Issuu on Google+

   

           

 

EXPERIENCIAS DE SOLIDARIDAD  DE JÓVENES MIGRANTES  

   

LA INTEGRACIÓN SOCIAL A TRAVÉS DEL VOLUNTARIADO   2012 

   

            Elaborado por:

Financiado por:

Servicio de Investigación Social

Ikerketa Sozialen Zerbitzua

 

 

 

Financiado a través de: Convocatoria 2011

a entidades sin ánimo de lucro de Bizkaia para proyectos de ayuda a personas en situación de exclusión o vulnerabilidad


“ 

 

     

                         


“Experiencias de solidaridad de jóvenes migrantes: la integración social a través del voluntariado”   

 

INDICE    1.‐ INTRODUCCIÓN .......................................................................................................................... 1  2.‐ MARCO DE REFERENCIA Y CONTEXTUALIZACIÓN ........................................................................ 2  2.1. Encuadre del estudio en las políticas sociales .............................................................................. 2  2.2. ¿A qué nos referimos con menores y jóvenes migrantes sin referentes familiares adultos en la  sociedad de acogida? .......................................................................................................................... 3  2.3. Perfil del colectivo ........................................................................................................................ 6  2.4. Algunas cifras que dan cuenta de la magnitud del fenómeno ..................................................... 8  2.5. Atención del colectivo en nuestra comunidad ........................................................................... 12  2.6. El fenómeno migratorio en tiempos de crisis ............................................................................ 14  2.7. Imagen social de la inmigración ................................................................................................. 15  2.8. Voluntariado y capital social ...................................................................................................... 16  3.‐ FICHA TÉCNICA ......................................................................................................................... 19  3.1. Objetivos .................................................................................................................................... 19  3.4. Metodología ............................................................................................................................... 19  3.2. Objeto de estudio ....................................................................................................................... 21  3.3. Muestra ...................................................................................................................................... 21  4. EL VOLUNTARIADO DE LAS Y LOS JÓVENES MIGRANTES: ANÁLISIS DE CASOS ............................ 24  1ª EXPERIENCIA DE VOLUNTARIADO: EL CASO DE BOUBACAR ........................................................ 24  2ª EXPERIENCIA DE VOLUNTARIADO: EL CASO DE SANTI ................................................................. 33  3ª EXPERIENCIA DE VOLUNTARIADO: EL CASO DE GABRIELA ........................................................... 37  4ª EXPERIENCIA DE VOLUNTARIADO: EL CASO DE LAHCEN .............................................................. 45  5ª EXPERIENCIA DE VOLUNTARIADO: EL CASO DE BADR .................................................................. 50  6ª EXPERIENCIA DE VOLUNTARIADO: EL CASO DE AUGUSTINE ........................................................ 55  7ª EXPERIENCIA DE VOLUNTARIADO: EL CASO DE BRAHIM ............................................................. 58  8ª EXPERIENCIA DE VOLUNTARIADO: EL CASO DE NAJIM ................................................................ 65  9ª EXPERIENCIA DE VOLUNTARIADO: EL CASO DE MOHAMED ........................................................ 70  5. CONCLUSIONES Y ORIENTACIONES ............................................................................................ 76  5.1. Perfil de las personas entrevistadas ........................................................................................... 76  5.2. Los procesos migratorios ............................................................................................................ 76  5.3. La incorporación en la sociedad vasca y el inicio de la actividad voluntaria .............................. 80  5.4. Orientaciones para acercar al colectivo el voluntariado ............................................................ 84  6. ANEXO ...................................................................................................................................... 87  6.1. Resumen del perfil de las personas entrevistadas y la actividad voluntaria que realizan ......... 87  6.2. Guión entrevista jóvenes voluntarios ...................................................................................... 101  6.3. Guión cuestionario organizaciones .......................................................................................... 103  7. BIBLIOGRAFÍA .......................................................................................................................... 104 

 

 


“Experiencias de solidaridad de jóvenes migrantes: la integración social a través del voluntariado”   

 

1.‐ INTRODUCCIÓN    Fundación EDE tiene una amplia  trayectoria en el acompañamiento a entidades que trabajan en la  inserción  de  colectivos  vulnerables  y  apuesta  por  la  investigación  que  abarque  el  conocimiento  exhaustivo de dichos colectivos, sus necesidades, etc., así como por estudios que ofrezcan un marco  de reflexión y sensibilización en distintas materias.     Una de sus líneas transversales de actuación (Plan Migra) se orienta a promover, desarrollar y apoyar  iniciativas  y  servicios  que  contribuyan  a  generar  respuestas  integradoras,  innovadoras  y  no  competitivas  a  los  retos  que  plantea  una  sociedad  progresivamente  más  diversa  culturalmente:  articulando la responsabilidad pública y la iniciativa social; incorporando la perspectiva intercultural  en  el  acompañamiento  de  iniciativas,  entidades,  redes  y  administraciones;  y  prestando  especial  atención al empoderamiento y participación de las personas y organizaciones de inmigrantes como  agentes de intervención y de decisión.    Nuestra  experiencia  investigadora  en  el  ámbito  de  la  inmigración  nos  ha  permitido  acercarnos  a  la  realidad de los menores y jóvenes migrantes sin referentes familiares adultos en la CAPV e identificar  espacios sobre los que convendría ampliar el conocimiento.     En  este  sentido,  cabe  mencionar,  como  antecedente  al  trabajo  que  aquí  se  presenta,  una  investigación  realizada  a  lo  largo  de  2010  titulada  “Relaciones  de  solidaridad  entre  inmigrantes:  acercamiento a las redes informales de apoyo de menores y jóvenes no acompañados en la CAPV”1.  Se  trata  de  un  estudio  en  el  que  se  trabajó  en  red  con  distintos  agentes  involucrados  en  la  intervención con el colectivo de menores y jóvenes migrantes sin referentes familiares adultos, que  pusieron  de  manifiesto  la  necesidad  de  difundir  información  sobre  la  realidad  del  colectivo  que  contribuyera a superar la imagen de estos y estas jóvenes más extendida actualmente y que por lo  general,  suele  estar  cargada  de  connotaciones  negativas.  En  este  sentido,  el  estudio  concluyó  la  importancia de poner en valor las prácticas de solidaridad y capital social de estos y estas jóvenes.    A  partir  de  dichas  reflexiones  se  consideró  oportuno  emprender  un  nuevo  proyecto  con  el  que  identificar, describir y analizar experiencias exitosas y positivas de solidaridad llevadas a cabo por  jóvenes  migrantes  sin  referentes  familiares  adultos  en  el  marco  de  la  acción  voluntaria  en  organizaciones  no  lucrativas  de  la  CAPV.  Un  proyecto  con  el  que  contribuir  no  sólo  a  ofrecer  una  visión positiva, una imagen más completa y realista del colectivo, sino también, a orientar el trabajo  socioeducativo de los y las profesionales que intervienen con él.    El  presente  documento  se  corresponde  con  el  informe  final  de  este  segundo  estudio.  En  él  se  describen  en  profundidad  algunas  experiencias,  con  el  fin  de  que  puedan  servir  de  ejemplo,  adoptando una visión de los y las jóvenes migrantes como agentes de desarrollo de la sociedad de  acogida,  reconociendo su papel y contribución. En última instancia, se espera que los aprendizajes  que deriven de este trabajo contribuyan a promover la reflexión de distintos agentes sobre la utilidad  del  voluntariado  como  herramienta  de  incorporación  social  y  que  sus  conclusiones  aporten  pistas  para propiciar el acercamiento del colectivo hacia el voluntariado.                                                                          1

 FUNDACIÓN EDE. SERVICIO DE INVESTIGACIÓN SOCIAL. Relaciones de solidaridad entre inmigrantes: acercamiento a las redes informales  de apoyo de menores y jóvenes no acompañados en la CAPV. Bilbao: Fundación EDE, 2011. 

  1 

 

 


“Experiencias de solidaridad de jóvenes migrantes: la integración social a través del voluntariado”   

 

2.‐ MARCO DE REFERENCIA Y CONTEXTUALIZACIÓN    Cuando abordamos un trabajo relacionado con la inmigración, a menudo se nos olvida que emigrar  es un derecho que todas las personas tenemos, es un ejercicio de libertad. De hecho, hay múltiples  motivos o deseos que mueven a la persona migrante2 más allá de la búsqueda de un empleo, entre  los que pueden encontrase la ausencia de perspectivas de futuro en el país de origen, la existencia y  reconocimiento de derechos en el país de acogida, la búsqueda de un trato igualitario, etc. En este  sentido, diversos informes3 apuntan que lo más frecuente es que quien llega a nuestra comunidad lo  haga  desde  un  país  que  no  garantiza  los  derechos  humanos,  un  país  en  conflicto,  huyendo  de  la  violencia, etc.    Es preciso tener presente que los y las menores y jóvenes que se desplazan a Europa con un proyecto  migratorio,  voluntario  o  impuesto,  pueden  verse  empujados  por  razones  distintas  pero  mayoritariamente es generado por situaciones de privación y de vulnerabilidad.    A  continuación,  en  este  apartado  se  ofrece  información  del  contexto  local  y  del  entramado  institucional  y  relacional  entendiendo  éste  como  el  espacio  fundamental  para  la  aplicación  de  las  políticas de multiculturalidad4.     2.1. Encuadre del estudio en las políticas sociales    Este  estudio  viene  a  sumarse  a  los  esfuerzos  realizados  por  diversas  instituciones  públicas  y  organizaciones  del  Tercer  Sector  para  “gestionar  la  creciente  diversidad  de  la  sociedad  en  clave  de  oportunidad” y mostrar a la sociedad en su conjunto “el gran proceso de transformación social que  implica la llegada de personas inmigrantes” a nuestra comunidad, tal y como se recoge por ejemplo  en el Pacto Social por la Inmigración en Euskadi5.    Además,  se  encuadra  en  varias  de  las  líneas  que  se  están  llevando  a  cabo  en  las  políticas  sociales  vascas.  En  primer  lugar,  el  III  Plan  vasco  de  Inmigración,  Ciudadanía  y  Convivencia  Intercultural  2011‐20136  pone  el  acento  en  la  necesidad  de  centrar  el  esfuerzo  público  en  la  integración  y  la  convivencia.  Para  ello,  las  vías  principales  de  integración  propuestas  son  el  empleo  y  la  educación,  por un lado, y la capacidad de los diferentes servicios públicos de gestionar la diversidad y garantizar  la  igualdad  de  trato  y  la  no  discriminación  de  la  ciudadanía.  El  Plan  consta  de  cinco  líneas  estratégicas:   • • •

La primera se centra en la estructuración y articulación intra e interinstitucional de la política  vasca  de  inmigración  para  evitar  duplicidades  y  maximizar  la  eficacia  y  eficiencia  de  los  recursos destinados.   La segunda se fundamenta en el acceso al empleo, la formación y al éxito escolar como vías  para  la  integración,  para  lo  que  se  prevé  impulsar  el  emprendizaje  y  se  apoyar  a  los  emprendedores.  La  tercera  línea  estratégica  se  basa  en  el  acceso  y  gestión  del  empleo  en  los  servicios  y  programas  públicos,  para  lo  que  está  previsto  promover  la  formación  en  competencias 

                                                             2

 ALBOAN. El desarrollo que queremos: visiones desde los colectivos de personas inmigrantes en la CAPV. Bilbao: Alboan, 2011.    UNICEF;  CONSEJO  GENERAL  DE  LA  ABOGACÍA  ESPAÑOLA;  BANESTO.  Ni  ilegales  ni  invisibles.  Realidad  jurídica  y  social  de  los  menores  extranjeros en España. Informe 2009. Madrid: Etnia Comunicación, 2009.  4  LUCAS DE, J.; QUIÑONES ESCÁMEZ, A.; CAMPELO, P.; IZAOLA, A.; ZUBERO, I. Inmigración e integración en la UE. Dos retos para el s.XXI.  Vitoria‐Gasteiz: EUROBASK‐ Consejo Vasco del Movimiento Europeo, 2012.  5 GOBIERNO VASCO. DEPARTAMENTO DE EMPLEO Y ASUNTOS SOCIALES. Pacto Social por la Inmigración en Euskadi, Un compromiso común  por  la  convivencia.  Vitoria‐Gasteiz:  Eusko  Jaurlaritza‐Gobierno  Vasco,  2012.  En  línea  http://www.openideiak.com/pg/groups/96286/hacia_un_pacto_social_por_la_inmigracion_en_euskadi/  6   GOBIERNO  VASCO.  DEPARTAMENTO  DE  EMPLEO  Y  ASUNTOS  SOCIALES.  III  Plan  vasco  de  Inmigración,  Ciudadanía  y  Convivencia  Intercultural 2011‐2013. Vitoria‐Gasteiz: Eusko Jaurlaritza‐Gobierno Vasco, 2011.  3

 

 


“Experiencias de solidaridad de jóvenes migrantes: la integración social a través del voluntariado”   

  •

interculturales y en gestión de la diversidad del personal de los diferentes servicios públicos  (educación, sanidad, empleo, servicios sociales, de vivienda, de justicia, de seguridad).   La cuarta estrategia pretende promover el reconocimiento y visibilización de que la vasca es  una  sociedad  cuya  diversidad  enriquece  la  esfera  pública  desde  la  igualdad  de  derechos  y  deberes.  Para  ello,  se  llevarán  a  cabo  campañas  públicas  e  impulsarán  espacios  de  participación que incorporen el euskera como elemento de integración.   La última línea estratégica es la lucha contra la discriminación y la xenofobia. En ese sentido,  desarrolla una iniciativa de educación antirracista para todos y todas las jóvenes y una red de  asociaciones que trabajan contra esta lacra. 

Además,  el  Plan  Estratégico  de  Servicios  Sociales  2010‐20147,  cuya  finalidad  es    desarrollar  las  acciones  necesarias  para  garantizar  el  cumplimiento  de  la  Ley  12/2008  de  Servicios  Sociales  de  la  CAPV8 que consagra el derecho subjetivo a los servicios sociales, establece entre sus ejes básicos la  “Universalización de la atención, ordenación territorial y equidad en el acceso” y  el “Afianzamiento y  desarrollo  del  enfoque  comunitario  y  del  procedimiento  básico  de  intervención  a  los  servicios  sociales”.     Por  su  parte,  el  II  Plan  Interinstitucional  de  Inclusión  Social  2007‐20099  establece  una  línea  de  actuación que permita identificar y difundir los programas y experiencias que, con arreglo a criterios  como  su  posibilidad  de  transferencia  a  otros  contextos,  los  resultados  cosechados  o  su  grado  de  evaluabilidad,  puedan  ser  considerados  como  ejemplo  de  ‘Buena  Práctica’  en  la  lucha  contra  la  exclusión social en Euskadi. En este sentido, una de las iniciativas planteadas en el proyecto que se  presenta  es  identificar  experiencias  de  solidaridad  (buenas  prácticas)  llevadas  a  cabo  por  las  y  los  jóvenes extranjeros en las organizaciones no lucrativas de nuestro entorno.     No  debe  de  obviarse  que  el  mismo  Plan  apunta  a  que  la  tasa  de  pobreza  grave  era,  en  2004,  significativamente superior entre la población inmigrante (24%) que entre la no inmigrante (3%). Por  ello, la población inmigrante se presenta como un colectivo de mayor vulnerabilidad y, más aún, si  hablamos de la población más joven que carece de acompañamiento, que se enfrenta a un entorno  desconocido. El Plan aboga por la igualdad en el acceso a servicios y prestaciones contra la exclusión  social  al  margen  de  características  personales  como  el  género,  la  edad,  el  origen  o  el  municipio  y  territorio de residencia y por la universalidad y atención prioritaria a los sectores más desfavorecidos.    Además, cabe señalar que la Ley 3/2005, de 18 de febrero, de atención y protección a la infancia y  la  adolescencia10,  en  su  disposición  adicional  primera,  también  establece  la  posibilidad  de  que  las  administraciones  públicas  vascas  apoyen  con  medios  económicos  y  técnicos  iniciativas  de  carácter  experimental que puedan aportar soluciones innovadoras concordantes con los fines que establece  la Ley.     2.2. ¿A qué nos referimos con menores y jóvenes migrantes sin referentes familiares adultos en la  sociedad de acogida?    Aunque no hay un consenso claro sobre la terminología a utilizar para referirse a este colectivo, el  grupo  de  menores  que  carecen  de  acompañamiento  por  parte  de  una  persona  adulta  fue  denominado Menores No Acompañados y definido de la siguiente manera por el Alto Comisionado  de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) en 1972: “Los niños y adolescentes menores de                                                               7

 GOBIERNO VASCO. DEPARTAMENTO DE EMPLEO Y ASUNTOS SOCIALES. Plan Estratégico de servicios Sociales 2010‐2014. Vitoria‐Gasteiz:  Eusko Jaurlaritza‐Gobierno Vasco, 2010.  8  PAIS VASCO. Ley 12/2008, de 5 de diciembre, de Servicios Sociales. BOPV núm. 246, de 24 de diciembre de 2008. Pág. 31840  9  GOBIERNO VASCO. Departamento de Empleo y Asuntos Sociales. II Plan interinstitucional de Inclusión Social 2007‐2009. Vitoria‐Gasteiz:  Servicio Central de Publicaciones del Gobierno Vasco, 2007.  10  PAIS VASCO. Ley  3/2005, de 18 de  febrero, de Atención y Protección a  la Infancia y Adolescencia. BOPV núm. 59, de 30 de  marzo de  2005.  

 

 


“Experiencias de solidaridad de jóvenes migrantes: la integración social a través del voluntariado”   

  18  años  que  se  encuentran  fuera  de  su  país  de  origen  y  están  separados  de  ambos  padres  o  de  la  persona que por ley o costumbre les tuviera a su cargo. Algunos de estos menores están totalmente  solos, mientras que otros conviven con otros familiares. Los menores no acompañados pueden haber  solicitado  asilo  por  miedo  a  la  persecución,  a  la  falta  de  protección  ante  violaciones  de  derechos  humanos,  conflictos  armados  y/o  graves  disturbios  en  su  país  de  origen.  Algunos  de  ellos  pueden  haber sido víctimas de tráfico u otro tipo de explotación o pueden haber viajado a Europa huyendo de  situaciones  de  pobreza  severa.  Muchos  de  estos  menores  han  vivido  experiencias  terribles  y  han  sobrevivido a circunstancias de extrema dureza” 11.    Posteriormente, el Comité de Derechos del Niño de Naciones Unidas12, en el año 2005 estableció que  menores  no  acompañados  son  aquellos  “menores  de  dieciocho  años  nacionales  de  países  terceros  que lleguen al territorio de los Estados Miembros sin ir acompañados de un adulto responsable de los  mismos,  ya  sea  legalmente  o  con  arreglo  a  los  usos  y  costumbres,  en  tanto  en  cuanto  no  estén  efectivamente bajo el cuidado de un adulto responsable de ellos” y “los menores nacionales de países  terceros que, después de haber entrado en el territorio de los Estados miembros, sean dejados solos”.     Se  han  realizado  otros  esfuerzos  por  concretar  esta  definición.  El  Proyecto  CON  RED13,  intentando  afinar las definiciones ya existentes propone la denominación de Menor Migrante No Acompañado:  “Los  niños  y  adolescentes  menores  de  18  años  que  emigran  fuera  del  país  de  origen  solos  y/o  separados, de ambos padres o tutor legal o persona que por ley o costumbre les tuviera a su cargo; o  acompañados de alguna persona de la familia extensa o persona al cual el tutor legal ha encargado  por  ley  o  costumbre  del  país,  y  que  por  alguna  circunstancia  acaban  solos  o  no  son  atendidos  adecuadamente, o que surge alguna duda sobre la relación entre el menor y el adulto”.     En esta línea, algunos profesionales y personas que intervienen con el colectivo prefieren no utilizar  el término de no acompañados o acompañadas por considerar que estos y estas jóvenes no están sin  acompañar en sentido estricto, si bien los y las acompañantes no son, en la mayoría de los casos, su  red  familiar.  Por  ello,  se  declinan  por  utilizar  el  término  de  menores  migrantes  sin  referentes  familiares  adultos  en  la  sociedad  de  destino  al  entender  que  define  mejor  la  situación  que  viven:  carencia  de  referentes  familiares  en  destino,  pero  existencia  de  referentes  adultos  procedentes  de  iniciativas sociales solidarias, otros miembros del colectivo, etc.    Desde un punto de vista jurídico, el concepto de menores no acompañados o sin referente familiar  adulto es distinto al de menores abandonados (no sometidos ni a patria potestad ni a tutela), y al de  menores  separados  o  acompañados  por  un  mero  guardador  de  hecho  (que  están  efectivamente  separados  de  sus  progenitores  o  tutores  legales  pero  que  pueden  encontrarse  acompañados  por  otros miembros de su familia), o el de menores en desamparo (concepto más amplio que introduce  la Ley de Protección del Menor, que recoge el Anteproyecto de reforma de la LOEX y que comprende  el abandono y el no acompañamiento)14.     El  hecho  de  que  estos  menores  residan  en  países  donde  demográficamente  el  peso  de  los  y  las  menores es relevante, donde los conflictos armados son latentes o donde los indicadores de pobreza  son significativos incide en la llegada de este colectivo. Así los motivos de abandono del país están  muy relacionados con razones étnicas, políticas y religiosas debido al miedo de ser perseguidos; con  motivos económicos donde la precariedad está presente dentro del ámbito familiar o con la mejora  de expectativas sociales y culturales.                                                                11

 Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR). Guía de políticas y procesos en la atención a niños sin acompañante  solicitantes de asilo, 1997.  12  NACIONES UNIDAS. Observación General nº 6 del Comité de Derechos del Niño, 2005.  13  FUNDACIÓ PERE TARRÉS. Rutas de pequeños sueños. Los menores migrantes no acompañados en Europa. Proyecto CON RED. Informe  Comparativo (2005).  14   UNICEF;  CONSEJO  GENERAL  DE  LA  ABOGACÍA  ESPAÑOLA;  BANESTO.  Ni  ilegales  ni  invisibles.  Realidad  jurídica  y  social  de  los  menores  extranjeros en España. Informe 2009. Madrid: Etnia Comunicación, 2009. 

 

 


“Experiencias de solidaridad de jóvenes migrantes: la integración social a través del voluntariado”   

  En general, se trata de menores que tratan de salir de la pobreza de su país con la idea de encontrar  un empleo en la sociedad de acogida y ayudar así a su familia de manera que la decisión de emigrar  puede  ser  familiar  (para  mejorar  la  situación  familiar  u  ofrecer  al  menor  mejores  condiciones  sociales) o individual (la familia,  en ocasiones, desconoce o rechaza la salida del menor).     Los menores acceden al territorio europeo solicitando asilo o de forma irregular. Los solicitantes de  asilo  lo  hacen  por  miedo  a  la  persecución,  a  la  falta  de  protección  ante  violaciones  de  derechos  humanos,  conflictos  armados  y/o  graves  disturbios  en  su  país  de  origen.  Mientras,  que  los  que  acceden de forma irregular pueden haber sido víctimas de tráfico u otro tipo de explotación, o han  viajado a Europa huyendo de situaciones de pobreza severa o de serias privaciones o de expectativas  de promoción social.    En  este  sentido  el  estudio  Rutas  de  pequeños  sueños.  Los  menores  migrantes  no  acompañados  en  Europa15  deja  de  manifiesto  que,  en  2002,  siete  de  los  ocho  países  investigados  contaban  con  menores  que  accedían  al  país  de  destino  a  través  de  alguna  organización  migratoria  clandestina.  Además,  las  organizaciones  de  carácter  mafioso  o  con  fines  ilícitos  suelen  seguir  ejerciendo  algún  tipo de control sobre los menores una vez llegados al territorio de destino.    La realidad legal de estos y estas menores se ve cruzada por una doble realidad ya que, en el país de  acogida,  el  marco  legal  bajo  el  cual  se  enmarcan  son  las  leyes  de  protección  de  la  infancia  y  la  legislación de asilo y/o extranjería, debido a su carácter de menor (por lo que debe ser protegido por  la ley) y de persona extranjera (por lo que se encuentra en una situación de irregularidad).    En  este  sentido,  las  disposiciones  legales  de  rango  comunitario  parecen  ser  ambiguas  y  los  países  receptores no parecen haber elaborado nuevas leyes en materia de menores extranjeros, sino más  bien se han basado en la legislación sobre extranjería y/o protección a la infancia.     Se  trata  de  niños  y  niñas  con  derecho  a  recibir  protección  internacional  bajo  una  amplia  gama  de  instrumentos internacionales y regionales. No se les puede aplicar el principio del orden público de  extranjería y tratarlos como inmigrantes en situación irregular16, si bien en algunos  casos se les trata  más  como  a  un  extranjero  que  como  a  un  menor  introduciendo  un  elemento  de  discriminación  negativa a la hora de aplicarles la legislación.     Los modelos de acceso al territorio pueden variar en función del país de manera que puede tratarse  de inmigrantes solicitantes de asilo, de menores desamparados (es el caso de Italia y de España) o  modelo  mixto.  En  cuanto  al  itinerario  de  atención,  todos  los  países  cuentan  con  un  protocolo  muy  similar: centro de primera acogida en los que pueden permanecer durante un breve periodo y en el  que se atienden las necesidades más básicas (salud, higiene, alojamiento y alimentación), centro de  acogida  (una  vez  se  ha  determinado  si  se  trata  de  un  menor  que  requiere  de  asilo)  y  recursos  definitivos (centros residenciales, familias de acogida…).     El  término  “menores”  hace  referencia  únicamente  a  aquellas  personas  con  menos  de  18  años.  Sin  embargo, algunos estudios17 han señalado la franja de edad de entre 18 y 23 años como una etapa  especialmente crítica que también debe ser considerada. Cuando los y las menores no acompañados  o sin referentes familiares adultos cumplen la mayoría de edad y mientras hacen el tránsito a la vida  adulta pasan por un periodo vital especialmente difícil caracterizado porque ya no entran de forma  generalizada  en  los  dispositivos  de  acogida  (derecho  de  protección)  y  por  no tener  edad  suficiente  para acogerse a otras ayudas económicas que se activan desde las administraciones públicas, etc.                                                                15

 Op. Cit.    UNICEF;  CONSEJO  GENERAL  DE  LA  ABOGACÍA  ESPAÑOLA;  BANESTO.  Ni  ilegales  ni  invisibles.  Realidad  jurídica  y  social  de  los  menores  extranjeros en España. Informe 2009. Madrid: Etnia Comunicación, 2009.  17  Op. Cit.  16

 

 


“Experiencias de solidaridad de jóvenes migrantes: la integración social a través del voluntariado”   

  Desde este punto de vista, consideramos oportuno ampliar el límite de edad en la consideración de  la  vulnerabilidad  del  colectivo.  Es  decir,  más  allá  de  haber  cumplido  los  18  años  el  hecho  de  encontrarse en un contexto social y cultural nuevo y sin arraigo antes de haber entrado en la etapa  adulta hace que el colectivo de “jóvenes” no acompañados o sin referentes familiares adultos deba  considerarse  también  un  colectivo  en  situación  de  especial  vulnerabilidad.  Fundamentalmente  durante los primeros años, en los que son escasos los dispositivos existentes para atender a quienes  cumplida la “mayoría de edad” deben abandonar la tutela y protección que se les proporciona por el  hecho de ser menores, el colectivo presenta un alto riesgo de exclusión.    Cabe señalar también que los problemas de documentación dificultan a jóvenes y a menores en edad  laboral su inserción al trabajo, que es a su vez una vía de integración social, de desarrollo personal y  de independencia económica y social. Ello contribuye a una mayor vulnerabilidad ante las actividades  ilegales, el mercado negro o la dependencia de los servicios asistenciales. Asimismo, la tramitación  de  los  permisos  de  residencia  es,  en  la  mayoría  de  los  países,  un  proceso  largo  que  induce  a  que  menores de edad alcancen la mayoría de edad sin este tipo de permisos.     En este sentido, el informe del Ararteko18 sobre menores extranjeros no acompañados del año 2010  apunta  que  “no  son  un  grupo  homogéneo  en  cuanto  a  sus  motivaciones  y  su  situación,  aunque  la  mayoría  viene  al  Estado  español  con  marcadas  expectativas  laborales.  Éste  es  el  origen  de  su  problemática  social  y  jurídica.  Mientras  que  en  su  país  viven,  se  comportan  y  son  tratados  como  adultos, se encuentran con un sistema que los trata como niños, protegiéndolos desde una óptica que  no es la suya y que de hecho impide la realización inmediata de su proyecto migratorio, conducente  más a la mejora de su situación económica y la de su familia que a la de mejorar su formación o su  salud”.    2.3. Perfil del colectivo    En  general,  se  trata  de  un  fenómeno  principalmente  masculino,  se  sucede  mayormente  en  la  adolescencia  y  los  continentes  de  los  que  proceden  son  principalmente  África  y  Europa  siendo  las  grandes áreas África Subsahariana, Magreb y Europa del Este.     Un  informe  del  año  2010  del  Ararteko19  apunta  a  que  la  gran  mayoría  de  los  menores  no  acompañados son varones (96%), pudiendo considerarse minoritarios los casos de las niñas (4%), si  bien  señala  el  hecho  de  que  buena  parte  de  los  casos  de  chicas  menores  no  acompañadas  se  encuentran invisibilizados, puesto que su llegada a los países receptores se produce por círculos más  ocultos que la de los chicos y en general de carácter mafioso, lo que las mantiene al margen de los  circuitos  de  protección  y  dificulta  que  sean  detectadas  por  las  administraciones.  Por  otro  lado,  el  informe  señala  que  la  edad  oscila  entre  12  y  18  años,  siendo  la  media  informada  por  el  menor  de  16,1 años.     Según  el  estudio  de  investigación  publicado  en  2010  por  el  Gobierno  Vasco  titulado  “Sueños  de  bolsillo. Menores migrantes no acompañados en el País Vasco20” tanto en Europa como en el Estado  español  se  empiezan  a  vislumbrar  nuevas  tendencias  en  el  perfil  de  las  y  los  menores  a  partir  de  cambios en el sexo, la edad y la nacionalidad. Los casos de niñas parecen aumentar en los últimos  años al tiempo que la edad de llegada disminuye y la diversidad de los países de origen cada vez es  mayor.                                                                  18

 ARARTEKO. ¿Menores o extranjeros? Análisis de las políticas de intervención sobre menores extranjeros no acompañados. Vitoria‐Gasteiz:  Ararteko, 2010.  19  Op. Cit.  20   QUIROGA,  V.;  ALONSO,  A.;  SÒRIA,  M.  Sueños  de  bolsillo.  Menores  Migrantes  No  Acompañados  en  el  País  Vasco.  Bilbao:  Secretaría  de  Inmigración del Gobierno Vasco, 2009. 

 

 


“Experiencias de solidaridad de jóvenes migrantes: la integración social a través del voluntariado”   

  A pesar de que el número de casos de chicas es claramente inferior al de chicos sí se percibe un leve  incremento en las llegadas de niñas y jóvenes no acompañadas o sin referentes familiares adultos. Si  bien,  como  se  ha  comentado,  con  frecuencia  las  menores  extranjeras  que  salen  de  sus  países  sin  acompañar  se  encuentran  en  una  situación  más  precaria  y  vulnerable  de  riesgo  social  (trabajo  doméstico, trabajo sexual, etc.) y por lo general, se trata de situaciones mucho más invisibilizadas.     En Araba los dos primeros ingresos de niñas en un recurso de protección se dio en 1999 y en Bizkaia  en  el  año  2000.  A  partir  de  esos  años  se  han  ido  registrando  más  casos  aunque  estos  ingresos  se  suceden de forma muy irregular ya que crece y decrece sin una tendencia claramente definida.    La información sobre la edad de los y las menores procede de varias fuentes: la edad informada por  el o la menor; la establecida a través de las pruebas médicas (pruebas óseas); etc. En algunos casos,  sobre todo de jóvenes procedentes de África subsahariana, existen dudas en torno a su minoría de  edad ya que pese a contar con un pasaporte que así lo indica las pruebas forenses realizadas por la  Fiscalía de menores determinan una mayoría de edad (por este motivo en 2009 fueron cerrados los  expedientes de 31 jóvenes acogidos en los centros de protección) 21.     De acuerdo con datos de 200722 el 51% de las y los menores que residen en Araba tenían 17 años y el  19% 16 años. En Gipuzkoa se advierte mayor diversidad, el 30% tenía 17 años, el 22% 15 años y el  21% tenía 16 años pero destaca también que un 12% de quienes ingresaron contaban con 14 años, el  8% tenía 13 años y el 4% 12 años.    Los  datos  disponibles  para  Bizkaia  se  recogieron  de  manera  diferente  y  no  se  pueden  comparar  directamente con los de los de Gipuzkoa y Araba (ya que se basa en la contabilización de casos en un  momento concreto) pero a modo orientativo cabe apuntar que a 31 de diciembre de 2007 el 33% de  las y los jóvenes acogidos en Bizkaia tenía 17 años, el 36% 16 años y el 19% tenía 15 años.     En suma, el 69% de los ingresos de menores que tuvieron lugar en Araba tenía entre 16 y 17 años. En  Bizkaia también el 69% de las personas que componen este colectivo contaban con una edad entre  16  y  17  años  a  31  de  diciembre  de  2007.  En  cambio,  en  Gipuzkoa  el  porcentaje  de  menores  con  edades  en  esa  franja  de  edad  desciende  al  51%,  al  tiempo  que  es  el  territorio  con  una  mayor  proporción de menores entre 12 y 15 años (45%).  Los y las menores tienden a emigrar a lugares en los que existe una concentración de personas de su  misma nacionalidad aunque la cercanía del país o las similitudes lingüísticas son también algunos de  los motivos por los que se opta por uno u otro destino.    En cuanto al país de procedencia de estos jóvenes cabe señalar que, el citado estudio titulado Rutas  de pequeños sueños. Los menores migrantes no acompañados en Europa23 afirma que el 77,8% de las  y  los  menores  que  llegan  a  España  proceden  del  Magreb,  básicamente  de  Marruecos,  el  8,02%  de  Europa del Este, principalmente Rumania y el 6,05% del África Subsahariana, de Asia es el 2,41% de  América el 2,06% sobre todo de Ecuador y Colombia, de la Unión Europea el 1,95% de los menores,  principalmente de Francia, y el 1,71%  restantes es de otros países sin especificar.     De  igual  modo,  y  en  lo  que  se  refiere  al  País  Vasco,  el  informe  Sueños  de  bolsillo.  Migrantes  no  acompañados en el País Vasco24 constata también una mayoritaria presencia de jóvenes llegados del  Magreb  (principalmente  Marruecos),  África  Subsahariana  (con  predominio  del  África  Occidental)                                                               21

 ARARTEKO Informe anual al Parlamento Vasco 2009. Informe ordinario. Vitoria‐Gasteiz: Ararteko, 2010.   Op. Cit.  23  Op. Cit  24  Op.Cit.  22

 

 


“Experiencias de solidaridad de jóvenes migrantes: la integración social a través del voluntariado”   

  aunque  también  se  detectan  menores  de  zonas  de  otros  continentes  como  Europa  del  Este,  Sudamérica o Asia.    2.4. Algunas cifras que dan cuenta de la magnitud del fenómeno     Si  bien  las  migraciones  de  niños,  niñas  y  adolescentes  se  han  sucedido  a  lo  largo  de  la  historia  en  Europa, es a partir de los años 80 cuando se comienza a otorgar importancia a este fenómeno debido  a la necesidad de protección del colectivo. El niño, por su falta de madurez física y mental, necesita  de  una  protección  y  de  cuidados  especiales25.  Y  es  que,  es  evidente,  la  temprana  edad  con  la  que  estos  menores  abandonan  su  país  de  origen  sin  ningún  tipo  de  protección  y  acompañamiento  de  personas familiares adultas que se hagan cargo de su cuidado.    Aunque existen numerosas dificultades a la hora de abordar los datos estadísticos relacionados con  el número de estos menores (la falta de datos de menores no detectados por organismos oficiales, el  carácter de irregularidad de un colectivo que no quiere darse a conocer, el alto índice de movilidad,  la  atención  de  un  mismo  menor  en  distintos  centros  de  acogida,  la  poca  fiabilidad  en  la  determinación de la edad…) se advierte un incremento de este colectivo a nivel europeo. Según el  Informe  Rutas  de  pequeños  sueños.  Los  menores  migrantes  no  acompañados  en  Europa26  podría  hablarse  de  más  de  30.000  menores  migrantes  sin  acompañar  registrados  en  el  año  2002  en  17  países de Europa, siendo Italia, España y Reino Unido los principales países receptores. Además, esta  realidad  pudiera  tener  una  mayor  dimensión  si  se  tiene  en  cuenta  a  los  y  las  menores  que  no  se  registran de manera oficial.     A nivel de la CAPV, el Observatorio Vasco de la Inmigración27 ofrece datos sobre población migrante y  estima  que  a  1  de  enero  de  2011  había  144.551  personas  extranjeras  empadronadas  pero  sin  embargo,  no  resulta  tan  fácil  dar  con  el  número  de  menores  migrantes  no  acompañados  o  sin  referentes  familiares  adultos  ya  que  aunque  existen  registros28  por  diversos  motivos  no  resultan  válidos para conocer la cifra real ni su estado administrativo.     Por  este  motivo,  en  los  últimos  años  desde  diferentes  instituciones  se  han  hecho  esfuerzos  de  investigación  por  estimar  y  caracterizar  a  un  colectivo  que  se  ha  hecho  más  visible  en  nuestra  Comunidad y al que se ha prestado especial atención.    Los datos disponibles29 se deduce  que la gran mayoría de los menores ha estado en un único lugar  antes  de  su  entrada  en  el  sistema  de  protección  de  la  CAPV.  Pocos  menores  tienen  una  segunda,  tercera  o  cuarta  estancia  en  otras  ciudades,  siendo  los  destinos  de  procedencia  más  significativos  Algeciras,  Barcelona,  Almería  y  Madrid.  Además,  el  mayor  porcentaje  de  menores  (38%)  tiene  estancias  cortas,  de  hasta  una  semana,  aunque  también  se  encuentra  un  número  importante  de  casos que ha estado durante meses en esas ciudades.    La última fuente disponible que permite acceder a datos para el conjunto de la CAPV se corresponde  con  el  Informe  Ordinario  al  Parlamento  Vasco  200930del  Ararteko.  Según  este  informe,  a  31  de  diciembre  de  2009  se  contabilizaron  en  la  CAPV  un  total  de  576  menores  de  edad  extranjeros  no  acompañados acogidos en alguno de los recursos de las tres Diputaciones Forales, si bien asciende a  1.275 el total de menores extranjeros no acompañados acogidos a lo largo de ese año. Según datos                                                               25

 ONU. Convenio de Naciones Unidas de Derechos del niño, 1989.   Op. Cit.  27   IKUSPEGIAK.  OBSERVATORIOS  DE  ASUNTOS  SOCIALES.  Barómetro  2011:  percepción  y  actitudes  hacia  la  inmigración  extranjera  en  la  CAPV. Vitoria‐Gasteiz: Ikuspegiak‐ Observatorio Vasco de Inmigración, 2011.  28  “Registro de Menores Extranjeros no acompañados (art. 111 de la RELOEX, Reglamento de la Ley Orgánica 4/2000)   29  Op. Cit.  30  Op. Cit..  26

 

 


“Experiencias de solidaridad de jóvenes migrantes: la integración social a través del voluntariado”   

  de  esta  misma  fuente  los  y  las  jóvenes31  en  recursos  de  emancipación  a  31  de  diciembre  de  2009  ascendieron a 203 chicos y chicas. Del total de menores atendidos y atendidas a lo largo del año 2009  un 55% fueron atendidas en Bizkaia, un 26% en Gipuzkoa y un 18% en Araba.    TABLA 1. MENORES Y JÓVENES EXTRANJEROS NO ACOMPAÑADOS EN LA RED DE RECURSOS DE ARABA, BIZKAIA Y GIPUZKOA. 2009 

  ARABA  Número de menores “nuevos” en el año 2009  122  Número de menores acogidos a lo largo del año 2009  233  Número de menores acogidos a 31 de diciembre de 2009  101  Número de jóvenes en recursos de emancipación a 31 de diciembre de 2009  13 

BIZKAIA  346  702  359  73 

GIPUZKOA  119  340  116  117 

CAPV  587  1.275  576  203 

Fuente: Tabla de elaboración propia a partir de los datos del Informe Ordinario al Parlamento Vasco 2009 del ARARTEKO 

  En términos generales, de 2005 a 2008 se advierte un incremento paulatino tanto en el número de  “nuevos”  casos  como  en  el  número  de  menores  acogidos  a  lo  largo  del  año,  si  bien  cabe  señalar  cierto descenso en 2009 con respecto al año anterior.    TABLA 2. EVOLUCIÓN DE MENORES Y JÓVENES EXTRANJEROS NO ACOMPAÑADOS EN LA RED DE RECURSOS DE LA CAPV. 2005‐2009 

CAPV  Número de menores “nuevos” en el año 2009  Número de menores acogidos a lo largo del año 2009  Número de menores acogidos a 31 de diciembre de 2009  Número de jóvenes en recursos de emancipación a 31��de diciembre de 2009 

2005  2006  541  662  670  866  206  379  122(*)  58*(*) 

2007  639  1020  518  82 

2008  806  1325  654  19(**) 

2009  587  1275  576  203 

Fuente: Tabla de elaboración propia a partir de los datos del Informe Ordinario al Parlamento Vasco 2009 del ARARTEKO  (*) No se cuenta con los datos de Gipuzkoa.  (**)No se cuenta con los datos de Bizkaia y Gipuzkoa. 

  Los  datos  evolutivos  de  los  y  las  menores  atendidos  a  lo  largo  de  los  años  muestran  ciertas  diferencias  según  el  Territorio  Histórico  que  se  analice.  En  Araba  se  advierte  a  partir  de  2008  un  notorio  incremento  del  número  de  menores  migrantes  atendidos,  mientras  que  en  Bizkaia  el  incremento  tuvo  una  mayor  incidencia  en  2006,  aumentando  progresivamente  el  número  de  atendidos hasta el 2009, año en el que se redujo el número de menores en la red de recursos de este  territorio. En Gipuzkoa el incremento parece haber sido más progresivo con un cierto hito en el año  2008 y, al igual que ocurre en Bizkaia, con un descenso en 2009 del número de menores atendidos  con respecto al año anterior.    TABLA 3. EVOLUCIÓN DE MENORES Y JÓVENES EXTRANJEROS NO ACOMPAÑADOS EN LA RED DE RECURSOS DE ARABA, BIZKAIA Y GIPUZKOA.  2005‐2009 

ARABA 

2005 

2006 

2007 

2008 

2009 

Número de menores “nuevos” en el año 2009 

42 

38 

41 

141 

122 

Número de menores acogidos a lo largo del año 2009 

54 

54 

59 

178 

233 

Número de menores acogidos a 31 de diciembre de 2009 

16 

16 

40 

97 

101 

Número de jóvenes en recursos de emancipación a 31 de diciembre de 2009 

10 

16 

11 

19 

13 

BIZKAIA 

2005 

2006 

2007 

2008 

2009 

Número de menores “nuevos” en el año 2009 

365 

471 

442 

440 

346 

Número de menores acogidos a lo largo del año 2009 

461 

610 

707 

776 

702 

Número de menores acogidos a 31 de diciembre de 2009 

141 

265 

332 

336 

359 

Número de jóvenes en recursos de emancipación a 31 de diciembre de 2009 

112 

42 

71 

‐ 

73 

GIPUZKOA 

2005 

2006 

2007 

2008 

2009 

Número de menores “nuevos” en el año 2009 

134 

153 

156 

225 

119 

Número de menores acogidos a lo largo del año 2009 

155 

202 

254 

371 

340 

Número de menores acogidos a 31 de diciembre de 2009 

49 

98 

146 

221 

116 

‐ 

‐ 

‐ 

‐ 

117 

Número de jóvenes en recursos de emancipación a 31 de diciembre de 2009 

Fuente: Tabla de elaboración propia a partir de los datos del Informe Ordinario al Parlamento Vasco 2009 del ARARTEKO 

                                                             31

 Se trata de jóvenes que tras superar la mayoría de edad siguen haciendo uso de la red de recursos. 

 

 


“Experiencias de solidaridad de jóvenes migrantes: la integración social a través del voluntariado”   

  El  Departamento  de  Política  Social  y  Servicios  Sociales  de  la  Diputación  Foral  de  Araba  destaca  en  2008  y  2009  un  “crecimientos  exponencial”  del  colectivo  a  atender  en  relación  con  las  plazas  disponibles,  por  lo  que  ha  sido  necesario  introducir  cambios  en  la  gestión  y  organización  de  los  recursos. Por su parte, en Bizkaia y Gipuzkoa la tendencia ha sido la contraria. El Departamento de  Acción  Social  de  la  Diputación  Foral  de  Bizkaia  destaca  un  descenso  de  menores  extranjeros  no  acompañados o sin referentes familiares adultos entorno al 20%, lo cual  ha posibilitado estabilizar la  red  de  atención  a  menores.  A  pesar  de  ello,  la  atención  a  este  colectivo  sobrepasa  el  50%  de  la  atención  a  menores  en  situación  de  Acogimiento  Residencial.  Por  su  parte,  el  Departamento  de  Política Social de la Diputación Foral de Gipuzkoa identifica a lo largo del año 2009 una disminución  progresiva del número de menores atendidos lo cual ha posibilitado cierto equilibrio entre las plazas  existentes para la atención del colectivo y otros menores a atender. El número de bajas producidas  por  mayoría  de  edad  o  por  abandono  voluntario  también  han  incidido  en  la  mayor  posibilidad  de  cobertura en este territorio.    Otro  informe  del  Ararteko  publicado  en  200532,  permite  observar  los  datos  sobre  este  fenómeno  anteriores  a  2005.  Según  este  informe  de  1996  a  2005  se  atendieron  un  total  de  2.118  menores  extranjeros no acompañados, el 53% en el Territorio Histórico de Bizkaia. Cabe destacar que pone de  relieve que el año 2001 es el año en el que se dispara el número de menores atendidos en Bizkaia,  concretamente  en  el  Centro  Zabaloetxe  (Loiu,  Bizkaia)  se  pasó  de  atender  52  en  el  año  2000  a  atender 349 en el año 2001. Tras este espectacular aumento se produjo en los dos años siguientes un  cierto descenso en el número de menores hasta volver a aumentar en 2004.     TABLA 4. MENORES NO ACOMPAÑADOS EN CENTROS Y SERVICIOS DE ACOGIDA. BIZKAIA, ARABA Y GIPUZKOA. VALORES ABSOLUTOS 1996‐ 2004. 

  ARABA  BIZKAIA  GIPUZKOA 

1996    5   

1997  8  12   

1998  7  23   

1999  14  30   

2000  6  52   

2001  10  349   

2002  30  266   

2003  50  194  10 

2004  50  228  19 

Fuente: Tabla de elaboración propia a partid de datos del informe Situación de los menores no acompañados en la CAPV elaborado en 2005  por el ARARTEKO 

  La  precaria  situación  del  colectivo  es  una  característica  común  a  todos  los  casos,  y  además,  con  frecuencia los y las menores cumplen los 18 años sin conseguir la autorización de residencia, lo que  les lleva a una situación de irregularidad.    En cuanto a la situación administrativa de los y las menores a lo largo de 2009 se asumieron un total  de 301 tutelas. Se han solicitado 306 autorizaciones de residencia de las cuales se han obtenido 212  (7  de  cada  10)  en  un  tiempo  medio  aproximado  de  un  año  y  el  total  de  autorizaciones  de  trabajo  solicitadas  (26  solicitudes)  han  sido  concedidas.  Las  solicitudes  de  reagrupaciones  familiares  tienen  una  presencia  casi  exclusiva  en  Bizkaia,  donde  el  departamento  ha  solicitado  un  total  de  190  reagrupaciones.      

                                                             32

 ARARTEKO. Situación de los menores extranjeros no acompañados en la CAPV. Vitoria‐Gasteiz: Ararteko, 2005. 

