Page 1

Año 7 - número 036 - marzo/abril 2016

Revista gratuita on-line. No hay versión impresa.

Danza

Teatro Musical

Zarzuela


1

EN ESTE NÚMERO… Índice________________________________________________ 1 Editorial______________________________________________ 3 Teatro Musical:_ _______________________________________ 4 Caperucita Roja Ni castas ni puras Rodadanza___________________________________________ 22 Colaboraciones: Eva Martz_______________________________ 28 Danza, film y nuevas tecnologías en el mundo del Marketing y la Comunicación. Colaboraciones: Carmen Grijalba__________________________ 30 El suelo pélvico “Ímpetu’s” de Jesús Carmona____________________________ 34 Colaboraciones: Patricia Passo_ __________________________ 47 La Danza Fusión Oriental y el encuentro con la propia sombra CaraB_______________________________________________ 56 Muestra Fin de Curso Zarzuela_____________________________________________ 66 Juan José en el Teatro de La Zarzuela Colaboraciones: Eva MonRo GinGer DanCe__________________ 76 Gloria Alba, Maestra de Danza Oriental Contactos para PROGRAMADORES_________________________ 86 Publicaciones_________________________________________ 87 DANZA Y POESÍA. Una poética en movimiento


Aquí tienes el número 35 de EDANZA. Cada vez se ve menos danza en los escenarios de nuestra capital, y la poca danza que se programa no se publicita adecuadamente. En este número podéis ver dos reportajes de teatro musical, uno para público familiar y otro para adultos. El Teatro musical es uno de los últimos recursos que los bailarines españoles tienen para poder bailar en su país. Un interesante proyecto “Rodadanza”, creado por la bailarina Alba Vergné aúna los esfuerzos de pequeñas compañías y bailarines haciendo válido aquello de que “La unión hace la fuerza”. Un amplio reportaje sobre El bailaor Jesús Carmona y su trabajo “Ímpetu’s” ocupa la parte central de este número. En el apartado de festivales, esta vez le toca el turno la Escuela CaraB, creada en su sede por la compañía caraBdanza. También podéis disfrutar de interesantes colaboraciones a cargo de Carmen Grijalba, Fisioterapía, Patricia Passo, Danza oriental, Eva Martz, danza y marketing, y Eva Monro. Danza oriental. La zarzuela es otro de los reductos en los que los bailarines encuentran aún trabajo en nuestro país. Hemos creado una nueva sección para esta disciplina escénica sacándola del apartado de Teatro musical. Por último, y a propuesta de nuestro fotógrafo Emilio Tenorio, creamos una zona destinada a acercar a los programadores espectáculos que consideramos recomendables. Por lo demás, España sigue con un gobierno en funciones y las previsiones l´gicas nos envían a unas elecciones en junio. Esto nos hace temer que los contratos de los directores de nuestras compañías nacionales se amplíen en tres años, más por esta circunstancia que por meritos de los actuales titulares. Próximamente… El próximo número, el 37, lo tendrás en red el día 1 de mayo. Colaboradores Os recordamos que estudiaremos con mucho interés cualquier propuesta que queráis hacernos para colaborar con EDANZA. Estamos abiertos a difundir vuestras opiniones, conocimientos…

Edita: G.I.ETER Dirección: Carmen G. Alarcos Maquetación: Viviana de Donato, G.I.ETER. Web: G.I.ETER. Consejo de redacción: Viviana de Donato, Carmen G. Alarcos, Virginia G. Alarcos Colaboradores en este número: Gabriel Cavalcanti, Viviana de Donato, Carmen Grijalba, Belén Martínez, Eva Martz, Eva MonRo, Siri Ocra, Patricia Passo, Emilio Tenorio, David Vega Contacto: Carmen G. Alarcos (www.edanza.net/c) Publicidad: Emilio Tenorio (www.edanza.net/p) Redacción: G.I.ETER Lozoya, 6 28015 - Madrid Esta publicación no comparte necesariamente la opinión de sus colaboradores. Las colaboraciones son gratuitas y responsabilidad de sus autores. Las imágenes y textos utilizados en esta publicación son propiedad intelectual de sus autores y a los efectos previstos en el art. 32.1, párrafo segundo, del TRLPI, se prohibe expresamente su reproducción, total o parcial, sin autorización previa por escrito.

Envío de colaboraciones: revista@edanza.net Revista gratuita on-line. No hay versión impresa.

Independientes Nuestra publicación no depende de ninguna asociación ni estamento público. No recibe ningún tipo de subvención ni ha sido creada para solicitarla. Como siempre, todo esto lo hacemos por y para la Danza. EDANZA TEAM

Envío de colaboraciones: revista@edanza.net

Año 7 - número 036 marzo/abril 2016

Portada: Gerson Alexander (Zarzuela Juan José)

3


TEATRO 2 Musicales El teatro musical sigue siendo una posible salida profesional a tantos y tantos bailarines sin trabajo en nuestro país. En esta ocasión, dos musicales dirigidos, uno a público familiar y otro a público adulto. Las fotos se han tomado en el Teatro Sanpol y El Teatro Quevedo.


MUSICAL


Caperucita RojA Teatro Sanpol Sinopsis La bonita historia fabulada por los Hermanos Grimm será llevada a escena por la Compañía La Bicicleta, elenco estable del Teatro Sanpol, convertido en un divertido y juguetón espectáculo musical para todo público. La música original va acompañando las escenas en que Caperucita descubre al recorrer el bosque un mundo para ella desconocido. Los personajes del cuento van explicando las vicisitudes que no solo atraviesa Caperucita, sin también los otros personajes de la historia. Una bella historia y una nueva y bella producción de escenografía y vestuario con la magia de la Sanpol. Compañia La Bicicleta de Sanpol Dramaturgia: Julio Jaime Fischtel Música: Jaume Carrera Reparto: Caperucita Roja - Marina Martín La madre - Vanesa Bravo El leñador - Javier Ivarz El lobo - Javier Enguix Guardabosque - Miguel Cazorla La abuelita - Marta Malone Cuadro artístico: Diseño iluminación - Nicolás Fischtel Espacio escénico y proyecciones - Chechu García Diseño Vestuario - Denitza Deneva Coreografía - Víctor Ramos Cuadro técnico: Producción - Natasha Fischtel Asistente dirección - Enrique Lestón Iluminación y sonido - Alejandro de Torres


