Page 29

CARRIE LEE RIGGINS Y JUAN J. COLOMER EN LOS ÁNGELES Texto: Mercedes Albi - Fotos: Giulio Marconi Una chispa del genio español en Estados Unidos son las soirés artísticas que se celebran una vez al mes en Donwtown en pleno corazón de Los Ángeles, -el centro histórico donde están radicadas las principales instituciones de la cultura y la música de la ciudad- en el loft del compositor valenciano Juan J. Colomer. Su idea de recuperar el espíritu artístico de las veladas musicales del pasado, ha convertido el evento en una cita obligada para su creciente número de selectos invitados. Y es que la cifra de asistentes, que solía rondar los cincuenta, se ha duplicado en la última soiré, a la que asistieron más de cien personas. La idea de la directora creativa, Pamela Dickerson, de unir música y danza con la actuación de la bailarina Carrie Lee Riggins, que recientemente dobló algunas de las escenas de ballet de la película “Cisne Negro”, ha sido un gran éxito. En todas las veladas, los músicos invitados, que se seleccionan entre los solistas de la Filarmónica de Los Ángeles y de la Ópera de Los Ángeles, tocan algunas piezas de su repertorio, terminando siempre con una composición del anfitrión, y esta vez Juan J. Colomer creó la pieza “Separation” para que Carrie la danzara.

El espacio era reducido, pero la etérea gracia expresiva de la bailarina, que ha sido principal del New York City Ballet, produjo entre los asistentes la sensación de contemplar algo irrepetible y mágico, producto de la conjunción de dos grandes artistas. Gracias a la sesión de fotos realizada por Giulio Marconi podemos admirar la sintonía existente entre música y danza, entre el compositor y la bailarina. La música de Juan J. Colomer sigue cosechando triunfos internacionales, y recientemente tuve el placer de asistir al estreno europeo de “Convergencias en el Palau de les Arts Reina Sofía de Valencia, que había sido interpretado con anterioridad por la Orquesta Simón Bolivar de Venezuela. Una vez más, el artista demostró su maestría en el terreno sinfónico con una música exultante, a modo de obertura, perfectamente orquestada y con un toque español, que despertó el entusiasmo del público. Desde el espacio íntimo de las soirés, al brillante despliegue de las grandes orquestas, el talento de Juan J. Colomer es algo que nunca deja indiferente.

27

Revista EDANZA num. 7  
Revista EDANZA num. 7  

Revista EDANZA num. 7 5/2011

Advertisement