirolo (1899-1973), Emilio Mazzi Malagoli (1882-19?), Antonio Leone, Stefano Ravera Grillo (19091993), Jacinto Olivieri Basillone, Manuel Daziano Monti (19142001) y Arturo Bonometti Brogi (1922). La directiva actual del Círculo Italiano está compuesta por los siguientes socios: presidente, Carlos Casanova Nagel; secretario ejecutivo, José Perotti Quezada; secretario de Actas, Luis Venzano Justiniano; tesorero, Guido Ainardi Molina; directores: Ingrid Capponi Tordesilla, Aldo Palavecino Castillo y Rodrigo Lagno Soto. * La autora se encuentra trabajando en un libro sobre la colonia italiana en Chillán, de pronta aparición, en el marco de una investigación encargada por el Círcolo Italiano de Chillán.


Españoles en Chillán Félix Martínez

Universidad del Bío-Bío

Centro Español en la década de 1930.

86


Quinchamalí. Artes, Letras, Sociedad

L

a presencia de españoles en Chillán es de muy antigua data. Chile formaba parte del Imperio Español y por cierto, Chillán fue fundada por españoles.

Durante los más de 400 años de existencia de nuestra ciudad, sus vecinos españoles y criollos contribuyeron con su esfuerzo al desarrollo de sus familias y de la urbe. Después de la Independencia de Chile (1818), pasado ya el trauma de las enemistades que traen esas guerras, continúan avecindándose españoles en nuestras tierras. Un ejemplo de esos españoles que llegaron a Chillán post independencia fue don Pelegrín Martín y Martí, distinguido médico y científico, nacido en Barcelona y que contribuyó al cuidado y desarrollo de la salud en nuestra ciudad. Padre de la benefactora doña Herminda Martín. Don Pelegrín dio origen a la muy numerosa familia Martín, cuyos descendientes son abundantes en nuestra provincia. De los inmigrantes españoles, los más conocidos y de los que hay huellas documentales, periodísticas y de testigos de época, son los que arribaron por nuestra ciudad y alrededores, desde fines del 1800 y comienzos del siglo XX. Esta generación de peninsulares tuvo el mérito de iniciar actividades de organización de la colonia residente. Ya en junio de 1897 crean la Sociedad Española de Beneficencia. En mayo de 1914 fundan el Centro Español de Chillán, institución que reúne y acoge con múltiples actividades sociales y de compañerismo a la nutrida colonia española del siglo pasado. Su actual presidente es Tomás Sanhueza, a quien le tocó presidir las festividades del centenario de la institución el año recién pasado. Esa misma generación, por iniciativa de las damas, fundó el Hogar Español, como un medio de apoyar a los sectores más desposeídos de la ciudad. Eran personas muy activas, trabajadoras y amistosas. A fines de los años 20 y comienzos del 30 y los 40, los mayores de la colonia traen una importante cantidad de jóvenes -casi adolescentes- desde sus pequeños pueblos a trabajar a sus negocios. Con esto abrían oportunidades amplias a esos muchachos

87


Entrega a la ciudad de la escultura del fundador Martín Ruiz de Gamboa por Félix Martínez Hojas, presidente del Centro Español, como tributo a la ciudad que acogió a tan distinguidos protagonistas de la vida económica y social de Ñuble.

campesinos que, abandonando a sus seres más queridos, iniciaban una aventura de progreso en tierras lejanas sabiendo que era muy posible que nunca más se volvieran a ver.

que dejaron sus vidas en estas tierras chillanejas con desigual suerte. Muchos de ellos nunca volvieron a España a visitar sus familiares que habían quedado al otro lado del mar.

Esos jóvenes trabajaron muy duro y con el paso de los años se independizaron económicamente, se casaron con damas de la provincia, en su gran mayoría chilenas, y crearon familias plenamente integradas a la ciudad. Sus hijos asistieron a los colegios chillanejos y fueron constituyendo, una vez que ingresaron a las universidades, la primera generación de profesionales hijos de inmigrantes españoles.

El terrible conflicto llamado Guerra Civil Española afectó en esos años (1936-1939) la convivencia de los españoles de Chillán. El Centro Español se dividió y los escasos republicanos formaron tienda aparte en una casa ubicada en el sitio del actual Teatro Municipal, liderados por el ya muy conocido y respetado José Tohá Soldevila, además de los jóvenes Félix Martínez Hojas y Julián Olalde. Los demás socios de

En estricto rigor el primer español-chillanejo que envió a sus hijos a la universidad fue el industrial catalán don José Tohá Soldevila, padre de nuestro querido y ya fallecido doctor Isidoro Tohá, de quien fuera ministro del Interior, José Tohá y también de nuestro intendente de la región del Biobío, Jaime Tohá. El doctor Isidoro Tohá fue el médico favorito de los españoles-chillanejos durante muchos años. Fue el primer hijo de un inmigrante español-chillanejo en llegar al Parlamento de Chile. De esas familias que aportaron con sus emprendimientos a la ciudad y con sus hijos al desarrollo de la provincia y del país, puedo recordar a algunos, como los Abásolo Vallejo, de la antigua Ferretería Madrid; los Solá, de la Zapatería La Negrita; los Díaz Viñuela, de la Ferretería El Serrucho y los Díaz Cordero, de la Ferretería San Pedro; los Viñuela Suárez, de la Barraca La Frontera; los Martínez Hojas, de la Casa Hojas y de la Casa del Niño; los Hojas Escobar, de la tienda Blanco y Negro; los Llaría de los Almacenes Mundiales; los Olalde de la Sombrerería Chillán; los Díaz Iriondo en la agricultura y viñas; los Velilla en el negocio de las maderas. Sé que me faltan varios 88


Quinchamalí. Artes, Letras, Sociedad

este centro republicano español eran chilenos simpatizantes de la “causa”. El resto de los españoles -en su amplia mayoría franquistas- permanecieron en el edificio original de calle Libertad. En 1939 tiene lugar la derrota de la causa republicana en la sangrienta Guerra Civil Española (aproximadamente 500.000 muertos), y nuestro propio desastre causado por el terremoto del 24 de enero, en que también fueron destruidos los edificios de los dos centros españoles, el republicano y el franquista. Esto motivó el acuerdo de unirse nuevamente en uno solo, el actual frente a la Plaza de Armas, de moderna arquitectura, y que contribuyó a embellecer el entorno de nuestra principal plaza, que además era en aquel entonces nuestro más importante paseo. Los españoles-chillanejos, antes muy divididos, también acordaron que en ese único centro no se discutiría nunca de política ni de religión. Dieron así ejemplo de sabiduría y reconciliación. La Guerra Civil Española, por otra parte, aportó a la ciudad con algunos refugiados que se avecindaron por acá. Juan Vélez, de Calzados Royle; el industrial del mueble Portolés, José López Resines y varios más. Juan Vélez vino en el ya mítico viaje del Winnipeg. En este viaje también vino el padre de nuestro actual vecino,el radiólogo Francisco Albarracín, padre a su vez del también médico radiólogo Juan Francisco Albarracín. Así, en éste como en tantos casos más, los españoles fueron dando origen a familias chilenas que heredaron el tesón de sus esforzados padres y están aportando así al desarrollo de la ciudad y del país.

Envase de chorizos españoles de Logroño, importados por Eloy Serrano. Archivo de Alicia Romero.

Casa Hojas. Archivo de Alicia Romero.

89


Marco Aurelio Reyes

Universidad del BĂ­o-BĂ­o

90


Quinchamalí. Artes, Letras, Sociedad

L

os topónimos corresponden a dos pueblos situados inmediatamente al sur de la ciudad de Jerusalén en Palestina, en el inhóspito paisaje de Judea. Fueron las mayores proveedoras de inmigrantes palestinos llegados a Ñuble en los inicios del siglo XX. Bayt Jala es Beit-Jala y Bayt Laham es Belén.

En la corriente migratoria del período 19001910, comprobaremos que desde Beit Jala llegan Nicolás Rabié (1902); Juan Harcha (1906); Alberto Salman (1903); Santiago Lama (1904); Carlos Asfura, Antonio Heresi y José Nuncio Lama (1909); Jacob, Pedro y Salim Lama; y Salim Yarur, Alberto Mued y Jorge Zarzar (1910). Son los principales troncos de las primeras familias “turcas” de Chillán. La cadena inmigratoria se mantiene entre 1910 y 1918, acelerada por los sucesos de la Gran Guerra Mundial. Desde Beit Jala llegan Nuncio (1911) y Juan Chejade (1913), Selim Egnem (1912), Jacob Tabja (1913) y Amador Aguad (1920). Desde Belén lo hacen Jorge y Nuncio Yarur (1914) y Francisco Mobarec (1920). Desde Siria provienen Félix Chesani (1912) y desde Argelia, Manuel Saramatí (1917). Como esta inmigración no era directa, otras familias llegaron desde distintos puntos del país antes de llegar a Chillán. Desde Bait Jala llegan los Canahuate -que estaban en Santiago desde 1910-, los Dagach, Eltit, Abusleme -desde 1913 en Curicó-; los Uauy, Zerené, Abedrapo, Jali-Manzur, Apara, Kunkar, Imbarack y los Lahsen, con presencia en Puente Alto desde 1902. Desde Belén provienen los Giacamán, Musalem, Andonie -en Santiago desde 1906-, Ananías, Gazaui, Saquel, Giadach, Marco, Hirmas, Zaror, Readi, Hamamé, Hazbun, Halabí, Mohr, etc. Desde otros lugares del Medio Oriente llegan los sirios Misene, Seda y Lazcani; los libaneses Mat-

91


tar, Féres y Helo; y desde Palestina, los Yanine. Los palestinos de Bait Jala y Belén eran aldeanos con experiencia en la agricultura, artesanías, pastoreo y en faenas textiles. Lo curioso es que la mayoría no eran comerciantes y, sin embargo, es la actividad económica que los catapulta en su nueva patria.

Desde Ramalla, Palestina, llegan Carlos y Constantino Nazal. Es importante señalar que, como indicamos anteriormente, Carlos Jacob Abukalil llegó a esa ciudad en 1897, antes que el primer palestino registrado como tal en Chillán. Matías Lama lo hizo en 1905 y Julio Giacamán y Elías Egnem, en 1906. En la ciudad de Quirihue destacan cinco familias a partir de Elías Facuse llegado desde Belén; los libaneses José Arroz, Jussef Hadi-Ayub y Assipo Neman, y los palestinos Jorge y Mustafá Eljatib, desde 1924. En Yungay, predominan los que llegaron de Belén: Julio Zaror (1914), Basilio Awad (1917); Emilio (1920) y Juan Sajuría (1926). Además, Miguel Chatat, desde Ramalla, y los sirios Nabatí, Samuel Farrán (1917) y Haidar Hamid (1927).

¿Por qué venían desde pueblos cercanos a Jerusalem? Ese origen marca su formación cristiana, cuyas aspiraciones no calzaban con los esquemas del Imperio Turco, ente político que los dominaba, valiéndoles el gentilicio de “turcos”, sin tener ninguna relación cultural con los dominadores territoriales. Si observamos el fenómeno inmigratorio en el resto de la provincia de Ñuble, comprobaremos que en San Carlos predominan los inmigrantes llegados desde Belén: Carlos Abu-Kalil; Elías y Jorge Asfura; Antonio y Juan Gebrie; Antonio, Jacobo, Julio y Nuncio Giacamán; Farid Giadach y Matías Lama. Desde Beit Jala provienen Alberto y Juan Auad, y Elías Egnem. Según el historiador sancarlino Fernando Abu-Kalil, su abuelo Carlos Abu-Kalil tiene el honor de ser el primer palestino de la provincia de Ñuble, llegando a San Carlos en 1897. Agrega otros inmigrantes a la ciudad vecina: Jacob Sabat (1902), Carlos Karmy (1909), José Salah (1910) y José Assadi (1912), precisando que Farid Giadach llegó primero a Parral (La Discusión, 31 de octubre, 1998).

De estas familias que se conforman en Chillán, San Carlos, Quirihue o Yungay, se ramifican otras establecidas en diversos puntos de la provincia y de la región, demostrando una fácil inserción dentro de nuestras sociedades, si consideramos la prevalencia de su origen: Jerusalem. El grado de aceptación o rechazo social con que los recibía la sociedad rural-terrateniente de Chillán, estaba determinada por el momento histórico. Así fueron considerados dentro del amplio rango de los sectores marginales de la sociedad por tener pautas culturales distintas al resto. Se les asociaba con una actividad económica poco “pro-

Las más antiguas familias de la colectividad de esta lejana época. Figuran, entre los presentes, los representantes de las familias Lama, Jarur, Rabié, Asfura, Eljatib, Bawarshi, Nazar, Gesaui, Yanine, Dagach, Mobarec y otras. Algunos han fallecido, pero de ellos quedan sus retoños (1945).

92


Quinchamalí. Artes, Letras, Sociedad

ductiva”, como se calificaba al “comercio ambulante” que practicaban. Como en toda América Latina, dedicaban al comercio puerta a puerta y especialmente como “faltes” en los campos, hacia donde llevaban productos destinados a mejorar la calidad de vida de una población tradicionalmente segregada. La propia forma de vida llevada por los “turcos” contribuía en gran medida a discriminarlos. Benedicto Chuaqui señala que todos los males que surgían en las ciudades eran achacados a los “turcos” por su “manera pobre y chabacana de vestir y su forma de vivir amontonados en cuartos inmundos, como verdaderos animales”. Su vida era humilde e incómoda; el negocio era su “casa tenda”, se entendía el negocio como el hogar. Se ironizaba además su exótica manera de hablar. La xenofobia chilena se expresaba sobre manera entre los intelectuales como Nicolás y Zenén Palacios o Tancredo Pinochet. En el caso de la prensa local se observa una caja de resonancia del problema global. La Discusión (29 de noviembre de 1905) en comentario titulado “El problema social de extranjeros”, demostraba el ambiente general de rechazo a la inmigración libre, entre ellos los “turcos”, que llegaban en medio de la crisis agrícola. El Congreso Social-Obrero, realizado en Chillán en 1905, rechazaba las inmigraciones no selectivas, incluso a través de cartas enviadas al presidente Riesco y al ministro de Colonización, el chillanejo Federico Puga Borne.

Nicolás Rabié nació en Beit Jala, Jerusalén (1884-1963) y llegó a Chile en 1895, buscando mejores horizontes. En 1902 fundó Casa Rabié en Chillán.

Mural en Plaza Palestina. Obra de Adrián Quiroz Araneda. Próximo a la Plazoleta Palestina, en Avenida Collín y Pedro Aguirre Cerda.

La inmigración palestina fue más sensible que la de otros extranjeros para la epidermis nacional. El escritor González Vera llegó a escribir: “Usted se habrá fijado en los turcos. Abren temprano. Cierran cuando no pasa un alma. Si nadie entra permanecen inmóviles, así ahorran energía y ropa. Después se van a sus casas. Viven en caserones. ¿Cuántos habitan en el mismo? Sólo Dios lo sabe…”. Lo cierto es que el esterotipo del “turco”, desaliñado, con sus cajas de mercancías a cuestas, sus ofertas a módicos precios, el crédito a la semana, la venta al “lote” en bazares o paqueterías, su especial explotación de la sicología de los pobres de la ciudad o de los hombres del campo, indudablemente que los hacían aparecer como “raros” para la sociedad de comienzo del siglo XX.

93


Copelec: Edificio emblemรกtico

Rodrigo de la Cruz Benapres Arquitecto. Universidad de Chile

94


E

Quinchamalí. Artes, Letras, Sociedad

s un hecho ya conocido que el edificio de la Cooperativa Eléctrica de Chillán, Copelec, constituye un fenómeno que dejó de ser novedad por su importancia y difusión. Hace unas semanas el artista visual Mario Navarro inauguró en la galería Gabriela Mistral de Santiago un modelo del edificio, a gran escala, como acto visual referido al “traspaso de la luz”. La misma Copelec ha creado una fundación, cuyo patrimonio será el mismo edificio, que lo destinará a un centro cultural que acoja a las organizaciones sociales y talleres de su propia cooperativa, además de unirse al circuito cultural de Chillán. Estas acciones se suman a las numerosas exposiciones en el extranjero, tesis de doctorado, seminarios y artículos sobre este edificio y sus autores: Juan Borchers, Isidro Suárez y Jesús Bermejo. ¿Qué sucede con este edificio? ¿Por qué tanta atención, a pesar de ser una obra pequeña y en un lugar poco conocido? Conviene detenerse entonces un momento para intentar dilucidar que sucede con esta obra. Posiblemente sea la personalidad de Juan Borchers y el mundo que representa lo que está plasmado en la construcción. Que un arquitecto tenga una posición personal y explícita sobre la arquitectura es algo raro, pero no por ello resulta ser algo completamente necesario. Mucho se ha escrito sobre su pensamiento, pero poco sobre su personalidad. Sobre lo primero, creo que es de naturaleza heterogénea, producto de su experiencia directa de las obras en distintas partes del mundo y el estudio profundo y continuo sobre la realidad. Sobre lo segundo, es difícil caracterizar su adscripción a una vida sin concesiones consigo mismo, ajena a toda figuración y búsqueda de reconocimiento, plena de libertad y originalidad. La Copelec no es solo un edificio más, el mundo está saturado de ellos, es un manifiesto, un experimento para demostrar algo. ¿Demostrar qué? Una arquitectura nueva, tan nueva que aún concita interrogantes y no entrega respuestas, a pesar de haber sido terminada en 1964, hace 51 años. Evidentemente no es por su forma, ni por el lenguaje moderno que ostenta, tampoco por ser innovadora como construcción y técnica, incluso puede considerarse incómoda, poco funcional y para muchos, estéticamente dudosa. ¿Por qué entonces? En mis estudios con Borchers durante 1974 y 75 hasta su muerte, entendí su convicción sobre la exigencia de intensidad que debe emanar de las obras,

95


en otra parte: “La fe en el cuerpo es más fundamental que la fe en el alma”. Desde allí podemos iniciar el proceso, que como tal requiere invertir algunas cosas, como por ejemplo, que es la obra primero y luego el proyecto. Desde la materia activa e informada (Sloterdijk) actuando sobre la realidad, junto al cuerpo humano como integridad, otorgándole sentido, radica la base desde donde podemos entender el edificio de la Copelec. El uso del hormigón como material único, de un sistema medidas para el dimensionamiento, que no tiene como finalidad definir las funciones, sino el uso (las máquinas y artefactos funcionan, la arquitectura debe mantener vigente su uso, aun cuando cambie de función) y la condición caótica de la realidad que requiere de la elaboración de diagramas para poder aprehenderla (Deleuze) y no de los planos descriptivos en uso. Para ello se requiere el cuerpo actuante y en movimiento, como único intermediario con el mundo. Esto no se puede aprender teóricamente, requiere de la experiencia. La Copelec debe ser visitada y recorrida, sus planos no representan lo que es. Asimismo, la enseñanza de la arquitectura que hacemos en nuestras escuelas todavía se basa en gran medida en la representación planimétrica y el formalismo, lo cual deriva

Juan Borchers (1910-1975).

en lo él que insistía que debía producirse al buscar la máxima contradicción entre las variables que constituyen la disciplina. Me refiero a que las condicionantes que determinan la relación y las operaciones fundamentales deben ser tensadas al máximo mediante una oposición entre los elementos. Es así, que señalaba que debe existir una total aniquilación de la planta por el volumen, una completa interpenetración del interior con el exterior que anule el muro separador (cuerpo unilátero), que la geometría debe ser abolida por la plástica (lo sensible), que son los actos humanos formalizados la base de la arquitectura, que la materia tiene actividad espontánea y por lo tanto que tiene un carácter programático y no puede independizarse en la génesis de la forma, que la obra de arquitectura no debe representar ni describir nada, si no cae en el simulacro y la escenografía, que la obra es la “espacialización” del tiempo y no lo contrario, que el campo numérico y matemático, imprescindible para la materialización de la obra, debe extenderse a los números imaginarios para incorporar realmente la escala humana y otros tantos conceptos que aluden a una arquitectura fundada en la realidad y no en el idealismo, las teorías o las ideologías.

Jesús Bermejo (fotografía del 2006).

¿Cómo podemos reunir todo esto bajo una definición única y radical? ¿Cómo llevarlo operativamente al proyecto y la obra? Entendiendo que es el cuerpo el que establece la relación con la realidad a través de los objetos y considerándolo como el único y gran dispensador de sentido, como señala Nietzsche en su libro Voluntad de Dominio: “Esencial: partir del cuerpo y utilizarlo como guía. Él es el fenómeno más rico que permite observaciones más claras. La creencia en el cuerpo está mejor fundamentada que la creencia en el espíritu”, e insiste

Isidro Suárez durante la construcción de la obra, 1963.

96


Quinchamalí. Artes, Letras, Sociedad

de una concepción ideal y naturalista de la arquitectura, posiblemente por un resabio del funcionalismo del movimiento moderno y la búsqueda de una objetividad derivada de la ciencia. Balzac, el escritor francés, dice en su magnífico libro Seraphita: “que dos más dos sean cuatro no es más que una abstracción monstruosa, ya que supone que hay cuatro cosas iguales, lo cual no existe en la realidad.” En arquitectura, nunca dos más dos son cuatro, porque la arquitectura no es una abstracción, pero es abstracta, lo cual no es lo mismo. Ella surge de la vida misma y es quizás la vida misma, como expresa Borchers. Ella corresponde a un orden nuevo, un orden artificial que se inserta en el orden natural, mediante nuestro cuerpo activo e inteligente. Hoy ya no podemos reproducir el orden natural utilizando sistemas de proporciones estáticos y debemos asumir la diversidad y el cambio continuo, entonces debemos cambiar nuestras metodologías y procesos de y diseño arquitectónico, avanzando hacia una relación con la realidad más profunda y significativa. La obra escrita publicada por Borchers, más aquella que se hecho sobre él, da cuenta de esta nueva arquitectura que, en mi parecer, aún no se ha expresado y de la que el edificio de la Copelec es un ejemplo.

97


Ñublense

es más que una pasión Miguel Ángel San Martín

Periodista Municipalidad de Chillán

98


Quinchamalí. Artes, Letras, Sociedad

Ñ

ublense es mucho más que un club. Dicen los más antiguos que es una pasión, un sentimiento. Un hermano me dice que es su ADN, y yo le agrego que el rojo de mi sangre proviene de tal sentimiento.

Su afición es tan fiel, que a pesar de haberse convertido en una Sociedad Anónima Deportiva Profesional, con capitales de fuera de la provincia, la “marea roja” se sigue viendo por las calles de la ciudad, cada fin de semana que juega el rojo en casa. Y el Estadio Bicentenario Nelson Oyarzún Arenas, construido totalmente nuevo con ocasión del Campeonato Mundial de Fútbol Femenino Sub 20, sigue siendo el punto de encuentro masivo de los aficionados locales. Ñublense es una institución que el próximo año llegará al centenario de su fundación. Y lo hará justo el 20 de agosto, cuando todos celebremos a nuestro héroe máximo, Bernardo O’Higgins, apagando las velitas que simbolizan tal aniversario.

DD

atos históricos

Fue el 20 de agosto de 1916 cuando el profesor Manuel Lara Gutiérrez, regresando de un partido de fútbol con sus alumnos del Liceo de Hombres, les conminó a fundar un club que representara a la juventud de ese entonces, que simbolizara a una provincia pujante y dinámica en los albores del siglo XX. Así nació el Deportivo Liceo Fútbol Club y aquel profesor visionario, fue su primer presidente. No se quedó ahí el entusiasmo, que fue prendiendo con mayor auge con el correr del tiempo: el “profe Lara” entusiasmó a los deportistas de otras disciplinas para integrarse en la entidad. Así fue como el básquetbol y el boxeo, entre otras, se desarrollaron bajo el alero de aquel nombre inicial, precursor del desarrollo deportivo de nuestra provincia. Tras sucesivas cabezas directivas, donde resuenan los nombres de Tomás Figueroa Bravo, Eduardo Sanhueza San Martín, Manuel Flores Millán, Candelario Sepúlveda, apareció Humberto Fagnilli Fuentes, quien le dio mayor representatividad a la organización, al dotarle el nombre de Club Liceo Ñublense. A poco andar, y según consta en los Estatutos de 1942, siendo Presidente Lautaro Vásquez Landa, su nombre fue el de Club de Deportes Ñublense. Personajes de todas las áreas sociales y profesionales de la ciudad ocuparon la presidencia de este club. Recordemos, entonces a Luis Alberto Molina, Ernesto Cusacovich Jait, Manuel Urrutia, Oscar Arteaga Muñoz, Oscar Álamos Lantaño, Gabriel Grau Thomas, Carlos González Utreras y Moisés Noriega. En lo deportivo, cronológicamente, se compitió en el Campeonato Amateur chillanejo hasta 1957. De ese entonces quedan imborrables algunos nom99


bres de jugadores: Arsenio Orduña, Guillermo Gornall, Juan “Pepe” Duhart, Alejandro Witker, Benjamín Munita, Roberto Cortázar, De La Fuente, Manuel Lamilla, Grau, Urrutia, Del Solar, Becerra, Fernández y muchos más. En la temporada 1958 se ingresó al Torneo Regional de Concepción, para llegar al año siguiente al fútbol profesional, tras ser aceptada su postulación realizada por el destacado presidente Mario Avendaño. Los dos primeros años se jugaron en el estadio del Colegio Seminario, que era el único que contaba con cancha de pasto, mientras se sembraba el arenal del Estadio Municipal y, además, se construían graderías y camarines. Después de varios torneos, donde Ñublense ocupó lugares de privilegio en la Segunda División, salió campeón en 1976, siendo entrenador Isaac Carrasco y presidente Pedro Guzmán Álvarez. Sólo estuvo tres años en Primera División. En 1980, de regreso en la serie menor, hubo una notable campaña que ubicó al equipo en segundo lugar, subiendo nuevamente a la Liga de Honor. Esa temporada se recordará por lo deportivo y, también, por la gran gestión del presidente Osvaldo Erbetta Walker.

Don Nelson Oyarzún Arenas

Al año siguiente, en un ambiente de crisis directiva y de jugadores, Ñublense baja a Segunda, para iniciar un período marcado por los fracasos competitivos y de insolvencia económica, llegando incluso a descender a Tercera División en 1983.

Llegó a hacerse cargo de la dirección técnica de Ñublense a comienzos de 1978. Había demostrado su capacidad profesional, adquirida en Hamburgo (Alemania) en equipos de primer nivel, como Universidad de Chile, O’Higgins, Deportes Concepción, Lota Schwager, antes de llegar a Chillán.

La gran deuda contraída por el club, sin posibilidades de cancelarla, obliga a cambiar el nombre institucional, denominándose “Ñuble Unido”.

Dotado de una personalidad recia, pese a su juventud -35 años-, este porteño de nacimiento supo conquistarse el corazón de los aficionados de esta provincia, a fuerza de coraje y bravura que transmitía a los jugadores de Ñublense.

En el último torneo de 1985, los “Rojos” lograron el título de campeón y retornan al balompié rentado. El Presidente de la época, Héctor Canahuate, y el presidente de la Comisión de Fútbol, Sergio Zarzar, renegociaron la deuda en la Asociación Nacional de Fútbol Profesional, lo que permitió volver a registrar legalmente la identificación que exigían la hinchada y los socios.

Al poco tiempo de llegar a nuestra ciudad, se le detectó un cáncer que lo consumió con rapidez. Pese a la gravedad de su estado, Nelson Oyarzún seguía dirigiendo a sus pupilos con fuerza y vigor. Y ese gesto de entregar su vida por la causa asumida, fue valorado de tal manera por la afición, que lo transformó en su ídolo y símbolo del valor de los “Diablos Rojos”.

En 1991, bajo el mandato directivo de Pedro Guzmán Álvarez, por segunda vez, baja a tercera División. Y en la siguiente temporada, estando en la presidencia Hernán Álvarez Román, alcanza el primer lugar, que lo deja en la Segunda División, categoría que mantiene hasta el 2000, año en que desciende nuevamente de categoría.

El 10 de septiembre de 1978, Ñublense recibía nada menos que a Colo-Colo en el Municipal de Chillán. Oyarzún agonizaba en el Hospital Herminda Martín. Desde su lecho de muerte, envió un postrer mensaje a sus jugadores: “En la época de los gladiadores, no existían los segundos lugares”. Los jugadores respondieron y ganaron por dos goles a uno al equipo popular.

En el año 2004, en la presidencia de Sergio Zarzar Andonie, es aprobada por los socios la nueva estructura legal que da inicio al Club Deportivo y Cultural Atlético Ñublense.

Después, cuando se conoció la noticia del fallecimiento de Nelson Oyarzún Arenas, vinieron los homenajes y se dotó con su nombre al estadio como un reconocimiento a aquel joven técnico que, en sólo unos meses, inculcó en los ñublensinos la fortaleza y el espíritu noble que hoy caracteriza a los deportistas de esta tierra.

En lo futbolístico, consiguió el título de campeón de la Tercera División, con Luis Marcoleta en la banca técnica. En la temporada 2005, esta institución es aceptada para integrarse a la Asociación Nacional 100


Quinchamalí. Artes, Letras, Sociedad

de Fútbol Profesional. Y en la temporada 2006, los que un día soñaron algo grande, lo vieron materializado cuando el nonagenario Ñublense asciende de la mano de Marcoleta a la División de Honor del fútbol rentado chileno, convirtiéndose en uno de los grandes del torneo. Ya en la temporada del 2008, bajo el primer periodo del técnico Fernando Díaz, Ñublense llega a disputar su primer torneo internacional, la Copa Sudamericana.

LL

a afición

En la provincia de Ñuble, a las puertas de ser convertida en región, siempre ha existido un culto al deporte. No en vano, desde las instancias máximas locales, se buscan las fórmulas para dotarla de más y mejores instalaciones, de infraestructura de calidad para obtener nuevos campeones. Hay talento deportivo en nuestra tierra. Se necesitan condiciones para que ellos surjan de entre la masa y se muestren en toda su extensión. Deporte de base en los colegios y escuelas de nuestra geografía, con profesores de educación física y horas extra escolares de acuerdo con la importancia de lo que estamos hablando. Y para el deporte de elite, una infraestructura de primer nivel, con eventos también superlativos, que sirvan de ejemplo y estímulo para quienes vayan despuntando en los deportes. El fútbol es un claro ejemplo. Son miles de niños, jóvenes y adultos los que lo practican. Y Ñublense sirve de acicate para mirar hacia arriba, a lo lejos, en las alturas de los campeones. Y todo aquello, con una cultura social y deportiva que llama la atención en el resto del país. Sin desmanes en los estadios, sin malos gestos, con la solidaridad que el deporte debe tener. O sea, Ñuble tiene afición de primera, para equipos y deportistas de primera.

101


Ñuble Aden III. Ñuble Adentro 102


Quinchamalí. Artes, Letras, Sociedad

ntro

Mario Carreño: “Matrimonio Huaso” (1988)

Mural. Óleo sobre madera, 3,00 x 4,41 mts. Asociación Chilena de Seguridad, Chillán, VIII Región.

103


Simbología del Huaso Oscar Martínez Bilbao

“Porque tuve un trajín en la mirada grande como un molino. Porque nací a nivel de una loma con maternidad de trébol y de yuyo. Porque tuve argumentos de semilla, de herradura y de arado. Porque llené el canasto de vales vistas cargados con sonido de montaña. Porque, al fin compré un sombrero de alas anchas… Por eso, me dice huaso. -Huaso requeté huasoUn Arco Iris me prestó un chamanto con color a violeta y a durazno. Resulté, así, un huaso de guitarras con cuerdas de carpinchos y de puelches. Olvidé entonces, detener los viajes y, también, calcular los volantines. Me bautizaron “Gran Señor y Rajadiablo” Pese a que mi sinrazón cambió de nombre. No llamarme: Ni Errázuriz no Ossa; Tampoco Subercaseaux ni Ochagavía… Llamarme huaso Barros Huaso Álamos Huaso Toro, Cordero o Naranjo -Tener un nombre de campo bien dispuestoHuaso como la gloria de la esquila lo mismo la flor alada del silencio bailando en la rotonda de la cueca. -Huaso requeté huasoCon los belfos dormidos de los bueyes Con el andar cansino del labriego Con el largo dolor que sufre el rancho. Ser vuelo de zorzal o de paloma en el paso maduro del Rodeo. Sentir a fondo la voz de la tonada. Tener gusto a licor y a hierbabuena… O conquistar el corazón del hombre con el grito pujante de la tierra”

Chilenidad, Santiago, Encina, 1974, pp. 167-168

104


QuinchamalĂ­. Artes, Letras, Sociedad

Retrato de un huaso. Carlos Candia Montecinos. Pastel al Ăłleo, 70x100 cms, 1995.

105


Baltazar Hernรกndez Romero

Pintor, Premio Municipal de arte (1959)

106


Quinchamalí. Artes, Letras, Sociedad

l acuarelista Ramón Toro ha vivido permanentemente en el campo, sin perder contacto con la cultura y con Chillán, su ciudad natal, para conversar, disfrutar del arte y de la amistad, y fundamentalmente para formar aquí su hogar y su familia. De ahí que su creación artística, acentuadamente autodidacta, la ha venido alternando con las faenas agrarias. La proyección ascendente de su obra parece iniciarse a partir de 1935, en el Salón Nacional de Artes Plásticas del Centenario de Chillán, donde obtiene Segunda Medalla, presentando cuatro acuarelas con el inconfundible sello bucólico de sus temas montañeses, como “Murales subiendo al Nevado”. En este salón extraordinario estaban representados los mejores pintores del país como José Caracci, Armando Lira, Alfredo Melossi, José Perotti, Israel Roa y el español Ignacio Baixas C. que había llegado de Barcelona a la Escuela de Arquitectura de la Universidad Católica de Chile. Posteriormente, las cualidades artísticas del joven Toro, como el difícil manejo de la técnica acuarelista, son definitivamente reconocidas con el Premio “Paul Caulier G”, que le otorgan en el Salón Nacional de 1938. Su pintura está comprometida con el tipismo, con las costumbres y vivencia campesinas, siendo el huaso junto a sus animales los temas más auténticos, que se identifican con su original personalidad, a la vez los más admirados, de increíble ejecución en la técnica del agua. Pensamos que es el único acuarelista en el país que ha enfrentado con tan felices resultados esta temática huasa. Sus obras han sido creadas por largos años en medio de los campos cordilleranos, entre la nieve y los animales, los arrieros, campesinos y ranchos de tablas superpuestas, por allá en su fundo “Las Cruces” al oriente de San Ignacio, al interior del pueblo de San Miguel en la provincia de Ñuble. Hasta esos campos llegaba, en lejanos 107


das que representan plenamente a Ñuble, al país y a su huasería, porque la obra de este pintor no sólo se aprecia por sus valores expresivos y técnicos, sino también por la tradición y documentación folklórica que ella contiene. No menos sorprendente son sus composiciones basadas en la vida policial de Carabineros, y en la labor que cumple la pareja policial por los solidarios caminos de la montaña. El general Pedro Rusque Adrián tuvo la satisfacción de visitarlo en su campo, y de sugerirle al pintor estos temas que hoy se encuentran en Santiago y en diversos cuarteles de provincia. La difusión pictórica de esta temática fue reconocida con la Gran Condecoración Medalla al Mérito del Cuerpo de Carabineros de Chile. veranos, Ignacio Baixas, quien desde la Estación de Chillán continuaba viaje en el “Tren Chico” hasta el paradero “Esperanza”. Allí lo esperaba su amigo Ramón Toro con su caballo ensillado para cabalgar hasta “Las Cruces”, sin antes pasar por donde “las Lagos”, y luego proseguir conversando alegremente, con gran sentido del humor, interesado el visitante por las artes y el acontecer chillanejo. Ambos acuarelistas salían a dibujar al campo, boceteando trillas a yeguas o pintando directamente el agreste paisaje ribereño del río Diguillín.

