Page 1


Vicky M. de Vรกzquez


Hablando el Idioma del Creador, Orando los Salmos. Vicky M. de Vázquez Publicado por: Vicky M. de Vázquez Versiones bíblicas utilizadas: RVR | Versión Reina Valera revisada en 1960. NVI | Nueva Versión Internacional. TLA | Traducción Lenguaje Actual. Servicios Editoriales Emaús Editor en jefe: Edgar Medina D. Av. Real San Agustín 222 Local A•1 Col. Residencial San Agustín San Pedro Garza García, N.L. México C.P. 66260 www.editorialemaus.blogspot.com e-mail: editorial@libreriaemaus.com.mx Edición 1. Año 2010 ISBN 978-607-00-2453-5 Categoría: Oración Impreso en México / Printed in Mexico


Dedicatoria

N

o puedo dedicar este libro, porque este libro no es mío. Cada oración aquí encontrada se desprende de la palabra de Dios; no es mi

palabra. Es la palabra de mi Padre, de tal modo que es de él, y que su nombre sea glorificado. Quiero agradecer al Espíritu Santo que me ayudó, me animó, me enseñó y me reveló. A mi esposo, el pastor Jesús Vázquez García, que entre otras muchas cosas, me apoyó y me animó muchísimo, para que compartiera con ustedes este libro. A mis hijos, Jesús Alberto, Josué Adrián y Virginia Noemí. A mis nietos; que el pensar en ellos fue lo que me impulsó a empezar a escribir. A mi hermana Adriana M. Martínez de Escobedo, que colaboró en la trascripción de una parte del borrador de este libro.


Agradezco también a los miembros de la Iglesia Cristiana Cristo Vive, que pastoreamos mi esposo y yo, por sus muy valiosas oraciones. A mis familiares, que no dudaron en brindarme su apoyo, a todos muchas gracias. Que el Señor los siga bendiciendo abundantemente. ~ Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guarde sus corazones y sus pensamientos en Cristo Jesús. Amén.


Índice Prólogo

9

Introducción

13

Sección 1 Oraciones de reconocimiento a Dios Salmos 1 al 41

19

Sección 2 Oraciones de fe ante la adversidad Salmos 42 al 72

59

Sección 3 Oraciones de confianza en Dios Salmos 73 al 89

87


Secciรณn 4 Oraciones de adoraciรณn y gratitud Salmos 90 al 106

103

Secciรณn 5 Oraciones de alabanza y consagraciรณn Salmos 107 al 150

123

รndice de temas

169


Prólogo

E

ste libro te va a enseñar el llamar las cosas que no son como si fuesen, empezarás a pensar como Dios desea que pienses, a hablar en el idioma de él y a vivir la vida usando este idioma.

El evangelio de San Marcos nos dice: «Porque de cierto os digo que cualquiera que dijere a este monte: Quítate y échate en el mar, y no dudare en su corazón, sino creyere que será hecho lo que dice, lo que diga le será hecho.» [Marcos 11:23 RVR] Aprenderás a declarar la palabra de Dios, no el problema. A mantenerte firme en tu confesión de fe. Veas lo que veas perseverarás dando gracias a Dios por la victoria, aunque todavía no la veas. Harás vida lo que el apóstol Pablo escribió a los corintios: «Porque por fe andamos no por vista.» [2 Corintios 5:7 RVR]

~9~


Hablando el idioma del Creador, Orando los Salmos

El apóstol Santiago nos dice lo siguiente: «Someteos, pues a Dios; resistid al diablo, y huirá de vosotros.» Las oraciones contenidas en este libro te enseñarán a resistir firmemente al enemigo y terminar triunfante, porque Romanos 8:37 dice que somos más que vencedores. Ora estos salmos en voz alta pero cree en tu corazón lo que estás hablando; y no permitas que el diablo te venga a engañar, haciéndote creer que lo que oras no se va a realizar. Él quiere hacerte creer que lo que Dios dice no es verdad. En Juan 8:44 nos dice la Escritura que: …Cuando habla mentira {el diablo}, de suyo habla; porque es mentiroso, y padre de mentira; que contrasta con la declaración que Jesús hizo de sí mismo: «Yo Soy el camino, y la verdad, y la vida.» [Juan 14:6] San Juan nos deja saber que la oración de Jesús fue: Santifícalos en tu verdad tu palabra es verdad. De tal modo que la palabra de Dios es verdad, pero el diablo no quiere que veas lo que Dios dice que tu eres, lo que Dios dice que tu tienes, etc. El enemigo quiere que hables y confieses lo que él te quiere hacer ver. Él es tu enemigo y pretende que

~10~ Vicky M. de Vázquez


Prólogo

hables enfermedad, pobreza, tragedias, angustias, tristeza y maldición. La palabra MALDICION significa: decir mal. Por ejemplo: al decirle a alguien: eres un tonto. Se está maldiciendo a esa persona a ser tonta, se está juzgando como tonta, y la estamos condenando a comportarse como tal. Decir, vas a chocar; te vas a caer; creo que no vas a pasar el examen; siempre estás enojado; siempre te enfermas, y cosas semejantes es maldecir. Aprenderás con este libro a bendecir, diciendo: El ángel del Señor acampa alrededor de ti y te defiende. Tienes la mente de Cristo. Eres diez veces más sabio que los sabios. Tienes la paz de Cristo. Eres sano, por las llagas de Cristo, en el nombre de Jesús, Amén. etc. Hay una esencia que sale de tu boca, pues lo que dices se va creando; así como nuestro Padre es Santo nosotros somos santos. Levítico 19:2 dice: «Habla a toda la congregación de los hijos de Israel, y diles: Santos seréis, porque santo soy yo Jehová vuestro Dios.» Dios es creador también, y nosotros somos creativos. ~11~


Hablando el idioma del Creador, Orando los Salmos

Tenemos que hablar como Dios nos enseña a hablar. Hebreos 11:3 dice: «Por la fe entendemos haber sido constituido el universo por la palabra de Dios {Dios habló}, de modo que lo que se ve fue hecho de lo que no se veía.» ¡Tú puedes transformar situaciones si hablas correctamente! ¡Crea cosas buenas con lo que hablas! ¡Desata con tu boca bendición no maldición! Que el Señor te siga bendiciendo.

~12~ Vicky M. de Vázquez


Introducción

L

a oración es quizá el más grande privilegio que hemos recibido de Dios. Que el autor del universo preste sus oídos para atender nuestros anhelos, necesidades y acciones de gracias, no

puede caber por completo en nuestra mente; se requiere fe, y esa fe impregna nuestras oraciones de un perfume agradable ante nuestro Señor. El propósito de este libro es llevarnos de la mano a una intensa y profunda dinámica en la oración basado en el libro de los Salmos. Al partir de las mismas Escrituras oraremos sin duda conforme a la voluntad de Dios. Este libro en su gran mayoría está escrito en plural; lo que nos permite orar tanto por nosotros, como por otras personas. Jesús nos enseñó a orar de esa manera; él nos dice: «...Padre nuestro que estás en los cielos... El pan nuestro... dánoslo hoy. Y perdónanos nuestros pecados,

~13~


Hablando el idioma del Creador, Orando los Salmos

porque también nosotros perdonamos a todos los que nos deben...» [Lucas 11:2-4] Otra característica importante del presente libro es que está escrito en tiempo presente, tal como lo declaraba el profeta Joel: «diga el débil: Fuerte soy.» No dice: «diga el débil: Fuerte seré.» Además señala: «diga», animándonos a decirlo y no sólo pensarlo; ya que es importante expresar con nuestras palabras lo que Dios dice que somos. Dios creó el universo hablando, y no pensando, Dios dijo y entonces fue hecho. Tras la muerte de Moisés, el emblemático líder de la nación de Israel, Dios establece a Josué, el siervo más cercano a Moisés como su sucesor, diciéndole: «Nunca se apartará de tu boca este libro de la ley...» refiriéndose a las Sagradas Escrituras. ¿Cómo es esto? ¿Qué nos enseña esta indicación de Dios? Que todo el día hablemos la palabra de Dios: lo que Dios dice que tú eres, lo que Dios dice que son tus hijos, tu cónyuge, etc.; no lo que el enemigo {el Señor lo reprenda} te quiere hacer ver. El apóstol Pablo dejaba saber a los cristianos que vivían en Éfeso, la capital de Asia menor durante el periodo del ~14~ Vicky M. de Vázquez


Introducción

imperio romano, que tenían que ser: «llenos del Espíritu, hablando... con salmos, con himnos y cánticos espirituales.» ¿Cómo te llenas del Espíritu?, pues, hablando la palabra de Dios, hablando en el idioma del Creador. Hay poder al hablar la palabra de Dios, y lo ejercemos cuando oramos conforme a su voluntad. San Marcos escribió «...cualquiera que dijere a este monte: Quítate y échate en el mar, y no dudare en su corazón, sino creyere que será hecho lo que dice, lo que diga le será hecho.» [Marcos 11:23] Siete siglos antes de que Jesús de Nazareth naciera en el portal de Belén, el profeta Isaías declaraba: «los que recordáis al Eterno sus promesas, no toméis descanso, ni le concedáis descanso, hasta que establezca a Jerusalén y vuelva a ser de ella una alabanza...» [Isaías 62:6-7] En todo el mundo estamos orando, unos de día mientras al otro lado del globo es de noche; recordando sin descanso al Eterno sus promesas. ¿Es que al Eterno, nuestro Dios, se le han olvidado? No; pero si él dice que le recordemos, vamos a recordarle. ~15~


Hablando el idioma del Creador, Orando los Salmos

Jesús reconocía que «no puede el Hijo hacer nada por él mismo, sino lo que ve hacer a su Padre; porque todo lo que el Padre hace, también lo hace el Hijo de igual manera.» [Juan 5:19] Nosotros somos hijos del Dios que llama las cosas que no son, como si fuesen. [Romanos 4:17] Este libro te desafiará a hacer lo mismo, a llamar las cosas que no son como si fuesen; orando, confesando, diciendo; hasta que puedas verlas cristalizadas con tus ojos físicos. ¿Y acaso Dios no hará justicia a sus escogidos, que claman a él día y noche? ¿Se tardará en responderles? Os digo que pronto les hará justicia [Lucas 18:7-8]. No podemos decir menos que: «¡Aleluya! ¡Bendito sea nuestro Padre! ¡Amén!» En el antiguo Israel conocían el poder que se desata al hablar el idioma del Creador y «clamaron a Dios en la guerra, y les fue favorable, porque esperaron en él» [1 de Crónicas 5:20]. Por ello, nosotros clamamos a Dios y él nos responde con poder. Vamos a orar, hablar, confesar, recordar a Dios sus promesas, llenándonos del Espíritu, orando conforme a la voluntad de Dios. Las promesas de Dios son sólo para sus escogidos, sus hijos, los que le ~16~ Vicky M. de Vázquez


Introducción

hemos recibido en el corazón y con él la seguridad de la vida eterna también. Si tú no le has recibido aún, te animo a que hagas en voz alta esta oración ahora mismo: Padre en esta hora yo confieso que he pecado, pero creo que Jesús murió en mi lugar, yo recibo ese sacrificio, ese regalo, y lo recibo en mi corazón como mi Salvador. Entra a mi vida Señor Jesús y cámbiala, hazme una nueva persona. En el nombre de Jesús. Amén. Si dijiste esta oración y la creíste en tu corazón, te felicito, ahora eres una nueva criatura y tu nombre está inscrito en el Libro de la Vida, ahora para ti también son las promesas de Dios. Que el Señor te siga bendiciendo. Vicky M. de Vázquez

~17~


Sección 1 Oraciones de Reconocimiento a Dios «Tú eres mi refugio; me guardarás de la angustia; Con cánticos de liberación me rodearás.» ~ Salmo 32:7


Sección 1 • Oraciones de reconocimiento a Dios

Bienaventurados somos porque no hemos andado en consejos de malos, ni andamos en camino de pecadores, ni en silla de Salmo escarnecedores nos hemos sentado; sino que en la ley del Señor está nuestra delicia, y en su ley meditamos de día y de noche. Y somos como árboles plantados junto a corrientes de aguas, que damos nuestro fruto a su tiempo, y nuestra hoja no cae; y todo lo que hacemos, prospera. Tú conoces nuestro camino, oh Dios. En el nombre de Jesús. Amén.

1

~

El Señor me dijo: Tú eres mi hijo. En este día te he engendrado. Te pido y tú nos das por herencia las naciones y los confines de la Salmo tierra por posesión nuestra. Somos En paz me acuesto prudentes y admitimos que se y me duermo, nos amoneste. Servimos al Señor porque sólo tú, con temor. Felices somos todos Señor, me haces los que nos refugiamos y vivir confiado. confiamos en ti. En el nombre de Salmo 4:8 NVI Jesús. Amén.

2

~21~


Hablando el idioma del Creador, Orando los Salmos

Tú, oh Dios, eres un escudo alrededor de nosotros. Eres nuestra gloria y el que levanta nuestra cabeza. Con nuestra voz clamamos a ti Eterno, y Salmo nos respondes desde tu Monte Santo. Nosotros nos acostamos y dormimos, y despertamos, porque tú Señor nos sostienes. No tememos ni a diez millares de personas que vengan contra nosotros. ¡Te levantaste, oh Dios del Cielo! ¡Nos salvaste Dios mío! Has herido a todos nuestros enemigos en la mejilla. Y rompiste los dientes de los perversos. La salvación es tuya, oh Dios; sobre tu pueblo es tu bendición. En el nombre de Jesús. Amén.

3

~

Nos respondes cuando llamamos, oh Dios de nuestra justicia. Tú nos libraste cuando estábamos en angustia. Tienes misericordia Salmo de nosotros y oyes nuestra petición. Tú nos has escogido para ti, y oyes cuando nosotros a ti clamamos. No pecamos. Meditamos en nuestro corazón estando en nuestra cama y callamos. Ofrecemos sacrificios de justicia, y ponemos nuestra confianza en el Eterno. Levantas sobre nosotros, oh Dios, la luz de tu rostro. Tú has dado alegría a nuestro corazón, más que la de ellos cuando abundaba su grano

4

~22~ Vicky M. de Vázquez


Sección 1 • Oraciones de reconocimiento a Dios

y su vino. En paz nos acostamos y dormimos, porque tú, oh Dios, nos haces vivir seguros y confiados. En el nombre de Jesús. Amén. ~

Tú prestas atención a nuestras palabras, oh Dios. Estás atento a la voz de nuestro clamor, Rey mío, y Dios mío. Porque a ti Salmo oramos. Oh Dios, de mañana oyes nuestra voz; de mañana nos presentamos delante de ti y esperamos. Porque tú no eres un Dios que se complace en la maldad. En cuanto a nosotros, en la abundancia de tu misericordia entramos a tu casa; nos guías en tu justicia. Enderezas delante de nosotros tu camino. Nos alegramos todos los que confiamos en ti, porque tú nos defiendes; en ti nos refugiamos los que amamos tu nombre. Por cuanto tú, oh Dios, nos defiendes, protegiéndonos como un escudo. En el nombre de Jesús. Amén.

5

~

~23~


Hablando el idioma del Creador, Orando los Salmos

Señor, tú nos salvas, nos sanas, nos libras por tu misericordia. Tú, oh Dios, escuchas nuestras súplicas. Todos nuestros enemigos Salmo se avergüenzan y se asustan. Se vuelven y se abochornan súbitamente. En el nombre de Jesús. Amén.

6

~

Oh Dios, en ti hemos confiado; tú nos salvaste de todos los que nos perseguían y nos libraste. Somos rectos y somos Salmo firmemente establecidos, porque tú, oh Dios, pones a prueba el corazón y los íntimos pensamientos. Nuestro escudo es Dios, que salva a los justos de corazón. Nuestro Dios es Dios justo. Alabamos a Dios por su justicia, y cantamos alabanzas al nombre del Altísimo. En el nombre de Jesús. Amén.

7

~

Te alabamos Eterno Dios con todo nuestro corazón. ¡Oh Eterno, Señor nuestro! ¡Cuán grande Salmo y glorioso es tu nombre en toda la tierra! Pusiste tu gloria sobre los cielos; cuando vemos el firmamento, la luna y las estrellas, que son obra de tus manos, nos preguntamos: ¿Quién soy yo para que

8

~24~ Vicky M. de Vázquez


Sección 1 • Oraciones de reconocimiento a Dios

te acuerdes de mí? ¿Y En ti confiarán los quiénes son mis hijos para que conocen tú que te acuerdes de ellos? nombre, por cuanto Pero tu Señor, nos has tú, oh Jehová, no hecho un poco menor que desamparaste a los los ángeles, y nos coronaste que te buscaron. de gloria y honra. Nos has Salmo 9:10 RVR hecho señorear en todas las obras de tus manos, pusiste todas las cosas bajo nuestros pies. Ovejas, bueyes, las bestias del campo, las aves, los peces y todo lo que pasa por los senderos de los mares. Oh Dios, Señor nuestro, que grande y maravilloso es tu nombre. En el nombre de Jesús. Amén. ~

Te alabamos Eterno con todo nuestro corazón; y contamos todas tus maravillas. Estamos contentos y nos regocijamos en ti. Salmo Cantamos alabanzas a tu nombre, oh Altísimo. Nuestros enemigos se volvieron atrás, cayeron y perecieron ante tu presencia, porque tú has mantenido nuestro derecho y nuestra causa. Tú eres un juez justo. Tú juzgas con justicia. Tú eres un refugio en el tiempo de la angustia para el pobre. Nosotros conocemos tu nombre y confiamos en ti. Tú no

9

~25~


Hablando el idioma del Creador, Orando los Salmos

desamparas, mi Dios, a los que te buscamos. Cantamos alabanzas a ti Dios; y publicamos entre los pueblos tus maravillas. Tú no te olvidas de nuestro clamor. No somos olvidados, ni perece nuestra esperanza. En el nombre de Jesús. Amén. Tú, oh Dios, eres Rey eternamente y para siempre. Tú escuchas nuestro deseo, oh Dios, porque somos humildes. Tú dispones Salmo nuestro corazón, y haces que tu oído escuche. En el nombre de Jesús. Amén. ~ En ti hemos confiado, oh Dios. Tú estás en tu santo templo, Señor, en el cielo tienes tu trono. Tus ojos nos ven, y tus párpados Salmo nos examinan; porque tú eres el Señor, Dios justo, que amas la justicia. Los rectos contemplamos tu rostro. En el nombre de Jesús. Amén.

10 11

~

12 Salmo

Tú remedias Señor, la opresión del pobre y el sufrimiento del necesitado. Exterminas a todos nuestros enemigos y pones en seguridad a los que son escarnecidos. Tus palabras son puras, como plata refinada y

~26~ Vicky M. de Vázquez


Sección 1 • Oraciones de reconocimiento a Dios

purificada siete veces. De esta generación nos guardas para siempre. En el nombre de Jesús. Amén. ~ En cuanto a nosotros, en tu misericordia confiamos. Nosotros nos alegramos en tu salvación. Te cantamos a ti Dios, porque Salmo solamente tú nos haces bien. Gracias Señor por librarnos de nuestros enemigos. En el nombre de Jesús. Amén. ~ Tú estás, oh Dios, con la generación de los justos. Tú eres nuestro refugio. Tú has hecho volver la cautividad de tu pueblo, nos Salmo regocijamos y nos alegramos. En el nombre de Jesús. Amén.

13 14

~

Nosotros moramos en tu Tabernáculo y habitamos en tu Santa montaña, porque andamos con rectitud, obramos justicia, y Salmo hablamos verdad en nuestro corazón. No calumniamos con nuestra boca, no hacemos mal a nuestro prójimo ni lo ofendemos. Honramos a los que te temen Señor. Aunque juremos en daño nuestro, no por eso dejamos de cumplir lo que prometimos. No

15

~27~


Hablando el idioma del Creador, Orando los Salmos

damos nuestro dinero a interés. Nosotros que hacemos estas cosas no seremos movidos. En el nombre de Jesús. Amén. ~

Tú nos guardas, oh Dios, porque en ti nos refugiamos. Te decimos: Tú eres nuestro Dios. No hay bien para nosotros fuera de ti. Salmo Te complaces en nosotros que somos santos e íntegros. Tú, oh Dios, eres la porción de nuestra herencia y de nuestra copa; tú sostienes nuestra suerte. Las cuerdas han caído para nosotros en lugares agradables. Es hermosa la herencia que nos dejaste. Te bendecimos, oh Dios, porque nos aconsejas; en la noche nos enseña nuestra conciencia. Te hemos puesto, oh Eterno, delante de nosotros; porque estás a nuestra derecha, no somos movidos. Nuestro corazón está alegre y se goza nuestra alma; nuestra carne reposa con seguridad; porque libraste nuestra alma del Seol. Y no permitiste que viéramos corrupción. Nos muestras el camino de la vida; en tu presencia hay plenitud de alegría. A tu derecha hay delicias para siempre. En el nombre de Jesús. Amén.

16

~ ~28~ Vicky M. de Vázquez


Sección 1 • Oraciones de reconocimiento a Dios

[

Yo te he invocado, por cuanto tú me oirás, oh Dios; inclina a mí tu oído, escucha mi palabra. Salmo 17:6

]

Escuchas, oh Eterno, una causa justa, estás atento a nuestro clamor, y prestas oído a nuestra oración. De ti procede nuestra Salmo justicia. Tus ojos ven la rectitud. Has puesto a prueba nuestro corazón, nos has visitado de noche, pero no hallaste en nosotros ningún pensamiento que no pasara por nuestra boca. Nos hemos guardado de los caminos de los violentos. Tú sostienes nuestros pasos en tus caminos, y nuestros pies no resbalan. Te llamamos, oh Dios, y tú nos respondes. Inclinas a nosotros tu oído, escuchas nuestra palabra. Muestras tus maravillosas misericordias; a los que nos refugiamos a tu diestra, nos salvas de los que se levantan contra nosotros. Nos guardas como a la niña de tus ojos; nos ocultas bajo la sombra de tus alas; nos guardas de nuestros enemigos. Te levantas, oh Dios, sales al encuentro de nuestros enemigos y los derribas. Libraste nuestra alma de los malos con tu espada.

