Page 55

El flamenco. El olvido de la prensa. Texto: Marta Toca

53

“La estética que diferencia al cante flamenco de otras músicas (…) lo convierte en un arte singular y único (…) La parte subjetiva, la que trata de la Estética y la Ética del cante flamenco, quiere ser una reivindicación de la grandeza de nuestro arte para situarlo sin complejos al lado de cualquier otra manifestación artística. El cante flamenco lleva demasiado tiempo sufriendo la desatención de la Cultura, con mayúsculas, y formando parte de la pequeña cultura, con minúsculas, que suele adjetivarse como popular. Ya es hora de deshacer ese infundado entuerto y de romper viejos esquemas mentales que sólo producen malentendidos e injusticia”. (MARTÍNEZ HERNÁNDEZ) El arte flamenco nace del “vivir flamenco”. Lo que puede parecer un juego de palabras, es en realidad el origen de una tendencia musical cultural. Los cantes y bailes, así como el toque de la guitarra española, pierden sentido si no se comprende el modus vivendi de sus intérpretes y de la etnia que les acompaña. La manifestación de un pueblo perseguido se ha convertido con el paso de los años, en uno de los elementos artísticos más representativos de nuestro país; y sin embargo, apenas se estudia su origen, evolución, consolidación y fusión. Actualmente apenas hay noticias sobre este arte característico de nuestro país. El tratamiento que algunos profesionales de la comunicación hacen del flamenco no corresponde con la importancia que este arte supone para nuestro país y para el resto del mundo. La sociedad española carece de información sobre el flamenco. Esto se debe en primer lugar a su propia falta de curiosidad y en segundo lugar a la escasez de información relevante publicada. Al pasar las páginas de un periódico, pronto se percibe que apenas hay noticias de flamenco. En España hay todavía, y cada vez más, muchos festivales de cante, toque y baile. Analizando las noticias es fácil percatarse de que apenas se hace referencia a ellos. ¿Acaso el flamenco no es de interés social y cultual? ¿La escasez de noticias viene propiciada por la falta de interés general hacia este arte por parte del público? O por el contrario, ¿recae en el redactor jefe y en sus preferencias culturales toda la responsabilidad? ¿No se publica porque no hay demanda, o no hay demanda porque no se publica? Por otro lado, ¿concuerda con la realidad lo publicado? Tratar de remontar la trayectoria biográfica del flamenco resulta una tarea tremendamente compleja debido principalmente a dos inconvenientes de relevancia importante: sus inciertos orígenes y lo poco definidos que están sus ciclos de desarrollo. Podemos afirmar, que a día de hoy todavía no se conocen los mecanismos sociales y culturales que propiciaron el surgimiento de este arte tan popular

en el que se combinan los más ilustres sedimentos de la música oriental almacenados en Andalucía a lo largo de su historia. Como bien afirma José Martínez en su libro El Cante Flamenco, “se trata de un arte culto que pertenece a la cultura del desamparo, del desarraigo, de la marginación, de la miseria y la persecución”. Me gustaría ahora citar a importes personajes del flamenco. Frases que dejan sin aliento a los amantes de este arte, pues reafirman que en España lo nuestro nos importa poco. Según Juan Vergillos, “en España existe, a nivel genérico claro, un problema con sus raíces y sus cosas. Existe una tendencia a reconocer más lo de fuera que lo propio. Por eso la envidia es el pecado nacional por excelencia”. Vergillos considera que sólo la prensa escrita tiene especialistas y, casi por regla general, sólo en Andalucía. De hecho, “incluso en El País encontramos críticas a espectáculos de flamenco realizadas por el especialista en danza académica que, lógicamente, tiene otros criterios que los flamencos”.

EDANZA - 13  
EDANZA - 13  

EDANZA - 13 2012

Advertisement