Page 51

EDGAR DEGAS Y EL BALLET “LA SOURCE” Texto: Paola Panizza Mieza En uno de mis paseos por el Museo Thyssen por las salas de los Impresionistas de la Colección Carmen Thyssen, me llamó la atención un paisaje. El lienzo era de pequeño formato, pero !Cuanta emoción transmitía! Me acerqué curiosa a leer el titulo y su autor. Era “El estanque en el Bosque”, y cuál fue mi sorpresa al comprobar que era de Edgard Degas (18451908), el pintor impresionista francés famoso por sus cuadros de bailarinas. Y si en éstos el dibujo es el elemento esencial en la elaboración de las figuras, siendo predominante la línea sobre el color, el encuadre fotográfico y la iluminación artificial, ¿Cómo podía haber pintado este cuadro? Un estanque en un bosque… Recordé, entonces, que Degas pintó tres tipos de paisaje: -Los que pinta como fondo de sus cuadros de caballos (entre los años 1866-70), en los que el paisaje es un elemento casual subordinado a los protagonistas principales de la representación: caballos y jockeys.

-Monotipos, a los que Degas denomina “dibujos realizados en tinta grasa e impresos”, son copias únicas hechas sobre placas de cobre o vidrio sobre los que se lleva el cuadro invertido por medio de tinta o grasa o de pintura al óleo. -A partir de 1890, fascinado por un viaje a la Borgoña, realiza un tercer tipo de paisajes. Son paisajes difuminados y abstractos, pintados recordando a las imágenes retenidas en su memoria. Precisamente, estos trabajos formaron parte de los cuadros con los que en noviembre de 1892 en la Galería Durand-Ruel se organizó la única exposición individual de Degas en vida-. Pero “El estanque en el bosque” era diferente, pues está inspirado en los artistas de la escuela de Barbizon y en los paisajes de Coubert. Viajemos con la imaginación al fascinante París del Segundo Imperio donde Eugenia de Montijo (18261920), una de las mujeres más bellas de la época es la esposa de Napoleón III. La emperatriz española tendrá una gran influencia sobre el emperador y su corte. París es la capital cultural del mundo, conoce el fasto de las fiestas, artistas y literatos visitan la corte, las obras maestras de la literatura universal ven la luz en la Francia de esta época -como “Les Fleurs du Mal” de Baudelaire-. Hay nada menos que cinco exposiciones Universales, y Capeaux realiza su obra maestra en la fachada de la nueva Ópera de Paris: “La Danza, 1869”. Un día del año 1867, Degas acude a los ensayos y a las representaciones de un ballet, “La Source”, con música de Ludwing Minkus, que está ambientado en las lejanas y exóticas tierras de Georgia. Este ballet tenía la originalidad de incorporar sobre escenario parisino un caballo y charca auténtica. El pintor queda tan sorprendido por la representación y tan cautivado por la belleza y el arte de la bailarina Mademoiselle Eugènie Fiocre, étoile de la Ópera de Paris, que decide realizar un cuadro, su primer cuadro de bailarinas, titulado “Mademoiselle Fiocre en el ballet La Source”, que actualmente se expone en el Brooklyn Museum de Nueva York. Los bailarines están captados en una pausa del primer acto, cuando la protagonista, Nouredda, ha acabado su frenética danza y escucha a una de sus doncellas tocar el laúd. Mientras refresca sus pies en el estanque, las figuras se reflejan en el agua obteniéndose una excelente sensación paisajística al estilo Courbet. Y es aquí en este cuadro donde me ha parecido en-

La bailarina Eugènie Fiocre con traje de torero

49

1212241458def  
1212241458def  
Advertisement