17

~29~


Hablando el idioma del Creador, Orando los Salmos

En cuanto a nosotros, contemplaremos tu rostro en justicia. Estaremos satisfechos cuando despertemos a tu semejanza. En el nombre de Jesús. Amén. ~

Mas yo en tu misericordia he confiado; Mi corazón se alegrará en tu salvación. Salmo 13:5 RVR

Te amamos, oh Dios, eres nuestra fortaleza, nuestra roca, nuestro castillo, Salmo nuestro libertador, nuestro escudo, la fuerza de nuestra salvación, nuestro alto refugio. Dios mío, tú eres nuestra fortaleza y en ti confiamos. Te invocamos a ti, Señor, tú eres el único digno de ser alabado. Nos tomaste desde lo alto, y nos sacaste de las muchas aguas. Nos libraste de nuestros enemigos y de los que nos odiaban, porque eran más fuertes que nosotros. Nos sacaste a lugares amplios, y nos libraste porque te agradaste de nosotros. Tú nos has recompensado conforme a nuestra justicia, y conforme a la limpieza de nuestras manos nos has retribuido. Por cuanto hemos seguido tus caminos, y no nos hemos apartado de ti. Todos tus preceptos están delante de nosotros, y no nos hemos alejado de tus mandamientos. Tú nos

18

~30~ Vicky M. de Vázquez


Sección 1 • Oraciones de reconocimiento a Dios

recompensas Señor de acuerdo a nuestra justicia, y a la limpieza de nuestras manos. Te muestras misericordioso y recto para con nosotros, porque somos misericordiosos e íntegros. Eres el que enciende nuestra lámpara y alumbra nuestro camino. Contigo deshacemos ejércitos y asaltamos muros. Perfecto es tu camino, oh Dios, y acrisolada tu palabra. Eres escudo para todos los que esperamos en ti. Guárdame como a la Tú eres Dios y no hay dios niña de tus ojos; escóndeme bajo la fuera de ti. Tú eres el que nos sombra de tus alas, de infunde fuerzas, y haces la vista de los malos perfecto nuestro camino. que me oprimen, de Hiciste nuestros pies como mis enemigos que de ciervas, y nos haces estar buscan mi vida. firmes sobre nuestras alturas. Salmo 17:8-9 RVR Adiestras nuestras manos para la guerra, doblamos con nuestras manos el arco de bronce. Nos diste el escudo de tu salvación; tu diestra nos sostiene, y nos has engrandecido. Ampliaste nuestros pasos debajo de nosotros y nuestros pies no resbalan.

~31~


Hablando el idioma del Creador, Orando los Salmos

Perseguimos a nuestros enemigos, los alcanzamos y no regresamos hasta consumirlos. Los herimos y no se pudieron levantar. Cayeron bajo nuestros pies. Nos has dado fuerza para la batalla. Sometes debajo de nosotros a los que se levantan contra nosotros. Nuestros enemigos huyen y nosotros destruimos a los que nos odiaban. Los molimos como polvo; los arrojamos fuera como lodo de las calles. Nos salvaste de las contiendas del pueblo; nos has puesto por cabeza de las naciones. Los extraños se someten a nosotros. Viva el Eterno y bendita sea mi Roca, enaltecido sea el Dios de mi salvación. Tú Señor, tomas venganza por nosotros y sometes a los pueblos debajo de nosotros. Nos libraste de nuestros enemigos. Y nos pones arriba de los que se levantan contra nosotros. Por tanto, te alabamos, oh Eterno, y cantamos alabanzas a tu nombre. Grandes triunfos nos das, y haces misericordia a tu ungido, a David y a su simiente para siempre. En el nombre de Jesús. Amén. ~

19 Salmo

Señor, los cielos cuentan tu gloria, y el firmamento anuncia la obra de tus manos. Un día emite palabra a otro día, y una noche a otra noche declara sabiduría. Tu ley es perfecta, que restaura el alma; tu testimonio

~32~ Vicky M. de Vázquez


Sección 1 • Oraciones de reconocimiento a Dios

es fiel y seguro, y hace sabio al sencillo. Tus mandamientos son rectos, y alegran el corazón; tus preceptos son puros, que alumbran los ojos. Tu temor es limpio, y permanece para siempre. Tus juicios son absolutamente justos. Deseables son más que el oro, y mucho más que mucho oro muy afinado. Más dulces son Sean, pues, aceptables que la miel, más que las gotas ante ti mis palabras y que destilan del panal. mis pensamientos, Además con ellos somos oh Señor, roca mía amonestados, tus siervos; en y redentor mío. guardarlos hay grande Salmo 19:14 NVI bendición. Señor, hay veces que no podemos entender nuestros errores, líbranos de los que nos son ocultos. Nos guardas de las soberbias, y ya no pueden dominarnos. Nos haces caminar en integridad, en el nombre de Jesús. Entonces somos íntegros y estamos limpios de gran rebelión. Oh Eterno, Roca mía y Redentor mío. Son gratos los dichos de nuestra boca y la meditación de nuestro corazón delante de ti. En el nombre de Jesús. Amén.

~33~


Hablando el idioma del Creador, Orando los Salmos

Tú nos oyes en el día del conflicto; y nos defiendes. Nos envías ayuda y nos sostienes. Te acuerdas de todas nuestras ofrendas y Salmo aceptas nuestros holocaustos. Nos das conforme al deseo de nuestro corazón y cumples todos nuestros propósitos. Nosotros aclamamos tu victoria y en tu bendito nombre alzamos nuestros estandartes. Nos concedes, oh Dios, todas nuestras peticiones. Ahora sabemos que salvas a tus ungidos. Nos oyes desde tu santo cielo, con las poderosas acciones de tu mano derecha salvadora. Algunos confían en carros y otros en caballos; pero nosotros confiamos en el nombre de Jehová nuestro Dios. Nosotros nos levantamos y estamos en pie. Tú nos escuchas en el día que te invocamos. En el nombre de Jesús. Amén.

20

~

Oh Eterno, en tu fortaleza nos alegramos y nos gozamos en tu salvación. Nos concediste el deseo de nuestro corazón y no Salmo nos negaste la petición de nuestros labios. Sales a nuestro encuentro con bendiciones escogidas. Sobre nuestra cabeza has puesto corona de oro fino. Vida te pedimos y nos la concediste; y nos das días que se prolongan para siempre. Grande es nuestra

21

~34~ Vicky M. de Vázquez


Sección 1 • Oraciones de reconocimiento a Dios

gloria en tu salvación; honor y majestad has puesto sobre nosotros. Nos has bendecido para siempre; nos has llenado de alegría con tu presencia. Nosotros confiamos tan sólo en ti, nuestro Dios, y en tu misericordia Altísimo, no somos perturbados. Nuestros enemigos tramaron maquinaciones contra nosotros, pero no prevalecieron. Porque los hacemos volver la espalda. Exaltado seas, mi Dios, por tu fortaleza; cantamos y alabamos tu poder. En el nombre de Jesús. Amén. ~

Tú eres santo, oh Dios, tú habitas entre nuestras alabanzas. En ti esperamos y tú nos libras. Clamamos a ti y fuimos librados. Salmo Confiamos en ti y no fuimos avergonzados. Anunciamos tu nombre a nuestros hermanos, en medio de la congregación te alabamos. ¡Los que tememos a Jehová alabémosle! ¡Glorifiquémosle! Porque no menospreció ni aborreció la aflicción del desdichado, ni él ha escondido su rostro de nosotros. Sino que cuando clamamos a él, nos escucha. De ti viene nuestra alabanza. Pagamos nuestras promesas delante de los que te temen. Comemos y nos saciamos los humildes. Los que te buscamos, te

22

~35~


Hablando el idioma del Creador, Orando los Salmos

alabamos, oh Eterno. Vivirá nuestro corazón para siempre. Todos los habitantes de la tierra se acuerdan del Eterno y se vuelven a él, y todas las familias le adoramos. Porque tuyo es el reino, y riges a las naciones. En el nombre de Jesús. Amén. ~

Tú Eterno Dios eres nuestro pastor; no nos falta nada. En delicados pastos nos haces reposar; junto a aguas quietas nos pastoreas. Salmo Restauras nuestra alma; nos conduces por sendas de justicia por amor de tu nombre. Aunque andemos en valle de muerte, no tenemos temor, porque tú, Señor, estás con nosotros. Tu vara y tu cayado nos infunden aliento. Preparas mesa delante de nosotros en presencia de nuestros enemigos. Has ungido nuestra cabeza con aceite y nuestra copa está rebosando. La misericordia y el bien nos siguen todos los días de nuestra vida y moramos en tu casa Eterno por largos días. En el nombre de Jesús. Amén.

23

~

24 Salmo

La tierra, el mundo y los que en él habitamos somos tuyos. ¿Quién subirá a tu monte, Señor? ¿Y quién estará en tu lugar Santo? Nosotros que somos puros de

~36~ Vicky M. de Vázquez


Sección 1 • Oraciones de reconocimiento a Dios

corazón, limpios de manos; que no hemos elevado nuestra alma a cosas vanas, ni hemos jurado en vano. Nosotros recibimos bendición del Eterno, y justicia del Dios de nuestra salvación. Así es la generación de los que buscamos tu rostro, oh Dios. Alcen sus cabezas, oh puertas, y álcense puertas eternas, y entrará el REY DE GLORIA. ¿Quién es este Rey de gloria? El Eterno, el fuerte y valiente, el poderoso en batalla. Jehová de los ejércitos, él es el Rey de gloria. En el nombre de Jesús. Amén. ~ A ti, oh Eterno, elevamos nuestra alma ¡Dios nuestro en ti confiamos! No somos avergonzados, no se alegran de nosotros Salmo nuestros enemigos. Ninguno de los que esperamos en ti, somos confundidos. Nos muestras tus caminos y nos enseñas tus sendas, oh Dios. Porque tú eres el Dios de nuestra salvación; en ti hemos esperado todo el día. Bueno y recto eres, oh Eterno, nos guías a los humildes en justicia y nos enseñas tu camino. Todos tus caminos son de misericordia y verdad, para los que guardamos tu pacto y tus testimonios. Nuestra alma reposa en la prosperidad, y nuestra simiente hereda la tierra. Tu consejo, oh Eterno, es con

25

~37~


Hablando el idioma del Creador, Orando los Salmos

los que te tememos, y tu pacto es para hacernos conocer tu voluntad. Nuestros ojos están siempre dirigidos hacia ti, porque tú sacas nuestros pies de la red. Guardas nuestra alma y la libras. No somos nosotros avergonzados, porque nos hemos refugiado en ti. Nos preservan la integridad y la rectitud, porque a ti te esperamos. Nos redimiste de toda penuria. En el nombre de Jesús. Amén. ~ Señor, nosotros hemos andado en integridad, y hemos confiado en ti sin vacilar. Examínanos, oh Dios, y prueba Salmo nuestro corazón. Porque tu misericordia está delante de nuestros ojos, y nosotros andamos en tu verdad. No nos hemos sentado con hombres falsos. Aborrecemos la reunión de los malos, y no nos hemos sentado con los pecadores. Nos lavamos las manos en inocencia, y así andamos alrededor de tu altar, oh Dios; tú oyes la voz de nuestro agradecimiento, y podemos contar tus maravillosas obras. Oh Dios, amamos la casa donde habitas, y el lugar de la morada de tu gloria.

26

~38~ Vicky M. de Vázquez


Sección 1 • Oraciones de reconocimiento a Dios

No juntas nuestra alma con pecadores, ni nuestra vida con hombres sanguinarios. Nosotros andamos en nuestra integridad. Nos redimes y tienes misericordia de nosotros. Nuestro pié ha estado en rectitud. En las congregaciones te bendecimos, oh Dios. En el nombre de Jesús. Amén.

El limpio de manos y puro de corazón; el que no ha elevado su alma a cosas vanas, ni jurado con engaño. Él recibirá bendición de Jehová, y justicia del Dios de salvación. Salmo 24:4-5 RVR

~

Tú, oh Dios, eres nuestra luz y nuestra salvación ¿A quién hemos de temer? Tú eres la fortaleza de nuestra vida. ¿De quién hemos Salmo de tener miedo? Cuando los malos se levantaron contra nosotros ellos tropezaron y cayeron. Aunque un ejército acampe contra nosotros no temerá nuestro corazón. Aunque se levante la guerra contra nosotros, aún entonces, estaremos confiados.

27

~39~


Hablando el idioma del Creador, Orando los Salmos

Una cosa te hemos pedido, oh Dios, y eso buscamos, que podamos vivir en tu casa todos los días de nuestra vida, para contemplar tu majestad, oh Dios, y para estar siempre temprano en tu templo. Tú nos ocultas en tu pabellón en el día del mal, nos escondes en lo recóndito de tu morada; nos alzas sobre una roca, y nuestra cabeza es levantada sobre nuestros enemigos en derredor. Ofrecemos en tu tabernáculo sacrificios al son de la trompeta y cantamos; cantamos alabanzas a ti, oh Eterno. Escuchas, oh Dios, cuando te llamamos y eres misericordioso con nosotros y nos respondes. Buscamos tu rostro, oh Dios, no lo escondes de nosotros. Tú has sido nuestra ayuda. No nos dejas ni nos abandonas, Dios de nuestra salvación, pues aún y cuando nuestro padre y nuestra madre nos dejaran, tú nos recoges, oh Dios. Nos enseñas tu camino, y nos conduces por senda de rectitud debido a los que nos asechan. Gracias, oh Dios, porque vemos tu bondad en la tierra de los vivos. Esperamos en el Eterno. Somos fuertes y se alienta nuestro corazón. Esperamos en Dios. En el nombre de Jesús. Amén. ~40~ Vicky M. de Vázquez


Sección 1 • Oraciones de reconocimiento a Dios

A ti te llamamos, oh Dios, Roca mía y tú no guardas silencio para con nosotros. Escuchas la voz de nuestra súplica cuando Salmo clamamos a ti, cuando alzamos nuestras manos hacia tu santo templo. Tú destruyes a nuestros enemigos y les restituyes conforme a la obra de sus manos. Porque no prestan atención a lo que tú haces, oh Dios, ni a la obra de tus manos. Bendito seas mi Dios, que has oído la voz de nuestras súplicas. Tú eres nuestra fuerza y nuestro escudo. En ti ha confiado nuestro corazón, y somos ayudados. Nuestro corazón se alegra en gran manera, y con nuestro cántico te alabamos. Tú eres nuestra fortaleza y el refugio salvador de tus ungidos. Nos salvas y nos bendices porque somos tu pueblo, tu heredad; nos pastoreas y nos sustentas para siempre. En el nombre de Jesús. Amén.

28

~

Te atribuimos Dios la gloria y fuerza. Te atribuimos Dios la honra que merece tu nombre. Te adoramos, oh Eterno, en la Salmo belleza de tu santidad. Tu voz Señor es poderosa, es plena en majestad. Tu voz Dios rompe en pedazos los cedros del Líbano. Tu voz Señor

29

~41~


Hablando el idioma del Creador, Orando los Salmos

estremece el desierto. Tu voz hace parir a las ciervas y desnuda los bosques. En tu templo proclamamos tu gloria. Dios se sienta como Rey para siempre. Dios da fuerza a su pueblo, y nos bendice con la paz. En el nombre de Jesús. Amén. ~

Te ensalzaré, oh Dios, porque tú nos has levantado, y no toleraste que nuestros enemigos se regocijaran por nosotros. Oh Salmo Dios clamamos a ti y tú nos sanaste. Tú sacaste nuestra alma del seol. Tú nos mantienes con vida. Los piadosos siervos de Dios entonamos cánticos a él, y alabamos su santo nombre; porque su ira no dura más que un momento y su favor es para toda la vida. Nos sentimos seguros y decimos: «Nunca seremos movidos». Tú oh Dios, con tu favor nos afirmaste como monte fuerte. A ti te llamamos oh Dios, e imploramos. Nos escuchas, oh Dios, y eres misericordioso con nosotros. Oh Dios, eres nuestro pronto auxilio. Tú convertiste nuestro llanto en alegría. Nos ceñiste de regocijo, por tanto a ti cantamos gloria mía y no estaremos callados. ¡Oh Dios te alabaremos por siempre! En el nombre de Jesús. Amén.

30

~42~ Vicky M. de Vázquez


Sección 1 • Oraciones de reconocimiento a Dios

En ti, oh Dios, nos hemos refugiado. Nunca nos defraudas. Inclinas tu oído a nosotros, librándonos rápidamente. Eres Salmo para nosotros una Roca para refugio, una fortaleza para salvarnos. Tú eres nuestra Roca y fortaleza. Tu nombre nos conduce y nos guía. Nos sacaste de la red que nos habían ocultado, porque eres nuestra fortaleza. En tu mano encomendamos nuestro espíritu. Tú nos has redimido, Dios de Convertiste mi lamento en verdad. Confiamos en danza; me quitaste la ropa ti. Tu bondad nos hace de luto y me vestiste de dichosos, porque viste fiesta, para que te cante y te nuestra aflicción, y glorifique, y no me quede tomaste conocimiento callado. ¡SEÑOR mi Dios, de las tribulaciones de siempre te daré gracias! nuestra alma. Pones Salmo 30:11-12 NVI nuestros pies en lugar seguro. Eres clemente con nosotros. Hemos confiado en ti, oh Dios. He dicho: Tú eres mi Dios. Nuestro tiempo está en tus manos. Nos libraste de la mano de nuestros enemigos y de los que nos perseguían. Haces que tu rostro brille sobre nosotros. Nos salvaste en tu bondad. Oh Dios no nos defraudas, porque hemos clamado a ti.

31

~43~


Hablando el idioma del Creador, Orando los Salmos

Enmudecen los labios mentirosos, que hablan arrogantemente contra nosotros con soberbia y altanería ¡Oh cuán abundante es tu bondad que das a los que te tememos y reservas para los que nos refugiamos en ti, ante la vista de los ojos de los hombres! Nos escondes en lo secreto de tu presencia de la conspiración de los hombres. Nos ocultas en un tabernáculo y nos proteges de contención de lenguas. Bendito eres, oh Dios, porque nos has mostrado tu infinita bondad en una ciudad fortificada. Tú escuchas nuestra voz cuando clamamos a ti. Te amamos, oh Dios, todos nosotros tus piadosos siervos. Nos esforzamos todos los que esperamos en ti, oh Dios, y toma aliento nuestro corazón. En el nombre de Jesús. Amén. ~ Felices somos porque nuestra transgresión ha sido perdonada. Felices somos porque tú, oh Dios, no nos atribuyes Salmo iniquidad y en nuestro espíritu no hay engaño. Somos piadosos y oramos a ti en el tiempo en que puedes ser hallado. Tú eres nuestro lugar de refugio. Nos preservas del adversario. Con cánticos de liberación nos rodeas. Nos instruyes y nos enseñas el camino que debemos seguir. Nos aconsejas. Tus ojos

32

~44~ Vicky M. de Vázquez


Sección 1 • Oraciones de reconocimiento a Dios

están sobre nosotros. No somos como el caballo o como la mula, sin entendimiento, y cuya boca debe ser sujetada con cabestro y con freno. Nosotros, que somos rectos, confiamos en el Eterno y nos deleitamos en él. Y cantamos de alegría. En el nombre de Jesús. Amén.

[

Tú eres mi refugio; tú me libras del peligro, por eso, con voz fuerte, canto y festejo mi liberación.

]

Salmo 32:7 TLA

Nos regocijamos en el Señor, la alabanza es hermosa para nosotros los rectos. Alabamos al Eterno con la lira. Cantamos Salmo alabanzas con el salterio de diez cuerdas. Cantamos un cántico nuevo. Tocamos diestramente entre gritos de júbilo. Por cuanto tu palabra, oh Dios, es verdadera, y toda tu obra es hecha con fidelidad. Amamos la rectitud y la justicia. La tierra está llena de tu bondad. Por tu palabra fueron hechos los cielos, y todas sus constelaciones por

33

~45~


Hablando el idioma del Creador, Orando los Salmos

el aliento de tu boca. Reúnes las aguas del mar como en un montón. Guardas las profundidades en depósitos. Tema toda la tierra a Jehová. Porque lo que él dijo se cumplió. Lo que él ordenó se hizo. Tu consejo permanece para siempre, y los pensamientos de tu corazón por todas las generaciones. Felices somos porque nuestro Dios es el Eterno, el pueblo que él ha escogido para su propia herencia. Señor, tú ves desde tu morada, el cielo, observas con atención todas nuestras acciones. Tu ojo se dirige hacia los que te tememos, hacia los que esperamos en tu misericordia para mantenernos vivos y librar nuestra alma de la muerte. Nuestra alma te espera, oh Dios. Tú eres nuestro auxilio y nuestro escudo. En ti se complace nuestro corazón, porque hemos confiado en tu santo nombre. Nosotros esperamos ti Señor, y tu misericordia es sobre nosotros. En el nombre de Jesús. Amén. ~ Te bendecimos, oh Dios, en todo tiempo, tu alabanza está continuamente en nuestra boca. Nuestra alma se gloría en el Eterno. Salmo

34

~46~ Vicky M. de Vázquez


Sección 1 • Oraciones de reconocimiento a Dios

Los humildes te oímos y nos alegramos. Exaltamos tu nombre. Te buscamos, oh Dios, y tú nos respondes y nos libras de todos los temores. Quienes te vemos quedamos iluminados. Y nuestro rostro nunca será avergonzado. Tu ángel acampa alrededor de nosotros y nos libra. Vemos que tú, oh Dios, eres bueno. Felices somos los que nos refugiamos en ti. Tememos al Eterno, nosotros que somos sus escogidos, porque no nos falta nada a los que le tememos. ¡Cuán preciosa, oh Dios, es Nosotros que te tu misericordia! buscamos, oh Dios, no Por eso los hijos de los hombres se amparan bajo la carecemos de ninguna sombra de tus alas. cosa buena. Los niños Porque contigo está el nos escuchan, y les manantial de la vida; enseñamos el temor de En tu luz veremos la luz. Dios. Guardamos Salmo 36:7, 9 RVR nuestra lengua de hablar mal, y nuestros labios de decir engaños. Nos apartamos del mal y hacemos el bien, buscamos la paz y la perseguimos. Tus ojos, oh Dios, se dirigen a nosotros, y tus oídos están abiertos a nuestro clamor. Clamamos a ti y tú nos oyes, y nos libras de toda angustia. Tú

~47~


Hablando el idioma del Creador, Orando los Salmos

redimes nuestra alma, y ninguno de los que nos refugiamos en ti estará desolado. En el nombre de Jesús. Amén. ~

Tú peleas Señor contra los que pelean con nosotros. Echas mano del escudo y del pavés, y te levantas en nuestra ayuda. Dices a Salmo nuestra alma: «Yo Soy tu Salvación». Se avergonzaron y confundieron los que buscaban nuestra alma. Se avergonzaron y confundieron los que pensaban herirnos. Nuestra alma se deleita en el Eterno. Nos regocijamos en su salvación. Decimos: Nadie es como tú, oh Eterno, que libras al débil del que es más fuerte que él, y al menesteroso de quién lo despojaba. Tú rescatas nuestra alma de la destrucción de nuestros enemigos, y nuestra única vida de los leones. Te alabamos ante la gran congregación. Te alabamos ante numerosa gente. Tú, oh Dios, has visto a nuestros enemigos, los que tramaban contra nosotros, y tú no guardaste silencio. Tú no te alejas de nosotros. Tú nos juzgas, oh Dios nuestro, conforme a tu justicia {Cristo Jesús}.