A


Ni castas ni pur Teatro Quevedo Algunos de los micromusicales más exitosos representados en Microteatro por Dinero pueden verse en este espectáculo y la selección de los mismos varía cada día en función de lo que decida el público. Castigo y Purificación intentan sacar adelante su local y sus espectáculos a pesar de que no pasan por su mejor momento. Como grandes divas que son, disfrutan torturando con sus historias a sus dos empleadas: la Rusa y la Nati, y a Bobby, su fiel pianista. Siguiendo su lema “que la realidad no estropee una buena historia”, cada recuerdo es contado y cantado lleno de adornos y grandes temas musicales. ¿Recuerdas los libros de cuentos en los que podías elegir cómo querías que continuara la historia y en función de eso tenías que ir a una página u otra? Ese concepto cobra vida en Ni Castas ni Puras 2.0, donde el público podrá elegir cada día qué musical quiere ver, qué historias y recuerdos quiere que le cuenten Castigo y Purificación. “La chica de la curva”, “Por culpa del amor”, “Contracciones”, “Pronto llegará”, “Y fueron felices” y “Esta vez no es por culpa del amor” son los títulos de los micromusicales de entre los que cada día el público elegirá los tres que quiere ver. Julián Salguero y Miguel Ángel Jimenez son los encargados de dirigir artísticamente este show que además protagonizan junto a Verónica Polo, Laura Castrillón, Hugo Ruiz y Ana Dachs. Todos ellos dirigidos musicalmente por Jorge Toledo, quien también es el pianista de la función. Un espectáculo que lleva la firma de Tinoní Creaciones.


raS


Rodadanza Fotos: Emilio Tenorio R o d a d a n z a es un colectivo que nace de el deseo de promover espectáculos de pequeño formato y corta duración. Bailarinas y actrices, de diversos puntos geográficos nos hemos unido en un espectáculo compuesto por pequeñas obras personales. Sabemos que es difícil programar trabajos de corta duración, pero nos encontramos con un inmenso material coreográfico, fruto de largos procesos creativos, en los que la inversión energética, emocional y económica ha sido igual de inmensa que un espectáculo de gran formato, por lo que nos ilusiona seguir promoviéndolos para que no caigan en el olvido. Para información específica a cerca de los trabajos contactar con: albavergnelopez@gmail.com / +34 669 804 504 luciatorres.vayven@gmail.com

23


ÚLTIMA HORA Emilio Tenorio nos envía fuera de fecha un reportaje del ensayo de la obra 5 Lorantes de Molinero en Compañía que está prevista para el 1 de marzo en el Festival de Jerez. No nos da tiempo a maquetar el artículo porque EDANZA sale dentro de dos días, así que lo hemos programado para el número de mayo. Os dejamos algunas de las fotos del reportaje.


Danza, film y nuevas tecnologías en el mundo del Marketing y la Comunicación Por Eva Martz

29

Los objetivos básicos de un plan de marketing persiguen incrementar el nivel de notoriedad de un producto o de una marca. A menudo, cuando hablamos de acciones de marketing y comunicación pensamos en aquellas destinadas a captar nuevos clientes o consumidores, lo cierto es que habitualmente los mayores presupuestos se destinan a ello. Es incesante el flujo de nuevas herramientas que nos permitan captar, fidelizar y posicionar el público objetivo. En los productos comerciales tangibles la importancia parte de las necesidades de las personas, de la relación producto - consumidor. ¿Que es lo que convierte a la danza en un poderoso valor para un plan de marketing? Los espectadores depositan sentimiento o inquietud en la obra que contemplan. La curiosidad contemplativa favorece la efectividad comunicativa cuando el lenguaje que empleamos parte del movimiento del cuerpo. La transferencia de emociones y deseos es veloz y la atención sobre el mensaje directa y duradera. La danza es un arte vivo por naturaleza. Como lenguaje se convierte en un recurso de incalculable valor frente a la cámara. Atendiendo a esta cuestión, Eva Martz, directora artística de ACDN Productions, ex miembro de Cirque du Soleil y actual Associate head of dance de IABarcelona nos acerca uno de sus últimos trabajos donde la danza se convierte en protagonista frente a la cámara. El anuncio de Oysho, conocido como “A beautiful film about love”, Nos transporta al mundo del arte en movimiento, filmado en Barcelona y dirigido por Alexander Tregón. Las imágenes cuentan una historia de amor y moda interpretado por los miembros de Martz Contemporary Dance Company con música de Nils Frahm & Anne Müller. Al sonido de Let my key be C, las prendas de Oysho se llenan de fuerza, pasión y técnica a través de una coreografía inteligente la cual combina moda y emoción. Eva Martz ACDN Producciones www.acrodance.es

https://vimeo.com/120047081


El suelo pélvico Por Carmen Grijalba - nº colegiado : 4000 Ilustraciones: Siri Ocra

30

Muchos de los casos de dolor pélvico, dolores en la zona lumbar y caderas tienen relación con las disfunciones de la musculatura del suelo pélvico. El suelo pélvico es un conjunto de músculos y ligamentos que cierran la cavidad abdominal en su parte inferior a modo de hamaca. Su función es sostener las vísceras pélvicas (vejiga, uretra, recto, útero y vagina en mujeres y próstata en hombres). Un suelo pélvico con un tono muscular inadecuado, ya sea por hipo o hipertonía puede provocar problemas de salud. En el caso de bailarines y bailarinas suelen padecer más frecuentemente molestias relacionadas con un tono excesivo a este nivel. Los deportes o bailes que tengan fuertes impactos contra el suelo, como por ejemplo en los grandes saltos de la danza clásica, el flamenco o el rock and roll suelen debilitar el suelo pélvico. Aunque en el caso del ballet clásico también puede haber un exceso de tono debido al trabajo postural tan estricto que se realiza. En cambio la danza del vientre sería ideal para conseguir un buen tono pélvico con sus ejercicios suaves, circulares y trabajo interno. La hipertonía de los músculos del suelo pélvico puede causar los siguientes síntomas:

Frecuencia urinaria, urgencia .Discontinuidad de la micción (chorro que para y continúa) o micción dolorosa. Vaciado incompleto de la vejiga. Estreñimiento y dolor durante o después de defecar. Dolor en la zona lumbar o la zona pélvica, en las caderas, área genital o recto. Dolor durante las relaciones sexuales. ¿Cómo puedes solucionar problemas de este tipo si los padeces y / o prevenirlos? Para empezar, como siempre, acudir a un buen terapeuta que te diagnostique que tu problema puede venir de esta esfera. Confiar en él, tratarte y seguir mejorando con los ejercicios que te proponga. Mención importantísima, en la calidad de tu suelo pélvico merece el músculo diafragma. La forma cómo respiras influye directamente a la salud del suelo pélvico y a tu bienestar general por supuesto. En la respiración diafragmática, cuando inhalamos aire, el diafragma se contrae hacia abajo, expande las costillas inferiores y el abdomen y provoca un vacío en el pecho que hace que el aire entre en los pulmones, al mismo tiempo que empuja todo


el contenido de la cavidad abdominal hacia abajo contra el suelo pélvico haciendo que éste se estire pero con la tensión suficiente para soportar la presión justa que aquél le está transfiriendo .Al exhalar ocurre todo lo contrario, el diafragma se relaja y eleva hacia arriba expulsando todo el aire de los pulmones y tirando hacia arriba de todo el core ( músculos abdominales , espalda baja y cadera que dan estabilidad y protección al cuerpo ) y del suelo pélvico, que se activa contrayéndose y elevándose en coordinación con el diafragma. Así, el diafragma trabaja junto con el resto de elementos del core de manera coordinada y sincronizada como un bloque elástico que, a modo de pistón, bombea aire dentro y fuera de los pulmones. Un buen ejercicio es realizar estas respiraciones sentado sobre un balón blando o pelota de pila-

tes y ser consciente de la acción y relajación de la musculatura. Tratamiento manual por parte de un buen terapeuta especialista en suelo pélvico cuyo objetivo pasará por un equilibrio mecánico de las estructuras que puedan están impidiendo un correcto funcionamiento pélvico. Disfunciones en articulación sacroiliaca, lumbares, a nivel dorso-lumbar, pie, cráneo. Equilibración de diafragmas corporales, normalización de tono muscular con trabajo de stretching local y global, recomendaciones de ejercicios, cambio de hábitos… Espero haberos ayudado, aumentado vuestra curiosidad sobre el funcionamiento del cuerpo humano y no dudéis en preguntar cualquier inquietud relacionada con el tema.