Los dibujos en tonalidad sepia de las antiguas casas y mansiones de Chillán Viejo, las acuarelas de gran formato de Bernardo O´Higgins en su etapa campesina, las escenas militares, completan el conjunto de su producción pictórica, naturalista, regionalista e histórica, realizada en una sólida estructura formal y en una técnica donde destaca la limpieza tonal y la maestría. Toro Gutiérrez es un pintor legendario, que ha venido conjugando la pintura con la agricultura, el campo con la ciudad, preocupado por los valores culturales, y en particular por los acontecimientos históricos, militares y policiales. Indudablemente, un pintor inconfundible, un dibujante y acuarelista de relevancia nacional; por eso, en 1962, la Municipalidad de Chillán le otorgó el Premio Municipal de Arte.

Feliz ocasión la del joven artista chillanejo de pintar junto al más distinguido y máximo acuarelista que el país haya conocido. De un boletín que publicaba Plan Chillán de diciembre de 1956, seleccionamos el siguiente texto: “Junto a la cordillera, un campesino alterna su afición por la pintura con las labores agrícolas. Hay obras suyas estimadas como clásicas en el criollismo nacional, y que como tales, han sido reproducidas por numerosas revistas y diarios de Chile y del exterior. Turistas extranjeros, norteamericanos principalmente, han encontrado resumido en sus cuadros lo que ellos habrían de encontrar en veinte objetos diferentes. En verdad, este pintor montañés ha creado su propia escuela. Predomina en ella el sentido criollista, especialmente a través del paisaje de la zona cordillerana de Ñuble”. En las exposiciones, domicilios particulares, en establecimientos sociales como el Club de Ñuble los chillanejos viven comentando y celebrando las incomparables acuarelas de Ramón Toro Gutiérrez, especialmente los rodeos y ataja108


Quinchamalí. Artes, Letras, Sociedad

Obras del artista se encuentran en colecciones públicas y particulares de Chillán, Santiago, Concepción, Talca y otras ciudades donde las ha presentado, y en diversos países como Estados Unidos, Argentina, Paraguay, España, Francia y Bélgica. Atenea 463-464, Universidad de Concepción, 1991 (párrafo de artículo publicado con el título “Acuarelista de la Chilenidad”).

109


La tradiciรณn espuelera en ร‘uble

Juan Ignacio Basterrica Sandoval

Taller de Cultura Regional UBB

110


L

Quinchamalí. Artes, Letras, Sociedad

La tarea de escribir estas sintéticas líneas para que puedan ilustrar el trabajo y el camino para representar las espuelas chillanejas, es adentrarse en las más profundas tradiciones artesanales del país, es llegar a encontrarse con la sustancia misma de Chillán, capital del huaso de la frontera hacia la Araucanía. Se abre entonces, a través de este objeto, una ventana que reúne artesanía, arte, belleza, historia y patrimonio de un país y una nación creada en base a la actuación del huaso y su fiel caballo chileno. No es esta una tarea fácil, pues la historia del recorrido de este elemento y su devenir viene precedida de una cadena evolutiva cultural de varios milenios para llegar al resultado de las significativas piezas exponentes de la rancia tradición artesanal chillaneja y de Ñuble. Las espuelas, como parte del avío del huaso actual, han de ser el producto de una larga trayectoria que funde en estos objetos el resumen de facetas decorativas que, sin perder su afán complementario a la utilidad del objeto, la intervienen y la hacen única y diferenciadora, elevando estas piezas a la mejor demostración del arte popular chileno con características propias y singulares frente sus homólogas fabricadas en el resto del mundo.

L L C

a aparición de las espuelas en la

apitanía

General de Chile

La espuela como avío ecuestre aparece en América y, especialmente en Chile, junto con la llegada de los conquistadores y sus primeros caballos en estas latitudes septentrionales americanas. Junto con Diego de Almagro, y luego Pedro de Valdivia con su contingente, llegan diversos modelos utilitarios de estas piezas. Muchas de ellas toscas, medianas y de pocas púas en sus rodajas. Otras pequeñas de tipo militar con pihuelos encorvados y otros rectos con pequeñas rodajas también de pocas púas. En ambos casos, confeccionadas de hierro por artesanos herreros peninsulares o manufacturadas en el Virreinato del Perú. Modelos estos sin mayores adornos ni pretensiones estéticas más allá de su mera utilidad. En estricto rigor no existía una uniformidad en la fisonomía de estos aperos, y más bien respondían a la diversidad de los jinetes que componían el grupo, que a su vez provenían de diferentes regiones de España y cuyas pertenencias provenían de las diversas campañas militares realizadas en Europa. Así, había modelos españoles, alemanes, franceses, italianos, de los países bajos e ingleses entre otros que llegaron a América junto a sus dueños y sus cabalgaduras. Según descripción de Eduardo Cirlot en su Diccionario de Símbolos (Madrid 1997), refiere de ellas la significación para el jinete de esas épocas: “…sujeta el talón como las alas de mercurio; protege el punto débil según la leyenda de Aquiles (….) símbolo del caballero medieval que 111


que habría de dejarse en nuestro país y que incluiría la metalurgia, la forja y la espuelería.

Descripción de las partes de una espuela de tipo “colonial”.

resalta las virtudes defensivas del caballero”. La rodaja de estas espuelas era generalmente de 5 púas y su número respondía más bien a la simbología representativa de la estrella heráldica europea de origen inglés, en otros modelos no superaban las 12. La espuela de pesado hierro tenía entre el asta y el pihuelo un rodete o collarete redondo, en el cual o había orificios o protuberancias denominados clavillos del castillejo. Po ahí, se anclaban eslabones de la cadenilla o alzaprima, que la sostenían al tobillo del jinete y que en la evolución artística hasta nuestros días, según don Tomás Lago Pinto, está representado en la espuela actual como un atavismo enquistado por los barriletes o el conjunto de barritas decorativas que rodean esta parte del pihuelo. Son los referentes de la evolución que desde la practicidad de la sujeción de ella al tobillo del jinete pasan a conformar hoy un elemento solo decorativo y distintivo de la espuela chilena actual. La definición de un modelo propio de espuela chilena, basada en un diseño diferenciador a sus predecesoras conquistadoras, se produce en los albores del periodo colonial, primero para una elite que quiso emular ciertos lujos de los aperos usados en la corte española, como también marcado por razones geográficas y de pobreza, las cuales fueron configurando un

modelo de hierro con mayores pretensiones decorativas y simbólicas, sin contar con metales preciosos. Ya en el siglo XVIII, llega a nuestro territorio de la Orden de Los Jesuitas y luego el contingente a la cabeza del padre Carlos Haymbhausen -noble sacerdote primo del Kaiser alemán y de familia de fortuna-, quien se establece en Calera de Tango entre 1724 hasta 1740, acompañado de un séquito numeroso de artesanos imbuidos todos ellos del estilo del barroco bávaro alemán, quienes imprimieron sus visiones estéticas en todas sus confecciones artísticas y utilitarias realizadas en nuestro territorio. Así, herreros, mueblistas, ebanistas, relojeros, joyeros y orfebres crean hasta la expulsión de la orden del territorio, verdadera escuela en la artesanía de los aprendices locales. Su importancia la define las palabras del licenciado José Alberto Díaz, rector del Colegio Carolino, quien expresaba: “El padre Haymbhausen condujo los más excelentes operarios en todas las artes mecánicas en que resultó a la Provincia y aún al Reyno de reconocidísima utilidad, viéndose desde entonces excelentes obras en la Pintura, en la Talla y en la Platería, que dedicados aquellos operarios cada uno a su oficio en poco tiempo fueron florecientes las artes y hermosísimos los tabernáculos para la Iglesia que se reedificó por ellos mismos por la ruina de 1730”. Palabras estas que ya definían en aquel tiempo la influencia y la obra preponderante 112

En estos campos de la manufactura, la labor técnica de fundición de metales y la elaboración de cerraduras, espuelas, clavos y piezas de hierro forjado estuvo en manos de dos jesuitas, el padre Jorge Haberl “herrero y cerrajero, muy capaz en su oficio”, y el padre Carlos Schmidlachner, quienes llegan a Chile primero a la Hacienda La Punta y luego a hacerse cargo de las fraguas de Calera de Tango. Este es el punto de partida en el nacimiento de la espuela chilena, más grande, con más de 5 púas, y con un pihuelo curvo con calados representando volutas barrocas y medias lunas árabes, con la introducción del enchape sobre el hierro o “chapeado” y que originalmente se realizaba adhiriendo la lámina de plata o bronce, fijándola con pequeños remaches, simulando botones que en el lenguaje del oficio se denominaron “empepados”, y con la inclusión de metales por golpes como la plata, cobre, bronce o níquel sobre una base de hierro conocida como la “técnica de la ataujía”, que fundió también diseños heredados del barroco y de la influencia árabe que se introdujo fuertemente en España por más de ocho siglos de dominación.

MM

orfología de la es-

puela chilena

La forma de la espuela chilena está compuesta, como en la mayoría de las espuelas, por un “arco o asta” que sirve de fijación del elemento con el calzado del


Quinchamalí. Artes, Letras, Sociedad

usuario y sus fijaciones. Tiene forma de U y rodea la sección del tobillo del jinete en su parte posterior. De esta asta nacen en sus extremidades dos protuberancias que, a través del tiempo, han tenido diversas formas, ya sean redondas, triangulares -denominadas puntas de lanza-, y posteriormente rectangulares, entre las más comunes. En ellas existen dos orificios alargados en forma de rectángulos horizontales y paralelos entre sí, cuya finalidad es trabar las correas de sujeción de la espuela o las taloneras, que son las piezas adicionales de talabartería que asientan la espuela y la inmovilizan al tobillo y el pie del jinete. Estas protuberancias del asta descritas, se denominan “chapaletas” (contracción de las palabras chapa y aleta o aleta chapeada) en el lenguaje del oficio del espuelero y que en muchos modelos llevaban empepados o botones (tal como se aprecia en la foto referencial). Su confección era hecha en hierro mediante herrería, golpes y fragua moldeando las barras, y delineándolas con limas y sierras para luego encorvarlas, dándoles su forma definitiva de arco y poder así decorarla con la técnica de la ataujía, para luego remacharla al pihuelo o vástago que sostiene la rodaja, constituyendo ambos el cuerpo fijo de la espuela.

El asta o arco, por su parte, está complementado con una segunda pieza del diseño denominado “pihuelo”. Este consiste en una pieza que, unida en la parte media del asta por un remache, está dividido en dos secciones por su parte media y cuyo objetivo es sostener la rodaja a modo de horquilla, siendo esta última el tercer elemento de la espuela que es móvil y rotatorio, por estar asentada en un eje que atraviesa estas dos secciones del asta, el que a su vez es rematado a cada lado externo del pihuelo por dos remaches que sostienen este eje o pasador mediante dos pequeñas argollas o golillas decorativas de terminación denominadas “ojos de pollo”. El pihuelo es la parte más llamativa de la espuela y en donde los artesanos han hecho gala a través del tiempo de su imaginación creadora, así existen pihuelos curvos chapeados, calados, y con diversos tipos de ataujía. El más famoso y primigenio está retratado Mauricio Rugendas, pintor costumbrista que visitó Chile hacia 1837; es el pihuelo en forma de “cogote de gallo” que nace desde el asta más angosto, para ir enanchándose hacia la rodaja con una curva hacia abajo, y que con sus diseños calados, más la rodaja rala, tenían la apariencia que les daba ese apelativo zoomorfo.

113

Par de espuelas chilenas del tipo “cogote de gallo”, Chile circa 1850.

La confección del pihuelo era hecho también en forja de una sola pieza, a la cual el artesano dividía por el centro a modo de una horquilla y en el cual se realizaban calados con diseños diversos, volutas, estrellas, tréboles, círculos, medias lunas, etc. Otras veces en los pihuelos sin calados, se usaban enchapes de diversos tipos, con diseños burilados generalmente con diseños fitomorfos. En otros modelos se usaba la técnica de la ataujía, primitivamente con trozos anchos de metal como la plata, cobre o bronce, en algunos modelos combinándolos para pasar luego en la evolución del oficio al uso de filamentos más finos en forma de espina de pescado o entrecruzados denominada ataujía de “redecilla”, como se muestra en las fotos adjuntas de la espuela exhibida a modo de ejemplo. Los modelos usados incluían puntos en forma de corazón, hojas, tréboles, rombos, cruces, etc. Muchas veces los puntos utilizados y sus modelos podían identificar el origen del maestro que las realizaba, no obstante al no existir un registro de esas herramientas, hoy se hace imposible seguir una pista identificadora de cada taller, máxime si los puntos se repetían y copiaban en muchos de ellos pero con algunas variaciones. Sería muy interesante recopilar y catalogar los diversos puntos utilizados en las ataujías y así poder llevar un registro más preciso de los orígenes de las diversas espuelas y aperos chilenos.


El tercer elemento de la espuela y que ya mencionáramos es la “rodaja”, que tiene forma de disco circular móvil y que en la actualidad puede contener por lo general desde 36 a 40 púas. Esta pieza móvil de la espuela, que en un comienzo era de pocas púas hasta llegar a la actual, se realizaba en fragua de herrería, golpeando metal de hierro hasta formar lo que los artesanos denominan “la galleta”, una pieza plana con esa forma desde la cual se “descarnarían” desde el “bolillón”, que es el círculo central desde donde se marcan las púas y su distribución con limas, usando diversas herramientas los cantos de éstas, las que a su vez serían de dos tipos. El primero era el tipo “lomo de toro” si tenía cantos vivos bifaciales y el otro tipo de cantos redondeados. El material usado desde la aparición del ferrocarril hasta hoy es el acero proveniente de rieles que, cortados y al rojo vivo, los trozos martillados le darían forma a las rodajas que templadas tienen ese sonido o “canto” que se produce con el movimiento y el toque, tan característico de la espuela chilena. Una buena rodaja jamás debe de ser aceitada, pues pierde el sonido diáfano y claro que es su característica. Actualmente algunos jinetes, para evitar la oxidación, las hacen niquelar a costa de la pérdida de un porcentaje de su sonido. La prueba

de fuego para el artesano y su obra es tomar dos púas contiguas con los dedos apretándolas levemente para luego soltarlas y que ellas produzcan un sonido vibratorio como si se tratara de un verdadero diapasón. En la evolución de la espuela también existieron rodajas planas de cobre y bronce, pero sin sonido o tintineo. El pueblo mapuche y otras etnias autóctonas utilizaron a modo de espuelas una especie de arco de madera o de colihue con una punta de hueso o de clavo a modo de rodaja para acicatear al caballo. Por otra parte, muchos critican el uso de espuelas con rodajas de pocas púas y gran tamaño, pues sostienen que dañan al animal. Sin embargo, nunca hubo daño al menos por parte de dueños y jinetes responsables de sus caballares, debido primero al modo de montar heredado de los españoles denominado “a la jineta” y adaptado a la chilena, en el cual solo se roza con la rodaja de soslayo el bajo vientre del caballo para estimular su marcha. Lo anterior queda de manifiesto en la descripción que nos da doña María Graham en su crónica de viaje por Chile a principios del siglo XIX, y que nos relata: “Los jinetes usan en la ciudad sillas europeas, pero apenas salen

El asta. Foto: detalle del asta y chapaleta.

de ella, no emplean otros arreos que los de los campesinos. Este avío se compone de una enjalma de cuero y madera debajo de la cual se pone tres o cuatro peliones y otros tantos encima, pero mejores, y cuyo precio sube algunas veces a una, dos o tres onzas cada una. Por ser muy pesado y de mucho bulto. Molesta al caballo, y el jinete, que encuentra en él más solidez que en las otras sillas, se ve obligado a tener constantemente muy separadaslas piernas. Por eso usan grandes espuelas con una rodaja de 12 a 15 centímetros de diámetro…”. Por otra parte, los caballos eran bienes escasos y muchas veces la pertenencia más preciada para su dueño, el que cumplía múltiples funciones, por lo que un buen jinete era muy cuidadoso con su trato, cuidado y mantención.

T T Ñ

radición

en

espuelera

uble

La zona geográfica del Ñuble y su capital Chillán, constituyeron la llave del Reino de Chile. Su ubicación de puerta de entrada hacia la Araucanía y de bastión limítrofe defensivo hacia el norte, hizo de estas tierras la bodega que abasteció a Concepción y a la empresa conquistadora y colonizadora del sur. De esta situación, Chillán abre su mercado o feria al desarrollo comercial de diversos productos necesarios no solo para el autoabastecimiento, sino además una actividad de suministros permanentes para quienes se dirigieran hacia el sur de nuestro país. Nace entonces en Chillán un sinnúmero de manufactureras, entre las cuales, sin dudas, estaba la curtiduría, la talabartería, la herrería y, por supuesto, la espuelería. Desde tiempos coloniales funcionaron las fraguas, con el propósito de salir de las manos de antiguos herreros las espuelas y bridas necesarias para aperar el avío del jinete campesino o militar. Así, la bullente feria o mercado de Chillán, creado desde antes del cambio de lugar de la ciudad por el terremoto de 1835, se definió absolutamente en el nuevo emplaza-

114


Quinchamalí. Artes, Letras, Sociedad

hoy es atesorada y apreciada. “Lo que antes era una pieza clave del campo, comienza a desaparecer para devenir en “joya”, más por su escasez que por su uso, pero siempre un prodigio forjado con amor y dedicación,” así lo expresa el historiador de la Silla del Sol, don Alejandro Witker, en su obra monumental de Ñuble del mismo nombre.

LL

a evolución de la es-

puela al modelo actual

El pihuelo. Foto: detalle del pihuelo con calados de volutas y medias lunas.

miento como el lugar de encuentro de las diversas transacciones de los numerosos poblados de Ñuble. Allí y a su alrededor, nacieron los primeros talleres de espueleros para pasar transcurridos los años a constituirse muchos de ellos en una verdadera industria singular y necesaria. En este lugar los campesinos encargaban y compraban los aperos utilizados para las labores del campo y también las prendas de huaso que sirvieran de símbolo distintivo de su arraigo agrícola y de su posición económica. Eran estos artículos, silla de montar, estribos, frenos y espuelas además de la vestimenta los símbolos de estatus de quien las usaba de acuerdo a la categoría económica y de terrateniente, al decir de don Tomás Lago Pinto, el gran estudioso del huaso, las prendas que usaba el huaso en la connotación “de Señor de gallarda figura”en contraposición del uso peyorativo del término. En estos talleres de espuelería establecidos alrededor del mercado de Chillán

y también en Chillán Viejo, se van formando verdaderos clanes familiares en el oficio. Se crea, por así decirlo, una verdadera escuela del oficio de la espuelería, en que cada uno de estos talleres va aportando su imaginación para los decorados y diseños estéticos que ornamentaban esas hermosas espuelas chillanejas que transformaron al nombre de la ciudad en una verdadera marca registrada. En este devenir de modelos decorados y de variantes propias de la artesanía, se crearon hermosas piezas dignas del más elegante jinete y reconocidas por su calidad por los huasos y agricultores del resto del país. Como dice el destacado historiador don Marco Aurelio Reyes Coca al definir Chillán, son estas espuelas el producto de “este pedazo de tierra rodeado de Chile”. La “joya huasa de Chile” así definida por don Baltazar Hernández,

115

Frente a la feria o mercado de Chillán, hacia 1907 se establece el ciudadano francés don Jean Vinay, quien se traslada de Temuco instalando el nuevo hogar junto a su esposa, Rosa Sepúlveda Lara, en calle Talcahuano numero 740 (hoy calle Arturo Prat). En ese lugar, además de la casa habitación, abre una tienda de artículos típicos y un taller de espuelería. En ese taller imprime su concepción decorativa y su técnica de forja traída desde Europa, logrando crear espuelas de gran calidad y formando aprendices. A modo de anécdota, del famoso cantante lírico hijo de este matrimonio, don Ramón Vinay Sepúlveda, siempre fiel a sus raíces, se decía que siempre portaba una caja de madera que contenía un par de espuelas confeccionadas en el taller de su padre y que colocaba en el escenario en donde se presentaba para poder admirarlas y así vincularse con


Espuela chilena actual, con pihuelo recto, chapaleta rectangular, con enchape y ataujía. Chile, circa 1950.

sus raíces ancestrales y su tierra de origen, Chillán. Durante su desarrollo, la espuela fue variando según su uso. Así hubo modelos destinados al trabajo o faena agrícola, de arreo, de amansar, para bailar cueca y con la aparición del rodeo reglamentado, un modelo especial para este deporte. La espuela fue variando también en cuanto a la técnica de confección como en el material con que se manufacturaban. Así desde la espuela típica de hierro con ataujía, calados y empepados, que era y es la más apetecida y elaborada, se fabricaron luego modelos fundidos en bronce, alpaca y acero. Modelos más modestos realizados en fundición mediante moldes de arena y que posteriormente eran decorados con buriles o cinceles al bajorrelieve con adornos simulando los modelos con ataujía. También la rodaja tuvo variantes en sus tamaños que desde las 3-3, 5-4-4, 5-5 y 6 pulgadas de diámetro, llegaban a tamaños enormes que no podían usarse, siendo más bien obras de fantasía para exhibirlas de adorno. El enchape por su parte abandona los remaches o empepados para ser reemplazados por soldadura de estaño.

LL

os talleres y artesa-

nos de la espuela

Durante la primera mitad del siglo XX, los talleres de espuelería abundaban, convirtiéndose ellos en algunos casos en afamadas industrias del rubro sin perder eso sí la marca de obra manual y artesanal en la confección. La referencia a industria era por la cantidad de mano de obra calificada contratada en esos talleres. Así lo recuerda la revista Zigzag de 1935, dedicada al centenario de Chillán, en donde se exhiben hermosos trabajos salidos de los talleres de don Fidel Zapata. Numerosos maestros espueleros dieron Chillán y sus comunas, San Carlos, San Ignacio, Yungay, etc., por nombrar algunas, en todo pueblo había un herrero que también era espuelero. Hacia 1935, aparecen los roles comerciales de talleres de espuelas siguientes: Juan Pedro Echeverría, ubicado en Esmeralda 102; Ramón Freire Guajardo en calle Cocharcas 1053; Juan Freire Guajardo en calle Maipón 1036 y Esteban Venegas Martel en calle Maipón 1055 Entre las dinastías de es116

pueleros de la segunda mitad del siglo XX, destaca el clan Santana, fundado por don Ramón Santana Pastene, aprendiz del taller de don Juan o Jean Vinay, y que continuó con don Daniel Heraldo Santana Belmar y su nieto Oscar Santana Villalobos, para continuar con su bisnieto Cristian Santana Luna. La descendencia elabora en la actualidad espuelas fundidas de alpaca y bronce en Chillán, y en Santiago de acero y hierro con ataujía.


Quinchamalí. Artes, Letras, Sociedad

También por la calidad del trabajo realizado y la cantidad de operarios de su taller resalta la figura de don Crisolfido Bustamante Mardones, quien realizó trabajos de altísima calidad en hierro con ataujías y enchapes, como de fundición por varios años. Don Jorge Troncoso, también es un espuelero de enorme trayectoria en nuestra provincia. Entre los talleres de espuelas y frenos fundidos de alpaca se recuerda por sus trabajos el taller de “La Sorda”, llamado así e identificado por la clientela por la esposa del dueño que atendía el lugar y que era sorda, pasando el propietario al anonimato o a un segundo plano. Hoy en la actualidad, aparte de la descendencia de don Ramón Santana, continúa el oficio don José Navarrete Navarrete, radicado en San Carlos, donde tiene su taller. Entre los maestros de la herrería de prestigio en la elaboración de rodajas de riel de alta calidad está don Juan Méndez en su casa taller de Libertad Oriente, cuyos trabajos tienen prestigio nacional encargándosele sus rodajas para ser usadas en las espuelas elabora-

Detalle rodaja de púas ralas y ojo de pollo en su centro.

das en diversos talleres nacionales, los que no han podido igualar su calidad en este trabajo. El oficio de la espuelería, de su esplendor y su grandeza para el patrimonio local y nacional, está en claro peligro de desaparecer. Ya las descendencias no quieren continuar con la herencia de sus padres y prefieren dedicarse a otras

117

actividades, y son muy pocos los aprendices que demuestran talento, abnegación y perseverancia para continuar con esta noble actividad que no debiera de desaparecer, porque al hacerlo se está perdiendo parte de nuestras propias raíces campesinas, la esencia del alma nacional que en conjunto con sus aperos y caballo formaron a la república.


Viñas del Itata: Entre la Colonia y la República dr.

Armando Cartes Montory

Archivo Histórico de Concepción

La azufradura de los viñedos.

118


Quinchamalí. Artes, Letras, Sociedad

E

n el pródigo valle central chileno, la provincia de Ñuble aparece como un gran espacio de transición entre el norte templado y el sur lluvioso. Drena la región la hoya hidrográfica del río Itata, el cual tiene como tributarios al Ñuble y al Diguillín y a otros ríos secundarios, como es el caso del Chillán, Cato o Niblinto. El Itata da origen al valle homónimo, que significa “pastoreo abundante” en mapudungún y se identifica plenamente con la actual provincia de Ñuble, conformada por 21 comunas que van de cordillera a mar. A pesar de las alteraciones que el valle ha sufrido través de los siglos, mantiene la majestuosidad que deslumbrara a los cronistas coloniales. Así lo evoca la pluma del jesuita Miguel de Olivares, quien, a mediados del siglo XVIII, escribía que “hay también en esta hermosa tierra muchedumbre de ríos cristalinos y caudalosos (fuera de un número inaveriguable de arroyos) que sangrando por varias venas, suplen ventajosamente la sequedad de algunos años”. A continuación, refiriéndose al Itata, expresa: “El más famoso y señalado en las cartas de marear es Itata en 36 grados que se compone de un arroyo del mismo nombre, del río Diguillín, de otro río de clarísima corriente que baña a Chillán y del caudaloso Ñuble: y aunque el dicho de Itata es tan pequeño, que se puede pasar de un salto poco más debajo de su fuente junto a la fortaleza de Tucapel el nuevo, con todo mantiene el nombre famoso, haciendo olvidar el de sus concurrentes con injuria del mérito que tienen para ser más célebres”.

El clima privilegiado y la abundancia de aguas de otrora, facilitó el desarrollo de los cultivos en la zona, en especial del vino. Alguna vez, entre Guariligüe y Rafael, por Ñipas y Membrillar, entre Quillón y Florida, sólo se divisaban algunas casas dispersas y un paisaje fragmentado en rectángulos de desigual tamaño. Eran cientos de viñas de pequeños propietarios y unas cuantas haciendas. En común tenían la abundancia de vides antiguas y vigorosas, casi todas cepas país, que se extendían por los campos o se aferraban obstinadamente a las empinadas colinas. Era el país del vino, un lugar donde los ciclos naturales y los vitales de sus habitantes estaban ligados. La vida de la comunidad giraba en torno a las uvas y el vino. Mil carretas diarias recorrían los caminos polvorientos, en demanda del puerto de 119


Tomé. En el valle del Itata colonial, cruzado por el Camino Real, que transitaran por siglos conquistadores y encomenderos, pobladores y cosecheros, las viñas definían el paisaje.

EE

l vino llega al

Itata

En este punto, se mezcla la tradición con el rigor histórico. Los conquistadores hispanos tenían obligación de evangelizar a los habitantes americanos. En la liturgia católica, el sacrificio de la misa precisa del vino como un elemento básico. Traerlo era muy difícil. Cuenta el investigador itatense Fernando Arriagada, que en Chile estuvo por primera vez con la expedición de Hernando de Magallanes, quien luego de cruzar el paso austral que lleva su nombre, el 1 de noviembre de 1520, celebró la primera misa en tierras chilenas con vino español aportado en botijas.

La cosecha en la antigua hacienda jesuita de Cucha-Cucha, en 1905.

Fueron las especies vitisdestivalis y la vitisrotondifolia, según el investigador Eugenio Pereira, que pronto se conocerán en Chile como la uva país.

Los conquistadores Diego de Almagro y Pedro de Valdivia trajeron misioneros, los que celebraban misas en los campamentos y ciudades fundadas. Cuando los indígenas destruyen Santiago, Valdivia se lamenta al rey, señalando “que ya no había vino ni para la misa”. En sus primeras ayudas por mar, llega el añorado vino y pocos años después, el soberano autoriza la plantación de las primeras cepas en tierra chilena. Son estas vides procedentes del Perú que, a su vez, fueron traídas de las islas Canarias. Arribaron a nuestras costas seguramente en algunas de las expediciones de Juan Bautista Pastene en 1544 o 1547.

Nos cuenta el cronista Jerónimo de Vivar que “hay viñas y en ninguna parte de indias se han dado tan buenas como en esta tierra”. El mismo Valdivia entregó una merced de tierras y viñas a Diego de Oro en los alrededores de Concepción, en 1550, iniciándose de esta forma la tradición del denominado “vino de Concepción” cuna de las cepas regionales y de los otrora fértiles valles de Itata y Biobío.

Etiqueta de viña El Carmen de Cucha-Cucha.

120


Quinchamalí. Artes, Letras, Sociedad

L L

de Carvajal- Vargas y Alarcón. El último dueño de Quilpolemu descendiente del primer mercedario fue Aurelio Lamas Benavente, Intendente de Concepción. La propiedad estuvo en su familia durante tres siglos y medio.

as haciendas coloniales

Durante los siglos XVII y XVIII, se fueron formando extensos predios, que caracterizan a las tierras itatenses. Meritorios soldados y funcionarios recibirán mercedes de tierra, junto a encomiendas de mano de obra autóctona, que darán origen a grandes estancias dedicadas a la agricultura, la ganadería y la actividad vinera. “Las zonas favoritas de este grupo para colonizar -dice Patricia Cerda-, fueron los valles de los ríos Maule, Itata y Ñuble... Allí las características climáticas y el suelo posibilitaron una agricultura de pastoreo extensivo, favorable a la mantención de animales. El tamaño de las propiedades variaba desde algunos cientos hasta algunos miles de cuadras”. A diferencia de otras regiones, en aquellas no imperó el mayorazgo. En tiempos de paz, los soldados devinieron en agricultores, dando origen a un sincretismo racial, base del mestizaje social, tan común en nuestra zona.

Otras estancias importantes fueron Magdalena y Torreón. Eran tierras situadas a ambos márgenes del río Itata, que pertenecieron al canónigo Juan de Alvarado. El sacerdote, hombre de gran fortuna, fue Vicario Capitular en la Concepción en sede vacante. En 1613, dice el jesuita Miguel de Olivares, “donó a la Compañía de Jesús para que fundase un colegio, la casa que tenía en la plaza de Concepción y otro solar y una viña con mil y setecientas cuadras de tierra que tenía junto a Itata, llamada La Magdalena; y había en ella quinientas cabras, mil ovejas, bueyes y mulas y muchos yanaconas o indios de servicio”. Pueden mencionarse muchas otras. El Molino de los Aguilera se originó en una merced de “cuatrocientas cuadras y sus demasías en Itata lindantes con tierras de Pedro del Castillo Velasco y el camino que va a Santiago y la ribera del Itata” al Capitán Pedro Olmos de Aguilera, por el gobernador Alonso García Ramón, en 1606. La merced fue heredada por el capitán Ramiro de Aguilera y dio origen a la estancia San Agustín de Puñual. Allí nace Arturo Prat Chacón el 3 de abril de 1848, siendo bautizado en la parroquia de Ninhue. La hacienda fue expropiada en la Reforma Agraria. Por fortuna, la antigua casona, custodiada por la Armada de Chile, fue restaurada y es hoy Monumento Histórico y notable museo.

Se forman, así, varias estancias notables. Recordemos algunas. La hacienda de Quilpolemu nace en diciembre de 1604, con la donación de tierras que hace el Gobernador Alonso de Ribera, a su capitán Luis del Castillo Velasco. La donación comprendió un molino y una merced de tierras de 500 cuadras en el partido del Itata. Con los años, se transformó en una gran estancia. Castillo fue designado Corregidor del Itata en 1615 y en Quilpolemu residieron muchos años. Desde entonces la estancia se hereda de generación en generación. Tataranieto del Corregidor fue el Duque de San Carlos, Fermín Francisco

Viñas actuales, cerca de Membrillar.

121


La vendimia en la zona central.

Mención especial merece la histórica hacienda de Cucha-Cucha, antigua “temporalidad” jesuita y destacada como estancia tipo en el valle del Itata. Los jesuitas adquirieron, ya sea por compra o por herencia, grandes haciendas en la región cercana a Concepción, a las que dotaron de una infraestructura de molinos, viñas y animales. Cucha–Cucha, en el asiento de su nombre, fue vasta propiedad de los De la Barra, que el capitán Ventura de Lerma y Castillo, encomendero y vecino de Concepción, legó a los jesuitas en el primer cuarto del siglo XVIII, avaluada entonces en ocho mil pesos. En el remate de las temporalidades de la Compañía de Jesús, el 15 de marzo de 1775, fue adquirida por Alejandro Urrejola y Peñaloza, fundador de esta familia en Concepción. Realistas en la Independencia, la hacienda fue escenario de combates y guerrillas. Expropiada entonces, fue devuelta por el general Ramón Freire a la familia Urrejola, en cuyas manos se divide, pero se mantiene, hasta 1973, cuando es expropiada por la Reforma Agraria. En 1978, anulado el acuerdo expropiatorio, se devuelven a sus antiguos dueños 500 hectáreas, un cuarto de la extensión original. Hoy nuevamente las viñas ocupan una porción de las antiguas tierras, para la producción de vinos de calidad.

prestación de servicios como pago del arrendamiento de tierras. Constituye la base de la estructura social del Itata.

