Page 45

29 ABRIL. ¿Día internacional de la danza? Por Marta Toca Hace 28 años, el Comité Internacional de la Danza del Instituto de Teatro de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) instituyó el 29 de abril como el Día Internacional de la Danza. La fecha elegida conmemora el nacimiento de Jean- George Noverre (1727-1810), creador del Ballet Moderno. El objetivo de esta celebración es reunir al mundo de la danza, rindiéndole homenaje y celebrar su universalidad, atravesando todas las barreras políticas, culturales y étnicas. Un mundo lleno de competencias y rivalidades une su esfuerzo, sudor y energía por una misma causa. Un día en el que se olvidan las tensiones y se baila por amor a una vocación, por fe al arte de crear movimiento, siendo partícipe un mismo templo. ¿Realmente necesitamos un día específico? Un bailarín no baila para vivir, sino que vive para bailar. La danza no tiene un día especial; tiene un espacio mágico. Un hábitat propio, un templo, un altar por el que lloran sus más intensos sueños. Un lugar inundado de una especial energía que todo bailarín puede percibir al pisar sus tablas. Una burbuja de emociones capaz de invadir al ar-

tista, el cual logrará hacer sentir al público lo que él mismo exactamente siente. Conmemoramos una profesión un tanto olvidada por el resto de la sociedad. Sin embargo, el objetivo principal de este día es atraer la atención del público en general sobre el Arte y la Cultura de la Danza, poniendo especial énfasis en la captación de nuevos públicos, gente que normalmente no acude a espectáculos de este arte en el transcurso del año. ¿Es eso cierto? Desde luego, en nuestro país, esta finalidad pretendida deja bastante que desear. Todos sabemos quién es la gente que va al teatro el día 29 de abril. De todas formas, me atrevería a decir, que la situación que la danza tiene en España no tiene nombre. Poseemos un público bastante inculto en la materia, probablemente, no sólo por la falta de curiosidad de la gente, sino por los propios medios de comunicación y la acción de los gobiernos. Por mucho que los bailarines hagamos un esfuerzo por conmemorar esta fecha, realmente no conseguiremos nada, si nuestra lucha no tiene un foco central, una verdadera voluntad por inculcar a nuestros coetáneos la verdadera razón de nuestra vocación.

43

Edanza 01  
Edanza 01  

Revista de danza

Advertisement