31


“Ímpetu’s” de Jesús Carmona Fotos: Emilio Tenorio La energía de la madurez “Ímpetu’s” alterna versiones de tocaores clásicos como Mario Escudero y Rafael Riqueni con composiciones originales de Daniel Jurado y Óscar Lago. Los pasos de Jesús Carmona redibujan con frescura las tarantas, tangos y bulerías que han forjado su personalidad artística. Abre el programa una adaptación inédita de “Asturias” de Isaac Albéniz, donde la guitarra dialoga con el dramatismo del violín. La precisión y elegancia de las coreografías renuevan unas versiones que conjugan tradición y modernidad, bajo la dirección musical de Daniel Jurado y Óscar Lago. A su vez, partituras originales acompañan las letras populares de la bulería al golpe, el baile por seguiriyas y un cante antiguo y casi olvidado, la caña. Óscar Lago también firma la mariana al toque. “Ímpetu’s” marca el siguiente paso en la maduración interior de Jesús Carmona. “Me dirijo hacia un movimiento profundo y controlado”, señala el bailaor. El espectáculo cuenta con la iluminación de David Pérez y el diseño de vestuario de Belén de la Quintana. El 10 de octubre se presentó para EE.UU en el New York City Center, como cierre del XII Fall for Dance Festival.

Jesús Carmona se vale de la energía de los grandes compositores flamencos para madurar como bailaor y coreógrafo. “Quiero dar aire fresco a algunas partituras que me han hecho crecer”, asegura. “Ímpetu´s” empieza a gestarse en julio de 2014, “a raíz de la necesidad de experimentar”. Da nombre al espectáculo el “Ímpetu” por bulerías del tocaor alicantino Mario Escudero (1928 - 2004), universalizado por Paco de Lucía en 1967. El bailaor y su elenco también reinterpretan la “Taranta” y los “Tangos” del sevillano Rafael Riqueni (1962), maestro vivo de la guitarra flamenca. Sigue fresca su actuación en la XVIII Bienal de Flamenco de Sevilla junto a Antonio Canales y Segundo Falcón. El toque por marianas de Óscar Lago recupera la figura de Luis López, Niño de las Marianas, primer cantaor en grabar por éste palo en 1910, con el guitarrista Ramón Montoya. Guitarristas Daniel Jurado y Óscar Lago Cantaor Juan José Amador Violinista Thomas Potirón Percusionista Luqui Losada Al baile Lucía Campillo, Tamara López, María Moreno, Ángel Reyes, Fernando Jiménez y Jesús Carmona.

35


www.eter.com

Lideramos la informaci贸n de Danza en nuestro pa铆s


La Danza Fusión Oriental y el encuentro con la propia sombra Por Patricia Passo Fotos: Gabriel Cavalcanti

47

La Danza Fusión Oriental consigue traer luz al cuerpo, incorporando la raíz del movimiento desde la sombra hacia nosotros mismos, aportando una sensación de integración y unidad. Despertando nuevamente la sensibilidad y los espacios internos, descascara el cuerpo en la búsqueda del néctar, dando conciencia a la oscuridad. El movimiento desarrolla una trayectoria desde el centro hasta salir a la luz, ese es el desafío. Comienzo este artículo agradeciendo a Laura Gutman, psicoterapeuta que inspiró estas líneas y de quién parafraseo el título.

Inmersa en el universo de la maternidad, experimento la oportunidad de entrar en contacto con las profundidades del alma. Este proceso de lactancia y fusión madre-hijo nos pone en contacto con la naturaleza primordial de uno mismo. Y está claro, si somos luz somos también sombra. Las sensaciones que invaden mi cuerpo en este momento son muy semejantes a las que tuve al entrar en contacto por primera vez con la danza del vientre, con la diferencia de que entonces no sabía siquiera cuan visceral es esta técnica a lo largo de los años. Me siento así motivada por la sensación de este primer encuentro que he tenido con esta danza, donde adentré profundamente en la caverna de mi cuerpo. Cada rincón oscuro, cada lugar desértico, cada trillo descarrilado, cada adormecida percepción, eran un desafío, una invitación… y una melancolía. Entrar no ha sido fácil, y por eso tengo un profundo respeto y admiración por cada cuerpo que pasa por mis manos, con el ansia del reencuentro consigo mismo. En un principio somos atraídas por la danza por cuestiones del ego, dejando de lado las connotaciones peyorativas, ya que es parte fundamental en la construcción de uno mismo. La diferencia es que en nuestro desarrollo individual el ego no es la meta, ésta habla de trascendencia, de integración del uno con la totalidad. Buscamos justificaciones externas para poner algo lúdico en nuestras vidas, ya que en nuestra


sociedad es difícil reconocer esto como algo vital y necesario para la salud psicofísica, allí es precisamente donde empieza la dificultad. ¿Debemos justificar una elección como ésta o aceptamos ir en contra de la corriente social? Esto se hace demasiado arduo para muchas.

