Page 11

Por Mercedes Albi

1915 ESTRENO DE “EL AMOR BRUJO” 9 “El Amor Brujo” nació cuando Pastora Imperio (1889-1979) le encarga a Manuel de Falla (18761946) una música para un libreto de Gregorio Martínez Sierra, en el que ella interpretaba a su protagonista.

partida de esta era de esplendor, período que actualmente se conoce como la “Edad de Plata” de la cultura española, que finaliza con la guerra civil.

Lejos estaban todos de imaginar la trascendencia que alcanzaría la nueva composición, considerada una de las obras cumbre de la música española de todos los tiempos.

El diseño de la escenografía y del vestuario de la obra fue ofrecido inicialmente al pintor Ignacio de Zuloaga (1870-1945), gran amigo de Falla. No en vano, la guerra había impedido que los bocetos realizados para una representación de “La Vida Breve” de 1914 en la Ópera de París, vieran la luz.

La Primera Guerra Mundial había estallado, y el numeroso grupo de artistas españoles residentes en París, que pertenecía a la flor y nata de la elite cultural española, se ve obligado a regresar a su país. “El Amor Brujo” significa para Manuel de Falla un reencuentro con sus más hondas raíces, tras terminar bruscamente su estancia de ocho años en Francia, donde era considerado uno de los integrantes de la modernidad musical europea.

Entre Zuloaga y Néstor de la Torre

Pero Zuloaga pretexta un exceso de trabajo y rehúsa aceptar el encargo. En aquel momento, el pintor vivía un amor secreto y pasional con la bailarina Tórtola Valencia, a la que había retratado dos años atrás. ¿Sería demasiado aventurado pensar que podría existir una cierta rivalidad artística entre Pastora y Tórtola? Esto es una mera suposición que nunca podremos afirmar con certeza.

Pastora Imperio

Manuel de Falla retratado por Zuloaga

La vanguardia huye del conflicto y se refugia en España, dando lugar a una época que revolucionará las artes escénicas y actuará como una diáspora que difundirá el arte español por los teatros más importantes del mundo. Y es que “El Amor Brujo”, en su primer estreno, el 15 de abril de 1915 en el Teatro Lara de Madrid, contenía todos los ingredientes que iban a convertirlo en el punto de

Tórtola Valencia

Ante la negativa de Zuloaga, Pastora Imperio propone la tarea al pintor grancanario Néstor MartínFernández de la Torre (1887-1939), el cual queda entusiasmado con la idea, pues en París ha conocido la gran revolución que en materia escénica supuso la llegada de los Ballets Rusos de Diaghilev. La atracción de de Néstor hacia el mundo de las bambalinas es algo que le acompañará desde su infancia a lo largo de toda su vida. Basta contemplar dos aguafuertes de Néstor datados en 1910, “La Macarena” y “El Garrotín”, representando escenas de baile, para percibir la fuerza con que capta el movimiento y transmite la energía de la danza.

Edanza número 6 marzo-abril 2011  
Edanza número 6 marzo-abril 2011  

-Edanza número 6 marzo-abril 2011

Advertisement