Page 1

tricahue verde

Eloisa Pérez Krumenacker. Diseñadora de interiores de profesión, diseñadora de vestuario y costurera por tradición. Sus múltiples inquietudes la han llevado a ser profesora de teatro para jóvenes y adultos, creadora de programas radiales infantiles, estudiosa de la medicina tradicional china, bloguera y escritora por pasión y vocación. Actualmente vive en el Valle del Elqui dedicada a la escritura, al turismo y al cuidado de sus nietos. Caco al rescate es su primer libro publicado. Fabián Rivas (1986, Santiago de Chile). Ilustrador y diseñador gráfico de la Universidad Finis Terrae, comenzó su carrera en numerosos talleres de ilustración, diseño y escritura. Colaborador de distintos medios de comunicación nacionales e internacionales, publicó su primer libro como escritor, El niño y la noche, bajo el alero de Editorial Edebé, para la cual ha ilustrado títulos como El niño, el perro y el platillo volador, La sociedad del diamante secreto y Perdido en la Tierra del Fuego, trilogía de Alida Verdi; El libro que quería volar, de Beda y El niño Ñoño de Patricia Fernández.

Caco al rescate

Mateo pasa el tiempo frente al computador, sus padres trabajan mucho y comparten poco tiempo con él. Una tarde, cuando su papá cae hospitalizado, un niño nuevo en el barrio toca el timbre del departamento. Usa jockey, camisa escocesa y unos pantalones remendados, tiene malos modales pero parece inofensivo: se llama Caco. Junto a él Mateo aprenderá a subirse a los árboles, a patinar y a pescar con un señor al que le dicen don Fish. Al mismo tiempo, el papá de Mateo recordará antiguas promesas y el sentido de las cosas realmente importantes.

Eloísa Pérez Krumenacker

A partir de 10 años

Caco al rescate ELOÍSA PÉREZ KRUMENACKER ILUSTRACIONES DE FABIÁN RIVAS


Caco

Caco al rescate Eloísa Pérez Krumenacker

al rescate

Edición y diseño: equipo Edebé Chile Ilustraciones: Fabián Rivas

© Eloísa Pérez Krumenacker © 2019 Editorial Don Bosco S.A.

ELOÍSA PÉREZ KRUMENACKER

Registro de Propiedad Intelectual N° 135.195 I.S.B.N.: 978-956-18-1151-5

ILUSTRACIONES DE FABIÁN RIVAS

Editorial Don Bosco S.A. General Bulnes 35, Santiago de Chile www.edebe.cl docentes@edebe.cl

Primera edición, agosto 2019

Impreso en Salesianos Impresores S.A. General Gana 1486 Santiago de Chile

Ninguna parte de este libro, incluido el diseño de la portada, puede ser reproducida, transmitida o almacenada, sea por procedimientos químicos, electrónicos o mecánicos, incluida la fotocopia, sin permiso previo y por escrito del editor.

2

3


I

4

5


I

M

ateo estaba sentado frente al computador, con la vista fija en la pantalla y sus dedos regordetes danzando sobre el teclado, con una agilidad sorprendente. De tanto en tanto, estiraba el brazo para tomar una papita frita de un enorme paquete que esconde en un cajón del escritorio. Su habitación al final de un largo pasillo era enorme, soleada y decorada en tonos de azul en un estilo moderno y juvenil. Todo ordenado y perfectamente combinado, como si se tratara de un departamento piloto. —¡Mateo... están tocando la puerta! –gritó Rosa asomando la cabeza por la puerta de la cocina. Hipnotizado por las electrizantes imágenes que segundo a segundo, sumaban puntos al juego, Mateo pulsaba las teclas sin mirar. Arriba, abajo, arriba y derecha, abajo, izquierda, concentrado en el guerrero que avanzaba sorteando distintos 6

