Page 9

Por Mercedes Albi

CARMEN AMAYA Y ANTONIO EL BAILARÍN: HISTORIA DE UN ENCUENTRO Fue en Buenos Aires en el año 1937, cuando sobre el escenario del Teatro Maravillas actúan por primera vez en un mismo espectáculo, titulado “La maravilla del Maravillas”, dos figuras cumbre que marcarán la historia de la danza española del siglo XX: Carmen Amaya y Antonio, el Bailarín. Un recorrido de similitudes y diferencias marcará la vida y el estilo de estos grandes artistas que, huyendo de la Guerra Civil, se convertirán en los mejores embajadores de la cultura española por todo lo largo y ancho del Nuevo Mundo. Ambos constituyen un gran ejemplo de lucha y superación hasta obtener el reconocimiento internacional, habiendo vivido en su infancia unas circunstancias de extrema miseria en dos ciudades tan distantes de nuestra geografía como Barcelona y Sevilla. Carmen Amaya es hija de la Barcelona flamenca, de una tradición que se desarrolla durante el siglo XIX para consolidarse definitivamente con la celebración en la Ciudad Condal de la Exposición Universal de 1.888.

Según relata Francisco Hidalgo, en su biografía sobre la artista (1), ese momento marcará el inicio de la Edad de Oro del flamenco en Cataluña. ¿Cuáles son los factores que motivan este arraigo cultural? En primer lugar factores de índole económica, pues el desarrollo industrial hizo de Cataluña en un polo de atracción para la mano de obra proveniente de otras regiones menos favorecidas de España. La inmigración andaluza trae consigo su cante y sus danzas propias. Pero la pujanza económica también genera la existencia de un público burgués e intelectual que demandará en los cafés-cantantes barceloneses la presencia de los más célebres cantaores y bailaores del momento. La celebración de la Exposición Universal de 1.888 aumentará este interés con la llegada masiva de turistas deseosos de conocer el arte del flamenco. De los múltiples cafés-cantantes que surgen a partir de ese año, el más célebre es el Villa-Rosa, el cual es considerado históricamente como uno de los templos del flamenco en España. Sito en la barcelonesa calle del Teatro número 3, por el pasaron las más importantes figuras como la Malena, Carmen Amaya a la edad de seis años

7

Edanza05  
Edanza05  

Edanza 05 enero2011

Advertisement