10 

 

 


“Experiencias de solidaridad de jóvenes migrantes: la integración social a través del voluntariado”   

  TABLA 5. REGULARIZACIÓN ADMINISTRATIVA DE LOS  Y LAS MENORES EN ARABA, BIZKAIA Y GIPUZKOA. 2009 

  Número de tutelas asumidas a lo largo del año  Número de autorizaciones de residencia solicitadas  Número de autorizaciones de residencia obtenidas  Tiempo medio aproximado de obtención del permiso de residencia  Número de autorizaciones de trabajo solicitadas  Número de autorizaciones de trabajo obtenidas  Tiempo medio aproximado para obtención del permiso de trabajo  Número de reagrupamientos familiares solicitados por el  departamento  Número de reagrupamientos familiares en los que haya tenido que  colaborar el departamento 

ARABA  27  34  27(**)  10 meses  4  4  20 meses 

BIZKAIA  187  191  112(***)  13 meses  17  17  1 mes 

GIPUZKOA  87(*)  81  73  12 meses  5  5  24 meses 

CAPV  301  306  212  ‐  26  26  ‐ 

‐ 

190 

25 

215 

Fuente: Tabla de elaboración propia a partir de los datos del Informe Ordinario al Parlamento Vasco 2009 del ARARTEKO.   (*) 24 provisionales y 63 ratificadas  (**) Las restantes 7 solicitudes están pendientes de respuesta  (***) Se trata de datos aproximados 

  Atendiendo a los datos evolutivos de las regularizaciones administrativas según territorio histórico se  advierte  un  incremento  en  los  distintos  procedimientos,  derivado  lógicamente  del  incremento  de  menores  atendidos  en  los  últimos  años.  La  siguiente  tabla  recoge  las  distintas  regularizaciones  administrativas llevadas a cabo en cada uno de los territorios históricos de 2005 a 2009.    TABLA 6. EVOLUCIÓN DE LA REGULARIZACIÓN ADMINISTRATIVA DE LOS Y LAS MENORES EN ARABA, BIZKAIA Y GIPUZKOA. 2005‐2009 

ARABA  Número de tutelas asumidas a lo largo del año  Número de autorizaciones de residencia solicitadas  Número de autorizaciones de residencia obtenidas  Tiempo medio aproximado de obtención del permiso de residencia  (desde que ingreso)  Número de autorizaciones de trabajo solicitadas  Número de autorizaciones de trabajo obtenidas  Tiempo medio aproximado para obtención del permiso de trabajo  Número de reagrupamientos familiares solicitados por el  departamento  Número de reagrupamientos familiares en los que haya tenido que  colaborar el departamento  BIZKAIA  Número de tutelas asumidas a lo largo del año  Número de autorizaciones de residencia solicitadas  Número de autorizaciones de residencia obtenidas  Tiempo medio aproximado de obtención del permiso de residencia  (desde que ingreso)  Número de autorizaciones de trabajo solicitadas  Número de autorizaciones de trabajo obtenidas  Tiempo medio aproximado para obtención del permiso de trabajo  Número de reagrupamientos familiares solicitados por el  departamento  Número de reagrupamientos familiares en los que haya tenido que  colaborar el Departamento  GIPUZKOA  Número de tutelas asumidas a lo largo del año  Tutelas provisionales  Tutelas ratificadas  11 

 

 

2005  16  13  7  7  meses  7  7  20mese s 

2006  12  12  11 

2007  25  17  11 

2008  41  36  30 

1 año 

1 mes 

80 días 

2  2  28  meses 

1  0 

1  1  425  días 

2009  27  34  27  10  meses  4  4  20  meses 

‐ 

‐ 

‐ 

‐ 

‐ 

2005  112  109 

2006  203  89 

2007  221  202 

2008  225  225 

73 

68 

101 

175 

10,7  meses  4  4 

14  meses  12  8 

13  meses  23  20 

2009  187  191  112(* **)  13  meses  17  17 

2 meses 

2  meses 

3,5  meses 

1 mes 

‐ 

‐ 

‐ 

‐ 

190 

‐ 

‐ 

2005  80  53  27 

2006  193  112  81 

2007  143  74  69 

2008  373  120  110 

2009  87  24  63 

‐  4  4  Entre 3  y 6  meses 

1 mes 


“Experiencias de solidaridad de jóvenes migrantes: la integración social a través del voluntariado”   

  Número de autorizaciones de residencia solicitadas  Número de autorizaciones de residencia obtenidas 

‐  ‐ 

‐  ‐ 

Tiempo medio aproximado de obtención del permiso de residencia  (desde que ingreso) 

‐ 

‐ 

Número de autorizaciones de trabajo solicitadas  Número de autorizaciones de trabajo obtenidas 

‐  ‐ 

‐  ‐ 

Tiempo medio aproximado para obtención del permiso de trabajo 

‐ 

‐ 

‐  ‐ 

Número de reagrupamientos familiares solicitados por el  departamento  Número de reagrupamientos familiares en los que haya tenido que  colaborar el departamento 

88  42  2  meses  y  medio  11  8  3  meses 

45  39 

81  73 

‐ 

12  meses 

‐ 

‐ 

25 

‐ 

‐ 

15  10  ‐ 

5  5  24  meses 

Fuente: Tabla de elaboración propia a partir de los datos del Informe Ordinario al Parlamento Vasco 2009 del ARARTEKO. 

  En  este  sentido,  el  Ararteko,  en  su  informe  anual  de  201133  apunta  como  una  de  las  recomendaciones  a  las  administraciones  “la  obligación  de  los  ayuntamientos  de  llevar  a  cabo  diversas  actuaciones  para  la  inscripción  en  el  padrón  municipal  de  las  personas  sin  hogar  y  a  los  menores tutelados por las diputaciones forales que viven en centros residenciales en su municipio”.    2.5. Atención del colectivo en nuestra comunidad    Si  bien  es  el  Gobierno  Vasco  a  través  de  su  Departamento  de  Asuntos  Sociales  la  entidad  que  desarrolla  las  funciones  de  planificación  general  de  las  actuaciones  y  de  los  servicios  sociales  relacionados  con  la  infancia  y  la  adolescencia  son  las  Diputaciones  Forales  las  encargadas  de  la  protección  de  niños,  niñas  y  adolescentes  en  situación  de  desprotección  grave    o  desamparo  y  quienes  gestionan,  directa  o  indirectamente,  los  servicios  y  centros  de  atención.  En  este  sentido,  conviene  describir,  aunque  sea  de  manera  resumida,  los  diferentes  recursos  que  acogen  a  estos  y  estas menores desde que llegan hasta que cumplen los 18 años, así como aquellos recursos a los que  se pueden dirigir durante los primeros años de mayoría de edad.    A grandes rasgos el protocolo para el itinerario atención en estos casos es: centro de primera acogida  en  los  que  pueden  permanecer  durante  un  breve  periodo  y  en  el  que  se  atienden  las  necesidades  más  básicas  (salud,  higiene,  alojamiento  y  alimentación),  centro  de  acogida  (una  vez  se  ha  determinado si se trata de un menor que requiere de asilo) y recursos definitivos.    Los Centros de primera acogida tienen como objetivo primordial atender a los menores durante el  tiempo que dura la comprobación de la validez de fundamento en la demanda de asilo por parte de  los  organismos  de  extranjería  o  la  minoría  de  edad  por  parte  de  la  administración  protectora.  Las  actividades  principales  que  se  centran  en  atender  las  necesidades  más  básicas,  como  la  salud,  la  higiene,  el  alojamiento  y  la  alimentación.  El  tiempo  de  estadía  está  pensado,  en  teoría,  para  poco  tiempo. En la práctica pueden permanecer meses hasta que se suele traslada a los menores a otros  recursos de acogida temporales.    Los Centros de acogida tienen un carácter temporal debido a que el menor espera la resolución de  su situación, ya sea la concesión del estatuto de refugiado o bien la elaboración de la propuesta de  medida  educativa  más  adecuada.  Los  objetivos  principales  son  el  inicio  de  la  integración  social  del  menor  en  el  país  de  acogida:  escolarización,  formación  prelaboral,  inicio  de  los  trámites  de  documentación, conocimiento del país de acogida, etc. Desde estos centros se puede proceder a las  posibles alternativas de retorno al país de origen, reagrupación familiar, búsqueda de parientes o la  derivación del menor a otros centros.                                                               33

 ARARTEKO. Informe anual al Parlamento Vasco 2011. Informe ordinario. Vitoria‐Gasteiz: Ararteko, 2012. 

12 

 

 


“Experiencias de solidaridad de jóvenes migrantes: la integración social a través del voluntariado”   

  En cuanto a los Recursos definitivos se plantean varias opciones:    a. Familia  de  acogida:  El  menor  tiene  la  posibilidad  de  vivir  con  una  familia,  de  esta  forma  se  puede  ampliar  el  tejido  social  del  joven  más  allá  de  sus  iguales  y  de  los  profesionales  de  las  instituciones. Las familias de acogida tradicionales se ven como alternativas poco realizables en  el caso de que sean adolescentes.  b. Piso con o sin apoyo educativo: Son pisos alquilados compartidos con varios jóvenes. El objetivo  es  la  inserción  social  mediante  la  formación  profesional  y  la  obtención  de  un  empleo  que  les  permita obtener medios económicos con los que independizarse. Los menores pueden vivir bajo  supervisión del educador. Este recurso puede alargarse incluso cuando el joven ya sea mayor de  edad.  c. Alojamiento en pensiones o albergues: Tienen los mismos objetivos que los pisos tutorizados.  Los  jóvenes  también  se  encuentran  bajo  supervisión  de  educadores.  La  estancia  en  estos  recursos se puede alargar incluso cuando los jóvenes ya hayan cumplido la mayoría de edad.    Pero  su  necesidad  de  atención  no  termina  cuando  cumplen  la  mayoría  de  edad,  y  en  cambio,  su  realidad  cambia  en  el  momento  en  el  que  los  y  las  menores  cumplen  los  18  años.  Los  recursos  públicos  de  apoyo  para  los  y  las  jóvenes  que  han  cumplido  la  mayoría  de  edad  son  prácticamente  inexistentes.     Las  escasas  iniciativas  puestas  en  marcha,  como  el  programa  “Mundutik  Mundura”  del  Departamento  de  Acción  Social  de  Diputación  Foral  de  Bizkaia,  tienen  por  objetivo  facilitar  la  emancipación de las y los jóvenes que habiendo sido atendidos por las diputaciones han cumplido la  mayoría  de  edad  pero  no  cuentan  con  suficientes  recursos  para  continuar  con  su  proceso  de  integración  social  así  como  terminar  sus  estudios  o  acceder  a  una  vivienda.  Pero  sin  embargo,  el  acceso a estos programas es excesivamente limitado y no da cobertura al total de jóvenes que dejan  de estar bajo la protección de las diputaciones.    Por este motivo, actualmente puede decirse que las asociaciones y entidades del Tercer Sector Social  están  jugando  un  papel  fundamental  en  la  atención  del  colectivo  de  jóvenes  extranjeros  no  acompañados.     Estas entidades han venido organizándose para tratar de responder principalmente a las necesidades  residenciales y de inserción sociolaboral del colectivo. En Bizkaia, destaca el “Programa de acogida,  acompañamiento e inserción de jóvenes inmigrantes no acompañados” gestionado por un consorcio  de  entidades  (Izangai  Elkartea,  Fundación  Harribide,  Ekaitz  Taldea  y  Suspergintza  Elkartea)  y  que  cuenta con una oferta de recursos residenciales (albergues nocturnos, recursos de media intensidad,  recursos  de  baja  intensidad  y  recursos  semiautónomos);  de  acogida,  orientación  jurídica,  laboral  y  administrativa;  de  intermediación  laboral  a  través  de  las  empresas  de  inserción  y  de  programas  vacacionales y de voluntariado (campamentos de grupos de tiempo libre, colonias en albergues…).    Otras entidades que también trabajan con el colectivo son: Asociación Zubietxe,  Cáritas Diocesana,  Centro Social Ignacio Ellacuría, Goiztiri, Harresiak Apurtuz, SOS Racismo, Centro Peñascal, Programa  HEMEN, Kolore Guztiak, Programa Izeba de Baketik, o el programa Etorkin.    Es  importante  tener  presente  que  a  pesar  del  importante  trabajo  de  estas  organizaciones  existen  también jóvenes que quedan fuera de estos circuitos de atención y que por tanto, ni se identifican  cuantitativamente se realiza una labor de apoyo y acompañamiento con ellos y ellas.    En  suma,  la  limitada  existencia  de  recursos  de  apoyo  para  las  y  los  jóvenes  que  han  cumplido  la  mayoría de edad deja en desprotección a un colectivo que por su perfil de jóvenes y de migrantes se  encuentran  en  riesgo  de  exclusión  social.  Se  encuentran  repentinamente  fuera  de  los  sistemas  de  13 

 

 


“Experiencias de solidaridad de jóvenes migrantes: la integración social a través del voluntariado”   

  protección  en  una  edad  fundamental  para  el  desarrollo  de  la  persona  como  es  el  periodo  de  transición a la vida adulta, por lo que continúan necesitando de un apoyo, orientación y formación  laboral,  educacional  y  acompañamiento  para  seguir  avanzando  en  su  proceso  de  incorporación  social.       2.6. El fenómeno migratorio en tiempos de crisis    Como  es  obvio,  la  crisis  que  actualmente  estamos  viviendo  está  teniendo  su  impacto  de  manera  especial sobre las personas inmigrantes. El V Informe Anual sobre Migraciones e Integración34 apunta  claramente que “la relación entre inmigración y exclusión se centra en la acumulación de límites a la  participación  social  de  las  personas  inmigradas,  en  un  modelo  que  vincula  la  exclusión  laboral,  el  aislamiento social y la insignificancia vital, en un proceso de retroalimentación en el que la situación  en cada uno de estos ejes tiene la capacidad de modificar la situación en los otros dos”. Por lo tanto,  si el trabajo representa el vector sobre el que se sustenta principalmente la integración, en tiempos  de crisis su vulnerabilidad se acrecienta.     Los  últimos  informes  publicados  en  la  CAPV  confirman  algunas  pautas  del  fenómeno  migratorio,  como el peso específico de las mujeres en los flujos migratorios y de determinadas nacionalidades,  especialmente las latinoamericanas, seguida de la europea y africana.    Según la panorámica publicada por el Observatorio Vasco de la Inmigración35, de febrero de 2012, la  situación laboral del colectivo en la CAPV se ha deteriorado en los tres últimos años incluso más que  la autóctona: la población inmigrante ocupada ha pasado de un 69,3% en 2007 a un 52,1% en 2010,  registrándose  un  importante  aumento  de  la  población  en  desempleo  (de  un  17,8%  a  un  31%)  y  duplicándose la inactiva (de un 12,4% a un 24,5%).     Fruto de esta situación las personas inmigrantes que reciben prestaciones sociales han aumentado.  Concretamente,  y  según  la  fuente  citada  anteriormente,  en  2010  eran  perceptoras  de  la  Renta  de  Garantía  de  Ingresos  el  9,6%  de  la  población  inmigrante,  cuando  tres  años  antes  este  dato  era  del  6,6%.     No  obstante,  la  misma  fuente  añade  que  la  situación  administrativa  de  la  población  inmigrante  parece haber mejorado desde 2007, cuando el 22,8% de la población inmigrante se encontraba en  situación  irregular,  cifra  que  desciende  hasta  el  8,1%  en  2010.  El  informe  apunta  que  “casi  tres  cuartas  partes  de  la  población  inmigrante  se  encuentran  en  situación  administrativa  que  puede  considerarse como estable o consolidada –nacionalidad española o autorización permanente‐.     Y es que si bien puede estar tristemente generalizada la idea de que la mayor parte de las personas  extranjeras se encuentran en situación de irregularidad administrativa, lo cierto es que  el 80% de las  personas  extranjeras  empadronadas  poseen  autorización  de  residencia36,  tal  como  recoge  el  Barómetro  2011  de  Ikuspegi.  Además,  tal  y  como  señalan  desde  el  Observatorio  Vasco  de  Inmigración, los vascos siguen sintiendo "incertidumbre" y "recelos" ligados a la llegada de personas  inmigrantes  a  Euskadi  en  cuanto  al  mantenimiento  del  estado  de  bienestar  en  estos  tiempos  de  crisis37.                                                                 34

  CEIMIGRA.  Informe  anual  sobre  migraciones  e  integración  CeiMigra  2010‐2011.  Migraciones  y  procesos  de  empobrecimiento,  marginación y exclusión social. Valencia: CeiMigra, 2011.  35  IKUSPEGIAK. OBSERVATORIO VASCO DE INMIGRACIÓN. La integración del colectivo inmigrante en la CAPV, Panorámica de la inmigración  nº 44, Febrero de 2012.  36   IKUSPEGIAK.  OBSERVATORIOS  DE  ASUNTOS  SOCIALES.  Barómetro  2011:  percepción  y  actitudes  hacia  la  inmigración  extranjera  en  la  CAPV. Vitoria‐Gasteiz: Ikuspegiak‐ Observatorio Vasco de Inmigración, 2011.  37  EFE. Jueves, 31 de mayo de 2012. 

14 

 

 


“Experiencias de solidaridad de jóvenes migrantes: la integración social a través del voluntariado”   

  Todo ello puede provocar que en los próximos años la percepción de la inmigración como problema  social aumente entre la población autóctona y surjan reacciones, cuanto menos, discriminatorias que  pongan  en  riesgo  lo  avanzado  hasta  la  fecha  en  integración  del  colectivo  en  la  sociedad  vasca.  Se  auguran  malos  tiempos  para  los  colectivos  especialmente  vulnerables  cuyos  indicadores  de  integración son peores a los del resto y viven una mayor precariedad social, económica y laboral.    2.7. Imagen social de la inmigración    Estudios  como  Rutas  de  pequeños  sueños.  Los  menores  migrantes  no  acompañados  en  Europa38  dejan de manifiesto la imagen existente en torno a estos y estas menores, una imagen cargada de  prejuicios  y  estereotipos  (muy  ligada  a  la  del  colectivo  extranjero  en  su  conjunto)  y  alejada,  por  lo  general, de las características concretas o de sus acciones personales.     Además, la imagen transmitida por los medios de comunicación, ha propiciado una visión bastante  negativa  del  colectivo  (menores  en  la  calle,  condiciones  precarias  de  su  vivienda,  el  no  deseo  de  permanecer  en  residencias  de  acogida,  las  fugas  de  los  centros,  menores  robando,  esnifando  pegamento…).  Una  imagen  hostil,  poco  diferenciada  de  la  inmigración  adulta,  que  es  entendida  como un problema de orden público y que confluye con los prejuicios y falta de sensibilización social.    En definitiva, se ha propiciado “una imagen que se ajusta al patrón de jóvenes delincuentes que no  pueden  adaptarse  al  tipo  de  vida  de  la  sociedad  de  acogida”39.  Una  idea  de  menores  extranjeros  asociada a la delincuencia y la inadaptabilidad, dejando de lado el respeto a la intimidad o la visión  completa de una realidad que, sin duda, se antoja difícil de dibujar.      Sin  embargo,  según  la  Encuesta  de  Población  Inmigrante  de  Euskadi40,  solo  el  7%  de  los  y  las   inmigrantes se establece en el País Vasco atraído por las ayudas sociales y de los 1.240 millones de  euros  anuales  de  que  disponen  en  la  comunidad  autónoma,  casi  el  80%  proviene  de  ingresos  relacionados con su trabajo. Es decir, a pesar de los tópicos, la búsqueda de un empleo es la principal  razón por la que emigran.    Los últimos datos recabados sobre la imagen social de la inmigración en la CAPV, si bien no son de los  peores  registrados  en  el  conjunto  del  Estado  español,  nos  dan  una  idea  aproximada  de  cómo  se  percibe el fenómeno.      Concretamente,  el  Barómetro  2011  de  Ikuspegi  sobre  Percepción  y  actitudes  hacia  la  inmigración  extranjera  en  la  CAPV41  refleja  que  en  término  generales  para  la  sociedad  vasca  la  inmigración  extranjera no supone un problema, cuando se profundiza en las respuestas nos encontramos con “la  existencia de "un multiculturalismo epidérmico", en referencia a la tolerancia con los inmigrantes en  aspectos  "superficiales",  como  la  apertura  de  restaurantes  y  tiendas  de  propias,  pero  "menos  tolerante  hacia  cuestiones  que  implican  cambios  en  las  instituciones  y  realidades  sociales  estructurales,  como  la  educación  o  la  apertura  de  centros  religiosos”.  Sin  embargo,  “La  población  vasca  sigue  apostando  por  políticas  de  inmigración  ligadas  al  puesto  de  trabajo,  como  también  indican otros estudios e investigaciones”.   Además, confirma que si bien la postura de la población vasca "es más tolerante y menos restrictiva"  con la población extranjera y que el 76,4 % de la población vasca es partidaria de permitir la entrada                                                               38

 Op. Cit.   Op. Cit.  40  GOBIERNO VASCO. DEPARTAMENTO DE EMPLEO Y ASUNTOS SOCIALES. Encuesta de la Población Inmigrante Extranjera Residente en la  Comunidad Autónoma de Euskadi (EPIE) 2010. Vitoria‐Gasteiz: Gobierno Vasco, 2011.  41   IKUSPEGIAK.  OBSERVATORIOS  DE  ASUNTOS  SOCIALES.  Barómetro  2011:  percepción  y  actitudes  hacia  la  inmigración  extranjera  en  la  CAPV. Vitoria‐Gasteiz: Ikuspegiak‐ Observatorio Vasco de Inmigración, 2011.  39

15 

 

 


“Experiencias de solidaridad de jóvenes migrantes: la integración social a través del voluntariado”   

  a las personas inmigrantes extranjeras si poseen un contrato de trabajo, "sigue manteniendo ciertos  estereotipos falsos y prejuicios negativos ante la inmigración extranjera, pero en menor grado que en  años anteriores".  No  obstante,  según  este  mismo  Barómetro,  el  índice  de  grado  de  simpatía  hacia  la  población  inmigrante difiere de unas nacionalidades a otras. Concretamente, el alcanzado por la población de  origen magrebí es el más bajo en comparación con otros colectivos (3,4 puntos en una escala del 0 al  10) por lo que existe una mayor afinidad hacia personas de origen, por ejemplo, europeo o argentino  que  hacia personas procedentes del Magreb. Además, la sociedad vasca considera que el grado de  integración  de  la  inmigración  magrebí  es  reducido  (3  puntos en  una  escala  del  0  al  10).  Este  dato  resulta  relevante  si  tenemos  en  cuenta  que  gran  parte  de  la  población  menor  y  joven  no  acompañada o sin referentes familiares adultos de la CAPV es de origen Magrebí.    Mención especial merece la imagen que se tiene de las mujeres inmigrantes. Según el último estudio  de  Gobierno  Vasco  de  abril  de  201242  el  58%  de  la  población  vasca  opina  que  “las  mujeres  inmigrantes se benefician excesivamente del sistema de protección social” y otro 45% opina que “en  términos  económicos  las  mujeres  inmigrantes  reciben  más  de  lo  que  aportan  a  la  sociedad  vasca”.  Por  el  contrario,  se  les  reconoce  su  aporte  en  términos  de  natalidad  y  su  labor  de  cuidadoras  de  menores y  mayores y, por ende, de apoyo a la conciliación personal, familiar  y laboral. Aún así, su  llegada arroja un saldo nulo, medido en términos negativos‐positivos, a juicio de las y los autóctonos.  Vistos los datos resulta esencial realizar esfuerzos para visibilizar su verdadera realidad.    Desde este punto de vista cobran especial importancia los estudios, como este, encaminados a poner  en cuestión la extendida idea de que la población inmigrante es mera receptora de ayudas públicas ‐ o se sustenta casi exclusivamente a través de las prestaciones sociales públicas que recibe‐, así como  los discursos catastrofistas que ponen el énfasis en presentar a menores y jóvenes no acompañados  o sin referentes familiares adultos como un colectivo que “ha hecho de la calle su modo de vida”.    2.8. Voluntariado y capital social    En cuanto que existen diversas formas de concebir el voluntariado (la forma de concebir el fenómeno  guarda una estrecha relación con las distintas tradiciones y realidades socioculturales de cada país y  región)  nos  parece  oportuno  explicitar  aquella  que  se  ha  adoptado  en  esta  investigación  y  que  coincide con la propuesta en La Ley Vasca del Voluntariado43 : “el conjunto de actividades de interés  general  desarrolladas  por  personas  físicas,  siempre  que  se  realicen  en  las  siguientes  condiciones  (artículo 2):   • De manera desinteresada y con carácter solidario.  • Voluntaria y libremente, sin traer causa de una relación laboral, funcionarial o mercantil, o de  una obligación personal o deber jurídico.  • A  través  de  organizaciones44  sin  ánimo  de  lucro,  y  con  arreglo  a  programas  o  proyectos  concretos.  • Sin retribución económica.  • Sin sustituir, en ningún caso, servicios profesionales remunerados.    Con independencia de la definición concreta, sí parece haber un consenso claro al entender que las  actividades y servicios voluntarios fomentan la cohesión social, la inclusión social y la integración. Las  actividades  voluntarias  mejoran  la  calidad  de  vida  de  la  sociedad,  creando  enlaces  de  solidaridad                                                               42

  GABINETE  DE  PROSPECCIÓN  SOCIOLÓGICA.  Temas  de  Actualidad  Mayo  2012.  Vitoria‐Gasteiz:  Lehendakaritza,  Eusko  Jaurlaritza‐  Presidencia, Gobierno Vasco, 2012.  43  EUSKADI. Ley 17/1998, de 25 de junio, del Voluntariado. Boletín Oficial del País Vasco, 13 de julio de 1998, núm. 130, p. 12943.  44  Es importante en este punto precisar que dicha definición excluye al voluntariado que no se realiza bajo el paraguas de una organización,  es decir, queda fuera el voluntariado no organizado.  

16 

 

 


“Experiencias de solidaridad de jóvenes migrantes: la integración social a través del voluntariado”   

  entre  personas  y  añadiendo  capital  social  a  la  vida  diaria.  Ahora  bien,  la  dimensión  social  del  voluntariado  es  difícil  de  medir  o  valorar,  no  solo  porque  no  hay  herramientas  adaptadas  para  hacerlo  eficientemente,  sino  porque  el  sector  del  voluntariado  carece  de  visibilidad  y  se  da  por  supuesto  sin  la  consideración  que  merece.  Solo  cuando  imaginamos  cómo  sería  la  vida  sin  los  voluntarios y las voluntarias y su trabajo, nos damos cuenta de su valor.     Redundando  en  lo  anterior,  Bolunta,  la  Agencia  para  el  Voluntariado  y  la  Participación  Social  de  Bizkaia  ofrece  la  siguiente  formulación45:  “Persona  voluntaria  es  aquella  que  se  compromete,  por  iniciativa propia y de manera desinteresada, en una acción organizada al servicio de la comunidad”.   Además,  el  voluntariado  se  entiende  como  “aquella  forma  surgida  de  la  propia  iniciativa  social,  mínimamente organizada, con carácter solidario y desarrollada libremente por todo tipo de colectivos  ciudadanos.  Vendría  a  ser  una  expresión  concreta  de  la  participación  social,  una  forma  específica  pero no la única”.     En el Estado español no hay datos disponibles sobre el voluntariado de personas inmigrantes, entre  otras  razones  porque  no  se  ha  establecido  aún  la  relación  entre  el  voluntariado  y  la  incorporación  social  de  inmigrantes46  y  pocos  programas  contemplan  a  este  colectivo  como  objetivos  para  promocionar el voluntariado. Aún así, hay voluntarios y voluntarias inmigrantes.     El  interés  por  abordar  esta  cuestión  enlaza  con  el  concepto  de  “capital  social”.  Por  capital  social  puede  entenderse  el  conjunto  de  normas,  redes  y  organizaciones  construidas  sobre  relaciones  de  confianza y reciprocidad, que contribuyen a la cohesión, el desarrollo y el bienestar de la sociedad,  así  como  a  la  capacidad  de  sus  miembros  para  actuar  y  satisfacer  sus  necesidades  de  forma  coordinada en beneficio mutuo47.    El capital social es un concepto de reciente y creciente aplicación en los estudios sobre el desarrollo.  Se  refiere  a  una  realidad  menos  tangible  que  el  capital  humano  (conocimientos)  o  el  capital  físico  (bienes materiales), pero resulta también decisivo para la actividad productiva, la satisfacción de las  necesidades  personales  y  el  desarrollo  comunitario.  Constituye  ciertos  recursos  de  las  personas,  derivados de sus relaciones sociales, que tienen una cierta persistencia en el tiempo. Tales recursos  son utilizados por las personas como instrumentos con los que aumentar su capacidad de acción y  satisfacer sus objetivos y necesidades (obtener empleo, recibir ayuda, etc.), al tiempo que facilitan la  coordinación  y  cooperación  entre  aquéllas  en  beneficio  mutuo.  En  consecuencia,  resulta  un  factor  decisivo también respecto a las capacidades para afrontar las crisis y desastres, o para recuperarse  tras ellos.    En  este  sentido  la  participación  en  organizaciones  propicia  no  sólo  la  vía  a  través  de  la  cual  los  integrantes  de  una  sociedad  intervienen  en  su  construcción  sino  que  también,  favorece  las  posibilidades de integración y cohesión social de quienes participan en ellas.     La acción voluntaria es una vía más de participación y como tal, posibilita que los miembros de una  sociedad ejerzan su derecho a la participación, al cambio y a la transformación. Pero a su vez ofrece  un  espacio  en  el  que  interactuar  con  la  realidad  social,  además  de  la  interacción  con  quienes  comparten los criterios de solidaridad.     En  definitiva,  la  práctica  del  voluntariado  es  una  forma  de  incorporación  social  y  en  el  caso  del  colectivo  de  jóvenes  extranjeros  no  acompañados  o  sin  referentes  familiares  adultos  también                                                               45

 BOLUNTA. Ser voluntario... o voluntaria. Bilbao: Bolunta, Bizkaiko Foru Aldundia‐Diputación Foral de Bizkaia y Obra social de BBK, 2002 y   Ser una organización de voluntariado. Bilbao: Bolunta, Bizkaiko Foru Aldundia‐Diputación Foral de Bizkaia y Obra social de BBK, 2005.  46   CENTRO  EUROPEO  DEL  VOLUNTARIADO.  INVOLVE  Participación  de  nacionales  de  terceros  países  en  el  voluntariado  como  medio  para  mejorar la integración. Informe final del proyecto. Bruselas: Centro Europeo del Voluntariado, 2006.  47 . PÉREZ DE ARMIÑO, K. (dir.) Diccionario de Acción Humanitaria y Cooperación al Desarrollo. Hegoa. Ed. Icaria Barcelona, 2000. 

17 

 

 


“Experiencias de solidaridad de jóvenes migrantes: la integración social a través del voluntariado”   

  suponen un espacio de realización personal y de integración en la sociedad de acogida, tanto desde  un  plano  funcional  (aprendizaje  del  idioma,  conocimientos  del  funcionamiento  de  la  nueva  sociedad…)  como  desde  un  plano  mucho  más  psicosocial  (interacción  con  otras  personas,  intercambio de experiencias vitales…).   

Para este colectivo generalmente las  necesidades inmediatas pasan por lograr recursos de primera  necesidad: alojamiento, empleo, educación…. No obstante, la participación cívica en organizaciones  con  un  fin  social,  la  integración  a  través  de  otros  medios  como  el  deporte  y  la  adquisición  de  habilidades y competencias que faciliten su incorporación plena y el acceso a la TIC y a la información  como herramientas críticas para la toma de decisiones, deben constituir una parte imprescindible de  su propio proceso personal y de incorporación social en los espacios de acogida.   

18 

 

 


“Experiencias de solidaridad de jóvenes migrantes: la integración social a través del voluntariado”   

 

3.‐ FICHA TÉCNICA   3.1. Objetivos     Este  estudio  tiene  la  finalidad  última  de  conocer  y  divulgar  las  experiencias  de  voluntariado  desarrollados  por  las  y  los  migrantes  que  llegaron  a  la  CAPV  siendo  menores  o  jóvenes  sin  referentes familiares adultos al tiempo que se identifican claves de su potencial integrador.    Más concretamente, los objetivos que se persiguen son:    1. Describir  en  profundidad  los  procesos  vividos  por  las  y  los  jóvenes  migrantes  sin  referentes  familiares adultos desde la salida del país de origen hasta el momento actual, poniendo especial  énfasis en su participación como voluntarios y voluntarias en alguna organización.    2. Recoger información sobre la valoración que las y los jóvenes migrantes sin referentes familiares  adultos que son o han sido  voluntarias hacen de esta práctica de voluntariado así como la que  realizan otras personas de las organizaciones donde ejercen o han ejercido el voluntariado.      3. Identificar claves (elementos y factores facilitadores de este tipo de experiencias) que orienten el  trabajo  de  los  y  las  profesionales  que  realizan  intervención  socioeducativa  con  el  colectivo  y  mejoren sus competencias profesionales.     4. Dar a conocer la utilidad del voluntariado como herramienta de incorporación social y poner en  relación a distintos agentes para propiciar el acercamiento del colectivo hacia el voluntariado.    5. Visibilizar las prácticas de solidaridad del colectivo de jóvenes migrantes sin referentes familiares  adultos para superar la visión meramente negativa de esta población.        3.4. Metodología    Esta  investigación  se  enmarca  en  la  metodología  cualitativa,  por  cuanto  lo  que  interesa  es  no sólo  describir sino también profundizar en el conocimiento de la significatividad que las redes informales  de  apoyo  tienen  para  la  población  inmigrante.  Interesa  que  sean  las  personas  inmigrantes  las  que  nos  ayuden  a  entender  el  sentido  e  importancia  de  estas  redes  y  apoyos  y  para  ello  será  preciso  interpretar los significados intersubjetivos de sus ideas sobre las relaciones que mantienen.     Este  proyecto  parte  de  una  concepción  de  las  personas  destinatarias  de  la  investigación  también  como agentes activos de colaboración en el proceso. La investigación participativa es un enfoque de  la investigación social mediante el cual se busca la plena participación de la comunidad en el análisis  de su propia realidad.     Es  un  método  de  estudio  y  acción  que  busca  obtener  resultados  fiables  y  útiles  para  mejorar  situaciones  colectivas,  basando  la  investigación  en  la  participación  de  los  propios  colectivos  a  investigar.  Que  así,  pasan  de  ser  “objeto”  de  estudio  a  sujeto  protagonista  de  la  investigación,  controlando  e  interactuando  a  lo  largo  del  proceso  investigador  y  necesitando  una  implicación  y  convivencia del equipo investigador externo en la “comunidad” a estudiar.   

19 

 

 


“Experiencias de solidaridad de jóvenes migrantes: la integración social a través del voluntariado”   

  Técnicas de recogida de información:  La metodología para la consecución de los objetivos del estudio a desarrollar incluye un conjunto de  técnicas:  revisión  documental,  análisis  de  fuentes  secundarias,  entrevistas  en  profundidad  y  cuestionario autoadministrado.   TÉCNICA 

 

Revisión documental y  análisis de fuentes  estadísticas 

OBJETIVO 

   

Contextualizar  el  análisis  y  orientar  la  interpretación. 

Entrevistas en  profundidad a jóvenes  migrantes 

Recabar  información  sobre  las  experiencias  personales  que  representan  las  prácticas  de  voluntariado  para  las  y  los  jóvenes  migrantes  sin referentes familiares adultos. 

Cuestionario  autoadministrado a  organizaciones de  voluntariado 

Recabar información sobre la valoración de las  prácticas  de  voluntariado  de  las  y  los  jóvenes  migrantes  sin  referentes  familiares  adultos  desde la óptica de las personas que trabajan en  las organizaciones en las que son voluntarios y  voluntarias. 

 

  Revisión documental:    A  través  del  vaciado  bibliográfico  especializado  se  ha  conseguido  profundizar  en  los  diferentes  aspectos a trabajar a lo largo del informe, así como en las historias de vida, etc. Además, la búsqueda  documental  ha  permitido  establecer  un  marco  de  referencia  que  muestra  el  panorama  general  actual, es decir, sitúa el contexto de la investigación y constituye el soporte a partir del cual iniciar la  reflexión. En el apartado de bibliografía aparecen referenciados todos los documentos consultados.     Entrevistas en profundidad:    La  entrevista  en  profundidad  es  una  técnica  mediante  la  cual  se  establece  una  conversación  profesional, en la que se lleva a cabo un proceso de comunicación en el que la persona entrevistada y  la  investigadora  se  influyen  mutuamente.  “Se  ejercita  el  arte  de  formular  preguntas  y  escuchar  respuestas”.  El  equipo  investigador  busca  con  sus  preguntas  aquello  que  sea  importante  para  la  persona entrevistada, su significado, el modo en que ella ve, clasifica e interpreta su propio mundo.  Esta entrevista se basa en concebir al ser humano como alguien que entiende, interpreta y construye  realidad.     El  tipo  de  entrevista  realizada  es  de  carácter  individual,  porque  la  conversación  se  ha  desarrollado  entre  la  persona  entrevistadora  y  la  entrevistada,  y  principalmente  de  estilo  no  directivo  ya  que  carece de rigidez en contenido o forma, aunque si ha estado controlada y ha seguido un guión48.     Así mismo, la entrevista ha incorporado características de la técnica denominada “historias de vida”  o “relato de vida” a través de la cual una persona refiere en relato el desarrollo de una parte de su  vida desde su propio punto de vista y en sus propios términos. Siendo conscientes de que la persona  entrevistada no es neutral en el tema, nos ha interesado que cuente en primera persona lo que ha  experimentado,  su  punto  de  vista.  Se  han  tomado  como  elemento  central  las  descripciones  y  observaciones que han hecho de sí mismas, cómo describen y cómo interpretan los acontecimientos.                                                                48

 Puede consultarse el guión de la entrevista en anexos. 

20 

 

 


“Experiencias de solidaridad de jóvenes migrantes: la integración social a través del voluntariado”   

  Cuestionario autoadministrado:    Se  ha  enviado  un  cuestionario  a  las  organizaciones49  donde  las  y  los  jóvenes  realizan  voluntariado  para que nos trasladen sus opiniones e impresiones sobre la experiencia voluntaria de estas personas  en su entidad, con el objeto de poder completar el análisis de la experiencia, incorporando también  la visión de otras personas de la organización.    Concretamente,  han  cumplimentado  los  cuestionarios  las  personas  que  mejor  conocen  la  labor  voluntaria  de  estas  personas,  generalmente  compañeros  y  compañeras  de  actividad,  y  en  algunos  casos las personas de referencia o tutores de estos y estas jóvenes.     3.2. Objeto de estudio    Son  objeto  de  este  estudio  los  y  las  personas  migrantes  que  llegaron  a  la  CAPV  en  calidad  de  menores  o  jóvenes  (antes  de  los  23  años)  sin  referentes  familiares  adultos  y  que  han  ejercido  o  ejercen el voluntariado en alguna organización no lucrativa de la CAPV.     De acuerdo con lo expuesto en el apartado de “marco de referencia y contextualización”, se recogerá  información de personas que emigraron antes de los 23 años en soledad (sin el acompañamiento de  su  tutor  legal  o  bien  en  compañía  de  alguna  persona  adulta  que  finalmente  no  les  ha  atendido  adecuadamente) y actualmente residen en la CAPV y han vivido la experiencia de ser voluntarios o  voluntarias  en  alguna  organización  (voluntariado  organizado),  con  independencia  de  la  edad  que  actualmente tengan.    3.3. Muestra    Para identificar personas coincidentes con el objeto de estudio se ha establecido un trabajo en red  con  diferentes  organizaciones  de  intervención  social  que  atienden  al  colectivo  en  la  CAPV.  Concretamente  han  participado  en  el  estudio  facilitándonos  la  puesta  en  contacto  con  jóvenes  extranjeros las siguientes organizaciones y programas:    ‐ Asociación Zubietxe  ‐ Cáritas Diocesana de Bilbao  ‐ Centro Social Ignacio Ellacuría  ‐ Goiztiri  ‐ Harresiak Apurtuz  ‐ SOS Racismo  ‐ Fundación Harribide  ‐ Ibarrekoetxea  ‐ Izangai Elkartea  ‐ Centro Peñascal  ‐ Suspertu  ‐ Programa HEMEN  ‐ Gaztegune del Casco Viejo  ‐ Mundutik Mundura  ‐ Kolore Guztiak  ‐ Proyecto Izeba  ‐ Programa Etorkin                                                                 49

 Puede consultarse el cuestionario en los anexos. 

21 

 

 


“Experiencias de solidaridad de jóvenes migrantes: la integración social a través del voluntariado”   

  Este acercamiento al colectivo significa también una limitación que queremos explicitar ya que han  quedado  fuera  los  y  las  jóvenes  o  menores  que  residen  “en  la  calle”  o  en  otra  realidad  difícil  de  detectar  por  estar  fuera  de  los  circuitos  de  atención  al  colectivo  (en  pisos  de  compatriotas  o  amistades…).     Para  la  selección  de  la  muestra  de  las  personas  entrevistadas  se  han  seguido  criterios  no  probabilísticos,  sino  opináticos,  bajo  los  cuales  el  equipo  investigador  ha  seleccionado  a    aquellas  personas  que  por  su  mayor  conocimiento  o  significatividad  en  el  problema  a  investigar  han  sido  consideradas las más idóneas. También suele denominarse muestra razonada, dado que en ella no  entran los cálculos estadísticos, no es estadísticamente representativa, pero constituye la forma ideal  de cara a trabajar con técnicas cualitativas y que requieren de una consulta a un reducido número de  personas, aquellas que se identifican como mejores informantes.      Aunque  en  la  medida  de  lo  posible  se  ha  intentado  que  en  la  muestra  se  vean  representadas  personas de distinto sexo, cabe recordar que el colectivo objeto de estudio se caracteriza por estar  compuesto  mayoritariamente  por  hombres,  de  modo  que  la  participación  de  mujeres  en  las  entrevistas  ha  resultado  ser  especialmente  reducida,  dadas  las  escasas  posibilidades  reales  de  identificación de chicas que cumplan el perfil que se requiere.    Concretamente,  a  la  hora  de  discriminar  a  los  y  las  sujetos  mejor  informantes  se  han  tenido  en  cuenta los siguientes criterios:     • La edad que tengan en la actualidad. Preferiblemente se ha seleccionado a personas mayores  de  18  años  pero  menores  de  35  (por  salirse  del  cohorte  de  juventud  en  el  sentido  más  amplio)  • Que en la actualidad sigan siendo voluntarios o voluntarias, por encima de quienes ya no lo  son.  • Tener  dominio  hablado  del  castellano  para  garantizar  el  buen  entendimiento  durante  las  entrevistas.  • Haber  sido  usuarios  o  usuarias  de  algún  recurso  de  atención  (han  residido  en  centros  de  acogida, o han sido beneficiarios de programas de emancipación) gestionados por Diputación  o entidades del Tercer Sector.    En total se han entrevistado a un total de 9 jóvenes entre los meses de mayo y junio de 201250:     Nombre 

Edad   (en años) 

Sexo 

País de origen 

BOUBACAR  SANTI  GABRIELA  LAHCEN  BADR  AUGUSTINE  BRAHIM  NAJIM  MOHAMED51 

35  21  30  22  20  21  23  22  21 

Hombre  Hombre  Mujer  Hombre  Hombre  Hombre  Hombre  Hombre  Hombre 

Senegal Guinea Ecuatorial Rumanía Marruecos Marruecos Ghana Marruecos Marruecos Marruecos

Edad en la  que llega a  España  23 años 18 años 23 años 18 años 16 años 17 años 16 años 17 años 17 años

Tiempo de  residencia en  la CAPV  12 años  3 años  3 años  3 años  2 años  3 años  2 años  5 años  4 años 

Voluntariado  en la  actualidad  Sí  Sí  Sí  Sí  Sí  No Sí  Sí  Sí 

                                                             50

 Todas las personas entrevistadas han dado su consentimiento informado para que sus historias fueran  publicadas en este informe. Aún  así, con el objeto de asegurarnos de que la información que en él se recoge es veraz y refleja las experiencias de los y las jóvenes se ha  procedido  a  contrastar  el  informe  personal,  surgido  de  cada  una  de  las  entrevistas  realizadas.  Sin  embargo,  este  contraste  no  ha  sido  posible en algunos casos concretos (Mohamed, Brahim, Augustine y Badr). A pesar de ello, esperamos que el producto final también sea de  su agrado.   51  Nombre ficticio, ya que la persona prefiere preservar el anonimato. 

22 

 

 


“Experiencias de solidaridad de jóvenes migrantes: la integración social a través del voluntariado”   

  Casi la totalidad de las personas entrevistadas son hombres (8) de edades comprendidas entre los 20  y los 35 años. La mayoría llegaron a España siendo menores de edad (5), el resto superaban los 18  años.  La  mayoría  procede  de  Marruecos  (5)  si  bien  se  ha  entrevistado  a  personas  de  otras  procedencias  como  son  Rumanía,  Ghana,  Senegal  y  Guinea  Ecuatorial.  Todas  las  personas  entrevistadas,  salvo  una, son  voluntarias  en  el  momento  de  realizarse  las  entrevistas  (8)  siendo  de  carácter  heterogéneo  el  ámbito  de  actuación  de  las  organizaciones  en  las  que  colaboran:  acción  social,  derechos  humanos,  cooperación,  salud,  cultura,  ocio  y  tiempo  libre;  y  diversas  también  las  tareas  que  desempeñan:  monitorado  de  tiempo  libre,  acompañamiento  a  otras  personas  inmigrantes, ponente en charlas y encuentros de sensibilización y denuncia social, docente de cursos,  etc.    Por  otro  lado,  se  ha  conseguido  recoger  la  respuesta  a  nuestro  cuestionario  de  un  total  de  6  organizaciones donde los y las entrevistadas ejercen el voluntariado.  Concretamente las entidades  que han participado en esta fase de la investigación son52:     ‐ Cáritas diocesanas de Bilbao (1 cuestionario)  ‐ Emigrados sin Fronteras (2 cuestionarios)  ‐ Fundación Ellacuría (2 cuestionarios)  ‐ Médicos del Mundo (2 cuestionarios)  ‐ Asociación Zubietxe (2 cuestionarios)  ‐ SOS Racismo (1 cuestionario) 

                                                             52

 Entre paréntesis aparece el número de cuestionarios que hemos recibido de cada una de ellas, y cada cuestionario se refiere a una de las  personas entrevistadas.  

23 

 

 


“Experiencias de solidaridad de jóvenes migrantes: la integración social a través del voluntariado”   

 

4. EL VOLUNTARIADO DE LAS Y LOS JÓVENES MIGRANTES: ANÁLISIS DE CASOS     

1ª EXPERIENCIA DE VOLUNTARIADO: EL CASO DE BOUBACAR     

Boubacar Cissokho nació en 1976 en Kidira, en la  provincia de Tamba (Senegal), que hace frontera  con Mali, Mauritania y Marruecos. Kidira es una  zona multicultural y multiétnica donde el 80% de  la población habla cuatro idiomas por lo menos.  “Allí  cada  uno  habla  el  idioma  del  otro,  nos  entendemos todos”.    

