Issuu on Google+

Aprende a ser transparente

Ana Li CortĂŠs Âť

1


Cruce el puente de sus finanzas

2 « Ana Li Cortés


Aprende a ser transparente

Ana Li CortĂŠs Âť

3


Cruce el puente de sus finanzas

4 « Ana Li Cortés


Aprende a ser transparente

Ana Li CortĂŠs Âť

5


Cruce el puente de sus finanzas

6 « Ana Li Cortés


Aprende a ser transparente

Ana Li CortĂŠs Âť

7


Cruce el puente de sus finanzas

8 « Ana Li Cortés


Aprende a ser transparente

Ana Li CortĂŠs Âť

9


Cruce el puente de sus finanzas

Cruce el puente de sus finanzas Ana Li Cortés Publicado por: Mujeres Latinas de Éxito CEEL - 6826 N 55th Ave. Glendale, AZ 85301 T. 623 847 1646 www.mlde.org Servicios Editoriales Emaús Av. Real San Agustín 222 Local o•2 Col. Residencial San Agustín San Pedro Garza García, N.L. México C.P. 66260 www.editorialemaus.blogspot.com e-mail: editorial@libreriaemaus.com.mx Ninguna parte de esta publicación puede ser reproducida en ninguna forma sin el permiso por escrito de Mujeres Latinas de Éxito. Edición 1. Año 2009 Referencia XXXX Impreso en México / Printed in Mexico

10 « Ana Li Cortés


Aprende a ser transparente

Dedicatoria

S

iempre lo he dicho en mi vida primero esta Dios, luego mi esposo y después mis hijos. Así que en ese orden daré las gracias. Dios ha sido bueno conmigo, permitiéndome soñar y ayudándome a seguir adelante, el sacrificio de

Jesús por mi, ha sido mi gran maestro de que en la vida tengo que hacer todo con amor, misericordia pero sobre todo con pasión, con la misma pasión que El murió en la cruz por mi. Gracias a mi Chinito hermoso, que más que un esposo ha sido mi compañero, mi amigo, mi cómplice y mi mayor porrista en estos últimos años de mi vida, sin él no hubiera podido escribir este libro, ni hubiera logrado alcanzar tantas metas. Te amo chaparrito, eres el mejor regalo que Dios me ha dado y mi mejor maestro de lo que es el amor en la tierra. A mis dos príncipes: Javo y Emiliano y a mi par de princesas Anie y Yao-an; gracias por tenerle paciencia a Mami, por entender cuando tenía que estar por horas sentada en la computadora, por estar conmigo en los talleres, en el centro de entrenamiento, por dejar que Mami, no solo sea Mami, sino también sea mujer, y sea así la Súper Mamá. Este libro es para ustedes, para que recuerden que todo lo que Dios ponga en su corazón es posible con esfuerzo, valentía y pasión.

Ana Li Cortés »

11


Cruce el puente de sus finanzas

También quiero dar las gracias a la gente que me apoyó y me animó a escribir, a los que han estado conmigo en la batalla de cambiar mi vida, mis pensamientos, mis hábitos. A mis hermanas, Carla y Citlalli, mi mama que ha orado tantas noches por mi, a mis amigas y hermanas de Mujeres Latinas de Éxito. A Viviana, pues sé que he sido todo un reto para ella… ¡casi una analfabeta escribiendo libros!, Viviana siéntete orgullosa: ¡tú harías escribir poemas al más burro! Gracias a todos los que han pasado por mi vida y me han ayudado a ser la mujer que soy ahora: ¡una mujer latina de éxito!

Ana Li Por que tal cual es su pensamiento, tal cual es el. Proverbios 23:7

12 « Ana Li Cortés


Aprende a ser transparente

Ana Li CortĂŠs Âť

13


Cruce el puente de sus finanzas

14 « Ana Li Cortés


Aprende a ser transparente

Aprende a ser transparente

n cierta ocasión estaba con una persona a la que le

E

había ofrecido treinta minutos de asesoría personal para sus finanzas. Para llevar la conversación a un clímax de reflexión que facilitara la charla le lancé una