48

Lo cierto es que ya de por sí la danza es una elección natural. Si nunca fuimos estimuladas a conocernos, mucho menos a hacer una actividad que genere placer al adentrar en las entrañas internas, encontrándonos con parálisis, rigidez, traumas y miedos . Para cada imagen bella que reflejamos en el espejo existe una fuerza antagónica que permite que el gesto salga a la luz. La verdad que emociona, que nos conecta con el aspecto divino de la danza, está en conocer profundamente el proceso interno que existe para que algo se materialice y salga a la luz. Dar conciencia a la oscuridad es tu trabajo, el resto saldrá brillante y reluciente. Cuánto mayor sea tu búsqueda, así como la capacidad de entrega y aceptación, mayor será la genialidad de tu danza. Yo suelo decir a mis alumnos: el buen maestro es el que te enseña lo que tú no estás viendo, aquello que existe detrás del movimiento para que la danza ocurra, el movimiento cinestésico, el espacio interno, los trillos y las espirales internas por donde pasa y fluye la energía de la acción. Esto exige del maestro de baile mucha disponibilidad interna para adentrar en su propio cuerpo, encontrar estos caminos que hacen posible el de los demás. Lo más lindo de todo este proceso es que el cuerpo necesita del conocimiento, el cual no existe sin la experiencia. Y si venimos al mundo para experimentar la consciencia terrenal, ésta es una maravillosa oportunidad para el descubrimiento del Ser, de encarnar (hacerse carne) esta existencia. El desafío y lo desconocido siempre me atrajeron, una inquietud latente que me hizo escalar montañas internas, saltar acantilados, y bucear en frías aguas interiores. Ahora percibo que el espacio interno es infinito, nos vamos haciendo elásticas por dentro, y ésta es la meta. Los movimientos corporales pasan por innumerables capas hasta llegar a la epidermis y al espacio externo, así como las trillas (carriles) internas que recogen el movimiento hasta salir a la luz, ese es el desafío. Al igual que en nuestro desarrollo psíquico encontramos emociones que nos atrapaban en escondrijos internos, que en la mayoría de los casos se disfrazan permaneciendo subyacente en las emociones opuestas, también tenemos áreas corporales que difícilmente se movilizan. Tras esta aparente parálisis existe un volcán queriendo estallar y realizar su destino natural. Nuestra desconexión con nuestro cuerpo en las sociedades modernas potencializan este cuadro, existen cuerpos que están sombríos casi por completo, apáticos, con movilidad reducida…Estos cuerpos solo se comunican con el sujeto por medio de dolores, es su forma de reclamar atención.


Hay partes corporales de cuerpos sombríos que solo salen a la luz en radiografías. ¡Hasta que punto tan brutal de desconexión hemos llegado que es preciso una máquina para que nos demos cuenta de cómo estamos conformados! Cuando las cosas parecen carecer de sentido, debemos hacer una cuenta atrás para percibir dónde y cómo nos hemos desviado. Lo interesante de este período histórico que vivimos es que todo está muy accesible, tenemos herramientas de rescate en nuestras propias manos. Los conocimientos ancestrales transmitidos de uno a uno, gracias a la sabia tradición oral, permitieron que los movimientos genuinos de bailes antiguos, así como su filosofía y propósito, traspasen las ruinas de las civilizaciones hacia las sociedades actuales. Quién lo desee puede acceder a estas prácticas y experimentar en sus propio cuerpo los efectos saludables de reintegrase, luz, sombra cuerpo, espíritu. La observación de nuestra morada individual es la clave para desvelar las cuestiones mundanas, somos: • • • • •

Simetría Geometría Armonía Contracciones y extensiones Líquido y sólido

La Danza Fusion Oriental descascara el cuerpo en la búsqueda del néctar. Por ejemplo, cuando hacemos el movimiento de la retroversión pélvica volcamos nuestra cadera, depositamos el contenido de nuestro vientre en nuestras caderas. Sujetando el periné permitimos que el abdomen se relaje y que encuentre en la espalda su soporte, de esta forma la luz encuentra la sombra y permite que juntos, canales anteriores y posteriores, puedan repartir su fuerza en las vértebras de la espalda, relajando así posibles tensiones lumbares. En la docencia de la danza pude percibir el hiato que tenemos en la búsqueda de consciencia y control de la espalda. En el lenguaje corporal podemos decir que echamos en la espalda aquello que no queremos ver ni de lo que queremos hacernos cargo. Nuestra referencia personal es la parte frontal de nuestro cuerpo, lo que somos capaces de mirar en el espejo. Por ejemplo: Nos reconocemos por nuestro rosto, pero… ¿y nuestras cervicales? Normalmente solo pensamos en ellas cuando nos duele. En este caso, la técnica de baile permite que las encontremos y aprendamos a mover con graciosidad. Esta práctica suele ser bastante desafiante. Normalmente la raíz del movimiento en cuestión está en la sombra; integrar esta parte abandonada de nuestro cuerpo hacia nosotros mismos aporta una sensación de integración y unidad, en la mayoría de los caso distanciando los dolores. Podemos percibir esta actitud en un simple caminar por la calle, lo que demuestra cuán infravalorada está nuestra espalda. Normalmente vemos piernas apáticas, vientres hinchados y espaldas sobrecargadas sin movilidad ni elasticidad, los espacios internos entres las vérte-

49


bras se van achicando dando la sensación de un montaña de huesos empilados unos sobre otros.

50

Son muchas las quejas de dolor producidas por la sobrecarga y rigidez, mi trabajo consiste en traer a la luz aquellas partes del cuerpo, despertar nuevamente la sensibilidad y los espacios internos, y finalmente moverse con la gracia y el placer que la danza oriental es maestra en proporcionar. Nosotras, terapeutas corporales, trabajamos sobre la materialización de los procesos inconscientes en el cuerpo, donde hay estrangulación del movimiento y del flujo vital, donde la emoción se atrapa creando verdaderos fantasmas, nuestro cuerpo abriga nuestra existencia total. Por ejemplo: La pérdida de conexión con la tierra, el miedo a la desnutrición, o la dificultad de mirar a nuestra cruda realidad social; producen pies desconectados, dedos entrelazados con poca o nula movilidad, o deformaciones óseas y callosidades, estos síntomas suelen esconder talones poco activos. Normalmente, al trabajar en la abertura y aireamiento de los dedos conquistamos talones más presentes, capaces de formar un cuadrado sobre el suelo, aumentando nuestra capacidad de sustentación. Cuando aprendemos a dividir el peso del cuerpo sobre los pies, nos sujetamos, nos tornamos sustentables… ¿Cómo vamos a hablar de sustentabilidad en el mundo sin no somos capaces de sujetarnos a nosotros mismo? ¿No seria lógico pensar que el trabajo individual reverbera en el colectivo? Entonces, ¿Por qué no ocuparnos de nuestros pies y observar su propia naturaleza? Reconocer que detrás de unos dedos bonitos existe un metacarpo activo en formato de media luna, entender y experimentar que existe un puente en mi pie que uno lo masculino y lo femenino, el arco del pie con su bóveda de fuerza ayuda a que encontremos el camino del medio. ¿En qué sociedad vivimos que creemos en la teoría pero no lo ejercitamos? La danza, de una forma sutil y delicada, adentra en espacios antes inaccesibles. Nos perdemos en sus geometrías, en sus formas y su rica estética… nos embriagamos con su belleza, somos llevados por el ritmo y nuestra ancestralidad, por lo lúdico y placentero que es bailar. Al distraernos, sin darnos cuenta, estamos siendo remodelados. Si tenemos un buen maestro vamos en dirección a tornarnos un ser cada día más armonioso. Seres brillantes que reconocen su oscuridad, reverenciando su sombra hacia el encuentro de la luz. Patricia Passo


CaraB Muestra Fin de Curso Fotos: Emilio Tenorio Recientemente la compañía caraBdanza ha abierto su sede como escuela de artes escénicas.