obstáculos que lo separaban de su meta; el cáliz de la vida y el poder. Argollas de fuego, dragones furiosos, escarpados acantilados se interponían entre Jake y la torre de la eternidad donde Praton había ocultado el cáliz para protegerlo de Mareda, la reina de la oscuridad. —¡Mateo la puerta! –rezongó la mujer entre dientes pero enseguida, en voz alta y pausada, agregó con maternal resignación–. ¡Ya voy, ya voy! –cerró la llave del agua y secó sus manos en el delantal antes de encaminarse a la puerta de entrada. Jake escalaba la última cima maldita que marcaba la entrada al bosque tenebroso; portal de los milagros. Ni siquiera Miguel Hernández; el niño más bacán del curso había conseguido llegar hasta allí. Si Mateo lo conseguía, sería un héroe entre sus compañeros y entraría a la élite de los triunfadores. —¡Mateo! –dijo Rosa en voz alta separando el audífono del oído del niño–. ¿Estás sordo o te haces? —¿Qué, qué? –brincó. —Hace más de cinco minutos te llamo y nada –agregó malhumorada y se agachó decidida a desenchufar el computador–. ¡Podría haberme muerto en este rato y ni cuenta te habrías dado! —¡No Rosa! –gritó lanzándose sobre el cable de la corriente–. ¡Estoy a punto de llegar al bosque te7


nebroso! Déjame guardar el juego para no perder los puntos y después lo apago –la miró con cara de súplica–. ¿Por favor... Rosita linda preciosa? —Entonces... tiene que ser al tiro, porque alguien te busca en la puerta. —¿A mí... quién me busca? –Mateo dejó el juego en pausa y con algo de desconfianza caminó hasta el hall de entrada. Aquello era verdaderamente extraño. Su colegio quedaba a una distancia considerable y sus amigos que se contaban con los dedos de media mano, vivían muy alejados de allí. El edificio era un lugar silencioso lleno de jóvenes profesionales que pasaban prácticamente todo el día en la oficina. Al parecer no tenían hijos porque jamás encontró a ninguno en el ascensor o en el jardín, conocidos allí, tampoco tenía. —¿Si? –de pie en el umbral con la puerta apenas entreabierta, Mateo observaba a su supuesto visitante con una mezcla de curiosidad y desconfianza. —¿Estabas almorzando? –preguntó el otro niño escarbando su nariz. —¡No! –Mateo tenía la boca llena y sabía que era de pésima educación hablar en esas circunstancias, así que con disimulo tragó y guardó el resto de papas fritas en el bolsillo de su polerón. Tenía nueve años recién cumplidos y era alto para su edad. Blanco como la leche con un montón de 8

pecas salpicando su nariz y pese a los esfuerzos de su mamá, estaba bastante excedido de peso. —¿Puedo probar? –el visitante escupió su mano, luego la restregó con la otra para limpiarla y la estiró hacia el dueño de casa con naturalidad. —Yo... bueno –titubeó Mateo con una mueca de repugnancia y después de considerarlo un rato decidió que lo más saludable sería entregarle el paquete completo. —¡Ricas... mmm, mmm! –repitió el niño después de engullir cada papita con una voracidad sorprendente. Cuando acabó con todo el contenido de la bolsa, se dedicó a examinar el envase por todos lados–. ¿Te las traen de EE.UU.? —¿Qué? –negó Mateo frunciendo el ceño irritado... e involuntariamente pensó: ¿De dónde salió este niño tan ignorante? Después de un momento, agregó con suficiencia: —Mi mamá, las compra en el supermercado... En realidad, las venden en todas partes. —¡Hola! –dijo finalmente el intruso estirando su mano para saludarle. Después de doblar cuidadosamente el envase vacío como si fuera un tesoro invaluable, lo guardó en su bolsillo. Era muy alto y delgado, con el cabello oscuro ondulado cerca de las puntas y la piel tostada, especialmente en la zona de la nariz, que lucía 9


