Issuu on Google+

REFLEXIÓN BÍBLICA ALEGRÍA DE TRABAJAR POR EL REINO DE DIOS REALIDAD: Es algo muy humano: trabajar por el salario y para cobrar. Y no vamos ahora a decir, que esto de trabajar por el salario está mal, porque si no cobra el que trabaja, se lo queda a quien tendría que pagar. Evidentemente, pueden darse mil situaciones diversas en las relaciones entre trabajo y recompensa; lo normal, es que quien trabaje más, cobre más, dentro de un mismo tipo de trabajo. ¿Cuáles son las causas para que haya envidias entre nosotros? ILUMINACIÓN: La primera lectura subraya la oposición

entre el amo de la viña y los jornaleros de la primera hora: “mis planes no son sus planes, sus caminos no son mis caminos” “¿O vas a tener tú envidia porque yo soy bueno?” (Evangelio). El problema no es que no recibieran el sueldo justo y pactado; sino la tendencia a establecer comparaciones con los demás, a aplicar el Reino de Dios al juego de relaciones que establecemos aquí abajo entre nosotros. Según la parábola ¿cómo actúa el amo con los jornaleros? ¿Es justo o injusto? ¿A qué nos llama como cristianos? ACTUAR: El verdadero obrero, según el corazón del Señor, es el que se desinteresa del salario. El que encuentra la propia alegría en poder trabajar por el Reino.

La revelación tiene su origen y fuente en el Padre. Su Palabra creó el universo y acompañó al pueblo a lo largo de la historia.

MAGISTERIO DE LA IGLESIA

rante esta temporada numerosas parroquias que trabajan con el ciclo sierra, organizan cursos de formación para catequistas, previo al inicio de la preparación pre-sacramental. Por tanto, se invita a las personas que quieran integrarse a la catequesis de sus parroquias, que procuren adquirir una formación bíblica, doctrinal y pedagógica básica, indispensable para la evangelización a los niños. Asimismo, se invita a los padres de familia que se preocupen de matricular a sus hijos en los diferentes niveles de formación, en sus respectivas parroquias para la recepción de los sacramentos.

Perfil y formación del catequista Ser catequista es una vocación: se es catequista por un llamado de Dios para el servicio de la Iglesia. Esta vocación brota del sacramento del Bautismo y es robustecida por la Confirmación (DGC 231). 50. El catequista es el cristiano que comparte con otras personas su experiencia de fe en Cristo muerto y resucitado, con el compromiso de una continua formación espiritual, doctrinal y pedagógica. Como miembro de la comunidad el catequista lleva a cabo la iniciación de los catecúmenos y catequizandos (Cf. RICA) en la vida comunitaria de la Iglesia, de tal manera que “sean introducidos en la vida de fe, de liturgia y de caridad del pueblo de Dios” (AG 14), al mismo tiempo que aprenden a cooperar activamente en la evangelización y edificación de la Iglesia” (Ib.) y en “las luchas por la justicia y la construcción de la paz” (CT 29).

JUBILEO

Del 19 al 22 de septiembre, Iglesia “Santo Domingo de Guzmán” 32. Del 23 al 26 de septiembre, Capilla de “La Virgen del Milagro”

31.

LECTURA BÍBLICA DIARIA Y LITURGIA

L

19

San Genaro, Obispo y mártir

Esd 1,1-6/ Sal125/ Lc 8,16-18

M

20

Santos Andrés Kim Taegón y Pablo Chong

Esd 6,7-8.12.14-20/ Sal 121/ Lc 8, 19-21

M

21

San Mateo, Apóstol y Evangelista

Ef 4,1-7.11-13; Sal 18/ Mt 9,9-13

J

22

San Mauricio

Ag 1,1-8/ Sal 149/ Lc 9,7-9

V

23 San Pío de Petrelcina

Ag 1,15-2,9/ Sal 42/ Lc 9,18-22

S

24

Nuestra Señora de la Merced

Jdt 15,8-10.14;16,13-14/ Sal resp.: Lc 1,46.55; Jn 19,25-27

D

25

Santa Aurelia

Ez 18,25-28/ Sal 24/ Fil 2,1/ Mt 21,28-32

La voz del Pastor

 