35

~48~ Vicky M. de Vázquez


Sección 1 • Oraciones de reconocimiento a Dios

Exaltado seas oh Dios, que amas la paz de nosotros tus siervos. Y nuestra lengua habla de tu rectitud y de tu alabanza todo el día. En el nombre de Jesús. Amén. ~

Tu bondad, oh Dios, está en los cielos. Tu fidelidad llega hasta las alturas. Tu justicia es como las montañas poderosas. Tus juicios Salmo son como el gran abismo. Tú nos preservas Señor. Cuán poderosa es tu bondad Dios. Nosotros nos refugiamos en la sombra de tus alas. Somos abundantemente satisfechos con la riqueza de tu casa, y tú nos haces beber del río de tus delicias. Porque contigo está la fuente de la vida. En tu luz vemos la luz. Sigues siendo benevolente con los que te conocemos, y otorgándonos tu justicia a los rectos de corazón. No nos pisotea el pie de la soberbia. En el nombre de Jesús. Amén.

36

~

Confiamos en el Eterno y hacemos el bien. Habitamos tranquilos en la tierra y tenemos por preciosa la fidelidad. De tal Salmo modo nos complacemos en el Eterno, y él nos concede las peticiones de nuestro corazón. Orientamos nuestro camino a Dios. También

37

~49~


Hablando el idioma del Creador, Orando los Salmos

confiamos en él, que obra conforme a nuestra confianza. El saca adelante nuestra justicia como la luz y nuestro derecho como el sol de mediodía. Guardamos silencio ante Dios y esperamos pacientemente en él. Nosotros esperamos al Eterno, heredamos la tierra, y nos complacemos en la abundancia de paz. Tú nos sostienes Señor. Tú, oh Dios, conoces los días de los que somos perfectos, y nuestra herencia es por siempre. No nos avergonzamos en los tiempos del mal, y en los días de hambre somos satisfechos. Nosotros tenemos misericordia y damos. Porque los que somos bendecidos por ti, oh Dios, heredamos la tierra {la Nueva Jerusalén}. Nuestros pasos son establecidos por ti. Tú te complaces en nuestro corazón. Aunque caigamos no seremos postrados, porque tú, oh Dios, sostienes nuestra mano. Nunca se ha visto al justo abandonado, ni a su simiente mendigando pan. En todo tiempo somos misericordiosos y prestamos; y nuestra simiente es bendecida. Nos apartamos del mal y hacemos el bien, y habitamos seguros para siempre. Porque tú, oh Dios, amas la justicia y no abandonas a tus piadosos siervos. Somos preservados para siempre. Los justos heredamos la tierra {la Nueva Jerusalén} y vivimos en ella para

~50~ Vicky M. de Vázquez


Sección 1 • Oraciones de reconocimiento a Dios

siempre. Nuestra boca habla sabiduría, y nuestra lengua habla justicia. La Ley de nuestro Dios está en nuestro corazón. En ninguno de nuestros pasos resbalamos. Tú, oh Dios, no abandonas a los rectos, ni toleras que seamos condenados en juicio. Esperamos en ti Eterno y seguimos tu camino, y nos exaltas para heredar la tierra. Consideramos al íntegro y vemos al justo; porque hay un final dichoso para el hombre de paz. Nuestra salvación eres sólo tú Eterno. Tú eres nuestra fortaleza en tiempos de angustia. Tú, oh Dios, nos ayudas y nos libras. Nos libras de los impíos y nos salvas, porque nos refugiamos en ti. En el nombre de Jesús. Amén. ~

Señor, todos nuestros deseos están delante de ti, nuestros suspiros no te son ocultos. En ti, oh Dios, ponemos nuestra Salmo esperanza, tú nos respondes, oh Dios mío. Nosotros seguimos lo que está bien. No nos abandonas, oh Dios nuestro, no te alejas de nosotros. ¡Te apresuras para ayudarnos, oh Señor, Salvación nuestra! En el nombre de Jesús. Amén.

38

~51~


Hablando el idioma del Creador, Orando los Salmos

Cuidamos nuestros caminos, para no pecar con nuestra lengua. Guardamos nuestra boca con freno, cuando los malvados Salmo están delante de nosotros. Nuestra esperanza está en ti. Nos libraste de todas nuestras transgresiones. Escuchas nuestra oración, oh Eterno, y prestas atención a nuestro clamor. En el nombre de Jesús. Amén. ~

39

Esperamos pacientemente en ti Eterno, y te inclinas hacia nosotros, y oíste nuestro clamor, nos sacaste del abismo tumultuoso, Salmo del lodo cenagoso y pusiste nuestros pies en una roca estableciendo nuestros pasos. Pusiste un nuevo cántico en nuestra boca, de alabanza a ti, oh Dios. Muchos ven, temen y confían en el Eterno. Felices somos porque hemos puesto nuestra confianza en Dios. Muchas cosas has hecho, oh Dios, Dios mío. Grandes son tus obras y tus pensamientos sobre nosotros. Nadie hay que pueda compararse a ti. ¿Quién puede declarar y hablar de tus obras, si son más de las que pueden ser enumeradas? Tú has abierto nuestros oídos. Nos complace cumplir tu voluntad, oh Dios mío. Hemos predicado la justicia ante la gran congregación. He aquí,

40

~52~ Vicky M. de Vázquez


Sección 1 • Oraciones de reconocimiento a Dios

que no contuvimos nuestros labios, oh Dios, tú lo sabes. No hemos ocultado tu justicia dentro de nuestro corazón. Hemos declarado tu cumplimiento y tu salvación. No hemos ocultado tu misericordia y tu verdad ante la gran congregación. Tú, oh Eterno, no retiras tu compasión de nosotros. Nos preserva continuamente tu clemencia y tu verdad. Oh Dios, tú te apresuras para ayudarnos. Los que te buscamos nos alegramos en ti. Decimos continuamente los que amamos tu salvación: «Sea exaltado el Eterno» Tú eres nuestra ayuda y nuestro libertador. Oh Dios mío no te tardas. En el nombre de Jesús. Amén. ~

Felices somos porque consideramos a los pobres. El Eterno nos libra en el día de la calamidad. El Eterno nos preserva y nos da Salmo vida, para que seamos llamados felices en la tierra. Tú, oh Dios nos libras de nuestros enemigos y de la enfermedad, eres misericordioso con nosotros y curaste nuestra alma, porque hemos pecado contra ti. Tú, oh Eterno, nos libras de nuestros enemigos y de los que murmuraban contra nosotros. Tú, oh Dios, eres misericordioso con nosotros y nos levantas. Sabemos

41

~53~


Hablando el idioma del Creador, Orando los Salmos

que tú te complaces en nosotros porque nuestro enemigo no triunfa sobre nosotros. Tú nos sostienes por causa de nuestra integridad y nos pones delante de tu rostro por siempre. Así sea. Así sea. En el nombre de Jesús. Amén. ~

Para reflexionar Salmo 1» ¿Es mi delicia meditar en la palabra de Dios de día y de noche? ¿Damos nuestro fruto a su tiempo, en el momento oportuno? ¡¡Gloria a Dios, todo lo que hacemos prospera!! Salmo 3» Así como no nos preocupamos por respirar, así nos acostamos y dormimos, y despertamos, porque el Señor nos sostiene. Salmo 4» ¿Vives realmente seguro y confiado en tu Padre celestial? Salmo 5» ¿Presentamos nuestras peticiones delante del Señor y sabemos esperar en él? Salmo 8» ¿Hemos tomado nuestro lugar como señores de todas las cosas que puso Dios bajo nuestros pies?

~54~ Vicky M. de Vázquez


Sección 1 • Oraciones de reconocimiento a Dios

Salmo 17» ¿Qué mayor protección hay, si nos guarda el Eterno como a la niña de su ojo? Salmo 18» ¿Qué dios es un refugio y un escondedero perfecto para nosotros? ¿Qué dios nos lleva a vivir a lugares espaciosos {casas amplias}? ¿Qué dios es tan justo como nuestro Dios que nos recompensa conforme a la limpieza de nuestras manos? Salmo 19» Servimos a un Dios que su ley, su testimonio, sus mandamientos, sus preceptos, su temor y sus juicios son justos; por eso los deseamos mucho más que el oro, y al guardarlos encontramos grande bendición. Salmo 20» Levantamos nuestros estandartes de victoria porque Dios nos da conforme al deseo de nuestro corazón. Invoca a Dios porque él te escucha. Salmo 22» El meditar en este Dios precioso hace que nuestra alma invente un nuevo cántico para él. Salmo 23» Con el Eterno NADA nos falta, nos lleva a comer delicados manjares, sana nuestra alma; la misericordia y el bien van con nosotros

~55~


Hablando el idioma del Creador, Orando los Salmos

TODOS los días de nuestra vida. ¡Gracias Señor! Salmo 26» ¿Confiamos en Dios sin vacilar? ¿Estamos dispuestos a que Dios pruebe nuestro corazón? ¿Aborrecemos las reuniones de los impíos? ¿Nuestro pie anda en rectitud? Salmo 27» A quién hemos de tenerle miedo, si Dios es una fortaleza para nosotros. Él escucha cuando le llamamos y nos responde. Salmo 29» Aunque la poderosa voz de Dios rompe en pedazos los cedros del Líbano; esa poderosa voz a nosotros nos trae paz. Salmo 30» La ira de nuestro Dios amoroso dura un momento, pero su favor y su bondad duran toda la vida. Salmo 31» El Señor ha puesto nuestros pies en lugar seguro. Nos ha escondido en lo secreto de su presencia de la conspiración de los hombres y nos ha puesto en un tabernáculo a cubierto de contención de lenguas. Da gracias a Dios en éste día por el amor y la protección hacia ti.

~56~ Vicky M. de Vázquez


Sección 1 • Oraciones de reconocimiento a Dios

Salmo 32» Que felices somos ahora porque la sentencia por nuestros pecados era ¡¡Culpable!! Pero por la sangre de Cristo que nos limpia ahora somos declarados ¡¡Perdonados, libres!! Salmo 33» ¿En realidad vives como que eres el pueblo de Dios? ¿Te sientes y vives como parte de Su propia herencia? Salmo 34» ¿Quién puede librar de TODOS los temores? Sólo Dios. Nosotros nos refugiamos en el Eterno y no nos falta nada. Salmo 35» El que se levanta contra ti, se levanta contra Dios, y Dios no guarda silencio. ¡Aleluya! Salmo 36» Somos abundantemente satisfechos con las bendiciones de tu Casa. Hay personas que se desgastan pensando en cómo mantenerse jóvenes siempre, pero para nosotros está a nuestro alcance la vida eterna. ¡Gloria a Dios! Salmo 37» ¿Te complaces, te deleitas en Dios? Él concede las peticiones de tu corazón si así lo haces; aún esa petición que ahora no recuerdas él sí la conoce, porque conoce tu corazón.

~57~


Hablando el idioma del Creador, Orando los Salmos

Salmo 39» Cuando estés frente a gente malvada es mejor quedarse callado para no pecar. Salmo 40» El Señor nos sacó del lodo {del pecado}, nuestros pies se hundían {en el lodo no se pueden afirmar los pies}, pero Dios puso nuestros pies en una roca {Cristo} y estableció nuestros pasos. Salmo 41» ¿Qué dios libra de todos los enemigos? ¿Qué dios es misericordioso con nosotros que nos sana de la enfermedad física y del alma?

~58~ Vicky M. de Vázquez


Sección 2 Oraciones de Fe ante la adversidad «Dios hace habitar en familia a los desamparados; Saca a los cautivos a prosperidad…» ~ Salmo 68:6


Sección 2 • Oraciones de fe ante la adversidad

Como el ciervo brama por las corrientes de las aguas, así clama por ti nuestra alma, Señor. Nuestra alma tiene sed de ti, del Dios vivo. Salmo Tenemos esperanza en ti, oh Dios, porque todavía te alabaremos, salvación nuestra. De día, oh Dios, mandas tu misericordia, y de noche tu cántico está con nosotros. Y elevamos una plegaria al Dios de nuestra vida. Tenemos esperanza en ti, oh Eterno, porque todavía te alabaremos. Eres la salvación de nuestra alma y nuestro Dios. En el nombre de Jesús. Amén.

42

~

Tú eres nuestro Juez, oh Dios, y defiendes nuestra causa contra una nación impía. Nos libras del hombre engañoso e injusto. Por Salmo cuanto tú eres el Dios de nuestra fortaleza. Nos envías tu luz y tu verdad para que nos conduzcan y nos lleven a tu santo monte y a tus moradas. Entonces vamos al altar de Dios, al Dios de nuestra alegría excelsa y le alabamos con la lira. Esperamos en ti, Rebosa mi corazón oh Dios, porque todavía te palabra buena; alabaremos. Eres la salvación Dirijo al rey mi canto; de nuestra alma y nuestro Mi lengua es pluma de escribiente muy ligero. Dios. En el nombre de Jesús. Salmo 45:1 RVR Amén.

43

~61~


Hablando el idioma del Creador, Orando los Salmos

Maravillosa obra hiciste en la antigüedad. Por cuanto no por nuestra propia espada obtuvimos la tierra en posesión, ni nos salvó Salmo nuestro propio brazo, sino la luz de tu rostro, tu diestra y tu brazo, porque te complaces en nosotros. Tú eres nuestro Rey, oh Dios. Por medio de ti postramos a nuestros enemigos. Por medio de tu nombre pisoteamos a los que se levantan contra nosotros. Por cuanto no confiamos en nuestro arco, ni nuestra espada nos puede salvar, pero tú nos has salvado de nuestros adversarios y has avergonzado a quienes nos odian. En ti nos hemos gloriado todo el día, y alabamos tu nombre por siempre. No te hemos olvidado ni hemos sido infieles a tu pacto. Nuestro corazón no se vuelve, ni nuestros pasos se han apartado de tu camino. Te levantas en nuestra ayuda, y nos libraste por tu misericordia. En el nombre de Jesús. Amén.

44

~

Nuestro corazón desborda de un bello discurso. Decimos: nuestra obra se refiere a un Rey. Nuestra lengua es la pluma de un escritor Salmo preparado. Eres el más hermoso de los hijos de los hombres; la gracia se derrama de tus labios. Dios, nos has bendecido por siempre. Ciñe tu espada sobre tu muslo, oh

45

~62~ Vicky M. de Vázquez


Sección 2 • Oraciones de fe ante la adversidad

Poderoso. Exhibe tu gloria y tu majestad. Y en tu majestad prospera. Avanza en nombre de la verdad, la humildad y la justicia. Tu diestra te enseñará cosas tremendas. Tus saetas son agudas, los pueblos caen ante ti, se hunden en el corazón de tus enemigos. Amamos la justicia y odiamos la maldad, por lo que nuestro Dios, nos ungió con el óleo de la felicidad sobre nuestros compañeros. Mirra, áloe y casia exhalan todos nuestros vestidos. En el nombre de Jesús. Amén. ~

Tú, oh Eterno, eres nuestro refugio y nuestra fuerza, una ayuda siempre presente en tiempos de tribulación. Por lo tanto no Salmo tememos, aunque cambie la tierra y aunque las montañas se muevan al corazón de los mares, aunque rujan y hagan espuma sus aguas, aunque se estremezcan las montañas. Hay un río cuyas corrientes alegran la ciudad de Dios, la morada más alta del Altísimo. Tú, oh Dios, eres en medio de nosotros, no somos movidos. Tú nos ayudas cuando se acerca el amanecer. Jehová de los ejércitos es con nosotros. El Dios de Jacob es nuestra alta torre. Tú haces que se acaben las guerras hasta los confines de la tierra. Rompes el arco y cortas la lanza y quemas los carros de guerra en el fuego.

46

~63~


Hablando el idioma del Creador, Orando los Salmos

Sabemos que tú eres Dios, eres exaltado entre las naciones. Eres exaltado en la tierra. El Eterno de los ejércitos es con nosotros. El Dios de Jacob es nuestra alta torre. En el nombre de Jesús. Amén. ~

¡Batid las manos pueblos todos! Aclamad a Dios con voz de victoria, porque tú, oh Dios, eres terriblemente elevado. Un gran Rey sobre Salmo toda la tierra. Dominas a los pueblos debajo de nosotros, y a las naciones debajo de nuestros pies. Escoges heredad para nosotros. Dios subió entre aclamaciones. Subió al son de la trompeta. Cantamos alabanzas a nuestro Dios, cantamos alabanzas, porque Dios es el Rey de toda la tierra, cantamos con inteligencia. Dios reina sobre las naciones. Dios se sienta sobre su santo trono. En el nombre de Jesús. Amén.

47

~

Grande eres tú, oh Dios, y digno de ser alabado, en tu ciudad, en tu santo monte. En tus palacios eres conocido por refugio. Tú nos libras de nuestros enemigos. Hemos Salmo meditado sobre tu bondad, oh Dios, en medio de tu templo. Como es tu nombre, Señor, así es tu alabanza hasta los confines de la tierra. Tu diestra está llena de tu justicia. Nos alegramos y nos regocijamos por causa de tus

48

~64~ Vicky M. de Vázquez


Sección 2 • Oraciones de fe ante la adversidad

juicios. Porque así es Dios, nuestro Dios, por siempre y para siempre; él nos guiará aún más allá de la muerte. En el nombre de Jesús. Amén. ~

Nuestra boca habla sabiduría, y la meditación de nuestro corazón es comprensión. Gracias Padre porque el precio Salmo de la redención de nuestra alma, tú ya lo pagaste y podemos vivir por siempre. Tú ya redimiste nuestra alma del poder del seol. En el nombre de Jesús. Amén.

49

~

Señor tú eres grande y maravilloso. Tú nos muestras tu esplendor. Tú hiciste los cielos y la tierra. Tuyo es el mundo y todo lo que él Salmo contiene, las bestias del bosque, el ganado, las aves las conoces todas, las bestias salvajes también, pues todo es tuyo Señor. Ofrecemos a ti, oh Dios, el sacrificio de la alabanza y cumplimos nuestros votos ante ti. Te llamamos en día de la angustia, y tú nos libras y nos honras. Nosotros que te ofrecemos sacrificios de alabanza, te honramos; y al que endereza su camino le muestras tu salvación. En el nombre de Jesús. Amén.

50

~65~


Hablando el idioma del Creador, Orando los Salmos

Eres clemente y misericordioso con nosotros, oh Dios. Conforme a la multitud de tus piedades has borrado nuestras Salmo transgresiones. Nos lavaste de nuestra iniquidad y nos limpiaste de nuestro pecado. Tú haces que conozcamos la sabiduría dentro de nuestro corazón. Nos limpiaste con hisopo y somos purificados. Nos lavaste y quedamos más blancos que la nieve. Nos haces oír la alegría y el regocijo. Ocultas tu rostro de nuestros pecados, borras todas nuestras iniquidades. Señor tú nos das un corazón puro y tenemos un espíritu recto dentro de nosotros. Tenemos la dicha de tu salvación. Nos sostiene un espíritu noble. Enseñamos tus caminos a los pecadores, quienes vuelven a ti. Nos libraste de los pecados de sangre, oh Dios, Dios de nuestra salvación, y nuestra lengua canta tu justicia. Oh Eterno, abres nuestros labios y nuestra boca anuncia tu alabanza. Los sacrificios tuyos, aquellos que Crea en mí, oh Dios, te son gratos, son el espíritu un corazón limpio, quebrantado y el corazón Y renueva un humillado. Tú mi Dios, no los espíritu recto dentro desprecias. de mí. Haces bien con tu favor a Salmo 51:10 RVR Sion. Construyes los muros de

51

~66~ Vicky M. de Vázquez


Sección 2 • Oraciones de fe ante la adversidad

Jerusalén. Entonces te complaces en los sacrificios de justicia. En el nombre de Jesús. Amén. ~

Tu misericordia es continua Señor. Nosotros ponemos a Dios por nuestra fortaleza. Nosotros estamos como olivo verde Salmo en la Casa de Dios. Y confiamos eternamente en la misericordia de él. Te alabaremos para siempre. Y esperamos en tu nombre, porque es bueno, delante de tus santos. En el nombre de Jesús. Amén.

52

~

Nosotros hacemos el bien. Somos entendidos y buscamos a Dios. No nos volvemos atrás y hacemos lo bueno. A ti te Salmo invocamos Señor. De Sion ha salido nuestra salvación. Dios nos ha hecho volver de la cautividad. Nos gozamos y nos alegramos. En el nombre de Jesús. Amén.

53

~

54 Salmo

Padre amado, grande es tu nombre en toda la tierra, alabado seas por siempre. Señor, tú nos salvas por tu nombre, y nos corriges por tu poder. Tú Señor, eres nuestro auxiliador. Eres para nosotros como el sostén de nuestra alma. ~67~


Hablando el idioma del Creador, Orando los Salmos

Se vuelve el mal contra quienes nos asechan. Tú los destruyes por tu verdad. Te ofrecemos sacrificios voluntarios; alabamos tu nombre, oh Dios, porque eso es bueno. Porque tú nos libraste de toda penuria, y nuestros ojos miraron con tranquilidad a nuestros enemigos. En el nombre de Jesús. Amén. ~ Señor, tú nos salvas de los enemigos ocultos. En cuanto a nosotros, te invocamos, oh Dios y tú nos libras. Clamamos a ti en la Salmo tarde, en la mañana y al mediodía y tú, has oído nuestra voz, has redimido nuestra alma en paz de modo que nadie se acercó a nosotros, de los muchos que nos habían combatido. Tú oyes y humillas a los que no cambian su mala conducta y no te temen. Tú oh Dios, nos libras de nuestros enemigos. Echamos nuestras cargas sobre ti, oh Dios, que nos sostienes. No toleras que los justos seamos movidos nunca. Nosotros confiamos en ti, oh Eterno. En el nombre de Jesús. Amén.