más clara por los constantes despellejados. Sus anticuados jeans llenos de remiendos llegaban apenas a sus tobillos dejando a la vista un par de roñosas zapatillas de lona, que alguna vez fueron blancas. —¡Eran de mi hermano mayor! –explicó sin vergüenza al ver la mirada escrutadora de Mateo y mostrando su sonrisa de enormes paletas blancas agregó–: vivo a dos cuadras de aquí, cruzando ese parque... me acabo de mudar. Mi mamá me dio permiso para salir a conocer el barrio… dice que en la casa la vuelvo loca –sacó la lengua, puso sus ojos bizcos e hizo girar el dedo índice sobre la sien para reforzar la idea. —¿Te dejan salir solo? –preguntó Mateo con un dejo de envidia. —¡Por supuesto... a todos lados! –el visitante no disimulaba su curiosidad e intentaba mirar por la puerta entreabierta, pero Mateo con su cuerpo voluminoso bloqueaba toda visión posible–. ¡Ven conmigo! –dijo de pronto el niño agarrando su brazo con fuerzas–. ¡Te voy a mostrar algo! –y lo arrastró escaleras abajo. —¡Dejé el juego en pausa! –aulló Mateo intentando aferrarse a la puerta de departamento. —¿Qué dejaste el juego en qué? –gritó el otro niño desde la caja escala, un piso más abajo. —¡Espera... debo avisarle a Rosa! –argumentó indeciso. 10

—¡Volvemos al tiro! –respondió y continuó bajando los peldaños de dos en dos sin cansarse. —Tu nana no se va a dar ni cuenta. —¿Eres atleta o algo parecido? –suplicó Mateo tratando de seguir el paso del desconocido. —¿Atleta yo?... jajaja. —Es que estoy cansado –exclamó detenido entre el segundo y tercer piso. Exhausto y sudoroso susurró–: corres demasiado rápido… ¿Y por qué no bajamos por el ascensor? —Ya falta poco –le animó el niño tironeando de su camiseta para ayudarle a continuar–. Lo que te voy a mostrar vale la pena... ¡Créeme no te vas a arrepentir! —Ya voy, ya voy –respondió Mateo jadeando. ¿Qué misteriosa razón lo empujaba a correr escaleras abajo tras un desconocido? Si su mamá se enteraba estaría castigado un mes entero. Al llegar al primer piso se encontró de frente con el conserje que barría el hall de entrada. —¡Hola René! –saludó fatigado, sin perder de vista al misterioso niño que se escabullía por la puerta del edificio. —¿Y tu nana, no viene contigo? –preguntó René, ordenando su cabello y el cuello de la camisa. —La Rosa está planchando y me dio permiso para bajar un ratito –se excusó con cortesía antes de continuar su carrera hasta el jardín. 11


—Dile a la señora Rosa… –agregó el conserje con una cómica mezcla de picardía y formalidad –que el viernes tengo el día libre. —Está bien René, yo le digo –respondió Mateo aguantando la risa y salió. El jardín era amplio y frondoso con una serie de senderos que comunicaban las tres torres que conformaban el hermoso condominio. Protegiendo sus ojos del sol miró en todas direcciones buscando al desconocido. —¡Por aquí! –gritó el niño antes de encaramarse entre las ramas de un enorme encino como si fuera un verdadero simio. —Yo miro desde aquí –jadeó sofocado al llegar al pie del árbol–. No me dejan subir a los árboles. —¡Debes subir! –agregó el niño llegando a su lado de un salto. —¡Me van a castigar! –suplicó Mateo, mirando el enredoso entramado de ramas sobre su cabeza. –Ven... yo te voy a ayudar –y le indicó una ruta de nudos que sobresalían del tronco formando una especie de sendero por donde comenzó a empujarlo–. ¡Estás... bien pesado! –gruñó el niño. —Eso mismo dice mi nana –suspiró Mateo. Entre empujones y tirones, finalmente consiguió subirlo hasta una gruesa rama ubicada a metro y medio del suelo. 12

