Page 15

PSICOLOGÍA Y DANZA ¿BUENA PAREJA? ¿Te has planteado alguna vez por qué en el deporte de élite cada vez es más importante la figura del psicólogo? ¿Crees que contar con habilidades para controlar el estrés, concentrarse, motivarse y relajarse, entre otras cosas, puede beneficiar el rendimiento de los atletas? ¿Y la auto-estima? ¿Crees que desempeña un papel importante en el desarrollo de sus carreras profesionales? Exactamente lo mismo se puede aplicar a los bailarines. Los métodos tradicionales de enseñanza para bailarines se han revelado con el tiempo como insuficientes para lograr una formación integral que asegure el correcto desarrollo de todo el potencial artístico de los mismos. Durante siglos se ha hecho gran hincapié en la preparación física y técnica, descuidando sin embargo la preparación psicológica, dejándoles de esta manera “cojos” a la hora de enfrentarse con éxito a las elevadas exigencias psicológicas que están presentes inevitablemente a lo largo de toda su carrera: bloqueos, miedo escénico, audiciones, lesiones, desmotivación, cambios de etapa... Son sólo algunas de ellas. La psicología pone a disposición de los intérpretes escénicos (bailarines, actores, cantantes, etc.) un conjunto de herramientas psicológicas, científicamente contrastadas, que les permiten contar con los recursos más apropiados en cada momento para superar las dificultades que actualmente puedan estar sufriendo, o afrontar con éxito los retos futuros que se les presenten en la práctica profesional. Así por ejemplo, a través de un adecuado diagnóstico y análisis de la personalidad del bailarín se pueden diseñar y poner en práctica distintos programas dirigidos a objetivos tan diversos como mejorar la autoestima, aprender a relajarse y superar el miedo escénico, y evitar bloqueos en audiciones, exámenes, etc., o desarrollar la capacidad de auto-motivación, de plantear metas realistas y de mantener la concentración necesaria para conseguirlas. Todos estos motivos y ventajas nos hacen plantearnos nuevas preguntas ¿No será tan necesaria la figura del psicólogo para el correcto desarrollo profesional de los bailarines, como lo es la del fisioterapeuta? ¿No es hora de comenzar a plantearse la formación de los profesionales

escénicos desde una perspectiva multidisciplinar, en la que maestros, fisioterapeutas, nutricionistas, médicos deportivos y psicólogos comiencen a trabajar como un equipo, tal y como se viene haciendo desde hace tiempo en el mundo del deporte? La única respuesta posible a estas preguntas es un SI, con mayúsculas. Y ya hay profesionales trabajando en esa dirección, para conseguir que todo lo planteado en este artículo sea ya una realidad palpable y al servicio de todos los intérpretes artísticos. Para ayudarles, a través de grupos de trabajo, y/o mediante sesiones de terapia individual, a lograr ser los mejores artistas que puedan llegar a ser. Para que nadie se quede con la sensación de que aun quedan “cosas” dentro que no saben, o no pueden sacar. Mª José Tenorio Directora de “Psico-Aid Apoyo psicológico” www.psico-aid.com

13

Edanza 01  
Edanza 01  

Revista de danza

Advertisement