55

~

~68~ Vicky M. de Vázquez


Sección 2 • Oraciones de fe ante la adversidad

Eres misericordioso con nosotros, oh Dios, y nos libras de los que quieren comernos. El día en que tuvimos miedo, nosotros confiamos Salmo en ti. Dios, alabamos tu palabra y en ti confiamos sin temor alguno. ¿Qué puede hacernos el hombre? Son vueltos atrás nuestros enemigos en el día que nosotros clamamos. Esto sabemos: que Dios está por nosotros. Tus juramentos son sobre nosotros, oh Dios. Te tributamos alabanzas, porque has librado nuestra alma de la muerte, impediste que nuestros pies tropezaran, para que andemos delante de ti en la luz de los vivos. En el nombre de Jesús. Amén.

56

~

Señor, tú eres clemente con nosotros, oh Dios. Eres misericordioso, porque en ti se ha refugiado nuestra alma. Bajo la sombra de tus Salmo alas nos refugiamos. Hasta que pasen las calamidades. Clamamos a ti, oh Altísimo Dios, que nos favoreces. Tú envías desde el cielo y nos salvas de nuestros enemigos. Tú envías tu misericordia y tu verdad. Eres exaltado, oh Dios, sobre los cielos. Es tu gloria sobre toda la tierra. Nuestros enemigos cavan un hoyo ante nosotros, pero ellos mismos caen en él.

57

~69~


Hablando el idioma del Creador, Orando los Salmos

Nuestro corazón está pronto, oh Dios, nuestro corazón está dispuesto. ¡Cantamos alabanzas! Despierta, gloria mía, despierta al son del arpa y de la lira, que yo despertaré al alba. Te brindamos alabanzas, oh Señor, entre los pueblos. Te cantamos alabanzas entre las naciones. Porque grande es tu misericordia en los cielos y tu verdad en las alturas. Eres exaltado, oh Dios, sobre los cielos. Es tu gloria por sobre toda la tierra. En el nombre de Jesús. Amén.

[

Tú, mi Dios, sobrepasas los cielos; ¡Eres tan grande que cubres toda la tierra! Salmo 57:11 TLA

]

Señor, tú nos libras de nuestros enemigos. Nos regocijamos cuando vemos tu venganza. Y dirán los hombres: ¡Verdaderamente hay una Salmo recompensa para los rectos! ¡Verdaderamente hay un Dios que juzga en la tierra! En el nombre de Jesús. Amén.

58

~70~ Vicky M. de Vázquez


Sección 2 • Oraciones de fe ante la adversidad

Señor, tú nos libras de nuestros enemigos. Nos pones más alto que los que se levantan contra nosotros. Nos libras de los obradores de Salmo iniquidad y nos salvas de los hombres sanguinarios. Pero tú, oh Dios, te ríes de ellos. Nosotros esperamos en ti porque tú eres nuestra fortaleza. El Dios de nuestra misericordia va delante de nosotros. Dios, haces que miremos de arriba a nuestros adversarios. Tú derribas a nuestros enemigos, oh Señor, escudo nuestro. En cuanto a nosotros, cantamos de tu poder. Alabamos de mañana tu piedad, porque has sido nuestra fortaleza, refugio en el día de penurias. Fortaleza nuestra, te cantamos alabanzas; porque tú eres nuestro refugio, el Dios de nuestra misericordia. En el nombre de Jesús. Amén.

59

~

60 Salmo

Tú has sido una bandera a los que te tememos y la alzamos por causa de la verdad. Para que tus amados seamos librados, nos salvas con tu diestra y nos respondes.

Dios habló en su santidad para que nosotros nos alegráramos. Tú nos ayudas contra el adversario porque vana es la ayuda del hombre.

~71~


Hablando el idioma del Creador, Orando los Salmos

En Dios hacemos proezas, y él hoya a nuestros enemigos. En el nombre de Jesús. Amén. ~

Escuchas nuestro clamor, oh Dios. Atiendes nuestra plegaria. Nos conduces a una roca que es demasiado alta para nosotros. Salmo Porque tú eres refugio para nosotros, fortaleza ante el enemigo. Moramos en tu tienda por siempre. Nos refugiamos en la cubierta de tus alas. Porque tú, oh Dios, escuchas nuestras súplicas. Nos concedes la herencia de Porque tú, oh los que tememos tu nombre. Días Dios, has oído agregas a nuestros días. Son nuestros mis votos; años como muchas generaciones. Me has dado la heredad de Para siempre estaremos delante de ti, los que temen oh Dios; de tal modo cantamos tu nombre. alabanzas a tu nombre por siempre. Salmo 61:5 Pagamos nuestros votos diariamente. En el nombre de Jesús. Amén.

61

~

62 Salmo

Solamente en ti espera nuestra alma en silencio. De ti viene nuestra salvación. Sólo tú, oh Dios, eres nuestra roca y nuestra salvación, nuestra fortaleza. Por eso no somos movidos. Esperamos sólo a ti en silencio, porque de ti,

~72~ Vicky M. de Vázquez


Sección 2 • Oraciones de fe ante la adversidad

oh Dios, proviene nuestra esperanza. De ti depende nuestra salvación y nuestra gloria. La roca de nuestra fuerza y nuestro refugio está en Dios. Confiamos nosotros en ti todo el tiempo. Volcamos nuestro corazón ante ti. Oh Eterno, eres un refugio para nosotros. Nuestras riquezas se incrementan pero no por eso ponemos el corazón en ellas. El poder es tuyo, oh Dios, también de ti, oh Señor, es la piedad. Porque tú le das a cada cual según su obra. En el nombre de Jesús. Amén. ~

Oh Dios, tú eres nuestro Dios. En verdad te buscamos. Nuestra alma tiene sed de ti, nuestra carne te anhela. Así te hemos buscado en el Salmo santuario, para ver tu poder y tu gloria. Porque tu bondad es mejor que la vida, nuestros labios te alaban. Te bendecimos mientras vivimos. En tu nombre alzamos nuestras manos. Nuestra alma está satisfecha como de meollo y de grosura, y nuestra boca te alaba con labios gozosos, cuando nos acordamos de ti sobre nuestra cama y meditamos de ti en nuestras vigilias. Porque tú has sido nuestra ayuda, y bajo la sombra de tus alas nos alegramos. Nuestra alma se aferra a ti. Tu diestra nos sostiene. Nos libras de nuestros enemigos. Nosotros nos refugiamos en ti. En el nombre de Jesús. Amén.

63

~73~


Hablando el idioma del Creador, Orando los Salmos

Señor, tú nos ocultas y nos guardas de nuestros enemigos, haces que el mal que traman contra nosotros, se les vuelva a ellos. Nos gozamos en Dios y nos refugiamos en Salmo él, y nos gloriamos los de recto corazón. En el nombre de Jesús. Amén.

64

~

Tuya es la alabanza en Sion, oh Dios. A ti pagamos nuestros votos. Tú escuchas las plegarias. A ti va toda carne. En cuanto a Salmo nuestras transgresiones, tú las perdonaste. Felices somos quienes tú escogiste y acercaste a ti para que moremos en tus atrios. Somos satisfechos de la bondad de tu casa, el santo lugar de tu templo. Nos respondes con tremendas obras de justicia, oh Dios de nuestra salvación, depositario de confianza de todos los confines de la tierra y de los mares distantes. Tú haces alegrar las salidas de la mañana y de la tarde. Te acuerdas de la tierra, y la riegas y la enriqueces, con el río tuyo pleno de agua. Preparas el grano luego de aparejar la tierra. Riegas sus surcos abundantemente y haces correr el agua en sus canales. La ablandas con los aguaceros. Bendices lo que crece en ella. Coronas el año con tus bendiciones, y tus sendas muestran grosura. Vistes el desierto de hierba y las colinas resplandecen de alegría.

65

~74~ Vicky M. de Vázquez


Sección 2 • Oraciones de fe ante la adversidad

Los valles se cubren de rebaños y de grano. Muestran regocijo y cantan. Gracias Señor por la bendición de la lluvia. En el nombre de Jesús. Amén. ~

Alabamos a Dios toda la tierra. Cantamos alabanzas a la gloria de su nombre. Hacemos gloriosa su alabanza, en el nombre de Jesús. Salmo Proclamamos oh Dios: ¡Qué tremenda es tu obra! Por la grandeza de tu poder, tus enemigos se dispersan ante ti. Toda la tierra te adora y te canta alabanzas. Cantamos alabanzas a tu nombre. Venimos y vemos tus obras oh Dios. Eres terrible en tu acción para con los hijos de los hombres. Conviertes el mar en tierra seca. Nos alegramos en ti, oh Dios. Tu poder domina para siempre. Tus ojos vigilan a las naciones. Bendecid a nuestro Dios, oh pueblos, y haced que la voz de su alabanza sea oída. Tú diste vida a nuestra alma, y no toleras que nuestro pie sea movido. Porque tú, oh Dios, nos has puesto a prueba. Nos refinaste como se refina la plata. Pasamos por el fuego y por el agua, pero tú nos sacaste a la abundancia. Venimos a tu casa con holocaustos, y cumplimos los

66

~75~


Hablando el idioma del Creador, Orando los Salmos

votos que te hicimos; que profirieron nuestros labios y pronunció nuestra boca cuando estábamos en angustia. Venid y escuchad todos los que temen a Dios, porque yo declararé lo que él hizo por mi alma. Clamé a él con mi boca, y ensalzado fue con mi lengua. Si yo hubiese albergado iniquidad en mi corazón, el Señor no me habría escuchado. Pero ciertamente Dios me escuchó. Atendió la voz de mi plegaria. Bendito seas, oh Dios, que no desechaste nuestra oración, ni apartaste tu piedad de nosotros. En el nombre de Jesús. Amén. ~

Tú, oh Dios, tienes piedad de nosotros y nos bendices. Resplandece tu rostro hacia nosotros y tu camino es conocido en la tierra, y Salmo tu salvación entre todas las naciones. Te alaban los pueblos, oh Dios, te alaban los pueblos, todos ellos. Se regocijan las naciones y entonan cantos de alborozo. Porque tú juzgas a los pueblos con equidad, y conduces a las naciones sobre la tierra. Te alaban los pueblos, oh Dios, te alaban los pueblos todos ellos. La tierra ha brindado su fruto. Nos bendices tú, oh Dios, nuestro propio Dios. Nos bendices y te temen todos los confines de la tierra. En el nombre de Jesús. Amén.

67

~76~ Vicky M. de Vázquez


Sección 2 • Oraciones de fe ante la adversidad

Te levantas Dios y se dispersan tus enemigos y huyen ante ti los que te odian. Nos regocijamos y somos exaltados ante Dios. Nos Salmo alegramos con júbilo. Cantamos a Dios, cantamos alabanzas a tu nombre. Exaltamos al que cabalga sobre los cielos, cuyo nombre es el Eterno. Padre de los huérfanos y juez de las viudas es Dios en su santa morada. Una lluvia de beneficios derramas, oh Dios. Cuando tu herencia está cansada, tú la reanimas. Bendito eres Señor, que día a día sobrellevas nuestras cargas. Bendito el Señor; cada Eres el Dios de nuestra día nos colma de salvación. Te bendecimos todos beneficios los que somos de la fuente de El Dios de nuestra Israel. salvación. Tú eres fuerte Señor, tú que Salmo 68:19 RVR has trabajado por nosotros. Cantamos a ti, oh Dios, los reinos de la tierra, cantamos alabanzas a ti, al que cabalga sobre los cielos de los cielos, que están desde tiempos antiguos. He aquí que él hace resonar su voz, su voz poderosa. Reconocemos el poder de Dios. Su majestad es sobre Israel y su poder está en los cielos. Terrible eres, oh Dios, desde

68

~77~


Hablando el idioma del Creador, Orando los Salmos

tus lugares santos. Tú nos otorgas fuerza y poder. Bendito seas Dios. En el nombre de Jesús. Amén. ~ Es nuestra oración a ti, oh Eterno, en tiempo oportuno. Oh Dios, en la abundancia de tu misericordia nos respondes con la verdad Salmo de tu salvación. Te acercaste a nuestra alma y la redimiste. Nos rescataste de nuestros enemigos. Nosotros alabamos tu nombre con un canto y te enaltecemos con alabanzas. Y esto te complace, oh Dios. Lo verá el humilde y se alegrará. El corazón de los que buscamos a Dios es revivido. Por cuanto tú, oh Eterno, escuchas a los necesitados. Porque Dios salva a Sion y reconstruye las ciudades de Judá y habitará allí, y la tendrán por posesión. También la heredamos nosotros tus siervos, vivimos allí los que amamos tu nombre. En el nombre de Jesús. Amén.

69

~

~78~ Vicky M. de Vázquez


Sección 2 • Oraciones de fe ante la adversidad

Señor, tú eres nuestro ayudador. Nos regocijamos en ti los que te buscamos y decimos continuamente los que amamos tu Salmo salvación: Sea Dios enaltecido. Tú eres nuestro auxiliador y nuestro libertador. En el nombre de Jesús. Amén.

70

~

En ti, oh Dios, nos hemos refugiado. Nos libraste con tu justicia y nos rescataste. Inclinaste tu oído hacia nosotros y nos salvaste. Salmo Tú eres para nosotros una roca de refugio a la que podemos recurrir en todo tiempo y nos salvas, porque tú eres nuestra roca y nuestra fortaleza. Oh Dios mío, nos rescataste de la mano del malvado, de las garras del hombre injusto, perverso y violento. Porque tú eres nuestra esperanza, oh Dios. Confiamos en ti desde nuestra infancia. Tú nos sustentas desde el nacimiento. Tú eres quién nos sacó de las entrañas de nuestra madre. Nuestra alabanza es continuamente tuya. Tú eres nuestro refugio fuerte. Se llena nuestra boca con tu alabanza y con tu gloria todo el día. Oh Eterno, tú nos salvas de nuestros enemigos. En cuanto a nosotros, te esperamos siempre y te alabamos cada día más. Nuestra boca cuenta tu salvación y tu justicia todo el día. Oh Dios, tú nos has enseñado desde

71

~79~


Hablando el idioma del Creador, Orando los Salmos

nuestra juventud y todavía ahora declaramos tus obras maravillosas. Y hasta la vejez y las canas, oh Dios, no nos desamparas, hasta que nosotros hayamos declarado tu poder a la próxima generación y tu fuerza a todos los que han de venir. Tú eres el que nos ha rescatado, el que incrementa nuestra grandeza y acudes a consolarnos. Nuestros labios se alegran en gran manera cuando te cantamos alabanzas, y también nuestra alma que tú redimiste. Nuestra lengua hablará de tu justicia todo el día. Sean avergonzados y abatidos quienes buscan nuestra alma. En el nombre de Jesús. Amén. ~

Nos das tus juicios Señor y tu justicia a nuestros hijos, para que podamos juzgar a tu pueblo con rectitud y a tus humildes con Salmo justicia. Traen las montañas paz al pueblo y las colinas justicia. Juzgamos a los pobres del pueblo, salvamos a los hijos de los menesterosos, y aplastamos al opresor. En nuestros días florecemos los justos, y hay abundante paz hasta que ya no haya luna. Señor, tú te compadeces de los pobres y de los necesitados, y salvas las almas de los menesterosos. Redimes sus almas de la opresión y de la violencia; preciosa es para ti la sangre

72

~80~ Vicky M. de Vázquez


Sección 2 • Oraciones de fe ante la adversidad

de los humildes, para que vivamos y tú nos das el oro de Sabá. Padre, te bendecimos todo el día. Es Jesucristo como un rico trigal en el campo sobre las montañas. Susurran sus frutos como los cedros del Líbano. Y en la ciudad florecemos los justos como la hierba de la tierra. Perdura tu nombre por siempre. Se perpetuará tu nombre mientras haya sol. Somos los hombres bendecidos por ti. Te llaman feliz todas las naciones. Bendito eres Eterno, el Dios de Israel que haces maravillas y es tu nombre por siempre y toda la tierra se llena de tu Gloria. Así sea. En el nombre de Jesús. Amén. ~

Para reflexionar Salmo 42» Como el ciervo corre y brama en busca del agua, así nuestro ser corre en busca de Dios, solo él nos puede saciar. Salmo 43» El Señor nos conduce a su preciosa paz. Salmo 44» El Señor pelea la batalla por nosotros, gana, y después nos dice: Tú ganaste, tuya es la victoria. ~81~


Hablando el idioma del Creador, Orando los Salmos

Salmo 45» Tenemos un Padre poderoso, majestuoso, lleno de verdad, humilde, justo, vencedor, etc. Y a sus hijos nos unge con el óleo de la felicidad. Salmo 46» Aunque hubiese terremotos, desastres o cualquier tipo de problema nuestra confianza está puesta en Dios y no se moverá. Él está con nosotros todos los días. Salmo 47» Cantamos con inteligencia porque sabemos qué cantamos y a quién le cantamos. Papá Dios es Rey y ha dominado a los pueblos enemigos poniéndolos debajo de nuestros pies. Salmo 48» La diestra de Dios está llena de justicia. Así es Dios, nuestro Dios por siempre y para siempre; él nos guiará aún más allá de la muerte. Salmo 49» ¡Aleluya el Señor ya pagó el precio de la salvación de tu alma! Ahora tienes vida eterna. Salmo 50» Qué podemos ofrecer a Dios si todo es de él, aún el sueldo que percibimos por nuestro trabajo viene de él. Sólo la alabanza que

~82~ Vicky M. de Vázquez


Sección 2 • Oraciones de fe ante la adversidad

sale de nuestra boca, con corazón sincero, podemos ofrecerle. Llamamos a Dios en la angustia y él siempre nos libra. Salmo 51» Sólo Dios puede lavarnos, purificarnos, darnos sabiduría, poner en nosotros un corazón puro, y espíritu recto dentro de nosotros. Nos da un corazón puro y no se acuerda de nuestros pecados. Salmo 53» No te canses de hacer lo bueno en medio de gente malvada, no desistas de buscar a Dios, porque él siempre te ve. Salmo 54» Dios hace que lo que parece maldición se vuelva bendición. Él nos sostiene. Y hace que nuestros ojos vean la derrota de nuestros enemigos. Salmo 55» Dios nos libra siempre, aún de las personas que se dicen amigos nuestros, pero resultan ser enemigos ocultos. Salmo 56» Aún frente a los enemigos no temas, confía en Dios, Él está de tu parte.

~83~


Hablando el idioma del Creador, Orando los Salmos

Salmo 57» Las calamidades pasan y en ocasiones no las percibimos, porque nos refugiamos bajo la sombra de las alas de Dios. Salmo 58» Dios es justo, de él es la venganza. Los justos somos recompensados. Salmo 59» Dios es tu fortaleza, tu refugio en el día de problemas, él te pone arriba de los problemas. Él merece la honra y la gloria. Salmo 60» En vano es la ayuda del hombre, pues el hombre tiene límites pero Dios no. En Dios tenemos la victoria, él pisotea a nuestros enemigos. Salmo 61» ¿Quién nos podrá encontrar o qué espíritu de maldad nos puede hallar para hacernos mal, si estamos refugiados en la cubierta de las alas del Señor? Salmo 62» Presentamos nuestras peticiones ante el Señor y sabemos esperar en silencio, sin desesperarnos. Dios siempre contesta. Salmo 63» Si tu alma está apegada a Dios, Cristo te sostiene. Te libra de tus enemigos porque te refugias en él.

~84~ Vicky M. de Vázquez


Sección 2 • Oraciones de fe ante la adversidad

Salmo 64» Dios te oculta de tus enemigos y hace que la maldición que ellos traman contra ti se vuelva una bendición ¡Aleluya! Salmo 65» Felices somos porque Dios perdonó nuestros pecados y nos escogió, y nos acercó a él para que vivamos en sus atrios. Salmo 66» Nuestro Dios es especialista en imposibles: • Convierte el mar en tierra seca. • Sus ojos vigilan las naciones. • No hay nada difícil para Dios. Salmo 67» El pensamiento de Dios para con nosotros es bendecirnos. Salmo 68» ¿Qué Dios te reanima cuando te cansas, y derrama lluvia de bendiciones sobre ti, y te da fuerza y poder? Salmo 70» El Señor es nuestro ayudador, nuestro auxiliador, nuestro libertador, nuestro Padre. ¡Aleluya! Salmo 71» El Señor es tu Roca a la que puedes ir en todo tiempo, te salva de la mano del malvado, de enfermedad, de problemas, etc.

~85~


Hablando el idioma del Creador, Orando los Salmos

Este Dios Poderoso al que servimos nos sustenta desde el vientre de nuestra madre y hasta la vejez y las canas no nos desampara. Salmo 72Âť Preciosa es tu vida para Dios. Dios te bendice.

~86~ Vicky M. de VĂĄzquez


Secciテウn 3 Oraciones de Confianza en Dios ツォPero el SEテ前R ha sido mi baluarte, y mi Dios la roca de mi refugio.ツサ ~ Salmo 94:22


Sección 3 • Oraciones de confianza en Dios

Ciertamente tú eres bueno con nosotros, para con los puros de corazón. Nos libras Señor, de la envidia hacia los malos que Salmo Salmo prosperan, porque su fin vendrá pronto y no serán más. Nosotros estamos continuamente contigo. Tú sostienes nuestra mano derecha. Nos guías con tu consejo, y nos recibes después en gloria. ¿A quién tenemos en el cielo sino a ti? Aparte de ti no deseamos nada en la tierra. Cuando nuestra carne y nuestro corazón desfallecen, tú, oh Dios, eres la Roca de nuestro corazón y nuestra porción por siempre. Para nosotros la cercanía de Dios es nuestro bien. Hemos hecho de ti, oh Señor, nuestro refugio, para contar todas tus obras. En el nombre de Jesús. Amén. ~ Tú, oh Dios, eres nuestro Rey desde antiguo. Obras Salmo salvación en medio de la tierra. Tú eres el hacedor de maravillas. Haces que los pobres y necesitados alaben tu nombre. En el nombre de Jesús. Amén.

73

74

~89~


Hablando el idioma del Creador, Orando los Salmos

Te cantamos nuestro agradecimiento, oh Dios, y tu nombre está cerca. Tú, oh Dios, eres juez. Derribas a uno y levantas a otro. Nosotros declaramos por siempre la Salmo bondad de Dios. Cantamos alabanzas al Dios de Jacob. La honra de los rectos será enaltecida. En el nombre de Jesús. Amén. ~ En Judá tú eres conocido. Tu nombre es grande en Israel. Glorioso eres y excelente más que los montes eternos. Cumplimos nuestros Salmo votos {juramentos y promesas} ante el Eterno nuestro Dios. En el nombre de Jesús. Amén.