pregunta inicial: ¿Eres consciente de cuáles son tus fortalezas y debilidades? Para mi asombro esta persona ni siquiera sabía de lo que le estaba hablado. Así que volví con una pregunta menos agresiva: ¿Cómo te ves a ti mismo? Aunque la persona me dio una respuesta luego de algunos balbuceos e indecisiones, esta vez su respuesta estuvo completamente fuera de contexto. De igual modo he conversado con una innumerable cantidad de mujeres que con tal de seguir justificando y sosteniendo una posición errada en cuanto a las finanzas —aun cuando los resultados y frutos en sus finanzas digan lo contrario—, asumen actitudes tercas y poco enseñables en el tema de la economía personal. Muchas de ellas defienden a capa y espada su punto de vista, y no sólo eso, incluso creen con una facilidad bestial la bola de mentiras que ellas mismas han creado, para seguir viviendo lo que muchas de ellas llaman: «con todo bajo control».

Ana Li Cortés »

15


Cruce el puente de sus finanzas

Es triste admitirlo, pero los seres humanos nos hemos olvidado de ser transparentes hasta con nosotros mismos. Tenemos tanto miedo a mostrarnos tal y como somos, que fácilmente caemos en la maldición del autoengaño, en demostrar a toda costa lo que no somos. Sin embargo hay que decir que si la brújula de la honestidad y la verdad no es la guía primaria que rige nuestras vidas, es poco probable que triunfemos en cualquier área y menos en el desafiante mundo de las finanzas. Porque hasta que no sepamos realmente quien está dentro de nosotros o quiénes somos con todas nuestras virtudes, potenciales, debilidades y carencias, no podremos tener negocios y finanzas exitosas. Esa es la única manera de poder conducir nuestra vida por el sendero del triunfo, en cada paso que demos y en cada decisión trascendental que tomemos. Además, cuando sabemos cuales son los hilos internos que nos mueven podemos proyectar una imagen correcta ante los demás sin ningún tipo de complejo o alteración. La transparencia no es fácil, porque nos exige estar preparados mental y emocionalmente para reconocer honestamente toda la porquería que hemos almacenado en nuestra mente y corazón. Todo ese bagaje dañino que arrastramos con los años, y que ni siquiera pusimos nosotros, porque fue depositado por las personas que más nos han influenciado desde la infancia hasta el presente. La gran mayoría de nosotros, conocemos muy bien esa porquería; y como sabemos como luce y como huele, entonces optamos por cerrar esa puerta y fingir que no vemos y que no olemos. A base de fingimiento e indiferencia, comenzamos el triste camino del engaño. Poco a poco aprendemos a ver cosas que no hay, a ignorar lo más evidente y a mentirnos a nosotros mismos con el fin de no

16 « Ana Li Cortés


Aprende a ser transparente

tener que hacer un inventario de todas las pestilencias internas que nos consumen. Es claro que este bagaje interno influye todas las áreas de la vida. Desde la autoestima, las relaciones interpersonales, la vida espiritual, hasta las finanzas personales.

No obstante cuando

alguien se abre y decide ser transparente consigo mismo, puede verse tal como es, sin hacer juicios ni evaluaciones apresuradas. Esta percepción reposada

pero

honesta,

le

permite,

además, hacer un inventario que le ayuda eventualmente a decidir que sirve y que no, sin sentimientos de culpabilidad, de drama o de chantaje. Pero por lo general la transparencia no fue un valor que se nos enseñó a muchos de nosotros. En cambio aprendimos a fingir. A asumir que todo estaba bien o que todo estaba mal. Nos enseñaron a olvidarnos de la realidad que no convenía, a ver con ojos de indiferencia lo que realmente estaba adentro o lo que realmente queríamos, y tomar con seriedad únicamente aquello que nos ayudaba a dar una imagen exterior agradable aunque fuera irreal. De esa manera, tristemente, nos fuimos acostumbrando a una imagen ficticia, fantasiosa, y después ya no fuimos capaces de reconocer quien estaba dentro de nosotros, porque nos alejamos tanto de nuestro verdadero ser interior que ya no pudimos ver con

Ana Li Cortés »