“nosotros los inmigrantes somos una gota de  agua y a veces lo mucho que hacemos de  positivo se ve como una gota, pero lo poco que  hacemos de malo se ve como una mar” 

 

 

 

La historia de Boubacar    En  1991,  con  15  años,  abandona  el  hogar  familiar  ante  la  imposibilidad  de  que  sus  progenitores  pudieran mantenerle y darle estudios: "Dejé mi casa con 15 años y me busqué la vida para pagarme  los  estudios,  porque  mis  padres  eran  pobres".  Durante  7  años  permanece  en  Senegal  estudiando  (bachiller superior) y trabajando a la vez en un locutorio, tiempo durante el cual  ahorra para pagarse  el viaje a Marruecos: "Toda mi vida he luchado solo hasta llegar aquí".    Sobrecoge  la  naturalidad  con  la  que  describe  su  vida  en  Senegal,  llena  de  miseria  y  pobreza.  Probablemente  porque  en  medio  de  la  desesperanza  veían  el  futuro  al  otro  lado  de  la  mar:  "La  situación allí está fatal, el Gobierno no ayuda, no da trabajo, todos ayudamos, las ONGS de aquí, los  propios  inmigrantes  estamos  mandando  dinero...  no  podemos  pensar  solo  en  nosotros,  pensamos  también  en  nuestras  familias".  Si  no  mandamos  nada,  solo  pensamos  en  vivir  aquí,  eso  es  ser  egoísta...,  hace falta que la gente sepa esto".    En 1998 se marcha a Marruecos con el consentimiento de sus padres para ampliar sus estudios, ya  que  se  ha  informado  y  allí  puede  estudiar  bachiller  de  matemáticas  y  química  (que  buscó  por  internet) y cree que puede establecerse allí y encontrar un futuro mejor. Sin  embargo, tras un año  en Marruecos se convence de que no hay futuro allí para él, y que la salida pasa por llegar a España o  a Canadá, pero este último destino es imposible: "Después de pagar la matrícula los compañeros [en  referencia a los chicos marroquíes] me dicen < ¡pero qué haces aquí!>” (…)  "No quería acabar en un  mercado ambulante" [en referencia a los compatriotas que venden por la calle].    Sorprende  como  para  un  joven  senegalés  de  23  años  Marruecos  fuera  considerado  el  lugar  donde  encontrar  un  futuro,  cuando  para  los  chicos  marroquíes  el  futuro  pasa  por  marcharse  de  allí.  Para  Boubacar  darse  cuenta  de  esta  realidad  fue  un  mazazo,  se  encontró  allí  con  compatriotas  que  no  tenían  otro  quehacer  más  que  dedicarse  a  la  venta  ambulante  y  él  no  quería    acabar  así,  por  eso  decidió  que  cuando  terminara  el  curso  se  marcharía  de  allí  (probablemente  si  no  lo  hizo  antes  fue  porque ya había pagado la matrícula del curso).  24 

 

 


“Experiencias de solidaridad de jóvenes migrantes: la integración social a través del voluntariado”   

  En 1999 decide viajar a España, esta vez sin avisar a sus padres “porque ya sabía que le iban a decir  que  no”,  que  aquél  viaje  les  iba  a  parecer  demasiado  arriesgado.  Por  eso  pensó  que  lo  mejor  era  avisarle cuando ya lo hubiera logrado, "si sale bien les llamo", y con otros tres conocidos camina por  el monte hasta lograr saltar las vallas que separan la frontera entre Marruecos y España y finalmente  llega  a  Ceuta  en  patera.  Dice  que  tuvo  suerte,  porque  otros  conocidos  lo  habían  intentado  varias  veces antes y no lo habían logrado, de los que le acompañan en el viaje, alguno lo había intentado  hasta 7 veces: "Fui el único que lo conseguí la primera vez".      Es Cruz Roja quien les atiende en un primer momento, entidad que se convertirá para él en referente  desde entonces: "Al principio tenía mucho miedo [en alusión a la policía] pero luego me explicaron  que  no  era  para  encerrarme  sino  para  sacarte  las  huellas,  sangre  por  si  teníamos  enfermedades,  reconocimientos médicos... si estás bien pasas si no, no".     Desde Ceuta envía una carta a sus padres para decirles que está en España. Allí permanece 5 meses  en un centro de primera acogida a inmigrantes, ya que Boubacar es mayor de edad: "Allí no me sentí  solo porque todos éramos entre senegaleses y africanos (…) Cada día veía que la gente, tras pasar los  reconocimientos, salía en los buques hasta la península".    Tras  su  paso  por  el  centro  de  Ceuta  consigue  el  permiso  de  residencia  y  de  trabajo,  nuevamente  mucha suerte, porque otros tardan mucho más: "Aquí ya tenía conciencia, si hay trabajo, hay papel".    Cuando abandona el centro, ya con sus papeles en regla, decide marchar a Lérida porque uno de sus  compañeros de viaje tiene allí un hermano que trabaja de jornalero en el campo, y saben que hay  trabajo "Decidí Lérida porque uno de los chicos del centro tenía un hermano allí". Permanece 6 meses  allí "He estado en los campos de recoger frutas 6 meses" pero desde el primer día se da cuenta de  que ese no es tampoco el futuro que busca, tiene estudios y desea encontrar algo mejor. Durante ese  tiempo ahorra todo lo que puede para pagarse el viaje a Bilbao.     Llega a Bilbao en 2000. Escoge Bilbao por dos razones: porque está cerca de Francia y cree que si no  se arregla con el idioma podría continuar el viaje hasta allí: "Veo que como está cerca de Francia me  vendrá bien estar cerca de este país, si no puedo hablar bien el castellano como estamos cerca de los  franceses igual allí me podrán ayudar" y porque en el colegio había estudiado que en el País Vasco  había  mucha  industria.  Viaja  solo  y  llega  a  la  estación  de  tren  de  Abando  en  Bilbao  sin  conocer  a  nadie y con lo puesto "Con una bolsa pequeña y nada más"," vine solo sin dirección ni nadie".     Pregunta a la gente por Cruz Roja "porque yo cuando voy a algún sitio mi referencia es Cruz Roja (...),  y  veo  que  justo  está  allí  [justamente  los  locales  de  Cruz  Roja  Bilbao  están  frente    a  la  estación  de  Abando] y les explico que tenía papeles y que buscaba trabajo de cualquier tipo". Allí le dicen que lo  más rápido será encontrar trabajo en el campo, porque ya tiene experiencia.    La primera noche no tiene dónde dormir así que pregunta por alguna mezquita y le hablan de una en  la calle Fika. Se dirige hacia allí, y tras hablar con el Imán, le dejan pasar la noche. Al día siguiente,  mientras camina por las calles de Bilbao, observa un todoterreno muy sucio aparcado que le parece  puede  ser  de  alguna  empresa  que  trabaje  en  el  campo  (le  recordaba  a  los  de  Lérida).  Se  acerca  al  hombre y le pregunta si conoce de algún trabajo. Éste le comenta que puede haber algo, que vuelva  a la mañana siguiente y él le lleva. Su segunda noche la pasa nuevamente en la mezquita. A partir de  ahí se busca la vida, viviendo en los pisos de las empresas para las que trabaja.     Boubacar  demuestra  ser  una  persona  despierta,  viva,  que  se  las  ha  sabido  buscar  solo.  De  hecho,  consigue  trabajo  al    segundo  día  de  llegar  a  Bilbao,  sin  mediación  de  nadie,  en  una  empresa  de  asfalto. Todos los días, durante 9 meses, toma el autobús a las 5 de la mañana para ir hasta allí y sale  de trabajar a las 5 de la tarde. A las 18,30 toma el bus a Bilbao y de allí directo a Licenciado Poza a  25 

 

 


“Experiencias de solidaridad de jóvenes migrantes: la integración social a través del voluntariado”   

  estudiar inglés en Wall Street Institut, para mejorar sus conocimientos. Allí conoce a otro estudiante  que a su vez estudia en la Universidad de Deusto, y que le acompaña parta que le orienten  sobre  qué puede estudiar.     De  esta  forma  conoce  a  CEAR,  comienza  a  hacer  cursos,  les  entrega  su  curriculum  y  al  cabo  de  un  tiempo  le  llaman  porque  hay  una  oferta  de  trabajo  en  Miranda  de  Ebro:  una  persona  para  laboratorio con dominio de francés en una empresa cementera. Le contratan tras pasar un mes de  prueba (tiempo en el que compagina este nuevo trabajo con el que ya tenía), y es entonces cuando  deja el trabajo inicial, no sin antes recomendar a otros compatriotas a su antiguo jefe. "Las relaciones  no  quiero  perderlas,  soy  así,  es  mi  forma  de  pensar".  Trabaja  y  reside  en  Miranda  un  año,  en  ese  tiempo  vive  en  las  viviendas  que  tiene  la  empresa.  "He  estado  trabajando  bien,  cobrando  bien".  Termina el contrato al finalizarse las obras contratadas.     Posteriormente trabaja en Berriatua, en Sicauto, casi 1 año, hasta fin de contrato. Justo entonces le  vuelven a llamar de Miranda por un año más.     Antes  de  finalizar  el  contrato  se  presenta  a  una  oferta  pública  de  empleo  para    inmigrantes  en  Correos y Telégrafos, a la que se presentan 535 candidatos para dos puestos de trabajo. Aprueba y le  contratan.  "Una  mañana  yendo  por  el  Casco  Viejo...  al  otro  lado  del  semáforo  estaba  el  alcalde  de  Bilbao:  me  ha  llamado  Correos  para  decirme  que  te  han  cogido.  Por  eso  no  lo  puedo  olvidar...es  increíble."  La  noticia  salió  en  los  medios  de  comunicación  porque  fue  el  primer  inmigrante  en  trabajar en Correos en atención al público. En 2004 decide volver a Senegal ante el agobio que sintió  al recibir cada día la visita de compatriotas y otros inmigrantes pidiéndole ayuda. "Por mi forma de  ser no sé decir no".  Pierde el trabajo tras ausentarse sin previo aviso y marcharse a Senegal por un  año. Era un buen trabajo pero él no se encontraba bien. Estuvo en busca y captura (pues se marchó  sin entregar las llaves de la caja fuerte) hasta que da señales de vida (vía email). Regresa a España en  2005 y soluciona su situación con Correos. No obstante, pierde el puesto de trabajo.     Sorprende que una persona como Boubacar, que había conseguido lo más difícil, un empleo estable,  lo  abandone  para  volverse  a  su  país  de  la  noche  a  la  mañana.  No  obstante,  cuando  indagas  en  su  historia llegas a comprender que el desarraigo era grande y la presión a la que estaba sometido como  consecuencia de sus múltiples actividades sociales también, y que en Senegal recuperó a su familia,  formó  la  suya  propia,  etc.  En  cierta  medida  parece  como  si  hubiera  necesitado  regresar  para  averiguar quién es y qué quería hacer con su vida.    Boubacar se casó en 2004 en Senegal cuando regresa de visita tras una estancia en España de 4 años.  Su mujer también es senegalesa y tienen dos hijos, una niña de 6 años y un niño de 2 años. Los tres  están en Senegal y  aunque le gustaría que se reunieran con él en España, por ahora no lo ve posible.  "Pienso  traerles,  pero  en  estos  momentos  las  cosas  van  muy  mal,  pero  en  el  futuro  quiero  traerles  porque estoy cómodo aquí y les veo muy lejos, me gustaría que estuvieran aquí conmigo". Una vez al  año los va a visitar, tanto a ellos como a sus hermanos, cuando va de vacaciones a Senegal.     En  el  año  2009  sus  dos  progenitores  fallecieron,  primero  su  padre  y  al  de  cuatro  meses  su  madre.  “Siempre  les  he  tenido  muy  lejos  de  mí,  porque  he  estado  fuera  luchando  pero  les  llamaba  por  teléfono,  hablábamos,  cada  año  iba  a  visitarlos",  habla  de  ellos  con  añoranza  pero  se  nota  que  su  relación ha estado marcada por la distancia desde muy pronto.    Su  hermano  pequeño  reside  en  Durango,  llegó  a  España  solo  siendo  adolescente  desde  Costa  de  Marfil  a  Santa  Cruz  de  Tenerife.  Boubacar  se  enteró  cuando  ya  estaba  en  España,  a  través  de  una  llamada de Cruz Roja.     26 

 

 


“Experiencias de solidaridad de jóvenes migrantes: la integración social a través del voluntariado”   

  Desde  junio  de  2011  Boubacar  trabaja  como  autónomo  para  tres  empresas  de  servicios  de  interpretación, en las cuales está aprendiendo mucho sobre la forma en la que poder apoyar a otros  inmigrantes:  Ersisa,  trabaja  con  los  Juzgados  de  Bilbao,    Barakaldo  y  los  Municipales,    Dualia,  interpretación telefónica para atender inmigrantes en cualquier punto de España, con las asistentas  sociales y los hospitales e Interpreters Solutions, empresa de Toledo que trabaja con la Ertzaintza y la  Guardia Civil.     El día a día de Boubacar es todo un devenir de llamadas para prestar servicios de interpretación para  las empresas para las que trabaja. El mismo nos confirma que hay días en los que trabaja hasta bien  entrada  la  madrugada,  u  otros  en  los  que  no  recibe  llamada  alguna.  "A  veces  puedo  estar  una  semana sin hacer nada, o en otra puede que de golpe hay mucho trabajo desde primera hora de la  mañana hasta la noche, otras veces me llaman a la 1 de la mañana para ir a Durango, o a Muskiz, me  pagan el kilometraje...".    A pesar de ello, este trabajo le permite sostenerse económicamente, no sin dificultades. Entre todos  estos  trabajos  no  suele  pasar  de  los  800  €  mensuales.  "Desde  que  he  empezado  (como  autónomo)  nunca he llegado a ganar 1.000 €. Ando fatal pero tengo que acostumbrarme a esto poco a poco".   Aspira a conseguir el título de traductor para mejorar sus expectativas laborales.     Boubacar no recibe ninguna ayuda económica pública, si bien entre 2009 y 2010 cobró durante unos  12 meses la Renta Básica, después de dejar de trabajar en la Residencia Conde Aresti, pero renunció  a  ella  para  darse  de  alta  como  autónomo  y  trabajar  de  intérprete.  Además,  salvo  su  estancia  de  5  meses en el Centro de Ceuta al llegar a España, no ha estado en ninguno otro centro ni ha utilizado  ningún otro recurso residencial.     Actualmente  vive  en  Zorroza,  en  una  habitación  alquilada  por  la  que  paga  200  €/mes  más  gastos  corrientes  compartidos  con  el  resto  de  inquilinos:  otros  tres  hombres  senegaleses  (2  marineros  en  Bermeo y 1 en Gernika).    Boubacar es musulmán practicante y los viernes acude a la mezquita. “Hago mis prácticas personales  cada día, cuando me levanto, soy musulmán al 100%”. No obstante, tiene claro que la práctica de la  religión es una cuestión  personal e individual  “La  religión no  está aquí para dividir a las  personas,  cada uno es voluntario, y nadie tiene que obligar a nadie a entrar en una religión, sino es cuestión de  voluntad y de tener una fe, ¿y qué tipo de fe?, una buena fe”.   

La experiencia de Boubacar como voluntario    Para Boubacar lo primordial para integrarse en la sociedad de acogida es mostrar a la gente que eres  una persona honrada, trabajadora, dar a conocer tus costumbres y también conocer las de la gente  de  aquí,  y  sobre  todo  respetarlas."Para  poder  integrarse  primero  nosotros  tenemos  que  conocer  detalles  y  adaptar  nuestro  comportamiento,  cosas  que  tienes  tú  de  tu  país  de  origen  que  aquí  no  valen...  mejor  quitar  esto  de  la  cabeza  para  poder  integrarse,  cómo  ayudar  a  estas  personas,  no  perder las  raíces pero integrarse para dar una imagen a la inmigración porque hemos venido aquí a  trabajar, no para cobrar las ayudas y listo, para mí una ayuda es cuando es necesaria, pero si tienes  permiso tienes que buscar trabajo".    Asimismo, considera que es crucial que se trabaje desde el plano intercultural  "La gente interpreta  mal  porque  no  sabe.  Esto  ha  sido  así  toda  la  vida.  Cómo  podemos  juntarnos  para  explotar  esta  diferencia  intercultural  como  podemos  intentar  convivir,  y  esto  el  mundo  entero  tiene  que  ser  así,  porque los árabes hasta la muerte van a ser árabes, y los occidentales y los americanos, también. Si  uno quiere cambiar un África entera no digo que no lo va a conseguir... pero tus nietos lo van a pasar  fatal... para mi <vive y deja vivir>...". Y que los y las inmigrantes se acerquen a las asociaciones y a los  27 

 

 


“Experiencias de solidaridad de jóvenes migrantes: la integración social a través del voluntariado”   

  recursos públicos en los que les pueden apoyar y asesorar para hacer las cosas bien y transmitir a la  sociedad de acogida tranquilidad y normalidad. “Aquí todo va por papel, si no ven ningún apunte de  ningún inmigrante en las oficinas de empleo, la gente se cree que no buscamos trabajo, por eso yo  siempre  digo  que  si  hemos  decidido  emigrar  aquí  y  hacer  aquí  nuestra  vida  hay  que  hacerlo  bien...  todos en el mismo caso no, mejor acostumbrarse a las buenas cosas y luego si vemos que estamos  haciendo  las  cosas  bien  y  la  gente  del  país  pues  hay  racismo...  porque  la  gente  no  nos  quiere  y  no  estamos  cómodos  pues  hay  organizaciones  para  eso,  hay  oficinas  en  las  que  te  puedes  apoyar,  asesorar, para mí las cosas aquí están bien... la gente tiene que explotar las cosas, no estarse quieto  esperando  que  caigan  los  euros  encima  de  las  cabezas...    no  estamos  todos  en  el  mismo  saco,  no  quiero que nadie me manche…”.     Opina  que  si  eres  una  persona  valida,  con  esfuerzo,  puedes  salir  adelante,  y  que  ante  eso  no  hay  racismo  que  pueda:  “Yo  digo  <aquí  nadie  es  racista>,    si  eres  competente  y  tienes  experiencia  y  te  necesitan en un sitio concreto, te van a dar el trabajo. Un ejemplo, los jugadores [se refiere a los de  futbol], cobrando cuántos millones de euros y gente de aquí trabajando limpiando la calle cobrando  menos de mil euros, si fueran racistas dirían <tú antes de barrer la calle vete a jugar y a cobrar esto  mejor que este negro cobre millones>, peor él está ahí por la experiencia, por su talento,… hay que  trabajar,  y  si  trabajas  y  estas  pagando  impuesto  y  todo  estás  colaborando,  eso  es  integrar  en  el  trabajo,  educación,  comportamiento,    en  todos  los  ámbitos,  no  solamente  hacer  fiestas  e  ir  a  bailar,…”.     Para  hablarnos  de  la  imagen  de  la  inmigración  en  la  sociedad  vasca,  Boubacar  evoca  un  acto  en  el  que participaba Patxi López, el Lehendakari de Gobierno Vasco, y al que él asistió como invitado, ato  que  aprovechó  para  trasmitirle  lo  siguiente:  “<nosotros  los  inmigrantes  somos  una  gota  dentro  del  agua y a veces lo mucho que hacemos positivo se ve como una gota, pero lo poco que hacemos de  malo, que es una gota, se ve como una mar>, si la gente ve que hacemos cosas positivas no se puede  ver,… se ve muy oscuro, pero poco a poco estamos intentando ver cómo podemos tener una buena  convivencia”. Por eso opina que todas las cosas que se hacen bien hay que trasladarlas, de ahí que  valore con mucho interés este trabajo de investigación y difusión “Algunas personas han mejorado la  imagen de  las personas inmigrantes, a  las personas  que he ayudado, más de  50.000 personas, y la  mayoría han traído a sus familias, ahora tienen sus pisos… con los inmigrantes sí se ha mejorado, y  con gobierno ahora también (ha ido a Senegal con la delegación de Gobierno),… y muchas cosas que  me  piden  yo  les  doy  y  están  haciendo  cosas  y  salen,  estoy  compartiendo  con  ellos  mi  experiencia  y  otras personas (inmigrantes también) están trabajando,… Gobierno está contento y los inmigrantes  también”.    En  cuanto  a  su  participación  como  voluntario  Boubacar  colabora  en  varias  organizaciones  y  una  persona que denota que sabe moverse en el mundo del tercer sector, con múltiples experiencias a  sus espaldas.    Es el presidente de la Asociación Solidaridad Internacional Carriere de Bele de Bilbao, que se creó  en  2011.  La  asociación  trabaja  en  toda  Bizkaia  en  el  ámbito  de  cooperación  y  codesarrollo,  en  colaboración con Gobierno Vasco con el objetivo de ayudar a la zona más grande de Senegal, la zona  de  la  que  él  es,  que  hace  frontera  con  Mali,  Mauritania  y  Marruecos.  "He  decidido  crear  una  asociación  para  trabajar  con  gentes  de  conciencia,  de  experiencia  y  estamos  haciendo  temas  de  cooperación  y  desarrollo  con  Gobierno  Vasco,  para  ver  cómo  se  puede  ayudar  para  paralizar  estas  pateras. (...) Cómo podemos frenar a estos jóvenes, no vayas,... intentamos hacer talleres, ayudarles  en formación... porque el gobierno no puede hacer todo, no da trabajo porque no hay...”  Actualmente  la  asociación  está  buscando  avales  para  formar  parte  de  Harresiak  Apurtuz.  La  sede  social  está  en  Barakaldo,  y  es  el  domicilio  particular  del  secretario  general  y  el  tesorero.  “Económicamente  no  podemos  coger  un  local”,  no  obstante  explica  que  “estamos  registrados  en  Bolunta [Agencia para el voluntariado y las asociaciones de Bizkaia] y desde 2009 hacemos reuniones  28 

 

 


“Experiencias de solidaridad de jóvenes migrantes: la integración social a través del voluntariado”   

  cada  lunes  por  la  tarde  en  Bolunta  [se  refiere  al  espacio  asociativo  Ganbara],  es  el  lugar  que  utilizamos para los talleres, reuniones, etc.”    Está pensando en “dejarla como una asociación normal y crear una federación (porque los fines de la  asociación  no  se  ajustan  al  nuevo  proyecto),  entonces  ha  pensado  que  a  través  de  la  federación  (Harresiak Apurtuz) podrían desarrollar la idea de servicio de acompañamiento al inmigrante “puede  ser el canal que yo quiero, …, vamos a hablar juntos, esto es la convivencia para mí, poder vivir bien  para que la convivencia de nuestra zona… podamos dar una imagen al resto del mundo”. Añade que  la  asociación  “en  Francia  está  funcionando  bien”,  allí  trabajan  amigos  suyos  del  colegio  que  le  han  dado  la  idea  “si  tienes  otras  personas  con  las  que  puedas  contar  mejor  crea  otra  asociación…  nosotros  solos  no  podemos,  no  cuadra,…  esto  lo  puede  hacer  solamente  una  federación…  vamos  a  trabajar temas de cooperación y desarrollo pero para  lo de las pateras, intentar ayudarles, formarles  para  que  se  queden  allí,  hay  una  asociación  de  mujeres  de  GV  que  está  trabajando  en  Senegal,  estamos intentando hacer cosas juntos también”.    Sobre  la  actividad  de  la  asociación  explica  que  “Cada  mes  tenemos  una  reunión  y  los  lunes  participamos en los talleres con “Emigrados sin fronteras”. Nos pone un ejemplo de su colaboración  con  esta  asociación,  “en  temas  de  cooperación,  buscaban  a  una  persona  para  hacer  proyectos  en  África…  <yo  no  tengo  experiencia,  pero  conozco  a  este  chico  que  sí  tiene>  y  yo  les  presenté  a  este  chico  (un  joven  senegalés).  Si  no  puedo  prefiero  decir  que  no  puedo  aunque  me  paguen,  para  no  hacerles  perder  el  tiempo  y  engañar,  ..,  soy  orientador,  pero  presencial  (en  alusión  a  que  les  acompaña  físicamente  a  los  sitios),  conozco  a  la  gente  inmigrante,  conozco  los  sitios  del  Gobierno  aquí, lo que quiero es que haya un equilibrio, no cosas que llamen la atención, negativas…”.     Actualmente  es  el  Secretario  General  de  la  Asociación  Cultural  Dahiratou  Moutakhabina  Filami.  Traducido del árabe significa algo así como “asociación de gente con buena fe, con corazón abierto,  que  se unen  para ayudar  a otros a  tener lo mismo,  un interés  general, para una convivencia”. Esta  asociación se creó en 2005, pero él se incorpora en 2008‐2009 al cargo de secretario general con el  cambio de la junta directiva. No obstante, en breve cederá el testigo a otro compañero, puesto que  está involucrado en muchas cosas y siente que es mejor pasar el relevo a otro compañero con muy  buen  perfil.  La  asociación  trabaja  en  toda  Bizkaia  y  “se  dedica  a  la  cultura  senegalesa  y  a  los  intercambios  culturales…  es  educativa,…  intenta  orientar  a  las  mujeres  y  los  niños…  porque  las  mujeres cuando llegan aquí tienen problemas de comunicación, de integrarse,…. Estamos trabajando  en  la  sumisión  de  la  mujer  africana,  para  intentar  orientarla,  intentar  sacarla  de…  que  ella  tenga  también esta libertad de expresión, de trabajar, de no solamente depender del marido… y luego los  niños, a veces cuando vienen… las costumbres que tenemos de allí quieren seguirlas aquí dentro de  los colegios y queremos intentar ayudarle , forma a todos los hijos inmigrante que acaban de llegar,  como  ayudarle  a  no  perder  las  raíces  de  allí  pero  adaptarse  ayuí  sin  conflicto  entre  los  jóvenes  de  aquí, para sentirse cómodo dentro del centro con los nuevos colegas de clase… porque sentirse solo  dentro de alumnos blancos… hay que intentar ayudar al niño a sentirse cómodo, y superar para que  no haya conflictos. En mi país suele decirse que <el conflicto de los jóvenes suele traer el conflicto de  los mayores> (…) Hemos visto que es muy importante, porque si podemos ayudarles desde pequeños a  poder    integrarse,  entonces  creciendo  así  igual  va  a  ver  un  cambio  en  el  futuro  para  esta  nueva  generación, respetando las normativas de aquí y ellos que no pierdan las de allí, igual alguna vez la  gente de aquí puede hacer un intercambio cultural al país de origen y ellos por lo menos, sabiendo lo  que  existe  allí,  pueden  ser  la  guía  de  estas  personas  que  están  aquí.  Hemos  pensado  así,  son  ideas  nuestras… pero a ver si la gente puede compartir con nosotros, si hay que añadir algo, o corregir algo,  nosotros queremos una buena convivencia, es ese el objetivo de esta asociación”.    Boubacar  se  define  a  sí  mismo  como  una  oficina  móvil  “soy  una  oficina,  una  oficina  móvil  que  ha  estado todo el tiempo aquí en Bilbao ayudando a todos los inmigrantes, entonces este tipo de trabajo  que  hacía  es  el  mismo  que  estoy  haciendo  ahora  en  Dahiratou,  por  ejemplo  de  intérprete,  yo  29 

 

 


“Experiencias de solidaridad de jóvenes migrantes: la integración social a través del voluntariado”   

  acompañaba desde 2000 hasta ahora a los inmigrantes a sitios públicos para hacer sus trámites… lo  hacía voluntariamente, lo hacía gratuitamente… (…)  “Si se hiciera una investigación sobre las letras  de cada uno en los archivos del Ayuntamiento [de Bilbao] o la Diputación [de Bizkaia], iban a notar  que he rellenado muchas solicitudes, es la misma letra desde el 2000 hasta ahora…. “.    Además, ha viajado a Senegal con la asociación, y ha colaborado con otra asociación de estudiantes  de Dakar, que trabaja en los pueblos. “Para mí es imposible que en este mucho haya equilibrio si no  se ayuda a la gente que necesita, la que tiene algo puede ir manteniendo lo que tiene e intentar crear  cosas  nuevas  pero  a  los  que  están  abajo  es  intentar  ayudarles,  algunas  personas  no  sé  si  saben  el  significado de la palabra “democracia”. Critica que se intente ayudar desde fuera, si tener en cuenta  la participación de las personas del país de origen. “No es gestionar a las personas, sino ayudarles a  ser ellos mismos… dentro de los pobres hay gente que puede ayudar al mundo entero, porque dentro  de  los  pobres  hay  gente  que  tiene  una  memoria  tan  fresca  que  si  les  das  una  oportunidad  a  expresarse  podrán cambiar el mundo entero, pero por egoísmo otros no quieren. Y dentro de los ricos  mismos hay gente que está matando el mundo entero, no hay equilibrio, cada uno que saque lo que  tiene dentro, no darles dinero, pero sí agua, luz, empresas,… un centro de salud… no dar dinero para  comer, dormir, ir de fiesta, esto tienen que trabajarlo, las necesidades son otras, para el que trabaja y  para el que no trabaja, y los gobiernos no lo están haciendo dentro de toda África”.    Boubacar  es  un  claro  ejemplo  de  evolución  del  voluntariado  y  de  cómo  el  voluntariado  le  ha  ayudado a integrarse laboralmente. Lo que comenzó siendo un voluntariado no organizado (sin una  organización  detrás  que  le  apoyara,  sino  a  título  particular),  evolucionó  hacia  un  voluntariado  organizado (a través de Dahiratou) y finalmente le ha reportado un trabajo remunerado. De hecho,  haciendo sus labores de intérprete voluntario fue como llegó a conocer la empresa de interpretación  para la que ahora trabaja “después de descubrir a Ersisa a través de un compañero que me dice “pero  tú  con  todos  los  idiomas  que  hablas  como  no…”  directamente  el  día  que  me  presenté  allí,  al  día  siguiente me llamaron para una entrevista, me dieron una formación de 10 horas… y ahora me están  pagando, pero quién me está pagando: una empresa. Lo que queremos hacer ahora es tener un túnel  dentro  de  un  sistema  de  trabajo,  que  es  intentar  cualquier  cosa  que  hacemos  que  tenga  sede,  seguimiento,… porque son cosas que otros tienen que venir para aprender de ello… pero no hacerlo  así  al  aire…  sino  en  una  organización  donde  uno  se  apunta,…  por  eso  he  creado  Solidaridad  Internacional, porque igual puede ir hasta nivel internacional, porque son senegaleses que están aquí  e igual el ministerio de la cultura o de turismo de Senegal o de aquí quieren tener un fórum de temas  de  inmigración  y  si  nosotros  hemos  preparado  objetivos  lejanos….  Pues  igual  en  el  futuro  los  niños  pueden decir, a los abuelos, lo han hecho bien. Aspiran a “tener un despacho, presentarlo legalmente  para  que  vean  que  en  esta  sede  el  objetivo  es  esto  y  esto,  haciendo  lo  bien,  contabilidad,  libros  de  actas,  para  ser  intermediarios  entre  la  población  inmigrante  y  la  administración,…  a  veces  algunas  personas van a un sitio pero están molestando porque la forma como se comportan…. Mejor si habría  pasado  en  un  sitio  donde  atienden  inmigrantes  con  experiencia  y  les  puedan  aconsejar    <tienes  derecho a esto y obligación de esto>, pero si van con la cabeza africana… a veces hay broncas entre  estas personas que están atendiendo y los inmigrantes…. Si llegan a este lugar con formalizad…. es  por  eso  digo  un  túnel…  porque  la  mayoría  son  analfabetos,  no  tienen  experiencia  y  no  tienen  otra  cosa que hacer [en referencia a las ventas ambulantes] “En el futuro van a pedir títulos, el tiempo que  estéis aquí aprender, formación, tener títulos es una  experiencia que vais a tener, preparar los CV,  estar en las oficinas de empleo, seguir haciendo formaciones de todo, … pero mejor que estar quieto y  durmiendo  y  …  aprovechando  de  una  ayuda  que  no  va  a  ser  para  toda  la  vida  y  que  en  cualquier  momento  te  pueden  quitar  (…)  La  persona  tiene  que  tener  la  voluntad  de  trabajar,  de  moverse  (…)  pero no saben, no tienen experiencia, si les ayudas van a llegar a hacer muchas cosas”.     También  ha  trabajado  para  Salesianos  Deusto  apoyando  30  horas  a  un  alumno  con  estudios  altos  pero con dificultades en el idioma. A raíz de este trabajo ha conseguido ropa de alumnos y alumnas  del centro para enviar a Senegal, a través de Gobierno Vasco.    30 

 

 


“Experiencias de solidaridad de jóvenes migrantes: la integración social a través del voluntariado”   

  En ocasiones también ha colaborado con la Federación Islámica del País Vasco para representar al  África Subsahariana en charlas sobre la inmigración y los musulmanes.    Participa en actos del PSOE desde 2005, a raíz de una entrevista en Tele 7 en la que también estaba  un político que le fichó. Además está sindicado a UGT. También, ha colaborado en la traducción del  libro de una escritora senegalesa que reside en Barcelona.     En relación a cómo inicia su actividad como voluntario a título personal nos explica que es a través  de  una  doble  vertiente.  Por  un  lado,  hay  cosas  que  hace  porque  le  salen  naturalmente  al  ver  las  situaciones de las personas inmigrantes, y por otro,  es a través del boca a boca, de que la gente le va  conociendo y le llaman “A veces llegan las dos cosas, algunas veces me llaman, es que no paran de  llamarme, estoy más ocupado que una centralita… en todas las oficinas de atención al público, en la  mayoría  me  conocen  porque  voy  acompañando  a  estas  personas.  Hacerlo  con  sentimiento,  esto  lo  hago en las asociaciones, qué puedo aportar yo, mi gota dentro de la mar, con gente que tiene los  mismos objetivos que yo, que tiene también experiencia para intentar hacer algo positivo… esto lo he  hecho con Emigrados sin fronteras”.     Cuando le preguntamos qué le aporta a él el voluntariado, Boubacar responde parafraseando a un  antiguo maestro: “<Cuando haces una cosa no mires lo que tienes que ganar o quién vas a ser, pero  mira el resultado que va a dar esta asociación>, toda mi vida me está ayudando estas palabras,  no  ver lo que tienes que ser o lo que tiene que tener,… por eso miro siempre resultados…”. Respecto a los  sentimientos  que  le  produce,  dice  que  “como  musulmán  mi  religión  dice  que  hay  que  ayudar  a  los  demás, y esto es un porcentaje de bendición que puede tener un creyente… son beneficios que estoy  generando  espiritualmente,  y  también  otros  que  estoy  generando  con  las  personas  que  estoy  ayudando, siempre que me ven están contentos porque van a decir <esta personas me ha ayudado>,  cuando me dicen <gracias>, estas son las dos cosas que me hacen estar cómodo. Participar algo en el  mundo, de alguna manera”.    Para Boubacar “lo peor de todo es que a veces las personas no responden, o no comparten tus ideas,  o  porque  no  están  cómodos,  no  tienen  papeles,  problemas  personales,  o  hacer  una  solicitud  para  temas  de  cooperación  y  el  Gobierno  no  responde  a  las  subvenciones…  son  cosas  que  a  veces  nos  suelen pasar, nos deniegan cosas porque no hay fondos, o no hay material o la cosa no cumple los  requisitos… tenemos los deseos pero a veces no llegamos y luego no responden algunas personas por  problemas personales”.     Es  consciente  de  que  “lo  saben  las  entidades,  el  ayuntamiento,  el  gobierno  actual  porque  estamos  siempre trabajando con ellos, pero por ejemplo la población algunos lo saben y otros no lo saben”.    Sobre su aprendizaje personal dice que “Cada vez que estoy delante de una asociación, para mí es  una lección, siempre me pongo en el lugar,… si fuera yo que tengo este problema… cada día es una  nueva vida, cada día aprendemos….”.     Cree  que  el  voluntariado  le  ha  ayudado  a  integrarse  en  la  comunidad:  “Sí,  me  ha  ayudado,  he  aprendido muchas cosas y he descubierto las realidades, he aprendido a hacer las cosas legalmente, a  integrarme, toda la experiencia es como una autoescuela, me ha servido a saber el semáforo rojo o  verde, para que no me multen [se ríe]”.     Boubacar se ve en el futuro continuando con su voluntariado “Ya está en mi sangre, a veces si no lo  hago me siento mal, he llegado a este punto, es como un vicio, si no fumas tienes dolores de cabeza,  estoy...  es  que  no  puedo  parar,  no  quiero  estar  sin  hacer  nada,  yo  siempre  gano,  ganar  no  es  solamente que te paguen, la experiencia vale más que el dinero, si tienes dinero pero no experiencia,  31 

 

 


“Experiencias de solidaridad de jóvenes migrantes: la integración social a través del voluntariado”   

  los que tienen experiencia te lo comen todo [se ríe] por lo menos estás en un sistema [en alusión a la  democracia]”.     Como colofón final a la entrevista Boubacar hace este alegato a la integración “En cualquier situación  hay que saber distinguir tres cosas y aplicarlas. La primera, saber quién eres, saber quién es el otro, y  quiénes somos. El verbo ser y el verbo tener. Si tú tienes esto veo que tú lo tienes, lo respeto. Yo tengo  esto, ves que es para mí, respétalo. Si tenemos algo en común, que es la tercera, vamos a ver cómo  podemos llevarlo sin destruirlo. Si lo podemos aplicar en un año a cada país, estamos en paz”.   

  La  valoración  de  Emigrad@s  sin  fronteras  sobre  la  participación  de  Boubacar  en  su  organización:    ¿Qué aporta Boubacar a su organización?   Trabajo, esfuerzo, dinamismo, actitud.    ¿Qué le ha aportado a usted como miembro de la organización?  Una gran satisfacción al ver su evolución personal.    Y a título personal, ¿qué diría que le ha aportado esta persona?  Una lección de tenacidad y superación.    En definitiva, ¿cuál diría que es el valor añadido o elemento diferenciador con respecto a otros y  otras voluntarias de su organización?  Un grado más alto de implicación y disponibilidad. Actitud abierta y positiva.    ¿Cuales crees que son los principales beneficios que derivan de esta experiencia para Boubacar y,  en general, para el colectivo de jóvenes emigrantes no acompañados en general?  Colabora con la Asociación que le está ayudando para así poder ayudar a otros, eso le hace sentirse  útil  y  válido,  mejorando  su  autoestima,  activo,  desarrollando  actividades  pre‐laborales,  lo  que  aumenta su grado de empleabilidad y le coloca más cerca de la incorporación laboral y al participar  como voluntario, además, accede a la participación ciudadana, lo que ayuda a  mejorar el concepto  que tiene la sociedad de este colectivo.                                   

32 

 

 


“Experiencias de solidaridad de jóvenes migrantes: la integración social a través del voluntariado”   

 

2ª EXPERIENCIA DE VOLUNTARIADO: EL CASO DE SANTI      “para mí el voluntariado es cosa de toda la  vida, más bien es una forma de vida ”  Santi  es  un  joven  de  21  años  natural  de  Añisok, un pueblo de Guinea Ecuatorial cuyo  nombre  significa  entrada  de  elefantes.  En  Guinea  vivía  con  sus  padres  y  tres  de  sus  cinco  hermanos  y  estudiaba  bachillerato,  sin  embargo,  algunos  problemas  de  salud  le  impidieron finalizar el curso.      

 

 

La historia de Santi    Santi salió de su país hace 3 años (en 2009), cuando tenía 18 años. Tenía una hermana y un hermano  viviendo  en  Bilbao  y  fueron  ellos  quienes  le  propusieron  venir  para  intentar  conseguir  una  buena  atención  sanitaria:  “yo  lo  primero  que  quería  conseguir  era  un  buen  médico  que  me  vea,  que  me  examine y que me diga de verdad qué me  está pasando porque en mi país estaba un poco escaso de  eso”.    Salir del país fue una decisión individual aunque compartida y aceptada por su familia, quienes al  conocer  sus  intenciones  respetaron  su  decisión:  “más  que  de  mis  padres  era  una  decisión  propia  porque el que se encontraba un poco malo era yo”. A él le hubiera gustado salir de Guinea Ecuatorial  para estudiar e ir a una buena universidad, pero desgraciadamente fueron los problemas de salud los  que  le  empujaron  a  tomar  esa  decisión:  “yo  había  pensado  salir  de  allí  únicamente  por  asuntos  de  venir a estudiar aquí, ir a una buena universidad y eso, pero no pudo ser así, tuve que salir antes por  motivos de salud”.    Santi recuerda su salida de Guinea Ecuatorial como un momento dura y de mucha tristeza ya que su  salida suponía dejar atrás todo lo que hasta ese momento era su vida: “mucha tristeza no solamente  por la familia, que es lo más importante, también los amigos, toda mi vida…”. Salió solo de su país  natal. Voló de Guinea Ecuatorial a Madrid, donde le espera su hermana y juntos cogieron el autobús  a Bilbao.     Cuando  llegó  a  Bilbao  estuvo  viviendo  en  casa  de  su  hermana,  aunque  un  tiempo  después  se  vio  obligado  a  salir  de  allí  por  lo  que  se  traslada  a  la  casa  de  unos  amigos  que  había  hecho  en  la  parroquia,  quienes  le  ofrecen  una  habitación  para  quedarse  una  temporada  hasta  que  consiga  la  ayuda  económica  que  le  permitan  buscarse  un  sitio.  Actualmente  convive  con  una  pareja  de  ecuatorianos en un piso en Bilbao.    Nada  más  llegar  a  Bilbao  sus  padres  le  ayudaban  económicamente  pero  a  día  de  hoy  Santi  está  cobrando la ayuda social mientras tramita los papeles para poder quedarse como estudiante.    En todo el tiempo que Santi lleva viviendo en el País Vasco no ha recurrido a ningún recurso público  de atención. Nada más llegar a Bilbao se hospeda en casa de su hermana, de la que luego tuvo que  salir  debido  a  algunos  problemas  familiares.  Como  había  llegado  a  mitad  de  curso  no  pudo  matricularse en ningún centro de estudios por lo que solo podía ir a clase como oyente y esperar a  33 

 

 


“Experiencias de solidaridad de jóvenes migrantes: la integración social a través del voluntariado”   

  matricularse  el  siguiente  año  en  1º  de  bachillerato.  Una  vez  matriculado  los  estudios  no  le  fueron  demasiado  bien,  sentía  que  había  perdido  el  ritmo  de  estudio  y  además  los  problemas  de  salud  le  impidieron presentarse a los exámenes finales con lo que no logró superar el curso. A pesar de ello  decidió  seguir  formándose  y  se  matriculó  en  el  curso  de  comercio  y  marketing  que  está  haciendo  actualmente.   

La experiencia de Santi como voluntario    En cuanto a su participación como voluntario se puede decir que Santi siempre ha estado vinculado  al voluntariado. Desde joven participaba en su país en grupos de Los Salesianos y con Los Claretianos  como monitor: “Mi vida prácticamente en Guinea ha sido como voluntario porque siempre he estado  en  centros  de  salesianos  donde  era  monitor”  y  en  esta  misma  línea  continua  “prácticamente  (el  voluntariado) me gusta porque ha sido para mí mi vida. Así ha sido mi educación desde el seno de mi  familia (...) son valores que me han inculcado a mí en mi casa (…)  el voluntariado es cosa de toda la  vida, más bien una forma de vida”.    Cuando solo llevaba tres meses en Bilbao se acercó por iniciativa propia a la iglesia de San Rafael y  una  vez  acabada  la  misa  le  preguntó  al  sacerdote  por  algún  grupo  de  jóvenes  en  el  que  pudiera  incorporarse.  De  esta  manera  Santi  se  sumó  a  uno  de  los  grupos  de  la  parroquia  y  a  partir  de  ese  momento fue conociendo a otros jóvenes de la con quienes empezó a realizar diferentes actividades  (tocar la guitarra, charlar, visitar ancianos, actividades con los chicos y chicas de catequesis, retiros  de  oración…):  “Me  introduje  en  el  grupo  de  San  Rafael  y  hacíamos  actividades  como  ir  a  visitar  ancianos, con los chavales, en la pascua también… me sentí como identificado. Esto me gusta”.  De  vez en cuando él proponía y organizaba actividades con chicos y chicas más jóvenes (de catequesis,  hijos  e  hijas  de  personas  de  la  parroquia…):  …“una  vez  me  preguntaron,  oye  Santi,  ¿tú  qué  harías  para el último día de la catequesis? Oye, pues yo creo que podíamos hacer algunas cositas de comer,  unos  caramelos,  hacer  unos  juegos…vamos  al  parque,  realizamos  algunos  juegos…  no  sé,  pasar  el  tiempo  al  aire  libre  (…)  lo  pasamos  súper  guay,  había  un  montón  de  niños  que  no  me  conocían  de  nada pero me sentí… no sé… fue muy bonito”. Para él, participar en estas actividades era una forma  de devolver a la parroquia lo que habían hecho por él: “Yo les decía cuando vayamos a esta salida  puedo  hacer  tal  cosa,  puedo  hacer  esta  otra  cosa…  porque  yo  hago  veladas,  organizar  juegos  para  niños,  que  los  niños  estén  entretenidos  para  no  molestar  a  los  mayores…  cosas  así  me  estaban  encargando, hacía más o menos de monitor y yo me veía bien en plan esta gente me ha ayudado a  mí, no vendría mal echarles una mano”.    Durante este tiempo le ofrecieron la posibilidad de hacer el curso de monitorado y a él le pareció una  buena idea ya que era algo que siempre había hecho y que le gustaba mucho.  La realización de este  curso fue muy gratificante y supuso para él una experiencia inolvidable: “El curso fue una chulada,  muy bonito. Conocí un montón de gente y así fue como creció mi círculo de amistad. Ha sido una de  las mejores experiencias que he vivido aquí”. Nada más terminar el curso les propuso a sus amigos de  la parroquia participar como monitor: “Justo cuando acabó el curso estábamos viniendo para Bilbao y  yo les estaba diciendo tenéis que darme un papel que yo en ese grupo tengo que hacer algo…no es  que  ellos  me  lo  dijeran  sino  que  yo  les  digo  oyes,  yo  sé  hacer  esto,  como  diciendo,  darme  una  oportunidad quiero poner todo lo que he aprendido en práctica”    Actualmente Santi realiza la labor voluntaria en la parroquia de San Rafael y normalmente se trata de  actividades como monitor de tiempo libre con chicos y chicas más jóvenes, preparando actividades,  excursiones,  etc.  También  colabora  en  otras  actividades  que  organiza  la  parroquia  como  el  mercadillo  solidario,  comercio  justo,  salidas,  fin  de  curso…  “organizamos  actividades  como  el  rastrillo, hacemos cosas así de solidaridad para ayudar…  lo del comercio justo, recaudamos dinero,  sacamos cosas de las tiendas de comercio justo que compramos nosotros o cogemos para vender y  hacemos  un  rastrillo  con  todo  lo  que  tenemos…”.  Su  dedicación  es  más  bien  puntual,  cuando  le  34 

 

 


“Experiencias de solidaridad de jóvenes migrantes: la integración social a través del voluntariado”   

  necesitan para organizar alguna cosa o para realizar alguna actividad con chavales y chavalas acude:  “la cosa es que si se necesita una ayuda de una organización de algo yo voy”.    Santi  valora  el  voluntariado  como  una  labor  muy  positiva  vinculado  al  crecimiento  personal:  “el  voluntariado es algo positivo que puede ayudar a la gente a crecer”. Su principal aportación a esta  labor piensa que es la alegría: “creo que los chavales ven en mí yo diría que la alegría, en plan este  tío… no diría guay sino más bien esa persona es divertida y como que quieren aprender”.  Desde su  punto de vista lo mejor de ser voluntario es disfrutar haciendo lo que quieres hacer.    No obstante, Santi reconoce que no siempre es fácil ya que también hay momentos muy duros, ya  sea por los horarios y en otras ocasiones por el comportamiento de los chavales y chavalas. Además  asegura  que  le  ha  costado  un  poco  no  sentirse  ofendido  con  los  comentarios  que  algunos  niños  y  niñas ha hecho sobre él: “a veces he tenido que sufrir por digamos…no, sufrir como tal no, sino mas  bien entender que es un niño por… cosas que dicen, ay que es un negro, ay que me das miedo…”.    Piensa que tanto él como el resto de personas que realizan tareas voluntarias aportan muchas cosas  a  la  sociedad  sobre  todo  porque  dedican  su  tiempo  y  también  su  dedicación:  “su  tiempo  y  su  delicadeza, porque uno no puede vivir sin el otro y la verdad es que la gente entre se debería ayudar  más”. Reconoce que una de las cosas que más le gusta del voluntariado es ver cómo los chavales y  chavalas además de pasárselo bien aprenden cosas y cómo él es capaz de enseñárselas: “no solo es  hacérselo pasar bien sino también es saber enseñar”.    Por otro lado, este joven considera que su labor voluntaria puede ser beneficiosa para otros chicos  que llegan en sus mismas condiciones y pone el ejemplo de cómo un amigo suyo de Guinea que vino  a Bilbao después de él también colabora con la parroquia.    En  su  opinión  el  voluntariado  le  ha  ayudado  mucho  a  integrarse  en  el  País  Vasco  y  comenta  que  aunque  lleva  poco  tiempo  aquí  el  voluntariado  le  ha  ayudado  a  conocer  mejor  el  País  Vasco  y  a  muchas  personas:  “Yo  llevo  muy  poco  tiempo  en  España  y  prácticamente  conozco  del  País  Vasco  todos los rincones. Si me voy a San Sebastiano ahora y doy un teléfono oye, estoy en San Sebastián…  no me van a decir ay que me pillas más, siempre me van a decir ay qué alegría, donde estas, que has  venido a Sanse…  con  todos igual”.  Tanto en el curso de monitorado como en las diferentes salidas  que  ha  hecho  con  la  parroquia  ha  conocido  a  mucha  gente  por  quienes  se  siente  muy  querido.  En  este sentido cree que a él el voluntariado le ha ayudado para abrirse más a la gente y saber que en la  vida  no  te  puede  interesar  solo  lo  tuyo:  “A  mí  me  ha  ayudado  (el  voluntariado)  en  el  sentido  de  abrirme mucho más a la mente y sabe que realmente la vida hay que vivirla, no solo lo tuyo no  sino  que cada vez hay que ampliar cada vez más el circulo de amistad, yo creo que hay que ampliarlo pero  la verdad  que hay que ampliarlo a donde te guste, a lo que te guste”.  Por  último,  asegura  que  para  él  una  de  las  cosas  más  importante  del  voluntariado  es  que  significa  entregarse a los demás sin esperar a recibir nada a cambio, es ayudar a otros porque uno quiere: “El  voluntariado es dar algo pero no exigir nada a cambio, pero dar todo… no sé, no me sale la palabra  exacta pero es más bien darse, querer ayudar”.    Santi  afirma  que  una  de  las  cosas  que  ha  aprendido  siendo  voluntario  es  sobre  todo  aprender  a  convivir  con  los  demás  y  a  no  pensar  solo  en  lo  de  uno  mismo  “una  cosa  fundamental  que  he  aprendido es la convivencia con los demás, el no hacer todo lo que quieres, ser egoísta en medio de  los  demás”.  Santi  considera  que  el  voluntariado  también  le  ha  permitido  abrirse  a  otras  culturas:  “hay  que  saber  que  además  de  tu  cultura  hay  otras  culturas,  somos  multiculturales,  tienes  que  aceptar lo que traiga cada uno. Vamos a decir… no lo aceptas igual a nivel de para ti, pero  tampoco  tienes que rechazarlo porque sea de otra persona (…) Yo respecto lo tuyo y tu también respectas lo  mío y así se puede convivir”.    35 

 

 


“Experiencias de solidaridad de jóvenes migrantes: la integración social a través del voluntariado”   

  De cara al futuro su idea es seguir realizando la labor voluntaria en la parroquia, tanto colaborando  en  las  actividades  puntuales  como  las  actividades  de  tiempo  libre  con  chavales  y  chavalas  y  seguir  viviendo  aventuras.  Además,  asegura  que  le  gustaría  hacer  el  siguiente  curso  de  monitorado  para  sacar el título completo. No tiene claro que su labor voluntaria le ayude en un futuro a encontrar un  trabajo,  si  bien  reconoce  que  le  gustaría  mucho  encontrar  un  trabajo  relacionado  con  su  labor  voluntaria.   