75 76

~

Alzamos nuestra voz a Dios y clamamos. Alzamos nuestra voz a Dios y él nos presta oídos. Oh Dios, Santo es tu camino. ¿Quién es un Salmo dios tan grande como nuestro Dios? Tú eres el Dios que hace maravillas. Tú hiciste conocer tu fuerza entre los pueblos. Tú, con tú brazo libraste a tu pueblo, los hijos de Jacob y José. Las aguas te vieron, oh Dios, y sufrieron. Y temblaron los abismos. Las nubes desbordaron sus aguas. Los cielos enviaron su estruendo. Tus saetas salieron disparadas. La voz de tu trueno estaba en el

77

~90~ Vicky M. de Vázquez


Sección 3 • Oraciones de confianza en Dios

remolino. Los relámpagos encendían el mundo. La tierra se agitaba y se estremecía. Tu camino estaba en el mar, y tu senda en las grandes aguas, y tus pasos eran desconocidos. Condujiste a tu pueblo como un rebaño, por la mano de Moisés y Aarón. Y ahora Señor nos conduces con tu mano a la Nueva Jerusalén. En el nombre de Jesús. Amén. ~

Decimos a la generación futura las alabanzas al Eterno, y su fuerza y los prodigios que realizó y que realiza. Porque él estableció Salmo Salmo un testimonio en Jacob, y fijó una ley para Israel, que él prescribió a nuestros padres, para que la hicieran conocer a sus hijos, y nosotros a nuestros hijos y ellos a sus hijos. Para poner nuestra confianza en Dios y no olvidar sus obras, sino que cumplamos sus mandamientos. Gracias Señor por Gracias te damos, oh enviar a Jesús nuestro Dios, gracias te damos, redentor, y al Espíritu Pues cercano está tu Santo para guiarnos hasta nombre; llegar a ti, a la Nueva Los hombres cuentan Jerusalén. En el nombre de tus maravillas. Jesús. Amén. Salmo 75:1 RVR

78

~ ~91~


Hablando el idioma del Creador, Orando los Salmos

Tú, oh Dios, eres nuestro ayudador. Dios de nuestra salvación por la gloria de tu nombre nos perdonaste y nos libraste. Nosotros que somos tu pueblo, ovejas de tu Salmo prado. Te alabamos por siempre. Cantaremos tu alabanza a todas las generaciones. En el nombre de Jesús. Amén.

79

~

Tú nos escuchas, oh Pastor de Israel. Nosotros no nos volvemos de ti. Nos vivificaste y nosotros invocamos tu nombre. Salmo Oh Eterno Dios de los ejércitos, nos restauraste. Hiciste que resplandeciera tu rostro, y nosotros somos salvos. En el nombre de Jesús. Amén.

80

~

Te cantamos con júbilo, oh Dios, fortaleza nuestra. Entonamos un cántico, tocamos el tamboril, la dulce lira y el arpa. Tocamos la Salmo trompeta ante la nueva luna, la luna plena de nuestra festividad, porque es un precepto para nosotros, una ordenanza del Dios de Jacob. Tú, oh Eterno, libraste nuestra espalda de la carga, nuestras manos libradas de los cestos. Te llamamos y tú nos rescataste, nos respondiste en el lugar secreto del

81

~92~ Vicky M. de Vázquez


Sección 3 • Oraciones de confianza en Dios

trueno. Gracias Señor por amonestarnos. Nosotros queremos escucharte, oh Eterno. No hay dios extraño en medio de nosotros, ni adoramos a ningún dios ajeno. Tú eres el Eterno, mi Dios, que nos sacaste de la tierra de Egipto. Abrimos la boca, y tú la llenas. Señor, nosotros somos tu pueblo y queremos escucharte; andamos en tus caminos. Tú aplastaste rápidamente a nuestros enemigos, y vuelves tu mano contra nuestros adversarios. Oh Eterno, a nosotros nos alimentas con la flor del trigo, y con miel salida de la roca nos sacias. En el nombre de Jesús. Amén. ~

Señor, tú juzgas al pobre y al huérfano. Haces justicia al afligido y al desvalido. Rescatas al pobre y al necesitado. Los libras de Salmo la mano de los inicuos. Nosotros somos hijos del Altísimo. En el nombre de Jesús. Amén.

82

~

~93~


Hablando el idioma del Creador, Orando los Salmos

Gracias Señor, porque tú te levantas y no guardas más silencio. Porque tus enemigos, los que te odian se querían levantar contra ti, Salmo contra tu pueblo, contra tus atesorados. Pero tú los persigues con tu tempestad y los aterras con tu tormenta. Llenas sus rostros de vergüenza, para que busquen tu nombre, oh Eterno. Se avergüenzan y se aterran por siempre. Son abatidos y perecen. Y saben que tú eres el Señor, que ese es tu nombre; y saben que sólo tú eres el Altísimo sobre toda la tierra. En el nombre de Jesús. Amén.

83

~

Cuan hermosa es tu morada, oh Eterno de los ejércitos. Nuestra alma anhela y suspira por tus atrios, oh Eterno. Nuestro corazón y Salmo nuestra carne cantan de júbilo a ti, al Dios vivo. Felices somos los que moramos en tu casa. Siempre te alabamos. Felices somos nosotros cuya fortaleza es en ti, y en nuestro corazón están tus caminos. Dios de los ejércitos oyes nuestra oración; prestas oídos oh Dios de Jacob. Oh Dios, escudo nuestro, pones tus ojos en el rostro de tu ungido. Porque un día en tus atrios es mejor que mil fuera de ellos. Preferimos estar a la puerta de tu casa, mi Dios, antes que vivir en casa de maldad.

84

~94~ Vicky M. de Vázquez


Sección 3 • Oraciones de confianza en Dios

Porque tú, Eterno, eres un sol y un escudo. Tú das gracia y gloria. Ninguna cosa buena quitas a los que andamos en integridad. Oh Dios de los ejércitos que felices somos los que confiamos en ti. En el nombre de Jesús. Amén. ~

Oh Eterno, tú has perdonado el pecado de tu pueblo. Tú has perdonado todas nuestras iniquidades. Tú has retirado tu ira. Nos Salmo mostraste tu misericordia, oh Eterno, otorgándonos tu salvación. Escuchamos lo que dices oh Eterno: Porque tú hablas paz a tu pueblo y a tus fieles, para que nosotros no volvamos a la insensatez. El Eterno concede lo que es bueno, y nuestra tierra rinde su fruto. En el nombre de Jesús. Amén. ~ Inclinas tu oído, oh Eterno, y nos contestas. Guardas nuestra alma porque somos piadosos. Oh Dios mío, tú salvas a tus siervos que Salmo confiamos en ti. Eres misericordioso con nosotros, oh Señor, eres benevolente y nos perdonas. Y eres grande en misericordia para todos los que te buscamos. Oyes nuestras plegarias y escuchas la voz de nuestras súplicas. Te invocamos en el día de tribulación y

85

86

~95~


Hablando el idioma del Creador, Orando los Salmos

tú nos respondes. No hay nadie como tú entre los dioses, oh Señor, y no hay obras como las tuyas. Vendrán todas las naciones que tú hiciste y adorarán delante de ti, y glorificarán tu nombre; porque tú eres grande y haces cosas maravillosas. Sólo tú eres Dios. Nos enseñas tu camino, oh Eterno, y andamos en tu verdad. Afirmas nuestro corazón y tememos tu nombre. Te alabamos, oh Dios nuestro, con todo nuestro Oh Señor, ninguno hay corazón y glorificamos tu como tú entre los nombre por siempre, porque dioses, grande es tu misericordia Ni obras que igualen para con nosotros. Tú has tus obras. librado nuestra alma del seol Salmo 86:8 RVR más profundo. Oh Señor, tú eres un Dios lleno de compasión y de gracia, lento en ira y pleno de misericordia y verdad. Concedes fortaleza a tus siervos, y salvas a los hijos de tu sierva. Haces para nosotros una señal para bien, y la ven los que nos odian y se avergüenzan, porque tú, oh Eterno, nos ayudas y nos consuelas. En el nombre de Jesús. Amén.

~

~96~ Vicky M. de Vázquez


Sección 3 • Oraciones de confianza en Dios

87

Ya sea que cantemos o que dancemos, todos nuestros pensamientos están en ti. En el nombre de Jesús. Amén.

Salmo

~

88 Salmo

[

Clamamos a ti, oh eterno, y por la mañana corre nuestra oración a encontrarse contigo. No rechazas nuestra alma, ni ocultas tu rostro de nosotros. En el nombre de Jesús. Amén.

Bienaventurado el hombre que tiene en ti sus fuerzas, en cuyo corazón están tus caminos. Atravesando el valle de lágrimas lo cambian en fuente, cuando la lluvia llena los estanques.

]

Salmo 84:5-6 RVR

Cantaré la misericordia del Altísimo por siempre. A todas las naciones damos a conocer tu fidelidad con nuestra boca. En el mismo cielo estableces tu fidelidad. Salmo Así alaban los cielos tus maravillas, oh Eterno, y también tu fidelidad, en la reunión de los fieles. ¿Quién

89

~97~


Hablando el idioma del Creador, Orando los Salmos

en el cielo y la tierra puede ser comparado con el Eterno? ¿Quién entre los hijos de los potentados puede ser igual a él? ¿Quién es tan poderoso como tú, oh Eterno? Tu fidelidad te rodea. Tú riges la soberbia del mar. Tú esparciste a tus enemigos con el brazo de tu fuerza. Tuyos son los cielos y tuya también la tierra, el mundo y todo lo que en él hay, porque tú los has fundado. Tu brazo es un brazo poderosísimo. Fuerte es tu mano, y exaltada es tu diestra. La rectitud y la justicia son el cimiento de tu trono. La misericordia y la verdad permanecen ante ti. Feliz es el pueblo que te canta alegremente. Andamos, oh Eterno, a la luz de tu rostro. En tu nombre nos deleitamos todo el día, y por tu justicia somos exaltados. Porque tú eres la gloria de nuestra fuerza, Y en tu favor es exaltado nuestro poder. Porque tú eres nuestro escudo, y tú el Santo de Israel, eres nuestro Rey. Tú hablaste en visión a los fieles y dijiste: He exaltado a mis escogidos. Con tu santo óleo nos has ungido. Y con tu mano somos establecidos, tu brazo nos fortalece. El enemigo no puede dominarnos, ni el hijo de la iniquidad puede afligirnos. Haces pedazos a nuestros adversarios delante de nosotros. Tu verdad y tu misericordia están con nosotros, y a través de tu nombre es exaltado nuestro poder.

~98~ Vicky M. de Vázquez


Sección 3 • Oraciones de confianza en Dios

Pones nuestra mano sobre el mar, y nuestra diestra en los ríos. Te clamamos: tú eres nuestro Padre, nuestro Dios y la Roca de nuestra salvación. Además haces que nuestro primogénito sea el más encumbrado de los reyes de la tierra {esto es para todos nuestros hijos y nuestras hijas}. Siempre les guarda tu misericordia, y tu pacto está firme con ellos. Y a su simiente le haces perdurar por siempre. Tú no apartas de nosotros tu misericordia, ni tu fidelidad. No olvidas tu pacto, ni alteras lo que ha salido de tus labios. Tu has jurado por tu santidad, ciertamente no eres falso con nosotros. Nuestra simiente perdura por siempre, y su trono es como el sol delante de ti. Bendito seas, oh Eterno, por siempre. Así sea. En el nombre de Jesús. Amén. ~

Para reflexionar Salmo 73» Nos acercamos a Dios, él nos sostiene de nuestra mano derecha; el acercarnos a Dios es nuestro bien. Salmo 74» Dios es nuestro Rey. Él hace maravillas. Él es el mismo de ayer, hoy y por siempre.

~99~


Hablando el idioma del Creador, Orando los Salmos

Salmo 77» No hay dios tan grande como nuestro Dios, que hace maravillas, que libra a su pueblo con su poderoso brazo. Salmo 78» Este Dios poderoso que realizó milagros en Egipto, en el desierto y en tierra de Canaán, es nuestro Dios y sigue haciendo prodigios y milagros porque él es el mismo de ayer, hoy y siempre. ¡¡Nada hay imposible para él!! Salmo 79» ¿Llevas una carga muy pesada? ¿Tienes problemas difíciles de resolver? ¡¡Aleluya!! ¡¡Te tengo una buena noticia!! ¡¡El Señor es tu ayudador!! Salmo 80» ¿Eres salvo, tienes a Cristo en tu corazón? Jesucristo es el Pastor que dio su vida para salvarte a ti. Salmo 81» El Eterno te sacó de tierra de esclavitud {es decir, del pecado}, y ahora concede tus peticiones. Sólo el Eterno te puede sustentar con lo mejor de la tierra. Salmo 82» Porque eres hijo de Dios, él te hace justicia.

~100~ Vicky M. de Vázquez


Sección 3 • Oraciones de confianza en Dios

Salmo 83» El Señor se levanta y no guarda silencio porque el enemigo quería levantarse contra su tesoro. Y ¿quién nos podrá hacer algo a nosotros, que somos el tesoro de Dios? Salmo 84» ¿Andas en integridad delante del Señor? Porque ninguna cosa buena quita Dios a los que andan en integridad. Salmo 85» Felices somos porque el Eterno no nos pagó conforme a nuestros pecados, sino que nos perdonó y nos salvó. Salmo 86» Cuando invocamos a Dios, él nos contesta. Él nos fortalece y salva a nuestros hijos. No hay nadie que haga las obras que Dios hace. Salmo 88» ¿Te presentas delante de Dios por la mañana en oración? Salmo 89» ¿Testificas a las personas que te rodean de Jesucristo? El Señor nos bendice. A nuestros hijos los pone arriba y los guarda. A nuestros nietos los hace perdurar por siempre. El Señor es fiel y justo.

~101~


Sección 4 Oraciones de Adoración Y gratitud «Entrad por sus puertas con acción de gracias, Por sus atrios con alabanza; Alabadle, bendecid su nombre.» ~ Salmo 100:4


Sección 4 • Oraciones de adoración y gratitud

Señor, tú eres nuestra morada. Antes que formaras la tierra y el mundo, y desde la eternidad, y hasta la eternidad, tú eres Dios. Salmo Nuestros días Señor, son setenta años, o a lo sumo por vigor son ochenta. Tú nos enseñas a contar nuestros días, para lograr un corazón de sabiduría. En la mañana nos sacias de tu misericordia, y cantamos y nos alegramos todos nuestros días. Muestras tu obra a tus Señor, tú nos has siervos, y tu gloria a nuestros sido refugio hijos. De generación en generación. Antes La gloria del Señor, nuestro que naciesen los Dios, es sobre nosotros. montes Establece también sobre Y formases la nosotros la obra de nuestras tierra y el mundo, manos. Él confirma la obra de Desde el siglo y nuestras manos. En el nombre de hasta el siglo, tú Jesús. Amén. eres Dios. Salmo 90:1-2 RVR ~

90

91 Salmo

Nosotros vivimos al amparo del Altísimo y moramos bajo la sombra del Todopoderoso. Te decimos oh Eterno que eres nuestro refugio y fortaleza,

~105~


Hablando el idioma del Creador, Orando los Salmos

nuestro Dios en quién confiamos. Tú nos libras de la trampa del cazador, y de la peste destructora. Nos cubres con tus plumas, y debajo de tus alas tenemos refugio. Tu verdad es un escudo y es una adarga. No tememos las saetas nocturnas, ni la saeta que vuele de día, ni la pestilencia que anda en la oscuridad, ni mortandad que en medio del día destruya. Podrán caer mil a nuestra izquierda y diez mil a nuestra derecha, pero a nosotros no llegará. Con nuestros ojos vemos como los inicuos reciben su merecido. Porque hemos hecho del Eterno nuestro refugio y al Altísimo nuestra morada. Nada malo nos sucede allí, ni plaga alguna se acerca a nuestra casa; porque tú, oh Eterno, mandas a tus ángeles que se ocupen de nosotros, guardándonos en todos nuestros caminos. Nos conducen de la mano, para que nuestro pie no tropiece con una piedra. Pisamos al león y al áspid. Hollamos al león y a la serpiente bajo nuestros pies. Porque hemos puesto nuestro amor en ti, tú nos libras. Nos colocas muy alto, porque hemos conocido tu nombre. Te llamamos y tú nos respondes. Eres con nosotros en tiempo de aflicción. Nos rescatas y nos glorificas. Con larga vida nos satisfaces, y haces que contemplemos tu salvación. En el nombre de Jesús. Amén.

~106~ Vicky M. de Vázquez


Sección 4 • Oraciones de adoración y gratitud

~ Oh Eterno, es bueno alabarte y cantar salmos a tu nombre, declarando tu benevolencia por la mañana, y tu fidelidad por Salmo las noches, con instrumento de diez cuerdas, con el arpa y con el dulce sonido de la lira. Porque tú, oh Eterno, nos has alegrado con tus obras, exaltamos las obras de tus manos. ¡Cuán grandes son tus obras, oh Eterno! Y tus pensamientos son muy profundos.

92

Todos tus enemigos perecen, oh Eterno. Tú aumentas nuestras fuerzas como las del búfalo. Somos ungidos con ricos óleos. Nosotros florecemos como la palmera. Crecemos como un cedro en el Líbano. Plantados somos en la casa del Eterno, florecemos en los atrios de nuestro Dios. Producimos todavía fruto en edad avanzada. Somos vigorosos y abundamos en frutos, para declarar que el Eterno es recto. Es nuestra Roca en la que no hay injusticia. En el nombre de Jesús. Amén. ~

93 Salmo

Señor tú eres desde la antigüedad; muestras desde lo alto tu poder. Tus testimonios son muy seguros. La Santidad conviene a tu casa, oh Eterno, para siempre. Amén.

~107~


Hablando el idioma del Creador, Orando los Salmos

Señor, tú has hecho el oído y oyes. Tú has formado el ojo y ves. Tú enseñas a las naciones y nos corriges. Tú eres el que nos enseña el Salmo conocimiento. Tú conoces nuestros pensamientos. Felices somos porque tú nos instruyes, oh Eterno, y nos enseñas tu Ley. Tú no nos desamparas, ni abandonas tu heredad. Porque el derecho vuelve a la justicia y todos los rectos de corazón la seguimos. En la multitud de Señor, tú eres nuestro ayudador mis pensamientos y nos defiendes de los impíos. dentro de mí, Nuestro pie no resbala porque tu Tus consolaciones misericordia nos sostiene. Tú has alegraban mi alma. sido nuestra torre, y la Roca de Salmo 94:19 RVR nuestro refugio. Tú has hecho recaer sobre el impío su propia iniquidad, y los exterminas con su propio mal. En el nombre de Jesús. Amén.

94

~

95 Salmo

Venimos y cantamos al Eterno. Gritamos con júbilo a la Roca de nuestra salvación. Vamos a su presencia con alabanzas. Te cantamos con salmos. Porque eres Dios grande, y el Gran Rey sobre los demás dioses,

~108~ Vicky M. de Vázquez


Sección 4 • Oraciones de adoración y gratitud

en cuya mano están las profundidades de la tierra. Las alturas de las montañas también son tuyas. El mar es tuyo, tú lo hiciste. Y tus manos formaron la tierra seca. Venimos, nos inclinamos y nos arrodillamos. Nos postramos ante el Eterno nuestro Hacedor, porque él es nuestro Dios, y nosotros somos el pueblo de su prado y el rebaño de su mano. En el nombre de Jesús. Amén. ~

Cantamos al Eterno un nuevo canto. Cante al Eterno toda la tierra. Bendito es su nombre. Proclamamos su salvación de día en día. Salmo Declaramos su gloria entre las naciones. Sus obras maravillosas entre todos los pueblos. Porque grande eres, oh Eterno, y digno de las mayores alabanzas. Digno de ser temido entre todos los dioses.

96

Tú hiciste los cielos. La Gloria y la majestad son delante de ti. La fuerza y la belleza son en tu santuario. Tributamos a El Eterno gloria y fortaleza. Tributamos al Eterno la Gloria debida a su nombre. Traemos una ofrenda y venimos a sus atrios. Adoramos al Eterno en la belleza de su santidad. Tiemble ante él toda la tierra. Decimos entre las naciones: «El Eterno reina». Él juzga a los pueblos con equidad.

~109~


Hablando el idioma del Creador, Orando los Salmos

Alégrense los cielos, y regocíjese la tierra. Ruja el mar y todo lo que hay en él. Entonces todos los árboles del bosque cantaran gozosos ante el Eterno, porque él ha venido, para juzgar la tierra. Juzgará al mundo con justicia y a los pueblos con fidelidad. En el nombre de Jesús. Amén. ~ Nosotros que amamos al Eterno, odiamos el mal. Él preserva las almas de sus fieles, librándonos de la mano de los malvados. Para Salmo los justos se difunde la luz, y la alegría para nosotros los rectos de corazón. Los justos nos alegramos en el Eterno y alabamos su santo nombre. En el nombre de Jesús. Amén.

97

~

Cantamos al Eterno un cántico nuevo, porque ha hecho cosas maravillosas. Su diestra y su santo brazo obraron salvación de su parte. Salmo El Eterno ha dado a conocer su salvación. Su justicia él ha revelado ante la vista de las naciones. Él se ha acordado de su misericordia y de su fidelidad hacia la casa de Israel. Todos los confines de la tierra han visto la salvación de nuestro Dios.

98

~110~ Vicky M. de Vázquez


Sección 4 • Oraciones de adoración y gratitud

¡Grite jubilosamente al Eterno toda la tierra! ¡Prorrumpimos en alabanzas y cantamos nuestra alegría! Cantamos alabanzas con la lira. Con la lira y con la voz de cántico. Con trompeta y al son de la corneta aclamamos al Rey, el Eterno. Ruge el mar y todo lo que él contiene; el mundo y todo lo que en él mora. Baten las manos los ríos y cantan jubilosamente las montañas ante el Eterno, porque él ha venido para juzgar la tierra. Juzgará al mundo con justicia, y a los pueblos con rectitud. Amén. ~

99 Salmo

Tú, oh Eterno reinas. Grande eres, oh Eterno en Sión. Alabamos tu nombre por grande y terrible. Santo eres. Tú amas la justicia. Tú has establecido la equidad. Tú has ejecutado justicia y rectitud.

Exaltamos al Eterno nuestro Dios, y nos postramos ante el estrado de sus pies. Santo eres. Nosotros invocamos tu nombre. Te llamamos, oh Eterno, y tú nos respondes. Nosotros guardamos tus testimonios, y el estatuto que nos das. ¡Oh Eterno Dios nuestro! tú nos respondes. Dios, compasivo eres para con nosotros.

