Page 61

59

Danza de la Diablada en Puno (Perú)

y diferencias entre el mundo de las danzas autóctonas y españolas nos ocuparemos más adelante. Pongamos ahora de relieve el hecho de la universalización de nuestros bailes. De por sí que una música o una danza se extienda por todo el mundo no es un fenómeno extraordinario, máxime en esta época del cinematógrafo, de la radio, de la televisión…; ahí está la música de jazz, y hasta hace muy poco, las cancioncillas que venían de París. Lo que sucede con la danza española, en general es algo muy distinto. Se trata de un baile de reconocido valor artístico y con inconfundibles virtudes. Sano, recio, bello, que eleva y rezuma las más

puras esencias naturales y espirituales: auténtico patrimonio de la cultura de Occidente. No sólo su asimilación por otras razas constituye un fenómeno de capital importancia, sino el mero hecho de ser una de las manifestaciones que honra a la especie humana, que nos enorgullece pertenecer a ella.

(Fragmentos del libro “El enigma de España en la danza española” de Vicente Marrero. Ed. Rialp. Madrid 1959)

EDANZA - 13  
EDANZA - 13  

EDANZA - 13 2012

Advertisement