LL

as viñas en el siglo

XIX

En esta época, el vino itatense descolla en el concierto nacional. Aunque muchas fueron abandonadas o derechamente destruidas durante las guerras de la Independencia, Itata emerge como la gran zona productora, durante los años de la organización de la república. “Por diversas razones -decía el informado viajero alemán Eduard Poeppig, en 1828- las provincias australes son mucho más aptas que las del norte para la viticultura; el vino de Concepción supera en calidad a los de otras partes, y es muy solicitado en la capital”. El norteamericano residente en Chile Samuel Johnston, el “tipógrafo yanqui” cuyas cartas tradujo José Toribio Medina, apuntaba: “El cultivo de la viña ha alcanzado gran perfeccionamiento y rinde de la manera más prolífera... Concepción le sigue (a la provincia de Copiapó) en producir el mejor vino, y obtiene buenas ganancias con este artículo”. Una viajera norteamericana, que visitó Concepción en 1857, lo compara con el Borgoña.

Siendo las estancias importantes unidades económicas, atrajeron muchos andantes y vagabundos, que se instalaron en ellas a cambio de “tierras de goce” y trabajo para el patrón. Se originó así la institución social conocida como inquilinaje. Es una

Al igual que Itata, Ñuble y Puchacay experimentan un auge de la producción vinera, en la segunda mitad del siglo XIX. La memoria del gobernador 122


Quinchamalí. Artes, Letras, Sociedad

Toneles y alambiques fueron parte de la industria de importación y producción, que se desarrolló en torno a vinos y licores.

del departamento de Puchacay, en 1888, consigna la existencia de 3.163.000 plantas de viñas y la cosecha de 33.500 arrobas de vino y 1.770 de aguardiente. Para atender las necesidades de la industria, en los principales pueblos y ciudades funcionaban tonelerías. En Tomé llegó a haber seis, hacia 1880, que fabricaban barriles, toneles y canoas para guardar el vino. En Chillán, había cinco tonelerías en 1872, la principal pertenecía a Luflade Hermanos. Para 1895 había siete y años más tarde, esa cantidad se había elevado a nueve. Se destacaba la tonelería La Feria de José Félix Sánchez, creada en 1875 y que ocupaba más de veinte trabajadores. También la tonelería de Bouey y Janín, que contaba con maquinarias a vapor y alrededor de 50 trabajadores.

Hubo una época, en fin, hacia 1860, aunque hoy parezca olvidado, en que las viñas de las provincias situadas al sur del Maule, producían cuatro quintos del vino de Chile; para 1920, todavía la mitad de la producción total nacía de las parras de Ñipas y Guariligüe, de Quillón o Coelemu. A pesar de la calidad decreciente de sus vinos, frente al surgimiento de las cepas francesas y los “burdeos” de la zona central, durante todo el siglo XX, aquellos mantienen un mercado importante. Actualmente, en manos de más de seis mil parceleros, las viñas siguen entregando su fruto generoso. Hoy soplan vientos contrarios sobre los antiguos viñedos. La sobreproducción hace caer los precios y con ellos las esperanzas de los viñateros locales. La subdivisión excesiva de los predios, la insuficiente modernización; la falta de mercados externos, entre muchos factores, amenazan la subsistencia de la actividad. Se asoma el espectro de la reconversión productiva, después de tantos esfuerzos desplegados. Pero también emerge, por otra parte, una expectativa más auspiciosa. Nos referimos a las nuevas viñas, que en los últimos años han mostrado su potencial innovador. Gracias a emprendimientos individuales o al tesón de antiguas familias, la actividad resurge con nuevos bríos. Hay muchas señales alentadoras, pero como la uva en las parras o el vino en las barricas, su marcha no puede apurarse.

Para fines de siglo, las viñas son el producto principal en las haciendas de la zona. La Guía General de 1891, aparecida en los días de la Revolución, nos entrega información valiosa sobre el valle de Itata, que se repartía entonces entre el departamento de Coelemu, Tomé, Puchacay y Quirihue. En la descripción que la guía hace de la zona, llama la atención las frecuentes alusiones a la producción o al potencial vinífero de toda la región. Así, sobre el Departamento de Puchacay, regado por los ríos Itata, Baúl, Paso Hondo y Río Claro y dominado por la altura de Cayumanque, apunta: “Sus terrenos son apropiados para los viñedos, y existen en él inmensa cantidad de viñas, aunque también produce cereales y ganados en abundancia”. 123


Parque Criollo y las tradiciones en Coihueco

Al alero de la fiesta costumbrista Coihueco y sus Raíces Criollas, un espacio generoso y bello, a orillas del embalse de la comuna precordillerana, comienza a brillar con fuerza, gracias al impulso que el municipio le está dando. Puede ser un referente potente para el rescate costumbrista en la nueva Región de Ñuble. Russel Cabrera Parada (*)

Periodista Municipalidad de Coihueco

124


Quinchamalí. Artes, Letras, Sociedad

ue a fines de 1979, cuando el ex alcalde de Coihueco, Raúl Martínez Gallardo, acogió una idea que primeramente circuló en las esferas del novel Cuerpo de Bomberos, en orden a realizar una fiesta de rescate costumbrista, pero no en la Plaza o la Medialuna Municipal, sino a casi cuatro kilómetros de distancia: en el embalse.

f

Desde la primera versión de la fiesta “Coihueco y sus Raíces Criollas”, realizada en el año 1980, nunca más aquella fiesta volvió a separarse de ese recinto. El embalse o simplemente El Tranque, como se le llama, originalmente era uno más de los sectores rurales de la comuna que tenía la particularidad de tener una laguna natural. La conformación geográfica del terreno, la clara necesidad de contar con agua de riego para los cultivos agrícolas -que en aquella época eran principalmente tradicionales-, y las gestiones de las autoridades, permitieron que en 1964 se iniciara la construcción de la represa. Su cortina de piedra logra -desde aquellos años- contener los casi 30 millones de metros cúbicos de agua que administran los regantes de la comuna, recurso que ha permitido sustentar la agricultura tradicional y también los procesos de reconversión del agro, con notables avances. Este embalse, a diferencia de la imagen que hoy tienen conceptualmente las represas para algunos sectores en Chile, lejos de representar un atentado a la naturaleza, es un símbolo muy potente de la íntima comunión entre una actividad que encierra valores que van mucho más allá de lo meramente económico, con el ingenio humano. Pensemos tan sólo que el tranque llegó en una época en que la grave sequía de los 60 había dejado enormes estragos en nuestros campos, ergo, no es extraña la cercanía y adhesión generada por el recinto con la gente de la comuna. Ellos fueron testigos directos de los beneficios que trajo el agua, que antes escurría desde el río Niblinto hacia el mar. Justamente a un costado del muro principal de contención, llamado “cortina grande”, contiguo al camino de acceso, se encuentra un predio que, formando parte de los terrenos del embalse, fueron cedidos a la Municipalidad de Coihueco en un comodato de Bienes Nacionales (17.5 hectáreas, en principio por cinco años). Ese fue el lugar elegido desde las primeras ediciones de la fiesta Coihueco y sus Raíces Criollas, para dar vida a las actividades costumbristas como las competencias de tirar la cuerda, partir los leños, lanzar el huevo, tirar “gallitos” (medición de fuerzas entre contendores); y en gastronomía el vistoso torneo de la tortilla de rescoldo más grande, superando los dos metros de diámetro las más notables. 125


Uno de los propósitos de la festividad costumbrista fue rescatar los juegos populares de antaño, como tirar la cuerda.

Pero también, en aquel, el origen del Parque Criollo, surgieron las primeras trillas a yegua suelta que se recuerden en la provincia, en cuanto muestra de rescate de tradiciones. Cuando disminuía el calor abrazador de enero, un grupo enorme de participantes se reunía en torno a la hera para disfrutar de la frenética carrera en círculos de los equinos hembras, aplastando las gavillas de trigo generosamente dispuestas en el recinto. Los gritos de los campesinos, uno que otro golpe de rebenque a los animales, y la música de cantoras se fundía en un solo concierto festivo.

descarta insistir en el espectáculo flotante, si vuelven a darse las condiciones en algún momento, lo cual por ahora no está a la vista. En lo concreto, el concepto del Parque Criollo, que incluye aquel escenario, no sólo estará enfocado a esta celebración tradicional de cada verano, sino también a otras instancias importantes durante el año, como es, por ejemplo, Fiestas Patrias. Coihueco hace rato está pidiendo una relocalización de su parque ramadero. El actual emplazamiento, en el recinto de la Medialuna Municipal, hace mucho tiempo se quedó estrecho, y tiene muchas complicaciones para el acceso vehicular, peatonal y también para el resguardo de la seguridad.

Es que la trilla, aún en la actualidad, pero por sobre todo en décadas pasadas, mucho antes de la mecanización del campo, fue sinónimo de fiesta grande, de trabajo y celebración a la vez, de bendición; porque era el resultado de una labor cuidadosa y paciente. Era llegar a uno de los momentos cúlmines de un proceso que se iniciaba con la siembra a punta de arado para romper la tierra fértil, proseguía con el permanente riego y desmalezamiento; también con las oraciones llenas de fe para que llegaran las lluvias cuando escaseaban, o algún temporal amenazaba con botar las espigas crecidas del cereal después de noviembre. Todo aquello se plasmó en la recreación de aquella fiesta del campo chileno.

Está la idea de concentrar la celebración del 18 de septiembre en el embalse, aprovechando otro elemento que hasta hace pocos meses no existía: un camino pavimentado desde el sector urbano, hasta el acceso del recinto de riego. Hoy la distancia de casi 4 kilómetros se hace en cosa de minutos. Será un tema de Carabineros controlar la velocidad y la condición de los conductores. Se abrirá, además, la opción de condimentar aquel festejo patrio con actividades tradicionales y también espectáculos ecuestres. Las instalaciones harían posible aquello sin mayores complicaciones.

En sus primeras ediciones, la Fiesta Criolla se realizó en un escenario flotante en el embalse, lo cual -sin duda- fue el sello distintivo del evento, no obstante, las crecientes exigencias ambientales para la instalación de la balsa sobre la cual se debía instalar la estructura, sumado al costo operativo cada vez más elevado y también un bajo nivel del agua que ya se evidencia después de la quincena de enero, en plena temporada de riego agrícola; llevaron a la administración municipal pasada, y a la actual que lidera el alcalde Carlos Chandía Alarcón, a potenciar el gran escenario de 20x15 metros, instalado en el espacio que hoy toma forma como el Parque Criollo, con mucha seguridad y también comodidad para el público. La autoridad no

La iniciativa, que supondrá un cambio importante y consolidar el Parque Criollo en la comuna, será oportunamente presentada y discutida en el Concejo Municipal, antes de darle luz verde. Pero no es todo. La Cabalgata de la Amistad, que realiza el municipio en diciembre de cada año, la cual consiste en un paseo familiar desde la Plaza de Coihueco hacia el sector Cortina Chica del embalse, también podría cambiarse al parque, atendiendo las mayores comodidades, sobre todo en lo que se refiere a estacionamiento de vehículos de tracción animal y motorizados. En su versión 2014, hubo una convoca126


Quinchamalí. Artes, Letras, Sociedad

toria tan grande, que el recinto donde solía desarrollarse estuvo a punto colapsar por las centenares de personas que llegaron a pasar una jornada muy alegre, en torno al folclor y el sano compartir en un rincón muy bello.

El alcalde Carlos Chandía Alarcón baila cueca con una de las integrantes del Ballet Bafochi.

Pruebas ecuestres en las Fiestas Criollas organizadas por don Marcial Webar.

En la idea de comenzar a darle forma a un parque que estará abierto no sólo para la gente de Coihueco, sino para todo Ñuble y más allá, a diferencia de lo que ocurría siempre, luego que concluía la Fiesta Criolla, cuando se desmantelaban todas las instalaciones; ahora se reforzó el cierre del recinto, se instalaron portones más seguros, y la red eléctrica que siempre era arrendada, esta vez se adquirió, y se mantuvo instalada y operativa hasta el día de hoy, lo mismo que las luminarias. Además, se construyó una casa para que un cuidador cautele el recinto y lo mantenga de forma adecuada y permanente. Esto último facilita una enormidad la reconfiguración de espacio para nuevas actividades como las descritas, sin que signifique un costo muy elevado para las arcas municipales. En síntesis, el Parque de Criollo de Coihueco ha dado su primer grito al nacer, y de las decisiones que se tomen en los próximos meses dependerá que se alce con fuerza, como un referente nuevo en la futura Región de Ñuble, donde espacios que promuevan las tradiciones que definen el carácter de nuestra gente, puedan proyectarse en el tiempo como un legado que mezcla lo material y lo inmaterial, como la cultura misma. * El autor es periodista, Bachiller en Ciencias Sociales y Licenciado en Ciencias Sociales y de la Información. Actualmente se desempeña como administrador municipal en Coihueco, comuna a la que está ligado por lazos familiares.

127


Portezuelo: construyendo futuro Nos proponemos que Portezuelo supere la mirada aldeana para proyectarse con fuerza hacia el futuro.

RenĂŠ Schuffeneger Salas

Alcalde Municipalidad de Portezuelo

128


Quinchamalí. Artes, Letras, Sociedad

D

esde que me decidí a presentar mi candidatura, tuve como centro de este proyecto el trabajar enfocado en la persona, permitiendo que los recursos lleguen a la casa del vecino o la vecina que más lo necesita. También he querido levantar la función política, marcando presencia en terreno, en los sectores, en las casas, con las organizaciones y en el lugar donde se produce la necesidad. De la misma forma, he pedido que se haga carne en mi administración, la transparencia, impidiendo que se haga mal uso o abuso de los recursos públicos.

adquisición del terreno donde construir el conjunto habitacional. Finalmente es necesario señalar que el año 2016 se iniciaría la construcción de las viviendas del comité del sector de Chudal. - Plaza de Armas. Es de gran interés para la comunidad contar con una plaza a la altura de los tiempos y en tal sentido hemos estado trabajando. Durante el año 2014 estuvimos participando activamente en el proceso de diseño del proyecto y en el mes de mayo de ese año firmé los planos de lo que será nuestra nueva Plaza de Armas. Durante el presente año hemos apoyado todo lo relacionado con la ejecución del proyecto, el cual será entregado a la comunidad en noviembre de 2015. En el mismo interés de dotar de adecuados espacios públicos, conseguimos recursos para diseñar una entrada principal para nuestro pueblo, el diseño se está ejecutando y dará origen a un proyecto que costará más de setecientos millones de pesos, el cual será postulado a fondos FNDR.

Me he propuesto trabajar en compañía de un grupo de profesionales que son preferentemente de esta comuna, hijos de campesinos que conocen la realidad del sector urbano y rural, además cuento con el apoyo de funcionarios, que gracias a su experiencia hemos podido desarrollar diversas iniciativas que van en directo beneficio de las personas. Destaco el importante apoyo que recibo diariamente de mis vecinos, los que me muestran problemáticas y situaciones que les afectan. De acuerdo a lo anterior, formamos equipo y ejecutamos los planes de trabajo.

- Agua potable. Sabemos que el problema de la sequía llegó para quedarse y probablemente no lograremos terminar con la escasez del recurso hídrico. De acuerdo a lo anterior y siendo muy conscientes, hemos diseñado sistemas de agua potable para los sectores de Rincomávida y Los Planes, proyectos que se encuentran en estado “elegibles”, esto es sin observaciones de tipo técnico o administrativo, en espera de la asignación de los recursos respectivos por parte de la Subdere, con lo que se beneficiará a cerca de cincuenta familias en cada localidad. En el sector de El Sauce se ha trabajado en concretar un sistema de agua potable rural, para lo cual, sobre la base de los pozos profundos ya construidos durante el año 2014, se elaboró un levantamiento topográfico y actualmente se está por contratar los diseños de ingeniería que permitan postular el proyecto para su ejecución, beneficiando a cerca de ciento cuarenta familias.Se ha avanzado en la solución del déficit de agua potable, con la creación de un segundo comité en Cucha Urrejola, la conexión de otras ocho familias que no estaban integradas a los grupos existentes. También hemos puesto en contacto con la Dirección Regional de Obras Hidráulicas a los comités de agua potable rural de Chudal, Llahuén, Buenos Aires y Panguilemu con la finalidad de regularizar los sistemas instalados y conseguir un mejor servicio y una buena calidad de agua para el consumo humano. Asimismo, mediante postulación de proyectos al Fondo Social Presidente de la República, se tiene a la fecha cinco proyectos aprobados, a la espera de financiamiento, los cuales incluyen extensiones de la red existente (Chudal), construcción de un segundo pozo profundo para asegurar la dotación (Llahuén), y construcción de centros de abasto de agua potable (Huacalemu, Los Maquis y Carrullanca). Mediante concurso a fondos FRIL del FNDR, se está postulando la reposición del pozo profundo existente (Buenos Aires). En la actualidad seguimos repartiendo agua potable en tres camiones aljibe y una camioneta que permite ingresar a todos los domicilios que requieran del necesario recurso hídrico.

En este primer periodo como alcalde, deseo dar solución a los problemas emblemáticos de la comuna: - Programa de mejoramiento de barrio (PMB) o alcantarillado de Portezuelo. Proyecto que fue recibido con años de retraso e incumplimientos, por lo que se debió terminar contrato con la empresa. Tras esa decisión nos encontramos con estafas y demandas que aún siguen su curso. Sin embargo, logramos gestionar la entrega de recursos desde el Gobierno Regional y así poder contratar a tres empresas que vinieran a terminar los trabajos. Gracias a ello hoy estamos en la marcha blanca de tan emblemático proyecto, ya que entre las empresas contratadas, se incluyó la encargada de proveer de los equipos y poner en funcionamiento la planta de tratamiento de aguas servidas. Actualmente sobre un 55% de las viviendas de Portezuelo ya se encuentran conectadas al servicio de alcantarillado. - Vivienda. En materia de vivienda, hemos ingresado los antecedentes sociales del comité La Viñita, por lo cual hoy son reconocidos en el Serviu como un grupo hábil. Actualmente se está en la etapa de certificación, para durante el mes de noviembre del presente año ingresar el proyecto completo, permitiendo así, de una vez, concretar el anhelado proyecto. Además hoy se están terminando las mejoras de 54 casas en diversos sectores rurales y se postuló a 31 familias durante el año en curso. Así mismo se presta ayuda a 62 familias que están postulando a su casa a través de entidades de gestión inmobiliaria (egis) externas. Otro comité de vivienda del sector urbano, el comité 27 de Febrero, también está trabajando para el ingreso de su proyecto de vivienda; en este caso, el municipio apoyó de manera fundamental, con la gestión para obtener los recursos necesarios para la

129


Tal cual lo mencioné anteriormente, me interesa usar los recursos en la gente en todos los vecinos y eso se puede traducir en la destinación de parte importante de nuestro presupuesto para: - Beneficiar a 100 estudiantes que siguen estudios superiores, invirtiendo $ 20.000.000 repartidos en cuatro cuotas durante el año. - Apoyar con medicamentos, exámenes médicos, materiales de construcción, alimentos, ropa de cama, aporte para servicios funerarios y otras ayudas sociales. Sumando además el traslado de nuestros vecinos y vecinas que siguen tratamientos en centros de salud regionales y nacionales.

René Schuffeneger Salas, alcalde, Municipalidad de Portezuelo.

- Muchas familias buscan salir de las condiciones vulnerables y solo necesitan un pequeño respaldo. Es así como hemos implementado ferias productivas e incorporado aportes municipales a las actividades que organizan los agricultores, viñateros y emprendedores en general. En las masivas actividades que desarrollamos se da espacio para la comercialización de productos, la generación de lazos y contactos que abren las oportunidades para nuestros esforzados vecinos. Adicionalmente, estas instancias, enmarcadas muchas de ellas como fiestas costumbristas, nos permiten rescatar y mantener vivas ricas tradiciones que identifican a nuestra comuna y su gente. Es importante destacar que 97 personas han recibido aportes gestionados por nuestra administración en instituciones estatales, alcanzando un monto de recursos de $147.900.000 en toda la comuna, lo que permite iniciar sus pequeñas empresas y llevar recursos al hogar.

Autoridades presentes en la segunda versión de la Fiesta Costumbrista de la Vendimia, 2015.

130


Quinchamalí. Artes, Letras, Sociedad

Gracias al importante apoyo que nos brinda Indap y el dedicado trabajo del equipo Prodesal, hemos logrado traer a la comuna una inversión de $152.469.077, los que van en directo beneficio de la comunidad. Sin ir más lejos los bonos FAI, IFP, PDI y PRI son entregados íntegramente a los usuarios, del mismo modo las praderas suplementarias, árboles nativos, paneles fotovoltaicos y los servicios del centro de remonta equina que viene a mejorar la raza de tiro caballar, llevando a la fecha 65 beneficiarios. Un grupo etario importantísimo en nuestra comuna lo representan los adultos mayores, quienes cuentan con una joven profesional de nuestra comuna, quien les acompaña en los 15 grupos formados, llevando actividades y tareas que motivan una vida saludable y alegre. Es grato saber que muchos de nuestros adultos mayores han podido recorrer el país y disfrutar en comunidad las bellezas que Chile tiene. Si bien las rutas públicas no son soporte del municipio, se han realizado gestiones con las autoridades provinciales, regionales y nacionales de Vialidad, en donde hizo notar la baja preocupación por los caminos más transitados de la comuna, la importancia de desarrollar vías estructurales para el Valle del Itata y la necesidad de mejorar los estándares de nuestros caminos comunales. Gracias a esas gestiones, se lograron importantes mejoras en las rutas que nos conectan con Ránquil, Ninhue y el sector sur, en donde se aplicó material pétreo, se construyeron gaviones y se está haciendo mantención en plazos más acotados. En tres sectores rurales de nuestra comuna, El Sauce, Llahuén y Membrillar, se están ejecutando proyectos de pavimentos básicos, totalizando cerca de seis kilómetros y se ha logrado impulsar un importante proyecto de una ruta intercomunal, que sirva a gran parte de las comunas del Valle del Itata. Remodelación de la Plaza de Armas. La inversión del proyecto fue de $737 millones, e incluyó la recuperación de la pileta interior, el nuevo diseño de un escenario, nuevos baños públicos, áreas verdes y zonas de descanso y juegos.

Finalmente quiero subrayar que he procurado relacionar a Portezuelo con la región buscando acuerdos con instituciones que potencien su desarrollo: Universidad Católica de la Santísima Concepción, Servicio Registro Civil, Cooperativa Eléctrica Copelec, Ministerio de Educación; por esta vía Portezuelo busca superar la mirada aldeana para proyectarse con fuerza hacia el futuro.

131


San Ignacio, comuna que progresa

Rodrigo Riquelme

Periodista Municipalidad de San Ignacio

132


Quinchamalí. Artes, Letras, Sociedad

L

a comuna de San Ignacio, que dirige el alcalde Wilson Olivares Bustamante, durante los últimos siete años ha tenido importantes avances que mejoran la calidad de vida de la comunidad en los diferentes sectores, los cuales durante mucho tiempo fueron postergados por las autoridades anteriores. Bajo el lema “Construyendo Futuro”, ha logrado importantes avances que han mejorado infraestructuras deportivas, asfalto de caminos, construcción de sedes comunitarias, adquisición de vehículos, plazas bien mantenidas y cuidadas, entre muchas otras obras. Hay que destacar también que se realizó un merecido Homenaje al Campesino con una escultura a escala real en el sector de variante, imagen que caracteriza a nuestra gente que se sacrificaba diariamente por el bienestar de su familia. El alcalde Olivares señala que han logrado obras relevantes, tal como el alcantarillado de Pueblo Seco que ya está en funcionamiento, servicio básico que era de vital importancia para el bienestar de la comunidad. Por otra parte se están organizando comités para postular a Fondos de Pavimentación Participativa. Las calles del centro cívico de San Ignacio se remodelaron para hermosear aún más el pueblo. Las obras se traducen en iluminación, áreas de permanencia, áreas de sombreado y en unos meses más se sumará a esta imagen renovada todas sus calles pavimentadas. En el área de la salud, el Gobierno Regional aprobó los recursos para la normalización del Centro de Salud Familiar para San Ignacio. Las obras superarán los $1.800 millones. Además, 133


Homenaje al campesino, Américo Becerra, 2012. Variante a San Ignacio.

aprobaron los diseños para el futuro Cesfam para Pueblo Seco, obras que son anheladas por la comunidad, que contribuirán a disminuir el hacinamiento de los funcionarios y conllevarán más comodidades para los usuarios de estos establecimientos de salud. Motivos tienen de sobra los sanignacinos para estar orgullosos: cuentan con una Orquesta Sinfónica Juvenil e Infantil formada por 60 alumnos, además de un semillero con 40 niños, que permitirá la continuidad de ésta en el futuro, y también por la Escuela Formativa Oficial de Ñublense de San Ignacio, que reúne a más de 160 alumnos. Por último, el alcalde Olivares explica que “mi trabajo siempre está pensado en mejorar las condiciones de la comunidad de todos los secto-

134

res, hemos construido refugios peatonales, sedes comunitarias, hemos adquirido ambulancias para los tres Cesfam, en el área deportiva tenemos un complejo deportivo de lujo en San Ignacio, estamos ad portas de empezar de empastar el estadio en Pueblo Seco, en Quiriquina estamos construyendo camarines. Hemos adquirido vehículos municipales a través del Gobierno Regional a quienes les agradezco. En cuanto a la conectividad, asfaltamos el año pasado 15 kilómetros, lo que significará que tendremos en un breve plazo la Ruta Alternativa a las Termas vía San Ignacio. Son muchos los proyectos que se vienen para la comuna, tenemos el apoyo de las autoridades y por supuesto de mi presidenta Michelle Bachelet, quien ya nos visitó el año 2009 y estoy seguro que volverá nuevamente a mi hermosa comuna de San Ignacio”.


Quinchamalí. Artes, Letras, Sociedad

Alcalde Wilson Olivares en acto cívico del 166 aniversario de la comuna de San Ignacio: “Convoco a toda la comunidad a construir una comuna cada día más próspera para todos sus habitantes”.

Nuevo centro cívico de San Ignacio en pleno desarrollo.

Deporte, una prioridad relevante: Complejo Deportivo Estadio San Ignacio, próximo campo deportivo en Pueblo Seco y filial de Ñublense.

135


Camarones de Ñiquén Un exitoso festival que lleva 14 versiones con gran concurrencia y nuevas ofertas gastronómicas.

Manuel Pino

Alcalde Municipalidad de Ñiquén

136


Quinchamalí. Artes, Letras, Sociedad

E

l Festival del Camarón en Ñiquén nació el año 2001, con motivo de generar una instancia permanente de encuentro y difusión de las raíces folclóricas, culturales y culinarias de nuestra comuna, además de fomentar la creación artística cultural, promover el consumo del camarón y sus formas de preparación. El Festival del Camarón se ha convertido en una renombrada fiesta típica de la comuna de Ñiquén. Este año 2015, a mediados del mes de julio, se realizó la XIV versión. Como ya es parte de la esencia festivalera, se desarrolla muy temprano la competencia de extracción del camarón desde las vegas, donde con máquinas extractoras construidas por los mismos participantes, compiten por obtener la mayor cantidad, además de sacar el más grande. También se realizan concursos gastronómicos en torno al particular crustáceo, circuitos turísticos alrededor de la comuna y la gran camaronada popular que se vive con música y tradiciones en San Gregorio. En las dos noches que se realiza el festival del camarón, además de contar con una variada parrilla artística, ya sean cantantes y humoristas, también se realiza una Competencia Folclórica; donde músicos de diferentes comunas compiten por obtener el primer lugar. La particularidad de esto es que en la administración del alcalde Manuel Pino Turra, los cantantes tienen como requisito dos conceptos a desarrollar para poder participar: debe tratar de Ñuble Región o el camarón en sí. Ambos conceptos son los únicos válidos para que los cantantes puedan participar dentro de la competencia y ganar el anhelado Camarón de Oro. Cada año, el festival va ganando en concurrencia, programación artística y ofertas gastronómicas. Celebrados conjuntos folclóricos permiten a los vecinos de Ñiquén disfrutar de una fiesta que se ha instalado definitivamente como un signo de identidad. Con este festival estamos tratando de rescatar las tradiciones de la zona y que nuestros niños, jóvenes y todos los Ñiqueninos sigan con ellas, porque son nuestras y nos identifican como comuna. Me es muy grato ver a los vecinos levantarse de madrugada a sacar camarones para posteriormente venderlos en las carreteras, porque de esta forma todo el país disfruta de algo tan arraigado a nuestra cultura y aseguro que ¡como nuestro camarón no hay ninguno tan rico y sabroso!

137


QuinchamalĂ­ vuelve a salir al mundo

Pamela Conejeros

Patrimonio, Municipalidad de ChillĂĄn.

138


Quinchamalí. Artes, Letras, Sociedad

E

ntrando a la Avenida Camino Real, por el sur, se observa un letrero con la leyenda que recuerda el aporte de Tomás Lago en la difusión de la alfarería de Quinchamalí durante la década del ’50. Más de medio siglo después, la loza negra del Biobío será una de las protagonistas del pabellón chileno en la Exposición Internacional de Milán que comienza el próximo primero de mayo. Y es que desde la publicación de Lago que la alfarería de Quinchamalí no alcanzaba la notoriedad y relevancia que merece por derecho propio. Si durante el siglo XX la cerámica de Ñuble fue inspiración para artistas como Nemesio Antúnez y Pablo Neruda, y objeto de estudio para intelectuales como Sonia Montecino y Baltazar Hernández; este siglo, la producción de las mujeres del campo de Chillán ha pasado a ser parte de registros oficiales. Con ello ha alcanzado un nivel superior en cuanto a su reconocimiento, a estar en la mirada de los distintos programas de gobierno y del mundo.

TT

esoro

Humano Vivo

El 2014, las alfareras de Quinchamalí entraron a los registros de la Unesco como Tesoros Humanos Vivos, reconocimiento que, en Chile, se entrega a través del Consejo Nacional de la Cultura y las Artes. Fueron postuladas por la Unidad de Patrimonio (UPA) de la Municipalidad de Chillán porque, entre otras razones, “la técnica que caracteriza la alfarería de Quinchamalí constituye un bien heredado, un ‘hacer’ que se origina en la mezcla de lo indígena con lo español. Desde épocas coloniales, esta práctica fue reproducida por antiguas loceras, alfareras que trasmitieron matrilinealmente este oficio y con él sus formas de vida”, explica la antropóloga de la UPA, América Escobar Inostroza. La locería de Quinchamalí es un oficio directamente relacionado con el conocimiento de la naturaleza, de ahí la importancia del territorio como soporte y fuente de identidad. “La calidad de las materias primas con que trabajan las artesanas, elementos propios de su entorno natural, constituye uno de los factores que aporta singularidad a su producción”, agrega la profesional.

139


SS

ello de

Origen

“Piezas de alfarería de tipo utilitaria y ornamental, de color negro logrado por la quema y el ahumado directo en base a combustible de guano o paja, decorado con elementos tipomorfos o geométricos pintados en blanco sobre el negro de la pieza”, dice el registro de signos distintivos otorgado por el Instituto Nacional de Propiedad Industrial (Inapi) del Ministerio de Economía, para referirse a la Denominación de Origen de la Alfarería de Quinchamalí, categoría que la hace merecedora del Sello de Origen. A eso hay que sumarle que es un proceso totalmente artesanal -donde el uso de torno no existe-, que es un oficio que se transmite de generación en generación y que representa el imaginario campesino de la zona central del país. Todo lo anterior son características que hacen que la greda de Quinchamalí sea única en el mundo. Para Mónica Venegas, presidenta de la Unión de Artesanos de Quinchamalí, el Sello de Origen entregado por la Inapi es importante ya que “con esto protegeremos nuestra artesanía de plagios y le daremos un valor agregado de la calidad que tiene al ser hecha totalmente a mano. Nosotras buscamos incentivar, potenciar nuestro trabajo y extenderlo a las nuevas generaciones para dejar un legado”.

Baile imaginario en Quinchamali. Óleo de Luis Guzmán Molina.

Para Maximiliano Santa Cruz, director nacional de INAPI, este reconocimiento significa “fortalecer la identidad local, rescatar las tradiciones y lograr que estos productos se diferencien de otros, reconociendo el esfuerzo de las alfareras de Quinchamalí, fomentando, protegiendo y mejorando el posicionamiento de estos productos a través del Sello de Origen otorgado por la Denominación de Origen”.

El Sello de Origen nace como una forma de reconocer y retribuir el esfuerzo de los productores y como un medio para impulsar el emprendimiento y desarrollo productivo de las comunidades locales de nuestro país, a través de su reconocimiento como Indicaciones Geográficas (I.G.), Denominaciones de Origen (D.O.), Marcas Colectivas y de Certificación.

Se espera que el Sello de Origen contribuya al rescate de la cultura local, incremente la demanda por estos productos originarios e incentive el establecimiento de nuevas rutas turísticas en la región.

Presidenta de la Unión de Artesanos de Quinchamalí, Mónica Venegas, recibe Sello de Origen por parte del director de Inapi, Maximiliano Santa Cruz. Fotografía de Pamela Conejeros G.

140


Quinchamalí. Artes, Letras, Sociedad

Entrega Tesoro Humano Vivo. Archivo de la Presidencia.

II

nvestigación en profundidad

Con el reconocimiento como Tesoro Humano Vivo de las artesanas y el otorgamiento del Sello de Origen a la alfarería, los ojos del país se volcaron hacia Quinchamalí, fenómeno que hizo urgente levantar información y consolidar la existente. Lo anterior porque diversos programas de gobierno trabajarán durante el 2015 en la localidad, tales como: Quiero Mi Barrio del Ministerio de Vivienda y Urbanismo, Estrategias de Desarrollo Local del Gobierno Regional Biobío y el Portadores de Tradición del Consejo Nacional de la Cultura y las Artes (CNCA). Por esto, resulta fundamental contar con una base de datos sólida que permita que las intervenciones sean con la mayor rigurosidad posible. Es por esto que los equipos de la UPA y el CNCA están trabajando en el desarrollo de una investigación que permita conocer con profundidad los elementos identitarios que definen y caracterizan a Quinchamalí. Se espera que dicha información permita construir una base de datos y elaborar futuros proyectos coherentes con las necesidades de la población, inclusivos, orientados a proteger el patrimonio inmaterial de esta localidad y con ello mejorar las condiciones de vida de todo el sector.