~111~


Hablando el idioma del Creador, Orando los Salmos

Te exaltamos Eterno, Dios nuestro, y te adoramos en tu santo monte, porque tú, oh Eterno, eres santo; nuestro Dios. En el nombre de Jesús. Amén. ~

Gritamos jubilosamente al Eterno toda la tierra. Servimos al Eterno con alegría. Nos presentamos ante tu presencia cantando. Salmo Sabemos que el Eterno es Dios; tú nos hiciste Señor, y nosotros somos tuyos. Tu pueblo y el rebaño de tu prado.

100

Entramos por tus portones con Entenderé el camino de agradecimientos, y la perfección penetramos en tus atrios cuando vengas a mí. con alabanzas. Alabamos y En la integridad de mi bendecimos tu nombre, corazón andaré en porque tú, oh Eterno, eres medio de mi casa. benevolente. Tu Salmo 101:2 RVR misericordia perdura por siempre, y tu fidelidad se mantiene por todas las generaciones. En el nombre de Jesús. Amén. ~

~112~ Vicky M. de Vázquez


Sección 4 • Oraciones de adoración y gratitud

Te cantamos por tu misericordia y por tu justicia, oh Eterno. Te cantamos alabanzas. Cuidamos el camino de la integridad. Salmo Andamos en medio de nuestra casa en la integridad de nuestro corazón. No ponemos ninguna cosa mala delante de nuestros ojos. Aborrecemos la obra de los que se desvían. El corazón perverso se aleja de nosotros. No conocemos al malo. Al que es altanero de ojos y arrogante de corazón no lo toleramos.

101

Tus ojos están sobre nosotros los fieles de la tierra para que podamos morar contigo. Nosotros andamos en el camino de la integridad y te servimos. El que obra engaño no mora dentro de nuestra casa. El que dijere mentiras no será establecido delante de nuestros ojos. En el nombre de Jesús. Amén. ~

102 Salmo

¡Oh Eterno, escuchas nuestra plegaria, y llega nuestro clamor a ti! No nos ocultas tu rostro en el día de la aflicción. Inclinas tu oído a nosotros. Cuando llamamos de día nos respondes rápidamente. Tú, oh Eterno, te

~113~


Hablando el idioma del Creador, Orando los Salmos

sientas en tu trono por siempre, y tu nombre es para todas las generaciones. Tú te levantas y tienes compasión de nosotros. Todas las naciones temen tu nombre, oh Eterno, y todos los reyes de la tierra tu gloria. Tu pueblo, que fuimos creados por tu mano, alabamos tu nombre. Porque tú has mirado hacia abajo desde lo alto de tu santuario. Desde el cielo contemplas la tierra, para librar a los que están condenados a muerte. Para que los hombres hablemos de tu nombre, oh Eterno, en Sión, y de tu alabanza en Jerusalén. No se debilita nuestra fuerza en el camino. Ni se acortan nuestros días. Desde antiguo tú pusiste los cimientos de la tierra, y los cielos son la obra de tus manos. Ellos perecerán pero tú perduras. Sí, todos ellos se gastarán como un vestido. Como tal tú los cambiarás y ellos pasarán. Pero, tú eres siempre el mismo, tus años no tienen fin. Nuestros hijos moran seguros, y su simiente es establecida delante de ti. En el nombre de Jesús. Amén. ~

~114~ Vicky M. de Vázquez


Sección 4 • Oraciones de adoración y gratitud

Nuestra alma te bendice, oh Eterno, y todo lo que hay dentro de nosotros bendice al Eterno y su santo nombre. Nuestra alma te Salmo bendice y no olvidamos todos tus beneficios. Tú, oh Eterno, perdonas todas nuestras iniquidades. Eres quién sana todas nuestras enfermedades. Quién libra nuestra alma del hoyo. Quién nos rodea de amor y tierna misericordia. Quién satisface nuestra vejez con cosas hermosas, nuestra juventud es renovada como el águila.

103

Tú, oh Eterno, ejecutas justicia, actos de justicia para todos los oprimidos. Eres lleno de compasión y de gracia, lento en ira y abundante en misericordia. No nos pagas conforme a nuestros pecados, ni nos diste lo que merecíamos por nuestras iniquidades, porque así como el cielo es alto sobre la tierra, así de grande es tu misericordia para con nosotros los que te tememos. Tanto como está lejos el oriente del occidente tú, oh Eterno, has alejado de nosotros nuestras transgresiones. Como un padre tiene compasión de sus hijos, así tiene El Eterno compasión de nosotros que le tememos. Pero la misericordia del ~115~


Hablando el idioma del Creador, Orando los Salmos

Eterno es desde la eternidad y hasta la eternidad para los que le tememos, y su justicia para nuestros nietos; para los que cumplimos tu pacto, oh Eterno, y los que nos acordamos de tus preceptos cumpliéndolos. Tú, Santo Dios, estableciste tu trono en los cielos. Y tu reino gobierna a todos los pueblos. Bendigan al Eterno, oh ángeles suyos, poderosos en fuerza, que cumplen su palabra y escuchan su voz. Bendigan al Eterno, oh ejércitos suyos, ministros suyos, que hacen su voluntad. Bendigan al Eterno todas sus obras, en todos los lugares de su dominio. Bendice al Eterno, oh alma mía. Nuestra alma te bendice, oh Eterno. En el nombre de Jesús. Amén. ~

Nuestra alma te bendice, oh Eterno. ¡Oh Dios mío, cuán grande eres! Tú eres revestido de gloria y majestad. Tú estableciste la tierra Salmo sobre sus fundamentos para que no fuera nunca movida. Tú la cubriste con el mar profundo como una vestidura. Las aguas desbordaron las montañas. Ante tu reprensión huyeron. A la voz de tu trueno se apresuraron a irse. Les pusiste a las aguas un límite para que no pasaran de allí y no volvieran a cubrir la

104

~116~ Vicky M. de Vázquez


Sección 4 • Oraciones de adoración y gratitud

tierra. Tú envías manantiales que corren entre las montañas. Dan de beber a cada bestia del campo. Los asnos monteses apagan su sed. La tierra está llena del fruto de tus obras. Eres el que hace que crezca la hierba para el ganado y la verdura para el servicio del hombre. También el grano para sacar el pan de la tierra, y el vino que alegra el corazón del hombre, poniéndole el rostro más brillante que el aceite, y el pan que fortalece el corazón del hombre. ¡Cuán hermosas son tus obras, oh Eterno! En sabiduría nos has hecho a todos. La tierra está llena de tus criaturas. He allí el mar grande y anchuroso, donde se mueven innumerables seres, criaturas vivas, pequeñas y grandes. Todos ellos te esperan, para que puedas alimentarlos a su debido tiempo. Perdura tu gloria, oh Eterno, para siempre. Regocíjese el Eterno en sus obras. Tú miras la tierra, y ella se estremece. Tocas las montañas y de ellas sale humo. Cantamos al Eterno mientras vivimos. Cantamos alabanzas a nuestro Dios mientras nosotros tengamos ser. Es nuestra melodía dulce para él. En cuanto a nosotros, nos alegramos en el Eterno. Bendice al Eterno, oh alma mía. ¡Aleluya! En el nombre de Jesús. Amén.

~117~


Hablando el idioma del Creador, Orando los Salmos

[

¡Alabemos a nuestro Dios, con todas nuestras fuerzas! Dios mío, tú eres un Dios grandioso, cubierto de esplendor y majestad, y envuelto en un manto de luz. Extendiste los cielos como una cortina y sobre las aguas del cielo pusiste tu habitación. Las nubes son tus carros de combate; ¡viajas sobre las alas del viento!

]

Salmo 104:1-3 TLA

Te alabamos, oh Eterno, invocamos tu nombre. Damos a conocer tus acciones entre los pueblos. Cantamos, cantamos tus Salmo alabanzas. Hablamos de tus obras maravillosas. Nos gloriamos en tu santo nombre. Se regocija el corazón de los que buscamos al Eterno. Te buscamos, oh Eterno, y a tu fuerza. Buscamos tu rostro continuamente. Nos acordamos de las obras maravillosas que tú has hecho, de tus portentos y de los juicios de tu boca.

105

~118~ Vicky M. de Vázquez


Sección 4 • Oraciones de adoración y gratitud

Tú eres el Eterno, nuestro Dios. Te acordaste de tu pacto para siempre, la palabra que ordenaste para mil generaciones. El pacto que hiciste con Abraham y tu juramento a Isaac, diciendo: «A ti te daré la tierra de Canaán, lo que te ha tocado por herencia». Señor, tu nos das en abundancia pan del cielo. Abres la roca y surgen aguas de ella que corren y forman un río en el sequedal. Y conduces a tu pueblo con alegría, pues tus escogidos cantamos. Nosotros guardamos tus estatutos y observamos tus leyes. ¡Aleluya! En el nombre de Jesús. Amén. ~

106 Salmo

¡Aleluya! Te alabamos, oh Eterno, porque eres benevolente y tu misericordia perdura por siempre. Felices somos los que guardamos justicia y procedemos con rectitud en todo tiempo.

Señor, tú nos prosperas a tus elegidos. Nos salvas, oh Eterno, Dios nuestro y nos reúnes de entre las naciones para que alabemos tu santo nombre y triunfemos alabándote.

~119~


Hablando el idioma del Creador, Orando los Salmos

Bendito eres, oh Eterno, Dios de Israel; desde la eternidad, hasta la eternidad. ¡Amén, Aleluya! En el nombre de Jesús. Amén. ~

Para reflexionar Salmo 90» Nuestros días son setenta u ochenta años, y pronto pasan. Que el Señor nos dé sabiduría para aprovechar el tiempo. Salmo 91» Cuando vivimos al amparo del Altísimo, y bajo la sombra de él, {nos refugiamos en él}, nada malo nos sucede ahí, ni plaga se acerca a nosotros. Podrán caer a nuestro lado mil o diez mil, pero a nosotros no llegarán porque hemos hecho del Eterno nuestro refugio. Salmo 92» Nunca digas cosas tales como: Ya estoy grande de edad para enseñarme a tocar un instrumento y alabar a Dios, para predicar, lograr mis sueños, etc. Dios dice que en la vejez estaremos vigorosos y verdes, ¡Y estaremos dando fruto! Salmo 94» ¿Sientes que estás cayendo, que estás resbalando? La misericordia de Dios te sostiene. ~120~ Vicky M. de Vázquez


Sección 4 • Oraciones de adoración y gratitud

Salmo 95» ¿Estás afligido? ¿Tienes problemas? Dios formó el mundo y lo tiene en sus manos. Te tengo noticias: Él es tu Padre. Salmo 96» Los cielos, la tierra, el mar, los árboles del campo, junto a la creación entera alaban al Eterno porque él es justo y fiel. Salmo 97» Canta al Eterno porque él ha librado tu alma de la mano de los malvados. Salmo 99» ¿Qué dios responde cuando le llamas? Sólo el Eterno, nuestro Dios, nos responde. Salmo 100» Dios es bueno, su misericordia y su fidelidad son eternas. ¿Eso es motivo para que le alabes y le agradezcas? Salmo 101» ¿Sirves íntegramente al Señor? Es decir: ¿Todo tu ser lo honra?, ¿Con todo tu corazón sirves al Señor? Porque sus ojos están sobre los fieles de la tierra y él vive con ellos. Salmo 102» ¿Quieres tener un seguro de vida para tus hijos y para la descendencia de ellos? Sirve al Señor de todo tu corazón.

~121~


Hablando el idioma del Creador, Orando los Salmos

Salmo 103» Cuando estés en medio de problemas no olvides lo que Dios ha hecho por ti; él te perdonó, te sanó, te libró, te rodea de amor y misericordia, te satisface, te rejuvenece, te hace justicia, tiene compasión de ti y mucho más. Sólo el Eterno te hace justicia a ti, a tus hijos y a tus nietos. Salmo 104» Si el Eterno tiene cuidado de los animales y tiene cuidado de la hierba que hoy es y mañana deja de ser; ¿tendrá cuidado de ti que eres hecho a su imagen y semejanza?, ¿de ti, que eres eterno? Salmo 105» Se regocija el corazón de los que tememos a Dios por sus maravillas, porque no falta a ninguna de sus promesas. Porque él es fiel y cumple su parte del pacto. ¿Cumplimos nosotros con la nuestra? Salmo 106» ¿Quieres ser un vencedor, que Dios te prospere y te salve? Has justicia y procede con rectitud.

~122~ Vicky M. de Vázquez


Sección 5 Oraciones de Alabanza Y consagración «Grande es el Señor, y digno de toda alabanza; su grandeza es insondable.» ~ Salmo 145:3


Sección 5 • Oraciones de alabanza y consagración

«Alabamos al Eterno porque es bueno y su misericordia permanece para siempre». Así declaramos los redimidos del Eterno, a quienes Salmo él nos libró de la mano del adversario. Alabamos al Eterno por su misericordia y sus obras maravillosas para con los hijos de los hombres.

107

Señor, nosotros clamamos a ti y tú nos libras. Enviaste tu palabra y nos sanaste, y nos libraste de la muerte. Ofrecemos sacrificios de alabanza, y declaramos tus obras cantando. Te exaltamos también ante la congregación del pueblo. Tú, oh Eterno, tornas un desierto en un estanque de aguas, y una tierra seca en manantiales, sembramos los campos, y plantamos viñedos, que rinden frutos abundantes. Tú también nos bendices, de modo que nos multiplicamos en gran manera, y no toleras que nuestro ganado decrezca. Tú levantas al necesitado de la miseria y haces que su familia sea como un rebaño. Lo vemos los rectos y nos alegramos. En el nombre de Jesús. Amén. ~

108 Salmo

Nuestro corazón está firme, oh Dios. Nosotros cantamos alabanzas, esta es nuestra gloria. Despiertan el salterio y la lira. Nosotros despertamos al alba. Te alabamos, oh Eterno,

~125~


Hablando el idioma del Creador, Orando los Salmos

entre los pueblos, y te cantamos alabanzas entre las naciones. Tu misericordia es grande sobre los cielos, y tu verdad alcanza hasta ellos. Eres exaltado, oh Dios, sobre los cielos, y es tu gloria sobre toda la tierra. Tus amados somos librados, nos salvaste con tu diestra y nos respondes. Nos auxilias contra el adversario, porque vana es la ayuda del hombre. Contigo, oh Eterno, podemos luchar con valentía, porque tú eres quién pisotea a nuestros adversarios. En el nombre de Jesús. Amén. ~

109

Nosotros amamos la bendición, y ésta se vuelve sobre nosotros, y nos complacemos en bendecir.

Salmo

Tú Señor, tratas con nosotros por tu nombre, porque grande es tu misericordia y nos libras. ¡Tú eres nuestro ayudador, oh Eterno, Dios mío! ¡Nos salvaste por tu misericordia, para que sepan que esa es tu mano y que tú, oh Eterno, lo has hecho! Alabamos en gran manera al Eterno con nuestra boca. Sí, le alabamos entre la multitud, porque se pone a la diestra del pobre, para salvarle de los que juzgan su alma. En el nombre de Jesús. Amén.

~126~ Vicky M. de Vázquez


Sección 5 • Oraciones de alabanza y consagración

110

Gracias Señor porque tú has puesto a nuestros enemigos por estrado de nuestros pies.

Salmo

Gracias Señor porque gobernamos en medio de los enemigos. Gracias Señor porque tú estás a nuestra diestra. Bebemos agua de vida de un arroyo junto al camino, por tanto cobramos nuevas fuerzas. En el nombre de Jesús. Amén. ~

111

Alabamos al Eterno con todo nuestro corazón.

Grandes son tus obras, oh Eterno, e investigadas por todos los que nos complacemos en ellas. Tu trabajo es gloria y majestad. Tú justicia perdura por siempre. Tú, oh Eterno, eres bueno y lleno de compasión. Alimentas a quienes te tememos. Siempre te acuerdas de tu pacto. Tú declaras a tu pueblo el poder de tus obras, al darnos la herencia de las naciones. Las obras de tus manos son verdad y justicia. Todos tus preceptos son verdaderos. Fueron establecidos por siempre y para siempre. Fueron hechos con verdad y rectitud.

Salmo

~127~


Hablando el idioma del Creador, Orando los Salmos

Él nos ha enviado la redención. El ha ordenado su pacto para siempre. Sagrado y terrible es su nombre. El temor del Eterno es el principio de la sabiduría. Buen entendimiento tenemos todos los que cumplimos sus mandamientos. Su alabanza perdura por siempre. En el nombre de Jesús. Amén. ~ Felices somos los que tememos al Eterno, que nos complacemos mucho en sus mandamientos. Nuestra simiente es poderosa Salmo Salmo sobre la tierra. La generación de nosotros los rectos es bendecida. Dinero y riquezas hay en nuestra casa. Y nuestra justicia perdura por siempre. Para los rectos resplandece como una luz en las tinieblas.

112

Tú, oh Eterno, eres benevolente, lleno de compasión y justo. Bien nos va a los hombres que obramos con bondad y damos en préstamo, y conducimos nuestros negocios con rectitud, porque nunca seremos movidos. Los justos somos recordados eternamente. No tememos las malas noticias. Nuestro corazón es firme y confiado en el Eterno. Nuestro corazón está asegurado. Nada tememos, porque vemos a nuestros enemigos vencidos. Hemos repartido y dado a los ~128~ Vicky M. de Vázquez


Sección 5 • Oraciones de alabanza y consagración

pobres. Nuestra justicia perdura por siempre. Nuestra trompeta es exaltada con honor. En el nombre de Jesús. Amén. ~

¡Aleluya! ¡Te alabamos tus siervos, oh Eterno! ¡Alabamos el nombre del Eterno! Bendito sea tu nombre, oh Eterno, desde ahora Salmo y hasta la eternidad. Desde la salida del sol y hasta su puesta es alabado tu nombre, oh Eterno. Tú estás por encima de todas las naciones. Tu gloria está sobre los cielos. ¿Quién es como tú, oh Eterno, que está entronizado en lo alto, que miras desde el cielo a la tierra? Tú eres el que levanta a los pobres del polvo, y al necesitado del muladar. Tú eres el que hace sentar a la mujer estéril en medio de familia, como gozosa madre de hijos, ¡aleluya! En el nombre de Jesús. Amén.

113

~

114 Salmo

La tierra tiembla ante la presencia del Señor, ante la presencia del Dios de Jacob, que transformó la peña en un estanque de aguas, y a la roca en una fuente de aguas. Amén. ~

~129~


Hablando el idioma del Creador, Orando los Salmos

A tu nombre concede gloria, por tu misericordia y tu verdad. Tú estás en los cielos y haces cuanto tú quieres. Nosotros confiamos Salmo en ti, el único Dios vivo; no en ídolos obra de manos de hombres. ¡Confiamos en ti, oh Eterno! Tú eres verdadero auxiliador y escudo. ¡Confiamos en ti, oh Eterno! Tú nos ayudas y nos amparas. ¡Confiamos en ti, oh Eterno! Tú eres verdadero asistente y protector. Tú nos has tenido presente. Bendices a los que te tememos, tanto los humildes como los encumbrados. Tú oh Eterno, nos incrementas cada vez más, a nosotros y a nuestros hijos.

115

Bendecimos al Eterno que hizo el cielo y la tierra. Nosotros te bendecimos, oh Eterno, desde ahora y hasta la eternidad. En el nombre de Jesús. Amén. ~

116 Salmo

Me complace que tú, oh Eterno, escuches mi voz y mis súplicas. Porque inclinaste tú oído hacia mí. Por lo tanto te llamaré todos mis días. En el nombre de Jesús. Amén.

Eres lleno de gracia y de justicia, oh Eterno, sí nuestro Dios es compasivo.

~130~ Vicky M. de Vázquez


Sección 5 • Oraciones de alabanza y consagración

Nosotros somos humildes y tú, oh Eterno, nos salvaste. Vuelve nuestra alma a su descanso, porque tú, oh Eterno, te has comportado bondadosamente con nosotros. Porque tu libraste nuestra alma de la muerte, nuestros ojos de las lágrimas, y nuestros pies de resbalar. Nosotros andamos ante el Eterno en la tierra de los vivos. ¿Cómo podemos retribuirte, oh Eterno todas las bendiciones que tienes para con nosotros? Yo amo al SEÑOR Tomamos la copa de la porque él escucha salvación e invocamos mi voz suplicante. el nombre del Eterno. Por cuanto él inclina Cumplimos nuestros a mí su oído, lo invocaré toda mi vida. votos al Eterno ante la Salmo 116:1-2 NVI presencia de todo su pueblo. Te ofrecemos el sacrificio de la alabanza, e invocamos tu nombre, oh Eterno. En el nombre de Jesús. Amén. ~

117 Salmo

Alabamos al Eterno todas las naciones. Le alabamos todos los pueblos. Porque tu misericordia es grande para con nosotros y tu verdad, oh Eterno, perdura por ~131~


Hablando el idioma del Creador, Orando los Salmos

siempre, ¡aleluya! En el nombre de Jesús. Amén. ~

Te agradecemos, oh Eterno, porque eres bueno y tu misericordia perdura por siempre. Te invocamos, oh Eterno, y tú nos respondes. Salmo Nos pones en lugar espacioso. Tú oh Eterno, eres para nosotros. No tememos. ¿Qué podrá hacernos el hombre? El Eterno es para nosotros un gran auxiliador, por ello nos vemos triunfantes sobre quienes nos odian. Es mejor refugiarnos en ti, oh Eterno, que confiar en el hombre o en príncipes.

118

Verdaderamente en el nombre del Eterno nosotros cortamos a nuestros enemigos. Tú oh Eterno, eres nuestra fortaleza y motivo de nuestro cántico. Tú eres nuestra salvación. La voz del regocijo y de la salvación está en nuestra casa. Tú diestra, oh Eterno, actúa valerosamente. Nosotros no morimos sino que vivimos, y referimos tus obras, oh Eterno. Se abren los portones de la justicia, entramos por ellos y alabamos al Eterno. Este es el portón del Eterno. Y los justos entramos por él. Nosotros te alabamos porque tú nos has respondido, y te has tornado en nuestra salvación. Esta es obra tuya, oh Eterno. Prodigioso eres ante nuestros ~132~ Vicky M. de Vázquez


Sección 5 • Oraciones de alabanza y consagración

ojos. Este es el día en que has hecho maravillas, oh Eterno. Nos regocijamos en ti. Te rogamos, oh Eterno, y nos salvas ahora y nos prosperas. En el nombre de Jesús. Amén. Bendito es el que viene en el nombre del Eterno. Tú, oh Eterno, eres Dios y nos has dado luz. Tú eres nuestro Dios, y te agradecemos. Tú eres nuestro Dios. Nosotros te exaltamos. Te alabamos, oh Eterno, porque eres bueno, y tu misericordia permanece para siempre. En el nombre de Jesús. Amén. ~

Felices somos los que andamos por caminos rectos, los que andamos en la luz del Eterno, los que guardamos sus testimonios, y le Salmo buscamos con todo el corazón. No tenemos de qué avergonzarnos, porque tenemos consideración de todos sus mandamientos.