Catequesis.- Du-

SANTORAL

Año VI – nº 351 – Ciclo A – Liturgia de las Horas: Tomo IV, semana I – Tiraje 25.000 Edita: Comisión de Liturgia – Director Int.: P. Gustavo Rosales – Telf.: 2817830

Dios Padre, fuente y origen de la Palabra

CAMINAR ARQUIDIOCESANO

Arquidiócesis de Cuenca 18 DE SEPTIEMBRE DE 2011 - DOMINGO XXV ORDINARIO

Nuestra Señora de la Merced

PRESENCIA LAICAL FORMADA Uno de los puntos importantes, que se han visto en la Asamblea y que ha salido en forma reiterada en los aportes de las distintas instancias pastorales, es acerca de la formación, como eje integrador y dinamizador del accionar pastoral; tanto en las vicarías, como en las distintas parroquias de nuestra diócesis. Una formación integral, que tenga presente las dimensiones: humana, pastoral, espiritual, bíblica, política, social, que requiere el agente de pastoral, para responder de mejor forma a los retos y desafíos de la hora presente. Como nos dice el Plan Pastoral: “La Arquidiócesis quiere esforzarse por conseguir una presencia laical madura, formada, comprometida en la Iglesia y la sociedad, está empeñada en ofrecer espacios de formación sistemática, académica desde las nuevas exigencias pedagógicas…” (Plan Pastoral n.46) Ahora bien, para realizar todo esto de una manera más coordinada y eficaz, es que se ha pensado en la creación de la Comisión Arquidiocesana de Formación, que lleve adelante, aglutine y sistematice, todas las experiencias que se han llevado adelante en la Arquidiócesis: tanto en vicarías, como en parroquias, INTEPAL, Red Bíblica y otras. Es necesaria entonces, la formación de los agentes de pastoral, para un mejor servicio a la Iglesia y al mundo, en la construcción del Reino de Dios.

Dios, como fuente de revelación, se manifiesta como Padre. El Hijo, encarnado en la historia, por su parte, viene tan sólo a dar cumplimiento a lo que el Padre ha hecho en la creación y en la historia y también ha dicho por medio de los profetas. Las promesas del Padre se convierten, de este modo, en Jesús en un SI y Él mismo se hace camino hacia el Padre. La revelación del Padre se culmina con la entrega del Espíritu Santo que hace su Hijo para que nos guíe hacia la verdad plena. En la Cruz, Jesús experimentó el silencio, la “lejanía” y el “abandono” del Padre. Fue un momento decisivo en este camino terreno. Pero, en medio de la obscuridad y de la muerte, invocó al Padre y volvió a confiar en Él: “Padre, a tus manos, encomiendo mi espíritu” (Lc 23, 46). Esta experiencia de Jesús pone de manifiesto la posibilidad de vivir momentos difíciles, especialmente cuando el Padre calla. Esta es la experiencia también hoy en día de miles de hombres y mujeres creyentes. Sin embargo, “el silencio de Dios prolonga sus palabras precedentes. En esos momentos de obscuridad, habla en el misterio de su silencio. Por tanto, en la dinámica de la revelación cristiana, el silencio aparece como una expresión importante de la Palabra de Dios” (Verbum Domini, 20-21). Mons. Luis Cabrera H.


CELEBRACIÓN DE LA EUCARISTÍA

Ritos Iniciales

10. EVANGELIO Lectura del santo Evangelio según san Mateo 20, 1-16 Asamblea: Gloria a ti, Señor.

1. Monición de Entrada Hermanos y hermanas: bienvenidos a participar de esta celebración eucarística. Dios sigue llamando a hombres y mujeres para que se integren a su proyecto de construir un mundo mejor. Que esta celebración nos ayude a estar atentos al llamado que nos hace a cada uno de nosotros. Nos ponemos de pie y cantamos.

