Page 71

man) y en general, realizando afirmaciones globales positivas, pero siempre realistas. • Deteniendo los pensamientos negativos en el momento en que aparecen. No dejar que crezcan y echen raíces. • Penar racional y objetivamente, no permitir que las emociones negativas distorsionen nuestra manera de percibir el mundo y a nosotros mismos. • No esperar a sentirnos mal para empezar a aplicar estas medidas de higiene mental, sino hacer de ello un hábito cotidiano, como ir a clase, ensayar, comer adecuadamente, ducharnos, etc... Otro punto importante es evaluar racionalmente las actuaciones futuras. Se trata de no perder la perspectiva y quedar bloqueados por auto exigencias imposibles o por anticipaciones catastrofistas. Es frecuente que comparemos nuestras debilidades con las fortalezas de los demás, con lo que siempre saldremos perdiendo. Pedir a alguien de confianza que os ayude a centraros. Los tres factores que más activan la intensidad antes de una actuación suelen ser: la falta de fami-

liaridad con la situación, los acontecimientos inesperados y concentrarnos en las situaciones incontrolables. Para controlar el primero de ellos, la falta de familiaridad. Los ensayos son el mejor “antídoto” especialmente si pueden hacerse en el propio escenario. También es buena estrategia hacer un preestreno o ensayo general con algo de público. En caso de no ser posible esto, funciona también el asistir a alguna representación en el las instalaciones, para familiarizarse con el espacio físico. O el poder pisar (literalmente) el escenario antes de la actuación, aunque sea un momento. Las visualizaciones también son una herramienta útil. En el caso de que sea la primera actuación del bailarín es importante también explicarle la actividad típica que se produce entre bastidores, las entradas y salidas, los cruces en el escenario, los cambios de vestuario, etc... Respecto a los acontecimientos inesperados, antes y durante las actuaciones, lo más eficaz es tratar de prevenirlos y minimizarlos en la medida de lo posible. Es decir, saber que pueden ocurrir (una lesión en el último momento, un fallo del equipo de luces o sonido, algún problema con el vestuario….) y tener un plan B. Hablar de ello con los

http://www.edanza.net/ant.php?id=123  
http://www.edanza.net/ant.php?id=123