La valoración de Caritas sobre la participación de Santi en su organización    ¿Qué aporta Santi a su organización?   Apoyo  en  actividades  de  apoyo  escolar  y  de  tiempo  libre  con  niñas  y  niños,  así  como  diversos  encuentros con otros jóvenes. En la organización se cuida el trabajo intercultural e intergeneracional.     ¿Qué le ha aportado a usted como miembro de la organización?  Apertura a la participación de personas que además de recibir una asistencia por parte de Cáritas se  implican en actividades en beneficio de otras personas. La riqueza del contacto con otras culturas, así  como  la  implicación  de  jóvenes  en  una  organización  donde  se  encuentran  personas  de  distintas  generaciones.     Y a título personal, ¿qué diría que le ha aportado esta persona?  Una  relación  enriquecedora  de  intercambio  personal  e  intercultural.  El  contacto  con  otros  jóvenes  migrantes.    En definitiva, ¿cuál diría que es el valor añadido o elemento diferenciador con respecto a otros y  otras voluntarias de su organización?  El  hecho  de  ser  joven;  el  implicarse  en  una  dinámica  de  dar  y  recibir  en  la  que  todas/os  salen  enriquecidos. La participación de alguien procedente de otra cultura.    ¿Cuales crees que son  los principales  beneficios que derivan  de esta experiencia para Santi y, en  general, para el colectivo de jóvenes emigrantes no acompañados en general?  Aumento  de  la  autoestima.  Situarse  en  otra  sociedad  y  en  otro  contexto  cultural  diferente,  en  una  situación  de  gran  precariedad,  no  solamente  recibiendo  sino  también  aportando  de  acuerdo  a  sus  capacidades  y  competencias.  La  participación  en  actividades  formativas.  El  contacto  con  personas  diferentes. Entrar en una cultura de gratuidad, en la que no cuenta el intercambio económico, lo cual  permite valorar otros aspectos, como el relacional.                                

36 

 

 


“Experiencias de solidaridad de jóvenes migrantes: la integración social a través del voluntariado”   

 

3ª EXPERIENCIA DE VOLUNTARIADO: EL CASO DE GABRIELA        “he venido a ayudar y a aportar lo que pueda a  Gabriela Florea nació en 1982 en Iasi (Rumanía),  la sociedad …  no somos simples receptores de  la  tercera  ciudad  más  grande  del  país,  situada  derechos”  hacia  el  noreste,  centro  académico  e  histórico  importante,  que  reúne  la  mayoría  de  las  universidades  del  país.  Allí  se  licenció  en  Psicología  y  trabajaba  como  autónoma  en  su  propio negocio de quiromasaje.   

 

 

La historia de Gabriela    Gabriela abandona su país con 23 años. Hasta entonces vive en el seno de una familia compuesta por  madre, padre, una hermana mayor y ella: “Vengo de un familia muy pobre, de trabajadores sencillos  y  ahora  ya  están  mayores  y  están  con  unas  jubilaciones  de  pena,  de  risa,…  y  ahora    mi  hermana  separada y con dos hijo” (…) “Antes de acabar la carrera yo trabajaba de dependiente en una tienda  de  ropa  porque  aunque  era  [la  Universidad]  del  Estado  había  gastos  (documentación,  libros,  inscripción, todo) entonces me sustentaba desde los 20 años”.    Su hermana mayor, que tiene dos hijas pequeñas en Rumanía, decide viajar a España (recomendada  por una amiga rumana que ya estaba allí) para trabajar interna en una casa, pero tras año y medio en  Málaga regresa a Rumanía (unos meses después de que llegara Gabriela). Actualmente está separada  y  vive  con  sus  hijos  en  el  domicilio  materno.  Es  la  cuidadora  de  la  madre,  que  está  enferma  y  es  dependiente. Económicamente lo están pasando mal.    Sus  padres  respetaron  su  idea  de  venir  a  España:  “Sí,  sí,  en  ese  aspecto  me  respetan  y  mucho,  las  decisiones que tome no hay ningún  problema, pero eso sí, en todo este tiempo, tuve de continuo la  situación  de  mandar  remesas,  de  continuo…    cada  dos  meses  envío  unos  300€  de  todo  lo  que  yo  ahorro, intento apoyarles”.    Tras un hecho luctuoso (fallece su prometido), decide abandonar el país y viajar a España. Reconoce  que  le  costó  mucho  tomar  esa  decisión:  “Yo  había  acabado  la  carrera,  desafortunadamente  había  sufrido  un  evento  muy  triste  y  fue  simplemente  un  cambio,  y  a  la  vez    una  huída  de  esa  situación,  porque pesa mucho los siguientes días, teniendo al lado la familia de la persona y los amigos, pesa  muchísimo…  y  simplemente  fue,  venga,  por  qué  no  qué  me  ata  aquí  al  final…  en  ese  momento  no  pensaba  ni,  necesitaba  un  mes,  dos,  no  podía  ni  trabajar,  estábamos  a  punto  de  vivir  juntos,  de  casarnos, de formar una familia”.    Finalmente viaja a Málaga, donde reside su hermana mayor, que le encuentra un trabajo de interna  en una casa. Su intención original es trabajar en España unos 6 meses para desconectar, mejorar y  posteriormente trabajar y ahorra dinero para establecer su propio negocio: “Pensé: igual así obtengo  más  financiación  para  mi  proyecto  de  vida  que  tengo  pensado,  montar  incluso  un  centro…”.  Permanece allí tres meses trabajando como interna. Su hermana regresa a Rumanía al de dos meses  37 

 

 


“Experiencias de solidaridad de jóvenes migrantes: la integración social a través del voluntariado”   

  de llegar ella, con lo que se queda sola, sin red social de apoyo y sin saber castellano. Permanece allí  sola tres meses.    Después viaja a Granada, y allí permanece un año y medio, tiempo en el que trabaja en el servicio  doméstico  por  horas.  En  este  tiempo  aprende  castellano  de  manera  autodidacta  (leyendo  libros  y  viendo la televisión) y se forma como educadora infantil, nutrición y dietética y atención al cliente en  hostelería: “Me puse yo a estudiar todas las noches, a las 10 cuando acababa, con libros, me puse en  serio y durante los próximos seis meses cogí bastante castellano y me mejoró la posibilidad de poder  comunicarme  con  los  demás  y  más  o  menos  amistarme…”  (…)  “No  tener  a  nadie  de  mi  familia,  pasando  por  ese  duelo    por  esa  adaptación  al  trabajo  ha  sido  complicado,  la  verdad”.  (…)  “Es  muy  frustrante tener muchas cosas que decir y no poder hacerlo por no tener la herramienta…”.    Regresa de nuevo a Málaga y se establece allí durante un año, para trabajar cuidando a una mujer  mayor. A pesar de que el trato es por horas la permiten vivir con ella. En ese tiempo se echa pareja,  pero  finalmente  rompen:  “En  Málaga  otro  tanto  de  lo  mismo,  pasé  a  tener  una  pareja,  pero  la  elección no fue de lo más afortunada…seguía en el servicio doméstico, una casa por la mañana cuatro  horas y un chalet por la tarde otras cuatro horas, de lunes a viernes… con la frustración de que no me  contraten…”. [No tenía permiso de residencia ni de trabajo].    Este  tiempo  en  el  sur  de  España  lo  recuerda  con  desagrado:  “ha  sido  un  período  muy  triste  de  mi  vida,  tenía  que  superar  un  duelo  muy  fuerte  (su  pareja  había  fallecido  a  dos  meses  de  irse  de  Rumanía) se reñían de mí por la falta de cultura e ignorancia de la gente de allí, verte de golpe en una  situación de limpiar váteres y las cosas de los demás, de humillación, de … ha sido un periodo muy  difícil, la verdad, al principio”, se encontraba muy sola, cobraba muy poco, se sentía explotada y mal  tratada, ella tenía formación y no era valorada aquí.    En 2009, tras tres años en España, y recién obtenido el permiso de residencia y de trabajo, viaja a  Bilbao  con  la  anciana  a  la  que  cuidaba  en  Málaga,  ya  que  ésta  tiene  aquí  un  hija  y  le  facilitan  un  contrato  laboral.  Trabaja  y  vive  con  esta  mujer  durante  dos  años.  El  cambio  para  ella  es  notable,  cotiza  a  la  seguridad  social,  cobra  800€  y  el  trato  con  su  hija  es  muy  bueno:  “Solo  por  el  hecho  de  tener  contrato,  de  poder  tener  algún  otro  espacio  para  mí,  para  poder  invertirlo  en  voluntariado  mismo, de poder ya sacar jugo a lo que podía aportar yo… ya de por sí, es que tú misma ganas en  confianza, te apoderas de lo que tú tenías ya pero estaba en hibernación por no poder usarlo” [se ríe].  Además,  añade  “Cuando  llegué  a  Bilbao  llegué  muy  triste  [ruptura  de  la  pareja]  también  por  el  cambio  de  la  cultura,  la  cultura  es  muy  diferente  en  Málaga  y  aquí,  aquí  me  he  adaptado  mucho  mejor que en el sur, desde luego, aquí ha sido diferente, porque poco a poco por el acogimiento en  Médicos del Mundo me ha hecho sentir útil, moverme en el ámbito social que tanto me gusta… me ha  permitido  mejorar  mi  ánimo,  mi  autoestima,  todo,…  mi  confianza  en  el  futuro,  todo  (se  ríe)  y  ya  entrar en la Asociación Emigrad@s fue un boom impresionante, de apertura total…poder hacer cosas  que me nutran, estimulen, poder aprender cosas, mucho mejor..”.    Se comunica con su familia por internet, skype, y les visita cada año y medio o dos años gracias a que  el desembolso económico del viaje no es grande: “Cuesta bastante bien de precio, 300€ ida y vuelta”.  Procura  enviar  remesas  a  su  familia  cada  mes  y  medio,  aproximadamente,  unos  300€  “aquí  no  les  podría sostener y tampoco ellos están preparados para un cambio tan drástico…pero me encantaría  mi hermana, si le encontraría trabajo… pero ella es el apoyo de mi madre… he aprendido a estar sola  a base de mucha tristeza, pero al final te acostumbras a todo”.    Además, mantiene el contacto con la familia de la mujer a la que cuidó durante dos años en Bilbao,  ya que da clases de yoga a una de sus hijas: “Hemos tenido una relación muy agradable”.      38 

 

 


“Experiencias de solidaridad de jóvenes migrantes: la integración social a través del voluntariado”   

  Sus  amistades  las  inició  en  Médicos  sin  fronteras,  a  través  una  voluntaria.  También  a  través  de  la  organización consiguió su trabajo en Emigrad@s: “es poco a poco, de esa persona conocí a otra, y así  se forma, y por fin te sientes más acompañada… se vive muy mal estar tan solo, no tener ni con quien  comentar tus cosas, tus preocupaciones, es muy triste … los americanos y africanos guardan muchos  sus familias, se atraen,… pero los de Europa del este no, de hecho he perdido toda la red de Rumanía,  no me comunico casi nada,… son 6 años, y cuenta mucho mantener por internet una relación,… para  escucharte y compartir, poco… todas las amistades que tengo son de aquí, y de Paraguay, Colombia,  Bolivia… que han surgido ” (…) “Intenté un acercamiento vía internet con una asociación de rumanos,  pero cuando me presenté en el sitio no había nadie que atendiera… he coincidido con dos chicas en  algún taller, pero no hemos coincidido en intereses…tengo conocidos, pero se queda ahí”.    No tiene previsto regresar a su país: “Hay gente que no aguanta el impacto y vuelve a casa, de hecho  yo misma  a veces me decía: vete a casa”. Cree que con la formación que tiene en Rumanía gozaría  de  un  mejor  estatus  social  y  que  podría  trabajar  de  psicóloga  en  algún  centro,  pero  que  económicamente  estaría  peor:  “No,  no  tengo  mi  vida  aquí,  aunque  no  sabemos  nunca  estamos  a  gusto  juntos  y  quiero  seguir  aquí,  sería  en  el  caso  más  duro  que  digas  no  encuentra  para  nada  trabajo,  pero  aún  así  me  buscaría  en  Alemania,  donde  sea,  me  aprendo  otro  idioma,  estoy  acostumbrada  a  luchar,  pero  de  Europa  occidental    (…)  Mientras  tenga  trabajo  no  hay  razón  para  irme a ningún otro sitio”.    Gabriela  nunca  ha  recibido  ninguna  ayuda  económica  de  carácter  público:  “No,  ninguna,  porque  tanto  con  contrato  o  sin  contrato  siempre  he  trabajado  y  no  he  estado  ni  un  mes  sin  trabajo,  he  tenido la suerte o me lo he construido, ponía carteles por las calles, preguntaba a todo el mundo, en  internet,…  me  gusta  ser  independiente  y  autónoma”,  de  hecho,  desde  que  llegó  a  España  no  ha  dejado de trabajar y de formarse. Tampoco ha hecho uso de ningún recurso residencial, puesto que  ha vivido de alquiler, pagándolo con el dinero que ganaba trabajando.    Desde que  Gabriela llegó  a España no  ha parado de formarse.  Ha podido homologar su carrera de  Psicología  con  la  titulación  española,  y  entre  otras,  cuenta  con  formaciones  varias  sobre  mujer  y  género.  Además  ha  sido  docente  del  curso  “Perspectiva  de  género  en  el  contexto  de  Europa  del  Este”,  gestionado  por  Servicios  Socioculturales  ASTI.  También  tiene  formación  no  reglada  en  educación infantil, es monitora en animación sociocultural, ha hecho cursos de nutrición y dietética,  atención  al  cliente  en  hostelería,  masajista,…  “para  tener  más  credibilidad”.  Por  sus  palabras  se  intuye  que  para  Gabriela  era  necesario  hacer  más  cursos  aquí,  aunque  los  realizados  en  su  país  fuesen de más horas y mejores, por la desconfianza que genera en la sociedad de acogida no saber  dónde has hecho esa formación, si estas suficientemente preparada…     Desde su llegada a España en 2006 tampoco ha parado de trabajar. Oye por primera vez hablar de  Emigrad@s  sin  fronteras  (entidad  en  la  que  trabaja)  a  través  de  una  compañera  voluntaria  (colombiana)  en  Médicos  del  Mundo,  que  a  su  vez  había  presentado  un  proyecto  a  subvención  de  Diputación  y  al  Ayuntamiento  para  Emigrados,  al  concedérselo  la  anima  a  que  se  presente  a  la  vacante derivada del proyecto y la contratan. Tomar la decisión de dejar el trabajo seguro la costó un  poco pero al final se decidió: “Me costó un poco soltar lo seguro, tanto tiempo con la limpieza, jo, de  aquí no me salgo pero al tiempo no ves perspectiva… y hablando con mi pareja… al final me lancé,  vamos a probar, y bien. Ella al final cambió de trabajo y me quedé yo”.    Actualmente tiene pareja, un joven de nacionalidad española, con el que lleva 3 años de relación, el  último conviviendo juntos. El piso es propiedad de él pero comparten gastos. No se plantea casarse.     Gabriela  compagina  dos  trabajos  a  media  jornada  cada  uno.  En  la  asociación  Emigrad@s  sin  fronteras,  donde  comenzó  en  agosto  de  2011  realizando  apoyo  logístico,  siendo  actualmente  la  Coordinadora  del  Área  de  Participación,  Sensibilización  y  Ciudadanía.  Finaliza  contrato  el  próximo  39 

 

 


“Experiencias de solidaridad de jóvenes migrantes: la integración social a través del voluntariado”   

  mes,  pero  “he  propuesto  (con  otra  compañera)  a  Diputación  un  proyecto  para  las  empleadas  del  hogar  que  se  llama  <Recurso  de  autocuidado  para  las  empleadas  del  hogar>,  con  seguimiento  de  Emigrad@s  sin  fronteras”.  Además,  desde  octubre  a  junio  de  2012  trabaja  a  media  jornada  (por  horas)  en  Centros  Cívicos  de  Bilbao,  donde  imparte  cursos  de  yoga,  pilates  y  quiromasaje  (trabajo  que consigue a través de una profesora de yoga conocida).     En Emigrad@s sin fronteras gana 480€ al mes y algo más de 700€ con los cursos de yoga. En total en  torno  a  1.100  €  mensuales:  “Bastante  poco,  la  verdad,  pero  bueno…  voy  a  seguir  formándome  en  taichí…  estudiar  euskara,  prepararme  en  unos  años  una  oposición,  se  puede  ver  con  muchas  perspectivas, depende del empeño que le pongas tú”. Desde que está en España nunca había ganado  tanto. De interna en el sur de España no ganaba más de 500€, y ya en Bilbao 800€.    Gabriela  es  una  emprendedora  nata,  tiene  un  montón  de  ideas  que  intenta  sacar  adelante  con  el  apoyo  de  Emigrad@s  sin  fronteras  y  su  red  social  de  amistades,  muchas  de  ellas  provenientes  del  tercer  sector.  Tiene  en  mente  pedir  a  través  de  Lanbide  un  microcrédito  para  poner  en  marcha  su  negocio relacionado con los masajes, el yoga, etc.    Sobre la acogida comenta que se ha sentido mejor acogida aquí en Bilbao que en el sur de España:  “El trato de los de alrededor, sentirme que te tratan más de igual a igual, más cercano, además los  recursos están mucho más a mano, en Málaga es muchísimo turismo y la mentalidad todavía… hay  mucho  por  cambiar….  (…)  La  consideración  que  se  te  da  como  persona,  como  ser  humano  aquí  en  Bilbao es mejor, aunque hay de todo, no es todo rosa”. Tuvo que abandonar un trabajo en una casa  cuidando  niños  porque  “el  trato  era  terrible,  de  abuso  total,  de  faltare  al  respecto,  duré  mes  y  medio”.    Gabriela  nos  aporta  algunos  ejemplos  que  ilustran  las  dificultades  por  las  que  tuvo  que  pasar en Málaga: “Puse carteles para buscar trabajo y me llamaron por teléfono, me dicen: [de dónde  eres],  de  Rumanía,  [ah,  vale  gracias,  no],  eso  se  me  queda  en  la  memoria,  y  aquí  no  (se  refiere  a  Bilbao), aquí mucho menos”.    Opina  que  en  la  sociedad  de  acogida  hay  muchos  estereotipos  que  romper,  que  es  necesaria  “una  visión más real y acorde sobre el potencial humano que tiene cada inmigrante… romper estereotipos  sobre los rumanos, no son solo gitanos que roban, no solo somos recopiladores de derechos, también  de deberes,…”.    También  apunta  hacia  la  importancia  de  la  “autovalidación  de  los  inmigrantes…  al  autoreconocimiento  del  valor  de  cada  inmigrante”.  En  este  sentido,  en  Emigrad@s  sin  fronteras  tienen  previsto  publicar  en  breve  dos  trabajos  que  han  profundizado  en  esta  cuestión.  A  los  y  las  inmigrantes  como  ella  les  transmitiría  el  siguiente  mensaje:  “que  saquemos  lo  mejor  que  tenemos  para que construyamos una sociedad en armonía”.    La experiencia de Gabriela como voluntaria    Al de poco tiempo de llegar a Bilbao (en 2009), una de las hijas de la mujer a la que cuidaba, al verla  tan triste y sin amistades la anima a acudir a la ONG Médicos del Mundo: “si vas a un grupo de gente,  tú con toda la facilidad que tienes para comunicarte y tus habilidades yo creo que podrías encajar en  actividades voluntarias…”.      Gabriela, que es una mujer vital, alegre, extrovertida y emprendedora (así lo demuestra durante la  entrevista) explica su tristeza de aquellos tiempos por los continuos cambios de residencia desde que  llega a España “Con tantos cambios no tuve la posibilidad de hacer amistades”.     Animada  se  persona  en  Médicos  del  Mundo  y  comienza  a  colaborar  con  la  ONG  en  el  proyecto  “Bizkaian Bizi”. Cuando habla de esta asociación y de las personas que la componen se le alegra de  40 

 

 


“Experiencias de solidaridad de jóvenes migrantes: la integración social a través del voluntariado”   

  nuevo  la  cara  “La  coordinadora  de  <Bizkaian  Bizi>  es  una  persona  muy  cercana,  joven,  psicóloga  también y acomoda enseguida a las personas y entonces le comento que podría apoyar en cualquier  cosa, y me dice que perfecto, nos puedes echar una mano colocando el ordenador, la sala, esperar a  las personas, hacer los listados de asistencia… y poco a poco me confió talleres como docente. De ahí  me surgió la idea junto con otra compañera de crear otros talleres”.    Concretamente ponen en marcha el taller “El arte de crear salud”, en el que organizan actividades de  autoestima,  reducción  del  estrés,  fisioterapia,  habilidades  sociales,  etc.  Comienza  colaborando  en  tareas  de  organización  pero  finalmente  dado  su  carácter  y  formación  la  proponen  ser  docente.  Actualmente dedica a la asociación unas dos horas al mes, presenciales, los sábados por las mañanas,  si bien anteriormente su dedicación era mayor, de unas  4 horas cada domingo por la mañana y otras  dos  horas  entre  semana.  Tiene  acumuladas  unas  100  horas  de  trabajo  voluntario  acreditado  en  la  entidad: “Al principio invertía bastantes horas a la semana, porque me lo permitía el trabajo con la  persona a la que cuidaba (ya que iba al centro de día por las mañanas y yo trabajaba con ella por las  tardes  y  las  noches)  participaba  en  apoyo  a  talleres,  Bizkaian  Bizi,  talleres  de  autocuidado  de  las  personas inmigrantes… tanto en Barakaldo, Getxo y Bilbao”    A  partir  de  julio  de  2012 (que  se  le  termina  el  contrato)  pasará a  ser voluntaria  en  Emigrad@s  sin  fronteras, entidad para la que ha estado trabajando prácticamente un año. Participa en el Consejo  Local  de  Inmigración,  del  que  es  Coordinadora  del  Grupo  de  Género,  por  lo  que  debe  coordinar,  elaborar  propuestas,  etc.  Además  es  voluntaria  también  en  el  “Festival  Gentes  del  Mundo”,  entre  otras actividades.     Gabriela  está  dispuesta  a  colaborar  en  otras  organizaciones:  “Sí,  perfectamente  en  el  futuro,  estoy  abierta a ello en cuanto tenga disponibilidad de tiempo, es que trabajo también los sábados, pero en  cuanto  pueda  no  hay  ningún  impedimento  por  mi  parte”.  Aunque  no  participa  en  ninguna  otra  asociación  ni  movimiento  social,  no  cierra  las  puertas  “si  hay  propuestas  sin  problemas,  claro  que  sí…”.      Para Gabriela el voluntariado la ha aportado muchas cosas, todas ellas vitales para salir adelante en  un  país  extraño:  “confianza  en  el  futuro  y  en  mí  misma…  un  pasatiempo  útil  para  mi  desarrollo  personal… poder hacer cosas que pueden ayudar a los demás y a mí misma… aprendizaje muchísimo,  a  trabajar  con  otras  culturas  con  las  que  no  había  entrado  en  contacto:  la  africana,  las  latinoamericanas,…  muchas  modalidades  de  ser  y  comportarse,  de  estar  día  a  día…  a  aumentar  la  capacidad de comunicación, mejorar el idioma, cuando tienes que preparar un material…”.    Pero sin duda, lo que más destaca es “el conocimiento de otras culturas, romper estereotipos, ideas  preconcebidas,…”.  Conoce  a  Boubacar  (otro  de  los  jóvenes  entrevistados  en  este  trabajo  de  investigación), ya que es voluntario en Emigrad@s sin fronteras y les representa en el Consejo local.     Considera que a través de su voluntariado ella ha podido aportar también muchas cosas: su tiempo,  su  conocimiento  de  inglés  y  francés,  ideas  innovadoras  y  más  creativas,  su  experiencia,  cercanía,  trato, diversidad… “Mi tiempo, mis ideas innovadoras porque el “Arte de crear salud” ha dado lugar a  participación  masiva,  de  hecho,  siempre  hay  como  20  personas  en  cada  taller,  y  son  igual  9  ó  10  talleres  que  se  organizan  los  sábados,  mi  experiencia  a  modo  de  trato,  cercanía  con  las  personas,  porque muchas veces los estudios se quedan ahí como aportes académicos, pero la psi va un poquito  más allá en muchos aspectos, incluso el masaje, porque hicimos clases de automasaje dentro de los  cursos de automasajes de estiramientos, las clases de yoga, que ha sido un acierto porque muchísima  gente inmigrante no tienen ni los recursos ni el tiempo para acudir a los centros cívicos, así que están  limitados  por  lo  económico,  el  tiempo,  legalmente,…  el  yoga  ayuda  mucho  a  calmar  la  mente,  el  cuerpo e incluso a nivel emocional ha sido muy jugoso para mí y muy gratificante. Ver allí personas de  Colombia, de Perú, Senegal, Ghana, Congo… mucha diversidad, trabajando juntos para obtenerte el  41 

 

 


“Experiencias de solidaridad de jóvenes migrantes: la integración social a través del voluntariado”   

  bienestar de cada uno… mis idiomas (francés e inglés) también me han ayudado porque hay mucha  gente de África que los habla”.     Cree  que  ella  al  conjunto  de  la  sociedad  de  acogida  también  ha  aportado  muchas  cosas:  “a  la  población  autóctona  la  aporto  una  visión  más  real  y  acorde  sobre  el  potencial  humanos  que  tiene  cada  inmigrante,  sobre  el  hecho  de  que  a  pesar  de  las  diferencias  tenemos  muchísimas  cosas  en  común a nivel humano, … que rompemos estereotipos porque a través del trato que tenga yo con las  personas de aquí se dan cuenta… de que he venido a ayudar y a aportar lo que pueda a la sociedad y  que no somos simples receptores de derechos, sino que también damos… aportamos a la seguridad  social, de funcionar también a nivel de obligaciones, que yo quiero, todos queremos eso,…  he creado  muchísimas  amistades  aquí,  muy  agradables,…  intercambio  de  continuo  con  las  costumbres  y  las  maneras de ser y estar”.    Y  a  la  población  inmigrante  también,  “mucho,  porque  se  hacen  espacios  de  encuentro,  de  estar  pasando u arto agradable con gente de tú país, recobrando y alimentando todo lo que te es familiar a  ti, y a la vez los cursos,  … son un valor en sí, poder abrir el campo a personas que igual no han podido  estudiar en su país de origen, e igual se animan a formarse aquí, a trabajar y aportar al Estado,… que  no haya ese trabajo negro de continuo,… es una pena que no se regle todo para que podamos estar  todos ciudadanos, simplemente solo ciudadanos” (…) “romper estereotipos, porque igual ellos tenían  lo  mismo,  una  imagen  equivocada  de  los  rumanos,  y  a  través  del  proyecto  hemos  (junto  con  dos  compañeras)  podido  trabajarlo  mucho,  se  trataba  de  la  autovalidación  de  las  personas  emigrantes,…”.      “Han  publicado  dos  libros  del  África  Subsahariana  y  América  Latina,  a  través  de  sus  experiencias  y  vivencias… se repartirán gratuitamente en biblioteca y centros cívicos dentro de un mes... Se pretende  el autoreconocimiento del valor de cada emigrante, de sentirse cada uno que tiene mucho más valor  de  lo  que  piensa,  todo  lo  que  sale  de  su  cultura,  porque  igual  uno  aquí  no  tiene  la  posibilidad  de  expresarlo,  de  hacerlo  ver  día  a  día  y  queremos  acercar  a  la  población  autóctona  de  acogida  esas  realidades  culturales  que  están  ahí  y  cada  día  más  y  más  variados,…  se  ha  hecho  un  encuentro  de  presentación entre las participantes y las autóctonas…”.     A las personas que quieren emigrar de su país les recomendaría “perseverancia, ambición y mucho  trabajo… y confianza en el futuro… porque es un camino porque no lo vas a llevar bien al principio,  hay  una  adaptación,  muchas  dificultades  que  afrontar, pero bueno… y estudiar, prepararse, luchar,  no estar quedándose ahí… en la segregación ocupacional muy marcada” [en alusión a los trabajos no  cualificados a los que acceden la mayoría de los y las inmigrantes].     

La valoración de Médicos del Mundo sobre la participación de Gabriela en su organización    ¿Qué aporta Gabriela a su organización?   Gabriela  aporta  su  conocimiento  en  diferentes  ámbitos  relacionados  con  la  salud  (psicología,  fisioterapia,  yoga,  etc.)  y  su  actitud  abierta  y  dinamizadora.  Al  ser  una  persona  también  inmigrada  aporta su comprensión ante la situación de las personas  con las que comparte el  taller. A  pesar  de  que el castellano no es su idioma materno, considero a Gabriela una muy buen comunicadora.     Gabriela siempre muestra una actitud de trabajo proactiva, proponiendo temas nuevos que identifica  dentro  de  los  talleres,  siendo  realista  y  flexible.  Es  una  persona  muy  responsable  y  trabajadora.  Cumple  a  la  perfección  todos  los  compromisos  que  adquiere,  sin  apenas  apoyo  adicional  ya  que  es  muy buena gestionando su trabajo voluntario.      42 

 

 


“Experiencias de solidaridad de jóvenes migrantes: la integración social a través del voluntariado”   

  ¿Qué le ha aportado a usted como miembro de la organización?  Seguridad y tranquilidad. Cuando Gabriela dinamiza los talleres siento confianza plena y he delegado  en todo momento responsabilidades sin problema alguno. Su conocimiento en varios ámbitos permite  que  Gabriela  sea  un  gran  apoyo  para  mí  en  el  diseño  de  contenidos  del  taller  de  “El  arte  de  crear  salud” y su implementación.    Cuando  tengo  reuniones  con  el  resto  de  voluntariado  del  taller,  Gabriela,  con  su  actitud  cohesionadora  y  positiva  me  ayuda  a  mantener  un  buen  ambiente.  Nunca  la  he  visto  perder  su  templanza y su sonrisa y la siento cercana a mí y también a los objetivos de la organización (entiende  el  por  qué  de  las  cosas  dentro  del  programa  general  y  lo  que  implementa  es  coherente  con  los  objetivos / estrategia general de Médicos del Mundo Euskadi)    Y a título personal, ¿qué diría que le ha aportado esta persona?  Personalmente, de Gabriela he aprendido muchas cosas. Me ha enseñado a tomarme las cosas con  tranquilidad,  a  relajarme  en  algunos  momentos  dentro  de  los  talleres,  a  ver  la  realidad  desde  otro  prisma. Me transmite serenidad, paz…    En  estos  3  años  que  conozco  a  Gabriela  me  he  sentido  apoyada  siempre  por  ella  (aun  cuando  pasemos tiempo sin estar juntas): muchas veces hablando y otras tantas sin hablar, con abrazos, con  sonrisas,  con  comprensión…  con  su  contacto.  Con  Gabriela  he  sentido  que  su  preocupación  por  los  demás  es  sincera.  Es  una  persona  transparente  y  con  los  pies  en  la  tierra.  Siempre  he  admirado  su  claridad de pensamiento y su actitud proactiva y positiva. Es un ejemplo de superación y constancia.  Todo  lo  que  ha  conseguido  ha  sido  fruto  de  su  trabajo  y  su  actitud  ante  la  vida  y  es  digno  de  admiración.    En definitiva, ¿cuál diría que es el valor añadido o elemento diferenciador con respecto a otros y  otras voluntarias de su organización?  Su voluntariado “no es asistencialista”, tiene muy claro cómo sacar lo mejor de la gente y cómo darles  herramientas  para  seguir  adelante.  Ayuda  a  las  personas,  pero  desde  el  respeto  hacia  sí  misma  y  hacia las capacidades de las demás personas, fomentando su autonomía.    Siempre está dispuesta a colaborar en lo que pueda, sin actitudes negativas. Es consciente de lo que  puede y lo que debe hacer. No se compromete a cosas que no pueda cumplir, pero siempre intenta  dar todo lo que puede a la organización. Es muy organizada, responsable y puntual y maneja el grupo  de una manera ejemplar (mujer con recursos)    ¿Cuales crees que son los principales beneficios que derivan de esta experiencia para Gabriela y, en  general, para el colectivo de jóvenes emigrantes no acompañados en general?  Yo creo que en estos tres años Gabriela ha aprendido muchas cosas realizando su voluntariado. Ha  adquirido herramientas para dinamizar al grupo, seguridad en la implementación de los talleres, se  ha  relacionado  con  personas  de  diferentes  culturas,  ha  superado  ciertas  dificultades  que  se  ha  encontrado,  ha  compartido  con  otras  personas  voluntarias,  ha  conocido  la  red  de  organizaciones  sociales,  ha  hecho  contactos…  que  le  han  servido  para  incorporarse  socialmente  en  Bilbao  y  alcanzando metas que se había propuesto.   

43 

 

 


“Experiencias de solidaridad de jóvenes migrantes: la integración social a través del voluntariado”   

 

La  valoración  de  Emigrad@s  sin  fronteras  sobre  la  participación  de  Gabriela  en  su  organización    ¿Qué aporta Gabriela a su organización?   El  conocimiento  de  la  formulación  de  planes  estratégicos,  y  conocimiento  en  la  identificación,  formulación,  gestión,  seguimiento  y  evaluación  de  proyectos  para  los  diferentes  donantes,  Ayuntamientos, Diputaciones Forales, Comunidades Autónomas, AECID y Unión Europea.    ¿Qué le ha aportado a usted como miembro de la organización?  Conocer el fenómeno de la inmigración y sus particularidades en todos los ámbitos.    Y a título personal, ¿qué diría que le ha aportado esta persona?  Conocer la situación real de las personas inmigrantes.    En definitiva, ¿cuál diría que es el valor añadido o elemento diferenciador con respecto a otros y  otras voluntarias de su organización?  La organización se construye entre todas y para todas.    ¿Cuales crees que son los principales beneficios que derivan de esta experiencia para Gabriela y, en  general, para el colectivo de jóvenes emigrantes no acompañados en general?  A nivel personal, afianza mi compromiso de defensa de los derechos humanos. En E@SF no se trabaja  la línea de jóvenes emigrantes no acompañados.                                                         

44 

 

 


“Experiencias de solidaridad de jóvenes migrantes: la integración social a través del voluntariado”   

 

4ª EXPERIENCIA DE VOLUNTARIADO: EL CASO DE LAHCEN       

“la imagen en nuestro barrio es mejor”   

Lahcen  Zahran  nació  en  1989  en  Tánger  (Marruecos), donde vivió hasta los 18 años en el  seno  de  una  familia  compuesta  por  padre,  madre y otros 9 hermanos.     

 

 

  La historia de Lahcen    Lahcen abandonó sus estudios con 11 años  y comenzó a trabajar hasta los 14 años en lo que pudo.  Su padre es guía turístico en Tánger, pero actualmente no tiene trabajo. Su madre trabaja en el hogar  y además teje ropa para familiares.  De sus cuatro hermanos, dos viven actualmente en Francia, otro  en Ceuta y su gemelo en Tánger con la familia. De sus cinco hermanas, 3 están casadas y viven en  Marruecos con sus maridos, y las otras dos permanecen en el hogar materno.      Con tan solo 14 años comienza a rondarle la idea de viajar a España, para poder estudiar y trabajar.  En el puerto de Tánger es muy común que chicos de su edad intenten llegar a España a través de los  barcos  que  navegan  hacia  Algeciras.  "Con  16  años  llego  por  primera  vez  a  España,  mi  sueño  era  estudiar  y  luego  trabajar".  Con  16  años  es  detenido  por  la  policía  española  y  deportado  a  su  país,  pero no cesa en su empeño.     Lahcen  tomó  la  decisión  de  emigrar  de  manera  individual  si  bien  comunicó  a  su  familia  sus  intenciones:  "Mi  padre  decía  "tú  sabrás",  mi  madre  "no,  el  día  que  te  vas  a  ir  no  duermo  yo",  mi  madre no dormía hasta que yo volvía por la mañana,  ahora voy a dormir, decía" (porque no había  podido salir del país). "Es mucho sufrimiento para los padres, ahora también".    Finalmente, y tras tres intentos fallidos, a la cuarta logra llegar a Málaga escondido en los bajos de un  autobús de turistas franceses que para en el semáforo de enfrente de su casa, de allí al puerto y al  barco. "La gente nos metemos debajo del autobús y pasa la aduana y entra en el barco". Pisa tierra  española el  13 de diciembre de 2008: "Estaba en mi casa, con mi familia, con mi abuela y hablando...  enfrente de mi casa pasa una carretera y hay un semáforo, llega un autobús de Francia y mientras  estaba  parado  en  el  semáforo  fui  corriendo  y  me  metí  debajo  del  autobús  yo  solo,  luego  bajó  al  puerto y allí otra persona se subió conmigo. Llegamos a Málaga a las 8 de la noche".    Sobre  el  viaje  dice  que  "nunca  se  te  olvida  ese  día"  (se  emociona)  y  comenta  que  a  su  hermano  gemelo no le recomendaría venir aquí: "no, de verdad que no (...) he pasado cosas que nunca pensé  que iba a pasarlas, por ejemplo, yo nunca había dormido en la calle y aquí he dormido casi un año  seguido". La gente me llama y me pregunta, como están las cosas allí (porque se oye en la tele que  España está en crisis y esas cosas), y yo les digo, para mí están bien, cada uno depende de su suerte,  para ti puede ser mal y para ti bien, no lo sé".    45 

 

 


“Experiencias de solidaridad de jóvenes migrantes: la��integración social a través del voluntariado”   

  De Málaga llega a Córdoba pero al quinto día la policía le identifica y emiten orden de expulsión en  24 horas. "Estuve allí casi 5 días, sin familia, no conocía a nadie... y me fui a la Mezquita”. En esos  cinco días consigue ahorrar algo de dinero y viaja en autobús hasta Barcelona, donde tiene un amigo  de  la  infancia.  Allí  permanece  dos  meses  y  trabaja  de  repartidor  de  propaganda,  periódicos,  etc.  hasta que nuevamente la policía le pide los papeles y le expulsan por tres años de España. Su amigo  (que  había  estado  previamente  en  Bilbao)  le  aconseja  que  viaje  rápidamente  a  Bilbao,  donde  hay  menos control en las calles, y le paga el billete de autobús.    Llega a Bilbao en enero de 2009 y entra en un centro de menores, donde permanece 4 meses a pesar  de  ser  mayor  de  edad  (le  realizaron  las  pruebas  pertinentes  pero  le  calcularon  16  años).  "Aquí  conozco  a  gente  y  una  persona  me  dice,  oye,  tú  pareces  menor  de  edad,  ¿por  qué  no  entras  en  un  centro de menores? [Mintió a la policía]". "En Abando hay unas máquinas de los años y siempre me  han echado 16 años". Durante ese tiempo pide a su familia que le falsifiquen la partida de nacimiento  para  parecer  menor  pero  no  pueden  así  que  decide  fugarse  antes  de  que  le  pillen  y  así  poder  conseguir los papeles de residencia.    Desde  entonces  y  durante  otros  4  meses  vive  en  una  casa  abandona  en  Uribarri,  con  un  amigo.  Después, tras tener que abandonarla, pasa otros 6 meses viviendo en la calle, en  el Parque Europa  de Santutxu, esta vez solo.     Lahcen recuerda con amargura sus días en la calle, a penas quiere hablar de ello, en especial cuando  recuerdas las noches… Sin embargo, el día tampoco era fácil "Lo más duro no es vivir en la calle, son  muchas cosas. Por ejemplo, en la calle puede entrarte alguien cuando estás dormido,  hay peleas,...  pillarte la policía mientras pasea. (...) también entrar a un autobús, sentarte en un sillón y que nadie  se siente al lado, eso es peor, o ir en metro o por la Gran Vía y la gente se agarra los bolsillos: es un  marroquí, un ladrón, eso es lo peor”. No obstante, también quiere manifestar que se ha encontrado  con  buena  gente,  que  le  ha  ayudado,  y  reconoce  que  aunque  al  principio  cuesta  con  el  tiempo  cuando haces un amigo es para siempre  “Pero también conozco aquí gente muy maja, la gente aquí  es muy maja, de verdad, la gente aquí la primera vez no va a darte confianza pero cuando te la da va  a tratar contigo súper bien”.    Durante  este  tiempo  acude  a  desayunar  al  comedor  cercano  a  Bilbo  Rock  y  a  comer  y  cenar  al  comedor de Irala. Además, visita distintas organizaciones que sabe trabajan con inmigrantes: Izangai,  CEAR,  Elkarbanatuz,  CREA  y  por  fin  Zubietxe.  Su  impresión  es  que  hay  mucha  gente  que  atender  y  que no le van a poder ayudar, pero acude regularmente a sus citas.    Mientras tanto trabaja recogiendo chatarra y con lo que gana consigue costearse el pasaporte gracias  a que su familia le envía los papeles (partida de nacimiento, libro de familia y empadronamiento) y a  que compra un empadronamiento a un marroquí por 100€  "Conocí a una persona [de nacionalidad  española]  que  me  dijo  que  conocía  a  un  paisano  mío  que  me  podía  ofrecer  hacerme  el  empadronamiento  de  prueba"  [en  referencia  a  falso].  Este  compatriota  le  ofrece  la  posibilidad  de  vivir allí por 200€/mes, pero él no dispone de ese dinero. "No pedí ayuda alguna en el Ayuntamiento,  solo quería las pruebas [en relación al empadronamiento] para obtener el pasaporte, poder tener un  contrato...". Al día siguiente le acompañaron de Zubietxe para hacerse el pasaporte.    Por fin, logra entrar en el albergue de Elejabarri, donde permanece 3 meses. Comienza a trabajar en  una pizzería en el Casco Viejo durante 9 meses y esto le permite enviar algo de dinero a la familia.    Zubietxe le ofrece empadronarse en uno de sus pisos, el de Deusto, y allí reside 4 meses sin pagar  nada  "no  nos  faltaba  de  nada..."  y  comienza  a  cobrar  una  ayuda  de  420  €/mes  [ayuda  social  de  emergencia con cargo a los presupuestos locales] que le permite enviar remesas a su familia. A partir  de  ahí  han  sido  varios  los  pisos  de  la  asociación  por  los  que  ha  pasado:  en  Arabella  11  meses  46 

 

 


“Experiencias de solidaridad de jóvenes migrantes: la integración social a través del voluntariado”   

  (pagando  170€/mes  por  una  habitación),  en  Rekalde  4  meses  (pagando  150€  por  una  habitación  compartida  con  un  gran  amigo),  y  desde  entonces  hasta  hoy  en  Begoña,  también  compartiendo  habitación con el mismo chico. Recibe una ayuda de 261€/mes, sensiblemente inferior a la recibida  anteriormente, así que ahora no puede enviar remesas.     Trabaja haciendo chapuzas en lo que puede "con lo que me dan puedo comprar algunas cosas...". No  puede trabajar al no tener permiso de residencia ni de trabajo, y tiene esperanzas pero no lo ve del  todo claro, lleva ya tres años en Bilbao. "No hay trabajo y hay mucha gente como yo sin papeles, y  con  papeles  que  no  está  trabajo".    Zubietxe  nos  dice  que  esperan  lograrlo  pronto  a  través  de  un  contrato de trabajo.     Le gustaría trabajar cuanto antes y poder al tiempo estudiar para obtener el graduado escolar (este  curso próximo volverá a la EPA) y después hacer estudios de cocina, le encantaría ser autónomo: "A  mí lo que me gustaría es trabajar, trabajar y estudiar, estudiar para sacarme el graduado escolar. Me  gustaría ser autónomo de cocina, hay estudios para sacarse el oficio de cocina...".    No cree que en líneas generales la gente sea racista en el País Vasco, y opina que aquí la acogida es  mejor  que  en  otros  países  europeos:  “En  general  la  gente  no  es  racista  (...)  en  Alemania  o  Italia  matan a gente, matan extranjeros... conozco a gente de mi país que ha muerto por eso,  aquí lo que  hay  es  un  poco  de  miedo,  desconfianza,  el  que  ha  robado  algo  es  magrebí,  si  piensan  que  eres  un  ladrón la gente no confía".    Actualmente comparte piso con otras 3 personas en el barrio de Begoña, en Bilbao, en un piso que  Zubietxe les alquila. Paga 150 €/mes por una habitación compartida con otro chico marroquí. En el  piso  viven  otros  dos  hombres  senegaleses,  y  una  mujer  guineana.  Todas  las  mañanas  acude  a  desayunar  al  Centro  de  Día  de  Zubietxe  en  Ollargan,  donde  hasta  las  cinco  de  la  tarde  realizando  diversas  tareas  y  participando  en  talleres  (de  carpintería,  etc.)  y  recibiendo  clases  de  matemáticas,  hasta la hora de comer.     Habla  castellano  muy  bien  gracias  a  que  estudió  en  la  EPA  de  Irala,  a  la  que  le  envió  uno  de  los  trabajadores  del  comedor  cercano  a  BilboRock,  y  actualmente  en  CREA,  el  Centro  de  Recursos  Africanistas de Euskadi, situado en la calle San Francisco (Bilbao) pero aún le cuesta escribir y leer.  "Me ha costado".     Se declara musulmán, pero no practicante. "Un poco por los amigos, también por las chicas, nosotros  los  jóvenes  no  podíamos  hacer  esas  cosas,  la  cosa  es  muy  difícil  para  vivir  aquí,  la  religión  está  un  poco  dura,  mi  familia  siempre  ¿rezas?,  no,  ahora  no,  por  qué  hay  que  pedir  a  Dios...  un  día  estaré  como musulmán pero ahora no soy practicante".    Durante este tiempo Lahcen ha tenido una novia de nacionalidad española a la que conoció por la  noche, en un trabajo y con la que estuvo 9 meses, aunque ya no salen juntos.    Desde que llegó a España nunca ha vuelto a Marruecos ni a ver a su familia, aunque se comunica con  ellos por teléfono cada dos semanas, aproximadamente. A pesar de que les echa mucho de menos le  gustaría  volver  allí  "de  vacaciones  15  días,  pero  no  para  quedarme  (...)  las  cosas  allí  son  muy  diferentes, vería cosas que no iban a gustarme, por ejemplo perder medio día para un papel...estoy  acostumbrado  ya  a  vivir  aquí"  (...)    "A  veces  pienso  cómo  estarán  las  cosas  allí,  cómo  habrán  cambiando y no duermo".          47 

 

 


“Experiencias de solidaridad de jóvenes migrantes: la integración social a través del voluntariado”   

 

La experiencia de Lahcen como voluntario    Lahcen  colabora  como  voluntario  en  Zubietxe,  la  misma  organización  que  le  está  ayudando  a  él.  A  través  de  ella  participa  en  diversos  proyectos  que  tienen  como  objetivo  dinamizar  el  barrio  de  Ollargan.     Concretamente  colabora  en  diversas  iniciativas  de  la  Casa  de  la  Cultura  de  Ollargan.  Por  ejemplo,  repartiendo libros de la biblioteca en el Centro de Salud de La Peña y en la EPA de Ollargan. Además,  una  vez  al  mes  ayuda  a  instalar  las  exposiciones  de  pintura  de  la  EPA  en  la  Casa  de  la  Cultura  del  barrio.    También colabora en diversas actividades de la escuela pública, por ejemplo dinamizando las fiestas  (percusión,  tambores,...),  arreglando  los  jardines  y  sembrando  la  huerta,  a  veces  con  los  y  las  chavalas del centro "les enseñamos a plantar, arreglamos los jardines, las cosas que se estropean...".    Además, en  CREA  ha colaborado en algunos talleres de teatro y colabora en  las actividades diarias  del Centro de Día de Zubietxe, limpiando los cristales, ayudando en la cocina, etc.     Cree que el voluntariado le ha ayudado a conocer gente, a sentirse útil al ayudar a los demás y a  mejorar su imagen. "Para que la gente te vea con buena imagen, muchos piensan " solo están aquí  cobrando las ayudas sociales pero no  hacen nada", hay mogollón de gente que dice esas  cosas... o  cómo  puedo  estar  trabajando  cobrando  esta  ayuda,  pues  a  mí  me  gustaría  antes  estar  trabajando  que cobrando estas ayudas sociales"  y añade "la imagen en nuestro barrio es mejor, son muy majos,  este centro está abierto desde hace 11 años...".    Además, cuando se le pregunta afirma que el hecho de participar en una asociación ayuda a que le  conozcan a  él, "si te ven en la calle no  van a hablar contigo, en  cambio si te  ven en un  sitio puede  darles confianza para que vengan a hablar contigo, saber cómo piensas, como hablas...".    Pero  no  está  seguro  de  que  ser  voluntario  le  pueda  facilitar  las  cosas  a  la  hora  de  encontrar  un  trabajo, por ejemplo, "eso te puede pasar en un 20%, por eso a mí no me gusta estar sentado".    Además,  él  se  siente  mejor,  y  ha  podido  ver  cosas  que  no  había  visto  en  su  país:  "como  hacer  la  huerta, como hacer el teatro, aprendo como la gente trata con sus hijos,... aquí están más tiempo con   sus hijos, hablan con sus niños como con sus amigos,...”.    Mientras pueda y tenga tiempo libre piensa seguir siendo voluntario, pero le gustaría depender solo  de sí mismo, no estar siempre dependiendo de las asociaciones.     Cuando le preguntamos qué personas le han ayudado más desde que llegó dice que "la primera soy  yo, hay mucho que aguantar, y también la asociación Zubietxe". Cree que ha tenido suerte, después  de todo: "Si no tienes paciencia, si no aguantas, no puedes llegar hasta aquí, conozco a gente que ha  vivido  mejor,  ha  vestido  mejor...  pero  ha  robado  ¿y  ahora  dónde  está?,  unas  en  la  cárcel  en  Marruecos, otras han escapado de aquí,...".      

