Page 23

César Corrales “Mis ídolos son Rolando Seraina, Barishnikov y mi papá” Texto: Belén Couceiro - Fotos: Prix de Lausanne 2013 – Gregory Batardon Fuente: www.swissinfo.ch A sus 16 primaveras, César Corrales es uno de los laureados de la 41ª edición del Prix de Lausanne que concluyó anoche en la ciudad suiza. Es hijo de los bailarines cubanos, Jesús Corrales y Taina Morales, nació en México y se crió en Canadá.

“Desde chiquitico vi a mis padres bailar. Yo no paraba de saltar y brincar en casa. Me ponían música y empezaba a bailar. Es algo natural en mi. También me encanta el fútbol, todos los deportes, pero el ballet es mi pasión”.

“Me siento muy feliz de estar aquí. La verdad, fue una experiencia muy bonita”, dice orgulloso. Aunque en Lausana ha concursado con la nacionalidad canadiense, país donde reside y se ha formado, no reniega de sus raíces cubanas: “Soy cubano canadiense”.

La danza en la sangre

Triunfo masculino Los varones brillaron en esta edición del Prix de Lausanne, que recompensa a los ganadores con una beca para proseguir su formación en una de las 28 escuelas o 26 compañías asociadas al prestigioso concurso. Catorce de los veinte finalistas y siete de los nueve premiados son hombres. “Creo que mostraron un nivel muy alto este año, tanto que algunos bailarines increíbles no pasaron a la final”, opina César Corrales. Y en ello coinciden los críticos y los organizadores. ¿Será que ese tópico de que el ballet es cosa de chicas ha quedado definitivamente enterrado?

Su madre lo corrobora. “A bailar, a jugar con el baile, empezó posiblemente con un año y medio. Y a los doce se inició ya en serio en la danza”. Lo hizo en la Escuela Nacional de Ballet de Toronto, donde obtuvo “una base muy buena durante un año. Después empezó a hacer musicales, también actúa y canta. Y luego lo enseñamos nosotros, mi esposo y yo”. Sus padres formaron parte del Ballet Nacional de Cuba durante diez años, en el que trabajaron bajo la dirección de la legendaria Alicia Alonso y con el que recorrieron el mundo. De ellos, César recibió “una formación puramente clásica”, explica Taina Morales. Los bailarines formados en la escuela cubana tienen fama de ser excelentes partenaires. “Sí, es cierto. Yo creo que son los más demandados”, afirma la actual maestra de ballet de Les Grands Ballets Ca-

21

Edanza num. 18  
Edanza num. 18  

Edanza num. 18 2013

Advertisement