Teorinda Seron

Fotografía: Erwin Brevis V.

141


Don Ginito: Cerro Negro en una copa

Camino a Cerro Negro hay una parada obligada: Don Ginito lo espera con manjares criollos, buen vino y tragos con ingeniosas denominaciones. Un emprendimiento ejemplar.

José Antonio Soto Rodríguez Instituto O´Higginiano de Ñuble

142


D

Quinchamalí. Artes, Letras, Sociedad

e entre las variadas ofertas agroturísticas que actualmente se encuentran en Ñuble, algunas han alcanzado un enorme éxito gracias a la justa combinación de originalidad, oportunidad y olfato comercial. La iniciativa de turismo rural conocida como “Don Ginito”, ubicada en la localidad de Cerro Negro, comuna de Quillón, es clara muestra de ello, siendo además el notable ejemplo de una positiva reinvención en el rubro de los pequeños productores vinícolas. Tras este emprendimiento se encuentra José Regino Escobar Concha, Don Ginito, quien como otros vecinos del sector “El Casino”, 11 kilómetros al sur de Quillón, donde se encuentran sus instalaciones, continuaba con la tradición y sustento familiar, produciendo los vinos que le dan tanta fama a Cerro Negro. Hacia finales de la década de los ´80, don José Escobar desarrollaba esta actividad, como productor y distribuidor, a partir de la cosecha de las viñas propiedad de su padre y su suegro. Pero antes, vivió algunos años en Santiago y trabajó como chofer para un almirante de la Armada de Chile, pasando luego a hacer lo mismo en la Embajada de Bélgica en nuestro país. Sin sentirse encantado por aquel mundo tan opuesto al campo donde creció, decide regresar al terruño sureño y continuar como viñatero, comercializando él mismo los apetecidos mostos de secano que hacen tan reconocida a esa comarca. Con una clientela extendida entre Santiago y Coyhaique, entregando sus vinos bajo la presentación de botellas y bidones, el negocio marchaba muy bien, según nos cuenta: “pero el castillo de repente se derrumbó”, comenta, en relación a un accidente automovilístico y un periodo de un año en que perdió todo, sin poder tampoco responder a sus compromisos comerciales y financieros. Aún así, lejos de dejarse abatir por esa situación tan desfavorable y un panorama incierto, Don Ginito no decayó ni se dejó sobrepasar por las circunstancias. Era el momento de reinventarse y, acontecimientos afortunados junto a personas oportunas, se lo permitirían. Con el mejoramiento del camino Quillón-Cerro Negro, se logró solventar un grave problema de conectividad que afectaba a los habitantes de aquellos sectores rurales, prácticamente aislados en invierno por el efecto de las lluvias. La construcción de la vía asfaltada no solamente permitiría un mejor acceso de los lugareños hacia la ciudad: el turismo tendría la oportunidad de despegue y desarrollo, si alguien aparecía con la propuesta correcta. Eran el momento y lugar indicado para don José, habida cuenta que Quillón por sí mismo es un gran polo turístico en la provincia de Ñuble. “Por casualidad me llegaron de visita cerca de ciento cincuenta personas, en un día, al azar…”, señala Don Ginito, refiriéndose a la época en que el camino recién comenzaba a asfaltarse. Si bien aquello no era un problema, sí lo era cómo atenderlos, pues luego de la crisis en sus negocios había muy poco que ofrecer a los visitantes. Aparece entonces la ayuda de los amigos, en particular dos, quienes trabajaban en

143


el Servicio Agrícola y Ganadero y en el Servicio de Salud de Ñuble, quienes le recomendaron emprender algo nuevo, aprovechando el potencial existente en la elaboración de vinos y producción licorera, algo de mucho interés para todo aquel que visita esa zona campesina. Su amigo del SAG le incentivó y ayudó directamente en la preparación de los licores, para comenzar a comercializarlos entre las muchas delegaciones que pasaban a conocer su viña, pues como se ha dicho en líneas anteriores, el prestigio vinícola de Cerro Negro es un poderoso incentivo turístico. “El primer año fueron aproximadamente seis mil personas en cuatro meses” comenta, al relatar la primera etapa de su iniciativa agroturística, en el año 2000. Él estaba sorprendido por la enorme cantidad de gente que estaba llegando a su bodega y envasadora, y recuerda la gran oportunidad de negocios que ello significaba. No podía dejarla escapar. La primera línea de cremas de licor que produjo Don Ginito fue un éxito enorme, aunque no se le había dado aún un nombre comercial atractivo y que le identificara entre el público -principalmente mujeres en viajes a cargo de la Caja de Compensación La Araucana-. Aquí su amigo del SAG aparece de nuevo, tomando nota de las reacciones que produ-

cían los licores en estas damas: “de este noventa y tanto por ciento de mujeres que llegaba, se escuchaba decir ¡ahhh, qué rico!”, rememora la expresión de placer con que aquellas señoras daban su aprobación al preparado que degustaban. Basados en eso bautizaron al licor como “Orgasmo Cream”, un nombre bastante poco común y atrevido para un producto de elaboración local, que a su creador le hizo dar más de alguna explicación o insistir en que sería una marca comercial al registrarlo y diseñar la etiqueta. Con el pasar del tiempo, esta transgresión se convertiría en la marca distintiva de don José Escobar y lo harían un imperdible en la Ruta Turística del Vino de Quillón, ya que preliminarmente los guías anunciaban a las pasajeras que probarían un orgasmo. Si bien antes de su aparición la empresa inscribió nombres como “Manque” y “Don Ginito”, la sugerente denominación de esta crema de leche lo convirtió en estrella y dio paso a otras creaciones como “Patas Negras”, “Cornudo” e “Instinto Fatal”, por citar algunas. Tanto los turistas nacionales como extranjeros, que año tras año visitan la ciudad de Quillón, insisten en ir a probar y compran el famoso destilado, dándolo así a conocer tanto en el resto del país como en distintos lugares del mundo.

José Escobar Concha y Moraima Iturra Valenzuela: exitoso emprendimiento familiar.

144

Pero la producción de licores no sería lo único que terminaría ofreciendo el emprendimiento de turismo rural que encabeza Don Ginito, ya que el aumento en el número de visitantes hizo necesaria una propuesta gastronómica, anexa a la exitosa oferta de vinos y licores, con lo cual nació, en 2004, el restorán “Los Hornos de Don Ginito”, también situado dentro del complejo turístico rural. Y eran los propios visitantes quienes preguntaban si existía algún menú de comida campesina que complementara la variedad de productos embotellados a la venta. Como respuesta a ello, lo primero fueron las tortillas de rescoldo, luego las empanadas -elaboradas según una receta creada tanto por la madre y la suegra del propietario-, que rápidamente se volvieron la delicia en esta parte de la ruta agroturística. Las instalaciones que les atenderían inicialmente tuvieron capacidad para ciento treinta personas y desde el principio dieron el resultado que Don Ginito esperaba. Refiriéndose a eso, nos comenta que al poco andar ya no alcanzaban a cubrir la demanda. Y no podía ser de otra forma, pues quienes entraban a sus comedores podían pedir desde “chancho asado en horno de barro”, hasta la tradicional “cazuela de pava de campo”, que en la estación veraniega se anunciaban junto a las “humitas” y el “pastel


Quinchamalí. Artes, Letras, Sociedad

de choclo”. Ante tan apetitosa carta, el restorán debió ampliarse a trescientas personas y en la actualidad puede recibir cerca de cuatrocientos clientes. Don José asegura que el aspecto gastronómico de “Don Ginito” ha tenido una aceptación que él no habría imaginado y se asombra por su rápido crecimiento. Comentando esto, recuerda a visitantes ilustres que han ido a degustar sus tragos y probar la buena mesa que ofrece. Entre ellos sobresalen el reconocido futbolista nacional Elías Figueroa y la actual Presidenta de la República Michelle Bachelet, durante su primer mandato. Luego de la licorería y el restorán se construyeron piscinas, una infantil y otra para adultos, las cuales junto a las cabañas edificadas responden al servicio integral que hoy entrega este complejo de agroturismo, siempre atento a las opiniones y necesidades del usuario, estando orientado a conectarlos con el genuino ambiente campesino en esta parte de Ñuble, mediante una propuesta que pone énfasis en lo rústico, por sobre aquello hecho con mayor producción o sofisticación. Se encuentran habilitados también juegos infantiles, parque y jardines, que completan los requerimientos recreacionales del visitante.

Don Ginito hace una reflexión acerca del éxito alcanzado como empresario, reconociendo que pese a encontrarse en una ubicación tan alejada de los grandes centros urbanos, siempre está recibiendo a muchas personas de distintos lugares, lo cual le hace sentirse muy agradecido de la favorable acogida que sus productos y servicios han tenido en el público. Reconoce de forma especial el gran aporte que ha significado su familia en el desarrollo de este proyecto; su esposa, Moraima Iturra y sus hijos, son quienes siempre le brindaron el apoyo necesario para seguir avanzando, además de creer en él cuando partió modestamente, mientras otros dudaban del resultado que tendría su particular emprendimiento. “Uno no es nada si no se tiene el apoyo de la familia, y quien debe apoyar primero es la esposa, porque cuando es un matrimonio, que, como se dice, tira para el mismo lado en sus intereses, cualquier dificultad, prácticamente no va a existir”. Con estas palabras él resalta la importancia que le da a la familia en el desarrollo y resultado de su obra. No queda duda que con tal filosofía, don José Escobar Concha, Don Ginito, seguirá en el exitoso camino que le ha permitido doblar la mano del destino, dar un muy merecido valor a sus productos vinícolas, aprovechar la ventana de oportunidades y, hoy por hoy, ser un ejemplo entre los emprendedores rurales de Ñuble. 145


Nuevo polo turístico en la costa de la Provincia y futura Región del Ñuble. Una historia rodeada de leyendas. Un gran tema para la investigación sobre el puerto.

Santiago Araneda

Magíster en Historia Taller de Cultura Regional UBB

Turismo en 146


Quinchamalí. Artes, Letras, Sociedad

E

ste hermoso enclave turístico está ubicado en el extremo nor-oeste de la Provincia de Ñuble, Región del Biobío, en la costa del Océano Pacífico, a 7 kilómetros al norte de Cobquecura. Ambas localidades están conectadas hoy día por una muy buena ruta terrestre, el camino que las comunica se encuentra actualmente totalmente asfaltado. Buchupureo es un término indígena que significa “Olas Altas” (etimología: Huechu = cima; Pu = signo de plural; Reu = ola).

apellido paterno corresponde a de una de las primeras familias no indígenas, que se estableció en este lugar costero-. “Era un día domingo en el puerto de Buchupureo. Debido al gran almacenamiento de productos que se explotaban (cereales, especialmente trigo y carbón vegetal) y que era necesario embarcarlos prontamente para no atochar el muelle, el administrador del recinto le ordenó a los trabajadores que realizaban las labores de embarque, presentarse en el puerto para embarcar los productos. Debido a que era domingo –día de descanso del Señor-, los obreros portuarios se negaron a desempeñar sus labores habituales. La actitud de los trabajadores del puerto atrajo la ira del administrador, quien para intimidarlos y obligarlos a trabajar, sacó su revólver y disparó al aire (otra versión sostiene que le disparó directo a la imagen de la Virgen, que estaba empotrada en una roca). Bastó esta acción violenta para que el mar se desbocara y se saliera de su lecho habitual y barriera, no sólo con las instalaciones portuarias, sino que además con los lanchones, con los productos almacenados y con las personas que no alcanzaron a huir, por lo intempestivo de la avalancha de agua. Desde ese momento, Buchupureo nunca más volvió a ser puerto.

Su historia está rodeada de leyendas y de versiones encontradas sobre su pasado, cuando fue un puerto con intensa actividad exportadora hacia California durante el periodo de la “fiebre del oro” que vivió esa región norteamericana. Tanta fue su importancia como puerto, que hacia 1877 disponía de dos astilleros que construían lanchones. En esta condición se mantuvo hasta 1891, cuando fue destruido. Fundación. Su fundación como poblado se pierde en los tiempos pretéritos. Primitivamente fue un caserío indígena, pero debido a la llegada de los españoles, se estima que se fundó el 15 de agosto de 1764 con el nombre de “Nuestra Señora del Tránsito de Buchupureo”. El aniversario de su fundación se celebra a mediados de agosto.

Buchupureo siempre ha atraído por lo hermoso de su paisaje natural. Aquí se observa una estrecha combinación de mar y tierra, ya que junto a las actividades propias de pescadores y mariscadores artesanales, cerca de la playa se siguen desarrollando actividades agrícolas, centradas en el cultivo de la papa y cereales, a lo que debemos agregar artesanía en pita y las conservas, también artesanales, de papaya.

Historia y leyenda de su puerto. Buchupureo fue habilitado como puerto alrededor de 1863, desde el cual se explotaban cereales hacia Estados Unidos, cuando en la región de California es estaba viviendo la “fiebre del oro” y además se efectuaba también el comercio de cabotaje. En su momento de mayor auge, se llegaron a construir lanchones.

Entre la historia y la leyenda, Buchupureo lleva alrededor de 245 años de existencia.

¿Por qué en un día indeterminado dejó o desapareció como puerto? En términos históricos, se sostiene que sufrió los embates de la Guerra Civil de 1891, ya que fue destruido por el bombardeo de algunas lanchas de los contendientes de la ya citada guerra civil que derrocó al presidente José Manuel Balmaceda.

Hoy día, la pavimentación del camino –con asfalto- que lo une con Cobquecura y por el norte con Curanipe y Pelluhue, ha contribuido no sólo a aumentar el flujo turístico en la temporada primavera-verano, sino que también a mejorar y ampliar la oferta de centros turísticos, tanto en hoteles, cabañas, campings y restaurantes.

Otra versión es la que nos relató la artesana en pita, señora Sofía del C. Chamorro Suazo –cuyo

Los centros turísticos más destacados en la actualidad son: 147


La Joya del Mar Es un boutique-resort. Sus dueños son los estadounidenses Christopher y Dayna Rieber, quienes llegaron a esta zona costera de Ñuble atraídos por el surf y se establecieron en esta rada para emprender una actividad turística de alto nivel. Está ubicado en el sur de Buchupureo, cercano al sector llamado “La Boca”, con una espectacular vista hacia la playa, rodeado de flores y papayos. Este centro turístico posee tres villas que funcionan como un hotel, con piscina y jacuzzi, un amplio restaurant, abierto a todo público que ofrece una cocina internacional centrada en los recursos del mar y un completo bar con una cava de vino de alrededor de 80 tipos de marcas nacionales. Para el solaz y el relajamiento de sus clientes –en un 50% extranjeros-, pone a disposición de ellos cabalgatas, paseos en bicicletas y clases de surf. Página web: www.lajoyadelmar.com, fono: 42-21971733.

Camping Ayecan En lengua nativa, ayekan significa todos alegres, todos sonrientes. Está ubicado en el sector norte de Buchupureo, a orilla del camino que va hacia la Media Luna y al sector de la playa, donde encontramos modernos palafitos que sirven de residencias veraniegas. Este camping tiene sitios con cabañas totalmente habilitadas para disfrutarlas por los turistas. Además, está complementado con un mini-market y un restaurant central que ofrece platos nacionales y también cocina internacional. Su plato más característico es el “filete ayekan”, que lleva un relleno de tocino y queso. Este camping, cuyo dueño es don Sergio Devia Cortés, atiende para Fiestas Patrias y en la temporada alta de turismo que transcurre entre octubre y marzo del año siguiente.

Cabañas Mirador de Magdalena Están localizadas a la entrada de la rada de Buchupureo, en la falda del cerro que mira hacia la desembocadura del río y hacia todo el paisaje de este pueblo. Su dueño, Ángel Ochoa, ofrece en estas cabañas cocina, televisión, calefacción y acceso directo a la playa y al río, todo rodeado de un bosque que contribuya a reverdecer este lugar. Correo electrónico: aochoa3000@hotmail.com, fono: 42-21971890.

Restaurant El Puerto Se ubica en el sector llamado La Boca, justo en la entrada a Buchupureo. Ofrece una cocina casera, lugareña y abundante, centrada en los mariscos y de postre las papayas. Su plato más típico es la “discada de mariscos”. En el solar donde está el restaurant ofrece también un servicio de cabañas, que funcionan todo el año. Su dueño es don Erik Fernández y su correo electrónico es elpuertobuchupureo@ gmail.com.

148


Quinchamalí. Artes, Letras, Sociedad

Complejo Turístico El Quincho Se ubica unos pocos kilómetros al interior, al lado de la ruta pavimentada que comunica con el centro o el casco antiguo de Buchupureo. Construido en arquitectura tipo colonial español, en El Quincho ofrece don Erik Fernández un local para eventos a instituciones y empresas, para matrimonios, cumpleaños y a los jóvenes para que se diviertan acompañados de buena música. Como complemento, pero no por eso menos importante, pone a disposición de los turistas la piscina. Para mayor comodidad de los visitantes de El Quincho, existe una amplia zona de estacionamiento de vehículos. Este mismo empresario estableció además un nuevo restaurant en el centro del pueblo mismo de Buchupureo, en Avenida Carlos Condell, con el fin de servir a la comunidad de su pueblo, según nos manifestó don Erik en una entrevista que nos concedió. Este restaurant que se llama Punto Cero, está por lo tanto a disposición de quienes viven y trabajan en esta tierra costera; es como un agradecimiento al pueblo que lo vio nacer y hoy día trabajar. Este empresario es muy claro en sostener que la pavimentación del camino costero que lo une con Cobquecura, ha contribuido positivamente en producir un objetivo progreso en el desarrollo del turismo en Buchupureo. Los centros turísticos existentes se han modernizado, ampliado y diversificado. Un vivo y concreto ejemplo de lo señalado es la inversión que ha realizado don Erik Fernández en lo gastronómico y turístico, que ya se ha reseñado. Como empresario de este rubro, su aspiración turística es que este balneario de la futura Región del Ñuble se convierta en el centro turístico de sus habitantes con atención preferente en las familias. Sostiene con firmeza que se deben establecer normas o reglamentos que controlen –o prohíban- la llegada de elementos sociales negativos, como ya ocurre los fines de semana, al acampar en carpas jóvenes que perturban la tranquilidad de los turistas permanentes. Ahora –agrega don Erik- están dadas las condiciones para mantener vivo el turismo todo el año, resaltando las fiestas costumbristas, una de las cuales es la fiesta religiosa de San Pedro y además también la celebración del aniversario de Buchupureo. Para competir con los otros centros turísticos de la región “se debe mejorar la oferta de precios”. Este desarrollo turístico de Buchupureo, deber realizarse en forma amigable con el medio ambiente, para que sea sustentable a través del tiempo. Por otra parte sostiene que hay que competir, porque así se mejora y diversifica la oferta de centros o complejos turísticos. Así es como don Erik es partidario también de desarrollar el agroturismo hacia el interior de la zona costera de Buchupureo. En este sentido destaca la inversión desarrollada por el surfista y empresario Paulo Lombardi en un nuevo complejo turístico llamado Las Nalkas, que entre sus varias características destaca la construcción de cabañas colgando del enramaje de los árboles. Según don Erik, en este nuevo complejo turístico se han invertido alrededor de $500 millones, en un sector serrano y boscoso al interior del pueblo y al cual se llega por un camino básico de tierra después de transitar entre 6 a 7 kilómetros desde Buchupureo.

149


Hotel Los Maquis Se ubica en el camino entre Cobquecura y Buchupureo y es atendido por su propio dueño, don Arturo Andrade.

Artesanía:

Papayas en conserva Destacamos a doña Ximena Alarcón, quien artesanalmente fabrica conservas de papaya desde los 12 años de edad, pero además trabaja la frutilla y la alcayota, lo que realiza con la colaboración de su madre. Para aumentar sus ingresos, también se dedica al trabajo artesanal de la “pita” fina, con la que hace vistosas gallinas, canastos, sombreros, etc.

Artesanía en pita Sofía del C. Chamorro Suazo destaca por sus trabajos y por su prestigio, funciona como microempresaria, sin ningún tipo de propaganda, sólo lo que se transmite de persona a persona. Para diversificarse en su trabajo y tener más seguridad económica, actualmente está haciendo un curso de hilar, tejer y teñir lana cruda. Toda su vida ha residido en esta localidad y se dedica al trabajo artesanal desde hace 30 años. Empezó haciendo trabajos para la municipalidad cuando existía el programa de POJH. Por 20 años estuvo participando en la exposición que año a año se realiza en el Parque Bustamante en Santiago. Entre sus trabajos se destacan paneras, individuales, alfombras, colgantes, jarrones, limpia pies, pasillos, carteras, chupallitas de adorno, etc. La pita es un material que se encuentra en estado silvestre, de hojas largas reticuladas y flexibles – pueden alcanzar sobre los 2 metros de largo -, que para trabajarlas hay que limpiarlas, partirlas y secarlas. Algunos trabajos, para que tengan más duración, se barnizan.

150


Quinchamalí. Artes, Letras, Sociedad

Buchupureo celebra simpáticas fiestas lugareñas que concitan el interés y la curiosidad de muchos viajeros. Esas fiestas son las siguientes:

Buchupureo

Turismo en

Fiestas lugareñas

- 29 de junio: en la playa “La Boca”, el encuentro con San Pedro;

- 15 de agosto: celebración del “día de Buchupureo” (en Internet, aparece como día de aniversario de Buchupureo el 14 de agosto); - 8 de diciembre: Celebración de la Purísima; - 25 de diciembre: procesión del Niño Jesús al “Cerro los Olivos”;

Además se realizan: rodeo a la chilena y cabalgata de la amistad, organizada por el Club de Huasos. Buchupureo lo espera, su cercanía le amplía el horizonte para disfrutar de gratas vacaciones. Se lo aseguro.

151


Liceo Bicentenario de Excelencia Polivalente San Nicolás: Una educación pública que revoluciona a la provincia de Ñuble

Pamela Urra Méndez - Renato Figueroa Jiménez Liceo Polivalente de San Nicolás

152


Quinchamalí. Artes, Letras, Sociedad

E

ntre árboles y campo, al noroeste de la ciudad de Chillán, se ubica la comuna de San Nicolás, eminentemente agricultora, la cual abarca una superficie de 490,7 km2 y tiene una población de 9.672 habitantes aproximadamente. Desde “La plaza de los niños” podemos apreciar una gran construcción, donde se reúnen diariamente niños, jóvenes y adultos en una convivencia propia de la gente sencilla y amable.

UU

n poco de historia…

Los orígenes del Liceo Polivalente San Nicolás se encuentran en el año 1984, sin embargo no fue hasta el 2003 que se constituye como establecimiento de educación media, al dividirse físicamente en dos modalidades educativas. Por un lado, la educación básica, la que se asentó en la actual escuela Sergio Martin Álamos, permaneciendo en la calle O´Higgins. Por otro lado, la enseñanza media y adulta, que se trasladó a otro local educacional, erigido en calle Balmaceda 462. En el año 2010, el Liceo Polivalente San Nicolás se presenta a la convocatoria realizada en el marco de ejecución del Programa “Liceos Bicentenario de Excelencia”, realizada por el MINEDUC; donde fue seleccionado y adjudicado como Liceo Bicentenario de Excelencia.

AA

la vanguardia educativa

En palabras del director comunal de Educación de San Nicolás, Luis Lepe, el liceo “es muy bueno”, y esto se debe, en parte, gracias a que “lo importante es su gente, la comunidad educativa, especialmente los jóvenes, nuestros alumnos que mantienen una disciplina ejemplar y así se demuestra cuando uno visita el liceo… Creo que el Liceo marca una pauta educacional que ha demostrado que está dentro de un sistema como un modelo nuevo e inclusivo; un modelo líder que muchos liceos deberían tomar, porque hay evidencias de buenos resultados, resultados SIMCE e ingresos a la universidad… más del 90% de los jóvenes lo logran, entonces eso significa que estamos haciendo las cosas bien”. El Proyecto del Liceo Bicentenario de Excelencia Polivalente, se sustenta en la necesidad de transformarse en un referente educacional de calidad en la formación integral de jóvenes emprendedores, con el fin de desarrollar valores y competencias para incorporarse exitosamente en la sociedad. Pero, ¿qué es necesario para lograr este proyecto educativo? Entre los muchos factores que existen, podemos mencionar:

153


a) Estrategia Organizacional: considera que la Unidad Técnica Pedagógica debe dividirse en respectivas Coordinaciones, lideradas por un profesor(a) mentor(a), quien lleva el liderazgo de cada departamento, canalizando ideas, sugerencias, proyectos e inquietudes; rompiendo la estructura de un liderazgo lineal por un liderazgo horizontal, donde la opinión de todos es tomada en cuenta.

b) El dinamismo didáctico: el Liceo ha implementado un sistema de niveles dinámicos en Matemática, Ciencias, Idiomas, Ed. Física, Artes y Lenguaje, en donde un mismo estudiante puede ir cambiando de nivel de acuerdo a los aprendizajes esperados que se han logrado alcanzar, por lo que no existe una competencia contra sus pares, sino un autodescubrimiento en cuanto a sus capacidades y una exigencia consigo mismo. Pedagógicamente permite respetar los talentos, estilos y ritmos de aprendizaje de los alumnos y las alumnas e ideas estrategias de aprendizaje comunes, como específicas a cada nivel.

Nivel 1, de Historia y Geografía, trabajando en Laboratorio de Geografía del establecimiento.

c) La oportunidad de elegir: asimismo, los y las estudiantes pueden optar en gran parte por su formación. Dentro de estas elecciones, encontramos la posibilidad del estudiantado de escoger entre cuatro idiomas: inglés, francés, alemán y chino mandarín. En cuanto a las especialidades, en tercero medio cada estudiante tiene la opción de elegir entre los planes Humanista-Científicos (Humanista, Químico-Biológico, Físico-Matemático y Fuerzas Armadas) o Técnico Profesional (Elaboración Industrial de Alimentos –EIA-, Servicio de Alimentación Colectiva –SAC–, Operación de Planta Química –OPQ– y Productos de la Madera). Profesores de Lenguaje y Comunicación: Pamela Urra y Renato Figueroa (reporteros) junto a la profesora Ángeluz Oviedo, coordinadora pedagógica del CRA del establecimiento.

d) Integralidad: que todos los jóvenes puedan desarrollar sus talentos, es la premisa que mueve al establecimiento; por lo que se les da a los alumnos la posibilidad de elegir más de 80 talleres, entre ellos: Halterofilia y Atletismo, Básquetbol, Vóleibol, Acondicionamiento Físico, Patinaje Artístico, Fútbol, Folclore, Banda de Rock, Coro, Banda Instrumental, Orquesta, Explora, Astronomía, Robótica, Teatro, Cartografía, Artes, Murales, Computación, Periodismo, Orientación Nutricional, Cosplay, Taller PSU (Lenguaje, Matemática, Ciencias, Biología, Física, Historia), Refuerzo Educativo, Olimpiadas (Química, Matemática), entre otros.

154


Quinchamalí. Artes, Letras, Sociedad

e) Inclusión: la educación es un derecho y no un privilegio. Así lo comprendió el establecimiento, por lo que se ha encargado de implementar un Programa de Integración, que atiende a más de cien estudiantes con Necesidades Educativas Especiales Transitorias y Permanentes.

d) Plurilingüismo: siguiendo los preceptos de la UNESCO, que plantea “defender los derechos humanos, la paz, el respeto a personas, pueblos y culturas y defender, asimismo, la educación, la ciencia y la cultura como medios para implantar una sociedad justa, libre y democrática”, el Liceo considera de suma importancia la enseñanza de los idiomas, pues no es solamente el aprendizaje de una segunda lengua, sino que es el conocer y apreciar otras culturas. Por eso, se da la opción a los estudiantes para que elijan dos entre cuatro opciones: inglés, francés, alemán y chino mandarín.

Estudiantes que realizaron Pasantía a China. Arriba: Leonidas Valenzuela (2013). Abajo: Francisco Riffo (2014).

e) Vinculación con la Educación Superior: uno de los grandes problemas que tienen los adolescentes, es poder elegir una carrera que cumpla con sus expectativas, y que les permita desarrollarse en el futuro. Por lo mismo, una de las metas del establecimiento ha sido siempre ir creando lazos de cooperación con las distintas casas de estudio que hay en la ciudad de Chillán, y que le permitan el ingreso a los estudiantes a una educación de nivel superior.

Don Víctor Reyes, director del Liceo en una reunión de apoderados.

155


LL

ogros cualitativos y cuantitativos

¿Se imagina viajar a Francia, China, Alemania o Nueva Zelanda; entre otros atractivos destinos? Algunos estudiantes lo imaginaron y hoy con gran orgullo dicen: ¡sí se puede! El Liceo Bicentenario Polivalente San Nicolás ha apoyado a los estudiantes en distintas competencias, habilitaciones de idiomas, certificaciones, capacitaciones, etc. De este modo, varios de ellos han podido hacer pasantías en distintos lugares.

Héctor Gaete Feres, rector de la UBB junto al alcalde Víctor Toro Leiva en firma de convenio de articulación para carreras técnicas.

156


Quinchamalí. Artes, Letras, Sociedad

LL

a mística del

Liceo

Uno de los numerosos talleres extra programáticos del Liceo.

Lograr unificar un proyecto como éste en el sector público no ha sido fácil; ha sido fundamental la política visionaria y decidida del alcalde y del consejo municipal para cumplir con las expectativas de su gente, lo que es: asegurar que sus jóvenes ingresen a la Educación Superior, ya sea técnica o universitaria, o quienes deseen trabajar una vez egresados de la Educación Técnica Profesional tengan las competencias para mantenerse y ascender dentro de una empresa. En el ámbito pedagógico, su director, Víctor Reyes Reyes, es el encargado de materializar el sueño de sus alumnos y alumnas. Así, junto a su equipo de profesionales, docentes y asistentes, van dando forma a una organización que crece constantemente en experiencias, en vínculos estratégicos, en número de alumnos, en capacidad y en problemas que requieren ser resueltos. Tanto el DAEM como el MINEDUC se han convertido en sus mejores socios a la hora de implementar un modelo de enseñanza que cautiva a los niños y jóvenes, pues la mística envolvente “nos hace olvidar la problemática que se vive en la vulnerabilidad y nos convence que sí se puede y que la fuerza para lograrlo está en ellos”. El Liceo los acompaña en esta lucha, no los abandona y así cada joven sueña con lo que siempre quiso. Ellos saben que pueden ser felices y es en ese punto donde el Liceo se enorgullece, se emociona de haber derribado para siempre el maldito “paradigma del fatalismo” que condiciona a una inmovilidad social.

Presentación de la Orquesta Juvenil en la celebración de la Semana de Educación Artística.

Taller de réplicas y vestuario de producciones fílmicas, dirigida por el profesor Diego Puentes.

“Hoy podemos decir que en Chile, somos un ejemplo de educación pública. Los buenos resultados son la consecuencia de una planificación detallada, centrada en la persona. El amor por los niños nos moviliza y nos hace encontrarnos con nuestra vocación”, dice con orgullo el director del establecimiento. En síntesis, un lugar donde hay espacio para desarrollarse en cada área en que los estudiantes deseen crecer y aprender, potenciando sus habilidades y capacidades, para enfrentar los cambios de una sociedad vertiginosa y exigente; donde la pobreza ya no es excusa y donde se demuestra que “educación pública gratuita y de calidad” no es sólo un slogan, sino que una realidad que se puede lograr, pero, advertencia: requiere del esfuerzo y pasión de muchos.

157


Lautaro y Trehuaco

Segundo Concha Pedreros

Cronista. Municipalidad de Trehuaco

“Lautaro”, monumento en Plaza Independencia, Concepción. Monumento fundido en bronce del escultor Jorge Barba.

158


Quinchamalí. Artes, Letras, Sociedad

T

rehuaco es un pueblo mapuche, que en el pasado se escribía en mapudungun como Treguaco dado que “tregua” significa perro y “co” quiere decir agua. La gran mayoría lo denomina Agua del Perro, otros Perro de Agua. Esto es porque los sapos de la rivera del Río Lonquén emiten un sonido similar al ladrido de perros (Rana pedía: Ranas y Sapos Enciclopedia Ilustrada). Según la tradición oral de los antepasados, señalan algunos lugareños que Lautaro nace en Trehuaco. Es más, existe un cerro denominado El Indio dentro del pueblo de Trehuaco. Esto lo manifestó en vida -en el siglo pasado-, un destacado vecino, José Andrés Cruz Rebolledo, autodidacta de la historia de Chile, quien en más de una oportunidad también se lo indicó en conversaciones, por un escritor e historiador y diputado de nuestra región, Sr. Manuel Montt Lehuedé” (nieto del presidente Manuel Montt), quien fue propietario del fundo Monte de Zorro (Cobquecura sector colindante a Trehuaco). También lo afirmó el historiador Antonio de Encina (propietario de la Hacienda de Quilpolemu, comuna de Trehuaco, en el periodo 1928–1932) según tomo de la Colección de Historiadores de Chile, en donde afirma que Lautaro habría nacido en la Ribera Norte del río Itata, y eso es Trehuaco. Este personaje nos fortalece y nos potencia como futura región cultural de Ñuble, y para nuestra autoridad local, Sr. Luis Cuevas Ibarra, alcalde de Trehuaco, es fundamental declarar a Lautaro ante todo Chile como un verdadero, original y autentico ícono del pueblo de Trehuaco.

Vista desde una cumbre hacia la rivera norte del río Itata, sector Vegas de Boca Itata.

“Conocí y compartí con el Sr. Cruz. En un principio llegué a pensar que era una idea quijotesca, porque él lo contaba basado en la tradición oral. Me entusiasmé en reunir antecedentes al respecto y llegué a la conclusión que Fernando Alegría, en su libro Lautaro Joven Libertador de Arauco, se basa en Ercilla pág. 112. Lautaro “sale con 600 valientes en su primera expedición al Maule, Mataquito entre Petorea hacia la costa, donde tiene varios encuentros y gana, pero al debilitarse sus fuerzas regresa hacia la selva de Arauco en busca de su tierra materna, la fuerza que le permitiese rehacerse y volver a marchar a Santiago (pág. 132). Allí en las Vegas del Itata, junto al mar le esperaba su esposa Guacolda” (pág. 133). 159


Alcalde de Trehuaco Luis Cuevas Ibarra comparte con agricultores y apicultores en feria libres de la comuna.