• Tú que has dicho que hay gran fiesta en el cielo por un pecador que se arrepiente: ¡Cristo, ten piedad! • Tú que perdonas mucho a quien mucho ama: ¡Señor, ten piedad! Presidente: Dios todopoderoso tenga... Asamblea: Amén.

2. Rito Penitencial Un corazón reconciliado con Dios y con el hermano escucha el llamado de Dios. Pidamos perdón de nuestros pecados. • Tú que no has venido a condenar, sino a perdonar: ¡Señor, ten piedad!

4. Oración Colecta Oh Dios, que pusiste toda la plenitud de la ley sagrada en el amor a Ti y al prójimo, concédenos que, cumpliendo tus preceptos, podamos alcanzar la vida eterna. Por nuestro Señor Jesucristo...

3. Gloria

Asamblea: Amén.

Liturgia de la Palabra 5. Monición a las Lecturas: Las lecturas de hoy nos enseñan a llevar una vida digna del Evangelio de Cristo y nos manifiestan que los planes, pensamientos y manera de actuar de Dios contrastan fuertemente con las actitudes egoístas del ser humano. Los dones de Dios no dependen del trabajo y del mérito nuestro. Escuchemos con atención. 6. PRIMERA LECTURA Lectura del libro del profeta Isaías 55, 6-9 Busquen al Señor mientras lo pueden encontrar, invóquenlo mientras está cerca; que el malvado abandone su camino, y el criminal, sus planes; que regrese al Señor, y él tendrá piedad; a nuestro Dios, que es rico en perdón. Mis pensamientos no son los pensamientos de ustedes, sus caminos no son mis caminos, dice el Señor. Porque así como aventajan los cielos a la tierra, así aventajan mis caminos a los de ustedes y mis pensamientos a sus pensamientos. Palabra de Dios. Asamblea: Te alabamos Señor 7. Salmo Responsorial (Salmo 144) Salmista: Bendeciré al Señor eternamente. Asamblea: Bendeciré al Señor eternamente. Un día tras otro bendeciré tu nombre y no cesará mi boca de alabarte. Muy digno de alabanza es el Señor, por ser su grandeza incalculable.

El Señor es compasivo y misericordioso, lento para enojarse y generoso para perdonar. Bueno es el Señor para con todos y su amor se extienda a todas sus creaturas. Siempre es justo el Señor en sus designios y están llenas de amor todas sus obras. No está lejos de aquellos que lo buscan; muy cerca está el Señor, de quien lo invoca. 8. SEGUNDA LECTURA Lectura de la carta del apóstol san Pablo a los filipenses 1, 20-24. 27 Hermanos: Ya sea por mi vida, ya sea por mi muerte, Cristo será glorificado en mí. Porque para mí, la vida es Cristo, y la muerte, una ganancia. Pero si el continuar viviendo en este mundo me permite trabajar todavía con fruto, no sabría yo qué elegir. Me hacen fuerza ambas cosas: por una parte, el deseo de morir y estar con Cristo, lo cual, ciertamente, es con mucho lo mejor; y por la otra, el de permanecer en vida, porque esto es necesario para el bien de ustedes. Por lo que a ustedes toca, lleven una vida digna del Evangelio de Cristo. Palabra de Dios. Asamblea: Te alabamos Señor. 9. Aclamación antes del Evangelio Cfr Hechos 16,14 Asamblea: Aleluya, aleluya. Cantor: Abre, Señor, nuestros corazones para que comprendamos las palabras de tu Hijo. Asamblea: Aleluya, aleluya.

