Page 59

57

La vemos luchar con los poderes mágicos de la naturaleza, con las cadenas de la esclavitud, con la de sus pasiones y con las de los demás, luchado por la liberación de sus tormentos. Las danzas negras brasileiras no pueden alejarse del recuerdo de los “navíos negreiros”, de sus largas travesías en el mar, de las argollas en la bodega del barco, de los cautiverios en los que invocaban sus cantos y danzas a sus “santos” pidiéndoles les aliviasen de su dolor. Se caracteriza por el ritualismo religioso afrobrasileño, del Candombé, con espíritus que se apoderan de los mediums; por una mitología de dioses de la caza, del trueno, de la pesca, del fuego, de la guerra, de la tempestad; por el fetichismo del dios del mal, de sus macumbas, con un fuerte simbolismo en los colores, rojo y negro, que representan al infierno; tridentes y garras hechas con los dedos, símbolos todos, lo mismo que el cigarro, el fuego y el aguardiente, del príncipe de las tinieblas, a los que hay que añadir instrumentos tradicionales sagrados que trajeron del Africa los mismos esclavos. Danzas del barrio de gentes humildes junto a malandrines incorregibles a la sombra del ce-

rro Carioca. Trabajos en los cafetales, en los que se burla la vigilancia del capataz. Escenas carnavalescas, universalmente célebres, con sus típicos frevos (deformación del verbo “ferver”, que quiere decir en estado de ebullición...), y sus ruedas de zambas con el clásico “jogo de pernada”. Cuando en un mundo esclavo aparece un aire español como en el “lundu”, antiguo baile brasileño muy influenciado por el estilo hispánico, o cuando en otros bailes se perciben los sonidos del “corrido”, muy extendido por toda América, o de los boleros, “pericones” y “rancheros”, se respira mejor, hay algo que eleva, hay un señorío que antes no se veía por ningún lado; hay una soltura, un mundo nuevo que lucha con alegría por la redención, en este caso, del fetichismo negro.

(Fragmentos del libro “El enigma de España en la danza española” de Vicente Marrero. Ed. Rialp. Madrid 1959)

http://www.edanza.net/ant.php?id=120  
http://www.edanza.net/ant.php?id=120  
Advertisement