Page 37

TAMARA KARSÁVINA Desde su nacimiento en San Petersburgo a finales de la era romántica, en el año 1885, estaba destinada a ser estrella del ballet ruso, siendo hija del conocido bailarín Platón Karsavin. Poseedora de una extraordinaria belleza, podemos admirar en sus fotografías un rostro sereno, armonioso, equilibrado, con unos ojos profundos y expresivos que no necesitan de adorno alguno. Conoció siendo muy joven los ballets de Petipa en la Rusia Imperial, y fue la estrella indiscutible de

En el Ballet Imperial

los Ballets de Diaghilev, desde los primeros años de su llegada al Teatro Chatelet de París. No es aventurado afirmar que no ha existido ninguna bailarina a lo largo del siglo XX, que haya estrenado unos roles más trascendentales para la historia del ballet que Tamara Karsávina. Ella fue la joven soñadora de “El espectro de la rosa”, el ave de “El pájaro de fuego” y la muñeca de Petrushka… Siendo la pareja de danza del gran Nijinsky.

35

Edanza número 6 marzo-abril 2011  
Edanza número 6 marzo-abril 2011  

-Edanza número 6 marzo-abril 2011

Advertisement