Page 75

Cuando Rita Hayworth era Margarita Cansino Texto: Mercedes Albi El 21 de abril de 1865, en el pueblo sevillano de Parada, nació Juan Antonio Anselmo de los Dolores Cansino Avecilla, bailaor y guitarrista. Él marcó el punto de partida para una saga de bailarines que se extendería a través de tres generaciones, los Cansino, de la que Rita Hayworth sería su más célebre descendiente. El padre de Antonio, Joaquín Cansino Espinal, fue un conocido criador de caballos en Parada y estaba emparentado con el escritor Rafael Cansinos Assens, que investigó y escribió sobre los orígenes judeo-sefardís de la familia. Se casó con María del Rosario Avecilla Ojeda y tuvieron varios hijos. Antonio fue bailarín y luego, al perder la figura, se hizo guitarrista, acompañando a conocidos cantaores. Se casó con Carmen Reina y tuvo nueve hijos: Gracia, Carmela, Eduardo, Rafael, Elisa, Ángel, Paco, José y Antonio. Todos bailaron muy bien, pero profesionalmente destacaron: Gracia, que fue premiada por la Reina Maria Cristina, madre de Alfonso XII -con solo 11 años- por su arte; Eduardo (1895-1968), que sería el padre de Margarita Cansino -Rita Hayworth-, y Elisa, que formó pareja de baile con Eduardo. Regentaron una academia en Sevilla y más tarde en Madrid, en un emblemático local que a partir de entonces siempre se dedicaría

Elsa y Eduardo Cansino

a la enseñanza de la danza española, pues posteriormente pasó a ser la célebre Academia de la familia Pericet. Sus hijos Eduardo y Elisa se marcharon a buscar fortuna a Estados Unidos formado pareja artística y cosechando numerosos éxitos. Allí, bailando en la Ziegfield Follies, Eduardo conoció a la bailarina de origen irlandés, Volga Hayworth, con la que se casó en 1917. Fue en octubre de 1918, cuando nació su primera hija, Margarita Carmen Cansino (19181984) a la que el destino le tenía reservado un lugar privilegiado. La Gran Depresión del 29 hizo mella en la vida de la familia de Eduardo Cansino, y su academia y su compañía Spanish Ballet en California quebraron. El bailarín sevillano, tratando de superar aquella fase de penuria, explotó el talento de su hija, que solo tenía 13 años, y se buscó la vida bailando con ella en locales de Tijuana (México). Esta época tan dura quedaría grabada para siempre en el recuerdo y en el ánimo inseguro y tímido de la futura Rita Hayworth. Sin embargo, la belleza de la joven no pasó desapercibida, y Winfield R. Sheehan, productor de la 20th Century Fox, le ofrece su primer papel en la

Elsa y Eduardo Cansino

73

http://www.edanza.net/ant.php?id=123  
http://www.edanza.net/ant.php?id=123