17


Cruce el puente de sus finanzas

transparencia en lugar de esto, lo hicimos a través de todas estas creencias falsas que aceptamos

para ser «perfectos» ante

la

sociedad en la que vivimos, y mantener as í ante todo el mundo la idea de que estamos bien, en lo correcto. En síntesis, la transparencia individual es tan importante como conocer tu nombre, tu fecha de nacimiento, los números de tu cuenta de banco, etc. Las mujeres —y hombres también—, aprendemos a actuar de acuerdo con lo que se espera de nosotras. Quizás siempre hayas pensado que puedes

ahorrar dinero sin

ningún problema, sin embargo, para los demás eres una despilfarradora incapaz de ahorrar un solo centavo. Entonces en el momento que decides en serio abrir tu primera cuenta de ahorros, te sientes ridícula, hipócrita y piensas que si alguien se enterara se reiría de ti, pues al fin y al cabo eres una despilfarradora. Esa es la etiqueta que se te ha fijado, por tanto eso es lo que se espera de ti, que despilfarres y no que ahorres, pues lo primero es lo que te «distingue» de las demás. La realidad es que si puedes cambiar en el momento que lo desees. El asunto es que

no queremos pagar el precio de tener que

enfrentar la ironía y burla con las que algunos individuos nos tratan. El escepticismo de aquellos que conocen nuestras debilidades a menudo resulta ser una barrera anímica difícil de franquear. Sin embargo hay que pensar que el escepticismo de otros con respecto a nosotros, bien usado, también puede ser un combustible efectivo para nuestras motivaciones, el desafío moral que enciende las ganas de alcanzar la meta. Lo que otros piensen de ti no debe ser el problema, sino lo que tú pienses de ti mismo,

18 « Ana Li Cortés


Aprende a ser transparente

¿no es cierto? Si tú crees que puedes, puedes, así los demás piensen lo contrario. Al final, ¿quiénes serán los engañados? En la vida cotidiana, vamos repitiendo todos los estereotipos que nos han «colgado» y que nosotros hemos terminado adoptando como propios, aun cuando ni siquiera nos sentamos bien con ellos. ¡Es que es lo único que podemos ser! Pero tengo una buena noticia para ti. Este es el día en que aprenderás a ser transparente contigo mismo. Y para comenzar, hazme y hazte un favor. Sacúdete la vergüenza y mírate tal y como eres. No te juzgues; sólo mira tu interior como si fueras otra persona, mírate con misericordia, como cuando ves a alguien que sabes que no ha tenido oportunidades en la vida más que las que lo han traído hasta el punto en el que se encuentra ahora. Mírate con amor, como nunca antes te haz visto. Mírate con pasión, como cuando quieres ayudar a alguien a cambiar el rumbo de su vida; mírate como Dios, tu padre, te mira. No te mires con pena, con angustia, con coraje, con desesperación. Más bien piensa que por primera vez podrás ver a esa persona que existe dentro de ti, que podrás conversar, evaluar, ayudar y preguntar. Durante los talleres que imparto, cuando explico lo que sucede cuando por primera vez haces una evaluación acerca de quien eres, esto es lo que hago, así que te invito a leer las instrucciones y disfrutar: Para comenzar cierra los ojos. Imagina que estás frente a tu guardarropa lleno de prendas. Siempre has deseado vestirte muy

Ana Li Cortés »

19


Cruce el puente de sus finanzas

bien, pero desgraciadamente no sabes cómo, ni cuándo, porque alguien puso una venda en tus ojos, y esa venda te impide ver que es lo que tienes en tu guardarropa. Así que día tras día, entras a tu closet y lo único que haces es tomar una prenda, sin saber si combina o no, sólo te aseguras de que esta prenda cubra lo suficiente y funcione adecuadamente, para que luego la gente no se queje de tu desnudez. Pero ellos se quejan porque no combinas apropiadamente lo que usas. Porque la prenda que llevas quizás no va con quien eres realmente, pues el color que estás usando en tu blusa no va con tu color de piel. Pero la realidad es que ya te acostumbraste a vestirte sin saber que es lo que estás usando. Y no saberlo, también ya hace mucho que te dejó de importar. Te has acomodado tan bien a esa situación, que hasta te justificas diciendo: Para tener los ojos vendados la verdad es que lo hago muy bien. Sin embargo, un día alguien te comenta que tienes muy buen gusto para vestir, y que lo único que te hace falta es poder ver, para poder escoger correctamente. ¡Que tonto! piensas tú, ¿es que no ve que tengo los ojos vendados? Pero esta persona insiste en