La valoración de Zubietxe sobre la participación de Lahcen en su organización    ¿Qué aporta Lahcen a su organización?   Trabajo, esfuerzo, dinamismo, actitud.    48 

 

 


“Experiencias de solidaridad de jóvenes migrantes: la integración social a través del voluntariado”   

  ¿Qué le ha aportado a usted como miembro de la organización?  Una gran satisfacción al ver su evolución personal.     Y a título personal, ¿qué diría que le ha aportado esta persona?  Una lección de tenacidad y superación.    En definitiva, ¿cuál diría que es el valor añadido o elemento diferenciador con respecto a otros y  otras voluntarias de su organización?  Un grado más alto de implicación y disponibilidad. Actitud abierta y positiva.    ¿Cuales crees que son los principales beneficios que derivan de esta experiencia para Lahcen y, en  general, para el colectivo de jóvenes emigrantes no acompañados en general?  Colabora con la Asociación que le está ayudando para así poder ayudar a otros, eso le hace sentirse  útil  y  válido,    mejorando  su  autoestima,  activo,  desarrollando  actividades  pre‐laborales,  lo  que  aumenta su grado de empleabilidad y le coloca más cerca de la incorporación laboral y al participar  como voluntario, además, accede a la participación ciudadana lo que ayuda a  mejorar el concepto  que tiene la sociedad de este colectivo.   

                                                        49 

 

 


“Experiencias de solidaridad de jóvenes migrantes: la integración social a través del voluntariado”   

 

5ª EXPERIENCIA DE VOLUNTARIADO: EL CASO DE BADR      “les tocas tambores para que se diviertan, les  enseñas a dibujar… lo pasamos bien con los  niños” 

Badr  Ou  Midou  nació  en  1992  en  Marraquech  (Marruecos), donde vivió hasta los 16 años en el  seno  de  una  familia  compuesta  por  padre,  madre y otros 5 hermanos.   

 

 

   

La historia de Badr    El padre de Badr fallece cuando él tiene 15 años. Su padre era abogado por lo que su madre, que es  ama de casa, percibe una pensión de viudedad por el trabajo de su padre: "está cobrando lo de mi  padre,  la  verdad  es  que  está  bien".  Son  en  total  6  hermanos  (cuatro  chicos  y  dos  chicas).  Sus  dos  hermanas están casadas y viven en Marruecos.     De  sus  tres  hermanos,  dos  viven  en  Marruecos  (uno  ha  intentado  llegar  a  España  hasta  en  4  ocasiones pero ya ha desistido y se ha casado y vive allí, y el otro, el más pequeño, que ahora tiene  11 años es el único que vive con su madre) y uno en España que tiene 16 años y está en un centro de  menores en Andalucía, al que llegó con unos 13 años. Este fue el primero en ir a Tánger a intentarlo y  tras  muchos  intentos  lo  consiguió  dos  meses  después  de  que  él  llegara  a  España:  "Él  no  era  buen  estudiante,  estaba  solo  y  las  cosas  no  son  así,  fui  detrás  de  él,  y  estábamos  intentándolo  y  apoyándonos como hermanos pero no podía,... cuando yo llegué le dije que volviera donde mi madre,  que ya estoy yo aquí y es suficiente, pero volví a Marraquech y no podía estar quieto, volvió a Tánger  y ahora está aquí".    Tal  y  como  él  mismo  reconoce,  fue  la  influencia  de  algunos  amigos,  que  hablaban  y  contaban  sus  aventuras  en  Europa  lo  que  le  impulsó  a  salir  de  Marruecos:  "La  verdad  es  que  vivía  bien,  no  me  faltaba  de  nada,  estudiando  bien,  era  buen  estudiante  y  todo,  pero  el  problema  es  que  la  idea  de  venir  aquí  es  culpa  de  mis  amigos"  (...)  "mis  amigos  que  estaban  aquí  primero,  mandando  fotos,  hablando  mucho  de  este  país,  hablábamos  por  teléfono,  por  internet  y  todo  (eran  de  su  edad),  la  verdad  es  que  sí  estaban  mejor  antes  cuando  había  la  cosa  (se  refiere  a  los  tiempos  de  bonanza  económica) pero ahora es muy difícil, hemos llegado un poco tarde por todo lo que está pasando casi  desde el 2009, la cosa ha cambiado muchísimo".     Badr empieza a pensar en emigrar a Europa a los 15 años cuando fallece su padre: “Salí de casa con  16 años, murió mi padre cuando tenía 15 años, es cuando empiezo "me voy a ir a Europa, Europa".  Un año después él y otros 5 ó 6 amigos deciden, animados por otros que ya estaban en España (y con  los  que  se  comunican  por  internet),  viajar  hasta  Tánger  para  intentarlo:  "para  intentar  vivir  allí  y  llegar a Europa". Allí alquilan una habitación y pasan 1 año en el que "cada día intentábamos llegar a  España,  debajo  de  los  camiones,  casi  todos  los  días  había  que  intentarlo,  cada  uno  se  buscaba  su  camión  y  luego  nos  veíamos  dentro  del  puerto”.  Tras  varios  intentos  fallidos  porque  "a  veces  me  50 

 

 


“Experiencias de solidaridad de jóvenes migrantes: la integración social a través del voluntariado”   

  pillan en el barco, a veces no encuentro el camión que quiero yo... lo intento muchas veces y nada".  Entonces vuelve a Marraquech por tres meses, en los que vuelve al colegio, "pero no se me quita la  idea,  he  visto  cómo  es  todo  en  Tánger  y  es  fácil  (en  alusión  a  la  posibilidad  de  salir  del  país)  y  no  termino el curso".     La  decisión  de  salir  del  país  fue  individual  si  bien  fue  comunicada  a  su  familia:"Mi  madre,  más  o  menos, no quería dejarme, tenía miedo, pero... también veía a mis amigos que estaban bien...".    Finalmente,  regresa  a  Tánger  y  esta  vez  logra  pasar  las  aduanas  escondido  en  los  bajos  de  un  autobús. Llega al Puerto de Algeciras y sin salir del barco se encuentra a varios amigos que también  lo habían logrado. Permanecen allí escondidos hasta que logra subirse como pasajero a un autobús  que viaja a Italia. A las 5 de la madrugada, y a 50 kilómetros de Granada, aprovecha una parada en  un área de descanso de la autopista para bajarse. Sabía que en Granada hay un centro de menores  pues algunos amigos habían estado allí, pero fue casualidad que pasara por allí el autobús, porque no  sabía el itinerario.     Mientras caminaba por la autopista recibe el alto de una patrulla de la Guardia Civil "de repente vino  la  Guardia  Civil,  estaban  hablando  y  yo  no  entendía  nada  ...  les  hablaba  en  francés  pero  ellos  no  sabían… hasta que llamaron a uno que sí sabía… me trataron bien, primero me estaban amenazando  con  la  pistola,  creían  que  era  traficante…pero  luego  hablando  en  francés  bien,    no  creían  que  era  menor de edad... les enseño la documentación de Marruecos... y me llevan a un centro de menores de  Granada”.     Le llevan al centro de menores, en el que casi todos eran marroquíes, pero él no conoce a nadie "fue  un  poco  difícil  con  los  chavales,  pero  ningún  problema,  casi  todos  eran  marroquíes,  había  chicas,  chicos, gitanos… era un centro muy grande. No conocía a nadie, todos te miran... pero poco a poco y  al  final  todos  amigos".  Durante  los  casi  4  meses  que  permanece  en  el  centro,  aprovecha  para  aprender  castellano,  ya  que  acude  a  un  colegio  de  la  red  pública  en  el  que  convive  con  alumnos  y  alumnas  autóctonos  y  cuenta  con  profesor  de  apoyo.  “Salía  del  centro  para  ir  a  la  escuela  con  los  chicos españoles, estaba estudiando allí unas horas solamente para castellano con un profesor… ya  sabes los de Granada como son con los árabes,…”.    Es entonces cuando debe tomar una decisión, le faltan 11 días para cumplir la mayoría de edad y, al  no llevar en España los 9 meses necesarios para conseguir el permiso de residencia, sabe que el día  de su cumpleaños le expulsarán por lo que decide escaparse: “Cogí mis cosas, mis documentos y todo  y me marché, qué voy  a hacer allí si  no…” y viaja en autobús hasta Girona  (haciendo  trasbordo en  Barcelona) porque allí tiene amigos que le hablan de la posibilidad de encontrar trabajo sin papeles.  Al llegar entra en otro centro de menores en el que permanece hasta cumplir los 18 años (unos 15  días). Su experiencia allí es ciertamente negativa: "buaaa, muy malos, la verdad, nada, nada, no te  ayudan nada".     Tras abandonar el centro (ya mayor de edad) trabaja durante 1 mes de albañil en San Feliú de Besós  y  Playa  de  Haro  hasta  recaudar  el  dinero  necesario  para  pagarse  el  autobús  primero  a  Barcelona  (donde  simplemente  hace  escala),  y  de  allí  a  Bilbao,  destino  recomendado  por  sus  amigos:    “Fui  a  San Feliú de Besós y Playa de Haro porque allí hay muchísimos de mi pueblo, los que han pasado por  lo mismo que yo han pasado por ese pueblo, y desde allí vienen aquí, a Bilbao. Allí puedes trabajar sin  papeles, puedes conseguir trabajo, tienes contactos con la gente, por ahí se empieza” y continua “No  quería  decirle  a  mi  madre  que  estaba  en  la  calle,  estuve  trabajando  de  albañil  para  conseguir  el  billete, lo que me faltaba para llegar aquí,  y comer”.    Llega a Bilbao sólo en marzo o abril de 2010, la fecha no la recuerda bien, pero sí la sensación:"Llego  a Bilbao, y lloviendo, y el frío, buaaaa.... era marzo o abril de 2010, quedamos en la estación de San  51 

 

 


“Experiencias de solidaridad de jóvenes migrantes: la integración social a través del voluntariado”   

  Mamés  con  amigos  de  mi  pueblo  que  vinieron  a  buscarme  y  que  estaban  aquí  ya...tienen  papeles,  trabajo y cuenta corriente...tienen mucha experiencia" y le aconsejan sobre los pasos que tiene que  dar, poniendo de manifiesto la importancia de las redes informales entre jóvenes. Le acompañan a la  Comisaría  de  la  Ertzaintza  de  Basauri,  allí  "les  miento  y  les  digo  que  soy  menor...  me  hicieron  la  prueba de huesos, con el láser, y me sacaron 15  años y 6 meses... para tener menos de 18 tienes que  subir  la  mano  así  un  poco  y  lo  conseguí"  (hace  el  gesto  estirando  el  brazo  y  levantando  la  muñeca  ligeramente,  sin  que  se  note).  La  policía  sí  le  dice  que  estuvo  en  Girona  en  un  centro  de  menores,  pero él lo niega.    Directamente de comisaria le llevan al centro de menores de Amorebieta, donde permanece 1 mes y  15 días, hasta que descubren que es mayor de edad: "Un feje de los educadores marroquí que es un  cabrón, no te ayuda ni nada, estaba detrás de mí, buscando mis informaciones para que me echaran  a  la  calle...mucha  gente  por  su  culpa  se  ha  muerto  o  está  tomando…  (hace  el  gesto  de  esnifar  pegamento) un día por la  mañana me despierta y  yo le digo que no, pero me enseña un documento  que lo dice… cogí mis cosas y a la calle, cuatro meses debajo de un puente”.    Al salir del centro se vio obligado a vivir en la calle, bajo el puente de Uribarri (en Bilbao) con otros  tres chicos: "la primera semana lo pasé mal....era la primera vez que estaba en la calle, me encontré  con un amigo y me dijo de la directora de la EPA de Basauri [te puede ayudar], que lo que tengo que  hacer  es  apuntarme  a  castellano.  Badr  se  decidió  a  habla  con  ella  y  se  matricula  en  el  curso  de  castellano, habla con ella cada día y es quien le habla de Zubietxe y le apunta a un campo de trabajo  en el mes de agosto, queda en lista de espera. “Nunca podré devolver a esa mujer… me ha ayudado  muchísimo… es buena gente, la verdad”. Un día le llama la abogada de Zubietxe, y le propone acudir  a una entrevista, le explica todo y bien. Desde entonces, lleva año y medio contando con el apoyo de  Zubietxe.     Primero  entra  en  el  piso  de  Deusto  de  Zubietxe,  con  el  compromiso  de  "estudiar  y  cumplir  las  normas", no tienen que pagar nada. Durante el curso va a clases de hostelería al CIP de Bolueta, de 8  a  16  horas,  y  después  estudia  en  casa.  El  resto  de  la  tarde  la  emplea  bien  acudiendo  a  los  entrenamientos tres días a la semana con el equipo de futbol de Etxebarri o estando con sus amigos  en Santutxu. Después tiene que dejar el piso.    De ahí se muda a una habitación de alquiler a Basarrate (Santutxu‐Bilbao), por la que paga 300€/mes.  Por  aquél  entonces  cobra  una    ayuda  de  329€  mensuales  que  le  ayuda  a  tramitar  Zubietxe  [desconoce  qué  ayuda  es,  pero  se  refiere  a  la  ayuda  social  de  emergencia  con  cargo  a  los  presupuestos locales] “yo ni pregunto, no lo sé”. Con los 29€ restantes, vive y sigue estudiando en el  CIP Bolueta.    Actualmente, y desde hace 7 meses vive en Santa Isabel (en Bilbao) en un piso compartido con otro  compañero  de  prácticas,  cocinero,  y  otro  chico  que  éste  conocía  por  el  que  paga  cada  uno  300  €/mes. No obstante, sigue empadronado en el piso de Zubietxe.     Tiene novia, una joven de 22 años de nacionalidad española (que vive y trabaja en Mungia). "Gracias  a Dios tengo una novia de aquí muy maja, maravillosa, la verdad, entiende las cosas, no es como la  mayoría de aquí....". Sin embargo, su grupo de amigos está compuesto íntegramente por marroquíes,  amigos suyos desde pequeños. Badr conocía a I.M., un joven marroquí de 21 años asesinado el 2 de  junio de 2012 en Bilbao, con el que compartía la afición al fútbol.    Actualmente no cobra ninguna ayuda, por lo que tira con los ahorros que tiene “tiro de dinero que  tengo ahorrado, esperamos que sí” [que le dure mucho], el poco dinero que saca de algún trabajo y  la ayuda de su novia. Se está pensando volver a Cataluña, donde se puede trabajar sin papeles. En  52 

 

 


“Experiencias de solidaridad de jóvenes migrantes: la integración social a través del voluntariado”   

  noviembre  cumplirá  3  años  en  España,  y  para  entonces  necesita  haber  conseguido  un  contrato  de  trabajo.    Todas las mañanas acude a desayunar al Centro de Día de Zubietxe en Ollargan, donde permanece  hasta el mediodía participando en las diversas actividades (clases de castellano, talleres…) y de allí se  dirige a sus prácticas de camarero (del módulo de  Hostelería de Fundación Peñascal) en el Casino de  Ibaigane.  Sin  embargo,  ve  el  futuro  incierto  ya  que  no  confía  en  que  a  raíz  de  las  prácticas  vaya  a  encontrar  trabajo,  “Aunque  trabajo  bien  y  todo,  están  contentos  conmigo  los  del  casino…  no  hay  trabajo, es muy difícil”. "Hemos llegado tarde...”  [en referencia a la crisis].    Desde que llegó a España unos meses antes de cumplir los 18 años, nunca ha vuelto a Marruecos,  aunque se comunica con su familia por teléfono e internet cada dos semanas, aproximadamente. Le  gustaría poder visitarlos de vacaciones. A quien sí ha podido ver es al hermano menor que vive en  Andalucía,  con  quien  pudo  pasar  el  Ramadán  el  año  pasado.  A  pesar  de  que  les  echa  mucho  de  menos  quiere  seguir  en  España  "si  no...  para  qué  he  venido,  hemos  perdido  el  tiempo  aquí".  No  obstante, reconoce que no le recomendaría a su hermano pequeño que viniera ahora.     Se declara musulmán, pero no practicante "Soy musulmán, hago el Ramadán en la mezquita, pero de  momento no puedo rezar, no siento mucho... el año pasado sí rezaba pero no pude seguir...es muy  complicado… [se nota que agobia con el tema, porque su familia le suele preguntar si reza]. Explica  que  es  difícil  ser  musulmán  aquí  porque  “No  tienes  que  estar  con  tu  novia  aunque  tu  novia  te  necesite,  si  vas  a  hacer  el  amor  tienes  que  rezar,  si  bebes  alcohol  tienes  que  esperar  40  días  hasta  poder rezar, es muy complicado como todavía somos jóvenes… no nos da tiempo”.    Habla  castellano  muy  bien  gracias  a  que  estudió  en  la  EPA  de  Irala,  también  sabe  francés  pero  ha  perdido  mucho  porque  “con  el  castellano,  nada,  tengo  que  estudiarlo…no  lo  hablo  desde  hace  mucho...".    

La experiencia de Badr como voluntario    Badr comienza su voluntariado en el Colegio Público de la Peña, animado por Zubietxe, cuando entra  en el programa de Zubietxe, hacia 2010. Colabora en la dinamización de las fiestas del colegio con los�� y las escolares: "les tocas tambores para que se diviertan, les enseñas a dibujar… “, si bien no es lo  que más le gusta “lo pasamos bien con los niños y con la educadora de Zubietxe también, es lo más  importante, pasar el día a día”. Gracias a esta experiencia ha podido darse cuenta de las inmensas  diferencias  que  hay  entre  un  chico  de  aquí  de  15  años,  y  uno  de  su  país:  "Hay  mucha  diferencia,  nosotros  cuando  llegamos  a  los  15‐16  años  ya  somos  hombres,  hay  que  trabajar,  buscarte  la  vida,  tirar por tus padres,… es nuestro pensamiento (…). Además, continua haciendo una reflexión en tono  a las diferencias culturales “las chicas de aquí disfrutan con su pareja en cualquier sitio, pero allí en  Marruecos no, en una casa o en un sitio escondido,…”.     Badr también colabora dando charlas en un centro escolar de Zabalburu en Bilbao, al profesorado y  alumnado sobre los y las jóvenes inmigrantes que como él han llegado a España en busca de trabajo.  En  total  ha  dado  3  charlas,  que  tienen  como  objetivo  romper  con  la  imagen  negativa  de  la  inmigración y ofrecer una imagen más ajustada a la realidad de los y las jóvenes que como él lo único  que pretenden es forjarse una vida mejor a base de estudio y trabajo.     La labor voluntaria no siempre es fácil y a veces le obliga a escuchar opiniones que él no comparte en  relación  a  los  jóvenes  extranjeros  como  él:  “En  la  última  charla  (a  profesores  y  profesoras  en  un  centro escolar de Bilbao, a la que acudió en calidad de voluntario) uno me dijo “no trabajáis ni hacéis  nada,  solo  cobráis”,  otro  le  respondió  “estamos  aquí  para  una  cosa  y  tu  saltas  con  otra”…  estaba  53 

 

 


“Experiencias de solidaridad de jóvenes migrantes: la integración social a través del voluntariado”   

  contra  nosotros,  no  le  parece  bien  la  ayuda  que  nos  da  Gobierno  Vasco,  pero  bueno,  hay  muchos  como él”.    Además, participa en algunas actividades del centro de menores Zabaloetxe, a través de un Grupo de  Batukada de Marruecos."Un día estábamos jugando un partido del Mundialito y vinieron a animarnos  con los tambores chavales del centro de menores de Zabaloetxe, ganamos y yo corrí hacia ellos y me  puse  a  tocar".  El  entrenador  de  la  selección  marroquí  del  Mundialito,  al  verlo,  le  propuso  unirse  a  ellos. Cuando tocan llevan la ropa de su país.  También suele tocar con otro grupo de Batukada de  Brasil.     Pero a Badr lo que le apasiona es el futbol, lo que le gustaría es poder entrenar a chavales, pero sin  papeles cree que no puede hacer nada. Juega en el equipo de Etxebarri y participa en el Mundialito  que se organiza en Bilbao anualmente.      

La valoración de Zubietxe sobre la participación de Badr en su organización    ¿Qué aporta Badr a su organización?   Badr refleja el espíritu de cambio, las ganas de aprender, de colaborar, acción...    ¿Qué le ha aportado a usted como miembro de la organización?  Un punto de vista y unas formas de hacer diferentes.    Y a título personal, ¿qué diría que le ha aportado esta persona?  La  satisfacción  de  comprobar  que  ha  interiorizado  los  valores  que  se  le  han  querido  transmitir,  un  modelo de superación.    En definitiva, ¿cuál diría que es el valor añadido o elemento diferenciador con respecto a otros y  otras voluntarias de su organización?  Su alegría, su predisposición, sus conocimientos.    ¿Cuales  crees  que  son  los  principales  beneficios  que  derivan  de  esta  experiencia  para  Badr  y,  en  general, para el colectivo de jóvenes emigrantes no acompañados en general?  La actividad voluntaria repercute muy satisfactoriamente en la incorporación social de Badr y de los  jóvenes no acompañados en general , ya que permite participar activamente en la sociedad,  ayuda a  desarrollar  una  serie  de  aptitudes  y  actitudes  que  mejoran  la  capacidad  de  comunicación,  de  participación;  es  una  forma  de  llevar  a  la  práctica  valores  como  la  solidaridad,  la  generosidad,  el  compromiso, la implicación, aumenta la pertenencia a un grupo; sirve para ampliar las redes formales  e informales y  amplía el compromiso social.                          54 

 

 


“Experiencias de solidaridad de jóvenes migrantes: la integración social a través del voluntariado”   

 

6ª EXPERIENCIA DE VOLUNTARIADO: EL CASO DE AUGUSTINE      “me gusta mucho estar con los chavales”  Augustine  Kyereme  es  un  joven  de  21  años  natural  de  Accra,  un  pueblo  de  Ghana.  Allí  vivía  con  sus  padres  y  cinco  hermanos.  Cuando  tenía  6  años  su  padre falleció por lo que tuvo que dejar los estudios  para ayudar a su madre. Con 17 años decidió salir de  su  país  natal  para  buscarse  la  vida  y  ayudar  a  su  familia.     

 

 

  La historia de Augustine    El  padre  de  Augustine  fallece  cuando  él  tiene  apenas  6  años  agravando  significativamente  la  situación  económica  de  su  familia.  Como  consecuencia  este  joven  se  ve  obligado  a  abandonar  los  estudios  y  a  trabajar  para  ayudar  a  su  madre  a  sacar  a  la  familia  adelante.  Cuando  tiene    17  años  Augustine  piensa  en  la  posibilidad  de  emigrar  y  buscarse  así  un  futuro  mejor  en  Europa,  un  lugar  donde ganarse la vida y poder ayudar económicamente a su madre. Fueron por tanto  los motivos  económicos  y  las  expectativas  de  una  vida  mejor  las  principales  razones  que  impulsaron  a  este  joven a salir de su país natal.    La decisión de salir de país natal fue individual aunque la compartió con su familia.  Augustine se  encontró  con  la  oposición  de  su  madre,  quien  no  estaba  de  acuerdo  con  la  decisión  de  emigrar,  aunque  tampoco  pudo  disuadir  al  joven  de  seguir  adelante  con  su  idea  de  ir  a  Europa:  “cada  uno  tiene su vida, entonces yo salí en busca de mi futuro porque es mi vida”.    Con  solo  tenía  17  años  Augustine  inicia  un  largo  viaje  con  la  idea  clara  de  viajar  a  España.  En  un  primer momento sale de Ghana y llega a otro país de África cuyo nombre no recuerda en castellano.  En este país coge un barco con destino a Holanda y una vez allí el autobús a Madrid. Permaneció en  un  centro  de  esta  ciudad  alrededor  de  un  mes.  Durante  este  tiempo  vio  en  la  televisión  unas  imágenes de Bilbao y sin darle demasiadas vueltas decidió probar suerte en esta ciudad.    Una vez en Bilbao Augustine preguntó a la gente por la policía, quienes le llevan al centro de acogida  de  Amorebieta  y  posteriormente  al  centro  de  Artxanda.  Estuvo  varios  meses  en  este  centro  hasta  que cumplió la mayoría de edad, momento en el que se dirige  a diferentes  asociaciones del tercer  sector  en  busca  de  ayuda.  A  partir  de  ese  momento  Augustine  estuvo  viviendo  en  varios  pisos  gestionados por estas asociaciones (Sarriko, Deusto, Cruces, Bagatza y Portugalete). Cuando empezó  a ganar algo de dinero decidió buscarse un lugar donde vivir y de paso dar una oportunidad a otro  joven de vivir en el piso que él ocupaba.     Actualmente Augustine comparte un piso alquilado en Gernika con dos compatriotas. Trabaja con un  contrato  temporal  en  una  organización  del  Tercer  Sector  donde  realiza  tareas  de  mantenimiento.  Tiene pareja, una joven vasca que actualmente vive en Burgos.   

  55 

 

 


“Experiencias de solidaridad de jóvenes migrantes: la integración social a través del voluntariado”   

 

La experiencia de Augustine como voluntario    En  cuanto  a  la  participación  de  Augustine  como  voluntario  hay  que  decir  que  es  más  bien  consecuencia  del  proceso  de  incorporación  social  que  desarrolla  este  joven.  Su  tutora  de  Elkarbanatuz le planteó la posibilidad de realizar algún voluntariado como monitor de chicos y chicas  más jóvenes al pensar que con esta labor tendría la posibilidad de practicar y mejorar su castellano.  A Augustine le gusta mucho estar con chicos y chicas por lo que accedió a colaborar como monitor de  tiempo libre en las colonias urbanas de la asociación Aurrerantz en Portugalete. Esta colaboración se  desarrolló durante las mañanas del mes de Agosto en el verano de 2010.    Augustine  reconoce  que  lo  que  más  le  gustó  de  esta  experiencia  fue  el  contacto  y  la  relación  que  mantuvo con los chicos y chicas que acudían a estas colonias “me gustaba mucho estar con ellos, te  cuentan  sus  cosas,  lo  que  les  pasa  a  cada  uno…  con  sus  padres,  con  sus  hermanos…  te  cuentan  muchas cosas y me gusta”.     De hecho, considera que una de las cosas que ha aprendido desarrollando esta actividad voluntaria  es a relacionarse mejor con los chicos y chicas. Augustine afirma que siempre ha tenido claro que el  voluntariado con chicos y chicas jóvenes es el que más le gustaba ya que además de pasarlo bien con  ellos le trasmiten mucha alegría: “siempre me dicen que les lleve como un caballo (…) ¡y se lo tengo  que hacer a todos!”.     Por otro lado, este joven asegura que este voluntariado le ayudó a aprender castellano, lo que en su  caso es muy importante, tanto para relacionarse con otras personas como para poder sacar el carnet  de conducir, cosa que le convendría mucho tanto en la búsqueda de un empleo (previsiblemente su  contrato finalizará en julio) como a la hora de ahorrar algo de tiempo en los desplazamientos, ya que  actualmente le lleva mucho tiempo ir y volver desde Gernika todos los días.    Augustine  reconoce  que  al  principio  desarrollar  las  tareas  de  voluntariado  fue  un  poco  difícil  tanto  para él como para los chicos y las chicas “a mí el primer día me cuesta pero también a ellos les cuesta  porque hay algunos que nunca han visto a una persona con color, a una persona negra como yo… se  sorprenden un poco pero después de una semana… ya está todo bien”.    En  cuanto  al  monitorado  considera  que  había  un  poco  de  todo,  con  algunos  apenas  tuvo  relación  aunque también recuerda especialmente el trato que tuvo con uno de ellos “había uno que lo conocí  allí  y  siempre  me  decía  ya  sabes  si  tienes  alguna  duda  me  preguntas…”.    No  obstante,  Augustine  valora  positivamente  esta  experiencia  “me  gusta  todo  porque  en  la  vida  haces  cosas  y  son  experiencias”.     Tras  esta  experiencia  Augustine  no  ha  vuelto  a  realizar  ninguna  tarea  de  voluntariado  aunque  no  descarta  volver  a  realizarla  algún  día.  No  obstante,  el  joven  tiene  claro  que  en  estos  momentos  su  prioridad absoluta es trabajar: “estaba pensando en este año pero no sé… depende, depende en julio  como va el tema del trabajo”.    Augustine  considera  que  el  voluntariado  es  una  herramienta  de  gran  que  contribuye  a  la  incorporación social de jóvenes extranjeros como él porque “aprendes muchas cosas, porque  en la  vida  no  puedes  estar  solamente  en  casa  y  aprendes  mucho  (…)  si  tienes  tiempo  tienes  que  aprovechar”.     Por otro lado, cabe apuntar que Augustine no descarta que el hecho de haber sido voluntario pudiera  ayudarle o facilitarle en alguna medida las posibilidades de encontrar un trabajo el día de mañana.     56 

 

 


“Experiencias de solidaridad de jóvenes migrantes: la integración social a través del voluntariado”   

  Por último, este joven señala la intención de seguir contribuyendo de manera solidaria en un futuro.  En  este  sentido  asegura  que  si  en  un  futuro  dispone  de  dinero  suficiente  le  gustaría  construir  una  escuela o algo parecido para ayudar a niños y niñas de su país.                                                                                                

57 

 

 


“Experiencias de solidaridad de jóvenes migrantes: la integración social a través del voluntariado”   

 

7ª EXPERIENCIA DE VOLUNTARIADO: EL CASO DE BRAHIM      “SOS me ha aportado más de lo que yo aporto a  SOS” 

Brahim  Aziz  nació  en  1989  en  Amrad,  en  la  provincia  de  Zagora,  al  sudeste  de  Marruecos,  donde vivió hasta los 12 años en el seno de una  familia  compuesta  por  su  madre  y  otras  3  hermanas, su padre falleció unos meses antes de  nacer él.   

 

 

  La historia de Brahim    Cuando tenía 12 años abandona su pueblo natal y se instala en otra población a 20 kilómetros, para  continuar  sus  estudios  de  secundaria,  ya  que  en  su  pueblo  natal  solo  se  puede  estudiar  hasta  primaria. "En mi pueblo solo hay escuela de primaria hasta los 6 años, y para hacer secundaria tienes  que  mudarte  a  un  pueblo  más  grande…”.  La  manera  de  funcionar  es  la  siguiente,  varias  familias  alquilan  un  piso  para  sus  hijos  (en  su  caso  cuatro  chicos)  “alquilé  con  mis  compañeros  y  haces  las  cosas que hace una  persona adulta, mayor, lavas  tus cosas,  te  preparas la comida, lavas  tu ropa a  mano”  y  solo  vuelven  al  pueblo  en  vacaciones  porque  aunque  la  distancia  es  corta  las  comunicaciones no son buenas. “Aquí hay gente que va al trabajo todos los días aunque esté a 200  Km pero nosotros no, nos quedamos por un mes, dos meses, tres…”.    Brahim ha cursado hasta 1º de Bachiller en Marruecos, y habla Amazigh (la lengua natal más antigua  del  norte  de  África,  aprendida  a  través  de  la  tradición  oral),  árabe  y  francés  (que  se  estudia  en  el  colegio). También estudió dos años de inglés pero “se me olvidó casi”.     Su padre fallece unos meses antes de nacer él "Mi padre se murió hace mucho tiempo, falleció antes  de que yo naciera, estaba embarazada mi madre de tres o cuatro meses", y su madre es ama de casa.  Son en total 4 hermanos (tres chicas y él el único chico, y el menor). Sus hermanas están casadas y  viven  en  Marruecos.  Generalmente,  los  meses  de  verano  los  pasaba  en  el  pueblo  de  su  tío,  colaborando “era como un trabajo real” en la empresa familiar, y en septiembre volvía a estudiar.    En 2006 con 16 años, durante sus vacaciones de verano en el pueblo de su tío, en el Sahara, en las  que  trabaja  en  la  empresa  familiar,  un  amigo  le  habla  de  los  viajes  en  patera  hasta  Canarias,  y  se  entera  de  que  otro  amigo  se  ha  marchado  así  hace  15  días  (su  entorno  realmente  oculta  esta  información). Es entonces  cuando comienza a pensar en viajar a España “sin darle muchas vueltas,  sin  pensar,  sin  saber  las  consecuencias”  (…)  pensando  en  que  “al  llegar  a  Europa  vas  a  mejorar  tu  nivel de vida, vas a encontrar un buen trabajo, vas a vivir muy bien, vas a tener tus derechos…” y sin  pensárselo  demasiado  contacta,  a  través  de  un  conocido,  con  la  persona  que  organiza  los  viajes  a  Canarias. Negocia con él, telefónicamente, el precio de 500€. El dinero para pagarse el viaje es el que  su  tío  le  había  dado  por  ayudarle  en  la  empresa  durante  el  verano  y  que  debería  haber  empleado  58 

 

 


“Experiencias de solidaridad de jóvenes migrantes: la integración social a través del voluntariado”   

  para  volver  a  estudiar  el  siguiente  curso.  “Un  precio  fijo  en  estos  viajes  no  existe,  es  negociar,  si  conoces a la persona implicada igual entras gratis, realmente el precio rondaba entre 500 €, 600€ e  incluso más”.    Brahim nuestra reticencias iniciales a contar su experiencia personal, en especial la relacionada con  el  viaje  a  España.  No  obstante,  nos  comenta:  "Mi  viaje  migratorio  fue  un  poco  una  pesadilla,  de  Marruecos a Las Palmas de Gran Canaria y luego a la península, viaje desde el Sahara, dos días y tres  noches  de  viaje…  para  serte  sincero  no  conocía  a  nadie  pero  luego  ya  en  la  patera  sí  que  vi  caras  conocidas pero no conocía ni a con los que iba a viajar” (…). Recuerda que era “la primera vez que  salía al mar, en una patera que además es de  madera, no es lancha ni nada,  pasé un miedo terrible,  cuando estás en el mar ya no te importa que te coja la policía o cualquiera, solo piensas en llegar a  tierra, en salir del mar… ”. Al aproximarse a tierra, deben bajar de la patera “fue muy duro, llegamos  a  Canarias  a  una  playa  de  piedras,  todo  el  mundo  salta  a  metro  y  medio  de  profundidad,  saltas  al  agua y sientes que las piernas ya no responden después de dos días y tres noches en el mar, no notas  las piernas… al llegar a tierra vino un compañero mayor y nos pidió que volviéramos a la patera a por  otro chico que lo había pasado súper mal en el viaje [iba sentado en el centro de la patera donde más  te mojas], le sacamos entre tres personas”. Tuvieron que atravesar una montaña, por la noche, entre  fincas, perros que ladraban “pasando sustos y sustos” hasta que al amanecer les detuvo la policía en  un pueblo.     Al  detenerles,  les  envían  a  la  comisaria  y  al  descubrir  que  eran  menores  les  llevan  a  un  centro  de  menores de Las Palmas de Gran Canaria, en el que permanece entre 3 y 4 meses. De ese tiempo no  tiene buenos recuerdos, “había un montón de gente, chavales marroquíes, subsaharianos… cuando  llegué yo, mi amigo se había ido hacía 15 días”. Finalmente se escapa porque “para ser realista era  un centro con muchísimas personas, había rumores de que no nos iban a dar permiso de residencia  porque  éramos  muchísimos  y  había  que  cambiar  de  sitio…  si  te  mandan  de  ese  centro  a  otro  y  cumples  en  otro  los  18  años  igual  te  dan  el  permiso,  pero  si  te  quedas  ahí  igual  haces  los  18  y  te  quedas  sin  permiso  de  residencia,  entonces  dice  <me  tengo  que  mover  de  aquí,  de  aquí  me  voy>”.  Cuando  llegas  aquí  desconoces  totalmente  las  cosas,  los  derechos,  cómo  funciona  lo  del  trabajo,…  tomas unas decisiones pero no sabes si te van a llevar a buen puerto, esas decisiones están basadas  en unas razones que no puedes asegurar”.     A través de su tío, que tiene contactos en Barcelona, consigue que un conocido le ayude. “Mandó  [desde  Barcelona]  a  un  chico  de  unos  veintitantos  años  a  buscarme  a  Las  Palmas,  vino  con  el  pasaporte de otra persona que no se me parecía absolutamente nada…” esa misma tarde se escapa  por unas horas del centro de menores y “fuimos a comprar ropa nueva y compramos los billetes para  el día siguiente”.     Tras escaparse por la noche, va al centro de la ciudad, Santa Catalina, y de allí toma el autobús hasta  el aeropuerto acompañado del chico. Viaja en avión a Barcelona, fue el primer vuelo en avión para  Brahim, él seguía a aquel tipo pero haciendo como que no le conocía  “Ahí empieza el segundo viaje,  el más difícil, donde más miedo pasé [incluso comparándolo con su viaje en patera]”. Apuntilla que al  principio  crees  que  al  pasar  el  viaje  en  patera  “crees  que  ya  acabó  el  sufrimiento,  pero  no,  sigue  ahí”…  después del control vino un Guardia Civil hacia mí y me dijo < ¿el pasaporte?>, el tío se fijaba  en la foto y…ese momento, ese instante es donde más lo pasé súper mal…”. Una vez en Barcelona,  tras 15 días allí, contacta con su amigo que está en Bilbao (el mismo que hizo el mismo viaje que él y  que pasó también por el centro de Las Palmas), y le anima a venir.    Sobre  si  su  familia  estaba  de  acuerdo  con  que  hiciera  este  viaje,  dice  "mi  familia  no  sabía  nada,  absolutamente  nada”.  De  hecho,  el  retrasó  su  vuelta  al  colegio  todo  lo  que  pudo,  hasta  octubre,  hasta que ya la presión familiar era tanta que no podía retrasarlo más. Contacta con la persona que  organizaba el viaje y le dice que tiene que marchar ya. “Hay que esperar a que la mar esté en calma”,  59 

 

 


“Experiencias de solidaridad de jóvenes migrantes: la integración social a través del voluntariado”   

  le responden. Finalmente, al de una semana “me vinieron a buscar a la cafetería en taxi, teníamos  que  salir  esa  noche,  ahora,  ahora,…  fui  a  casa  de  mi  hermana,  cogí  una  bolsa  con  ropa  nueva,  la  típica bolsa que te enseñan que enrollas con celo [para protegerla del agua]”. Cuando les llama y les  comenta que está en Las  Palmas “se tranquilizan  porque has pasado el mar, gracias  a Dios que ha  llegado, no ha naufragado”.     Llega a Bilbao solo en marzo o abril de 2010, la fecha no la recuerda bien, pero sí la sensación. Llega a  la estación de termibús a la mañana “en invierno, con la lluvia”.  Los dos primero días los pasa en el  piso de un amigo en Sondika, transcurridos los cuales este mismo chico le acompaña a la comisaría  de  policía.  Directamente  de  comisaria  le  llevan  al  centro  de  menores  de  Amorebieta,  donde  permanece solo unos días, hasta que lo trasladan. “De allí reparten, este es menor a… a este le queda  mucho para hacer los 18 a… a este que tiene 17 a Artxanda…”.     Finalmente  le  envían  al  centro  de  Artxanda  (recién  abierto),  donde  permanece  desde  enero  hasta  noviembre de 2007. Recuerda que unos días antes de cumplir los 18 años le hicieron la solicitud de  residencia y que al cumplirlos “a la calle” [se emociona aunque intenta disimularlo sonándose con un  pañuelo],  “a  la  hora  de  decir  la  calle  pueden  ser  mucho  conceptos,  pero  la  calle  es  la  calle,…  una  semana antes te sacan del centro y te llevan al programa HEMEN, [por aquel entonces él ni sabía lo  que era pero ahora lo conoce y define perfectamente] para hacer una entrevista, allí le informan de  que al cumplir los 18 años le podrán asesorar “… desde que llegamos a los inmigrantes no nos dejan  de preguntar, a la policía, al centro que vayas, al salir, cómo te llamas, la edad, cuántos hermanos  tienes,…”  Recuerda perfectísimamente cómo al cumplir la mayoría de edad personal del centro “te  bajan en furgoneta a Bilbao y te dicen <cuídate y búscate la vida>”.    Gracias  a  HEMEN,  concretamente  de  CEAR  –Euskadi  los  dos  primeros  meses  logra  plaza  en  el  albergue  de  Elejabarri, tras estar con  la trabajadora social. Le ayudan también a apuntarse a algún  curso “hacen lo que pueden pero no todo está a su alcance, esta segunda fase es otro viaje más,…  hablas mal el idioma, no tienes una profesión,  el resguardo  de la solicitud de residencia  no te sirve  para  nada,  se  lo  das  a  la  policía  y  te  dicen  <esto  qué  es,  para  qué  sirve>,  con  los  mínimos  conocimientos, bajas al metro y ni siquiera saber sacar el creditrans,… es un viaje más,…”. En CEAR le  asignan una educadora (Estíbaliz), que es la que le acompaña en todo el proceso.     Brahim ha pasado en total por tres centros de menores (Las Palmas de Gran Canaria, Amorebieta y  Artxanda, en Bizkaia), entre los cuales ha pasado un total de año y medio.     Desde que está en Bilbao ha hecho un curso de mantenimiento de edificios en el CIP de Erandio, que  termino hace dos años, al que acudía de de 9 a 15 horas y por las tardes iba a clases de castellano en  CEAR. Además ha hecho un curso de Marketing en Derio, del que también hizo prácticas en Toys´rus,  en Bilbondo. No se matriculó en la CEPA porque le dijeron que era para personas con un nivel más  bajo  del  que  él  había  adquirido  (de  manera  casi  autodidacta),  pero  sí  acude  a  clases  de  euskara.  Tiene carnet de conducir.    Además, el año pasado (2011) hizo el curso de monitor de Tiempo Libre en Fundación EDE, e hizo las  prácticas en el Centro de Menores Zabaloetxe de Loiu, participando en el taller “El arte y el deporte”.  Colaboraba  en  la  Batukada  y  sobre  todo  en  el  Programa  de  Recogida  de  Bicicletas  de  Zabaloetxe.  Concretamente  iba  con  la  furgoneta  a  buscar  las  bicis  que  se  donaban  al  programa  y  daba  charlas  para  presentarlo,  incluso  concedió  alguna  entrevista  a  medios  de  comunicación.  Estas  prácticas  podría haberlas hecho en SOS Racismo, entidad en la que es voluntario, pero “me conviene hacer las  prácticas en otra entidad, para conocer a otra gente, ver otras realidades… la experiencia que tenía  estando en un centro de menores pensé que les podría ayudar”.     60 

 

 


“Experiencias de solidaridad de jóvenes migrantes: la integración social a través del voluntariado”   