119 119

Te alabamos con corazón sincero, estamos aprendiendo tus justos preceptos y observamos tus estatutos. Mantenemos puro nuestro camino, prestando atención a tu palabra. Oh Eterno, con todo nuestro corazón te hemos buscado. No dejes que nos desviemos de tus mandamientos. A tu palabra la hemos puesto en nuestro corazón, para que no intentemos pecar contra ti. ~133~


Hablando el idioma del Creador, Orando los Salmos

Bendito eres tú, oh Eterno, nos enseñas tus estatutos. Con nuestros labios hemos repetido todas las ordenanzas de tu boca. Nos hemos regocijado en el camino de tus testimonios, tanto como en las riquezas. Meditamos sobre tus preceptos, y respetamos tus caminos. Nos complacemos en tus estatutos. No olvidamos tu palabra. Eres generoso con nosotros tus siervos, para que vivamos, y así cumplimos tu palabra. Abres tú nuestros ojos, para que podamos contemplar los prodigios de tu ley. Nuestra alma se desgarra de tanto ansiar tus juicios todo el tiempo. Quitaste de nosotros el reproche y el desprecio, porque hemos cumplido tus testimonios, que son nuestros consejeros. Nos haces comprender el camino de tus preceptos, y nosotros podemos hablar de tus maravillosas obras. Nos sostienes conforme a tu palabra. Quitaste de nosotros el camino de la falsedad, y en tu benevolencia nos das los beneficios de tu ley. Hemos elegido el camino de la fidelidad. A tus preceptos los hemos puesto delante de nosotros. Nos aferramos a tus testimonios. Seguimos el camino de tus mandamientos, porque ensanchaste nuestro corazón.

~134~ Vicky M. de Vázquez


Sección 5 • Oraciones de alabanza y consagración

Nos enseñas el camino de tus estatutos y nosotros lo seguimos a cada paso. Nos das comprensión para guardar tu ley, y la observamos de todo nuestro corazón. Inclinas nuestro corazón a tus testimonios y no a la codicia. Nos haces andar en las sendas de tus mandamientos, porque en ellos nos deleitamos. Apartas nuestros ojos de la ¡Dame ánimo y te contemplación de la vanidad. obedeceré, Confirmas tu palabra a tus pues tú eres un siervos que somos temerosos de Dios de amor! ti. Tus juicios son buenos. Salmo 119:88 TLA Anhelamos tus preceptos. Nos vivificas en tu justicia. No tenemos temor alguno porque tú estás con nosotros. En el nombre de Jesús. Amén. Confiamos en tu palabra. No quitas de nuestra boca la palabra de verdad, porque esperamos en tus juicios. De tal modo cumplimos tu ley continuamente, por siempre y para siempre. Y andamos tranquilos, porque hemos buscado tus mandamientos. También hablamos de tus testimonios ante reyes y no nos avergonzamos. Y nos complacemos en tus mandamientos, que amamos. Alzamos también nuestras manos a tus preceptos que amamos, y meditamos en tus estatutos. ~135~


Hablando el idioma del Creador, Orando los Salmos

Tu palabra es nuestro consuelo en nuestra aflicción, porque tu promesa nos ha vivificado. Aunque se burlen de nosotros no nos apartamos de tu ley. Tus juicios, oh Eterno, nos han consolado. Tus preceptos son nuestro cántico en la casa de nuestro peregrinaje. Recordamos tu nombre, oh Eterno, en la noche y observamos tu ley. Nuestra porción eres, oh Eterno. Hemos jurado que guardaremos tu palabra. Pedimos tu favor con todo nuestro corazón. Tienes piedad de nosotros conforme a tu palabra. Nos apresuramos y no demoramos en observar tus mandamientos. A media noche nos levantamos para agradecerte, por tus juicios justos. Somos compañeros de todos los que te temen y de los que guardan tus preceptos. La tierra está llena de tu misericordia. Has sido benevolente con nosotros tus siervos, oh Eterno, conforme a tu palabra. Nos enseñas buen discernimiento y conocimiento, porque hemos creído en tus mandamientos. Tú eres bueno y haces el bien. Con todo nuestro corazón seguimos tus preceptos, nos complacemos en tu ley. La ley de tu boca es mejor para nosotros que millares de piezas de oro y plata.

~136~ Vicky M. de Vázquez


Sección 5 • Oraciones de alabanza y consagración

Nos das comprensión para aprender tus mandamientos. Viene a nosotros tu tierna misericordia para que vivamos, porque tu ley es nuestro deleite. Queda nuestro corazón íntegro en tus estatutos y nosotros no somos avergonzados. En tu palabra confiamos. Tú eres nuestro ayudador. Nos vivificas con tu benevolencia y nosotros guardamos el testimonio de tu boca. Tu fidelidad es para todas las generaciones. Tu ley es nuestro deleite. Jamás olvidaremos tus normas porque con ellas nos vivificaste. Somos Tuyos. Nos salvaste porque buscamos tus preceptos. ¡Oh como amamos tu ley! Todo el día es ella nuestra meditación. Tus mandamientos nos han hecho más sabios que nuestros enemigos, porque están siempre con nosotros. Tenemos más entendimiento que todos nuestros maestros, porque tus testimonios son nuestra meditación. Comprendemos más que los ancianos, porque hemos guardado tus preceptos. De todo mal camino hemos apartado nuestros pies, para poder cumplir tu palabra. No nos apartamos de tus juicios, porque tú nos instruiste. ¡Cuán dulce es tu palabra a nuestro paladar! Sí, más dulce

~137~


Hablando el idioma del Creador, Orando los Salmos

que la miel en la boca. De tus preceptos obtenemos comprensión, por lo que odiamos todo camino falso. Tu palabra es una lámpara a nuestros pies, y una luz en nuestro camino. Hemos jurado y hemos confirmado, que observaremos tus juicios justos. Nos vivificas, oh Eterno, conforme a tu palabra. Aceptas las ofrendas de buena voluntad de nuestra boca, oh Eterno, y nos enseñas tus juicios. A tus testimonios los hemos tomado como herencia por siempre, porque son la alegría de nuestro corazón. Hemos inclinado nuestro corazón al cumplimiento de tus estatutos, por siempre a cada paso. Odiamos a los que son falsos, pero a tu ley la amamos. Tú eres nuestra protección y nuestro escudo. En tu palabra confiamos. Se apartan de nosotros los malhechores, para que cumplamos el mandamiento de nuestro Dios. Nos sostienes conforme a tu palabra para que vivamos. Nos apoyas y somos salvos. Nos ocupamos de tus estatutos continuamente. Nosotros amamos tus testimonios. Nuestra carne se estremece por temor de ti y tememos tus juicios. Hemos obrado con justicia y rectitud. Hay seguridad para nosotros tus siervos para bien. Nos tratas conforme a ~138~ Vicky M. de Vázquez


Sección 5 • Oraciones de alabanza y consagración

tu misericordia y nos enseñas tus estatutos. Nosotros amamos tus mandamientos sobre el oro; sí, sobre el oro fino. Te vuelves hacia nosotros, y nos muestras tu misericordia. Como es tu deseo hacer con los que aman tu nombre. Ordenas nuestros pasos con tu palabra, y no nos domina iniquidad alguna. Nos libras de la opresión del hombre, y observamos tus preceptos. Haces que tu rostro resplandezca sobre nosotros tus siervos, y nos enseñas tus estatutos. Justo eres tú, oh Eterno, y rectos son tus juicios. Tú ordenaste tus testimonios en rectitud y suma fidelidad. Amamos tu palabra. Tu justicia es una justicia eterna, y tu ley es verídica. Tus mandamientos son nuestro deleite. Nosotros te llamamos. Nos salvas porque nosotros observamos tus testimonios. Confiamos en tu Palabra. Nuestros ojos se anticiparon a las vigilias de la noche, para poder meditar en tu palabra. Escuchas nuestra voz conforme a tu benevolencia. Tú estás cerca, oh Eterno, y todos tus mandamientos son verdaderos. ¡Abogas por nuestra causa, y nos libras! ¡Oh mira como amamos tus preceptos! Nos vivificas, oh Eterno, conforme a tu benevolencia. Nuestro corazón permanece firme en el ~139~


Hablando el idioma del Creador, Orando los Salmos

temor de tus palabras. Nos regocijamos en tu palabra, como quién halla grandes despojos. Odiamos y aborrecemos la falsedad. Amamos tu ley. Siete veces al día te alabamos, por tus rectos juicios. Gran paz tenemos los que amamos tu ley, y no hay tropiezo para nosotros. Hemos cumplido tus preceptos y tus testimonios, porque todos nuestros caminos están delante de ti. Proclama nuestra lengua tu palabra, porque todos tus mandamientos son justicia. Tu mano está presta para ayudarnos, porque hemos escogido tus preceptos. Tenemos tu salvación, oh Eterno, y tu ley es nuestro deleite. Vive nuestra alma para que te alabe, y nos ayudan tus juicios. En el nombre de Jesús. Amén. ~

120

Te llamamos, oh Eterno, y tu nos contestas. Libras nuestra alma de labios mentirosos, de lengua engañosa. En el nombre de Jesús.

Salmo ~140~ Vicky M. de Vázquez


Sección 5 • Oraciones de alabanza y consagración

Amén. ~

121

Alzamos nuestros ojos a los montes ¿De dónde viene nuestro auxilio? Nuestra ayuda viene del Eterno, que hizo el cielo y la tierra.

Salmo

Tú, oh Eterno, no toleras que nuestro pie sea movido. Nunca duerme el que nos guarda. He aquí que él nos guarda no dormita ni se duerme. Tú, oh Eterno, eres nuestro protector. Tú eres nuestra sombra sobre nuestra mano derecha. No nos fatiga el sol de día ni la luna de noche. Tú, oh Eterno, nos guardas del mal. Tú proteges nuestra alma. Tú vigilas nuestras salidas y nuestras entradas, desde ahora y para siempre. En el nombre de Jesús. Amén.

~

122 Salmo

Nos alegramos cuando nos dicen: «Vamos a la Casa del Eterno». Plantados están ya nuestros pies dentro de tus portones, Jerusalén. Oramos por la paz de Jerusalén; somos prosperados los que la amamos. Por

~141~


Hablando el idioma del Creador, Orando los Salmos

amor a mis hermanos y compañeros, yo diré ahora: «Sea la paz contigo». Por amor a la Casa del Eterno nuestro Dios, buscaré tu bien. En el nombre de Jesús. Amén. ~ Ante ti alzamos nuestros ojos, a ti que estás sentado en tu trono en los cielos. He aquí que como los ojos de los siervos miran la mano de Salmo su amo y como los ojos de una sierva miran la mano de su ama, así nuestros ojos te miran, oh Eterno, Dios nuestro. Nos das de tu misericordia. Eres misericordioso con nosotros, oh Eterno, porque estamos hartos de menosprecios. En el nombre de Jesús. Amén. ~

123

Si no hubieses estado con nosotros, oh Eterno, nos hubiera consumido el enemigo. Bendito eres, oh Eterno, que no nos entregaste Salmo Salmo por presa para los dientes de nuestros enemigos. Escapó nuestra alma como pájaro de la trampa de los cazadores. Se rompió la trampa y nosotros escapamos. Nuestro auxilio es el nombre del Eterno que hizo el cielo y la tierra. En el nombre de Jesús. Amén.

124

~142~ Vicky M. de Vázquez


Sección 5 • Oraciones de alabanza y consagración

Los que confiamos en ti, oh Eterno, somos como el monte de Sión, que no puede ser movido y está firme para siempre. Como las Salmo montañas rodean a Jerusalén, así tú nos rodeas desde ahora y para siempre. Haces bien, oh Eterno, a los buenos y a los que somos rectos en nuestro corazón. Sea la paz sobre Israel. En el nombre de Jesús. Amén.

125

~ Gracias Señor porque nos has sacado de la cautividad. Se llena nuestra boca con risas y nuestra lengua con cánticos. Y dicen entre las Salmo naciones: «El Eterno ha hecho grandes cosas con ellos». Sí, grandes cosas has hecho, oh Eterno, por nosotros. Por eso nos alegramos. Los que siembran con lágrimas, cosecharán con alegría. En el nombre de Jesús. Amén.

126

~

127 Salmo

Tú oh Eterno, edificas la casa y guardas la ciudad. Nos das tu auxilio a tus amados en sueños. He aquí que mis hijos son herencia tuya. El fruto del vientre es una recompensa. ~143~


Hablando el idioma del Creador, Orando los Salmos

Como las saetas en la mano de un hombre poderoso, así son mis hijos. No somos avergonzados. En el nombre de Jesús. Amén.

~

128 Salmo

Felices somos los que te amamos, oh Eterno, y andamos en tus caminos. Comemos el fruto de la labor de nuestras manos, felices somos, y nos va bien.

Como mujer: Soy como una viña fructífera en la parte interior de mi casa. Mis hijos son como plantas de olivo en derredor de mi mesa. He aquí que así somos bendecidos los que tememos al Eterno. Nos bendices, oh Eterno, desde Sión y contemplamos el bien de Jerusalén todos los días de nuestra vida, y alcanzamos a ver a los hijos de nuestros hijos. La paz es sobre nosotros. En el nombre de Jesús. Amén.

~

129 Salmo

Tú eres Justo, oh Eterno. Has cortado las cuerdas de los inicuos. Son avergonzados y obligados a retroceder los que nos odian. La gente que nos ve dice: La bendición del Eterno

~144~ Vicky M. de Vázquez


Sección 5 • Oraciones de alabanza y consagración

es sobre ellos. Os bendecimos en el nombre del Eterno. En el nombre de Jesús. Amén.

~ Te llamamos, oh Eterno, y tu escuchas nuestra voz. Prestan tus oídos atención a nuestras súplicas. Contigo hay perdón para que Salmo seas temido. Te esperamos, oh Eterno. Nuestra alma te ansía, y en tu palabra confiamos. Nuestro corazón te espera Señor, más que los guardianes a la mañana. Confiamos en ti, oh Eterno, porque contigo hay misericordia y abundante redención. Tú perdonaste todas nuestras iniquidades. En el nombre de Jesús. Amén.

130

~ Oh Eterno, nuestro corazón no se ha envanecido, ni nuestros ojos son arrogantes, ni pretendemos hacer cosas demasiado grandes o Salmo demasiado prodigiosas para nosotros. Ciertamente hemos sosegado y aquietado nuestra alma, como el infante en el pecho de su madre. ¡Confiamos en el Eterno desde ahora y para siempre! En el nombre de Jesús. Amén.

131

~ ~145~


Hablando el idioma del Creador, Orando los Salmos

Te adoramos, oh Eterno, ante el estrado de tus pies. Se visten tus sacerdotes con justicia, y cantamos tus fieles de alegría. No apartas tu Salmo rostro de tus ungidos. «Nosotros somos morada tuya». Aquí habitas porque así lo has querido. ¡Gloria a Dios!

132 132

Bendices en gran manera nuestra provisión. Nos das el pan que necesitamos en abundancia. A los sacerdotes los vistes con salvación, y los fieles cantamos de alegría. Aquí nos favoreces con tu gracia. Aquí ordenas una lámpara para tus ungidos. A nuestros enemigos los vistes de vergüenza, pero sobre nosotros brilla nuestra corona. En el nombre de Jesús. Amén.

~ ¡Vemos cuán placentero es para nosotros vivir juntos y en armonía! Es como el precioso óleo sobre la cabeza, que baja sobre la barba de Salmo Aarón, y desciende hasta las barbas de sus vestiduras; porque aquí envía el Eterno la bendición y la vida eterna. Gracias Señor porque vivimos juntos y unidos. En el nombre de Jesús. Amén.

133

~146~ Vicky M. de Vázquez


Sección 5 • Oraciones de alabanza y consagración

Bendecimos al Eterno, todos nosotros sus siervos, que permanecemos en la casa del Eterno por las noches. Alzamos nuestras Salmo manos al santuario y te bendecimos, oh Eterno. Tú nos bendices. En el nombre de Jesús. Amén.

134

~ Bendecimos tu nombre, oh Eterno. Te alabamos tus siervos, oh Santo. Los que estamos en la Casa del Eterno, en los atrios de Salmo la Casa de nuestro Dios te alabamos, porque tú, oh Eterno, eres benevolente. Cantamos alabanzas a tu nombre, porque es hermoso hacerlo. Tú escogiste a Jacob para sí, y a Israel por tesoro tuyo. Gracias Padre porque nos escogiste para ti y nos has hecho tu tesoro. Por cuanto nosotros sabemos que tú, oh eterno, eres grande y que eres por sobre todos los dioses. Tú sacaste a tu pueblo de Egipto con prodigios y ¡Alabemos a Dios milagros. porque él es bueno! ¡Cantémosle himnos, Oh Eterno, tu porque él es bondadoso! nombre perdura por Salmo 135:3 TLA siempre. Nosotros que

135

~147~


Hablando el idioma del Creador, Orando los Salmos

tememos al Eterno, bendecimos al Eterno. En el nombre de Jesús. Amén.

~ Te agradecemos, oh Eterno, que eres benevolente, pues tu misericordia perdura por siempre. Alabamos al Dios de dioses, al Señor Salmo de los señores. Alabamos al que sólo hace grandes maravillas, al que por entendimiento hizo los cielos, al que extendió la tierra sobre las aguas, al que hizo las grandes luminarias, al que hizo que el sol señoree el día, y que la luna y las estrellas señoreen de noche. Al que hirió a Egipto en sus primogénitos, y nos sacó de entre ellos; porque lo hizo con mano fuerte y brazo extendido, al que partió en dos el Mar Rojo, e hizo que pasáramos en medio de él; pero derribó a Faraón y a su ejército en el Mar Rojo, al que condujo a su pueblo por el desierto, al que hirió a grandes reyes, y mató a reyes poderosos: A Seón, rey de los amorreos, y a Og rey de Basán, y dio sus tierras por heredad, ¡por heredad a Israel su siervo!

136

Él es quién se acuerda de nosotros, quién nos ha librado de nuestros adversarios. Quién da alimento a toda carne.

~148~ Vicky M. de Vázquez


Sección 5 • Oraciones de alabanza y consagración

Te alabamos Dios del cielo, porque tu misericordia perdura por siempre. En el nombre de Jesús. Amén.

~

137 Salmo

Gracias Señor Eterno porque aunque nuestra ciudadanía está en los cielos podemos cantarte alabanzas en esta tierra. En el nombre de Jesús, Amén.

~ Te agradecemos, oh Eterno, con todo nuestro corazón. En presencia de los poderosos te cantamos alabanzas. En el día que Salmo te llamamos tú nos respondes. Estimulaste nuestra alma dándonos fuerza. Porque si bien, oh Eterno, eres encumbrado, consideras a los humildes.

138

Tú nos vivificas. Tú extiendes tu mano contra la ira de nuestros enemigos. Tu diestra nos salva. Tú oh Eterno, cumples tu propósito en nosotros. Tu misericordia perdura por siempre. No abandonas la obra de tus manos y nosotros también somos obra de ellas. Aleluya. En el ~149~


Hablando el idioma del Creador, Orando los Salmos

nombre de Jesús. Amén.

~ Oh Eterno, tú nos has examinado y nos has conocido. Tú sabes cuando nos sentamos y cuando nos levantamos. Tú comprendes Salmo nuestros pensamientos desde lejos. Tú escudriñas nuestro ir y venir, y nuestro descanso. Tú estás familiarizado con todos nuestros caminos. No hay palabras en nuestra lengua que tú no conozcas ya. Tú nos has cercado por detrás y por delante, y has puesto tu mano sobre nosotros. Tanto conocimiento es demasiado maravilloso para mí. Es demasiado alto. No podemos llegar a él. ¿A dónde nos iremos de tu Espíritu? ¿A dónde huiremos de tu presencia? Si subimos al cielo, tú estás allí. Si tomamos las alas de la mañana y habitamos en los confines más remotos del mar, aún allí nos conducirá tu mano, y tu diestra nos sostendrá; hasta la oscuridad no es demasiado oscura para ti, pues para ti la noche brilla como el día y la oscuridad es como la luz.

139

Tú hiciste nuestras entrañas, Tú nos hiciste en el vientre de nuestra madre, nosotros te alabamos porque fuimos maravillosamente formados. Prodigiosas son tus obras, y eso lo sabe muy bien nuestra alma. Nuestra forma no te era ~150~ Vicky M. de Vázquez


Sección 5 • Oraciones de alabanza y consagración

oculta cuando nosotros éramos hechos en secreto y modelados en las profundidades de la tierra. Nuestro embrión vieron tus ojos, y en tu libro todo estaba escrito, aún aquellas cosas que fueron luego formadas, sin faltar una de ellas ¡Cuán grandes son tus pensamientos para mí, oh Dios! ¡Qué grande es la suma de ellos! A tus enemigos, oh Dios, los tenemos por enemigos y los aborrecemos por completo. Los consideramos nuestros enemigos. Escudríñanos, oh Dios, y conoce nuestro corazón. Pruébanos, y conoce nuestros pensamientos, y mira si hay en nosotros algún camino malo, y condúcenos por el camino eterno. En el nombre de Jesús. Amén.

~

140

Nos libras, oh Eterno, del hombre malo nos preservas, del hombre violento nos guardas, oh Eterno, de las manos de los inicuos nos libras.

Salmo

Te bendecimos, oh Eterno: «Tu Eres nuestro Dios». Prestas oídos, oh Eterno, a la voz de nuestras súplicas.

~151~


Hablando el idioma del Creador, Orando los Salmos

Oh Eterno Señor, fuerza de nuestra salvación, que guardaste nuestra cabeza en el día de la batalla. Sé que tú, oh Eterno, defiendes la causa de los pobres y el derecho de los necesitados. Los justos alabamos tu nombre y los rectos moramos en tu presencia. En el nombre de Jesús. Amén.

~ Oh Dios, nosotros te llamamos, te apresuras a escuchar nuestra voz. Sea nuestra plegaria como el incienso para ti, y el levantar de Salmo nuestras manos como el sacrificio de la tarde. Pon una guarda, oh Dios, a nuestra boca; vigila en la puerta de nuestros labios. No dejas que se incline nuestro corazón a obras malas, a actos de maldad con hombres que hacen iniquidad, y no comemos nosotros de sus deleites.