que ha

reconocido en ti un gran potencial para combinar ropa. Esto te perturba, te enoja, de insolente no lo bajas, y piensas: ¿acaso no entiende? ¡Yo nunca podría escoger bien! Ni siquiera pude escoger el tener esta venda en los ojos y ahora sólo tengo que conformarme a vivir con ella. Sin embargo, esta persona continúa insistiendo hasta el punto en que llega un momento en que empiezas a dudar, si realmente deberías tener la venda puesta o no. La verdad es que nunca has tratado de quitártela, y no porque no lo hubieras considerado, sino porque te parecía que todo el mundo esperaba que la tuvieras puesta para que no pudieras

20 « Ana Li Cortés


Aprende a ser transparente

escoger de tu guardarropa. Piensas, si está ahí es por alguna razón y no voy a ser yo quien rompa las reglas y luego todo el mundo me vea como la que se volvió loca y se quitó la venda. Que tal si al quitártela encuentras que era mucho mejor tenerla, porque al fin y al cabo así no te dabas cuenta de la realidad, esa que te asusta porque no la conoces. Alguien la puso ahí y por alguna razón será. ¿Qué tal si al quitártela te das cuenta que ingenuamente eras la única con una venda? Finalmente después de pelear contigo mismo durante días y noches

(esas peleas mentales que solemos tener con nosotros

mismos, en las que

nos preguntamos, nos contestamos, nos

gritamos y nos tonteamos una y mil veces), una de esas noches como a eso de las 3 de la mañana, te incorporas de tu cama y te desatas la venda de los ojos. Miras a tu alrededor y descubres que algunas cosas te encantan y otras te parecen horrorosas. Así que sales corriendo de tu cama y llegas a tu closet… por primera vez observas

todo lo que allí se encuentra. Has esperado este

momento toda tu vida, que piensas: ¿qué es eso de vestirse sin saber si lo que usas refleja realmente quien eres? Miras arriba y abajo y ves ropa vieja que tú seguías usando porque creías que todavía podía darte los resultados deseados. Es ropa que ya ni te queda bien y que además te marca los gorditos de la cintura más de la cuenta. También descubres algunas otras cosas que

están

completamente fuera de contexto, de ese que habla de tu verdadera personalidad. Observas que hay otra ropa que está ahí sin haber sido estrenada siquiera, y que no te has atrevido a usar sólo porque no sabes como te quedará. También encuentras algunas prendas que te hubiera

Ana Li Cortés »

21


Cruce el puente de sus finanzas

gustado saber antes que estaban allí. ¡Que la tenías ahí en tus narices! Por primera vez observas tu guardarropa en todo su esplendor y puedes hacer una evaluación concienzuda para decidir que se queda y que se va. Así puedes decidir si alguna de prenda ya no funciona con la edad que tienes o con tu plan de vida. Por primera ves sacas y tiras, admiras y valoras toda la ropa que por años no habías podido evaluar. Así es como quiero que te veas. Como si por primera vez pudieras evaluar quien eres, qué tipo de pensamientos tienes, cómo actúas, cómo reaccionas. Después quiero que hagas una pregunta: ¿Esta que soy ahorita me dará los resultados financieros, familiares y personales que deseo en mi vida? Tal vez ya sea hora de hacer algunos cambios en tu guardarropa. Primero tienes que darte la oportunidad de quitarte la venda, para que así puedas hacer una evaluación real de quien eres. Ser transparente y quitarse la venda de los ojos no es fácil. Es mucho más fácil permanecer con ella y acostumbrarse a la indiferencia, asumir que nada pasa; pero la verdad es que el resultado final

habla mucho más de la inconveniencia de

permanecer con la venda que quitársela. Llora si sientes que quieres llorar. Grita, patalea, incluso ¡enójate contigo mismo!, pero decide que esta será la ultima vez que lo harás por las razones equivocadas; por no saber quien eras realmente y porque las circunstancias adversas fueron mucho más fuertes que tú y siempre acabaron por doblegarte. A lo mejor vas a