  Lleva  dos  años  estudiando  euskara  en  el  Colegio  de  Miribilla,  por  las  tardes,  en  clases  gratuitas  organizadas por una asociación     Actualmente  vive  con  un  amigo  de  nacionalidad  española,  en  Bilbao,  en  un  piso  alquilado  por  su  amigo y en el que está empadronado. No paga ningún alquiler, aunque colabora en los gastos en la  medida en que puede, lleva allí 7 meses. Actualmente cobra la ayuda de inserción, de 329€, y realiza  trabajos esporádicos de albañilería, fontanería,… con algún conocido para sacar algún dinero. Tiene  permiso de residencia pero no de trabajo.     Brahim  no  trabaja  de  manera  regular  porque  no  puede,  al  no  tener  el  permiso  de  trabajo.  Con  respecto a las posibilidades de trabajar es muy crítico con el sistema, “cuando salimos de un centro  de menores y haces la solicitud para el permiso de residencia, como aún eres menor, lo que te dan en  Extranjería es un permiso de residencia que no te autoriza para trabajar, es el gran problemón… a la  hora de buscar un trabajo te dicen que no les interesas… no sé por qué lo hacen pero tienes papeles  pero realmente no tienes, se creen que venimos de visita sin más, de vacaciones, no te permite buscar  un  trabajo…  y  para  poder  cambiarlo  [el  permiso  de  trabajo]  necesitas  una  oferta  de  trabajo  por  lo  menos de un año, y quién te lo va a dar en estos tiempos…”. Se le nota dolido con la situación, porque  de hecho, ha perdido varias oportunidades de empleo por esta razón, por ejemplo tras sus prácticas  en Toys`rus “cuando te pones a explicarte el problema se echa para atrás y entonces te dice <es que  yo no me quiero meter con eso, es que nunca he tenido un caso igual…>. Aún así, logró que el tutor  del curso de marketing y el responsable del centro de Loiu mediaran con el gerente de la tienda  en  Bilbao y le propusieran firmar un convenio de prácticas por tres meses, pero está a la espera de la  respuesta de la central de la empresa, en Madrid.     Cree que siendo realista, “el trabajo lo voy a conseguir, sí o sí”. Se muestra “muy arrepentido” por  haber abandonado sus estudios de educación formal “que ahora es lo que más me duele,…se que  en  su  día  tomé  una  decisión  reo  la  menos  acertada  por  dejar  de  estudiar”  pero  se  muestra  igual  de  decidido  a  retomarlos  “porque  mientras  esté  aquí  tengo  la  oportunidad  de  estudiar  y  hacer  una  carrera, si volviera  a mi país ya no tendría la oportunidad, pero aquí sí,…lo voy a hacer, mi objetivo es  hacer una carrera universitaria, encontrar un trabajo de media jornada o de fines de semana que me  permita  sostenerme,  que  cubra  mis  necesidades  y  poder  hacer  una  carrera…  es  la  decisión  que  me  mantiene  aquí,  si  pasan  6  meses  y  no  he  encontrado  un  trabajo  ni  estoy  haciendo  una  carrera  te  aseguro  que  cambiaré  de  aires”.  No  tiene  claro  qué  le  gustaría  estudiar,  pero  aunque  en  principio  pensaba en matemáticas (por lo que estudió en su país), ahora, tras haber hecho el grado superior de  Integración Social ahora se decantaría más por algo relacionado con esto último.    Su rutina diaria durante el último año ha consistido en ir a clases por las mañanas, y posteriormente  a las prácticas, y emplear las tardes en mejorar sus idiomas, primero con el castellano y después con  el euskara, que estudia actualmente.     Actualmente cobra 329€ de la ayuda de inserción (porque aún no tiene 23 años) y saca algún dinero  de trabajos esporádicos en fontanería, pintura, con conocidos que son autónomos y le laman a veces  para un par de días “con eso te mantienes”. Respecto a la posibilidad de enviar remesas a su familia,  nos comenta que “Ojalá pudiera mandar dinero a mi familia, pero en la situación que estoy pues…  casi son ellos los que me tienen que mandar, se tienen que conformar con que no les llame yo y les  pida dinero”.    Se declara musulmán, pero no practicante en exceso “religioso religioso no los soy, creyente soy, pero  practicante no, la religión en la que creo es el Islam, mis padres son musulmanes, y sí que voy alguna  que  otra  vez  a  la  mezquita…”.  No  acude  a  ninguna  mezquita  concreta,  sino  que  a  veces  va  a  la  de  Fika, San Francisco, etc. los viernes.    61 

 

 


“Experiencias de solidaridad de jóvenes migrantes: la integración social a través del voluntariado”   

  Desde  que  llegó  a  España  con  16  años,  nunca  ha  vuelto  a  Marruecos,  aunque  se  comunica  con  su  familia por teléfono e internet cada dos semanas, aproximadamente. Le gustaría poder visitarlos de  vacaciones.     No sabemos si tiene pareja, puesto que no quiere responder a esta pregunta.  Su grupo de amistades  es heterogéneo, “mi vida personal es mucho más amplia, tengo un grupo de compañeros y amigos de  SOS, a través de ellos he conocido más gente, pero al margen tengo amigos de otros sitios, algunos  del centro de menores, de cursos, de prácticas,…”.     Habla perfectamente castellano, aunque él modestamente lo niega, “las pocas clases que me dieron  en  Las  Palmas,  que  fueron  muy  pocas,  y  en  Artxanda,…  más  bien  he  aprendido  el  castellano  preguntando a la gente, <qué quiere decir esto, qué es esta palabra>, empecé con los periódicos del  metro…  coges  el  diccionario,…al  principio  con  el  español‐francés,  pero  luego  ya  con  el  español‐ español,… ”.     Sobre  la  acogida  comenta  que  “No  podemos  tener  la  misma  visión,  la  misma  opinión…  pero  es  absurdo que te  diga que todos los vascos son racistas, o lo contrario… yo creo que es tener una visión  sin  estadísticas,  sin  razones,  no  se  puede  generalizar,…  en  todos  los  puntos  del  mundo  hay  gente  bueno, gente menos buena, le pondría un 8 o un 9”.     No  descarta  volver  a  su  país  en  algún  momento  “la  cosa  estando  como  está,  no  se  puede  saber…  como  vine  me  puedo  ir  perfectamente,…  es  que  nunca  se  sabe,  en  un  momento  dado  por  motivos  personales o por motivos económicos, o familiares, te puedes ir…, pero es como una rueda, lo que te  entretiene aquí… tienes que terminar esto, este curso,… es como un círculo, mientras estas ahí metido  es  muy  difícil  que  te  quieras  ir…”,    como  tampoco  descarta  moverse  de  ciudad  si  consideras  que  puedes  “sacar  mejor  partido  a  tus  habilidades  en  otro  sitio  o  en  otro  trabajo  se  puede  hacer  perfectamente,  y cambiar de aires”.     “La  incertidumbre  que  tenemos  como  adolescentes  es  normal,  no  tener  a  tu  familia  ni  nadie,  otra  cultura diferente, otro ambiente… no saber si esto te saldrá bien… nunca los planes salen como uno  quiere, me rondaba la imagen de que me tenía que ir de aquí, un año tirado en un centro de menores,  comes  en  un  albergue…  los  horarios  que  te  ponen,  las  normas…  no  te  compensa,…  me  planteaba  volver a Barcelona… no dispones de los mínimos recursos… las asociaciones te mandan de un lugar a  otro… a nuestra edad la gente vive con sus padres, está estudiando y le dan una paga semanal… no  está acostumbrada a esa presión… “   

La experiencia de Brahim como voluntario    Brahim  inicia  su  contacto  con  SOS  Racismo  en  2008  a  través  de  CEAR.  Acude  acompañado  de  su  educadora a unas charlas que organizaba la asociación sobre menores y jóvenes no acompañados, en  las que participaba un trabajador de CEAR que actualmente trabaja en SOS Racismo. La charla “me  gustó  un  montón,  el  discurso,  los  valores  que  defendían  me  llamaron  la  atención…  me  dieron  la  dirección de los locales para que les visitara, pero no lo hice hasta un año después… solía ver a una  chica voluntaria de SOS y un día me dijo, concretamos ya una tarde y así fue, me presentó a la gente  que trabajaba de liberada, lo que trabajaban, y así me enganché”.    En  SOS  desempeña  desde2009  diversas  tareas,  “es  un  movimiento  social  que  toca  muchos  temas,  muchísima  gente  militante,  voluntaria…  trabajamos  juntos  y  por  comisiones,  yo  estoy  en  la  de  menores  y  jóvenes  no  acompañados…  podemos  organizar  un  taller  para  los  chavales,  una  charla  sobre la ley de extranjería para la gente que está en la calle,… (…) “Hemos hecho teatro en el local,  siempre les invitamos a que se pasen por SOS, que tomen un café con nosotros,…“ (…) Les informan  sobre los pasos que deben dar para arreglar su situación, que sus familias les envíen los papeles que  62 

 

 


“Experiencias de solidaridad de jóvenes migrantes: la integración social a través del voluntariado”   

  les  hacen  falta,  les  acompañan  al  Consulado,  se  hacen  tutores  legales  de  estos  chavales,…  “estos  marrones tienes que comértelos, (…) esto nos llena de orgullo”∙      Además, en la mediateca ayuda a catalogar los documentos, a preparar la documentación para las  charlas,  con  el  objetivo  de  “sensibilizar,  sobre  todo  en  la  oficina  de  información  y  denuncia,  recogemos  denuncias  de  agresiones  sexuales,  de  actos  discriminatorios,  abusos  policiales,….  (…)  Esperamos  que  esto  que  hacemos  dentro  de  un  tiempo  no  tenga  sentido,  porque  ya  no  haga  falta  hacerlo… defender a esta gente…”.     Brahim  transmite  entusiasmo  cuando  habla  de  su  voluntariado  en  SOS  Racismo,  “Lo  que  más  me  gusta es la ideología de SOS, porque es un punto donde todo el mundo se expresa de manera libre,  todo  se  discute,  se  habla  de  manera  asamblearia,…  con  la  presencia  de  todos  los  voluntarios  y  las  personas  liberadas…  todos  tenemos  la  misma  línea…  hablamos  de  las  cosas  que  vamos  a  hacer,  se  reparte el trabajo, …, puedes dar ideas, …”∙ Calcula que su dedicación semanal, si bien depende de las  cosas que tengan entre manos, puede variar entre las 2 horas semanales y las 20. “No lo haces por   dinero, no lo haces por fama…”.    Brahim es musulmán, “como musulmán, la religión es un estilo de vida, te obliga a dar lo que puedas  ayudar,  ser  solidario,  compartir”,  sin  embargo,  no  fundamenta  su  voluntariado  desde  una  perspectiva religiosa, sino humana: “todas estas cosas suenan muy bien y están ahí, pero no tenemos  que verlo desde el punto de vista de la religión… [pone el ejemplo de Cáritas en España, con base en  la religión] la religión no está mal para hacer todas esas cosas, esos actos solidarios, pero lo tenemos  que  ver  desde  el  punto  de  las  personas  humanas,…  nacemos  con  un  toque  desde  dentro,  que  es  la  humanidad,  es  el  que  tiene  que  prevalecer  antes  que  nada…  la  creencia  es…  todo  el  mundo  tiene  derecho  a  creer  en  lo  que  quiere…”.  Sin  embargo,  a  lo  largo  de  la  conversación  nos  cuenta  que  colabora con un colectivo de la Mezquita que organiza actividades, que da clases de árabe, que visita  en los hospitales a pacientes sin compañía…    Hace una reflexión muy interesante sobre la cultura del voluntariado en nuestro país. “En este país  me encanta lo relacionado con el voluntariado, encuentras muchas organizaciones que disponen de  muchas  personas  voluntarias,  en  Cáritas,  en  SOS,  en  CEAR,  a  donde  vayas…  la  gente  está  más  sensibilizada  con  respecto  a  mi  país,…  más  organizada…  que  el  trabajo  no  tiene  que  relacionarse  siempre con dinero, mucha gente, y cada vez más, trabaja sin cambio ¿no?, ese tipo de trabajo sin  dinero si lo haces está basado en la religión pero que haya montón de voluntarios en las ONGs… es un  puntazo, está guay”.     Sobre  la  valoración  de  su  experiencia  voluntaria,  cree  que  “SOS  me  ha  aportado  más  de  lo  que  yo  aporto a SOS, te puedes desarrollar,  gracias a SOS amplié mi formación, he conocido a muchísima  gente que merece la pena conocer, con la que compartes una misma ideología... y puedes informarte  continuamente,  siempre  hay  novedades,…  he  recibido  más  de  lo  que  he  dado…  a  través  de  SOS  he  conocido  a  otros  colectivos  más  especializados,…”  (…)  Es  un  dar  y  recibir  continuamente,  no  puedo  resumir  mi  relación  con  SOS…”.    Le  gustaría,  cuando  tenga  más  tiempo,  trabajar  con  alguna  otra  asociación. De hecho, en  una ocasión hace un año  se dirigió a Cáritas para colaborar “mientras los  valores sean los mismos, y lo que reine sea la solidaridad, compartir y trabajar por los demás, el tema  es de todas las religiones…”, le dijeron que le llamarían, pero no lo han hecho.    No  creer  que  su  voluntariado  en  SOS  le  vaya  a  ayudar  a  encontrar  trabajo,  porque  “no  son  una  asociación orientada al trabajo, pero teniendo amigos en SOS pues puedes enterarte de cosas, pero sí  que  me  ha  abierto  puertas  para  conocer  a  otra  gente…,  pero  no  es  el  INEM,  no  es  para  dar  curriculums…”.     63 

 

 


“Experiencias de solidaridad de jóvenes migrantes: la integración social a través del voluntariado”   

  Respecto a su vinculación futura con SOS lo tiene claro, “mientras pueda, mientras esté aquí seguiré,  efectivamente, mientras sienta esa necesidad de aprender, de ver, de escuchar, encantado”.       

La valoración de SOS Racismo sobre la participación de Brahim en su organización    ¿Qué aporta Brahim a su organización?   En una organización como SOS Racismo con un perfil de militancia de personas mayores de 30 años  contar con una persona joven es siempre un signo positivo. Por otra parte, aporta una visión mucho  más  cercana  y  de  primera  mano  de  algunas  de  las  problemáticas  que  se  tratan  y  también  permite  ampliar las redes sociales y de colaboradores no militantes entre un sector de la población como el de  los jóvenes extranjeros al que no siempre es fácil llegar    ¿Qué le ha aportado a usted como miembro de la organización?  La  ilusión  de  ver  cómo  gente  joven  extranjera  se  anima  a  participar  en  una  organización  no  asistencialista de la que no obtiene un beneficio directo. También el poder compartir de forma directa  problemáticas  tratadas  teóricamente  y  un  esfuerzo  importante  de  adaptación  del  discurso  político  para hacerlo entendible a gente más joven y que domina menos el idioma.    Y a título personal, ¿qué diría que le ha aportado esta persona?  Una bonita amistad que nos permite relacionarnos mucho más allá del corsé de “persona extranjera”  “persona autóctona” viendo que en el fondo, hablando de lo que realmente nos importa (cómo está  la  familia,  qué  estudiar,  los  problemas  para  encontrar  trabajo,  las  amistades,  etc.)  somos  exactamente iguales quedando los aspectos que se considera vinculados a la cultura en un segundo  plano.    En definitiva, ¿cuál diría que es el valor añadido o elemento diferenciador con respecto a otros y  otras voluntarias de su organización?  El elemento diferenciador es que cada persona somos distintas y todos aportamos en la organización.  Nadie es más distinto por venir de otro sitio, cada persona con su forma de ser, sus conocimientos,  sus vivencias aporta en las asambleas y lo bueno es que Brahim no aporta por el sitio de donde viene,  sino por quien es.    ¿Cuales crees que son los principales beneficios que derivan de esta experiencia para Brahim y, en  general, para el colectivo de jóvenes emigrantes no acompañados en general?  Le da una visión distinta al proceso de incorporación social transcendiendo el cubrir las necesidades  básicas para incluir los aspectos de políticas sociales, derechos sociales, etc. esto es, una visión mucho  más amplia de la sociedad en la que la persona está inserta y que permite el tipo de tratamiento que  se  da  a  los  menores  extranjeros  no  acompañados.  También  le  ha  vinculado  a  muchas  personas  autóctonas  mayores  que  él  que  han  ejercido  de  apoyo  emocional,  le  han  dado  consejo,  le  han  orientado y en algunos casos le han mimado como un padre o un hermano integrándolo no sólo en la  vida  diaria  de  SOS  Racismo  también  incluso  en  los  tiempos  de  ocio  con  sus  respectivos  amigos  y  amigas o en las cenas, poteos y celebraciones varias que a menudo se hacen.    Con  el  colectivo  de  jóvenes  migrantes  no  acompañados  ha  permito  un  mejor  conocimiento  de  la  situación por dentro, un contacto con otros jóvenes mayor y, sobre todo, que muchos de los jóvenes  se sientan un poco más “en casa” al tener a Brahim como referencia dentro de SOS Racismo.          64 

 

 


“Experiencias de solidaridad de jóvenes migrantes: la integración social a través del voluntariado”   

 

8ª EXPERIENCIA DE VOLUNTARIADO: EL CASO DE NAJIM      “mientras esté aquí seguiré siendo  voluntario”  Najim  es  un  joven  de  22  años  nacido  en  Farkhana,  un pueblo del norte de Marruecos, donde vivía con  sus padres y sus cinco hermanos (3 chicos y 2 chicas)  y  estudiaba  lo  que  aquí  equivaldría  a  secundaria.  Hace 5 años, cuando tenía 17 años, decidió salir de  su país y buscarse la vida en España.    

 

 

La historia de Najim    Najim  salió  de  su  país  hace  5  años,  cuando  tenía  17  años.  Se  puede  decir  que  la  mejora  de  las  expectativas  económicas  y  sociales  fue  su  principal  motivo  para  emigrar  ya  que  estando  en  Marruecos  le  atraían  las  condiciones  de  vida  que  mostraban  aquellos  compatriotas  que  viven  han  emigrado  y  vuelven  a  Marruecos  de  vacaciones:  “los  veranos  en  Marruecos,  ahora  en  este  tiempo  cuando viene la gente que están aquí en Europa… bien vestidos, con coches… ahí tiene que haber… es  que  claro,  te  entran  unas    ganas”.  A  esto  hay  que  añadir  que  él  no  veía  muchas  expectativas  laborales en su país ya que asegura que en Marruecos los puestos no siempre los consiguen quienes  lo merecen sino que muchas veces es necesario pagar para que te lo den. En su opinión esta práctica  anima  a  muchos  jóvenes  marroquíes  a  salir  de  su  país  para  buscarse  la  vida  en  Europa:  “aquí  trabajas, estudias y ganas el puesto pero es que no es lo mismo allí, allí tienes que estudiar bien y tu  padre tiene que venir para pagar el puesto, es uno de los motivos que hace a la gente venir aquí”.    La  decisión  de  emigrar  fue  individual,  aunque  compartida  y  aceptada  por  sus  familiares.  En  un  principio  su  padre  se  mostraba  reacio  con  esta  decisión  pero  fue  su  madre  la  que  acabó  convenciéndole para que le sacara del país ya que él tenía visado y podía cruzar la frontera española  sin  problemas:  “tanto  insistir,  tanto  insistir…  bueno,  no  era  yo  el  que  insistía  era  mi  madre  la  que  insistía… yo… me daba vergüenza hablar con mi padre de esas cosas (…) después de tanto tiempo mi  padre se hartó de tanto insistir y decidió traerme”.     A diferencia de muchos procesos migratorios en los que los protagonistas emigran en soledad, Najim  salió de Marruecos junto a su padre, ambos fueron en barco hasta Valencia, donde vivía un familiar.  Este  familiar  habló  con  un  amigo  quien  les  comentó  que  Bilbao  es  la  ciudad  que  más  ayuda  proporciona a los menores inmigrantes por lo que decidieron ir a esta ciudad. Por tanto, la elección  de Bilbao como ciudad de destino no es en absoluto casual sino que está motivada por la creencia  de  que  en  esta  ciudad  los  menores  extranjeros  cuentan  con  más  derechos  y  más  recursos  para  su  protección: “Es muy conocido que aquí en Bilbao hay muchos derechos para los menores inmigrantes,  que les ayudan mucho”.    Este joven reconoce que  al principio estaba muy  contento de haber “llegado  a donde quería” y en  principio conocía perfectamente los pasos a seguir una vez llegara a Bilbao: “cuanto más tiempo de  menor tengo mejor, ayuda eso para luego presentar los papeles. Me faltaban 7 meses para cumplir  65 

 

 


“Experiencias de solidaridad de jóvenes migrantes: la integración social a través del voluntariado”   

  los 18 años.  Y llegué a Bilbao y tenía que ir a la policía porque claro es muy importante porque no  puedes entrar al centro solo, primero tienes que ir a la policía”.    La  policía  llevó  a  este  joven  al  centro  de  acogida  de  Amorebieta,  lo  que  para  él  supuso  una  experiencia  bastante  negativa:  “un  cambio  total,  era  poca  comida  poca  ropa,  mucha  frío,  tampoco  había  tanto  que  hacer…”.  Ante  esta  situación  Najim  intentó  volver  a  Marruecos  con  su  padre  pero  fue imposible ya que precisamente en esos momentos éste volvía a España con su hermano menor,  quien también quería salir de Marruecos. Por todo ello, Najim tuvo que quedarse en Bilbao y hacerse  cargo de su hermano: “me dijo no, no, ahora no puedo porque estoy llevando a tu hermano y tienes  que estar con él porque no puedo volver con los dos para allí”.    De Amorebieta Najim y su hermano (de 16 años por aquel entonces) fueron trasladados al centro de  El Vivero de Artxanda. La valoración que hace de este centro es considerablemente mejor: “al final  está  bien  el  centro  ese  y  encima  como  lo  tenía  al  lado  mío  (se  refiere  a  su  hermano)  pues  mejor  todavía”.    Najim  cumple  18  años  en  el  centro  de  El  Vivero.  El  día  de  su  cumpleaños  le  dieron  algo  de  dinero  (unos 60€) y lo que había ahorrado durante este tiempo de “la paga” y tuvo que salir del centro. En  su  opinión  el  momento  de  salida  es  uno  de  los  más  duros  de  todo  este  proceso  ya  que  supone  empezar  a  buscarse  la  vida  de  manera  autónoma:  “ahí  es  cuando  empieza  lo  más  difícil,  ya  sí  que  tienes que buscarte la vida”    Nada más salir del centro de menores Najim se hospeda en el albergue de Elejabarri (Rekalde) y trata  de buscar algún recurso o programa en el que le pudieran ayudar. Estuvo un mes viviendo en este  albergue hasta que accedió a una habitación en un piso pagado por Cáritas en Abando. En esta época  también conoció HEMEN donde se apuntó a un curso de mecanizado.    Del  piso  en  de  Cáritas  pasó  a  otro  piso  en  Sarriko  gestionado  por  la  asociación  Itaka‐Escolapios  al  tiempo que se apuntó a un curso de castellano (era una de las condiciones que tenía para acceder a  este piso).  Durante dos años estuvo viviendo en este piso y realizando la formación de mecanizado.  Una  vez  pasados  los  dos  años  que  duraba  el  programa,  Najim  decidió  hacer  un  Grado  Medio  de  mecanizado lo que le permitió quedarse un año más en este piso. Posteriormente paso a otro piso en  San Ignacio, en el que vive actualmente, y donde le han pagaban un porcentaje del alquiler.     Actualmente este joven ha terminado el Grado Medio de Mecanizado en que estaba matriculado. Su  idea es seguir formándose en esta rama por lo que quiere prepararse para hacer la prueba de acceso  al ciclo superior.    Los únicos ingresos con los que cuenta a día de hoy provienen de la ayuda social (alrededor de 330€).  Hasta  ahora  ha  recibido  el  apoyo  de  distintas  entidades  del  Tercer  Sector,  pero  a  partir  de  septiembre Najim tendrá que hacer frente a la totalidad del alquiler y los gastos.   

La experiencia de Najim como voluntario    Najim empezó a colaborar como voluntario hace aproximadamente 2 años (cuando tiene 20 años) a  través  del  programan  HEMEN.  Tenía  buena  relación  con  las  personas  de  este  programa  y  además  hablaba bastante bien castellano por lo que le propusieron dar unas charlas con alumnos y alumnas  del  Colegio  Escolapios  de  Bilbao  sobre  la  inmigración  y  los  prejuicios.  En  estos  encuentros  se  distribuían en pequeños grupos mixtos (jóvenes autóctonos y jóvenes extranjeros) y charlaban sobre  los  prejuicios  más  extendidos,  la  realidad  de  unos  y  otros,  cómo  se  ven  entre  ellos…    En  total  han  hecho otros cuatro encuentros más como este.    66 

 

 


“Experiencias de solidaridad de jóvenes migrantes: la integración social a través del voluntariado”   

  En estos encuentros Najim tratan sobre todo de sensibilizar y desmantelar algunos de los prejuicios  más  extendidos  sobre  el  colectivo  en  la  sociedad,  los  cuales  trasmiten  permanentemente  una  imagen  del joven marroquí ciertamente negativa  (menores que roban, que se emborrachan…): “yo  insistía mucho en la parte de que no somos todos iguales... porque hay un porcentaje de marroquíes  que roban, y eso es malo, puede ser grande puede ser pequeño, pero también que yo creo que olvidan  de  que  también  hay  otros  que  sí  que  vienen  para  tener  un  futuro  mejor”.  En  su  opinión,  la  mejor  forma  de  superar  estos  prejuicios  es  acercarse  a  la  realidad  de  los  otros,  hacer  un  esfuerzo  por  conocerles mejor: “yo les digo que si tienen la oportunidad de conocer a alguien (algún marroquí) que  conozcan y luego juzguen” y continua “Nos podemos llevar muy bien todos conociéndonos”.    Por  eso,  Najim  está  convencido  de  que  su  participación  en  estos  encuentros  contribuye  en  buena  medida  a  superar  estos  estereotipos  y  a  cambiar  la  forma  en  la  que  estas  personas  miran  a  las  personas inmigrantes: “me alegro mucho porque gané muchos amigos y la verdad es que cuando me  conocieron  pues  mucha  gente  cambió  de  idea”;  “yo  creo  que  en  los  encuentros,  yo  creo  que  he  cambiado, bueno hemos cambiado los que hemos estado, hemos cambiado la mentalidad de mucha  gente que pensaba que somos todos iguales, pero al conocernos se han dado cuenta de lo que somos  de en realidad”.    No obstante, la participación en estos encuentros no siempre ha sido fácil y asegura que también ha  sido  muy  duro  escuchar  algunas  de  las  críticas  y  comentarios  que  los  jóvenes  de  aquí  hacen  con  respecto a los jóvenes marroquíes: “cuando oyes esas cosas la verdad es que‐… bueno, eran jóvenes y  la  verdad  es  que  estaba  bien  que  dijeran  la  verdad  pero  duele  un  poco…    fastidiaba  un  poco  la  verdad”.    Con el tiempo Najim se ha ido involucrando en otras actividades y ha empezado a colaborar como  voluntario  en  Itaka‐Escolapios  dando  clase  de  castellano  a  jóvenes  extranjeros  que  como  él  han  llegado  al  País  Vasco  sin  un  acompañante  adulto:  “ahora  soy  voluntario,  o  sea  ayudo  a  los  chicos  marroquíes que entran nuevos en el programa para aprender castellano”.    Durante  este  último  años  este  joven  también  ha  colaborado  como  voluntario  en  el  grupo  ojalá  de  Itaka‐Escolapios  dando  clases  de  alfabetización  y  enseñanza  de  castellano  a  mujeres  adultas  extranjeras  que  aun  llevando  años  residiendo  en  el  País  vasco  presentan  importantes  limitaciones  para  comunicarse  en  castellano.  Aunque  solo  ha  colaborado  una  vez  en  este  grupo  valora  muy  positivamente  esta  experiencia  y  le  gustaría  seguir  colaborando,  si  bien  es  consciente  de  que  para  ello tendría que perfeccionar su castellano: “era un grupo muy majo porque cada cosa que haces te  dan las gracias, que te da vergüenza y todo…  fue muy emocionante la verdad este grupo de mayores,  o  sea,  cada  vez  que  les  corriges  te  dan  las  gracias”  y  continua:    “la  verdad  es  que  fue  muy  emocionante…  en  serio,  demasiado  (…)  solo  lo  he  hecho  una  vez  y  me  he  quedado  la  verdad  con  ganas de volver”     Najim se muestra muy contento y satisfecho de todas las actividades que realiza como voluntario y  lejos de pensar en abandonar le gustaría seguir implicándose en este tipo de actividades: “Estoy muy  contento y pienso en seguir haciendo todo eso (…) mientras esté aquí seguiré haciendo”; “Ahora me  gustaría ser voluntario en eso de….la Cruz Roja”.    En su opinión, lo mejor del voluntariado es la posibilidad que te brinda de conocer a gente nueva y  ampliar su red de relaciones: “la verdad es que he ganado muchos amigos que es una de las cosas  que más me anima”    Asimismo, destaca que su principal aportación al voluntariado es el hecho de poder prestar ayuda a  otras  personas  cuando  lo  necesitan,  y  no  solo  en  lo  que  tiene  que  ver  con  las  cosas  más  prácticas  (enseñar castellano, por ejemplo) sino también puede ofrecer su apoyo emocional: “con las clases de  67 

 

 


“Experiencias de solidaridad de jóvenes migrantes: la integración social a través del voluntariado”   

  castellano  les  puedo  ofrecer  una  ayudad,  bueno  y  también  si  alguno  tiene  algún  problema  puedo  hablar con él, bueno, escuchar o resolver algún problema que tenga algún chico”    De hecho, para él el voluntariado ha sido una herramienta muy eficaz a la hora depara ampliar su  red de relaciones personales y hacer nuevas amistades. En este sentido Najim asegura haber hecho  un grupo de amistades mixto con jóvenes extranjeros como él y también jóvenes autóctonos: “son  (amistades) sobre todo, de las charlas y los cursos, de las charlas que hemos dado y también en los  escolapios como voluntario también conocí a gente”    Otra de las cuestiones que más le gusta de su experiencia como voluntario es el reconocimiento y  agradecimiento que recibe por parte de las personas a las que presta ayuda: “cuando das ayudas y  luego te dan las gracias la verdad es que es una cosa que te hace sentir muy bien y te anima a seguir  haciendo esa cosa”    Najim  considera  que  el  voluntariado  ha  facilitado  en  gran  medida  su  integración  en  la  sociedad  vasca,  sobre  todo  por  la  oportunidad  que  ha  tenido  para  conocer  gente.  Además,  reivindica  la  capacidad  de  esta  labor  para  mostrar  una  imagen  del  joven  inmigrante  no  solo  como  receptor  de  ayudas sociales sino también como persona que aporta y contribuye al desarrollo de la sociedad: “así  puedes  conocer  gente  y  también  puede  cambiar  mucha  gente  de  idea…  no  solo  que  venimos,  solo  cobramos y  no hacemos  nada  (…) ahí  se ve  que nosotros podemos ofrecer  ayuda  también si  nos la  piden”    Del mismo modo, considera que el voluntariado podría ser una buena manera de integración para  otros jóvenes que llegan al País Vasco en condiciones similares. Por eso, recomendaría a los jóvenes  extranjeros como él realizar alguna labor de este tipo: “les puede servir mucho. Pueden tener amigos  y el idioma también, pues así pueden aprender el idioma”    Najim  asegura  que  a  través  de  su  colaboración  en  estas  actividades  colabora  también  en  el  conjunto  de  la  sociedad:  “ellos  también  pertenecen  a  la  sociedad  ¿no?  pues  imagínate  si  soy  voluntario ayudando a chicos y les estoy ayudando para que tengan un idioma, para poder  hablar  con la gente  y es un idioma que puede entender con quien está hablando”    Por otra parte, este joven considera  que su  labor como voluntario podría ayudarle en  un futuro a  encontrar un empleo, de hecho, conoce un caso en el que un voluntario ha sido contratado por la  entidad  en  la  que  colaboraba:  “a  un  chico  que  estaba  ahí  pues  le  ofrecieron  estar  de  educador  allí  durante un año”    De cara al futuro, Najim no tiene aún claros sus planes. Por un lado es consciente de que las cosas  aquí están difíciles por lo que es probable que tenga que volver a Marruecos, donde además está su  familia y sus amistades. Pero por otro lado, reconoce que en estos momentos ha conocido a mucha  gente y se encuentra a gusto por lo que también le gustaría quedarse, trabajar y seguir participando  como voluntario.   

La valoración de Fundación Ellacuría sobre la participación de Najim en su organización    ¿Qué aporta Najim a su organización?   Aporta su actividad voluntaria “juvenil” y también como senior ya que el propio Najim ha sido usuario  participante  en  actividades  que  después  ha  contrastado  como  voluntario  de  la  entidad.  Aporta  además, como el resto del voluntariado, legitimidad y base social a nuestros proyectos. También en  clave  de  diversidad  intervenimos  con  población  diversa  en  culturas  y  experiencias  vitales,  y  Najim  aporta también esa diversidad al grupo de voluntariado, lo que nos da coherencia para intervenir y  proponer.  68 

 

 


“Experiencias de solidaridad de jóvenes migrantes: la integración social a través del voluntariado”   

    ¿Qué le ha aportado a usted como miembro de la organización?  Especialmente  su  visión  juvenil  y  a  la  vez  de  senior.  Para  mí  como  profesional  es  un  ejemplo  que  contrasta mi actividad laboral en claves como la gratuidad en la intervención, la capacidad de recibir  desde registros diversos, etc.    Y a título personal, ¿qué diría que le ha aportado esta persona?  Su capacidad de avanzar en la vida de manera cooperativa o colaborativa, sin esperar a asegurar su  “futuro” para empezar a compartir con responsabilidad social su presente.    En definitiva, ¿cuál diría que es el valor añadido o elemento diferenciador con respecto a otros y  otras voluntarias de su organización?  De las ya mencionadas subrayaría su mirada “juvenil” de la realidad, optimista y autónoma a pesar  de estar todavía en procesos de emancipación. La experiencia de haber sido acompañado y de haber  sido  “diverso”  que  contrasta  nuestro  modelo  de  intervención.  La  legitimidad  social  y  el  reconocimiento que tiene su actividad de sensibilización.     ¿Cuales crees que son los principales beneficios que derivan de esta experiencia para Najim y, en  general, para el colectivo de jóvenes emigrantes no acompañados en general?  Es  un  espacio  normalizado,  en  igualdad  de  oportunidades  y  que  genera  oportunidades  para  la  igualdad,  tanto  con  el  resto  del  equipo  humano  que  conforma  Ellacuría  (voluntariado,  equipo  profesional,  colectivos  y  asociaciones  de  personas  migrantes)  como  para  la  sociedad  en  general  (administraciones, centros educativos, redes, universidades, comunidades religiosas….). Fomenta a la  persona en todas sus dimensiones, produciéndose una gran labor de sensibilización para la gente que  se  acerca  a  Ellacuría  y/o  a  la  población  destinataria  (tanto  población  con  experiencia  migratoria  como sin ella).    Identificamos que se da un reconocimiento social poniendo en valor su identidad (su ser, su cultura,  su  religión,  su  lengua  materna).  Llega  a  ser  referente  para  jóvenes  que  comparte  su  experiencia  migratoria,  para  otros  jóvenes  que  no  han  tenido  un  contacto  real  con  jóvenes  con  experiencia  migratoria  (con  identidades  plurales  y  diversidad  cultural),  para  la  sociedad  porque  desmonta  estereotipos, prejuicios y nos acerca realidades de injusticia y exclusión…  Visibiliza  que  son  parte  necesaria  y  activa  en  esta  sociedad.  Les  amplia  el  entorno,  diversifica  sus  relaciones sociales.     Les supone un trabajo personal de reflexión y elaboración de un discurso intimo, crítico e incluyente  de su experiencia migratoria tanto aquí como en sus países o regiones de origen.                                69 

 

 


“Experiencias de solidaridad de jóvenes migrantes: la integración social a través del voluntariado”   

   

9ª EXPERIENCIA DE VOLUNTARIADO: EL CASO DE MOHAMED      Mohamed  (nombre  ficticio,  puesto  que  prefiere  preservar el anonimato) nació en 1990 en Ichm,  en  la  provincia  de  Er‐rachadia,  al  sur  de  Marruecos  en  zona  Bereber,  donde  vivió  hasta  los 6 años en el seno de una familia compuesta  por madre, padre y “muchos hermanos”, llama la  atención  que  no  sabe  decir  cuántos  hermanos  tiene, lo que da una idea del desarraigo familiar  que supuso para el abandonar el hogar materno  con apenas 7 años “3 chicos y 5 hermanas o así”,  al que solamente volvía en vacaciones.    

“es la gente que más cerca tienes, que te  apoya, que te saca una sonrisa, que te hace  sentir bien” 

 

 

   

La historia de Mohamed     Cuando  tenía  7  años  abandona  su  pueblo  natal  y  se  instala  en  otra  población,  para  iniciar  sus  estudios  de  primaria,  ya  que  en  su  pueblo  natal  “Había  escuela  pero  muy  lejos,  por  eso  me  fui  al  pueblo  de  mis  abuelos,  Alnif,  con  7  años,  para  estudiar".  Ya  con  10  años  regresa  a  su  pueblo  natal  para  continuar  los  estudios  al  tiempo  que  para  “echar  una  mano  a  la  familia  los  domingos,  en  el  campo”,  allí  pasa  otros  5  años,  hasta  que  cumple  los  14  ó  15.  Allí  cursa  hasta  1º  de  ESO.  Habla  Bereber (lengua materna) y algo de árabe (que estudia en el colegio, aunque no domina la escritura).     Su  padre  y  su  madre  trabajan  en  el  campo,  y  tiene  varios  hermanos  y  hermanas,  si  bien  le  cuesta  darnos un número exacto (abandonó el hogar materno con tan solo 7 años).     Con  15  ó  16  años  es  cuando  ya  se  plantea  salir  del  país  y  buscarse  otro  futuro  distinto  al  campo,  principal  ocupación  en  su  pueblo  natal,  “todo  el  día  trabajando  por  nada,  es  que  no  te  puedes  ni  llegar a imaginar por cuánto… 5€ al día, de 7 a 7… ves que no vas a salir adelante con eso…”.     Además, también pesó el hecho de que conocidos ya hubiesen abandonado el pueblo “Mis amigos  mayores  salían  a  trabajar  al  Norte,  y  entonces  tu  estas  en  el  campo  y  todo  se  te  hace  grande…y  empecé a viajar al Norte de Marruecos a buscar trabajo. La primera vez que fui no me querían dar  trabajo porque era pequeño y además era más pequeño de altura y no te aceptaban… y volví otra vez  con mi madre… y aguanté otro año y ya con 16 volvía a salir y empecé a trabajar en Nador… volvía en  vacaciones un mes, regresaba…  Además, los chavales venían aquí y decían <Bilbao, Bilbao, Bilbao>,  empecé a trabajar y a ahorrar algo de dinero… iba con los chavales al puerto, que venían los barcos,  los autobuses…. Estuve intentándolo mucho tiempo, pero no pude, no tuve suerte, también la entrada  a Melilla…”.     No obstante, Mohamed  continuó intentándolo ya desde Marruecos, “Después marché  a Marruecos  a trabajar, le daba dinero a mi madre y guardaba algo”, animado en parte porque algunos amigos  habían  logrado  llegar  a  España  recientemente  “unos  chicos  vinieron  en  lancha,  les  salió  bien  y  pasaron… entonces tenía un primo que lo intentaba todas las veces (era unos 9 años mayor que él) y  le pidió que le avisara cuando saliera la siguiente patera.   70 

 

 


“Experiencias de solidaridad de jóvenes migrantes: la integración social a través del voluntariado”   

    Viaja en patera acompañado de su  primo mayor, previo pago de “casi 1.000€”. Pero no salió bien,  por la mala mar. Comenta que su familia no sabía de sus intenciones, pues él lo negaba, aunque algo  intuían ya que a su madre le llagaban noticias de que estaba en el Norte “no lo sabían, pero como  andaba en el norte, me vieron unos chavales del pueblo y le dijeron a mi madre, ella me preguntaba…  yo por dentro estaba nervioso pero no le quería decir nada a mi madre, pero  al final me dijo <ya sé  dónde  estás,  que  me  lo  han  dicho>,  pues  sí  madre<  yo  voy  a  ir,  imagínate  que  me  sale  bien>,  y  mi  madre lloraba, y mira, me salió bien. Luego se enteraron todos, mi padre también, no querían pero lo  he hecho”.     Finalmente,  consiguen  llegar  a  Motril  en  el  segundo  intento,  tras  veinticuatro  horas  en  una  patera  ocupada por entre 25 y 30 personas, no sin pasar apuros en el último momento. “Llegamos a Motril,  nos  faltaba  poco  para  llegar  [calcula  que  un  kilómetro,  más  o  menos]  y  se  nos  quedó  el  motor  sin  gasolina… había que andar mucho hasta el mar y los chavales como éramos bastante pequeños, se  nos caía y no pudimos llevar la suficiente [en alusión a los bidones de gasolina que cargan hasta la  patera]. Lo primero que hace al ser consciente de que ha logrado llegar a España es llamar a su padre  para decirle que está a salvo “seguía encima de la lancha cuando le llamé, estaba contento de que  hubiera sobrevivido”.  Finalmente les interceptan los guardacostas “nos llevaron a un hospital para  hacer un reconocimiento y las pruebas de edad… como no sabía hablar castellano, no me enteraba de  nada… el barco de Cruz Roja es el que nos atendió”. Pasó unas horas en el calabozo tras las cuales le  llevaron a un anexo al centro de menores de Málaga, una especia de “tiendas hinchables” porque no  había sitio, recuerda perfectamente la fecha, el 16 de septiembre de 2007, era Ramadán. Le separan  de  su  primo,  pues  éste  era  mayor  de  edad.  “No  me  enteraba  de  nada,  veías  a  otros  chavales  y  hablabas con ellos, te decían <si te escapas te lleva la policía y te manda a tu país>”, así que decide  no correr riesgos “después de todo lo que he pasado” y no intenta escaparse inicialmente.     No obstante, al de algo menos de 1 mes decide escaparse porque “no lo consideraba algo seguro”, y  viaja en tren con un amigo del pueblo que viene a buscarle desde Girona (y al que localiza gracias a  su padre). De ahí viajan juntos a Málaga, después  a Barcelona y finalmente a Girona en  tren. Tras  una semana de periplo le dice a su amigo que su objetivo es llegar a Bilbao, “Intentas aprovechar ese  menor que traes, esos días de menor valen mucho, y tenía ya 17 años y dos meses o así”. De Bilbao  sabe bien poco por aquel entonces, “que hay centros de menores y les acogen, que no hay problemas  con la gente, con la autoridad.”    Sobre si su familia estaba de acuerdo con que hiciera este viaje, dice que “no, pero…”. Sin embargo,  el nunca ha animado a su hermano menor a venir a España, o al menos no en las condiciones que él  llegó “Venir en una patera tal y como están las cosas ahora no merece la pena”, de hecho añade que  ahora él mismo “no lo volvería a hacer”. En cualquier caso, también tiene claro que no volvería a su  país. De hecho, es rotundo al afirmar que “nunca he pasado hambre en mi vida hasta que he llegado  aquí”.    Llega  solo  a  Bilbao  el  20  de  octubre  de  2007  en  autobús  “hacía  una  mañana  con  frio…  porque  allí  abajo  hace  más  calor”  [en  referencia  a  Girona  y,  por  supuesto  Algeciras].  “Comienzo  a  preguntar  chavales que se les notaba que sabían hablar bereber o árabe <centro, centro…>,  porque es lo único  que sabía decir. Le envían a la policía nacional, en Indautxu, pero allí “no sé si no me entendían, o no  me  querían  aceptar…  que  no,…me  decían  <vete,  vete>,  yo  salía  y  volvía  a  entrar,  en  ese  momento  piensas que es la única alternativa que tienes, ¿no?... me quedé en la Plaza Indautxu, era por la tarde  ya,  y  volví  a  preguntar  a  unos  chavales”.  Éstos  le  indicaron  que  se  dirigiera  a  la  comisaria  de  la  Ertzaintza en Zabalburu “allí fui y bien a la primera, me trajeron a un chaval de la Plaza Zabalburu  para  traducirme…  me  preguntaron  los  datos…”.  Ya  de  madrugada  le  trasladaron  al  centro  de  menores de Amorebieta. De allí, en función de la edad les derivaban bien a El Vivero, en Artxanda, o  a Artzentales, a él le tocó el Vivero, en Artxanda. Permaneció allí “desde el 21 de octubre hasta el 3  71 

 

 


“Experiencias de solidaridad de jóvenes migrantes: la integración social a través del voluntariado”   

  de enero de 2008, dos meses y algo”. En ese tiempo, su padre le envía la documentación necesaria y  en el Consulado de Marruecos le hacen el pasaporte. Un mes antes de hacer los 18 años, le tramitan  la  solicitud  del  permiso  de  residencia  “me  vuelven  a  traer  a  la  oficina  de  la  policía  para  solicitar  la  tarjeta de residencia [se ríe porque es la misma en la que el día que llegó no le atendieron].     El mismo día que cumple los 18 años Mohamed  debe abandonar el centro y le llevan al Albergue de  Elejabarri  “me  trajeron  al  albergue  de  Elejabarri  para  poder  comer  y  dormir,  y  me  apuntaron  al  programa  HEMEN  de  Fundación  Ellacuría”.  Como  solamente  podía  estar  tres  días  tuvo  que  hablar  con la directora para que le dejaran estar más tiempo “lo que le comentaba a ella se lo comentaba a  los  de  HEMEN,…  estuve  tiempo  con  ellos,  para  buscar  cursos,…  para  no  estar  en  la  calle…  por  las  mañanas recibía clases de castellano, iba a Elejabarri a comer, volvía  a la tarde…”. Alarga su estancia  en el albergue dos meses.     Finalmente, consigue acceder a un piso particular en Txurdinaga, en el que vivía un chico de al lado  de su pueblo, que conoció en El Vivero. Alquila una habitación con este chico, en un piso compartido  con más gente. Les ayuda a pagar el alquiler el Programa HEMEN.     Para poder solicitar la ayuda del Ayuntamiento  necesitaba empadronarse, pero como no le dejaban  hacerlo en el piso que comparte con el amigo se empadrona en Otxarkoaga, en un piso particular de  alguien que conoce (de otro país): “Cuando ya te conceden la ayuda, de 420€ más o menos [se refiere  a la ayuda social de emergencia con cargo a los presupuestos locales] es cuando te puedes mantener  un poco, hay chavales que están peor que tú”.  La cobra desde mediados de 2009 hasta mediados de  2010 “porque al principio no me salieron las cosas bien”, su comentario denota que su intención no  era cobrar la ayuda el máximo tiempo posible, sino todo lo contrario.     Mohamed ha pasado en total por tres centros de menores (Motril en Málaga, Amorebieta y Artxanda  en Bizkaia), entre los cuales ha pasado un total tres meses y medio.     En 2010 se apunta a un curso de dos años de mecanizado en Fundación Peñascal, en Rekalde pero  “me interesaba estudiar más, porque con un FP no vas a ningún lado, entonces hice las prácticas en  una  empresa  en  Rekalde,  también  hacía  clases  de  lengua  en  Fundación  Peñascal  para  sacarme  la  ESO”. Mohamed  ha logrado el título de ESO mientras hacía sus prácticas, y se muestra orgulloso por  ello,  pero  no  se  conforma  y  sus  ansias  de  aprender  le  llevan  hasta  Salesianos‐Deusto,  donde  se  matricula a un grado medio de mecanizado de otros dos años. Ya lo ha terminado. Su rutina diaria  durante el último año ha sido ir a clases por las mañanas, y posteriormente a las prácticas. Le gusta la  historia, pasar el tiempo con sus amigos, etc.     Actualmente vive con una pareja de jóvenes de nacionalidad española, en Bilbao, a la que les alquila  una  habitación  pero  con  derecho  a  uso  de  toda  la  vivienda.  En  realidad  son  amigos.  Les  paga  un  alquiler de 200€. “Estoy tan a gusto, estoy tan bien, y si estás bien pueden luchar por otras cosas”. No  tiene intención de emanciparse.     Actualmente  no  cobra  ninguna  ayuda,  si  bien  la  cobró  durante  un  año.  No  obstante,  quiere  dejar  bien claro que cuando llegó aquí no sabía de la existencia de las ayudas económicas, sí de los centros  de menores “de hecho hasta un año después de estar aquí no lo sabía”.    Por ahora tira de los ahorros “intentas tirar del carro como puedes, ahora que me ha salido el tema  del  trabajo  estoy  contento”.  Llama  la  atención  que  a  pocas  semanas  de  empezar  a  trabajar  (va  a  firmar un contrato de 1 año) aun no sepa lo que va a cobrar, da la impresión de que no le importa  cuánto, sino cobrar.       72 

 

 


“Experiencias de solidaridad de jóvenes migrantes: la integración social a través del voluntariado”   

  Mohamed  va a empezar a trabajar en los próximos días en una matricería en Bedia, ahora que ha  terminado sus prácticas del módulo de mecanizado. Le escogieron a él de entre todos los candidatos  porque era el más preparado. No obstante, está a la espera de resolver su permiso de trabajo.     Se declara musulmán, pero no quiere entrar demasiado en el tema y salva la respuesta con “bueno,  un poco”.     Desde que llegó a España ha podido visitar a su familia durante veinte días una única vez, durante el  verano  de  2011,  gracias  a  que  su  padre  le  ha  mandado  dinero  para  poder  viajar  en  Avión  desde  Madrid a Marraquech. El hecho de que sea su familia la que le ayude a pagar el billete nos da una  idea de las penurias económicas por las que ha pasado. Nunca ha podido enviar dinero a su familia  “porque no te llega, tienes que pagar una casa, tienes que comer, el transporte para ir al cole, eres  joven y te quieres mover el fin de semana, pero es que no te llega”.     El primo mayor de edad que viajó con él a España volvió a Marruecos, ha vuelto a intentar venir a  España, pero está allí.     Ha tenido novia de aquí, pero ya no. Su círculo de amistades ahora mismo es heterogéneo, “antes,  cuando no sabía nada de castellano solo te relacionas con la gente que habla tu idioma, que es con la  que te sientes a gusto, pero ahora, ya más con la gente de aquí, de hecho vivo con un chico de aquí [y  su pareja, también de aquí]”.     Habla perfectamente castellano, gracias a que ha aprovechado al máximo sus dos meses en el centro  de menores de El Vivero, en Artxanda para estudiarlo “todo el día, no me separaba de un cuaderno y  un boli, estudié bastante”.     Cuando le preguntamos por la acogida en nuestra comunidad comenta que se ha sentido “bastante  bien aquí, muy contento. En otras comunidades no es así, aquí te han podido ayudar cuando estabas  más débil, porque en otros sitios no hay ayudas, nos facilitan a los chavales que queremos hacer algo,  que si quieres puedes, estudiar, etc.” De todas formas, remarca que esto no lo sabía al llegar aquí, lo  sabe ahora “valoro más un billete de diez euros ganado con sudor que un billete de las ayudas, no es  igual, no te siente tan afortunado cobrando ayudas, pero al final no te queda más remedio que pasar  el tiempo con ellas, para pagar tus deudas”.     Mohamed    dice  que  nunca  ha  tenido  mayores  problemas.  “No  he  tenido  ningún  problema  con  la  gente,  ni  la  policía,…  eso  depende  de  dónde  te  metas  (…)  No  obstante,  si  profundizamos  sí  que  detecta  algunos  comportamientos  diferentes  hacia  él  en  algunas  personas  y  situaciones  cotidianas  “Por ejemplo, cuando vas en el metro la gente te mira de una forma distinta a la normal, lo habitual…  el tema de las ayudas está muy machacado, la gente está muy equivocada, yo no sabía que existían  estas ayudas”.    Además, a lo largo de la conversación, hemos podo saber que cuando el gerente de la empresa que  lo va a contratar supo que era marroquí no quería contratarle, pero finalmente accedió, porque era  el mejor preparado.   

