Page 51

cen un vaso de vino. No aceptarlo constituye una falta de consideración a la mujer. Baile que se realizaba llevando la chica el vaso de vino sobre su cabeza.

49

La habilidad estriba en mantener el vaso durante el baile sin que se pierda una sola gota de líquido. De la “cariñosa” podemos decir que hasta llegó a figurar en el repertorio de nuestra primera gran bailarina Antonia Mérce. “La Argentina”, quien bordó una bella estampa filipina, representando una dama fuera de moda, que, con sus poses ingenuas, nos hacía creer que no había más bellas maneras que las suyas. Nos daba la impresión de un Madrid del siglo pasado trasplantado a los trópicos, con la gracia única e inconfundible, cuyo secreto poseía Antonia Mercé. La circunstancia de que los filipinos consideren estos bailes españoles como verdaderamente nativos, y se enorgullezcan de poseerlos, en una señal significativa de cómo la Hispanidad se ha adentrado en lo más recóndito del espíritu nacional de aquel bello y noble archipiélago.

-Imagenes: Pág. 48: Grupo de Baile del Sr. Gómez con Mayen Gómez (niña sentada en los escalones), Rose Pinedad, Josie Márquez, Baby Uichanco y otras alumnas. Pág. 49 sup.: Guillermo Gómez Rivera bailando con capote de torero Pág. 49 inf.: Guillermo Gómez Rivera ataviado con chaquetilla de inspiración goyesca

(Fragmentos del libro “El enigma de España en la danza española” de Vicente Marrero. Ed. Rialp. Madrid 1959)

Edanza 15  
Edanza 15  

Edanza 15 sept

Advertisement