56

En esta ocasión he asistido a la muestra de fin de curso de los alumnos del Plan Profesional de Danza, y como ya me sucediera hace unos días con la muestra de Interpretación, he podido comprobar la calidad de la enseñanza que se imparte en esta escuela. La muestra se ha dividido en dos partes, una primera, interpretada por los alumnos del Plan Profesional, con tres coreografías, ‘accIDent’ de Gonzalo Díaz; ‘Cortina’, de Iván Serrano y ‘A solas’ de Carolina Márquez. La segunda parte, con alumnos del Plan Profesonal y alumnos del Curso Regular, ha consistido en una interesante coreografía titulada Quijote sueña…’ en la que, como de costumbre, he comprobado la desbordante imaginación que siempre acompaña a los trabajos de caraBdanza. Las coreografías de este D. Quijote son de Gonzalo Díaz, Carolina Marquéz, Mariela Delgado y Marius Petipa. Dirección: Gonzalo Díaz y Carolina Márquez Ayudante de Dirección: Azucena Fernández Maestra repetidora: Mariela Delgado Producción: Iván Serrano caraB Escuela de Artes Escénicas Calle Conde de la Cimera, 4 Teléfono:672 47 86 92


Juan José en el Teatro de La Zarzuela Emilio Tenorio Como siempre que voy a ver genero lírico a este teatro, he salido de La Zarzuela impresionado por la calidad general del espectáculo. La escenografía, la iluminación, el vestuario, las pinturas… se alían con músicos, cantantes, bailarines y actores para ofrecer al público un espectáculo de indudable calidad. En esta ocasión voy a detenerme en el excelente trabajo de coreografía de Denise Perdikidis y la impresionante ejecución de sus bailarines. En cierta ocasión una maestra que siempre he admirado, me dijo que en la danza los movimientos lentos eran los de ejecución más difícil. El equipo de Perdikidis ha bailado lentamente, muy lentamente; con una calidad de movimiento y expresión que pocas veces he visto en escena. Voy a mencionar a Elisa Morris, que ha estado impresionante en su interpretación y al polifacético Alberto Arcos, magnífico bailarín capaz de asumir cualquier registro. La historia Me ha impresionado oír risas entre el público, era un ensayo abierto, cuando uno de los intérpretes a pegado a su mujer y otro de los intérpretes ha hecho un comentario jocoso al respecto. Vivimos en un mundo en el que las muertes por violencia de género son noticia una semana sí y otra también, pero a pesar de ello, personas a las que se les supone una cultura cuando menos media, se ríen con estos “gags”. A mi se me ha encogido el corazón en muchos momentos de esta obra que es muy dura y lamentablemente, a pesar de su medio siglo, muy actual. La sinopsis del director La obra transcurre en un suburbio de un Madrid paupérrimo, donde reina la miseria y el analfabetismo. Dominado por la terrible injusticia social que divide a la gente entre los que tienen y los carentes de lo imprescindible. Los personajes son seres humanos muy primarios. Sin sofisticación. Burdos, ásperos, y sobre todo, sin ninguna cultura o educación. Como les han impedido el acceso al conocimiento son incapaces de discernir o reflexionar sobre lo que les pasa y sus causas, y eso les ha convertido en bestias. Como los animales sólo sienten sensaciones primarias: dolor, hambre, frío, enfermedades, agresividad, odio… Los conceptos «moral» o «ética» han dejado de tener sentido alguno. No es un melodrama. Es una denuncia política: Si los poderes sociales dividen en clases a la gente y dejan al individuo abandonado a su suerte, sin posibilidades espirituales o materiales, éste se

convierte en un animal rastrero que luchará hasta la muerte y utilizará cualquier medio a su alcance para sobrevivir. Todos los personajes están pervertidos por la situación de marginación en la que malviven. Son animales que deambulan en una charca de aguas fecales. Saben que no hay salida, pero no se dan cuenta y son capaces de pisar a los demás en el intento desesperado de poder seguir viviendo. No hay héroes, todo lo contrario, allí todas las miserias del ser humano afloran: la mezquindad, los rencores, la traiciones, los miedos, la desconfianza, la malignidad, los celos, los deseos de venganza, la crueldad y quizá la peor: la necesidad de agarrarse a una esperanza, sea la que sea, y al precio que sea: Juan José ciego de amor hacia Rosa, obcecado, dependiente, enfermizo y que cree, víctima de una tradición secular, que al menos, ya es dueño de una mujer. Paco basándose en su amoralidad, es capaz de suciedades y bajezas para alcanzar otro «status». Rosa usa su cuerpo como mercancía; Isidra agarrada a su avaricia, a su codicia y a su falta total de humanidad. Toñuela asida con desesperación a sus sueños infantiles que la incapacitan para ver la realidad. Andrés regodeándose en su amargura, en sus frustraciones y en su machismo. Cano en su escepticismo, su cinismo y su materialismo. Perico y su falta real de compromiso que le hace hablar y no actuar por miedo a las consecuencias o por no perder un mísero puesto de trabajo. Hasta ese tabernero atrincherado en su barra, incapaz de hacer o luchar por algo mejor. Mal viven. El futuro no llega y la vida se repite de padres a hijos en un espiral sin fin. Nadie se rebela, todos aceptan la situación como algo grande, irrevocable. La obra es un retrato de una realidad desgraciadamente no muy lejana.

67


72

Drama Lírico popular en tres actos de Pablo Sorozábal basado en la obra de Joaquín Dicenta Música de Pablo Sorozábal Estrenada en versión de concierto en el Auditorio Kursaal de San Sebastián, el 21 de febrero de 2009 Estreno absoluto de la versión escénica Nueva producción del Teatro de la Zarzuela Director musical Miguel Ángel Gómez Martínez Director de escena José Carlos Plaza Escenografía e Iluminación Paco Leal Vestuario Pedro Moreno Pinturas Enrique Marty Movimiento escénico Denise Perdikidis Ayudante de dirección Jorge Torres Ayudante de escenografía Daniel Ruiz Ayudante de vestuario Isabel Cámara Ayudante de iluminación Pedro Yagüe Orquesta de la Comunidad de Madrid Titular del Teatro de la Zarzuela REPARTO Carmen Solís Silvia Vázquez Milagros Martín Antonio Gandía José Ángel Ódena Rubén Amoretti Ivo Stanchev Néstor Losán Lorenzo Moncloa Ricardo Muñiz Elena Rey Roxana Herrera Manuel Rodríguez Ramón Farto BAILARINES Gerson Alexander, Alberto Arcos, Antonio Carboner, María Escobar, Luis Fernández, Elisa Morris, Montse Peidro, Rafael Rey FIGURACIÓN Omar Azmi, Antonio Gómiz, Joaquín Mancera, Marcos Marcell, Xavi Montesinos, Joseba Priego, Fede Ruiz, Bosco Solana


Gloria Alba, Maestra de Danza Oriental Por Eva MonRo GinGer DanCe Fotos: Emilio Tenorio y Archivo