Textualmente también lo señala, acerca de esta misma expedición, Jerónimo de Quiroga, quien al igual que Ercilla fue militar español, escritor y cronista. También tuvo su participación en la guerra de Arauco en el siglo XVII y plasmó en su libro “Memoria de los sucesos de la guerra de Chile” en pág. 106: “Sale Lautaro con 500 Infantes y diez caballos para Santiago y tiene varios encuentros con los Españoles…”; y en pág. 110 agrega: “Pareciéndole corto el número de gente la que había quedado en su campo, se retiró a pasar el invierno en las riberas del Itata, asegurándose en un sitio cerca de la Marina, que perfeccionó con su industria y Arte”. Alegría dice que en su segunda expedición hacia Santiago (pág. 136), su ejército se componía por millares de indios quirihuanos, ñubles, chancos y cauquenes, todos pertenecientes a la región de los premaucas. En Mataquito lo esperaba la muerte con Francisco de Villagra.

OO

Trehuaco desde sector El Aromo.

Trehuaco desde sector El Aromo.

Bosque nativo Puralihue.

tros antecedentes

Alonso de Góngora Marmolejo (historiador español del año 1575), señala en una de sus teorías que Lautaro habría nacido en las cercanías de Concepción.

Mar de Mela.

160


Quinchamalí. Artes, Letras, Sociedad

Finalmente, es importante señalar que para poder construir por primera vez en la historia de nuestro país una identidad auténtica y original, es necesario reconocer la historia y la vida de Lautaro. A fines del año 2014, retornó desde Europa a Chile el publicista, diseñador y cineasta chileno Eduardo Novión, creador de “Leftraro”, que significa en mapudungún Rapiña tipo Halcón Veloz. Su película está inspirada por Fernando Alegría, quien vendió su creación a un productor famoso de los EE. UU., a nivel de Hollywood: Ted Field; y quien es productor de las películas El Último Samurai con Tom Cruise y Jumanji. Esto, con el apoyo del guionista Michael Gordon, quien hizo la película épica 300. Ellos, desde la cinematografía, están tratando de reconstruir una narración que va a cambiar nuestra propia historia, porque por más de 500 años se ha menospreciado a los pueblos originarios y no se nos debe olvidar que a todos los chilenos nos corre por nuestras venas sangre indígena. Leftraro, la película, se pretende grabar en Chile y contar con repartición mundial el año 2017. Desde que se inicia el proyecto de la película, he tenido contacto por correo electrónico con el Sr. Novión, y le he proporcionado material y antecedentes históricos de Lautaro. Novión no presentará un documental histórico, sino una película épica que pretende mostrar al mundo la cosmovisión de una cultura ancestral de nuestro país, con un corazón de reconciliación entre conquistador y conquistados, basado en la historia de dos almas que se admiran y aprenden el uno del otro para luego enfrentarse en una guerra que mostrará la grandeza de nuestras razas.

Diseños artísticos de la preproducción del proyecto cinematográfico “Leftraro, el niño, el estratega, el libertador ”. Ilustraciones: Cristian Montes Lynch. Fuente: www.leftraro.com

161


P i n to Rincones de la Comuna de

Fernando Arriagada Cortés Instituto O’Higginiano de Ñuble

Carreta tirada por chivos, 2015.

162


Quinchamalí. Artes, Letras, Sociedad

O

cupando el nombre del conocido académico y escritor Mariano Latorre para su libro “Chile, país de rincones” para valorar esos espacios escondidos pero hermosos de nuestra iracunda geografía, tengo el agrado de presentar un trabajo alusivo a la comuna de Pinto. En este, destaco ocho de los más importantes lugares de esta conocida parte de nuestra región, cuyos orígenes se remontan a tiempos prehispánicos, cuando era un lugar de paso a la banda oriental de la cordillera andina, hoy provincia de Neuquén en la República de Argentina y los viajeros pasaban a curarse de sus males en los sectores termales de la montaña pinteña, que incluye como propios nevados y volcanes. Sector agrícola y turístico, limita con las comunas de Chillán, Coihueco, Yungay, El Carmen, San Ignacio, Chillán Viejo y también con la República de Argentina. Creada comuna en 1891, cuenta con una superficie de 1.104 kms2 y una población de unos diez mil habitantes. Pinto tiene una interesante y valiosa historia que contar, como sus sitios históricos, donde destaca la mítica Cueva de los Pincheira, hoy en manos particulares. Por ahora, lo invito a que juntos recorramos estos rincones tan cercanos a mi existencia y afectividad.

Pinto Capital de la comuna homónima, se ubica a 25 kilómetros al poniente de Chillán y cercana al río del mismo nombre. Con unos tres mil habitantes, sus orígenes se remontan a mediados del siglo XIX, cuando empezó a poblarse en la llamada “colonización de la montaña ñublensina”. Fundado el 6 de octubre de 1860 por el intendente de Ñuble, coronel José Manuel Pinto Arias, a la localidad se le dotó con servicios básicos como municipalidad, escuela, policía, Correos y telégrafo, más Registro Civil. Se cuenta que antiguas familias anhelaban que se llamara Villa de Los Carrasco, por ser esta familia pionera en su instalación, pero el cazurro intendente optó por llamarla Villa de Pinto en homenaje a su padre, el héroe de la revolución independentista capitán Francisco Pinto Rebollar, de notable actuación en la llamada Patria Vieja. De lento desarrollo, fue un lugar de paso a las Termas, llamadas “de Chillán” por ser en esos lejanos años la referencia más importante para su ubicación. Aquí los coches hacían la primera parada en las frías mañanas de la precordillera y eran atendidos con un bien provisto de-

José Manuel Pinto (1818 - 1872). General de Ejército, intendente de Ñuble y fundador de Pinto en 1860.

163


sayuno, se hacía cambio de caballos y los pasajeros aprovechaban de “estirar las piernas” y aspirar el primer aire cordillerano. Hubo servicios católicos desde sus inicios, trabajos que se acrecentaron con la creación de la viceparroquia y más tarde con la parroquia que data de 1907, bajo la advocación de Nuestra Señora del Tránsito. Entre los párrocos cabe destacar a Francisco Javier García, que también fue alcalde y a Miguel Araya, víctima del accidente de la micro que cae al río Chillán en 1957. Otros párrocos han sido el español Vicente Fernández, Raúl Manríquez y Juan Carlos Rodríguez. Actualmente cumple esa función el sacerdote Pedro De La Fuente. Desde sus inicios contó con una manzana para plaza, denominada Plaza Mayor, ubicada al centro de la fundación. Fue plantada de álamos, simulando la alameda capitalina, pero fueron cambiados por diversos árboles más ornamentales y nativos, como los que luce hasta ahora. También contó con una laguna y una pérgola ya desaparecidas. Hoy podemos contemplar un sencillo monolito al centro, un busto al Libertador O’Higgins frente a la municipalidad en construcción y un legendario quiosco, casi frente al templo parroquial, como también juegos infantiles y máquinas para practicar ejercicios.

Francisco Javier Jarpa Sotomayor, Yungay 1897 - Chillán, 1970. Profesor normalista, científico y destacado vecino de Los Lleuques.

Conjunto Voces de Tierra Nueva de Pinto, fundado en 1999. Integrantes: Francisco Toro (director) Leontina Henríquez, Hugo Peñaranda, Liliana Toro, Walter Obreque y Robert Mora.

Las calles del casco antiguo de Pinto que van de oriente a poniente nos evocan Presidentes de Chile, como es el caso de su calle principal llamada Domingo Santa María; y a héroes de la Guerra del Pacífico, las que van de norte a sur. Entre sus alcaldes figuran Exequiel Rodríguez, Ruperto Garrido, Pedro Arriagada, Victorino Escárate y Sandra Valentín. En la actualidad desempeña este cargo Fernando Chávez. Alcalde de la comuna, Manuel Fernando Chávez Guíñez, en el frontis de la Biblioteca Municipal de Pinto.

Pinto cuenta con dos liceos: el Politécnico Municipal “José Manuel Pinto Arias” y el particular “Francisco de Asís” desde comienzos de los años ochenta. Hoy es todavía un lugar de paso a las Termas, enfrentando variados desafíos, como lograr hacer de este pueblo un lugar atractivo para los turistas, y crear más fuentes laborales a las decenas de jóvenes que egresan de los liceos técnicos o logran sacar un título superior para que sigan entre nosotros. También, estimular la creación de más, mejores y variados servicios, como también interesar a privados a que se atrevan a invertir con un desarrollo cultural y ecológico sustentable, en armonía con la naturaleza y atractivo para todos. Punto especial para el conjunto folclórico Voces de Tierra Nueva, fundado en 1999 y dirigido por el profesor Ismael Toro Matus, el cual ha logrado importantes actuaciones y reconocimientos a su amplia carrera artística. Creador de sus canciones es el profesor Álex Urrutia.

164


Quinchamalí. Artes, Letras, Sociedad

El Rosal Antigua población de la comuna que creció espontáneamente a orillas del camino principal, ubicada a unos tres kilómetros al oriente de Pinto pueblo. Localidad agrícola, es famosa por la venta de tortillas al rescoldo, anunciadas con banderillas blancas. Tiene bellos jardines y tradiciones como la Fiesta del Rosario y la Cruz del Trigo. Es la cuna de la folclorista de mayor fama comunal, como es el caso de Elena Carrasco, la querida y recordada “Criollita”, quien vivió entre 1904 y 1991. Su extensa e intensa vida daría para una crónica especial, porque ella “cantaba como los pájaros no más” como solía decir al reconocer su formación autodidacta. Autora de decenas de canciones, animadora de trillas, rodeos, matrimonios, dieciochos, y muchas fiestas más, aprendió el oficio de su abuela materna y fue muy conocida por sus actuaciones y varios discos que logró grabar. Ella descansa en Dichato, junto a su madre, con quien se radicó en el conocido balneario a partir de 1939. El Rosal es un nombre relativamente nuevo, los antiguos lo conocieron como El Bolsico, debido a que su forma geográfica, extendida y delgada, fue asociada a los bolsicos que usaron nuestros abuelos para guardar papel y tabaco y auto fabricar cigarrillos. Cuenta con servicios básicos.

Recinto Localidad precordillerana ubicada a 28 kilómetros al oriente de Pinto pueblo y que fue poblada por quienes buscaban explotar el bosque nativo para maderas, leña y carbón, como asimismo, arrieros que iban y venían a las veranadas cordilleranas o a negociar con los vecinos de Argentina. Tuvo la suerte de ser la estación terminal del tren ramal llamado “el tren chico” -por ser de trocha angosta-, que existió entre 1910 y 1957, aunque a este lugar llegó en 1912, y que le dio un importante auge, debido a que ahí los pasajeros que iban a las termas, trasbordaban a coches tirados por caballos y años después, a los modernos automóviles que irrumpieron por todas partes. Cuenta con una escuela básica que lleva el nombre de José Tohá Soldeville, un inmigrante español que donó su propiedad de descanso para que ahí funcionara el establecimiento educacional y como una forma de agradecer la generosidad del pueblo chileno para con él y su familia. Uno de sus hijos, José Tohá González, fue ministro del presidente Salvador Allende y vice Presidente de Chile. Enclavada al fondo de un valle, limita al oriente y sur con el río Renegado, fue un sector turístico preferido por muchas familias hasta hace pocos años, junto a su vecina Los Lleuques. Contó con servicios de hotelería, cabañas, arriendo de caballos, carnicerías y hermosos lugares para salir de excursión como los saltos de El Renegado y los Pellines en el río Chillán. Hoy Recinto apuesta por otros rubros, como la cervecería artesanal, ventas de artesanías y antigüedades, algunas comidas típicas, como la malta con harina de avellana, entre otras. También cuenta con servicios básicos en seguridad, salud, educación, comercio, religión, locomoción y posee el segundo cementerio con que cuenta la comuna.

165

Elena Carrasco Rodríguez, Pinto (1904-1991), intérprete y recopiladora de la canción folclórica, llamada La Criollita, grabó para el sello RCA Víctor.


Los Lleuques Bella localidad precordillerana ubicada a 30 kilómetros al oriente de Pinto pueblo, que se pobló durante el pasado siglo y la cual tuvo un espontáneo crecimiento a orillas del camino y por senderos que simularon calles en sus alrededores. Pionero de esta fundación fue el conocido profesor normalista y notable naturalista Javier Jarpa Sotomayor, aunque los terrenos loteados pertenecían a las familias Villalobos y Del Mauro. También sus orígenes se remontan al tren chico, cuyo objetivo era llegar hasta las termas, lo que nunca se cumplió, pero quedó por años abierto un trecho o sendero que se adentraba por el camino rumbo al oriente, que sirvió de paseo a quienes se admiraban de la belleza de un bosque casi virgen en donde abundaban lleuques, avellanos, copihuales, hualles, lingues y canelos, entre otros, los cuales formaban el valioso bosque nativo del sector. De ahí que muchas familias se interesaran en adquirir un terreno para construir una casa en plena consonancia con el medio e intentando atropellar lo menos posible la bella naturaleza de su entorno lleno de paz y tranquilidad, como lo planteaba don Javier Jarpa y don Gumercindo Oyarzo, tal vez sus habitantes más emblemáticos, especialmente en tiempos veraniegos. Así, Los Lleuques se transformó en un nuevo lugar de veraneo para los que anhelaban tranquilidad, aire puro y contacto con la naturaleza, empezando a contar con servicios básicos gracias a la unidad y tesón de sus habitantes agrupados en la Junta de Adelanto de la localidad. Ahí se gestó la luz eléctrica, el agua potable, el asfalto, la placita, la capilla, la semana lleuquina y el cuerpo de bomberos, entre otras importantes actividades. Cuenta con servicios básicos. Uno de sus recursos turísticos fue La Playita del río Renegado, ubicada a un costado del camino en el sector oriente de la localidad. Cabe hacer notar que entre el puente y La Playita, el poeta nacional Gonzalo Rojas Pizarro construyó una hermosa casa de veraneo, hoy desaparecida a raíz de un incendio. Otro lugar de recreo fue la laguna ubicada en propiedad privada al norte de la localidad, la cual tenía flora y fauna silvestre digna de admirar. El pintor Tomás Somerscale hizo dos trabajos inspirado en el sector, como son sus óleos El Río Renegado y Camino a las Termas, integrados por el investigador Alejandro Witker en la segunda edición de La Silla del Sol.

Las Trancas Valle cordillerano ubicado a 47 kilómetros de Pinto pueblo y a solo 10 de las termas. Se originó en el fundo homónimo y era el último descanso de los coches que viajaban a las termas por el antiguo camino que rodeaba el río Renegado. Tomó gran auge desde mediados de los años ochenta, cuando fue loteada por su propietario, Emilio Chamorro Rodríguez, a empresarios interesados en construir refugios con moderna tecnología para disfrutar de la nieve y los deportes invernales, lo que la convirtió en una típica localidad cordillerana para turismo de elite que ahora ofrece servicios todo el año. La mayoría de sus habitantes estables son familias que trabajan como cuidadores de estas propiedades y tienen servicios básicos como seguridad, posta, escuela, capilla y locomoción. Entre sus atractivos, están Shangri La, pequeño valle a unos 6 kilómetros al norte de Las Trancas que en los años sesenta contó con un refugio ya destruido y cercado por el río de lava petrificado; la laguna de Los Huemules en una cuenca de un cerro, cercano a Shangri La, una cascada que provee de agua al sector en el borde de un conjunto de cerros conocido como Garganta del Diablo y observable desde el sector de la escuela.

166


Quinchamalí. Artes, Letras, Sociedad

Atacalco Hermoso valle cordillerano compartido con la comuna de El Carmen, cuyo acceso está en el límite de Recinto y Los Lleuques. Sector famoso por ser la ruta natural al paso homónimo, muy utilizado por arrieros y baqueanos en sus viajes a las veranadas y contacto con Argentina hacia la zona de Chos Malal, pero muy riesgoso, que acorta parte importante de la travesía, siendo famoso por los contrabandos que obligaron al gobierno a instalar una aduana que funcionó por varios años. Es el valle que cruza el río Diguillín en sus nacientes y recibe en el sector de Las Turbinas al río Renegado, formando una atractiva cascada. También podemos destacar que el cantautor Patricio Manns se inspiró en este sector para dar vida a su famosa canción “Arriba en la Cordillera”, elegida como el tema nacional más popular del siglo pasado. Primitivamente, Atacalco fue un paso descubierto por los indios y muy utilizado cuando estos bajaban al valle, especialmente en tiempos de primavera y verano a partir de los conchabos del colonial fuerte de San Bartolomé de Chillán.

El Ciruelito

Sector campesino de la comuna, ubicado a unos 8 kilómetros al sur oriente de Pinto pueblo, cuyo auge se debe al camino que los conectó a la ruta principal a principios de los años sesenta. Se originó en sector de Cuatro Esquinas, siendo poblado por colonos desde mediados del siglo XIX cuando muchas personas en busca de mejores perspectivas se adentraron por el viejo camino de Boyén y la montaña que comunicaba Chillán con el sector sur oriente de la comuna. Sector de gran importancia agrícola, famosa por sus producciones de trigo, ganadería y frutales como castañas y leña. Hace algunos años, la profesora Eliana Peña Palma publicó un bello e informativo libro alusivo a este sector y especialmente rememorando su docencia por unos cuarenta años en la escuela del lugar.

Boyén Tal vez el sector más olvidado, pero el más antiguo en ocupación y explotación agro forestal de la comuna. Ubicado al sur de Pinto pueblo. En la división administrativa de 1849, figura como Distrito. Famoso fue el gran fundo homónimo de Cándido Lagos que llegó a tener unas dos mil cuadras. Su camino fue el único que unió a Chillán con el sector y corresponde al que describe Manuel Jesús Ortiz en sus famosas “Cartas de la Aldea” cuando viaja a las termas. Llegó a tener importantes y valiosas propiedades agrícolas que produjeron mucho trigo, avena, papas, vino, abundante ganadería y aves de corral, maderas, leña y carbón, que en carreta tiradas por bueyes llegaban al sector de Río Viejo para su comercialización hasta mediados del siglo pasado. Uno de sus sectores es el de Paso del Soldado, porque según cuenta la tradición, ahí acamparon las tropas del general Bulnes cuando iban tras los Pincheira en 1832. Con el paso del tiempo y la fundación de Pinto, lentamente empezó a decaer y su población emigró a Pinto o a otros lugares. También influyó la depreciación de suelos erosionados por los monocultivos y la falta de agua para faenas agrícolas. Actualmente el municipio debe entregarla en camiones varios meses al año.

167

Víctor Albornoz, normalista y poeta de las tradiciones de Pinto, junto a Fernando Arriagada.


Fiestas religiosas en Ñuble

En la cultura popular, las manifestaciones religiosas constituyen expresiones en las que afloran sentimientos que se canalizan de variadas formas: cantos, bailes, oraciones, procesiones, donde la creatividad luce en formas y colores. María Eugenia Uribe

Corporación Cultural Ñuble 21

168


Quinchamalí. Artes, Letras, Sociedad

E la

n Ñuble la religiosidad popular ofrece numerosos puntos de interés para la investigación antropológica y la curiosidad de los turistas. Hemos escogido cuatro puntos principales para ofrecer una breve reseña.

C C F

obquecura, mar y devoción en iesta de la Candelaria

Cuando comencé a investigar sobre esta fiesta, de inmediato me dijeron varias personas: debes conversar con el padre Andrés Lacalle, nadie más que él, sabe del origen de esa fiesta. Con este antecedente concerté una entrevista con el sacerdote, quien resultó ser un gran conocedor de la referida fiesta, pues fue él quien la rescató -no en vano estuvo 31 años al frente de la parroquia del pueblo-, además de un ameno contertulio. Nuestro primer encuentro fue en la ciudad de Chillán, ocasión en la que tomé algunos apuntes que me servirían para comenzar a armar este artículo. La segunda vez fue en el sitio mismo donde se desarrollaron los acontecimientos que comienzo ya a relatar, no sin antes decir que el trabajo y el recorrido no fue fácil, pues el cariño que por él sienten los habitantes del pueblo costero de nuestra futura región hacía un tanto lento el caminar, pues todos querían saludarlo y abrazarle. Según nuestro entrevistado, la imagen de la Virgen de La Candelaria era una imagen en madera, de unos 60 centímetros, que llega en los primeros tiempos de la colonia, traída por los españoles. Allá por el año 1600 existía una unidad de población que era atendida por los sacerdotes Domínicos de Concepción, que se asentaron inicialmente en la Hacienda de San Nicolás de Quilpolemu. Ellos hacían una visita anual en el verano entre Cobquecura y Buchupureo, recorrido que efectuaban a caballo esperando la baja marea para realizarla por la orilla del mar. Luego los huasos montados regalaron una imagen, una pieza de arte quiteño. Con los años esa imagen se quemó en un incendio intencional, por lo que se encargó al destacado artista y tallador don Edgardo Escalona que hiciera una nueva virgen de la Candelaria. Esta imagen es una verdadera obra de arte, realizada en un solo tronco en madera… y su manto adornado con hermosas orlas en ambos costados. La Fiesta de la Candelaria toma su nombre de la fiesta de la luz, la candela, una tradición judía que celebraba a las madres y sus hijos después de los cuarenta días del alumbramiento, para purificarlas. Con los años la fiesta en el sector se fue “mundanizó” -a decir del padre Andrés-, y solo había carreras a la chilena, perdiendo el verdadero sentido que tenía la imagen. Fue así que, en 1977, el sacerdote recupera la fiesta y le devuelve el verdadero sentido que tenía, es decir, se bendice a los niños y sus madres como en la antigua tradición del judaísmo.

Ricardo Sammon O’Brien (1928-2007), párroco de Portezuelo desde 1957.

169


Andrés Lacalle, sacerdote de Cobquecura desde 1976. Hijo Ilustre de Cobquecura, diciembre de 2014.

Gruta en la playa.

En el año 1978, se decide construir una gruta en el sector de la playa frente a la lobería. Desde ese entonces, la imagen de la virgen recorre las calles del pueblo hasta llegar a dicha gruta, para volver nuevamente a su lugar de origen, la parroquia. Es acompañada por carros alegóricos, con cantos y oración.

Apariencia anterior de la Virgen (arriba) e imagen actual (abajo).

La población, que ya está en aumento por ser una temporada estival, se ve tremendamente incrementada por esta famosa fiesta que congrega a miles de personas en el pueblo, hasta donde llegan a rendirle tributo más de dos mil personas. Un importante comercio se desarrolla en el pueblo con la transacción de diferentes artículos y alimentos que los fieles requieren. Finalmente quiero expresar mi agradecimiento al sacerdote Andrés Lacalle, quien fue el mejor de los guías y el mejor documento para poder entregarles a ustedes, nuestros lectores, la más fiel versión de los hechos.

Procesión con la Virgen hacia la gruta en la playa.

170


Quinchamalí. Artes, Letras, Sociedad

L

La Fiesta de Fabián de Alico

la

Purísima

en

San

Pueblo asentado entre los cerros Malalcura y Alico, al pie de la montaña que nos divide con Argentina, San Fabián celebra su aniversario de fundación el día 7 de diciembre y por muchos años se hizo la celebración conjunta con la fiesta de la Purísima. Más o menos entre 2006 y 2007, éstas se separan, quedando cada una con propia celebración. El Mes de María, parte el 8 de noviembre y culmina el 8 de diciembre con la Fiesta de la Purísima, fiesta que en todas las iglesias y capillas se realiza, pero no en todas ellas tiene la connotación que la comunidad de San Fabián le ha dado, transformándose así en una de las más conocidas y concurridas que se conozca en nuestra provincia. Para aproximarnos más a su realidad, nos contactamos con la señora Enedina Almuna Albornoz, vecina del pueblo que desde sus 7 años, según nos dice, participa en la parroquia. “Esto nace en los tiempos de antes, cuando se hacían misiones, terminaba el Mes de María con una procesión”. Luego -según su relato-, la fiesta sufre un tiempo de espera por diferentes razones y es el padre Jaime San Martín quien entusiasma a los fieles nuevamente reorganizando la fiesta y es en este tiempo desde que las comunidades aledañas participan cada una de ellas con carros alegóricos que representan pasajes bíblicos.

Arriba: embanderamiento del pueblo para el día de la procesión. Abajo: carreta alegórica.

El año 2013, la comunidad católica de San Fabián sufre un quiebre y se deshizo todo el trabajo, pero el 2014 se retoma y esta vez se le da un carácter más campesino: además de la participación de la Virgen se rescatan las tradiciones del campo, de tal modo que todos los carros son carretas y colosos tirados por bueyes, carretelas, otras menores tiradas por cabritos (crianza propia de la zona), sin permitir el uso de carros motorizados. Al respecto conversamos con la señora Teresa Castro, que es la encargada del coro de la parroquia, quien entrega detalles de los carros alegóricos. Por ejemplo, dice, cada carro representa un pasaje Bíblico “La Anunciación”, “El nacimiento de Jesús”, “La huída a Egipto”, “Las Bodas de Caná”, “María al pie de la Cruz”, “La Asunción de la Virgen”.

Chivos, típico animal de la zona.

La procesión comienza y los voluntarios, a medida que avanza la columna, van asumiendo el altar. Así la Virgen, perfectamente adornada solo por flores blancas, es llevada en anda por los fieles de las distintas comunidades que se ofrecen para llevarla y que durante el trayecto se turnan sin tener un orden establecido previamente. Es cargada por al menos unas veinte cuadras por el pueblo, acompañada de cánticos religiosos, el rezo del Rosario y lecturas bíblicas, para terminar la peregrinación en el frontis de la parroquia, donde se hace la liturgia que desde hace cuatro años se realiza en un altar puesto en altura, para que así los fieles tengan a la vista la imagen de la virgen. Al terminar esta misa tradicional y folclórica, se finaliza la celebración bailando nuestro baile nacional. 171


FF

iesta de

San Rafael

“El santito es muy milagroso -me cuenta-, él resguarda a todos los animales y les conserva la vida, por eso que mucha gente viene con sus caballares y vacunos y también sus perritos a pagarle manda al santo, es muy concurrido esto, mucha gente llega desde muy lejos, de todas partes”, acota.

En una oportunidad, iba viajando hacia San Ignacio cuando en el camino comencé a divisar a lo lejos una gran polvareda. No lograba entender lo que allí estaba ocurriendo. Mientras me acercaba a la nube de polvo, ésta se hacía más densa y de inmediato delante de mí veo mucha gente que iba en carretas, a caballo y en carretelas por el camino. Este fue -sin saber claro está-, mi primer acercamiento con la Fiesta de San Rafael que se celebra en los campos de la Comuna de Chillán Viejo. Así que cuando el director de la revista Quinchamalí me pidió hacer este trabajo, sabía más o menos hacia donde debía dirigir mis pasos.

En esta oportunidad la imagen del venerado tampoco sale en procesión, la liturgia se celebra allí fuera de su templo para que todos los feligreses puedan participar de ella. Fuimos donde el párroco de la Iglesia San Bernardo de Chillán Viejo a cuya jurisdicción corresponde el santuario, padre Fernando Varas. Nos cuenta que se realizan dos misas diarias y que la celebración dura en el tiempo de acuerdo a la cantidad de feligreses que acudan, es decir, puede haber dos o tres días de celebración. Según su apreciación, acuden entre 3000 y 5000 personas.

Emprendí el curso que me llevaría al santuario ubicado en el sector de Quilmo Bajo, a unos 6 kilómetros de Chillán Viejo, por un sinuoso y polvoriento camino con unas cuantas pendientes. Al llegar a una gran explanada, está ubicada la casa de la señorita Beatriz Gladys Sandoval Jiménez, dueña de la imagen de San Rafael. Llegando a su domicilio, apenas nos divisa dice que va en busca de la llave para abrir el templo. Mientras camina a su casa, busco con la mirada el posible lugar de veneración. El templo es la primera construcción que asoma al llegar al recinto, inmediatamente apegada a su casa particular. Es un galpón relativamente grande con bancas ennegrecidas ya de tanto uso, oscuro, que solo se ilumina al abrir sus dos grandes puertas que permanecen con candado diariamente. Ahí está el altar, ornamentado con muchas flores artificiales, velas, figuras de ángeles, placas de agradecimiento por favores concedidos. Detrás, un gran raso blanco hace las veces de fondo. Sobre éste, dos cortinas, también de raso, de un intenso color rojo carmesí tomadas en ambos costados semejando un techo. Bajo este cuadro se protege en una estructura de madera tallada en lo alto y sus bases torneadas, mostrando una especial dedicación en su construcción.

Cripta de madera tallada con soportes torneados. Velas y placas por favores concedidos.

Aquí vive en completa soledad doña Beatriz, por lo que su deseo de expresar ideas borbotean de sus labios. Apenas le pregunto cómo llegó a su poder la imagen de San Rafael, comienza a contar la siguiente historia: “había tres jóvenes que hacían el servicio militar en España y que fueron enviados a Chile para servir al Reino Español en tiempos de la Colonia, así fue cómo uno de los muchachos trajo la imagen del santo que le había sido entregado por su madre para su protección, además de la bandera española. Acá -continúa el relato-, se casaron con indígenas y se les entregaron tierras”. La señorita Beatriz dice ser la quinta generación de la familia Jiménez en posesión de la imagen, ella lo recibió de su madre y ésta de su bisabuela doña Brígida del Carmen Jiménez, hija natural de don Manuel Segundo Rivero Loretti; allá por el año 1879.

172


Quinchamalí. Artes, Letras, Sociedad

SS

an

Miguel Arcángel de Ránquil

otra de salida, así no se produce desorden. “Antiguamente -sigue su relato-, se hacía una procesión hasta el pueblo con una imagen propia de la iglesia, rezando y cantando alabanzas, pero hace unos veinte años que la Iglesia determinó no hacer más este evento porque era privado. Esta imagen nunca ha abandonado esta casa”, asegura su dueña.

La Comuna de Ránquil, cuya capital es el pueblo de Ñipas, está enclavada entre el río Itata y las suaves lomas que la circundan. Sus angostas calles serpentean por el pueblo, haciéndolo más misterioso. Según información obtenida de Carabineros de Chile, la comuna tiene 5.800 habitantes y el pueblo de Ñipas unos 1.500, los que se ven incrementados en el doble para el día del venerado, es decir, el 29 de septiembre de cada año, cifras estimadas por el sub oficial Sr. José Rubilar Ulloa.

“Tengo una anécdota que me contaba mi abuela y mi madre”, dice. “Había un patrón de fundo en Peñablanca a quien los trabajadores le solicitaron un permiso para venir a venerar el santito en su día, pero este señor les negó el permiso para venir a la festividad. Fue así que se le murieron todos sus animalitos al hombre… desde eso, cada año autorizaba a sus peones para que vinieran al pueblo”, termina contando nuestra anfitriona.

Todas las fiestas religiosas que he investigado tienen un patrón común y es la proliferación del comercio ambulante. Los comerciantes ven en estas ocasiones una oportunidad de negocio, también es menester para los fieles, quienes a su vez encuentran los elementos para cubrir sus necesidades, sean estas alimenticias o de otra índole.

Dejo el lugar cuando el sol comienza a esconderse tras los cerros del valle.

En lo más alto del pueblo, encontramos el santuario, donde se venera a San Miguel Arcángel. Hasta allí llegamos en busca de la dueña de la imagen que por sexta generación permanece en poder de la familia Marianjel –según nos cuenta-. Ella es doña María Teresa Astudillo Marianjel, resalta que su apellido es con J. Una mujer de campo -nacida y criada allí como reza el refrán popular-, que me recibe con amabilidad y dispuesta a entregar todo lo que sabe de la imagen a la que se le rinde culto en su propiedad. De facciones finas, piel blanca, ojos de color, amable y servicial. Entramos a la pequeña capilla que recientemente le ha construido, nos comenta. Allí estaba la diminuta imagen que escasamente supera los seis centímetros, subido en una base forrada de blanco para darle algo más de altura, en una cripta entera de vidrio que se ilumina con la luz del sol que entra en tanto ella abre las puertas. Miro y trato de visualizar la imagen, pero no puedo desde el fondo de la entrada, es así que debo acercarme en demasía para poder observarlo, pues a decir verdad es bastante más pequeña de lo imaginado. Es aquí donde me invita a sentar y comienza su historia.

Al momento de terminar con este artículo, el incendio desatado en la comuna de Ránquil, específicamente en pastizales aledaños al poblado, acabaron con el santuario del santo.

Sus padres le contaban -de boca de sus ancestros-, que “en una oportunidad estaban arando las tierras para sembrar, cuando enterrada encontraron la imagen del santito. Después lo llevaron al Convento de Concepción y de ahí salió bautizado como San Miguel Arcángel”.

Para vuestro conocimiento, incorporamos como antecedente otras fiestas religiosas que se viven en nuestra provincia y que, por razones de espacio, no fue posible incluirlas en esta edición de Revista Quinchamalí, pero que a futuro podrán ser consideradas.

La señora María Teresa, de 62 años de vida, dice recordar de siempre que en su casa se realizaba la “Novena del Santito”. “Yo –agrega-, soy la sexta generación en poder de la imagen, antes estaba en nuestra casa de toda la vida, de mis padres –acota-, pero el año 2010, le hice construir esta capilla en su honor”. Es acogedora y pequeña, acorde al tamaño de él, pienso. Tiene dos puertas -me dice- una para la entrada y la

Nos referimos, por ejemplo, a la Fiesta del Rosario que se celebra en la Comuna de Ninhue y cuya imagen se encuentra a la entrada del pueblo. También en Coihueco, con gran devoción rinden tributo allí al Cristo Pobre. 173


Se proyecta una obra monumental como un Ă­cono potente para la futura provincia de Itata fundado en la figura de Prat, energĂ­a movilizadora para vencer el rezago.

Equipo QuinchamalĂ­

174


Quinchamalí. Artes, Letras, Sociedad

E

n muchas ciudades del mundo se han erigido monumentos que con el tiempo se convirtieron en referentes para nacionales y extranjeros.

