Page 43

“Danzad, danzad, o estaréis perdidos I” Sandra Carbajo Bueno/Madrid

Las psicoterapias a través del movimiento evidencian con sus resultados en nuestro país, el carácter terapéutico de la danza Ana está sentada en la sala de espera del Hospital Clínico de Santiago. Al lado, su madre Sabina con expresión relajada. El silencio reina en la estancia aunque igual que ellas, expectante espera a que la puerta del despacho del doctor Francisco Vega se abra. No debería estar nerviosa pues está demasiado acostumbrada a recibir resultados sobre el desarrollo de su cardiopatía congénita. Este tipo de lesión cardiovascular consiste en que “a grandes rasgos, el corazón bombea mucha menos sangre de lo normal. Por eso se fatiga”, explica el doctor Vega, cardiólogo de esta unidad. Ana lleva sometiéndose a diversas pruebas desde que nació hace 22 años ya que fue operada cuando tan sólo tenía nueve meses de vida. Algunas de estas pruebas, radiografías o ecografías, conocidas y experimentadas por cada uno de nosotros y otras, electrocardiogramas o ecocardios, prácticamente irreconocibles. Ana es una amante del fútbol. Sin embargo, a pesar de estar mentalizada de que no podía practicarlo, soñaba con ser capaz de dar patadas a un balón o realizar algún tipo de ejercicio físico al igual que el resto de sus amigos. Dicen que lo bueno se hace esperar y que si son agradables, las noticias nunca llegan tarde así que cuando el doctor Francisco Vega le recomendó que bailara para reforzar su actividad cardiovascular, no podía creérselo. La utopía se había tornado en una realidad posible. “Si elegí la danza es porque no quiero que realice

ningún deporte en el que pueda competir. Tampoco quiero que se mate en un gimnasio porque mi objetivo no es que pierda peso. Además ya lo he probado en otras pacientes y siempre me ha dado buenos resultados”, comenta el doctor. La relación que existe entre la danza y el bienestar físico no es una revelación reciente. Ésta no sólo se conoce y practica sino que además ha sido demostrada científicamente. Asimismo con el transcurso de los años, esta relación ha ido adquiriendo mayor peso en la sociedad dando lugar a diversas especialidades en torno a esta simbiosis. La danza como arte Sin embargo, en primer término la danza es un arte. El austriaco Rudolf Laban bailarín, coreógrafo e influyente teórico de la danza del siglo XX establecía que “la danza puede ser considerada como la poesía de las acciones corporales en el espacio”. Ésta quizá sea la manifestación artística más instintiva e intuitiva del ser humano puesto que la danza es el movimiento corporal en su sentido más amplio. Un término intrínseco en el hombre. Antes de aprender a hablar, gesticulamos, nos movemos. El movimiento es algo innato en nosotros. Aunque la designación artística de la danza sea un concepto tardío, repasando la historia de la civilización humana se observa que el fin último del movimiento ha residido tanto en la obtención de valores tangibles como de valores intangibles. Así,

La DMT utiliza el movimiento y la comunicación no verbal

Compañía Magaña Mararte/Quique Santamaría (fotógrafo)

41

1402280856def  
1402280856def  
Advertisement