Page 57

55 En cuanto a los demás Sonetos, el nº 1, Sonetí de la rosada creo que es un ejemplo de frescor, de sinceridad y generosidad. La línea melódica del violín es preciosa y sostenida por un piano con riquísimas armonías. El nº 2, Avemaría, es de una profundidad tan grande que roza la oración. Este soneto lo orquestó Rafael Ferrer, discípulo de violín de Eduardo Toldrà, y que era como él, compositor y director de orquesta. Como hemos tocado juntos, tuvimos mucho tiempo para hablar de estos sonetos con gran emoción. En el 3º, Els birbadors, quiero pensar que la parte central es de origen popular, mientras que la introducción y el final son de un estilo más violinístico. En los sonetos nº 4(Oració al maig) y 6 (La font), encontramos la misma forma que en todos los demás, excepto el nº 5 (Dels quatre vents), que como ya dijimos, es un tema muy amplio, muy extenso,

o Toldrá, despues de su interpretación del a Orquesta Municipal de Barcelona. 11/1/1959

sin respiro alguno para los dos instrumentos. L’ Oració al maig es una delicia. Claridad, sinceridad. Canto de los pájaros, clima primaveral. En su parte central, es el único que me hace pensar un poco en la música francesa, principalmente Foret. Esto es una apreciación muy personal. Y La font, la veo casi como una continuación del nº4. Frescor, candidez y luminosidad. No he pretendido con estas impresiones hacer un análisis, ni formal ni armónico. Solo transmitir las sensaciones que yo he tenido al interpretarlos o enseñarlos a tantos y tantos alumnos. Mi objetivo ha sido atraer la atención sobre estas pequeñas obras maestras y animar a los lectores a escucharlos y a tocarlos. Sé que existen diversas grabaciones (Gonçal Comellas, Victor Martín), entre otros, y la última mía, con Albert Attenelle, en la discográfica Columna Música .

http://www.edanza.net/ant.php?id=120  
http://www.edanza.net/ant.php?id=120  
Advertisement