¿Quién no reconoce en la Torre Eiffel a París o en el Cristo Redentor a Río de Janeiro? En Chile, símbolos como el Reloj de Viña del Mar, el Campanil en el Barrio Universitario de Concepción y, más recientemente, la Cruz del Milenio en Coquimbo, son grandes “postales” que proyectan escenarios de atracción turística. La instalación de la Cruz del Milenio en Coquimbo es un acierto que enriquece a la ciudad y que ha generado un alto flujo turístico nacional y extranjero. En este marco, ha surgido un proyecto denominado “El faro de la historia”, propuesto por el diseñador Luis Arriagada Olave a un grupo de profesionales, entre ellos arquitectos e historiadores, para levantar un monumento destinado a romper la rutina aldeana del Itata y alzar un gran monumento que obre como convocante a la gran tarea de superar el rezago. Rodrigo Díaz, intendente regional del Biobío; Carmen Blanco, alcaldesa de Ninhue; Sergio Valdés, a cargo del Programa de Zona de Rezago; Hérex Fuentes, presidente de Ñuble Región y Juan Ramírez, presidente de la Corporación de Adelanto y Desarrollo de Ñuble han conocido el proyecto y comparten la idea que llegó la hora de pensar en grande. Confiamos que los alcaldes, Sernatur, el Consejo Regional para la Cultura y las Artes, los parlamentarios y otras autoridades públicas compartan esta apreciación y que todos nos involucremos en su realización. Luis Arriagada describe: “una estructura monumental, que se ubicaría en la intersección de la Ruta N–160 con el acceso principal a Ninhue, que será un ancla enteramente metálica, remembranza al mar, a Prat y a las glorias navales. En el crucero superior y la caña se genera una cruz, símbolo del espíritu cristiano y réplica del milenio. Su altura será de 21 metros, que evocarán la Epopeya de Iquique. Su arco inferior tiene también 21 mts., lo que genera un cuadrado exacto, el equilibrio y la rectitud de la Armada de Chile. Hay otros elementos: un mirador en su crucero, que mirará hacia el horizonte, hacia el futuro, al cual se accede por una 175


Estamos frente a un proyecto de alto vuelo al que nuestra revista compromete todo su apoyo, y sugiere a su amplia red de relaciones enterarse y promover la iniciativa. Conocemos a Luis Arriagada hace varios años y hemos compartido aventuras tan potentes como fue La Silla del Sol. Conocemos su profesionalismo y pasión por volar con firme voluntad hacia nuevos horizontes. Luis Arriagada Olave es diseñador gráfico de la Universidad de Chile; Máster en Comunicación Visual Universidad de Cataluña, Arquitectura Exterior y Patrimonio, Heráldica-España, etc., son algunos títulos de este exitoso profesional de la comunicación visual, el marketing y el rescate patrimonial. Ha desarrollado proyectos patrimoniales y turísticos en Perú, el proyecto Tarragona Patrimonio de la Humanidad en España, el Rescate Patrimonial del Ancien College de Sezanne en Francia, y en Chile ha estado cargo de la imagen ciudad de Chillán Viejo, Chiguayante y Hualpén. Estamos frente a un profesional que garantiza una obra de calidad al frente de un equipo calificado para asegurar que la inversión no será en un adorno, sino un cañón de largo alcance para disparar la Zona de Rezago en busca de las necesidades y anhelos de su gente. cómoda escalera; los brazos de la cruz que van iluminados en forma natural por sus extremos; exposiciones de los bustos de Prat y los héroes de Iquique y réplica de la Esmeralda, darán valor adicional a este escenario en las alturas. Por las noches, un faro led de última generación iluminará los cielos del Valle del Itata y será el haz de luz que guíe a los viajeros desde la distancia. Al interior de la caña (columna del ancla) se instalará un mástil motorizado de 18 mts., que se alzará sobre la cruz con una majestuosa bandera de 6x9 mts., que se izará para las fechas históricas. En su base se ubica un espejo de agua recibe el ancla evocando la historia, reflejo de la paz de nuestro tiempo. En el fondo de las piletas se ubican los Escudos de Armas de las 9 Comunas que conforman el Valle del Itata en mosaicos de colores.

Luis Arriagada Olave (arriba) y maqueta del proyecto (abajo).

Jardines, estacionamientos y un flujo expedito serán su entorno. También destaca Arriagada que se instalarán plataformas de “puntos fotográficos” para que este monumento y memorial sea apreciado con tranquilidad y seguridad. La cubierta será de placas metálicas recicladas de barcos de la Armada, su color óxido verdoso envejecido le dará ese matiz del pasado. También considera luces en su base, que mostrarán sus relieves esbeltos”. 176


Quinchamalí. Artes, Letras, Sociedad

Transformar un punto, la intersección en el camino, en un gran monumento. Un hito para Ninhue y las provincias circundantes, una alegoría que reúne una cruz y un ancla, que denota la importancia geográfica para los que visitan la zona. Con sus 21 metros hace referencia a las glorias navales y al mismo prócer Arturo Prat Chacón, medida que se repite constantemente en el diámetro del espejo de agua, en la cuerda del arco que da forma a un ancla. Es también señal con el faro dispuesto en lo alto, así la estructura se hace objeto, una nueva y original form, que demanda a los observadores y habitantes del lugar nuevas formas de percepción. Dar forma a este importante proyecto creado por Luis Arriagada Olave es una interesante experiencia en el desarrollo de hitos históricos, donde el trabajo en equipo dará vida a esta aspiración comunal, que quiere llegar tan lejos como la luz del faro. Rodrigo Ignacio Agüero Von Bennewitz Abajo: Visualización arquitectónica del faro durante la noche (izquierda) y la estructura de acero del monumento (derecha).

E

l proyecto presentado por Luis Arriagada Olave, diseñador gráfico, en una reunión realizada en el complejo Las dos Antonias, fue una presentación magistral de lo que representaría la realización de

un memorial histórico, faro de luz para el desarrollo del Valle del Itata, enclavado en la ruta N-160 en el acceso a la comuna de Ninhue. Esto representa no sólo un homenaje imponente e imperecedero para Arturo Prat, héroe ejemplar de la Guerra del Pacífico: el desarrollo urbano, turístico, artesanal y las proyecciones que involucrarían el proyecto son de incalculable valor en el contexto de la región de Ñuble.

Carmen Blanco Hadi Alcaldesa de Ninhue 177

Arquitecto UBB


El puente Confluencia en Chile El valor de un patrimonio en riesgo

Manuel Grez

Sociedad chilena de Historia y GeografĂ­a

178


A

Quinchamalí. Artes, Letras, Sociedad

l ser el antiguo puente de madera de Confluencia el más largo de Chile y Sudamérica por su valor histórico, tiene un valor en sí mismo y un capital social. Es de por sí una obra patrimonial provincial, regional, nacional y continental.

hacienda Cucha-Cucha y el senador Gonzalo Urrejola, para comprender mejor el motivo de su construcción y lo que significó en su tiempo, hace ya 76 años, su inauguración. A mediados del año 1536, Diego de Almagro organizó una expedición de exploración de tierras al sur de Santiago a cargo de Gómez de Alvarado y 70 soldados, con el fin de encontrar el oro del cual tanto le habían hablado. El ejército español avanzó sin gran resistencia hasta el sur de la confluencia de los ríos Ñuble e Itata, donde los araucanos los atacaron en la que sería llamada la batalla de Reinohuelén, siendo ésta la primera ocurrida entre españoles y araucanos, los que demostrarían después una fiera resistencia al extranjero.

El Coliseo de Roma, con veinte siglos de existencia, ¡será demolido para dar paso a un moderno estadio olímpico! La vieja torre de Eiffel de París, por haber cumplido ya 126 años, ¡se procederá a desmantelar para ser reemplazada por una útil antena satelital! La estatua de la Libertad de Nueva York, por su alto costo de mantención, después de 129 años de uso, ¡será destruida para dar paso a una gran luminaria alimentada por energía eólica y solar! Estas tres noticias sobre una ficticia destrucción de estas tres grandes obras patrimoniales para ser reemplazadas por unas más modernas y económicas, de seguro ocuparían los primeros titulares de la prensa mundial y nos sorprenderían por lo inusual de su planteamiento y su escape al sentido común.

A mediados del siglo XVII, el capitán Juan de Ocampo, uniendo seis predios que fue adquiriendo previamente en el borde norte de los ríos Ñuble e Itata, llegó a formar la estancia Cucha Cucha, (en mapudungun: “lavar, lavar”) ubicada al norte de la confluencia de esos ríos. La llamó así en honor al estero del mismo nombre que la atravesaba y desaguaba en el Ñuble, en el cual había un lavadero, por existir en la corriente de sus aguas bastante oro en polvo. Luego, en el año 1727, le fue legada a los jesuitas, quienes la trabajaron por 40 años, hasta 1767, año de su expulsión del Reino. A tres años de su llegada, en 1730, un lugareño instaló por su cuenta una balsa en el “río Ytata” hacia el poniente de la unión de los dos ríos , en el mismo lugar donde hoy se levanta el puente Confluencia, lo que hizo que los jesuitas le instalaran un juicio ante su Excelencia, el Rey de España, solicitando su retiro inmediato: “porque su existencia significa un continuo trajín y pasaje de gente lo que significa un gravísimo perjuicio para la tranquilidad y seguridad de la estancia”. Es decir que ya desde sus inicios hasta el día de hoy, la existencia de una comunicación fluvial en ese sector del río Itata sería polémica.

La actual y polémica noticia de que el puente de madera más largo de Sudamérica, ubicado en la provincia del Ñuble, ¡será desmantelado y destruido para ser reemplazado por uno más moderno! En cambio no nos debiera admirar. Italia, Francia y EE.UU. son países desarrollados que tienen y demuestran cultura sabiendo apreciar y valorar sus antiguas obras patrimoniales, restaurándolas, cuidándolas y manteniéndolas por su irremplazable valor histórico y turístico. A diferencia de ellos, Ñuble es apenas una provincia, perteneciente a un país subdesarrollado, que carece de esa cultura y de aprecio por su historia patrimonial. Ser región implica derechos, pero también deberes, y uno de ellos es proteger, defender y cuidar sus obras patrimoniales. Ya antes de llegar a ser nominada región, se está fallando en lo más básico de uno de los deberes, como lo es dejar que el puente de Confluencia sea destruido. La pregunta cae entonces de cajón: ¿Para qué se desea llegar a ser reconocida como una región si no saben cumplir con este sagrado deber? Demostrando así su incapacidad de defender apasionadamente la reparación y mantención de este puente para las futuras generaciones y que es en la actualidad una de sus más importantes obras patrimoniales que aún le queda. Esto, con el agravante que Chillán y Ñuble carecen de una gran historia patrimonial, ya que el terremoto del año 1939 lamentablemente destruyó muchas antiguas obras patrimoniales y luego otras fueron desmanteladas, como lo fue por ejemplo el antiguo tren chico de Chillán a Recinto. Ni siquiera tiene o conoce la lista y obra de todos sus antiguos alcaldes o intendentes de provincia, ni tampoco posee guardados a nivel local los antiguos documentos y escritos donde ésta pudiera estar escrita.

La gran estancia, que en ese momento constaba de 2.894 cuadras (4.630 hectáreas) a 3 reales la cuadra, fue rematada por el penquista Alejandro de Urrejola el 15 de marzo de 1776. En tiempo de la Independencia, él y sus descendientes abrazaron la causa realista y en esas tierras, el 22 de febrero de 1814, las fuerzas militares del coronel realista Luis de Urrejola fueron vencidas por las del general patriota Juan Mackenna. El 7 de mayo de 1817 O´Higgins pregonó el bando de confiscar los bienes de los desertores, sufriendo su segunda confiscación; y el 15 de marzo de 1821 se le hizo entrega formal de estas tierras al general Ramón Freire, las que después de unos cuarenta años le fueron devueltas a sus descendientes, pasando a dividirse en tres grandes hijuelas, cada una de las cuales contaba con sus respectivas casas patronales. Estas eran de poniente a oriente:

Por lo mismo, es necesario remitirse a algunos hitos de la historia de este puente, como son la antigua

- (A) Cucha-Urrejola, de Gonzalo Urrejola Lavanderos, que heredaría su hijo, el futuro político,

179


diputado y senador por la zona, Gonzalo Urrejola Unzueta. En el límite sur, cruzando el río Itata, había estado la misma balsa que existía del tiempo de los jesuitas y más al oriente, en el río Ñuble, un puente de madera que solía ser arrastrado por la corriente en algunos inviernos muy lluviosos.

juelas de dicha hacienda fueron expropiadas por tercera vez, esta vez por la CORA a los descendientes de los Urrejola.

- (B) Cucha-Menchaca, de Benjamín Menchaca Urrejola.

Nació en Concepción el 4 de noviembre de 1853, hijo de Gonzalo Urrejola Lavanderos y Tránsito Unzueta Rioseco, estudió en el colegio penquista Seminario y luego leyes en la Universidad de Chile, no alcanzando a graduarse por tener que dedicarse a trabajar las tierras que había heredado de su padre en Cucha Cucha, las que aumentó en extensión y en superficie de viñas plantadas, dedicándose principalmente a la vitinicultura.

- (C) Cucha- Cox, de Juana Paula Urrejola Lavanderos, casada con Agustín Méndez, ambos abuelos del futuro intendente del Ñuble, Vicente Méndez U., hijuela que contaba también con una balsa frente a ella que se mantuvo por varias décadas y de la cual existe una antigua fotografía en que además se podía apreciar lo caudaloso y ancho que era el río Ñuble en esa zona antes de la confluencia con el río Itata. Fue heredada por Loreto Méndez U., casada con Guillermo Cox B. En las aguas del Ñuble de ese sector en el verano de 1892 se ahogaron trágicamente los dos primos hermanos de Vicente, el joven diputado conservador por esa zona Guillermo Cox Méndez y el recién casado Alejandro Méndez Eguiguren. El año 1972, durante el gobierno de Salvador Allende, las hi-

Don Gonzalo UrrejoUnzueta: el artífice del puente de Confluencia la

En forma tradicional, cada 17 de marzo daba inicio a la vendimia anual con una misa de campaña, luego de la cual se realizaba una gran celebración con un almuerzo con sabrosos y abundantes platos chilenos, repartición de uva en canasto y chicha fresca recién elaborada para todos sus inquilinos. Casó con su sobrina por parte doble, Clara Unzueta Urrejola, con la que no

tuvo descendencia. Católico de convicción, representando al partido Conservador y con una sincera y gran vocación de servicio público, fue diputado desde el año 1894 al 1897, siendo reelecto en tres períodos más, hasta 1906. Ese año fue elegido senador por Ñuble, siendo reelecto en ese cargo y por la misma circunscripción por otros tres períodos, hasta 1918. En el año 1907 fue también ministro de Obras Públicas, durante el gobierno del presidente Pedro Montt, siendo en esa época gestor de la idea y aconsejándolo para que nominara como intendente de la provincia del Ñuble a su doble sobrino (por el lado Urrejola y Unzueta) Vicente Méndez U. Desde esa época se destacó por ser un entusiasta impulsor de la construcción del tren transversal desde el Pacífico, partiendo del puerto de Tomé hasta Confluencia, luego Chillán para continuar a Coihueco, Pinto y Recinto, el que luego de pasar por las Termas, se conectaría pasando por el paso cordillerano de Buraleo, con las redes ferroviarias argentinas que llegaban hasta Chos Malal y al puerto de Bahía Blanca en el Atlántico (que su sobrino Vicente, como intendente, intentó realizar). Solicitó un estudio por ingenieros para la construcción de un largo puente de madera en Confluencia, que vendría a reemplazar a la frágil balsa de la zona, que estaba frente a su fundo. Presentó dicho proyecto a ambas cámaras para la aprobación del presupuesto, lo que constituyeron demorosos trámites y luego conseguida la resolución presidencial ordenando su construcción, luchó para que comenzara su construcción. Durante ese tiempo, de 1926 a 1930 fue senador por Talca, Linares y Maule, representando luego como senador a Ñuble por otro período más. El año 1939 pudo ver realizado su sueño y participó de la inauguración del puente Confluencia, falleciendo al año siguiente, el 17 de marzo, a los 87 años en su casa de calle Compañía en Santiago.

Plano de Hacienda Cucha Cucha (1775).

180


Quinchamalí. Artes, Letras, Sociedad

El historiador Raúl Silva Castro, en su libro “40 años de Vida Pública” lo describe así: “Aunque físicamente era delgado, de estatura media, de cabeza grande, abundantes arrugas en su frente, muy blanco, con una barba característica, similar a los personajes del pintor Velásquez, lo que impresionaba en un primer momento como un ser más bien débil, contrastaba abiertamente con su firme carácter, decidido y fuerte, muy recio y enérgico para sostener con fuerza arrolladora sus posiciones políticas…”. El político de su época, Raúl Marín Balmaceda, abogado, diputado y senador del partido liberal, reelecto en múltiples ocasiones por provincias del norte, miembro de la Academia Chilena de la Historia y socio de la Sociedad de Historia y Geografía, nos dejó su testimonio escrito respecto a él, ya octogenario, después de su retiro de la vida política activa: “En el Senado fue el más viril y activo de sus miembros, haciéndose así acreedor al aplauso de cuantos aman la patria y a sus instituciones republicanas. Su entereza moral, su energía, su actitud incansable y su patriotismo, constituyen un ejemplo que honra nuestra raza. Figuras como la suya -moldeada en la lucha sin claudicaciones por levantados principios a través de una vida entera- son las que necesitan los gobiernos y los parlamentos”. Pienso qué pasaría hoy, si él aún estuviera vigente y con vida, con ese mismo carácter “recio y enérgico” que lo caracterizaba, siendo un desinteresado servidor público, el que siempre se preocupó del progreso agrícola e industrial de Chile, fiscalizando la correcta administración pública, teniendo la misma “fuerza arrolladora “ en su discurso, defendiendo desde el Senado y también en su zona la permanencia de “su” puente, polemizando y atacando a los que hoy desean desmantelarlo, el mismo que tanto dinero, esfuerzo, sacrificio y anhelos en su tiempo costó. 181


vertidas manifestando qué hacer con este largo puente de madera. El Seremi de OO.PP. René Carvajal, afirma en forma rotunda: “El puente debe demolerse”.

Antiguo puente en construcción.

Las

disidentes opinio-

nes actuales

La Ilustre Municipalidad de Providencia informó orgullosa hace unas semanas que fue aprobado por el Consejo de Monumentos Nacionales la pronta construcción de un memorial en la esquina de las calles Los Leones con El Vergel en recuerdo del secuestro del pintor Nattino, el profesor Guerrero y el sociólogo Parada, hecho por el cual los vecinos protestaron demostrando su inconformidad por dicha decisión. El puente Confluencia es un memorial aún mayor. En sus barandas, días después “del once”, fueron colocados decenas de obreros agrícolas y dirigentes

de la zona, que después de torturarlos fueron traídos en medio de la noche por camiones militares, para ser acribillados con ráfagas de metralleta, quedando teñidas de su sangre las maderas del puente y cayendo sus cuerpos al cauce del río Itata. La totalidad de la ciudadanía local y provincial se ha movilizado y manifestado también su disconformidad, en este caso por el deseo de desarmarlo y hacerlo desaparecer. El Gobierno, a través del Seremi de OO.PP. ya ha dictaminado que en vez de ser reparado, este memorial deberá ser destruido y desmantelado. Estas conductas contradictorias por parte de la autoridad frente a un mismo tema no se logran entender. Son variadas las opiniones

Están también las declaraciones de políticos que en forma ambigua pretendían “quedar bien con Dios y con el diablo” como lo dicho en un principio por el alcalde de Chillán Sergio Zarzar: “Yo encontraba cierta razón a las personas que querían preservar este puente, pero si no hay recursos es extremadamente peligroso dejarlo así”. Peligrosas son este tipo de declaraciones cuando la permanencia de un bien patrimonial como el puente de Confluencia se está jugando la vida. Estas hacen recordar algunos versos de la canción que decía: “Ud. no es ná... ni chicha ni limoná”. Afortunadamente más tarde cambió su versión frente a la comunidad de Confluencia cuando celebraba su tradicional fiesta costumbrista del 6 de septiembre pasado, diciendo: “Estamos en presencia de una obra patrimonial que debe ser protegida y no destruida”. Afortunadamente son más las voces que han abogado siempre por su reparación y conservación como patrimonio histórico y que hacen eco de lo que hoy defendería el senador Urrejola si estuviera presente entre nosotros. Está el historiador local Alejandro Witker, que indica: “El puente es un patrimonio de la provincia y no debe demolerse”. El gestor cultural Luis Aguirre, quien dijo: “Se debe lograr que Monumentos Nacionales tome posesión y garantice la conservación y valoración del patrimonio”. Están también participando con la misma mística, la Presidenta de la Agrupación Cultural puente Confluencia, Paola Yévenes, los consejeros regionales de Ñuble, Cristián Quiroz, quien manifestó: “Debemos compatibilizar patrimonio con progreso” solicitando al Seremi de Cultura su nominación a Monumento Nacional, con el apoyo del gremialista Gustavo Sanhueza. También está el diputado radical

Balsa de la época.

182


Quinchamalí. Artes, Letras, Sociedad

Carlos Abel Jarpa, quien envió una propuesta técnica a Monumentos Nacionales para que este emblemático viaducto sea declarado Patrimonio Nacional, además de solicitar a Vialidad para que se haga cargo de su mantención. Junto a todo lo anterior, considerando lo importante que son en la actualidad las comunicaciones sociales de Internet, también se debe valorar los tres links de Facebook: “Nuestro puente Confluencia!!!... PATRIMONIO NACIONAL”, grupo público, con 8.088 miembros; “Monumento Confluencia”, grupo público, con 1.341 miembros donde se encuentra el video: “Salvemos el Puente Confluencia” con 3532 reproducciones y “Portezuelo junto a puente Confluencia”, grupo cerrado, con 252 miembros. En Youtube existen tres videos: “Puente Confluencia-Chillan”, con 78 visualizaciones; “Puente Confluencia”, con 63 visualizaciones y “Diputada Carvajal pide conservar el puente Confluencia y declararlo patrimonio”, con 11 visualizaciones. Por último en Twitter existe la cuenta Puente Confluencia, @Confluencia MN (Monumento Nacional) con decenas de seguidores.

Al terminar este artículo, parafraseando la canción de campo, tan nuestra y conocida como lo es “El Corralero” intentaré extrapolar el que podría ser un buen consejo para nuestras autoridades. “Está muy mal el Corralero (el puente Confluencia)... allá en el potrero (río Itata) como viejo está. Hay que ayudarlo a que muera (desmantelarlo) para que no sufra más. Siempre fuiste el más certero (el puente de madera más largo de Chile y útil de la zona) y por eso debe tu mal aliviar. Como pretenden que yo, que lo crié de potrillo (76 años)... clave en su pecho un cuchillo porque el patrón lo ordenó (OO. PP.).

ridad

Déjenlo no más pastar (repárenlo y presérvenlo)... No rechace mi consejo....”

La provincia de Ñuble, futura Región, es zona huasa, de

Fuente: Crónica Chillán, Chillán, 22-XI-2015.

Un Senador Gonzalo Urrejola sentado en su casa de Cucha-Cucha.

caballares, topeaduras y de rodeo, que aún conserva la sabiduría natural y el sentido común del hombre de campo, el que es también amante de lo suyo, de sus tradiciones y de su patrimonio, por lo que de seguro sabrá defenderlo y protegerlo.

consejo a la auto-

Puente en la actualidad.

183


Casa consistorial en San Carlos Una innovadora propuesta para la ciudad Solange DomĂ­nguez Periodista

184


Quinchamalí. Artes, Letras, Sociedad

L

a nueva edificación, que reunirá todas las dependencias municipales de San Carlos, considera los máximos estándares constructivos y apuesta por marcar un precedente dentro del progreso de la comuna, respondiendo a los requerimientos de la comunidad. Hace variadas décadas allí estuvo la Escuela Grado de Orientación, donde muchos sancarlinos cursaron sus primeros años de estudio. Tiempo después se ubicó en ese mismo terreno la Biblioteca Municipal, que un recordado incendio consumió completamente. Por ello, se trata de un lugar con historia que hoy proyecta el futuro, pues es donde ahora se emplaza un inédito proyecto para la comuna de San Carlos: el nuevo edificio consistorial, en la intersección de las calles Maipú y Vicuña Mackenna.

UU Modelos arquitectónicos en 3 dimensiones del edificio.

n proyecto con tesón

Desde hace varios meses los sancarlinos han observado cómo ha ido tomando forma esta renovada edificación que reúne las más modernas características constructivas e implica una importante innovación en pleno centro de la ciudad, donde tradicionalmente se han emplazado los edificios públicos. Sin embargo, lograr la concreción de esta importante iniciativa, que marca un verdadero hito, no fue sencillo, como recuerda el alcalde Hugo Gebrie. “Este proyecto costó mucho tenerlo, fueron casi cinco años peleando, cuando casi creímos que había salido, nos vino encima un terremoto y luego una ley de edificación para terremotos”. Pese a ello, no bajaron los brazos y continuaron con la iniciativa, aunque sería necesario superar nuevos obstáculos. “Licitamos bajo la primera propuesta que nos aprobó el Core, por 2.500 millones más el 10% de agregado, y no apareció nadie; todas las constructoras nos

185

dijeron que no se podía hacer por menos de 3 mil 500 o 4 mil millones. Además, nos colocaron advertencias técnicas muy valiosas, que no se habían contemplado, como la mecánica de suelo y los requerimientos para construir un edificio antiterremoto. Entonces mejoramos la visión del diseño y sobre todo el anclaje”, recuerda el alcalde Gebrie, precisando que en aquella nueva etapa de mejoras contaron con el apoyo profesional, en diseño y arquitectura, de la Consultora Mercedes Fernández Ossadey. El municipio decidió invertir de forma directa los recursos para el estudio de mecánica de suelo, sumando a ello modificaciones en los ascensores, climatización, electrónica y mobiliario del edificio, lo que elevó el presupuesto en 1.200 millones de pesos. “Con mucho temor lo postulamos así; participamos en una sesión con la comisión de infraestructura del Consejo Regional (Core) que duró como seis horas, donde expusimos todo el proyecto y sus justificaciones. Gracias a Dios ellos lo entendieron y el Core lo aprobó por 3 mil 100 millones, lo que a su vez tenía una base de flexibilidad del 10% adicional si no alcanzaba o había cambios”, continúa recapitulando la máxima autoridad sancarlina. “Llegamos a marzo de 2014, cuando la licitación logró abrirse y con un solo postor, la empresa Ingetal; de inmediato me trasladé a Concepción para plantearle esto al intendente y cinco días antes del cambio de Gobierno nos aprobaron el resto, cubrimos la oferta de licitación que hizo la constructora. Ahí pudimos sentir esa seguridad y alegría de que el proyecto seguía adelante”. Luego de ello, se dio paso a la adjudicación a la Empresa Constructora Ingetal Ingeniería y Construcción S.A., y las gestiones necesarias para dar inicio a este anhelado proyecto, considerando una inversión de $4.014.831.132 y un plazo de ejecución de 540 días corridos. Lograba así concretarse este anhelado proyecto, luego de innumerables acciones y trámites. “Todo valió la pena”, precisa categórico el alcalde.


UU

n espacio pensado para la comunidad

Uno de los principales objetivos de este proyecto es optimizar el funcionamiento de la gestión municipal, como resalta la autoridad comunal. “Hoy tenemos 14 edificios con dependencias municipales lo que es una incomodidad para las personas que van a hacer un trámite, tienen que ir de calle en calle, haciendo varias filas, subiendo escaleras; y el otro aspecto importante se refiere al control de la administración municipal que tiene que hacer el alcalde y el resto del equipo; la eficiencia del servicio que se va a prestar mejorará notablemente, ese fue uno de los puntos fundamentales para que el Gobierno Regional hiciera una inversión de este nivel en San Carlos”.

La fase inicial del proceso implicó el reemplazo de la tierra por capas de material compactado.

VV

Es así como la distribución de los recintos que considera el nuevo edificio implica que en el primer piso se ubicará la Dirección de Desarrollo Comunitario, la Dirección de Tránsito, la Ventanilla Única de Atención de Público y el Centro de Recaudación de Ingresos. En el segundo piso estará la Alcaldía y también dependencias de la Dirección de Desarrollo Comunitario y la Administración Municipal. En tanto, el tercer piso albergará la Secretaría Municipal, la Dirección de Asesoría Jurídica, la Dirección de Obras Municipales y el Centro de Recursos Audiovisuales. En el cuarto piso se ubicarán la Dirección de Administración y Finanzas, la Dirección de Secplan y la Dirección de Control. En el quinto piso se emplazará el Departamento de Educación Municipal. En el sexto, el Departamento de Salud Municipal; y finalmente, en el séptimo piso se encontrarán dos salas de reuniones, el casino de personal y terrazas.

anguardia constructiva

Sin embargo, no sólo la perseverancia define a este proyecto, ya que toda su estructura considera una serie de innovaciones y la mayor tecnología en construcción. “El nuevo edificio se construye en hormigón armado, con tabiques de metalcom y muros del tipo cortina vidriados con una altura total de 25 metros y una superficie de 2.563 metros cuadrados, que incluye equipos de climatización y el mobiliario de la totalidad de los recintos”, precisa Jaime Vera, ingeniero comercial y profesional de Secplan (Secretaría de Planificación) de la Municipalidad de San Carlos. “La estructura consta de 7 niveles más subterráneo, donde el desplazamiento vertical entre ellos es a través de dos ascensores y escaleras”, agrega Flor Freire, Ingeniero Constructor e I.T.O. de la Obra. Dentro de las más destacadas innovaciones se encuentran los muros vidriados, la presencia de un innovador muro verde, una pileta interior, una terraza y 21 estacionamientos vehiculares en el interior del terreno (dos de ellos destinados a personas con discapacidad).

A su vez, la modernidad y eficiencia del edificio se vuelven grandes ventajas a la hora de analizar uno de los temas fundamentales que define la contingencia de la zona: el proyecto de la Región del Ñuble, pues en este escenario se contempla que San Carlos sea capital provincial, lo que requiere innovación e infraestructura de vanguardia.

Cabe destacar, que desde los primeros pasos de su construcción evidenció la innovación, de hecho se trató de una etapa que es recordada como memorable. “Todo comenzó con una excavación de 8 mil metros cúbicos, se sacó una especie de tosca y arena húmeda que no tenía la contextura necesaria para un edificio de esta magnitud y la reemplazaron por material compactado en capas y anclajes, unas estacas de fierro que se instalaban con máquinas especiales. La construcción de este edificio en Chile está al más alto nivel, por eso le puse el ´mono porfiado´, esos que llevan plomo en la base y nunca se caen, porque de verdad confío que este edificio con su estructura de fierro, pilares, cadenas y anclaje no le pasará nada. Estamos muy conformes, tranquilos y felices de la decisión que tomamos, del tiempo que sufrimos y nos atrasamos para conseguir esto”, precisa el alcalde Hugo Gebrie, destacando las condiciones de la construcción antisísmica y el alto nivel de trabajo que ha demostrado la empresa a cargo de la obra.

Las grúas fueron protagonistas durante parte importante del proceso de construcción.

186


Quinchamalí. Artes, Letras, Sociedad

El proyecto en construcción fue visitado por las delegaciones que participaron del XXI Congreso de la Asociación de Municipios Turísticos de Chile. El alcalde Hugo Gebrie recibe a los visitantes.

En tanto, ya se ha estado evidenciando otra importante ventaja de un proyecto de gran envergadura, que tiene relación con el desarrollo de nuevas iniciativas. “Este proyecto da una señal a otros inversionistas, empiezan a cambiar los valores que se cotizan los terrenos centrales y llegan empresas que quieran invertir en San Carlos, hay un cambio en el concepto e interés del inversionista”, comenta el alcalde Gebrie, tomando en cuenta que además se están llevando adelante importantes proyectos en el radio que comprende la Plaza de Armas, como la reconstrucción de la emblemática Parroquia Central y la, recientemente, terminada refacción del edificio del Cuerpo de Bomberos.

UU

Precisamente, como una verdadera alegoría a lo que ha significado esta iniciativa, desde una mirada integral que habla del futuro de la comuna, tanto el nuevo edificio como el antiguo se conectarán por una innovadora estructura. “La pasarela que conecta ambos edificios es de estructura de acero, con muros vidriados, que tiene una superficie de 127 metros cuadrados y que puede ser utilizada como salón de reuniones ante eventos masivos”, señala Jaime Vera. De hecho, en el segundo piso del nuevo edificio se ubica la conexión de dicha pasarela. A su vez, otro guiño a la historia serán los colores de la fachada, los que seguirán los tonos violetas, en un homenaje, por supuesto, a Violeta Parra, considerando que las tierras sancarlinas han sido reconocidas como su cuna.

niendo historia y futuro

Sin embargo, este importante proyecto arquitectónico no sólo considera la construcción de una nueva estructura, ya que a ello se suma la remodelación del edificio existente, que tradicionalmente ha albergado las dependencias municipales desde la década de los cuarenta.

Hoy se encuentran los siete pisos construidos de la edificación y han comenzado las labores de pintura, instalación de cerámica y vidrios. De hecho, el equipo de la alcaldía ya se cambió, para continuar el trabajo de la pasarela y las refacciones, ocupando los primeros pisos del nuevo edificio; e incluso el lugar ya ha sido escenario de visitas, como las delegaciones que participaron del “XXI Congreso de la Asociación de Municipios Turísticos de Chile”, efectuado en la comuna durante el mes de abril. Todo teniendo como horizonte la fecha de término de la obra proyectada para el 05 de septiembre de este año.

En este sentido, dichas dependencias están siendo intervenidas completamente “modificando los recintos existentes, ampliando su superficie total desde los 461 metros cuadrados actuales hasta los 563 metros cuadrados, es decir una ampliación de 102 metros cuadrados que se realiza en el primer piso”, detalla Jaime Vera, profesional de la Secplan.

“Creo que no podemos dejar de valorar lo que significa un edificio de esta naturaleza, no sólo por la inversión, sino también por el objetivo para la comunidad. Tener un edificio de este nivel dentro de la comuna no es menor”, reflexiona el alcalde Gebrie. Sin duda, un importante e histórico paso en el desarrollo de San Carlos.

Las actuales dependencias municipales albergarán en el primer piso al Juzgado de Policía Local, la Junta Inscriptora Electoral y la Corporación de Asistencia Judicial; en tanto el segundo piso contará con el Salón de Sesiones del Concejo Municipal y tres oficinas para Concejales.

187


Lecturas IV.

