Page 17

DIETETICA Y NUTRICIÓN Indicaciones generales:

Los bailarines y deportistas necesitan alimentarse correctamente y de manera equilibrada. Si bien cada persona necesita una dieta especial, existen normas generales de alimentación que aquí compartimos. Una buena preparación física y una adecuada alimentación, mejoran el desenvolvimiento de un individuo frente a la clase y los ensayos en la disciplina clásica. La dieta balanceada brinda al cuerpo los nutrientes para su funcionamiento, y el entrenamiento estricto bien realizado capacita al organismo para la utilización adecuada de sus reservas de combustible. Si recordamos que la energía requerida para realizar movimientos musculares y todas nuestras actividades provienen de la utilización de los carbohidratos, grasas y proteínas, debemos entonces valorar el porcentaje que cada uno de estos ingredientes debe tener en el régimen diario del deportista. La reserva de azúcares o carbohidratos en el cuerpo es lo más importante para el bailarín de alto rendimiento. Se le llama médicamente “glucógeno” y su almacenamiento en el hígado y los músculos, y cómo éstos los dosifican, permite realizar la actividad sin contratiempos, de ahí que el promedio normal de carbohidratos en la dieta de un deportista ligero debe incluir entre un 50 a 55%, en el deportista promedio de un 55% a 60% y en el deportista intenso de alto rendimiento, los carbohidratos deben aumentarse hasta en 70%. Dependiendo de la época y la intensidad de los entrenamientos o las funciones, el resto de las calorías deben suministrarse a expensas de las grasas y proteínas. Recordemos un dato: 1 gramo de H. de Carbono: 4,5 Kcal. Aprox. 1 gramo de Proteínas: 4,5 Kcal. Aprox. 1 gramo de Grasas: 9 Kcal. Aprox. Es decir, a igual peso neto, las grasas proporcionan el doble de calorías que los otros dos principios fundamentales. Se recomienda una dieta balanceada. Rica en verduras, pescados, carnes y baja en grasas. En los días previos a las jornadas de alto rendimiento conviene aumentar la ingesta de hidratos de carbono, como pastas y patatas. Siempre es aconsejable que las proteínas de las carnes estén acompañadas por verduras. Los plátanos son excelentes para prevenir calambres.

En la dieta no debe faltar la hidratación. Es necesario tomar al menos dos litros de agua por día y los días antes de jornadas largas de ensayos o funciones aumentar la cantidad. De esta manera el cuerpo estará hidratado y preparado para el desgaste que recibirá durante el trabajo físico. Durante la jornada de clase y ensayos puede consumirse bebidas deportivas; si están rebajadas en agua mejor, así no generan acidez. Incluso pueden comenzar tomarse un día antes para adaptar al organismo Una pequeña cantidad de chocolate, algo de miel o una bebida refrescante azucarada antes de cualquier actividad ayuda a elevar los niveles de glucógeno en los almacenes biológicos; e insisto, nunca olvidar el consumo de agua o bebida rebajada durante la actividad para evitar deshidratación y desequilibrio hidroelectrolítico. Quedo a vuestra disposición, Dr. Ricardo Casal Grau rcasalmed@hotmail.com www.fisioballet.com

15

n-0  
n-0  

revista número 0

Advertisement