76

Gloria Alba es sinónimo de maestría. Pertenece a la generación de los inicios, de los precursores, de los que tuvieron la valentía de transitar un camino nunca antes explorado. Cuando yo comenzaba a caminar ella ya danzaba y se impregnaba de los colores, olores y sonidos de Egipto. Tanto, que sus hijos llevan sangre egipcia. Recuerdo la primera vez que la vi al otro lado de la mesa de su escuela, esa escuela tan mágica por dentro y humilde por fuera, como las buenas personas. Fue suficiente intercambiar dos palabras, y que una de ellas fuera “accidente”, para que una corriente de simpatía, empatía y comprensión emanara bidireccionalmente. Sobre Gloria Alba hay mucho escrito. Amante de la palabra, ella es generosa, aunque muy cuidadosa, dando la suya. Espero que disfrutéis de estas palabras que nacen desde la sabiduría que aporta la experiencia, aderezadas con ese pellizco de refrescante humor que caracteriza siempre a esta gran Maestra. Eva MonRo (EM). Lo primero de todo Gloria, muchas gracias por otorgar esta entrevista para la revista EDANZA, es un honor. Querida Gloria, háblanos un poco de ti, de tus orígenes, de tu familia. Gloria Alba (GA). Vengo de una familia mezcla de empresarios y artistas tanto por parte de madre como de padre. Mis tíos (por parte de madre) eran bailarines de clásico español, mi primo es pintor, otro tío (este por parte de padre), exiliado en Méjico, estuvo relacionado con el cine, mi hermana es actriz… Como ves, “vena” no me falta, aunque mis elecciones primeras en cuanto a estudios y profesión no tuvieron nada que ver con la faceta artística. EM. Con 30 años sufriste un accidente con graves secuelas, ¿cómo te marcó?, ¿qué hay de diferente entre la Gloria de antes y la de después del accidente? Hay algunas diferencias, pero como quiero ser escueta diré tres muy importantes: aprendí a relativizar, aprendí que la necesidad es una gran maestra y aprendí a no cerrarme puertas. El impulso vital lo he tenido siempre. Aprovecho esta pregunta también para decir que estoy escribiendo una autobiografía, gracias a Mandala Ediciones que me propuso el proyecto. En este libro hablo extensamente de esa Gloria de antes de y de la que atravesó ese accidente y construyó una manera de entender la vida y la danza. EM. ¡Qué gran noticia! ¿Cómo surgió esa oportunidad? GA. A veces en la vida se abren de manera insospechada caminos que uno ni siquiera sabe que se

están abriendo. Esto fue lo que me pasó respecto a este proyecto con el que, por cierto, estoy muy ilusionada. Me habían insistido muchas veces que debía hacer pública la experiencia de mi accidente en relación, sobre todo, con mi recuperación y la danza. Nunca había visto el momento, pero hace dos años me animé a escribir un pequeño texto sobre el tema, justo el que tú habías leído en mi web. Era un escrito sin otra pretensión que exponer de manera breve como ese accidente y sus vivencias aportaron a mi vida una manera de entender y trasmitir la danza oriental… Bueno, y la vida misma. Antes de publicarlo se lo di a leer a un amigo y me respondió: “Gloria, este es el prólogo de tu libro”. Se lo envié también a Sonia Sampayo y compartió la opinión. Yo nunca había manifestado ninguna intención de escribir un libro, pero… poco tiempo después, sin haber leído ese escrito y absolutamente ajena a los comentarios de mis amigos, se pone en contacto conmigo Rosenda, de la Editorial


Mandala, para hacerme la propuesta de escribir un libro sobre lo que yo quisiera de mi vida en relación a la danza… Me pareció una “casualidad” tan bonita, que dije que sí.

80

EM. Psicóloga profesional, ¿qué fue lo que te atrajo hacia la Danza Oriental? GA. Me atrajo la curiosidad y me atrapó una “vibración” nueva en mi cuerpo y en mis sensaciones. EM. Antes de la Danza Oriental, ¿bailabas algún otro tipo de Danza? GA. No he bailado antes, pero sí he practicado otras técnicas corporales como Expresión Corporal (durante tres años), Yoga de manera intermitente varios años también, Tai Chí, Bioenergética… Pero ninguna de estas disciplinas consiguió “enamorarme”. Mi camino de entrada en la danza tiene este recorrido: comunicación no verbal – movimiento – danza, en este orden. EM. Cuando comenzaste a bailar Danza Oriental, allá por el año 1982, ¿cómo recibía el público este tipo de Danza? GA. Sé que es difícil pensar que hubo un tiempo anterior donde la danza oriental no estaba en todos lados en España, es más, no estaba en casi ninguno. Bailábamos, sí, pero la mayoría de las cosas que hacíamos era en teatros de colegios mayores, en centros culturales, fiestas como San Isidro en Madrid… Es decir, el público ya era, de alguna manera, afín, y los que no estaban en este perfil y sólo veían unas chicas a medio vestir haciendo movimientos “raros” o se imaginaban a una mujer arrancándose velos como una posesa, pues esos pertenecen a la misma “tribu” de los que piensen así ahora. No todos los homo sapiens, son sapiens, y en la cadena evolutiva estamos a una mili millonésima de segundo del siglo pasado. EM. Tu primera actuación de Danza Oriental fue en una Cabalgata de Reyes, ¿cómo se dio esta circunstancia? GA. La danza oriental me ha dado muchos momentos sorpresivos y bonitos. Este fue el primero de ellos. Éramos muy pocos los que estábamos relacionados con la danza oriental y nos conocíamos todos. Un día, yo llevaba muy poco tiempo aprendiendo, vino al estudio de baile un músico persa (Mansour), que tenía un grupo de música árabe, bueno, era EL GRUPO de música árabe porque no había otro. Mansour era amigo de mi profesor Shokry Mohamed y le dijo que necesitaban una bailarina para la Cabalgata de Reyes. Shokry estaba muy contento con mis progresos, así que me preguntó si quería bailar. ¿Que si quería? ¡Claro que quería! Me pareció increíble que me estuvieran ofreciendo un trabajo remunerado con algo que, en ese momento, no era más que una afición con la que disfrutaba muchísimo. Fue muy divertida toda la experiencia. EM. Comenzaste con tu maestro Shokri Mohamed a la edad de 23 años, para mí y para