Lecturas sobre Ñuble

Mural “Muerte al invasor” David Alfaro Siqueiros Escuela México de Chillán Monumento Histórico Nacional

188

so


Quinchamalí. Artes, Letras, Sociedad

bre ñuble Fotografía de la izquierda:

Mural Norte de Historia de México Fotografía de la derecha:

Mural Sur de Historia de Chile

189


Le pondremos Renegado Constancia y claridad. Buena o mala intención

suele incurrirse en el delirio interpretativo. No soy yo - propietario de ese torreón de palo - el renegado sino alguien mucho más veloz: el río.

Gonzalo Rojas

Río que zumba y suena como cien órganos de Bach y crece torrencial junto a mi casa. Viene de las cumbres y es de veras un arcángel. ¿Qué haría yo sin él? El mito es más hermoso: cuentan los arrieros lo que acaso sucedió. Hubo una vez un fraile, en el siglo XVII, que se robó a una hermosa e intento pasar con ella a la Argentina por esos altos desfiladeros. Dios los hizo piedra y de su llanto nació el río. Ese es el Renegado que viene a

FUENTE: PLATH, ORESTE Tradición de Ñuble, Espacio y Tiempo; Visión Histórica Literaria. Ed. Universidad del Bío-Bío, I. Municipalidad de Chillán, 1993.

suicidarse de puro desconsuelo a unos 4 Kilómetros más debajo de mi casa tirándose de bruce sobre otro río: el Diguillín. Arcángel o demonio, pero arcángel. Pienso que nos esperaba para ser nuestro. Allí, en un ángulo portentoso levantamos la morada permanente de los errantes para conjurar los exilios. El Torreón es de alerce, de mañío y laurel, de castaño y pino fragante. De amor.

190


QuinchamalĂ­. Artes, Letras, Sociedad

191


Arancibia Clavel, Roberto, et.al.

Bernardo O’Higgins. Retrospectiva histórica y herencia del padre de la patria Universidad Bernardo Santiago, 2009, 263 págs.

La bibliografía sobre Ñuble se ha incrementado notablemente en los últimos años. El recuento que ofrecemos es por lo tanto selectivo. Especial importancia tienen las tesis de grado de estudiantes de la UBB y la Universidad Adventista, que no están incluidas en el presente listado.

O’Higgins,

Obra colectiva de destacados historiadores que ofrece biografía, papel en la Independencia, pensamiento, propuesta pedagógica para la enseñanza del prócer en la educación, cronología, entre otros.cación, cronología, etc.

Cartes Montory, Armando Araya, Juan Gabriel

Chillán, las artes y los días

Ediciones Universidad del Bío Bío, Concepción, 2004, 139 págs.

Chillán. Archivo Histórico de Concepción, Universidad de Concepción, Concepción, 2005, 203 págs.

Nicanor en Chillán

La morada del poeta: infancia y filiación chillaneja. Nicanor Parra y Gabriela Mistral. Aproximación a su poesía fundamental. Antología chillaneja.

Siete ensayos históricos sociales sobre aspectos de los siglos XIX y XX.

Cid H., Otto

Con loco entusiasmo

Basterrica Sandoval, Juan Ignacio

Editorial Lorben, Santiago, 2000, 261 págs.

El ferrocarril de General Cruz a Pemuco y la Hacienda Palpal

Memorias de un normalista chillanejo. Hermoso testimonio de uno de los mejores frutos de una de las más acreditadas escuelas normales que tuvo nuestro país.que tuvo nuestro país.

FONDART, Hualpén, 2014, 147 págs. Aborda antecedentes históricos de proyectos ferroviarios en la región, emprendedores ferroviarios de una obra histórica. Palpal, una hacienda modelo: economía, sociedad y cultura. Cuenta con valioso material gráfico, y es una importante contribución a poner en valor el patrimonio histórico de Pemuco. El autor pudo disponer de fuentes y vivencias en los puntos abordados en esta obra, lo que otorga un especial valor testimonial.

Bravo Valdivieso, Germán

Concha Pedreros, Segundo

Ediciones Feria Chilena del Libro, Santiago, 2010, 167 págs.

Municipalidad de Trehuaco, Santiago, 2010, 260 págs.

Trehuaco y su historia

Prat y Aldea unidos en la gloria

Antecedentes históricos de la comuna, desarrollo institucional, personalidades públicas, costumbres y tradiciones, sociabilidad, estadísticas.

Los héroes que cambiaron el rumbo de la Guerra del Pacífico.

Comisión Organizadora

Contreras C., Carlos

La Provincia de Ñuble en la Exposición de Sevilla

Ninhue, tus raíces Municipalidad de Ninhue. Ninhue, 2007. 76 págs.

Universo, Santiago, 1928, 216 págs.

En el marco de la Exposición de Sevilla (1928), Chillán se hizo presente con una iniciativa notable para la época: la preparación de un libro que reseñó aspectos fundamentales de la historia, las instituciones y la cultura de Chillán. La obra incluyó fotografías y documentos del más alto valor para historiografía de la ciudad. La Comisión Organizadora fue presidida por el obispo de Chillán, Martín Rucker Sotomayor. El verdadero realizador del proyecto fue Darío Brunet.

Hermosa edición con antecedentes históricos y material gráfico.

Gallardo, Andrés

La nueva provincia

Cartes, Armando y Arriagada, Fernando

Fondo de Cultura Económica, México, 1987, 126 págs.

Viñas del Itata. Una historia de cinco siglos

Novela ambientada en Coelemu, comuna de Ñuble, donde un grupo de locales concibieron la idea de emanciparse de la estructura mayor, Ñuble, y convertirse en provincia autónoma. Con la buena pluma y el buen humor de Gallardo, la fábula conduce a una lectura de exquisito sabor provinciano.

Pencopolitana, Concepción, 2008.

Obra fundamental para la historia del vino en Ñuble, ese “famoso vino de Concepción” al que hay referencias en documentos de la época colonial, pero que en realidad era vino del Itata. Una edición moderna que enriquece la bibliografía regional.

192


Lecturas sobre

Quinchamalí. Artes, Letras, Sociedad

Ñuble

García, Soledad

Marta Colvin desde el taller Fundación Telefónica 2007, 128 págs. Gran catálogo sobre su obra. Visión global, fotografías, cronología.

Leaman de la Hoz

Historia urbana de Chillán (1835-1990) Instituto Profesional de Chillán, 1980, l42 págs. Editada en el marco del cuarto centenario de la ciudad, información fundamental del período que abarca desde 1835 a 1990. Ofrece filones para investigaciones futuras.

González, Nury, et al.

Quinchamalí en el imaginario nacional Museo de Arte Popular Americano, Santiago, 2013, 247 págs.

Manríquez Abarzúa, Víctor

Obra fundamental sobre el tema. Información histórica. Ilustración tomada de la exposición más completa que se haya realizado sobre la cerámica de Quinchamalí presentada al público el 2013.

Reminiscencias sancarlinas. Historia e imágenes de San Carlos Impresora La Discusión, Chillán, 2011, 203 págs. Aproximación a personajes y acontecimientos de la historia de San Carlos.

Guzmán Molina, Luis

Visión fotográfica de las artes populares de Ñuble Universitaria, Santiago, 1977. Registro de artesanos y muestra de su obra en reproducción fotográfica.

Merino Montero, Luis

Claudio Arrau

Ediciones Universidad del Bío Bío, Chillán, 2004, 181 págs. Edición conmemorativa del centenario de Claudio Arrau León. Estudio biográfico, semblanzas, textos del maestro, fotografías. Prólogo de Sergio Bitar, ministro de Educación.

Hernández, Baltazar

Las artes populares de Ñuble Universidad de Chile, Chillán, 1970, 123 págs. Nociones sobre folclor. El folclor en Ñuble. Violeta Parra y la guitarrera.

Martínez Labatut, Fernando

Reseña histórica de Chillán Universidad de Chile. Chillán, 1980, 313 págs. Valiosa información cronológica.

Irribarra Cáceres, Fabián

Breve historia de Quirihue Cuadernos del Bío-Bío. Universidad de Concepción, 1999, 103 págs. Aspectos principales del proceso histórico y cultural de Quirihue.

193


Muñoz Olave, Reinaldo

Pizarro Soto, Alejandro

Imprenta San José, Santiago, 1921, 328 págs.

Fundación Arturo Merino Benítez, Santiago, 1994, 370 págs.

El Comodoro Arturo Merino Benítez. Hombre del destino

Chillán. Sus fundaciones y destrucciones. 1580-1835

Biografía muy completa del fundador de la Fuerza Aérea de Chile y de la Línea Aérea Nacional.

El autor (1867-1942), gobernador eclesiástico de Chillán, señala que su obra “no es sino una introducción” a la historia de Chillán. Sin embargo, nos parece una consulta obligada en la historiografía chillaneja.

Plath, Oreste

Neira, Bernardo

Tradición de Ñuble. Espacio y tiempo. Visión Histórica Literaria

El teatro en Chillán. Visión histórica Lom, Santiago, 2006, 145 págs.

Ediciones Universidad del Bío Bío, Ilustre Municipalidad de Chillán, 1993, 234 págs.

Primeros elencos teatrales en Chillán, especial referencia al Instituto de Extensión Cultural y al maestro Enrique Gajardo Velásquez.

Recopilación de poemas, crónicas y testimonios sobre la cultura de Ñuble.

Reyes Coca, Marco Aurelio

Pastor Melado, Justo (editor)

Breve Historia de Chillán, 1835-1939

Rehabilitación murales. David Alfaro Siqueiros, Xavier Guerrero, Jorge Gonzáles Camarena

Cuadernos del Bío Bío, Chillán, 1999, 98 págs.

Consejo de Monumentos Nacionales, Santiago, 2013, 133 págs.

Síntesis histórica, que cubre los periodos 1835-1939.

Obra erudita sobre la restauración de los mencionados murales en Chillán y Concepción a cargo de destacados especialistas, ilustraciones, gráficos y fotografías. Una obra hermosa que enriquece el arte público en Chile.fías. Una obra hermosa que enriquece el arte público en Chil

Pedrero Leal, Marcial

Reyes Coca, Marco Aurelio

Chillán Viejo. Llave del reino y cuna de la patria

Crónicas Chillanejas

Cuadernos del Bío Bío, Universidad Del Bío Bío, Chillán, 2011, 162 págs.

Municipalidad de Chillán Viejo, Chillán Viejo, 2008, 369 págs. Primera obra histórica que ofrece una visión global de la más antigua y más nueva comuna de Ñuble. La nueva comuna de Chillán Viejo, instituciones, agrupaciones culturales y sociales, cultos religiosos. Chillanejos destacados en su historia. Valioso prólogo de Armando Cartes Montory.

Antología de crónicas periodísticas sobre vida cotidiana de Chillán.

Santos Luarte, Jacqueline

Identidad cultural de Ñuble en la iconografía de Luis Guzmán Molina

Fabián Irribarra Cáceres

Breve Historia de Quirihue

Cuadernos del Bío-Bío, Universidad de Concepción, Universidad del Bío-Bío, Municipalidad de Quirihue, 1999, 103 págs.

UBB-Fondart, Chillán, 2015, 147 págs. Ñuble en la obra del acuarelista Luis Guzmán Molina.

La sociedad prehispanica, la llegada de los espanoles, la evangelizacion y rol social de la iglesia, la poblacion y evolucion administrativa, comunicaciones y transportes, familias y personajes vinculados a Quirihue, la educacion y la cultura.

Siqueiros, David A.

Como se pinta un mural Universidad de Concepción, Concepción, 1996, 137 págs.

Perramón, Edgar

Armando Lira

Editada inicialmente en México (1977), reeditada por la Universidad de Concepción en el marco del Centenario de su nacimiento. Obra didáctica sobre teorías y técnicas del pintor mexicano. Valiosas referencias la mural de la Escuela México de Chillán.

Ediciones Universidad del Bío-Bío, Chillán, 2003, 151 págs. Biografía del pintor chillanejo Armando Lira Sepúlveda (1903-1959), ganador del Premio Nacional de Artes Plásticas en Venezuela (1956).

194


Lecturas sobre

Quinchamalí. Artes, Letras, Sociedad

Ñuble

Torres, Fidel, et.al.

América es la casa. Arte mural y espacio público en Chillán

Witker Alejandro

FONDART, Chillán, 2011, 199 págs.

La silla del sol. Crónicas ilustradas de Ñuble

Presentación del muralismo a través de sus autores principales, reproducciones fotográficas.

Ediciones UBB, 2006, 3 tomos.

Chillán,

La obra inicial en un volumen se agotó de inmediato, señal suficiente para intentar su reedición ampliada en tres tomos: I.- Viaje espectacular; recorrido por los puntos principales de los atractivos turísticos de Ñuble. II.-Cielo estrellado: reseña de escritores y artistas. III.- Árbol de la historia: desde los orígenes hasta el presente: instituciones y personajes.

Torres, Fidel; Ruz, Paola; Arias, Luis.

Mercado de Chillán. Iconografía de una historia. FONDART, Concepción, 2009, 177 págs. Monografía del llamado “Corazón de la ciudad”. Antología de textos sobre el tema. Excelente material gráfico. Presentación con la mano y el talento de Gonzalo Rojas: “Quien no ha ido al Mercado de Chillán no ha ido a las estrellas”.Chillán no ha ido a las estrellas”

Iconografía. Bibliografía

Witker, Alejandro

Tomás Lagos. 100 años Ediciones Universidad del BíoBío, Chillán, 2003, 157 págs.

Umaña Hermosilla, Benito (editor general)

En memoria de uno de los principales promotores de la cultura popular chilena. Aproximación biográfica. Semblanzas. Textos chillanejos de Tomás Lagos. Iconografía y un excelente prólogo de Luis Valentín Ferrada Valenzuela.

Caracterización de la Provincia de Ñuble y una propuesta estratégica para el desarrollo del territorio

Ediciones Universidad del Bío Bío, Concepción, 2015, 340 págs. Con este estudio la UBB espera contribuir al mejor conocimiento del espacio territorial con su historia, recursos y desafíos como fundamentos potentes para el gran proyecto de la región del Ñuble.

Yáñez Merino, Lionel

Minas del Prado. Tierra creadora

Universidad de Concepción

Municipalidad de Coihueco, Chillán, 2013, 119 págs.

Línea base, consideraciones y propuestas técnicas para determinar pertinencia de creación de Nueva Región de Ñuble

Minas del Prado fue por largos años un verdadero epicentro de cultura popular donde no sólo brillaba el oro de su lavadero también el genio de sus tejedoras y orfebres. Faltaba una investigación que recuperara a este pueblo que hoy se desvanece cercado por plantaciones forestales; la tarea del rescate fue asumida por el investigador Leonel Yáñez Merino, hijo de Coihueco, comuna a la que pertenece el villorrio Minas del Prado. La obra trae un excelente prólogo de la periodista Patricia Orellana que por largos años ha puesto sus ojos y sus letras en la cultura popular de Ñuble. Compartimos sus palabras finales “es un libro para leer, releer y agradecer”.

Informe Final. Edición digitalizada de 323 págs. más un resumen ejecutivo de 23 págs. Concepción, I-2014. Investigación fundamental para la toma de decisiones en torno al proyecto Región del Ñuble encargado por la Subdere.

Vial Correa, Gonzalo

Arturo Prat

Yáñez Merino, Lionel

Andenes de Ñuble adentro

Andrés Bello, Santiago, 1995, 293 págs.

Municipalidad de Coihueco, Gobierno Regional Región del BíoBío, Santiago, 2011, 155 págs.

Excelente biografía de un calificado historiador patrocinada por la Armada de Chile. Hasta el momento la mejor que conocemos sobre el tema.

Historia, impacto económico, social y cultural del llamado Tren Chico, instalado con el propósito de llegar a las Termas de Chillán (1911); se tendió una línea adicional Coihueco a Niblinto. La obra, en segunda edición recoge valioso material iconográfico y literario. 195


Chillán ya tiene el mejor estadio atlético del sur del país, y ha dado un importante paso en la consolidación de su rótulo de “Ciudad Deportiva” con la inauguración del Estadio de Atletismo Quilamapu, magna obra deportiva que fue inaugurada por el alcalde Sergio Zarzar y el intendente regional, Rodrigo Díaz. La gran obra, un estadio atlético de primer nivel y que acaba de ser certificado por el Departamento de Competiciones de la Asociación Internacional de Atletismo Federado (IAFF) para todo tipo de competencias, inició ya sus actividades formales con diferentes locales y provinciales. El estadio Quilamapu está también en condiciones de albergar competencias de carácter internacional, sumán-

dose al selecto grupo de recintos de atletismo que cuentan con esa prerrogativa en nuestro país. “Chillán está dando pasos importantes en deporte y este gran estadio de seguro cambiará la forma en que los chillanejos ven el atletismo. Esperamos que sea una inspiración para nuestros niños, queremos que ellos se motiven, abracen una disciplina atlética y que busquen lucir sus talentos en nuestra nueva pista”, señala el alcalde Zarzar, el principal gestor de un recinto que busca cambiar para siempre al atletismo de Chillán y Ñuble. El Estadio de Atletismo Quilamapu tuvo un costo total de $1.714.748.914, fue financiado por el Gobierno Regional y el IND, y tras 18 meses de construcción pasó a transformarse en el mejor

R

v .R e g i s t r o

Estadio Atlético Quilamapu

196


Quinchamalí. Artes, Letras, Sociedad

recinto atlético de la región. Ubicado en calle La Espiga esquina Pedro de Valdivia en el sector norte de la ciudad de Chillán en el Centro Deportivo Quilamapu, cuenta con pista de atletismo de superficie sintética, con base de asfalto y carpeta sintética en base a caucho granulado con color. Se obtuvo la certificación de la Federación Internacional de Atletismo IAAF, categoría II. El área de lanzamientos cuenta con sistema de drenes para absorción de aguas lluvias, iluminación de la pista y áreas de disciplinas y sistema de riego automático. El estadio de atletismo comprende graderías para 1.336 personas y recintos de administración, camarines, primeros auxilios, baños para público, bodega de equipamiento deportivo y caseta Fotofinish.

Imágenes del acto inaugural de esta “verdadera joya para el deporte en Ñuble”, expresó el alcalde Zarzar. En la imagen junto a Tirso Figueroa, destacada figura del deporte senior, y el intendente regional Rodrigo Díaz.

197


Escuela de cultura artística: nueva etapa La Escuela de Cultura Artística Claudio Arrau de Chillán tiene a partir del 2015 un nuevo director: el profesor y dramaturgo Juan Pablo Garrido, quien fue designado para ese cargo por el alcalde Sergio Zarzar Andonie “por sus méritos indiscutibles como maestro y teatrista”, declaró el alcalde al informar la designación. El profesor Garrido ha merecido distinciones nacionales y regionales por sus obras dramáticas presentadas con gran éxito y elogio de la crítica. Nuestra revista celebra esta designación con razones propias: el profesor Garrido integra el consejo editorial y es un permanente colaborador de nuestros afanes. El nuevo director declaró su propósito de dar un fuerte impulso a esta escuela que “deberá contribuir con la formación de artistas y audiencia para el Teatro Municipal que pronto abrirá sus puertas en Chillán marcando un hito histórico en su vida artística y cultural”. Subrayó que junto a los padres y apoderados hará el mayor esfuerzo para dotar a la escuela de un edificio de acuerdo a los grandes desafíos. “Nuestra escuela necesita ampliarse al campo de las letras, del cine, radio y televisión y contar con una biblioteca especializada. En una palabra necesitamos dar un salto de calidad a la altura de las tradiciones y los desafíos de la nueva región”.

Escultura de Américo Becerra situada a la entrada del establecimiento.

Alcalde Zarzar da posesión del cargo al profesor Garrido. Los acompaña la profesora Emma Bustamante, quien ocupó ese cargo durante un largo periodo.

198


Quinchamalí. Artes, Letras, Sociedad

Pemuco: recupera la memoria Con especial brillo se presentó en Pemuco el libro El ferrocarril de General Cruz a Pemuco y la Hacienda Palpal, de Juan Ignacio Basterrica,

quien se ha venido destacando como un excelente cronista del pasado de Ñuble en la revista Quinchamalí. Artes, Letras, Sociedad. El libro recupera capítulos de la mayor importancia del pasado de Pemuco vinculados a la agricultura y al ferrocarril. En el evento participó nuestro director, quien tuvo a su cargo el prólogo de esta publicación. La presentación contó con la presencia de la alcaldesa Jacqueline Guíñez Núñez, quien se congratuló con este aporte a la recuperación de la memoria histórica de Pemuco y anunció la disposición municipal de convertir la antigua estación ferroviaria en un museo que “se constituya en un faro de la identidad de Pemuco y en una atracción turística”. El evento contó con una nutrida concurrencia que siguió con mucho interés las exposiciones en torno al libro y que compartieron gratos momentos de atenciones de la Municipalidad de Pemuco.

La alcaldesa Jacqueline Guiñez y el autor del libro Juan Ignacio Basterrica.

Pemuco y Ñuble Región: la alcaldesa Jacqueline Guíñez Núñez expresó su complacencia por las buenas noticias sobre el proceso que apunta a convertir a Ñuble en región: “desde el comienzo hemos apoyado la demanda de Ñuble Región y confiamos que la nueva estructura corregirá el centralismo que termina en el abandono de los últimos eslabones del Estado como son las comunas. Pemuco está en la mejor disposición de compartir con todo Ñuble esta gran oportunidad histórica”. 199


Perquenco:

municipio y cultura Fotografía de fondo: Kemel ben Nasr “Historia de Perquenco” Mural en Salón Municipal.

Tenemos el agrado de compartir con usted el siguiente texto firmado por el alcalde de Perquenco Luis Alberto Muñoz Pérez; que me parece digno de reflexionar: “Un pueblo que tiene su historia escrita, encontrándose disponible para toda su gente, es un pueblo que conoce sus raíces y crece en base a una identidad común. Es también el merecido reconocimiento a los vecinos que dejaron huellas en la memoria local, los que con su trabajo y esfuerzo construyeron Perquenco, a las instituciones que existieron, a las que se mantienen hasta la actualidad y han contribuido en el desarrollo de su comuna. A los perqueninos anónimos del sector rural y urbano por su entrega, trabajo y sacrificio para hacer crecer su querido pueblo, los que a través de estas páginas podrán ver su historia reflejada. Un reconocimiento especial para los autores de este libro, que han realizado un gran trabajo de recopilación histórica, entregando un documento de enorme valor para su comunidad”. 200


Quinchamalí. Artes, Letras, Sociedad

Luis Alberto Muñoz Pérez, alcalde de Perquenco.

Mauricio Sandoval Reyes, co-autor del libro Perquenco.

Hugo González Cárdenas, co-autor del libro Perquenco.

El alcalde contrató a dos historiadores egresados de la Universidad La Frontera para realizar la investigación y edición de un hermoso libro: Perquenco. Tierra de trigo, caciques, reyes y santos 1850-2000, de 271 páginas (2010), que lleva un prólogo de Jorge Pinto Rodríguez, Premio Nacional de Historia, y al pintor Kemel ben Nasr para que realizara un mural con la Historia de Perquenco en el Salón Municipal contribuyendo ahora por la vía visual al mejor conocimiento de su pasado por los hijos de la comuna. Todo un ejemplo para Ñuble donde algunas comunas que suelen gastar millonadas en farándula no mostraron ningún interés en participar en el proyecto editorial de Quinchamalí. Artes, Letras, Sociedad destinado a presentar ante el país el rostro cultural de La Región del Ñuble. Este episodio debería registrarse en la historia cultural de la nación que surge por cuanto constituye toda una muestra de la política con mayúscula que la mayoría de los alcaldes asumió y la política con minúscula de quienes no sintieron ningún interés por la iniciativa. 201


VI.

El Equipo

Quinchamalí Cuesta arriba desde Chillán para todas las regiones del país; abrimos nuestras puertas para mostrar quiénes somos y qué hacemos. Nuestra revista ha logrado su objetivo: se ha instalado en el territorio nacional y ha obtenido un potente reconocimiento de instituciones y personalidades relevantes de la cultura. Como es de esperar, el director ha concentrado esos reconocimientos con expresiones muy estimulantes, a tal punto, que nos ha parecido justo y oportuno compartirlos con quienes hemos realizado juntos esta travesía.

¡P

or dónde empezar! No ha sido fácil decidir y hemos optado por el círculo más cercano al director, con quienes hemos compartido afanes desde nuestro retorno al país y la reincorporación a la Universidad de Concepción en su Dirección de Publicaciones:

Entre los autores de los contenidos, imposible no reconocer el gran aporte de Alicia Romero Silva, licenciada en Historia de la Pontifica Universidad Católica de Valparaíso, diplomada como la mejor alumna de su promoción (1985), magíster en Ciencias Políticas de la Universidad de Chile y diplomada en Gestión de Negocios de la Universidad del Desarrollo. Investigadora rigurosa y paciente.

Santiago Araneda y Claudio Roa. Nos han acompañado desde la fundación de Cuadernos del BíoBío y luego del Taller de Cultura Regional de la UBB de Chillán. Santiago, con dos magíster en la mochila, en historia y ciencia política, no solo ha escrito en la revista, es asesor permanente y está atento a las tareas mayores o menores que sean necesarias. Claudio, profesor en retiro de las aulas, pero no de la cultura y la vida pública, ha jugado un papel muy importante en la búsqueda de relaciones con nuestros colaboradores, instituciones públicas y empresas. Ambos han concentrado, con Rosa Fuentealba, secretaria, esas tareas que no brillan pero que posibilitan el brillo de otras. Para la secretaria un reconocimiento especial: trabajo responsable y voluntad para cubrir múltiples funciones.

Juan Ignacio Basterrica, ha sido toda una revelación. Egresado de derecho de la Universidad de Concepción, se ha dedicado al estudio de la historia regional, participa en el Taller de Cultura Regional de la UBB, autor de libros y artículos que enriquecen la historiografía de Ñuble. Se desempeña como secretario general del Instituto O’Higginiano de Ñuble y forma parte del Consejo Editorial de nuestra revista. Posee un rico acervo patrimonial de artesanía agraria. Juan Pablo Garrido, profesor de Estado en Física y Matemáticas, actual director de la Escuela de Cultura Artística, formado al alero del maestro Enrique Gajardo Velásquez, que nos regala teatro y poesía desde los orígenes del Taller de Cultura Regional. Forma parte del Consejo Editorial, integra el Instituto O’Higginiano de Ñuble.

La periodista Lucía Rojas Plass, egresada de la Universidad Diego Portales, con experiencia en área de las comunicaciones estratégicas, docente en instituciones en educación superior y gestora e impulsora de diversos proyectos editoriales; es pieza clave en nuestra revista. Ha tenido a su cargo la edición desde el primer número. Se ha esforzado con profesionalismo y cariño para ofrecer la mejor versión posible de la revista.

Desde la academia en la UBB, contamos con la colaboración docta y generosa de Marco Aurelio Reyes, Juan Gabriel Araya y Cristian Leal, consagrados rangos académicos y reconocimientos regionales y nacionales.

En todo proyecto suelen aparecen piedras en el zapato que deben quitarse para que la marcha transcurra guiada por valores y buenas prácticas. También nos ha tocado hacerlo en la etapa inicial.

202


Quinchamalí. Artes, Letras, Sociedad

“Mi labor como editora de revista Quinchamalí. Artes, Letras, Sociedad, ha sido una fuente de desafíos y satisfacciones en múltiples sentidos. Agradezco la invitación que hace ya 7 años me hiciera Alejandro Witker a introducirme en el mundo de la cultura e historia regional y con ello darme la oportunidad de realizar un aprendizaje fascinante como parte de este maravilloso proyecto. La revista es una verdadera joya que nace desde nuestra región para Chile y el mundo, y motivo de orgullo y prestigio no sólo para el gran equipo que la hace posible y la Universidad del Bío-Bío, sino para todos los habitantes de nuestra región”.

Lucía Rojas Plass

“Escribir para la revista Quinchamalí. Artes, Letras, Sociedad, el fruto de mis investigaciones históricas, ha sido una excelente oportunidad que se me ha otorgado, la cual me ha servido para satisfacer la imperiosa necesidad de devolver algo a esa tierra de Chillán que, a través de sus colegios fiscales; sus maestros de la Escuela España y Liceo Narciso Tondreau e instituciones culturales y religiosas como Tanagra, la Sociedad Musical Santa Cecilia y el Convento de San Francisco, me proporcionaron un día en esa ciudad mediterránea, en la década del setenta, una visión humanista y cultural que no olvidaré jamás y donde germinaría mi vocación histórica”.

Alicia Romero Silva

“Tengo el orgullo y la satisfacción de participar desde el número uno de la revista Quinchamalí. Artes, Letras, Sociedad, la cual se ha consolidado como la más importante revista cultural de regiones a nivel nacional. Sin dudas esta iniciativa nacida y llevada a cabo por don Alejandro Witker y sus desinteresados colaboradores, abre una gran ventana que aporta al acervo cultural nacional diversos temas de interés regional y del país. Una obra que debe permanecer en el tiempo y que prestigia a la Silla del Sol y su gente, y a cuya tarea seguiremos dando lo mejor de nuestros entusiasmos y esfuerzos”.

Juan Ignacio Basterrica Sandoval

“Toda obra monumental tiene un líder creador, tiene un arquitecto que sostiene firmemente una idea, un plan preconcebido, lo levanta sobre la roca de la realidad y lo eleva sobre el espacio de lo imposible. Tras ese líder, incansable, están los obreros especializados que dan forma y consistencia a ese proyecto, están los cateadores y picapedreros que una a una, labradas las piedras, dan forma y elevan la catedral. Me siento honrado de ser uno de ellos, de aportar ese pequeño esfuerzo que sumado a otros iguales o mejores, dan forma a la revista Quinchamalí. Artes, Letras, Sociedad, que se ganó un merecido espacio en la literatura chilena”.

Juan Pablo Garrido 203


José Antonio Soto, profesor de historia egresado de la UBB. Desde Bulnes, se ha ganado un lugar en la conducción de nuestros eventos y tiene a su cargo la Coordinación Territorial de nuestra revista. Pertenece al Instituto O’Higginiano de Ñuble.

La revista cuenta con la colaboración de periodistas que se destacan por la calidad de sus aportes y excelente disposición para reportear los temas que les solicitamos. Carolina Parada Águila, fue nuestra alumna en la Escuela de Periodismo de la Universidad de Concepción y cuyo desarrollo profesional es digno del mayor elogio: con talento, responsabilidad y trabajo, ha obtenido un doctorado en España y con ese rango permanece fiel a nuestra revista. Participa en importantes proyectos comunicacionales en Concepción.

Jorge Díaz Arroyo, Licenciado en Historia, experto en variados oficios comunicacionales. Es un colaborador intermitente pero muy efectivo. Fue coeditor junto a Lucía Rojas del número dedicado a la Patria Austral. Aporta en diversos eventos relacionados con la revista y tiene a su cargo la recién creada pagina web.

Natalia Messer Molina, recién egresada de la Universidad Católica de la Santísima Concepción, Premio Universidad, promete un gran futuro: estudiosa y responsable. Ha viajado a Europa y sus trabajos ya se cotizan en medios de Inglaterra y Alemania, como la cadena alemana Deutsche Welle (DW), la radio alemana WDR y BBC Mundo, Inglaterra.

Audito Gavilán, bibliotecólogo, durante varios años dirigió la Biblioteca Municipal de Chillán. Se esmera por vincular a Chillán Viejo a este proyecto, ensanchan nuestras relaciones territoriales. La revista cuenta con valiosos colaboradores en distintos puntos del país a los cuales les solicitamos escritos que han resultado del más alto interés para nuestros lectores.

Solange Domínguez Pacheco, silenciosa y modesta, pero con grandes dotes profesionales. Titulada en la Pontificia Universidad Católica de Chile, tiene una intensa carrera profesional en Ñuble, ha tenido a su cargo o ha participado en importantes proyectos editoriales. En la actualidad es encargada de comunicaciones de la Cámara Chilena de la Construcción y del Consejo Nacional Chillán del Colegio Médico de Chile en Ñuble.

Arlette Ibarra Valenzuela, desde Iquique nos aporta su amplia cultura sobre el teatro chileno y otros temas del Norte. Freddy Sanhueza, normalista, músico, chillanejo radicado en La Serena, un gran colaborador. Desde Viña del Mar, Germán Bravo Valdivieso, investigador de la Sociedad de Historia Marítima de Chile aporta crónicas sobre temas de la historia marítima. Desde Santiago, Jaime Quezada, mistraliano de nota; Theodoro Elssaca, poeta, fotógrafo y gran promotor de la cultura, nos ha brindado desde la Corporación Cultural IberoAmericana que preside, una efectiva y permanente colaboración. Lo dice y lo repite: “La revista Quinchamalí es la mejor revista de cultura que se edita en Chile…” y, Sonia Quintana, periodista de vasta trayectoria en El Mercurio, En Viaje, y publicaciones académicas, retirada, como chillaneja no ha podido sustraerse a nuestro llamado. Luis Valentín Ferrada Valenzuela y Luis Valentín Ferrada Walker, estudiosos de la historia nacional, escriben, informan y estimulan. Otto Cid, normalista y abogado originario de Yungay radicado en Santiago, nos envía escritos y apoyos permanentes. El abogado Carlos Muñoz Núñez está atento en Santiago a las diligencias jurídicas que sean necesarias y constantemente nos está concertando valiosas relaciones. En Curicó el doctor Manuel Grez, cuya pasión por la historia y vinculaciones familiares chillanejas, lo han convertido en uno de los pilares más apreciados. Recientemente registramos el honor de incorporar como colaborador a uno de los más destacados investigadores de la historia nacional, Jaime González Colville, quien desde Villa Alegre ha comenzado a fortalecer nuestra vinculación con el Maule. Desde Concepción, Sergio Carrasco, Rodrigo Pincheira, Pablo Gaete, Tulio Mendoza, están siempre disponibles para entregarnos escritos y brindarnos asesoría. Desde Cañete los aportes

Los colaboradores parciales son numerosos y sólo destacaremos los que con mayor frecuencia comparten nuestros afanes. Loreto Mora Olate, profesora de castellano, egresada de la UBB, en carrera con buen pronóstico hacia la academia, afinando su doctorado, escribe y aporta diversas acciones que muchos valoramos. Adolfo Márquez Esparza, profesor de historia, egresado de la Universidad de Chile Chillán, aporta desde Parral su amplio conocimiento de la historia y la cultura de la Región. Autor de libros y numerosos artículos difundido por la prensa regional. Tito Figueroa Mora, profesor de historia, egresado de la UBB. Desde Cabrero contribuye, no sólo con sus escritos, también con su infaltable presencia en cada una de las actividades vinculadas a la revista. Ha creado en su comuna un pequeño círculo de amigos que siguen nuestros pasos con vivo interés. Integra el Instituto O’Higginiano de Ñuble. Fabián Irribarra, profesor de historia, egresado de la UBB y gestor cultural, es un antiguo colaborador con quien compartimos múltiples acciones en Chillán Viejo junto al alcalde Julio San Martín; gran trabajo cultural en Ninhue, ahora en Quirihue. Pertenece al Instituto O’Higginiano de Ñuble. 204


Quinchamalí. Artes, Letras, Sociedad

“Describe tu aldea y serás universal”. Esa frase de Tolstoi resumen gran parte del trabajo que realiza Alejandro Witker en la región del Biobío a través del Taller de Cultura Regional. He tenido el honor de ser parte de esa misión desde hace 15 años, colaborando en investigación y producción periodística de diversas iniciativas como La Silla del Sol, el programa radial Ñuble en la Cultura, la difusión de Cuadernos del BíoBío y la revista Quinchamalí. Artes, Letras, Sociedad, entre otros. Cada visita a terreno, cada lectura, cada entrevista, convierten el trabajo en una aventura de identidad y orgullo por la ‘Patria Chica’, como decía Gabriela Mistral. Y por eso en cada tarea encomendada tengo esa sensación de que uno se beneficia mucho más allá del logro del objetivo laboral. ¡Larga vida para nuestra revista! Un medio que nos recuerda quiénes somos para, desde nuestra identidad, proyectarnos al mundo”.