La experiencia de Mohamed como voluntario     Mohamed  inicia su contacto con Fundación Ellacuría en el verano de 2008. Un chico algo mayor que  él que también estaba en el albergue de Elejabarri  le presenta a la gente de Fundación Ellacuría, “me  cayeron bien y empecé a conocerles…  a raíz de alguna renovación de tarjeta… no me acuerdo bien  pero son gente que si sales a la calle y están un poco triste, es la gente que más cerca tienes, que te  73 

 

 


“Experiencias de solidaridad de jóvenes migrantes: la integración social a través del voluntariado”   

  apoya, que te saca una sonrisa, que te hace sentir bien, no te vas a alejar de la gente que te trata  bien”.      Sobre  sus  tareas  como  voluntario,  las  cita  sin  darlas  importancia,  aunque  detrás  de  su  labor  hay  mucho  esfuerzo.  “Empecé  a  colaborar  con  ellos  en  voluntariado,  talleres  de  acogida  a  chavales,  traducción  a  chavales  que  no  saben  todavía  castellano,  y  charlas  sobre  cómo  es  la  vida  en  nuestro  pueblo, por qué decidimos venir,…”.     Además,  destaca  por  encima  de  todo  una  experiencia  concreta,  su  participación  en  la  acogida    a  peregrinos y peregrinas que viajaban a España con motivo de la Jornada Mundial de la Juventud en el  verano  de  2011,  durante  la  visita  del  Papa  Benedicto  XVI  a  España.  Reconoce  que  no  sabía  demasiado  de  esta  figura,  pero  que  se  lo  propusieron  y  que  le  pareció  interesante,  ya  que  iba  a  conocer gente y podía hacer algo “Vinieron todos a Loyola… no sabía ni que era, sabía que era una  persona importante para la gente, pero…”. Se encargaba de la gestión de un grupo de peregrinos que  llegaba  a  Bilbao,  de  diferentes  nacionalidades,  EEUU,  Taiwán,  Polonia,  Alemania,  …,  hacía  las  compras, organizaba los viajes, las compras de billetes, etc. Con ellos se trasladó hasta Loyola, con  más voluntarios y peregrinos durante varios días, personas de diversas edades, pero todas jóvenes.    Sobre la valoración de su experiencia voluntaria, cree que le aporta “muchas cosas, conoces gente de  otros países”, y que suple, en cierta medida, a la figura paterna que te dice que <no hagas esto>”.  Cree  que  él  aportó  “lo  máximo,  poder  transmitirles  lo  mejor  posible,  decirles  <oye,  haced  cosas>,  enseñarles Bilbao, que se sintieran más a gusto… les gustó Bilbao, la gente se marchó con planes de  volver a estudiar aquí” (…) también a dar una visión más real de las cosas, no somos todos iguales [en  relación  a  la  gente  que  hace  daño,  que  no  tiene  inquietudes  de  trabajar],  al  final  los  vascos  nacen  donde quieren, ¿no?, pues eso”.    Mohamed  opina que el voluntariado ayuda a integrarse. “Creo que sí  te puede ayudar, la mayoría  venimos a buscarte la vida, formarte, poder tener una vida mejor, el 99% venimos a eso, pero el tema  es que hay un 1% que te la hace difícil [en alusión a compatriotas que no se han integrado].     Respecto  a  su  vinculación  futura  con  Fundación  Ellacuría,  responde  rápidamente  que  sí,  lo  tiene  claro,  “siempre  que  pueda  sí,  al  final  es  la  gente  que  te  apoya,  no  solo  voy  a  hacer  cosas  con  ellos  porque es gente que me apoya, sino también porque me sale desde dentro”. Además, tiene intención  de colaborar con otras asociaciones que conoce CEAR, Izangai, etc.     Mohamed    se  considera  bastante  afortunado  “porque  he  podido  lograr  las  cosas  que  quería  [se  emociona],  aprovechar  el  tiempo,  me  han  salido  las  cosas,  bien,  muy  contento,  muy  contento….  después que pasas tantas horas en el agua y sobrevives… , me considero muy afortunado”.   

La  valoración  de  Fundación  Ellacuría  sobre  la  participación  de  Mohamed  en  su  organización    ¿Qué aporta Mohamed a su organización?   Su tiempo, entusiasmo, sabiduría y bagaje de experiencias    ¿Qué le ha aportado a usted como miembro de la organización?  Contraste,  reflexión,  ponerme  en  su  lugar,  conocimiento  personal,    tener  en  cuenta  distintas  realidades  de  las  personas  que  conformamos  la  entidad  a  la  hora  de  desarrollar  actividades,  ampliación de conocimientos      74 

 

 


“Experiencias de solidaridad de jóvenes migrantes: la integración social a través del voluntariado”   

  Y a título personal, ¿qué diría que le ha aportado esta persona?  Agradecimiento porque hay gente joven que es muy responsable y comprometida con su entorno.   Satisfacción por conocernos y compartir espacios vitales.  Transformación personal: Hay personas con las que sintonizas mejor y van calando en una.    En definitiva, ¿cuál diría que es el valor añadido o elemento diferenciador con respecto a otros y  otras voluntarias de su organización?  Su juventud, su afán de superación, sus dotes para el diálogo y la convivencia.    ¿Cuales crees que son los principales beneficios que derivan de esta experiencia para Mohamed y,  en general, para el colectivo de jóvenes emigrantes no acompañados en general?  Es  un  espacio  normalizado,  en  igualdad  de  oportunidades  y  que  genera  oportunidades  para  la  igualdad,  tanto  con  el  resto  del  equipo  humano  que  conforma  Ellacuría  (voluntariado,  equipo  profesional,  colectivos  y  asociaciones  de  personas  migrantes)  como  para  la  sociedad  en  general  (administraciones, centros educativos, redes, universidades, comunidades religiosas….). Fomenta a la  persona en todas sus dimensiones, produciéndose una gran labor de sensibilización para la gente que  se  acerca  a  Ellacuría  y/o  a  la  población  destinataria  (tanto  población  con  experiencia  migratoria  como sin ella).    Identificamos que se da un reconocimiento social poniendo en valor su identidad (su ser, su cultura,  su  religión,  su  lengua  materna).  Llega  a  ser  referente  para  jóvenes  que  comparte  su  experiencia  migratoria,  para  otros  jóvenes  que  no  han  tenido  un  contacto  real  con  jóvenes  con  experiencia  migratoria  (con  identidades  plurales  y  diversidad  cultural),  para  la  sociedad  porque  desmonta  estereotipos, prejuicios y nos acerca realidades de injusticia y exclusión…  Visibiliza  que  son  parte  necesaria  y  activa  en  esta  sociedad.  Les  amplia  el  entorno,  diversifica  sus  relaciones sociales.     Les supone un trabajo personal de reflexión y elaboración de un discurso intimo, crítico e incluyente  de su experiencia migratoria tanto aquí como en sus países o regiones de origen.     

75 

 

 


“Experiencias de solidaridad de jóvenes migrantes: la integración social a través del voluntariado”   

 

5. CONCLUSIONES Y ORIENTACIONES     A  continuación  se  recogen  las  principales  conclusiones  de  la  investigación,  agrupadas  en  cuatro  apartados.  En  el  primero  se  presenta  un  breve  análisis  general  de  los  perfiles  personales  de  las  personas entrevistadas para pasar, a continuación, a resumir los procesos migratorios vividos  hasta  su llegada al País Vasco. A continuación se muestran las principales características de las experiencias  voluntarias analizadas y, finalmente, exponemos  una serie de orientaciones que, creemos, pueden  servir a las organizaciones que trabajan con el colectivo de menores emigrantes no acompañados de  cara a su integración en la sociedad de acogida.     5.1. Perfil de las personas entrevistadas    De  las  nueve  personas  entrevistadas,  cinco  son  marroquíes,  una  rumana,  uno  senegalés,  otro  guineano y otro ghanés. Cuatro tienen pareja (son las personas de Senegal, Rumania, Ghana y uno de  los chicos de Marruecos). El joven senegalés es el único que está casado (con una mujer de su misma  nacionalidad),  y  precisamente  es  la  única  persona  que  además,  tiene  descendencia,  pero  sin  embargo no vive con su pareja, pues está en Senegal. Otra persona más (la joven rumana) convive  con  su  pareja  española,  mientras  los  otros  dos  jóvenes  que  también  tienen  pareja  de  nacionalidad  española no conviven juntos.     Ninguna  de  las  personas  entrevistadas  tiene  piso  en  propiedad  y  salvo  la  joven  que  convive  en  pareja, el resto comparte piso con personas con las que no forman un núcleo familiar. Generalmente  comparten piso de alquiler con otras personas inmigrantes o  pagan un alquiler a los dueños del piso,  con quienes conviven.     Respecto a sus niveles de instrucción, tres de ellos no tienen titulación alguna, pues abandonaron los  estudios  siendo  aún  niños,  uno  tienen  finalizada  la  educación  primaria,  otro  la  ESO,  dos  de  ellos  lograron  terminar  estudios  secundarios  (bachiller),  y  otro  se  quedó  en  el  primero  curso  de  bachillerato. Solamente la joven rumana tiene una licenciatura de grado superior.     Dos de las nueve personas entrevistadas están trabajando, el joven senegalés está dado de alta en el  régimen  de  autónomos  y  trabaja  de  intérprete  para  diversas  empresas  y  la  joven  rumana,  que  trabaja  por  cuenta  ajena  y  también  está  dada  de  alta  en  la  seguridad  social.  El  resto  de  los  chicos  entrevistados es inactivo a los efectos de las estadísticas, concretamente están estudiando. Además,  lo más común es que no cuenten con permiso de trabajo, aunque sí de residencia, lo que les impide  acceder a un empleo regular.     Las dos personas que trabajan viven exclusivamente de sus ingresos, que oscilan entre 900 y 1.200€  mensuales y eso compaginando el trabajo en varios sitios a la vez. Concretamente el joven senegalés  trabaja  como  autónomo  para  tres  empresas  de  interpretación  y  la  joven  rumana  compagina  dos  trabajos  a  media  jornada  (uno  en  una  entidad  del  tercer  sector).  Del  resto  de  los  chicos,  cuatro  perciben alguna prestación pública en el momento de ser entrevistados, generalmente la Renta de  Garantía de Ingresos o la Renta de Emancipación, mientras los otros tres no.     La  joven  rumana  es  cristiana  ortodoxa,  el  joven  guineano  cristiano  y  el  resto  de  las  personas  entrevistadas (salvo una de la que desconocemos su confesión religiosa) son musulmanes.     5.2. Los procesos migratorios    Los  procesos  migratorios  vividos  por  estas  personas  comparten  características  comunes  y  algunas  especificidades,  que  pasamos  a  comentar  a  continuación.  En  este  apartado  se  presentan  las  76 

 

 


“Experiencias de solidaridad de jóvenes migrantes: la integración social a través del voluntariado”   

  conclusiones    relacionadas  con  los  motivos  por  los  que  deciden  emprender  el  viaje  migratorio,  los  recorridos  que  realizan  hasta  llegar  al  País  Vasco,  los  motivos  por  los  que  llegan  a  nuestra  comunidad, así como el uso que realizan de los diversos recursos de atención durante su proceso de  integración.       5.2.1. Motivaciones para salir del país de origen    Son muchos y muy variados los motivos por los que los jóvenes entrevistados llegan al País Vasco y  normalmente estos motivos se combinan con las condiciones personales de cada uno en su país de  origen. Sin embargo, el conjunto de entrevistas permite identificar dos motivos predominantes que  parecen empujar a estos jóvenes a tomar esta decisión. Por un lado, la mejora de las expectativas  sociales  y  culturales  que  esperan  encontrar  en  el  país  de  destino  y,  por  otro,  las  necesidades  económicas que padecen en su propio país impulsan a los jóvenes a tomar esta decisión.    La  mejora  de  expectativas  sociales,  económicas  y  culturales  es  la  causa  más  mencionada  por  las  personas  entrevistadas.  Normalmente  estas  expectativas  están  relacionadas  con  el  nivel  socioeconómico pero también con otras cosas que los y las jóvenes anhelan encontrar en el país de  destino: formarse, encontrar un buen trabajo, acceder a una sanidad de calidad…     El  abandono  de  la  escuela  precozmente  así  como  el  hecho  de  haberse  visto  en  la  necesidad  de  trabajar a edades muy tempranas hace que algunos de los jóvenes entrevistados se replantearan su  futuro en su país natal predisponiéndoles a buscar una nueva oportunidad en otro país.    En  otros  casos,  especialmente  en  el  colectivo  marroquí,  fueron  los  relatos  de  los  procesos  migratorios  vividos  por  otros  compatriotas,  que  proyectan  una  imagen  de  Europa  como  lugar  de  prosperidad y de oportunidades, los que actuaron como un posible  “efecto llamada”.    En uno de los casos estudiados la salida fue la reacción desesperada a un acontecimiento dramático  en  el  entorno  familiar  y  pretendía  alejarse,  poner  tierra  por  medio  y  escapar  de  los  recuerdos  tan  presentes en su país natal.    Sin embargo, es común en muchos de los relatos la alusión a la situación de pobreza vivida en el país  de origen y se podría decir que, en el trasfondo de muchos de estos procesos migratorios analizados,  fueron  las  penurias  económicas  las  que  motivaron  la  salida  de  su  país  natal.  En  líneas  generales  dibujan condiciones de vidas paupérrimas, en las que siendo bien pequeños (en torno a los 11 años  en el colectivo marroquí) se ven obligados a trabajar no tanto para aportar una ayuda económica a  su familia, sino para sostenerse ellos mismos, para pagarse sus estudios, etc.    En  cuatro  de  los  casos  estudiados  (el  chico  de  Ghana,  el  joven  senegalés  y  otros  dos  jóvenes  marroquíes)  el  fallecimiento  de  la  persona  que  sustenta  económicamente  al  núcleo  familiar  (el  padre), agrava aún más las condiciones de vida de todos sus miembros y provoca su salida del hogar  ante la necesidad de apoyar económicamente a la familia.    En relación a esto último queremos incidir en que son pocos los casos estudiados (la joven rumana y  el joven senegalés) que consiguen enviar remesas de manera más o menos regular a sus familias, y  que el resto se debe contentar con no tener que pedirles nada para sostenerse aquí.     En cuanto a la decisión de emigrar en todos los casos analizados fue tomada de manera individual,  si bien cabe señalar que sobre todo en el caso del colectivo marroquí la decisión parece ser tomada  de  manera  bastante  espontanea,  fruto  del  “efecto  llamada”  de  otros  jóvenes  y  de  la  imagen  de  Europa  que  les  llega,  más  que  de  una  reflexión  profunda  sobre  el  proceso  que  inician  y  sus  consecuencias, tal y como varios de ellos reconocen. De hecho, más de uno reconoce que echando la  77 

 

 


“Experiencias de solidaridad de jóvenes migrantes: la integración social a través del voluntariado”   

  vista atrás (y sopesando las vicisitudes) no volverían a emprender el viaje (ni se lo recomendarían a  sus hermanos, por ejemplo), si bien también tienen claro que tampoco volverían ahora a su país.    Excepto dos chicos marroquíes y el joven senegalés, el resto de las personas entrevistadas aseguran  que  informaron  previamente  a  la  familia  de  sus  intenciones  de  emigrar.  La  familia  no  siempre  se  muestra de acuerdo con esta decisión, principalmente por el peligro físico que entraña el viaje en el  caso de los jóvenes marroquíes y senegalés (generalmente en patera o en los bajos de un autobús) y  algunas  de  las  personas  entrevistadas  reconocen  haber  sentido  la  oposición en  algún  momento  de  alguno de los miembros de la familia (generalmente la madre o el padre), si bien no pudieron evitar  su salida. Además, en los tres casos arriba mencionados, el hecho de que vivieran por aquél entonces  fuera del hogar materno les facilitó poder emigrar sin ni tan siquiera informar a sus familias (aunque  sospecharan algo en varios casos). No obstante, se ha podido intuir que ni el consentimiento, por un  lado, ni la oposición, por el contrario, de las familias fue en la mayoría de los casos contundente.    5.2.2. Itinerarios migratorios    El viaje que cada joven emprende desde su país es duro, largo y sobre todo peligroso, ya que están  en juego sus vidas. Pero más largo y duro es aún el otro viaje, el que comienza una vez pisan tierra  española. Es un viaje que se hace solo, sin apenas mochila, pero con el peso de la responsabilidad de  la  vida  de  uno  mismo  y  de  la  vida  que  se  deja  atrás.  Son  noches  en  vela,  en  la  calle,  en  una  casa  abandonada, bajo un techo pero con gente desconocida… en las que hay mucho tiempo para pensar,  mucho frío que pasar y mucho miedo que aguantarse.     Como  es  lógico,  el  itinerario  de  cada  cual  está  relacionado  con  el  país  del  que  provenga  cada  persona.  Salvo  algunas  excepciones  quienes  llegan  desde  Marruecos  (incluido  el  joven  senegalés  quien  cruzó  a  España  también  desde  este  país)  aseguran  haberlo  hecho  en  condiciones  bastante  precarias: en patera, en los bajos de un autobús… Mientras que aquellas personas que provienen de  otros  países  (África  Subsahariana,  Rumanía…)  cruzaron  la  frontera  de  España  de  manera  legal,  utilizando diferentes medios de transporte para ello (avión, autobús, barco...).    De las nueves personas entrevistadas 2 han viajado a España en patera (desde el norte de Marruecos  hasta Las Palmas de  Gran Canaria en el caso del joven senegalés y a  Motril  en el  caso de  un  chico  marroquí), otros 2 chicos marroquíes han pasado la frontera escondidos en los bajos de un autobús,  cruzando el estrecho en ferry por el puerto de Tánger hasta Algeciras  (una vez en el puerto uno se  traslada a Granada y otro a Málaga), otras 2 personas entran en avión (la chica rumana quien llegó a  Málaga y el joven de Guinea Ecuatorial que llega directamente a Bilbao), un chico marroquí llega en  barco hasta Valencia y uno más en autobús (el chico de Ghana, que llega desde Holanda).  Desde  que  llegan  a  España  hasta  llegan  a  Bilbao,  pasan  varios  meses,  siendo  los  comunidades  autónomas más comunes Cataluña (Barcelona y Girona) y Andalucía (Málaga).     A  lo  largo  de  su  periplo  por  tierras  españolas,  los  jóvenes  encuentran  infinidad  de  dificultades  que  deben  ir  superando,  entre  las  que  destacan  por  encima  de  las  demás  las  relacionadas  con  la  burocracia.  El  tema  de  “los  papeles”  quita  el  sueño  a  la  mayoría  de  estos  jóvenes.  Varios  de  ellos  viajan  sin  documentación,  y  necesitan  regularizar  su  situación  administrativa,  lo  que  pasa  necesariamente por obtener su pasaporte a través del Consulado correspondiente. Si bien no suelen  encontrar grandes trabas a la hora de obtener el permiso de residencia (aunque los tiempos pueden  llegar a variar bastante en función de la edad y la suerte) cuando son menores de edad, el camino se  vuelve cuesta arriba cuando al cumplir la mayoría de edad intentan lograr el permiso de trabajo. A  esto hay que sumarle la necesidad de contar con un contrato laboral de al menos un año, algo que en  estos tiempos es todavía más difícil.     78 

 

 


“Experiencias de solidaridad de jóvenes migrantes: la integración social a través del voluntariado”   

  Además, hemos podido constatar al menos un caso de joven con orden de expulsión del país y varios  con expulsión de los dispositivos de atención (centros de menores) al cumplir la mayoría de edad. Las  alternativas  para  estos  jóvenes  son  escasas,  de  ahí  que  intenten  burlar  a  la  administración  para  quedarse.  No  contemplan  la  vuelta  a  su  país  pues  lo  considerarían  un  fracaso  personal,  y  familiar  también.  De  ahí  que  las  alternativas  se  reduzcan  a  su  red  social  de  apoyo,  quien  la  tiene,  y  a  las  organizaciones del tercer sector que trabajan con el colectivo.     5.2.3. La elección del País Vasco como destino    La  elección  del  País  Vasco  como  destino  suele  estar  relacionada  con  la  idea  de  que  en  esta  comunidad prestan más ayuda a las y los jóvenes extranjeros. Se ha podido constatar que los jóvenes  marroquíes entrevistados compartían una creencia generalizada de que en esta comunidad existen  más  recursos  públicos  para  el  colectivo  y  que  es  más  fácil  acceder  a  ellos,  así  como  que  existe  un  volumen  importante  de  entidades  del  tercer  sector  que  les  apoyan.  Al  mismo  tiempo,  algunos  jóvenes mencionan la idea bastante extendida de que en esta comunidad los controles policiales son  más  laxos,  y  que  la  sociedad  es  más  integradora  que  en  otras  comunidades  del  sur  del  Estado  español.     Salvo el joven de Guinea Ecuatorial y algunos de los marroquíes, el resto de  personas entrevistadas  no  salieron  de  su  país  natal  con  la  idea  clara  de  llegar  al  País  Vasco  sino  que  una  vez  llegados  a  España lo habitual es que deambularan por otras ciudades y posteriormente llegaran al País Vasco,  casi  siempre  después  de  que  en  este  deambular  algún  compatriota  les  aconsejara  viajar  a  esta  comunidad (bien porque ya estaba aquí o había estado). En otros casos es la casualidad (caso de la  joven rumana, para no perder el trabajo), o una intuición (caso del joven senegalés que viene porque  es  frontera  con  Francia  y  hay  industria)  la  que  les  trae  a  Bilbao.  En  cualquier  caso,  parece  que  la  imagen que les llega de aquí es siempre mejor que la que tienen de la comunidad de donde vienen.    Resulta, por tanto, fundamental el trasvase de información que circula a través de las personas con la  que se van encontrando los jóvenes (generalmente entre compatriotas) a la hora de elegir la CAPV  como destino final, así como a la hora de explicar los pasos que deben seguir una vez lleguen a esta  ciudad.    No obstante, es preciso señalar que este proceso es habitual, sobre todo en el caso de los jóvenes  marroquíes y no tanto en el caso de otras nacionalidades. De hecho, tal y como ya hemos señalado,  la chica rumana, el joven senegalés y el chico de Ghana se establecen en el País Vasco por motivos  diferentes y aparentemente más fortuitos.    Concretamente,  en  el  caso  del  joven  senegalés  la  elección  del  País  Vasco  se  debe  sobre  todo  a  su  situación geográfica, dada la proximidad de esta comunidad con la frontera francesa. Hay que tener  en cuenta que la mayoría de los jóvenes que provienen de África Subsahariana hablan francés por lo  que en muchos casos pueden planear su salida a Francia en caso de que las cosas no vayan bien en  España. Por otro lado, el joven sabía que Bilbao es una ciudad industrial, lo que le llevó a pensar que  pudiera tener más oportunidades para encontrar un trabajo.    El chico de Ghana decide establecerse en Bilbao de manera mucho más casual tras ver una noticia de  esta ciudad en la televisión y pensar que podría ser un buen destino.     En el caso de la joven rumana, su llegada al País Vasco está totalmente condicionada por su situación  laboral al ser la señora para la que trabaja quien decide instalarse en Bilbao, junto a unos familiares.        79 

 

 


“Experiencias de solidaridad de jóvenes migrantes: la integración social a través del voluntariado”   

  5.2.4. Uso de recursos públicos de atención    Cinco de las nueve personas entrevistadas han llegado a la CAPV siendo menores de edad mientras  que el resto llegó con 18 años o durante los primeros años de mayoría de edad (el joven que mayor  era al llegar a la CAPV es el senegalés, y contaba por aquel entonces con 24 años, y el más pequeño  era un chaval marroquí de 17 años).     De  hecho,  la  mayoría  de  edad  supone  para  las  personas  entrevistadas  un  punto  de  inflexión  en  el  proceso migratorio. Hay muy pocos recursos de atención a los que puedan acceder con esta edad y,  por  lo  general,  deben  empezar  a  buscarse  la  vida  de  manera  autónoma.  Ante  tal  situación  lo  más  frecuente es que en esos momentos los y las jóvenes recurran a asociaciones y entidades del tercer  sector  en  busca  de  ayuda.  No  en  vano,  estos  jóvenes  hacen  directamente  referencia  a  un  gran  número de entidades a las que han recurrido en busca de ayuda: Cáritas, CEAR‐Euskadi, Cruz Roja,  Elkar Banatuz, Fundación Ellacuría, Programa HEMEN o Zubietxe, entre otras.    A lo largo de las entrevistas queda de manifiesto que las asociaciones del tercer sector cuentan con  un  importante  papel  en  el  proyecto  de  incorporación  social  de  estas  personas.  Estas  entidades  suelen  proporcionar  recursos  económicos,  formación,  un  techo  y,  en  general,  un  proyecto  que  facilite la incorporación social de estos jóvenes.    Los  pasos  que  siguieron  una  vez  llegaron  a  esta  comunidad  son  múltiples  y  parece  varían  en  gran  medida  en  función  del  lugar  del  que  provengan.  Quienes  son  originarios    de  países  del  África  Subsahariana o Rumanía no parecen contar con información detallada sobre el circuito de atención.  Sin embargo, los menores marroquíes se dirigen directamente a la policía nada más llegar a Bilbao, o  bien pasan unos días con algún familiar o compatriota antes de personarse en comisaría, ya que son  conscientes de que desde allí se les derivará a alguno de los recursos de protección a menores.     También se han detectado dos casos (ambos marroquíes) en los que, aun siendo mayores de edad,  han  accedido  a  los  recursos  públicos  de  atención  a  menores  como  consecuencia  de  un  fallo  en  la  prueba ósea que determinó que aún no habían cumplido los 18 años.     En  cualquier  caso,  como  norma  general  en  un  primer  momento  acceden  a  un  centro  de  primera  acogida (Centro de Zornotza‐Amorebieta), posteriormente son trasladados a un centro de acogida y  finalmente,  algunos  de  ellos,  a  un  recurso  de  emancipación  (piso  o  albergue)  antes  de  cumplir  la  mayoría de edad. Algunos de estos jóvenes han conseguido permanecer en el piso más allá de los 18  años (si bien ninguno tiene más de 23) al estar estudiando y demostrar que no tienen ninguna fuente  de ingresos en esos momentos.     De hecho, salvo la joven rumana y el chico de Guinea Ecuatorial, el resto de jóvenes han pasado al  menos por un dispositivo de atención a inmigrantes. Concretamente, 7 de los jóvenes entrevistados  han  pasado  por  centros  de  primera  acogida,  el  mismo  número  de  chicos  que  posteriormente  han  residido en algún centro de acogida, 4 por algún piso con apoyo educativo (gestionado por entidades  del tercer sector) y otros 4 han estado en albergue.       5.3. La incorporación en la sociedad vasca y el inicio de la actividad voluntaria    Bajo  este  epígrafe  se  recogen  las  principales  conclusiones  relacionadas  con  las  experiencias  de  voluntariado analizadas. Concretamente, recabamos información sobre los motivos por los cuales se  inician en el voluntariado, el tipo de voluntariado que desempeñan así como los beneficios que éste  les aporta.     80 

 

 


“Experiencias de solidaridad de jóvenes migrantes: la integración social a través del voluntariado”   

  5.3.1. Motivaciones para el voluntariado    En  muchos  casos  son  las  propias  entidades  del  tercer  sector  que  trabajan  con  el  colectivo  las  que  facilitan  el  acercamiento  de  estos  y  estas  jóvenes  al  voluntariado  (caso  de  Fundación  Ellacuría  o  Asociación Zubietxe, por ejemplo). Sin embargo, no siempre ocurre de esta manera y a veces son las  y los jóvenes quienes se acercan a estas organizaciones bien porque las han conocido a través de su  proceso  de  incorporación  social  (es  el  caso  de  varios  de  los  jóvenes  marroquíes),  bien  porque  son  animados por terceras personas (caso de la joven Rumana).    Cada  persona  entiende  la  acción  voluntaria  de  manera  personal,  sin  embargo,  se  identifican  dos  tendencias especialmente marcadas entre las personas entrevistadas. Por un lado, aquellas personas  que  entienden  el  voluntariado  como  un  estilo  de  vida,  una  labor  altruista  y  desinteresada  que  desarrollan más allá de los beneficios que les procure esta acción y que tienen interiorizada la cultura  del voluntariado. Por otro lado, un grupo de personas para quienes el voluntariado se explica más  como consecuencia de su itinerario de incorporación social que de su propia iniciativa tratándose,  en definitiva, de una acción voluntaria que se podría definir como “guiada” o inducida.     Por  lo  general,  la  colaboración  de  quienes  realizan  tareas  voluntarias  inducidas  por  quienes  colaboran  en  su  proceso  de  incorporación  social  lo  hacen  de  manera  ocasional,  menos  proactiva  y  menos comprometida que quienes lo desarrollan como forma de vida.     A pesar de ello cabe decir que algunas personas entrevistadas iniciaron su actividad voluntaria como  recomendación  dentro  de  un  proceso  de  incorporación  social  y  con  el  tiempo  han  acabado  desarrollando esta actividad como estilo de vida. Es decir, su motivación inicial hacia el voluntariado  ha evolucionado a medida que evolucionaba también su itinerario personal (ampliación de estudios,  etc.).    En  algunos  casos,  además,  los  motivos  señalados  tienen  que  ver  con  la  necesidad  de  devolver  la  ayuda  que  a  ellos  les  han  brindado  anteriormente.  Se  trata  de  casos  en  los  que  las  personas  han  sabido valorar la ayuda recibida en momentos de dificultad y tratan de hacer por otras personas lo  mismo que otros hicieron por ellas.    Otras de las personas entrevistadas inician la actividad voluntaria motivadas por la posibilidad que  ofrece  esta  labor  de  hacer  amistades.  Se  trata  sobre  todo  de  casos  en  los  que  las  personas  no  conocen a mucha gente en el lugar de destino y ven en el voluntariado la oportunidad de ampliar su  red de relaciones personales con personas del país de acogida e incluso originarias de otros países.     Además, para algunas de estas personas el voluntariado está en sintonía con sus ideas religiosas y es  parte  de  su  forma  de  ver  la  vida.  Sin  embargo,  no  vinculan  directamente  el  voluntariado  con  las  motivaciones religiosas, sino que más bien lo consideran algo natural tras un proceso de evolución  personal.     5.3.2. El voluntariado que desempeñan    Son  múltiples  los  ámbitos  de  actuación  en  los  que  colaboran  las  personas  entrevistadas,  identificando acciones que se circunscriben sobre todo a los ámbitos de Cooperación y Desarrollo,  Derechos Humanos, Acción Social, Salud, Cultura y Ocio y Tiempo Libre.     Del mismo modo, el colectivo destinatario de dichas acciones también es variado, no obstante cabría  destacar  tres  colectivos  como  principales  destinatarios  de  estas  acciones:  la  población  extranjera  (especialmente menores o mujeres), la infancia y juventud y la población en general. Precisamente,  81 

 

 


“Experiencias de solidaridad de jóvenes migrantes: la integración social a través del voluntariado”   

  relacionado con esto último, hemos de destacar que la labor de sensibilización y denuncia social es  clave en el voluntariado de algunas de ellas.     La mayor parte de las personas consultadas realiza tareas de intervención directa con los colectivos  destinatarios  (participación  en  encuentros,  clases  de  apoyo,  formación,  actividades  en  el  tiempo  libre, talleres de sensibilización e intercambio cultural…) y solo una pequeña parte compagina este  tipo  de  actividades  con  otras  dirigidas  a  la  gestión  o  administración  de  las  entidades.  No  es  casualidad que quienes aseguran  compaginar ambos tipos de tareas son precisamente las personas  de  más  edad.  Incluso  tenemos  un  caso  (el  joven  senegalés)  que  ha  constituido  una  asociación,  en  colaboración  con  otras  personas  inmigrantes,  y  otro  (la  joven  rumana)  que  lidera  y  propone  proyectos nuevos dentro de la organización en la que es voluntaria.     En cuanto al tiempo que se dedica a esta tarea el panorama vuelve a ser de nuevo  heterogéneo y  parece  estar  relacionado  con  cómo  cada  una  de  estas  personas  entiende  el  voluntariado  y  con  el  tiempo  disponible  (el  que  les  resta  una  vez  cumplidas  sus  obligaciones  laborales,  formativas,  etc.).  Así, hay quien dedica gran parte de su tiempo libre a estas actividades y ha adquirido un alto grado  de  compromiso  con  las  organizaciones,  e  incluso  quien  participa  en  más  de  una  asociación.  Por  el  contrario, algunas personas desarrollan una actividad voluntaria más ocasional o esporádica, en una  única  organización  con  la  que  mantienen  un  vínculo  estrecho  relacionado  con  su  proceso  de  incorporación social. Precisamente, quienes más tiempo llevan colaborado en la misma organización  son  el  joven  senegalés  y  uno  de  los  jóvenes  marroquíes,  que  acumulan  cada  uno  casi  48  meses  siendo voluntarios. El resto es voluntario desde hace 18‐36 meses, y solamente un joven ya no lo es,  concretamente el que fue voluntario ocasional durante un mes.     5.3.3. Beneficios que el voluntariado aporta    Tal y como recuerdan algunas de las personas entrevistadas la labor voluntaria no siempre es tarea  fácil ya que en ocasiones les acerca a situaciones personales y realidades sociales muy difíciles que  generan frustración e  impotencia. A pesar de ello los y las jóvenes destacan por encima de todo los  beneficios  que  esta  colaboración  les  reporta  tanto  a  nivel  personal  como  en  su  proceso  de  incorporación social.     De hecho, todas las personas entrevistadas reconocen que el voluntariado ha sido una herramienta  de gran eficacia a la hora de integrarse en la sociedad vasca y, del mismo modo, afirman que esta  actividad puede ser de gran ayuda para la incorporación de otras y otros jóvenes que llegan en sus  mismas condiciones. A continuación se detallan algunas de las contribuciones más importantes del  voluntariado en esta cuestión.    1. El voluntariado permite a los jóvenes migrantes adquirir unos conocimientos básicos de la  sociedad de acogida: el idioma, las gentes, las costumbres….     Uno de los beneficios más mencionados por los jóvenes consultados tiene que ver con las relaciones  personales  que  se  establecen  en  el  desarrollo  de  la  actividad  voluntaria.  Prácticamente  todas  las  personas entrevistadas aseguran haber ampliado su red de relaciones y haber hecho amistades en el  ejercicio de esta labor y solo una de ellas (el joven de Ghana) reconocía no haber creado amistades  en este espacio. No obstante, cabe recordar que la labor voluntaria de este chico responde en mayor  medida a un voluntariado “guiado” que responde más a un proceso de incorporación social que a la  voluntad propia y que además se produjo durante un período de tiempo breve (1 mes).     Además de las relaciones personales, algunos jóvenes ponen de manifiesto las posibilidades que han  tenido  para  conocer  mejor  la  sociedad  vasca,  sus  costumbres,  sus  rincones,  su  cultura  y,  en  82 

 

 


“Experiencias de solidaridad de jóvenes migrantes: la integración social a través del voluntariado”   

  definitiva, tener un mayor conocimiento de la realidad social a la que han llegado. En este sentido,  varias personas destacan la oportunidad que el voluntariado les ha brindado de probar cosas nuevas,  vivir nuevas experiencias que de otra forma difícilmente hubieran podido acercarse.    Por otro lado, a muchos de estos jóvenes el voluntariado les ha posibilitado mejorar su dominio del  castellano, ya que en la mayoría de los casos se realiza en el seno de organizaciones compuestas por  personas  autóctonas.  Recordemos  que  el  idioma  es  la  primera  barrera  que  deben  superar  en  su  proceso de incorporación social, con lo cual este beneficio es sustancialmente importante.    2. El voluntariado permite a los jóvenes sentirse partícipes de la sociedad y devolver la ayuda  que recibieron    Algunas personas también destacan la oportunidad que les brinda el voluntariado de cara a sentirse  útil al poder ayudar a otras personas, muchas veces personas de su propio país u otras extranjeras  que pueden estar viviendo situaciones difíciles, similares a las que ellos han vivido. Muchas de estas  personas remarcan también lo reconfortante de ver cómo esa ayuda repercute directamente en las  personas beneficiarias.     En  algunos  casos  la  motivación  se  dirige  a  devolver  la  ayuda  que  a  ellos  les  han  brindado  anteriormente.  Se  trata  de  casos  en  los  que  las  personas  han  sabido  valorar  el  apoyo  recibido  en  momentos de dificultad y tratan de hacer por otras personas lo mismo que hicieron por ellos.    Al mismo tiempo, es importante destacar la satisfacción personal que deriva de la realización de esta  actividad. Sentir que ofrecen su ayuda a otras personas de manera desinteresada y altruista y recibir  su agradecimiento se entiende en muchos casos como una forma de crecimiento personal.      3. El voluntariado puede ser una herramienta muy útil de cara a la incorporación laboral de  estos jóvenes    Aunque  no  fue  una  de  las  motivaciones  que  llevaron  a  estos  y  estas  jóvenes  a  iniciarse  en  el  voluntariado, con el tiempo algunas personas empiezan a percibir las posibilidades de incorporación  laboral  que  se  desprenden  de  su  labor  voluntaria.  De  hecho,  los  y  las  jóvenes  cuentan  casos  de  personas  que  habiendo  llegado  en  sus  mismas  condiciones  han  acabado  contratadas  por  las  organizaciones en las que colaboraban (por ejemplo como educadores en centros de menores).      E incluso, para otras, el voluntariado ha despertado en ellas la inquietud por iniciar o ampliar sus  estudios,  relacionados  con  la  integración  social.  Este  hecho  pone  de  relieve  las  potencialidades  de  esta  labor  a  la  hora  de  adquirir  formación  y  capacitación  profesional  de  cara  al  futuro  laboral  de  estos jóvenes.    Es importante destacar también que se han podido conocer casos de acciones voluntarias que a la  postre han evolucionado hasta profesionalizarse en otras organizaciones distintas, por ejemplo en el  caso  del  joven  senegalés  que  ahora  trabaja  de  intérprete  en  varias  empresas  privadas,  labor  que  desempeña como voluntario en su organización.    4. El voluntariado de estos jóvenes contribuye a la sensibilización y la cohesión social    El  voluntariado  permite  a  estos  jóvenes  contribuir  a  mejorar  la  imagen  del  colectivo  al  que  pertenecen y desterrar así algunos prejuicios que circulan sobre las personas migrantes y que suelen  trasmitir  una  imagen  ciertamente  negativa.  En  estos  casos  las  personas  se  encuentran  con  la  83 

 

 


“Experiencias de solidaridad de jóvenes migrantes: la integración social a través del voluntariado”   

  posibilidad de mostrar la realidad del colectivo dejando ver una imagen que suele permanecer oculta  para la mayor parte de las personas autóctonas.    Algunos de estos chicos ponen de manifiesto la contribución social que supone su participación como  voluntarios.  En  este  sentido  sostienen  que  su  labor  en  una  comunidad  en  particular  (en  este  caso  marroquí) repercute positivamente en el conjunto de la sociedad ya que son acciones que fomentan  la cohesión social y la incorporación en el conjunto de la sociedad de acogida.    En  este  punto  hemos  de  señalar  el  malestar  mostrado  por  todas  las  personas  entrevistadas  por  la  imagen  negativa  de  la  inmigración  joven  que  se  proyecta  de  forma  generalizada  en  los  medios  de  comunicación, y que sesga la realidad. De ahí que iniciativas como la de este trabajo sean valoradas  por  ellas  muy  positivamente.  De  hecho,  prácticamente  todas  han  querido  manifestar,  reiteradamente  la  necesidad  de  trasladar  a  la  sociedad  que  no  han  venido  a  la  CAPV  en  busca  de  ayudas  sino  de  trabajo,  porque  no  hay  mayor  ayuda  que  el  empleo  para  poder  integrarse  y  ser  autónomo  en  la  sociedad  de  acogida.  Además,  no  debemos  olvidar  que  son  personas  que  han  empezado a trabajar la mayoría de ellas siendo muy jóvenes, que están acostumbradas a procurarse  su  sustento  (y  en  varios  casos  el  de  sus  familias)  y  que  llegan  intentando  labrarse  un  futuro,  tanto  para  ellas  y  ellos  mismos  como  para  sus  familias,  aunque  esto  último  no  puedan  lograrlo  en  estos  momentos.     El siguiente cuadro expone de manera resumida estos beneficios que aporta el voluntariado de cara  a la incorporación social de este colectivo: 

 

 

5.4. Orientaciones para acercar al colectivo el voluntariado    Vistos  los  beneficios  que  a  juicio  de  las  personas  entrevistadas  les  reporta  su  voluntariado,  parece  oportuno  establecer  una  serie  de  orientaciones  encaminadas  a  potenciar  el  voluntariado  entre  el  colectivo joven migrante. Con el objetivo de facilitar su lectura, las hemos agrupado en tres bloques:  las relativas a las entidades que trabajan con el colectivo (en adelante entidades de referencia), las  relacionadas con las organizaciones susceptibles de recibir voluntariado (en adelante organizaciones  receptoras), y las que son más generales y atañen a la sociedad en su conjunto y a las instituciones  públicas.    84 

 

 


“Experiencias de solidaridad de jóvenes migrantes: la integración social a través del voluntariado”   

  1. Orientaciones dirigidas a las entidades de referencia:    • Sensibilizar  a  las  organizaciones  receptoras  sobre  el  valor  añadido  del  voluntariado  intercultural.  Por  ejemplo,  mediante  la  socialización  a  través  de  un  blog  de  experiencias  exitosas de solidaridad, este mismo trabajo en el que puedan ver otras experiencias…    • Sensibilizar a las y los menores y jóvenes sin referentes familiares adultos en la cultura del  voluntariado, indagando en sus inquietudes personales, en sus aficiones, etc. Por ejemplo,  mediante la asistencia a una sesión de presentación organizada por Bolunta, la Agencia para  el  Voluntariado  y  las  Asociaciones  de  Bizkaia  sobre  qué  es  el  voluntariado,  las  diversas  posibilidades que hay de colaborar, los diferentes ámbitos de actuación…     • Trasladar  a  las  y  los  menores  y  jóvenes  sin  referentes  familiares  adultos  experiencias  exitosas de voluntariado entre el colectivo, explicando con claridad sus beneficios y con el  objeto  de  que  se  animen  a  dar  el  paso  al  voluntariado.  Por  ejemplo,  mediante  la  socialización a través de un blog de experiencias exitosas de solidaridad, este mismo trabajo  en el que puedan ver otras experiencias…    • Facilitar a las y los jóvenes sin referentes familiares adultos la búsqueda de organizaciones  en las que poder colaborar como voluntarias. Por ejemplo, mediante el acompañamiento a  visitas a organizaciones previamente seleccionadas.    • Facilitar la incorporación de las y los jóvenes voluntarios sin referentes familiares adultos  en  el  seno  de  las  organizaciones  receptoras.  Por  ejemplo,  mediante  la  coordinación  con  Bolunta, la Agencia para el Voluntariado y las Asociaciones de Bizkaia que pudiera hacer de  nexo  de  unión  entre  los  y  las  jóvenes  migrantes  interesadas  en  realizar  alguna  tarea  de  voluntariado y las organizaciones susceptibles de recibir voluntariado...    2. Orientaciones dirigidas a las organizaciones receptoras:     • Facilitar la incorporación de las y los jóvenes voluntarios sin referentes familiares adultos  voluntarios en el seno de sus organizaciones Por ejemplo, comprometiéndose a acoger a un  joven migrante en alguna de las actividades anuales de la organización...    • Asignar una persona de referencia en la organización receptora, con el fin de que mantenga  una  estrecha  relación  de  coordinación  con  la  organización  de  referencia.  Por  ejemplo,  la  persona  encargada  de  la  formación  del  voluntariado  pudiera  coordinarse  con  la  tutora  o  educadora del joven migrante…    • Adecuar  la  propuesta  de  actividad  voluntaria  a  los  intereses  personales  y  particulares  de  las  y  los  jóvenes  voluntarios  sin  referentes  familiares  adultos.  Por  ejemplo,  buscando  la  tarea que mejor se ajuste a sus cualidades, habilidades, intereses profesionales, etc.     • Promover experiencias de voluntariado intercultural y transnacional. Por ejemplo, apostado  por redes europeas    85 

 

 


“Experiencias de solidaridad de jóvenes migrantes: la integración social a través del voluntariado”   

  3. Orientaciones  dirigidas  a  las  instituciones  públicas  con  competencias  relacionadas  con  el  colectivo     • Promover la  incorporación de voluntariado joven  migrante en  las actividades culturales y  de  ocio  y  tiempo  libre  que  los  ayuntamientos  ofertan  a  través  de  entidades  de  voluntariado.  Por  ejemplo,  proponiendo  que  en  las  colonias  urbanas  de  verano,  festivales,  concursos, etc.… las organizaciones involucren a alguno de estos jóvenes…    • Promover  que  las  y  los  menores  y  jóvenes  sin  referentes  familiares  adultos  sean  beneficiarios  de  organizaciones  de  voluntariado  “normalizadas”,  es  decir,  dirigidas  a  la  población infantil y juvenil en general. Por ejemplo, animándoles a inscribirse en actividades  culturales y de ocio y tiempo libre promovidas por un grupo de tiempo libre, de eskaut …    • Reconocer  la labor que el voluntariado migrante realiza en nuestra sociedad. Por ejemplo,  dando  a  conocer  y  premiando  buenas  prácticas  de  organizaciones  del  entorno  que  tienen  entre sus voluntarios y voluntarias a personas inmigrantes.            