141

Nos corrige el justo con bondad y nos reprende, no rechaza nuestra cabeza los óleos escogidos. Por cuanto a ti miran nuestros ojos, en ti nos refugiamos. Nos guardas del lazo y de las trampas de los que hacen maldad. Caigan los impíos a una en sus redes, mientras que nosotros escapamos de ellas. En el nombre de Jesús. Amén.

~

~152~ Vicky M. de Vázquez


Sección 5 • Oraciones de alabanza y consagración

Hemos clamado a ti, oh Eterno, y te hemos dicho: «Tu Eres nuestro refugio, nuestra porción en la tierra de los vivos». Atiendes Salmo nuestro clamor, nos libras de nuestros perseguidores. Sacaste nuestra alma de la prisión, para que podamos alabar tu nombre.

142

Gracias Señor porque obras con benevolencia con nosotros. En el nombre de Jesús. Amén.

~ Oh Dios, escuchas nuestra plegaria y prestas atención a nuestras súplicas. Nos respondes por tu fidelidad y por tu justicia. Nos haces Salmo apreciar tu benevolencia por la mañana, porque en ti confiamos. Nos haces conocer el camino por donde debemos andar, porque a ti hemos elevado nuestra alma.

143

Nos libraste de nuestros enemigos, oh Dios. En ti nos refugiamos. Nos enseñas a cumplir tu voluntad, porque tú eres nuestro Dios. Nos conduce tu buen Espíritu por tierra llana. Por tu nombre, oh Eterno, nos vivificas. En tu justicia sacaste nuestra alma de angustias. Y en tu misericordia ~153~


Hablando el idioma del Creador, Orando los Salmos

cortaste a nuestros enemigos y destruiste a todos los que hostigaban nuestra alma, porque nosotros somos tus siervos. En el nombre de Jesús. Amén.

~ Bendito eres, oh Eterno, nuestra roca, que adiestra nuestras manos para la guerra y nuestros dedos para la batalla. Eres nuestra Salmo benevolencia y nuestra fortaleza, y nuestra torre, nuestro libertador y nuestro escudo, en ti nos refugiamos. Tú sujetas a nuestro pueblo debajo de nosotros, oh Dios. ¿Qué es el hombre para que pienses en él y para que lo estimes?

144

Extiendes tus manos desde lo alto. Nos rescatas y nos libras de muchas aguas, de la mano de extraños, cuya boca habla vanidad, y cuya diestra es diestra de falsedades. Oh Dios, te cantamos un cántico nuevo. Con un salterio de diez cuerdas te cantamos alabanzas. A ti que das salvación a los reyes, que nos rescatas a tus siervos de la espada peligrosa. Nuestros hijos son como plantas crecidas en su juventud. Nuestras hijas son como pilastras labradas como para un palacio. Nuestros graneros están llenos, y

~154~ Vicky M. de Vázquez


Sección 5 • Oraciones de alabanza y consagración

almacenan abundancia. Nuestras ovejas se multiplican por millares en nuestros campos. Nuestros bueyes van bien cargados, sin que haya daño ni pérdidas; ni quién se queje en nuestras plazas. Felices somos los que estamos en este caso. Sí, felices somos los que nuestro Dios es el Eterno. En el nombre de Jesús. Amén.

~ Te exaltamos, Dios mío, y bendecimos tu nombre por siempre y para siempre. Cada día te bendecimos y alabamos tu nombre por Salmo siempre y para siempre. Grandioso eres, oh Eterno, y digno de ser alabado y exaltado pues tu grandeza es inmensa.

145

Una generación referirá tus obras a otra, y declarará tus prodigiosos actos. En la gloriosa hermosura de tu majestad y tus prodigiosas obras meditamos. Y hablarán los hombres del poder de tus poderosas obras, y yo diré tu grandeza. Proclamarán la fama de tu gran benevolencia y cantarán a tu rectitud. Tú eres lleno de gracia y compasión. Lento en iras y de gran misericordia, Tú oh Eterno, eres bueno para todos, y tu benevolencia está presente en todas tus obras.

~155~


Hablando el idioma del Creador, Orando los Salmos

Todas tus obras te alaban, oh Eterno, y tus fieles te bendecimos. Hablamos de la gloria de tu reino y conversamos de tu poder. Damos a conocer a los hijos de los hombres tus poderosas hazañas, y la gloria de la majestad de tu reino. Tu reino, es un reino para todas las épocas y tu dominio perdura por todas las generaciones. Tú oh Eterno, sostienes a todos los que caen y levantas a todos los que son derribados. Los ojos de todos te esperamos y tú nos das alimento a su debido tiempo. ¡Gloria a Dios! Tú abres tu mano y satisfaces a toda cosa viviente con favor. Tú eres justo en todos tus caminos y benevolente en todas tus obras. Te acercas a todos los que te llamamos y todos los que te invocamos de verdad. Tú, oh Eterno, cumples los deseos de los que te tememos. Oyes nuestro clamor y nos salvas. Tú preservas a todos los que te amamos. Nuestra boca dice las alabanzas del Eterno. Y bendiga toda carne su santo nombre por siempre y para siempre. En el nombre de Jesús. Amén.

~

~156~ Vicky M. de Vázquez


Sección 5 • Oraciones de alabanza y consagración

146 Salmo

¡Aleluya! Alaba al Eterno, oh alma mía. Nosotros alabamos al Eterno mientras vivamos. Cantamos alabanzas a nuestro Dios mientras nos quede ser.

No depositamos nuestra confianza en príncipes, ni en hijos de hombre, de los cuales no cabe esperar ayuda. Felices somos nosotros cuya ayuda es el Dios de Jacob, cuya esperanza está en el Eterno, nuestro Dios; que hizo el cielo y la tierra, el mar y todo lo que en él hay. Que da pan al hambriento y libra a los prisioneros. Abres los ojos de los ciegos. Levantas a los que fueron derribados. Amas a los justos. Preservas a los extranjeros, sostienes al huérfano y a la viuda. Tú, oh Eterno, reinas por siempre. ¡Aleluya! En el nombre de Jesús. Amén.

~ ¡Aleluya! Porque es bueno cantar alabanzas a nuestro Dios. Porque nos es grato y su alabanza es merecida para él. Tú edificas Salmo Jerusalén. Reúnes a los dispersos de Israel. Curas a los de corazón destrozado, y cicatrizas sus heridas. Cuentas el número de las estrellas. A todas les das sus nombres. Grande eres Señor, e inmenso en poder.

147

~157~


Hablando el idioma del Creador, Orando los Salmos

Tu entendimiento es infinito. Sostienes a los humildes. Cantamos a ti, oh Eterno, con alabanzas. Cantamos alabanzas a nuestro Dios con la lira. A él la dirigimos, que cubre el cielo de nubes, que prepara la lluvia para la tierra. Tú, oh Eterno, no te complaces en la fuerza del caballo, ni en las piernas de un hombre. Te complaces en los que te tememos, en los que esperamos en tu misericordia. Glorifica al Eterno, oh Jerusalén. Alabamos a nuestro Dios, porque él ha fortalecido las barras de nuestros portones, ha bendecido a nuestros hijos dentro de ti Jerusalén. Ha impuesto la paz en las fronteras. Nos das en abundancia la grosura del trigo, envías tu mandamiento sobre la tierra. Tu palabra corre con rapidez. Envías tu palabra y se derrite. Haces que sople tu viento, y fluyan las aguas. Le declaras tu palabra a Jacob, y tus estatutos y juicios a Israel. No has obrado así con ninguna otra nación, oh Eterno. Y en cuanto a tus juicios, ellos no los conocieron. En el nombre de Jesús. Amén.

~

~158~ Vicky M. de Vázquez


Sección 5 • Oraciones de alabanza y consagración

148 Salmo

¡ALELUYA! Alabamos al Eterno de los cielos. Alaben todos el Nombre del Eterno porque solo su nombre es digno de ser alabado. Su gloria es por encima de la tierra y el cielo.

Y tú oh Eterno, has levantado el amor propio de tu pueblo, una alabanza para todos tus fieles, para los hijos de Israel, pueblo que cercano está a ti. ¡Aleluya! En el nombre de Jesús. Amén.

~

149

¡ALELUYA! Te cantamos, oh Eterno, un cántico nuevo, y tu alabanza en la congregación de los fieles.

Salmo

Nos regocijamos en nuestro Hacedor. Nos alegramos los hijos de Sión en nuestro Rey. Alabamos tu nombre con danza. Cantamos alabanzas con tamboril y lira. Porque tú, oh Eterno, te complaces en tu pueblo. Adornas a los humildes con salvación. Nos regocijamos los fieles en gloria. Cantamos con alegría en nuestras camas. Están las alabanzas de Dios en nuestra boca, y una espada de dos filos en nuestra mano, para ejecutar venganza sobre las ~159~


Hablando el idioma del Creador, Orando los Salmos

naciones, castigar a los pueblos enemigos, y atar a sus reyes con cadenas, y a sus nobles con grillos de hierro, y ejecutar en ellos el juicio escrito. Tú oh Eterno, eres la gloria de tus fieles ¡Aleluya! En el nombre de Jesús. Amén.

~

150

¡ALELUYA! Alabamos a Dios en su santuario.

Te alabamos en el firmamento de tu poder, oh Eterno. Te alabamos por tus poderosos hechos. Te alabamos conforme a tu grandeza. Te alabamos al son de la trompeta. Te alabamos con el arpa y la lira. Te alabamos con el tamboril y la danza. Te alabamos con instrumentos de cuerdas y la flauta. Te alabamos con resonantes platillos. Te alabamos con címbalos sonoros.

Salmo

Alabe al Eterno todo lo que tenga aliento. ¡Aleluya! En el nombre de Jesús. Amén.

~

~160~ Vicky M. de Vázquez


Sección 5 • Oraciones de alabanza y consagración

Para reflexionar Salmo 107» ¿Quién puede cambiar un desierto en un estanque de aguas? ¿Quién levanta al necesitado de la miseria? Con la bendición del Señor toda la obra de nuestras manos tiene éxito. Salmo 108» Antes de que amanezca ya estamos cantando al Señor, porque nos salvó. Nos libra de nuestros adversarios y los pisotea. Salmo 109» ¿Amas la bendición y el bendecir? La bendición se vuelve sobre el que la ama. Salmo 110» ¿Te faltan las fuerzas? ¿Crees que ya no puedes más con ese problema? Bebe del agua de vida, la Palabra de Dios, y recobrarás las fuerzas. Salmo 111» ¿Para cuántas generaciones es válido o efectivo el pacto del Eterno? ¿Hasta cuándo durará la justicia del Eterno? Salmo 112» ¿Te deleitas en los mandamientos del Señor? Tu descendencia será poderosa en la tierra. ~161~


Hablando el idioma del Creador, Orando los Salmos

Salmo 113» El Eterno es digno de alabanza. Tiene su trono en lo alto. Y se humilla a mirar a la tierra. Salmo 114» La tierra tiembla ante la presencia de Dios. Él es el Dios de los imposibles; saca de una roca una fuente de agua. Salmo 115» Dios nos abrió el entendimiento y no confiamos en ídolos; confiamos en el Eterno ¡El único Dios vivo! Salmo 116» Es una bendición saber que nuestro Dios siempre nos escucha. ¿Cómo podemos pagar al Eterno, nuestro Dios, tantas bendiciones? Con el sacrificio de la alabanza. Salmo 117» ¿Tienes un motivo para alabar a Dios hoy? Alábale, porque su misericordia es grande para contigo. Salmo 118» Señor, tú eres el motivo de mi cántico porque tu salvación está en mi casa, y has hecho que nuestros enemigos huyeran. Es mejor refugiarnos en ti siempre. Salmo 119» ¿Amas la ley de Dios?

~162~ Vicky M. de Vázquez


Sección 5 • Oraciones de alabanza y consagración

¿Es tu meditación todo el día? Entonces los mandamientos del Señor te han hecho más sabio que tus enemigos. ¿Los testimonios de Dios son tu meditación? Entonces tienes más entendimiento que tus maestros. ¿Guardas los preceptos de Dios? Entonces comprendes más que los ancianos. Da gracias a Dios porque él aboga por tu causa, y te libra. Salmo 120» ¿Quién puede librar tu alma de labios mentirosos? Salmo 121» ¿Quién te puede guardar las veintecuatro horas del día sin dormitar? ¿Quién vigila tus salidas y tus entradas? Salmo 122» ¿Es tu gozo y tu alegría ir a la casa del Eterno? Salmo 123» Solamente a Dios alzamos nuestros ojos del él viene la bendición. Tu mirada siempre debe de estar fija en él. Salmo 124» Si Dios no hubiera llegado a mi vida, si Dios no hubiera estado conmigo, ¿qué hubiera sido de mí? ¿Dónde estaría yo ahora?

~163~


Hablando el idioma del Creador, Orando los Salmos

Salmo 125» ¿Confías en el Eterno? Entonces eres como un monte que no se puede mover. Así como las montañas que rodean a Jerusalén sin moverse un solo centímetro; así Dios nos rodea para siempre y permanece firme. Salmo 126» Cuando te pregunten ¿Porqué está tu boca llena de risa y tu lengua con cánticos? Contéstales: ¡Porque el Señor ha hecho grandes cosas conmigo! Salmo 127» ¿Tienes hijos? Son una herencia de Dios y una recompensa. Salmo 128» A los que amamos al Eterno nos va bien y somos muy felices. Los salmos están llenos de bendiciones para los que tememos al Eterno, éstas son otras bendiciones: Alcanzarás a ver a tus nietos y la paz será contigo. ¡Gloria a Dios! Salmo 129» ¿Refleja tu vida que la bendición del Eterno está contigo? Salmo 130» Los oídos del Señor están atentos a tu súplica, espera en él, él siempre contesta.

~164~ Vicky M. de Vázquez


Sección 5 • Oraciones de alabanza y consagración

Salmo 131» El Señor ha visto nuestro corazón, que aunque nos ha puesto arriba, permanecemos humildes, confiando en él. Salmo 132» El Eterno no aparta su rostro de ti, él habita dentro de ti; sí, porque él así lo ha querido. ¡Aleluya! Salmo 133» ¿A dónde envía Dios bendición y vida eterna? A donde viven juntos en armonía. Salmo 134» Cada día, cada hora que pasa vemos bendición de Dios en nuestra vida, en la de nuestra familia, etc.; por eso todos sus siervos lo bendecimos. Salmo 135» Antes de venir a los pies de Cristo ¿Cuánto pensabas que valía tu vida? Ahora vales la sangre de Cristo y Dios te ha hecho tesoro de él. ¡Gloria a Dios! ¡Eres tesoro de Dios! Salmo 136» ¿Hay algo difícil para Dios? Gracias Señor por ser mi Padre. Él quita las heredades de nuestros enemigos y nos las da a nosotros.

~165~


Hablando el idioma del Creador, Orando los Salmos

Salmo 137» Aunque somos extranjeros en esta tierra, cantamos alabanzas al Dios del universo. ¿Sabes que Dios nunca se olvida de ti? Salmo 138» Dios es grande, poderoso, maravilloso, fuerte, omnisciente, sublime, y con muchísimos atributos más lo podríamos describir. Aún cuando está muy alto, te atiende porque eres humilde. Salmo 139» ¿Habrá un lugar en el universo donde te puedas esconder de la presencia de Dios? No hay ninguno. Donde te encuentras ahora está la mano derecha de Dios sosteniéndote. Él conoce nuestros pensamientos, nos hizo en el vientre de nuestra madre; tal conocimiento es demasiado maravilloso para mí, es tan alto que no lo puedo comprender. Salmo 140» Sólo en la presencia de Dios hay total protección, y los rectos moramos ahí. Salmo 141» ¿Aceptas que el justo te corrija? La corrección del justo es como óleos escogidos para tu cabeza.

~166~ Vicky M. de Vázquez


Sección 5 • Oraciones de alabanza y consagración

Salmo 142» ¿Has hecho de Dios tu refugio? Él nos libra de nuestros enemigos. Salmo 143» ¿Eres siervo de Dios? Él sacó nuestra alma de angustias, nos conduce por tierra de rectitud, destruyó a todos los que hostigaban nuestra alma; porque somos sus siervos. Salmo 144» ¿Tienes hijos? Son como plantas crecidas en su juventud. ¿Tienes hijas? Son como pilastras labradas como para un palacio. Somos felices porque nuestro Dios es el Eterno. Salmo 145» ¿Cada día bendices y alabas al Eterno? Su grandeza es inmensa, él es nuestro protector, nuestro sustentador. Cumple nuestros deseos porque le tememos. Salmo 146» ¿En quién tienes puesta tu confianza? ¿De quién estás esperando ayuda para resolver ese problema? El Eterno es nuestra ayuda. Salmo 147» Dios no sólo te bendice a ti, bendice también a tus hijos. Nos da paz y en abundancia lo mejor del trigo.

~167~


Hablando el idioma del Creador, Orando los Salmos

Salmo 148» ¿Qué puedes ofrecerle a Dios si todo es de él? Sólo alabanza que salga de tu corazón. Salmo 149» Cantamos alabanzas porque el Eterno se complace en nosotros. ¡Aleluya! Cantamos alabanzas a Dios y el enemigo huye. Salmo 150» Hay muchas, muchísimas, incontables razones para alabar al Eterno; tantas que nuestra mente no las puede recordar todas. Pásale una mirada a tu álbum de fotos del año pasado y recordarás algunas; ves que hay muchas razones para alabarle. ¡Todo lo que tenga aliento alabe a Dios! ¡Aleluya!

~168~ Vicky M. de Vázquez


¿Qué orar? cuando… Busque la oración basada en el Salmo número» Tengo Afán . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 100 Tema

Vivo en Aflicción . . . . . . . . . . . . . . . 6, 13, 35, 79, 80, 89, 90, 94 Llegué a la Ancianidad . . . . . . . . . . 71, 92, 128, 103 Necesito Ayuda . . . . . . . . . . . . . . . . 121, 146 Siento Desaliento . . . . . . . . . . . . . . 23, 31, 42, 61, 69, 73 Tengo Desánimo . . . . . . . . . . . . . . . 16, 32, 44, 46, 94, 121, 138 Siento Desconfianza . . . . . . . . . . . 11, 46, 52, 55, 57, 91, 146 Tengo Desconsuelo . . . . . . . . . . . . 23, 27, 30, 34, 54, 56, 68, 71, 103, 109, 118, 119, 124, 138 147 Necesito Descanso . . . . . . . . . . . . . 3, 4, 16, 23, 37, 55, 62, 116, 127 Necesito Dirección . . . . . . . . . . . . . 5, 23, 25, 32, 37, 48, 73, 143 Requiero Disciplina . . . . . . . . . . . . 94, 119 Requiero Diligencia. . . . . . . . . . . . . 128 Tengo Desesperanza . . . . . . . . . . . 25, 33, 42, 52, 71

~169~


Hablando el idioma del Creador, Orando los Salmos

Necesito Fortaleza . . . . . . . . . . . . . 18, 29, 37, 62, 68, 91, 121, 138 144 Perdí el Gozo . . . . . . . . . . . . . . . . . . 4, 5, 16, 30, 32, 64, 89, 97, 105 118, 126, 132, 137, 139, 145 147, 148, 149, 150 Quiero Hijos vencedores. . . . . . . . 34, 89, 102, 112, 127, 128, 144 Estoy Indefenso . . . . . . . . . . . . . . . 6, 11, 12, 17, 18, 20, 27, 30, 31, 34, 35, 37, 41, 56, 57, 89, 140 Tengo Insomnio . . . . . . . . . . . . . . . 3, 4 Necesito Justicia

64, 72

Estoy pasando por Luto . . . . . . . . . 116 Tengo falta de Paciencia . . . . . . . . 33, 37, 40 Tengo falta de Paz . . . . . . . . . . . . . . 29, 119 Tengo falta de Perdón . . . . . . . . . . 103, 130 Tengo falta de Prosperidad . . . . . . 1, 17, 30, 37, 65, 71, 81,107, 118, 122, 132, 146,147 Necesito Protección . . . . . . . . . . . . 6, 10, 18, 22, 23, 25, 27, 28, 31, 33, 34, 35, 37, 62, 68, 71, 83, 86, 90, 91, 109, 116, 118, 121, 143, 145 Necesito Provisión . . . . . . . . . . . . . 9, 23, 34, 35, 37, 65, 69, 72, 105, 111, 140, 145 Necesito Refugio . . . . . . . . . . . . . . . 5, 9, 18, 27, 31, 32, 33, 46, 57, 59, 62, 64, 71, 91, 119, 143, 144

~170~ Vicky M. de Vázquez


¿Qué orar cuando…

Necesito Salvación . . . . . . . . . . . . . 27, 31, 37, 54, 60, 70, 85, 91, 106 Necesito Sanidad . . . . . . . . . . . . . . 23, 30, 41, 70, 103, 105 No tengo Satisfacción . . . . . . . . . . 17, 36, 63, 68, 100, 103, 107, 116, 117, 119 Necesito Seguridad . . . . . . . . . . . . . 3, 16, 20, 21, 23, 25, 27, 28, 31, 34, 40, 46, 84, 55, 56, 57, 66, 91, 112, 115, 118, 121, 125, 130, 131 Siento Soledad . . . . . . . . . . . . . . . . . 38, 95, 102, 107, 119, 133 Necesito Victoria . . . . . . . . . . . . . . 12, 13, 18, 21, 30, 35, 43, 44, 54, 55, 56, 57, 59, 60, 63, 144, 148

~171~


Recursos «Hablando el idioma del Creador, Orando los Salmos» es una excelente herramienta tanto para grupos de oración como para personas deseosas de tener una experiencia de devoción personal más dinámica. Una sugerencia es, acompañar a la lectura de los Salmos de su propia Biblia con cada una de las oraciones contenidas en este libro según corresponda, y enriquecer su tiempo de meditación leyendo y respondiendo a las reflexiones que encontrará al final de cada sección. Cada una de las secciones de la presente obra obedece a un grupo de salmos con un determinado perfil temático, además de estar dividido conforme cada uno de los cinco libros originales que componen lo que hoy llamamos el Libro de los Salmos. Esperamos que esta obra siembre en su vida de oración semillas de fe que produzcan bendiciones al treinta, al sesenta y al ciento por uno. Edgar Medina D. El Editor

~172~


Nos entusiasma el saber que este libro le ha ayudado. Por favor envĂ­e sus comentarios a:

vickydevazquez@gmail.com Muchas gracias.

Servicios Editoriales EmaĂşs

editorial@libreriaemaus.com.mx


Esta edici贸n se termin贸 de imprimir En el mes de febrero de 2010.


HEIC Salmos  

Oraciones basadas en los Salmos

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you