Carolina Parada Águila

“Mi vínculo con la revista Quinchamalí. Artes, Letras, Sociedad, comenzó en 2013. Recién titulada como periodista, este medio se convirtió en una gran vitrina de mi trabajo profesional. Mi interés por la historia y el patrimonio local me ha llevado a seguir colaborando de manera permanente. Esta es una gran oportunidad para que mi trabajo periodístico se exhiba en una publicación, como lo es esta revista, que destaca la cultura, las costumbres y los valores de la gente”.

Natalia Messer Molina

“La oportunidad de colaborar en la revista Quinchamalí. Artes, Letras, Sociedad, ha implicado un especial camino para conocer nuevos ámbitos del desarrollo cultural y artístico de Ñuble. Descubrir historias, vivencias, rostros y sueños es, sin duda, una de las experiencias más gratificantes del trabajo periodístico. En lo personal, han tenido una relevante significación los reportajes vinculados a San Carlos, mi tierra natal, conociendo el talento, dedicación y anhelos de mis coterráneos. Innegablemente, la revista Quinchamalí constituye un destacado aporte para la zona como un medio de comunicación que permite acercarse a su esencia”.

Solange Domínguez Pacheco

“Vincularme al Taller de Cultura Regional de la Universidad del Bío-Bío y también como investigadora en la revista Quinchamalí. Artes, Letras, Sociedad, ha significado una oportunidad, tanto para conocer a diferentes figuras del acontecer cultural a nivel local y nacional, como para otras instancias, como fue integrar la Comisión Centenario Nicanor Parra, convocada por la Municipalidad de Chillán. Ha sido una grata experiencia que valoro para mi formación intelectual”.

María Loreto Mora Olate

205


“Desde mi niñez he sentido pasión por la música, le hago a la armónica y a la guitarra, la pintura, la escultura y por cierto la fotografía que ha terminado siendo mi profesión. Colaborar con el Taller de Cultura Regional de la UBB es un trabajo que realizo con el mayor profesionalismo. La creación de la revista Quinchamalí. Artes, Letras, Sociedad ha estrechado esa colaboración y no vacilo en calificarla como fenomenal”.

Águedo Torres Mora

“Ha sido muy grato colaborar en el proyecto editorial de la revista Quinchamalí”.

Siegfried Obrist

“Valoro la satisfacción a nivel personal y profesional en estos meses a cargo de la publicación. Sólo me queda agradecer la oportunidad que se me dio al formar parte del equipo que desarrolla Quinchamalí. Artes, Letras, Sociedad, cuya calidad es innegable. Significa para mí una gran responsabilidad y un desafío permanente, pero es una tarea que se realiza con gusto”.

Rodrigo Rojas Sandoval

“Con Quinchamalí ganamos todos, es un lujo para la región”.

Armando Cartes Montory

Ambos profesores en retiro de su larga carrera pedagógica aportan sus conocimientos, experiencias y relaciones. La secretaria se distingue por su eficiencia y compromiso. Los tres comparten “la satisfacción de participar en un proyecto de gran significación cultural y social”.

Santiago Araneda y Claudio Roa, junto a Rosa Fuentealba

206


Quinchamalí. Artes, Letras, Sociedad

valiosos de Clímaco Hermosilla, recuperador de tesoros patrimoniales, difusor del legado español en la formación del pueblo chileno. Desde Los Ángeles, contamos con un viejo y querido amigo, el arquitecto Osvaldo Cáceres González, quien dejara su nombre en la historia regional por su persistente lucha por reconstruir la casa de O’Higgins en Las Canteras. Desde Puerto Natales, Ramón Arriagada, oriundo de San Carlos, nos ofrece magníficas crónicas y nos vincula con la Patria Austral.

con los actores culturales de todas las regiones del país. Nos mueve una pasión por salir del escenario desmoralizante, farandulero y de pequeñas disputas por el botín público. Tal vez esta pasión encuentre sintonía con muchos chilenos que quisieran respirar mejores aires culturales y políticos. El equipo permanente de la revista lo integran el director y la secretaria del Taller de Cultura Regional de la UBB; por lo tanto, sin la colaboración desinteresada y entusiasta de quienes hemos nombrado y de otros tantos amigos, que de una u otra manera nos ayudan, nuestro proyecto editorial sería inviable. Como director, quiero compartir con todos los elogios recibidos y expresar mi esperanza que la UBB pueda incorporar pronto a un responsable de asegurar el relevo.

En Ñuble hemos logrado vincular a la revista al distinguido historiador Jaime Etchepare, catedrático de la Universidad de Concepción. Con vasta trayectoria, aporta entregas surgidas de investigaciones mayores. María Eugenia Uribe, técnico en turismo, con atributos múltiples y voluntad de oro, domiciliada en la aldea de Quinchamalí, forma parte del círculo más cercano a los sostenedores de la revista. Pertenece a la Corporación Cultural Ñuble XXI. Desde Pinto, el profesor de historia Fernando Arriagada, con escritos y tareas muy importantes especialmente en historia de la Iglesia, prepara un índice de todos los números aparecidos de la revista. Desde San Carlos, Víctor Manríquez, autodidacta, incasable “explorador” del patrimonio comunal.

Puede parecer inverosímil en los tiempos que corren en que este numeroso elenco que está detrás de nuestra revista lo haga “por amor al arte”. Las tareas mayores: diseño, edición y fotografía reciben remuneraciones verdaderamente simbólicas a precios del mercado. Los restantes rara vez reciben algún estipendio que les permite viajar, alojar, alimentarse, adquirir un libro, comprar fotografías, en fin, pequeños gastos. Es para no creerlo, pero la administración contable de la revista está en manos de la UBB y es perfectamente posible confirmar lo que estamos sosteniendo. Esta entrega de talento y entusiasmo confiamos pueda mantenerse. Recientemente un periodista al que se le asignaban $40 mil para hacer el reportaje a un conjunto musical, una vez aparecida la publicación rehusó el pago de la siguiente manera: “Con el honor de publicar en la revista Quinchamalí estoy pagado… Que ese dinero sirva para algún otro gasto”. ¡Para no creerlo!

La fotografía constituye uno de los soportes claves del éxito de nuestra revista. Múltiples créditos habría que registrar. Sin embargo, el fotógrafo permanente, incondicional y calificado es Águedo Torres, que nos acompaña desde el puntapié inicial. El diseño constituye un aspecto clave en cualquier publicación. En este frente nos ayudó en la partida Patricio Contreras, luego tuvimos el privilegio de contar con el talento y creatividad de Siegfried Obrist, quien dio a la revista un fuerte impulso con el diseño de varios números que nunca terminaremos de reconocer. A partir de los últimos, asumió esta tarea Rodrigo Rojas Sandoval. Egresado de nuestra Universidad, ha venido a sumarse a nuestro equipo, con la buena mano y rigurosa responsabilidad.

La revista se publica bajo el sello de la UBB y el patrocinio de la Municipalidad de Chillán y del Instituto O’Higginiano de Ñuble. Es pertinente, por lo tanto, reconocer la cálida acogida que nos brindó desde el comienzo la directora de Extensión, profesora Ninon Jegó, quien compartió nuestro entusiasmo y se esmeró que el tránsito burocrático no malograra, como suele ocurrir las mejores ideas bajo el celo burocrático. El nuevo director Igor Concha ha expresado continuar con la misma disposición.

Finalmente, debemos reconocer la colaboración y el aliento del doctor Armando Cartes Montory, académico de la Universidad de Concepción y uno de los créditos mayores de la Sociedad de Historia de Concepción. Su aporte ha sido permanente y eficaz.

Al alcalde Sergio Zarzar Andonie y al encargado de cultura Edgardo Venegas, el testimonio de nuestro reconocimiento por su incondicional respaldo. A los amigos del Instituto O’Higginiano de Ñuble por su aporte intelectual siempre presente.

Desde Lima, la doctora Nanda Leonardini, quien fue nuestra alumna en México, se ha convertido en una colaboradora de primera categoría. En nuestra sección Cartas a Quinchamalí se registran decenas de mensajes que nos alientan en esta aventura siempre cuesta arriba. Entre esas cartas hay unos cuantos Premios Nacionales, gestores culturales, académicos, que saludan esta pequeña honda de David que desde Chillán busca el diálogo

La revista Quinchamalí. Artes, Letras, Sociedad, esperamos pueda proyectarse en el tiempo. Ñuble será Región y nosotros aspiramos ser una gran postal que muestre la riqueza de nuestra historia y cultura. 207


vii. Quinchamalí en el extranjero...

Nuestra revista está saliendo al extranjero en manos de diplomáticos y ñublensinos residentes en diversos países. Nos estimulan sus mensajes que, dicen, “ilustran sobre la cultura chilena y fortalecen nuestro sentimiento nacional”.

ESPAÑA

Oscar Soto Guzmán.

Cardiólogo, médico personal del presidente Allende, chillanejo radico en Madrid.

Jorge Tapia Valdés.

Abogado, ex ministro y diplomático, chillanejo residente en Madrid.

CANADÁ Nelson Villagra.

Gran figura del teatro y cine chileno.

MÉXICO

Ricardo Núñez Muñoz.

Embajador de Chile en México.

VENEZUELA Waldo Bastías Vera,

poeta, oriundo de San Carlos, importantes reconocimientos literarios en Venezuela.

Rodrigo Witker (México D.F.) Museó-

grafo, catedrático Universidad Autónoma de Puebla. Permanente colaborador de nuestra revista.

Hortencia Mejorado

(Tijuana). Profesora de historia: permanente preocupación por la cultura chilena.

ECUADOR Luis Germaín Muñoz. sal. Quito.

Correspon-

BRASIL

PERÚ

Jaime Gazmuri Mujica,

ingeniero agrónomo, parlamentario, embajador de Chile en Brasil.

Nanda Leonardini.

Doctora en historia del arte, catedrática en Universidad de San Marcos, colaboradora de nuestra revista.

ARGENTINA José Antonio Viera-Gallo,

abogado, parlamentario, ministro de Estado, embajador de Chile en Argentina.

208


Quinchamalí. Artes, Letras, Sociedad

INGLATERRA

Juan Monroy.

Ex catedrático de la U. de Chile, actualmente vive en Londres donde preside la Sociedad Latinoamericana y Caribeña de Cultura. Intensos preparativos hacia el 200 años de la declaración de la Independencia en Chile y otros países de América Latina.

BÉLGICA

Roberto Olmedo Ulloa.

Teatrista, oficios múltiples, permanente vinculación con Chillán.

SUECIA DINAMARCA

José Goñi Carrasco. Chile en Suecia.

Embajador de

Héctor Caro. en Dinamarca.

ALEMANIA

Alejandro Franco Arratia y su esposa Annette Bausewein cumplen con la ga-

lería Arauco –desde su fundación en 1993– una excelente labor de promoción cultural de América Latina.

ITALIA

Sergio Méndez de la Fuente y Carlos Candia Montecinos, pintores

oriundos de San Carlos radicados en Milán. Destacada presencia en el mundo artístico italiano. En su último viaje a San Carlos tuvieron la amabilidad de visitar al Taller de Cultura Regional de la UBB.

AUSTRALIA Gustavo Martín.

Sociólogo, catedrático y escritor. “Embajador cultural de Chile en Oceanía”.

209

Escritor sancarlino, radicado


210

viii.


Quinchamalí. Artes, Letras, Sociedad

Con mucha sorpresa y agrado he recibido la edición especial de Quinchamalí. Artes, Letras, Sociedad N° 10-11.Le agradezco muchísimo la gentileza de haberme enviado por Turbus un ejemplar de tan excelente publicación y con tantos e interesantes artículos sobre la Antártica. Felicito a vuestra colaboradora Alicia Romero Silva por el novedoso artículo sobre los “Viajes presidenciales a la Antártica” y qué bueno le haya servido el aporte que en algun momento le entregué, de acuerdo a lo que usted me indica en su carta. Sería muy interesante si fuese posible, que el próximo año, en la misma publicación, hicieran referencia a la celebración del centenario del rescate del Piloto Pardo a los 22 náufragos de Sir Ernest Shackleton (30 agosto1916). Asimismo, le agradecería si pudiesen enviar un ejemplar a la Biblioteca de la Academia Diplomática ACADE y otro a la Dirección de Antártica y al Instituto Antártico Chileno. María Luisa Carvallo

Subdirectora de AsuntosAntárticos Internacionales Ministerio de Relaciones Exteriores

Buenas tardes. Nos hemos enterado que se ha publicado una nueva edición de la revista Quinchamali. Artes, Letras, Sociedad “La Patria Austral”. Para nosotros como museo, y en consideración de que contamos con una Biblioteca Patrimonial, nos acercamos a usted para solicitar tenga a bien facilitarnos algunos ejemplares de esta espléndida revista, que sin duda será todo un aporte para el Museo Regional de Magallanes, y de ser posible para los integrantes de la Redmuma (10 museos en total). Elizabeth Lausic

Museo Regional de Magallanes. Punta Arenas

Hemos recibido la última edición de Quinchamalí. Artes, Letras, Sociedad y junto con agradecer este importante aporte para nuestra colección, deseo expresar en nombre de la Biblioteca Municipal de Arica “Alfredo Wormald Cruz”, nuestro mayor reconocimiento al excelente trabajo que tú y colaboradores están realizando a través de este documento escrito, cuyo contenido refleja el valor intelectual y profesionalismo en cada una de sus páginas. A la vez felicitarte sinceramente por tu acertada dirección que sin duda refleja el sello de tu personalidad, amante del arte, las letras y todas las expresiones artísticas que le dan belleza a la vida y enriquecen la parte espiritual del hombre. Carlos Neumann Flores

Director Biblioteca Municipal Arica

He tenido la gratísima sorpresa de recibir la edición especial Nº 10 de su extraordinaria revista Quinchamalí. Artes, Letras, Sociedad, la verdad que no puedo menos que hacerle llegar mis sinceras felicitaciones por tan magnífica edición. La revista que usted dignamente dirige e impulsa, con la cooperación de muchos otros profesionales, es de enorme valor cultural y más aún, para quienes amamos la historia de nuestro querido Chile, sin duda cobra una mayor relevancia, agradeciéndole en consecuencia, este esfuerzo por plasmar el pasado y presente de nuestro país y en particular en este caso, la Patagonia chilena. Finalmente, la calidad de la impresión, su contenido en los interesantes artículos, su diseño, la calidad de las fotografías, etc. sin duda que la constituyen en una de las buenas ediciones que actualmente se difunden en el país, e incluso no quedo corto, si también la comparo con ediciones de otros países. ¡Felicitaciones por tan interesante obra historiográfica al servicio de los chilenos y que sean muchas más Quinchamalí! Dr. Carlos Méndez Notari

Jefe del Departamento de Historia Escuela Militar de Chile

211


Como siempre Quinchamalí. Artes, Letras, Sociedad es una publicación excelente. Su aporte a la cultura y, en particular, a la de Ñuble es notable.

Sí, contento porque soy admirador de esa hermosa zona del sur de nuestro país. He tenido la oportunidad de realizar varios viajes, navegando y recorriendo con entusiasmo y atención toda la zona austral, incluida la Antártica. Sus paisajes, bosques, montañas, fiordos, glaciares, pingüinos, témpanos, ballenas, ríos, lagos, caletas y en especial su gente, que con pujanza, esfuerzo y sacrificio han desarrollado sus vidas y familias en esa lejanía, bajo un clima hostil y solitario, han quedado grabados de manera especial en mi memoria. Lo felicito amigo Alejandro por esta bonita iniciativa y realidad que encierra este número de Patria Austral, que como siempre, lleva su sello de preocupación y trabajo. Un merecido éxito a sus conocimientos y prestigio como historiador y hombre dedicado al desarrollo cultural de nuestra zona y país.

Alberto Jara Franzoy P. Ob. Emérito de Chillán. Lolleo

“Me llegaron dos ejemplares de la revista Quinchamalí. Artes, Letras, Sociedad. La gocé y encontré muy hermosa e interesante y tan llena de Parra. Me alegró saber de ti. Agradezco tus palabras y el verdadero regalo de vuestras ediciones”. José Joaquín Bruner Universidad Diego Portales.

José Luis Giner Izquierdo Somontur Chillán

La revista Quinchamalí. Artes, Letras, Sociedad dedicada a la Patria Austral que me has hecho llegar realmente me sorprende y me emociona por la calidad técnica y el contenido que han puesto en este histórico trabajo. La Patria Austral es una joya literaria e histórica que las generaciones futuras deberán recurrir para conocer, amar y respetar el sur de nuestra patria querida.

Como chillanejo, desde Santiago sigo con gran interés el proceso conducente a que nuestra provincia sea declarada “Región del Ñuble”, logrando así un objetivo de enorme valor histórico. Asumiendo que en breve plazo el proyecto será realidad, desde mi anonimato ciudadano, y haciendo abstracción de las degradantes, penosas y vergonzosas polémicas de actualidad, pensando en lo que creo es verdaderamente valioso, el futuro de las nuevas generaciones de coterráneos, manifesté en carta publicada en La Discusión el 03 de marzo actual, mi propuesta dirigida a lograr que la flamante nueva región, con trayectoria plena de méritos de toda clase, reconozca como su genuina expresión cultural, a la revista Quinchamalí. Artes, Letras, Sociedad, dirigida y desarrollada brillantemente por usted y sus notables colaboradores, que tenazmente han logrado establecerla en pro del conocimiento de los valores más nobles de Ñuble y del país en general, contribuyendo así a identificarnos con la “denominación de origen: ñublensinos”. Me permití sugerir el análisis y estudio de los contenidos de la revista, entre el alumnado básico y medio regional, reforzando el necesario conocimiento de la historia propia, dadas la profundidad, profesionalismo y meticulosidad en el trato de los temas publicados. Podemos estar orgullosos de ella, es un producto del mejor nivel, fruto de la creatividad de nuestra gente: aprovechémosla al máximo.

Gustavo Mártin Montenegro Canberra - Australia

Querido Maestro, quería expresarle que artículo de Puerto Toro ha sido memorable para mí. Se lo agradezco mucho, sinceramente, deseo con toda el alma que la gente conozca el quehacer de sus conciudadanos olvidados como Francisco Coloane en el “fin del mundo”. De mi entrañable profesor don Héctor Robles Acuña en mi infancia y mis primeras pinturas al óleo a los 7 años que se prolongaron hasta los 15 trabajando con él en los murales de la “Tortuga” de Talcahuano. Por ello nos sentimos doblemente felices por Qunchamalí. Artes, Letras, Sociedad, una edición de lujo que se proyecta lejos, muy lejos... la forma escrita e imágenes al espacio infinito... Luis Arriagada Empresa Forma y Espacio Chillán

Francisco Reyes Martínez

Agradecido y contento con el número especial de la revista Quinchamalí. Artes, Letras, Sociedad, dedicado a la Patria Austral.

Publicidad DUOC-UC Santiago

212


Quinchamalí. Artes, Letras, Sociedad

ix.

Patrocinantes

Municipalidades Chillán:

Coelemu:

Chillán Viejo:

Quirihue:

San Carlos:

Bulnes:

Pinto:

San Ignacio:

Coihueco:

Trehuaco:

San Nicolás:

Pemuco:

Portezuelo:

Ñiquén:

Sergio Zarzar Andonie

Laura Aravena Alarcón

Felipe Aylwin Lagos

Richard Irribarra Ramírez

Hugo Naim Gebrie

Ernesto Sánchez Fuentes

Fernando Chávez Guiñez

Wilson Olivares Bustamante

Carlos Chandia Alarcón

Luis Cuevas Ibarra

Víctor Toro Leiva

Jacqueline Guiñez Núñez

Rene Schuffeneger Salas

Manuel Pino Turra

213

Ninhue:

Carmen Blanco Hadi


Empr esas

Copelec y l a Región del Ñuble La Cooperativa de Consumo de Energía Eléctrica Chillán Ltda., cuyo nombre de fantasía es Copelec, se constituyó en 1951 en el marco del Plan de Electrificación que impulsaba el Estado con la creación de la Empresa Nacional de Electricidad Endesa.

Copelec partió con 57 socios y 113 de líneas de alta tensión que se concentraban en Chillán, luego se fusionó con proyectos emergentes en San Carlos y Bulnes. En 64 años su implantación territorial cubre todo Ñuble con más de 9 mil kilómetros de líneas,

Manuel Bello Núñez

Presidente Consejo de Administración 214


Quinchamalí. Artes, Letras, Sociedad

80 mil socios y clientes, además de mil trabajadores directos e indirectos, constituyéndose como la cooperativa eléctrica más grande e importante del país, complementada con 6 empresas como son Copelec Multitienda, Agroferretería, Automotriz, Servicios Financieros, Capacitación y Servicios Aliados. En esta línea se ha creado la Fundación Copelec que cumple una importante labor social con mujeres embarazadas y estudiantes.

Inauguración de nueva Corredora de Seguros Copelec

Nuestra cooperativa celebra el nuevo rango de la provincia que se convertirá en la Región del Ñuble, amplio escenario para el despliegue de las potencialidades de esta zona, enriquecida por su tierra fértil en productos y servicios, pero sobre todo, por gente emprendedora y solidaria. En Copelec estamos listos para asumir nuevos desafíos, pues trabajamos a diario para seguir siendo líderes en calidad de servicios, eficiencia y rentabilidad.

Inauguración moderno Data Center, instalación de alta tecnología que concentra los recursos de hardware y software para el procesamiento de la información de las operaciones de toda la Cooperativa

Avances en la obra de construcción de la nueva sucursal Copelec en Bulnes, la cual será una de las mas modernas de Ñuble.

Copelec y SENCE certifican a sus trabajadores, gracias al curso de Logística Administrativa del Programa Fondo de Cesantía Solidario.

215


El Mercado de Chillán Ñuble Región

y

El Mercado de Chillán ha sido llamado más de una vez “el corazón de la ciudad”. Escritores y artistas le han prodigado elogios como uno de los puntos más destacados de la cultura popular chilena y lo han presentado en sus obras. Cuando Ñuble se encuentra en el umbral de convertirse en La Región del Ñuble, nuestra agrupación siente que ha llegado también la hora de poner a nuestro mercado a la altura de la nueva situación. Hemos iniciado los primeros pasos para instalar en un tiempo no muy lejano un Museo del Mercado de Chillán, que recoja y de proyección a la historia de este “corazón de la ciudad”. Nuestra agrupación saluda a la nueva Hora de Ñuble y se compromete a compartir los anhelos de todos los ñublensinos para darle a este territorio y a su gente una presencia digna de su grandeza en el tiempo que viene.

Carlos Malverde Gatica Secretario

ASOCIACIÓN GREMIAL PLAZA SARGENTO ALDEA

Manuel Rojas Toro Presidente

Directiva Asociación Gremial Plaza Sargento Aldea. De izquierda a derecha: Luis Altamirano (tesorero), Francisco Salman (director), Carlos Malverde (secretario), Manuel Rojas (presidente), Daniel Alarcón (vicepresidente) y Luis Jara Hernández (secretario de acta).

216


QuinchamalĂ­. Artes, Letras, Sociedad

217


218


Quinchamalí. Artes, Letras, Sociedad

Empr esas

Alcorp

Grez y Ulloa

Ariel Larenas del Valle Gerente

Rodolfo Grez Espinoza Gerente

Ferretería Quirihue

Abasolo Vallejo

Distribuidora La Escoba

Cecinas Bengoa

Ferretería Madrid

Cecinas Villablanca

Hornos de Don Ginito

El Gallo Blanco

Eduardo Irribarra Irribarren Gerente

Jorge González Reyes Gerente

Miguel Díaz Viñuela Gerente

José Escobar Concha Propietario

José Vallejo Rodríguez Gerente

Victoriano Bengoa Propietario

Mario Villablanca Propietario

Eduardo Lama Propietario

219


Instituciones Sociales y Culturales El año 1922 la institución se traslada a Chillán y se establece en el fundo “Las Mariposas a 12 kilómetros de la ciudad, bajo el nombre de Colegio Adventista de Chile. El Colegio impartiría educación en los niveles de educación básica, media y superior. En 1923, egresan los primeros alumnos de la Escuela Normal, sumándose a los egresados del curso de Ministros. Con posterioridad, entre los años 1947 y 1969 se agregarían graduados del área Comercial. En el año 1963, con el objetivo de garantizar la excelencia académica del programa de profesorado, se suscribió un convenio con la Universidad de Concepción, para que bajo su supervisión académica se impartiera un curso normal. En 1979 la ampliación de este convenio permitió a la institución otorgar títulos en Pedagogía en Educación General Básica, Educación Parvularia, Pedagogía en Música y Pedagogía en Historia y Geografía. El antecedente institucional inmediato a la fundación de la UnACh es el Instituto Profesional Adventista (IPA), entidad autónoma creada el año 1982 sobre la base de la experiencia en educación superior lograda por el Colegio Adventista de Chile.

UNIVERSIDAD ADVENTISTA DE CHILE Y ÑUBLE REGIÓN La Universidad Adventista de Chile es una institución de educación superior de carácter regional. Su quehacer académico, cultural y social la vincula activamente con su entorno inmediato, la provincia de Ñuble y sus alrededores, de donde proviene la mayoría de sus estudiantes. La UnACh inicia sus actividades el 6 de febrero del año 1990. En septiembre de 2002, obtuvo la Plena Autonomía y actualmente está acreditada por la CNA por cuatro años, desde diciembre de 2011. La UnACh es una entidad confesional. Su identidad confesional está dada por su Socio Fundador y Organizador, la Iglesia de los Adventistas del Séptimo Día. La UnACh es parte de la red de 113 instituciones de educación superior que opera la Iglesia de los Adventistas del Séptimo Día a nivel global. Esta red le permite mantener vínculos de colaboración académica con casi la totalidad de esas instituciones de educación superior.

En conjunto, UnACh e IPA, han graduado a casi seis mil profesionales, la mayoría de los cuales se desempeñan laboralmente en la provincia de Ñuble, aportando con su trabajo y esfuerzo al desarrollo de esta provincia. En la actualidad la UnACh cuenta con cuatro Facultades (Teología, Educación y Ciencias Sociales, Ciencias de la Salud, e de Ingeniería y Negocios), ofrece veinte programas de pregrado y cinco de posgrado, al servicio de las necesidades formativas y de desarrollo profesional de la comunidad local y regional.

La UnACh es heredera de una prolífica y larga tradición educativa de más de 100 años de historia, que se remonta a las instituciones educacionales que la precedieron. Sus inicios son en el año 1906 cuando se establece en Púa, localidad de la provincia de Malleco, un colegio superior, con la finalidad de otorgar formación académica a quienes se desempeñarían como ministros y docentes de las instituciones de la Iglesia Adventista del Séptimo Día en Chile.

Nueve de los 20 programas ofrecidos en el pregrado son pedagogías. La contribución de la UnACh al

220


Quinchamalí. Artes, Letras, Sociedad

desarrollo de la educación en la provincia de Ñuble es un hecho que se evidencia en el importante número de docentes egresados de estas instituciones, que hoy se desempeñan como docentes o docentes directivos en establecimientos educacionales de la provincia. Al respecto cabe citar el estudio del MINEDUC publicado el año 2012, que ordena los resultados de 30 universidades en relación a los desempeños obtenidos por sus egresados en el sistema de evaluación docente entre los años 2008-2011, colocando a la UnACh en sexto lugar, lo que refrenda la calidad de los profesores formados en esta casa de estudios.

egresados, y las políticas institucionales de “Universidad Saludable” y “Universidad Sustentable”. Algunas acciones que destacan al respecto son: • Las actividades de servicio comunitario orientadas al mejoramiento de las condiciones de vida de las personas y de los entornos en donde residen. • El programa de donación de sangre que coordina la universidad en convenio con el Hospital Herminda Martin. La donación de sangre por parte de nuestros estudiantes pone a la UnACh a la vanguardia de la donación altruista entre las instituciones de educación superior a nivel nacional. • La promoción activa de un estilo de vida saludable y la entrega herramientas de salud preventiva a la población mediante los programas de extensión a la comunidad que realiza la Facultad de Ciencias de la Salud. • Las buenas prácticas en materia de estilo de vida y salud. Desde sus inicios la universidad permanece como un modelo de espacio libre de tabaco y consumo de alcohol; un lugar en donde se enseña, practica y promociona una alimentación saludable. • La investigación y experiencia en materia de agricultura sustentable, manejo de cultivos orgánicos, y producción de compost desarrollada por la carrera de Agronomía, con el propósito de hacer transferencia tecnológica a los agricultores de la zona. • La implementación de puntos verdes al interior del campus y en lugares accesibles a la comunidad. • Los proyectos financiados con el Fondo de Protección Ambiental y el FDI, llevados a cabo por la universidad, con el fin de desarrollar en las familias de la comunidad local comportamientos amigables con el medio ambiente, como son el reciclaje de residuos y cultivo de huertos orgánicos.

El compromiso de la UnACh con el desarrollo de la provincia, se manifiesta también en el ámbito cultural. Es de público conocimiento el aporte que realiza la Radio Universidad Adventista a la comunidad local, mediante una programación que enfatiza la cultura musical universal, la música nacional, la reflexión y la fe. Del mismo modo, el Instituto de Música, dependiente de la Facultad de Educación y Ciencias Sociales, colabora activamente al cultivo y difusión de la música clásica y la música tradicional chilena, a través de su orquesta, conjuntos instrumentales, coro de cámara y proyectos orientados a perfeccionar el talento de intérpretes juveniles en orquestas escolares de la provincia. En conexión con las necesidades locales y las líneas de desarrollo del proyecto Ñuble Región, la Universidad Adventista de Chile contribuye hoy a la comunidad e instituciones de la provincia a partir de elementos que le son propios y partes constituyentes del valor agregado de su propuesta educativa diferenciadora. Estos son la vocación al servicio declarada en el lema institucional (“Propter Deum et Humanitatem”) replicada en el perfil de sus

La Universidad Adventista de Chile, orgullosa de su tradición centenaria y de su condición de única universidad hija de esta provincia reitera su compromiso con el desarrollo y bienestar de las personas, comunidades e instituciones que aman esta tierra y trabajan por hacer de ella la Región de Ñuble. La UnACh se mueve conforme a una perspectiva de Fe en el Futuro; con Excelencia, Misión y Servicio.

Campus de la Universidad para 1977.

221


Instituciones Sociales y Culturales

Cámara de Comercio de Chillán

INIA Quilamapu

Sociedad de Empleados de Comercio

Colegio La Purísima

Cámara Chilena de la Construcción

Instituto Santa María

Círculo Italiano

Colegio Creación

Centro Español

Colegio Padre Hurtado

Alejandro Lama Lama Presidente

Jorge Muñoz Presidente

Carlos Casanova Nagel Presidente

Rodrigo Avilés R. Director Regional

Milton Brevis Ibañez Director

Angélica Caro Directora

Juan Rivera Monardes Rector

Juan Escobar Kramm Rector

222

Centro Unión Palestina de Chillán Francisco Abusleme A. Presidente


Quinchamalí. Artes, Letras, Sociedad

ARTES - LETRAS - SOCIEDAD

Nº 13-14, NÚMERO ESPECIAL 2015 ISSN 0719 - 3785 Representante legal:

Dr. Héctor Gaete Feres Rector Director de la revista:

Dr. Alejandro Witker Consejo Editorial:

Igor Concha Maass, Marco Aurelio Reyes, Armando Cartes, Juan Ignacio Basterrica y Juan Pablo Garrido Editora:

Lucía Rojas Plass Diseñador Gráfico:

Rodrigo Rojas Sandoval Investigadores:

Alicia Romero, Loreto Mora y Santiago Araneda Relaciones Públicas:

Claudio Roa Secretaria:

Rosa Fuentealba Oficina:

18 de Septiembre 580, Chillán, Bío-Bío, Chile Dirección Postal:

Casilla 483, Chillán, Chile Teléfono:

56 - 42 2463605 Correo electrónico:

awitker@ubiobio.cl

Quirihue

Editorial:

Cobquecura San Carlos

Ñiquén

Ninhue Ediciones Universidad del Bio Bío

San Nicolás

Trehuaco

San Fabián Portezuelo

Coelemu

Chillán

Patrocinan: Coihueco

Chillán Viejo

Ñipas

Quillón

Bulnes

San Ignacio Pinto El Carmen Pemuco

Auspician:

Yungay Taller de Cultura Regional

223

Instituto O’Higginiano de Ñuble


224


QuinchamalĂ­. Artes, Letras, Sociedad

Iglesia de Piedra, Cobquecura FotografĂ­a: Roberto Suazo

225


226

Quinchamalí. Artes, letras, sociedad N° 13 y 14  
Quinchamalí. Artes, letras, sociedad N° 13 y 14  

Publicación del Taller de Cultura Regional de la Universidad del Bío-Bío. Corresponde al Primer y Segundo Semestre de 2015. Chillán, regió...

Advertisement