Page 31

29

Esa es realmente nuestra herramienta de trabajo. 8. ¿Cuáles son los ingredientes de la motivación? La personalidad, las emociones, el entorno, la autoestima, la concentración 9. ¿Se puede aprender a tener fuerza de voluntad o es algo innato de la persona? Se puede aprender, aunque hay un fuerte componente de personalidad (de base biológica) que hará que en unos casos sea necesario más esfuerzo que en otros. Pero siempre hay margen de mejora. 10. ¿Hay límite para el esfuerzo? Por supuesto, y hay que respetarlo. Es contraproducente un exceso de celo en el trabajo (muy habitual en los bailarines).

El organismo humano (cuerpo+mente) necesita sus tiempos de descanso para reponerse y consolidar los aprendizajes, y si no se respetan lo que se consigue es una productividad cada vez menor, mayor estrés, más lesiones y menos motivación. Lo que podríamos llamar el síndrome del bailarín quemado. 11. ¿Un exceso de presión puede hundir a un bailarín? Claro. Está relacionado con la pregunta anterior. Hay que aprender a respetarse a uno mismo, y hacerse respetar. Es cuestión de supervivencia, física, psicológica y profesional. 12. ¿Cuáles son las reglas de la constancia? Saber lo que quieres y por qué lo quieres, es decir, definir tus metas. Mantenerte enfocado en ellas.

Edanza-12  
Edanza-12  

Edanza 12 2012