muchas bailarinas que empezamos en la veintena, es una inspiración, ya que hoy en día parece que tienes que empezar con 4 años a bailar, o te cito “hacer el pino con un dedo”. Evidente, hace falta comenzar a una edad temprana para convertirte en bailarín de élite, pero el resto, ¿tenemos cabida en la Danza Oriental Profesional? La danza oriental no tiene las exigencias de otros tipos de bailes (ballet, contemporáneo, clásico español…). Si en ballet quieres llegar a ser bailarín de élite, es impensable empezar con 23 años. Ni el cuerpo ni la mente tendrían ya la plasticidad ni el recorrido ni la formación necesaria para la exigencia que conlleva ese tipo de trabajo. Respecto a la danza oriental no es comparable, ya que esta viene de otro recorrido histórico y artístico. En mi caso, no pensé si era pronto o tarde porque no necesité ese cuestionamiento, fue un proceso que se fue dando. Quise “viajar” por un camino que me ofreció la vida y que más tarde fue tomando cuerpo con la reconstrucción de mi propio cuerpo… Para mí la danza oriental ha sido una herramienta, no la única, para afrontar la vida… y es así que se fue convirtiendo en mi profesión. Respecto a quien tiene cabida o no, yo pienso que si se trata de bailar por gusto, en la danza oriental todo el mundo tiene cabida. El único “pero” es que no se están llamando las cosas por su nombre. Yo suelo poner como ejemplo que hacer de comer no es ser cocinero. En la danza oriental en un “plis plas”, se es profesional, maestro, coreógrafo, director de compañía, professional international, etc … Yo escribo, de vez en cuando, mis pequeñas críticas humorísticas en mi perfil de Facebook. Hace poco dediqué uno a las “pioneras”. EM. Siguiendo el hilo de tu Maestro, ¿cómo diste con él? GA. Estaba en un momento de mucha dedicación intelectual (mi carrera, el ambiente en el que me movía…) y me pareció que debía buscar algo que le diera un poco de movimiento también a mi cuerpo. Buscando, encontré un anuncio en la Guía del Ocio que decía: “Clases de danza árabe. Profesor egipcio auténtico”. Me hizo gracia la manera de anunciarse así que decidí ir a probar… y aquí estamos tú y yo hablando de danza oriental. EM. ¿Cómo eran las clases con Shokri y qué diferencias encuentras con las clases hoy en día? GA. Shokry era un hombre carismático con una buena energía contagiosa. Tenía ese estilo dulce y característico de las bailarinas de los años 80 y 90. Él nos daba y nosotras recogíamos. Se iba a clase para aprender y disfrutar. No existía este afán de ahora de que los alumnos se ponen a dar clases casi a la par que empiezan. EM. ¿Cómo comienzas tú misma a dar clases? GA. Que yo empezara a dar clases fue una casualidad. Estaba al final de mi rehabilitación y ya había


practicado en mi casa yo sola todos los movimientos que sabía, de hecho, fueron parte de mi recuperación. Justo en esa época mi maestro, Shokry, enfermó y yo me ofrecí a dar sus clases el tiempo que él necesitara. Me sentí muy bien dando esas clases y descubrí mis dotes pedagógicas. Con el tiempo, las chicas me pidieron más clases. Hablé con Shokry y llegamos a un acuerdo respecto a las clases que yo daba ya que las alumnas vinieron a través de él. Shokry fue una persona muy importante en mi vida y me dio mucho más de lo que yo nunca he podido agradecerle. Ahora mucha gente dedicada a la danza oriental, lamentablemente, no sabe quién es, así que aprovecho para decir que fue el pionero, él, sí, de la Danza Oriental en España. Su escuela “Pirámides” fue la primera en España. Escribió varios libros sobre la Danza Oriental publicados también por la editorial Mandala. EM. En tus clases ¿a qué le das más importancia? GA. Técnicamente a la plasticidad mental. Emocionalmente a la capacidad de transmitir. A nivel humano a la humildad y la educación. EM. ¿Por qué decides abrir tu propia Escuela? GA. Llevaba ya muchos años dedicada a la labor docente y me apareció la necesidad de crear mi propio espacio donde dar rienda suelta a mis ideas artísticas y vitales. EM ¿A qué retos te enfrentas como Maestra? ¿y cómo directora de una Escuela? GA. No utilizo la palabra maestra referida a mí misma… EM. Muchos te llaman así. GA. Ya, pero yo no. Maestros, para mí, son Mahmoud Reda, Raqia Hassan, Farida Fahmi… Volviendo a la pregunta, más que un reto, tengo una línea muy marcada de trabajo donde la calidad artística y humana trato de que formen parte del día a día. La vida, cuando se tienen claros los parámetros, va sucediendo de tal manera que va dejando cerca lo importante y apartando lo que no. EM. ¿Qué debe tener para ti un buen profesor de Danza Oriental? GA. Formación, no sólo información. Oído musical. Esto debería ser obvio, pero… Criterio. Generosidad. Educación. EM ¿Y una buena bailarina de Danza Oriental? GA. Formación continuada. Entender la música árabe. Talento. Carácter. Modestia. Respeto.

EM. Has bebido la Danza Egipcia en su origen, tu figura hoy en día es un referente para muchas bailarinas, has formado a grandes figuras nacionales, has creado espectáculos, etc. De todos tus trabajos, de todo lo que has hecho y creado a día de hoy ¿qué es lo que más te ha impresionado, qué es lo que más te gusta hacer? GA. Disfruto mucho cuando reconozco mis rasgos y concepto de trabajo en mis alumn@s. Quiero aclarar en este punto que no me refiero a un estilo concreto, sino a algo mucho más amplio. También me encanta la sensación que me trasmiten l@s alumn@s cuando en una clase pasa ese “algo” que trasciende los meros movimientos. Me gusta mucho supervisar coreografías montadas por alumn@s y bailarin@s, para mí es como tener una conversación para buscar y encontrar “las palabras” que mejor l@s definen a nivel de danza. EM. ¿Qué es ese “algo”? (Transcripción por Eva). Por ejemplo, yo juego mucho en clase con los conceptos y las palabras. Su sutileza me encanta. Suave es suave (Gloria Alba hace un gesto con la mano) y blando es esto (y hace otro gesto). O les digo a mis alumnas que ahora somos bichos marinos atrapados en el fondo y que tenemos que, porque podemos, tocar el techo, la superficie del mar. (Gloria extiende el brazo hacia el cielo). Cuando veo ese efecto, cuando lo siento, es ese algo. Yo puedo guiar, pero no puedo Ser por ellas. Y cuando lo logran, eso es lo que más me gusta. (Comentario de Gloria Alba). Te comento que sé que te gustó este momento, pero no fue lo que te dije sino cómo lo dije -dada la atmósfera que creamos juntas en la entrevista- lo que te “tocó la piel”, por eso al releerlo quedo un poco de colgada (jajaja) diciéndole a las alumnas que son bichos marinos. La palabra hablada y escrita tienen registros diferentes. En la escrita, hay que suplir esa falta de contacto directo con el otro con ciertos adornos retóricos. Por esto, bicho marino aquí, sobre el papel y en frío no tiene la calidad ni la calidez del momento que compartimos. (Versión definitiva :p) GA. Yo tengo una relación, como te diría, potente, con la capacidad de trasmisión que tienen los matices sutiles de las palabras, los conceptos y la música respecto al movimiento y la expresión. Esto está en la base y en la forma de mi trabajo. Yo no quiero que hagan meros movimientos, aunque para incorporar la técnica sí hay que ejercitar y repetir, pero no quiero que sea pura imitación, quiero conseguir que alcancen por si mismas lugares que trascienden el mero movimiento y que, a la vez, lo viste. Conseguir esto, me conmueve. En este sentido soy una guía… (En este momento, sentí a la Maestra en todo su esplendor. Cuento con su licencia para exponer ambas versiones, espero que ello os acerque un poco más a ese “algo”.)