86 

 

 


“Experiencias de solidaridad de jóvenes migrantes: la integración social a través del voluntariado”   

 

6. ANEXO   6.1. Resumen del perfil de las personas entrevistadas y la actividad voluntaria que realizan    FICHA PERFIL DE LA PERSONA ENTREVISTADA (1)  Nombre: 

Boubacar 

Apellidos: 

Cissokho 

Sexo: 

Hombre 

Año de nacimiento:   Lugar de nacimiento:  población y País  Nacionalidad:  Lugar de residencia:  población y TH  Estado civil: 

1976 (35 años)  Kidira (Tamba), Senegal  Senegalesa  Zorroza‐Bilbao (Bizkaia)  Casado  

Nacionalidad de la pareja:  Tipo de hogar:  Nº hijos/as:  Nivel de instrucción:  

Estudios Secundarios (Bachiller superior)  Contabilidad  Domina 7 lenguas: 4 del país (Wolof ‐ Bambara ‐ Mandinka ‐ Soninke  y Pulaar), francés, inglés y castellano 

Estudios finalizados:   Situación en relación con la  actividad:   Profesión (o estudios)  actual:  Nivel socioeconómico:   Percepción de ayudas  económicas:  Confesión religiosa  Participación social: 

Ámbito o área de actuación:  Colectivo destinatario:   Año en el que comienza a  colaborar: 

 

 

Ocupado/a por cuenta propia (autónomo)  Intérprete  Ingresos mensuales personales : no llegan a 900 €  No. Anteriormente sí.  

Musulmán  Partido político   Sindicato  Asociación de carácter cultural  Asociación de carácter solidario    FICHA RELATO DE LA EXPERIENCIA VOLUNTARIA 

ACTIVIDAD VOLUNTARIA 1  Nombre de la organización  en la que es voluntario/a:  Ámbito territorial de  actuación:  

87 

Senegalesa  Vive con otras personas pero no forman un núcleo familiar. Convive  con otros tres senegaleses en régimen de alquiler.  2 (ambos menores de edad) 

Asociación Solidaridad Internacional de Bilbao  Bizkaia y Senegal  Cooperación al desarrollo  Acción social   Población joven senegalesa y población vasca en general  2011 


“Experiencias de solidaridad de jóvenes migrantes: la integración social a través del voluntariado”   

  Año en el que finaliza la  colaboración:  Duración de la colaboración:  en meses  Puesto desempeñado:  Tareas concretas  desempeñadas:   Dedicación semanal: en  horas  ACTIVIDAD VOLUNTARIA 2  Nombre de la organización  en la que es voluntario/a:  Ámbito territorial de  actuación:   Ámbito o área de actuación:  Colectivo destinatario:   Año en el que comienza a  colaborar:  Año en el que finaliza la  colaboración:  Duración de la colaboración:  en meses  Puesto desempeñado:  Tareas concretas  desempeñadas:   Dedicación semanal: en  horas  ACTIVIDAD VOLUNTARIA 3  Nombre de la organización  en la que es voluntario/a:  Ámbito territorial de  actuación:   Ámbito o área de actuación:  Colectivo destinatario:   Año en el que comienza a  colaborar:  Año en el que finaliza la  colaboración:  Duración de la colaboración:  en meses  Puesto desempeñado:  Tareas concretas  desempeñadas:   Dedicación semanal: en  horas    88 

 

 

‐‐‐  18 meses  Presidente   Tareas  de  gestión  y  administración  y  de  intervención  directa  con  colectivos  ‐ 

Asociación Cultural Dahiratou Moutakhabina Filami  Bizkaia y Senegal  Cultura  Población senegalesa (especialmente niños, jóvenes y mujeres) y  población vasca en general  2008  ‐‐‐  48 meses  Secretario general   Tareas  de  gestión  y  administración  y  de  intervención  directa  con  colectivos  ‐ 

Emigrad@s sin fronteras  Bizkaia  Cooperación al desarrollo  Derechos Humanos  Inmigrantes     ‐‐‐    Voluntario en diversas tareas  Tareas de intervención directa: intérprete y participante en talleres  y charlas   


“Experiencias de solidaridad de jóvenes migrantes: la integración social a través del voluntariado”   

  FICHA PERFIL DE LA PERSONA ENTREVISTADA (2)  Nombre: 

Jose Santiago 

Apellidos:  

Ngue Edjang Hangue 

Sexo: 

Hombre 

Edad:   Lugar de nacimiento: población  y País  Nacionalidad:  Lugar de residencia: población y  TH  Estado civil: 

1991 (21 años)  Añisok (Guinea Ecuatorial)  Guineano  Bilbao, Bizkaia 

Nº hijos/as: 

Soltero o soltera  Vive con otras personas pero no forman un núcleo familiar.  Convive con una pareja de ecuatorianos en régimen de alquiler  0 

Nivel de instrucción:  

Estudios Secundarios (E.S.O, Bachiller superior, REM, BUP, COU) 

Estudios finalizados:   Situación en relación con la  actividad:   Profesión (o estudios) actual: 

Ha estudiado bachillerato, aunque no ha terminado 

Tipo de hogar: 

Estudiante  Curso de comercio y Marketing 

Nivel socioeconómico:   Percepción de ayudas  económicas:  Confesión religiosa: 

Alrededor de 350€   Sí. Recibe una ayuda social de emergencia  

Participación social: 

Parroquia u otro tipo de organización religiosa 

Cristiano 

FICHA RELATO DE LA EXPERIENCIA VOLUNTARIA  Nombre de la organización en la  Parroquia de San Rafael  que es voluntario/a:  Ámbito territorial de actuación:   Bilbao  Ámbito o área de actuación: 

Ocio y Tiempo Libre (incluye juvenil) 

Colectivo destinatario:   Año en el que comienza a  colaborar:  Año en el que finaliza la  colaboración:  Duración de la colaboración: en  meses  Puesto desempeñado:  Tareas concretas  desempeñadas:   Dedicación semanal: en horas       

Infancia y juventud 

89 

 

 

2009  ‐  36 meses  Monitor  Tareas de intervención directa con colectivos  Depende, es irregular. 


“Experiencias de solidaridad de jóvenes migrantes: la integración social a través del voluntariado”   

    FICHA PERFIL DE LA PERSONA ENTREVISTADA (3)  Nombre: 

Gabriela 

Apellidos:  

Florea 

Sexo: 

Mujer 

Edad:   Lugar de nacimiento:  población y País  Nacionalidad:  Lugar de residencia:  población y TH  Estado civil: 

30 años (1982) 

Nacionalidad de la pareja:  Tipo de hogar:  Nº hijos/as:  Nivel de instrucción:   Estudios finalizados:   Situación en relación con la  actividad:   Profesión (o estudios)  actual:  Nivel socioeconómico:   Percepción de ayudas  económicas:  Confesión religiosa:  Participación social: 

Iasi (Rumanía)  Rumana   Bilbao (Bizkaia)  Unión consensuada sin registro  Española  Vive con su pareja, un joven de nacionalidad española, en el piso de  éste  0  Superiores: licenciatura  Licenciada  en  Psicología  y  otros  no  reglados  (monitora  de  yoga,  masajista, …)  Ocupada por cuenta ajena  Técnica en Emigrados sin fronteras. Coordinadora del Área de  Participación, Sensibilización y Ciudadanía. Coordinadora del Grupo  de Género del Consejo Local de Inmigración  Entre 1.000‐2.000€: 1.100‐1.200€ mensuales  No. Nunca ha recibido.  Cristiana  ortodoxa pero no practicante  ‐‐‐ 

FICHA RELATO DE LA EXPERIENCIA VOLUNTARIA  Nombre de la organización  Médicos del Mundo   en la que es voluntario/a:  Ámbito territorial de  País Vasco  actuación:   Ámbito o área de actuación:  Salud   Colectivo destinatario:   Año en el que comienza a  colaborar:  Año en el que finaliza la  colaboración:  Duración de la colaboración:  en meses  Puesto desempeñado:  Tareas concretas  90 

 

 

Varios: personas extranjeras y población en general.  2009  ‐‐‐  36 meses  Responsable  del  “Programa  de  Integración  Socio‐sanitaria  para  personas  inmigrantes  en  situación  y/o  en  riesgo  de  exclusión  social”.  Docente  de  talleres  de  promoción  de  la  salud  social  y  emocional 


“Experiencias de solidaridad de jóvenes migrantes: la integración social a través del voluntariado”   

  desempeñadas:  

Dedicación semanal: en  horas                                                                                      91 

 

 

(“El Arte de Crear Salud”). Se trata de un ciclo de talleres abiertos  que  tienen  lugar  en  Bilbao  los  sábados  en  horario  de  mañana,  y  está dividido en tres fases (de Febrero a abril, De mayo a Agosto y  de  Septiembre  a  Noviembre).  Sus  contenidos  se  centran  en  la  esfera emocional y psicosocial, y los temas que se abordan giran en  torno  a  la  reducción  del  estrés:  pensamiento  positivo,  manejo  de  situaciones  complejas,  técnicas  de  respiración  y  relajación,  yoga,  etc.   2 horas semanales (anteriormente 6 horas semanales). Certificado  con 100 horas anuales 


“Experiencias de solidaridad de jóvenes migrantes: la integración social a través del voluntariado”   

  FICHA PERFIL DE LA PERSONA ENTREVISTADA (4)  Nombre: 

Lahcen 

Apellidos:  

Zahran 

Sexo: 

Hombre 

Edad:   Lugar de nacimiento:  población y País  Nacionalidad:  Lugar de residencia:  población y TH  Estado civil: 

1989 (22 años) 

Nacionalidad de la pareja: 

Tánger (Marruecos)  Marroquí  Begoña‐Bilbao (Bizkaia)  Soltero  

Nº hijos/as: 

‐‐‐‐‐  Vive  con  otras  personas  pero  no  forman  un  núcleo  familiar.  Convive  con  otros  3  jóvenes  en  un  piso  de  emancipación  de  la  Asociación Zubietxe  ‐‐‐‐‐ 

Nivel de instrucción:  

Sin estudios 

Estudios finalizados:   Situación en relación con  la actividad:   Profesión (o estudios)  actual:  Nivel socioeconómico:   Percepción de ayudas  económicas:  Confesión religiosa: 

‐‐‐‐‐  Buscando empleo. Actualmente no tienen permiso de residencia ni  de trabajo 

Participación social: 

CREA Centro de Recursos Africanistas de Euskadi: teatro  

Tipo de hogar: 

‐‐‐‐‐  Ingresos mensuales personales : 320 €/mes ayudas públicas  Sí. Recibe 320 €/mes en concepto de ayuda social de emergencia  Musulmán no practicante 

FICHA RELATO DE LA EXPERIENCIA VOLUNTARIA  Nombre de la organización  Zubietxe  en la que es voluntario/a:  Ámbito territorial de  Bizkaia  actuación:   Ámbito o área de  Acción social (exclusión)  actuación:  Colectivo destinatario:   Población en general y juventud.  Año en el que comienza a  2009  colaborar:  Año en el que finaliza la  ‐‐‐‐  colaboración:  Duración de la  ‐‐‐‐  colaboración: en meses  Puesto desempeñado:  ‐‐‐‐  Tareas concretas  Tareas de apoyo, dinamización, etc.  desempeñadas:   Dedicación semanal: en  Depende, en función de las necesidades.  horas  92 

 

 


“Experiencias de solidaridad de jóvenes migrantes: la integración social a través del voluntariado”   

  FICHA PERFIL DE LA PERSONA ENTREVISTADA (5)  Nombre: 

Badr 

Apellidos:  

Ou Midou 

Sexo: 

Hombre 

Edad:   Lugar de nacimiento:  población y País  Nacionalidad:  Lugar de residencia:  población y TH  Estado civil: 

20 años (1992)  Marraquech (Marruecos)  Marroquí   Bilbao (Bizkaia)  Soltero 

Nacionalidad de la pareja: 

Nº hijos/as: 

Española   Vive con otras personas pero no forman un núcleo familiar. Convive  con otros 2 chicos en un piso en régimen de alquiler  ‐‐‐ 

Nivel de instrucción:  

Sin estudios (no terminó la educación primaria) 

Estudios finalizados:   Situación en relación con la  actividad:   Profesión (o estudios)  actual:  Nivel socioeconómico:   Percepción de ayudas  económicas:  Confesión religiosa: 

Termina este curso el Módulo de Hostelería‐ Fundación Peñascal 

Tipo de hogar: 

Participación social: 

Estudiante, actualmente en prácticas  Cursando Módulo de Hostelería en Fundación Peñascal (2º curso)    No tiene ningún ingreso  No. Anteriormente sí.  Musulmán no practicante  Federación de Futbol del Mundialito 

FICHA RELATO DE LA EXPERIENCIA VOLUNTARIA  ACTIVIDAD VOLUNTARIA 1  Nombre de la organización  en la que es voluntario/a:  Ámbito territorial de  actuación:   Ámbito o área de  actuación:  Colectivo destinatario:   Año en el que comienza a  colaborar:  Año en el que finaliza la  colaboración:  Duración de la  colaboración: en meses  Puesto desempeñado:  Tareas concretas  desempeñadas:   93 

 

 

Zubietxe  Bizkaia  Acción social (exclusión)  Niños y niñas hasta 14 años y profesorado   2010  ‐‐‐  18 meses  Dinamizador  Colabora  en  las  actividades  del  barrio  participando  en  diferentes  talleres (de música, de fotografía, de fomento a la lectura, etc...)    Además, desempeña tareas de intervención directa con niños y niñas 


“Experiencias de solidaridad de jóvenes migrantes: la integración social a través del voluntariado”   

  en el Colegio Público de la Peña y dando charlas en el centro escolar  de Zabalburu.  Dedicación semanal: en  horas  ACTIVIDAD VOLUNTARIA 2  Nombre de la organización  en la que es voluntario/a:  Ámbito territorial de  actuación:   Ámbito o área de  actuación:  Colectivo destinatario:   Año en el que comienza a  colaborar:  Año en el que finaliza la  colaboración:  Duración de la  colaboración: en meses  Puesto desempeñado:  Tareas concretas  desempeñadas:   Dedicación semanal: en  horas                                                        94 

 

 

Depende, en función de las necesidades. 

Centro de menores Zabaloetxe  Bizkaia   Acción social (incluye exclusión, discapacidad…)  Menores inmigrantes   2010  ‐‐‐   18 meses  Dinamizador  Tareas de intervención directa con colectivos  Depende, en función de las necesidades. 


“Experiencias de solidaridad de jóvenes migrantes: la integración social a través del voluntariado”   

  FICHA PERFIL DE LA PERSONA ENTREVISTADA (6)  Nombre: 

Augustine  

Apellidos:  

Kyereme 

Sexo: 

Hombre 

Edad:   Lugar de nacimiento: población  y País  Nacionalidad:  Lugar de residencia: población y  TH  Estado civil: 

21 años 

Tipo de hogar:  Nivel de instrucción:   Estudios finalizados:   Situación en relación con la  actividad:   Profesión (o estudios) actual:  Nivel socioeconómico:   Percepción de ayudas  económicas:  Participación social: 

Accra  Ghana  Gernika (Bizkaia)  Soltero, aunque tiene pareja  Vive con otras personas pero no forman un núcleo familiar.  Convive con dos amigos de Ghana, en régimen de alquiler  Sin estudios (los abandonó con 6 años)  ‐‐‐  Ocupado por cuenta ajena en la Fundación Peñascal  Mantenimiento  Aproximadamente 1.000€  No  ‐‐‐  

FICHA RELATO DE LA EXPERIENCIA VOLUNTARIA  Nombre de la organización en la  Asociación Aurrerantz  que es voluntario/a:  Ámbito territorial de actuación:   Portugalete (Bizkaia)  Ámbito o área de actuación: 

Ocio y Tiempo Libre 

Colectivo destinatario:   Año en el que comienza a  colaborar:  Año en el que finaliza la  colaboración:  Duración de la colaboración: en  meses  Puesto desempeñado:  Tareas concretas  desempeñadas:   Dedicación semanal: en horas               

Infancia y Juventud 

95 

 

 

2011  2011  1 mes  Monitor en unas colonias urbanas   Tarea de intervención directa con colectivos.  Las mañanas 


“Experiencias de solidaridad de jóvenes migrantes: la integración social a través del voluntariado”   

  FICHA PERFIL DE LA PERSONA ENTREVISTADA (7)  Nombre: 

Brahim 

Apellidos:  

Aziz 

Sexo: 

Hombre 

Edad:   Lugar de nacimiento:  población y País  Nacionalidad:  Lugar de residencia: población  y TH  Estado civil: 

20 años (1989) 

Nacionalidad de la pareja:  Tipo de hogar:  Nº hijos/as:  Nivel de instrucción:   Estudios finalizados:   Situación en relación con la  actividad:  

Amrad, Provincia de Zagora (Marruecos)  Marroquí   Bilbao (Bizkaia)  Soltero  ‐‐‐   Vive con otras personas pero no forman un núcleo familiar.  Convive con un amigo de nacionalidad española, en un piso  alquilado por éste   ‐‐‐  1º Bachillerato  Grado superior de Mantenimiento de Edificios (CIP Erandio)  Grado superior de Marketing (Derio)  Título  de  Monitor  de  Tiempo  Libre  Infantil  y  Juvenil  (Fundación  EDE)  Buscando empleo (no tiene permiso de trabajo) 

Nivel socioeconómico:   Percepción de ayudas  económicas:  Confesión religiosa: 

Acaba de finalizar sus prácticas del Grado Superior de  Mantenimiento de Edificios  Sin ingresos  Sí. Recibe 329€ mensuales en concepto de ayuda social de  emergencia  Musulmán no practicante 

Participación social: 

SOS Racismo 

Profesión (o estudios) actual: 

FICHA RELATO DE LA EXPERIENCIA VOLUNTARIA  Nombre de la organización en  SOS Racismo   la que es voluntario/a:  Ámbito territorial de  Bizkaia   actuación:   Ámbito o área de actuación:  Derechos Humanos  Colectivo destinatario:   Año en el que comienza a  colaborar:  Año en el que finaliza la  colaboración:  Duración de la colaboración:  en meses  Puesto desempeñado:  Tareas concretas  desempeñadas:   96 

 

 

Población en general  2009  ‐‐‐  48 meses  Voluntario en la Comisión de menores y jóvenes no acompañados  Sensibilización  y  denuncia  social:  Organiza  talleres  para  los  chavales  que  están  en  la  calle,  les  ayudan  a  tramitar  papeles, 


“Experiencias de solidaridad de jóvenes migrantes: la integración social a través del voluntariado”   

 

Dedicación semanal: en horas 

97 

 

 

recoge documentación sobre denuncias de agresiones sexuales, de  actos discriminatorios, abusos policiales, etc.  Entre 2 y 10 horas semanales 


“Experiencias de solidaridad de jóvenes migrantes: la integración social a través del voluntariado”   

    FICHA PERFIL DE LA PERSONA ENTREVISTADA (8)  Nombre: 

Najim 

Apellidos:  

Hamoumi 

Sexo: 

Hombre 

Edad:   Lugar de nacimiento: población  y País  Nacionalidad:  Lugar de residencia: población y  TH  Estado civil: 

1990 (22 años) 

Tipo de hogar:  Nivel de instrucción:  

Farkhana (Marruecos)  Marroquí  Bilbao, Bizkaia  Soltero  Convive con otras personas pero no forman un núcleo familiar.  Convive  con  otros  chicos  en  un  piso  de  emancipación  de  la  Asociación Itaka‐Escolapios   Le faltan dos años para tener el bachillerato 

Estudios finalizados:   Situación en relación con la  actividad:   Profesión (o estudios) actual: 

Estudios primarios  Estudiante 

Nivel socioeconómico:   Percepción de ayudas  económicas:  Confesión religiosa: 

Sin ingresos  Sí. Recibe alrededor de 350€ mensuales en concepto de ayuda  social de emergencia  Musulmán 

Participación social: 

Asociación de car��cter solidario 

Grado Medio de Mecanizado  

FICHA RELATO DE LA EXPERIENCIA VOLUNTARIA  Nombre de la organización en la  Itaka ‐ Escolapios  que es voluntario/a:  Ámbito territorial de actuación:   Bilbao  (Bizkaia)  Ámbito o área de actuación:  Colectivo destinatario:  

Año en el que comienza a  colaborar:  Año en el que finaliza la  colaboración:  Duración de la colaboración: en  meses  Puesto desempeñado:  Tareas concretas  desempeñadas:   98 

 

 

Inmigración  Realiza varias actividades dirigidas a colectivos diferentes:  1.‐ Juventud en general.  2.‐ Jóvenes inmigrantes.  3.‐ Personas inmigrantes.  1.‐ 2010  2.‐ 2011  3.‐ 2011  ‐  ‐  1.‐ Ponente en encuentros de sensibilización.  2.‐Monitor en tareas de apoyo de alfabetización.  3.‐Monitor en tareas de apoyo de alfabetización.  1.‐ Participa en charlas y encuentros de sensibilización  2.‐ Clases de castellano 


“Experiencias de solidaridad de jóvenes migrantes: la integración social a través del voluntariado”   

  3.‐ Monitor de apoyo escolar y alfabetización  Dedicación semanal: en horas         

99 

 

 

1.‐ Es irregular, en función de las necesidades.  2.‐ Es irregular, en función de las necesidades.  3.‐ Solo lo ha hecho una vez 


“Experiencias de solidaridad de jóvenes migrantes: la integración social a través del voluntariado”   

    FICHA PERFIL DE LA PERSONA ENTREVISTADA (9)  Nombre: 

Mohamed (nombre ficticio) 

Apellidos:  

‐‐‐ 

Sexo: 

Hombre 

Edad:   Lugar de nacimiento:  población y País  Nacionalidad:  Lugar de residencia:  población y TH  Estado civil: 

1990 (21 años) 

Nacionalidad de la pareja: 

Ichm, provincia de Er‐Rachidia (zona Bereber del Sur de Marruecos)  Marroquí   Bilbao (Bizkaia)  Soltero  

Nº hijos/as: 

‐‐‐  Vive con otras personas pero no forman un núcleo familiar. Convive  con una pareja de nacionalidad española, en régimen de alquiler.  0 

Nivel de instrucción:  

ESO 

Estudios finalizados:   Situación en relación con la  actividad:   Profesión (o estudios)  actual: 

Módulo Superior de Mecanizado   Va a firmar contrato de 1 año en las próximas semanas, en cuanto le  concedan el permiso de trabajo 

Tipo de hogar: 

Nivel socioeconómico:   Percepción de ayudas  económicas:  Confesión religiosa:  Participación social: 

‐‐‐  Sin  ingresos.  Desconoce  el  sueldo  que  va  a  cobrar  en  su  nuevo  empleo  No. Anteriormente sí.  Musulmán  Fundación Ellacuría  

FICHA RELATO DE LA EXPERIENCIA VOLUNTARIA  Nombre de la organización  Fundación Ellacuría  en la que es voluntario/a:  Ámbito territorial de  Bizkaia   actuación:   Ámbito o área de actuación:  Inmigración  Colectivo destinatario:   Año en el que comienza a  colaborar:  Año en el que finaliza la  colaboración:  Duración de la colaboración:  en meses  Puesto desempeñado:  Tareas concretas  desempeñadas:   Dedicación semanal: en  horas  100 

 

 

Juventud  2010  ‐  ‐  Participa  en charlas y encuentros de sensibilización  Charlas y encuentros sobre la realidad de los jóvenes extranjeros no  acompañados  Es irregular, en función de las necesidades 


“Experiencias de solidaridad de jóvenes migrantes: la integración social a través del voluntariado”   

  6.2. Guión entrevista jóvenes voluntarios      BLOQUE 0.‐ PERFIL DE LA PERSONA: Descripción de la persona entrevistada    EN  EL  PAÍS  DE  ORIGEN  ¿De  dónde  eres?  ¿Cómo  se  llama  el  pueblo  o  la  ciudad  en  la  que  naciste?  ¿Cuántos  años tienes? ¿Qué hacías cuando vivías en tu país? ¿Cómo era tu vida antes de salir? ¿Cuál  era en esos momentos tu situación personal? ¿Cómo es tu familia?  ¿Cuál era en esos momentos la  situación de tu familia?     BLOQUE 1.‐ DECISIÓN DE SALIR Y RUTA HACIA ESPAÑA: Motivos que les llevan a salir de su país y  descripción del viaje hasta llegar a España.    DECISIÓN DE SALIR  ¿Cuándo decidiste salir de tu país? ¿Cuáles fueron los motivos que te impulsaron  a salir de tu país? ¿Cuál fue el detonante de tu salida (hecho concreto que propició  la salida)? ¿Fue  una decisión  personal o familiar? ¿Conocía tu familia tus intenciones de salir del país? ¿Conocías a  alguien que ya había emigrado antes que tú?    EL  MOMENTO  DE  LA  SALIDA  ¿Qué  edad  tenías  en  esos  momentos?  ¿Cómo  saliste?  ¿Cómo  fue  ese  viaje? ¿Saliste tú solo o con alguna otra persona? ¿Con quién? ¿Dónde estaba esa persona? ¿Cuáles  fueron tus sentimientos durante todo ese viaje? ¿Habías pensado en algún recorrido (itinerario) en  concreto?  ¿Qué  recorrido  (itinerario)  tenías  pensado  realizar?  ¿Qué  recorrido  realizaste  antes  de  llegar a la CAPV?     BLOQUE  2.‐  LA  LLEGADA:  Descripción  de  la  llegada  a  España  y  su  itinerario  hasta  llegar  al  País  Vasco    LA LLEGADA A ESPAÑA Y SU ITINERARIO ANTES DE LLEGAR A LA CAPV: ¿Cómo recuerdas la llegada a  España? ¿Qué es lo primero que haces cuando llegas? ¿A dónde vas? ¿Conocías a alguien? ¿Venias ya  con  un  itinerario  sabido,  sabias  a  dónde  tenías  que  ir?    ¿Acudiste  a  alguna  organización  o  a  algún  recurso de atención? ¿A cuál? ¿Cómo fueron los primeros días (la calle, centro de primera acogida,  centros  de  acogida,  centros  residenciales,  otros  recursos  definitivos…)?  ¿Cuánto  tiempo  vives  en  España  antes  de  llagar  al  País  Vasco?  ¿En  qué  ciudad(es)  vives?  ¿Cómo  es  tu  vida  en  esa(s)  ciudad(es)?    LA  LLEGADA  A  LA  CAPV:  ¿En  qué  momento  decides  ir  al  País  Vasco?  ¿Qué  edad  tenías  entonces?  ¿Cuáles fueron los motivos que te impulsaron a elegir el País Vasco? ¿Cómo recuerdas la llegada al  País Vasco? ¿Qué es lo primero que haces cuando llegas? ¿Conocías a alguien aquí? ¿Dónde vivías en  esos momentos nada más llegar? ¿Acudiste a alguna organización o a algún recurso residencial? ¿A  cuál?    DURANTE  TU  ESTANCIA  EN  LA  CAPV  (DESDE  QUE  LLEGAS  HASTA  LA  ACTUALIDAD):  ¿Por  cuántos  recursos has pasado?, ¿En cuántos centros has vivido? ¿Cuánto tiempo has vivido en la calle? ¿Has  estado  en  algún  otro  recursos,  como  familia  de  acogida,  piso  con  apoyo  educativo,  alojado  en  pensiones u hoteles con supervisión de asociaciones, …? ¿Tienes problemas para la renovación de los  permisos?  ¿Te  han  expulsado  de  alguno  de  los    dispositivos  de  atención  al  cumplir  x  edad  o  al  no  cumplir x requisito? ¿Cuál fue la alternativa?      ACTUALMENTE:  ¿Cómo  es  tu  situación  actualmente?  ¿Dónde  vives?  ¿Estudias  o  trabajas?  ¿Dónde  trabajas?  ¿Qué  estudias?  ¿De  dónde  proceden  tus  ingresos?  ¿Cuáles  son  tus  ingresos?  ¿Recibes  algún  tipo  de  ayuda?  ¿Estás  casado/a?  ¿De  qué  nacionalidad  es  tu  mujer/marido?  ¿Tienes  hijos  o  hijas? ¿Alguna otra persona de tu familia reside aquí? ¿Quién?  101 

 

 


“Experiencias de solidaridad de jóvenes migrantes: la integración social a través del voluntariado”   

  BLOQUE 3.‐ LA INTEGRACIÓN EN LA SOCIEDAD VASCA Y EL INICIO DE LA ACTIVIDAD VOLUNTARIA     MOTIVACIONES  PARA  INICIAR  LA  LABOR  VOLUNTARIA:  ¿En  qué  momento  decides  desarrollar  una  actividad voluntaria? ¿Cómo tomas te esa decisión? ¿Por qué decidiste hacerte voluntario/a? ¿Quién  te lo propuso?     DESCRIPCIÓN DE LA LABOR VOLUNTARIA: ¿En qué consistía (consiste) la labor voluntaria? ¿Dónde la  realizabas  (realizas)?  ¿Cuánto  tiempo  dedicabas  (dedicas)  a  esa  labor?  ¿Con  qué  colectivos  trabajabas  (trabajas)?  ¿Desde  cuándo  colaborabas  (colaboras)?  ¿Has  estado  (estas)  en  más  de  una  organización?  ¿Participas  o  colaboras  (Has  colaborado)  como  socio  habitual  o  puntual…  en  alguna  otra organización?  ¿En cuántas? ¿Qué tipo de organizaciones eran (son)?     VALORACIÓN  DE  LA  LABOR  VOLUNTARIA:  ¿Cómo  valoras  esa  experiencia?  ¿Qué  te  ha  aportado?  ¿Qué es lo mejor que sacaste (sacas) de ella? ¿Y lo peor? ¿Qué crees que aportabas (aportas) tú a esa  organización?  ¿Y  a  la  sociedad  en  general?  ¿Y  al  conjunto  del  colectivo  JENAS?    En  caso  de  haber  abandonado la actividad voluntaria ¿Por qué lo dejaste?  ¿Cuándo lo dejaste? ¿Qué crees que has  aportado a la sociedad? ¿En qué crees que tu labor de voluntario/a beneficia a quienes son también  MENAS/JENAS?     REPERCUSION  DE    LA  LABOR  VOLUNTARIA  EN  EL  PROCESO  DE  INCORPORACIÓN  SOCIOLABORAL:  ¿Crees que esta experiencia como voluntario/a te ha ayudado a integrarte en el País Vasco? ¿Crees  que haber participado como voluntario/a te ha ayudado (te ayudará) a encontrar un empleo? ¿Por  qué?  ¿En  qué  sentido?  ¿Qué  beneficios/aprendizajes  extraes  de  esta  experiencia?  ¿Qué  crees  que  has  aprendido  desarrollando  esta  labor?  ¿Has  conocido  gente  nueva,  amistades,  a  través  del  voluntariado?    PERSPECTIVAS  DE  FUTURO  (EN  RELACIÓN  A  LA  ACCIÓN  VOLUNTARIA):  ¿Tienes  pensado  seguir  colaborando  como  voluntario/a?  ¿Te  gustaría  cambiar  de  organización?  ¿Te  has  planteado  otros  sitios donde poder colaborar? ¿Dónde?         

102 

 

 


“Experiencias de solidaridad de jóvenes migrantes: la integración social a través del voluntariado”   

    6.3. Guión cuestionario organizaciones    Nombre de la persona que contesta el cuestionario      Nombre de la organización      Puesto en la organización       Nombre de la persona voluntaria a la que se refiere el cuestionario      Breve descripción de la actividad voluntaria que desempeña        A continuación le realizamos 5 preguntas para que las conteste brevemente     1.‐ En su opinión, ¿qué aporta esta persona a su organización?       2‐ ¿Qué le ha aportado a usted como miembro de la organización?      3‐ Y a título personal, ¿qué diría que le ha aportado esta persona a usted?      4‐ En definitiva, ¿Cuál diría que es el valor añadido o elemento diferenciador con respecto a otros y  otras voluntarias de su organización?    5‐ Y  en relación a los beneficios para él o ella, ¿Cómo cree que repercute esta actividad voluntaria  en el proceso de incorporación social de esta persona? ¿y del colectivo de jóvenes emigrantes no  acompañados en general? principales beneficios que derivan de esta experiencia para ellos(as)…          Muchas gracias  Enviar antes del 22 de junio a imier@fundacionede.org  / ividorreta@fundacionede.org  

103 

 

 


“Experiencias de solidaridad de jóvenes migrantes: la integración social a través del voluntariado”   

 

7. BIBLIOGRAFÍA    ALBOAN.  El  desarrollo  que  queremos:  visiones  desde  los  colectivos  de  personas  inmigrantes  en  la  CAPV. Bilbao: Alboan, 2011.    ARARTEKO.  ¿Menores  o  extranjeros?  Situación  de  los  menores  extranjeros  no  acompañados  en  la  CAPV. Vitoria‐Gasteiz: Ararteko, 2005.    • Informe anual al Parlamento Vasco 2009. Informe ordinario. Vitoria‐Gasteiz: Ararteko, 2010.  • Análisis de las políticas de intervención sobre menores extranjeros no acompañados. Vitoria‐ Gasteiz: Ararteko, 2010.  • Informe anual al Parlamento Vasco 2011. Informe ordinario. Vitoria‐Gasteiz: Ararteko, 2012.  • Informe de la Oficina de la Infancia y la Adolescencia 2011. Informe ordinario. Vitoria‐Gasteiz:  Ararteko, 2012.    BOLUNTA. Ser voluntario... o voluntaria. Bilbao: Bolunta, Bizkaiko Foru Aldundia‐Diputación Foral de  Bizkaia y Obra social de BBK, 2002.    • Ser  una  organización  de  voluntariado.  Bilbao:  Bolunta,  Bizkaiko  Foru  Aldundia‐Diputación  Foral de Bizkaia y Obra social de BBK, 2005.    CEIMIGRA.  Informe  anual  sobre  migraciones  e  integración  CeiMigra  2010‐2011.  Migraciones  y  procesos de empobrecimiento, marginación y exclusión social. Valencia: CeiMigra, 2011.    CENTRO EUROPEO DEL VOLUNTARIADO. INVOLVE Participación de nacionales de terceros países en el  voluntariado  como  medio  para  mejorar  la  integración.  Informe  final  del  proyecto.  Bruselas:  Centro  Europeo del Voluntariado, 2006.    DIPUTACIÓN  FORAL  DE  BIZKAIA.  DEPARTAMENTO  DE  ACCIÓN  SOCIAL.  Memoria  2010.  Bilbao:  Diputación Foral de Bizkaia, 2010.    • Cuadernos  sobre  servicios  sociales  especializados  e  inserción  social.  Mundutik  Mundura.  Bilbao: DFB, 2007.    EFE. “Uno de cada diez vascos cree que la inmigración es un problema”. Jueves, 31 de mayo de 2012.  Fuente: Agencia EFE.    EL CORREO. “Zabaleta recalca que la mayoría de inmigrantes vive de su trabajo”. Bilbao: 16 de mayo  de 2012.    FUNDACIÓN EDE. SERVICIO DE INVESTIGACIÓN SOCIAL. Relaciones de solidaridad entre inmigrantes:  acercamiento  a  las  redes  informales  de  apoyo  de  menores  y  jóvenes  no  acompañados  en  la  CAPV.  Bilbao: Fundación EDE, 2011.    FUNDACIÓ PERE TARRÈS; UNIVERSITAT RAMÓN LLULL.   • Rutas  de  pequeños  sueños.  Los  menores  migrantes  no  acompañados  en  Europa.  Proyecto  CONRED. Informe Comparativo. Barcelona: Fundació Pere Tarrés, 2005.  • Menores  Migrantes  No  Acompañados  en  España.  Situación  Actual  y  Nuevas  Tendencias.  Barcelona. 2009.   

104 

 

 


“Experiencias de solidaridad de jóvenes migrantes: la integración social a través del voluntariado”   

  FUNDACIÓN PERE TARRÉS. Rutas de pequeños sueños. Los menores inmigrantes no acompañados en  Europa. Módulo 6. Acción Socioeducativa. Barcelona: Pere Tarrés, 2006.    GABINETE  DE  PROSPECCIÓN  SOCIOLÓGICA.  Temas  de  Actualidad  Mayo  2012.  Vitoria‐Gasteiz:  Lehendakaritza, Eusko Jaurlaritza‐ Presidencia, Gobierno Vasco, 2012.    GARCIA SELGAS,  F. La corregibilidad de la “observación participante”: una reflexión sobre la  sociología actual, en Política y sociedad, nums. 6/7, pp. 85‐102, 1990.    GIMÉNEZ,  C.  y  SUÁREZ,  L.  Menores  extranjeros  no  acompañados.  Madrid:  Dirección  General  de  Acción Social, del Menor y de la Familia. Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales, 2000.    GOBIERNO VASCO. DEPARTAMENTO DE EMPLEO Y ASUNTOS SOCIALES.    • Pacto Social por la Inmigración en Euskadi, Un compromiso común por la convivencia. Vitoria‐ Gasteiz:  Eusko  Jaurlaritza‐Gobierno  Vasco,  2012.  En  línea  http://www.openideiak.com/pg/groups/96286/hacia_un_pacto_social_por_la_inmigracion_ en_euskadi/  • III  Plan  vasco  de  Inmigración,  Ciudadanía  y  Convivencia  Intercultural  2011‐2013.  Vitoria‐ Gasteiz: Eusko Jaurlaritza‐Gobierno Vasco, 2011.  • GOBIERNO  VASCO.  DEPARTAMENTO  DE  EMPLEO  Y  ASUNTOS  SOCIALES.  Encuesta  de  la  Población  Inmigrante  Extranjera  Residente  en  la  Comunidad  Autónoma  de  Euskadi  (EPIE)  2010. Vitoria‐Gasteiz: Eusko Jaurlaritza‐Gobierno Vasco, 2011.  • GOBIERNO VASCO. DEPARTAMENTO DE EMPLEO Y  ASUNTOS SOCIALES. Plan  Estratégico de  servicios Sociales 2010‐2014. Vitoria‐Gasteiz: Eusko Jaurlaritza‐ Gobierno Vasco, 2010.  • GOBIERNO  VASCO.  DEPARTAMENTO  DE  EMPLEO  Y  ASUNTOS  SOCIALES.  Drogodependencia  en  menores  extranjeros  no  acompañados  (MENA):  su  derecho  a  una  educación  y  salud  de  calidad. Vitoria‐Gasteiz: Eusko Jaurlaritza‐Gobierno Vasco, 2009.  • GOBIERNO  VASCO.  DEPARTAMENTO  DE  EMPLEO  Y  ASUNTOS  SOCIALES.  II  Plan  interinstitucional  de  Inclusión  Social  2007‐2009.  Vitoria‐Gasteiz:  Eusko  Jaurlaritza‐Gobierno  Vasco, 2007.   GOBIERNO VASCO. DEPARTAMENTO DE VIVIENDA Y ASUNTOS SOCIALES.   • II Plan Vasco de Inmigración, 2007‐2009. Vitoria‐Gasteiz: Eusko Jaurlaritza‐ Gobierno Vasco,  2007.   • I  Plan  Vasco  de  Inmigración,  2003‐2005.  Vitoria‐Gasteiz:  Eusko  Jaurlaritza‐  Gobierno  Vasco,  2003.   GOENECHEA PERMISÁN, C.  Menores inmigrantes no acompañados: un estudio de su situación en la  actualidad. Actas del I Cóngres Internacional d’Educació a la Mediterrània. Palma de Mallorca, 2006.     GOZALO  GOIKOETXEA,  A.;    JIMÉNEZ  MARTÍN,  E.  y  VOZMEDIANO  SANZ,  L.  ¿Menores  o  extranjeros?  Análisis de las políticas de intervención sobre menores extranjeros no acompañados. Vitoria‐Gasteiz:  Ararteko, 2011.    HIERRO  ESNARRIAGA,  C.  Manual  de  prácticas  participativas:  asociaciones  de  personas  inmigrantes.  Vitoria‐Gasteiz: Gobierno Vasco, 2008.     PÉREZ  DE  ARMIÑO,  K.  (dir.)  Diccionario  de  Acción  Humanitaria  y  Cooperación  al  Desarrollo.  Hegoa.  Ed. Icaria Barcelona, 2000.  105 

 

 


“Experiencias de solidaridad de jóvenes migrantes: la integración social a través del voluntariado”   

  IKUSPEGIAK. OBSERVATORIOS DE ASUNTOS SOCIALES.     • La  integración  del  colectivo  inmigrante  en  la  CAPV,  Panorámica  de  la  inmigración  nº  45,  Mayo de 2012  • La  integración  del  colectivo  inmigrante  en  la  CAPV,  Panorámica  de  la  inmigración  nº  44,  Febrero de 2012  • Barómetro 2011: percepción y actitudes hacia la inmigración extranjera en la CAPV. Vitoria‐ Gasteiz: Ikuspegiak‐ Observatorio Vasco de Inmigración, 2011.    IKUSPEGIAK.  OBSERVATORIO  VASCO  DE  INMIGRACIÓN.  Encuesta  a  personas  extranjeras.    Vitoria‐ Gasteiz: Ikuspegiak‐ Observatorio Vasco de Inmigración, 2007.    LUCAS  DE,  JAVIER;  QUIÑONES  ESCÁMEZ,  ANNA;  CAMPELO,  PATRICIA;  IZAOLA,  AMAIA;  ZUBERO,  IMANOL.  Inmigración  e  integración  en  la  UE.  Dos  retos  para  el  s.XXI.  Vitoria‐Gasteiz:  EUROBASK‐  Consejo Vasco del Movimiento Europeo, 2012.    MYRNA  RIVAS,  N.  La  participación  social  y  las  redes  sociales  de  los  inmigrantes  en  España:  análisis  desde  una  perspectiva  psicosocial  comunitaria.  Cuadernos  de  Relaciones  Laborales,  1995,  nº  6,  p.  163‐181.     OBSERVATORIO    DE  LAS  MIGRACIONES  Y  DE  LA  CONVIVENCIA  INTERCULTURAL  DE  LA  CIUDAD  DE  MADRID.  Relaciones  vecinales  e  inmigración  en  Madrid.  Madrid:  Observatorio  de  las  Migraciones,  2006.    OBSERVATORIO  VASCO  DE  DROGODEPENDENCIAS.  Drogodependencia  en  menores  extranjeros  no  acompañados  (MENA):  su  derecho  a  una  educación  y  salud  de  calidad.  Vitoria‐Gasteiz:  Servicio  de  Publicaciones de Gobierno Vasco, 2009.    PÉREZ  DE  ARMIÑO,  K.  (dir.).  Diccionario  de  Acción  Humanitaria  y  Cooperación  al  Desarrollo.  Barcelona: Icaria, Hegoa, 2001.    QUIROGA,  V.; ALONSO, A. y SORIA, M.   Sueños de bolsillo. Menores Migrantes No Acompañados en España. Barcelona: Fundaciò Pere  Tarrés, 2010.  Sueños de bolsillo. Menores Migrantes No Acompañados en el País Vasco. Vitoria‐Gasteiz:  Gobierno Vasco. Departamento de Empleo y Asuntos Sociales, 2009.    RUIZ  DE  OLABUÉNAGA,  J.I.  Metodología  de  la  investigación  cualitativa.  Bilbao:  Universidad  de  Deusto, 1999.  SAVE THE CHILDREN; ACNUR; UNICEF. Declaración de buenas prácticas. 2009.  SAVE  THE  CHILDREN;  ACNUR.  Programa  de  Menores  no  acompañados  en  Europa.  Declaración  de  buenas prácticas. Tercera edición, 2004.  SAVE  THE  CHILDREN.  Menores  no  acompañados.  Informe  sobre  la  situación  de  los  menores  no  acompañados en España. (2002‐2003).  SERVICIO DE ESTUDIOS SOCIALES. Estudio sobre la situación de la infancia y la adolescencia desde la  perspectiva  de  sus  derechos  y  la  calidad  de  vida.  Vitoria‐Gasteiz:  Defensoría  de  la  Infancia  y  la  Adolescencia del País Vasco, 2009.  106 

 

 


“Experiencias de solidaridad de jóvenes migrantes: la integración social a través del voluntariado”   

    SERVICIO  DE  ESTUDIOS  SOCIALES  FUNDACIÓN  EDE.  Aproximación  diagnóstica  de  la  situación  del  colectivo  de  jóvenes  magrebíes  en Bilbao.  Bilbao:  Ayuntamiento  de  Bilbao  ‐  Área  de  Igualdad,  Cooperación y Ciudadanía, 2009.    UNICEF. La infancia en España 2012‐2013. El impacto de la crisis en los niños. Madrid: UNICE España,  2012.    UNICEF; CONSEJO GENERAL DE LA ABOGACÍA ESPAÑOLA; BANESTO. Ni ilegales ni invisibles. Realidad  jurídica  y  social  de  los  menores  extranjeros  en  España.  Informe  2009.  Madrid:  Etnia  Comunicación,  2009.    UNZUETA  SESUMAGA,  Amaia,  DI  CARLO,  Maria  Giulia,  BAKEAZ  (Octubre  2009‐septiembre  2010)  Estudio diagnóstico sobre las asociaciones de inmigrantes de origen extranjero en Bizkaia.   

NORMATIVAS    ESPAÑA.  Real  Decreto  557/2011,  de  20  de  abril,  por  el  que  se  aprueba  el  Reglamento  de  la  Ley  Orgánica  4/2000,  sobre  derechos  y  libertades  de  los  extranjeros  en  España  y  su  integración  social,  tras su reforma por Ley Orgánica 2/2009. BOE núm. 103, de 30 de abril de 2011. Pág. 43821  ESPAÑA.  Ley  Orgánica  2/2009  sobre  derechos  y  libertades  de  los  extranjeros  en  España  y  su  integración social. BOE núm. 299, de 12 de diciembre de 2009. Pág.104986 ESPAÑA. Real Decreto 2393/2004, de 30 de diciembre, por el que se aprueba el Reglamento de la Ley  Orgánica  4/2000,  de  11  de  enero,  sobre  derechos  y  libertades  de  los  extranjeros  en  España  y  su  integración social. BOE núm.6 de 7 de enero de 2005. Pág. 485-539    ESPAÑA. Ley Orgánica 14/2003, de 20 de noviembre, de Reforma de la Ley orgánica 4/2000, de 11 de  enero, sobre derechos y libertades de los extranjeros en España y su integración social, modificada  por la Ley Orgánica 8/2000, de 22 de diciembre; de la Ley 7/1985, de 2 de abril, Reguladora de las  Bases  del  Régimen  Local;  de  la  Ley  30/1992,  de  26  de  noviembre,  de  Régimen  Jurídico  de  las  Administraciones Públicas y del Procedimiento Administrativo Común, y de la Ley 3/1991, de 10 de  enero, de Competencia Desleal. BOE núm. 279, de 21 de noviembre de 2003. Pág. 41193‐41204    ESPAÑA. Ley Orgánica 8/2000, de 22 de diciembre, de reforma de la Ley Orgánica 4/2000, de 11 de  enero,  sobre  derechos  y  libertades  de  los  extranjeros  en  España  y  su  integración  social.  BOE  núm.307, de 23 de diciembre de 2000. Pág.45508‐45522    ESPAÑA. Real Decreto 239/2000, de 18 de febrero. BOE núm. 43, de 19 febrero de 2000. Pág.7578    PAIS  VASCO.  Ley  12/2008,  de  5  de  diciembre,  de  Servicios  Sociales.  BOPV  núm.  246,  de  24  de  diciembre de 2008. Pág. 31840    PAIS  VASCO.  Ley  3/2005,  de  18  de  febrero,  de  Atención  y  Protección  a  la  Infancia  y  Adolescencia.  BOPV núm. 59, de 30 de marzo de 2005.     NACIONES UNIDAS. Observación General nº 6 del Comité de Derechos del Niño, 2005.  UNIÓN EUROPEA. Resolución de 19 de julio de 1997 (Resolución 97/C/221/03). 

107 

 

 


“Experiencias de solidaridad de jóvenes migrantes: la integración social a través del voluntariado”   

   

108 

 

 


Experiencias de solidaridad de jovenes inmigrantes no acompañados