Page 43

Joaquín Rodrigo Texto: Mercedes Albi

41

La vida del maestro Joaquín Rodrigo (Sagunto, 1902 - Madrid, 1999) es un canto a lo inesperado, al encuentro de una felicidad insospechada, un milagro del genio capaz de convertir a un niño saguntino que había sufrido la terrible desgracia de quedarse ciego a los 3 años, en un compositor de fama universal. Lo más maravilloso de su historia es que nunca se traicionó a sí mismo, hizo lo que sentía, se dejó llevar por su inspiración, por las tonalidades que él anhelaba, alejado de las modas del momento, independientemente de las críticas que suscitó y que aun suscita por quienes confunden lo popular como algo fácil, y aplauden lo inaudible como algo excepcional y minoritario. Joaquín Rodrigo, siguió su propia senda. No buscó, sino que encontró. A los 25 años fue a París, siendo como Manuel de Falla, alumno de Paul Dukas. Allí conoce a Victoria Kamhi, una pianista turca de origen sefardí poseedora de una fina inteligencia y exquisita sensibilidad. Su amor desafió a las convenciones y se casan en 1935, pese a la oposición de la familia de ella. Fueron años de penuria en los que el matrimonio de artistas termina residiendo en un asilo para pobres

Vicente Escudero, París 17 ­2 ­1930

en Alemania. ¿Qué negro destino esperaba a la joven pareja, judía ella y ciego él, en la Alemania hitleriana, si no hubieran decidido regresar a España? Aquí llegaron en 1940, sin dinero, pero llenos de talento, con un sólo baúl en el que cabía todo su equipaje, y en el que también estaba la partitura del Concierto de Aranjuez. ¿Quién podría imaginar que, en 1969, aquellas notas serían las primeras que se escucharían fuera de nuestro planeta? El adagio del Concierto de Aranjuez sonó en el decisivo instante en que el hombre puso su pie en la luna. Era la música favorita del comandante Armstrong, y la que escogió cuando el Apollo 11 hizo su alunizaje. La oscuridad de sus ojos no le impidió vislumbrar la luz de la danza, y ésta llegó a él a través de sus intérpretes, los grandes bailarines de aquel momento: Antonio el Bailarín, Pilar López, Rosella Hightower, José Greco, Juan Magriñá, Vicente Escudero, Eva Borg... Estas fotografías, pertenecientes al archivo de la Fundación Victoria y Joaquín Rodrigo, son una José Greco, Los Angeles 1958

EDANZA - 13  
EDANZA - 13  

EDANZA - 13 2012

Advertisement