Page 1


COMUNICADO Somos Ediciones Aburridas, una micro-editorial DIY que nace de la necesidad de expresarnos desde diferentes enfoques. Nuestro medio principal es el fanzine y nuestro fin no es otro que compartir, con toda aquella persona que quiera, nuestra energía y visión del mundo.

Aunque ésta no es nuestra primera publicación, sí es la primera creada por las cinco personas inquietas que actualmente formamos este coqueto proyecto.

Creamos este fanzine en otoño de 2017 para presentarnos oficialmente como un grupo de colegas a las que nos gusta el fanzineo. Escoger la estación como tema sólo fue una excusa para poder plasmar, en este primer encuentro, lo que nos quema por dentro. En las siguientes páginas encontrarás una serie de poemas e ilustraciones realizadas por cada uno de nosotros, algunas más introspectivas que otras pero hechas siempre con ilusión.


JosĂŠ Cervantes


PÁJARO SIN TECHO

Tienes un jilguero colgando Entre tus pechos desnudos Y las calles huelen al néctar amargo Del vómito de mil abejas muertas.

No hay jilguero sin su nido Y tus ojos tiemblan en sus cuencas Como las hojas sin extremidades Que rezan salmos bajo tu peso.

Iracunda


BluemÄŤnda


SÍNTOMAS DE LA ASTENIA:

Disminución de la vitalidad y síntomas depresivos: falta de iniciativa, pérdida de

interés. •

Dolor variado y cambiante: dolor de pecho, dolor de cabeza, dolor abdominal.

Alteración de la percepción del entorno: mareos, visión borrosa.

Sensación comparable a los síntomas de la gripe.

Alteraciones del sueño: somnolencia, insomnio.

Incapacidad para completar una tarea.

Pérdida de control emocional.

Dificultad para concentrarse.

Disminución de la atención.

Lentitud en el pensamiento.

Continuo estado de fatiga.

Dificultad para hablar.

Espasmos musculares.

Aumento del apetito.

Irritabilidad.

Confusión.

PÉRDIDA REPENTINA DE LA CONCIENCIA


El otoño inexistente. Nos condena la mente y ella misma nos libera.

La sensación de esperar lo que sabes que no va a llegar. El buscar los colores donde no hay pluralidad. Querer tener la esperanza enterrada en el pasado, y sin embargo no poder evitar agarrarla de la mano. Lo sientes. Lo sabes. Lo procesas.

No caen tantas hojas como querría, sin embargo las lágrimas en mis ojos no cesan. Son más fríos mis pensamientos que los vientos que tendría que traer el otoño. Lo interiorizas. Lo modelas. Lo transmites.

Se mezclan en el prado los olores de tres estaciones. La primavera renace del verano que la mató, y éste sobrevive porque realmente nunca se vio muerto. Mientras, el otoño intenta abrirse paso, pero se le quedan cortas las fuerzas y sólo asoma sus manos. Verte ante algo que de ninguna manera puedes forzar. Ser consciente de que se escapa de tu voluntad, sentir que se vuelve luz. Y se apaga. Mardröm


OCTUBRE

Duermo sobre una pila de aves muertas que roban mi voz en sueños.

Bluemīnda


El Sol está muriendo y con él, todo lo demás...

cuando miré por la ventana observé la fuerte tormenta y advertí que dónde antes habían grandes colmenas de piedra y acero ahora un bravo y oscuro mar se extendía hasta más allá del horizonte. Pensé que su color negro se debía a la carencia de luz que normalmente tiñe azul el mar, pero no llegaba a estar seguro de ello.

Sin percatarme de cómo, la habitación en la que hace unos momentos me encontraba se había fusionado con el gris del cielo y podía sentir la tormenta.

Y la ventana ya no existía


JosĂŠ Cervantes


“Cuando estoy feliz me dibujo violeta. Cuando estoy triste me dibujo gris.” – Aisve (11 años)

vivo bajo una bóveda gris en un edificio gris rodeada de bloques grises construidos sobre un suelo gris

vivo bajo un ideal gris en una ciudad gris rodeada de gente gris con ojos grises y acento gris

vivo bajo un cielo gris en un silencio gris rodeada de cuervos grises cansados de predecir

Bluemīnda


JosĂŠ Cervantes


OTOÑO NÚMERO 22

En las aulas sin alumnos las sillas aúllan; me recuerdan a lobos desdentados y sucios. Me recuerdan al fango Que devora el tiempo.

En las aulas, las ánimas, bailan sin música y sus brazos enclenques transpiran pesares y sus miradas de botón supuran estiércol.

En las aulas, las chicas, golpean el cristal.

¿Sabes?

Las sillas no aullarán, las ánimas no bailarán.

Iracunda


CONTACTO edicionesaburridas@gmail.com FACEBOOK e INSTAGRAM: @edicionesaburridas

OTOÑO  
OTOÑO  
Advertisement