81


82

EM. ¿A qué retos se enfrenta la Danza Oriental?

este término contestaría a esta pregunta o, mejor dicho, la dejaría fuera de lugar…

GA. A la danza oriental le sobra soberbia, “titulitis”, engreimiento… y le falta humildad, autocrítica, conocimientos culturales, vivencias… Para comprobar todo esto, sólo hay que darse una vueltita por Facebook y ¡listo!.

EM. ¿Qué hay de las Redes Sociales, del postureo?, ¿cómo era hace 20 años la promoción de un artista?

Yo conozco el recorrido de muchas de las personas que están dentro de la danza oriental en España y, a veces, me encuentro un CV y pienso: ¡madre mía!, ¿de dónde vendrá esa necesidad de “vestirse” con tanto galón?. Sólo añadir que, a veces, me pregunto si los currículos se los hacen sus madres en un momento de amor. Por otro lado, son justamente las que podrían ponerse esos galones, las que no lo hacen. Aclaro que no es un tema que me quite el sueño También escribí en Facebook sobre los “niveles”. ¿Qué le pasa hoy a la gente con los niveles? Las alumnas van de un lado a otro transitando por niveles insólitos; medio 3, iniciación 4, avanzado plus… Mi propuesta a las alumnas es: venid, dejaos “percibir” y a ver a dónde llegamos. Como a las clases hay que ponerles algún título/ nivel, en mi escuela, en las clases de danza oriental, sólo hay dos niveles: intermedio y “a ver si avanzamos”, y a todo el mundo le parece bien. Entienden que aprender, asimilar e interiorizar lleva su tiempo. EM. ¿Qué opinión merecen para ti las fusiones en la Danza Oriental? GA. Yo aprecio la creatividad, pero si hay que salir vestido de esquimal con dos puñales, un candelabro y unas alas… pues ya lo encuentro exagerado. Tampoco comparto la idea de subsanar el desconocimiento y la falta de trabajo personal creando “con-fusiones”. EM. ¿Qué opinas de los Grandes Festivales de Danza Oriental? GA. Pertenezco a la generación en la que no existían aún los Festivales. También viví los primeros que, entonces, eran en El Cairo. Pocos profesores y todos muy buenos. Esta fue la idea primigenia, era buenísima. Un encuentro internacional de danza oriental donde lo que primaba era la calidad y el compartir. Respecto a hoy día sólo voy a decir que yo hace como seis años que estoy fuera de estos grandes festivales. Para mí están en otro circuito de mi camino profesional. EM. ¿Qué opinas sobre que las alumnas formen parte de espectáculos profesionales? GA. Creo que para responder bien a esta pregunta, deberíamos previamente plantear y aclarar la cuestión de cuáles son las características que hacen que un espectáculo sea llamado -con honestidad- profesional. Sinceramente creo que la aclaración de

GA. Mi padre decía siempre esta frase: cada uno dormirá en la cama que se haya hecho. Y yo he comprobado con la edad, que efectivamente es así. El postureo es eso, postureo. No hay que darle más importancia de la que tiene. Hace 20 años no había el “ansia” que hay ahora… Quien quería bailar profesionalmente, daba los pasos que le llevaban a ese lugar, pero eran pocas, no corrían y llegaban. EM. ¿Y sobre la regularización oficial de la Danza Oriental en España y en otros países? GA. Ese tema es una batalla perdida, ya lo he dicho varias veces. EM. ¿Que buscas en un artista, sea de la disciplina que sea? GA. Lo mismo que en un mago, que consiga hacerme creer lo que estoy viendo. EM. ¿Qué rutinas aplicas en tu vida que te ayudan a mantenerte en tu Centro? GA. Pues estar ya a las puertas de los 60 años y haber sido ya arrastrada por las suficientes olas como para saber cuándo hay que coger aire, cuando hay que soltarlo y cuando hay que contenerlo. EM. ¿Música y libros que te inspiran hoy? GA. Respecto a la música tengo un gusto amplio, pero necesito que al escucharlas por primera vez me “toquen”. Para mí la música no es eso que se escucha de fondo, es algo que atrapa mi atención. Respecto a los libros, dedico todo el tiempo que puedo a leer. Entre mis autores favoritos Gabriel García Márquez, Nabokov, Mian Kundera, Pessoa… y más. El último que he leído que me mantuvo con la respiración contenida fue un libro de Elena Ferrante que se llama “Los días del abandono”. Lo recomiendo. EM. ¿Qué emociona a Gloria Alba? GA. La inteligencia y la sencillez… EM. ¿De donde sacas tú la motivación para seguir trabajando, creando, viviendo cada día? GA. Tengo un aliado que no me ha fallado nunca, el impulso vital. Tengo una relación con la vida muy potente y es esta propia relación la que mantiene mis “canales” abiertos y en movimiento.


El tiempo transcurre entre cojines y sonrisas. No quiero que la entrevista llegue a su fin. Mareo mis papeles en busca de la nueva pregunta que mantenga a Gloria retenida a mi lado, para poder saborear ese aroma de mi querido Egipto, para poder acariciar esas clases de hace 30 años, de la mano de un “profesor egipcio auténtico”. Ella contesta entre paciente y divertida. También escucha mis cuitas, mis anhelos, mis miedos, con la mirada comprensiva del que “ya ha estado ahí”. Gloria Alba es honestidad, es dedicación, es Amor a una Danza que es parte intrínseca e inseparable de ella. Sin alardes. Gloria Alba ES, DANZA ORIENTAL VITAL. Eva MonRo www.gingerdance.com

Entrevista otorgada en Madrid, en la Escuela Gloria Alba, en Enero de 2016.

83


Contactos para

PROGRAMADORES Espectรกculos recomendados


DANZA Y POESÍA. Una poética en movimiento Ivette Fuentes de la Paz Esta obra se propone descubrir un parentesco de mayor esencialidad que el puramente genérico entre ambas manifestaciones, al entenderse la imagen poética como el movimiento significativo de una idea entre uno y otro polo de la metáfora. Esto lleva de especulaciones puramente estéticas sobre Danza y Poesía (estudio de la estética danzaria y de la metáfora poética como tensión de los extremos significado y significante) a indagaciones estéticas más específicas proyectadas al ámbito danzario, e irradiadas desde él, para develar el cosmos poético que por el movimiento se hace cosmogénesis. El estudio de lo estético danzario en algunas figuras de la poesía cubana y universal (José Lezama Lima y otros poetas del Grupo Orígenes, Paul Valéry y Edgar Allan Poe) completa el “sutil hilo de araña” que crea la urdimbre poética de una primera Danza. Ediciones Cumbres Páginas: 199 Formato: 22x14 cm

87


Revista EDANZA 36  
Revista EDANZA 36  

Danza, Teatro Musical, Zarzuela. La danza en España.

Advertisement