22 « Ana Li Cortés


Aprende a ser transparente

sentir un coraje terrible o vas a pensar que es una locura, que esto no funciona, que estás actuando equivocadamente. Pero recuerda, si crees que funciona, funcionará para ti. Si piensas que no funciona, entonces vas a cerrar la puerta de las oportunidades. Y si lo haces, acepta con honestidad que fuiste tu mismo quien lo hizo, no culpes a nadie. Nadie aparte de ti mismo tiene responsabilidad ni parte en los resultados que tienes en tu vida. Así que amada amiga, hoy te invito a que eches fuera todas esas emociones que te perturban y continuemos con el siguiente ejercicio. Elabora una lista de todas las actitudes, paradigmas, mapas mentales, ideas, hábitos, cualquier cosa que no te gusta de ti y que quisieras cambiar para poder alcanzar tus metas. A un lado escribe la palabra por la que quisieras cambiarla. Ejemplos:

Desesperada Gastadora Bocona Distraída Dios lejano a mí

Paciente Ahorradora Prudente Enfocada Dios está cerca de mi

Siguiendo estos ejemplos prosigue haciendo tu lista. Después dobla la hoja y pégala cerca de algún lugar donde puedas verla con facilidad. Ponla por el lado donde escribiste lo que quieres llegar a ser. Los lugares que recomiendo para pegar esta hoja son: el baño (si ahí donde nadie te molesta y de cualquier manera quieres leer algo), la puerta de tu refrigerador, enfrente de tu escritorio… ponla en los lugares donde sueles pasar mucho tiempo. Cada vez que estés cerca, léela diciendo: Yo soy, ta, ta, ta y luego termina con la frase ¡AHORA! Este ejercicio practicado con regularidad da mucho

Ana Li Cortés »

23


Cruce el puente de sus finanzas

poder. Declarar que ya lo eres es un ejercicio que funciona porque el subconsciente empieza poco a poco a alinearse con la realidad que estamos proclamando. Para cuando termines de leer este libro también habrás terminado con hojitas dispersas por todos lados; esa es la idea, que tú mismo te entrenes y aprendas a estimular tu subconsciente de forma tal que puedas reinventarte a ti mismo las veces que sea necesario. Si te estás preguntando, pero ¿por qué necesitaría yo reinventarme?, entonces te sugiero que pienses en esto: Cada vez que cambiamos de trabajo, de amistad, de pareja, o cuando tenemos un hijo

algo

en

nuestra

vida

cambia,

necesitamos reinventarnos íntimamente, para poder aprender a lidiar con ese nuevo reto que comienza en nuestra vida. Así que tú

puedes

ir

cambiando

tus

listas

dependiendo de lo que vas logrando y lo que se va modificando en tu camino. La idea es que la meta final no se modifique, sin emb argo, si en el proceso de autocrecimiento tuvieras que hacerlo a fin de perfeccionarla o enfocarla mejor, entonces ¡adelante! Hazlo sin dudarlo. No hay nada más gratificante que subirte a la siguiente montaña y ver que todavía hay mucho más por conquistar. Amigos, yo he aprendido que hay cosas que no son opcionales en la vida, y ser quien debes ser, no es una opción. El ser transparente contigo mismo tampoco puede ser opcional,

24 « Ana Li Cortés

sino un DEBER.


Aprende a ser transparente

Porque si no lo eres, simplemente estás permitiendo que alguien que no eres tú viva tu vida . Esa persona que no conoces bien porque no eres tú, es un intruso que se ha colado en tu personalidad y te ha hecho creer que no hay nada más que hacer, más que vivir la vida de la manera en la que has estado viviendo. Mi consejo para ti en ese sentido se resume en las siguientes líneas: Pon color a tu arco iris, date la oportunidad de amarte y respetarte, Dios tiene pensamientos de bienestar, de grandeza y prosperidad para ti. Hazte el favor de sacudirte de la vergüenza y mírate tal y como eres. Atrévete de una vez por todas a ser transparente contigo mismo.

Capitulo 1 Aprendiendo a ser transparentes. 1.- Realiza una lista de tus fortalezas y debilidades 2.- Elabora una lista de todas las actitudes, paradigmas, mapas mentales, ideas, hábitos, cualquier cosa que no te gusta de ti y que quisieras cambiar para poder alcanzar tus metas.

Ana Li Cortés »

25


CPF