Page 27

Scaena, primer y único Conservatorio Profesional de danza privado de Madrid y Escuela Superior de Arte Dramático-Teatro Musical, cuenta con un excelente elenco de profesores. Esto se refleja en el increíble crecimiento artístico de sus alumnos. Yo, privilegiado con la amistad del centro, lo voy constatando cada vez que soy invitado a sus “Cafés teatro”. Me gusta comprobar como alumnos que hace un par de años, recién llegados a Scaena, salían airosos de sus primeros retos del escenario, hoy suben a escena dominando las tablas con seguridad. Ya no me extraña ver a menudo los nombres de antiguos alumnos en los elencos de musicales o series de televisión. Y voy acostumbrándome a ver que, siendo todavía alumnos, también son contratados para intervenciones puntuales en series televisivas o en pequeños musicales que triunfan y giran por toda España. Por algo será. El hecho de que este Centro cuente en sus instalaciones con un escenario dotado profesionalmente y que los alumnos puedan utilizarlo para montar piezas de danza, teatro, canto, teatro musical… independientemente del curso en el que están, da alas a la creación y cada vez que me acerco a Scaena veo mejores trabajos. Los “Cafés teatro”, espectáculos creados por los alumnos que se programan periódicamente, dan la oportunidad de presentarse ante un público amable pero crítico, formado por los parientes de los que participan en escena. En esta ocasión el hilo que ha articulado la obra ha sido un supuesto casting cuyo jurado ha ido dando paso a las diferentes piezas, con momentos teatrales muy divertidos entre pieza y pieza. Quiero en esta ocasión mencionar a Yanira Vallejo Blázquez, que ha intervenido en la obra a pesar de estar convaleciente y con una pierna escayolada. Una profesional, sin duda, con una bonita voz y grandes dotes de interpretación de la que espero mucho en el futuro. Felicito a Carmen Roche y a su equipo docente por el excelente trabajo que hacen por la escena desde la calle Coslada de Madrid.

1404202013def  
1404202013def