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos esta parábola: “El Reino de los cielos es semejante a un propietario que, al amanecer, salió a contratar trabajadores para su viña. Después de quedar con ellos en pagarles un denario por día, los mandó a su viña. Salió otra vez a media mañana, vio a unos que estaban ociosos en la plaza y les dijo: ‘Vayan también ustedes a mi viña y les pagaré lo que sea justo’. Salió de nuevo a medio día y a media tarde e hizo lo mismo. Por último, salió también al caer la tarde y encontró todavía otros que estaban en la plaza y les dijo: ‘¿Por qué han estado aquí todo el día sin trabajar?’ Ellos le respondieron: ‘Porque nadie nos ha contratado’. El les dijo: Vayan también ustedes a mi viña’. Al atardecer, el dueño de la viña le dijo a su administrador: ‘Llama a los trabajadores y págales su jornal, comenzando por los últimos hasta que llegues a los primeros’. Se acercaron, pues, los que habían llegado al caer la tarde y recibieron un denario cada uno. Cuando les llegó su turno a los primeros, creyeron que recibirían más; pero también ellos recibieron un denario cada uno. Al recibirlo, comenzaron a reclamarle al propietario, diciéndole: ‘Esos que llegaron al último sólo trabajaron una hora, y sin embargo, les pagas lo mismo que a nosotros, que soportamos el peso del día y del calor’. Pero él respondió a uno de ellos: ‘Amigo, yo no te hago ninguna injusticia. ¿Acaso no quedamos en que te pagaría un denario? Toma, pues, lo tuyo y vete. Yo quiero darle al que llegó al último lo mismo que a ti. ¿Qué no puedo hacer con lo mío lo que yo quiero? ¿O vas a tenerme rencor porque yo soy bueno?’

De igual manera, los últimos serán los primeros, y los primeros, los últimos”. Palabra del Señor. Asamblea: Gloria a ti, Señor Jesús. 11. Profesión de Fe 12. Oración Universal Presidente: A nuestro Padre, que nos da todo gratuitamente, presentemos nuestra oración comunitaria diciendo: Padre, danos un corazón justo como el tuyo. 1. Para que la Iglesia acoja, con la misma benevolencia de Dios, a todos los que desean colaborar en la construcción de su Reino y la instauración de los valores evangélicos. Roguemos al Señor. 2. Para que los responsables de la economía tengan la imaginación y la voluntad necesaria para solucionar la pobreza y el desempleo. Roguemos al Señor. 3. Para que nuestra sociedad, cuyo incentivo es el lucro, sepa valorar el trabajo como fuente de servicio, realización y promoción humana. Roguemos al Señor. 4. Para que a quienes sirven gratuitamente en la Iglesia y en las instituciones de beneficio social, Dios les recompense su generosidad. Roguemos al Señor. 5. Para que quienes tienen trabajadores bajo su responsabilidad no les exploten y reconozcan sus derechos y permitan que salgan adelante. Roguemos al Señor. 6. Para que nosotros no caigamos en la tentación de la envidia y de exigir nuestros derechos a costa del dolor de los demás. Roguemos al Señor. Presidente: Padre bueno dígnate bendecirnos escuchando nuestras súplicas en Jesucristo Nuestro Señor. Asamblea: Amén.

Liturgia Eucarística 13. Oración sobre las ofrendas Acoge complacido Señor, las ofrendas de tu pueblo, y haz que por estos sacramentos celestiales consiga lo que su ardiente fe proclama. Por Jesucristo, nuestro Señor. Asamblea: Amén. 14. Oración después de la comunión Acompaña benigno, Señor, con tus continuos auxilios

a quienes alimentas con tus sacramentos, para que, en tus misterios y en nuestra vida, recibamos los frutos de tu redención. Por Jesucristo, nuestro Señor. Asamblea: Amén. 15. Compromiso Trabajemos intensamente en la construcción del Reino de Dios y valoremos la vida, servicio y trabajo de los demás.


Hoja Dominical Septiembre 18