Page 6

En la publicidad del FRINJE 2015 puede leerse: “Frinje Madrid se asoma este año al filo de los géneros para tomar impulso y saltárselos. Las más de 500 propuestas recibidas desde distintos rincones del mundo demuestran que la realidad escénica desobedece desde hace ya tiempo la tiranía de las etiquetas. En 2015 celebramos los cuerpos en movimiento, alentamos la creación en grupo, disfrutamos experiencias singulares, investigamos en laboratorios de creación, reinventamos enfoques y experimentamos de primera mano la inmediatez de una actualidad rabiosa, intensa y desafiante. Frinje Madrid cartografía en su cuarta edición los territorios fronterizos de la escena y explora, para habitarlos, los espacios comunes de la creación, la exhibición y el pensamiento contemporáneo. Frinje Madrid escribe del 3 al 25 de julio un manifiesto artístico que reivindica un diálogo activo entre creadores y espectadores, entre las realidades múltiples y las utopías (o distopías), entre la vanguardia y la tradición. Y lo hace con programación para mayores y pequeños en el escenario, en las terrazas, en los espacios convencionales y en los singulares. Frinje Madrid cambia de rumbo, muta, se repiensa. Y estrena nombre con cuerpo de J: de Fringe a Frinje. En un homenaje a la sencillez juanramoniana; en un guiño a la particular y reconocible pronunciación con que suele llamar al festival el público madrileño.” Todo ello es cierto, pero el FRINJE es mucho más. Es un lugar de encuentro en el que uno se reencuentra con viejos amigos y descubre nuevos amigos, un tiempo en el que se puede comunicar y recibir opiniones sobre esto que a los que allí nos encontramos nos interesa más. La cultura escénica. Este año, con menos espectáculos, la oferta ha subido en calidad. Yo sólo he asistido a los espectáculos etiquetados como “Danza”, y, aunque la etiqueta en algunos casos no era totalmente ajustada a lo que había en la escena, he salido de cada espectáculo realmente emocionado. Agradezco al personal del FRINJE su amabilidad, que me hace sentirme como en mi casa, y especialmente a Pedro y Nuria su constante apoyo que tanto me ha facilitado el trabajo. ¡Hasta el año que viene! Emilio Tenorio

FRINJE

Edanza33  
Edanza33  
Advertisement