—Shhh... no hagas ruido –susurró señalando un pequeño hueco abierto en el tronco del árbol– es un nido. Temeroso de mirar hacia abajo, Mateo avanzó gateando entre las ásperas ramas hasta llegar al lugar indicado por el niño. —¡Por ningún motivo debes tocarlos o la mamá los mata! –le alertó por medio de señas. Tres diminutos gorriones que apenas salían del cascarón, los miraban piando aterrados. Olvidando el calor, el cansancio, los rasguños de sus piernas o el hecho de estar trepado sobre un árbol con un completo desconocido, Mateo aguantó la respiración maravillado. Ni siquiera en NatGeo había visto algo tan sorprendente. Un sonido a sus espaldas llamó su atención y volteó a ver, pero perdió el equilibrio y cayó al suelo. —¿Pensaste que podías volar como los gorriones? –preguntó el niño desde el árbol, estirando un brazo para ayudarle a levantarse. —¿No viste a un hombre observándonos bajo el árbol? –preguntó Mateo poniéndose de pie adolorido. —Yo no. ¿Y tú? –preguntó al bajar del árbol, sin prestar mayor atención a los rasguños en las piernas de Mateo–. ¡Me muero de sed! –dijo y se sacó el jockey para secar el sudor que corría por su frente–. ¡Vamos a pedirle al jardinero que nos moje con la manguera! 13


—¿Estás loco? –preguntó Mateo sorprendido y pensó en las cosas tan extrañas que se le ocurrían a ese niño–. Mejor subamos al departamento y le digo a la Rosa que nos prepare un jugo. Después podemos bajar a la piscina –aunque sus padres le tenían estrictamente prohibido conversar con extraños, aquel niño estaba un poco loco y carecía de buenos modales, pero parecía inofensivo. Seguro a Rosa le caería bien. ¡Vamos!

14

II

15


tricahue verde

Eloisa Pérez Krumenacker. Diseñadora de interiores de profesión, diseñadora de vestuario y costurera por tradición. Sus múltiples inquietudes la han llevado a ser profesora de teatro para jóvenes y adultos, creadora de programas radiales infantiles, estudiosa de la medicina tradicional china, bloguera y escritora por pasión y vocación. Actualmente vive en el Valle del Elqui dedicada a la escritura, al turismo y al cuidado de sus nietos. Caco al rescate es su primer libro publicado. Fabián Rivas (1986, Santiago de Chile). Ilustrador y diseñador gráfico de la Universidad Finis Terrae, comenzó su carrera en numerosos talleres de ilustración, diseño y escritura. Colaborador de distintos medios de comunicación nacionales e internacionales, publicó su primer libro como escritor, El niño y la noche, bajo el alero de Editorial Edebé, para la cual ha ilustrado títulos como El niño, el perro y el platillo volador, La sociedad del diamante secreto y Perdido en la Tierra del Fuego, trilogía de Alida Verdi; El libro que quería volar, de Beda y El niño Ñoño de Patricia Fernández.

Caco al rescate

Mateo pasa el tiempo frente al computador, sus padres trabajan mucho y comparten poco tiempo con él. Una tarde, cuando su papá cae hospitalizado, un niño nuevo en el barrio toca el timbre del departamento. Usa jockey, camisa escocesa y unos pantalones remendados, tiene malos modales pero parece inofensivo: se llama Caco. Junto a él Mateo aprenderá a subirse a los árboles, a patinar y a pescar con un señor al que le dicen don Fish. Al mismo tiempo, el papá de Mateo recordará antiguas promesas y el sentido de las cosas realmente importantes.

Eloísa Pérez Krumenacker

A partir de 10 años

Caco al rescate ELOÍSA PÉREZ KRUMENACKER ILUSTRACIONES DE FABIÁN RIVAS

Profile for Edebé Chile

CACO AL RESCATE  

Mateo pasa el tiempo frente al computador, sus padres trabajan mucho y comparten poco tiempo con él. Una tarde, cuando su papá cae hospitali...

CACO AL RESCATE  

Mateo pasa el tiempo frente al computador, sus padres trabajan mucho y comparten poco tiempo con él. Una tarde, cuando su papá cae hospitali...

Advertisement